Está en la página 1de 41

Daniel Medvedov

EL CODIGO GENERAL DEL LENGUAJE


Un descubrimiento

• LA NEO-TEORIA BIOQUIMICA DE LA LENGUA


• EL ORIGEN DEL HABLA
• TECNOLOGIA DE LA PALABRA
• TRES CODIGOS: BINARIO, GENETICO, LINGUISTICO
• COMPUTACION, MEDICINA, LENGUAJE
• UNA ONTOLOGIA PARA EL FUTURO
2

2010

Panta okto

TODO ES OCHO

2
3

Nota

Durante más de quince años he tratado de presentar al gran público y a


los investigadores independientes, este descubrimiento muy necesario para
el avance de la ciencia y para el entendimiento de muchos procesos
biológicos cuyo funcionamiento es actualmente desconocido. No obstante, la
mediocridad de algunos, la indiferencia de otros y la miseria intelectual de
unos pocos - opacaron momentáneamente su importancia y , tal vez,
retrasaron su uso y aplicación.
En 1984, el trabajo fue ignorado como investigación, en la
Universidad Central de Venezuela y en 1987, fue rechazado
descaradamente, como trabajo de ascenso, en la Universidad Católica
Andrés Bello. Esa casa de estudios - cuyos directivos, laicos y religiosos por
igual - no se percataron en aquél momento de un hecho casi diplomático: el
uso del nombre del gran filólogo venezolano en su título, no permitiría
eliminar del escenario académico de la búsqueda del lenguaje, una
investigación que propusiera datos desconocidos y claves operativas y
cualitativas, necesarias para entender la formación de todas las lenguas
naturales.
Toda teoría - y entiendo por teoría una construcción original de
postulados, leyes y operaciones percibidas a través de un profundo análisis
contemplativo - debe ser respetada y situada al lado de otras teorías, mas no
descartada y desautorizada, por no ser apreciada a su justo y preciso valor.
La teoría es una visión científica de procesos muy sutiles que otros
investigadores, tal vez no alcanzaron comprender y descubrir.
El teórico, como sujeto , es un visionario. Su percepción no puede ser
encerrada, decapitada, quemada en la hoguera o exiliada: ya pasaron los
tiempos de esa descarada actitud que adoptaron durante siglos los mediocres
al poder.
Para cerrar con broche de oro, durante cinco años, el manuscrito del
Código General del Lenguaje, estuvo guardado entre otros papeles, en la
imprenta de la Academia Nacional de la Historia, después de haber sido
aprobado para su publicación.
¿ A qué se debe tanta insistencia en que no salga a la luz algo cuyo valor
operativo es indiscutible ?

3
4

La respuesta ya la conoce el lector . .


D.M.

SINOPSIS

The General Code of Language

By Dr. Daniel Medvedov

This paper presents the discovery of the General Code of


Language composed of the common traits of all spoken
tongues. The arrangement of the code’s elements along with
the biochemical nature of its manifestation favor the
formation of a periodic table that comprises all the elements
of language, including gestures, postures, and facial
expressions, among others. Medical science inasmuch as
cybernetics, and implicitly linguistics, are now at an
impasse due to the absence of a code that facilitates the
making of subtle analogies between the machine and the
human body. The code presented is the keystone bridging
the biological sciences to technology.
The General Linguistic Code is a logical and universal system equivalent to
the genetic code.
Language is, by far, the most important phenomenon of human nature.
Nevertheless, despite the advances in science, linguists are unaware of the
code that is the basis of every language process.
One of the most renowned language researchers, Noam Chomsky, has
considered linguistics to be in a state equivalent to what astronomy was

4
5

before the theory of Copernicus. This is due to the unknown nature and
processes of the General Code of Language.

The Code is a theoretical system with a biological basis reflected in the


common traits of all the spoken tongues or tongues of man. The difficulty in
discovering the code arises in discerning the common or unitive traits of
language. Due to the fact that language sciences have been basically oriented
toward the search and description of the distinctive traits of all tongues, this
code continues to remain veiled.
To speak of the complexity of the linguistic process without knowing its
code, is like being unaware of the eight musical notes of the chromatic
scale, yet discussing the complex traits of a symphony, equivalent, in this
simile, to a spoken tongue.

The linguistic code has been sought after for some time, and even now its
structure is being looked into. However, no contemporary linguist can claim
its possession or familiarity, nor has any scientific report verifying its
discovery been published.
There is no book where its structure or the modules that make it are shown.
It is interesting to note that the Genetic Code, proposed some decades ago,
allowed for great advances in the medical sciences. The impact of the code
of language will be equally felt.
Given that the code of language has applications in medicine as well as in
biomedical engineering, and therefore in all language sciences, its social
value goes beyond the limits of linguistics.
Technology is now going through a short period of stagnation, precisely
because of this unknown code of language. It is a passive moment of wait,
though, this wait, which neutralizes any advance, is due to the absence of
binary analogies between human language and that of the machine.
There are a reduced number of elements common to all tongues. These
basic elements of language combine to form modules that, in turn, produce
the formula of the code. This system controls the rhythm, separation and the
expressive form of any spoken tongue.
In addition to an algorhythmic or combinatory aspect, the code also reflects
a biochemical one. Present day research has not been able to respond to the
question of why vowels and consonants are used in all natural tongues.

This can be answered by means of the code’s hypothesis of formation


formula. It defines the vowel as a phenomenon of basic or alkaline nature,

5
6

and the consonant as that of an acidic nature, describing language as a


somatic or physical manifestation, whose value and origin is biochemical
and not imitative.
It is a truism that the vital equilibrium, commonly known as health,
occurs in the human body precisely because of the balance or harmony
established between bases and acids. However, linguists make no
connection between phonological phenomena in the body and biochemical
processes.
They describe words as if they were the products of mechanical resonance of
the apparatus, of the mouth, sounds that humans develop from infancy by
means of a process of imitation and mimicry. Other researchers speak of an
innate acquisition of language, even of a genetic basis, but they know not
where this innate linguistic code lies in man, nor what its elements are.
This paper is an exposition of the General Code of Language, which
represents, in our view, an important discovery.
The entire material to be drawn upon is based on nearly 3,000 natural
tongues now spoken in the world. From this general body of facts, the
research will define and demonstrate that the unnitive or common traits of all
tongues are scarcely eight.
What appears to be more complex is the description of the processes of
decoding and the operations which unify all the information suggested in a
sentence, in any tongue. From the particular use of the elements of a
specified tongue, as well as the special types of combinations, a particular
map is constructed, corresponding to the tongue selected for analysis. The
code is apparently simple in its formation, yet complex in its application.
This is due to the various steps required for the decoding processes of human
language. The predictive nature of the changes that occur in the system
allows for the construction of a periodic table of the elements of language,
in addition to a synoptikon of the various aspects of language related to
human behavior, such as gestures, postures, glances and body positions.
The implications of this discovery are scientific as well as military.
The application of its model to the construction of automata, or intelligent
machines, makes this code a dangerous tool in hands of a nation whose
ethics is not directed toward a clear humanism and welfare of man.
Despite the fact that many authors invoke the presence and the apparent
knowledge of the code among linguists, none have presented its structure,
as, in fact, did occur with the genetic code, which was clearly described by
the scientists who presented it some 40 years ago.
The General Code of Language is the first of many intangibles in the field of
language research.

6
7

It is clear that a code exists not only to decipher a process whose


operations are unknown, but, in this case, to generate new formations and
combinations of a particular spoken tongue. Also, it can be perceived that
the value as a codifier of operations occurring in all processes of human
communications.
When linguists are asked about the details of the code of language, many
negate the possibility of its existence; the rest acknowledge its presence in
all biological and grammatical operations, yet cannot describe its structure or
elements. Moreover, most linguists suppose that the processes of language
are simply casual choices made by speakers.

Herein lays the delay in the advancement of science.

7
8

“ . . . Yo no suelo citar a los demás ni jurar por sus escritos, y en una


cuestión conocida por mi como por ellos, guardaré la libertad de mantener
mi propia visión. . . “
La Entrada Abierta al Palacio Cerrado del Rey
XXXI / 2

Ireneo FILALETEO
Siglo XVII

8
9

PRESENTACION

Hoy, más que nunca, urge luchar con todas las armas, recursos y
posibilidades en contra de la mediocridad, en contra de la manipulación y
uso impropio de las ideas, para así derrumbar las construcciones endebles
del pensamiento. Las teorías, como objetos perfectos de la inteligencia, no
pueden ser anuladas ni ignoradas sino almacenadas en la memoria de la
cultura con el debido respeto y consideración. No obstante, vienen nuevas
teorías que explican mejor los fenómenos desconocidos de la naturakleza y
de la existencia misma, los procesos vitales y tantos otros misterios del
cosmos que todos deseamos conocer. A estas nuevas teorías hay que abrirles
paso y no obstaculizarlas a razón de un miedo retrógrado.
Hay que insistir en el hecho de que el lenguaje no es la lengua y que
ninguna lengua proviene de otra, sino del lenguaje mismo.
En los ámbitos intelectuales de este fin de siglo, se ha llegado al colmo de
asignarle a una lengua la categoría de lenguaje y no obstante, nadie protesta
por ello, sometiéndose todos a los embates y desaciertos que surgen de tal
confusión.
Cuando se asoma algún comentario sobre el hecho, el argumento más
cercano es esgrimir la explicación de la no existencia en la respectiva
lengua, de un término que defina la categoría de idioma y por ello la
elección de la palabra más cercana para describir un proceso complejo,
ciertamente, pero supeditado a otro proceso, aún más complicado que el
anterior y por ello considerado como fundamento y origen de todas las
lenguas.
Ninguna lengua es un lenguaje y sin embargo, he aquí el “English
Language”- impropia postulación, aceptada hoy tácitamente, por todos los
epígonos de los grandes lingüistas del siglo pasado.
A nadie se le ocurre llamar a su lengua, lenguaje: tenían que ser los
americanos, una sociedad que muestra bastante rasgos de inmadurez: infantil
y prepotente, con una comunidad de estados regidos por erráticas nociones
de lo que es la verdad social y sin embargo, un país con grandes cualidades:
liberal, progresista, democrático y cuyos valores descansan en lo tradicional,
en lo clásico, en la justicia y en la dignidad del hombre. ¿ A qué se debe esa

9
10

confusión ? Respuesta: A un rosario de malentendidos, tanto lingüísticos


como éticos, políticos y ontológicos.

Desde el lenguaje, un espacio operativo virtual donde todas las


categorías, nociones, conceptos y relaciones están potecialmente presentes,
baja hacia las lenguas, hacia todas las lenguas, el mismo tipo de nociones,
conceptos y categorías. Esto se puede ver y decir de otra manera, como por
ejemplo concebir que la lengua se abreva del lenguaje o solicita
expresamente, según cada caso y cada necesidad, todo tipo de operaciones,
nociones, valores, conceptos y categorías, que luego aclaran una cantidad de
confusiones y enigmas del sentido. De una manera u otra, la lengua está
supeditada al lenguaje.
Si una lengua acepta de otra lengua, una palabra que define una
noción que ya existe en su léxico y la acoge en su seno, debe hacerlo con la
condición de insistir en el hecho de que se trata sencillamente de lo mismo,
con otra forma y bajo otro manto fonético. No se debe considerar aquella
noción como algo nuevo, diferente o distinto de la categoría, noción o
concepto que ya existe en la lengua receptora, tal vez desde remotos e
inmemoriales tiempos.
A continuación describiré algunas nociones del lenguaje, trasladadas a
las lenguas y aceptadas, con la ingenua seguridad de que el usuario está
frente a categorías diferentes. En realidad, se trata de los mismos conceptos,
de las mismas ideas, de los mismos elementos, pescados todos de lenguas
diferentes y arrojados en una lengua, con la suposición errada de
considerarlos como conceptos nuevos, como ideas diferentes, como
nociones separadas e individualmente independientes y por ende, con
derecho de uso y de estadía formal en el léxico de la lengua que los acobija.
La lista de tales disparates tiende a crecer y cada día, más y más
palabras vienen a engrosar el bulto de confusiones que la lengua ordinaria o
cotidiana maneja en el flujo social del humano convivir.
Todo ello tendría arreglo si supiéramos utilizar ortoépicamente - es decir
rectamente - la conjunción unitiva “y”, con su variante “e” y la
preposición electiva ”o ”, con su variante “u”. Esto no es algo que le
incumbe sólo al castellano sino a todas las lenguas, por tratarse de una
operación lógica, un movimiento que pertenece al lenguaje mismo.

10
11

La primera y la más grave de las confusiones antes mencionadas es el


suponer que el lenguaje y la lógica son dos cosas diferentes. La lógica es el
mismo lenguaje y el lenguaje no es otra cosa que la lógica. A pesar de ello,
los filósofos y los lingüistas y hasta los matemáticos, se han enfrascado en
discusiones estériles y francamente ridículas, para demostrar, algunos, que
lo primero es el lenguaje y que luego viene la lógica, y otros, lo contrario,
que es la lógica la cual es la primera, para luego aparecer y formularse el
lenguaje. En este punto, toda claridad se desvanece y se llega así a la locura
de llamar a una lengua cualquiera - de las siete mil o más que actualmente se
están hablando en el mundo - lenguaje.
He aquí otro caso: el sonado dilema del ser y del ente. Se han escrito
bastantes libros sobre el ser y el ente, sobre si el ser es antes del ente o lo
contrario, sobre la importancia del ser o del ente frente a su contrario y sobre
otros disparates e impropiedades de esta dupla. Resulta que lo que unos
llaman ser, otros llaman, en su idioma, ente y que los dos no son otra cosa
que la misma y precisa idea o noción del Ser. No hay algo definido como
“ente” que pueda existir en el lenguaje, separado y diferente del “ser”. En
griego, al ser se le nombra como “on” u “ontos” y , como algunos sabios
latinos hablaban del ser , en cierta ocasión desearon y quisieron aclarar de
alguna manera su discurso, trayendo a colación el “ontos” de los griegos. De
allí la confusión, que sólo es fruto de la incompetencia y desinformación de
los epígonos, hoy reflejadas en el campo de la filosofía misma, sin asomar
siquiera los disparates a los cuales se ha llegado, por lo mismo, en la lengua
trivial -cotidiana.
Otro problema ha sido generado con la introducción - en castellano, y
por ende en latín también - de la noción de arte, supuestamente diferente de
la técnica, en griego tecne. Es obvio que no puede haber arte sin técnica ni
técnica sin arte, por la sencilla razón de que se trata de la misma idea. No
obstante, los sabihondos teóricos de la estética escribieron y siguen
escribiendo sendos tratados sobre el arte, en oposición a la técnica.
Ni hablar de los disparates que ha llegado a provocar en la lengua el uso de
la palabra mente. Hoy día todo es mente, todo se ve como producto de la
mente, hasta se habla de mente sana en cuerpo sano, para estar en la onda
de las antiguas muletillas. Luego se muestra la cabeza y se dice: porque la
siquis, la mente, es todo. Pues nada tiene que ver la siquis con la mente y sin

11
12

embargo he aquí a los psiquiatras y a los psicólogos, los que curan la mente
(???).

Los ejemplos se multiplican como clones:

• El feto latino resulta que es diferente del embrión griego, cuando es lo


mismo
• La noción latina se considera diferente de la idea griega, cuando es lo
mismo
• Al alma del castellano, la misma anima latina, la toman como diferente de
la psique griega, cuando, en realidad es la misma cosa y se refiere
expresamente a los sentimientos, a lo afectivo y a la vida misma que se
consume irremediablemente en y con cada ser que es invitado a
manifestarse en lo visible
• El deísmo latino se considera diferente al teísmo griego, lo que parece un
disparate, ya que sólo se trata de un cambio de letras, (Deus y Theos)
• El mundus latino se toma como diferente del cosmos griego, cuando es lo
mismo
• La moral latina se considera diferente de la ética griega, cuando es -
lamentablemente para los que sostienen lo contrario - lo mismo
• La creación latina parece diferente de la poesís griega, cuando es lo
mismo
• La razón (ratio) latina es vista como si fuera una noción diferente del
logos griego, cuando es lo mismo
• Los principios latinos pareciera que no son los mismos arquetipos
griegos, cuando se trata de lo mismo
• La substancia (sub-stantia) latina se presenta en los escritos como si fuera
diferente de la esencia (usia) griega, cuando es lo mismo

y otras cosas más que no pueden citarse aquí por razones de espacio . . .

12
13

Se nos ha metido con vaselina en la memoria, la muletilla de que el


latín es la madre del castellano, de que a su vez el latín proviene del griego y
de que este último hunde sus raíces en el sánscrito, el idioma perfecto, como
de hecho significa su nombre. Luego, se descubrió el hecho de que el
sánscrito mismo tendría que haber surgido, a su vez, de otra lengua, todavía
más antigua y más perfecta. Si los lingüistas se dignaran de comprender que
las lenguas todas nacen del lenguaje, y por ello mismo no hay una lengua
más perfecta que otra - por cierto, a raíz de que nada puede ser más perfecto
que otra cosa - se ahorrarían una cantidad de apremios e incoherencias. La
imagen más clara de esa incompetencia frente al sentido, es el llamado árbol
del lenguaje, definido así de modo muy desacertado, ya que sólo se trata de
una representación simulada de las diferentes lenguas de la humanidad y de
sus relaciones de semejanza y no de un árbol del lenguaje propiamente
dicho, en el cual deberían estar representadas las relaciones sintácticas,
semánticas, fonéticas y por ende lógico-gramaticales - los únicos hechos que
podrían, con toda razón darle esta categoría al emblema en cuestión.
Resulta que las lenguas marcadas en esa figura huérfana de analogías, están
por las ramas y en los ramos - por cierto dos elementos diferentes - y
cuando alcanzamos a contemplar el tronco y a las raíces, nos damos cuenta,
antes que todo, que tal árbol del lenguaje no tiene raíces y que el tronco es
un mero artificio figurativo para estar en tono con la imagen muy conocida
de un árbol.
Si alguien elige un símil para describir relaciones y operaciones de
naturaleza tan sutil que difícilmente pueden comprenderse sin esa figuración
o semejanza, el sujeto está obligado, de por si, a consumir todos y cada uno
de los elementos del símil, e identificarlos con los miembros de tal modelo
teórico, virtualmente diseñado en su mundo de fantasía y creación, o al
menos confesar su incompetencia para finalizar las analogías y solicitar a
otros que terminen las operaciones del símil. En una palabra, dejar abierto el
campo de investigación para que otros participen en su complexión.

13
14

No pueden dejarse a un lado los elementos principales de la imagen


elegida como símil y utilizar tan sólo aquellos que me convienen, que
cuadran o pegan con mi modelo.

Esa típica incompetencia en la elección y figuración del símil es un


defecto frecuente que se encuentra en los trabajos y las propuestas teóricas
de muchos filósofos que se han apurado en elegir una semejanza para
describir sus conjeturas. En el campo de la lingüística hay otro ejemplo muy
a tono: se trata del símil del ajedrez, elegido por Ferdinand de Saussure en el
período de su brillante carrera que cubrió el final del siglo pasado y el
comienzo de este siglo. Este símil resolvió varios aspectos pero otros, más
complejos, como el enrroque, la identificación de cada una de las piezas, el
tablero mismo y otras más, quedaron en el aire.
Las dudas que surgen de todo ello, todavía están por responderse en el
campo de las investigaciones del lenguaje. Entre las interrogantes candentes
que han quedado sin respuesta, voy a nombrar aquí sólo algunas, preguntas
que muchos grandes lingüistas han planteado durante más de un siglo.
Estas interrogantes, todavía hoy, están toreadas por los especialistas como si
fuesen dudas que a ellos no les incumben y cada vez que el profano se los
plantea, los lingüistas y los filólogos se salen por la tangente con
explicaciones incoherentes, con ejemplos incongruentes y con anotaciones
inconsistentes.
Todo ello no hace más que relucir la incompetencia y el atolladero en
el cual se debate hoy la lingüística. Uno de los grandes visionarios de este
siglo, Noam Chomsky, sostiene todavía que la lingüística se encuentra hoy
en un estado muy similar a la situación en la cual se situaba la astronomía
ante de Copérnico. Quienes entendemos esto, sabemos que se trata de la
absurda creencia, muy presente en el mundo lingüístico actual, de que la
lengua, los sonidos y por ende todo el complejo mecanismo de la
comunicación, está regido todo, por operaciones mecánicas que regulan el
flujo del aire en los resonadores bucales, para luego construirse y
constituirse en una lengua, así no más, por imitación y experiencia verbal.
Estas explicaciones declaran que el origen del habla es la imitación y
claman por simples leyes miméticas que estarían en la base de las
operaciones a través de las cuales se establece la influencia del entorno en la
conducta social, y optan por la idea de adquisición de las palabras como si

14
15

fuesen objetos que el usuario recolecta para un uso personal y comunitario.


Lo que es aún más ingenuo, es la explicación de los procesos del habla como
tendencias naturales que tiene el sujeto hacia el estudio y hacia la
acumulación de una experiencia verbal que luego se manifestaría, como por
arte de magia, en la competencia lingüística de un idioma específico.

El lenguaje se refleja en la lengua, que a su vez se manifiesta en el


habla y concurre así a formar y construir en la memoria del usuario, una
visión del mundo acorde a la claridad del pensamiento, de las intenciones y
de las divisiones filosóficas que todos nosotros tenemos y hacemos desde
una muy temprana edad, hasta muy tarde en la vida.

1. ¿ Cual es la semilla y el origen de las lenguas naturales ?


2. ¿ Cuales son las raíces o los elementos fundamentales que conforman el
mundo de las lenguas naturales ?
3. ¿ Cual es el tronco de las lenguas naturales ?
4. ¿ Cual es el puente que existe entre la lengua y el lenguaje ?
5. ¿ Por qué hablamos ?
6. ¿ Por qué usamos vocales ?
7. ¿ Por que usamos consonantes ?
8. ¿ Por qué usamos estas vocales y no otras ?
9. ¿ Por qué usamos estas consonantes y no otras ?
10. ¿ El lenguaje existe ya grabado en las genes ?
11. ¿ La lengua materna existe ya grabada en las genes ?
12. ¿ Qué es la lengua materna ?
13. ¿ Hubo una lengua primordial ?
14. ¿ Qué es el sentido de las palabras ?
15. ¿ Qué es la sintaxis y por qué difiere de lengua a lengua ?
16. ¿ Qué es el sonido y su pronunciación tan marcadamente individual de
individuo a individuo, de comunidad a comunidad y de lengua a lengua ?
17. ¿ Por qué existen ciertas partes específicas en la oración ?
18. ¿ Qué sentido tiene la historia de la Torre de Babel ?
19. ¿ Hubo acaso una lengua adánica ?
¿ Cómo recibieron nombres tan distintos los animales, los hechos, los
objetos, los seres, en una palabra, todas las cosas que hay ?
1. ¿ Por qué hay tantas lenguas ?
2. ¿ Por qué hay lenguas más vocálicas que otras y lenguas más
consonánticas que otras ?
Es tiempo ya de expresar y formular una neo-teoría de lenguaje que
explique y describa los fenómenos que no tienen explicación en el marco de

15
16

ninguna de las teorías en vigencia. Al comienzo de este siglo, la teoría de la


relatividad ha cambiado la visión física y matemática del mundo. A la mitad
del siglo, una otra teoría ha cambiado las bases mismas de la medicina y de
la postura científica frente a la enfermedad.

La lingüística, retrasada con siglos frente a las otras ciencias, tiene


derecho a un cambio radical para empezar con nuevas bases y nuevos
instrumentos teóricos una trayectoria de avance, tanto en el campo de la
medicina como en el de la computación. Se necesita de un nexo entre el
cuerpo y la máquina y tal relación no puede establecerse bajo los cánones
actuales del análisis lingüístico.

16
17

Introducción

Adjudicar un valor erróneo a un fenómeno natural, es una operación


cuyas consecuencias pueden trastornar de modo tajante la comprensión del
fenómeno estudiado. El estudioso serio debe estar atento a todos los detalles
de la dinámica diaria de los fenómenos y vislumbrar rápidamente su
ignorancia y consecuente incapacidad para entender los mecanismos que
pretende describir.
En este momento de capital importancia, el filósofo e investigador de la
ciencia tiene la espléndida oportunidad de ostentar y demostrar su modestia.
Muchos descubren rápidamente su impotencia para comprender tal o
cual sistema, pero pocos reconocen su incapacidad, al menos momentánea,
y prefieren seguir teorizando sobre los hechos, aún sentados sobre bases
erróneas. Esto ha pasado mucho con los teóricos del lenguaje. La búsqueda
empedernida de una supuesta lengua primordial, la explicación del
fenómeno del habla como un mero acto imitativo, o las conjeturas sobre una
hipotética adquisición del lenguaje, entre muchas otras cosas del mercado de
la investigación lingüística, son fruto de una visión nublada y marcadamente
desacertada.
No hubo ni pudo haber alguna lengua-madre. El lenguaje se manifiesta , no
se adquiere. Nuestra presente lengua materna, y junto a ella, cualquier otra,
es el resultado natural de un proceso combinatorio sobre el cual se impone el
lenguaje, como un sello. El fenómeno es equivalente a la creación y
composición de una sinfonía musical. Una sinfonía es un producto muy
sofisticado y su análisis descubre ritmos, movimientos y frases de máxima
complejidad combinatoria.
Pero todo ha partido de un reducido número de notas musicales,
cuantificadores de alturas sonoras que usan los músicos en sus
composiciones.
Una lengua es, a su vez, una auténtica sinfonía. Actualmente, los lingüistas
no son capaces de informar a los interesados en los procesos del habla,

17
18

cuales son las notas musicales que están en la base de los procesos de
formación de las lenguas naturales.

Por ello, la Neo-Teoría del Lenguaje no está dirigida a los lingüistas,


que tienen muy poco interés en abandonar sus disquisiciones sobre los
llamados rasgos distintivos de las lenguas, sino a los filósofos de la ciencia,
a los médicos y a los tecnólogos, a los filósofos del lenguaje.
La lingüística moderna está perdida en el laberinto de las diferencias y
de la lectura analítica de la lengua y, como es natural, cada día descubre más
y más diferencias y más zonas particulares, sin duda llenas de curiosidades y
de interesantes casos que merecen la más digna atención. Pero el camino de
la comprensión del lenguaje no va por allí. A la larga, todo ello resulta una
pérdida de tiempo y de esfuerzos: los resultados obtenidos se alejan
imperceptiblemente del núcleo del problema y los datos acumulados no
hacen más que entorpecer la visión y percepción del modelo teórico que rige
todas las lenguas naturales. La razón de esta perdida en el bosque de los
datos estadísticos y de las informaciones fonológicas es la carencia de una
teoría ontológica sobre el origen del lenguaje.
Los filósofos de la ciencia suelen sugerir que sin ontología no hay
epistemología y la aseveración posee un grado máximo de certeza: sin una
ontología no puede haber una teoría del lenguaje. La visión actual de la
ontología se debate entre la agonía del evolucionismo y una teología
positivista que hace encajar, a todo riesgo, las nociones científicas en las
moradas dogmáticas de sus convenciones.
Para fijar el modelo teórico del lenguaje es necesario presentar los
rasgos unitivos de las lenguas naturales y descubrir así el código que rige la
formación de los cuadros operacionales de todas y cada una de las lenguas
naturales del ser humano.
Es hasta gracioso descubrir en los diccionarios modernos, el dibujo del
llamado árbol del lenguaje, antes mencionado brevemente, árbol cuyas
raíces brillan por su ausencia y cuyo tronco está completamente vacío de
toda ocurrencia lingüística o filológica.
Las lenguas sólo están ubicadas en las ramas. Como ya se dijo, si
acaso se ha elegido un símil para describir un fenómeno, hay que construir la
analogía de todos y con todos sus elementos o al menos reconocer que tal o
cual renglón todavía no ha encajado ni tiene puesto en la semejanza y, en
consecuencia, no responde por completo al símil propuesto.

18
19

Recuerdo aquí, de nuevo, el caso de Saussure, que proponía hace un


siglo, la elección del ajedrez como símil del lenguaje natural, pero no
continuaba con la identificación de todas y cada una de las piezas. La
referencia se vuelve entonces meramente anecdótica y no levanta mucho
polvo en los análisis posteriores.
Si ocurre lo antes mencionado, quedan en el aire relaciones
importantísimas, como en el ejemplo del ajedrez quedó inexplicable
lingüísticamente, el nexo de los peones con las demás piezas, la realidad
jerárquica del rey en el tablero o el valor de las combinaciones posicionales
de los trebejos en la alternancia del juego.
Es fácil elegir un símil pero es muy difícil compaginar y continuar la
analogía para resolver todas las ecuaciones y los casos de correspondencia
que implica tal elección. Si se ha elegido el símil del árbol para describir el
lenguaje natural se debe responder, como hemos visto en la presentación de
este trabajo, a muchas preguntas:

• ¿ Cual la semilla del sonido, el sonido primordial ?


• ¿ Cuales son las raíces del lenguaje natural, es decir sus notas musicales ?
• ¿ Cual es el tronco de todas las lenguas naturales del ser humano ?

Se puede hablar de un sonido primordial pero pretender encontrar una


lengua primordial, es una empresa infantil que denota la inmadurez
ontológica de tales buscadores.

¿ Qué es el lenguaje ?

La pregunta es espléndida y espectacular. Merece estar sola, libre


de toda cercanía y sin palabras a su alrededor. Curiosamente, todavía
no ha recibido una respuesta del mismo tenor. Muchos filósofos han
metido la nariz en este tema pero como investigadores, han demostrado
un oscuro y curioso miedo para definir las cosas relativas al lenguaje.

¿ Por qué no definir lo que puedes definir ?

19
20

No se trata de definir o de hablar sobre lo que no puedes definir y


menos de hablar sobre lo que no se puede hablar, como sostenía
Wittgenstein en las últimas palabras de su corto Tractatus.

Se trata de definir lo que has entendido, de presentar y describir


lo que has comprendido hondamente y es ello lo que se llama teoría -
contemplar los misterios para así aprenderlos y luego explicarlos.
Hay que llegar a definir inclusive a la definición, para que la
definición misma pierda la necesidad de ser definida, y ahorrarnos de
ese modo la tarea de seguir definiendo inútilmente las cosas.

En su célebre libro El Conde Lucanor, Don Juan Manuel decía,


hace unos siete siglos, que por la carnalidad gravosa de nuestra
actualidad física, no somos capaces de entender los misterios de la
naturaleza sino a través de semejanzas. Es por ello que elijo ya un
símil, para estar en la onda de aquellos caballeros.
Se trata de la fotografía y de los procesos que giran en torno a ella.
El proceso del lenguaje es parecido al acto de fotografiar: es
como hacer una fotografía.
La lengua hablada es un positivo, equivalente al positivo que
resulta del estado negativo del proceso inteligente del pensamiento,
a su vez resultado de un proceso imaginativo de una realidad
trascendente. Hay que fotografiar la realidad trascendente, revelar
el negativo a través de la formación social-histórica o , si se
prefiere diacrónica de la lengua, y luego revelar el positivo, en el
mecanismo de aprendizaje y despliegue de la lengua natural,
hablada en el lugar de nuestra existencia., de la lengua materna o
de la lengua que le corresponde hablar al sujeto pensante.

20
21

El Código General de las Lenguas

Hay un solo código para todos los procesos fonéticos, para


las fórmulas sintácticas y para los operadores semánticos de todas
las lenguas naturales del hombre.
Este código es desconocido por los lingüistas y por ello la
Neo-Teoría del Lenguaje lo presenta en su estructura operativa,
para que los estudiosos puedan comprender los aspectos
combinatorios, fonéticos, morfológicos, sintácticos y semánticos,
todos ellos integrados orgánicamente y dependiendo uno del otro.
Se trata de una teoría funcional y unificada que explica el
mecanismo de la lengua natural en sus procesos fonéticos,
semánticos y sintácticos.
A pesar de que las aseveraciones y los postulados de este
texto son fruto de una investigación de muchos años de estudio y
experimentación con más de tres mil lenguas naturales, es una
fortuna que la neo-teoría del lenguaje pueda presentarse en forma
de ensayo.
Esta figura retórica de la escritura salva la sutil distancia que
existe entre la metodología tecnocrática de los actuales cánones de
investigación y presentación de trabajos científicos y la lógica del
pensamiento y ahorra al lector el amplio espacio árido del arrastre
técnico, un peso con el cual jamás podrá el lector emprender el
vuelo poético de la inteligencia, así como sugiere el filósofo
español José Antonio Marina, en sus trabajos y publicaciones.
Este ensayo presenta el descubrimiento del código general de
las lenguas, compuesto por los rasgos comunes a todas las lenguas
habladas por el hombre. No se trata de una invención.
El ordenamiento de los elementos del código junto con la
naturaleza bioquímica de su manifestación, favorece la formación

21
22

de una tabla periódica que comprende todos los elementos y todos


los registros y niveles del lenguaje, incluso los gestos, las posturas
o las expresiones faciales, entre otras dimensiones que concurren a
su presencia y manifestación.
Tanto las ciencias médicas como la cibernética, e
implícitamente la lingüística - a pesar de que en esa última esfera
científica poco se confiesa lo que aquí se está afirmando - están
actualmente en una suerte de impasse operativo, debido a la
ausencia de un código que pueda facilitar la formación, la
composición y el uso de sutiles analogías entre la máquina y el
cuerpo humano.
El código presentado en el marco de la Neo-Teoría del
Lenguaje es la clave de bóveda que une las ciencias biológicas con
la tecnología, en el arco de la visión actual de la existencia.
El Código General del Lenguaje, a continuación CGL, es un
sistema lógico universal, equivalente al código genético.
El lenguaje es, desde luego, el más importante de los
fenómenos que rigen la naturaleza humana.
A pesar de ello, aunque la ciencia ha avanzado en terrenos
adyacentes, los lingüistas ignoran el código que está en la base de
todos los procesos del lenguaje.
Con buenas razones, Noam Chomsky declara a la lingüística
tan retrasada e incompetente como lo era la astronomía antes de la
teoría de Copérnico. Es posible que ello se deba al
desconocimiento de la naturaleza bioquímica del sonido y de los
procesos que están generando el Código General de las Lenguas.
El Código es un modelo teórico que presenta un sistema cuya base
biológica ostenta los rasgos comunes de todas las lenguas
naturales. La dificultad de la percepción y por ende, del
descubrimiento del código, reside en el hecho de discernir estos
rasgos comunes o unitivos del fenómeno del habla. Dado que las
ciencias del lenguaje se han orientado básicamente hacia la
búsqueda, análisis, descripción y catalogación de los rasgos
distintivos de las lenguas, este código aún continúa en la sombra.

22
23

Ahora bien, hablar de la complejidad de los procesos


lingüísticos, sin conocer su código y estructura combinatoria, es
como ignorar las ocho notas musicales de la escala cromática - (no
siete) - y no obstante discutir y describir los complejos rasgos de
una fuga o de una sinfonía, equivalente en esta semejanza, a una
lengua natural.
El Código General de las Lenguas es un descubrimiento y
como tal, nadie puede invocar su invención. Su composición está
conformada por los rasgos comunes a todas las lenguas naturales.
Por otra parte, el ordenamiento de los elementos que lo
componen, junto con los aspectos bioquímicos de su
manifestación, favorecen la formación de una tabla periódica que
comprende todos los elementos del lenguaje, incluso los gestos, las
expresiones faciales, el estrato cromático, las posturas corporales,
el plano rítmico, el sentido, la forma y otros registros más.
La medicina, la cibernética y obviamente, la lingüística, están
hoy en un momento de vacío, debido a la ausencia de un código
que facilite los sutiles procesos de analogía que existen entre el
cuerpo humano y el mundo de la maquina.
La existencia del código lingüístico ha sido sugerida desde
hace mucho tiempo y su presencia ha sudo buscada con esmero,
durante décadas, centurias, milenios. Desde el Cratylo platónico ya
son casi dos mil quinientos años desde que el contemplador y
analista de las palabras ha deseado conocer su existencia.
Sin embargo, no deja de ser insólito el hecho de que ningún
lingüista contemporáneo pretende haber descubierto algo parecido
a un código o sistema general de las lenguas, ni hay noticias de que
se tenga en el campo de la lingüística alguna familiaridad con sus
módulos y combinaciones. Tampoco hay investigaciones ni
publicaciones al respecto. Es interesante observar que el código
genético, propuesto como descubrimiento en 1951, permitió
grandes avances de la medicina. El impacto del descubrimiento y

23
24

de la presentación del código del lenguaje, tendrá consecuencias


similares y ello será sentido más que todo en el campo de la
medicina.
Por el hecho de que el código del lenguaje tiene aplicaciones
tanto en medicina como en la ingeniería biomédica y por supuesto,
en todas las ciencias del lenguaje, su valor social se proyecta más
allá del campo de la lingüística. Sus aplicaciones aparecen como
posibles, más que todo en las ciencias de la computación, en la
biónica y en la robótica.
La tecnología está pasando en estos momentos por unos
obvios momentos de estancamiento creativo, precisamente porque
no se conoce el código del lenguaje. Es un momento de pasividad
tecnológica y de redundancia en las investigaciones. Un momento
de espera cautelosa neutraliza todo avance de la ciencia y ello es
producto, según la visión del autor de este presente trabajo, del
desconocimiento de las relaciones y analogías que existen y
pueden ocurrir entre el ser humano y la máquina.

Hay un reducido número de elementos comunes a todas las lenguas


naturales. Estos elementos básicos o cardinales del lenguaje, se combinan y
forman así un cierto número de módulos que, a su vez, generan o producen
una fórmula del código, un modelo teórico, perceptible y virtualmente
concebido en plano y también en espacio. Este sistema operativo controla el
ritmo, la separación oracional y por ende sintáctica, las formas expresivas -
y otros aspectos, aún más sutiles, que tal vez desconocemos - de todas las
lenguas naturales.
En adición al aspecto algorítmico y combinatorio, el código refleja también
un aspecto bioquímico operativo. Las investigaciones contemporáneas no
son capaces aún de responder a la pregunta del por qué hablamos con
vocales y consonantes o, dicho de otra manera, del por qué la presencia de
las vocales y de las consonantes en todas las lenguas del hombre. Esto puede
explicarse y así responderse a través de la fórmula de formación del código.
Bajo estos parámetros, la vocal se define como un fenómeno fónico de
naturaleza básica o alcalina, y la consonante como un fenómeno fónico de
naturaleza ácida. La palabra, en la mayoría de sus manifestaciones, una
combinación de vocales y consonantes, resulta ser una sal, la unión
bioquímica de una base con un ácido. La lengua es, entonces, una

24
25

manifestación somática cuyo valor y origen es bioquímico y no imitativo. Su


existencia hace sostener al organismo en un continuo equilibrio base-ácido,
lo que en términos generales se ha llamado salud.
Hablamos parea vivir y continuar viviendo. La lengua controla el
equilibrio base-ácido. ¿ Y los mudos ? - preguntarán los abogados del;
diablo. Pues, los mudos también usan ese código de lenguaje pero en el
plano y registro de los gestos y de las expresiones faciales. Los gestos son
equivalentes simultáneos de las palabras: hay gestos vocales y gestos
consonantes y las combinaciones de los gestos conforman unidades
compactas equivalentes a las palabras, a las oraciones, a las frases de la
lengua hablada.
El equilibrio vital que alcanza ostentar el cuerpo humano se debe al balance
y armonía entre bases y ácidos. No obstante, los lingüistas no hacen, ni
aceptan relación alguna entre los fenómenos fonológicos y los procesos
bioquímicos del cuerpo humano. Ellos describen las palabras como si fueran
meros productos de la resonancia mecánica del aparato bucal, unos sonidos
que los humanos desarrollan desde la infancia, a través de un proceso
imitativo. Otros investigadores hablan de una existencia innata del
lenguaje, hasta llegan a suponer una base genética, pero desconocen donde
se encuentra este código innato y cuales son sus funciones y
manifestaciones.
Este trabajo es una exposición y descripción del Código General de
las Lenguas, que representa, en nuestra visión, un importante
descubrimiento.
El material de investigación se ha constituido y ha sido construido a
través de un proceso de investigación que ha considerado más de tres mil
lenguas naturales, todas habladas actualmente en el mundo. De este cuerpo
de hechos y fenómenos, la investigación reveló que los tratos comunes o
unitivos de todas las lenguas naturales son escasamente ocho.
Lo que parece ser bastante complicado, es la descripción de los
procesos de decodificación y de las operaciones que unifican y codifican
todas las informaciones sugeridas en una frase o proposición, en cualquier
lengua.
Desde el uso particular de los elementos de una lengua, asi como las
especiales combinaciones que ocurren en el habla, se construye un mapa
específico, correspondiente a la lengua elegida para el análisis.
El código es aparentemente simple en su formación, pero se muestra
complejo en la aplicación. Esto es debido a las varias fases requeridas en el
proceso de decodificación del lenguaje y en el tránsito que ocurre desde el
plano del lenguaje al registro de la lengua hablada.

25
26

La naturaleza predictiva de los cambios que ocurren en el sistema,


permiten la construcción de una tabla periódica de los elementos del
lenguaje,
como también el diseño teórico de un synoptikon donde se muestran varios
aspectos analógicos del lenguaje, todo ello relacionado con el
comportamiento humano, como gestos, expresiones faciales, posturas
corporales e intelectuales y otros elementos.
Las implicaciones de este descubrimiento son científicas y alcanzan tocar
hasta el sector militar. La aplicación de su modelo en el campo de la
inteligencia artificial y por ende en la construcción de autómatas y androides
y de toda máquina inteligente, hace de este código un peligroso instrumento
en manos de una nación cuyas miras éticas no están enfocadas hacia un claro
humanismo y bienestar del ser.
A pesar de que varios autores insinúan e invocan la presencia y el
conocimiento de este código entre los lingüistas, ninguno ha presentado su
estructura, como de hecho sí ha ocurrido con el código genético, descrito en
detalle por los científicos que lo presentaron al público hace más de cuarenta
años. El Código General del Lenguaje es, en realidad, un Código General de
las Lenguas y representa uno de los puntos álgidos de la investigación
lingüística.
Está claro que un código ocurre y existe no sólo para descifrar y
decodificar un proceso cuyas operaciones son desconocidas, sino también,
en este caso, para generar nuevas formaciones y combinaciones en una
lengua particular.
Asimismo, se puede percibir su valor de codificador de operaciones,
acontecimientos semánticos, fonéticos y sintácticos que ocurren en todos los
procesos de la comunicación humana.
Cuando los lingüistas son preguntados sobre los detalles del código
del lenguaje, y se indaga si acaso existe tal código, muchos de ellos niegan
la posibilidad de que algo con esa factura pueda existir. Otros afirman y
aceptan la presencia de un código en todas las operaciones biológicas y
gramaticales, pero no pueden describir su estructura y desconocen sus
elementos.
La mayoría de los lingüistas suponen que los procesos del lenguaje
son meras elecciones casuales de los hablantes.

A ello se debe el retardo del avance científico.

26
27

Una breve Ontología para la Neo-Teoría del Lenguaje

Lo que a continuación se presenta, es un sistema teórico


independiente. Sus postulados no responden a ninguna corriente del
pensamiento, no invocan premisas filosóficas de escuela alguna, ni tienen
nexos operativos de reconocimiento para con ninguna persona o grupo, en
particular.
Como tal, todos los aciertos y desaciertos de la teoría incumben al
autor mismo de este escrito y es de su responsabilidad cualquier semejanza o
acercamiento a y con nociones y aspectos de otras construcciones teóricas.
Toda cercanía a otro modo de ver o a cierta corriente del pensamiento
filosófico, es fruto de meras coincidencias casuales y simples accidentes
intelectuales.

La pena de muerte que se sigue aplicando como justicia, en muchos


países, está sustentada por una grave confusión de lenguaje proveniente de
una falta de comprensión ontológica. La muerte como categoría ontológica
no se opone a la vida sino al nacimiento. Nada se puede oponer a la vida. Es
por ello que un castigo ontológico veraz sería prohibir el nacimiento de las
personas castigadas mas no quitarles la vida. Dado que ello parece absurdo,
se sigue en la misma tónica.
En este ejemplo se percibe cuan grave es no poseer una ontología, es
decir una ciencia del Ser.
Las aventuras del Ser tienen mucho que ver con la lengua y con el
lenguaje. Entre los antiguos, estas materias eran divulgadas en forma de
historias míticas y he aquí a Odiseo visitando lugares, países, islas y reinos

27
28

durante su retorno a Itaca. Todo ello es la misma aventura del Ser. Odiseo es
el Ser y como tal, vive cada vida en un lugar diferente, alejado de si mismo,
de su esposa y su hijo, de su país, de su padre. de su perro . . .

Todos estos sitios de la Odisea no son islas y reinados, son vidas.


Cuando regresaremos a Itaca, allí estaremos en casa, en nuestro palacio, en
nuestra alcoba, en la cama que nosotros mismos hemos fabricado - así
Odiseo - usando el tronco de un gran árbol como una de sus patas. Pero,
hasta llegar a ese punto, hay muchos desafíos de enfrentar, una cantidad de
enemigos de vencer y grandes enigmas por descifrar. Uno de los enigmas de
la Esfinge, ( La SPHYNX MYSTAGOGA de Edipo) es el enigma del lenguaje y su
origen. Hay que saberlo: El mito de Odiseo es el mito del Ser. No por
casualidad Odiseo quiere decir NADIE (en griego -OUDES), lo mismo que
NEMO, del Capitán Nemo (en latín -NADIE). Es preciso: el Ser humano es un
auténtico Don Nadie, una criatura completa que no necesita de nombres y
títulos, un caballero independiente, autónomo y autosuficiente, inteligente,
sabio, erudito y perfecto en todos los niveles y registros de la existencia, por
haber encontrado en si mismo la esencia. Mientras tanto, aquí, entre
nosotros, el Ser ha perdido sus riendas y así fue arrojado en la santa sal de
las olas - palabras odiséicas de Homero - para que aprenda el arte del nauta,
el retorno a si mismo, ( en griego-NOSTOS), lugar donde encontrará su perfección
perdida.
No hay seres superiores a otros. Existe, no obstante, una curiosa
representación de la incompetencia del ser en estas materias y la muestra de
su necedad absconsa son sus mismas palabras y hechos. Se trata de ver que
todos los seres están, de una forma u otra, más cerca o más lejos del centro
de si mismos, separados hacia la izquierda, como hacia la derecha. Para los
que desean figuras espaciales, agregaremos la altura y la profundidad.
Cuanto más cerca del centro de estas coordenadas está el Ser, más cerca de
si mismo se encuentra este sujeto.

Los que empiezan a preguntarse algo en esta vida que a todos nos presiona y
agobia con múltiples desafíos o nos emplaza para enfrentarnos a todo tipo
de pruebas existenciales, se plantearán en algún momento una famosa
pregunta:

28
29

¿ Qué hay ?

Es obvio que la pregunta se refiere a qué clase de cosas hay , en la vida, en


el mundo, en el cosmos, en la existencia. Las preguntas que surgen en este
monólogo, un estado existencial del interrogatorio personal, son pocas y sus
categorías se sitúan en diferentes niveles, a saber:

1. Preguntas Nominales: ¿ Qué ?


2. Preguntas Modales: ¿ Cómo ?
3. Preguntas Causales: ¿ Por qué ?
4. Preguntas Temporales: ¿ Cuando ?
5. Preguntas Espaciales: ¿ Donde ?
6. Preguntas Mercantiles: ¿ Cuánto ?
7. Preguntas Existenciales: ¿ Quién ?
8. Preguntas Utilitarias: ¿ Para qué ?

Hay muchas variantes de estos ejemplos pero los casos particulares no


entran en esta descripción y análisis, ni incumben a la teoría.

Primero que nada, voy a responder a la pregunta ¿ Qué hay ?


La respuesta es: Todo.
El protocolo de las preguntas siguientes está regido por la lógica misma del
pensamiento:

P. ¿ Qué es “todo” ?
R. Todo es “cosas”.
P. ¿ Qué son las “cosas” ?
R. Las cosas son “algo”, más “nada”.

En consecuencia, el Todo es Algo, más Nada.


En la lógica del habla, vale decir en el lenguaje mismo, estas palabras no son
meros juegos.

P. ¿ Qué clases de cosas hay ?


R. Hay Seres,
Hechos y
Objetos.

29
30

Por ser vivientes, los seres son todo;


Por ser ocurrentes y previamente desconocidos, los hechos son algo;
Por ser inertes y sin vida, los objetos son nada.

Llamamos cosa a todo lo que desconocemos, a lo que aún no sabemos qué


es, puesto que es posible que tal vez sea ser, o hecho u objeto.
La siguiente pregunta fundamental es ¿ Quién soy ?
La respuesta a ello necesita de un modelo teórico. Este modelo es el
siguiente:

Tu eres el Ser. El hecho de que seas una persona tal, con tu educación y
cultura y otras cosas más, no representa intrínsecamente nada. El Ser (5),
posee su Esencia (1), (Usia en griego, lo que nosotros llamamos espíritu, en latín Spiritus, en

griego Pneuma, en hebreo Ruaj), su Alma (2) o vida, (Lat. Anima, gr. Psique, hebr. Nephesh ),
su Cuerpo (3) ( Lat. Corpus, gr. Sôma, hebr. Bazar ), su Persona (4), y su
Guía Interno (6), o Voz de la Consciencia.
Al ubicar estas seis categorías en el modelo teórico tenemos lo siguiente:

Espíritu o
Esencia espiritual (1) El Ser (5) El Cuerpo (3)

30
31

Guía Interno (6) Alma (2) o Persona (4)


Energía Vital

Este Ser está involucrado y sumergido en el mar de la vida y debe


responder a los compromisos, deberes, obligaciones y responsabilidades
generados por sus acciones e intenciones.

Ello ocurre en una cantidad específica de vidas cíclicas precesionales,


durante 25.920 años. Entre los griegos pitagóricos, este fenómeno
precesional se llamaba Paleingenesia, es decir retornar a nacer.
El número 25.920 es el mismo número de las respiraciones de una persona
durante un día de su vida y, de hecho, es de naturaleza astronómica y
equinoccial.
La madurez, la realización y el despertar del sueño de la necedad, tres
momentos fundamentales de la trayectoria de Ser, dependen de su existencia
misma. El Ser madura sólo en el desafío existencial de la acción natural de
la vida y cuando está contento con lo que hace, con lo que tiene y con lo que
es, se puede afirmar que está realizado.
Automáticamente, un Ser realizado, también ha madurado. Cuando el
Ser percibe con claridad las razones de su existencia y nada opaca más su
entendimiento de las cosas, también ha despertado. El que ha madurado, se
preocupa por sus congéneres, está atento a los demás y a las necesidades que
les apremian y sacrifica sus comodidades por el bienestar del otro.
El Modelo Teórico empieza luego a reducir sus miembros, a raíz de
ciertas operaciones y fenómenos existenciales, controlados todos por el Ser,
y definidos por sus acciones. Estos momentos son conocidos desde tiempos
inmemoriales como pasos en el camino de la realización.
El primero de estos fenómenos es el célebre matrimonio místico o
secreto, entre el Ser y el Alma. Esta operación es conocida, en todas las
tradiciones, como los Esponsales del Príncipe Azul y de la Princesa Negra.
El texto del Cantar de los Cantares (en hebreo Shiir ha Shiirim, en griego Astma
Astmaton y en latín Canticum Canticorum) es un testimonio secreto de este hecho que
acontece en la trayectoria palingenésica del Ser. A raíz de ello, el Modelo
Teórico se reduce a cinco términos, dado que el Ser se ha identificado y se
ha fundido con su Alma, la vida misma. Desde ese instante, los dos son uno:

31
32

Luego, los términos se reducen a cuatro, puesto que la Persona se identifica


tanto con el Cuerpo, que el sujeto llega a ser Nadie, dejando de lado su
máscara ( en etrusco PERSONA):

Por último, el número de elementos se reduce a tres, cuando ya la Voz de la


Consciencia o el Guía Interno no tiene más a quién guiar, por haber
alcanzado el Ser la realización de sus anhelos más elevados:

En esta situación ternaria, el Guía se funde y se confunde con la Esencia


misma. ¿ Qué es la esencia ? La Esencia es la Luz . Las palabras dicen todo.
Eres tú quien no las entiende, ni las comprende. Cuando entenderás y

32
33

luz, paz, amor, libertad,


comprenderás las palabras, entonces
verdad, eternidad, Dios, realidad, - todas ellas te parecerán
precisas, claras, sin necesidad de explicaciones, definiciones o aclaratorias.

Mientras tanto necesitas de los diccionarios para que de allí bebas algunas
gotas de sentido. De ese modo, asi ternario, el Ser entra de nuevo en la
existencia trivial, donde ocurren dos interferencias inevitables:

El Intelecto con la Razón

La Consciencia con la Intuición

El Intelecto y la Consciencia, cada uno con su centro y motor interno, la


Razón y la Intuición, respectivamente, vienen a conformar la naturaleza
humana, con la interferencia que ocurre entre las tres esferas de los
Pensamientos, de los Sentimientos y de los Movimientos

Pensamientos

33
34

Sentimientos
Movimientos

La unión vertical de todos los centros de los círculos, es la trayectoria de lo


que se ha llamado Voluntad:

En un siguiente paso, la interferencia continúa:

Cuando las dos zonas de interferencia, es decir el Intelecto y la Consciencia,


se encuentran y crean una tercera zona, ocurre el fenómeno de
compenetración de los pensamientos, sentimientos y movimientos y se
manifiesta la Sabiduría, con su centro llamado Visión. Al fin, en un último

34
35

paso, los tres círculos se vuelven concéntricos y en esta situación ocurre el


Despertar, donde Todo es Uno (en griego En to Pan):

Se trata de un proceso de con - centro - acción, de tener el centro en el


mismo punto, con otros centros, o donde todos los centros estás enfocados.

Todos estos términos - Consciencia, Intelecto, Razón, Intuición, Voluntad,


Pensamientos, Sentimientos, etc. - se usan en la lengua ordinaria con
ligereza e impropiedad, como es de esperar. Por otra parte, cuando los
usuarios indagan en la ubicación de tales categorías en la figura y
naturaleza humana, se dan cuenta que es muy difícil situarlos y así ocurren
las más insólitas y erráticas explicaciones y relaciones.
La meta de la presentación de esta breve ontología es esclarecer la
ambigüedad de la terminología utilizada en la formación y descripción de la
naturaleza del Ser y de la vida misma.

La idea es la semilla del Árbol del Lenguaje.

Desde el Logos - El Verbo, la mima Razón, proviene la Lógica - El mismo


Lenguaje, y el lenguaje se manifiesta en Glossa - La Lengua, que ocurre en
formas de Lexis - La Palabra, que se plasma en Graphe - La Escritura, que
se comprende a través de la Anagnosis - La Lectura, donde las Ideas - Las
mismas Nociones, se combinan para formar la Homilía - El Discurso. Así
aparece la necesidad de la Gnosis - El Conocimiento, de la Sophía - La
Sabiduría, de la Noesis - La Inteligencia, y la Erotesis - La Interrogación.

Todo eso es una breve Lección - Mathema, en griego.

35
36

Breve anotación sobre el origen del Habla

El origen del Habla es bioquímico. A través de la combinación de


bases y ácidos, las vocales y las consonantes, respectivamente, generan sales
- las palabras - que a su vez se ordenan en oraciones y frases para guardar el
equilibrio bioquímico del organismo humano. Hay ocho aminoácidos
fundamentales que el organismo humano no puede producir, las proteínas.
Por ello, el fundamento de nuestras lenguas son ocho sonidos principales,
controladores metabólicos del equilibrio base-ácido. La sintaxis es un
fenómeno hormonal: son las glándulas endocrinas las que ordenan y
controlan las partes de la oración, su taxonomía, su armonía y sentido.
A su vez, los órganos del cuerpo humano controlan la emisión de las
consonantes y vocales que corresponden a todas las lenguas naturales.
El primer sonido es la emisión sonora /h/. Todo ser humano lo emite
continuamente, hablando, callando, durmiendo o caminando. Luego la
emisión sonora /a/, la única que se puede pronunciar con la boca abierta y la
emisión sonora /m/, la única que puede emitirse con la boca cerrada,
conforman los dos límites entre los cuales se forman y conforman todas las
lenguas del hombre.

El grupo vocálico mínimo - /a/, /i/ - ya que no hay lengua natural que no lo
tenga, forma, junto con /h/ y las cinco emisiones cardinales o
fundamentales, de naturaleza fonética consonántica - /b/,/g/,/d/,/l/,/m/ - los
ocho sonidos de todas las lenguas.
Estos ocho se combinan y luego generan el código general de todas las
lenguas naturales.
De allí el origen de las lenguas.

36
37

CON TON Y SON

Correspondencia Binaria y Denaria


de los 64 Zoemas u Odones del Código General del Lenguaje

0 MM 000000 4 MG 000100 8 DM 001000 12 001100


16 IM 010000 20 IG 010100 24 011000 DG 011100
32 GM 100000 36 GG 100100 HM 101000 28 101100
48 BM 110000 52 BG 110100 40 111000 HG 111100
LM 44 LG
56 AM 60 AG
1 MD 000001 5 ML 000101 9 DD 001001 13 DL 001101
17 ID 010001 21 IL 010101 25 HD 011001 29 HL 011101
33 100001 37 GL 100101 41 LD 101001 45 LL 101101
GD 110001 53 BL 110101 57 AD 111001 61 AL 111101
49 BD
2 MI 000010 6 MB 000110 10 DI 001010 14 DB 001110
18 II 010010 22 IB 010110 26 HI 011010 30 BB 011110
34 GI 100010 38 GB 100110 42 LI 101010 46 LB 101110
50 BI 110010 54 BB 110110 58 AI 111010 62 AB 111110
3 000011 7 MA 000111 11 001011 15 DA 001111
MH 010011 23 IA 010111 DH 011011 31 011111
19 IH 100011 39 GA 100111 27 HH 101011 HA 101111
35 110011 55 BA 110111 43 LH 111011 47 LA 111111
GH 59 AH 63 AA
51
BH

Estas correspondencias binarias abren un amplio campo de investigación en


el tema de las analogías que se buscan entre el ordenador - regido por el
sistema binario - y el lenguaje.

37
38

Correspondencia entre el Código Binario y el Código Genético


0 UUU P 4 UCU S 12 UAU T 8 UGU C
h y y
16 UUC e 20 UCC 28 UAC r 24 UGC s
e ee
48 UUA L 52 UCA 60 UAA Ocre 56 UGA Stop
e
32 UUG u 36 UCG r 44 UAG Ambar 40 UGG Trip

1 CUU L 5 CCU P 13 CAU H 9 CGU


i A
17 CUC 21 CCC 29 CAC s 25 CGC
e r r
49 CUA 53 CCA 61 CAA 57 CGA
GluN g
33 CUG u 37 CCG o 45 CAG 41 CGG

3 AUU 7 ACU 15 AAU 11 AGU


Ileu T AspN Ser
19 AUC 23 ACC 31 AAC 27 AGC
h
51 AUA 55 ACA 63 AAA 59 AGA
Met r Lys Arg
35 AUG 39 ACG 47 AAG 43 AGG

38
39

2 GUU 6 GCU 14 GAU 10 GGU


V A 22 Asp G
18 GUC GCC 30 GAC 26 GGC
a l l
50 GUA 54 GCA 62 GAA 58 GGA
l a Glu y
34 GUG 38 GCG 46 GAG 42 GGG

C.Genético

Correspondencia entre los cuatro códigos:

denario genético lingüístico binario

0 UUU MM 000000
1 CUU MD 000001
2 GUU MI 000010
3 AUU MH 000011
4 UCU MG 000100
5 CCU ML 000101
6 GCU MB 000110
7 ACU MA 000111
8 UGU DM 001000
9 CGU DD 001001
10 GGU DI 001010
11 AGU DH 001011
12 UAU DG 001100
13 CAU DL 001101
14 GAU DB 001110
15 AAU DA 001111
16 UUC IM 010000
17 CUC ID 010001
18 GUC II 010010
19 AUC IH 010011
20 UCC IG 010100
21 CCC IL 010101
22 GCC IB 010110
23 ACC IA 010111

39
40

24 UGC HM 011000
25 CGC HD 011001
26 GGC HI 011010
27 AGC HH 011011
28 UAC HG 011100
29 CAC HL 011101
30 GAC BB 011110
31 AAC HA 011111
32 UUG GM 100000
33 CUG GD 100001
34 GUG GI 100010
35 AUG GH 100011
36 UCG GG 100100
37 CCG GL 100101
38 GCG GB 100110
39 ACG GA 100111
40 UGG LM 101000
41 CGG LD 101001
42 GGG LI 101010
43 AGG LH 101011
44 UAG LG 101100
45 CAG LL 101101
46 GAG LB 101110
47 AAG LA 101111
48 UUA BM 110000
49 CUA BD 110001
50 GUA BI 110010
51 AUA BH 110011
52 UCA BG 110100
53 CCA BL 110101
54 GCA BB 110110
55 ACA BA 110111
56 UGA AM 111000
57 CGA AD 111001
58 GGA AI 111010
59 AGA AH 111011
60 UAA AG 111100
61 CAA AL 111101
62 GAA AB 111110
63 AAA AA 111111

40
41

Es notable la coincidencia entre el zoema natural AA, del código


lingüístico, y el triplete codón AAA, del código genético. La existencia de
unos nombres naturales para los codones, eliminaría en el futuro sus
nombres arbitrarios, elegidos por mera conveniencia alfabética, y la lectura
del mapa genético estaría anclada en un fenómeno biológico del sentido.

41