Está en la página 1de 3

¿Aún vale la pena invertir en

un MBA?
Martes, 30 de diciembre del 2014



EMPLEO Y MANAGEMENT
07:00

Para aquellos que desean progresar en su carrera profesional, basta con obtener
un MBA y su magia se encargará del resto. Solo que esta magia dejó de funcionar hace
bastante tiempo, según un artículo de Financial Times.

Muchos estudiantes han recurrido a la obtención de préstamos grandes para financiar su MBA.




414

inCompartir
 0

¿Acaso un curso de gestión de negocios es una inversión adecuada para los
estudiantes hoy en día? ¿Cuál es la vigencia de un MBA? ¿Por qué año tras año muchos
profesionales se inscriben en los innumerables programas de MBA alrededor del
mundo? se preguntan Terence Tse y Mark Esposito de Financial Times.
¿Están buscando obtener nuevas habilidades? Puede Ser. ¿Tienen ganas de aprender
sobre lo último en investigación académica? Es poco probable. ¿Están deseosos de vivir
una experiencia de aprendizaje? Posiblemente. ¿Están buscando una oportunidad para
establecer contactos? Sin duda alguna.

Muy a menudo. basta con obtener un MBA y su magia se encargará del resto. Por un lado. los planes de estudio (gracias en parte a los criterios de acreditación . lo que llevó a una escasez de puestos de trabajo que tanto codiciaban los graduados de MBA. al igual que saber con certeza cómo esa deuda resultará en una vida de éxito garantizado. Por lo general. la crisis financiera del 2008 provocó que muchas empresas reduzcan sus niveles de contratación. Sin embargo. más alto llegarás en la escala corporativa –y por lo tanto social– está arraigada en nuestro ADN. un título de MBA es el camino para lograr todo lo anterior. Al mismo tiempo. las perspectivas profesionales de los programas de MBApueden estar cambiando. Sin embargo. para aquellos que desean progresar en su carrera profesional. Para muchos. basado en entrevistas con más de 100 CEO globales. los baby boomers apostaban por tener una deuda „justificable‟ cuando se trataba de financiar una educación superior. lo que a menudo no se tiene en cuenta en esta línea de pensamiento es qué sucede si las condiciones macro cambian. esto también se traduce en el hecho de que cuanto más alto estés en los niveles empresariales. entonces este gasto no es tanto un pasivo. sino que también es más difícil justificar el uso de una deuda para financiar los estudios de MBA. A medida que el mundo se vuelve cada vez más impredecible. Para otros. mostró que dada las opciones. ¿Qué sucede si el mercado de trabajo ya no puede absorber el ejército de nuevos talentos que salen todos los años de las escuelas de negocios? ¿Es un MBArealmente el boleto que necesitan los estudiantes para ir a donde ellos quieren? Y ¿Es un MBA una inversión adecuada en nuestra actual economía mundial? El mercado de trabajo de hoy en día es muy diferente al que entraron los baby boomers. cada vez es más comprensible la poca probabilidad que los empleadores –en medio de sus esfuerzos por reducir costos– ofrezcan patrocinios financieros a aquellos que deseen estudiar unMBA. Y el informe. más exitoso serás. hacer unMBA estará lejos de valer la pena”. no sólo es difícil anticipar qué problemas vendrán en el futuro. ellos preferirían no contratar a ningún graduado de MBA. Solo que esta magia dejó de funcionar hace bastante tiempo. Cualquier graduado de MBA entiende que debe obtener un mayor retorno de lo que ha invertido con el fin de considerar a este programa un éxito. La idea de que cuanto más trabajes. El razonamiento se daba de la siguiente manera: si endeudarse para financiar un MBA dará lugar a un trabajo bien remunerado y este ingreso post-MBApagará la deuda pendiente a los pocos años de graduación. Como resultado de esto.Pero tal vez el motivo principal es impulsar sus perspectivas profesionales. algunas escuelas de negocios aparentemente han perdido de vista su razón de ser: educar. En un estudio reciente –_The Future of Business Education & the Needs of Employers 2014_ (El futuro de la educación de negocios y las necesidades de los empleadores 2014) – un CEO dijo que “a menos que se gradúen de uno de los cinco mejores programas de MBA en el país. los estudiantes han recurrido a la obtención de préstamos grandes para financiar su educación de negocios. Peor aún. Hemos argumentado previamente que los instructores con poca o ninguna experiencia de trabajo a menudo enseñan asignaturas de negocio en silos.

Si bien la mejora de la infraestructura puede mejorar la experiencia de aprendizaje de los estudiantes. Aquellos que aplican para un MBA también querrán saber en qué gastan las escuelas de negocios sus pagos de matrícula. no queda claro cuánto puede ayudar un reluciente campus a los estudiantes que compiten con otros graduados en un mercado de trabajo muy difícil. Cuando los estudiantes llevan a cuesta una deuda significativa. incluso si este no coincide necesariamente con sus aspiraciones o talento. El impacto de los préstamos estudiantiles puede tener otras implicaciones. también es una pérdida directa de recursos productivos e innovadores para la sociedad en su conjunto. Como educadores. o lo que un economista ilustrado podría atreverse a llamar la “felicidad nacional”. El resultado es que gran parte de lo que se enseña es muy anticuado y obsoleto.estandarizados) apenas han cambiado para reflejar la evolución actual de los entornos económicos y empresariales. Es difícil ver cómo los graduados deMBA serán capaces de obtener rápidamente un alto rendimiento o una alta rentabilidad de sus estudios. ellos tienden a aceptar cualquier trabajo remunerado. Por ningún motivo estamos socavando la importancia de la educación. Pero si los estudiantes están pagando por programas de educación con deudas. Los pagos de matrícula son a menudo destinados a cosas que poco contribuyen a promover el potencial de los estudiantes de MBA: un campus brillante con instalaciones de última generación. . les pedimos que piensen con mucho cuidado antes de tomar esta decisión que potencialmente cambiará sus vidas. somos muy conscientes del valor de estudiar. Esto no es solo una receta para tener carreras y vidas infelices.