Está en la página 1de 1

Postítulo Mención en Lenguaje y comunicación

Seminario de Título
Carolina Alvarado
Valeria Macías
Claudia Pino
Tres estrategias para la motivación de la lectura

En la actualidad existe un gran problema en la mayoría de las aulas chilenas, la


desmotivación que presentan los alumnos y alumnas frente a la lectura.
A través de la siguiente investigación de carácter descriptivo, abordaremos tres
estrategias que fomentan la motivación por la lectura en alumnos de nb3.
Las tres estrategias que analizaremos son: El ambiente del lector, el canon
literario, las salidas pedagógicas a terreno.

El objetivo general de nuestra tesina es reflexionar acerca de la aseveración en la


cual se expone que el ambiente adecuado para la lectura, el canon literario
contextualizado y las salidas pedagógicas atractivas, son estrategias que motivan
la lectura en los niños de quinto básico de los colegios Alcántara de los altos de
Peñalolén, José Arrieta N° 712 y Santa María de las Condes.

El ambiente en el cual uno realiza el quehacer docente, incorpora recursos


humanos y recursos materiales, la utilización de estos es la labor del profesor.
Generar el clima de confianza, equidad, respeto cordialidad y acogedor, no es una
labor sencilla requiere de un conocimiento del curso amplio, y un manejo de grupo
que el docente debe producir en alguna temporada del proceso educativo,
primordialmente al inicio del año escolar, cuando ese clima esta desarrollado
apoyado de una serie de elementos y materiales, como el docente crea que es la
mejor manera de fortalecer esas habilidades sociales.

Es muy importante que un canon literario que pretenda fomentar la lectura, este
formado por variados textos, contextualizados a su realidad,, que sea amplio y que
a su vez sea transversal al currículum, sin dejar de lado los intereses de los
alumnos incorporando también una motivación previa a cada lectura, con la
aplicación de conocimientos previos.

La curiosidad y la duda, que puede generar una salida, también es un gancho que
debe utilizar el profesor para desarrollar un mayor interés en algún contenido todo
dependerá de la disposición que tenga el docente y de que tan preparado este
para facilitar una respuesta que genere un nivel de motivación hacia la lectura.

Estas tres estrategias tienen un funcionamiento efectivo de manera aislada como


en su conjunto, atreverse a incorporarlo a un quehacer diario es un desafío que no
es difícil que realizar, si pensamos que muchas veces lo utilizamos de manera
aislada, su aplicación trasversal le da mayor utilidad y alcanza mayor nivel de
compromiso de los estudiantes. No debemos olvidar que cada estrategia siempre
debe ser adecuada a cada realidad escolar.