Está en la página 1de 64

En el mercado de Dios, un Dios más allá del

mercado. Pedro Trigo Sal Terrea. 2003.

DISCERNIMIENTO
CRISTIANO DE LAS FORMAS
AMBIENTALES DE RELIGIÓN
El ambiente religioso de principios de siglo está
notablemente refractado. Es cierto que todavía
podemos considerar a América Latina como un
continente fundamentalmente cristiano y aun católico;
pero también lo es que ya se rompió la homogeneidad
de antaño, que ahora incluso el catolicismo se vive de
maneras muy variadas, por supuesto el cristianismo, y
además existe una gama muy extensa de formas
religiosas, además de que se ha hecho socialmente
significativo el indiferentismo, aunque no el ateísmo.
Tal vez sea más decisivo todavía el hecho de la
distancia casi abismal entre las distintas formas de
vivir el catolicismo, una distancia sin duda mayor que
entre algunas de ellas y otras cristianas no católicas e
incluso tal vez otras formas religiosas no cristianas.
El presente estudio sólo pretende se una exploración
inicial sobre cuatro de ellas acompañada de una
reflexión sobre ellas desde lo que pienso que es lo
medular cristiano. Quisiera completarlo con la
referencia a otras formas. Pero quiero expresar que el
esfuerzo de ponerme en el lugar de esas personas ha
sido para mí fuente de alegría y que estoy realmente
agradecido de este intento, que todavía está en una
fase preliminar.

1 RELIGARSE AL MISTERIO PRIMORDIAL EN LA
COMUNIÓN CATÓLICA

1.1 FENOMENOLOGÍA
Dios tiene que ver con mi pasado, que es también el
de la comunidad a la que de algún modo pertenezco.
No el pasado como lo que ya murió sino como aquello
en lo que estoy arraigado, de lo que provengo, que da
peso y en último término dirección y destino a mi vida.
Dios no tiene que ver con este mundo, con estas reglas
de juego: con la capacitación, la competencia, la lucha
por mantenerse a flote en el mercado, con el consumo.
Todo esto es plano, carece de profundidad; y no pocas
veces es también sórdido y despiadado. Pero también
produce riqueza y bienestar social. Es un mundo de
vida, no sólo un medio para vivir. Uno pertenece a este
mundo y no hay que gastar energías en imaginar otras
posibilidades ni en lamentar sus efectos negativos. Uno
tiene que vivir y sacar el mayor provecho posible.
Pero es cierto que este mundo, esta figura histórica,
no es todo, no llena todo lo que uno es. Incluso es
cierto que, si uno lo asumiera como todo lo que da de
sí la realidad y el ser humano, acabaría por
deshumanizarse. Por eso es una gracia que a uno lo
hayan iniciado de niño en la religión católica, que lo
hayan anclado en Dios y su mundo. Dios es ese
misterio en que la realidad y nosotros en ella estamos
fundados. Un misterio que está más allá de nuestra
comprensión, que no es aprehensible por la ciencia ni
por la técnica, que no es objetivable; pero que desde
nuestra tradición cristiana se nos ha revelado como un
misterio de condescendencia, es decir un misterio que
se hace accesible a nosotros sin perder la
indisponibilidad y la trascendencia; un misterio de

misericordia y de perdón; en definitiva un misterio de
amor que se da como vida, que mueve la creación y la
historia y que quiere realizarse como comunión. Jesús
de Nazaret es para nosotros esa presencia humanada
de Dios y es también la cifra de la humanidad que
acepta este designio de comunión y vive su realidad
terrena, mundana, anclado siempre en Dios, como un
verdadero hijo suyo.
Uno no se la pasa en la iglesia y no sigue tampoco
de cerca lo que dicen los curas y desde luego que no
pertenece a asociaciones o movimientos de la Iglesia.
Pero a uno le gusta bautizar a sus hijos como lo
hicieron con él y que hagan la primera comunión y
enterrar a sus muertos. Todo esto se quiere que sea en
la Iglesia y como Dios manda. Uno acude al cura con
libertad y con aire de familia y lo que más desea es
que se produzca un verdadero encuentro: que él
entienda la situación, que la valore, que acoja la
demanda y que la ceremonia sea digna y hermosa, que
en ella él evoque ese misterio trascendente y
condescendiente y que los ritos milenarios lo hagan
misteriosamente presente. No es el momento de
increpar a nadie ni de poner por delante a la institución
eclesiástica. Lo que uno busca es que lo remitan a Dios
y a su mundo, que le hagan gustar que esta vida, al
parecer tan comercializada, es en el fondo gratuidad y
amor, que un nacimiento es un don divino, que la
muerte no es el final de camino, y que al salir en la
pubertad de la familia uno no sale a un mundo hostil
sino a comulgar con ese misterio de vida digna que late
en todo. Uno acepta que le recuerden que al caminar
por terrenos pantanosos se mancha a veces los pies y
la ropa y hasta puede que el corazón, y que por eso es
conveniente examinarse y encontrar alternativas para
no perder el alma.

sin cuerpo. que es la fuente de la vida. sensato extralimitarse. de la comunión. todo se cuestiona y uno cae en la angustia por lo que está viviendo y en la perplejidad porque no ve posibilidad de vivir de otro modo en este mundo. Uno no quisiera ir más allá. de grupos a los que se pertenece.También se desea participar de fiestas locales y solemnizar religiosamente acontecimientos del país. mantener ciertas conversaciones sobre estos tópicos y hasta de vez en cuando tener vivencias reales de ese misterio que se desvela un poquito en esta vida inhóspita. No parece. No es que a uno le resulte fácil vivir esta relación con el mundo de lo divino en la religión católica. romper con la tradición. con la historia a la que uno pertenece. si la ha perdido? Estos actos sacramentales posibilitan que también a veces en la cotidianidad uno pueda echarle cabeza a todo esto. que se deshumanice. Se queda sin lastre. tal . de la pertenencia. de la ciudad. porque entonces todo se complica excesivamente. Uno no quiere para sí ni para los suyos esta pérdida de peso específico y trata sin aspavientos ni extremismos pero con verdad y convicción de mantener esa relación con el misterio ancestral. volver sobre sí. pues. a merced de cualquier viento. de la dignidad y del destino. del trabajo. impide que se extravíe. sin entidad. porque ¿qué dará uno a cambio de su alma. del vecindario. Todo tiene ese mismo sentido de remitir a ese trasmundo que da peso a la vida y que al anclarlo a uno en lo valioso. se pierde la armonía y al invadir lo sagrado excesivamente los diversos ámbitos de la vida como que se rompe el equilibrio. mantener ciertos sentimientos básicos y obrar dentro de ciertos límites. Pero menos lo es aún el romper el cordón umbilical.

Pero daría la impresión de que ellos son sus dueños. Piden demasiados requisitos y hacen ver de modo demasiado drástico que los demandantes tienen que hacer un camino muy exigente para ponerse a la altura. Otros sí parecen estar realmente interesados en lo que se les demanda. para jugar este juego sacándole lo bueno que tiene y minimizando sus evidentes negatividades. No es fácil. Unos curas. En el contacto previo con ellos en orden a la ceremonia no hay una relación personal sino la escueta exposición de la normativa. El problema está en lo que percibe como error de enfoque. de planteamiento. La misma paciencia está dispuesto uno a tener con los curas porque acepta de entrada que nadie es perfecto. aderezada a veces por algunas alusiones estereotipadas al acontecimiento. También uno sabe que hay complicidades internas y que uno tiene que hacer con uno mismo una labor de ingeniería para cambiar algunas tendencias que pueden echarlo todo a rodar y para tener paciencia con otras sufriéndolas con elegancia. una manera discreta y eficaz de sabiduría para nadar y guardar la ropa. No se les ve ese peso que da el estar religado al mundo divino.como está la institución eclesiástica actual. pero Dios va dando arte. más de lo que uno estaría dispuesto a admitir. O piden una adscripción regular a la comunidad cristiana o un cúmulo de actitudes en la vida profesional y ciudadana que en las circunstancias en las que se les piden no parece posible cumplir. no parecen tener este sentido de lo sagrado. La dificultad ambiental la da uno por descontada y se prepara para ir viviendo sin división interior. Se les ve como funcionarios que en el mejor de los casos realizan las ceremonias correctamente y en el peor no llegan al mínimo o afectan un tono sacral que evidencia el vacío más lastimosamente. .

Pueden pertenecer a la clase criolla. y o encuentra que la casa está vacía. En el primer caso siente dolor e indignación porque palpa que el templo sagrado está en manos de mercenarios. Uno va a la casa de sus antepasados. aunque siente con dolor que se le esfuma esta dimensión valiosa. que ya no la habita el misterio y que por consiguiente ya no existen lazos o encuentra que los lazos son demasiado rígidos y restrictivos. No le presenta un horizonte para que él lo desee y se vaya animando a caminar en él sino algo que se parece más a un peaje. ya que uno va como uno de ese nosotros. siente resentimiento por lo que capta como sectarismo excluyente. se va retrayendo. a unos requisitos. desanimada por sucesivas experiencia negativas. encuentra que el nosotros que el cura representa casi lo considera a uno como otro o está dispuesto a admitirlo. a la casa de su estirpe. En el segundo.En ambos casos se produce un desencuentro doloroso. como un miembro de esa comunión católica que se extiende en el espacio y en el tiempo. pero no como es sino con muchas condiciones. Hay gente que. a una disciplina de partido. la de los . 1.2 DISCERNIMIENTO ¿Cómo discernir esta experiencia? Primero hay que decir que es la experiencia de católicos latinoamericanos que se consideran tradicionales. Otros van tanteando hasta lograr referencias más positivas que les conforten y así alimenten esta vivencia del misterio divino en la comunión católica. poco ecuménicos. espera el reconocimiento familiar y la acogida.

ya que no es lo mismo el empeño por conservar la religación al misterio que el afán por mantener un orden social injusto y poco dinámico. Ha influido la inercia y en algunas regiones la presión social. absolutizan el cristianismo preconciliar. Por tanto ha mostrado que puede convivir con la secularización sin desgastarse. que son los que. pero no sólo sin renunciar a esta religación ancestral sino a partir de ella. es decir que están dispuestos a asumirla a fondo. No es vivida como un remanente del pasado sino como parte de la construcción de su identidad actual. Puede ser gente abierta. aunque otros viven sin más el juego establecido. más aún ha evidenciado que la secularización lo exige. Esto significa que en un tiempo signado por la solución de continuidad entre las generaciones hay un grupo significativo de latinoamericanos. minoritario pero no . Pero también son gente de pueblo arraigada en sus lugares y aun personas de las que llamamos pobres pero honrados.peninsulares que se afincaron en la colonia en este continente y construyeron lo que hoy se llama por eso América Latina. Además no se reduce a la generación que hizo el cambio sino también han participado de ella dos generaciones posteriores. pero desde la reserva de su referencia trascendente ancestral. Ciertamente que en Venezuela. ha sido fundamentalmente una decisión libre que se ha ido fortaleciendo con el paso del tiempo. sanamente progresista. Tampoco tradicionales equivale a lo que se llama en política conservadores. y pienso que en la mayor parte de América Latina. desconociendo el sentido histórico de la tradición. Si son tradicionales no son tradicionalistas. Este modo de relacionarse con Dios ha soportado la prueba de la secularización de los 60 y 70. es decir con un sentido de sí mismos y del destino de su vida en este mundo.

ciertamente excepcional, que sí han sido capaces de
transmitir a sus hijos ese horizonte suyo.

A esta experiencia hay que mirarla con respeto. En
ella hay sin duda un núcleo valioso. Hay, pues, que
reconocer ese núcleo y partir de él para que dé
completamente de sí hasta, tal vez, sobrepasarse. En
primer lugar quiero expresar que este tipo de
religiosidad, tanto por el lugar donde ha nacido, como
por el modo como se conceptualiza, como por sus
expresiones simbólicas, como por la identidad desde la
que se la vive es inequívocamente católica. Como
actitud de fondo nada tiene que ver con el sincretismo
ambiental, aunque puedan coincidir algunas
expresiones aisladas. Son dos constelaciones. Esta
vivencia del Dios del nuestros padres se asume como
algo recibido, no como algo aleatorio que yo construyo
según mis preferencias. Ahora bien, esta referencia
fundante en la que los antepasados vivieron, siendo su
patrimonio más sagrado, no fue creada por ellos. Por el
contrario, ellos la vivieron como gracia dada a ellos por
Dios, como condescendencia de Dios de revelarse a
ellos y ligarse para siempre a ellos
misericordiosamente. De ese modo, aunque se
reconocía como algo ligado a la tierra de los padres a
través de una larga historia con innumerables
manifestaciones culturales que funcionaron como
respuesta y expresión propia de la relación con él, se
sabía siempre que la iniciativa pertenecía a Dios y que
él seguía siendo misterio cuando se revelaba. Y así,
Jesús es de ellos a través de imágenes, santuarios,
fiestas y una comunicación que ha hecho historia; pero
es de ellos porque es de Dios, porque nos trasciende. Y
lo mismo podemos decir de su madre María y de los
santos, que son nuestros, pero no expresión de

nosotros, de nuestra historia y cultura sino don de Dios
para nosotros y que desde esa trascendencia abren
nuestras vidas y nuestra historia. Es cierto que a veces
puede llegar a pensarse que esas imágenes veneradas
son los paisanos más ilustres. Pero quienes viven el
Dios de nuestros padres como lo hemos indicado, están
dispuestos a reconocer que no es así e incluso que es
mejor que no sea así, que se conserve la
trascendencia, ya que esa distancia en la cercanía,
aunque es motivo de dolor, también es fuente de
apertura humana y dinamismo.
El discernimiento se da en la práctica espiritual; por
eso tenemos que preguntarnos cómo llevarla a cabo
para que dé frutos. Ayuda mucho como punto de
partida, no sólo que el agente pastoral o el
acompañante espiritual reconozca el núcleo valioso de
esta manera de situarse ante Dios sino que lo
reconozca también en sí mismo, que lo recupere si lo
ha ladeado o perdido o que se asome a él por la
simpatía hasta hacerlo de alguna manera suyo. Esto
implica una relación con Dios en el marco de una
historia, de un pueblo, de una comunidad humana y en
definitiva de toda la humanidad y de toda la creación.
Desde otra perspectiva implica una manera de vivir en
la Iglesia y en la humanidad, que desde sus diversas
especificaciones remite efectivamente al Dios que las
funda y las encamina hacia sí.
Hay que decir que ligar la relación con Dios a la
historia concreta de la que formamos parte, aunque
trascendente a ella, y a la existencia de la humanidad y
a su destino no es lo que favorece la dirección
dominante de esta figura histórica; menos aún forma
parte de la cultura dominante considerar que la
humanidad y la creación están ancladas en el misterio
y caminan a él. Con dolor también debo decir que la

vivencia que se propicia en la Iglesia establecida no es
la de una Iglesia remitida al misterio y que por eso
busca trasuntarlo.
Por eso elegir esta vivencia de Dios es de un
ejercicio de libertad, un principio de genuinidad y una
manifestación de trascendencia. Si lo que se
promociona es un dios mercancía al arbitrio de las
preferencias de cada individuo; si el ser humano que
postulan las corporaciones transnacionales es un
individuo sin ninguna relación constituyente sino que
se constituye por el estatus en el mercado de trabajo y
por la satisfacción de sus preferencias que le posibilita
la inserción en él; si la humanidad que se tiene en
mente es una abstracción, es decir una mera sumatoria
de individuos, sin verdadera historia que marque
fidelidades, sin destino que haga concebir
responsabilidades sino atenida a un presente que se
expande; si la tierra y el universo están degradados a
mera cantera de recursos sin ninguna comunión de
origen ni fin, la propuesta de religarse al Dios de
nuestros padres, creador del universo, solidario de la
humanidad y en definitiva fin de todo es una propuesta
inasimilable para el establecimiento y un principio de
humanización que tiende a contrarrestar los efectos
más deletéreos de la propuesta de las corporaciones
trasnacionales. Mientras se mantenga esa referencia
trascendente, se conserva una verdadera exterioridad
al sistema: uno no ha vendido el alma. Esto hay que
valorarlo muchísimo. Y por eso hay que cultivarlo,
porque es cierto que se mantiene a contracorriente, en
una tensión objetiva con la participación en esta figura
histórica.

¿Qué significa cultivarlo? Un aspecto bastante
englobante es desburocratizar las relaciones de los

Él no es el dueño del negocio que pone las condiciones según su conveniencia o su entender. Él está comisionado por Dios para estimular la fe de los creyentes. Alguien que viene a su propia casa. alguien a cuyo servicio está el presbítero. Que el cura se sitúe de entrada ante un condiscípulo. los curas que están dentro del mostrador internalicen técnicas de relaciones humanas que le hagan sentir bien al cliente y lo enganchen con la compañía. Éstos no pueden tener la impresión de que entran a una oficina del gobierno a cumplir unos trámites. Tal vez puede haber otra persona para las últimas formalidades. que no es un trámite burocrático que puede dejarse en manos de otra persona. Por eso tienen que ser encuentros en libertad. Para que el cura esté en esta tónica se requiere ante todo que la cultive en él mismo. en los que tiene que quedar claro que la Iglesia en concreto está para el bien de los cristianos y que ese bien no lo posee el cura de un modo objetivado sino que se realiza en la obediencia al impulso del Espíritu en cada persona desde la obediencia al Espíritu en él mismo. No puede prevalecer la lógica institucional. como en las oficinas que venden servicios ateniéndose a los requerimientos de un mercado muy exigente. ante un hermano en la fe. ante un miembro del cuerpo de Cristo. Pero también requiere que considere que este contacto con la gente es prioritario. ante un convocado. De ningún modo estamos sugiriendo que. lo que exige un tiempo diario y una actitud habitual. pero el contacto personal tiene que extenderse todo lo que dé . sirviéndola desde donde cada uno es llevado por el Espíritu. El cura debe poner toda su atención en percibir el movimiento del Espíritu en él para compasarse a él sin querer cambiarle de dirección ni anticipársele.curas con el resto de los cristianos. Estamos proponiendo que esas relaciones sean expresión de la comunión católica.

para que así todos al unísono. El oficiante tiene que tener muy clara la estructura y al comenzar debe comunicarla a la asamblea. que en realidad es a verla. Es imprescindible que el culto cristiano vuelva a ser una verdadera celebración de la que aunque en grados diversos participen todos los asistentes. . Naturalmente que si este contacto ha ocurrido con motivo de un rito de pasaje o de los preparativos de una fiesta cristiana o de la celebración religiosa de algún acto memorable.de sí. aunque cada quien según su función. El segundo aspecto se refiere a las ceremonias religiosas. si ésta no la posee. Esto implica que no puede ocupar su tiempo en otros menesteres de manera que esta relación tenga que ser apresurada. su estructura. Cada ceremonia tiene su canon. Pero tanta falta de respeto es hacer una liturgia silvestre. sin la estructura propia del acto. Para que el culto sea simbólico debe acontecer. Eso significa que cada una de las partes debe realizarse de tal manera que sólo se pase a la siguiente cuando ha tenido lugar realmente la anterior. pueden darse encuentros por motivos más personales. como llevarla a cabo tan literalmente mecánica que no acontezca. una vez establecido el puente. puedan realizar el rito llenándolo de contenido o mejor aún dando lugar a que el contenido trascendente acontezca para su provecho. y ella no depende del arbitrio del oficiante ni está a merced del entusiasmo de los participantes. no sólo ante problemas sino ante llamados a profundizar en la vivencia cristiana. Ni se puede limitar uno a ir a oír misa. El canon debe ser siempre respetado. y sería deseable que así ocurriera. ni el oficiante puede limitarse a leer las fórmulas prescritas de manera que no haya nada que oír.

es lo que mueve. Todo esto.Quienes viven al Dios de nuestros padres quieren reconocer la ceremonia. y esto es verdad. aun para el fin más sublime. aunque como dijimos sin violentar su estructura sino cumpliéndola. Lo hace presente real y verdaderamente cuando la Palabra se proclama a sí misma por boca del oficiante y de todos los que la escuchan y se sienten movidos a responder. el rito subsiguiente debe estar impregnado de ella en cada una de sus partes. Otros están interesados en la misa porque la aprovechan para promover su proyecto pastoral. Las ceremonias católicas son actos simbólicos que incluyen elementos rituales. Ellos tienen la idea de que lo sagrado es indisponible para quien lo administra. No se sienten a gusto con la innovación constante. la palabra de Dios. actualizándola. Esto es netamente insuficiente. El culto católico debe centrarse en representar el misterio. cumpliendo tal vez con lo primero. Otros. Hay curas que todo lo centran en leer y hacer lo pautado correctamente. utilizan las ceremonias para asentar su prevalencia frente a la comunidad. ahí radica la eficacia de la liturgia cristiana. Lo representa ante todo con la Palabra. También les parece con mucha razón que si se utiliza la ceremonia. Si la Palabra es proclamada efectivamente. y luego con el rito que también contiene palabras. significa que no pueden ser utilizadas ni para servir a los fines de la institución ni para instruir a los fieles como si estuvieran en una clase ni para reprenderlos desabridamente. aderezado con cantos y oraciones. lo que humaniza. para inculcar las directrices de la institución eclesiástica y . se esfuma el misterio. Les parece certeramente que eso deriva o en una vanalización de los sagrado o en una utilización para otros fines. Aquí tenemos que decir que urge que los curas recuperemos este sentido genuino de la liturgia.

como fuente de recursos económicos. El tercer aspecto está relacionado con la presencia de una palabra pública. se inhibe que la comunidad tome cuerpo en él y se constituya como el sujeto que lo realiza. con lo que el rito pierde su poder expresivo y su eficacia. Estas personas que venimos considerando sólo estarán dispuestos a escuchar como palabra de Dios para ellos lo que captan que es actualización genuina de la Palabra proclamada y de la representación ritual subsiguiente. pero resueltamente no política. No en cuanto se aprovechan de que hay mucha gente para decirles lo que ellos tienen en el corazón en cuanto pertenecientes a una corriente pastoral con sus peculiares dimensiones sociales y políticas. es decir en cuanto el cura y los demás que hablen actúen como profetas de esa Palabra y como discípulos que la recogen para vivir de ella. Pero esto sólo es pertinente en cuanto se atiene a lo que la Palabra da de sí. que ponga el misterio en el horizonte sin profanarlo. es decir ser discípulos. No es ya un acto simbólico. Lo malo es que no pocos curas no comprenden que esto es lo único eficaz. Se profana cuando la palabra proferida en nombre del cristianismo suena a mera defensa de los intereses de . Y tienen razón. Es un acto exclusivo del cura para los fieles. sí es pertinente tanto desentrañar lo que él tiene de salvación en el momento presente como lo que tiene de juicio escatológico sobre la situación y como propuesta de conversión para los que forman parte del acto. No lo comprenden en cuanto están identificados con proyectos pastorales trascendentalizados que les impiden escuchar limpiamente la Palabra. En los tres casos tal como está concebido el acto. Pero si se hace realmente presente el misterio. incluido expresamente el oficiante.

Jesús para nosotros los cristianos tiene palabras de vida eterna. los expertos pagados por las corporaciones trasnacionales o los organismos multinacionales o las universidades que están a su servicio. Una institución eclesiástica domesticada y acomplejada se empeña en balbucir las palabras de los expertos. En nombre del cristianismo se tienen que utilizar palabras cristianas. es decir en las que las fuentes cristianas aparezcan como tales y no para autorizar posturas de grupos tomadas sin contar con la Palabra. Estas palabras de peso que evocan el misterio en el que nos fundamos y hacia el que vamos se escuchan como agua que empapa la tierra reseca.la institución o a intimación disciplinar a los cristianos. La contraposición no es entre palabras humanas y otras esotéricas sino entre las palabras humanas que salen de la boca de Dios y las que salen de nuestras particularidades. constructivas. Así ven la situación. Que no son por cierto jergas de especialistas religiosos sino palabras de la vida. palabras que dan vida eterna. también se profana cuando suena como una mera palabra humana atenida a argumentos puramente humanos. aunque remezcan falsas seguridades y lleven hondos cuestionamientos. son palabras positivas. cómo le afecta a Dios y cómo les va . a pesar de su carga provocadora e incluso explosiva. entonces se la adscribe sin más a la corriente sociopolítica que emplea ese vocabulario y esos argumentos y que se refiere a esos tópicos. Pero. Claro que el misterio en su condescendencia emplea palabras humanas y Jesús es la Palabra humanada. No abundan desgraciadamente este tipo de palabras en nuestro medio. en vez de preguntarse cómo la ve Dios. pero de la vida de un ser humano tan humano como sólo el Hijo de Dios podía serlo.

Sin embargo no se puede ocultar que este modelo de experiencia de Dios encierra en sí una insuficiencia que es fuente de tensión latente e incluso de contradicción.en ella a los seres humanos. Claro que no es un designio exterior al mundo. Pero autonomía respecto de la institución eclesiástica. pero no se puede invocar su nombre para ir en contra de sus designios. Sino el de que su creación no se frustre sino que trasunte la gloria de los hijos de Dios hasta llegar a formar parte de la comunidad divina a través de la humanidad. Hablar fehacientemente de Dios es una gracia que demandan con insistencia muchas personas. Es imprescindible hablar hoy públicamente de Dios. no respecto de Dios. Porque Dios tiene un designio sobre el mundo. de confinar el misterio en lo primordial trascendente y en lo trascendente final. entre ellas éstas que siguen al Dios de nuestros padres. y al Espíritu de Dios que como Espíritu del Crucificado resucitado mueve a cada uno desde más adentro que lo íntimo suyo y a la creación y a la historia desde una trascendencia por inmanencia. Es bueno que la institución tenga en cuenta lo que dicen los expertos para que su hablar esté a la altura del tiempo. paradigma absoluto de humanidad que atrae desde el futuro de Dios. La insuficiencia viene de la voluntad de confinar a Dios en lo ancestral. La humanidad por un . Este designio tiene por sujeto a la humanidad. y cómo la padecen las mayorías excluidas que son los predilectos de Dios. Sería profanarlo. es decir si es camino de humanización. Es el propio Concilio el que ha asumido la autonomía de lo temporal. pero tiene que buscar su enfoque propio para que no resulte redundante y por tanto intrascendente. y simultáneamente al Hijo de Dios.

Es decir. por más condescendiente que sea. todo es gracia. pero la gracia no vuelve al ser humano mera causa instrumental sino que libera su libertad para que actúe con toda plenitud y así se constituya. se entregue y su existencia sea fecunda. Si todavía uno va a dejarse atraer. sobrecarga demasiado este tiempo. es decir guiar por . Pero Jesús no está aquí: actúa atrayendo desde el futuro de Dios. se posea. Y más aún. aunque entenderlo no respecto a la mera conciencia sino dando respuesta a Dios. Naturalmente que en esta acción en definitiva todo es gracia. Es un tiempo demasiado pobre y chato y por otra parte demasiado peleado e implacable para exponerse a la vista de Dios. pero sólo se mueve por él el que acepta su impulso y al secundarlo hace la obra más personal que puede realizar el ser humano.lado y el Hijo y el Espíritu de Dios por otro no son socios que se reparten las tareas. Esto significa que estas personas ligadas al Dios de nuestros padres están llamadas por él a reconocerlo no sólo en el principio y el fin sino a vivir hoy sin él. están invitadas a investir el paradigma de su Hijo y a secundar el impulso del Espíritu. Vivir responsablemente no suena mal a estas personas. es decir a vivir su autonomía responsablemente. Les parece que esa presencia permanente. pero delante de él. y el Espíritu sopla siempre. desde otra dimensión. No sólo que uno no se siente cómodo sino que no puede jugar en paz este juego. Luego es cierto que Dios actúa de tal manera en el mundo que todo lo actúa a través del ser humano y como acción propia del ser humano. que es el único que se tiene a la mano. que es verdad que el que acepta ser atraído es él el que da y el que acepta la moción es él el que se mueve. Todo lo hacen los seres humanos y. es decir realizando su autonomía en presencia suya. por más discreta que sea. ya les parece más complicado.

con su peso de realidad. atentando contra el equilibrio en que se basa la vida. ¿No es la realidad la que está distorsionada en esta figura histórica? Ella nos ha permitido concluir científicamente lo que habían intuido las culturas milenarias: que componemos un sistema de sistemas con la tierra. nos basta con saber que está. Del mismo modo también sabemos que no cabe desarrollo del ser humano que no sea desarrollo de la humanidad como conjunto. Y sin embargo aceptamos que . Ese encargo no nos aliena. de suerte que la vida de todos está mutuamente condicionada y mejoramos o empeoramos su calidad como conjunto. por el contrario nos hace vivir en la realidad. que ya es mucho. permite que cada cosa se presente con su verdadero tamaño. No podemos permitirnos el lujo de ver al Dios de nuestros padres. no como nos la hace ver la propaganda. Vivir responsablemente es vivir en respuesta a ese encargo. ya se rompen los cauces y las reglas de juego y uno no sabe dónde va a ir a parar. sabemos que excluir a las mayorías no es sólo condenarlas a la muerte sino condenarse uno mismo a la deshumanización. tan violenta y deshumanizadora por haber apartado a Dios de ella? Ya insistimos que Dios no quiere mandar: él es quien nos da la autonomía. Nosotros somos gente de labios impuros que habitamos en un pueblo de labios impuros. y que mientras tanto tiene paciencia con nosotros mientras surcamos esta época tratando. pero nos la da para llevar adelante la realidad histórica desde el paradigma de Jesús y el impulso del Espíritu.Jesús y su Espíritu. que nos funda y que nos espera. de no perder el alma. ¿Pero es cierto que Dios complica la vida? ¿No será cierto más bien que la dirección que ha tomado esta figura histórica es tan superficial. y no queremos rectificar. Y sin embargo irracionalmente estamos envenenando la tierra.

Con toda la discreción del mundo. pero prescindir de estos planteamientos ¿no nos condena a una vida de claudicaciones por un lado y paliativos por otro? ¿Llegaremos a encontrar verdadera paz y alegría en una existencia así? Más aún. si no la hemos perdido ya y lo que nos queda es un hueco irrellenable y una incurable nostalgia? El intento no es inocular a estas personas una mala conciencia sino ayudarlas a que no se estanquen. Pero Jesús de Nazaret sí desbordó este marco en su palabra y acción. ¿El Espíritu puede permitir que estas personas se queden en esta imagen y vivencia de Dios? Uno no es quien para marcar caminos al Espíritu. aunque no como una ley sino como un horizonte deseable y un camino de vida fecunda. a la larga ¿no nos encontraremos con que como resultado de mil concesiones aparentemente no definitorias vamos perdiendo el alma.aumente la brecha entre ricos y pobres hasta hacerse un verdadero abismo. Es cierto que es duro nadar a contracorriente. Uno no puede dejar de proclamarlo. irresponsable. pero sin dejar de dar lo pasos que son movidos a dar. a que esa vivencia del Dios de sus padres siga dando de sí. que engendra tanta inhumanidad y violencia y que finalmente es suicida. 2 VIVIR EN ARMONÍA CON LA VIDA . Podríamos seguir con otros indicadores. La pregunta es si queremos participar de esa dirección irracional. y para eso hacerles ver que les conviene que no le pongan topes de entrada sino que la cultiven.

y de algún modo participa de estas . deseos y búsquedas personales. tanta disarmonía. acompasado a su ritmo. Uno se ve no ya opaco sino límpido. un centro donde todo es centro y no hay ningún centro sino ese fluir. sí parece una alternativa reconfortante. El yo ya no es frontera sino un punto de la onda sin fin. tanto desencuentro. que une lo múltiple en el respeto. de pensar positivamente respecto de lo que ocurre a nuestro alrededor y de desear acceder a la energía cósmica que todo lo mantiene y renueva. es cierto que el mundo se percibe distinto y la vida se vive en otra dimensión. no me refiero a los aspectos más frívolos de la Nueva Era sino al modo como un grupo significativo de latinoamericanos han asumido estas incitaciones ambientales. lograr la gracia de concordar con ese orden dinámico es lo que le libera a uno del subjetivismo aislante y lo pone a tono con esa fuerza de vida. Si se logra vivir en ese horizonte. tanta hostilidad.1 FENOMENOLOGÍA Hay una experiencia de Dios o no sé si más bien de lo divino o más diluidamente de lo sagrado que se asocia a la actitud de lograr una armonía interior.2. Como se ve. Pero si se lo contrasta con tanta soledad. En general son clases medias. en la atracción. Todo esto parece muy etéreo. en la participación y en dar de sí. podríamos decir amorizante. Ponerse a vibrar a su ritmo. no para estar en la onda sino porque han captado que se adecuaban a necesidades. sin resistencia al movimiento de la vida. pero también los hay entre gente popular modernizada. tanto empecinamiento suicida.

cuando no ha llegado a totalizar a la persona. por la suciedad. Una existencia así acaba dando tedio por lo anárquica. Uno se ve a sí mismo víctima y verdugo. Pero se pregunta si todo esto es realizable. y el resultado es mayor caos. como a la voluntad de poder como modo de relación. Siente la nostalgia de la comunión. Pero percibe que para lograr la trasparencia necesita salir de la opacidad. opaco. aunque como un aspecto de un conjunto más amplio. pero a la vez en otro ámbito él usa ese poder satelitizando a otras personas. se ve sin luz. Si el individuo se mete en esa lógica. es decir purificarse. mayor esclavitud. por la falta de consistencia. . si no está sustentado en potencialidades de la existencia. manchado y hostil. que obrando de un modo totalitario pone a los individuos a su servicio o los margina o aniquila. El punto de partida contra el que se reacciona es el individualismo. provoca una gran insatisfacción. el yoísmo caprichoso atenido a las propias preferencias. si hay algo en la realidad que lo posibilite porque. una mónada errante esclava de sus pulsiones y de incitaciones del entorno. debe servir servilmente a ese poder y siente su servidumbre como una cadena que lo degrada. solo. mayor opacidad.vivencias un sector de gente popular (campesinos o de origen campesino). quitándoles así su sustancia propia y deshumanizándose él mismo al hacerlo. Intuye que la armonía tiene el precio de renunciar tanto al yo como centro absoluto. Esta situación actuada y padecida. Pero la situación todavía es peor porque el individualismo está solicitado por una formidable voluntad de poder que es la columna vertebral de esta figura histórica. la pretensión de llevarlo a cabo sólo se puede apoyar en la voluntad de poder. sin norte ni lazo.

Normalmente sienten una gran simpatía por Jesús de Nazaret y lo ven como uno de los suyos. figuras y grupos religiosos orientales. El cristianismo ha alentado las utopías más bellas. . Pero no reconocen ese rostro en los cristianos y menos aún en la institución eclesiástica. el paraíso socialista. Es claro que además existe un mercado que alimenta la presencia de libros. el estado de bienestar. Por eso estas personas no buscan respuesta en el cristianismo. También está el afán de novedades. deshumanización y muerte. el progreso. de intolerancia humana. digamos. la mundialización de las corporaciones trasnacionalizadas. de guerras entre Estados. pero también ha sido combustible para la voluntad de poder. No sólo que haya sucumbido a ella sino que su modo predominante de entender a Dios ha sido fuente de conflictos.Por eso rechaza instintivamente las utopías de la modernidad occidental: la civilización. de represiones en el interior de los Estados. Ése es el caldo de cultivo de la atracción de propuestas de religiones y espiritualidades asiáticas. y por tanto práctica. y lo que se presenta como una salvación muy concreta y al alcance de la mano. y. no han traído sino desquiciamiento. Por eso se llama a lo establecido civilización occidental y cristiana o postcristiana. Es verdad que en el camino han producido innovaciones tecnológicas imprescindibles y algunas metas que sí parecen humanas. Por eso instintivamente miran en otra dirección.. Para estas personas el cristianismo pertenece a esta constelación.. como el que ha logrado realizar lo que ellos buscan. pero la voluntad de poder que las dinamiza es a la vez una fuerza diabólica que acaba convirtiendo a las mejores intenciones y a los más puros ideales en instrumentos de alienación. antagonismos.

Por eso estas personas han recogido algunas de las intuiciones fundamentales del Concilio en otras fuentes y en otra constelación religiosa. Pero si el Concilio no ha sido recibido por la mayoría de la institución eclesiástica. Lo menos que se puede decir es que fue una desintoxicación saludable de un sobrenaturalismo demasiado humano. cuando uno se hace cargo de los resortes en el fondo disciplinarios con que se llevó a cabo la reforma católica y no menos las otras. dando todo esto por descontado.asequible. guerras no sólo entre cristianos sino también de Iglesias cristianas. no es fácil que se atreva uno a condenar ese naturalismo. Es cierto que el concilio Vaticano II podría haber sido en nuestro caso la crítica de lo que sienten estas personas. que no está satisfecha en las ofertas religiosas establecidas. Pero. Pero cuando uno se interna en el siglo y medio que lo precedió de luchas fratricidas y feroces. menos aún ha llegado al cristiano de a pie. A mí me recuerda el naturalismo dieciochesco. resortes que hicieron posibles y que casi precipitaron a las guerras de religión. entre ellas la de la institución eclesiástica. Aunque hay un punto en el que esta religiosidad es incompatible con la propuesta del Vaticano II. de una pretensión de trascendencia demasiado mundana. también existe un hambre de limpidez y comunión más allá de la voluntad de poder. Reducir la religión a la emoción ante la naturaleza y al sentimiento del corazón parece demasiado poco. Éste . casi todas de origen cristiano. y la respuesta a sus percepciones y deseos de fondo. barata. Esa es la razón de ser de esta religiosidad. avaladas por diversas interpretaciones de la religión revelada.

propone una salvación histórica. comprende que es ilusión. Pues bien. ruptura de la familia humana y división en el interior de las personas. no desemboca en el todo que permanece sino que se desvanece como toda particularidad. Pero como es una vida que se origina sólo de voluntades particulares. Tiene suficiente entidad como para poder vivir de ella. a la luz del horizonte de esta religiosidad. y en el fondo constituye una protesta radical contra la historia. cortado del seno infinito del que mana realidad en forma de energía amorizante. y el extrañamiento respecto de la naturaleza. La historia es percibida como un mundo producido por centros de poder que al absolutizarse objetivan a la naturaleza y a las personas. Esta realidad que se nos impone con tanta contundencia carece de fondo y fecundidad. como no es una vida participada del dinamismo creacional. en nuestro caso de la occidental? El punto de . mientras que la religiosidad que consideramos quiere salvarse de la historia. No pretendo decir que estas personas se planteen de un modo expreso salir de la historia sino que su postura entraña un rechazo instintivo no sólo de los males reales que ha producido la historia del occidente sino de mecanismos que la han motorizado. desde luego la voluntad de poder. pero también el individualismo insolidario de personajes y grupos humanos. En este sentido preciso es cierto que de ilusión también se vive. Ilusión no es lo mismo que nada. y de retruque se alienan a ellos mismos. desde una vida personal no subjetivizada sino concorde con el pulso de la realidad. de artificio. percibida intuitivamente como ruptura con la naturaleza. Si uno la encara desde la inmersión en la fuente sagrada de la vida. ese mundo aparece como suspendido en el vacío. ¿Cómo se vive en concreto ese rechazo de la historia.

si se puede decir así. Ordinariamente se vive abstraído de los elementos. de vivir en la vida. con el sol del mediodía. de su fluir. con la presencia de los cerros. de ponerlo a la espalda. cómo se asienta y llega a plenitud en los adultos. ver cómo los seres humanos prestan atención. pendiente de lo que le afectan a uno las cosas. descansan. discriminadoras. Se da una voluntad positiva de despegarse de él. y otras deshumanizadas y contaminadoras. en el propio yo. como un núcleo de intensidad. con simpatía. de su vida. como un encargo del dinamismo fontal de la vida. como uno del conjunto hasta percibir lo humano de la humanidad como una inflexión de la vida. con la brisa y con la lluvia. se expanden. trabajan. con la arena y el barro. cómo se despliega en los jóvenes y adquiere rasgos propios. cómo se remansa en los mayores. con el pulso del mar y su horizonte. se comunican. aprender a ver con sabiduría. del conjunto inconsútil que forman. de andar en otra onda. más aún. de manera que uno reciba vida de la vida. tratar de hacer cosas buenas. y poner la atención en lo que sale de la vida y da vida. Uno sabe que hay muchas cosas deficientes. sino tratar de objetivarse. con el atardecer. Actitud positiva es tener libertad no sólo para no pertenecer a ese mundo sino también para no vivir referido a él criticándolo. incluso. con la luna y las estrellas. Es. con los árboles y las flores. no estar uno siempre en sí mismo. Es tratar de hacer las cosas bien.arranque es una actitud positiva. otras muchas injustas. de quitárselo de encima. . Estar también vueltos a los demás no en cuanto interfieren en mi vida ni como curiosidad de vidas ajenas sino como interés biófilo: ver cómo va despuntando la vida en los niños y la humanidad en los adolescentes. Que esté en sintonía con el amanecer. con el silencio de la noche.

Ya que la libertad es la pertenencia a la vida. es decir el orden biófilo. es ejercer la libertad más genuina. y sin rendirse a ella asumiendo el papel de víctima.Todo esto se da en una situación que va por otros derroteros. Ante todo. tanto de la violencia inflingida a otros como de la violencia padecida. aunque sea justa. discriminación o agresión. Por eso en la existencia libre late una formidable potencia: es la consistencia de lo real. El que es libre ni ofende ni teme. si actúa con objetividad. La libertad es la superación de la violencia. . Luego. la capacidad de sintonizar con las energías positivas hasta pertenecer a ellas. estar dispuesto a perder cuando el persistir en la demanda ya no sería en concreto procurar la vida sino prevalecer a costa de otros. para restablecer el predominio de la vida. es decir no las asume ni obra por tanto a partir de ellas. toma distancia de ellas. Este esfuerzo es muy tenaz y muy radical. pero también muy sutil y aparentemente débil. Encarar la negatividad sin buscar prevalecer sobre ella con el uso de una fuerza mayor. Entonces se pone a prueba si es verdad que la persona supera la voluntad de poder. Aquí hay que considerar dos aspectos: el primero. Por eso mantenerse en esta onda exige una atención tranquila. pero el segundo. pero más allá de cualquier voluntarismo para no fortalecer la voluntad de poder sino la trasparencia. o si el objetivo es deshacer al que causó el problema. sintiéndolas. un volver sobre sí constante. si se deja llevar por las emociones negativas que estos hechos provocan o. la tenacidad tranquila para sostener lo que lleva a la vida estando dispuesto a tolerar dosis de incomodidad por mantener esta dirección. Un problema muy específico aparece cuando la negatividad se ceba sobre uno en forma de injusticia.

y llegar a percibir ese horizonte de la vida que se mueve sin pausa y acompasadamente. saborearlo hasta que ése sea en verdad el horizonte de uno. un camino que lo tenemos tan consustanciado que nos parece que renunciar a él equivale a renunciar a nosotros mismos. Por el contrario exige desprenderse de toda pretensión. a negarnos a nosotros mismos. deshumanizadora y letal sino. Y así es. no menos. El paso que va desde informarse sobre este horizonte hasta entregarse a él es un camino que no puede recorrerse desde la voluntad de poder. pero no es reposo inerte. a perdernos. particularizante. ninguna resistencia yoísta. Una vida que pertenece completamente a la vida. Es indispensable conocerlo. No basta con saber todo esto. Esto implica desaprender el camino de la posesión y del éxito. de nada desapropia. el estado al que se aspira. Es simplemente otro modo de estar en la vida. Para una existencia así nada significa la muerte: como no hay ninguna apropiación. Lo que parece estabilidad es el movimiento vital perfectamente acompasado al movimiento total. es decir hasta que uno ingrese a ese horizonte en el que ya estaba sin saberlo ni aceptarlo ni corresponder a él. Por el contrario. incluso del deseo. Éste es el punto de llegada.un peso que no aplasta sino que irradia y que vence al mal padeciéndolo sin dejarse dominar por él. el individualismo y la voluntad de poder que anidan en uno mismo ¿cómo recorrer el camino para llegar a esa plenitud? El primer paso es comprender el carácter ilusorio de la historia y del yo. no es un estado estático. Pero si el punto de partida es no sólo una historia movida desde centros de poder y por eso disparatada. Es estado por la estabilidad que lleva aparejado. sin cambiar de dirección ni talante vital. . no se mueve porque no queda ninguna inercia.

pero que en realidad no viven en este horizonte. Sí hay que decir de modo general que cualquier técnica de superación no la produce de suyo. en el mercado abundan los que poseen el lenguaje y los ademanes e incluso técnicas variadas. para superar estos autoengaños es conveniente dejarse ayudar por alguien que sí haya hecho mucho camino. En este caso el engaño es completo ya que ni maestro ni discípulo desean en el fondo salir del yo sino lograr sucedáneos menos costosos. no es tan fácil encontrar guías auténticos. el ejercicio de vaciarse de lo de uno y acompasarse al ritmo de la vida en uno y en el entorno. Por eso. aunque tenga apariencia contraria. es decir fijar la mente en un tema y darle vueltas hasta aprehenderlo e interiorizarlo sino por el contrario el ejercicio de dejar lo temático. como es fácil que suceda que cuando parece haberse logrado mucho en realidad no se ha avanzado nada porque el yo está no sólo intacto sino más crecido y poderoso que antes. son sólo expresiones de esa voluntad de desprenderse de sí y sobre todo del amor propio entendido como voluntad particularizante. lo particular.Pero la voluntad de poder es tan tenaz que puede disfrazarse de su contrario para satisfacerse. como dijimos al comienzo. Ahora bien. Esto es lo que suele ocurrir en este proceso. Un ejercicio que nunca falta en este tipo de religiosidad es la meditación. no una meditación objetual. Sin embargo si uno está anclado en el propósito irrenunciable de superar la situación inicial porque la padece como no auténtica. desde la propia respiración hasta el aire o la luz que lo envuelve. por eso mismo se habilita para captar lo que no la supera. La meditación es una predisposición a la presencia de la realidad en uno. El camino es difícil y. como deshumanizada. es el camino del vaciamiento para que se manifieste la . la pretensión.

Al hablar de la vida hemos caracterizado su incesante fluir sin fronteras. Por eso apenas hemos usado ese nombre. con creatividad.2 DISCERNIMIENTO Para discernir este tipo de religiosidad desde el cristianismo tomaremos como punto focal el carácter impersonal de Dios. También hemos aludido a una suerte de seno fontal de donde mana la vida. libere lo que tiene de verdad. La persona se entrega a ello con naturalidad. La hemos escrito sin mayúscula precisamente para no personificarla.vida. trasparente. Nos hemos referido en cambio sobre todo a la vida. esto es. Esta meditación va llevando a un modo de vivir la cotidianidad en el que la persona está liberada para el presente. constructiva. 2. de vida. para no sustantivarla. Para nombrar a este misterio o a su presencia actuante hemos dicho . Esa actitud ayuda a que las otras personas involucradas se pongan también en esa actitud biófila. También puede suceder que la nada que se va abriendo paso en uno sitúe en verdad ante la nada que sostiene todo. Puede tomar la forma de la iluminación o de la presencia o de la armonía (es decir la resonancia del todo) o de la comunión. y dure ni más ni menos que su medida. es decir va teniendo la capacidad de estar toda ella en lo que está sin sobrecargarlo por pretensiones o voluntad de poder sino permitiendo que el acontecimiento o el encuentro o la obra que se lleva a cabo dé de sí en su justo tamaño. con tal de que se lo entienda como un abismo sin ubicación. con lucidez.

Con eso estoy diciendo que nuestro carácter personal es misterio y se afinca en el misterio divino. Jesús de Nazaret. Más bien sostenemos que el referente primario de lo que es persona está en Dios y que nosotros lo somos en cuanto se nos da participar de ese modo de existir. es decir tenemos una cierta experiencia tanto de nosotros como de Dios que nos permite hablar con sentido cuando decimos persona. pero incluso a la particularidad que se pretende centro. lo mínimo que podemos decir es que es menos inexacto decir que Dios es personal que decir que es impersonal. Pero los cristianos nos atrevemos a decir todavía más: afirmamos que Dios consiste en tres personas.dinamismo creativo. Claro que la idea y el imaginario que tenemos los humanos de la existencia personal no se puede aplicar a Dios. Referido a Dios. No cabe duda de que el Dios cristiano es personal. la relación con este modo de percibir lo divino no puede ser el cara a cara ni el diálogo sino la entrega a ese juego con una confianza de fondo. Ya digo que apenas sabemos de lo que hablamos. De algún modo decimos que Dios es Padre y que lo es porque tiene un Hijo y que la relación entre ambos es extática: no se da en ninguno de los dos sino en el Espíritu. Como se ve. fuerza amorizante. Hijo y Espíritu. pero confesamos que tiene sentido este lenguaje. Incluso nos atrevemos a nombrar a las personas como Padre. ha sido nombrado por Dios como Hijo y . Es una entrega que tiene algo de desaparecer para perderse ganándose. energías de vida. Esto lo sabemos porque un ser humano. Se muere desde luego a la pretensión autárquica. no podemos definir lo que es persona. y se renace como forma de la vida. Pero sí estamos en ello. Si es misterio.

pues. que es del Padre y el Hijo. Por eso el Nuevo Testamento no conoce una oración al Espíritu. y también más secundariamente con el cernirse o el empollar del ave o el crepitar del fuego. aunque conserve siempre la trascendencia. Dicho de otro modo más personalista. Desde la revelación cristiana. Sin embargo el Espíritu. aquél con el que Dios lo había sellado. De un modo más . una revelación que acontece en la historia y tan humanamente. Sin embargo hay un punto en que tenemos que convenir: el modo de ser persona del Espíritu ¿no puede de alguna manera ser caracterizado como impersonal? Hablando en términos gramaticales diríamos que el Padre y el Hijo se presentan como lo que denominamos sustantivos: son sujetos de apelación y principio y centro de operaciones porque poseen una permanencia. Diríamos que es ( sin que podamos precisar lo que esto significa) la actualidad de Dios.correspondientemente él se refería a él como a su papá. Llamamos a Dios Abba en el Espíritu. Se lo compara con el moverse del viento (de ahí su nombre) y con el manar del agua. que se origina en el Padre y es respondido por el Hijo. diríamos analógicamente una entidad. Lo impersonal se presenta como ahumano y está a un paso de parecer inhumano. el Espíritu es el amor en el que se aman el Padre y el Hijo. aunque en el evangelio de Juan se lo nombre como Abogado y Consolador. un ser. como acción. confesamos Señor a Jesús en el Espíritu. El Espíritu aparece. y porque él derramó sobre nosotros al Espíritu de Dios que era su Espíritu. él ora en nosotros con gemidos inenarrables. habitualmente se presenta más bien como verbo que como sustantivo. el tipo de religiosidad que estamos sopesando se nos aparece como demasiado abstracto.

estando ausente de este mundo. ¿No llamamos nosotros los cristianos al Espíritu Espíritu de vida? Pablo acepta la formulación griega “en él nos movemos. está presente en sus sacramentos que son presencia en ausencia: él. Como teólogo católico suscribo todo lo que dije a propósito de este modo de relacionarse con lo sagrado. Somos nosotros los que obramos con plena autoría. Si nosotros nos dejamos llevar por su impulso. Es cierto incluso que. coincidimos con él. ¿Hay más dificultad de servirse del lenguaje que yo empleé al hacer la fenomenología de esta religiosidad? Por mi parte creo que no. Es cierto que me queda su memoria viva en los evangelios. No lo puedo seguir como lo seguían las multitudes y los discípulos. Pero quiero añadir que aunque para mí sea sólo un aspecto. a pesar del evidente peligro de panteísmo o al menos panenteísmo. Lo mismo que Jesús liberaba de los espíritu con el Espíritu de Dios. que no . Así pues el Espíritu Santo obra en nosotros.28). es cierto que él es mi provenir hacia el que me dirijo y al que invoco para que venga. Pero Jesús no está aquí. vivimos y existimos” (Hch 17. Desde lo dicho tenemos que preguntarnos si la caracterización cristiana del Espíritu no tiene bastante que ver con lo que el tipo de religiosidad que comentamos llama vida. Aunque obviamente tengo que añadir que eso para mí no es todo sino un aspecto que debe ser interpretado desde la totalidad.amplio pide Pablo a los cristianos que vivan en el Espíritu. es un aspecto decisivo. ¿En qué sentido? Si yo me llamo cristiano estoy proclamando que me entiendo por referencia al Mesías Jesús de Nazaret. casi estoy tentado a decir que es la puerta para todo lo demás. con plena conciencia y libertad. pero a la vez es verdad que él es el que actúa por medio de nosotros.

está realmente en esas realidades: en los pobres. Yo tengo que negarme a mí mismo y nada puede sustituir esta decisión mía. por el que todo alienta y se mueve hacia síntesis más complejas. Esta expropiación de la pretensión particular para constituirme canal concreto. Sin embargo sólo en el Espíritu es fiel la memoria. sólo en el Espíritu el pan y el vino llegan a ser cuerpo y sangre de Jesucristo. es lo que me posibilita el Espíritu. pero ella es simultáneamente don del Espíritu cuando me dejo llevar por su impulso. Siempre que la percibamos como la que hace vivir a los vivientes. como la vida de la vida. sólo en el Espíritu podemos entablar lazos que nos constituyen en el cuerpo de Cristo. del misterio es la condición de posibilidad para seguir a Jesús. en la Palabra. como centro individual o colectivo de poder. desde mi obediencia a ella. sólo en el Espíritu puedo dar vida a los privados de algún modo de ella. es decir que no la confundamos con sus manifestaciones y menos aún con sus manifestaciones históricas cuando están penetradas por la voluntad de poder. sólo en el Espíritu puedo llamarlo Señor. desde mi entrega a su fluir. que no la sustantivamos pero que es el misterio por el que nada es inerte. pero a la vez que es requisito indispensable.está en sí mismo. como ese seno sin ubicación que mana vida. más diferenciadas. Positivamente en el Espíritu es desde mi pertenencia a la vida. y en ese sentido diferenciado. En este sentido el Espíritu es el que me desapropia de mí y me pone en la órbita de Dios y de su enviado . en la comunidad. en la Eucaristía. más interconectadas. sólo en el Espíritu podemos percibir a esos escritos del siglo I como palabra de Dios. ¿Qué significa en todo esto “en el Espíritu”? Negativamente significa no en mí como particularidad. Siempre que no entendamos la vida de modo vitalista. hacia la comunión.

el Espíritu es verbo. porque no trasciende el propio yo que se proyecta como centro. ya lo hemos dicho. pero a su ritmo: con su impulso y en su dirección. entendida cristianamente desde la Trinidad. . Reconociendo este gran aporte de esta religiosidad. Si esto no se da. sí tenemos que decir complementariamente que al confinarse en lo impersonal no acaba de hacer justicia a la realidad que también es personal.Jesucristo. No es un yo que objetiviza todo lo demás y lucha por no ser objetivado por un yo más poderoso. Pero. todo lo temático. yo me muevo. La persona. yo actúo. Si hay que trascender el yo en cuanto pretende erigirse centro. es capaz más todavía de percibir su religación a la realidad y el carácter de don que él y todo tiene: el carácter de religado de lo real. No es tampoco un mero elemento de un conjunto. Y no llega a ellos porque no sale de uno. es la superación dialéctica tanto del yo como del ello. Si hay que hablar de lo divino en términos impersonales. Es un animal de realidades: es capaz de concebir no sólo las particularidades de cada ser sino también su carácter de real. también hay que hacerlo en términos personales. como pretensión. de la voluntad de poder) o del Espíritu. eso no significa que hay que desaparecer fundiéndose con el todo. toda referencia a Dios o a Jesús (dirigirme a ellos en la oración o en el rito) no llega a ellos. por eso en el Espíritu es en la correspondencia a su movimiento. Esto es muy importante retenerlo porque las personas religiosas tenemos la propensión de hipostasiar las manifestaciones religiosas sin caer en la cuenta de que son derivadas y por tanto irrecusablemente ambivalentes y por eso requieren ser discernidas para constatar si son expresiones de la carne (del egoísmo.

y respetarlo absolutamente. porque no es el Dios de los dioses y el Señor de los señores. pero no es así el dios de la mayoría de los cristianos. así esta concepción tiene sentido mientras el dios de los cristianos aparezca como incontrastable voluntad de poder. . como libre. Un yo que puede decir tú sin pretender posesión ni dominio. pero también sin temor ni resentimiento. Esa creencia es un saludable antídoto frente a la atávica violencia no sólo de las sociedades cristianas sino también de sus Iglesias. Y hay que reconocer que pocas veces incluso en el cristianismo ha sido presentado Dios con tan soberana gratuidad. Más aún es el que da el ser y lo mantiene con tan absoluta discreción que da pie para que haya agnósticos y ateos. aunque sea benéfica. tal como lo hemos desarrollado. No exige que se le dé gloria. Por eso así como el Dios cristiano supera la concepción de la que venimos hablando. Así es el Dios cristiano. Es posible que el ser humano se reconozca como un tú de Dios y que pueda considerar a Dios como un tú porque el Dios cristiano no es el Yo Todopoderoso. Hay que insistir que un Dios que no se presente así es menos digno que ese modo de concebir lo sagrado bajo el aspecto de la vida. Por el contrario es el que puede pensar con alegría en el fuera de sí y quererlo como en sí.Este aceptarse como dado y este darse constituyen al ser humano como persona. porque no se define por la voluntad incontrastable de poder. que renuncia a la voluntad de poder porque se sabe don gratuito. No exige nada. Da con total gratuidad y sólo acepta el don de sí cuando es totalmente gratuito. Aquí cabe hablar de un yo que no se pretende como centro del mundo.

la pasión es el lugar de la acción más trascendente: Jesús se entrega a sí mismo sin reserva y adquiere así la capacidad de entregar(nos) su mismo Espíritu. Tal como aparece en los sinópticos. es decir no sólo da de sí como lo había hecho a lo largo de su vida sino nos da la fuente de su entrega para que también nosotros seamos fuente. Dios se entrega realmente y así se expone al rechazo. más en cierto modo habría que decirlo de Jesús. Correspondientemente también el ser humano se realiza al mantener su sí frente al rechazo. Pero precisamente en el rechazo se revela que en Dios no hay ni un ápice de voluntad de poder. no va a acabar con los jefes que la rechazan sino que va a sellar la alianza manteniéndola en el rechazo. entregándose a y por los que le entregan a la muerte.Si esto decimos del Dios cristiano. La resurrección de Jesús revela por su parte la fecundidad de esa entrega que traspasa a la misma muerte. en quien sobre todo se nos ha revelado este talante de Dios. que está ya presente en textos claves del Antiguo Testamento. . pero es contradicho por muchos otros. y que por eso. Para los discípulos (y para la mayoría de los cristianos a lo largo de la historia) en la cruz se oculta la divinidad y queda sola la debilidad humana. a Dios le pertenece la pasión: el amor apasionado y el dolor del amor no aceptado. Para Jesús (así lo insiste programáticamente Juan) en la cruz acontece la revelación tanto de la más alta posibilidad de Dios como del ser humano. Dios no es apático. es decir que Dios es amor. su soledad respecto de sus discípulos comienza cuando les revela que su mesianismo no es el davídico (que libera a la nación venciendo sobre sus enemigos) sino el del Siervo (que quita los pecados cargando con ellos). como él viene a proponer la alianza incondicional de Dios. Dios puede perder.

Como los fenómenos que agrupamos bajo este rótulo son muy diversos. es decir revestido del poder de este mundo. Pero no lo supera como el Cristo Rey investido con las insignias imperiales. tanto en el occidente mundializado como sobre todo en los países del tercer mundo.1 FENOMENOLOGÍA El fundamentalismo es una reacción muy característica de nuestra época. 3. aunque sea omnipotente y justísimo. ¿Podemos decir que la Iglesia ha superado como Jesús la voluntad de poder de manera que sobre este tipo de religiosidad porque ella la tiene asumida y superada? Mientras no ocurra así tendrá que mirar con respeto esta religiosidad y sentir celos de ella (como dice Pablo a sus hermanos judíos respecto de los cristianos) para con su estímulo convertirse más y más a su Dios que puede sufrir pero no matar.Este Jesús supera el anonimato de lo sagrado de la corriente que venimos considerando. En América Latina las versiones cristianas fundamentalistas son tan abundantes y variadas que constituyen uno de los armónicos que definen la época. EL FUNDAMENTALISMO 3. las características que esbozaremos se dan con más intensidad en unos . Se las encuentra tanto en grupos cristianamente tradicionalistas de la burguesía trasnacionalizada como en las llamadas sectas de los barrios y las zonas rurales.

e incluso en fenómeno como tal encierra diverso alcance y significación. Para ambos grupos de personas el fundamentalismo es una reacción respecto de la época. Los de abajo buscan también responder mediante el fundamentalismo a la pérdida de sentido que no pocas veces va unida a lo que ante sus ojos se presenta como degradación moral que puede acarrear una ruptura de lazos familiares o incluso un naufragio económico y hasta vital. lo que daría al proyecto un cierto carácter apendicular. Normalmente se entra a un circuito fundamentalista por medio de una conversión que puede ser gradual o vivida como ruptura drástica y dolorosa. otras veces es la extrema inseguridad vital la que pone en peligro todo lo demás. Entre las clases altas se abraza el fundamentalismo para lograr sentido y de este modo equilibrio personal y paz interior.grupos que en otros. aunque hay elementos que permiten poner en duda el carácter global de la alternativa ya que en aspectos decisivos el proyecto fundamentalista se amoldaría sin crítica al orden dado. en tanto que para otros es el fundamento de una existencia alternativa. De un modo general tiene que ver con la necesidad de encontrar seguridad y sentido. pero para unos esto reviste un carácter compensatorio respecto de su inserción en la dirección dominante de la figura histórica vigente. Para los que asumen el fundamentalismo como alternativa él es en su intención una propuesta categórica. Esta . y la conversión fundamentalista logra salvar de la catástrofe. exasperada y global. Para los fundamentalistas compensatorios la reacción va contra lo que consideran como efectos indeseados de las propuestas dominantes o como ausencias o insuficiencias de las mismas.

Aunque para bastantes fundamentalismos lo que pasa a primer plano es la rebelión del mundo contemporáneo contra Dios y por tanto la necesidad de desolidarizarse con la época o al menos con aspectos medulares de ella para mantener la fidelidad a Dios. y en marcha hacia Dios. por eso él nos pide que reconozcamos nuestra realidad religada y que la elijamos personalmente. y a la organización como su mediación absoluta. Uno no tiene que andarse inventando quién es y hacia dónde va: eso le viene dado. Así la religación a Dios toma un carácter adversativo frente a los indiferentes y los rebeldes. .conversión tiene dos dimensiones: a Dios o a Jesucristo o más generalmente a la religión tal como es propuesta por la organización. que en el Renacimiento se asume como un yo que convierte a lo demás en objeto para él y en la Ilustración en un sujeto crítico que se constituye en juez de la tradición y constructor de un mundo científico técnico) el fundamentalista se reconoce como un ser religado: puesto por Dios en el mundo y perteneciente por tanto a Dios. Frente al individualismo autárquico (que es la exacerbación del individuo autónomo que viene desde Grecia. Las dos dimensiones son correlativas: hay una correspondencia entre la manera como la organización presenta a Dios y el talante y la estructura de la misma congregación. ella se debe a que la organización participa por designio divino de su sacralidad. Dios nos ha creado racionales y libres. que le dota de una entidad concreta y de un destino. Ahora bien. Ya uno está orientado: en comunión con toda la creación y la humanidad. En estas versiones el carácter creatural se opaca con lo que la salvación es únicamente la suerte de los partidarios de Dios.

da la libertad verdadera. Dios está empeñado en mi felicidad incluso más que yo mismo y conoce mi bien mejor que yo. por lo que parece. no humanas ni. frente a la presunción individualista que es a la vez esclavitud al yo absolutizado y al mercado inapelable. se dirige a cada uno. dialoga con cada uno y espera de cada uno una respuesta libre. La primera relación con el Creador y Señor es la adoración y el reconocimiento.Frente a la ley de hierro del mercado que se presenta inapelable y sin rostro (como la Ananke griega. es andar en la verdad y esa rectitud no sólo no mediatiza sino que hace libres. sino ante el más personal de los seres personales. la ciega necesidad a la que dioses y seres humanos tienen que someterse y contra la que no caben ruegos ni promesas). el fundamentalista no quiere ser . frente a esas reglas de juego que aparentemente no las ha creado nadie en particular y que por eso ningún particular puede desafiar so pena de quedar fuera de juego. El fundamentalista cree firmemente que el reconocimiento que hace de Dios no le disminuye ni en su ser ni en su dignidad personal porque es reconocer la verdad que lo constituye. susceptibles de ser humanizadas. El fundamentalista cree firme y gozosamente que servir a Dios es reinar. un ser sin duda trascendente pero con nombre propio y rostro. se presenta Dios. El individualista lo es porque no reconoce personalmente a nadie en su vida privada. siendo el Señor omnipotente y eterno. Frente a esa ley que no pretende el bien de ningún particular sino del sistema mismo. Por eso se proclama abiertamente adorador y servidor de Dios. Si ser moderno es ser sólo de sí y para sí mismo. más aún un ser que. En lo que más importa uno no está frente a fuerzas no personales. aunque tenga que someterse a las reglas de juego del mercado.

en la orientación fundamental de su vida y en el código que la rige. un código válido para todos los pueblos y todas las edades. Una peculiaridad que caracteriza a la entrega del fundamentalista es que entregarse es expropiarse. cree firmemente que obrando así hace justicia a la realidad de Dios y a la suya. con toda la voluntad. Es una entrega personal y absoluta. y esto lo entiende como abdicar del propio juicio y de la propia libertad en lo que concierne a los designios de Dios. es decir se realiza. Por el contrario. libre y responsablemente. Se sabe mayor de edad y en ese sentido autónomo ya que es capaz de obrar razonable. No son caprichosos ni cambiantes.moderno ya que se confiesa de Dios y para Dios. Pero además para el fundamentalista cristiano está la entrega a Jesús porque él es el único nombre que nos ha sido dado para salvarnos. Ahora bien ¿cuáles son para el fundamentalista los designios de Dios y cómo llega a reconocerlos? Sus designios son universales y eternos. con todas las fuerzas. dejar de pertenecerse. Pero en lo trascendente y definitivo. El decálogo es la expresión más autorizada de su voluntad. y cuando esa entrega se extiende a todo lo que ellos mandan. ¿Cómo saber su aplicación concreta en cada caso? Si yo me quiero entregar a Cristo ¿cómo saber lo que él quiere de mí? La respuesta a estas preguntas está en la organización . Tanto la entrega a Dios como a Jesús (en realidad dos expresiones de una entrega única) sólo son dignas de ellos cuando se realizan con toda la mente. no sólo a lo más grande sino hasta lo más pequeño. Él no teme decir que su vida es obediencia a Dios. confiesa su heteronomía: él no es su propia ley sino que sigue la ley de Dios. Ahora bien los mandamientos de Dios son genéricos. Es una entrega indivisa y total.

tengo que abdicar en definitiva mi juicio y mi libertad. La razón de ser de este esquema es que si no puedo contar con un representante autorizado de los designios de Dios ¿cómo salir de la incertidumbre? Si Dios tiene que ser servido y yo quiero servirle ¿cómo evitar la angustia de no saber si acierto en lo más importante. Las reglas son precisas y terminantes. y en su representante inmediato para mí. Ponerme en manos de Dios entraña ponerme también en sus manos. no en cuanto al individuo particular que es sino como representante de Dios para mí. Algunas tal vez parezcan duras. Pero es que además está el orgullo y la debilidad humanos que llevan al extravío. Ante él.cristiana en la que me he entregado a Dios y a Jesús. como representante de Dios. pero cada . Si la persona había caído en la turbación o en el alejamiento de los caminos de Dios o en el pecado ¿cómo podría orientarse por sí mismo? Si la situación inicial es el extravío ¿cómo dejar al propio juicio el camino de conversión? Si uno usó tan mal de la libertad ¿cómo retenerla a la hora de enderezar la vida? Si uno disponiendo de sí no encontró la paz ¿por qué no ponerse en manos del representante de Dios para lograrla? Lo típico del fundamentalista es este nudo inextricable entre la entrega a Dios y la pertenencia a una comunidad de salvados en la que unas personas reglamentan todo como representantes autorizados de Dios y de su Cristo. en lo único decisivo de lo que depende mi destino eterno? Si yo quiero entregarme a Jesús para ser salvo y no sé cómo hacerlo ¿para qué se me habría revelado Jesús en mi vida? Así pues la absolutez de Dios parece pedir representantes autorizados en cierto modo absolutos.

Los más avanzados estimulan a los demás. acatándolo como Dios y . A su vez cada miembro de la comunidad siente el refuerzo de los demás que andan en el mismo proceso. es decir si se incrementan sus miembros y éstos avanzan por los cauces prescritos. al aplicarse con tesón reverencial a cumplirlas. Podríamos decir que en cierto modo la comunidad. el individuo se puede concentrar en ellas y. Este arreglo vital y esta progresividad son una especie de certificado de que se está en el buen camino. Este papel lo desempeña sobre todo el dirigente. Además. Esto causa una satisfacción íntima y mucho más al recordar la desazón de la vida pasada. moldeada por el dirigente. y los que sienten cansancio o se van rutinizando o incluso experimentan la tentación de dejar el camino encuentran tanto el consejo como la compañía reconfortante y hasta la presión para seguir adelante. es como su cuerpo social a través del cual está omnipresente y actúa.2 DISCERNIMIENTO El punto fuerte del fundamentalismo de buena ley es el respeto genuino a Dios. el poderse arrodillar ante él con toda verdad y sin ningún servilismo. Aunque también la comunidad. confirma al dirigente en que es verdaderamente representante de Dios y que va por el camino recto. el estar en su presencia con reverencia. como las prescripciones son muy concretas. 3. puede avanzar resueltamente hasta sentir que ya está en los caminos de Dios.quien sabe a qué atenerse y acepta como normal que el camino de la salvación sea una senda estrecha. si es exitosa.

Pero lo hace para nuestro bien. y si se entrega a Dios. que no quiere la muerte del pecador sino que se convierta y viva. Él ha experimentado que Cristo salva. el relacionarlo todo con él. sin falsa piedad. Pone el dedo en la llaga de lo que más nos duele. Eso significa que tratar con Dios es peligroso: si no se es leal con él uno acaba peor que como comenzó.Señor. El fundamentalismo compensatorio que demanda paz interna estando inmerso en la dirección dominante de esta figura histórica. Nos lo propone sin componendas. Otro aspecto muy positivo del fundamentalista es que cree que Dios es la verdad. que llena de dignidad al pecador. también piensa bien de él: cree que sus designios son de paz y de bien. que no pacta con la mentira y que por tanto con él no se juega. para darnos vida. él lo prueba y lo purifica. se ha entregado a él. que nos quiere a cada uno más de lo que nos queremos nosotros mismos y que quiere nuestro bien. lo ha descubierto como gracia que perdona. lo arranca de sus mentiras y complicidades. Ahora bien. el decidir en la vida a partir de él. el saber que desde Dios todo toma su verdadera estatura. Él sabe que rehabilitarse cuesta y como nos quiere de verdad y nos respeta nos propone un camino duro y estrecho. El fundamentalista no sólo sabe que Dios es el Señor de todo lo creado. de salvación. que ilumina. luz y rehabilitación. el tomar en serio la jerarquía de la realidad. no es lo mismo el fundamentalismo que procura sobre todo sentido que el que busca vida y salvación. es como el oro que es purificado a través del fuego. Quiere . No se entrega a Dios porque está entregado a esta figura histórica y no se puede servir a dos señores. carece de verdadera trascendencia. Pero Cristo es un hombre de verdad. Lo mismo podemos decir respecto de Jesús.

dentro de la humana debilidad. y que el esfuerzo por el rigor moral y la costumbre y el ambiente de la organización se conviertan en una segunda naturaleza. Pero de modo más profundo van llegando a una cierta posesión de sí y a un cierto conocimiento de Dios. Ellos cambian realmente de vida. Para un grupo significativo de personas es la única posibilidad que se les brindó de acercamiento personal a Dios. puede ser que otros en su misma situación le confirmen que va por buen camino y que la honorabilidad social le compense por esa falta de trasparencia y disponibilidad. y que el elogio de otros y la capacidad de hacer prosélitos le convenza de la aceptación de Dios. el adecentamiento moral. total. puede ser que acalle sus deseos y la conciencia. de los que se sienten sin vida y desorientados y aun perdidos tiene mayor trascendencia y por eso procura mayor salvación. no sólo de conducta. Por eso su entrega a él es apasionada y. pueden decir que son mujeres o varones nuevos. que se conforme con lo que le ofrece de su vida privada. Ellos pueden decir con verdad que en sus vidas ha habido un antes y un después. Este fundamentalismo es en verdad respetable.que Dios venga donde él está. . Ellos están muy agradecidos a Dios y a Jesucristo y a los hermanos que los llevaron a ellos. El fundamentalismo de los pobres. Pero sigue siendo verdad que en el fondo hay una falta de entrega y de trascendencia. que acepte las condiciones que él le pone. es decir a una relación interna con él. Puede ser que el representante de la organización religiosa le convenza de que eso es todo lo que Dios le pide y que puede vivir en paz. Lo más visible y que a ellos les da más ánimo es el cambio de conducta.

sin privilegios. Él quiere reinar por las buenas. Es esa misma concepción despojada de toda arbitrariedad y proyectada al infinito. no le queda más remedio que usar su justicia. Es verdad que su poder está modulado por su amor. Él tiene el brazo de la justicia y el de la misericordia. por eso en principio su poder está encaminado a nuestro bien. Pero en definitiva su poder se impondrá. tiene que proceder por la fuerza para que se haga lo que se debe. ¿Es así el Padre de Jesús de Nazaret? Es verdad que bastantes textos de la Biblia. si le obligan. si no hay más remedio. pero. así parecen confirmarlo. sobre todo del Antiguo Testamento. él manda.El problema del fundamentalismo es que el Dios que concibe no es suficientemente trascendente y por eso la relación que entabla con él no es suficientemente personalizada y humanizadora y por eso tampoco lo son las relaciones en el grupo y particularmente con el dirigente. Sólo quiere usar este último. Por eso lo llamamos con la liturgia romana Todopoderoso y Eterno. pero en último término. Pero es Señor en el sentido de que él está arriba y los demás abajo. él tiene todo el poder. Pero sobre los recalcitrantes reina a las malas. Pero la manera de comprender ese señorío depende demasiado de la concepción de los señores de este mundo. sin acepción de personas. Dios sin duda es el Señor. Es como el ideal de cualquiera que tiene algún tipo de poder: que no debe pretender sino la vida y el bien de aquéllos que tiene a su cargo. Dios es un Señor universal no sólo porque su señorío se extiende a todo lo que existe sino porque trata a todos con justicia. más aún él se caracteriza por el poder. Pero nos parece que se podría decir de ellos lo que Jesús dice a propósito del divorcio: que esos textos son una .

Si llamar a Dios creador no es una denominación accidental y extrínseca que nada dice de Dios sino un atributo suyo que revela su ser.concesión a la dureza del corazón de aquéllos para los que se dieron. No hay en él un poder. ni se impone desde fuera por las buenas o por las malas. no podría matar porque matar es descrear y el que mata es un descreador. hacerlo desaparecer. en él no hay sino dinamismo creador. El colmo de imponerse sobre otro es anularlo. digamos desnudo. coartar su ser. forman parte de la pedagogía divina que toma en cuenta el grado de desarrollo de los pueblos para llevarlos gradualmente a la plenitud humana cuyo paradigma es Jesús y en definitiva él mismo. ¿Es propio de Dios matar a alguien? Esa posibilidad ¿está dentro de su manera de ser. Lo sustantivo de Dios tiene que ver con la creación (en el sentido de actualidad pura). El señorío de Dios se muestra por el contrario en que sirve a todos. Por eso una hermenéutica de esos textos y del movimiento integral de la Biblia. de su dinamismo. que en él no hay dos raíces: la del poder y la del amor. obligarlo desde fuera de sí. En ese sentido no sería propio de Dios imponerse. como es el Señor. dentro del carácter aproximativo de todos nuestros discursos sobre Dios. si es congruente lo que venimos diciendo. Como insisten los Padres de la Iglesia. la fuerza del amor. la energía. Para decirlo negativamente. con la vida. si la leemos desde Jesús de Nazaret. de sus virtualidades? Nosotros creemos que no. anular su libertad. la fuerza de su amor. matarlo. Así pues Dios. en que lleva a todos en sus manos o a su . no está arriba. de su bondad. sino el dinamismo. energías de vida. eso significaría que no le compete a Dios forzar a nadie. con el amor. es decir si Dios puede ser llamado propiamente creador. nos llevaría a pensar.

en tanto nadie puede devolverle nada. Dios no es como los señores que concentran recursos. como lo piensa el fundamentalista. Dios quiere que los cumplamos porque quiere nuestro bien. De un modo más general la religión no puede ser concebida (como suele repetir la liturgia romana) como un comercio sagrado. No le hacemos un favor a Dios si los cumplimos. Su mayor alegría es cuando esas realidades dan de sí. y de gozarse de su consistencia y de servirla para que llegue al colmo de sus potencialidades. como él.espalda o en su regazo. a seres en sí. lo podría conseguir porque es suyo. Se nota que Dios es Dios porque da a todos todo lo que son. de amar lo que no es él mismo. saber y gloria. Pensar que nosotros le damos . poder. Y si necesitara. Él no tiene que andar acarreando. Él no absorbe ni concentra ni mediatiza lo que de suyo está diseminado y de algún modo pertenece a todos. Ellos son los cauces de la vida humana. Desde esta perspectiva los mandamientos no son. Da porque es capaz de concebir realidad fuera de sí. Él nos hizo el favor de comunicárnoslos. Los mandamientos han sido revelados únicamente para nuestro bien. de poner frente a sí. en su presencia. acumulando. Él no necesita nada. ya que los seres humanos nada tenemos digno de Dios. no tendría que pedírnoslo a nosotros. Darlos es comunicar el secreto de la vida. la expresión de nuestro vasallaje. él da vida. no para que nos humillemos ante él y reconozcamos su supremacía. el reconocimiento de que él manda y nosotros obedecemos. y a él nadie lo puede llevar ni sostener ni dar nada ni prestar ningún servicio. Él simplemente da de sí. en que sostiene a todos y a todo. Y al guardarlos nos favorecemos a nosotros mismos. guardando y acrecentando. da porque es dadivoso.

Dios con nosotros es ya uno de nosotros y hasta uno a merced de nosotros. cerrándose a la vida y al amor. Jesús no sólo es el sí de Dios a la humanidad . pero su cerrazón les impidió ver que no le quitaron nada porque él murió entregándosela. De este modo la cruz reveló el terrible poder de los que. los que rechazaron la relación que se les brindaba lo asesinaron. pero más aún se revela el triunfo del amor en la impotencia porque Jesús no murió como víctima sino desde sí. su trascendencia. venciendo al mal a fuerza de bien. ahora Dios revelaba la fecundidad de esa entrega: ese dinamismo creador traspasa incluso la muerte. Le quitaron la vida. Por eso Dios lo resucitó y lo constituyó Señor: él había revelado en su vida a Dios cargando con pecadores y desvalidos y dando la vida por sus enemigos. pueden matar incluso al Hijo de Dios. más todavía que en darnos en querer relacionarse con nosotros. las energías de vida y la fuerza liberadora del amor se manifestaron plenamente en Jesús de Nazaret. intercambios entre seres de necesidades que nos complementamos. Más aún. incluso en su debilidad. Esta comunicación personal ha llegado al colmo al enviar al mundo a su Palabra. éste es el objetivo último de la creación. Hasta ahí llega la fuerza de su amor. desde el punto de vista cristiano. Pero los que no se abrieron a su propuesta.y que así merecemos que él nos dé es colocarlo a nuestro nivel: al nivel de los intercambios humanos. Sin embargo la bondad de Dios se nos ha mostrado. Porque el dinamismo creador. Así Dios se ha revelado como Dios con nosotros. De este modo la divinidad de Dios. se ha mostrado paradójicamente en su asequibilidad. Él pasó haciendo el bien y liberando a los oprimidos. La resurrección de Jesús es la revelación más plena de lo que significa que Dios es creador y que la creación es para estar con Dios para siempre.

dando lugar. Él se nos autocomunica como Padre y Hermano y sólo como hijos y hermanos podemos corresponderle. Uno no puede reclamar nada porque todo está encaminado para nuestro bien. El fundamentalista desconoce ese tipo de relaciones de Dios con la humanidad y por eso no sabe que le tiene que corresponder del mismo modo. para que nosotros le respondamos con la misma libertad.sino el sí de la humanidad a Dios. La sumisión y obediencia total que con razón reclaman los fundamentalistas tienen que realizarse en esta atmósfera de confianza total. Por eso el que avanza con toda sinceridad en esa heteronomía consecuente y consentida acaba por experimentar un malestar de fondo. Y ésta es la mayor insuficiencia en el fundamentalismo. No sabe que a Dios le compete vaciarse y que ése es precisamente el colmo de su señorío. al que tiene prescrito todo. una sensación difusa pero persistente de que le falta aire. . Es tanto la humanidad con Dios para siempre como Dios con la humanidad. dándonos su Palabra. al que está mandando siempre. pero uno se satura y llega a sentir tristeza. Vivir para obedecer al que siempre tiene razón. Esto significa que tienen que realizarse con la unción del Espíritu. de que se ahoga. y que por tanto él se relaciona con absoluta discreción dando vida sin ser notado. es como estar trabajando en una cadena de montaje en la que uno no puede distraerse ni un momento y en la que uno no puede poner nada de sí sino limitarse a realizar lo pautado. que es la señal de que la relación con Dios está marcada por la exterioridad: Dios es el Totalmente Otro y su atributo fundamental es la voluntad soberana. aunque sea para nuestro bien.

la imaginación. Esta relación de Dios conmigo que me da lugar para que yo lo ocupe y esta relación mía con Dios en la que yo dejo de buscarme a mí mismo y vivo como hijo de Dios se refleja en un modo de concebir y vivir la comunidad que no es de dependencia respecto del . La fidelidad que se nos pide es creativa: nosotros tenemos que inventar la equivalencia en nuestra situación de lo que Jesús hizo en la suya. Dios se fía de nosotros. y ha puesto su Espíritu en nuestros corazones que nos impulsa a seguirlo desde dentro. que es todo lo que Dios le ha dado. El cristiano que vive de fe es habilitado para vivir sin ninguna angustia el riesgo de una entrega personal. Él no hipoteca su libertad poniéndose en manos de Dios a través de su ley y su representante sino que por el contrario la actúa al corresponderle con todo lo que es. como prototipo. Lo contrario de la autarquía individualista sin horizontes ni cauces es la heteronomía de una ley plenamente objetivada a través de un código minucioso y de la intimación en cada caso del guía espiritual. El fundamentalista se asegura observando una normativa minuciosa. Lo contradictorio es la fidelidad creativa. Él nos ha entregado a su Hijo como camino. el querer.Pero ¿es cierto que la voluntad de Dios está tan objetivada? ¿Es cierto que él pauta todo? ¿Es cierto que nuestra vida es actuar un libreto escrito para nuestro uso sin contar con nosotros? Por supuesto que no. de modo que el pensamiento. el deseo. todo lo que uno es y tiene vaya dirigido a corresponder al amor del Padre participando de la misión del Hijo en el Espíritu. El vaciamiento del creyente adulto no se realiza en la observancia a la voluntad de Dios minuciosamente objetivada sino en la unificación interna.

El modo de procesar los problemas es el diálogo. Ésta es una fuente constante de malestar. Cada quien se los traga y la resolución es disciplinar. hay lugar para la rectificación. En el esquema que consideramos la verdad no son propuestas detalladas sino un perpetuo echarle cabeza para conocer los designios de Dios. la paciencia y la tolerancia y por tanto la superación personal. En este esquema con dificultad se toleran los errores y menos aún las infidelidades. para percibir por dónde pasa el Espíritu. para hacer justicia a la realidad. Un aspecto que habíamos estimado del fundamentalismo es su hambre de verdad frente al subjetivismo aleatorio del ambiente. en la fe y en la vida cristiana. y para obrar desde lo más genuino de uno y no de un modo meramente voluntarista o por espíritu de cuerpo. mientras las personas quieran continuar en el camino. En el cristianismo personalizado que estamos considerando. . y el dirigente anima como guía fraterno el proceso de iniciación en el misterio cristiano y estimula la participación de cada uno. malentendidos y divergencias. pero en este horizonte cabe el pedir perdón y darlo. En el fundamentalismo no hay campo para procesar los desencuentros. que puede resultar por momentos áspero y duro.dirigente y de relación pautada a través de una normativa y un ambiente moldeado por el que detenta la autoridad y reforzado por la actitud obsecuente de los miembros del grupo sino de relación horizontal y mutua en la que todos se llevan recíprocamente en el amor fraterno.

No ligan su ser cristiano con la pertenencia a una comunidad apostólica. incluso que viven su identidad en pacífica posesión.1 FENOMENOLOGÍA Un tipo de religiosidad y más concretamente un modo de vivir el cristianismo que está aumentando mucho en los últimos años y que merece muy atenta consideración es aquél que podría se caracterizado como cristianismo practicante aeclesial. y ha recibido y trasmite las tradiciones que se remontan a los testigos de su resurrección y más atrás a los de su vida mortal. Son personas que normalmente se autodenominan católicas. si todos eran cristianos. más allá de seguir los ritmos de las celebraciones sociales (la mayoría de las cuales eran fiestas cristianas y todas incluían una solemnización religiosa) y los ritos de iniciación (que siendo ritos culturales tenían formas cristianas). Este tipo responde a un estado de postcristiandad. pero sin sentido de pertenencia. Si ser cristiano fue uno de los componentes del ser latinoamericano.4. PRACTICAR EL CRISTIANISMO SIN SENTIDO DE PERTENENCIA 4. que se siente animada por su mismo Espíritu. no había que hacer algo especial para serlo. Claro está que había personas que tomaban una iniciativa más personal y más institucionalizada. pero la mayoría vivía con buena voluntad o distraídamente lo . y guardar la conducta que estaba pautada por normas y costumbres y sancionada por la institución eclesiástica. es decir que deriva de la comunidad de los primeros seguidores de Jesús.

Les parece demasiado lejano y complicado. se va dando el proceso de ir tomando en sus manos la alimentación de ese aspecto religioso de su ser que se sigue considerando cristiano. Pero no ven que la cosa vaya por ahí. No es que para ellos ése sea un asunto de vida o muerte. Sienten que no van a entenderse y. al difuminarse en el horizonte la institución. Puede ser que en la casa tengan alguna imagen y tal vez también en la cartera. No se les ocurre ir donde un cura. Al aflojarse los lazos de la institución eclesiástica por efectos de la secularización y más todavía al disminuir drásticamente los efectivos de la institución. No es que tengan mucha idea de cómo hacerlo. del modo de relacionarse con él y de lo que él espera de nosotros. Para unos eso trae como consecuencia el aflojamiento de la identidad católica. Estas personas quieren vivir su cristianismo.admitido que se suponía convenido y que con frecuencia era realmente aceptado. como no quieren tener experiencias negativas en este campo. Pero les parece que con su instinto cristiano y su buena voluntad les basta para irse guiando en la vida. pero sí tienen una cierta determinación de vivir como cristianos y de cultivar su religión. También tienen algunas otras costumbres como rezar al acostarse o al levantarse o santiguarse cuando pasan . Ellos tienen algunas ideas básicas respecto de Dios. y les parece que lo fundamental es vivir desde ahí. Para otros por el contrario. Pero para refrescarla siempre van buscando cómo empatar con lo religioso. un número bastante considerable va perdiendo la referencia a ella. piensan que mejor es dejar las cosas de ese tamaño. y que se acuerden de ella y le recen algo. No es que tampoco tengan alergia a los curas. es decir no olvidarlas ni en la cotidianidad ni cuando algo grave la interrumpe.

Y hasta escuchan a algún familiar o amigo que sabe más del asunto y conversa de estos temas. Por eso no le gusta discutir de religión. Claro que saben que no son lo mismo los evangélicos que los católicos. Lo fundamental es ser congruentes con ellas. por ejemplo la misa del Papa. Siempre ha habido personas así. Este tipo de personas no se siente movido a entrar en ningún grupo. Además ven algún programa religioso. Pero él está persuadido de que sí se puede vivir cristianamente e ir ganando terreno poco a poco. Esto ha llegado a tal extremo que empieza a no ser raro el caso de quien se confiesa sinceramente católico y no está bautizado y no ve en . También adquieren folletos o incluso algún libro que cae en sus manos y que hable de religión. pero para lo que a ellos les interesa las diferencias que haya (que ellos no pueden explicitar) no son relevantes. pero como sí quiere ser cristiano. A él no le interesa tanto lo que diga en sí lo que ve o lee. se sirve de lo que encuentra en su medio. por televisión. sólo se fija en lo que pueda ayudarlo. Eso es lo que toma y lo demás simplemente lo deja de lado. Por supuesto que se les pasan completamente desapercibidas las diferencias confesionales.frente a una iglesia o entrar de vez en cuando al templo. Cada quien tiene sus ideas y nadie tiene derecho a meterse con ellas. pero ahora no sólo son muchas y van en aumento sino que han perdido de modo mucho más radical que antes la referencia institucional. por supuesto ir a misa por un difunto o una graduación o algún otro evento. escuchan de vez en cuando emisoras evangélicas que tienen mensajes interpelantes y explican con devoción la Palabra de Dios. es decir vivirlas dentro de lo que permite la humana debilidad y la dureza de la situación.

sentida como tradicional. incluso minuciosa y además taxativa. De ningún modo aceptarían que su religión es aleatoria y menos aún sincrética. para su periplo vital. no sólo no tiene nada que decirles sino que la ven como una amenaza para su andadura. 4. que ellos se limitaron a asumir. que no considera a su identidad como algo claro y distinto.2 DISCERNIMIENTO . Entre esas coordenadas está precisamente el cristianismo. Son personas que se van haciendo. renacidas en las ciudades que se dispararon desde mediados de los años cincuenta del siglo pasado. fija. Son gente nueva. Dentro de lo sumario de esas concepciones. Pero es claro que no tienen ninguna intención de regresar al mundo fijo del pasado. Para ellos sería tanto como renunciar a constituirse como humanos. a buscar una existencia auténtica.esto ninguna incongruencia. Son principios estructuradores y a la vez el horizonte de sus vidas. como las demás. aunque dentro de ciertas coordenadas que les sirven de criterios y de orientación. incluso previo a ellos. Ellos se sienten cristianos y tratan de vivir su cristianismo con coherencia. respetados y asumidos personalmente. son elementos sumarios pero densos. que. no se sienten confundidos ni siquiera inseguros. Quiero insistir en que estas personas viven en pacífica posesión de su identidad cristiana. Gente que vive de modo abierto. Naturalmente que no son gente tradicional (criollos viejos o campesinos afincados en su tierra). Desde ese talante resulta comprensible que una institución como la eclesiástica. Podrán llegar a más o menos en sus vidas.

trascendente. como infidelidad deshumanizante. de su horizonte vital indica no sólo la estrechez irrespirable de una situación sino más todavía las desbordantes energías de vida de esas personas. una fe fundamental. que no cabe en los cauces de la dirección dominante de esta figura histórica.Para discernir esta forma de vivir el cristianismo quisiera comenzar preguntando si ese vivir estructuralmente abierto. de su modo de vivir y de entenderse. pero que dista mucho de haber cedido. Uno de todos modos quiere ir más allá porque intuye que puede ser más. es buen conductor del Espíritu que mueve la historia abriéndola incesantemente o hay que entenderlo como una resistencia al Espíritu. Creo que mucha gente que migró a las ciudades hasta convertirlas en megalópolis no buscaba sólo medios de vida sino más aún un modo de vida más dinámico. y de ahí la terrible violencia institucionalizada que caracteriza nuestra época. más creativo. con contradicciones. con inercias. Era el agotamiento de las repúblicas señoriales y la irrupción de las masas en la vida pública. que todavía está en una onda expansiva. . Es expresión de su obediencia a un dinamismo creador que busca canales para realizarse. Una irrupción resistida y contrastada por los que tenían tradicionalmente poder y coaptada por los poderes nuevos. Ahí hay una fe de fondo. más libre. Este vivir abierto. ¿Cómo no decir que en todo esto hay fidelidad al Espíritu? Es una fidelidad primordial. más responsable. en definitiva ser humano de modo más cualitativo. tanto nacionales como transnacionales. que es característico de gran parte de nuestros conciudadanos hasta dar el talante del tiempo. que puede coexistir con pasos en falso. El que mucha gente haya salido de su tierra.

Ellos no tienen problema en reconocer a compañeros de camino. Descartan para su aventura vital aquellas instituciones que piensan que están estructuralmente cerradas. en su misma aventura vital). No es que estén en contra de las instituciones. no podrían presentarse como funcionarios honestos y esforzados . Pero para eso tendrían que vivir personalmente abiertos.con todas las matizaciones que quieran hacerse. Esta decisión implica un discernimiento a su modo matizado cuando se tiene en cuenta que la institución eclesiástica sí pertenece para ellos a ese mundo cerrado. es con todo vivir abiertos al Espíritu de Dios. esa apertura estructural que es la condición de posibilidad de su constitución personal. tal como ellos la perciben. en el que no cabe el proceso de irse haciendo. Este discernimiento primario debe ser muy altamente valorado porque no lo propicia el ambiente sino que es una decisión altamente personalizada. Así pues estas personas no son anticlericales porque su distancia respecto de la institución eclesiástica es mucho más de fondo. Es una gran cosa que estas personas consideren que su ser cristiano no queda del lado de allá. confinado en su pasado sino que él forma parte de los principios dinamizadores y orientadores del tiempo nuevo. no sólo no tendrían ningún inconveniente con ellos sino que agradecerían su presencia específica. reglamentado. Si fuera posible en los curas una apertura vital como la que ellos reconocen en sí y en los que captan como coetáneos suyos (es decir como los que viven no sólo en su mismo tiempo cronológico sino en su misma época histórica. es decir porque están en un horizonte donde ella. no cuenta y ni siquiera aparece. tendrían que hablar lo que piensan y hacer lo que les convence.

como el que entre dificultades crecientes anduvo de tal modo que llegó a ser la persona más humana que ha transitado este mundo y lo transitará. Por eso confían en él como garantía de apertura superadora y como fuerza en ese trance desgastante de renacer. es decir para poner en común lo mejor de sí hasta formar un cuerpo social. Jesús es para estas personas el compañero de camino. fiel y leal. Lo que ellas saben de la Iglesia es que es una institución caracterizada más bien por su espíritu de cuerpo. Pero es la acción de una corporación. sale de sí para incorporarse a la humanidad. Para bastantes de estas personas Jesús aparece como el modelo de los caminantes. de irse haciendo más humano. es decir por tener sus propios fines y señas de identidad.que dicen lo que tienen que decir y hacen lo que está pautado. el echar la suerte con los contemporáneos. aunque en su acción pueda ser altruista. El santo y seña del Concilio es precisamente la encarnación solidaria. como la Palabra de Dios. no la solidaridad abierta de unas personas . Pero además de luz y estímulo para caminar. que da consejos buenos y está siempre dispuesto a ayudar. cuando en uno y más todavía en el ambiente hay tanto que conspira para no caminar sino meramente adaptarse o para no ir hacia adelante sino desviarse por callejones sin salida en los que se pierde la genuina humanidad. El que estas personas que sienten más o menos a Dios y a Jesús hayan perdido la referencia a la Iglesia se explica porque la mayoría de la Iglesia no hemos recibido el Concilio. Esta Iglesia que. de crecer. el compañero discreto. es la que no han conocido estas personas. Diríamos que para estas personas Dios es el trascendente que acompaña y va adelante.

Estas personas desean ser acompañadas. Es claro que hay aquí una llamada de Dios para constituirnos como tales. Cristianos eclesiales. por tanto.. experta porque la experimenta a fondo en sí y en el trato con los demás. Para estas personas el cristianismo forma parte de ese impulso mhacia el desarrollo humano. hayan tenido experiencias que les hayan marcado. no especialista porque sabe mucho por investigación científica. buscan relaciones menos asimétricas y más biófilas. Como de dejaron atrás la institución eclesiástica. Estas personas parten de sus existencias individuales. pero sólo aceptan a compañeros de camino. Tampoco es que. no es que tengan muchos cauces para llevarlo a cabo. porque han dejado de identificarsecon estructuras e instituciones que han sentido radicalmente inadecuadas o demasiado estrechas para servir de cauces para sus vidas. Pero creen saber lo esencial. ni un conocimiento básico de la tradición cristiana. En su afán de desarrollo humano. Ciertamente que la Iglesia que han conocido estas personas no es esa Iglesia experta en humanidad de la que habló Pablo VI. relaciones abiertas y dinámicas que puedan dar de sí a grupos e instituciones en los que quepan la mrealización personal de sus integrantes y el bien del conjunto. en . en cuyo seno aún perviven instituciones más arcaicas. porque se atiene a la producción y al consumo. como privilegio.. Saben que esto no es nada fácil. pero sienten un impulso profundo y sostenido hacia el desarrollo humano y se entregan a él venciendo inercias y tratando de no caer en propuestas que desvíen o adormezcan ese impulso. Pedro Trigo. y por eso tratan de alimentarlo regularmente. Saben que. 4 Quienes practican el cristianismo aclesialmente. Pero no se resignan a quedar reducidas para siempre a meros individuos. Se saben en el seno de una institucionalización mercantilizada que no sabe nada de realizaciones humanas.que se constituyen como tales por las relaciones horizontales y mutuas que entablan con sus contemporáneos. que buscan sólo el provecho de los suyos mno mediado por la productividad y vivido. en principio sí están dirigidos hacia la constitución del sujeto con un instinto certero. Estas personas se saben en franca desventaja. por lo general. corporativizadas y jerarquizadas.

porque sabe que así no nos iban a aprovechar. pues. Pero siempre respetando nuestra libertad. sigue sin más las reglas de juego tratando de sacarle el mayor provecho posible en seguridad. Es. él es más leal con uno que uno con él. Pedro Trigo. Dios está en su favor. Para estas personas es claro que Dios no tiene ningún interés privado. Él trata de ayudarnos. y hay que ser leal con él. 5 En los cristianos que caen bajo la denominación "individualismo devoto y compasivo" es patente el problema del sujeto. En contra de lo que ocurre con la institución eclesiástica. . Para estas personas.ese camino. o se plasmará en alguna comunidad dinámica ya establecida. y hace lo que se hace. y saben que pueden contar con él y que la relacion con él siempre da fruto. Él no forma parte de esa institucionalización en la que cada cual busca su propio provecho y no el provecho de los demás ni el bien común. Pero como de lo que se trata es de nuestro provecho. donde uno sienta que cabe su realidad y que su andadura tiene campo abierto. camina a su lado y quiere su bien. satisfacciones y aceptación. la aprobación propia. donde puede emplear su libertad. Y en esos momentos lo que elige es conversar con Dios y ayudar a la gente. Dios se caracteriza precisamente por buscar el provecho de los demás y el bien público. Cristianos individualistas compasivos. que. si es fiel. Naturalmente que Dios es Dios. posiblemente fluída. Ellos tienen que dedicarse a muchos frentes a la vez. como miembro de los diversos conjuntos a los que pertenece. porque es Dios. Mas aún. que es donde puede realizar su individualidad. tambien procura ampliar lo más posible estos espacios. Por eso trata de buscarlas en los resquicios que deja la situación. Aunque también tiene otras necesidades y deseos que pugnan por ser satisfechos. Dios es su aliado. y también de convencernos. una relacion abierta. Y para eso tiene sus propios puntos de vista y sus propias propuestas. sin más. Este es el Dios de estas personas. Y trata de hacerlo lo mejor posible. El individuo se acepta. donde puede expresar lo que lleva más adentro. no se empeña en imponerlas. Pero en ese campo no encuentra la felicidad que busca. y por eso no le prestan a Dios demasiada atención. Pero. Pero nunca se olvidan de él. Es tan grande que no es posible siquiera plantearlo. de personas más o menos semejantes a uno. de acompañarnos. tal vez se trascenderá y llegará a algun tipo de pertenencia eclesial. la paz.

no expresión de lo mas genuino que uno lleva dentro. Es al menos lo que uno salva de uno mismo. unas y otras compulsivas o pautadas desde otros. Ven todo muy complejo. Es claro que entre necesidades y tareas. si se quiere. Por eso estas personas no se atreven a hablar mucho de responsabilidades. son relaciones en las que la persona busca trascender. La vida es un mosaico construido por muchas piezas. con su ley de hierro. Este peligro es una propension real. y del consumo. con su propio mundo. horizontales y mutuas. humana.Se da pues. en lo que cabe de salvación en esta figura histórica. esa dedicación a Dios y a los demás es el espacio de significatividad que salva a la persona. y existe tambien el peligro de que los demás sean solo los que nos proporcionan el consuelo de sentirnos útiles y aceptados. como el autor de la propia vida. y a otros que to necesiten con la mayor generosidad y con toda sencillez y delicadeza. Como vemos. con su compulsividad deshumanizadora. Esa relación con Dios y con los demás (que compone un binomio que se realimenta) es gratuita. no el tú incondicionado con el que relacionarse en libertad mutua. desarmada. en lo que uno se encuentra y realiza. no libres. muy aleatorio. En medio de ese maremagnum. uno de los responsables. no unas personas concretas con las que entablar relaciones abiertas. libre. y no solo satisfactores de mis . y en ese conjunto no muy trabado uno es tan solo uno de los actores. Aunque la insatisfaccion de la vida impersonal también actúa como palanca poderosa para cambiar realmente de registro. pues. De suyo. ellos ponen su corazón y su cuidado dedicándose a Dios con humilde y tierna devoción. fuera del circuito de la producción. una fragmentacion. Pero tienen el peligro de contaminarse de la condición de obra por la que uno es aceptado (como en la producción) o de la búsqueda de satisfaccion personal (como en el consumo). Existe el peligro de que Dios sea tan solo la fuente del consuelo y la seguridad que se necesitan. en la que Dios y los demás sean personas concretas con su propia libertad. es decir. muy inestable. En esas condiciones se hace muy cuesta arriba considerarse como un verdadero sujeto. porque es mas fácil cambiar de contenidos que de actitudes profundas. pero no el único. Se realiza. solo si se llega a una relacion real. de modo que el cambio de ámbito equivalga a una cierta sublimación de los mecanismos impersonales propios de esta figura histórica.

Pedro Trigo. Sin embargo. cooptada por las corporaciones transnacionales. se superara radicalmente el individualismo. A través de esas relaciones. es hasta hoy profundamente irracional y deshumanizadora. y posteriormente a causa del cambio de época. como respuesta a él y. cuya dirección dominante. que su acción es limitada y nunca está exenta de ambivalencia. podemos llamar «pobres con Espiritu». estas personas lograron asumirse con alegría como pacientes pastorales y. por tanto. ponen sus limitadas capacidades. Este tipo de cristiano es el que acepta el encargo del Creador de hacerse cargo de la creación como lugarteniente suyo. habíamos caracterizado este tipo no como «cristianos ilustrados». con Ellacuría. unidas a las de tantos otros seres humanos. . es decir. no actuando en su nombre y. hasta modificar lo primero en orden a una unificación personal. Para la autoconstrucción aceptan a Jesús de Nazaret como el paradigma absoluto de humanidad y como el Señor que atrae hacia sí por la irradiación de su humanidad. que posee una consistencia infinita. La diferencia está en que estos cristianos entraron en crisis a causa de la derrota del proyecto de desarrollo integral que tenia como eje la expansión de la subjetualidad popular y. desde su perspectiva y con su Espíritu. Pero. por tanto. por tanto. 6 Los cristianos ilustrados. Cristianos pasados por la Ilustración. entre las que tuvieron especial relevancia mujeres y varones a los que. Todo el arte está en pasar de la dualidad entre lo impersonal y lo personalizador. En medio de esta crisis. en función de esa tarea que asumen como encargo del Dios de Jesús. como responsabilidad propia. Por eso saben también que nunca va a llegar la humanidad desde sí misma a esa meta trascendente. en ese sentido preciso. sino como «cristianos pasados por la Ilustración». Saben. sí se afincan en el sujeto como agente de transformación histórica y de construcción de la propia persona. además de excluyente.necesidades y deseos. estos cristianos se sintieron confortados. aceptando esta limitación absoluta de la condición humana. por contraposición a los cuatro tipos anteriores. llenas de ternura y dignidad. la constitución en América Latina de democracias reales. de modo que esto último vaya ganando cada vez más espacio. acompañados y ayudados por personas populares.

ni desvivirse por Dios. porque la tarea es inmensa. de ayudadores. por tanto. Eso no significo. estos cristianos se han asumido como sujetos pacientes. más aun. Está bien el trabajar. sin hacer nada que no sea gozar de su compañía. 2 . sin embargo. pues. También. como sujetos pacientes. sino. el que por eso «al atardecer se paseaba con ellos tomando el fresco». más complejos y reales sus proyectos. Así pues. pero sin unidimensionalizarse. esta relación mutua (verdadera superación de la relación ilustrada) hizo más penetrantes sus análisis. porque lo que él quiere es vivir con nosotros y que vivamos con él.más en general. Ni desvivirse por los demás. el punto de inflexión de estos cristianos se da cuando. Al asumir esa condición han tenido acceso a una nueva experiencia de Dios: no solo el Dios activo que «hasta el presente sigue actuando. Nada hay que justifique el desvivirse. está a su servicio y desemboca en ella. El Dios con el que se está. con el que se permanece sin hablar sobre tareas. dejar de ser sujetos agentes. y más fecundas sus acciones. y por consiguiente yo actúo también». se convirtieron en ayudados. saborear su amistad. el Dios que nos ha creado para participar de su descanso. Por el contrario. y así fueron capaces de ayudar realmente. A través de la crisis han comprendido que la historia es una forma de la vida y que. se ha vivido. Que al final solo queda lo que. en el trabajo y fuera de él. porque entonces ya no se les ayuda.