Está en la página 1de 4

Fuentes para impresión y fuentes para pantalla

Vemos técnicas y tipos de fuentes tipograficas para tipos de


resoluciones de pantalla e impresión.

Las fuentes tipográficas diseñadas para sistemas de impresión


tradicionales están pensadas para ser reproducidas en alta resoluciones y
generalmente se visualizan mal en las pantallas de los ordenadores, sobre todo en
pequeños tamaños, ya que las formas de los caracteres no han sido concebidas para
ser reproducidas en una pantalla de baja resolución.

Este factor ha hecho necesaria la creación de fuentes específicas para ser


visualiadas en el monitor de un ordenador, diseñadas para ser fácilmente legibles
en condiciones de baja resolución. Se trata de fuentes como Verdana, Tahoma
(sans serif) y Georgia (serif).

Mientras que las fuentes de impresión se tornan indefinidas e ilegibles al ser


sometidas a antialiasing para suavizar el escalonado de los trazos, en las
tipografías concebidas para su visualización en pantalla cada trazo y cada punto
encaja exactamente en la trama de pixeles que compone la misma.

1
Su diseño evita, en lo posible, las curvas, tendiendo a las líneas verticales u
horizontales, lo que hace que aparezcan nítidas y definidas en cuerpos pequeños.

Pixelización y antialiasing

Las fuentes diseñadas para pantalla presentan la


desventaja de que, al estar diseñadas para un
tamaño determinado, no es posible
redimensionarlas de forma correcta,
apareciendo los trazos verticales y horizontales
que las componen distorsionados.

Una solución posible sería redimensionarlas


exactamente con un múltiplo de su tamaño
natural, ya que coincidiría nuevamente con la
rejilla de píxeles de la pantalla, pero entonces
se ven pixeladas, con efectos de dientes de
sierra.

Esta efecto indeseado se puede eviar


mediante la técnica del antialiasing,
consistente en un difuminado de los bordes de
los caracteres, creando unos píxeles
intermedios entre el color del carácter y el
del fondo, para que el cambio entre ambos no sea tan brusco, con lo que se consigue
que se los márgenes se vean suaves y no en forma de dientes de sierra.

El antialiasing, también conocido como antialias, es un mecanismo muy utilizado en


el tratamiento de imágenes de mapas de bits, disponiendo casi todos los programas
gráficos de filtros específicos para su aplicación.

2
Por lo que respecta a los textos, los sistemas operativos suelen ofrecer opciones
de configuración del antialiasing para evitar su escalado en pantalla. En los sistemas
Windows, por ejemplo, se accede a esta funcionalidad desde Inicio > Panel de
control > Pantalla > Apariencia, donde suele haber un checkbox para habilitar el
antialiasing.

Como la aplicación de este método de visualización de textos es configurable por el


usuario, nunca podremos estar seguros de su activación, por lo que no sabemos de
antemano cómo se verán las fuentes en el monitor de cada usuario. Como
alternativa, podemos convertir los textos en imágenes, siempre que sean de corta
extensión (titulares cortos, cabeceros, etc.), ya que entonces sí que podremos
aplicarles el antialiasing y estar seguros de su visualización final.

Hinting

Otra técnica aplicable a las fuentes destinadas a pantalla es el denominado proceso


de hinting, indispensable para cualquier fuente que intente funcionar en cuerpos
pequeños y en dispositivos de baja resolución.

Es un método para definir exactamente qué pixeles se encienden para crear el


mejor dibujo posible de un caracter de tamaño pequeño a baja resolución. Como el

3
mapa de bits que dibuja cada signo en la pantalla se genera a partir de un dibujo
de línea o “ outline” , a menudo es necesario modificar este contorno para que la
combinación deseada de pixeles se encienda. Un “ hint” es una instrucción
matemática que se agrega a una fuente tipográfica con el fin de modificar el
dibujo de los caracteres en determinados cuerpos.