La representación de la violencia del narco en el reciente cine mexicano

Francisco Javier Ramírez Miranda
Universidad Nacional Autónoma de México

La sociedad mexicana de las últimas décadas ha atestiguado un crecimiento de la
violencia ligada al trasiego de narcóticos por el territorio nacional, muy pronto este tema
llegó al cine. En esas películas se reflejó de formas diversas el asunto, mayoritariamente
fluctuaron entre la banalización y una estetización que proveía poca reflexión en torno
al tema, pues sólo era tomado como pretexto narrativo. Más recientemente se pueden
ubicar algunas cintas que rompen con el esquema para posicionar un lugar de lo político
y explorar la dimensión simbólica que esta violencia compone. En este sentido, dos
casos particulares son los de Miss Bala (Gerardo Naranjo, 2011) y Heli (Amat Escalante
2013), este trabajo se centra en la segunda película para discernir, a través del análisis
de los elementos fílmicos, la manera en que se ponen en relación la tensión entre un
espacio físico particular, un sentido narrativo abierto y una reconfiguración del lugar de
los simbólico. Todo ello ocurre en un contexto político que aquí entendemos en su
forma más amplia, la política como espacio de representación de un común y, en ese
sentido, donde se tematizan al menos dos asuntos: el lugar de la justicia y la fragilidad
de la existencia individual frente a los aparatos del Estado. Así, en Miss Bala, Naranjo
ha hecho una fabulación que mientras hace recorrer a su protagonista la ciudad de
Tijuana muestra la fragilidad humana y el impulso a resistir. Así también, Amat
Escalante ha hecho una cinta que recurre a un tema central del cine mexicano, la
familia, para hablar de la omnipresencia y de la vulnerabilidad, para atestiguar la
injusticia del derecho existente, según la fórmula rencieriana.

una épica del personaje de la carretera. las producciones de clase “B” que inundaban las salas cinematográficas de muchos pueblos y barrios exhibían un cine que hacía. se les acusa de lo que podemos denominar como “saqueo cultural”. su independencia y su necesidad de diferenciarse claramente del gremio cinematográfico en general. En los años ochenta y noventa. una actitud que se ha formado a partir de la apropiación de un sector de manifestaciones de la cultura popular. Así. y se pueden incluir además los de Amat Escalante. el mismo festival que recibió un año antes con mucho entusiasmo Miss bala de Gerardo Naranjo. El abordaje de los temas en torno a la violencia del narcotráfico cobra sentido en este contexto. en boga hace pocos años en barrios como el de la Condesa y en cierto círculos artísticos de la Ciudad de México. es común que en ciertos círculos se les rechace tajantemente bajo diversas acusaciones como la de hacer un cine para escandalizar a las buenas consciencias y a la clase media a través del uso de escenas estratégicamente dispuestas. mientras el público masivo ha ignorado virtualmente estas producciones. la música. En el mundo de los festivales esta producción ha sido ampliamente reconocida. la palma de oro al mejor director le fue concedida a Amat Escalante por Heli en Cannes en 2013. cineastas que presumen su autodidactismo. hay que recordar que la narco-cultura tiene una tradición de varias décadas en México. Gerardo Naranjo y más recientemente el de Nicolás Pereda entre varios más. su marginalidad auto asumida. el policía de . Un contraste importante se puede notar en el entorno nacional. a partir de esta temática.Resulta relevante constatar una diferencia notable entre las formas de recepción que cierto segmento de la cinematografía nacional recibe en épocas recientes. O más aún. en dicho segmento el nombre de Carlos Reygadas es el ejemplo mejor conocido. los espectáculos y la exaltación sin contenido de una serie de valores que se resume en la frase “lo naco es chido”.

haciendo denuncias específicas. En más de una ocasión este cine se “politizó”. y sin embargo. el protagonista. no está carente de la tragedia. En las producciones de los últimos años que abordo en este trabajo. Es decir. permitiendo visibilizar porblemáticas. y que en la cinta sucede hacia el final de la historia. Parafraseando a Badiou diremos que la imagen nos recuerda que entre el individuo y la fuerza del Estado no hay una común medida. el que subraya la forma fílmica que adopta la cinta.caminos o el trailero que se enfrentaba con entereza y heroicidad a las bandas delincuenciales que pugnaban por conquistar los caminos. . fue su visualidad kitsch la que resultó atractiva pocos años después en ciertos círculos de clase media. cinta dirigida por José Estrada que regresa a la picardía de la delincuencia. pareciera no establecer ninguna novedad. pero hay un paso más. La imagen que se hizo circular. Heli. quiere mostrar la distancia insalvable entre estas dos entidades y a partir de ella subrayar la fragilidad del individuo. y los detractores podrán seguir empeñados en sus puntos. Este cine registraba un folclor de la violencia del narco que el cine reciente en su mayoría dejó de lado. Desde esa óptica. Estrada se centró en una esquematización caricaturesca que fue muy bien recibida por el público. Heli. Hasta aquí. sin embargo. da cuenta de ello. si bien. la población civil. hay el abandono del lugar central del maleante y su épica a favor de la microhistoria y del retrato de la vida cotidiana que se altera por las disputas entre bandas delincuenciales. Un vehículo militar es lo que enfrenta. el tema central de ambas producciones tiene que ver con la fragilidad de la condición humana enfrentada a condiciones extremas. sale de su casa al escuchar un motor en la entrada. algo de esto está presente en El infierno. este cine se centra en lo que el gobierno del presidente Calderón llamó las “víctimas colaterales”.

Pero por otra parte. la tortura lenta y sistemática de un cuerpo humano. ensangrentados y con huellas de tortura. un “exhibicionismo” de escenas casi nunca vistas de tortura. una especie de suspensión del drama en que se retrata la violencia. haciendo saltar sangre. En la batea de una camioneta pick up son trasladados dos cuerpos. hará un juego prácticamente “pornográfico” de esa misma violencia. Ambos están atados. uno de ellos está embozado e inerme mientras el otro con los ojos abiertos parece no esperar nada en tanto que una bota de tipo militar le impide el movimiento.La película inicia con una larga secuencia. sobre todo a partir de la detención del vehículo. . El vehículo se detiene más adelante. ausente la música y con diálogos mínimos. las manos a la espalda. se trata de una violencia parsimoniosamente desarrollada. los ocupantes salen rápidamente y suben el cuerpo embozado a un puente peatonal en donde lo dejarán colgado para huir rápidamente llevando consigo al otro. con la que a lo largo de la cinta jugará. un despliegue que se realiza con esa contención pasmosa: no se trata de la ráfaga de una metralleta destruyendo un cuerpo. La escena sostiene una tensión: la cámara mantiene una fría distancia.

La hermana. Heli y Beto son levantados por los delincuentes y serán torturados en una escena que generó gran controversia durante su exhibición en Cannes y su estreno en México. “Heli. sino que denuncia a un tiempo la violencia y el espectáculo. Heli no trata de esgrimirse como un cine de denuncia de la corrupción que posibilita la . Beto es atado firmemente para ser golpeado y luego se le prende fuego en los genitales. se centraron en este momento de escándalo.Esta tensión juega en todo caso con los límites de esa comunicación de la violencia donde el cuerpo es el mensaje. comenzará una relación con Beto un joven militar. muchas de las reseñas en torno a la cinta. sobra decirlo. es espejo de un mundo dolorosamente real”. y para la revista Variety. es el resultado de la colusión entre agentes estatales y narcotraficantes. en todo caso. en edad escolar. La escena genera gran malestar. la cinta parece apostar por una suerte de naturalización con la que no renuncia al lugar de la denuncia. pero más allá de esta constatación. la escena es vista por Heli y por otros chicos que son obligados a presenciar el espectáculo de la misma manera que el espectador. fue la única película realmente escandalosa de este festival. frente a este espectáculo del cuerpo. Frente a él. que trabaja en la misma fábrica. Y por el estilo. Para la crítica Fernanda Solorzano. Heli es un muchacho que tiene que trabajar de noche para mantener a su esposa y al bebé de ambos. el crítico Manohla Dargis del NYT dijo de Heli que era “una de esas cintas de exploación que entregan su violencia envuelta en pretensiones de cine de arte”. El chico desea casarse e intentará robar unos paquetes de cocaína con los que desatará la tragedia al ser perseguido por un ente abstracto que la película se cuida bien de dejar oculto y que. viven con su hermana Estela y el padre de ambos. tanto a favor como en contra. pero esto sucede con un ritmo lento pero sin elipsis. La violencia que surca el relato parece tener diversos agentes y no es fácil distinguir entre los traficantes y el lugar de la policía.

los miembros de la delincuencia y el ciudadano de a pie. logrará la relación sexual con su esposa y “normalizar” su vida. la hermana y él mismo. La cinta parece entonces. El cuerpo es el escenario de la historia. finalmente. Quizá por ello la historia no sucede en torno al hecho delictivo. y él la rechaza. la agente de la policía encargada de la investigación se le “ofrece” sexualmente. Heli va al lugar donde ella era retenida y se venga del captor de su hermana. más que hacer una denuncia concreta. La imposibilidad de retomar la vida común en este aspecto parece ser la verdadera problemática de la cinta. sino a sus consecuencias en el entorno familiar de Heli. Se trata de la irrupción de lo privado doméstico en la esfera de la acción pública en que se desarrolla la historia. como la que sucede en un pueblo pequeño del estado de Guanajuato. la mujer de Heli se niega a sostener relaciones sexuales con él. tratar de establecer una mecánica. La mecánica de subsistencia el ciudadano común en una situación de vulnerabilidad. incluso. que después es rodado sobre sus propias excrecencias como parte del entrenamiento . también el de Beto.existencia del tráfico de narcóticos. que carga a Estela para demostrar su fuerza. nos enteramos de que a varios meses de haber dado a luz. Al iniciar la cinta. No sólo los cuerpos de la pareja que se rechazan y se acepan. La muchacha tarda mucho en ser liberada mientras Heli está impedido de retomar su vida normal. la que se establece entre los agentes estatales. Pero cuando meses más tarde la hermana regresa por su propio pie a la casa. En la siguiente escena. La imposibilidad sexual de Heli es un punto recurrente en la historia y es motivo de disputas entre ambos que están a punto de fracturar la pareja. La sustracción de la droga por parte de Beto llevará a los narcos a una cruenta venganza que incluye el asesinato del padre y el secuestro de Estela.

Rosario. un tema político por excelencia. colgado del puente. la violencia ligada al narco. pero que la posiciona de una manera diferente a partir de la forma fílmica.militar. Argentina Marzo de 2014 . que es torturado y finalmente es utilizado para difundir el mensaje del narco. En síntesis. subrayando el lugar del cuerpo como vehículo de una comunicación macabra y terrible. pero ignorada en gran medida por las demás cintas que aluden al tema. Subraya la dimensión humana frente a los aparatos del Estado y recuerda la dimensión micro en la que se desenvuelven las personas que circulan frente la cámara. Heli es una película que retoma una temática corriente en el cine nacional.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful