Está en la página 1de 4

Estudio cualitativo de algunos sistemas

osciladores comunes
José Parrella
1 de mayo de 2006

Resumen
Este artículo recorre los casos más comunes de sistemas osciladores en
movimiento, incluyendo al sistema masa-resorte y al péndulo físico. Adi-
cionalmente, se estudian los casos de oscilaciones amortiguadas y forzadas,
presentando de forma concisa y alternativa los contenidos necesarios para
tipicar los sistemas osciladores armónicos.

1. Oscilaciones
Supongamos que un conjunto de fuerzas (tanto restauradoras como retar-
dadoras, y posiblemente algunas fuerzas externas) actúan sobre una partícula
(ó un cuerpo). Decimos que esta partícula describe un movimiento oscilatorio
cuando:
La fuerza que actúa sobre ella es proporcional al desplazamiento de esa
partícula a partir del equilibrio
La fuerza que actúa sobre ella siempre lo hace hacia la posición del equi-
librio.
Uno de los casos particulares del movimiento oscilatorio es el movimiento ar-
mónico simple, que es el que se estudiará en este artículo. Se estudiarán algunos
movimientos descritos por osciladores armónicos simples, como el que realiza
un sistema de masa-resorte y un péndulo físico así como las consideraciones
necesarias para describir estos movimientos en presencia de amortiguaciones y
fuerzas externas.

2. Movimiento armónico simple


El movimiento armónico simple es un movimiento oscilatorio (ver sección
1), con las siguientes características adicionales:
La partícula oscila entre dos posiciones, durante un tiempo indenido, y
sin perder energía mecánica.
Se espera que el lector acepte las deniciones presentadas en 1 y 2.

1
2.1. Ecuación del desplazamiento
El problema básico estriba en calcular una ecuación matemática que describa
el desplazamiento de tal partícula, con las condiciones establecidas anteriormen-
te. Las funciones trigonométricas sen y cos resultan especialmente ideales para
este propósito, pues oscilan entre valores jos y reales. Una solución planteada
es, entonces:

x = A cos(ωt + φ) (1)
Donde A, ω, φ son constantes del movimiento. Se espera que el lector com-
prenda que pueden existir otras soluciones que describan el movimiento presen-
tado anteriormente, pero sale del enfoque de este artículo estudiar los demás
casos. Adicionalmente apuntamos que la conveniencia de utilizar las funciones
trigonométricas, periódicas y con derivadas desfasadas convenientemente, resul-
ta apropiada para nuestro estudio.
El lector atento notará que podemos utilizar la función sen de la misma forma
que usamos cos en el planteamiento de esta solución. En la práctica, la ecua-
ción del desplazamiento debe ajustar el uso de estas funciones trigonométricas
dependiendo del caso particular que se esté estudiando.

2.2. Constantes del movimiento


Las constantes del movimiento A y φ son determinadas por la posición y la
velocidad inicial de la partícula, pues podemos derivar la ecuación 1 y jar los
valores de x0 y v0 , hallando así los valores de A y φ. φ es conocida como la
constante de fase y la expresión ωt + φ es la fase del desplazamiento. A es la
amplitud del movimiento. En las secciones ulteriores le daremos sentido físico a
todas estas constantes.
La fase φ permite analizar cualitativamente el movimiento, pues la fase nos
permite describir el estado inicial de la partícula, deniendo su posición, ve-
locidad y aceleración inicial. Es importante notar que el desplazamiento, la
velocidad y la aceleración dieren π/2 en su fase, lo cual, como veremos más
adelante, nos describe cinco estados interesantes del movimiento en situaciones
particulares.
La ecuación del desplazamiento 1 es una ecuación periódica, de período 2π
radianes. Entonces, la siguiente armación es válida:

x(t) = x(t + T ) (2)


De la misma forma, las fases presentan una correspondencia que se representa
con la siguiente igualdad:

ωt + φ + 2π = ω(t + T ) + φ (3)
De donde deducimos de forma sencilla que:

T = 2π/ω (4)

2
A la constante del movimiento T la denominamos período, y su valor ob-
tendrá signicado físico más adelante. Consideraremos una nueva constante del
movimiento, llamada f y dada por la siguiente relación:

f = 1/T = ω/2π (5)

2.3. Velocidad y aceleración


De la simple derivación de la ecuación 1 obtenemos expresiones para la ve-
locidad y la aceleración en el movimiento armónico simple:

v = −Aω sen(ωt + φ) (6)

a = −Aω 2 cos(ωt + φ) (7)


2
De donde se deduce que ωA es un máximo para la velocidad, y ω A es
un máximo para la aceleración (tomando en cuenta que sen y cos varían en el
intervalo [−1, 1]). Es importante notar que tanto la fase de la velocidad y la
fase del desplazamiento como la fase de la aceleración y la fase de la velocidad
dieren entre sí un valor de π/2, lo cual se explica de forma sencilla del desfasaje
en las funciones sen y cos aquí denidas.
Finalmente, note de la ecuación 1 que el máximo del desplazamiento es A.
Basta con conocer que +1 es un máximo de sen y cos y que la solución queda
acotada en ese intervalo.

2.4. Instante inicial


Anteriormente hemos dicho que dos constantes del movimiento, A y φ, pue-
den ser determinadas si se conocen las condiciones iniciales del movimiento
armónico simple de una partícula. Sin inferir el signicado físico de estas can-
tidades, podemos armar que, en el instante inicial, las ecuaciones 1 y 6 se
convierten en:

x0 = A cos φ (8)

v0 = −ωA sen φ (9)


Puesto que t = 0. Este sistema de ecuaciones trigonométricas puede ser
interpretado como un sistema de ecuaciones paramétricas con respecto a φ,
deniendo la posición de un punto en el plano. Si trazamos un vector desde el
origen de un sistema de coordenadas convenientemente orientado hasta el punto,
podemos armar que:

tan φ = −(v0 /ωxo ) (10)

A = sqrt(x20 + (V0 /ω)2 ) (11)

3
Estas ecuaciones también resultan de la "división"de las ecuaciones en el
instante inicial y de la suma de sus cuadrados, lo cual simplica la interpretación
matemática dada en el párrafo anterior.

2.5. Conclusiones
Adicionalmente a las características dadas en la sección 2, del análisis mate-
mático hemos deducido tres características adicionales del movimiento armónico
simple :

El desplazamiento, la velocidad y la aceleración varían sinusoidalmente,


con un desfasaje de π/2 entre ellas.

La aceleración es proporcional al desplazamiento, pero está dirigida en


dirección opuesta.

El período, T , es independiente del valor de A.

2.6. Repaso
Hemos caracterizado el movimiento armónico simple para una partícula o
cuerpo, sin tomar en cuenta su masa ni sus dimensiones. Dadas las denicio-
nes de movimiento oscilatorio y movimiento armónico simple (en 2 y 1 res-
pectivamente) hemos planteado una solución sinusoidal (1) para el movimiento
armónico simple.
En esta solución están presentes una serie de constantes del movimiento,
cuyo sentido físico se aclarará posteriormente. Se demostró la existencia de una
constante llamada período, con valor 2π/ω a partir de la naturaleza periódica
de la ecuación del desplazamiento. El resto de las constantes, como A, ω y φ
caracterizan al movimiento, y se pueden denir a través de fórmulas ó a través
del análisis de las condiciones iniciales del movimiento.
Finalmente, hemos estudiado las derivadas de la ecuación del desplazamien-
to, con la nalidad de obtener los máximos del movimiento, así como carac-
terizar el desfasaje entre el desplazamiento, la velocidad y la aceleración. Del
análisis matemáticos se desprendieron tres características adicionales que permi-
ten describir cualitativamente el comportamiento de un sistema con movimiento
armónico.
En este capítulo, hemos denido completamente un movimiento oscilatorio
con características particulares llamado movimiento armónico simple.

3. Sistema masa-resorte