Está en la página 1de 69

PRIMER INFORME DE GOBIERNO

C. ANTONIO TOLEDO CORRO,

Gobernador Constitucional del Estado de Sinaloa,

Culiacán, Sinaloa

15 DE NOVIEMBRE DE 1981

I N D I C E

PAG. Propiedades de Gobierno---------------------------------------------------3

Acción Legislativa y Electoral---------------------------------------------5

Reforma Administrativa----------------------------------------------------8

Alianza para la justicia------------------------------------------------------9

Política Educativa----------------------------------------------------------16

Autosuficiencia Alimenticia y Promoción Económica-----------------27

Obras Públicas---------------------------------------------------------------49

Reforma Agraria-------------------------------------------------------------55

Política Hacendaria----------------------------------------------------------57

Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia------------------------60

Mensaje------------------------------------------------------------------------63

H. CONGRESO DEL ESTADO

Con respeto a la soberanía de la constitución y en los términos señalados en ella, comparezco ante la Alta Representación Popular de este Congreso para informar por primera vez sobre el estado que guarda la administración pública de la que soy responsable como depositario constitucional.

En el curso de 21 días, Sinaloa padeció tres perturbaciones meteorológicas que afectaron gran parte del territorio, cegaron lamentablemente vidas humanas, dañaron cosechas que iban a establecer marcas nunca alcanzadas de productividad, inundaron poblados, cortaron caminos y vías, interrumpieron comunicaciones y perjudicaron instalaciones urbanas y rurales.

Difundidos han sido los destrozos materiales; menos conocidas son las conductas personales y la reacción popular que produjeron. Ante vuestra soberanía reconozco, una vez más, la alta calidad de nuestros coterráneos que sufrieron, pero no se amedrentaron y que, si bien dañados, no aceptaron ser damnificados.

En los objetivos que establecimos, en los pronunciamientos que hicimos al inicio de nuestro ejercicio y en los esfuerzos desplegados para alcanzarlos, domina la firme determinación de que con la participación de todos los sinaloenses, Sinaloa acceda a planos de mayor altura, al desarrollo equilibrado y al progreso con equidad que el pueblo requiere, puede y debe disfrutar.

El pueblo nos confirió el mandato para servirle y para cumplir con él, hemos orientado nuestras acciones y encauzar colectivamente los beneficios de un gobierno con identificación y sustento popular, con vocación nacionalista, con fervor republicano y con apego institucional.

Se formularon cuidadosamente programas de trabajo alentados y respaldados por todos los sectores de la entidad, cuyas necesidades y requerimientos son la regla mejor y

más fiel de nuestra acción gubernamental. Los planes puestos en marcha llevan sobre todo, un propósito fundamental, una línea de conducta invariable: trabajar por el bien de nuestro Estado.

En la hora de Sinaloa, el presente régimen se ha fijado tres objetivos principales:

producción, educación y justicia, dentro del marco de libertad en la legalidad.

Producción, porque es condición indispensable de un sano desarrollo social que, rompiendo inercias, proyecte una dinámica transformadora de la realidad. Producción de alimentos para que la población cuente con los elementales satisfactores de vida que aseguren nuestra independencia económica. Producción, no por el hecho de producir, sino para el propósito de resolver el problema alimentario y lograr justas condiciones de vida.

Educación, con apego a los valores que contribuyen a la preservación de nuestra independencia política y cultural, porque constituye un elemento esencial para la conformación personal del individuo y para la consolidación de nuestra identidad nacional.

Justicia, porque es el medio de establecer las condiciones que hacen posible una convivencia civilizada, sin la que cualquier actividad social, cultural o económica, toda producción, desarrollo y distribución equitativa serían imposibles.

Ratificamos ahora, como antes, que gobernar no es función de un sólo hombre. Por ello, con trabajo responsable y constante, seguiremos propugnando la confianza de los gobernados y estimulando la participación a fin de obtener en la conjunción de empeños y en la concurrencia de esfuerzos, los beneficios sociales que integren un Sinaloa más próspero y más justo.

Para lograrlo, dentro de nuestras instituciones y con la libertad individual, - que implica respetar la ley, de derecho social y los demás derechos individuales -, los sinaloenses tenemos la voluntad, el carácter y el temple que las grandes acciones requieren y no serán

obstáculos insuperables los problemas propios del desarrollo, ni las adversidades que la naturaleza eventualmente trae consigo. Ante ellos hemos probado que la solución no es levantar muros de lamentaciones, sino partir de lo que tenemos, enfrentarlos con decisión y coraje, a base de trabajo y aún de sacrificio. Compensar los reveses que sufrimos y las propias deficiencias que padecemos, para avanzar en la proporción y en el rumbo que nos hemos fijado. Este ímpetu creativo no disminuirá, sino que habremos de multiplicarlo.

No debo, no puedo, no quiero dejar de sañalar que en lo logrado hasta hoy, en lo que estamos haciendo y en lo que estamos iniciando, el pueblo y el gobierno de Sinaloa hemos contado en todo momento con el respaldo de quien nos ha alentado y estimulado en nuestras tareas cotidianas y en los impulsos progresistas y nacionalistas que configuran las acciones del gobierno y del pueblo sinaloense; con la comprensión y apoyo del señor Presidente de la República, Lic. José López Portillo.

ACCIÓN LEGISLATIVA Y ELECTORAL

Preocupación básica del presente régimen ha sido la de promover las iniciativas que hemos estimado indispensables para actualizar los rezagos que en materia legislativa encontramos a fin de adaptarlos a los tiempos y circunstancias que ahora prevalecen, así como para contar con los elementos jurídicos que propiciarán las diversas reformas y medidas de gobierno que desde un principio nos fijamos.

La reforma legislativa profunda que anunciamos al asumir la gubernatura está en el proceso de apertura de los canales para escuchar la opinión pública y dar la mayor participación a la ciudadanía.

Como primer acto de gobierno promulgamos las reformas y adiciones a la Constitución Política del Estado, que con mi calidad de ciudadano había sometido a la consideración de este Honorable Congreso y de las que se derivaron la Ley Orgánica y el Reglamento de la Administración Pública del Estado, la Ley de Educación para el Estado

de Sinaloa, la Ley de Educación para el Estado de Sinaloa y la Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia.

Por otra parte, se expidieron las nuevas Leyes de Agua Potable y Alcantarillado del Estado de Sinaloa, sobre operación y funcionamiento de establecimientos destinados a la producción, distribución, venta y consumo de bebidas alcohólicas y la que crea el Fondo Impulsor de Sinaloa.

Se reformaron y adicionaron, en su caso, los Códigos Civil y de Procedimientos Civiles, El Código Penal y la Ley Orgánica del Consejo Tutelar para Menores; se expidieron las Leyes de Ingresos de cada uno de los municipios de la entidad, decretos de contenido fiscal y aprobatorios de avales para créditos a diversos municipios; en el ámbito interno legislativo se expidieron las Leyes Orgánicas del Congreso y de la Contaduría Mayor de Hacienda, que abrogaron los respectivos ordenamientos por muchos años vigentes y por lo mismo inadecuados para regular eficazmente las nuevas condiciones y estructura de la Asamblea Popular.

En total, y como consecuencia de la Acción Legislativa se expidieron 85 decretos en el Período que termina en esta fecha, privando siempre para todos ellos una respetuosa institucionalidad entre los poderes, que demuestra la solida unidad que caracteriza al ejecutivo y la responsabilidad con que en el legislativo asumen sus funciones los ciudadanos miembros de la Primera Cámara Pluralista en la Historia de Sinaloa.

Al asumir la gubernatura afirmamos que la reforma política requería educación y actualización, que prestaríamos especial atención a la formulación del Padrón Electoral y a la Estructuración de los Organismos Electorales. Nos comprometimos, asimismo, a fortalecer el federalismo y mantenerlo dentro de sus límites constitucionales.

Consecuentemente, en la gran acción ciudadana para elaborar un nuevo Padrón Electoral y convencidos de que la democratización del país es responsabilidad de todos,

Sinaloa brindó amplio apoyo a la ejecución de dicho programa, integrándose debidamente los organismos representativos de los ciudadanos que participaron en su levantamiento.

En su primera fase, del 30 de mayo al 15 de junio, en los nueve distritos electorales se enlistaron un total de 724 mil 108 ciudadanos, relación que se utilizará no sólo en los próximos comicios federales sino también en los futuros procesos estatales y municipales.

La confección de un nuevo padrón significa una evolución democrática ya que otorga mayor efectividad al sistema electoral y porque las deficiencias de aquel evidenciaron categóricamente, que si queríamos un sufragio auténtico necesitábamos también de un padrón auténtico.

Debemos reconocer la valiosa participación de la ciudadanía sinaloense, quien contribuyó al éxito de los resultados obtenidos, lo que constituye un buen cimiento para las elecciones constitucionales de 1982 y augura una amplía participación ciudadana en la jornada cívica que se avecina, de gran trascendencia para la vida política del país.

En cuanto a la acción electoral, de acuerdo con el procedimiento de insaculación que la Ley de la Materia previene, se integró la Comisión Local Electoral, organismo que se encargará de la preparación, desarrollo y vigilancia del Proceso Electoral en Sinaloa, en las elecciones federales ordinarias que se llevarán a efecto el primer domingo de julio del año próximo, para la renovación de los Poderes Legislativo y Ejecutivo de la Unión.

De igual manera, el mes entrante se integrarán nueve comités distritales electorales que se responsabilizarán de dicho proceso en igual número de distritos uninominales de la entidad.

La Ley garantiza el ejercicio de los derechos políticos de los ciudadanos y la organización y funcionamiento de los partidos.

En los términos de dicha ley y en lo que nos corresponde, garantizaremos el libre desarrollo de las actividades de las organizaciones políticas y la efectividad del sufragio; a ello nos comprometemos.

REFORMA ADMINISTRATIVA

Conforme al programa de gobierno propuesto a la ciudadanía y para imprimir más eficiencia al aparato administrativo, se efectuaron importantes modificaciones en su estructura, con la promulgación de la ley y el reglamento respectivos, que con un nuevo concepto contempla la constitución de nuevas secretarías y entidades administrativas, acorde con las exigencias del desarrollo social, político y económico del Estado.

Los resultados de la reforma administrativa radical implementada, son materia de permanente evaluación y dentro de la flexibilidad con que fue prevista, se han hecho los ajustes que la práctica ha apuntado convenientes.

Contra lo que pudiera suponerse, la modificación administrativa emprendida, solo ha representado un incremento del 7.1% neto en la fuerza del trabajo en relación al año anterior, porcentaje inferior al del aumento que tuvo el gobierno entre los años de 1979 y 1980 en que los incrementos ascendieron al 7.8% y 11.2%, respectivamente.

Dentro de un sistema de desarrollo de personal, son de singular importancia los esfuerzos por crear el sistema de capacitación, que conduzca al mejoramiento individual y colectivo de los servidores y que redunden en una mejor prestación de los servicios públicos.

Conciente el Gobierno del Estado de la necesidad de procurar las más viables condiciones para el eficaz desempeño del trabajo, ha fomentado las actividades deportivas, la capacitación de la mujer en actividades extra-laborales, otorgando además pensiones, jubilaciones, indemnizaciones y seguros de vida a los trabajadores y beneficiarios correspondientes, que ascienden a 15 millones 600 mil pesos.

Por convicción y por mandato legal, ha sido definido deseo del ejecutivo estatal que las relaciones con los organismos sindicales que agrupan a los empleados que laboran para el gobierno se desarrollen en un nivel de pleno respeto y concordia, lo que ha dado lugar a que los diversos planteamientos formulados tanto por el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Estado como por la Sección 53 del sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, se hayan resuelto con apego al derecho y la equidad aplicables en cada caso.

En ese orden de ideas, atendimos hasta donde el presupuesto nos permitió los pliegos petitorios que ambas organizaciones sindicales nos hicieron llegar, acordando con retroactividad al 1o., de septiembre del año en curso, un incremento del 29% sobre los sueldos que devengan sus miembros y otras prestaciones colaterales que significan una erogación de 238 millones de pesos al mes de diciembre. Esperamos a cambio auténtica vocación de servicio, honestidad y eficiencia.

Se encuentra en estudio un proyecto de ley que regule las condiciones de la burocracia estatal, teniéndose la seguridad de que en su oportunidad habremos de contar con un nuevo ordenamiento que enmarcará los derechos y deberes de los trabajadores, con la garantía de servicio público que estamos obligados en todo tiempo a prestar.

ALIANZA PARA LA JUSTICIA

El respeto a la ley y su exacto y cabal cumplimiento ha sido propósito rector de nuestro gobierno, porque sabemos bien que la norma jurídica establecida, que el precepto legal acatado y observado, garantiza la convivencia pacífica y armónica de los individuos y de las sociedades.

Vivir y actuar dentro de la ley, es asegurar la evolución progresiva y constante de los grupos humanos. Vivir al margen de la ley, es vivir en el desorden, en el enfrentamiento estéril, en la anarquía, en la anticonstitucionalidad.

Con esa convicción hemos sostenido y defendido el imperio de la Ley de la Justicia, por encima de intereses personales, de grupos o de ideologías. Hoy reitero públicamente la convicción que día con día hacemos patente: no permitiremos que se tuerza el camino de nuestra institucionalidad, seguiremos procurando el apego irrestricto a la ley.

Durante mi recorrido por el Estado de Sinaloa buscando el voto para llegar a esta magistratura recabe, entre otras, la demanda permanente de los sinaloenses exigiendo justicia.

Al tomar posesión de mi cargo, señale al pueblo de Sinaloa las acciones que mi gobierno realizaría para satisfacer esta legítima demanda y, al mismo tiempo, propuse una alianza para la justicia, entendiendo esta como una acción solidaria del pueblo y gobierno, para que cada quien hiciera lo que le correspondiera, recordando que no hay derecho sin obligación, como no hay corrupto sin corruptor ni cohechado sin cohechador.

Enviamos al Congreso del Estado el proyecto de Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa, con el propósito de que, en la medida de lo posible, el pueblo de Sinaloa contará con una codificación congruente con la realidad económica y social imperante.

Al mismo tiempo buscamos recoger de manera más acentuada los lineamientos y principios de lo que con toda propiedad se ha denominado “La nueva Filosofía del Ministerio Público”. Que se traduce en un marco normativo, que al lado de las características puramente jurídicas y persecutorias, tendiera en lo sucesivo a la obtención de una justicia con profundo sentido humano que con alta calidad de jurista ha impreso a la institución el Presidente de la República, licenciado José López Portillo.

Aprobada la iniciativa, la nueva ley entre otras innovaciones contempla la existencia de dos sub-procuradores y tres inspectores de justicia, que en la práctica se traducen en una reorganización integral de la estructura de la institución, ya que los sub-procuradores dividen sus funciones, uno de ellos en el área jurídica, social y de control de procedimientos, y el otro, en el área de averiguaciones, consignaciones e investigación científica; por lo que toca a los inspectores de justicia, ubicados en el sur, centro y norte de la entidad, son brazos extendidos de la procuraduría para acercar al pueblo tal instancia superior de procuración de justicia, sin que este necesite trasladarse a la ciudad capital.

Todo lo anterior lleva implícito el cambio de mentalidad necesaria en los funcionarios y empleados de la institución, para convertirlos en auténticos servidores del pueblo, que auxilien a la sociedad para hacer realidad el ideal de justicia conmutativa en lo que al ejecutivo compete.

En el desarrollo de este programa, se realizó un exhaustivo análisis de las actuaciones de los Agentes del Ministerio Público; todos aquellos que no pudieron o no quisieron adaptarse a esta nueva mentalidad fueron separados de sus cargos, por cuya razón se removió y nombró al 90% de los titulares.

Con estas premisas, se inició una acción especial para el abatimiento del rezago, para cuyo efecto se designó al personal necesario y se dispusieron los medios convenientes para cuantificarlo, encontrándose que en los últimos 10 años existían 8 mil 412 expedientes rezagados, mismos que fueron revisados y analizados, dándoseles el trámite correspondiente, de los cuales un mil 494 fueron consignados a los juzgados de su adscripción, 4 mil 715 archivados en definitiva por haber prescrito la acción penal o por no existir el cuerpo del delito; 2 mil 203 declarados en suspenso por no haberse comprobado la presunta responsabilidad de los acusados o por desconocer estos y, por ultimo, un mil 682 fueron archivados por haberse llegado a un acuerdo conciliatorio entre las partes.

De esa manera, por los grandes beneficios que para el pueblo solicitante de justicia implica, como gobernante tuve la satisfacción de que la bandera blanda del abatimiento del

rezago ondeara en Sinaloa el 15 de julio del presente año.

El delito es un fenómeno social que por lo general se da en razón de los desajustes sociales. Las acciones diversas que hemos emprendido en otras áreas tienden a evitar estos desarreglos, pero para el conocimiento de aquellos casos delictivos que se han dado y los que se puedan seguir dando, procuramos contar con cuerpos de prevención, investigación y persecución, debidamente organizados.

Ante esta necesidad, el presupuesto de la Procuraduría General de Justicia se amplío de 98 millones a 168 millones de pesos, con aumentos considerables en los emolumentos y prestaciones de los funcionarios, exigiéndoseles honestidad, capacidad, dedicación y sentido de justicia.

En el período comprendido del primero de enero al 31 de octubre de este año, se integraron 5 mil 563 averiguaciones previas que incluyeron un total de 7 mil 423 delitos investigados; de ellos, un mil 435 fueron consignados a los juzgados penales, un mil 61 archivados en definitiva por haber prescrito la acción penal o por no comprobarse cuerpo del delito, 766 dejados en suspenso por no conocerse la identidad de los indiciados o por falta de elementos para realizar la consignación, conciliándose 924 ante agentes conocedores de los mismos. Estos últimos representan el 16% del total, lo que revela la bondad y eficacia del procedimiento.

Nuestra preocupación es darle al pueblo justicia; que la alianza para la justicia entre pueblo y gobierno sea una realidad y no mero anunciado o declaración retórica, porque solamente así podremos conformar el orden social que queremos para nosotros y para las generaciones venideras.

Aunque nos falta mucho por hacer, seguiremos considerando la justicia como el pilar fundamental del orden social, porque es la que nos permite tranquilidad para trabajar y producir más en favor de Sinaloa y de México.

Por lo que hace a la justicia laboral, desde el principio de nuestro régimen precisamos como orientación fundamental de las funciones de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, el incrementar la armonía y el equilibrio entre los factores de la producción, a fin de cumplir los objetivos primordiales del derecho mexicano llevando a la realidad al mismo tiempo, el propósito de las reformas procesales de la Ley Federal de Trabajo.

Es muy significativo señalar que con esa directriz como presupuesto, el Tribunal Laboral del Estado ha actuado en todos y cada uno de los conflictos presentados, efectuando los análisis razonados y fundados para otorgar el derecho con diligencia y en forma pronta y expédita.

Todo ello, agotando siempre las posibilidades conciliatorias en la resolución de los problemas, función en la que también se obtuvieron positivos resultados, pues a través de esta vía se concluyó el 60 porciento de los negocios planteados.

En este campo laboral se ha dado trámite a un mil 175 demandas individuales, dictado 430 laudos, celebrado 673 convenios, practicado 290 emplazamientos a huelga, depositado 306 contratos colectivos y otorgado prestaciones a trabajadores por el importe de 29 millones 249 mil pesos.

Debe destacarse que ninguna huelga se inició, advirtiéndose con esto las normales condiciones laborales que prevalecen en el Estado y que demuestran el sentido de responsabilidad que los factores han asumido, coadyuvando de esa manera a asentar las circunstancias que favorezcan la producción en todos los órdenes, renglón prioritario en los tiempos presentes y en los por venir.

En el aspecto administrativo laboral se vigilaron el pago de los salarios mínimos,

vacaciones, aguinaldo, participación de utilidades y duración de jornadas, así como las normas relativas a la seguridad e higiene en el trabajo y las referentes a la obligación del patrón y el derecho del trabajador a recibir capacitación, además de concurrir con autoridades de jurisdicción federal en asuntos que les son afines.

Cuando fueron detectadas irregularidades, a través de la inspectoría de trabajo se levantaron las actas respectivas para subsanarlas, y cuando fue menester se promovieron las acciones legales que a los trabajadores asistió, brindándoles asesoría y representación por conducto de la procuraduría de la defensa del trabajo, dependencia específicamente destinada a quienes por sus limitaciones económicas carecen de medios para ello.

Por otra parte, el bien entendido concepto de división de poderes que en Sinaloa priva, que se traduce en una entera co-responsabilidad en las funciones de gobierno sin lesionar en lo más mínimo en carácter autónomo que a cada uno les asiste, ha permitido que el Poder Judicial del Estado haga suya la propuesta “alianza para la justicia”, adoptando sus lineamientos en lo que le son aplicables.

Para ese fin, al Honorable Supremo Tribunal de Justicia y a los juzgados que de él dependen, se les ha asignado en el presente ejercicio un presupuesto de 83 millones 173 mil pesos, que comparados con los 49 millones 775 mil que se les destinaron el año inmediato anterior, posibilitó ya la creación de cinco nuevos juzgados de primera instancia categoría “A”, de los cuales dos se establecieron en esta ciudad capital y uno en cada cabecera de los municipios de Mazatlán, Salvador Alvarado y Ahome, en el entendido de que por primera vez en la vida de Sinaloa funcionan ya dos

juzgados especializados en materia familiar, uno en Culiacán y otro en Mazatlán.

El incremento presupuestal, igualmente facilitó la adecuación de los locales de los juzgados que lo requerían, se les dotó del mobiliario necesario y en algunos casos se aumentó de su personal, atentos a que resulta de elemental exigencia el que los trabajadores

que en este ramo laboral, lo hagan en un medio ambiente decoroso y sin que la cantidad de asuntos que les compete dejen de ser atendidos por limitaciones de personal.

Meritorio resulta también subrayar que el Poder Judicial del Estado y la Procuraduría General de Justicia han complementado en debida forma las atribuciones que le son propias, de tal modo que en la medida en que la segunda ha venido actualizando los rezagos encontrados, en esa misma proporción el primero ha recepcionado todas las instancias que le han sido solicitadas, de manera que a la fecha se substancian los procesos con normalidad y atingencia.

Conscientes de que la realidad no se transforma únicamente con el decir, si no va aparejada con el hacer, los actos de gobierno se han encaminado a establecer todas las medidas necesarias que nos permitan aplicar en el medio social los principios que sustentamos en materia de impartición de justicia.

Lo expuesto anteriormente es sólo una apretada síntesis y a grandes rasgos, de lo que se ha hecho en el corto lapso que va de nuestro ejercicio. Este ha sido el empeño y a él estaremos avocados a fin de que la “Alianza para la Justicia” rinda totalmente los frutos que esta llamada a producir en beneficio de los sinaloenses.

Lo garantizan nuestra inalterable decisión de gobernar dentro de la ley y el convencimiento pleno de que es la única forma para ganar y conservar la confianza del pueblo.

Hago mía las palabras del señor Presidente de la República cuando afirmara que “soy amigo, tengo amigos, pero la amistar no deformará jamás mi función pública, no tengo parientes, no tengo amigos, no tengo nada que deforme mi propósito firme, recto, de servir a todos. No habrá interferencias, no habrá más que la fuerza de la ley y el propósito, hasta donde podamos, de lograr bienestar y justicia para todos, manteniendo un clima de libertad”.

En la “Alianza para la Justicia”, este es mi credo. En el primer informe de gobierno lo ratifico y seremos siempre consecuentes con él durante nuestro mandato constitucional.

POLÍTICA EDUCATIVA

El carácter democrático de la obra educativa, es decisión política irrevocable y su acelerada expansión, fenómeno inevitable.

Todos nuestros empeños históricos han favorecido la ampliación de la enseñanza y propiciado en el transcurso del tiempo y de las generaciones, una demanda multiplicada en épocas posteriores.

La exigencia desbordante de adecuados servicios educativos es el fruto natural del proceso revolucionario, que encierra nuestras mejores expectativas de progreso. Encarna la confianza del sinaloense en el porvenir y la más importante de sus certidumbres: la de que sus hijos habrán de trascender, por la educación, el agobio de la miseria y el horizonte de la necesidad.

Es por ello que desde el inicio de nuestro mandato, asumimos la responsabilidad de realizar un esfuerzo sistemático de coherencia entre los reclamos populares escuchados durante la campaña y los conceptos expresados en la toma de posesión, como resultado del compromiso con el pueblo a fin de dar un mayor impulso al sistema educativo que garantizará la adecuada capacitación de los Recursos Humanos.

Como punto de partida de nuestro programa de gobierno nos apoyamos en esa gran Estrategia Nacional de Planeación, que bajo el rubro de “Plan Global de Desarrollo” propone políticas básicas, de las cuales, una de las más importantes es la educación.

De esta forma se busca que los contenidos educativos se dirijan a la superación de

los indices mínimos de bienestar, reconociendo la importancia de la educación para la alimentación, la salud, el mejoramiento de la vivienda, la capacitación para el trabajo, la recreación y la convivencia general.

De ahí que las acciones y estrategias del Gobierno de Sinaloa, se enfoquen al

aseguramiento, ampliación y mejoramiento de la educación a toda la población, a vincular más el sistema educativo con el sistema productivo de bienes y servicios socialmente necesarios, a mejorar la calidad de la educación y a elevar el nivel cultural en todos sus ordenes.

La necesidad de regular orgánicamente las instituciones del sistema educativo

estatal, de acuerdo con la realidad sinaloense, fueron las premisas fundamentales para actualizar las normas jurídicas que rigen la acción educativa.

Mi gobierno, consciente de las causas generales que ha limitado el desarrollo

sistemático de los diversos niveles de la educación, se propuso como tarea impostergable dotar al Estado de Sinaloa de instrumentos jurídicos que enmarcarán la función educativa,

entendida como un todo integral que se inicia en el seno de la familia y termina cuando el individuo adquiere la capacidad necesaria para incorporarse a la vida productiva, en ejercicio de una actitud libre, responsable y de búsqueda constante de superación.

Los estudios realizados por el personal técnico de la materia, permitieron elaborar

en enero del presente año, una iniciativa de ley de educación que el ejecutivo a mi cargo remitió al Honorable Congreso del Estado para su estudio, discusión y aprobación en su caso.

Fueron invitados a participar en el análisis del proyecto, las instituciones educativas, organismos colegiados, corporaciones sindicales, partidos políticos y ciudadanos sinaloenses en general.

A todos consta la amplia difusión que se le dio al proyecto de ley de educación; a todos consta las reiteradas oportunidades de participación pública que fueron otorgadas a

quienes se mostraron interesados en enriquecer o en combatir los conceptos en ella contenidos.

El Decreto Número 16 publicado en el Periódico Oficial de fecha 16 de febrero del presente año, es la más adecuada respuesta a los reclamos populares que cobraron vigencia en la Ley de Educación para el Estado de Sinaloa.

Fue ardua sin duda la jornada; sin embargo, el tiempo que siempre ha sido el mejor consejero de las acciones publicas, registra ya en la historia de Sinaloa, una de las lecciones cívicas de mayor trascendencia en el establecimiento de un mejor orden jurídico en el ámbito de la educación.

EDUCACIÓN PRE-ESCOLAR

Las escuelas federales, estatales, particulares y del D.I.F., que imparten este tipo de educación, atienden en este ciclo escolar a 58 mil 243 niños, representado el 56% de la demanda. Comparado con el ciclo escolar 1980-1981, se incrementó la atención a la demanda en un 40.4%.

Para impartir este servicio en el Estado fueron contratadas 388 nuevas educadoras, sumando un total de un mil 683, que representa un incremento del 30%.

Se construyeron 161 aulas y se equiparon 233 mas, lo que representó una inversión de 93 millones de pesos.

Es importante subrayar que el gasto de operaciones se incrementó en un 53% con respecto al ciclo escolar 1980-1981 ejerciendo este año un presupuesto de 296 millones de pesos.

EDUCACIÓN PRIMARIA

En lo que respecta al programa de primaria, fueron actividades prioritarias la expansión de los servicios, reestructuración de zonas escolares, capacitación del magisterio, escuelas de concentración y el más relevante, la investigación educativa.

En lo referente a la expansión de los servicios, en el presente ciclo escolar se imparte educación primaria a 475 mil 368 niños con edades de 6 a 14 años, equivalente al 100% de la demanda y que constituye un logro sin precedentes en el Estado.

Fueron contratados 932 nuevos maestros, de los cuales 752 corresponden al sistema federal y 180 al estatal, que representa un incremento de 6.1%.

Se construyeron 430 aulas y se equiparon 730 más, con una inversión de 136 millones. En este nivel, el gasto de operación ejercido en el ciclo 1980-1981 fue de 2 mil 561 millones, y ejerciendo en el presente ciclo 3 mil 110 millones.

Con la finalidad de brindar este tipo de educación a las zonas marginadas del Estado, se autorizó la construcción y operación de una casa-escuela en la cabecera del municipio de Cosalá, que albergará a un total de 216 alumnos provenientes de zonas marginadas, con una inversión de 15 millones.

EDUCACIÓN MEDIA BÁSICA

En el presente ciclo escolar se atiende globalmente en el Estado a 120 mil 320 alumnos distribuídos en 369 escuelas, que representa un incremento del 15.3% en la matrícula con respecto a 1980-1981, índice superior al observado en el ciclo 1979-1980 que fue del 7%.

Para atender la población demandante en este ciclo, fue necesaria la autorización de 3 mil 304 plazas y la contratación de 558 nuevos maestros, que sumados a los anteriormente existentes, dieron un total de 6 mil 777 profesores, lo cual presenta una erogación global de un mil 4 millones de pesos, que comparado con el ciclo escolar 1980- 1981, significa un incremento al presupuesto de 33.5%, se construyeron 117 aulas, 14 laboratorios, 40 talleres y 113 anexos, que representan una inversión de 147 millones.

Cuando candidato a la gubernatura, escuche con atención los planteamientos que de manera reiterada me formularon maestros y padres de familia, sobre la necesidad de fundar escuelas secundarias oficiales para satisfacer la demanda educativa de este nivel. Hoy, con satisfacción puedo informar al pueblo sinaloense, que a diferencia de las 5 escuelas secundarias oficiales que funcionaron hasta fines del ciclo escolar 1980-1981, a partir del mes de septiembre próximo pasado están en servicio 42 nuevas escuelas secundarias oficiales, las cuales quedarán totalmente integradas al sistema educativo estatal en un plazo de 3 años y que benefician ya a una población de 8 mil 850 alumnos, con una inversión de 87 millones.

Esta decisión refleja, con toda claridad, la disposición de mi gobierno de impulsar permanentemente la educación media básica, paralela a los otros niveles, para contar mañana con una juventud capacitada que sepa responder a los imperativos de su época.

EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR

Como respuesta a la palabra que como gobernante empeñé desde un principio, de no tener reposo ni fatiga en la solución de los graves problemas que confronta la educación en Sinaloa; como respuesta categórica al compromiso de asumir la impartición gratuita de la educación media superior o bachillerato, podemos informar con satisfacción la integración de un sistema estatal de escuelas preparatorias que cumplen ya su función académica en todo el Estado, sin que haya quedado uno sólo de los 17 municipios sin recibir los beneficios de la educación preparatoria gratuita.

Hemos dado pasos acelerados en los programas de la Educación Media Superior y hoy me complace informar que trabajan con toda normalidad y desarrollan sus actividades de superación cultural, 42 escuelas preparatorias estatales que benefician a 13 mil 540 alumnos, atendidos por 625 maestros, con un costo de operación y construcción de 430 millones. Con el propósito de que la Educación Media Superior que imparte el Estado tenga una administración unitaria y dirección especializada que garanticen su crecimiento cuantitativo y cualitativo, fue constituido el organismo denominado “Colegio de Bachilleres de Sinaloa”, institución descentralizada que en coordinación con la Secretaría de Educación Pública y cultura, aglutina las escuelas de bachillerato creadas por el Estado y cumple ya con la función educativa encomendada.

Con la creación de las escuelas preparatorias gratuitas del Estado, mi gobierno cumple en esta etapa histórica de nuestra entidad, uno de los más trascendentales cometidos de la Educación Media Superior.

EDUCACIÓN TÉCNICA

En Educación Científica y Tecnológica, profesional y técnica de tipo intermedio, en la actualidad funcionan 26 planteles federales que atienden a 10 mil 46 alumnos en total, representando un 80% de incremento con relación al ciclo escolar 1980-1981.

De dichos centros federales, solamente 10 laboraban en el año lectivo anterior. Por gestiones especiales del gobierno a mi cargo, ante las Secretarías de Educación Pública y de Programación y Presupuesto logramos un incremento de 16 planteles más, vista la necesidad de responder a la demanda estudiantil con mayores oportunidades y nuevas opciones de estudio.

Para la construcción de 10 planteles Conalep, en su primera etapa se autorizó una

inversión de 100 millones de pesos significando un enorme esfuerzo, pero nos llena de satisfacción que nuestro Estado cuente con el 10 por ciento del total de planteles Conalep en toda la República.

EDUCACIÓN SUPERIOR

El servicio público de la Educación Superior es atendido por instituciones con diversos sistemas de organización académica y administrativa.

En Sinaloa imparten educación superior dos universidades, dos tecnológicos regionales, una Escuela Normal, doce escuelas profesionales libres y nueve reconocidas por el Estado.

Es importante recordar que las instituciones centralizadas, desconcentradas y descentralizadas, son creadas con el propósito de auxiliar para el mejor cumplimiento de finalidades específicas relacionadas con la educación y la cultura. De ahí que estas instituciones educativas sean un medio que el Estado instrumenta para atender un definido servicio público, sin que por ello renuncie a su potestad soberana de supremacía constitucional.

Quiero subrayar que la descentralización educativa debe interpretarse correctamente como la técnica de organización jurídica de una entidad pública, a la que se le asigna una determinada competencia para que atienda los asuntos referidos a su función; pueden gozar de autonomía, pero no por ello dejan de formar parte del Estado, el cual en ningún caso prescinde ni abdica de las atribuciones que le son propias.

Porque es de genuino interés público, dentro de un marco de legalidad, mi gobierno esta dispuesto a respaldar la educación superior en la medida en que lo requieran dichas instituciones, como reflejo del desarrollo de nuestra entidad y de la satisfacción de las

necesidades educacionales de nuestros estudiantes universitarios en relación con el futuro crecimiento de nuestra sociedad.

EDUCACIÓN PARA ADULTOS

Dentro de este extraordinario programa, se contempló una atención especial para las personas mayores de 15 años que no saben leer ni escribir, o no han terminado su educación primaria o secundaria.

De acuerdo con los índices de la S.E.P., Sinaloa registra en 1980 una población de 197 mil 500 adultos analfabetas, representada en gran parte por las corrientes migratorias que llegan a los campos de Sinaloa. Ante esta realidad, es nuestro propósito que en una acción conjunta con la federación podamos dejar resuelto en definitiva dicho problema.

Para estos objetivos ya se han dado los primeros pasos, al contar con 30 centros de educación básica que están atendiendo a 3 mil 294 adultos en la enseñanza del alfabeto, primaria y secundaria abiertas.

Reconocimiento especial patentizo a los maestros, pues ellos han sido fieles promotores del proceso educativo y agentes catalizadores del desarrollo social.

Nuestros programas más ambiciosos y nuestras más esmeradas reformas, no hubieran sido factibles si no se hubiera contado con la participación activa del magisterio y la actitud franca, decidida y solidaria de la comunidad. De igual manera, las acciones que integran el sistema estatal pudieron culminarse con base a los programas de coordinación que establecimos con la secretaría de educación pública, quien nos otorgó amplia colaboración y respaldo.

Reiteramos hoy que nos preocupa de manera fundamental la educación de los sinaloenses, porque la concebimos como una acción liberadora del hombre para bien propio

y de la colectividad en que se encuentra inmerso, y porque siendo la educación un hecho

eminentemente social, de su realización depende el retraso o progreso de las condiciones generales de vida de la población.

Continuaremos apoyándonos en el firme criterio que sustenta el señor Presidente de la República, cuando expresa que “en el momento en que se interrumpe la educación, se interrumpe la posibilidad de la libertad y la posibilidad de la justicia”.

En Sinaloa no habrá interrupciones ni claudicaciones. Asistimos, pues, al despertar de la educación a que me comprometí y que mi gobierno se compromete a seguir promoviendo para el bien de Sinaloa y de México. No serán obstáculo para ello los ataques

tendenciosos de grupos de interés parcial y definido que están claramente ubicados, porque

a ellos se impone el respaldo, la convicción y la exigencia de la voluntad popular que

representan estudiantes y maestros auténticos, padres de familia y, en general, la población consciente del Estado y de la Nación que ve en Sinaloa un ejemplo constructivo.

CULTURA

En interés de la administración que presido no está centrado únicamente en el desarrollo material, técnico y científico de la entidad. Nos preocupa también el proceso espiritual de nuestro pueblo, su formación artística, porque sabemos bien que la cultura, en su dimensión universal, en su concepto genérico, modela y configura el modo de ser de un país, manifestado en su capacidad para crear obras perdurables.

Pero sabemos también que para que la cultura florezca, se extienda y proyecte, necesita, además de los estímulos oficiales y privados, de un clima de paz y seguridad generador del ambiente apropiado para destacar su presencia civilizadora.

Nos estamos esforzando para que el sinaloense de todas las edades, cualquiera que sea su condición social o su posición económica, tenga libre acceso a los beneficios de una

formación cultural y artística, a los elementos formativos de su personalidad, de su desempeño productivo y útil en su comunidad.

Dentro de ese contexto, difocur-fonapas empezó por llevar a cabo una reestructuración administrativa que posibilitará de mejor manera la realización de los positivos fines asignados a la dependencia en el Reglamento Orgánico de la Administración Pública, llevándose a cabo un extensivo plan de trabajo que comprendió a los 17 municipios de la entidad, para conocer las potencialidades de cada uno de ellos, sus festividades tradicionales, lugares propios para presentar espectáculos o exposiciones, escuelas, estadios, teatros, parques y demás elementos que permitieran una apreciación integral de las posibilidades del Estado, para mejor servirle en este especializado renglón.

Fue así que evaluándose lo anterior, se elaboró un amplio plan de trabajo que comprendiendo a todas las áreas de la institución, ha llegado a los diversos rumbos del Estado llevando a miles de sinaloenses los valores culturales, que de otra manera difícilmente podrían apreciar. De ese modo, se han organizado exposiciones artísticas, el cine-club y el cine mobil han funcionado con intensidad, la escuela de arte “José Limón” inauguró un ciclo escolar con las disciplinas de danza folclórica, danza clásica y danza contemporánea, la música en sus modalidades de banda, piano y coro ha sido atendida, se crearon diversos talleres de teatro, se mejoraron los talleres de artes plásticas y literatura y se perfeccionó el funcionamiento de la banda de música y los grupos artísticos de danza folclórica, de teatro, de pantomima y de teatro guiñol, ramas que contaron con gran afluencia y aceptación entre todas las clases sociales, especialmente en la niñez y la juventud.

No menor importancia reviste el Museo de Arte Moderno y el Museo de Arte Popular “Coltzin”, que han iniciado un amplío programa de promoción, sobre todo a maestros y alumnos de las escuelas de la entidad, los que han respondido con una considerable concurrencia, mereciendo también especial mención la biblioteca “Gilberto Owen”, la más importante del noroeste de México y la que funcionando diariamente a su

máxima capacidad lleva a cabo una relevante y trascendente labor en bien de los miles de lectores que a ella acuden.

En conclusión, se ha comprendido a plenitud lo que los valores culturales representan, significándose así Difocur a nivel nacional como una viable alternativa en los tiempos que corren, en los que la materialidad amenaza con imponer sus aplastantes condiciones, con la consiguiente pérdida de los bienes que dan verdadero sentido y razón de ser a la persona humana.

Porque ese es su propósito y porque en buena proporción Difocur-Fonapas lo ha venido logrando, es de toda justicia reconocer la dedicación esmerada de quienes con vocación y sensibilidad en esa dependencia prestan sus servicios.

AUTOSUFICIENCIA ALIMENTARIA

Cuando asumimos la alta responsabilidad de dirigir los destinos de Sinaloa, reflexionamos seriamente sobre las acciones que deberíamos emprender en lo económico y lo social, para continuar encauzando a nuestro Estado por la senda del progreso.

Desde el primer día de mi gestión, se implementaron los programas gubernamentales conducentes, colocando en el centro de la estrategia la producción alimenticia, inspirados en la filosofía del Presidente López Portillo.

Hoy hablar de Sinaloa es hablar de producción de alimentos, es hablar del sistema alimentario mexicano que aquí encuentra respaldo y resultados para incrementar la producción agrícola, pecuaria y pesquera, para mejorar la comercialización, desarrollar la agroindustria y sobre todo, procurar una mejor distribución y consumo.

AGRICULTURA

En plan global de desarrollo estableció como meta para el Sector Agropecuario Nacional, un incremento anual de 4.1.% para el período 1980-1982. Aquí nos hemos propuesto sostener durante mi mandato un crecimiento en agricultura de cuando menos 8% anual.

Dicho propósito constituye un compromiso que asumimos, porque estamos seguros de la capacidad de los hombres del campo para hacer producir la tierra y porque estamos convencidos de que el Sistema Alimentario Mexicano y la Ley de Fomento Agropecuario están demostrando su eficacia y trascendencia.

En el ciclo agrícola 1980-1981 se sembraron en Sinaloa 1.4 millones de hectáreas, 40% más que en el ciclo anterior. No obstante las perturbaciones atmosféricas que afectaron nuestro territorio esperamos alcanzar las metas señaladas en la cuarta reunión de la república; a pesar de ello, Sinaloa obtendrá cosechas sin precedentes.

Factor decisivo para este desarrollo agrícola y sus expectativas, son las inversiones que se realizan. La Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, este año ejerce 8 mil 231 millones en el Sector Agrícola.

Por su magnitud, el programa de Construcción de Obras de Infraestructura Hidráulica es el más significativo, ya que asciende a 6 mil 100 millones de pesos e incluye la terminación de las presas bacurato y comedero, la infraestructura en las márgenes de los Ríos Sinaloa, San Lorenzo, Margen Derecha del Río Mocorito, el proyecto de Palmito el Verde, la construcción de la presa El Sabinal y derivadora Santa Marta sobre el arroyo ocoroni, rehabilitación del valle de El Fuerte e iniciación de trabajos en los sistemas Elota- Piaxtla y Presidio-Baluarte, sólo para mencionar las más importantes.

Las inversiones programadas permitirán incorporar al riego durante la actual administración, una superficie de 389 mil hectáreas, por lo que a fines de 1986 Sinaloa contará con un millón de hectáreas bajo riego y 500 mil hectáreas de temporal.

Con las presas de bacurato y comedero recientemente concluidas, la capacidad de almacenamiento se incrementó de 8 mil 549 a 14 mil 849 millones de metros cúbicos, esto es, un 67 por ciento más de capacidad de almacenamiento, después de los años de sequía, contamos ahora con la mayor reserva de agua en la historia de nuestro Estado.

Los distritos de riego y temporal trabajan continuamente en programas de nivelación de tierras, desmontes, recuperación de suelos salinos, mecanización de campo, control biológico, combate de la rata de campo y otras campañas sanitarias. La asistencia técnica al campo amplío su cobertura hasta cubrir 748 mil hectáreas.

En pequeña irrigación se trabaja en 33 obras que al concluirse incorporarán al riego 12 mil 500 hectáreas. La ampliación en la superficie sembrada de temporal fue posible gracias al auxilio de ciento once tractores asignados a los distritos de temporal. En el sur se impulsó el programa cocotero que a la fecha tiene cubierta una superficie plantada de 22 mil hectáreas en los municipios de Escuinapa, Rosario y Mazatlán, en terrenos antes prácticamente improductivos.

Con preocupación hemos observado como campesinos de las zonas rurales marginadas del Estado emigran sistemáticamente a los valles en busca de trabajo, por falta de oportunidades de ocupación en sus comunidades. Para contrarrestar este fenómeno se creó desarrollo productivo de distritos de temporal que con base en la Ley de Fomento Agropecuario organizo en dichas zonas ocho unidades de producción que están trabajando un mil 180 hectáreas de hortalizas con riego por goteo y se están promoviendo otras cuatro unidades con 500 hectáreas más.

La industria azucarera de Sinaloa no es ajena al problema que nacionalmente padece. La zafra pasada cosechamos en una superficie 50% mayor que la de hace 10 años, un volumen semejante. Los rendimientos de campo y de fábrica se han venido deteriorando.

Para enderezar el rumbo, en coordinación con los productores y gobierno federal, promovimos la constitución del comité para la tecnificación del cultivo de la caña de azúcar, que entre otros programas está llevando a cabo una campaña de control biológico del gusano barrenador con buenos resultados.

Para optimizar el uso de fertilizantes y como distribuidor exclusivo de fertimex, se creó la empresa fertisin con capital mayoritario del Gobierno del Estado y la participación de agricultores, ajidatarios y distribuidores de fertilizantes. Las ventas de agosto a octubre ascendieron a 355 millones de pesos, con atención eficaz de las necesidades totales del Estado. Su incremento representa un 100% en relación al año anterior en las zonas temporales.

Importantes fueron los esfuerzos de la banca oficial por atender los requerimientos de crédito al campo. La superficie habilitada ascendió a 527 mil hectáreas, 35% más que en la temporada anterior; el monto de los créditos de avío fue de 3 mil 300 millones y los créditos refaccionarios alcanzan la suma de 363 millones de pesos. Por su parte, los fondos federales le descontaron a la banca privada 2 mil 900 millones para apoyar la actividad agrícola.

Las gestiones que con los organismos de productores llevan a cabo para reestructurar los pasivos de quienes padecieron quebrantos por las condiciones adversas de los cinco anteriores, han sido ampliamente apoyadas por mi gobierno.

Ante la insuficiencia de crédito oficial para atender a importantes grupos de campesinos no sujetos de crédito de Banrural y la necesidad de acrecentar las siembras de maíz en áreas de temporal, mi gobierno avaló ante la banca privada la siembra de 13 mil

300 hectáreas con un costo de 95 millones de pesos, utilizando semilla criolla de ciclo corto.

Desde el mes pasado iniciamos otro programa semejante, habilitando la siembra de 17 mil hectáreas de frijol con aval también del Gobierno del Estado, a la banca privada.

El seguro agrícola amplío sus actividades y sus beneficios alcanzaron una extensión de 528 mil hectáreas, que representan un 37% de incrementos sobre la superficie asegurada en el ciclo inmediato anterior.

Es motivo de legítimo orgullo informar a ustedes que Sinaloa ha cumplido con sus compromisos de producción de alimentos para el Pueblo de México. El sistema alimentario mexicano nos fijó una meta de producción de 1.5 millones de toneladas de los ocho productos básicos deficitarios; cosechamos 2.2 millones de toneladas.

En frijol, el sistema alimentario mexicano nos fijó una meta de 98 mil toneladas y alcanzamos 116 mil; en sorgo, la meta era de 280 mil y obtuvimos 600 mil; en trigo, se programaron 367 mil toneladas y se llegó a 420 mil; en arroz, se fijó una meta de 100 mil toneladas y se estima que será superada con una producción de 271 mil toneladas; en oleaginosas, soya, ajonjolí y cártamo se nos fijó una meta de 491 mil toneladas y se produjeron 563 mil; en maíz, no obstante haberse siniestrado un 30 por ciento de la superficie sembrada cuando ya estaba muy próxima la cosecha, se producieran 206 mil toneladas contra 196 mil toneladas de compromiso.

Dichos resultados son la respuesta de los productores de Sinaloa a los generosos estímulos que a través del fideicomiso del riego compartido otorga el sistema alimentario mexicano y que ascendieron a 615 millones. De ellos, 54 millones en subsidios a fertilizantes, 361 millones en semillas para siembras, 37 millones en insecticidas, 41 millones en intereses por el crédito y 122 millones en primas de seguro.

Se enviaron al mercado internacional 486 mil toneladas de hortalizas, ajonjolí, garbanzo y algodón, con valor de 9 mil 835 millones de pesos, contribuyendo a mejorar la balanza de pagos y, lo que es más importante, sin menoscabo de la producción de alimentos básicos para el propio mercado nacional.

En Sinaloa, el 42% de la población económicamente activa encuentra ocupación en esta actividad, lo que refleja el trascendente papel que juega la agricultura como fuente de empleo y de subsistencia para miles de compatriotas. En este año se requirieron 28 millones de jornadas-hombre, lo que significó un 10% más de empleo en relación al año anterior. Cumplimos así cabalmente con la estrategia producción-ingreso del sistema alimentario mexicano.

GANADERÍA

La importancia que reviste la ganadería es inobjetable; es por ello que los productos pecuarios se consideraron en la canasta básica recomendable, por su importancia nutricional, posibilidades de producción y hábitos de consumo. La ganadería del pasado, que fundamentó su estructura de producción en la gran superficie de terreno que se le dedicó a este propósito, ha visto reducidas sus posibilidades en la medida que la frontera agrícola se va ampliando y acompañando de un proceso de modernización. Esto ha ocasionado, entre otras importantes razones, que nuestra producción de bovino de carne y leche haya permanecido prácticamente estática en los últimos años.

Romper un esquema nutricional de ganadería extensiva por otra intensiva no es tarea fácil, lo sabemos, pero de una vez por todas nos decidimos a atacarla de frente y a fondo, haciendo converger las acciones en un sólo sentido.

En consecuencia, elaboramos un plan estatal de desarrollo ganadero en donde cuantificamos lo que tenemos, lo que debemos hacer y a donde queremos y podemos llegar.

Tengo la plena seguridad de que en un esfuerzo conjunto con los hombres que la han vivido y sostenido, hemos de lograr una ganadería tecnificada, de acuerdo a la realidad de nuestro Estado.

Se tiene un inventario de un millón de cabezas de bovinos, correspondiendo un alto porcentaje a ganado criollo de baja productividad y con una progenie indeterminada. Necesitamos mejorar nuestro ganado por otro con el cual podamos lograr mejores conversiones alimenticias; por eso iniciamos nuestro programa ganadero atacando el punto neurálgico que impide desde su base la obtención de mejores rendimientos, invirtiendo 24 millones de pesos para el programa de canje de sementales, de los que a la fecha se han distribuido un mil de ellos de las razas brahaman gyr, indo-brazil y pardo-suizo. Es todavía una lamentable realidad que en el país 35 millones de mexicanos no comen lo suficiente y que 19 millones más se encuentren en condiciones de mayor extremo. De allí que no debemos permitir el desperdicio de recursos cuando a la mano tenemos la oportunidad de lograr incrementar la producción.

Tomamos la determinación de no sacrificar animales que no han terminado su ciclo de crecimiento ni hembras aptas para la reproducción; como una medida para duplicar nuestra población de ganado bovino en un término de 10 años, logramos rescatar 40 mil hembras productoras este año con resultados que ya se empiezan a ver y que en corto plazo serán palpables.

Si consideramos que sacrificamos este año 146 mil cabezas de ganado que se convirtieron en 25 mil toneladas de carne comparada con 30 mil toneladas de demanda efectiva, concluimos que abastecemos el 83% del requerimiento estatal; cubrir ese déficit en el menor tiempo posible, es esfuerzo que gobierno y ganaderos habremos de llevar a cabo.

Somos

autosuficientes

en

huevo

y

pollo,

contribuimos

este

año

al

sistema

alimentario mexicano con excedentes de 54 mil y 10 mil toneladas respectivamente.

Nuestra porcicultura cuenta con 15 mil vientres con sistema tecnificado y 52 mil en explotación doméstica, esta última con características de mera subsistencia. Nuestra producción para este año fue de 36 mil toneladas de carne y enviamos excedentes por 21 mil toneladas.

En carne ovicaprino produjimos 806 toneladas que no satisfacen nuestra demanda, así como 540 toneladas de miel y cera.

La meta global fijada para la ganadería dentro del sistema alimentario mexicano para este año la rebasamos en un 36%.

Por la potencialidad de la ganadería en el Estado y por el alto número de personas que dependen de ella, hago un llamado a todos los sectores que participan en la entidad, a que sumemos esfuerzos para su completo desarrollo.

PESCA

El Plan Nacional de Desarrollo Pesquero se propuso cinco grandes objetivos:

producción de alimentos, generación de empleos, elevación del nivel de vida de la población pesquera, generación de divisas vía exportación de productos pesqueros y el impulso al desarrollo de otras actividades conexas.

En base a tales lineamientos, mi gobierno formuló el Plan Estatal como un esfuerzo que vincula coherentemente las actividades concretas del Sector Pesquero en Sinaloa.

Los resultados del impulso sin precedente otorgado a la pesca por la actual administración federal están a la vista: en el Estado, en el período 1977-1981, las capturas se incrementaron 99 por ciento.

Se tienen en proceso de ejecución inversiones por 4 mil 532 millones de pesos, destinándose 4 mil 233 al fomento de las pesquerías de altamar, con énfasis en el programa de flota en donde se invierten 2 mil 974 millones, sobresaliendo 8 barcos atuneros con capacidad de bodega de 9 mil 600 toneladas y 2 embarcaciones sardineras. A obras portuarias se aplican 491 millones para la terminación y complementación de obras portuarias y establecimiento de terminales pesqueras en Mazatlán, Topolobampo, La Reforma y El Castillo.

En ampliación de la capacidad instalada y creación de nuevas plantas industriales y en apoyo a la distribución de productos, se ejercen 886 millones.

En pesquerías de aguas protegidas y continentales y en acuacultura, se aplican 299 millones de pesos en los siguientes conceptos: 119 millones en canales, dragados, apertura de barras, obras de derivación, control de niveles y otras, mereciendo especial mención el programa de dragado y mejoramiento ecológico de las marismas, para el cual se adquirieron seis dragas que iniciarán próximamente su operación en el sur de Sinaloa.

En comunidades rurales pesqueras se invierten 88 millones, dotándoseles de atracaderos, centros de recepción, bodegas, agua potable, escuelas, energía eléctrica y centros de salud.

En los programas de acuacultura, organización y capacitación de pescadores e investigación y evaluación de recursos pesqueros se invierten 71 millones. Resalta la iniciación de operaciones del centro acuicola el varejonal, que en su primera etapa ha manejado 13 millones de crías de bagre para repoblar presas, diques y canales; próximamente entrará en operación uno de los centros de investigación pesquera más moderno del país, construido en Mazatlán con una inversión próxima a los 50 millones.

Las capturas de especies de consumo popular que constituyen la aportación del

sector al sistema alimentario mexicano, ascenderán al terminar el año a 59 mil toneladas.

Es necesario redoblar esfuerzos y que Sinaloa amplíe sus instalaciones en muelles, descargas, almacenes refrigerados e industrias para que sus instalaciones en tierra sean suficientes en el manejo creciente de capturas.

Desde mi campaña exhorté e invité a los armadores a que aplicarán sus esfuerzos y experiencias en el desarrollo de otras pesquerías no reservadas a cooperativas. En su pasado informe, el señor Presidente de la República manifestó su decisión de que toda la flota camaronera pasara a poder del sistema cooperativo, transmisión que a la fecha ha quedado efectuada. Es lamentable ver que no obstante el extenso apoyo brindado al sector pesquero de Sinaloa, existan grupos y lideres que con propósitos egoístas han sembrado la discordia entre numerosos poblados ribereños del sur de Sinaloa, pretendiendo aprovechar con propósitos políticos y en beneficio propio, dicha situación. Sabemos perfectamente que también existen lideres auténticos, que verdaderamente se preocupan por encontrar solución a los problemas de los pescadores. A ellos les reitero mi petición de no cejar en sus propósitos de alcanzar, hermanados por la verdad y la razón, la prosperidad para la familia pescadora de Sinaloa.

COMERCIALIZACIÓN

Paralelamente al fomento de la producción se tomaron las medidas necesarias para suprimir el coyotaje y la intermediación voraz, a efecto de cumplir con el proyecto nacional de mejorar los ingresos del campesinado y proteger los del sector popular.

Los resultados y operatividad del comite estatal de acopio y movilización de cosechas instrumentado por mi gobierno y en el que participan, además de los organismos de los productores, las Secretarías de Comercio y de Agricultura y Recursos Hidráulicos, Conasupo, Andsa, Boruconsa y otras instituciones gubernamentales, sociales y privadas, han sido muy positivos.

Al iniciarse la pasada cosecha de frijol, en Sinaloa y la mayor parte del país se padecían precios especulativos en la venta al público hasta 150% superiores al oficial; por tal motivo acordamos el control de la cosecha, habiéndose logrado captar 94 mil toneladas, principalmente a través de Conasupo. En esa forma llegaron al productor auténtico los beneficios del precio de garantía y del sobreprecio que se concedió a los productores del Estado y que les significó un beneficio adicional de 464 millones de pesos.

Si se considera el volumen de frijol captado y la diferencia entre los precios oficial

y

de especulación que prevalecía en el mercado, se puede calcular en un mil 100 millones

el

beneficio que ésta medida significó para los consumidores.

En apoyo al sector pecuario se propició la canalización de la producción de sorgo hacia conasupo, que recibió 288 mil toneladas de la siembra de primavera, en comparación

a una participación nula el año pasado.

Al 30 de octubre conasupo capto 836 mil toneladas de productos agrícolas con valor de 5 mil 900 millones, contra 219 mil toneladas y un mil 100 millones de pesos en todo el año de 1980.

Gracias a las acciones programadas y coordinadas anticipadamente, ha sido posible optimizar los esfuerzos en las trillas, transportaciones a las bodegas, almacenaje y conservación de los cereales y oleaginosas y el embarque de los excedentes.

Para hacer frente al manejo de las voluminosas cosechas, fue necesario operar, además de las bodegas de andsa y boroconsa, la totalidad de los almacenes de las asociaciones agrícolas y uniones de ejidos, así como los de algunas industrias y empresas privadas, disponiendo inclusive de instalaciones promovidas por el plan presidencial de emergencia.

Serios problemas se presentaron en la recepción y acopio de la cosecha de soya que está por concluir, aunque logramos que conasupo ampliará sus normas de recepción. Junto con los productores agradecemos la actitud solidaria del gobierno de la república.

El problema de almacenaje se resolverá esta temporada, contamos con el apoyo del ejecutivo federal y estamos buscando los mecanismos y formulas que a corto plazo permitan fortalecer la red estatal de almacenes.

INDUSTRIA

Tenemos un Plan Nacional de Desarrollo Industrial, el cual está insertado en el plan global de desarrollo. En Sinaloa propusimos un plan estatal, el cual en congruencia con el nacional lo adapta a sus posibilidades y prioridades regionales.

Nuestra industria manufacturera participa con sólo el 12% del producto interno bruto estatal, en tanto que la participación nacional es del 23%. Esto nos explica situaciones completamente disímbolas que identifican todavía a Sinaloa como productor primario.

Dentro del esquema del Sistema Alimentario Mexicano, la industrialización es un proceso que permite a los campesinos participar en mayor grado de los beneficios de la producción, generando el empleo que el campo no puede atender. Por tal motivo, estamos, orientando y promoviendo la transformación de los productos del campo y del mar porque es ahí donde tenemos mayores ventajas.

Sin menoscabo del resto de las armas del sector, para este propósito, mi administración creó un marco de apoyo institucional al disponer de una dirección de industria y descentralizando nuestras acciones con oficinas de promoción económica en el norte, centro y sur del Estado. Estas son apéndices para atender y resolver problemas diversos de agricultores, ganaderos, pescadores, industriales y pequeños comerciantes.

En inversiones nuevas en operación, en proceso de construcción, sociedades constituidas y ampliaciones a capacidad instalada, estimamos una inversión total de 5 mil 85 millones para un explosivo incremento de 442% en relación al año anterior, generando 8 mil nuevos empleos directos y que con su efecto multiplicador crearán adicionalmente 5 mil 295 nuevas ocupaciones en otras actividades. Esto demuestra la confianza de los empresarios sinaloenses en la política de producción y empleo del Presidente López Portillo.

Mención especial merece la contribución del Fondo de Fomento a la Agroindustria, que a la fecha ha otorgado créditos por 446 millones y tiene solicitudes que resolver al término de este año por 370 millones, que seguramente autorizará.

El Fondo de Fomento a la pequeña y mediana industria, a la fecha había autorizado 660 millones que representan un 93% más en relación a 1980. Este indicador financiero no es más que otro reflejo palpable de la dinámica que está adquiriendo la industria de nuestro Estado.

Considero que es imperativo social apoyar y fomentar la industria pequeña. Por no tener garantías y para convertirlos en sujetos de crédito, mi gobierno otorgó avales a 15 pequeñas industrias, condicionado a que fueran claramente productivas ya que sus propietarios presentarán características de alta solvencia moral.

En congruencia con la política federal, participaremos con capital de riesgo de manera temporal conjuntamente con los sectores público, privado y social en proyectos necesarios para nuestro desarrollo.

Por más de una década se ha tenido interés en industrializar las grandes cantidades de bagazo de caña que se producen en nuestro Estado, que actualmente se desperdician o se sub-aprovechan. En un esfuerzo concertador hemos integrado una sociedad en conversión con un grupo de hombres de negocios de las bermudas, dando origen a una empresa

mexicana denominada Fibrasin, S.A., con un capital social de 500 millones de pesos. Fabricaremos fibropaneles que se utilizarán en la producción de productos básicos; paralelamente, empresarios sinaloenses ya están realizando estudios de viabilidad para pequeñas y medianas empresas que nacerán alrededor de este núcleo industrial.

Como el bagazo se compra a un precio en función del costo de los energéticos, esta planta fue adquirida en Puerto Rico prácticamente sin operar y en condiciones muy favorables, en virtud de que el alza del petroleo en ese país la hizo incosteable.

La adquisición, obra civil, desmantelamiento, traslado y ensamblado en Navolato, Sinaloa, implicará una inversión total de 950 personas. Estoy seguro de que la capacidad, el esfuerzo y la voluntad de los sinaloenses garantizarán el correcto funcionamiento de esta importante factoría.

Actualmente ya se está trabajando en la obra civil; se estima que se procesarán 250 mil toneladas de bagazo crudo al año para 17 millones de metros cuadrados de paneles, de los cuales el 60% se destinará al consumo nacional y el resto se colocará en el mercado internacional, con ventas totales que alcanzarán el orden de los mil millones de pesos al año, convirtiéndola en la más grande de su género a nivel mundial.

Disponemos de un plan maestro para el desarrollo del puerto industrial de Topolobampo. En coordinación con el sector paraestatal federal, se están realizando importantes inversiones, una de ellas el complejo mar-industrial del cerro de las gallinas, en donde productos pesqueros de Sinaloa con una inversión de un mil millones iniciará actividades a principios de 1982, operando líneas de congelado, enlatado y seco salado.

Para evitar futuros cuellos de botella en el crecimiento programado de la flota atunera, camaronera y sardinera, un grupo de agricultores e industriales de Los Mochis han constituido una empresa denominada Astilleros Mexicanos, S.A., que con una inversión estimada en 300 millones su objetivo fundamental será atender en Topolobampo las necesidades de mantenimiento y reparación de barcos hasta de 3 mil toneladas.

Además, con las instalaciones de fertilizantes mexicanos, pemex y otras medidas y pequeñas industrias, se justifica ya la inclusión de Topolobampo como puerto industrial de máxima prioridad.

Después de muchos años de anhelo y con una inversión directa del Gobierno del Estado de 150 millones de pesos, la ciudad de Guasave será conectada al sistema ferroviario nacional, con el ramal Guasave-Naranjo que dará origen a un importante corredor industrial. Las obras ya están iniciadas y se estima que para 1982 estén en pleno funcionamiento.

Ofrecemos a los inversionistas carreteras, energía eléctrica, mano de obra capacitada, agua, drenaje y medios de comunicación; iniciamos ya gestiones para complementar estos servicios con una extensión del gasoducto de Guadalajara o en su caso de la terminal de Nogales, para propiciar el desarrollo de la industria de bienes de capital y de la pesada en general.

Durante la campaña política entendí que si realmente queríamos impulsar la Ganadería en Sinaloa, teníamos que asegurar su alimentación. Por esa razón rescatamos albasin constituyendo lo que ahora se denomina nutrimentos pecuarios del pacífico. Exigimos su manejo profesional en un marco de honestidad, seriedad y eficiencia. La reparamos totalmente convirtiéndola en la mejor del noroeste y en una de las más modernas del país. Diversos tipos de alimentos para ganado se pueden fabricar y pronto atenderemos un pedido del departamento de pesca para su programa acuicola.

Con el apoyo del ejecutivo federal programamos un sistema para la extracción de aceites y pastas de oleaginosas que permite transformar la producción estatal. Seis plantas están funcionando, una de ellas, pastas y eceites Corerepe, S.A., inició en octubre sus operaciones en Los Mochis, con una inversión de 300 millones de pesos.

En Guasave, con una inversión similar se encuentra en construcción aceitera la libertad, que bajo el espíritu de la Ley de Fomento Agropecuario permitió la Asociación de Ejidatarios y Pequeños Propietarios, demostrando que pueden trabajan juntos y al mismo nivel.

En Ahome, Resistol y Termo Aislantes del Pacífico, S.A., con una inversión de 15 millones transforma productos petroquímicos en insumos para la construcción, agricultura y comercio. Alimentos del fuerte invertirá 100 millones para ampliar su capacidad con la instalación de uno de los evaporadores más grandes del mundo, concertando además con empresarios de Israel una co-inversión de 150 millones para deshidratar frutas y legumbres; asimismo, anhidro, S.A., con una inversión de 50 millones esta construyendo una planta para el mismo fin.

En Guasave, con una inversión de 40 millones en octubre empezó a trabajar agroindustrias de Guasave, S.A., que tiene su línea de producción integrada desde la fabricación de discos, chumaceras y ensamblado completo del implemento agrícola. En la elaboración de pastas de tomate; empacadora de Bamoa, S.A., amplió su capacidad con una inversión de 25 millones.

En Salvador Alvarado se constituyó Sinaloa exportaciones, S.A., con una inversión de 70 millones de pesos para descuticulizar ajonjolí, canalizando su producción al mercado internacional y coadyuvando al logro de importantes divisas para el país.

En Culiacán, con una inversión de 103 millones se creó cerámica y pisos industriales de Culiacán, S.A. para fabricar tejas y tabiques con tecnología alemana que se colocarán en el mercado nacional y de exportación; aceitera el palmito ampliará su capacidad instalada con una inversión de 120 millones: forrajera Beltrán, S.A., iniciará operaciones en diciembre en la deshidratadora de gallinaza para alimentar ganado bovino; se constituyó solubles de Sinaloa, S.A., con una inversión de 160 millones para fabricar

harina y aceite de pescado; para el mismo propósito se inaugurará al término de este mes, harina de pescado del castillo, S.A. con una inversión de 18 millones; Bachoco, S.A., invirtió 100 millones en una procesadora de aves y en una fábrica de alimentos balanceados, mientras que en nutripac estamos invirtiendo 50 millones para ampliar su capacidad y terminar su bodega.

En Mazatlán, Bimbo del Pacífico, S.A. invierte 300 millones para la elaboración de pan de caja; Café el Marino amplió su capacidad instalada con una inversión de 25 millones; se está construyendo productora de Cerámica, S.A. de C.V., con una inversión de 40 millones de pesos para la elaboración de mosaico y tabique; astilleros unidos, S.A. y construcciones navales de Mazatlán, S.A. invirtieron 100 y 40 millones, respectivamente, para la construcción de embarcaciones pesqueras; se inauguró Harina y Aceite de Pescado de Occidente, S.A. con una inversión de 90 millones de pesos. En Escuinapa, para el procesamiento de frutas, se inauguró Frutícola Industrial, S.A., con una inversión de 20 millones.

Las inversiones de productos pesqueros mexicanos para este año en el estado suman 900 millones y las de industria azucarera superan los 600 millones de pesos.

Puedo decir con satisfacción que nuestros empresarios están decididos a llevar el desarrollo industrial de Sinaloa a instancias superiores. Las perspectivas son todavía mejores, ya tenemos parte del camino andado; hemos detectado proyectos, tecnología adecuada, grupo de inversionistas sinaloenses, nacionales y extranjeros interesados, que suman en conjunto inversiones de 12 mil millones que seguramente consolidaremos en los dos próximos años.

Estamos dando el empujón definitivo al proceso de industrialización; hay confianza en México, hay confianza en Sinaloa, reitero que nos la hemos jugado y lo seguiremos haciendo con el gobierno del Presidente López Portillo.

DISTRIBUCIÓN

Es preocupación permanente del ejecutivo el abasto suficiente, oportuno y a bajos precios, de los productos básicos que demanda la población sinaloense y en particular, las clases marginadas del medio rural y colonias populares.

Por el acopio de suficientes reservas de granos, se contrarresto cualquier intento de especulación, a la vez que se contribuyó a descongestionar el sistema de transporte al interior del país.

Con base en dichas reservas ha sido posible atender la totalidad de las necesidades de materia prima de las industrias harineras de trigo y de maíz, arrocera, aceitera, de alimentos balanceados y de la masa y la tortilla.

Mediante el sistema de dotaciones se promovió la producción del sector pecuario al que Conasupo entregó 168 mil toneladas de sorgo, maíz forrajero y pasta de soya.

Coordinando los esfuerzos gubernamentales con los de las cooperativas pesqueras y permisionarios de escama, se inició un programa de distribución de especies de pescado de consumo popular a precios accesibles, fortaleciéndose esta acción gracias al financiamiento de banpesca para la compra de unidades de reparto, adquiridas y operadas por los productores en coordinación con los ayuntamientos.

La industria de la construcción y otras conexas que utilizan el cemento como materia prima, tuvieron tropiezos por la escasez del mismo. Con la colaboración de las dos fabricas cementeras se determinaron prioridades y se logró el abastecimiento integro de las necesidades con la participación de las agrupaciones transportistas.

Por conducto de 120 tiendas Conasupo Coplamar, se atiende el abasto y distribución de productos básicos en las zonas marginadas de nuestro territorio. El sistema Conasupo- Diconsa está integrado por 269 tiendas distribuidas.

La impulsora del pequeño comercio juega un papel decisivo y estratégico en el mejoramiento y modernización del sistema distributivo al menudeo, atendiendo a los pequeños comerciantes que constituyen el último eslabón de la cadena distributiva y con amplío contacto con las masas populares.

TURISMO

La Dirección General de Turismo del Estado estableció sus oficinas principales en el puerto de Mazatlán por considerarlo el centro turístico más indicado para atender sus responsabilidades.

Se elaboraron proyectos de inversión turística para el ejido de la Petaca, municipio de Concordia y Bagrecitos del municipio de Culiacán, para crear en dichas zonas templadas centros para acampar y practicar la caza.

Se elaboró también una película documental de Mazatlán y el Gobierno del Estado participó en el cuarto tianguis turístico de Acapulco.

Para fomentar el programa de turismo social, celebramos 33 convenios con los prestadores de servicios turísticos, creando en la fase inicial, 4 paquetes accesibles a toda la población y que consisten en viajes a Mazatlán, barranca del cobre y presa sanalona, cuya promoción se hace a través de sindicatos, empresas, grupos y asociaciones.

SILVICULTURA Y MINERÍA

En el área forestal hemos impulsado la instalación de fábricas de aserrio y de cajas de empaque. El aserradero de surutato después de 3 años sin trabajo, reinició operaciones el pasado mes de marzo, sin presiones de ninguna índole. Congruencia, diálogo y razón fueron nuestros elementos.

Se cuenta ahora con instalaciones de aserrio y fábricas de cajas en Jesús María de Tosibuena, Ocoroni, Bagresitos y La Petaca. Con el apoyo decidido de mi gobierno, creamos así fuentes de trabajo en donde mucha falta hacen, fortaleciendo la integración social y económica de Sinaloa.

Junto a la nueva obra también fue necesario mejorar, rehabilitar o complementar aquellas ya existentes que enfrentaban problemas financiaron o de inadecuado y escaso equipo.

Batel en el municipio de

Concordia y el de San José de los Hornos en el de Sinaloa. Apenas hace 15 días, con recursos pider iniciamos el aserradero y fábrica de cajas en San José de las Bocas, Cosalá.

Tal es

el caso

de los

aserraderos de el Palmito y el

Nuestra capacidad instalada de aserrio se incrementó en 78 mil pies día, 115% más que en 1980; las de cajas en un millón 700 mil unidades en sus diferentes tipos, lo que significa también poner bajo aprovechamiento 63 mil 500 metros cúbicos rollo total árbol y ejercer una inversión de 54 millones de pesos, que se ha traducido en empleos permanentes y bien remunerados para beneficio de 620 familias.

En este año instalamos la Comisión forestal de Sinaloa, en la que están representados ejidos, particulares industriales forestales, además de las autoridades federales y estatales que corresponde. A dicha comisión someto en primer término las acciones forestales y a mi pueblo la decisión final.

Por ningún concepto queremos una tala desmedida. El aserrio se establece en donde lo justifica el estudio dasonómico y no incurriremos en modo alguno en la explotación irracional de nuestros recursos boscosos. La protección de la fauna es también de nuestro interés, por lo que participamos ya en la regulación de vedas con medidas que protejan especies animales que sólo encuentran

refugio cada vez más lejos de los centros de población. Por primera vez en Sinaloa, recientemente se llevó a cabo la reunión conjunta México-Estados Unidos, para el mejor conocimiento y protección de la fauna silvestre. Sus recomendaciones y propuestas son tareas que vamos a cumplir.

En minería, actividad cuyo fomento y apoyo se justifica por recursos potenciales y probados y por ser alternativa segura de riqueza, también hemos avanzado.

El extraordinario repunte en los precios de los metales de 1980 se tradujo en intenso y febril trabajo, en el renacer de viejos fundos y en la búsqueda de otros nuevos para responder a una desbordada demanda que hacía rentable aún el beneficio de minerales con bajas leyes. Grandes volúmenes de boleos y terreros más el laboreo de recientes y antiguas minas, saturaron la de por si insuficiente capacidad de molienda instalada.

Fue necesario incrementar nuestra capacidad de beneficio, a través de más plantas y ampliaciones de las ya existentes. En lo que va del año, con apoyo directo del fondo de fomento que maneja el Gobierno del Estado, se incrementó la capacidad de las plantas mineras de campanillas, Santa Rosa, Panuco, Aquincuari, industrial mineral el Cedro y San José de Gracia y se encuentran en proceso de ampliación la estrella y la minuta. Otorgamos 26 millones como créditos puente, traduciéndose en un incremento de mil cuarenta toneladas día.

Están ahora en construcción las plantas de minas de oro en San José de Copala y minera de Copala, El Roble, minera Tecayapa y Chucupira, el escobal y la empresa carbonato de calcio, así como las unidades metalúrgicas de Badiraguato y Choix que la Comisión de Fomento Minero construye en Sinaloa. Se encuentran en proceso de construcción nueve plantas más con capacidad conjunta de 850 toneladas día, de las que siete estarán concluidas para diciembre próximo, contando cinco de ellas con recursos financiaron del gobierno que presido.

Por su capacidad y monto de inversión, merece popular comentario la planta en

construcción del mineral de plomosas en Rosario, que con 750 toneladas día de molienda,

600 millones de pesos de inversión y 150 sinaloenses trabajando, es el mayor proyecto

minero en construcción en Sinaloa.

Trabajamos en coordinación estrecha con las áreas federales del ramo. La Comisión de Fomento Minero tiene en ejercicio este año 200 millones de pesos en 134 proyectos productivos, manejando por su parte el consejo de recursos minerales ocho programas de exploración en el Estado.

Para el año que concluye, nuestra capacidad instalada en operación será de 2 mil

635 toneladas día, casi tres veces más que el año próximo pasado. Con ocho nuevas plantas

más en operación y cinco que ampliaron su capacidad instalada, el monto total de las

inversiones que se están ejecutando asciende a 850 millones.

Hemos procurado resolver el cuello de botella que significa la insuficiencia en capacidad instalada y seguiremos fomentado la mediana y grande minería a la que ofrecemos facilidades, infraestructura, nuestra capacidad de gestión y posibles conversiones si así conviene.

Al pequeño minero y gambusino, por su escasez o ausencia de recursos, por el significado que en el hallazgo de minerales ha tenido, porque los desiguales lo merecen y porque ofrecí trato preferente, los hemos apoyado con capital de riesgo, capacitación, mejor acceso a los insumos y mayor asistencia técnica y asesoría legal.

Con el Fondo de Fomento y apoyo a la pequeña minería, otorgamos un total de 33 millones en financiamientos a 32 pequeños mineros, para el trabajo de sus minas, compra de equipo, brechas necesarias o el pago del flete de sus minerales, adquiriéndose de igual manera 2 tractores para abaratar el costo de caminos.

Construimos el primer laboratorio escuela de ensayes mineros del Estado, con capacitación gratuita para jóvenes de la sierra a fin de que se reintegren a trabajar a su lugar de origen.

Celebramos un convenio con el Instituto Politécnico Nacional para que pasantes de las áreas de geología y metalúrgica becados por el Gobierno del Estado, cumplieran su servicio social en Sinaloa bajo la dirección de sus maestros; dos brigadas, una en Badiraguato y otra en Cosalá recién han concluido sus trabajos. Sus resultados positivos, deberán reflejarse el año próximo.

En lo que va del año se atendieron con visitas técnicas 122 yacimientos y a la fecha se encuentran en trabajo un total de 98 minas, las cuales dan ocupación efectiva y permanente a 882 sinaloenses.

Seguiremos trabajando para que en este sexenio la población de la sierra allá se arraigue, pero con los medios de superación y fuentes de trabajo necesarias. Invito a todo Sinaloa y en general a los empresarios mexicanos para lograrlo.

OBRAS PUBLICAS

El monto de la inversión para ejercer bajo la administración y supervisión del gobierno estatal, asciende a la cantidad de un mil 998 millones de pesos, desglosados de la siguiente manera: convenio único de coordinación 775 millones; programa integral para el desarrollo rural 632 millones e inversión estatal directa 591 millones.

CONVENIO ÚNICO DE COORDINACIÓN

En el sector de asentamientos humanos, se contemplaron 67 millones, habiéndose canalizado 28 millones a la construcción de 8 sistemas de agua potable para 12 poblados, con beneficio de 6 mil 300 habitantes.

En obras en cabeceras municipales, se convinieron 15 millones para construir y rehabilitar 103 mil 800 metros cuadrados de empedrado y 6 mil metros de guarniciones.

En instalaciones deportivas, se utilizaron 18 millones para la construcción de 12 centros deportivos localizados uno en Choix, Sinaloa de Leyva, Guamúchil, Angostura, San Ignacio y 6 en Culiacán.

En planes de desarrollo urbano de centros poblados considerados prioritarios dentro del Sistema Urbano Nacional, se destinaron 5 millones para la formulación de los correspondientes a Los Mochis, Topolobampo, Guasave, Guamúchil, Culiacán y Mazatlán, habiéndose elaborado y revisado las versiones abreviadas de los planes municipales de desarrollo urbano.

En el sector educación, se canalizaron 232 millones para la construcción de 400 aulas y 64 anexos en escuelas primarias, 12 módulos en secundarias y reparación de edificios escolares.

En el Sector Salud, con una inversión de 11 millones se construyeron 2 centros de salud Tipo “C” y se rehabilitaron 3 centros Tipo “B”.

En el Sector de Transporte y Comunicación, se previeron 413 millones, de los cuales 153 millones se invirtieron en la construcción, reconstrucción y conservación de 3 mil 418 kilómetros de carreteras estatales.

En caminos vecinales se pactaron 158 millones para la construcción de 48.7 kilómetros de caminos pavimentados y 173.5 kilómetros revestidos, aprovechándose en estos últimos la experiencia y capacidad instalada de los comites locales de caminos vecinales.

En carreteras urbanas, se asignó una inversión de 68 millones para la construcción

de tres puentes y obras complementarias correspondientes al libramiento poniente de la ciudad de Culiacán, que vendrá a resolver en forma definitiva los problemas originados por

el congestionamiento de tránsito pesado.

En caminos rurales, se convinieron 33 millones a fin de continuar la construcción de los Caminos de Tebaira, Llano de la Palma, Badiraguato-Otatillos y Mocorito-Surutato.

En apoyo a la infraestructura para el transporte aéreo, se incluyó la construcción de

la aeropista de teacapan, que presenta un avance del 100% respecto a lo programado para

este año. Dicha obra constituye no solamente una alternativa de aterrizaje para aviones de

mayor alcance, sino que contribuirá a promover decididamente el desarrollo en el sur de la entidad.

En apoyo al Sector Pesquero, firmamos con el departamento de pesca un acuerdo de coordinación por un monto de 66 millones para la adquisición de dos dragas que operan en las costas de Sinaloa.

En apoyo a varios sectores, se estimaron recursos por 19 millones, de los cuales se destinan 7 millones para la realización de acciones conjuntas, a fin de impulsar las tareas de planeación y evaluación que lleva a cabo el comité estatal de planeación para el desarrollo de Sinaloa, así como para la realización de acciones previstas por el sistema alimentario mexicano.

En estudios de preinversión, se fijaron 12 millones para la formulación de estudios

y proyectos de las obras del próximo año, así como para la elaboración de proyectos productivos que coadyuven al desarrollo del Estado y de los municipios.

PROGRAMA INTEGRAL PARA EL DESARROLLO RURAL

Este año se incluyó a pider en los convenios únicos de coordinación - federación - estados, lo que nos ha permitido llevar a cabo programas que tienden a la obtención de un desarrollo rural integral y que muestra la inclinación federalista del Presidente López Portillo.

Para el presente año se autorizó una inversión de 632 millones, destinados a las actividades productivas, de apoyo y de tipo social, ejecutando el Gobierno del Estado obras por el 72% de lo autorizado, mientras que diversas dependencias federales operan el 28% restante.

La construcción de caminos es el que mayor recursos recibe, estando en proceso 130.8 kilómetros con un avance físico promedio del 60%.

Por medio de la junta de electrificación del Estado, se canalizaron 53 millones de pesos para la terminación de trabajos en 18 localidades y para la iniciación y conclusión de 19 comunidades más, que en conjunto benefician a 25 mil 539 habitantes.

En programas de asistencia técnica, la secretaría de agricultura y recursos hidráulicos tiene autorizada una inversión de 56 millones, aprobando la secretaría de la reforma agraria 13 millones para la operación de una promotoría agraria en cada región pider.

Por lo que respecta a programas de tipo social, mediante una inversión de 27 millones se instalaron 15 sistemas de agua potable que benefician a 11 mil 729 habitantes.

En la construcción de aulas se autorizaron 12 millones para beneficio de 2 mil 400

niños.

En centros de salud se destinaron 3 millones de pesos para la rehabilitación y ampliación de 3 centros de salud, para beneficio de 12 mil habitantes.

INVERSIÓN ESTATAL DIRECTA

El gobierno a mi cargo ha venido realizando inversiones directas en la medida de su capacidad financiera y a lo que las circunstancias han permitido.

Así, hemos aplicado en obras 591 millones de pesos, para los programas siguientes:

En la rehabilitación de 30 edificios para escuelas preparatorias, que incluyen 129 aulas, 6 laboratorios y 50 anexos, 35 millones; en la construcción de 13 edificios para escuelas preparatorias que comprenden 92 aulas, un laboratorio y 33 anexos, 111 millones; en la construcción y equipamiento de 10 centros Conalep, en su primera etapa, en base al acuerdo celebrado en el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica, el Gobierno del Estado invertirá 100 millones, sin escatimar recursos a fin de que la juventud sinaloense se prepare para el trabajo.

Desde mi campaña pude constatar las condiciones casi intransitables de las calles de las colonias populares de nuestras principales ciudades. Fue por ello que de inmediato nos abocamos al programa de su revestimiento, autorizando 317 millones para regeneración de 3 millones 310 mil metros cuadrados de calles y 4 mil 810 metros de banquetas en las colonias populares de Los Mochis, Guasave, Ruiz Cortinez, Guamúchil, Culiacán y Mazatlán, encontrándose autorizado ya un apoyo de 150 millones por parte del gobierno federal.

Estas obras sin lugar a dudas vienen a ser de un gran beneficio social para los pobladores de dichas colonias, en cuanto que han permitido y facilitado el paso y traslado de 700 mil personas, equivalente al 35% de la población total del Estado. El programa de rehabilitación de colonias populares continuará hasta que cuenten con los servicios

mínimos indispensables; esto no es vana pretensión, estamos seguros de conseguirlo.

Para estimular las actividades productivas y atender requerimientos sociales de teacapan, dedicamos 25 millones en la construcción del acueducto baluarte teacapan, cuya longitud es de 64 kilómetros.

Adicionalmente a los renglones de inversiones directas señaladas, hemos canalizado recursos para atender necesidades de reconstrucción y adaptación de diversas obras, con un importe de 12 millones 447 mil pesos.

PROGRAMAS ESTATALES POR COOPERACIÓN

Con la Comisión Federal de Electricidad celebramos un convenio para ejecutar 79 obras de electrificación en poblaciones rurales y colonias populares, con un costo de 73 millones y para beneficio de 36 mil 897 habitantes. A los sinaloenses que aún carecen de este fundamental elemento, les manifiesto mi voluntad de electrificar completamente el Estado, incluyendo poblaciones hasta de 100 habitantes.

Con el Comité Administrador del Programa Federal de Construcción de Escuelas, también celebramos convenio de inversión para atender necesidades no incluidas en otros programas, por un monto de 416 millones. Lo anterior permitió la construcción de 293 aulas, 5 laboratorios, 39 talleres y 213 anexos, en los distintos niveles educativos.

Como un esfuerzo más por mejorar la infraestructura social, gestionamos ante el Gobierno Federal la creación de un programa de dotación de agua potable y alcantarillado a diferentes localidades, para lo cual estamos canalizando 99 millones en forma bipartita a través de la Secretaría de Asentamientos Humanos y Obras Públicas: con esta misma secretaría pactamos una inversión de 50 millones para la continuación de la carretera el Fuerte-Valle de El Carrizo, por varios años inconclusa.

Firmamos un acuerdo que modifica las bases y operaciones de indeco- Sinaloa, creándose el Instituto de Vivienda Indeco-Sinaloa, previendo para sus programas de promoción y construcción de fraccionamientos y viviendas de interés social, recursos por 175 millones, con la participación de la federación y el Gobierno del Estado.

Finalmente, la inversión total federal asignada éste año asciende a la suma de 14 mil millones, la que se ha venido ejerciendo con oportunidad, estimándose que al 31 de diciembre obtendremos un grado de avance del 97%, que demuestra el intenso ritmo de trabajo que prevalece en Sinaloa.

REFORMA AGRARIA

El carácter eminentemente agrícola de nuestro Estado hace que la reforma agraria ocupe en Sinaloa un lugar preponderante.

De ahí que atentos a la actualidad, pero avirozándo del mismo modo los tiempos futuros, hemos tenido el mayor cuidado de que no se altere indebidamente la seguridad jurídica que la ley otorga a las tres modalidades de tenencia de la tierra, propiciándose así la tranquilidad del medio rural, presupuesto necesario para que las actividades que le son propias rindan los óptimos frutos que el estado y la nación requieren. Bajo ese principio, la Comisión Agraria Mixta procedió a la instauración de veinte expedientes sobre solicitudes de restitución, dotación y ampliación de ejidos, emitiendo cinco mandamientos de esta naturaleza, mismos que fueron ejecutados en sus términos, beneficiando a igual número de poblados con una superficie total de 3 mil 859 hectáreas en favor de 247 campesinos capacitados.

Por otra parte, se dictaminaron 133 expedientes sobre juicios privativos de derechos agrarios y depuraciones censales, confirmándose 7 mil 272 derechos, opinando privaciones en 3 mil 115 casos y efectuando 252 depuraciones.

Igualmente se formaron 85 expedientes relativos a conflictos de derechos agrarios y posesiones de parcela, así como solicitudes de juicios de nulidad de actos que contravienen las leyes agrarias habiéndose resuelto 80 planteamientos, incluyendo algunos que corresponden a años anteriores.

Por lo que hace a la instancia federal, la delegación de la Secretaría de la Reforma Agraria ha procedido a la ejecución de 32 resoluciones presidenciales de dotación y ampliaciones ejidales, confirmación de bienes comunales y creación de nuevos centros de población ejidal, entregándose una superficie de 379 mil 418 hectáreas con beneficio de 10 mil 218 campesinos, habiéndose extendido 5 mil 578 certificados agrarios.

La reforma agraria no es solamente reparto de tierra; hemos procurado mantener una estrecha colaboración con la propia Secretaría de la Reforma Agraria, la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, el Banco de Crédito Rural y demás dependencias concurrentes, a fin de establecer e incrementar los elementos necesarios para una cabal organización de ejidos, la operatividad de sus créditos, la tecnificación de sus trabajos y la industrialización de sus productos, conscientes que sólo de esa manera acataremos debidamente los principios contenidos en el artículo 27 constitucional, coadyuvando para que la producción y justicia al campo dejen de ser objetivos a conseguir, para convertirse en concretas realidades de superación integral del campesino.

Complementariamente, la misma secretaría ha efectuado 188 ejecuciones de resoluciones presidenciales de privación de derechos agrarios y nuevas adjudicaciones, planificaciones e investigaciones prediales, señalamiento de linderos, notificaciones de puntos de acuerdo y, en general, las actuaciones atingentes a la debida resolución de esta problemática.

En ese orden de cosas, porque el campo espera todavía el cumplimiento a plenitud de un imperativo que la revolución nos fijará y porque ahí precisamente se encuentra la base más firme para alcanzar la autosuficiencia alimentaria, en Sinaloa podemos decir con

el presidente de los mexicanos: en materia agraria ¡ NI UN PASO ATRÁS !.

POLÍTICA HACENDARIA

Para que nuestra organización hacendaria cumpliera con sus objetivos esenciales, desde el arranque mismo de nuestra gestión establecimos los rumbos y las bases concretas de acción en campo de tanta importancia.

Los principios de mi gobierno en el aspecto financiero son precisos: a los contribuyentes toca proveer de los fondos públicos suficientes para que el Estado pueda ser procurador y promotor del bien común; a este, jerarquizar prudentemente las prioridades en la aplicación de los fondos y manejarlos con estricta honradez. Nos hemos propuesto, eso si, romper viejas costumbres que constreñían el uso de la Hacienda Pública, casi exclusivamente a la solventación de los gastos corrientes de administración, con mínimas aspiraciones de inversión en infraestructura.

El Estado requiere contar con una hacienda sólida para promover el desarrollo económico. Resulta incongruente que con el potencial de recursos que tiene Sinaloa, sigamos padeciendo tan notable retraso en esta materia. Resulta lesivo, peligrosamente lesivo al interés y a las exigencias de nuestras mayorías populares, que cada día se angosten más las alternativas de ocupación productiva y remuneradora, porque no se dan las condiciones optimas para la creación acelerada de nuevas fuentes de trabajo.

Por ello, hemos venido conjugando los diversos factores que no permitan a muy corto plazo contar con una estructura financiera de mayores dimensiones que la actual y poder así estar en condiciones de accionar las inversiones que impulsen de una vez por todas el desarrollo industrial. Para lograrlo, tenemos confianza en la conciencia solidaria y el apoyo entusiasta de todos los sinaloenses.

INGRESOS Durante el presente año el erario estatal captará ingresos por 5 mil 992 millones de pesos, superior en un 33% a la recaudación en el año anterior.

En congruencia con la agilidad de nuestra economía y los continuos cambios en la situación fiscal de negocios y de personas, venimos trabajando con la celeridad que se amerita, en la depuración del padrón de causantes que no respondía ya a la realidad presente.

Así también, hemos adoptado una serie de medidas concretas para abatir el rezago de causantes morosos, bajo la consigna equilibradora de exigir la actualización en sus obligaciones de aquellos contribuyentes que tienen una probada capacidad de pago y ofrecer todas las facilidades posibles a quienes muestren interés por sanear su régimen fiscal, sin afectar su patrimonio de trabajo.

Estamos reestructurando los métodos de revisión a contribuyentes, para detectar la contumaz evasión fiscal, sin perjuicio de mantener nuestras puertas abiertas y una política de comprensión a quienes se acerquen espontáneamente a regularizar su situación.

EGRESOS

Los egresos del erario estatal en este primer año ascenderán a un importe de 6 mil 81 millones de pesos, superior en un 14% a los erogados en 1980.

Ante las presiones del incremento de nuestros egresos, hemos implementado una serie de celosas medidas de control en gasto corriente y materia de compras y suministros, alentando la organización de sistemas y procedimientos en todas las áreas de gobierno para optimizar el gasto público, de tal modo que se vigile día con día su justificación debida y su jerarquía social.

Para contar con una mejor planificación y control del presupuesto de egresos a partir del año en 1982, hemos ordenado a la Secretaría de Hacienda Pública y Tesorería que elabore y coordine un sistema de presupuesto por programas.

Este cambio de gran trascendencia permitirá que los egresos se orienten primero que nada a la realización de programas de acción básicos, a una programación financiera más efectiva a mediano y largo plazo y a un control integral más sistemático.

Respecto a la deuda pública recibida, es de observarse que procedimos a negociarla con los diversos sujetos interesados, a fin de contar con mejores condiciones financieras para el ejercicio de nuestras funciones, lo que permitirá una oportuna amortización sin descuidar en lo más mínimo las prioridades de gobierno que el presente régimen se ha fijado.

Acorde con los principios hacendarios del gobierno federal, a nivel estatal establecimos en este año una reducción del 4% en el monto del presupuesto anual de cada área de gobierno, cuidando que dicha reducción sea efectiva, que afecte los programas de menor prioridad, que se enfoque primordialmente al gasto corriente y que no entorpezca la marcha normal de nuestro gobierno en el cumplimiento de sus obligaciones fundamentales.

SECTOR SALUD

El derecho a la salud es uno de los fundamentales de la población; en la medida en que se ajusten acciones para su entero ejercicio, en esa misma medida estaremos avanzando hacia la obtención de la justicia social.

Las dependencias integrantes del sector salud han ejercido sus funciones con responsabilidad en beneficio de un gran número de personas que acuden a la medicina institucionalizada.

Fue así que principalmente la Secretaría de Salubridad y Asistencia, el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Instituto de Seguridad y Servicios sociales de los Trabajadores del Estado, ya sea directamente o en forma coordinada, se han ocupado de cubrir en lo posible los requerimientos de salud pública en el Estado, entre los que pueden citarse vacunaciones masivas preventivas de diversas enfermedades, saneamiento, técnicas de nutrición, planificación familiar y otros que le son consubstanciales.

Pretendemos abatir rezagos injustos ampliando la cobertura de los servicios médicos indispensables, sobre todo al medio rural. Queremos dar la certeza a todos los sinaloenses de que sus vidas se desarrollarán en las mejores condiciones ambientales y de salud, procurándoles su bienestar físico, mental y social.

SISTEMA PARA EL DESARROLLO INTEGRAL DE LA FAMILIA

El sistema para el desarrollo integral de la familia ha venido cumpliendo su noble función, con el depurado sentimiento de protección y ayuda para la niñez que mañana formara las nuevas generaciones representativas del pensamiento y de la acción realizadores de nuestro destino.

Las tareas del D.I.F. se han efectuado partiendo de la concepción de que la niñez, familia y comunidad deben entenderse dentro de una perspectiva integral, lo que ha motivado el desarrollo de seis programas básicos: medicina preventiva, educación, promoción social, desarrollo de la comunidad, alimentación y procuraduría de la defensa del menor.

El primero de los programas apoya y fomenta la medicina preventiva y curativa, promueve la higiene familiar de la comunidad, coordina la capacitación de promotores de salud y se ocupa de la administración de hospitales y escuelas de educación especial, habiendo resultado beneficiadas 91 mil 975 personas en lo que va de este ejercicio.

Por lo que hace al segundo de los referidos programas, fomenta la educación y la cultura a través de bibliotecas, publicaciones, centros de desarrollo infantil y escuelas de enseñanza pre-escolar y extra-escolar, habiendo alcanzado gran difusión y general aceptación en la población si se toma en cuenta que se realizaron 37 mil 308 actividades para la promoción de eventos recreativos y culturales, alcanzando un número de 22 mil 862 atendidos en educación pre-escolar, extra-escolar y eventos deportivos y 91 mil 131 beneficiados en las áreas conmemorativas y de festejos.

El programa de promoción social impulsa la formación y capacitación de promotores sociales voluntarios que coadyuvan a la unidad de la familia, incluyendo la protección jurídica del menor, prevención y tratamiento de farmacodependencia y la solidaridad con el anciano. Entre orientaciones por visitas domiciliarias, regularizaciones del estado civil, pláticas sobre paternidad responsable, difusión de programas nacionales y estatales y demás, 93 mil 284 personas recibieron la utilidad de las labores que comprende este sector.

El programa de alimentación agrupa todos los esfuerzos tendientes a lograr una mejoría cualitativa y cuantitativa en la alimentación de la niñez y la familia, promoviendo la producción y distribución de alimentos de conformidad con las normas del programa de bienestar nutricional. En esta materia se trabajó en 58 comunidades alentando el establecimiento de huertos familiares, instalación de módulos ganaderos y brindando asesoría sobre el consumo de alimentos y sobre la adquisición de granjas familiares de especies menores, lográndose 26 mil 22 beneficiados.

En el programa de procuraduría de la defensa del menor, ésta el compromiso de salvaguardar los intereses de éste, destacándose los relativos al derecho familiar, registro civil, alimentos, adopción, patrimonio familiar y menores infractores, protegiéndose en el lapso que se informa a 3 mil 264 infantes.

Se ha contado con el apoyo y orientación del sistema nacional, lo que ha servido para darle a nuestro organismo la trascendencia que miles de sinaloenses han constatado. Por el personal interés y por la mística de servicio que la motiva, cuenta con nuestro más plano reconocimiento la Presidenta del D.I.F. Nacional, la señora Carmen Romano de López Portillo.

Seguirá siendo preocupación permanente de este régimen, lograr la integración armónica de la familia sinaloense, unida y fortalecida con los lazos del afecto mutuo, del respeto, de la solidaridad y de la actitud responsable entre padres e hijos, ya que la familia es la raíz sustentadora de los grupos sociales, que a su vez dan forma, perfil y modo de ser a los estados y a las naciones.

Por la ejecución de estas tareas de profundo contenido social, nuestro reconocimiento y admiración a todos los elementos que integran el promotoriado voluntario y a la presidenta del sistema, mi esposa Estela.

HONORABLE CONGRESO DEL ESTADO

Continuidad institucional, evolución sin desviación, integración entre pueblo y autoridad, son presupuestos y realizaciones de los gobiernos emanados de nuestra estructura constitucional.

Nuestra constitución, constante en rumbo, precisa en dirección y actualizada en tiempo, posibilita la renovación periódica, pacífica y ordenada de los poderes, en un país que ha recibido la valiosa aportación de sus revolucionarios y de sus continuadores, para configurar un sólido régimen republicano y un marcado sistema federal.

Por la estabilidad política alcanzada y consolidada es que vivimos ahora un libre

proceso pluripartidista de renovación del poder ejecutivo federal, que nos permitirá elegir al próximo presidente de los Estados Unidos Mexicanos.

Según mi juicio político, la filosofía de la constitución está plasmada en la declaración de principios del Partido Revolucionario Institucional; tiende a realizarse mediante su programa de acción y procura hacer gobierno a través de planes diversos. De ellos, tiene plena vigencia el plan global de desarrollo del Presidente López Portillo.

Cada partido ha postulado o anunciado que postulará candidato; de entre ellos, quien se ha comprometido a garantizar la continuidad de la ideología constitucional emanada de la revolución, de los señalados principios, programa y plan, es el licenciado Miguel de la Madrid Hurtado.

Como gobernante aseguró que todos y cada uno de los candidatos contarán con las garantías y seguridades de nuestro orden jurídico; tenemos organismos e instrumentos electorales preparados y capacitados para cumplir su función. Dentro de un régimen pluripartidista, entendemos y asumimos la responsabilidad de propiciar las condiciones para votar y el respeto a la voluntad ciudadana manifestada, en orden de su importancia mayoritaria.

Como militante del Partido Revolucionario Institucional y cumpliendo con mi código de fidelidad y honor político, le guardaré lealtad.

Exhorto a la ciudadanía a que muestren el interés que toda renovación política significa; a que demuestren voluntad de superación comprometiéndose a votar por quien mejor responda a su ideología y a su partidismo. Es necesario votar; sufragar es superar, es pronunciarse por la movilidad progresiva y progresista, es alejarse del abstencionismo pernicioso. Los exhorto, en suma, a que votemos para responsabilizarnos en la democracia.

Convencidos federalistas, mantenemos la Autonomía Constitucional del Estado sin

perjuicio de la coherencia de las instituciones locales con las federales. Están en vigor, se cumplen y aprovechan el convenio único de coordinación ratificado en la última reunión de la república y los diversos acuerdos de coordinación y programación que de él provienen.

Aún en el ámbito de competencia exclusiva de la federación, hemos prestado nuestra colaboración con el vivo interés de que se resuelvan las situaciones que nos afectan.

En cinco años de gobierno, José López Portillo ha demostrado una trayectoria ejemplar como responsable de los destinos del país; ha confirmado una y otra vez su humanismo en forma reiterada por los marginados; ha acrecentado su nacionalismo en la defensa de nuestros principios, derechos y recursos naturales y mostrado dotes de estadista, despertando la confianza de su pueblo y promoviendo un orden internacional más equitativo.

Muestra de lo anterior es que México haya sido motor y sede de la reunión internacional sobre cooperación y desarrollo, es decir, del diálogo norte-sur celebrado recientemente en Cancún. Es significativo y alentador que ya no se piense que “ninguna nación pobre tiene derecho a una parte de lo que los pueblos de otras naciones se han ganado”, sino que “los grandes bloques geo-políticos y económicos-sociales del mundo no pueden ignorar la interdependencia entre las naciones de economía de mercado y aquellas aún no desarrolladas”.

Los sinaloenses tenemos un interés muy especial en este diálogo y particularmente en dos de los temas que se plantearon, porque nos son vitales. Son ellos seguridad alimentaria y desarrollo agrícola y comercio e industria de los productos básicos. Como lo manifesté en la campaña; al tomar posesión del cargo de gobernador y en el curso de este informe, uno y otro constituyen elementos fundamentales y metas básicas para lograr la autosuficiencia alimentaria que sustenta independencia y libertad de los pueblos y su paz social, que está en el campo.

Hacemos constar nuestro reconocimiento por las realizaciones del presidente de la república; nuestro reconocimiento por su alta calidad de estadista, por su preocupación de hombre de su tiempo ante los problemas mundiales y por su responsabilidad de ciudadano gobernante frente a los asuntos nacionales. Hacemos constar el reconocimiento de los sinaloenses para José López Portillo.

El estado que guarda la administración pública es de serenidad, de respeto al pueblo y a las leyes. Priva en sus integrantes unidad y solidaridad y prevalece la convicción, que comparto y aliento, de que por encima de las conveniencias políticas y de la amistad están las imposiciones del deber.

Esta cámara de integración pluripartidista es conducto y testigo ante el pueblo de que el ejecutivo le guarda la consideración que su alta representación merece.

Nos aliamos para la justicia. Respetamos las acciones y atribuciones del Poder Judicial y apoyamos la ejecución de sus resoluciones. La intervención como representante social de un ministerio público reorganizado, así como la acción directa de las partes, complementa la alianza y coopera para que se cumpla en su parte conmutativa la justicia que propugna el gobierno.

Ustedes señores diputados, han seguido el curso de las acciones gubernamentales; saben de su desarrollo y del estado que guarda la administración pública. La relación que antecede puede haberles resultado conocida, pero nunca podremos considerarla superflua porque constituye el medio de informar al pueblo de manera global aunque sintetizada; para dejar constancia formal de lo actuado y de recopilar en el resumen presentado las noticias que día a día, en ejercicio de su función y protegidos por el absoluto respeto del gobierno a la libertad de prensa y al derecho a la información, han dado los medios de difusión.

Quienes difunden noticias con la honestidad y la capacidad que exige un buen ejercicio profesional, con veracidad y buena intención, saben que cuentan con mi respeto para su función, mi reconocimiento para su labor y mi amistad para sus personas.

Saben que el derecho que tienen para informar es correlativo de otro derecho: el que tiene el público para que se le informe bien. Y que es también correlativo de un deber: el de respetar a los demás miembros de la comunidad, aquellos a quienes se informa y aquellos sobre quienes se informa.

Les agradezco que, como les pedí, sigan haciendo de su difusión lazo de unión, juicio sereno e impulso de acción.

El ejército y la armada de la república, como es tradicional, estuvieron al servicio de la patria y de sus instituciones. Considero un deber de estricta justicia, destacar la valiosa colaboración que en todo tiempo y dentro de su campo de acción, hemos encontrado en la octava zona naval y en la novena zona militar.

Ese desempeño se ha manifestado en tareas de necesaria profilaxis social y de auxilio a la población. Quedan grabados y para siempre presentes en nuestra memoria, cuatro elementos de tropa y un oficial que cumpliendo con su deber perdieron la vida en Badiraguato en días pasados. Conocidos como hombres por sus hombres, los recordamos con la veneración que nos merece siempre el honroso carácter que cada uno ostentaba, el de soldado de la patria.

La presencia vigilante de nuestras fuerzas armadas garantiza de manera permanente la paz y la tranquilidad en Sinaloa, como en el resto del territorio nacional. Los ciclones de octubre que sacudieron con fuerza a nuestra entidad, sacudieron también la conciencia de los sinaloenses, poniendo de manifiesto su solidaridad y espíritu fraternal.

Ahora sabemos que esas cualidades no sólo nos identifican en la alegría natural de nuestro temperamento, sino también en la necesidad de nuestros hermanos, cuando el infortunio llama a sus puertas.

Quedo también manifestado que tenemos el valor y la decisión suficientes para enfrentarnos a la adversidad. Fuimos golpeados duramente, pero de inmediato nos pusimos de pie para reparar los daños sufridos, restañar las heridas y reconstruir lo destruido.

Si bien es cierto que esos fenómenos naturales no pueden ser evitados, sino apenas

atenuados con medidas de seguridad, si son capaces de acabar con la indiferencia y la pasividad y provocar reacciones humanitarias que ponen muy en alto la generosidad y el desprendimiento de nuestro pueblo.

Nos ayudamos unos a otros; cada mujer, cada hombre, cada joven, cada quien en sus funciones y con sus acciones cumplió su parte; la autoridad federal, estatal y municipal, asumió su responsabilidad.

A pesar de los embates de la naturaleza, tenemos producción sin precedentes;

quedan números para el registro y las estadísticas. Hoy aquí, basta afirmar que a pesar de los obstáculos y de los daños, el mestizaje de la gente nuestra con la tierra nuestra ha hecho posible producir para las necesidades propias y para suplir las de otras partes del país.

Nuevamente estamos en las trincheras del trabajo y del esfuerzo productivo. Vamos caminando de nuevo con fe y esperanza.

Reitero mi agradecimiento al pueblo de Sinaloa, a los auténticos sinaloenses, a la gran mayoría de los habitantes de la entidad, de todas las funciones, de todas las actividades, de todas las actividades, de todas las situaciones económicas, políticas, culturales, sociales en general, por su reacción y por el respaldo que han dado a los actos de gobierno del que soy responsable.

Su conducta reafirma mi convicción de que gobernar requiere participación de los gobernados y que en la tarea de engrandecer nuestro estado tenemos cabida todos. Con un pueblo así no se puede fallar.

Ciudadano

profesor

Enrique

Olivares

Santana,

Secretario

de

Gobernación

y

representante personal del señor licenciado José López Portillo, Presidente de la República:

Es motivo de satisfacción tenerlo con nosotros en este acto cívico, porque reconocemos en usted a un funcionario reflexivo, respetuoso, con el ánimo dispuesto al tratamiento adecuado de los importantes asuntos políticos y sociales que son de su competencia.

Lo saludamos con el respeto que inspira a los sinaloenses por su experiencia acumulada en muchos años de servicio público y por su destacada labor como integrante del gabinete presidencial, en donde ha dado muestras de capacidad, calidad institucional y firmeza en sus convicciones revolucionarias.

Agradecemos al señor Presidente, como una distinción que nos honra, el haberle conferido la encomienda de asistir con su alta representación a nuestro primer informe de gobierno.

Sea usted el apropiado conducto para hacer saber al jefe de las instituciones nacionales, que los esfuerzos realizados en esta primera etapa del gobierno estatal, se habrán de renovar con fe en el destino histórico de México, inspirados en la política que el gobierno de la República ha sustentado y que seguiremos observando hasta el último día de su mandato constitucional.

Pueblo de Sinaloa:

El Estado está unido. Unido en torno de sus instituciones y de su gobierno. Unido por sus leyes, por sus principios, por la coincidencia de sus propósitos:

Unido por la bondad de sus pobladores; Unido porque, ante todo y por encima de todo, lo formamos mexicanos patriotas que nos guiamos por lo nacional y que rechazamos lo extraño.

Tenemos una línea trazada en la constitución, escrita con la sangre de un millón de mexicanos que murieron en la fase armada de la revolución luchando por el restablecimiento de nuestros logros: de independencia y libertad;

Luchando por el restablecimiento de nuestras tradiciones: de estado soberano, liberal y progresista;

Luchando por el establecimiento de nuestros principios: sociales y económicos, modernos y adelantados a su tiempo. En la constitución que ha sido ratificada por la aceptación y el trabajo de campesinos, obreros y clases populares, durante 64 años de su vigencia y 52 de estabilidad política.

Como mexicanos aspiramos a un México más racional, más equilibrado, siempre nuestro, siempre respetado, siempre independiente, del que siempre nos sintamos orgullosos y al que siempre debemos defender. Un México de Libertad en el Derecho.

Como sinaloenses, en la debida proporción tenemos la misma aspiración para nuestro estado.

Porque es así, en Sinaloa no hay lucha entre gobernados y gobernante. Todos somos iguales, perseguimos el mismo fin; sólo nos distingue la intensidad del trabajo y la fuerza de la voluntad. El pueblo exige que se aplique la ley; el gobierno cumple el deber de aplicarla. Concurren así nuestras acciones y para pueblo y gobierno son cada vez menos y menores las excepciones de quienes no quieren conformarse.

Dentro de ese contexto político nos ubicamos Sinaloa y la comunidad sinaloense; en él trabajamos, con él lograremos nuestros propósitos como individuos, a nuestro estilo, con nuestras características, con nuestros atributos, con entusiasmo en la intención y con seriedad en la ejecución.

Con las leyes de la federación y con nuestra constitución y leyes propias; con los problemas de la nación y con nuestros problemas propios; con la suma de nuestros esfuerzos personales, individuales y colectivos, por México y por Sinaloa, con la responsabilidad de ser llamados y el honor de llamarnos:

¡ Mexicanos !

¡ Mexicanos del Estado de Sinaloa !

En la hora de Sinaloa, el primer paso está dado.