Declaración de la Mesa de la Unidad Democrática sobre la Crisis del Sector Eléctrico 16 de enero de 2010

La Mesa de la Unidad Democrática denuncia nuevamente ante el país la irresponsabilidad de la administración del presidente Chávez en el manejo del servicio eléctrico. El resultado de esta irresponsable gerencia es que hoy en día los venezolanos y venezolanas ven afectadas sus vidas ante la implementación de racionamientos improvisados, daños a sus equipos, limitaciones a sus actividades cotidianas. La expresión más grave de esta pésima gerencia ha sido el programa de racionamiento, el cual ha tenido múltiples fallas de planificación. La consecuencia ha sido el caos en la ciudad de Caracas, y la persistencia de profundo malestar en todo el país. Denunciamos de manera muy firme la discriminación que se hace con el resto de los estados del país. Por ejemplo, en el estado Barinas los apagones se han presentado desde hace aproximadamente un año. Desde hace dos meses los apagones son diarios y de una duración mínima de 2 horas y media y sin previo aviso. Estos cortes se dan en forma indiscriminada y los usuarios no saben a qué hora les tocará quedarse sin electricidad. En comunidades del estado Delta Amacuro pasan hasta 2 meses sin electricidad. Esta discriminación debe cesar. La crisis del sector eléctrico nacional es resultado de la incompetencia de la administración del presidente Chávez manifestada en fallos garrafales en la planificación e inversión en el sector, además de una pésima gestión general, expresada en los siguientes aspectos: En la última década, la demanda promedio del sector ha venido creciendo constantemente entre 3,5 y 4% interanual. Actualmente la demanda máxima del sistema se ubica por encima de 17.000 MW en horas y días pico. A pesar de conocer estas tendencias, el gobierno no anticipó y aplicó los correctivos necesarios para satisfacer las necesidades de la demanda. La capacidad instalada de generación del Sistema Eléctrico Nacional es de aproximadamente 23.000 MW. Sin embargo, sólo 17.000 MW están en capacidad operativa. Actualmente el 70% o más de la demanda está siendo satisfecha por generación hidroeléctrica. Esta circunstancia no justifica las actuales limitaciones, pues países de la región como Brasil y Colombia
www.unidadvenezuela.org

que utilizan hasta un 80% de hidroelectricidad, no han sometido su población a racionamiento permanente. El parque térmico está muy deteriorado y las nuevas plantas tienen retrasos muy importantes en su ejecución y operación. En 2007 el gobierno del presidente Chávez centraliza y estatiza todas las empresas del sector bajo la nueva empresa denominada CORPOELEC, la cual tiene una gerencia desorganizada y sometida a presiones y decisiones emanadas del Ejecutivo, que privilegian consideraciones clientelares antes que de tipo técnico, lo que resulta en una política de racionamiento creciente que se intenta mantener velado durante más de dos años. Con la finalidad de ahorrar energía, en 2008, se procede a realizar, de manera arbitraria, un cambio de horario solar en el país que repercute negativamente en el consumo energético debido a que amanece y anochece media hora más temprano, con el efecto neto de un aumento cercano al 3% del consumo eléctrico diario. CADAFE anunció asignaciones presupuestarias de US$ 643 millones en proyectos de Transmisión durante 2001-2005. Sin embargo, los proyectos finalmente ejecutados por CADAFE se corresponden con sólo US$ 155 millones, es decir: un 24% del monto originalmente lo asignado. El gobierno del presidente Chávez no continuó los desarrollos hidroeléctricos previstos en el Alto Caroní. El sistema de transmisión dejó de expandirse y sólo se han construido algunos kilómetros de líneas de subtransmisión y distribución. Las labores de mantenimiento en caliente que se realizaba en los sistemas troncales de 765 kV, 400kV y 230 kV fueron abandonadas. Los equipos en las subestaciones, operados en condiciones de sobrecarga producen frecuentes interrupciones del servicio. El actual gobierno no restauró las plantas ineficientes. Se anunció la construcción de 80 plantas de generación distribuida, para acercar la electricidad a la gente y no ha informado cuántas se han construidos. La represa de Tocoma ha debido estar lista para el año 2009 según declaraciones del propio gobierno en el año 2002 y ahora nos que estará para el 2014.

www.unidadvenezuela.org

El gobierno ha debido aplicar la Ley Orgánica del Servicio Eléctrico, promulgada en Octubre de 2001, la cual establece que es competencia del Ejecutivo Nacional: la planificación y ordenamiento de las actividades del servicio eléctrico (art. 11). Asimismo, que el Ministerio de Energía y Minas (y los que sucesivamente han recibido la competencia) con apoyo de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (arts. 15, 16 y 17) y del Centro Nacional de Gestión del Sistema Eléctrico formularán el Plan Nacional de Desarrollo del Servicio Eléctrico Nacional (art. 13). Ocho años más tarde aún no se ha designado ni instalado la Comisión Nacional de Energía Eléctrica y tampoco se ha formulado el Plan. Tal omisión en la planificación ha ocasionado que las empresas hayan funcionado aisladamente, sin tener objetivos claros y perspectivas a mediano y largo plazo, tomando decisiones que sólo afectan el ámbito local, sin considerar las regulaciones y balances a través del sistema interconectado nacional. El Presidente de la República no ha nombrado los tres (3) representantes del Ejecutivo en la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (sobre un total de cinco). Por ello no se cumplen disposiciones de la Ley Orgánica del Servicio Eléctrico. Responsabilizamos a la Asamblea Nacional por no exigir el cumplimiento de la Ley Orgánica del Servicio Eléctrico, así como por haberse inhibido de su función contralora en el seguimiento de los presupuestos aprobados. La Asamblea Nacional no ha velado por el bienestar de sus representados. También responsabilizamos al Contralor General de la República por no vigilar el cumplimiento de contratos que afectan a la República y sus costos involucrados que en algunos casos llegan a duplicar los costos del mercado. La Mesa de la Unidad Democrática: Exige al Ejecutivo Nacional, y al Presidente de la República en particular, que suspenda inmediatamente el racionamiento discriminatorio y desconsiderado al que se tiene sometido al resto de los estados del país. Demanda que el nuevo plan de racionamiento sea acordado con los ciudadanos y los gobiernos de los estados y municipios, con el suficiente tiempo y preparación.
www.unidadvenezuela.org

Propone que mientras dure la crisis, se adelante una hora a la hora legal, para aprovechar mejor la luz solar. Propone que se cancelen, con los recursos derivados de la devaluación del pasado 8 de enero, los montos adeudados por el gobierno nacional a las empresas eléctricas para que éstas puedan realizar planes de inversión y mantenimiento, asegurando una adecuada supervisión de las mismas. Acudirá a todas las instancias responsables para iniciar las averiguaciones sobre las responsabilidades gerenciales y administrativas que han causado estos perjuicios a los venezolanas y venezolanos. Ratifica ante todo el país que la supervisión de la gestión del gobierno en el sector eléctrico será una de las grandes prioridades de los parlamentarios que serán electos el 26 de septiembre como miembros de la mayoría de la Alianza Democrática.

www.unidadvenezuela.org

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful