Está en la página 1de 3

Introducción a los gráficos digitales

Qué son, como nos ayudan en los diseños y la manera de trabajar


con los gráficos digitales.

Una composición gráfica es un conjunto de elementos textuales y


gráficos que trabajan conjuntamente para transmitir una información, un
mensaje, a los espectadores o usuarios finales.

En este trabajo en equipo, los contenidos gráficos no sólo aportan aspectos visuales
y estéticos, sino que su presencia, sus formas y colores, afectan profundamente a
la información ofrecida por los elementos textuales, reforzando su impacto final
sobre el espectador.

Una imagen bien seleccionada y situada correctamente en el documento centra la


atención del lector y añade significado al mismo. Las imágenes se presentan en una
gran variedad de formas: ilustraciones, fotografías, diagramas, iconos, etc, cada
una de ellas con su propia personalidad y funcionalidades, pero todas ellas con un
factor en común: su naturaleza digital.

1
Atrás quedaron los tiempos en que las composiciones gráficas eran un compendio de
elementos individuales separados, que el impresor tenía que montar con todo su
arte para crear una entidad única. Los modernos equipos informáticos y las
aplicaciones de autoedición, diseño gráfico, diseño industrial y diseño web han
hecho posible reducir todos los elementos participantes en una composición
cualquiera a sucesiones de dígitos binarios fácilmente encajables entre sí.

A la hora de trabajar con elementos gráficos, el primer paso será recopilar los que
necesitemos para nuestra composición, pudiendo usar diferentes fuentes y técnicas
para ello: escaneado de documentos, ilustraciones o fotografías en papel, creación
directa mediante programas de diseño gráfico, dibujo digital mediante tabletas
digitalizadoras, obtención de fotografías con cámaras digitales, utilización de
gráficos y fotografías ya existentes, gratuitas o no, etc.

Normalmente, estas primeras versiones de nuestros componentes gráficos no se


adaptarán a nuestras necesidades al 100%, por lo que será preciso un posterior
trabajo con programas de retoque de imágenes para conseguir esas características
finales buscadas.

Conforme vayamos obteniendo las versiones finales de nuestras imágenes


necesitaremos nombrarlas y almacenarlas mediante algún sistema que haga posible

2
una gestión efectiva de las mismas y de sus originales, de tal forma que podamos
tenerlas localizadas y disponibles en cualquier momento.

Por último, deberemos montar en la composición todos los elementos gráficos y


textuales, utilizando generalmente para ello algún programa de autoedición, diseño
gráfico o diseño web.

Para poder realizar todo este trabajo es preciso tener un conocimiento profundo
de la naturaleza de las imágenes digitales, de sus tipos y propiedades (mapas de
bits y gráficos vectoriales), de los diferentes formatos de almacenamiento y de
las herramientas físicas (hardware) y lógicas (software) necesarias para su
obtención, manipulación y composición.