Está en la página 1de 111
© ENRIQUE GONZALEZ RUBIO MONTOYA D.R.© PUBLICACIONES CRUZ O., S.A. Patriotismo 875, México 19, D.F. Mixcoac, Tel.: 563-75-44 SEXTA REIMPRESION MAYO DEL 2002 MIL EJEMPLARES Edicién al cuidado de: Leonardo Morales M. Reservados todos los derechos. Este libro no puede ser reproducido, en todo o en parte, en forma alguna sin permiso. ISBN 968-20-0158-7 Hecho en México Printed in Mexico Contenido Prologo 9 Huautla, Nido de Aguilas... TS Teonanacatl, la Carne de Dios . 21 En el Infierno y en el Paraiso. . Elementos para la Ceremonia con los Hongos Sagrados Los Dioses . Comunicacién con los Espiritus . Filosoffa, Psicologia y Telepatfa, 125 Clarividencia de don Ricardo, Curandero de Santa Cruz 131 E] Suefio de un Lugar Encantado ax WSS Mus M: i - 4 Soledad Espiritual y Misticismo..... 0... .. +--+ sees sees 153 id 159 Oraciones Curativas 165 Bibliograffa Complementari: 171 Prélogo Mazatecah es palabra nadhuatl que significa “‘originarios o habitan- tes de Mazdtlan’’ ‘‘Mazatl” significa venado; ‘“‘tlan’’ es “lugar donde abunda”’; por tanto Mazatlan significa ‘‘Lugar donde abun- dan los venados”’. Mazatecah o Mazatleca se ha castellanizado como mazatecas 0 también mazatecos. El nicleo mazateco probablemente esté emparentado con los zapotecos y popolocas. El idioma mazateco tiene grandes pareci- dos con la familia lingiitstica popoloca., Ciertamente sus origenes son muy oscuros, no se tiene la abun- dancia de datos que se tienen en la historia de otros nicleos indt- genas y probablemente esto hava sido la causa de que un gran numero de antropologos se hava dedicado a estudiar el nucleo mazateco. Sin embargo, la mayoria de los estudios realizados hasta la fecha, han tenido como base esquemas ideolégicos de tipo marxista, lo cual los aleja de la realidad indigena e imposibilita la comprensién del contexto magico religioso en el que viven. Los mazatecos habitan en lugares montaniosos de los estados de Oaxaca, Puebla y Veracruz. Eran feroces guerreros combatian con lanzas de gran tamano, las cuales usaban con destreza y seguridad. Era un niicleo muy numeroso que cav6 bajo el dominio del sefiorio mixteco, y después fueron dominados por los mexicas. 9 Al ser esclavizados por los invasores europeos padecieron grandes bajas debido a la excesiva explotacién en los trabajos mds pesados y a las epidemias trardas por los soldados espafoles. Actualmente los 150,000 indigenas que comprende el nucleo mazateco contimian habitando parte del norte de Oaxaca y sobre todo los limites de los estados de Puebla y Veracruz. La topografia varia desde planicies casi al nivel del mar hasta altitudes que alcan- zan los 2500 m.;sin embargo la mayor parte de ellos se encuentran habitando la montafa y sus pequefios valles. Lo irregular de la topografia es causa de una vegetacién y un clima muy variables, de manera que no se puede hablar de una manera uniforme de las cir- cunstancias que determinan la forma de vida de los mazatecos. Lo intrincado del terreno ha dificultado la comunicacion, y ha sido causa de que un 60% de la poblacién hable solamente su lengua nativa, En la regién habitada por los mazatecos pueden encontrarse varios minerales como el antimonio, la pirita, el basalto, el cuarzo, la obsidiana y el marmol. En los bosques prosperan las maderas finas y la fauna ofrece las mds variadas especies, entre ellas el tigre americano, la onza, el jabalr, el venado, el conejo, la marta y la zorra. Igualmente hay gran variedad de aves de rapiiia, ast como dguilas y halcones. Existen dos tipos de habitacién entre los mazatecos, el de la zona fria y el de la cdlida. En la region fria las casas generalmente son de forma rectangular, de seis metros de largo por cuatro de ancho, de aitos muros y estan hechas de piedra o adobe; algunas de otate o carrizo enjarrado con lodo, el techo de paja o de palma a dos aguas; tltimamente usan laminas de cartén impermeabilizadas o laminas metdlicas. Las casas de las regiones cdlidas son indistintamente de forma rectangular o redonda y los techos son de las hojas de cana de azucar o de palma. El traje que puede considerarse como tipico es el traje femenino de gala, usado para las festividades. Consiste en un huipil confec- cionado con tela de algodén muy finamente tejida, que llega hasta las rodillas; esta prenda lleva horizontal y verticalmente listones de colores cosidos, y generalmente, en el pecho llevan en hermosos bordados de colores, figuras de animales, especialmente dguilas o 10 pdjaros; ademés, el huipil lleva pegada en la parte inferior una franja de tejido en hilo rojo; el vestido se completa con unas ena- guas largas que les llegan hasta el tobillo, y que adornan en el extremo inferior con una franja ancha tejida a colores, en la que destacan las figuras de venados y caballos. El pelo lo peinan usando aceite confeccionado con el hueso del mamey, v se hacen dos trenzas que adornan con listones de colores terminados en borlas; siempre que salen levan rebozo, generalmente de color obscuro, gustan de usar aretes y anillos de oro y plata. El vestido ordinario consta de la camisa y unas enaguas de manta sin adornos 0 con muy pocos. El hombre usa camisa de manta, huarache y sombrero, y general- mente machete al cinto. El principal producto de la region es el café, que es de gran cali- dad, y es la base de la economia de los mazatecos. Su vida religiosa es muy rica y variada. Conservan conocimientos de herbolaria muy antiguos. Cuando una mujer se encuentra en el cuarto mes del embarazo, se le dan masajes en el abdomen para arreglar el vientre. En el octavo mes, el curandero empieza a rezar a los dioses pro- picios y frota una mezcla de tabaco con lima sobre los brazos de la embarazada para protegerla del embrujo. La mujer es asistida por una comadrona a la hora del parto. Son muchos los ritos que hay en la vida del mazateco; el curan- dero es indispensable en todos ellos. El guta a su pueblo de acuerdo con el calendario ritual que rige las siembras y cosechas. Al cosechar la primera mazorca, la riegan con sangre de guajolote J posteriormente la queman al “Seftor de la Montana”, una deidad muy importante en la religiin mazateca, y que en su dialecto se llama “‘Chicén Nindé Tocosho”. El Senor de la Montafia es muy venerado por los curanderos ya que es el duefo de las montafas, el dios de la tierra, uno de los dioses que otorgan al curandero el don de curar y adivinar, a través del Hongo Sagrado. (“Dishitoé” en mazateco) (Teonanacatl en ndhuatl). El Senor de la Montafta tiene bajo su poder a los ‘“‘duefios de la tierra”, deidades que habitan en las montanas, y a las cuales ofren- dan con cacao. W Entre los mazatecos existe la creencia en los nahuales, y el aire maligno y el miedo son causas de enfermedades. Las fiestas mds importantes son siempre de cardcter religioso. Entre ellas destaca la que realizan el 2 de Noviembre, dia de los Santos Difuntos, El pueblo mazateco es en su mayoria catélico aunque con una gran mezcla de practicas religiosas prehispdnicas. Esto es precisa- mente lo que hace que sea tan interesante estudiarlos. Su cultura contiene gran cantidad de elementos prehispdnicos que nos hacen formarnos una idea de la naturaleza del culto a los Hongos Sagrados, practicado por los pueblos de Mesoameérica. La tradicién shamdnica de los mazatecos, se remonta a los ortge- nes de la cultura de Mesoamérica, desde el remoto origen de los pueblos Olmeca y Tolteca. Los cantos shaménicos mazatecos tienen un origen milenario y nos hablan del esptritu religioso y profundo de los pueblos indige- nas, los cuales, a pesar de la brutal invasi6n y dominacién europea, han sabido preservar lo més sagrado de sus tradiciones prehispdnicas, Desde luego que lacristianizacién ha dejado profunda huellaen el espiritu de los mazatecos, vy encontramos un fuerte sincretismo en sus practicas ceremoniales, pero a pesar de ello, la profundidad de la cosmogonia indigena se encuentra todavia presente en el esptritu de la Ceremonia con los Hongos Sagrados, sobre todo en aquellos curanderos que no se han dejado influenciar demasiado por la civilizacion occidental. El mundo de lo sagrado y de lo magico, es el contexto dentro del que viven todavia muchos mazatecos. La magia de los Hongos Sagrados es un universo tan vasto y complejo, que ningin intento de explicacion antropologica o cientifica podrd resolver todos los misterios que encierra. La posicién del Hombre ante la Vida y ante el Cosmos, el misterio de la muerte y del Espiritu, son algunos de los aspectos involucrados en el ritual shamdnico mazateco, Elritual del Hongo Sagrado nos pone frente a frente con nosotros mismos, y con el Infinito. Los shamanes mazatecos, son verdaderos maestros de sabiduria, y su tradicion debe ser rescatada y revalorada. 12 HUAUTLA, NIDO DE AGUILAS HUAUTLA, NIDO DE AGUILAS La primera noticia que tuve de la existencia de los Hongos Sagrados y de la Ceremonia shamanica mazateca, fue a través de Ja lectura del libro del maestro Fernando Benjtez, titulado “Los Hongos Alucinantes”, que forma parte de la obra “Los Indios de México”. El libro de Benitez me parecié excelente, y despertd un gran interés de mi parte por conocer a Maria Sabina y su Ceremonia. En el afio de 1972 decidi emprender el viaje hacia la Sierra Mazateca. Esto representé un enfrentamiento directo con la Natu- raleza, sobre todo por el enorme contraste entre la ciudad de México, y las montafias boscosas y los horizontes sin limites de la Sierra. Teotitlin del Camino, Oaxaca, es el tltimo pueblo al que se llega antes de emprender el ascenso a la Sierra Mazateca. Teotitlan es palabra nahuatl que significa “Tierra de Dioses’’; es un pueblo pintoresco de clima calusoro. En cuanto se emprende el camino por la brecha que va a la Sierra, desaparecen los horizon- tes conocidos, y el paisaje se vuelve imponente. La belleza de las montafias es impresionante, indescriptible. Después de varias horas de penoso avance, se llega a Huautla de Jiménez, Oaxaca. Es un pueblo mazateco que se encuentra en medio de las montafias, y su nombre significa ‘‘Nido de Aguilas”. Este nombre me parecié sugestivo, pues ademas de que efectiva- mente hay dguilas en las montafias, también podia referirse meta- foricamente a la ascension espiritual del shaman. Conocer las montafias de la Sierra Mazateca es una experiencia maravillosa. En determinados momentos se encuentra uno a la 15 altura de las nubes. La vista de las crestas montafiosas sobre las nubes, y el horizonte infinito a la altura de los ojos, produce una exaltaciOn y un ansia misticas. La vista de las montafias produjo en mf un efecto magico: senti que esas montajfias que veia a lo lejos, estaban encantadas, y que en ellas encontraria algo maravilloso —y asf fue—. En ese momento comprendi que, a pesar de la incomprension de la sociedad, los jovenes como yo, fbamos a Huautla a buscar algo sagrado, a Dios. Habia un gran misterio y misticismo en el ambiente. Bosques gigantescos de gran belleza. Los cantos de exo- ticos pdjaros. Jilgueros, zenzontles, calandrias. A mi paso aparecian pequefios caserios indigenas a la orilla de la brecha, que parece tejida sobre los abismos. De pronto llegan las nubes y tapan las montafias, impidiendo la visibilidad en forma sorprendente. Todo se vuelve neblina, dando la sensacién de que se camina sobre las nubes. En mi primera visita a la Sierra, no conoci a ningin curandero. Lo que si pude conocer fueron los Hongos Sagrados, pues los indi- genas me los ofrecieron en el camino. Los mazatecos son morenos, no muy altos, de risa franca, risa sana. Es notoria la vitalidad de los ancianos, con el pelo blanco, caminando en los montes. Son poderosos y resistentes. Un mazate- co me ofrecid rentarme una cabaiia. Acepté su oferta. Iba con su esposa, una mujer fuerte y morena, que cargaba un pesado amarre de lefia en la espalda. Ofreci mi ayuda a la mujer, la cual me entre- g6 el bulto de lefia con un gesto de extrafieza, aunque con una sonrisa, Al echarme el bulto a la espalda, no pod fa creerlo: pesaba por lo menos 30 kilos; sin embargo, la mujer sub{a por las veredas Agil- mente con el bulto en la espalda, a un paso que me resultaba imposible seguir. Admiré y respeté a esta mujer humilde, que en silencio, me did una leccion. Yo-me consideraba un hombre fuerte, y después de comparar mi resistencia con la de esta mujer mazate- ca, me senti ridfculo. Caminamos cinco o seis kilémetros sobre veredas empinadas y resbaladizas, en el camino que va de “Puente de Fierro”’ a Huautla. Por fin, después de. dos horas, llegamos al pueblo, que, junto consu gente, parece una pintura de Diego Rivera que de pronto hubiera 16 cobrado vida. Mazatecos de piel morena y manta blanca, sombreros y canastas de palma, rebozos azules y vestidos de colores brillantes, con flores bordadas a mano con increfble habilidad. Calles de piedra y lodo, casas de adobe, muchos perros; una iglesia del siglo XVII adorna la Plaza Municipal, dandole sentido historico. De la primaria del pueblo salen corriendo y gritando nifios mazatecos, libres, silvestres, sanos, alegres, que tienen las montafias y las nubes a su alcance. En la fachada de la Escuela Primaria hay un mural que representa a Ricardo Flores Magon preso, escribiendo en una celda. Abajo hay un texto que dice: ‘‘En esta tierra nacié Ricardo Flores Magon, precursor de la Revolucién Mexicana, que murié en una celda de Estados Unidos”. Todo el ambiente en Huautla evoca el pasado de México. La gente y las montafias se integran en el paisaje, como parte de un todo que conserva todavia mucho de su autenticidad. Caminar por los callejones y escuchar las risas de los nifios y su dialecto fluido y extrafo, es una experiencia que me identifica con el ambiente, me siento parte de todo esto, parte de México. Cielos azules, montajias y flores. Aqui todo esta vivo. Los mazatecos no destruyen su medio ambiente ecoldgico: les sirve para sobrevivir, pero lo dejan casi intacto en su pureza natural. Me siento a la orilla de una larga brecha que asciende hasta perderse a lo lejos. Contemplo las montafas, el horizonte grandioso de la Sierra. De los montes cercanos se distinguen figuras humanas que trepan dgilmente, y su imagen me recuerda a las hormigas; ancianos de canas de nube con ropa de manta blanca y muy limpia: campe- sinos con sus azadones y picos a la espalda; mujeres descalzas con el nifio a cuestas. Siento que a pesar de su pobreza, de algin modo son felices de vivir como viven, con la riqueza natural de las montafias. Tienen el sol, el cielo, los animales, las montanias, la luna y las noches estrelladas de la Sierra, con toda su magia y misterio. Tienen a sus Dioses, los Duefios de la Tierra, que los protegen, les hablan y los iluminan a través de los Hongos Sagrados. El hombre de la ciu- dad no tiene nada de esto; es mds pobre que los habitantes de la Sierra Mazatcca. 17 aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. TEONANACATL, LA CARNE DE DIOS aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. “UN ATARDECER ETERNO, CON UN SOL QUE JAMAS TERMINA DE OCULTARSE. ..” contemplaci6n serena y Luz Interior. . . La Luz de la primera infancia, nunca perdida del todo. Aquéllos dias lejanos en los que participaba de la Luz de Dios. Participamos siendo parte de Dios, pero sin saberlo. Dios esta en el rio, en el sol, en el bosque, en los pdjaros, en el atardecer, en la infancia, en el corazén. iPor qué hemos olvidado que de nifios podfamos sentir y con- templar a Dios. . .? Durante esta maravillosa experiencia comprendi que todos los hombres somos Adan, somos el Cristo, somos parte de la Divinidad. Asi fué mi primera experiencia con los Hongos Sagrados. 28 aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. EN EL INFIERNO Y EN EL PARAISO Recuerdo que durante una de las fases de mi increfple primera experiencia con los Hongos Sagrados, estuve en el Infierno. Me senti rodeado de esqueletos y serpientes, las cuales emitfan un silbido espantoso que me hizo sentir terror. También recuerdo haber visto al Diablo, parado frente a mi, con cuernos y cola, como lo describe la Biblia. Lo ins6lito de todo esto, es que yo no era religioso, era ateo. Sin embargo estaba viviendo una experiencia religiosa de inusitadas proporciones. También estuve en el Paraiso, rodeado de p4jaros y de hermosos bosques. Cualquier intento de explicar esta experiencia en términos “cientificos”’, esta condenado al fracaso, pues no se puede com- prender el significado del mundo magico a nivel intelectual. Después de que recobré el conocimiento, abri los ojos y me sen- té. Me di cuenta de que estaba vivo, y esto me lleno de alegria. No podfa creer lo que me hab{fa sucedido. Era algo que iba mas alla de mi capacidad de comprensién. En el lapso de una sola experiencia, habia estado muerto en el Infierno, habfa regresado al estado fetal, habia vuelto a nacer, hab fa estado en la Nada y en el Paraiso. Habfa pasado del pdnico y la contemplacion, y de ahi al éxtasis religioso o mistico. Solamente una persona que haya pasado por alguna experiencia semejante, podra comprender mi relato. Habfa muerto y me habfa ido al Mas Alla. y despés habia regresado a este mundo. 35 aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. otra cabafia. Posiblemente se trataba de una Ceremonia que se estaba efectuando en esa casa. Una velada con los Hongos Sagra- dos, Me senté fuera de la cabafia, y escuché extasiado esos cantos bellisimos, que me Ilenaban de paz. Desaparecieron las imagenes malignas y todo se volvié tranquilidad, y esa tranquilidad provenfa de los cantos de la mujer mazateca. Fué algo bellisimo, Me senti como un invitado esponténeo a esa Ceremonia, Esa mujer me hizo un gran bien. sin saberlo. Esa noche mi ateismo se sacudid fuertemente. Se tambaled, como una torre a punto de caer. . . 39 aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. LA SACERDOTISA MARIA SABINA Al dia siguiente pregunté en el pueblo de Huautla, quién podria levarme a conocer a Maria Sabina. Un nifio me oyé y me dijo: — {Quieres ir con Maria Sabina? Yo te llevo. . . —Llévame por favor— le contesté. Quedamos de vernos a las cinco de la tarde. Llegué a la hora convenida al lugar de la cita. Mis amigos se habian quedado en la cabafia de Loreto, pues yo deseaba estar en una Ceremonia con Maria Sabina, y habia decidido ir solo. Le INevaba un regalo: dos pinturas al dleo, un Cristo y un retrato de ella misma que yo le habia hecho. En el camino, empezo a llover fuertemente. El nifio que me guiaba me advirtiO que era mds de una hora de subida. hasta un lugar llamado El Fortin, en la parte mas alta de Huautla. Llegamos enlodados, con frio, cansados. El nifio, que se llamaba German, tocé la puerta. Nos abrié una mujer joven. Después de una breve explicacién de German en dialecto mazateco, pasamos dentro de la casa, que era de adobe. En el interior, un ambiente mistico se respiraba, como en una iglesia. Y ah{ estaba. Una mujer anciana, de pelo blanco con zonas grises, delgada, bajita de estatura, morena, indigena. Era la curan- dera Maria Sabina. De pronto cobré conciencia de hallarme ante una de las curan- deras mas famosas del mundo. Muchisimos cientificos habian estado con ella en esta casa, y habian estudiado sus poderes para adivinar y curar. 45 aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. gverdad? —Si, muy antigua. Desde antes de la llegada de los espafioles, los mazatecos ya teniamos muchos afios de conocer esta tradicién. Yo la heredé de la difunta de mi madre, que fué muy buena curandera. . . Pablo prendié el carbon mientras charlabamos. Acomodé 13 velas sobre el piso de tierra apisonada. Sacé un libro de oraciones y un rosario. Sahumé los Hongos Sagrados con el copal, y comen- z6 a rezar, hincado frente a las velas prendidas, que habia colocado en direccion al Oriente. Después me explico que en la Ceremonia, el altar debe estar en esa direccién, asi como las personas que par- ticipan, viendo hacia donde sale el sol. Rez6 largamente en un tono muy quedo, casi imperceptible. Después de un largo rato, me did los Hongos Sagrados que habia separado para mi, y tomé su parte. Me dijo que me los comiera, y él hizo lo mismo. Apago las velas y permanecimos cerca de dos horas en el silencio y la obscuridad. EI sonido de los insectos nocturnos lo escuchaba con gran inten- sidad, Después empecé a revisar toda mi vida, como si estuviera viendo una pelicula. Sentfa que habia algo que era un obstaculo, que no me dejaba realizar mis metas como yo deseaba. Hice un repaso de todos mis errores del pasado, y lo hice en forma objetiva, imparcial, como si estuviera analizando la vida de otra persona. De pronto sent{ una necesidad muy grande de acostarme en el piso, boca arriba. Senti que estaba volviendo a nacer. Fue algo de un realismo impresionante. Pablo comenz6 a hablar. Dijo que estaba viendo mi nacimien- to, y revisando mi vida. Hablé de mi vida pasada, como si estuviera hablando de otra persona. Estaba adivinando mi pasado, dandome datos que yo jamas le habfa revelado. . . La posibilidad de adivinar el pasado de una persona es una de las habilidades que han cultivado los curanderos y shamanes mazatecos, y Pablo me dio una demostracién asombrosa de esta capacidad. Después me dijo que el motivo de la mayorfa de mis problemas eran causados por personas envidiosas que me deseaban el mal. Realmente acertaba en todo. Lo que me dijo sobre mi vida era verdadero. Fue algo asombroso. Yo no sabfa cémo lo hacia, pero era un hecho que él podfa ver 85 aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. CHILE ROJO “PASILLA” Se quema el chile rojo ‘“‘pasilla” sobre las brasas del carbén para expulsar demonios y larvas astrales. El humo del chile es muy irri- tante y causa tos, pero se debe resistir, pues es muy efectivo para limpiar. AJO CRUDO. El ajo se da a masticar al paciente para regresarlo del plano astral al plano fisico. Algunas veces es necesario, cuando la persona se en- cuentra perdida en las dimensiones astrales, durante un viaje con los Hongos. CACAO El cacao se come durante la Ceremonia. Representa una ofrenda a los dioses de la Tierra, el Agua, el Aire y el Fuego. Se les ofrenda comiendo cacao para poder utilizar el poder del Hongo. Asi se evi- ta perder la razon durante el viaje. Los dioses nos pueden ‘‘jalar” si no comemos cacao con los Hongos, y nos volvemos locos. El cacao representa el oro espiritual de la sabidurfa, y es una ofrenda a los dioses de la Naturaleza. Respecto al uso del cacao en la Ceremonia de los Hongos, resul- ta ilustrativa la siguiente cita: “En los circulos aristocraticos de la época prehispdnica los hon- gos se tomaban a menudo bebiéndolos con chocolate frfo y revuel- tos con maiz y con flores de Quararibea funebris, amada poyo- matli, pero nunca con bebidas alcohdlicas. El beber los hongos machacados parece haber sido mucho mas frecuente en la antigiie- dad...” (R. Gordon Wasson, “E/ Hongo Maravilloso Teonandcatl’’). El cacao es una ofrenda para los dioses de la tierra, que en maza- teco se Jlaman Chicén Nangui. Son los duefios de los cerros, y de las montafias. Si no se les ofrenda con cacao, pueden causarnos trastornos y enfermedades. 13 VELAS DE CERA VIRGEN Durante la Ceremonia, algunos curanderos utilizan 13 velas de cera virgen. Si la cera no es virgen, no sirven las velas. Se utilizan para la 98 aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. S4SOId SOT aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. peo duramente, y siempre lo recordaré. Algunos afios después, durante un viaje de Hongos Sagrados enmedio de las montafias de la sierra mazateca, durante la noche, se me presentd su presencia invisible, y sostuve con é] una conver- sacion telepatica. Resulta dificil de explicar, pero de pronto senti claramente su presencia junto a mi. Era de noche y estaba en el bosque. Una mancha en un tronco de drbol tomo la forma de su cara, como si estuviera grabada en bajorrelieve en la madera. Era su rostro, su sonrisa joven, sus ojos llenos de esperanza, sus lentes de intelectual. Me decia mentalmente que no me sintiera triste por él, que no hab{a muerto, que estaba viviendo en otra dimen- sién, en otro mundo, y que los ideales por los que hab{fa abando- nado este mundo, algin dfa serén una realidad para toda la Huma- nidad. Después su rostro se desvaneci6 y su presencia se alejé. . . Fué algo muy sutil y dificil de explicar satisfactoriamente. He tenido varias experiencias posteriores en las que he sentido la presencia de espiritus de personas fallecidas, durante Ceremonias con los Hongos Sagrados. Meses después, estaba en mi casa en la ciudad de México, Era de noche. Habia comido Hongos Sagrados. Durante mi viaje pensé en mi abuela materna, la cual habia sido muy buena conmigo. Hab{a fallecido cuando yo era nifio. Habia una fotografia de ella sobre una mesa. Hubo momentos en los que pensé intensamente en ella. . . De pronto la fotografia de mi abuela, con todo y marco, crujié fuertemente. Después crujié la puerta del cuarto, y finalmente toda la pared lanz6 un extrafio crujido. Me sorprendf mucho pero no me dejé llevar por el miedo. Me serené y traté de comprender lo que estaba sucediendo. Recordé la ocasién en que habfa sentido la presencia invisible de mi amigo fallecido. Extrafios crujidos en la habitacién, sin ninguna causa aparente. Recé un Padre Nuestro por el alma de mi abuela, por sueterno descanso. Esta experiencia fué muy impresionante. {QUE SUCEDE DESPUES DE LA MUERTE? Esta pregunta ha sido fundamental para toda la Humanidad, du- 112 aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. lo que hagas aqui. En una ocasion estuve hablando con Benito Jua- rez, y después con Cuauhtémoc y Cuitléhuac. Son presencias invisi- bles, pero puedo escuchar sus voces. Los Honguitos me han ense- fiado que los muertos no estén muertos, viven en otra dimensién. Este secreto maravilloso me lo revel6 el Espiritu Divino, a través de los Hongos Sagrados. . .” En ese momento recordé mi primera experiencia, cuando senti estar muerto y que mi cuerpo se reducia a cenizas, y sin embargo yo seguia viviendo y consciente de mi mismo. Se lo relaté a Pablo, y le pregunté qué significaba. —“Te pasaste al Otro Lado. . .” —dijo. —4Me mori y después resucité? —“Pasaste al Mas All4 y después regresaste a este mundo. Los Honguitos te conceden la potestad divina de conocer el Otro Mun- do antes de morir. Eres muy afortunado de haber logrado pasar hasta el Otro Lado en tu primer viaje. Yo tardé mucho tiempo para lograrlo. . .” -~- Tu también has sentido estar muerto en un viaje? —‘‘Muchas veces. La primera vez, me dié risa”. — Risa? A mi me dié panico. .. —“Porque tti no eres curandero ni sabes nada del Otro Mundo. Yo sé como te sentiste. Yo ya he pasado por todo eso, y por cosas que tu ni te imaginas. Por eso a mi ya nada me da miedo”. Tiempo después, en México, una noche que comulgué yo solo en la casa, mi padre se acercé a mi... Me encontraba en mi estudio, en el silencio. En cierto momento, los vidrios de la biblioteca de mi padre empezaron a hacer ruido, como si alguien los estuviera golpeando. Me asomé y no habia na- die. Sin embargo los vidrios seguian sonando. Sent{ claramente que mi padre me estaba llamando para que fuera a su biblioteca. . . Me armé de valor y me dirigi hacia alla. Entré, y juro por lo mds sagrado, que sent{ su presencia, como si estuviera sentado en su escritorio. Recé un Padre Nuestro y saludé a mi padre: —“Hola, papa. ;Como estas? Sé que estas aqui. Quiero que sepas que te extrafio mucho y que desde aquf te mando todo mi amor de hijo...” Estuve un rato en la biblioteca con mi padre, le prend{ una vela- dora, y me sali de ahi. En toda la noche no volvieron a sonar los 114 EL NAHUALISMO El interés por el ocultismo y la magia indfgena me impuls6 a buscar informacion en libros relacionados con el tema. Desde que apare- cieron los libros de Carlos Castaneda, me interesé en ellos y los lef todos. Encontré en ellos muchas cosas interesantes, sobre todo por el hecho de que muchas de las vivencias descritas por Castane- da, eran semejantes a algunas experiencias que yo habia tenido con Teonandcatl. Sin lugar a dudas, sus libros son interesantes y contie- nen informaci6n importante. Sin embargo, muchas de las cosas que habla Castaneda, me parecieron francamente siniestras, y provoca- ron en mi serias dudas. En una ocasion hablé con Pablo sobre los libros de “don Juan”. Me dijo que hab{fa ofdo hablar de ellos a algunos hippies, pero que no los habfa lefdo, ni le interesaba hacerlo, pues é] estaba en contra del nahualismo. Me dijo lo siguiente: —“Don Juan es un brujo, un nahual {no es cierto? Pues el nahualismo es parte de la magia negra. Eso de transtormarse en animal, es algo diabélico, es una porqueria, indigna de un ser hu- mano. Nosotros tenemos un espiritu mucho mas evolucionado que el de cualquier animal. E] nahualismo es un retroceso en la evolu- cion del Espiritu del hombre. Los curanderos estamos en contra de los nahuales. Nosotros sabemos curar a la gente, levantar el espiri- tu de un enfermo y restablecerlo. Los mazatecos nos llaman ‘‘abo- gados’’ a los curanderos, pues abogamos por las almas de los enfer- mos y pecadores, ante la Justicia Divina”. “Los nahuales en cambio, usan su poder para matar, son aliados 119 “LOS NAHUALES SE TRANSFORMAN EN DEMONIOS O EN ANIMALES...” FILOSOFIA, PSICOLOGIA Y TELEPATIA El conocimiento que poseen los curanderos mazatecos, podrian re- sumirse como Filosofia, Psicologia y Telepatia. Este conocimiento, que los curanderos heredaron de sus antepa- sados, es también una Religion y una Magia. La Telepatia es la transmision del pensamiento, la cual se produ- ce durante la Ceremonia, entre el enfermo y el curandero. Varios curanderos me demostraron sin lugar a duda, que podian saber lo que yo estaba pensando, o algunos hechos de mi pasado. Los curanderos, por medio de la Telepatia, conocen el alma del paciente, su pasado y su presente. La Psicologia la utilizan para conocer el caracter del paciente, sus traumas de la infancia, etc, los cuales salen a relucir bajo el efecto del Teonandcatl; lo mismo sucede con los defectos y las de- bilidades. El] Hongo Sagrado también nos dice como superarlos. Un buen curandero debe ser comoun Psiquiatra, debe saber introducirse hasta lo mas escondido del pasado de una persona. Algunos preten- den ocultar su verdad, “esconderse”’, pero durante la Ceremonia son descubiertos por el curandero. Se puede ir a buscar un alma hasta el mismo Infierno si es necesario, pero se encuentra. Por me- dio de los Hongos Sagrados se puede descubrir a asesinos, ladrones, homosexuales, lesbianas. Todos, tarde o temprano, bajo el efecto se delatan por sus actitudes, o ellos mismos confiesan. Por eso hay mucha gente que le tiene un miedo mortal a los Hongos, No quie- ren ser descubiertos, 0 no quieren enfrentarse a si mismos, a su propia conciencia. Con Teonanacatl salen a relucir todas las malas acciones del 125 pasado de una persona, sin que pueda evitarlo. Es como un juicio del alma, como el Juicio Final. Es la droga de la verdad. La persona confiesa su verdad, gracias al poder del Hongo. El curandero puede hacer mucho por el paciente, si éste le dice volun- tariamente, sus secretos o la causa de sus remordimientos. Cuando la persona no quiere confesar, sufre horriblemente, has- ta que el Hongo lo obliga a hacerlo. Entonces se siente liberado de terribles cargas. La Ceremonia con Teonandcatl es una catarsis es- piritual muy profunda. El enfermo debe “‘vomitar” sus pecados, es la Unica manera de limpiarse. Por otra parte, la Filosofia de la Vida y del Universo que nos dan los Hongos Sagrados, es tinica y maravillosa, es verdadera sabi- duria, conocimiento directo de los sagrado, que en ninguna Uni- versidad nos pueden ensefiar. Por medio de Teonanacatl llegamos a la comprensi6n, al conoci- miento de nosotros mismos y de nuestro Espiritu, dentro de un Universo Infinito y Eterno. . . Por medio de los Hongos Sagrados podemos conocer el Universo que llevamos dentro, podemos ir mas alla de nuestra vida y nuestra muerte; podemos trascender los limites convencionales de la mente y contemplar cara a cara lo Eterno. A través de Teonanacatl se maneja también la Magia, la Clarivi- dencia y la Telekinesis. Durante algunas de las Ceremonias yo he presenciado fenome- nos innegables de Clarividencia, pues los curanderos han sabido co- sas de mi, que yo nunca les dije. Se maneja también la Magia, pues se trabaja con la energfa interna y los espiritus Elementales. Se cura a través de la transmutacién de la energia del enfermo. También se presentan algunas veces, fendmenos de Telckinesis. En algunas Ceremonias se han encendido solas las brasas del car- bon, sin que nadie las toque. Varias veces el resplandor de las bra- sas ha iluminado directamente el rostro del curandero, en forma extrafia. En una ocasién, con Pablo, el bracero se desplazé solo por el piso, aproximadamente un metro de distancia, sin que nadie lo to- cara. Supe de un caso en el que una guitarra salid volando de un ex- tremo a otro de la habitacion. . . 126 y lenas de magia. En Huautla se han conservado muchos vestigios de nuestro pasa- do indigena. Los poderes mentales de los curanderos mazatecos son una muestra de este pasado glorioso, en el que los Hongos Sagrados Teonandcatl transportaban a los shamanes al mundo mé- gico de los Dioses. . . 128 CLARIVIDENCIA DE DON RICARDO, CURANDERO DE SANTA CRUZ CLARIVIDENCIA DE DON RICARDO, CURANDERO DE SANTA CRUZ En mi btisqueda del conocimiento que poseen los curanderos ma- zatecos, fui llevado por un amigo Iamado Guillermo. a conocer a Don Ricardo, un curandero de un pequefio pueblo cercano a Huautla, llamado Sta. Cruz. Llegamos por la tarde. Guillermo me guid hasta la casa del cu- randero, e hizo las presentaciones del caso, explicandole sobre mi interés en conocer las Ceremonias shamdnicas mazatecas. El curan- dero don Ricardo acepté, y se hicieron los preparativos necesarios, mientras el sol se ocultaba tras las montafias. Por la noche se inicié la Ceremonia. Después de seguir los pasos tradicionales en estos casos, tales como sahumar los Hongos en copal, decir las oraciones y distribuir a cada quien su parte de Teo- nanacatl, don Ricardo comenzo a cantar. Su canto no era en dia- lecto mazateco, como el de Maria Sabina, sino en espafiol, y con letanias cristianas. Una de las letanfas se me qued6 muy grabada: Oh! Maria, madre mia Oh! Consuelo del mortal amparadme y llevadme a la Patria Celestial. . . Esta letanfa la entonaba don Ricardo con gran fervor y dulzura, y lograba un efecto de profundo misticismo. Después de algunas horas de oracién y letanfas, don Ricardo me dijo: -“Ta hiciste un viaje en avion al extranjero. . . fuiste a Estados Unidos. . . y a Canada. . . jes cierto, verdad?” 131 Guillermo me habfa comentado que tenia problemas con una muchacha, pues él sentia que ella no era sincera. Ambos nos mira- mos asombrados, y comprendimos que don Ricardo era un verda- dero shaman que poseia el don de la clarividencia, a través del po- der de Teonandcatl. Nos sentimos intrigados y llenos de respeto hacia este hombre humilde, que nos estaba dando una leccién de conocimiento, a pesar de encontrarse perdido en medio de las montafias, completa- mente alejado de la civilizacién, sin luz eléctrica ni estudios univer- sitarios. Sin embargo manejaba conocimientos que nosotros dos, estu- diantes de Antropologia estabamos muy lejos de poseer. ;C6mo era posible que un hombre que vivia en los cerros, supiera mas que nosotros, un hombre al que una persona “‘civilizada” habria catalo- gado como “‘ignorante’’? Nosotros éramos los ignorantes, y él era el sabio. Qué ironia. Nos dié una gran lecci6n. Comprendimos que el verdadero co- nocimiento y desarrollo de nuestras capacidades, no se adquieren en la civilizacién, ni en los libros, sino en contacto directo con la Naturaleza, la cual nos lleva al mundo de lo sagrado y de lo magico. La percepcién extrasensorial producida por los Hongos Sagra- dos, hab{fa sido demostrada una vez mas. La experiencia con don Ricardo, con Pablo y con don Emes- to, asf como con Maria Sabina, eran prueba mas que suficiente de que los Hongos Sagrados encierran un gran misterio para la mente humana, un misterio que la ciencia actual todavia no puede ex- plicar. 133 EL SUENO DE UN LUGAR ENCANTADO Después de la experiencia con don Ricardo, regresé a México. Segui su consejo y pedi las misas para mis padres. Varios meses después, tuve una experiencia completamente ines- perada y llena de misterio: me trasladé a las montafias mazatecas por medio de un suefio. Me encontraba en mi casa, en una noche como todas, pero que para mi fue muy especial. Sofié que estaba en la sierra mazateca, contemplando el horizonte. Vislumbraba a lo lejos un paisaje maravilloso. Me llamaba espe- cialmente la atencién, un lugar despoblado y muy alejado, que apenas alcanzaba a distinguir como una mancha en las montajfias del horizonte; era un pequefio valle que se veia en tonos sepias. Este lugar ejercia una extrafia atraccion hacia mi. Por medio de una intuicion desconocida, yo sab{fa que en ese lu- gar encontraria la respuesta a muchos grandes misterios. Por medio de un acto de voluntad, me trasladé instantaneamente a ese lugar, a la velocidad del pensamiento. . . Me vi después sentado en ese pequefio valle, junto a unas rocas. Me encontraba en la mas absoluta soledad, en un estado espiritual y mental dificil de describir: un éxtasis, y la espera de algo mara- villosc. No sabia qué estaba esperando exactamente en ese sitio solita- rio, pero era una espera tranquila. Esperaba algo que me darfa la Paz, la Luz, el Poder. Quizd esperaba a Dios mismo. . . Mientras esperaba, sentado entre las rocas, observaba los detalles del lugar. Veja las grietas del suelo a mis pies, un suelo erosionado, 139 seco; las rocas a mi alrededor. Arboles a lo lejos y el sol iluminan- do todo el paisaje. Me encontraba en un estado muy especial, con una lucidez ex- traordinaria, semejante a la producida por la ingestién del Hongo Sagrado. Después senti que no era un suefio, sino que efectivamente esta- ba yo en ese lugar, de algin modo inexplicable. Las imagenes y las sensaciones eran reales y nitidas, mucho mas que en un suefio; ob- servaba cada detalle con toda precisién. Me dije: “Esto no es un suefio”. Me senti extrafiado, sin poder explicarme lo que estaba sucedien- do; y cémo habia Ilegado ahi. No fué un suefio. Muchas veces ie sofiado, pero en el fondo de mi mismo, sé que estoy sofiando. Esto era diferente: me encontraba despierto dentro de mi suefio. . . Es un estado dificil de describir. No sé cuanto tiempo estuve ahi, pero recuerdo haber visto al sol ocultarse tras las montafias. Senti el calor del dia, y después el fres- co del atardecer y de la noche. Pasé toda la noche en ese lugar, bajo la luna Ilena, contemplando las estrellas. Después vi el amane- cer, y al sol elevarse hasta el cenit, y yo seguia sentado ahf. No sent{a cansancio, ni hambre, ni sed. Me encontraba en un es- tado de paz total e imperturbable, analizando mi vida, mi destino y mi lugar ante el Cosmos. Después senti deseos de regresar a México, y decidi hacerlo. Desperté en mi cama, como siempre. La sensacidn de haber esta- do en aquel valle encantado era tan real, que me senté en la cama, sorprendido, con la conviccién absoluta de que no habfa sido un simple suefio, sino que realmente habia estado ahi. Después de analizar mucho esta experiencia, he llegado a la con- clusion de que no fué un suefio, sino lo que en esoterismo se llama un desprendimiento astral con la conciencia despierta. Este tipo de experiencia es la meta que se busca a través de la Yoga, el Zen y algunas otras disciplinas esotéricas. Un Gurt lo pue- de hacer a voluntad; a mi me sucedié en forma accidental, sin ha- berlo planeado, en forma natural. Yo no sabia lo que iba a ocurrir: simplemente me acosté a dormir. Meses después regresé a la sierra mazateca, y subf al Cerro de Adoracion. 140 Enterré siete granos de cacao en el sitio que usan los curanderos para depositar sus ofrendas, y me dediqué a contemplar el paisaje. . . De pronto, a lo lejos, descubr{ el pequefio valle color sepia de la experiencia extra-corporal. Era el mismo lugar, sin lugar a dudas. El mismo paisaje, las mismas montafias, el mismo horizonte. . . Sin embargo era la primera vez que yo subia al Cerro de Adora- cién; atin asf, identifiqué plenamente el paisaje: a lo lejos estaba mi valle encantado, y volvi a sentir esa extrafia atraccion hacia ese lugar. .. Ahora sé que algun dia iré a visitar ese valle, y me sentaré en las mismas rocas, pero ahora con mi cuerpo ffsico. Es un lugar alejado, solitario. Me costar4 trabajo y fatiga llegar hasta ahi, pero sé que mi destino es llegar algun dia, y sentarme entre las rocas de este valle encantado, esperando la llegada de al- guna misteriosa respuesta, de alguna inesperada maravilla; de la Conciencia Césmica Universal. . . Quiz, esperando la llegada de Dios. . . “SENTADO ENTRE LAS ROCAS DE ESTE VALLE ENCANTADO, ESPE- RANDO LA LLEGADA DE DIOS...” 141 LA MUERTE DE MARIA SABINA LA MUERTE DE MARIA SABINA En noviembre de 1985, visité nuevamente la sierra mazateca. El dfa 22 de ese mes, iba caminando con unos turistas por la vereda que va del Campo de Aviacién a Puente de Fierro. Uno de ellos comenté lo siguiente: —“Ya saben que anoche murio Marfa Sabina? La noticia me tom6 completamente por sorpresa. Me quedé parado, sin poder decir nada. Muchas veces la prensa habfa dado la noticia falsa de la muerte de Maria Sabina, pero esta vez yo sabfa que la sefiora estaba ya muy anciana y enferma. Recordé a Maria Sabina cuando la conocf; cuando me hizo la primera Ceremonia; me senti realmente triste, y una l4grima asom6 a mis ojos. — Estas seguro? —pregunté. —Anoche muri6 en el Hospital del Seguro Social de Oaxaca. La noticia salid en todos los periddicos. Mafiana la van a enterrar en Huautla. Al dia siguiente fuf al centro de Huautla. En el edificio de la Presidencia Municipal, en la entrada, estaba un féretro con los res- tos mortales de la Sacerdotisa. Practicamente todo el pueblo de Huautla estaba presente. Todas las caras expresaban consternacién y asombro. Aunque Maria Sabina ya estaba muy enferma y anciana, este tipo de noticias siempre nos toma por sorpresa. Una fotografia de la Sacerdotisa estaba colocada sobre el ataiid. Mujeres, ancianos, nifios, jévenes, turistas, hippies, reporteros de televisibn y de prensa, todos estaban reunidos para rendir homena- je a la viejita, a la cual todos en Huautla querian y respetaban. 145 aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. RECORTE Y GUARDE LA NOTICIA COMO RECUERDO DE ESTA GRAN MUJER, Maria Sabina, Murio Ayer en Oaxaca Llanto y Luto en la Montana Heredera de la Sabiduria Mazateca °. Sacerdotisa de los Hongos Alucinantes Vivié y Gozé de Fama, mes no de Dinero Per Miguel Angel Gutitrre: Gorcio 22 de noviembre de 1985 OAXACA, Oax. Noviembre 22, (via telex). — Maria Sabina Garcia, conocida aqui como la sacerdotisa de ios hongos murié hoy al filo de las cuatro de la madrugada, luego de haber sido atendida durante un tiempo en la unidad médica de cuidados intensivos del Instituto Mexicano del Seguro Social. De acuerdo a un parte médico dado a conocer esta maifiana, el deceso ocurrié a causa de un tromboembolio pulmonar obstructiva crénica agudizada, que se complicé con males gastrointestinales. El equipo médico que atendid permanentemente a la “Chanana”’ Huautla de Jiménez. que contaba con 97 aftos de edad, dio a conocer que desde anoche Maria Sabina entré en estado de suma gravedad y fue imposible recuperarla de un estado de coma permanente. Maria Sabina, que toda su vida vivié en una humilde choza de Huautla de Jiménez, enclavada en abrupta sierra mazateca, hizo famosa esa poblacién al dar a conocer al mundo cientifico los beneficios de los hongos silvestres conocidos como alucinégenos. Con ellos, aseguraba curar a los enfermos y demas celebraba ceremonias nocturnas a las que asistian personas de diferentes paises. MARIA SABINA A LA HISTORIA Maria Sabina, toda una leyenda mazateca. ha partido hacia la eternidad, hacia esos misterios del mas alla, que ella en vida puso asomarse con la maravilla de los hongos alucinégenos. Maria Sabina, la sacerdotisa para unos, la hechicera para otros, fue heredera de la sabiduria de sus ancestros, esa raza mazateca que tanto en facciones como en lenguuje, tiene algo en comin con la de los polinesios. Ella vivid siempre en Huautla, —“‘nido de aguilas"—, montajia cononadas siempre aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. “DEBEMOS BUSCARNOS A NOSOTROS MISMOS DENTRO DE LA NATURALEZA. ..” aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. aa You have either reached a page that is unavailable for viewing or reached your viewing limit for this book. Los usos ceremoniales del Hongo Sagrado Teonanacatl, practicados por uno de los grupos indigenas del Estado de Oaxaca, los Mazatecos, forman parte de la riqueza cultural de nuestro pasado prehispanico. Este escrito esta formado por una serie de relatos sobre experiencias rituales con curanderos mazatecos. La Ceremonia Sagrada de los Hongos implica un enfrentamiento directo con el mundo de lo sagrado, que nos obliga a hacer una revaloracién de todos nuestros conceptos sobre el Universo y sobre el hombre. Por medio de la Ceremonia, el curandero o shaman puede lograr el despertar de la conciencia mistica, asi como la adquisicién de los llamados poderes ocultos de la mente, tales como la clarividencia, la telepatia y el magnetismo. Perdida en las montafias de la sierra mazateca, se encuentra enterrada una gran sabiduria, que debe ser rescatada del olvido. Debemos tratar de preservar estos conocimientos, antes de que los mazatecos sean totalmente integrados a la so- ciedad de consumo, perdiendo su identidad cultural. Estos relatos son totalmente veridicos, estan basados en mis experiencias personales con curanderos mazatecos. No se trata de ficcién literaria; los personajes y los sucesos son auténticos. EI misterio y la grandeza de las Ceremonias, hace que deban ser consideradas parte importante de la herencia cultural indi- gena de México. PZ—BPHN yPomre E.V. PUBLICACIONES CRUZO., S.A. © _PATRIOTISMO 878-D COL. MIXCOAC TEL. 563-75-44 9 | 001581