Está en la página 1de 3
Por Lic. Gisela Gargiulo * Interacción fármaco-nutriente L a interacción fármaco-nutriente es un te- ma de

Por Lic. Gisela Gargiulo*

Interacción
Interacción

fármaco-nutriente

  • L a interacción fármaco-nutriente es un te- ma de suma importancia, y lamentable- mente está poco difundido, tanto entre

los profesionales de la salud como en la pobla- ción en general. La relación que existe entre el consumo de ali- mentos y la ingesta de medicamentos es tan am- plia como la vasta existencia de los mismos en el

mercado y los alimentos disponibles, además de ser bidireccional. Dicha interacción pueden os- cilar entre una simple alteración de la absorción del medicamento hasta influencias específicas sobre el lugar del efecto metabólico del fármaco.

* Licenciada en Nutrición. M.N. 4782. Mail: giselagargiulo@hotmail.com

Es totalmente reconocido por la comunidad mé- dica que algunos medicamentos y alimentos cuando son ingeridos al mismo tiempo pueden alterar la forma en que el organismo los utiliza o pueden causar efectos colaterales muchas ve- ces no deseados. Las interacciones varían de acuerdo a la dosis del medicamento, la edad, el sexo y el estado de salud del paciente.

Interacciones cinéticas

La presencia de alimentos en el aparato digesti- vo produce cambios en las funciones fisiológi-

cas que afectan la absorción de las drogas, tales como la velocidad de vaciamiento gástrico, las

  • 24 NUESTRAFarmacia

2007-Nº 50
2007-Nº 50

secreciones gastrointestinales o la motilidad

intestinal. Tanto las altas temperaturas, como la viscosidad, la presencia de elevadas concentra- ciones de hidratos de carbono, fibras, grasas o proteínas en el estómago, entre otras, disminu- yen la velocidad de vaciamiento gástrico, lo que retarda el pasaje de la droga al intestino y por consecuencia su absorción y posterior biodispo- nibilidad. Con respecto a las secreciones gástri- cas, se puede citar que a mayor tiempo de con- tacto entre la ampicilina y el ph gástrico, se pro- duce una disminución en la absorción de dicho fármaco. La presencia de alimentos en el intestino delga- do siempre estimula la motilidad y facilita la di- solución y absorción de las drogas. Pero en el caso de la digoxina que es poco soluble, un tránsito acelerado disminuye el tiempo de ab- sorción y disolución, reduciendo la biodisponi- bilidad. Por el contrario otra sustancia poco so- luble como la griseofulvina, cuando es ingerida con alimentos que contienen grasa, y al aumen- tarse así la secreción biliar, mejora la disolución y absorción de dicha droga. De esta manera se observa, que la biodisponibilidad de un medica- mento, no sólo depende de con qué alimento se esté ingiriendo, sino de sus características quí- micas, como por ejemplo solubilidad y resisten- cia al pH.

Efecto de los alimentos y nutrientes sobre las drogas

Como ya se mencionó, algunos alimentos inge- ridos en forma conjunta con las drogas, muchas veces pueden provocar efectos indeseables o re- acciones adversas. Grandes cantidades de cafeína, pueden alterar la efectividad de drogas neurológicas (haloperidol), ya que se produce una variación en la concentra- ción plasmática reduciendo su eficacia. Asimis- mo, las xantinas, también presentes en el café, té y otras infusiones, cuando son ingeridas con teo- filina (dilatador bronquial), producen un incre- mento de los efectos secundarios del fármaco, como nerviosismo e insomnio, debido a la acción metabólica similar de ambos productos. La ingesta de jugos cítricos con quinidina (an- tiarrítmico), aumenta la concentración plasmá- tica de la droga. Si se ingiere una comida muy rica en azúcares, junto con acetaminofén, se logra una menor ab- sorción de la droga.

Recomendaciones

La la hora de ingerir algunos medicamentos, es conveniente seguir estas recomendaciones.

Ácido Acetil-salicílico (aspirina): lejos de las

comidas con abundante agua. Se absorbe mejor y da lugar a un efecto más rápido.

Bicarbonato sódico: sin la presencia de lácteos. Bismuto, sales: evitando la alimentación hiposódica y consumo importante de lácteos.

Corticosteroides: con las comidas.

Griseofulvina: con las comidas especialmente ricas en grasas.

Ketoconazol: media hora antes de las comidas.

Litio, carbonato: con las comidas y evitando la alimentación hiposódica.

Tetraciclina: en ayunas con abundante agua y evitando su consumo con productos lácteos.

Tiroxina: evitando crucíferas y hortalizas de hoja verde oscuro.

Warfarina: con las comidas y evitando las coles, alimentos muy ricos en proteínas y grasas, café, té y chocolate.

Consumiendo una comida con un alto porcenta- je de proteínas, y se ingieren drogas como la le- vodopa o metildopa, se inhibe la absorción del fármaco.

El litio se usa habitualmente en el tratamiento de los trastornos maníaco-depresivos. Se sabe que la ingesta de sodio influye sobre la excre- ción de litio, reduciendo la respuesta terapéuti- ca del fármaco, mientras que la restricción de sodio en pacientes tratados con litio produjo acumulación y toxicidad, por aumento de la ac- tividad del medicamento. También, se ha visto que la cafeína tiende a au- mentar la excreción de litio y que si se limita su ingestión, el paciente sufre un aumento de los temblores. Los IMAO, antidepresivos, pueden causar crisis hipertensivas si se los administra junto con ali- mentos ricos en tiramina (quesos camembert, roquefort, cheedar, provolone, brie), y con ali- mentos y bebidas con fermentación de levadu- ras (vinos, cervezas, pizza, yogures). Varios es- tudios demostraron que la administración de 5 mg de tiramida en alimentos puede causar una respuesta negativa y que 25 mg es una dosis pe-

Algunos

alimentos

ingeridos en

forma

conjunta con

las drogas,

muchas

veces

pueden

provocar

efectos

indeseables

o reacciones

adversas.

2007-Nº 50
2007-Nº 50

NUESTRAFarmacia

25

SECCION

SECCION En general se recomienda tomar los medicamentos con abundante agua y hacerlo, una hora antes

En general se recomienda tomar los medicamentos con abundante agua y hacerlo, una hora antes o dos horas después de las comidas.

ligrosa en extremo, pues puede causar un acci- dente cerebrovascular. Ciertos compuesto de las coles (brócoli, coli- flor, repollo, etc), inhiben el efecto farmacoló- gico de la warfarina (anticoagulante). La ingesta de lácteos con tetraciclina (anticon- vulsivante), disminuye la efectividad de la dro- ga, ya que el calcio presente en la leche, inhibe su absorción. Cabe destacar, que una conducta muy frecuente de estos pacientes, es tomar la medicación junto con el desayuno, pues por lo general, son pacientes crónicos, que toman co- mo hábito tomar la medicación por la mañana. También se ha observado que si estos pacientes toman suplementos de vitamina A, pueden au- mentar el riesgo de presión intracraneal. Sin dejar de mencionar al alcohol, se conocen interacciones con varias drogas, las que produ- cen un enrojecimiento generalizado con disnea y migraña, como sucede con la chlorpropamida utilizada para el tratamiento de la diabetes 2. Además puede potenciar la pérdida de concien- cia si se consume junto con fármacos depreso- res del sistema nervioso central (antihistamíni- cos, sedantes hipnóticos, fenotiazinas). La in- gesta aguda de grandes cantidades de alcohol produce la inhibición transitoria de las enzimas hepáticas, pero la ingesta crónica, aunque sea en pequeñas cantidades, produce una estimulación de la misma; aumentando el metabolismo de al- gunas drogas como la tolbutamida.

Efectos de los medicamentos en el estado nutricional

Así como la presencia de alimentos en el siste- ma digestivo puede interferir con la absorción de un medicamento, los medicamentos también lo pueden hacer con la absorción de los nutrientes. El uso excesivo o crónico de laxantes produce malabsorción severa, pudiendo producir osteo- malacia. Por otra parte, los aceites minerales (vaselina líquida) tienden a atrapar los nutrien- tes solubles en grasas, vitaminas A, D, E y K, interfiriendo con su absorción. En el largo pla- zo puede producirse una depleción. Las vita- minas antes mencionadas pueden también su- frir una absorción deficiente, si es que se in- gieren junto con antibióticos tales como la ne- omicina, que altera las vellosidades intestina- les, e inhibe la lipasa pancreática causando es- teatorrea (deposiciones con presencia de com- puestos grasos).

La colchicina, utilizada en el tratamiento de la gota, puede producir déficit en la absorción de la vitamina B12, con la posterior aparición de una anemia megaloblástica. Las personas mayores suelen utilizar antiácidos para aliviar la indigestión; cantidades excesivas a base de magnesio y aluminio pueden reducir la absorción de fósforo. La aspirina y otros salicilatos, pueden irritar la mucosa gástrica y causar hemorragias micros- cópicas, el resultado es pérdida de hierro y una posible anemia. El uso prolongado de aspirina puede también causar carencia de ácido fólico y vitamina C. Se sugiere, cuando se realizan tratamientos con medicamentos por tiempo prolongado, consul- tar al médico sobre la forma correcta de admi- nistración de los mismos, o si es necesario au- mentar el consumo de algún grupo de alimentos en particular o si conviene incluir algún suple- mento para evitar carencias.

¿Cuál es la forma correcta de tomar un medicamento?

En cuanto al volumen del fluido, se ha visto que la absorción aumenta cuando los medicamentos son consumidos con un volumen de agua de 250 cc. De esta forma, se aumenta la velocidad de va- ciado gástrico y se disminuye la irritación de la mucosa.

Conclusión

Como ya se mencionó, en general se recomien- da tomar los medicamentos con abundante agua y hacerlo, una hora antes o dos horas después de las comidas. Es necesario que los profesionales de la salud, especialmente, los que tengan a cargo la pres- cripción del fármaco y aquellos de los que de- pende la realización del plan alimentario, com- prendan la importancia de tener el conoci- miento y vigilar la administración conjunta o separada de los mismos, para un tratamiento más exitoso y con menos efectos adversos pa- ra el paciente.

Bibliografía:

– Isolabella/Reynoso; Farmacología para Nutricionistas I, 2003.

– Sizer/Whitney; Nutrition Concepts and Controversies,

2003.

– Torresani/Somoza, Lineamientos para el cuidado nutricional, 2003.

  • 26 NUESTRAFarmacia

2007-Nº 50
2007-Nº 50