Está en la página 1de 522

El mundo de la vida en la revolución neogranadina

Testamentos de la época de la independencia

El mundo de la vida en la revolución neogranadina Testamentos de la época de la independencia

El mundo de la vida en la revolución neogranadina

Testamentos de la época de la independencia

Orián Jiménez Meneses

Estudio preliminar y transcripciones

Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín

preliminar y transcripciones Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín Colección Bicentenario Bucaramanga, 2012

Colección Bicentenario

Bucaramanga, 2012

© Universidad Industrial de Santander

Colección Bicentenario N° 17: El mundo de la vida en la revolución neogranadina Testamentos de la época de la independencia Dirección Cultural Universidad Industrial de Santander

Rector UIS: Álvaro Gómez Torrado (E) Vicerrector Académico: Orlando Pardo M. Vicerrector Administrativo: Luis Eduardo Becerra (E) Vicerrector de Investigaciones: Óscar Gualdrón Director de Publicaciones: Óscar Roberto Gómez Molina Dirección Cultural: Luis Álvaro Mejía Argüello

Impresión:

División de Publicaciones UIS

Comité Editorial: Armando Martínez Garnica Luis Alvaro Mejía Argüello

Primera edición: Julio de 2012

ISBN: 978-958-8777-07-8

Dirección Cultural UIS Ciudad Universitaria Cra. 27 calle 9. Tel. 6846730 - 6321349 Fax. 6321364 Página Web: http://cultural.uis.edu.co divcult@uis.edu.co Bucaramanga, Colombia

Impreso en Colombia

Tabla de Contenido

Presentación

7

Estudio preliminar

11

Testamentos de la época de la independencia

39

Presentación

L a precocidad y la rapidez con las que se

los años de la revolución neogranadina

hacen de esta experiencia un modelo ejemplar en los dominios indianos de la Monarquía Católica. Antes de que una expedición de diez mil hombres fuera enviada por el restaurado rey Fernando VII para destruir las instituciones a práctica del arte de gobierno republicano en todas las provincias que declararon la independencia. Incluso en las provincias que habían acatado la autoridad del Consejo de Regencia ya la Constitución de Cádiz introducía cambios políticos y un nuevo lenguaje se expresaba en la escena de la opinión pública.

Pero la rapidez de las innovaciones del decir en público contrasta con la persistencia de las tradiciones del hacer y del representar en la sociedad. La conmoción de las guerras civiles aflojó un poco los controles y autocontroles que llamamos moralidad, dada la ausencia de muchos hombres de sus hogares y las libertades que se tomaron muchas mujeres y muchos hijos, por no decir toda la abigarrada colección de castas de todos los colores. Pero esas licencias temporales no podían abolir ni las tradiciones religiosas ni el hacer de todas las empresas productivas o comerciales. La destrucción de

desarrollaron las acciones políticas durante

caballerías, ganaderías y cosechas agrícolas tuvo que ser restablecida con las mismas técnicas y representaciones tradicionales.

La creencia en la otra vida después de la muerte, e incluso en la vida eterna, es una de esas tradiciones que la revolución política no podía cambiar. Los documentos que se escribían y protocolizaban ante notarios para preparar ese tránsito inescrutable después de la muerte, llamados codicilios y testamentos, mantuvieron sus fórmulas canónicas y los procedimientos para legar todos los bienes que se dejaban en este mundo a los deudos y acreedores, incluso a la propia alma o a los santos patrones.

Esos legados y mandas, después de haber puesto a salvo el alma, hacen de los testamentos unos documentos ricos en información sobre el funcionamiento real de las tradiciones de las familias y de los grupos sociales particulares. Construir una heredad para legarla a los hijos es una de las más arraigadas tradiciones del carácter hispano. Dejar un quinto de esos bienes para sufragar las misas que un capellán celebra en beneficio del alma del difunto es una de las más antiguas tradiciones de la cristiandad. Satisfacer a los acreedores, uno de los deberes de la civilidad. Y dejar legados piadosos, una de las obligaciones de la bonhomía o de la fe cristiana.

Como se apreciará en esta colección de testamentos reunidos en el Archivo Central del Cauca por el profesor de la Universidad Nacional de Colombia Sede de Medellín, Orían Jiménez Meneses, estas escrituras para protocolizar no solo nos hablan de los grandes propietarios de haciendas, inmuebles, joyas y ropas, sino también de gentes humildes que velaban por la salvación de sus almas y por la paz de los herederos de sus cortos bienes. Son el testimonio de una tradición que la revolución de la independencia no podía tocar, porque ella se comprometió con el respeto al derecho de propiedad.

8 Colección Bicentenario

Esta faceta de la experiencia de la revolución neogranadina, aunque parezca intempestiva en esta colección bibliográfica, complementa la representación histórica que se ha estado construyendo, con el concurso de muchos especialistas, en la ocasión de la conmemoración bicentenaria del comienzo del proceso de construcción de nuestra nación. Me complace entonces invitar a los lectores ilustrados del país a leer estos testamentos con atención, pues de esta lectura podemos derivar muchas sugerencias para la escritura de una nueva historia social.

Álvaro Gómez Torrado Rector (E)

Colección Bicentenario

9

ESTUDIO PRELIMINAR

Dejar vivir y saber morir

E n los archivos notariales de Colombia reposan variados tipos documentales de importancia para el conocimiento de la vida social de

todas las épocas, pero quizás son los testamentos los que ofrecen mayor información a los historiadores. Son una especie de pequeñas biografías íntimas en la que se pone en relación el mundo de la vida de quien lo otorga y sus familiares que sobrevivirán, así como las redes de intercambios que quien está presto a marcharse mantuvo con otros de su misma generación, vecindad y oficio. No obstante, la riqueza de la información que ofrecen los miles de testamentos que se guardan en esos archivos no se ha correspondido con el interés de los investigadores.

Salvo muy contadas excepciones, entre las que cabe destacar las investigaciones realizadas por Pablo Rodríguez Jiménez, 1 todavía esos documentos están a la espera de quién los aborde masivamente para proponer otras vías de explicación de lo que

1 Pablo Rodríguez Jiménez, Sentimientos y vida familiar en el Nuevo

Reino de Granada, Santa Fe de Bogotá, Planeta, 1997; Annie Molinié Bertrand y Pablo Rodríguez Jiménez (eds.), A través del tiempo. Dic- cionario de fuentes para la historia de la familia, Murcia, Universidad de Murcia, 2000, pp. 171-175; Pablo Rodríguez Jiménez (Edición y prólogo), Testamentos Indígenas de Santa Fe de Bogotá, Siglos XVI y XVII, Bogotá, Alcaldía Mayor de Bogotá / Instituto de Cultura y Turis- mo / Observatorio de Cultura Urbana, 2002.

Colección Bicentenario

13

fuimos alguna vez. Esa revisión amplia de esos documentos serviría también para llenar la ausencia de las actas de los cabildos de ciudades como Santafé, Cartagena y Cartago, y también para complementar la información ofrecida por los expedientes judiciales y los registros de bautismo o defunción que reposan en los archivos parroquiales.

La tradición de los testamentos como testimonios del buen morir se remonta a los siglos XII y XIII. Su naturaleza eclesiástica y su connotación de vecindad hacen de estos documentos algo muy valioso a la hora de estudiar la espiritualidad de las personas, las estructuras de la vida cotidiana, el mundo de la propiedad y los negocios, las relaciones familiares y el trabajo urbano. Las circunstancias de redacción de un testamento eran disímiles: algunos lo hacían en la intimidad de su habitación, cuidando minuciosamente cada una de sus cláusulas; otros se presentaban ante los escribanos para dictarlos en presencia de testigos y parientes. Otros más pedían la ayuda de amanuenses cercanos y luego los presentaban ante los escribanos públicos, quienes los copiaban en los libros notariales. Tales diferencias se explican no solo por la influencia de la tradición católica sino también por la secularización que fue tomando la práctica de otorgar testamentos a lo largo de los siglos XVII y XVIII. En algunas ciudades del Nuevo Reino de Granada —Cali, Santafé, Cartago, Popayán e Ibagué— se fue haciendo corriente otorgar testamentos abiertos ante los escribanos públicos.

A pesar de que en todo este Reino las personas otorgaban sus testamentos, fue más sistemática esa práctica religiosa allí donde los funcionarios de la Iglesia y del gobierno tenían mayor presencia. Vale la pena resaltar que el acto de otorgar o dictar testamento no se redujo al grupo de los patricios y beneméritos, sino que, guardadas las proporciones,

14 Colección Bicentenario

muchas otras personas del «bajo pueblo» también los hacían escribir para otorgarlos. Ese fue el caso de los indios, los negros, los artesanos y las gentes pobres. La apropiación de los postulados del Concilio de Trento (1545-1563) repercutió significativamente e incentivó la práctica de testar en las villas, ciudades y las parroquias de todo el Nuevo Reino de Granada.

El Concilio de Trento influyó especialmente en

las fiestas religiosas, el ritual y la devoción católica; afirmó los dogmas, conservó la «transustanciación»

y la misa como un sacrificio, y se negó a considerar la eucaristía como simple comida conmemorativa. La mayoría de los pronunciamientos del Concilio

sobre la misa hicieron hincapié en aspectos externos

a su celebración, limitándola a lugares consagrados,

prohibiendo las conductas indignas y vetando las músicas no apropiadas. Reforzó la celebración de los ritos litúrgicos y legitimó el arte barroco. Después de

la Reforma, las prácticas festivas y rituales siguieron en el mundo católico dos tendencias distintas: las regulaciones impuestas desde arriba por el alto clero

y las prácticas devotas que expresaban el entusiasmo laico por la renovación cristiana.

LavíareguladoramarcadaporelConciliodeTrento buscó, ante todo, unificar las prácticas litúrgicas con el objetivo expreso de eliminar los abusos y la variedad de fiestas del calendario, contrarrestando la amenaza protestante. En la mayoría de los lugares en los que los reformadores protestantes habían criticado las prácticas rituales tradicionales –los sacramentos no evangélicos, las procesiones litúrgicas, las misas por los difuntos– los católicos respondieron reafirmando el valor espiritual de tales ritos, celebrando más procesiones, utilizando decoraciones más elaboradas para las iglesias, construyendo más altares laterales, creando más imágenes, componiendo músicas magnificas, fabricando cálices más tachonados de

Colección Bicentenario

15

piedras, vestimentas litúrgicas de mayor riqueza, inventando nuevas devociones e incluso más santos. Se hicieron más frecuentes las prácticas de testar y de congregarse para los oficios cristianos alrededor del mundo trazado por las parroquias. Al examinar los testamentos en los distintos poblados del Nuevo Reino de Granada, se percibe la incidencia que el Concilio de Trento tuvo entre los fieles, pues la aparición masiva de testamentos en la ciudad y el campo tiene una correspondencia directa con las reformas lideradas por el clero y los funcionarios del gobierno.

Pero, ¿qué otras razones explican la presencia masiva de testamentos y la importancia que la Iglesia y sus guardianes le daban a este documentos entre los fieles? Sin duda, mediante los testamentos se fortalecían los vínculos entre los fieles y devotos, pero su interés para la Iglesia estaba en los legados con que se favorecía a las cofradías, capellanías y demás ofrendas y mandas post morten, modos de sostener las institución de la Iglesia en el ámbito local y de trasmitir la riqueza acumulada de hacendados y mineros. Buena parte de las fortunas amasadas por décadas en las familias más prestantes del Nuevo Reino terminaron en manos de la Iglesia mediante las mandas y legados que sus dueños hacían en los testamentos. Este aspecto quizás sea uno de los menos estudiados a la hora de medir el valor y la información que ofrecen los testamentos.

Ahora bien, ¿cuál era el mundo de la vida de las personas cuyos testamentos aparecen transcritos en este libro? Al finalizar el periodo colonial, la ciudad de Popayán vivía como ninguna otra ciudad del Nuevo Reino el ocaso de su pasado esclavista y las incertidumbres por los acontecimientos de Bayona. La riqueza de otros tiempos era opacada por la crisis que desató en el vecindario la inestabilidad política y

16 Colección Bicentenario

el declive de la producción en las minas del Chocó y

en las tierras bajas de Pacífico, en las que los patricios de Popayán habían tenido participación por muchas décadas. Se le sumaban a estas dificultades el apego de las familias principales por los abolengos del pasado, en tanto que la ciudad como tal había dado un giro importante en cuanto a su estructura urbana

y al crecimiento poblacional. 2

Como sucedía también en otras ciudades del Nuevo Reino y de los demás virreinatos y capitanías generales de las Indias, los rancios abolengos apenas servían para evocar las nostalgias de un pasado remoto, pues en los extramuros de la ciudad, e incluso dentro de las viviendas de los principales, la realidad estaba marcada por la presencia masiva de gentes de color y de un alto porcentaje de gentes pobres que habían logrado cambiarle el rostro a

estas ciudades. El crecimiento acelerado de artesanos

y gentes pobres dan al traste con las nostalgias de

los genealogistas y con la visión reducida de quienes,

a pesar de las evidencias tangibles de los miles de

documentos que reposan en el Archivo Central de Cauca, todavía creen que la historia de esa ciudad se define solamente por su pasado conquistador y por la presencia de las familias Arboleda y Mosquera, y de sus descendientes.

De los 76 testadores que aquí se transcriben, se pudo identificar el oficio de 50 de ellos, lo que corresponde a un 66%; a los otros 26 testadores (34%) no fue posible clasificarlos dentro de un oficio, pues en sus testamentos no se da cuenta de propiedades, negocios y deudas que permitieran identificar el oficio que desempeñaban. Sin embargo, se logró identificar oficios tales como los de ollera, pulpera, revolvedora

2 Una aproximación a la historia urbana de Popayán se puede leer en

María Teresa Pérez, Hábitat, familia y comunidad en Popayán (Colom- bia) 1750-1850, Tesis de doctorado en Historia, Universidad de Mon- treal, junio de 2008.

Colección Bicentenario

17

de chicha, panaderas, costureras, tenderos (as) y comerciantes. Lo oficios más sobresalientes están representados en cuatro comerciantes (5%), cuatro propietarios (5%), cinco hacendados (6%), cinco tenderos (6%) y seis costureras (8%). Las siguientes gráficas y tablas pueden ayudar al lector a interpretar los testamentos que a continuación se presentan.

pueden ayudar al lector a interpretar los testamentos que a continuación se presentan. 1 8 Colección

18 Colección Bicentenario

Colección Bicentenario 1 9

Colección Bicentenario

19

Tabla de testamentos de 1807–1812.

Fuente

ff. 48r.

primera,

- III)

Notaria

73 (1808

t. ACC,

- 51v.

ff. 111r. t. -

III) primera,

- 114v.

Notaria

73 (1808

ACC,

ff. 222r. -

- I) primera,

226r.

Notaria

73 (1808

t. ACC,

primera,

ff. 1r.

- III)

10r.

Notaria

t. 73 (1808

-

ACC,

Descripción en el Censo de 1807

 

de edad;

con

de casa

60

casada

6.» mestizo 58,

de 55 años

la manzana

de Chicha;

vivía Guevara;

en N°

Inca,

revolvedora

«Mariana

Bartolo

años;

 

2.» en la

años, N° vivía

78 casa

manzana de 43,

«Presbítero,

Oficio

carpintero y

Labrador

de

Revolvedora

chicha

Jesús

la

Desde de como 1760 de

Síndico

ejerció

Ermita

de cura

rector Catedral

la

Presbítero,

Iglesia

Procedencia,

vecindad

de

Popayán

Vecino

de y

Popayán

Natural

vecina

de

Popayán

Vecino

 

apellido y

Nombre

José Rengifo

Inca

(55 años)

Mariana

Certucha

Miguel

Mariano

don

Grijalba

Doctor

Juan

20 Colección Bicentenario

22r. 25v. t.

- I) ff. primera,

Notaria

73 (1808

ACC,

34v. - 36r.

t.

- II) ff. primera,

Notaria

(1808

ACC,

73

51v. - 55v.;

t.

- I) - ff. 203v. primera,

Notaria

197r.

(1808

ACC,

73

ff. 46v. -

- II) primera,

Notaria

47v.

73 (1808

ACC,

t.

 

vivían

años casado su

casa Arboleda,

N°3.»

y caminante,

costurera,

Dominga

tratante 39

72,

«Felipe Charria,

manzana

mestiza;

la María

mestizo,

años,

esposa

en

26

   

Don

María

años,

N°

soltero

soltero

Don

casa

de hijos:

72

Doña

hacienda;

67,

16 años

años

los

Borrero

manzana

en Quito;

de

21

y la oficio

la

Manuel María

Marcos

en

Pedro

ocupado

estudiante

en

Edad

Pedro

«Don

vivía

18.

años

casada

19 años 40

Iragorry,

comerciante»

Don Borrero,

José

Josefa

con

caminante y

Tratante

 

Diputado

del Comercio

Juez

de la de y

Hacendado

ejecutor

Moneda

Casa

fiel

la

de

Popayán

Vecino

de

Popayán

Vecina

de

Popayán

Vecino

España de y de Popayán vecino

el Reino en de

Natural

Alosino

años)

Charria

Felipe

(39

María

Francisca

Tenorio

Doña

de y

Juan

Martínez

Velasco

Alonso

Don

Pedro

Borrero

Don

 
 

Colección Bicentenario

21

ff. 83r.

primera,

- III)

- 85v.

Notaria

73 (1808

t. ACC,

ff. 101r. t. -

III) primera,

- 102v.

Notaria

73 (1808

ACC,

ff. 105r. t. -

III), primera,

- 107v.

Notaria

73 (1808

ACC,

214r. - t.

- I), primera,

ff.

218r.

Notaria

73 (1808

ACC,

ff. 119r. t. -

III) primera,

- 121r.

Notaria

73 (1808

ACC,

 

propietario

Pequeño

Tendero

Tendera

Comerciante

 

de

de

de y

de

de y

del

Popayán

Vecino

Popayán

Vecino

Popayán

Natural

vecina

Popayán

Vecino

Popayán

Natural

vecina

del

Sitio

Tambo

 

Concha

Prieto

Francisco

la Don

Javier

de

 

Manuel

y

Bonilla

Paredes

Juna

Paula Zúñiga

 

Marmolejo

Manuel

Chávez

Josefa

22 Colección Bicentenario

 

ff. 116r. t. -

III) primera,

- 118r.

Notaria

73 (1808

ACC,

ff. 135v. t. -

III) primera,

- 137r.

Notaria

73 (1808

ACC,

ff. 141r. t. -

III) primera,

- 142v.

Notaria

73 (1808

ACC,

ff. 144v. t. -

III) primera,

- 147r.

Notaria

73 (1808

ACC,

 
     

baja

su

años;

60

y

pulpero;

teja casa

62 de

de Arriaga,

casa de 87,

y de

en la en manzana

mulato

de carnicería

5.»

Eugenia

esposa, Velasco;

años, vivían

pulpería

pesador

«Alejo

Sargento

de

mayor

alcalde

ordinario,

síndico

y perpetuo regidor

milicias,

procurador

   

Pesador

y

de carnicería

pulpero.

Mulato.

 

Popayán de

Natural

 

de

Popayán

Vecina

Popayán

Vecina

de y

Popayán

Natural

vecino

 

don

María

Mosquera

Doctor

José

Antonia

y

Mosquera

Eguizábal

Doña

Francisca

Pontón

María

(62 Velasco

años)

Alejo

 

Colección Bicentenario

23

151v. -

primera,

- I) ff.

154v.

Notaria

ACC, (1808

t.73

ff. 50r.

primera,

- III)

- 51v.

Notaria

74 (1808

t. ACC,

ff. 50r.

primera,

- III)

- 51v.

Notaria

74 (1809

t. ACC,

ff. 3v. - 5v. t.

- II) primera,

Notaria

74 (1809

ACC,

 

27v. - 31r.

t.

- II) ff. primera,

Notaria

(1809

ACC,

74

       

en Edad

la

Cagiao,

17.

años, vivía

55 Antonio

casa

91,

«Don Juan

Regidor,

manzana

Doctor

hijos:

de los

y oficio

años,

27

de con

Cajiao

Matías

Don

Don soltero, Don

en 12

la

Doña

soltero,

José

Doña

años.»

5 Ignacio

de

estudia

Cajiao,

17 José escuela;

años;

de 25 18 años,

años,

en Santafé;

de

casado

años,

Ángela

Cajiao

la

Don

de

de

en

Juana Grueso,

siete

Cajiao,

comerciante,

Cajiao,

estudiante;

estudia

María

de Don

estudiante

escuela;

Joaquín

Cajiao,

María

Ana

años,

Hacendado

   

Tendera

   

mercader y

Regidor

Buga de

Natural

de

Popayán

Vecina

     

Pablo

López

Don

Mosquera

María

Valverde

Juana

Asunción

Vidal

 

Juan

(55 años)

Antonio

Cagiao

Don

 

24 Colección Bicentenario

11r. - 12r.

t.

- II) ff. primera,

Notaria

(1809

ACC,

74

49r. - 50v.

t.

- I) ff. primera,

Notaria

(1809

ACC,

74

 

t.

71v. - 73v.

t.

- I) ff. primera,

Notaria

(1809

ACC,

74

 

79r. - 83v.

t.

- I) ff. primera,

Notaria

(1809

ACC,

74

 

ff. 23v.

primera,

- II)

- 25v.

Notaria

74 (1809

t. ACC,

38r. - 39v.

- II) ff. primera,

Notaria

(1809

ACC,

74

     

Costurera

   

de

Santafé de

Alférez de la

Forasteros

Compañía

 
 

Roldanillo

Sitio

Natural

de

       

Arzobispado

Caldas en de el

Reyes,

en

Reinos de

los

 

de y

Popayán

Natural

vecina

de

Popayán

Vecina

Popayán de

Natural

Villa de

de Natural

Santiago

de

España

Josefa

Valenzuela

María

Martínez

Mariana

Pérez y

Doña de

Cayetana

Ayala

Muñoz

Josefa

Doña

Delgado

Castrillón

Joaquina

Doña

 

José de

Caldas

Don

Colección Bicentenario

25

ff. 31r.

primera,

- III)

- 33r.

Notaria

74 (1809

t. ACC,

90v. - 93r.

t.

- I) ff. primera,

Notaria

(1809

ACC,

74

 

ff. 284r. -

- I) primera,

Notaria

74 (1809

ACC,

t.

287r.

testamento

ff. 214r.

en el

primera,

en 1809,

se encuentra

[Este - V)

Notaria

fue otorgado

75 (1810

- t. ACC, 220v.

pero

de 1810]

año

   

mercader,

años,

46

de

«Mestizo

María

pulpera

la

con

casado

mestiza,

casa

76,

años,

manzana

24

el de

Tobar,

en

vivían

Josefa

años,

sus

de

de 21

y oficios

Joseph,

Edades

Manuel

10.

hijos:

N°

María

de carpintero;

aprendiz

Josefa

años»

a de Ana leer; 34 María, de

12

16 años; Tobar,

aprendiendo

mestiza,

Ignacio

de

soltera,

años;

Asunción,

de 17 está

Ruiz,

años,

N° edad,

13».

79, de

de 50 años

vivía en la Manzana

«Presbítero,

 

Presbítero

 

dorador y

Mercader

 

Hacendado y

Presbítero

     

Natural vecino Popayán de y

   

María

Doña

y

de Nicolás

Baca

Don

 

José

 

Delgado

Josefa

Borja

Gironza

Manuel

años)

(46

Pantaleón

años) y

Zúñiga

Castro

Don

(50

26 Colección Bicentenario

94v. - 96r.

t.

- II) ff. primera,

Notaria

(1809

ACC,

201r. - t.

- V) primera,

ff.

204r.

Notaria

75 (1810

ACC,

6v. - 7v. t.

primera,

10r.]

ff.

folio

- al III)

Notaria

[Pasa

(1810

ACC,

ff. 12v.

primera,

- III)

- 15v.

Notaria

75 (1810

t. ACC,

ff. 23v.

primera,

- III)

- 25r.

Notaria

75 (1810

t. ACC,

37r. - 40v.

t.

- II) ff. primera,

Notaria

(1810

ACC,

74

 

75

75

de

Señora

profesa

Convento

Nuestra

Beata

del

         

y

Carmen

del

Tendero

propietario

Pequeño

mayor

provisional

Regidor

Alcalde

 

de

Popayán

Vecina

       

Manuela

Dueñas

Doña

Doña y

Francisca

Caicedo

Vergara

María

Doña

Mesa

Ignacia

y Sánchez

Mariano

Don Pino

Agustín

Don

Anastasio

Calvo

Rodríguez

Francisco

Don

Uzuriaga

Colección Bicentenario

27

50v. - 53v.

t.

- V) ff. primera,

Notaria

(1810

ACC,

75

ff. 34r.

primera,

- III)

- 35r.

Notaria

75 (1810

t. ACC,

53r. - 55r.

t.

- II) ff. primera,

Notaria

(1810

ACC,

75

ff. 97v. -

- V) primera,

Notaria

75 (1810

t. ACC,

103v.

ff. 54r.

primera,

- III)

- 56v.

Notaria

75 (1810

t. ACC,

109v. - t.

- V) primera,

ff.

112v

Notaria

75 (1810

ACC,

 

Señora

del de

Carmen

Administradora

Hacienda

Roque

de la San

de

Propietaria

   

Propietaria

 

Beata

Convento

Nuestra

del

de

Popayán

Vecina

 

propietaria

Pequeña

   

de

Popayán

Vecina

de

Popayán

Vecina

Caldas

María

y Tenorio

Doña

Isabel

Bárbara

Doña

y

de

la Rosa Beltrán

Peña

Agustina

Vergara

María de

Rosa

Antonia

de Rebolleda

Doña

Casimira

Sabogal

Bárbara

de la Asprilla

Doña

28 Colección Bicentenario

ff. 77r.

primera,

- III)

- 78v.

Notaria

75 (1810

ACC,

t.

 

86r. - 87) t.

- III) ff. primera,

(1810 Notaria

ACC,

60r. - 63r.

t.

- II) ff. primera,

Notaria

(1810

ACC,

75

Francisca

58 la

mestiza, su

maestro

y

de en

15. Edades

Morcillo,

de teja

mestiza

casada,

mestizo,

María

en casa baja

Ignacio

marido, 40 37 José años, cohetero. años,

casa N°

vivía costurera,

67 hijos:

de los

costurera;

manzana

Delgado,

«Oficio

oficios

años,

N° 6; de

53 años,

mestiza,

costurera»

casa

de

y 95,

García,

mestiza,

manzana

soltera

Martina

su vivía «Panadera,

años,

la

en

hija

23

 

Costurera

 

Panadera

Moneda recolector diezmos y de

Casa de de la

la Operario

de

Popayán

Vecina

   

de

Popayán

Vecina

de y

Popayán

Natural

vecina

Salamanca

años)

Manuela

(58

 

años)

Joaquina

García

(53

Gerónimo

López

José

 

Colección Bicentenario

29

67r. - 68v.

t.

ff. 71v.

primera,

- II) ff. primera,

II)

- 77v.

Notaria

Notaria

-

75 (1810

(1810

ACC,

ACC,

t.

75

mestizo,

7 años,

lavandera;

en con Bedón,

de los

mestizo su

mestiza,

manzana

el

Juan Antonio

casa N° 4. María

casa

Edad

soltera,

madre

la mestiza,

la su misma

Collazos,

12 14 la en años, y años, oficio escuela

su hija

lavandera».

casada

de Cayetano

sus la hermanos:

vivían

Ruiz, 23 años,

años, casado,

mestiza,

Inca,

a coser;

Ruiz, 40 Candelaria

en

años, Ruiz,

Edad

años;

vivía

en

Catalina costurera;

de cultivado

32 años,

Bedón,

platería

Manuela,

escribiendo

mestiza

Ruíz

mujer, Segunda

aprendiendo

oficio de en

5.

Inca,

40

N°

Manzana

costurera,

jornalero;

Luis

mestizo,

«Isabel

37

solar

mestiza

Josefa

casa

María

oficial

Juana

hijos:

66,

de

y

Costurera

Costurera

de y

Popayán

Natural

vecina

Lucía Otálora

Ruíz e

años)

(32 Inca

Isabel

30 Colección Bicentenario

141r. - t.

- V) primera,

ff.

142v.

Notaria

75 (1810

ACC,

ff. 77v. -

- II) primera,

Notaria

80v.

75 (1810

t. ACC,

   

ff. 4v. - 11r.

t.

- III) primera.,

Notaria

(1811

ACC,

75

 

ff. 98r.

primera,

- III)

- 98v.

Notaria

75 (1810

t. ACC,

 

ff. 99r.

primera,

- III)

Notaria

75 (1810

t. ACC,

100v.

ff. 16r.

primera,

- III)

- 20r.

Notaria

75 (1811

t. ACC,

     

Panadera.

de

Hermana

profesa

Señora

Carmen

del

Hacendado

Hacendada

 

Nuestra

de

Popayán

Vecina

de y

Popayán

Natural

vecina

de

Popayán

Vecina

 

Valle

de Patía

Vecino

de Patía

del

Vecina

Valle

 

Juana

y

Francisca

Carvajal

Tenorio

Doña

Magdalena

María

Tovar

Martina

Velasco

 

Bolaños

Josefa

 

Fermín

Juan Daza

Francisca

Antonia

Doña

Vargas

Colección Bicentenario

31

1v. - 2v. t.

- I) ff. primera,

Notaria

75 (1811

ACC,

3r. - 4v t.

primera,

- I) ff.

Notaria

75 (1811

ACC,

f. 4v; ff.

8r primera.,

6r. - - II)

Notaria

75 (1811

t. ACC,

 

31v; 34r.

t.

35v. ff. primera,

Notaria

- - II)

(1811

ACC,

75

   

27,

médico

manzana

la noble,

en 15».

Curtes,

Pedro casa vivía

46 años;

«Don

de

«Don Francisco Ulloa, de 47

Doña

Doña

Don

años,

años; Doña

Ignacia

de hacendado, 14,

años; Doña

casa

hijos:

18 años;

50

soltera, 16 11 años;

noble, María

sus

manzana

de 20

regidor,

Edad y estudiante,

en su la esposa

soltera,

Josefa, soltera,

oficio

del Campo,

noble,

Francisca,

2; Trinidad,

minero;

Agustín,

vivían

años,

Doña

años;

12

soltera,

Antonia,

Lorenzo

33

su

mercader,

Ulloa,

Don

años»

Manuela

años;

casado,

7 25

mujer,

Ignacia,

Doña

Camacho,

años;

María

   

Médico

 

minero y

hacendado

Regidor,

de

Popayán

Vecina

de y

Popayán

Natural

vecina

Milán de

Natural

 

Aguado

Joaquín

Bárbara

de

Velasco

Alonso

doña

Pedro

años

Curtez

Don

46

 

Francisco

Don Juan

años)

y

Campo

Ulloa

(47

 

32 Colección Bicentenario

37r. - 41v.

t.

- II) ff. primera,

Notaria

(1811

ACC,

75

 

53v. - 58r.

t.

- II) ff. primera,

Notaria

(1811

ACC,

75

 

t.

47v; ff. t.

primera,

- 50v.

ff.

- IV)

Notaria

49r.

75 (1811

ACC,

45v. - 47v.

t.

- I) ff. primera,

Notaria

(1811

ACC,

75

ff. 17r.

primera,

- IV)

- 18r.

Notaria

75 (1811

t. ACC,

25r. - 26v.

- I) ff. primera,

Notaria

(1811

ACC,

75

Hacendada

diezmos de

y

Mercader

rematador

 

Ollera

 

cerdos de

Criador

de y

Popayán

Natural

vecina

de y

Popayán

Natural

vecino

 

de

Vecina

Popayán

Cali de

Natural

de y

Popayán

Natural

vecino

Sanz

Manuela

Doña

Hurtado

Pontón

del

Canal y de

la Figueroa Narciso

Martínez

Doña e

Joaquina

Valencia

Ibarra María Petrona Peña de la

Cobo

María

y Escobar

Ignacia

Doña

Góngora

Mariano

Manuel

Colección Bicentenario

33

1r. - 3r. t.

primera,

- I) ff.

Notaria

76 (1812

ACC,

 

ff. 3r. - 4v. t.

- III) primera,

Notaria

(1812

ACC,

 

32r. - 34r. t.

-I) ff. primera,

Notaria

(1812

ACC,

34r. - 35v.

t.

- I) ff. primera,

Notaria

(1812

ACC,

44r. - 45r.

t.

- I) ff. primera,

Notaria

(1812

ACC,

76

76

75

76

marido, 40

Salamanca,

de vivía

de sus

37

58

manzana

maestro su costurera; cohetero»

teja en y la Delgado, oficio

años,

de mestizo,

58

Manuela

mestiza,

Francisca

Morcillo,

Edad

Delgado,

mestiza

de

N° 15.

mestizo

su esposa

casada,

asa María

baja

Ignacio

«Mariano

costurera,

en casa

años,

años,

hijos:

años;

José

67,

 

«Alejo de Velasco; mulato de 62

N° 5». en en la

Eugenia de

y

de carnicería

vivían

pulpería

y casa

87, años,

su esposa

de teja de baja

60

años; pesador

manzana

Arriaga,

pulpero;

casa