Manifiesto Punk – Greg Graffin

Introducción
Nunca he poseído mi propia compañía discográfica, ni dirigido una exitosa
compañía de merchasdising, por esto no pretendo ser un experto en
marketing. He evolucionado a través de mi habilidad como compositor de
canciones, pero otros lo han etiquetado, comercializado y acicalado para el
consumo.
Aunque he hecho dinero gracias al Punk, es una modesta cantidad cuando
uno considera la recompensa que ha sido otorgada a las compañías que
promueven el Punk como alguna especie de producto para ser ingerido. Esta
ha sido siempre mi manera de despreciar los novedosos, poco serios e
impulsivos rasgos que la gente asocia con el Punk; porque el Punk es más
que eso, tanto más que esos elementos se convierten en triviales a la vista
de la experiencia humana que todos los Punks comparten.
Desde que esto [el Punk] ha sido parte de mi, durante más de la mitad de
mi vida, pienso que ha llegado la hora de intentar definirlo, y en el intento
defender este persistente fenómeno social conocido como Punk. Es
asombroso que algo con tanta profundidad emocional e intercultural haya
marchado sin definición por tanto tiempo, porque las raíces del Punk se
hacen más profundas, y retroceden en la historia más allá de lo imaginado.
Incluso en las dos últimas décadas, es difícil encontrar algún análisis del
influyente efecto que el Punk-Rock ha tenido en la música Pop y en la
cultura juvenil. Y más raros aún son los ensayos o artículos detallando las
emocionales e intelectuales corrientes ocultas, que conducen las
afirmaciones de moda más comunes, que la mayoría de la gente atribuye al
Punk.
Estas son algunas de las necesidades que me obligan a escribir esto. Si mi
intento ofende a los puristas, manda a pique la clandestinidad de una
sociedad secreta, promueve la confianza en la investigación escéptica,
provoca pensamientos más profundos, y descifra la ironía; entonces habré
logrado mi trabajo y aquellos que se sientan despreciados u ofendidos,
quizá reconozcan la trivialidad de su posición. Dado que no tengo nada que
promover salvo mis observaciones sobre una sub-cultura, que ha crecido
hasta proporciones globales, y a través de convivir con ella mucho tiempo,
he encontrado hilos del pensamiento común en todas partes.
Los procesos del pensamiento común y corriente son los que determinan la
ideología que aglutina y compromete a la gente en compañía de otros,
dentro de una comunidad. Hay un deseo entre Los Punks de ser una
comunidad, pero se necesita para serlo, alguna formación dada a conocer
sobre los fundamentos de la ideología Punk, y de dónde proviene esta. El
actual estereotipo punk es cicatrizado por el marketing de masas y por un
desafortunado énfasis en el estilo, y no en la esencia.
Pero estos males no destruyen el sentimiento Punk, solamente confunden la
educación de las nuevas generaciones de gente que saben que ellos son el
Punk, pero que no saben lo que esto significa. Hay un largo camino hasta
entender lo que significa. Este escrito es parte del proceso.

Los Punks No Son Bestias.

El Punk es un reflejo de lo que significa ser [verbo] humano. ¿Qué nos
diferencia de otros animales?
Nuestra habilidad para reconocernos a nosotros mismos y expresar nuestra
singularidad genética.
Irónicamente, en la perspectiva sostenida comúnmente, entre los que se
dedican a hacer negocios y la maquinaria publicitaria, se resalta la primitiva
naturaleza en estado animal de los Punks y de su música.
Ellos dan por hecho que la violencia es el ingrediente clave en la música
Punk, y esta suposición es fácilmente perpetuada porque es fácil
comercializar la violencia, y los nuevos artículos sobre ella siempre
consiguen espacio en las columnas de la prensa. Este enfoque sobre la
violencia olvida un elemento clave de lo que trata todo el Punk:
El Punk ES: la expresión personal de la singularidad que proviene de las
experiencias de crecer en contacto con nuestra habilidad humana para
razonar y plantear preguntas.
La violencia ni es habitual en el Punk, ni exclusiva de éste. Cuando ésta se
manifiesta es debido a cosas no relacionadas al ideal punk. Considerar por
ejemplo la habitual historia de una pelea en el instituto entre un punk y un
atleta, jugador de fútbol. El futbolista y su cohorte no aceptan o valoran al
punk como a una verdadera persona. Más bien, lo usan como un recipiente
de ácido sulfúrico, a diario recriminándolo, provocándolo, y avergonzándolo,
lo cual, por supuesto, no es más que un reflejo de sus propias
inseguridades.
Un día, el punk ha tenido suficiente y golpea al capitán del equipo de fútbol
en el vestíbulo. Los profesores por supuesto expulsan al punk y mencionan
su paupérrimo peinado y andrajosa ropa como una evidencia de que él es
un violento, un incontrolable sin remedio. En el periódico de la comunidad
se lee "Una Paliza en el Vestíbulo Reafirma que la Violencia es un Modo de
Vida Entre los Punk Rockers".
La ira espontánea al no ser aceptado como una verdadera persona no es
exclusivo de los Punks. Esta reacción se debe al hecho de ser [verbo]
Humano, y cualquiera reaccionaría con ira, independientemente de su
afiliación social o subcultural, si se sintieran despreciados e inútiles.
Tristemente, hay muchos ejemplos de violencia entre los punks. También
hay resplandecientes ejemplos de gente mal informada que se llaman a
ell@s mism@s punks. Pero la ira y la violencia no son características del
Punk, de hecho, estas no tienen cabida en el ideal Punk.
Ira y violencia no son el pegamento que mantiene unida a la comunidad
punk.

Dentro de la singularidad está la preservación de la
raza humana.
La naturaleza nos concede la columna vertebral genética de lo que trata
todo el Punk. Hay aproximadamente 80.000 genes en el Genoma Humano, y
aproximadamente 6 billones de personas portando este elogio genético.
Las probabilidades de que dos personas lleven el mismo cromosoma son
tan pequeñas como para estar casi más allá de la comprensión (Las
posibilidades son esencialmente 1/280.000 veces el número de posibles
personas que tú puedas conocer y con la que casarte durante toda una vida.
Prácticamente imposible).

Los genes que llevamos juegan un importante papel en la determinación de
nuestro comportamiento y nuestro punto de vista sobre la vida. Eso es por
lo que tenemos el regalo de la singularidad, porque nadie más tiene el
mismo conjunto de genes controlando su perspectiva del mundo. Por
supuesto, los factores culturales juegan el otro papel principal, y estos
pueden tener un efecto más homogeneizador sobre el comportamiento y la
forma de ver el mundo.
Por ejemplo, una ciudad completa de obreros podría tener 15.000
habitantes que son educados con los mismos ideales, trabajan en las
mismas factorías, van a las mismas escuelas, compran en los mismos
establecimientos, y tienen afición a los mismos equipos deportivos. Mientras
sus hijos se desarrollan, hay una constante interacción de fuerzas opuestas
entre la impresión social que su cultura imparte, y la expresión genética de
singularidad.
Aquellos que pierden el contacto con su naturaleza se convierten en robots
de la sociedad, mientras que aquellos que denuncian su desarrollo social se
convierten en animales vagabundos. El Punk simboliza un deseo para
caminar la línea en medio de estos dos extremos con magistral precisión.
Los Punks quieren expresar su propia y única naturaleza, mientras al mismo
tiempo quieren adoptar los aspectos comunitarios de su educación
cortagalletas.
La relación social que ellos tienen está basada en un deseo de comprensión
mutua de la perspectiva única del mundo que cada uno tenemos. Las
"escenas" punk son lugares sociales donde esas perspectivas son
aceptadas, algunas veces adoptadas, otras veces descartadas, pero siempre
toleradas y respetadas.
El Punk es: un movimiento que sirve para rebatir actitudes sociales que han
sido perpetuadas a través de la deliberada ignorancia de la naturaleza
humana.
Porque esto depende de la tolerancia y evita la desaprobación, el Punk está
abierto a todos los humanos. Hay una elegante semejanza entre la
dependencia del Punk de perspectivas y comportamientos únicos, y nuestra
propia, natural y genética predisposición hacia la singularidad.

La batalla entre el miedo y la racionalidad.
La adicción a conformarse es un poderoso efecto secundario de la vida
civilizada. Tod@s nosotr@s somos educad@s para respetar las opiniones de
nuestr@s ancian@s, y más tarde cuando nos damos cuenta de que éstas
son sólo opiniones dogmáticas, no estamos educad@s para causar un
alboroto por hacer preguntas difíciles. Much@s sencillamente están de
acuerdo con los conceptos imperantes y nunca expresan sus propias
opiniones, lo cual es análogo a una muerte prematura del individuo.
Nuestra especie es única en la habilidad de reconocer y expresar la
personalidad y, no ejercer esta función biológica, va en contra del gradiente
de selección natural que creó esto desde el principio. Esta "autosatisfacción"
combate un miedo al fracaso.
Es fácil asumir que si tod@s l@s demás están haciendo algo, entonces no
hay forma de fracasar si tú simplemente estás de acuerdo con esto. El
ganado y las manadas de gansos probablemente puedan reconocer esta
ventaja. Pero la humanidad entera podría fracasar por esa mentalidad.

Reflexionando y actuando en una dirección contraria a la corriente de la
opinión popular es decisivo para el progreso y el desarrollo humano, y una
contundente manifestación del Punk. Si un asunto o fenómeno es
considerado verdadero sólo porque otras personas dicen que lo es, entonces
es un trabajo Punk buscar una solución mejor, o al menos encontrar una
variable independiente que confirme la creencia mantenida; (A veces la
opinión popular es sólo un reflejo de la naturaleza humana, l@s Punks no
viven en la negación de esto).
Esta habilidad para oponerse a los principios del momento fue una pieza
principal de los más grandes avances en el pensamiento humano a lo largo
de la historia. El periodo completo de la Ilustración se caracterizó por las
ideas que rehuían del dogma de la época, sólo para revelar las verdades en
la naturaleza y en la existencia humana que todo el mundo puede observar,
y que todavía están con nosotros hoy.
Galileo luchó contra la Iglesia, la Iglesia ganó la batalla, metiéndolo en la
cárcel para toda la vida, pero finalmente perdió la guerra; pocas personas
creen hoy que el sol gira alrededor de la Tierra, y por tanto Dios no creó a la
Tierra como el centro del universo. Francis Bacon insistió en que el destino
humano es la inteligencia. Si negamos este principio fundamental de lo que
significa ser [verbo] humano, él razonó, entonces descendemos dentro de
las profundidades del mero barbarismo.
Charles Darwin, escribió después del apogeo de la Ilustración, no obstante
él fue directamente influenciado por su tradición, fue educado como un
teólogo y, a pesar de eso, todavía fue conducido a entender el orden
subyacente que conectaba las especies biológicas que él observaba en sus
viajes. Sus puntos de vista arrojaban interrogantes sobre muchos de los
dogmas de la Biblia, a pesar de eso su razonamiento fue acertado, y a
través de un método de autosuperación (la lucha en su propia mente por
entender) enriqueció al género humano mediante la instauración de un
nuevo punto de referencia del conocimiento humano.
La doctrina de la iglesia fue más marginada. El miedo de la repercusión
desde la iglesia fue eclipsado por la ola de entendimiento que los puntos de
vista de Darwin crearon en la gente, y por la verdad existente en sus
estudios.
El proceso del pensamiento Punk contemporáneo, conducido por este deseo
de comprender, es una copia idéntica de la tradición de la Ilustración. El
hecho de que, tantísimos ejemplos históricos existan, que revelan un deseo
de destruir el dogmatismo, nos encamina hacia una poderosa doctrina: Esta
es un rasgo natural de los seres humanos civilizados para ser originales. El
hecho de que la singularidad sea tan poco frecuente, revela que nuestra
naturaleza es reprimida por una igualmente poderosa fuerza contrapuesta:
EL MIEDO.
El PUNK ES: un proceso de cuestionar y de comprometerse a la
comprensión, que resulta en el progreso individual, y por extrapolación,
guiaría hacia un progreso social.
Si bastantes personas se sienten libres, y son animad@s a usar sus
habilidades de observación y raciocinio, grandes verdades emergerán. Estas
verdades son reconocidas y aceptadas, no porque fueran impuestas a la
fuerza por alguna entidad totalitaria, sino porque todo el mundo tiene una
experiencia similar cuando las observa.
El hecho de que l@s Punks puedan narrarse un@s a otr@s y tener en común
asuntos de prejuicios, proviene de una experiencia compartida de ser

tratados inadecuadamente por la gente que no les quiere alrededor. Cada
un@ tiene su propia experiencia de ser rehuido, y cada un@ puede verse
reflejado en la historia de alienación de otr@, sin alguna clase de adhesión a
un código de comportamiento.
La verdad de los prejuicios proviene de la experiencia que tod@s ell@s
comparten,
no de una fórmula escrita o una constitución a la que tengan que obedecer.
L@s Punks aprenden de esta experiencia que los PREJUICIOS están
equivocados, este es el principio mediante el que ell@s rigen sus vidas;
ell@s no lo aprendieron de un libro de texto. Sin el afán por entender y el
cuestionar las creencias mantenidas, la verdad permanece cubierta detrás
de la costumbre, la inactividad, y la ideología dominante.

¿Cuál es la Verdad?
Los filósofos distinguen entre la verdad con "V" mayúscula y la verdad con
una "v" minúscula.
Los Punks niegan la primera.
La Verdad con "V" mayúscula asume que hay un orden prescrito por algún
ser transcendental.
Es decir, que la verdad proviene en última instancia de Dios, que tuvo un
plan para todo cuando él creó el universo.
La verdad con "v" minúscula es esa que entendemos por nosotr@s mism@s,
y sobre la que tod@s nosotr@s podemos estar de acuerdo gracias a unas
experiencias y observaciones similares de este mundo. Esta también es
conocida como verdad objetiva, desde nuestro interior, revelada aquí en
este mundo; como la verdad opuesta a la Verdad con "V" mayúscula, la cual
proviene del exterior y es proyectada hasta nosotros, concretamente para
que la sigamos.
La moral necesita NO ser pensada como un producto sólo de la Verdad con
"V" mayúscula. La verdad objetiva es fácilmente adaptable a una cultura
moralista y espiritual.
El PUNK ES: la creencia de que este mundo es lo que hacemos de él, la
verdad proviene de nuestra comprensión de cómo son las cosas, no del
ciego apego a fórmulas acerca de cómo deberían ser las cosas.
La dependencia del Punk de la verdad objetiva proviene de la experiencia
compartida de ir a contra corriente. Cualquiera, que haya sobresalido en
una multitud, palpa la verdad de la experiencia.
Nadie tuvo que escribir una doctrina aceptable para el marginado, y para
que éste entendiese lo que significa ser diferente. La verdad fue bastante
sencilla, y esa verdad pudo ser entendida y consensuada por todos aquellos
que compartían una experiencia común.

¿Qué es el miedo?
Los miedos, que conducen a la gente a conformarse, han causado épocas
deprimentes en la historia de la humanidad. La llamada Edad Media fue
tranquila y sin agitación, pero también lúgubremente silenciosa y pestilente,
nunca para hallar una perspectiva que contrastase [los hechos]. El pseudobienestar y la tranquilidad, que la gente de la Edad Media experimentó, por
conformarse con una burocracia impuesta rígidamente, impuesta por el rey
y la iglesia, fueron completamente enmascarados por la miseria que tenían
que soportar en su vida diaria.

La vida es sencilla como un campesino, sin dirección, sin propósito, sólo
producir más bienes y
descendencia para el beneficio del Rey. Pero aprovecharse del miedo para
controlar a los campesinos (o hoy en día a los obreros no cualificados en ese
asunto) es sólo un nauseabundo ejercicio a corto plazo, porque los
campesinos tienen el mismo "equipamiento mental" que la realeza.
Los profundamente arraigados rasgos biológicos del autorreconocimineto y
el deseo de expresar la personalidad no pueden ser anulados por mucho
tiempo. Con el tiempo los campesinos se dan cuenta de que la vida sin el
ejercicio de la razón es tan aceptable como ser un animal de granja. Ser
controlado por el miedo es lo mismo que ser biológicamente inerte, incapaz
de tomar parte en el drama humano, simplemente consumiéndose por
completo.
El miedo que controla el comportamiento humano se aprende. Es diferente
de la respuesta inmediata y reflexiva del "huir-del-estímulo-repugnante" que
otras criaturas emplean para sobrevivir. También tenemos reflejos motrices
como ellas, pero el miedo al fracaso y el miedo al hablar en voz alta
provienen del sistema límbico.
El sistema límbico es un circuito de neuronas en nuestro cerebro que
controla nuestras emociones más asentadas. Conecta dos partes del
cerebro: el Mesencéfalo, a donde se envía la información sensorial (es decir,
los estímulos visuales y auditivos) y el Cerebro (parte delantera), donde la
información es procesada. Aunque el Cerebro ha estado ahí presente
durante 480 millones de años (estaba presente en los vertebrados más
primitivos), desarrolló funciones especiales con la llegada del género
humano.
Una porción especializada del Cerebro, llamada la corteza cerebral, fue
altamente desarrollada en los humanos. El 95 % de nuestra corteza cerebral
es responsable de las actividades mentales asociativas como la
contemplación y la planificación. El otro 5% es responsable del
procesamiento de la información motriz y sensorial.
Por comparación, un ratón (también considerado un vertebrado de los más
evolucionados), tiene una corteza cerebral con sólo el 5% de sus neuronas
dedicadas a las funciones asociativas, mientras que el 95% son dedicadas a
funciones motoras y sensoriales.
El sistema límbico altamente desarrollado está en el meollo de lo que
significa ser human@.
Nosotr@s nos diferimos de otros animales en la cantidad de tiempo que
gastamos planeando, contemplando, y expresándonos. Nuestro sistema
límbico es muy poderoso. Puede dominar las emociones primitivas, y
suprimir deseos profundos.
Cualquiera que alguna vez haya visto una película triste con l@s amig@s, e
intencionalmente retuvo las lágrimas porque (ell@s) no querían que sus
amig@s les vieran llorar, empleó el poder de su sistema límbico. (Ell@s)
Contemplaron las repercusiones de la reacción de sus amig@s al llanto, y
detuvieron la cascada emocional que habría traído las lágrimas.
Del mismo modo que la racionalidad es producto del sistema límbico, el
miedo también se concentra en las mismas neuronas del sistema límbico. A
menudo el miedo es un comportamiento racional, basado en pensamientos
irracionales, y puede paralizar el poder de procesar de la corteza cerebral.
La negación y el miedo van unidos de la mano, y ambos son ejemplos de
cómo nuestro sistema límbico puede suprimir los estímulos obvios y
promueve una conducta que es segura y convencional.

El sistema límbico es como cualquier otro órgano en el sentido de que
puede funcionar sin obstáculos hasta producir resultados perjudiciales. El
estar en contacto con nuestros cuerpos lleva a una salud general en
conjunto, y el sistema límbico necesita una atención constante con el
propósito de dominarlo. Para superar el miedo, un@ necesita estar en
contacto con su sistema límbico, y reconocer cuando está escondiendo lo
obvio.
Las buenas maneras y el "ser agradable" son formas de la represión del
sistema límbico, necesario a veces, pero a fin de cuentas rebajando la
originalidad humana. La mentira es la última forma de represión del sistema
límbico. Es una negación de lo obvio. Los narradores de la verdad, aquellos
que son auténticos y merecedores de confianza, han aprendido a dominar
su sistema límbico. Reconocen el deseo de mentir, pero racionalizan la
inutilidad de defender algo que no es verdad.
L@s mentiros@s, por otra parte, son esclav@s de su sistema límbico,
pierden el contacto con la mayoría de sus capacidades mentales básicas. Su
comportamiento es precavido y astuto porque dejan que su deficiente
razonamiento, para encubrir lo obvio, controle su personalidad entera. A la
larga se tienen que rendir a la verdad y reconocer la derrota, pero sólo
después de que cada posible vía de decepción y de lógica retorcida ha sido
defendida en el interés de ocultar su miedo.
L@s polític@s, los curas, l@s caudill@s de las finanzas, y l@s jueces son
maestr@s de la lógica retorcida y de la promoción del miedo. Ell@s hacen
de l@s Punks buenas dianas para la crítica intelectual porque no respetan a
la gente que ha aprendido a dominar su sistema límbico. Y l@s Punks no
tienen miedo de apuntar eso que es obvio, aún cuando su posición social
podría ser puesta en peligro.
El PUNK ES: la lucha constante contra el miedo de las repercusiones
sociales.

El Movimiento Punk
He intentado enumerar algunos de los factores que hacen del Punk un
movimiento, en el sentido cultural. El típico estereotipo de un imbécil rufián
saqueando, destruyendo, robando, peleando, o discutiendo en el nombre de
alguna vacía y efímera causa no es más punk que la imagen "bonita-caracabeza-vacía" de las estrellas del pop de hoy día.
Porque es muy fácil para las compañías discográficas vender imágenes de
violencia, sexo, y egoísmo, muchas bandas han picado en el anzuelo y se
han retratado a sí mism@s como Punks, sin darse cuenta que realmente
estaban perpetuando un estereotipo de conformidad que desde luego no es
punk.
La actitud del "Venga únete a nosotr@s", que busca atraer seguidores/as, a
menudo resulta en una multitud ruidosa de personas débiles que piensan
que su poder descansa en las grandes cifras de clones de la misma opinión
que han recopilado. Sin embargo, no hay fuerza en los números si la gente
es apiñada por una mantra de mente cerrada, a su propio servicio, inductora
de miedo, que promueve bandos y principios excluyentes.
Las ideologías fuertes no requieren una muchedumbre, persisten a través
del tiempo, y nunca se van, porque están íntimamente relacionadas a
nuestro mecanismo biológico. Son parte de lo que significa existir como
Homo Sapiens. El Punk representa esa tradición.

Este es un movimiento de proporciones épicas, va más allá de la proximidad
del "aquí y ahora",
porque es, fue, y siempre será "ahí y para siempre", siempre y cuando los
humanos anden por la Tierra.
Mientras entramos en una nueva era en la voraz marcha de la cultura, l@s
Punks tendrán su día.
Internet ha permitido a la gente comunicarse directamente una vez más. En
la Red, el comportamiento humano es interactivo, como lo fue antes de la
llegada de los medios de comunicación de masas.
La gente ahora fija su atención en discusiones ideológicas y temas sobre el
estilo de vida,
contrariamente al comportamiento clásico del siglo XX autorrecluyéndose
de los seguidores,
y ateniéndose a un autoritario código (de un sistema de redes o comercial)
del comportamiento aceptable. Las mentiras y los misterios del elitismo se
erosionarán rápidamente mientras la conversación mundial que transpira
diariamente en el Web invada más vidas de la gente.
La población mundial será más receptiva a ideologías alternativas porque
ell@s las estarán creando.
La gente será menos receptiva a ideologías de instituciones obsoletas
porque los agujeros y los defectos en su lógica serán más amplificados
cuando sean difundidos instantáneamente alrededor del mundo, cuando
lleguen a ser reveladas.
Las éticas de "La-fuerza-en-el-entendimiento" y "El-conocimiento-es-poder"
que los Punks defienden se convertirán en la norma. La rigidez, la
brutalidad, y la inutilidad de las agendas secretas serán hechas evidentes,
allanando el camino hacia un reconocimiento de la singularidad humana, y
hacia una nueva era de originalidad.

¿Quién es Punk?
Todo el mundo tiene el potencial para ser Punk. Es mucho más duro para
alguien que proviene de una plácida, poco atractiva y desafiante, e
ignorante educación, porque ellos no ven la importancia de cuestionar o
provocar a las instituciones que les dan tal tranquilidad. Pero tales ejemplos
de una existencia despreocupada son raros en el mundo menguante de hoy.
Los eternos interrogantes todavía arden en las mentes de muchas personas.
Lo que significa existir como ser humano se está haciendo más claro cada
década. Algunas veces, la gente está acostumbrada a seguir el camino
seguro hacia una temprana sepultura por consumir y repetir el dogma de
una horrible aristocracia.
Por otro lado, el espíritu humano es difícil de aniquilar. El Punk es un
microcosmos del espíritu humano.
L@s Punks salen adelante gracias a sus mentes, no a su fuerza bruta. Se
adelantan a la sociedad por su diversidad, y no por su conformismo. Motivan
a otr@s por inclusión, no por dominación.
Están en la primera línea de la autosuperación y por extrapolación pueden
mejorar el cariz de la raza humana. Se atienen a principios universales no
escritos de la emoción humana, obvios para cualquiera, y evitan códigos de
comportamiento elitistas, o agendas secretas. Encarnan la esperanza del
futuro, y divulgan los errores del pasado. No les digas que hacer, ellos ya te
están guiando.

El Punk ES : la expresión personal de la singularidad que proviene de las
experiencias de crecer en contacto con nuestra habilidad humana para
razonar y plantear preguntas.
El Punk ES: un movimiento que sirve para rebatir actitudes sociales que han
sido perpetuadas a través de la deliberada ignorancia de la naturaleza
humana.
El PUNK ES: un proceso de cuestionar y de comprometerse a la
comprensión, que resulta en el progreso individual, y por redundancia,
flores dentro de una evolución social.
El PUNK ES: la creencia de que este mundo es lo que hacemos de él, la
verdad proviene de nuestra comprensión de cómo son las cosas, no del
ciego apego a fórmulas acerca de cómo deberían ser.
El PUNK ES: la lucha constante contra el miedo de las repercusiones
sociales.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful