Está en la página 1de 20
Materia: Historia Antigua II (Clásica) Cátedra: Zurutuza/Gallego T: N°19 - 1 de Noviembre de 2011

Materia: Historia Antigua II (Clásica) Cátedra: Zurutuza/Gallego T: N°19 - 1 de Noviembre de 2011 Tema: Esclavitud Profesor: Carlos García Mac Gaw

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

Profesor: Vos me habías hecho una pregunta, ¿qué fue lo que dijiste?

Estudiante: (inaudible, sobre si el esclavo es una persona que se puede comprar

libremente)

Profesor: Una cosa es lo que dice la ley y otra cosa es lo que aparece en la práctica. En

realidad, la ley -o en realidad la jurisprudencia- indica que era una persona que estaba en una

situación particular, en la cual por azar, por condiciones aleatorias, pasaba a la condición de esclavo.

En el mundo romano la consideración es esa, no es que se trate de una perspectiva, podríamos decir,

aristotélica, que se ve en La Política, donde Aristóteles dice que hay esclavos por naturaleza, lo cual

supondría que de algún modo están predestinados a ser esclavos, porque las condiciones sociales

donde viven los predisponen a eso. Incluso Aristóteles va más allá: dice que, no siempre pero la

mayoría de las veces, el físico de los esclavos denota su condición. Esta idea aristotélica no forma

parte, podríamos decir, de las ideas romanas. Los romanos dicen: los hombres son de dos tipos, los

hay esclavos y los hay libres -primera diferencia-, al margen de por qué se produce esa situación. Es

decir que acá el concepto de persona que está imperando no le está negado. Lo que pasa es que el

derecho equipara a ese esclavo, cuando está en esa condición jurídica, a un objeto. O sea que acá

hay una contradicción: por un lado está esta perspectiva, pero por otro lado, el derecho constituye

una ficción jurídica en donde el esclavo es tratado como cosa. Porque el derecho romano señala que

hay personas con capacidad jurídica, que son ciudadanos; personas con una capacidad jurídica

restringida, que son los menores y las mujeres que están bajo el sistema; y personas sin capacidad

1

1/20

jurídica. Los que no tienen capacidad jurídica no pagaban impuestos, por eso entran en la categoría

de objetos.

Entonces, el derecho constituye la ficción de que hay sujetos y objetos de propiedad. El

sujeto –y acá la noción de propiedad es una cuestión central en la construcción jurídica, que por otra

parte sostiene el criterio de propiedad sobre el esclavo–. Hay un sujeto de propiedad y un objeto de

propiedad. La cosa es aquello que puede ser poseído por un sujeto. Queda dividido el mundo en las

cosas que pueden ser poseídas y aquellos que pueden poseerlas. Aquel que posee tiene el dominio

sobre la cosa; el dominio en latín es el dominium y quien tiene el dominio es el dominus, lo que

traduciríamos por “amo” o “señor”. Lo que dice el derecho, y sobre esto constituye la noción de

propiedad (que por otra parte lo podemos encontrar en los códigos jurídicos modernos), la noción

de propiedad significa que alguien posee el uso y el abuso sobre una cosa. Si alguien posee el uso y

el abuso sobre una cosa que es una persona (un esclavo), la persona está equiparada a la noción de

cosa. El único que puede tener capacidad de reclamar sobre sus propiedades es el dominus.

Entonces, ¿quién es el esclavo? Aquel sobre el que otro, por su derecho de propiedad,

puede ejercer el dominuim. Las situaciones intermedias, que son aquellos que no tienen la condición

de ejercer el derecho pleno, son libres, pero hay un tercero, un tutor, que ejerce por ellos el derecho.

Entonces, una mujer o un niño en realidad ejercen sus derechos a través de un tutor; esta es la única

diferencia. Distinta es la posición de aquellos que no tienen derechos. Es decir que cuando no tienen

derechos, entonces no pueden ejercer derechos de propiedad, entonces son cosas.

Ahora, ¿por qué digo que esto es una ficción jurídica? Porque en realidad la

jurisprudencia de origen no latino, digamos los pueblos germánicos, lo que constituye el derecho

anglosajón, tienen una perspectiva distinta. Lo que dice este derecho es lo siguiente: la noción de

propiedad es la capacidad de ejercer un reclamo sobre un objeto en relación con otras personas. Es

decir, la relación de propiedad no se establece con el objeto, como dice el derecho romano. Según el

derecho romano esta cosa es mía porque la relación de propiedad se establece con el objeto, yo soy

el dueño de esta cosa. En cambio en el derecho anglosajón no hay relaciones entre las personas y las

cosas: las relaciones son entre las personas, y las relaciones con las cosas se establecen en las

relaciones con otras personas. Por ejemplo, yo digo “este borrador es mío” en la medida en que

ninguno de ustedes puede reclamar sobre este borrador. Esta es una condición contingente, que no

depende del borrador, sino de una situación jurídica precisa. Ahora, lo que ocurre normalmente es

que sobre el objeto, sobre las cosas, más de una persona tiene la capacidad de ejercer reclamos.

¿Esto qué quiere decir? Que la capacidad de ejercer derechos sobre las cosas es una capacidad

restringida, no existe un derecho absoluto.

Ni siquiera el criterio de propiedad, que es lo más caro al sustento jurídico de la sociedad

capitalista, es absoluto. Yo digo “es ta fábrica es mía, el capital que puse es mío, todo lo que entra es

2

2/20

mío, ahora, despido a todos los trabajadores y lo vendo. No, viene un juez y me dice “no puede

hacerlo, porque hay un derecho social, etc., y esta fábrica, a pesar de que la propiedad es suya, usted

tiene que tomar ciertos recaudos para vender la fábrica, primero tiene que indemnizar a todos los

obreros. y además no puede tomar esta decisión de un día para el otro, sino que tiene que haber un

proceso de tanto tiempo para que los obreros…” lo que sea. ¿Esto qué quiere decir? Que hay otros

que tienen la capacidad de ejercer reclamos sobre aquello que sea, desde el punto de vista jurídico,

mío.

Entonces, el derecho romano propone, –este es un criterio de un autor que voy a tomar

para la definición de esclavitud– propone una ficción, que es que hay una relación entre la persona y

la cosa de dominio que no puede ser alterada. Cuando alguien tiene el dominio sobre esa cosa, es el

dominus. Este es el planteo de Patterson, que es el que voy a tomar (no quiero entrar en esto porque

es una problemática jurídica muy compleja); él supone que este tipo de derechos se habría

desarrollado exclusivamente para sostener el derecho de los amos sobre los esclavos; a mí esto no

me consta, pero no importa. Lo que sí interesa ver es que, desde el punto de vista jurídico, se

construye esta ficción en la cual el esclavo aparece como una cosa en relación con su amo. Si esto

fuera así, el derecho no debería decir más nada sobre los esclavos; lo que importa es lo que hacen

los amos, no los esclavos. Pero sin embargo, si alguno de ustedes toma las codificaciones

romanas… las codificaciones romanas que nosotros tenemos son, una del siglo V y otra del siglo

VI: el Código Teodosiano, de Teodosio II, de mediados del siglo V y el Código de Justiniano, que

retoma muchas cosas del Código de Teodosio, que es del siglo VI. Estas son codificaciones legales

que retoman leyes que van hasta la época de la República. Estos códigos están organizados por

títulos, que son temas, y aparecen decenas y decenas de leyes sobre cuestiones relativas a los

esclavos. ¿Qué dicen de los esclavos? Por ejemplo, los bienes que tienen los esclavos, que detentan

los esclavos, que supuestamente son de su amo, pero que al esclavo le es lícito poseer. Hablan de

acciones que hacen los esclavos, que afectan, sea el interés de los amos o sea el interés de terceros.

Las leyes toman en cuenta este tipo de cuestiones: si un esclavo de un señor B le roba algo a un

señor A; el esclavo es una cosa, pero será declarado culpable. ¿Entonces quién es culpable? Está lo

que se llama “acciones noxales”, hay acciones que ligan a la actitud de los esclavos al amo, y

acciones que no. Es decir que hay algunas acciones que realizan los esclavos de las cuales tendrán

que dar cuenta los amos, porque muchas veces los esclavos son utilizados como herramientas por

los amos para realizar ciertas actividades. Por ejemplo, yo tengo un negocio en donde compro y

vendo cerdos. Los compro en el sur de Italia y los lleva un barco hasta Roma. Y tengo en el sur de

Italia, en Apulia por ejemplo, que es de donde vienen los cerdos, lo que sería un representante de la

firma que es un esclavo, que compra cerdos, los ponen en un flete, alguien los trae y me los da a mí.

Si ese esclavo, que supuestamente está actuando a mi nombre, no paga los cerdos que compra,

3

3/20

¿quién es el responsable, el esclavo o yo? Entonces el derecho romano lo primero que trata de ver

es en qué condiciones actúa el esclavo. Si es un representante comercial de su patrón o si en

realidad está actuando por su cuenta, porque el esclavo, a pesar de que no es una persona

jurídicamente, puede realizar operaciones comerciales, es decir, puede realizar acciones de compra-

venta por su propia cuenta, porque puede tener un peculio, que es un bien propio que el amo le

permite tener, es más, que a veces el amo se lo da para que realice una actividad comercial. El

derecho romano está plagado de situaciones, por ejemplo, en la cuales un amo le da un peculio a un

esclavo para que ponga un negocio, por ejemplo una taberna de venta de vinos, pero el amo no es

responsable por las acciones del esclavo, en algunos casos salvo hasta el monto del peculio que le

dio. Con lo cual si ese negocio quebrara o hiciera un desfalco breves situaciones jurídicas en las

cuales pagarían impuestos tanto el esclavo, como el amo, como los deudores del esclavo (que no

son del amo).

Entonces volvemos a la cuestión de la pregunta, que como ves es bastante problemática:

el esclavo no es una persona jurídicamente, pero el derecho debe contemplar buena parte de sus

acciones porque sus acciones afectan al resto de los miembros de la comunidad, que sí tienen

derechos. Si un esclavo cualquiera, que es un banquero, que recibe dinero y presta a interés, y un

día malgasta sus fondos (normalmente estos personajes de grandes banqueros eran esclavos

libertos), pero si quebraba, lo que quedaba de sus bienes debía ser repartido entre sus acreedores,

pero el primer deudor era su amo, no el resto de los acreedores, porque cumplía una actividad

independiente.

O sea, depende mucho de las determinadas situaciones en las cuales nos encontremos para

que veamos cómo el derecho resuelve estas situaciones tratando de sostener la ficción jurídica que

está en el fondo de todo esto. Aun cuando el derecho diga que los esclavos no son personas, los

esclavos –esto lo dice Meillassoux–, por más que el derecho lo niegue, generan consecuencias con

sus acciones en el seno de la sociedad. Estos objetos particulares son también objetos de una

jurisprudencia particular. Como por otra parte los esclavos ocupaban puestos, en un sinnúmero de

situaciones, de posiciones sociales, económicas… sus acciones podían tener consecuencias de

cualquier tipo. Podría ser familiar, consecuencias familiares en la medida en que los esclavos, por

ejemplo, podían partir de tener a su cargo la limpieza de una casa, todas las actividades domésticas;

en la medida en que sus amos fueran ricos podían ser objeto de lujo, podían ser objeto de placer.

Había amos que tenían esclavos, esclavas, exclusivamente como amantes; no así las mujeres,

porque en el caso de las mujeres estaba mal visto, lo cual no significa que las señoras no tuvieran

entre sus esclavos un favorito. Podían tener actividades, por ejemplo, de pedagogos, es decir, podían

ayudar a la cría de los hijos de dueño. Cuan lo cual esto suponía un sinnúmero de situaciones que

quedaban al borde de situaciones de contacto cotidiano en el límite de situaciones de abuso, por

4

4/20

ejemplo, situaciones sexuales entre el pedagogo y el hijo del amo. Es decir que, si alguien que es

libre utiliza como objeto sexual a un esclavo esto para el derecho es normal, lo que no es normal es

que ocurra lo inverso, es decir, que un esclavo someta físicamente o tenga relaciones no consentidas

con alguien que es un libre. O incluso puede tener consecuencias si esas relaciones son consentidas

por un libre, o por una libre. Depende de quién inicie una acción, es decir que el marido de una

mujer podía iniciar una acción contra su mujer por haber mantenido relaciones sexuales con un

esclavo, porque esto la denigraba socialmente –a ella y a él particularmente, que es lo que

importaba.

Es decir que los esclavos no funcionaban como perros o gatos, era muchos más fácil para

el derecho delimitar las consecuencias de las acciones: el dueño le puso o no le puso un bozal. Acá

los esclavos están metidos en la sociedad, desarrollando un montón de actividades, acciones, que

afectan al conjunto de los libres. En este sentido es cuando… vos ¿me habías hecho una pregunta

no? Sobre las instituciones. ¿Ves cómo las instituciones a estas situaciones las tienen que delimitar,

las tienen que normativizar? Porque todas estas acciones tienen consecuencias para el resto de los

miembros de la comunidad.

Voy a tomar la definición de esclavitud de Patterson, una definición de esclavitud que es

más difícil de ser atacada que la que normalmente se utiliza, que toma, por ejemplo, Saint Croix,

que es un autor marxista, o un autor como Finley, que es un weberiano. Sin embargo los dos

coinciden en lo mismo, que es señalar el aspecto económico de la esclavitud, es decir, señalar que el

esclavo es una persona objeto de propiedad, es decir que puede ser comprada o vendida, o sobre la

cual se ejercen criterios de apropiación económica. No cierra en realidad la definición, porque deja

de lado todas las situaciones en las cuales no interviene el mercado o la relación mercantil en la

acción entre los esclavos. Circunscribe la práctica de lo que sería considerado relaciones esclavistas

a la de relaciones mercantiles económicas, porque está fuertemente ligado al criterio moderno de

esclavitud, donde el esclavo es el esclavo objeto de la trata, se compra para ser vendido en el

mercado y comprado por los amos de la plantación para ser puesto a trabajar. Esto resume en cierta

medida el prototipo de esclavo moderno; en cierta medida, tampoco es aplicable a la actualidad.

Pero por ejemplo, ¿qué pasa con todas las situaciones en las que no existen situaciones de

mercado con los esclavos? Por ejemplo todas las sociedades de jefatura donde se desarrollan

situaciones de esclavitud, por fuera de las relaciones parentales, donde el esclavo es sinónimo de un

no familiar, es decir aquel que no forma parte de la familia, o del clan, o del grupo si es un

extranjero, y como tal susceptible de ser esclavizado, pero no es comprado ni vendido. La noción de

compra y venta acá no interviene, o no necesariamente interviene, podría intervenir. Tomo la

definición de Patterson que dice que la esclavitud “es una relación permanente de dominación

violenta sobre personas alienadas natalmente y generalmente deshonradas”. Toma la palabra

5

5/20

“permanente”, y en esto establece una diferencia con las relaciones que son susceptibles de ser

equiparadas a la esclavitud pero que se prolongan a lo largo de períodos acotados de tiempo, como

por ejemplo situaciones de esclavitud por deuda, que nosotros hemos visto, el nexum por ejemplo,

algunas relaciones de esclavitud por deuda en el mundo griego para le época solónica, porque eso es

una esclavitud por deudas moderada, podríamos decir. En diferentes situaciones aparece, hay

referencias por ejemplo en el Antiguo Testamento, leyes del Antiguo Testamento, no me acuerdo

cuál de los libros, si al cabo de siete años tu esclavo no pidiera la libertad, que sea tu esclavo para

siempre. Esto quiere decir que en realidad probablemente en esta relación de “esclavitud” fuera una

especie de esclavitud por deudas, donde aquel que está en condición de “esclavo” estuviese

pagando una deuda, pero que si al cabo de un tiempo no se hiciera rever la condición de libertad,

este que está condición de “esclavo” se transformaría en un esclavo permanente. Para Patterson la

condición de esclavitud es una condición permanente de dominación violenta. Esto es importante

para señalar.

Toda situación de esclavitud, más allá de que no se genere como una situación violenta, es

una relación violenta, y se sostiene sobre acciones violentas. La violencia puede ser explícita, o

puede ser directamente la amenaza de violencia. Pero lo que vale la pena señalar es que el amo

siempre tiene el derecho de ejercer violencia sobre el esclavo. Violencia abierta, es decir, coacción

explícita.

Señalo algo, que vale la pena. Patterson es un sociólogo norteamericano, Orlando

Patterson se llama. Este libro del cual estoy tomando la discusión de esclavitud es un libro muy

importante que escribió más o menos para la época en la que Finley escribió Esclavitud antigua e

ideología moderna, que se llama Slavery and Social Death, “Esclavitud y muerte social”, y es un

análisis sobre la esclavitud desde el punto de vista sociológico, en términos muy generales, donde

toma muchos ejemplos de diferentes tipos de sociedades de diferentes lugares y diferentes épocas.

Y toma a la esclavitud, en este caso la analiza desde un punto de vista sociológico y no histórico, es

decir como una relación social que puede ocurrir en diferentes situaciones, mismo en diferentes

lugares, no en un caso específico histórico. La cuestión del poder es una cuestión que analiza

primero en términos generales, para ver cómo se relacionan las personas en las sociedades.

Entonces dice que las relaciones sociales son relaciones de poder, no existen otras formas de

articulación social que no sea a través de relaciones de poder. Esas relaciones de poder pueden

implicar, digamos, un rango que va desde ausencia completa de poder hasta control absoluto del

poder de una persona respecto de uno u otros miembros de la sociedad. La sociedad es una trama de

relaciones de poder. Entonces, el que está en una relación de esclavo, la diferencia que tiene con el

resto es la cuota de poder, de la cual en este caso carece, para poner en juego, en relación con el

resto de los miembros de la sociedad. O sea, es la ausencia completa de poder. Quien tiene el poder

6

6/20

sobre el esclavo, o sea su amo, concentra en su persona la totalidad del poder sobre el esclavo. Esto

sería un caso de polarización extremo de las relaciones sociales en cuanto relaciones de poder. De

todas maneras, nunca se puede analizar la esclavitud en términos de relaciones personales entre el

amo y el esclavo, porque las sociedades son esclavistas, no las personas. ¿Qué quiere decir esto?

Que para que haya amos esclavistas tiene que haber una institucionalización, es decir, tiene que

haber ciertos mecanismos, como ya señalé varias veces, que permitan poner en práctica las

relaciones de esclavitud, o si ustedes quieren, las relaciones del ejercicio del poder tan

desbalanceado entre diferentes elementos que constituyen la sociedad. Para que exista un amo tiene

que existir un derecho, una condición jurídica que implica a ese amo, con ese poder que puede

ejercitar sobre un esclavo.

El poder implica para Patterson tres facetas: el ejercicio o la amenaza de la violencia, la

capacidad de convencer a través de factores psicológicos, y una faceta cultural que está sostenida

por la práctica social. En realidad, en el esclavismo, cuando estamos hablando de una sociedad

esclavista, normalmente ocurre que se reproducen esclavos constantemente, es decir constantemente

se producen esclavos, o hay una situación original que equipara a la condición de esclavitud de un

grupo, pero las instituciones perpetúan esa situación a través de diferentes formas. Normalmente lo

que ocurre es que estas dos cosas coexisten, es decir, se producen esclavos nuevos y se reproduce la

condición de esclavitud de algunos que ya están en esa condición, a lo largo del tiempo o que

transmiten la condición de padres a hijos.

Retomo la cuestión de la producción de esclavos. Vale la pena retomar algunos de los

aspectos que señala Meillassoux en su libro sobre la esclavitud, Antropología de la esclavitud. Lo

que dice Meillassoux es que un esclavo, normalmente, es tomado en el seno de otra comunidad.

Esto parece una obviedad, pero normalmente cuando se estudian las relaciones de esclavitud,

justamente, una de las razones para ser esclavos es provenir del seno de otra comunidad, es decir, su

condición de esclavo será en la sociedad que lo apropia. ¿Por qué se da esto? No voy a entrar en

detalle en el desarrollo de Meillassoux, pero él sostiene que hay, en principio, un aspecto económico

que hay que tener en cuenta, en la base de la práctica deliberada de la esclavitud. Es decir, cuando

se produce un ser humano –de las condiciones económicas hablo, de la producción– esto supone

una inversión de un tiempo social de trabajo, para que una persona crezca y llegue a la condición de

productor adulto, es decir a la condición de abastecerse a sí mismo o intervenir en el proceso

productivo, colaborando con el resto de la comunidad en la reproducción de la misma. Es decir,

constantemente una sociedad produce nuevos productores; además de producir otras cosas para

poder reproducirse, pero también produce a los propios seres humanos. Y eso requiere una inversión

de tiempo, de sus padres, en mayor medida, pero también del resto de la comunidad. Entonces,

podríamos decir, producir un productor supone más o menos alrededor de 15 años de inversión, por

7

7/20

decir que alrededor de los 15, 16, 17, no importa la edad, en estas sociedades es distinto, pero

alrededor de la pubertad se produce la incorporación de un nuevo productor a la escala productiva.

Cuando una comunidad se apropia de un esclavo en un acto puntal, se apropia de un

objeto que ha sido producido; supongamos que es un adulto con capacidad de trabajo en el

comienzo de su capacidad productiva, suponemos que a los 16 o 17 años una persona es

esclavizada. Es tiempo de inversión para la producción de esa persona, ¿quién lo ha realizado? La

sociedad sobre la cual se la apropia, la sociedad que ha criado a ese esclavo. Mientras que la

sociedad que lo apropia, ¿qué invierte?

Estudiante: Nada.

Profesor: Sí invierte. Si te ponés a pensar te vas a dar cuenta que hay una inversión. ¿Cuál

es la inversión en la apropiación del esclavo?

Estudiante: La fuerza militar.

Profesor: La fuerza militar. Es decir, vos no vas y decir “a ver, denme uno” y te lo dan al

chico. Te lo tenés que llevar. Para eso te tenés que armar, tenés que llevar un grupo, depende de

cuantos sean, mayor o igual o con mayor capacidad tecnológica. Todo eso es un costo. Si tenés que

ir muy lejos es un barco. Y tiene que haber una alimentación de los guerreros. Etc, etc. Todo esto es

un costo. Ahora bien, el costo de la razzia nunca se equipara con el costo de la producción de un ser

humano. Esta es la diferencia. Sobre todo cuando hay sociedades, y este es el caso de la sociedad

romana, que tienen una movilización permanente militar de miembros de la comunidad. Porque los

hoplitas, que son miembros de la comunidad, normalmente están en posiciones militares en un

período específico del año. Que tienen un tiempo excedente, y la comunidad, usa ese tiempo

excedente, para organizarse militarmente y tener mecanismos de defensa pero también de

expansión. Esta es la manera en la que se apropian de nuevas tierras, y también de nuevos hombres.

Es decir que la inversión, en este caso, sería una inversión compartida con mecanismos de

autodefensa o de expansión territorial que redundaría beneficios en la incorporación de nuevos

esclavos. Este sería el costo.

Podríamos decir que hay también acá un costo social,pero que cada comunidad, en la

medida que establece mecanismos institucionalizados, invierte para mantenerlos, es decir, por

ejemplo, si hay juristas que piensan “¿qué hacemos con los esclavos?”, etc., o sea todo lo que

genera la cuestión alrededor del tema de la esclavitud, supone un tiempo, una inversión, un estudio,

gente que se dedica. Es más, la sociedad que se apropia del esclavo tiene que poner alguien que lo

8

8/20

cuide, o que cuide a un grupo de esclavos; eso es una inversión también. Etc. Exceptuando su costo,

pero que puesto en relación con la producción esto supone un incremento de capacidad de trabajo

en la sociedad que apropia al esclavo por sobre aquella que lo cede.

En general, cuando se estudia las sociedades esclavistas se estudian las sociedades que se

apropian de los esclavos. Pero es interesante ver que en el África negra todavía hoy están pagando

el costo de haber solventado la fuerza de trabajo en la explosión de la economía. Pero en muchas

otras condiciones culturales, sociales, económicas, el costo de esa expoliación económica todavía

hoy se siente. Cuando se establece la relación de esclavización intervienen dos comunidades,

mínimo, o más. Esto es un aspecto para tener en cuenta.

De todas maneras no estoy tan de acuerdo con Meillassoux en que esto explique la

esclavitud. Porque si no, no se puede entender por qué se crían esclavos en el seno de las sociedades

esclavistas. Es cierto que es más económico apropiarse de un productor que criarlo. Pero también es

cierto que hay sociedades que criaban esclavos, y que económicamente fueron redituables. Para el

caso, pongo dos. Los romanos criaron muchos esclavos, es más, hay algunos historiadores que

dicen que criaban más de los que se apropiaban en el exterior. Y el otro ejemplo para tener en

cuenta es el de la sociedad del sur norteamericano después del cierre de la trata. Cuando la trata de

esclavos se cerró, y el flujo de esclavos desde África hacia América empezó a achicarse, la

respuesta de las sociedades esclavista americanas, básicamente Brasil y los Estados Unidos (Brasil

es particular porque fue la última sociedad esclavista, la última que decretó la abolición)… Los

Estados Unidos y Brasil continuaron organizando las plantaciones esclavistas a partir de la cría de

esclavos en el seno de la sociedad. O sea, disminuyó el ingreso de nuevos esclavos y aumentó una

cosa que, por otra parte, en todas las sociedades esclavistas existe, que es la cría de esclavos. Pero

normalmente hay un porcentaje de nuevos esclavos que ingresan y nuevos esclavos que se crían.

Es decir que la cuestión de la violencia aparece como un factor constitutivo (vuelvo la

visión de Patterson) ya sea por la amenaza o por el ejercicio explícito de la misma. Si tengo tiempo

voy a leer algunos textos agrónomos latinos. Por ejemplo, Columela dice que el vilucus (ahora lo

vamos a ver bien, el mayordomo de la villa, o sea es el que está a la cabeza de todos los esclavos en

la finca) es mejor que trate a los esclavos que tiene por debajo suyo, no con el látigo, sino con la

inteligencia. Cuando no hay más remedio hay que usar el látigo, porque hay veces que es necesario

disciplinamiento, pero que es mejor lograr la respuesta por la palabra que por el látigo. Es decir que

lo que sienta como una condición propia de la esclavitud es que el esclavo debe ser castigado, algo

que también es propio de la esclavitud moderna. De alguna forma u otra los amos ejercen el poder

sobre el esclavo, que puede ser la violencia física sobre ellos, sobre sus mujeres en caso de que haya

familias esclavas, y sobre sus hijos. En el caso de que haya familias esclavas, que es algo que

también aparece, por ejemplo, en el texto de Varrón; Varrón dice: es bueno que los esclavos tengan

9

9/20

familia porque son más dóciles (al tener familia; es decir, su condición de violencia natural, como

animales encerrados, se ve disminuida por compartir con una familia la vida) pero además dice que

el amo, al tener poder sobre lo hijos, tiene una capacidad de amenaza que va más allá de la coacción

física. Es decir que el amo puede desarmar la unidad de la familia vendiendo a los diferentes

miembros de la familia. Puede agarrar a un hijo y venderlo en el mercado, sacárselo a sus padres.

Esta amenaza permanente de la violencia es constitutiva de la relación. Me acuerdo en este

momento una carta de Séneca, filósofo estoico. Los estoicos, por otra parte, desarrollaron un criterio

de –antes que los cristianos– buen trato hacia los esclavos, para tratar de obtener una buena

respuesta del esclavo hacia el amo. Pero en una carta, en donde se arrepiente de un hecho, Séneca

cuenta que le dio, como respuesta a un esclavo que le había roto no me acuerdo qué, un ataque de

ira, y le clavó la pluma con la cual escribía en el ojo y lo dejó tuerto. Después lo compensó con unas

monedas porque se sintió culpable. Es decir que un filósofo que es estoico, que hace gala de poner

en práctica el buen trato hacia sus esclavos se arrepiente del trato, es decir que la violencia

constituye la relación.

Por eso la definición de Patterson: la esclavitud es una relación permanente de dominación

violenta sobre personas alienadas natalmente. ¿Qué es el criterio de alienación natal? Bueno, esto en

realidad implica el aspecto cultural de la relación, que supone el aislamiento… Digamos, en

términos ideales, al inicio de una relación de esclavización, cuando alguien es sacado de su contexto

comunitario, supone desarraigarlo. Esto es el acto de alienación. Pero la inscripción de esta

persona en la sociedad que se lo apropia supone su aniquilación desde el punto de vista social, en la

medida en que no tiene ningún derecho –como nosotros vimos– reconocido, salvo lo que el amo le

permita. Incluso el derecho romano convalida la capacidad de ejercer derecho de vida o muerte

sobre el esclavo con causa justa. Por supuesto habría que ver quién sería capaz de reclamar cuando

sería efectuado con causa injusta la muerte de un esclavo. Pero en principio, y a medida en que se

desarrolle el cristianismo, la expansión del cristianismo en el mundo romano, vamos a ver que,

cuando los emperadores romanos están cristianizados empiezan a emitir que tratan de morigerar el

trato hacia los esclavos. Por ejemplo, incluso hay una ley de Constantino, del siglo IV, donde obliga

a todos los conductores, que son los que administran las tierras imperiales, es decir las tierras del

emperador, a que no puedan dividir las familias por venta, es decir, o se venden completas o no se

venden.

La alienación natal supone que la persona que está inscripta en la sociedad distinta a la

sociedad a la que fue arraigado, es una persona socialmente muerta, es decir que no puede

establecer vínculos sociales, en términos ideales estoy hablando. Los romanos tienen una palabra

para el matrimonio, que es connubium, pero tienen otra distinta para las relaciones entre los

esclavos, que es contubernium. Contubernium es la relación entre dos esclavos, que supuestamente

10

10/20

tiene el contenido que actualmente tiene la palabra contubernio, algo que no es judíricamente

aceptable, algo que está por fuera de la ley. En el contubernio estamos en la relación entre dos

esclavos por fuera de la ley, pero evidentemente aceptada por la ley. El amo es quien tiene la

capacidad, en todo caso, de permitir que estas relaciones se produzcan. Lo mismo pasa con la

paternidad. Como yo dije, los esclavos pueden tener hijos. Es más, hay algunos autores que

estimulan las relaciones familiares en el marco de la villa, porque le conviene al patrón, al amo.

Ahora, estas relaciones de paternidad no suponen un derecho jurídico del esclavo, por lo menos en

el mundo romano.

Es interesante ver que en la modernidad hay algunas regiones, como por ejemplo el Brasil

colonial, donde se desarrolla toda una jurisprudencia donde los esclavos pueden actuar

jurídicamente a través del derecho. Pueden iniciar demandas, pueden apelar a las autoridades,

pueden apelar ciertas acciones de sus amos, y a veces les son reconocidas. El Estado aparece como

in regulador de las instancias particulares entre propietarios y esclavos. Pero este caso no es general

en Roma, aunque a partir de la legislación de Augusto se empiezan a ver algunas injerencias del

Estado en las relaciones privadas entre esclavo y dominus. Para algunos casos se empiezan a emitir

algunas leyes que afectan, podríamos decir, la capacidad de arbitrariedad del amo sobre el esclavo.

Bueno, para abreviar un poco, la cuestión del honor es, en todo caso, lo más cuestionable

de la definición de Patterson.

Perdón, hay algo que no dije. La cuestión de la dominación permanente, es importante

señalar, que también esta permanencia supone el paso de esa condición de padres a hijos. Es decir,

cuando un esclavo tiene hijos, el vientre marca jurídicamente la condición de heredero. Si la madre

es esclava, el hijo es esclavo. Después hay situaciones particulares, entre hombres esclavos y

mujeres libres, pero fíjense que yo dije que el derecho no consentía esta relación. Con lo cual una

mujer que había tenido un hijo con un esclavo podía ser condenada a la esclavitud de su hijo por

haber tenido una relación con un esclavo. Pero al margen de esto lo que es importante es que la

condición de esclavitud se hereda de padres a hijos. El único que puede alterar esta condición

jurídica es el amo, o en condiciones excepcionales, el Estado. Esa situación, que altera la condición

jurídica, es la liberación del esclavo, o como se conoce, la manumisión. En esta situación, por

diferentes mecanismos, diferentes formas de establecer la manumisión, un amo podía otorgar la

libertad a su esclavo. Podía hacerlo frente a algunos testigos que daban fe de esa situación. Por

ejemplo, alguien ha acusado a este esclavo de hacerse pasar por libre, pero él podría decir: “no, mi

amo me dio la libertad”, “y qué testigos hay?”, “tal, tal y tal”, si su amo no pudiera justificarlo.

Otras veces había un contrato de liberación. En la medida en que se desarrolló el cristianismo, los

obispos actuaban como testigos, y entonces se podía liberar a un esclavo por clemencia. Con lo cual

el proceso de institucionalización de la liberación pasaba al ámbito eclesiástico. O en el ámbito

11

11/20

jurídico intervenía un pretor, es decir el que dictaba la ley, o un propretor, es decir un cónsul en una

provincia, etc., ante quien el amo convalidaba la liberación.

El liberto es aquel que pasa de la condición de esclavo a libre. ¿Por qué se lo llama

judicialmente así? Porque en realidad el que era nacido libre era el verdadero libre, era el ingenuo,

ingenus, “nacido libre”. El liberto era aquel que había obtenido su libertad por alguna de las formas

de manumisión preestablecidas. Y esto suponía que, si bien pasaba a ser libre, tenía una libertad

restringida. Los libertos no podían ser elegidos magistrados y tampoco podían elegir magistrados.

Esto suponía una condición restringida jurídica. Además estaban obligados a prestar ciertas

obligaciones a sus ex patrones, sobre todo cuando había una manumisión particular que se llamada

cum obsequium, con obsequio, con obligación. En esta particular instancia se marcaban cuáles eran

las obligaciones que el liberto tenía hacia su amo. Podía ser, supónganse, un esclavo doméstico que

era liberado, pero cum obsequium, y entonces decía que todos los domingos el esclavo debía ir a la

casa de la madre del anterior amo para limpiar la casa, por ejemplo. Esto es una obligación, que en

el caso que rompiera el liberto podía volver a la condición de esclavitud si hubiera un reclamo del

amo, o de alguien ligado a aquel que ejercía el poder sobre su esclavo. Todos estos elementos

caracterizan la condición del paso de la esclavitud a la libertad. No era común que un liberto

pudiera ser nuevamente esclavizado, pero conocemos casos.

Por otro lado, es importante señalar lo siguiente: normalmente, muchas veces los libertos

obtenían la manumisión como un premio por parte de sus amos, pero quedaban dentro del ámbito

de la domus. Imagínense una persona que había vivido 30 ó 40 años en la casa de su amo como

doméstico. Si un día un amo le dice “te doy la libertad”, le golpeaba la espalda, le daba la ropa y lo

ponía en la calle. ¿Qué pasaba? ¿De qué trabajaba, qué hacía? No nos asombremos entonces de

algunos esclavos que no quieren ser liberados, o de libertos que siguen funcionando en el ámbito de

la domus de su patrón. Normalmente su patrón lo libera porque sabe que va a seguir cumpliendo

funciones dentro de su casa, y tanto el amo como el liberto espera que esto ocurra. Muchas veces

los libertos eran quienes cumplían funciones delicadas en relación con los intereses económicos de

su amo. Si no eran libertos eran esclavos. Pero aquellos que trabajaban normalmente en una

condición de fidelidad extrema con alguien, eran esclavos, no eran empleados, no eran asalariados

quiero decir. Un asalariado era alguien fuera del ámbito de la domus, de la casa del patrón. Y el

patrono, cuando quería realizar alguna acción que suponía algún cuidado, utilizaba a alguien de su

familia. La familia incluía a sus libertos y sus esclavos. Porque, por otra parte, era más fácil castigar

a estos individuos que a alguien que era a su vez también un libre, y podía él también ejercer

plenamente sus derechos jurídicos. En cambio un liberto o un esclavo tenían los derechos jurídicos

disminuidos o directamente ausentes.

La cuestión de la honorabilidad, finalmente y para terminar con la definición, es un

12

12/20

aspecto que trata de que normalmente una persona que está en condición de esclavitud es una

persona sin honor. ¿Por qué? Porque el poder que ejerce alguien, en determinado lugar social, lo

ejerce cuando es esclavo en representación del poder que ejerce el amo. Es decir que el esclavo que

es poderoso no es poderoso porque él mismo es poderoso, sino porque su amo es poderoso.

Entonces en este sentido uno podría decir, los eunucos imperiales de la corte de Constantino, que

eran esclavos, eran enormemente poderosos, miembros de la corte. ¿Pero por qué? Bueno, porque

eran esclavos del emperador, y cumplían funciones administrativas fiscales. Podían ser el prefecto

del pretorio, el encargado de la recolección de todos los tributos del imperio. Podía ser un esclavo.

Claro, lo que pasa es que en la práctica a veces estos esclavos tenían la capacidad de poder incluso

sobre aquellos que eran libres. Por eso vemos fuentes, por ejemplo en la época de Domiciano, que

hay ciertos senadores que se quejan del poder que tienen los libertos y los esclavos imperiales, que

se comportan como si fueran senadores, porque son miembros de la familia del césar.

Por eso, esta cuestión es un poquito más ambigua y, en todo caso, si bien desde el punto de

vista teórico la idea de Patterson es consistente, en la práctica tenemos que hay muchas sociedades

en las que esto no ocurre. Sociedades islámicas por ejemplo. Es interesante ver donde el sistema de

los clanes impide la organización de una estructura estatal independiente de las estructuras clánicas,

el sultán muchas veces constituye el poder del Estado a través de la incorporación de miembros

ajenos a los clanes, que son esclavos. Y a veces, incluso, los ejércitos, el caso de los jenízaros, son

ejércitos de esclavos, pero son los ejércitos del sultán. Estos ejércitos son los que tienen la

capacidad del ejercicio de la coacción, pero son esclavos, reclutados como esclavos, y liberados

muy tardíamente cuando llegan a cargos superiores, y por supuesto ocupan funciones honoríficas en

la casa del sultán. Con lo cual la cuestión del honor acá también general dificultad. Hay muchos

ejemplos, directamente, de sociedades en donde puede ocurrir que haya un escalamiento de

posiciones sociales desde la condición de esclavitud.

Es más, voy a poner un ejemplo, que señala Paul Baine, en un artículo que se llama

“Derecho romano y sociedad. Los esclavos que pasaban por esclavos y la esclavitud voluntaria”, es

un artículo del ’60 creo, donde Paul Baine señala la paradoja, de que en el caso de Roma hay

hombres libres que aspiran a volverse esclavos. En dos formas: hay hombres libres que son tan

pobres que no tienen otra alternativa que venderse a sí mismos como esclavos, lo que les garantiza

obtener un trabajo y un alimento por parte de su amo. Esta era la única condición en que el derecho

romano no dudaba en reforzar la condición del esclavo de alguien que había nacido libre: cuando

aparecía que el esclavo había participado en el precio de su venta. Esto es un servus ad precium

parcitipatum. ¿Qué quiere decir? Que el derecho entendía que si un ciudadano había nacido ingenuo

se había esclavizado a sí mismo, en parte o en la totalidad, no merecía volver a la condición de

libre. Con lo cual su condición de esclavo se volvía permanente. Él no podía arrepentirse si se había

13

13/20

vendido a sí mismo, para volver a su condición de libre. Sí el Estado podía devolverle la condición

de ingenuidad si había dudas sobre el origen ingenuo de alguien que uno decía que era esclavo y

otro decía que no. Si tenía algún testigo o algún elemento que pudiera corroborar su condición de

ingenuidad o había dudas sobre su condición de ingenuidad, el derecho iba en favor de reforzar la

condición de libertad y no la de esclavitud.

Ahora, el otro caso, de aquellos que se venden a sí mismos, es de hombres libres que

quieren ocupar cargos que solo se pueden ocupar en condición de esclavitud. Cargos de tal nivel

jerárquico que solo ocupan esclavos. Se sabe, por ejemplo, que en determinado momento, en la

época imperial, bajo los Julio-Claudios, hay una situación de corrupción, en la cual hay hombres

libres que tratan de comprar la posición de prefecto en la familia del césar por el pago, la compra de

esa posición. Esto supone volverse esclavos automáticamente por ocupar esa posición, es decir,

pasaban a formar parte de la familia del César. La posición de vilucus, es decir alguien que era

administrador de una finca de un patrón ausente, era una posición de poder; normalmente era un

esclavo. En algunos casos, esas posiciones podían comprarse. O alguien podía venderse a sí mismo

porque arreglaba con el dueño de esa finca para que lo colocara en el lugar de administrador. Se

vendía a ese dueño, que lo compraba, él participaba de la venta porque adquiría un peculium, un

bien del esclavo, que de todas maneras en última instancia pertenece a su amo, y además obtiene un

cargo con la venta de su persona. Es decir que la condición de honorabilidad aquí queda

nuevamente, en cierto modo, cuestionada. Pero podríamos decir que en términos generales la

definición de Patterson es fuerte.

Estudiante: (inaudible)

Profesor: No, bueno. El ejército es un grupo profesional que cumple funciones militares,

normalmente. Puede cumplir algunas funciones, podríamos decir, cívicas, interviniendo en

construcciones públicas, por ejemplo las carreteras las hacía el ejército normalmente, u otras de

estas enormes construcciones. Era necesaria la movilización de una gran fuerza de trabajo, podía ser

esclava, podía ser asalariada, podía ser el ejército. Pero normalmente el ejército cumplía funciones

militares.

Podríamos decir que solamente en algunas regiones hay una gran cantidad de esclavos,

que es lo que en general Finley llama zonas centrales de la formación esclavista o la sociedad

esclavista. Que para el caso del imperio romano son Italia y Sicilia. Pero en ningún caso hay alguna

fuente que permita ver cuál es el porcentaje entre hombres libres y esclavos, y, entre esos dos, de los

hombres libres cuáles son propietarios de tierra, es decir campesinos pequeños propietarios, y

cuáles no lo son, y esto nos lleva al grupo de hombres libres que podía trabajar para terceros, que se

14

14/20

llama “colonos”. Yo ya dije en la clase anterior o en la otra que lo s colonos son aquellos que

trabajan la tierra, lo podríamos traducir como agricultores. Entonces, una gran cantidad de

agricultores alquilan tierras a propietarios de tierra, un lote de tierra, que es una unidad doméstica.

También existen grandes colonos, no es el ejemplo que estoy tomando; grandes cantidades de tierra,

tomadas por un arrendatario, que a su vez las subarrienda o las pone a trabajar directamente. O

pequeños colonos que alquilan un lote de tierra para su familia mediante el pago de una renta. Este

pago de la renta es una forma de apropiación de excedentes que tiene el terrateniente por el

usufructo de su tierra. La mayor parte de los productores en el imperio romano son este tipo de

productores, colonos. Que no necesariamente tienen que ser arrendatarios siquiera, muchas veces

podían ser una especie de clientes, es decir que detentan la tierra porque el propietario se las ha

cedido pero no se ha establecido un contrato. Porque el colono romano habría establecido

normalmente un contrato de 5 años, por lo menos durante la República y el Alto Imperio así

funciona, contra el pago de una merces, que es una renta que puede ser en especie o en dinero.

Entonces, buena parte de las tierras de los terratenientes es puesta, o en explotación directa por parte

del amo, o del amo con un vilicus, es decir un administrador también esclavo que pone en

funcionamiento la finca; o lo que llamaríamos explotación indirecta, arrendando la totalidad o parte

de las tierras, a colonos.

Entonces, la mayor parte de los productores directos serían, en principio, obviamente

también campesinos propietarios, pero también colonos no propietarios. Además tenemos

condiciones en las que se pueden superponer las dos situaciones. Podría haberse dado el caso –

seguramente hubo, de campesinos que poseían lotes de tierra que no eran lo suficientemente

grandes como para garantizar la reproducción de la unidad domestica familiar, que se vieran en la

necesidad de alquilar un lote, o parte de un lote de tierras para complementar la producción que

ellos tenían en sus tierras. Y entonces a la vez que eran pequeños propietarios, eran colonos.

Para el caso de la sociedad romana, la historiografía ha marcado un punto de inflexión en

el siglo II a la salida de la Segunda Guerra Púnica, entre el 201 y el 133 a. C., previo a las Reformas

Graqueanas. En este plazo de dos generaciones se produciría una transformación radical. Está en

relación con todos los elementos que hemos señalado antes en función de la expansión militar, de

las transformaciones socioeconómicas que se operan en Roma. Para muchos autores, este también

es el momento en el cual se produce una transformación productiva, especialmente en las zonas

centrales de Italia y de Sicilia, y por ahí algunas regiones de la Galia Narbonense, la Galia más

tempranamente ocupada por los romanos, en donde la expansión militar había tenido consecuencias

–por ejemplo en la teoría de Hopkins– en la transformación del paisaje agrario, por la incorporación

(algo que nosotros vimos que aparecía como un dato en la cuestión de las bases de las Reformas

Graqueanas, acuérdense el papel de los esclavos), había llevado a un proceso de transformación de

15

15/20

la unidad productiva, con la acumulación de tierras del ager publicus en manos de la aristocracia, a

un tipo de unidad productiva por encima de las necesidades del grupo doméstico, es decir lo que en

latín se conoce como latifundium, que en latín significa la propiedad extendida o extensa. El fundus,

que es la tierra del propietario, normalmente hace alusión a la tierra suficiente como para reproducir

la familia; pero después fundus, podríamos decir, es la propiedad, y latifundio es la gran propiedad.

Para gran parte de la historiografía se produce en este momento un cambio radical, que implica la

expulsión de los pequeños propietarios campesinos. Esto aplicaría, por otra parte, una de las causas

que habilitaría las Reformas Graqueanas, es decir la carencia de soldados en el ejército, que,

acuérdense, se había dado por la profundidad de la guerra, que había llevado a la muerte de muchos

campesinos hoplitas, y por otro lado el crecimiento de la gran propiedad, que había sido en

detrimento de la pequeña propiedad campesina, y que había obligado en muchos casos a que los

campesinos inmigraran a las ciudades, abandonaran sus tierras, y estas tierras pasaran a manos de

los grandes propietarios.

Este modelo historiográfico es muy fuerte. Autores como Peter Bruke han ayudado a su

construcción, al igual que Keith Hopkins, en un texto clásico que se llama Conquistadores y

esclavos, de la década del ’70. Factores que retoma, por ejemplo, Finley en Esclavitud antigua e

ideología moderna, donde se marca el paso de la sociedad romana a una sociedad a una sociedad

plenamente esclavista a mediados del siglo II a.C., sistema socioeconómico que perduraría hasta

mediados del siglo II d.C., momento en que entraría en crisis. O incluso en la historiografía

marxista esto se prolongaría un poco más, y la causa de la crisis del siglo III se explicaría por la

crisis del sistema esclavista. La historiografía marxista, especialmente la estalinista, sostuvo esta

tesis, y autores como Perry Anderson la sostienen, en su texto sobre el pasaje de la Antigüedad al

feudalismo, por ejemplo. Es difícil rastrear sobre qué elementos se construye la percepción del fin

del esclavismo, sobre todo cuando hay autores que señalan la presencia de esclavos después del

siglo III, IV, V, IX; tenemos un autor como Bonnassie (es un marxista, o lo era al principio) que

habla de la persistencia de los esclavos hasta la época Carolingia, poniendo entonces en duda la idea

de una crisis del esclavismo. Pero, en principio, la historiografía plantea que en el siglo II se

produce esta transformación que articula en un paradigma historiográfico muy difícil de

desarticular, con una fuerza y una capacidad explicativa muy importante, la articulación de todos

estos elementos: el flujo de dinero a manos de la clase aristocrática, la concentración de tierras

como producto de la Segunda Guerra Púnica en Italia, de la incorporación de Sicilia en la Segunda

Guerra Púnica, del paso del ager publicus a manos de la clase senatorial ecuestre, la crisis del

pequeño campesinado por la guerra y por el proceso de acumulación de tierras a manos de los

latifundistas, y el reemplazo –esto es finalmente el punto central de la cuestión– de la fuerza de

trabajo campesina del pequeño propietario por la fuerza de trabajo esclavo en las unidades mayores

16

16/20

de producción.

Hopkins dice que estas unidades mayores, que son las villae, los esclavos comienzan a

trabajar porque comienza a haber un incentivo para producir mercancía, y la forma de obtener

mercancía es concentrar tierra con excedente de trabajo que permita generar un surplus a ser

colocado en un mercado, que es el espacio urbano que (por otra parte esto también se constata en la

arqueología) empieza a desarrollarse mucho más ampliamente desde el siglo III en adelante. El

desarrollo del proceso de urbanización, especialmente en Italia, la construcción de un ámbito, un

espacio en donde es necesario abastecer –el espacio urbano– con la producción agrícola, obliga a la

producción excedentaria agrícola por encima del marco de lo que es la unidad campesina, para

abastecer a lo que la historiografía más clásica llamaría sectores del servicio urbano. Son espacios

en donde se intercambian servicios y algunos bienes artesanales, contra el flujo de mercancías,

expresada básicamente en alimentos de primer orden, que se pagan, o por la acumulación de tributo,

o [inaudible]. Esto construye todo un sistema, que permite explicar, para algunos autores, la

incorporación de una masa de esclavos, de millones (algunos hablan de unos 2 millones de

esclavos) en el plazo que va de mediados del siglo II al fin del siglo I, al paso de a.C a d.C. Esta es

la perspectiva historiográfica más clásica sobre la percepción económica de la esclavitud romana.

La incorporación de los esclavos vendría a sostener este proceso de transformación económica.

La arqueología, en realidad, ha puesto un poco en entredicho estas perspectivas. Porque en

la medida en la que la arqueología empezó a afinar los mecanismos de prospección, empezó a

cuestionar algunos de estos supuestos. El primero es la retracción de la pequeña propiedad. Lo que

se

puede ver en las prospecciones arqueológicas es la persistencia de lotes pequeños de tierra, que,

es

verdad, no se puede saber si eran de esclavos o de libres o de colonos; una cosa es ver marcados

estos lotes de tierra, restos de chozas, etc., y otra cosa es la adscripción jurídica que ellos

detentaban. Pero lo que sí se puede ver es que la idea de la expansión de un latifundio y de la

desaparición del minifundio, la arqueología lo pone en duda por lo menos para muchas regiones que

se consideraban centrales para el ámbito de Italia, básicamente Campaña, el Lacio y Etruria. Sí se

puede ver un aumento de la gran propiedad en regiones más alejadas al área central de Roma, sobre

el Tirreno, como Apulia (el “taco” de Italia), la zona del Po, donde a pesar de que se ve una

persistencia de la pequeña propiedad se puede ver un aumento de la gran propiedad; era una zona de

romanización más tardía. Pero en ningún caso se puede hablar de la desaparición de la pequeña

propiedad.

Un segundo aspecto que es muy importante para tener en cuenta. En el texto mío de La

ciudad en el Mediterráneo antiguo está trabajado más en detalle, pero ahora señalo lo siguiente. La

arqueología marca una aparición más tardía de la unidad de la villa. La unidad de la villa, por otra

parte, es importante tener en cuenta que varía respecto del periodo del cual hablemos. La villa de la

17

17/20

época de Catón es una villa que probablemente no sea de más de 12,5 o 20 ha., con lo cual está más

cerca de un minifundio que de un latifundio. La villa de Varrón está en el orden de las 50 ha. Y

cuando llegamos a Columela, en la época d.C., estamos en unidades mayores. Estamos hablando del

promedio, porque por el otro lado puede haber grandes propiedades, pero lo que hay que ver es qué

tipo de propiedad es la que aparece con mayor frecuencia. Esto tiene que ver con la profundización

en ciertas regiones de la prospección arqueológica; no es esta prospección uniforme en todas las

regiones, con lo cual probablemente lo que se marca como aspectos normales no lo sean tanto, sino

que depende en las regiones en las cuales se ha estudiado y en los períodos en los cuales se ha

hecho una incidencia en la prospección arqueológica, que podría variar de acuerdo a si se estudiaran

en otras áreas y otros períodos. Pero lo que se constata es que la unidad de la villa, en realidad como

prototipo de unidad de alrededor de 200, 250 iugeras, es decir, mínimo de 50 ha. y máximo de 200

ha., y que aparece como el espacio económicamente más fácilmente manejable bajo el control de

fuerza de trabajo esclava que no sea masiva como para generar conflictos del tipo que ya hemos

señalado, como vimos la clase pasada, se dieron en Sicilia por ejemplo.

La perspectiva arqueológica señala que este tipo de unidad productiva aparece recién en el

siglo I, no en el siglo II. Y no está tanto en relación con los aspectos de la transformación

económica que hemos señalado, sino que se genera muchas veces en relación, por ejemplo en la

zona de Etruria, con las proscripciones políticas. Por ejemplo las proscripciones de la época de Sila

ayudan a organizar en la zona de Campaña y en la zona de Etruria, el promedio de la villa de lo que

nosotros llamaríamos aristocracia media, que después es prototípica de la zona de Campaña, con las

proscripciones y la organización de la propiedad por intervención política del Estado, no por la

expansión de la unidad esclava que expulsa a los campesinos. La causalidad no está en la expansión

esclavista sino en la intervención de Estado, con lo cual la explicación es distinta.

Por supuesto que esto en un aspecto de los elementos que es importante tener en cuenta a

la hora de cuestionar el modelo historiográfico. Después hay otros refinamientos, que no quiero

ahondar acá, solamente los nombro, con respecto a la demografía. La demografía que se utiliza es la

demografía verosímil, que usa como fundamento los censos que van desde el inicio de la República

hasta la época de Augusto. Censos que a lo largo de varios siglos no pueden haber permanecido

bajo la misma mecánica, sus condiciones, los espacios en los que se desarrollaron, etc. Nosotros

hemos visto la manera en la que se alteraron estas condiciones, por ejemplo con la incorporación de

los itálicos a la ciudadanía. Todos estos son elementos muy difíciles de tomar como datos, con lo

cual solo pueden ser utilizados como referencias o estimaciones. Al punto tal que hay autores como

Rosenberg, un autor bastante cercano, que a principios de los 2000 escribió una tesis donde pone en

duda la noción de la crisis de la unidad doméstica campesina en el período de la gran expansión

militar, y dice que uno de los elementos propios de la comunidad campesina romana es el hecho de

18

18/20

tener una fuerza excedentaria de trabajo que la comunidad utiliza básicamente para conchabar en el

ejército. Y que si no tiene este mecanismo, cuesta la reproducción de la unidad domestica

campesina porque se fragmenta esa unidad doméstica, lo que la pone difícil. Es decir que la

demografía negativa de la incorporación militar campesina reforzaría en lugar de debilitar la unidad

domestica campesina. Esta es la tesis de Rosenberg. Por supuesto que saca del análisis las

situaciones muy puntuales, como los 8 años más críticos de la Segunda Guerra Púnica, en donde

dice que tiene que haber habido acá un debilitamiento demográfico, por la incorporación masiva,

por encima probablemente de la capacidad de la unidad doméstica campesina de abastecer. Pero son

situaciones muy puntuales. Justamente invierte la teoría de autores como Bruke, basada en un autor

alemán del siglo XIX, que es Beloch, que plantea el hecho de que hay una constante erosión

demográfica y una tendencia demográfica decreciente en la sociedad campesina romana que

necesariamente debe incorporar fuerza de trabajo esclava para mantener su capacidad productiva.

Hasta aquí la profundización en estos aspecto historiográficos, con bibliografía que pueden, si

ustedes quieren, aumentar la información.

No voy a poder leer los textos que había traído. En todo caso, solamente sobre la

estructura de la villa, de cuya conformación da cuenta no solamente la arqueología sino los textos a

los que antes hice referencia. Buena parte de la manera en que se organiza la producción de la villa

y las referencias de la estructura misma de la villa, surgen de estos textos de los agrónomos. En

general podría decirse que la villa del siglo I en adelante, en principio (esto está en relación con las

cosas que yo ya hablé de la incorporación del ámbito rural al espacio urbano) está en relación con el

proceso de incorporación de la tierra dentro de los marcos de lo que los propios romanos entienden

territorios civilizados. Civilizados en el más pleno sentido de la palabra, es decir, que forman parte

de la civitas. La villa es el proceso de incorporación por parte de la aristocracia urbana de espacios

rurales a través de una forma determinada de incorporación, que supone la construcción de la

estructura de la villa, que tiene una pars urbana, es decir, una parte edilicia, que dependerá de la

riqueza de los propietarios, puede ser fastuosa o puede ser una casa pequeña, normalmente de

material, pero en los casos de las grandes villae tienen una separación entre lo que es la parte

dedicada al ocio, donde es la residencia de los amos y sus familias, y otra parte dedicada al espacio

del trabajo, que normalmente hay una separación muy concreta entre un gran patio central al cual

dan las habitaciones de los esclavos y los dependientes, y otra parte, que es el patio, digamos un

jardín, donde da la dependencia del amo. Por supuesto están comunicadas, pero lo que los romanos

llamarían la parte urbana de la villa (ojo, siempre estamos hablando del campo) es la parte donde

reside el amo, mientras que la pars rustica es la parte donde residen los trabajadores de la finca. Por

otra parte, de acuerdo a la riqueza de ese propietario habrá más o menos dependientes. Se pueden

estimar a veces por los restos arqueológicos la cantidad de dependientes que podría albergar una

19

19/20

villa, puede ser alrededor de los 50, de 100, o de menos. También los esclavos de esta villa pueden

ser esclavos rústicos o esclavos urbanos. Serian esclavos rústicos si están ligados al trabajo en la

finca o en el área de la pars rustica, y serían urbanos si fueran esclavos, podríamos decir,

plenamente domésticos, es decir, de la casa del amo.

Por otra parte, de los textos de Columela (puede ser que tomemos media hora de la

próxima clase para ver cómo se trata esta cuestión) surge una estratificación en relación con los

diferentes tipos de fuerza de trabajo que se enmarcan en la villa. Dentro de la fuerza de trabajo,

aparece la del hombre libre y la del esclavo, y dentro de los esclavos, de acuerdo a las funciones que

los esclavos cumplen en el marco de la villa, hay diferentes especialidades, o por lo menos los

agrónomos dicen que conviene que haya estas diferentes especializaciones. Por supuesto que esto

depende de la cantidad de esclavos que haya.

Vamos a ver también algunos textos en relación con el número de iugera que tiene la

tierra, la cantidad de esclavos que habría que disponer para poner a trabajar. Por supuesto con

respecto de qué tipo de cultivos se desarrollaba en esa tierra, una cosa son los cereales, otra cosa son

los olivos, otra cosa son las vides. Y después también hay referencias a los trabajadores [inaudible],

es decir los colonos, como uno de los mecanismos de la puesta en explotación de la villa. Por ultimo

voy a leer una parte del texto de Varrón que hace referencia a las familias esclavas, básicamente en

relación con los esclavos pastores. Para tener en cuenta el hecho de que la organización de la gran

propiedad en función de la fuerza de trabajo esclava, no solamente puede presentarse en el marco de

la producción agrícola, sino también de la cría de grandes rebaños, pecuaria, que era una de las

actividades productivas que abastecía a las áreas urbanas, la venta de carne (básicamente ganado

menor, ovejas, cerdos) en los mercados urbanos. Entonces, el papel que cumplen los esclavos, y el

papel que le otorga Varrón a las relaciones familiares en el marco de esas explotaciones pecuarias

por parte de los esclavos.

Nos vemos mañana.

20

20/20