Está en la página 1de 88

Educación,

y comportamientos Humanos

Biiiiiiip

1 d^ Í^ ^ ^ J
Com.s,on gg^ana d á ^ S É u c S ? ^
CATO RÍA

los Padres de Familia que con tanto


esfuerzo y sacrificio, envueltos en el
amor, construyen la primera escuela
de educación.

A todos los Profesores que con gran vocación


y responsabilidad van destruyendo la ignorancia
y construyendo paulatinamente, a través de los
valores humanos la personalidad de los alum-
nos.

A m a n d o Xavier Hernández Martínez y A todos los niños, principalmente los pobres,


Comisión Diocesana de Pastoral Educativa que sufren la carencia de los diversos recursos y
la incomprensión de los adultos, y cuyo futuro
Diócesis de Huajuapan de León, Oax. se fragua en la conducta de sus padres.

l e r a . Edición: A nuestras familias de los que integramos la Co-


Septiembre 2008 misión Diocesana de Pastoral Educativa a quie-
nes hemos sacrificado con nuestra presencia.
Diseño:
Luz Coral Reyes Martínez A nuestro Pastor Diocesano Monseñor Teodo-
graficoluz@hotmail.com ro Enrique Pino Miranda, que con su abnega-
da entrega a nuestra Diócesis, nos ha motiva-
do a realizar este modesto trabajo.
crea©
www.crea8.com.mx
(55)91 18 65 78
(722)2 10 20 52

• EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S •


SIGLAS Y ABREVIATURAS

GS Gaudium Et Spes,
LG Lumen Gentium,
DP Documento de Puebla,
DSD Documento de Santo Domingo,
CATIC Catecismo de la Iglesia Católica,
EJST Del encuentro con Jesucristo a la solidaridad
con todos.
EA Ecclesia in America
DA Documento de Aparecida
NMI Novo Millennio Ineunte.
PIEM Presencia de la Iglesia en el Mundo de la
Educación en México
CHL Christifideles Laici
GPCM Guía Pastoral para la Catequesis de México.
PT Pacem in Terris
EV Evangelium Vitae
FC Familiaris Consortio
RH Redemptor Hominis
CN Canon
EC Escuela Católica

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 5
En uno y otro campo y en muchos más posibles nos
podríamos ubicar. Buscar ha sido una de las caracterís-
ticas fundamentales de la existencia humana; pero no
toda búsqueda ha llegado a un puerto feliz. El hoy, no
es la excepción, las búsquedas han sido intensas, varia-
das y las propuestas nos han entretenido una y otra vez,
¡V M E J O R pero la aceptación no ha llegado a ocupar las mentes y
los corazones de los hombres.

INVERSIÓN.
Convencernos es mucho más que una aceptación. Esto
P es patrimonio de los que verdaderamente han entendi-
o do que la educación es el instrumento que nos permiti-
rá no solo engendrar nuevos seres en el presente, sino
abrir la esperanza del futuro. Pero, sin duda la pregunta
o se nos antoja: ¿Qué tipo de educación? Una educación
integral es conjuntar todos los elementos que necesita
la persona humana: Dios, naturaleza, familia, relacio-
nes etc. Y esto es lo que se pretende en este peque-
ño Libro educativo, que no agota todas las iniciativas,
pero que ofrece a la familia y a la comunidad educati-
"\T V"a no es extraño para nosotros acos- va elementos fundamentales que bien aplicados serán
\y tumbrarnos a escuchar la frase: como la siembra que el Creador del hombre, deposita
JLL ¡Como ha cambiado el mundo!. Pero en el corazón para que fructifiquen los valores que tan-
lo más trágico en todo esto es que detrás de to necesitamos.
la frase hemos querido esconder un sinfín de
justificaciones para no afrontar lo que la vida Que el tiempo y la dedicación del Pbro. Lic. Amando
nos solicita, por fortalecer y difundir los va- Xavier Hernández Martínez y la Comisión Diocesana
lores, hasta llegar a situarnos como "veletas de Pastoral Educativa puedan fructificar en la publica-
movidas por el viento". ción de esta obra y en la recepción que las familias y
las comunidades educativas puedan hacer de ella.
Es fácil por otra parte entretenerlos en despa-
rramar frases bellas, pensamientos positivos, Con mi bendición:
permanentes "gorgoteos", en donde los de-
dos señalan con insistencia que los males que
hoy nos aquejan sólo podrán ser subsanados
por la educación y si ambicionamos un fu-
turo mejor, la mejor inversión que podemos
•í-
Mons. Teodoro Enrique Pino Miranda
hacer es implementar recursos humanos, ins-
titucionales y económicos a una educación Obispo de Huajuapan de León, Oax.
de calidad que permita adentrarnos a un ma-
ñana sin tantos sobresaltos. i

6 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 7
GUÍA
METODOLÓGICA
EDUCACIÓN 3
^ 1 método es un camino y guía que nos lleva al objetivo
Y COMPORTAMIENTOS 3
M de un tema de reflexión o de estudio. Existen métodos
liberadores y oprimentes. El método del Documento
L = ^ d e Puebla; ver, pensar y actuar, es el que nos parece
HUMANOS -O
más adecuado para los temas de los capítulos 1, 2, 3 y 4, de O
ÍÉÉÉÉ^
la II parte, si los queremos estudiar en los colegios o en algún
grupo de estudio

VER. Este paso consiste en ver la realidad de cómo viven


nuestras comunidades en el asunto de la educación. Un ejem-
plo nos clarifica esto. Se puede empezar cada tema con una o
dos preguntas. Por ejemplo: ¿Cómo creemos que es una per-
sona educada? ¿Cómo se saluda la gente en esta comunidad, o
no saluda? Se deja al grupo que hable para sacar la realidad y
se hace una síntesis.
iendo la educación una actividad básica de la familia,
de la escuela, del Estado y de la Iglesia en sus dife-
PENSAR. En este segundo paso se trata de leer el tema y pre-
rentes niveles comunitarios, y de cualquier empresa,
guntarnos ¿Qué dice el tema? ¿Qué ideas nos gustaron más?
centro recreativo, centros de convivencias, de relacio-
Se hace una complementación por parte del dirigente del gru-
nes sociales, políticas y culturales etc. que forma al hombre
po, ya que es la iluminación que hemos de tener de cara a la
armónicamente en todos los aspectos de su vida y su persona,
realidad del primer paso. De aquí nacen las motivaciones para
manifestándose en valores y hábitos buenos, creemos que el
ser más educados.
presente trabajo Educación y Comportamientos Humanos,
puede ser un buen instrumento que ayude a encontrar la identi-
ACTUAR. Este tercer paso tiene como objetivo llegar a la dad de la educación integral, que se manifiesta ordinariamente
práctica y a la formulación de un compromiso, con algunas en comportamientos humanos vitales, generadores de justicia,
preguntas, por ejemplo: ¿Cómo vamos a vivir las grandes de igualdad, de paz y de bienestar.
ideas que hemos visto en el tema? ¿Qué propones para llevar-
las a cabo?
En el presente trabajo no queremos agotar exhaustivamente el
concepto de educación porque no es nuestra intención hacerlo,
De esta manera se pueden formular preguntas para cada tema.
sino manifestar un acercamiento a su concepto y proponer al-
Los primeros temas de la I parte, que hablan de la "Identidad
gunos pequeños temas, que nos dan la pista de cómo tomar
de la educación"; pueden servir como base y al mismo tiempo
adecuadamente actitudes humanas, libres y personalizantes,
como temas de lectura. Los capítulos, de la II parte que hablan
realizando nuestros actos personales de forma humana.
sobre los "Comportamientos humanos", son temas breves que
ayudan a la lectura y a la asimilación.

8 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 9
Después de la familia, creemos firmemente que la educación
se prolonga en la Escuela, principalmente en la Escuelas ca-
tólicas que tiene la Iglesia para llevar a cabo su tarea educa-
tiva. Por esta razón, las Escuelas parroquiales, además de ser
signos de educación católica, son centros de educación y de
evangelización sostenidos por las comunidades educativas y
por las autoridades educativas de la Diócesis, como son la
Comisión Diocesana de Pastoral Educativa y la Asociación
Civil Fomento Educativo en la Mixteca, quien respalda legal-
mente a muchas escuelas principalmente parroquiales.

Hemos querido en una primera parte acercarnos a la identi-


dad de la educación; en una segunda parte acompañar con
temas breves a las personas para asumir buenos comporta-
mientos humanos. Finalmente presentamos el proyecto de
Pastoral Educativa que propone la Diócesis de Huajuapan,
para el acompañamiento no sólo de las Escuelas católicas,
sino también de cualquier otro centro educativo.

Que este sencillo aporte sea de gran utilidad para que ayude
a educar a los niños, adolescentes y jóvenes de muchas fa-
milias y de muchas escuelas, tanto las dirigidas por el Estado
como las dirigidas por la Iglesia. Una adecuada educación
humaniza a la persona y la hace más bella y hermosa.

Amando Xavier Hernández Martínez

IDENTIDAD
DE LA E D U C A C I Ó N

10 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S
LA PASTORAL
EDUCATIVA
AL SERVICIO DE LA PERSONA

'1 título de este pequeño tema encierra dos


palabras: "Pastoral" y "Educativa". La palabra "pasto-
iral" encierra el concepto de pastor que alimenta, cui-
da, defiende, sana, protege y apacienta las ovejas. La palabra
"educativa" significa toda actividad humana personal y comu-
nitaria que "humaniza" y "personaliza" al hombre en todos sus
aspectos y dimensiones, orientándolo hacia su último fin.

1. Jesucristo gran Maestro que enseña y educa. Nos cuenta


S. Marcos en su Evangelio que las multitudes quedaban asom-
bradas de la doctrina que enseñaba Jesús. "Porque les enseña-
ba como quien tiene autoridad y no como ¡os escribas (Me 1,
22).

Jesús por su parte nunca se llamó a sí mismo maestro. El se


presentaba de esta manera: "Yo soy el camino"; "yo soy la
verdad"; "yo soy la vida" (Jn 14, 6). Además se presentaba di-
ciendo: "yo soy la luz", "yo soy el pan vivo", "yo soy la resu-
rrección". Las muchedumbres y sus adversarios sí le llegaron a
decir maestro, "didáscalos", "rabí" que significa maestro. ¿Por
qué tanta fama de Jesús? La respuesta no puede ser otra, sino
la de su trato y acercamiento humano y cálido que inspiraba
confianza a la gente. Mirando su modo de enseñar, sus parábo-
las y sus metáforas, podemos concluir que su pedagogía como
gran Maestro, fue la pedagogía del amor, la cual se centraba en
la realidad de las personas: sus experiencias del mundo y de la
vida, sus temores, sus luchas, sus aspiraciones, sus búsquedas,
su pobreza, su pecado.

EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 13
Jesús el gran pedagogo, el gran educador dialogaba con la gen- hace agente de salvación y de servicio. Lo perfecciona porque
te, tomaba en cuenta a la persona con un nombre, una historia armoniza todas sus potencialidades humanas, físicas y espiri-
y un lugar único en el plan de Dios. El sabía creer en las po- tuales. Lo ennoblece porque crea en él hábitos y virtudes hu-
sibilidades de cada uno, haciendo ver que la vida humana es manas como la prudencia, la sensatez, la atención, el respeto
el máximo bien, que puede construirse sobre valores humanos y lo dispone para el trabajo que lo plenifica. Lo hace crecer en
nuevos. Por el trato humano y personal, las personas se sentían humanidad porque valora su vida, su persona, su dignidad, sus
amadas de Dios y se buscaban para estar más cercanas unas de derechos, sus obligaciones, su sexualidad bien entendida y sus
otras e integradas a la comunidad (He 4,32). Los llamados por emociones bien encausadas. Todo esto es educar.
él, se sentían responsables de su libertad. En fin, Jesús como
buen maestro enseñaba a la gente a que tomara decisiones fren- En el caso de la educación católica, la cual pertenece a la ac-
te al servicio, al respeto y al crecimiento integral. A los Doce ción evangelizadora de la Iglesia, siempre hace referencia
los alentaba, pero también los corregía porque los quería dife- constante a Cristo y a su mensaje (EA 71).
rentes a los discípulos de los grupos religiosos de su tiempo.
Para el gran pedagogo Humberto Maturana, "Educar es crear,
Con gran confianza podemos afirmar que Jesús fue el "gran realizar y validar en la convivencia un modo particular de con-
humanizador" del hombre y el gran Hombre que iba persona- vivir". También es formar seres humanos para el planeta. Es
lizando a todo ser humano, como en el caso de los leprosos y importante lo que se plantea Jacques Delors al referirse a cuatro
de las mujeres que caían en grandes pecados. Por su paso iba pilares de la educación que se entrecruzan entre sí y no pueden
logrando el desarrollo pleno del pensamiento, de la voluntad, estar uno sin el otro. Ellos son: "aprender a conocer", "aprender
del amor, de la libertad, del respeto, de la comprensión y de la a vivir juntos", "aprender a ser" y "aprender a hacer".
comunión con el entorno social. Hoy podemos afirmar que en
esto consiste la educación integral. Por estas razones la educación que no consiste sólo en la ad-
quisición de conocimientos y habilidades (DA 328), sino en
2. La Iglesia Maestra de educación.- Para la Iglesia, la educación, inculcar todos los valores humanos haciendo un proceso lento
es parte integrante de su misión evangelizadora, la cual es cumpli- y complejo que pide mucha sabiduría, paciencia y perseveran-
miento de la misión del Señor Jesucristo Maestro (DP 1012). cia, sin perder la mirada de lo que es en verdad la educación.

La educación está llamada ante todo a transformarse, en un lu- Educar es extraer toda la riqueza y potencialidades que Dios le
gar privilegiado de formación y promoción integral, mediante ha dado a todo ser humano. Educación viene del verbo latino
la asimilación sistemática y crítica de la cultura, cosa que logra "educere" que significa: sacar, extraer. Es llevarlo además, ha-
mediante un encuentro vivo y vital con el patrimonio cultural. cer frente, a todas las dificultades que va encontrando en su ca-
Esto supone el encuentro con los valores perennes en el con- mino. Es transformar constructivamente situaciones causantes
texto actual (DA 229). de sufrimientos y de daños, que amenazan el desarrollo integral
humano, principalmente de los niños, adolescentes y jóvenes.
La educación es una acción personal, comunitaria y compleja A esta actitud de enfrentación, de lucha y de reconstrucción,
que tiene su lugar primario en la familia, considerándola como algunos autores la han llamado "resiliencia", considerada al
el primer agente de la educación de los niños, adolescentes mismo tiempo como capacidad y potencial, para superar mu-
y jóvenes. La Iglesia que es maestra de humanidad, cumple chas dificultades y problemas que conlleva la misma vida.
su misión educadora cuando evangeliza y logra la conversión
integral del hombre. Por lo tanto, lejos de huir de las realidades, éstas han de servir
para optimizar la vida, aprendiendo de ellas a sacar provecho
Cuando esto se da, también lo educa, ya que la evangelización y a salir satisfechos consigo mismos. La educación es un gran
"humaniza", perfecciona y ennoblece al hombre, porque lo desafío para la familia, para la sociedad y para las instituciones
educativas.

4 • EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 15


persona misma, educar su propia vida y su propia persona, ob-
viamente ayudada de la familia, del Estado y de la Iglesia.

La educación promueve el desarrollo del pensamiento y de


•LA EDUCACIÓN la libertad.- La educación desarrolla la inteligencia, el pensa-
miento, la memoria, la imaginación, la fantasía, la capacidad
CATÓLICA de entender y razonar. La libertad de la persona es un don que
la capacita para discernir entre el bien y el mal. Por naturaleza
la persona opta por lo mejor: una mejor familia, una vida de
calidad. La libertad da la capacidad de elegir el máximo bien
con plena voluntad.

La educación va transformando la persona, la va presentando


más responsable y bella en la familia y en la sociedad. La edu-
cación es un proceso de crecimiento y acompañamiento. Por
ejemplo, en un arbolito cuando se descubren sus brotes, se le
pone un poco de agua, se le protege, se le cuida y llega a hacer
dilCar eS obtener una formación integral profunda con un gran árbol, que da sombra y hermosura a toda la casa. De
disciplina desde la niñez, la adolescencia y la juventud. Es manera semejante la educación lleva un proceso que va trans-
mccesario comprender el origen de la palabra educación. formando paulatinamente a la persona.
Esta viene de tres vocablos griegos: "Paideuo" que significa
formar, "Paideía" que significa acercamiento, formación, edu- La educación hace fructificar en la persona hábitos de
cación; "País"que significa niño, muchacho, infante. comprensión y comunión.- Esto quiere decir que podrá en-
tenderse así misma, entender e intuir los deseos y las nece-
L- Concepto de educación.- El Documento Aparecida en sidades de sus hermanos para ayudarlos y vivir en armonía
continuidad con Puebla (1979), presenta la educación de esta con ellos. La educación crea una espiritualidad de comunión,
manera: "La Educación "humaniza" y "personaliza" al ser ya que ésta debe entenderse como principio educativo (NMI
humano, cuando logra que éste desarrolle plenamente su pen- 43). La educación cristiana pretende la formación integral del
samiento y su libertad, haciéndolo fructificar en hábitos de hombre y abarca los aspectos: intelectual, espiritual, moral, re-
comprensión e iniciativas de comunión con la totalidad del ligioso, cívico, social y cultural, etc.
orden real. De esta manera el ser humano humaniza su mun-
do, produce cultura, trasforma la sociedad y construye la his- Hoy existe un concepto insuficiente de la educación llamán-
toria" (DP 1025; DA 330). dola y haciéndola consistir en "una mera instrucción o apren-
dizaje" sin importar los valores humanos y los buenos hábi-
La educación es una actividad humana compleja y sublime, tos. Por ejemplo, se dice que una persona es educada cuando
que sólo la realizan los seres humanos de forma personal y co- posee una instrucción académica, un título profesional, pero
munitaria. No pueden ser educados los animales, ni las plantas. esta persona podrá ser un buen profesionista o incluso un gran
Los animales se domestican. A las plantas se les poda y basta. científico muy reconocido, pero si no tiene valores humanos,
La educación Humaniza. Porque a través de ella el hombre se ni buenos hábitos, es posible que el conocimiento que posee lo
hace más humano, primero consigo mismo y por consecuencia utilice inadecuadamente. Con este ejemplo, no se menosprecia
con los demás seres humanos y con la creación entera. la importancia del conocimiento intelectual sino se enfatiza la
vivencia de los valores.
La educación Personaliza. Porque la persona al reconocer
su valor y su altísima dignidad, es porque reconoce que ella La educación desempeña un papel importante, ya que de ella de-
es imagen y semejanza de Dios (Gn 1, 26). Esto le exige a la penden las buenas relaciones, la convivencia y la vida en comuni-

16 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C 1 Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 17
dad. Hoy circula la idea de que la educación con valores y hábitos
buenos ya pasó de moda, que es algo anticuado, pero los valores
y hábitos en una persona educada siempre serán actuales.

II.- Cuatro valores fundamentales y trascendentes en los


que hay que educar. Algo se conoce como valor cuando da
LA E D U C A C I Ó N
vida, fuerza, nobleza. Por el contrario, un antivalor es cuando EN LA P R E D I C A C I Ó N
da muerte, destrucción. Considero que la educación es para tener Y LA ENSEÑANZA
sana convivencia humana. El Papa Juan XXIII, en su Carta Encí-
clica Pacem in terris 35, habla de cuatro pilares que sostienen la
convivencia civil, es decir, la convivencia de la sociedad.

La verdad es fundamento de convivencia cuando cada in-


dividuo reconozca, en debida forma, los derechos que le son
propios y los deberes que tiene para con los demás. S. Pablo
dice: "Despójense de la mentira, hable cada uno la verdad con
su prójimo, pues todos somos miembros unos de otros" (Ef 4,
25). Así habrá una sociedad civil ordenada y congruente con la
dignidad humana. De hecho la verdad incluye la justicia, y el
amor tiene como fruto la libertad. nO de los ministerios más importantes de
t la Iglesia, es la predicación. La predicación es un me-
La justicia edifica la convivencia humana, cuando cada uno v ^ y dio de educación que puede darse de manera informal,
respeta concretamente los derechos ajenos y se esfuerza por formal y ocasional. La predicación informal es la que se da en
cumplir plenamente los mismos deberes con los demás. El res- la familia y en el medio de la religiosidad popular. Este tipo
peto a todos los bienes del hombre y de la sociedad es la mani- de predicación o enseñanza está al alcance de todos. Todos los
festación de la verdadera justicia. bautizados podemos darla.

El amor es otro pilar de la convivencia. El amor será realidad La predicación o enseñanza formal es la que se da en la escuela
cuando la gente sienta las necesidades de los otros como pro- y en los centros de catequesis, de manera programada, progre-
pias, y comparta con ellos lo que posee, empezando por los va- siva y sistemática.
lores del espíritu. El amor nos hace libres. El amor es la máxi-
ma propuesta de Jesús, que debe servir de señal para sus discí- La predicación o enseñanza ocasional es la que se da en los
pulos. En esto hemos de distinguirnos todos los cristianos. acontecimientos, por ejemplo, la predicación con motivo de
unas bodas de plata de matrimonio o de un maestro que ha en-
La libertad alimentará la paz en la convivencia humana, cuan- tregado su vida a la enseñanza durante veinticinco años.
do haya medios para alcanzarla, los individuos se guíen por la
razón, y asuman con valentía la responsabilidad de las propias San Pablo en la Segunda Carta a Timoteo 4, 1-4 dice a su ami-
acciones. Uno de los grandes dones que el Señor dio a todos go Timoteo Obispo: "Predica la Palabra de Dios, insiste a
los seres humanos, es la libertad. Al adoptarnos como hijos tiempo y a destiempo, rebatiendo, aconsejando, siempre con
nos hizo libres (Gal 4, 4). paciencia y preocupado de enseñar. Pues llegará el tiempo en
que los hombres ya no soportarán la sana doctrina sino que se
Estos cuatro valores presentan un gran desafío, a la educación inte- buscarán multitud de maestros según sus deseos. Estarán ávi-
gral de todas las personas que tienen deseos de la trascendencia. dos de novedades y se apartarán de la verdad para volverse
hacia puros cuentos ".

18 • EDUCACIÓN Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 19
En este texto encontramos una gran luz para poder educar en cristiana es la que da los contenidos y las enseñanzas de Cris-
estos tiempos tan difíciles que estamos viviendo. to. Hay muchos valores que forman una constelación ordena-
da explícita o implícitamente. Si esta ordenación tiene como
La principal preocupación de S. Pablo en los últimos momentos fundamento y término a Cristo, entonces esta educación está
de su vida, fue aconsejarle a Timoteo, discípulo suyo, que todos recapitulando todo en Cristo y es una verdadera educación
los cristianos predicaran la Palabra de Dios, siendo perseveran- cristiana; si no, puede hablarse de Cristo, pero corre el riesgo
tes e insistentes. S. Pablo dice, que la predicación deberá darse de no ser cristiana (DA 332). Es integral cuando abarca todos
en el momento oportuno, que puede ser la infancia o sea la etapa los aspectos: espirituales, intelectuales, científicos, culturales,
en la que se prepara para siempre el ser humano para vivir una éticos, familiares y cívicos de la persona.
vida plena. También puede ser cuando la persona vive momen-
tos difíciles, le puede ayudar a resolver favorablemente sus pro- En este contexto, los padres de familia son los primeros res-
blemas. Además que ésta puede ser a tiempo y a destiempo, lo ponsables de predicar a sus hijos la Palabra de Dios desde su
cual quiere decir que se puede dar a cualquier edad, en cualquier tierna edad. Enseguida los maestros de las escuelas deberán
momento, en cualquier lugar y de cualquier manera. continuar con esta enseñanza, usando el estilo de Jesús, quien
se acercaba con amor y respeto a las gentes para dialogar con
S. Pablo advierte además que llegará el tiempo en que los hom- ellas, aconsejándolas y haciéndoles ver, las consecuencias del
bres no soportarán la sana doctrina y buscarán otras doctrinas cumplimiento de los mandamientos del Señor y del buen uso
y otros maestros a su gusto; cerrarán los oídos a la verdad y de su libertad, y dejándolas en plena liberad porque las amaba
se volverán hacia las fábulas. Ese tiempo es el que estamos con profundidad.
viviendo ahora, buscamos un consejo con las personas que nos I
den la razón, y si alguien nos advierte lo contrario a lo que S. Pablo cuando escribe a los Efesios acerca de los padres de
queremos, cerramos los oídos a la verdad. Tratamos de buscar familia dice: "Padres no hagan con sus hijos unos rebeldes
la novedad, lo que no cuesta ni compromete, de manera que se sino que edúquenlos usando las correcciones y advertencias
acomode a nuestras exigencias y así creemos que aceptamos que puede inspirar el Señor" (Ef 6, 4). Con estas inspiracio-
el mandato del Señor. nes y correcciones del Señor, los padres hoy deben educar a
sus hijos. La Palabra de Dios da a la corrección y a la educa-
S. Pablo usa otros verbos combinados con la proclama de la ción un nuevo horizonte. Los padres de familia, los maestros
Palabra de Dios. Ellos son: "Timoteo arguye, reprende, ex- y todos los educadores servidores de la Palabra de Dios, debe-
horta con toda paciencia". La riqueza de estos verbos es im- mos utilizar un lenguaje claro, sencillo, respetuoso y sincero
portante: argüir que significa argumentar; reprender es igual a de acuerdo a las personas a quien va dirigida la predicación.
corregir, hacer ver cuándo se hace el mal y cuándo se hace el
bien; exhortar que equivale a promover, animar. San Pablo dice que la predicación que está basada siempre en
la Palabra de Dios engendra y hace crecer la fe (Rom 10, 17).
Estas advertencias no pueden dejar de estar en el recinto de la Con la fe, la educación se irradia sin límites por todas las di-
familia por ser el primer espacio de educación. Tampoco pue- mensiones de la vida de las personas.
den estar ausentes en el recinto de una Escuela católica, ya que
ella es espacio segundo de la educación, por confiarle la Igle-
sia el cuidado de una educación católica, cristiana, integral.

Cuando hablamos de la Escuela católica, estamos hablando


de las enseñanzas que debe abarcar la educación para todos
los aspectos en favor de la vida del hombre. La educación

20 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 21
Escuelas católicas favorecen y fortalecen su vida cristiana.
EL M A E S T R O El Papa Juan Pablo II, en su II Vista a México en 1990, en su
discurso que daba a miles de profesores mexicanos, en Aguas
CATÓLICO Calientes, decía: "La mejor pedagogía y el mejor método de
DE CARA A LA educación es el amor a los alumnos, la autoridad moral con
que enseñan y los valores que encarnan en ellos ". Para el gran
PASTORAL EDUCATIVA pedagogo Humberto Maturana, "El auténtico educador crea,
realiza y valora en la convivencia un modo particular de con-
vivir y así contribuye a la civilización del amor'". Esto es lo
que hace el verdadero maestro.

Los profesores católicos para alumnos católicos, realizan la edu-


cación como la entiende la Iglesia: como una acción personal y
comunitaria, que crea y se cimienta en los valores universales y al
mismo tiempo se va expresando en una red de hábitos buenos.

Los profesores católicos tienen como modelo a Cristo, sobre


todo en el modo de tratar a los alumnos. El trato amable de
Jesús, sus actitudes llenas de verdad y de vida, de esperanza
y alegría, inspiraba confianza a todos. Su lenguaje era claro y
sencillo; sus palabras atinadas para enseñar mediante parábolas
'1 maestro de una Escuela católica, es un agente o y metáforas; sus gestos y signos sobre todo con los pobres, ha-
misionero de pastoral educativa. Es una persona bau- cían que él fuera conocido como el enviado del Padre para pre-
t i z a d a que ofrece sus servicios a la Iglesia y en nombre dicar el Reino. Por esta razón la formación cristiana de docen-
de ella, educa y enseña con los principios del Evangelio y las tes es una tarea importante de la pastoral educativa (DA 337).
enseñanzas de la Iglesia.
2. La Pedagogía de Cristo y la pedagogía del maestro ca-
1. Los maestros de una escuela católica continúan la obra tólico.- La educación es una actividad humana al servicio de
de Cristo.- Los maestros de la Escuela católica son hombres las personas para que éstas puedan realizar su vocación y asu-
y mujeres que comprometidos con su fe, en espíritu de co- mir responsablemente sus tareas en el mundo y en la Iglesia.
munión, aman a la Iglesia porque se sienten parte de ella; la La buena educación propone valores y desarrolla el ser de las
consideran como madre y maestra de educación. Ellos realizan personas con todas sus potencialidades, para que puedan for-
la misión evangelizadora de la Iglesia, continuando así la mar criterios de juicio y tomar decisiones en la sociedad. Esta
misión de Cristo maestro en el mundo (DP 1012). educación necesita de una pedagogía excelente.

Los maestros de una Escuela católica con responsabilidad y La pedagogía es el medio por el cual la educación consigue sus
competencia profesional, se comprometen a realizar este tipo propósitos. Podríamos decir, que es una ciencia, una sabiduría
de educación con plena fidelidad a la verdad y a las normas y un arte que asegura el crecimiento integral de las personas.
de la Iglesia, sobre todo en materia de educación católica. Los Ella se vale de principios, de actitudes y de recursos prácticos
maestros que laboran en estas Escuelas, han de destacar por su orientados a la plena realización del hombre.
recta doctrina, por su integridad moral y por su espíritu de ser-
vicio a la sociedad. En suma, han de ser espejos vivientes donde A. Pedagogía del amor. El amor es el secreto más grande del
los miembros de la comunidad educativa, puedan ver la imagen hombre. El amor todo lo vence. Con amor y por amor, muchas
de Cristo maestro (Cn 803). Los maestros con su trabajo en las

22 • EDUCACIÓN Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 23
cosas grandes se puede realizar en la vida a favor de las perso-
nas. El amor es servicial, es decoroso, es paciente, no se enoja,
disculpa, no admite la envidia, no es jactancioso, no busca su
propio interés, se alegra en la verdad, no soporta el mal, todo
lo espera (ICor 13, 4ss) Un día Jesús dijo: "Ámense con el mis-
mo amor que yo los he amado " (Jn 15, 12) Amar a la manera
LOS J Ó V E N E S
de Jesús, es ser libre para dar la vida por los que amamos. Sólo PROTAGONISTAS
el que es capaz de amar puede servir. DE SU PROPIA E D U C A C I Ó N
B. Pedagogía centrada en las personas. Hablar por su nombre
a las personas, es un arte, gran tarea y exigencia para dar una
atención a todos y a cada uno. Las personas son iguales pero
al mismo tiempo diferentes. Tienen un nombre y una historia.
Tienen condicionamientos genéticos, familiares, culturales etc.
La pedagogía de Jesús, es paciente con el ritmo que cada uno
tiene en su crecimiento integral. Su atención a todos sin distin-
ción fue sumamente importante.

C. Pedagogía centrada en la libertad. El auténtico amor m

está lleno de verdad; por esa razón, la libertad que consiste T a juventud en el mundo, es una realidad de
en elegir lo correcto, el máximo bien, es producto del amor. cualquier época de la historia que no sólo integra un
La pedagogía debe enseñar a tomar decisiones libres y aceptar grupo de personas de edad cronológica, sino también
las consecuencias que de ellas se desprendan. El educador ca- es una actitud frente a la vida, en una etapa no definitiva sino
tólico confía en la capacidad de cada uno para ir haciendo su transitoria. La presencia de los jóvenes es una fuerza transfor-
propio camino. No espera más pero tampoco menos de lo que madora que puede ser en cierta forma positiva y negativa, de
cada uno puede hacer. acuerdo al encauzamiento y educación que la juventud haya
recibido en la familia, en la escuela y en la sociedad.
D. Pedagogía que crea relaciones nuevas. La persona es esen-
cialmente relacional. Cuando las personas se sienten amadas y La transformación social, quiérase o no, la van realizando los
aprenden a amar, comienzan a crear iniciativas nuevas para la jóvenes, porque en ella se fragua el futuro de las familias, de la
convivencia social, para los proyectos personales y para com- humanidad y del mundo. Si los jóvenes son ayudados a canali-
partir los bienes de la vida. Todo esto es fruto de relaciones zar sus energías, sus ilusiones, su espíritu de riesgo, aventura,
nuevas de respeto y de fuentes generadores de cosas nuevas. creatividad, inconformidad, alegría, espontaneidad, imagina-
De esta manera la educación resulta de calidad. ción, travesuras, estamos educando en algo interesante. Ellos
son muy sensibles a la solidaridad frente al bien de la comu-
E. Pedagogía centrada en los valores. No hay educción sin nidad y de su persona; pero también frente a la injusticia y a
valores. En esta perspectiva se ha de colocar toda la gama de la hipocresía que destruye la felicidad, anhelo tan deseado de
valores universales y trascendentes como: la vida, la persona manera conciente o inconciente de toda persona. Por lo con-
humana, la dignidad humana, el amor, la justicia, la igualdad, trario si los jóvenes no canalizan su dinamismo y sencillez a
la paz y el respeto por un lado. Por el otro lado, el valor de favor de su propio crecimiento en todas sus facultades: físicas,
Dios Trinidad, de la eternidad y de la trascendencia después intelectuales y espirituales, entran en un conformismo en cier-
de la muerte. Los valores o comportamientos humanos, con un to modo frustrante, que carece de sentido, sobre todo en esta
sinnúmero de detalles y hábitos buenos, hacen a las personas época posmoderna.
agradables y bellas (GPCM 116-120).

24 • EDUCACIÓN Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 25
1. Los jóvenes de cara a la sociedad.- Para algunos secto- vida" (ChL 46). La Iglesia es consciente de lo mucho que ha reci-
res de la sociedad, los jóvenes son objeto de consumismo, bido de los jóvenes, dándole el rostro de alegría y de esperanza.
mediante las modas y centros de diversiones. La creación de
centros nocturnos, facilita a los jóvenes la destrucción de los Pero también los jóvenes católicos para que sean coherentes
valores humanos. con su fe y protagonistas de su formación, tienen derecho de
que la comunidad cristiana les presente a Cristo vivo, único
La droga que carcome el cerebro humano fijando los días del salvador y amigo de los jóvenes, para que evangelizados sean
individuo, y los centros de vicios que oscurecen el futuro de misioneros y contribuyan con su respuesta de amor a Cristo, a
los jóvenes, son algunas veces medios de enriquecimiento para la liberación de los hombres, de las mujeres y de la sociedad,
algunos adultos, a sabiendas que los jóvenes son la primera llevando una vida de comunión y participación (DP 1166).
presa de ellos. De igual manera las ideologías relativistas que
se van enseñando en algunos centros educativos, conducen a Los jóvenes por estar en una etapa preciosa a los ojos de todos,
los jóvenes al odio, a la violencia y a la desesperación. Por otra tienen la responsabilidad del discernimiento y de una madurez
parte, los mismos jóvenes con el afán de experimentar el gozo afectiva progresiva, que los hace capaces de analizar y optar
de su libertad, inician un proceso de libertades mal entendidas, entre lo que es mejor para su propio desarrollo. Ellos saben
con el riesgo de echar a perder su vida que es regalo de Dios. por sí mismos que son capaces de distinguir entre la verdad
y el cinismo, entre el amor y el desamor, entre la libertad y
Actualmente sigue siendo de mucho valor la educación que se libertinaje, entre la obediencia servil y la obediencia servicial.
da en la familia, sobre el amor, la sexualidad, la sensibilidad, el El joven maduro, responsable y libre, razona y toma actitudes
desarrollo humano, la libertad, las decisiones y opciones fren- críticas sensatas, frente a los cinturones de miseria, de injus-
te a la vida. Obviamente que la sociedad debe colaborar en la ticias que presenta la realidad y principalmente frente a los
educación de toda la juventud. Además se requiere una espi- medios de comunicación social. En esta etapa los jóvenes son
ritualidad basada en el valor de la vida, de la persona, de su los primeros responsables de su propia educación.
dignidad, de sus derechos pero también de sus deberes. Tanto
a la familia como a la sociedad civil les corresponde proveer Cuando los jóvenes, cultivan la verdadera amistad, el verdadero
de varias formas de educación. "Los jóvenes tienen capacidad amor, la verdadera libertad y respeto a su misma sexualidad, se
para oponerse a las falsas ilusiones de felicidad y a los paraí- hacen protagonistas de la Nueva Evangelización llena de éxito,
sos engañosos de la droga, el placer, el alcohol y todas las principalmente de los mismos jóvenes, ya que los hombres y
formas de violencia " (DA 443). mujeres sensatos, están cansados de oír palabras y discursos
vacíos de contenidos. El mundo de los jóvenes se resiste a creer
Con mucha razón el Papa Juan Pablo II en su primera venida las palabras que no van acompañadas de testimonio.
a México decía: "En la dinámica acelerada de cambios, ca-
racterística de la sociedad actual, es necesario y urgente, que Nuestros obispos en Aparecida, Brasil nos dijeron: "Los jó-
sepamos crear un ambiente de solidaridad humana y cristiana venes representan un enorme potencial para el futuro de la
en torno al acuciante problema de educación de las escuelas Iglesia y de nuestros pueblos como discípulos y misioneros
superiores" (I Visita, 1979, 26, 12-17). En ellas los jóvenes de- del Señor. Ellos son sensibles a descubrir su vocación, a ser
sarrollan con mejor metodología sus diferentes capacidades. a amigos y discípulos del Señor Jesús. Están llamados a ser
centinelas del mañana comprometiéndose en la renovación
2. Los jóvenes en la Iglesia Católica. Para la Iglesia católica, del mundo a la luz del plan de Dios " (DA 443).
los jóvenes no sólo son objeto de sus cuidados pastorales, sino y
sobre todo 'sujetos' y protagonistas de su propia fonnación, del En este contexto es urgente proponer a los jóvenes el encuen-
descubrimiento de su "propio yo" y del "propio proyecto de su tro con Jesucristo vivo y su seguimiento en la Iglesia a la luz

26 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 27
del Plan de Dios, que les garantiza la realización plena de su
dignidad (DA 446c), con una pedagogía de "propuesta" no de
mandato ni de imposición.

De igual manera para su propio bien, urge hacer la propuesta


de educar en el 'amor ágape', en el trabajo, en la vida social, LA VIDA DEL JOVEN
en la vida cívica, en la política, en el bien común, en la cultu- AL SERVICIO DE LOS DEMÁS
ra de la vida, en la cultura del esfuerzo, del sacrificio, de lo
firme.

^reírte a muchos jóvenes que van por el camino


de los vicios, el desempleo, la droga, las pandillas, etc,
creo que en el fondo de su corazón, existe una gran ri-
queza como el servicio a los demás y la sed de Dios. En nues-
tro continente, el 59% de la población es de jóvenes de más
de 35 años. Además de que es una fuerza social y factor de
cambios sociales y culturales. En los jóvenes principalmente
los que se han encontrado con Cristo, se fundan la esperanza
y las expectativas de un futuro de mucha solidaridad, de gran
compromiso y de una profunda amistad, al grado que esto re-
dunda en bien de todos.

1. La juventud un tiempo privilegiado. Los jóvenes viven


una etapa marcada por la alegría y constituyen una fuerza ex-
cepcional, capaz de cambiar un mundo deshumanizante a un
mundo más humano, más noble, más solidario; porque los jó-
venes odian la hipocresía, aman a Dios y a Cristo, porque se
dan cuenta que Dios los ama y que en él descubren para qué
sirve su vida.

Los jóvenes sin dejar de ser destinatarios de la evangelización


son sujetos activos, protagonistas de servicio y renovación
social. Su vida está enmarcada dentro del tiempo de creci-
miento, como Jesús que crecía en edad, en sabiduría y gracia
ante Dios y ante los hombres (Le 2, 52). El joven en la medida
que va creciendo integralmente va encontrando el sentido de la
vida. Al mismo tiempo que descubre su "yo", se da cuenta que

28 • EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S •
para su predicación. El joven que sirve a sus hermanos, pone
su vida la puede donar en servicio a los demás, porque en el su vida en las manos de Dios y de María.
fondo son generosos y solidarios.
María Santísima en su juventud, cuando tenía otros planes de
Los jóvenes viven un tiempo de profunda sensibilidad fren- vivir su soledad como soltera, Dios le pidió un servicio de mu-
te a la justicia, al amor, a la igualdad, a la no violencia y a la cha trascendencia, que prestara su vida, su cuerpo, sus entra-
paz. El joven se irrita ante el maltrato del otro, la injusticia ñas porque ahí se encarnaría su Hijo. María no tuvo temor de
y la mentira. Cuando esto acontece está dando vida, está al entregar su vida, después de pensarlo: "Yo soy la servidora del
servicio de sus hermanos y se pone al lado de los pobres para Señor que se cumpla su deseo y sus planes. (Le 1, 26ss).
defenderlos.
Jesús fue al desierto porque quería fortalecer su dimensión hu-
Los jóvenes viven un tiempo en el cual su corazón está mana, vence las tentaciones porque quiere servir a todos dando
abierto al compañerismo, a la fraternidad, a la amistad, al no- vida y dando su vida.
viazgo. De esta manera, su vida sirve para crear la civilización
del amor que consiste en que todos hemos de ser tomados en Pasó haciendo el bien a todos; habla a los niños y los pone
cuenta, donde nadie impone su poder, su saber, su tener y su de ejemplo de limpieza, a muchos jóvenes maduros los in-
poder. vita a seguirlo, se pone al servicio de los pecadores, y hasta
llega a afirmar: "Yo no he venido por los justos sino por los
Los jóvenes viven un tiempo caracterizado de tentaciones pecadores". "Yo no he venido para ser servido, sino para
propias de su edad, marcado por desilusiones, miedos, servir y dar la vida por muchos" (Mt 20, 28). "Yo he venido
grandes inquietudes y opciones, a tal grado que llegan a tomar para que tengan vida y la tengan en abundancia". "Yo doy
un estado de vida (Ch L 46). mi vida por mis ovejas ". "Mi Padre me ama porque doy vida
para recobrarla después ". "Nadie me quita la vida, yo la doy
Frente a estas realidades, S. Juan que de joven experimentó voluntariamente ". "Tengo poder para darla y poder para re-
el amor de Jesús, dice: "Les escribo, jóvenes porque han ven- cobrarla ". "Esa es la orden que he recibido de mi Padre " (Jn
cido al maligno, les escribo jóvenes, porque han conocido al 10, JO- 18). Jesús fue llevado a la cruz dando vida y dejándola
Padre, les escribo jóvenes porque son fuertes y la Palabra de en la Eucaristía. El es modelo de donación de vida para todos
Dios habita en ustedes" (Un 2, 13ss). los cristianos. Quien da vida ha encontrado la felicidad.

2. Cristo y María modelos de los jóvenes. Jesucristo siendo Tanto el hombre como la mujer, sean solteros, casados, viudos,
un joven maduro, hijo de María, es modelo de servicio para la sacerdotes, religiosos, religiosas, en el estado y circunstancias
vida de todos los hombres. que vivan, todos están llamados a dar vida a los demás y re-
partirla con prudencia, ya que esa es la misión del bautizado.
Desde adolescente, Jesús tuvo la iniciativa de predicar el De aquí debe nacer el lema de los cristianos: "servir". El secre-
Evangelio del Reino a los doctores de la ley. ¿Qué nos sabes, to más grande que da alegría, contento, felicidad, es dar vida a
madre, que yo debo ocuparme en las cosas que son de mi Pa- los demás. Jesús dice que el que da la vida por sus amigos ese
dre? (Le 2, 49). Estas fueron sus palabras ante la búsqueda de tiene mucho amor (Jn 15, 12-13). Por esta razón quien da vida
sus padres cuando aún tenía doce años. Como un joven adulto, a los demás, ha encontrado el único camino de realización
para iniciar su servicio pastoral a favor de todos los hombres y personal plenificada. Dar significa alentar, consolar, ayudar,
mujeres de su tiempo, en el bautismo, en el río Jordán, Dios motivar a las personas.
lo dio a conocer diciendo: "Tú eres mi Hijo amado, mi elegi-
do" (Me 1, 11). Y envío sobre él, el Espíritu Santo en forma de Muchas veces el mundo escuchó al papa Juan Pablo II, en
paloma. Con esta fuerza y con la fuerza del desierto, se preparó diferentes partes de la tierra, hablar abiertamente a los jóvenes

• E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 31
a quienes decía: "Su inconformidad frente a las actitudes que
no dan vida; su creatividad, su sinceridad y autenticidad sin
rodeos, deben llevar a no destruir sus cualidades, sus capaci-
dades y valores que deben poner al servicio para destruir los
poderes del mal. No se dejen engañar por la droga seductora
y asesina; por la fuerza del hedonismo y de las pasiones; por
LA IGLESIA
la prepotencia irracional de la violencia. Ustedes son los pre- Y E D U C A C I Ó N POLÍTICA
dilectos de Dios y de Cristo. Ustedes tienen muchas cosas que
decir a la Iglesia y la Iglesia que decir a ustedes " (Segunda
Visita Pastoral a México, 1990).

¡Jóvenes! busquen en su Parroquia o Rectoría su formación


cristiana integral para servir mejor a los demás ¡Sean felices
dando vida a su vida y dando vida a los demás!

,uizá sorprenda a algunos el título del tema o


| el mismo contenido, sobre todo, cuando escuchamos
frases como esta: "La Iglesia no debe meterse en po-
H
líticá r~?Jno no sabe si se refiere a los clérigos, (al clero o sa-
cerdotes) o a la comunidad donde existen tantos católicos que
forman la Iglesia. Pero sobre todo, cuando muchas comunida-
des o municipios, eligen a sus autoridades civiles municipa-
les para servir a favor del bien común y en el gobierno de las
mismas, entonces se da una efervescencia de lenguajes. Es
necesario y útil pensar en unas cuantas líneas, sobre los va-
lores de la autoridad, del bien común y de la participación
política. Estas grandes áreas son como las coordenadas de la
acción política que hemos de educar en todos, sobre todo en
los centros educativos.

La autoridad. La autoridad nace desde el momento que el


hombre comienza a vivir en sociedad. El hombre ha sido crea-
do para vivir en comunión con sus semejantes. La Iglesia desde
siempre ha considerado en su caminar, que una sociedad bien
ordenada y fecunda requiere gobernantes, investidos de legí-
tima autoridad, que defiendan las instituciones y consagren, en
la medida suficiente, su actividad y sus desvelos para provecho
común (PT 46).

Algunos pensadores comentado a San Pablo en su carta a los


romanos, dicen que ninguna comunidad humana puede desa-
rrollarse en el bien común si no tiene alguna autoridad que la
gobierne, y toda autoridad que los gobernantes poseen, provie-

32 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 33
ne de Dios (Rom 13,1-6). Consideramos que esto es cuando los misma debe evangelizar la totalidad de la existencia humana,
gobernantes han sido legítimamente constituidos. Además el incluida la dimensión política (DP 515).
hombre es esencialmente social y a la vez relacional, él mismo
con sus semejantes, forman comunidad y viven la vida social. La Doctrina Social de la Iglesia distingue, dos conceptos de
política: la política en su sentido amplio que mira el bien co-
Esto requiere, sin duda alguna, un gobernante que promueva mún de todos y de todas las sociedades. En este sentido, toda
a todos hacia el bien común de la sociedad, de la promoción la Iglesia, incluyendo Obispos, sacerdotes, religiosos, religio-
de la dignidad de la persona, la defensa de la vida y los dere- sas, grupos y asociaciones laicales o de cualquier otro tipo,
chos humanos. Cabe mencionar que desde el Papa León XIII, está obligada por su misma esencia social, a participar en este
(1891), el Magisterio Social de la Iglesia que impulsa esta doc- tipo de política, llamada también "política social" o "política
trina, se ha venido desarrollando de día en día, hasta llegar del bien común".
a tener su discurso teológico llamado "Doctrina Social de la
Iglesia", tan recomendada en los documentos de la Iglesia.. Más aún, la Iglesia, reconoce otro tipo de política, la llamada
"política partidista o de partidos políticos" que incumbe más
Política del bien común. Toda autoridad, está para promover directamente a los laicos. A los cristianos laicos, por su condi-
el bien común, el cual está íntimamente relacionado con la per- ción laical, corresponde constituir y organizar partidos políti-
sona. El bien común y la persona, son las dos grandes coorde- cos con sólida doctrina y estrategias adecuadas para alcanzar
nadas que deben procurar toda autoridad y toda acción social. el bien común (DP 524) de la sociedad y no sólo el bien común
El bien común de la sociedad, para quienes están todos los del partido en que militan. En este tipo de política partidista,
gobernantes, partidos políticos y todos los ciudadanos, es el los Obispos, los presbíteros y los diáconos por su misma con-
conjunto de condiciones de la vida social, que permiten a los dición de ser factores de unidad de las comunidades, deben
grupos y a cada uno de sus miembros, conseguir más plena y abstenerse de militar en este o en aquel partido político.
fácilmente su propia perfección y bienestar familiar fGS 26).
La Iglesia exhorta a sus hijos que militen en partidos políticos,
Todo grupo social, enseña la Iglesia, debe tener en cuenta las para que promuevan la justicia social y la política del bien co-
necesidades y las aspiraciones de los demás grupos humanos, mún. De esta manera se puede lograr la convivencia humana
más aún, debe tener en cuenta el bien común de toda la familia que tanta falta hace para los niños, los jóvenes, los ancianos y
humana, formada por todas las familias del mundo. Aquí no los pobres.
se ve el tipo de religión y de cultura, de este pueblo o aquel.
El bien común afecta a la vida de todos y está orientado, so- Nuestros Obispos en la V Conferencia del Episcopado Latino-
bre todo, al respeto de la vida humana, de la persona y de su americano y del Caribe (2007), sin desconocer la regresión po-
dignidad. lítica autoritaria en algunos países, la violación de los derechos
humanos y la corrupción en la sociedad y en el Estado, hacen
Participación en la vida política. La dimensión política del algunas constataciones importantes positivas, gracias a la par-
hombre es constitutiva a su ser, es decir, es esencial a todo ticipación de los ciudadanos, como: el progreso democrático
hombre y representa un aspecto relevante en la convivencia hu- en los procesos electorales, esfuerzos de Estados por fortale-
mana de cualquier comunidad por muy pequeña que parezca. cerse mediante políticas públicas: salud, educación, seguridad
alimenticia, promoción de la economía, fortalecimiento de la
En estos asuntos, de los que depende el progreso de los pue- democracia participativa de la sociedad (DA 74-76).
blos en sus aspectos político y económico, la Iglesia tiene el
deber y el derecho de estar presente en este campo tan compli- En cualquier Iglesia Particular en su trabajo pastoral, debe
cado como es la participación política, ya que por su vocación trabajar incansablemente por educar la conciencia social del

34 • EDUCACIÓN Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S •
Pueblo de Dios, mediante el horizonte social de la fe y del
Evangelio. A esta enseñanza todos los cristianos y hombres
de buena voluntad deben sumarse a los esfuerzos de las auto-
ridades municipales, a las iniciativas sociales de los partidos
políticos, participando y promoviendo responsablemente el
bien común. Vale la pena educar a nuestros pueblos cuando se
SUBJETIVISMO
tiene claridad de lo que es la verdadera política. Y RELATIVISMO,
GRANDE DESAFÍOS

'stamos viviendo tiempos sumamente difíciles


donde cada uno tiene su verdad o cree tener la verdad,
i dando la impresión de que se quiere hacer de la verdad
lo que a cada uno le agrada o le da la gana. Este mundo
está pasando por el subjetivismo, el cual tiene como criterio
de verdad al sujeto: lo que para uno es bueno, para el otro es
malo, según convenga o no. Pero también está pasando por
el fenómeno del relativismo, que tiene como criterio de ver-
dad a las circunstancias de las personas: todo depende de las
circunstancias para que algo sea bueno o malo. Cada uno hace
su verdad.

Frente a estos fenómenos, la gente se pregunta ¿Qué es la ver-


dad? Una y otra vez recurre al diccionario y se encuentra que
la verdad es la conformidad de lo que se dice con lo que se
piensa y se siente. Es la realidad misma. Un día Jesucristo le
dijo a Tomás, uno de sus discípulos, "Yo soy la verdad" (Jn 14,
6), en cuanto que él enseñaba y encarnaba las enseñanzas de
Dios. Otro día en el juicio de Pilato, Jesús se presentó como
testigo de la verdad divina, "Para eso nací y yo vine al mundo
para ser testigo de la verdad; todo el que está a favor de la
verdad escucha mi voz" (Jn 18, 37).

36 • EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 37
Ante la pregunta de Pilato, qué es la verdad, Jesús calla, por- verdad cuando expone un hecho como ha ocurrido. La ver-
que él es la verdad, su testimonio define la verdad por así de- dad de su declaración se mide por la realidad dada, accesible a
cirlo. En él está presente la verdad divina, él es lugar histórico cualquiera y queda confirmada como algo verdadero y exacto,
de la verdad. En el diálogo con Jesús, Pilato entiende la verdad sin error, sin falsedad. Ante la verdad de ese juicio se exige
como un 'qué objetivo', pero al mismo tiempo va cayendo en decir sólo y todo lo que ha ocurrido. Es más, la declaración de
la cuenta que la verdad está en la persona de Cristo. lo ocurrido es verificable.
I
La verdad se manifiesta en las palabras de Jesús, en sus obras, La verdad y la realidad están íntimamente unidas, lo mismo
en la entrega de su vida. La verdad en Jesús se opone rotunda- que la verdad y el amor. El criterio de verdad según Cristo, de
mente al poder de la mentira. Verdad y mentira, hoy aparecen hacer verdadero al hombre, está en que ella lo hace al mismo
como dos poderes frente al ser humano. Verdad, luz y vida tiempo libre. Vivir en la verdad es vivir en la libertad. La ver-
están por un lado; mentira, tinieblas y muerte por el otro. Esto dad se expresa en la sinceridad, en la honradez, en la autenti-
ha acontecido frente a los defensores de la vida humana y entre cidad, en la congruencia, en la fidelidad frente a uno mismo
aquellos que han estado a favor de la muerte. y a los demás.

Jesús con seguridad y fuerza a sus seguidores, les promete una Esta es una gran tarea para todos y de modo especial para la
verdadera libertad si aman la verdad: "Si se mantienen fieles a Iglesia. Hoy es urgente tener mucho amor a la verdad y toda la
mi palabra serán verdaderamente mis discípulos, conocerán la verdad en el amor. Esto tenemos que inculcar. Este es un gran
verdad y la verdad los hará libres " (Jn 8, 31-32). Hoy el mun- desafío de la educación.
do está cayendo en el poder de la mentira, y por esta razón se *
pierde el sentido dé la vida y el sentido de la felicidad. Mucha
gente no es feliz porque no vive la verdad de las cosas, de la fe, I
de la esperanza y del amor. Existen muchas ofensas a la verdad, t
la cual "es lo que es y no puede dejar de ser lo que es".

La mentira o falsedad, desmorona y aniquila a la persona, a la


i
familia y a la sociedad. Frente a un mundo confundido donde
se duda de todo y se pone en tela de juicio la verdad, se hace
necesario seguir a aquel que dijo: "Yo soy la verdad". En la
verdad se encuentra la verdadera libertad, no el libertinaje. La |

libertad engendra felicidad, paz interior, bienestar porque ella


elige lo mejor. Esta es la propuesta de Cristo que es la verdad
plena, que no puede mentir, por eso mismo aborrece la mentira
que envuelve a tantos y que los destruye.
i
I
Pero ¿Qué es la verdad? Consideramos que es buena la defini-
•y
ción que se remonta a Aristóteles y a Santo Tomás de Aquino:
"Veritas est adaequatio rei et intelectos". En otras palabras, la i
verdad es la "adecuación o coincidencia entre el pensamiento
y el objeto", En este contexto se puede afirmar que una pro- I
puesta es verdadera cuando el objeto que se expresa es real.
En un juicio, por ejemplo, se entiende que el testigo dice la

38 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 39
COMPORTAMIENTOS
HUMANOS
CAPÍTULO I

EDUCACIÓN
Y SOCIEDAD
LA E D U C A C I Ó N
H U M A N I Z A LA SOCIEDAD

as escuelas en nuestros municipios y parroquias,


son grandes oportunidades para humanizar a las comu-
zinidades. Ellas son símbolos de educación pero también
son espacios de las mismas. Detrás de cien niños, por ejemplo,
están por lo menos 60 familias. Si las multiplicamos por cin-
co personas tenemos 300 personas a quienes llega el influjo
y proceso de humanización. Si estas 300 personas siguen hu-
manizando tendremos en un corto plazo una comunidad más
humana y más digna para vivir.

¿Qué es humanizar? Los Obispos reunidos en la V Conferen-


cia Latinoamericana en Aparecida Brasil, retomaron el con-
cepto de educación del documento de Puebla, fruto de la III
Conferencia Latinoamericana y que ahora insisten diciendo:
"La educación humaniza... al ser humano cuando logra que
éste desarrolle plenamente, su pensamiento y su libertad, ha-
ciéndolo fructificar en hábitos de comprensión y en iniciativas
de comunión con la totalidad del orden real. De esta manera
el ser humano humaniza su mundo, produce cultura, transfor-
ma la sociedad y construye la historia" (DA 330) Esta misma
definición aparece antes, pero considero que es necesario re-
flexionarla una y otra vez.

Más concretamente, ¿Cómo entendemos esta humanización?


Hacer humana a la persona, es enseñarle a pensar; a desarrollar
todas sus facultades; a tomar decisiones libres para el bien de

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 45
los demás y de su propia persona; a ser activa y dinámica; a
participar en comunidad, a trabajar; a tener buenos comporta-
mientos en las diversas circunstancias de la vida; a tener un
gran corazón y enseñarle a amar.
LA EDUCACIÓN
Humanizar, sobre todo a los niños y adolescentes es: enseñar-
les aprender a aprender; a tener de qué vivir; a vivir y a convi- m INSTRUYE,
vir. Cuando el ser de la persona se desarrolla sin medida, crece FORMA Y PERFECCIONA
su saber y su saber hacer; su saber tener; su saber divertirse; su
saber descansar. Pero también se necesita enseñarle a humani-
zar la realidad. Enseñar a humanizar la realidad es: conocerla,
hacer discernimientos sobre ella; transformarla, adecuarla a
la vida humana; elevarla hasta nuestro nivel humano. Algunos
ejemplos ayudarán a entender esto: la realidad de una fiesta
debe estar a la altura de la dignidad humana. Una conversación
deberá ser una intercomunicación que ponga en unidad a las
personas y sepan entenderse.

El ser humano es un ser con futuro. Se equivoca pero recono-


ce sus errores y aprende de ellos para corregirse. Es capaz de
comprometerse a cuidar su vida y la vida de los demás.

Dios mismo se humaniza en su Hijo Jesucristo y pone su mo-


rada entre nosotros (Jn 1, 14). Jesucristo es plenitud de los
tiempos. Sólo en Cristo encontramos la plenitud de todos los
valores auténticamente humanos. Abramos a Cristo el mundo
de la enseñanza, el ambiente de nuestras escuelas; el ambien-
te de nuestros hogares; el ambiente de nuestras fiestas y de
nuestro entorno social. Hagamos humanos todos los espacios
donde se hace presente el ser humano, creando poco a poco la
felicidad de cada uno.
Y a hemos tratado la educación en su identidad y
como un proceso de humanización y de personalización.
En él debemos distinguir tres grandes facetas importan-
tes. Ellas son: Educar es instruir, Educar es formar, Educar
es perfeccionar. Estos tres aspectos son tres grandes realidades
inseparables, que a mi modo de ver, son elementos para una
educación integral.

Instruir es enseñar, comunicar sistemáticamente ideas, conoci-


mientos o doctrinas; es aleccionar. Existen personas simplemente
instruidas, aunque no estén formadas integralmente. A ellas les
basta un caudal de conocimientos. Veamos algunos ejemplos:
una persona que llega a solicitar un trabajo se acomoda para ha-
blar, usa palabras finas, con tal de conseguir lo que quiere. Es
posible que una persona instruida, no sea una persona educada

46 • EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 47


en sentido estricto, porque lo que busca, solamente es conseguir
objetivos meramente de interés personal, o económicos; no se
va al fondo. Otro ejemplo, las edecanes en un avión son finas,
atentas, amables, pero esto no garantiza que estén bien formadas
en todos los valores humanos e intelectuales. La instrucción se Z DERECHO
refleja en el desarrollo de las habilidades. ^ A U N A BUENA EDUCACIÓN
Formar es educar integralmente en los valores que sostienen
la vida y la persona misma. Es crear y unir en un todo los
aspectos de la vida. Si nosotros logramos pasar de la instruc-
ción a la formación integral, entonces estamos queriendo lo-
grar otros objetivos de mayor importancia como son: formar
personas integralmente en su dimensión espiritual: inteligen-
cia, memoria, entendimiento, imaginación, voluntad, etc. Pero
también en la formación de los grandes valores como el amor,
la libertad, la justicia, el poder de decisión propia, acorde a la
dignidad humana, valores que trascienden después de la muer-
te mediante los cuales podremos decir que estamos formando,
ya no solamente instruyendo.

Un modelo de formación fue el gran maestro Jesucristo. El


trató con mucha delicadeza, ternura, amabilidad y al mismo
tiempo con gran exigencia a sus discípulos, principalmente a
los Doce. A ellos no les pedía más ni menos de lo que podían 1 hombre fue creado para vivir en armonía con
dar y hacer; los dejaba en libertad para poder decidir por sí sus semejantes, dentro de una familia y una sociedad
mismos frente a su vida. Para formarlos los enseñaba a orar, concreta. El está revestido de una dignidad inviolable,
a reflexionar, a servir; pero también los enseñaba a descan- tiene un nombre, una individualidad propia, tiene derechos a
sar. Les advertía que tenían que ir al mundo a llevar la Buena los que está obligado a exigir y obligaciones que inevitable-
Nueva y que los mandaría como ovejas entre lobos, les pedía mente tiene que cumplir, frente a su entorno social el cual
que fueran prudentes como las serpientes y candidos como las debe convertir en espacio digno para todos.
palomas (Mt 10, 16).
Un derecho primario que tiene el ser humano es precisamente
La educación perfecciona, porque su fin es que las personas el de tener una buena educación, que lo haga crecer para una
tengan el mayor grado posible de bondad. A sus discípulos vida digna y feliz. Lamentablemente la educación actual pro-
les decía Jesús: "Sean perfectos como mi Padre celestial es picia inclusión de factores contrarios a la vida, a la familia y
perfecto (Mt 5, 48). La perfección tiene como base las virtudes a una sana sexualidad y no se enseñan caminos para superar
teologales: la fe, la esperanza y la caridad. la violencia que acercan a la felicidad (DA 328). Considero
que hacer más persona a la persona, hacer más humano al ser
Parecería que la perfección nos asusta, porque suena como humano, eso es educar con toda conciencia.
algo inalcanzable. Para muchos la perfección es una utopía,
pero en la medida que vamos viviendo las virtudes humanas y La Constitución Política de los Estados Mexicanos en el Ar-
teologales, la podemos lograr. La verdadera formación de va- tículo Tercero dice: "La educación que imparta el Estado-Fe-
lores lleva a la perfección y exige forzosamente el sacrificio, la deración, Estados y Municipios tenderá a desarrollar armóni-
disciplina, el amor a uno mismo y a nuestros semejantes.

48 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S •
camente todas las facultades del ser humano y fomentará en él
a la vez, el amor a la Patria y la conciencia de la solidaridad
internacional en la independencia y en la justicia... ". Esto
coincide en parte con la buena educación que ofrece el Docu-
mento de Puebla en 1025.

El derecho a la educación en el que coinciden tanto la Iglesia


EL R E S P E T O
como el Estado, no debe ser vulnerado por ningún motivo. Si
ES UN GRAN VALOR
queremos que haya una sociedad justa y solidaria, debemos
aprender a respetar los derechos de los demás. ¿Dónde queda
el amor a la patria si alteramos el orden, ensuciamos las calles,
pintamos paredes? Tampoco habrá solidaridad si ejercemos la
violencia. ¿Dónde está la justicia si no hay igualdad entre la
exigencia de un derecho y el cumplimiento de un deber?

Siendo un derecho la educación, los responsables de ésta que


son los padres de familia, los maestros y la comunidad educati-
va, tienen la obligación de cumplir fielmente con esta tarea tan ]
1 respeto eS un valor nacido del amor y de lo más
delicada que deberá estar encaminada al desarrollo de todas las profundo del corazón del ser humano. Toda persona se
capacidades del ser humano. :siente bien cuando la respetan. El respeto comienza desde
la familia, entre los esposos, entre los padres y los hijos y así
La educación exige coherencia en las palabras y en las acciones. con las demás personas. En fin el respeto es un valor tal, que se
Si el educador exige la verdad es porque la ama y la vive, si pro- palpa más frente al desarrollo humano de la persona en todos
mueve el orden es porque también él es ordenado, si pide atención sus aspectos, y frente al cuerpo humano en todas sus partes.
y respeto debe atender con prontitud y eficiencia la transmisión
del conocimiento lo más acertadamente posible, siempre dando En la familia todos los miembros han de respetarse; sólo así
algo más de lo que se le pide, explorando siempre las capacidades se mejoran las relaciones diarias con las palabras y las actitu-
humanas que cada uno tiene. des frente a otras personas. Las palabras ofensivas, agresivas,
amenazantes, rompen el respeto y la armonía familiar. El res-
El ejercicio de este derecho sagrado que es la educación, debe ser peto nace de la cortesía, de la autoridad, de la obediencia, de la
ejercido con responsabilidad, honestidad, prudencia, paciencia, aceptación de unos con otros, de todos los buenos comporta-
delicadeza, pero sobre todo con amor, esfuerzo y sacrificio, pues mientos humanos, de la fe que acepta que la persona es imagen
sus frutos se verán reflejados en una sociedad más libre, justa e de Dios (Gn 1,26).
igualitaria. De aquí se desprende que los padres de familias y los
profesores deben ser los primeros educados para poder educar;
El respeto de los hijos se expresa en la docilidad, en la escu-
los primeros observadores de las leyes públicas para poder exi- cha, en la obediencia verdadera a los papas y demás superio-
gir; los primeros responsables de su trabajo para adquirir todos res. El respeto que existe entre los padres y los hijos favorece
los derechos que estén al alcance sin perjuicio de la sociedad. la armonía de toda la familia.

Por mucho tiempo se ha acostumbrado exigir respeto de los


demás sobre todo de los menores a los superiores, sin saber
que los mayores hemos de respetar primero a los menores: los

50 • EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 51


padres frente a sus hijos y los maestros frente a sus alumnos.
Los padres deben mirar a sus hijos como a hijos de Dios y res-
petarlos como personas. Los patrones también están obligados
a respetar a sus trabajadores (Ef 6, 9). Tanto los padres como
los hijos somos semejanzas de Dios y todos hemos de respe-
tarnos como hermanos.
EL S A L U D O !
PROPICIA CERCANÍA
Por otra parte los hijos y los alumnos han de tener respeto de
gratitud para quienes les dieron la vida, los siguen educando
y haciendo cada día mas personas. María educó a Jesús de tal
manera, que crecía en edad, en sabiduría y en gracia delante
de Dios y de los hombres (Luc 2, 52). Jesús fue un hombre res-
petuoso con todas las personas.

El respeto consiste en dar el lugar y el valor a cada persona,


respetando primero su dignidad, su fama, su honor, su priva-

cidad. También hemos de respetar las cosas que nos sirven en
nuestra vida diaria, no abusando de lo que puede dañar nuestra
integridad física y moral. Uno de los grandes secretos para
que cada uno sea respetado es: "No hacer al otro lo que no
queramos para nosotros mismos"

Cuando en la familia existe el respeto, es porque se respetan


las ideas, las opiniones, las palabras y la vida misma. Se res-
peta la fe, el amor de Dios, la vida de los sacramentos, las op- '1 saludo es un buen hábito de educación, que se
ciones para escoger un estado de vida. El respeto debe ser una ha ido perdiendo en las relaciones interpersonales o que
práctica de todos los días en cada una de las personas. i simplemente pasa desapercibido. El arte de saludar en-
gendra vitalidad, contento, serenidad en los demás y en uno
mismo. Con esto nos vamos haciendo más personas profunda-
mente humanas.

Si comenzamos la mañana en la familia, en el trabajo, o con


los que nos rodean, con un saludo alegre, sincero, dinámico y
entusiasta, un apretón de manos, un abrazo, un beso, un "Dios
te bendiga", "hola", vamos haciendo que otros con ese mismo
entusiasmo, hagan lo mismo y de esta manera hacemos una
comunidad tal, que todos nos sentimos contentos, felices, opti-
mistas, reconfortados, emprendedores para seguir adelante.

El saludo debe ser leal no fingido ni exagerado. Si uno dice:


"buenos días", es porque desea realmente que le vaya bien en
el día. Imaginémonos a aquel que amanece disgustado, mal-

52 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 53
humorado, neurótico, alcoholizado e iracundo, lo único que va
a provocar es que los que están a su alrededor, pongan su cara
agria o triste, que se sientan con el corazón decaído o fastidia-
do. ¡Qué ilusiones, qué gusto, qué entusiasmo para los que
desempañan sus actividades cerca de él! EL BUEN HÁBITO
Lo mismo pasa cuando negamos el saludo o bien cuando ofre- DE LA PUNTUALIDAD
cemos un saludo tal vez despersonalizado, porque no regresa-
mos a ver a quien saludamos. Además de que con esta actitud
dejamos entrever que estamos llenos de enemistades, de recelos
humanos, de antipatías, de rencores y de mala educación.

Es regla de educación que el que llega a un lugar debe dar un


saludo, el cual puede ser en forma verbal. En el caso en que se
encuentren varias personas y se saluda de mano, deberá ser a
todas por igual, y si no, es mejor un saludo general para todos.

Jesucristo en el Evangelio de S. Mateo 5, 47 dice " 7 s i salu- 1 hombre prudente reflexiona y educa su conducta,
dan sólo a sus amigos, ¿Qué tiene de especial? También los por eso debe considerar la puntualidad como uno de los
paganos se comportan así". Esto quiere decir que no debemos principales hábitos que debe cultivar, como signo de res-
distinguir a nadie, sean o no nuestras amistades, el saludo no peto y responsabilidad para sí mismo y para los demás. Para sí
debe faltar en una persona educada. mismo porque de la puntualidad depende el conseguir y con-
servar un empleo, firmar un contrato, concretizar un negocio,
tener derecho a un examen, etc. Frente a los demás porque
Por eso es necesario, cultivar desde lo más profundo de nuestro
significa respetar a las personas en su tiempo, en sus activida-
corazón el amor sincero, el calor humano, para que podamos
des programadas y en sus atenciones personales.
gozar de las cualidades bellas y hermosas que tiene cada uno
de los que nos rodean. El saludo contribuye a tener relaciones
humanas constructivas y personalizantes, amistades que pue- La puntualidad es estar a tiempo, a la hora indicada, ni antes,
den ser nuestro punto de apoyo para vivir nuestra vida más ni después a donde debe llegar. Es una grave falta de respeto
dignamente. Compartamos nuestro amor a las personas con citar a una hora e iniciar media hora, una hora o dos horas
nuestro saludo lleno de cariño y de afecto. El saludo es signo después, independientemente del evento que se trate. De igual
del amor de Dios, quien ama a todos sin distinción. manera no se debe hacer esperar a las personas para poder ini-
ciar. Nos justificamos diciendo así somos los mexicanos "hora
mexicana", "hay que ser tolerantes ". Frente a esta actitud, es
necesario tomar conciencia que debemos cambiar esa imagen,
que desdice mucho de la personalidad.

En la actualidad en donde la vida se vive de una manera tan


acelerada, es aconsejable que todas las personas sea cual fue-
re su actividad: estudiantes, profesionistas, amas de casa, sa-
cerdotes, religiosos..., tengan una agenda donde programen
sus actividades, porque es difícil confiar todo a la memoria y
con esta actitud, podemos caer en el desorden, dejando tareas

54 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 55
I
inconclusas o no asistir a citas importantes. Esto es de gran
ayuda para organizar nuestro tiempo.
«
El ejercitarse en este hábito nos ayudará en el desarrollo de
nuestra personalidad. Con la puntualidad podemos tener buena
U N A PERSONA
salud, fama, prestigio, mayor remuneración económica, me-
jores relaciones interpersonales. El reloj que llevamos en el
ATENTA
puño o que tenemos en nuestra oficina o habitación, no debe ES UN TESORO
ser un mero ornato, sino ha de servir para el fin para el cual
fue inventado. i

Revisemos nuestra vida frente a este hábito que es como una i


especie de injusticia que cometemos con nuestros semejantes.
Si gozamos de él, felicidades, si no, con sacrificio y perseve-
rancia podremos alcanzarlo y los resultados que obtengamos
-
nos sorprenderán.

Con la puntualidad podemos aprovechar todo el tiempo que a atención es uno de los "pequeños grandes de-
Dios nos da, en servicio de nuestros hermanos. talles " de la vida humana que brota de la persona, de la
jeducación y de la fe. Tanto la educación como la fe, son
dos grandes valores que nos ayudan a ser felices: uno es parte
integral de la formación humana, el otro es don de Dios y ta-
rea de cada persona. Con estos valores podemos vivir el tesoro
de la atención a las personas.

Una persona es fina y servicial porque es atenta frente a sus se-


mejantes. Se preocupa y está pendiente de las necesidades de
su prójimo, cuidando de prestar sus servicios en los momentos
más indicados y en el lugar donde se encuentra, sin necesidad
de que éstos le sean solicitados.

Si va caminando por la calle ayuda al anciano, a la mujer em-


barazada, u otra persona que necesite ayuda por su misma si-
tuación; si va en automóvil debe observar las señales de trán-
sito; si va en la banqueta debe dar el lugar de preferencia que
es el lado de la pared; si a alguien se le cae un objeto lo debe
levantar entregándolo con amabilidad. Si entra un superior en
la casa o en una reunión se ponen de pie para recibirlo. Lo
mismo pasa cuando en un vehículo de transporte van de pie
estas mismas personas antes mencionadas; se les debe ofrecer
el asiento. ¡Qué hermosa y bella es una persona atenta! En
fin, una persona atenta es siempre servicial, sabe ayudar con

56 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 57
la carga pesada a aquellos que tienen tantos problemas en su
vida diaria.

Si está de visita con algún familiar o una amistad, un día o


más, brinda su atención en el comedor, en la cocina, en otros
quehaceres domésticos, si se necesita ir de compras también lo
LA S O N R I S A
hace con alegría y honradez.
UN SIGNO HUMANO
En el trabajo, ayuda sin interés a los demás a realizar alguna
actividad si está desocupado, aunque no sea de su competencia.
En su vida de comunidad cristiana, participa activamente leyen-
do la Palabra de Dios, uniéndose en el canto, participando de los
sacramentos, tomando parte en el aseo del templo, arreglando
las flores, haciendo letreros, independientemente de alguna ac-
tividad pastoral que realice y sin interés de ser recompensado.

Existen muchas formas de ser atentos con las personas: sabien- 3, SOnriSa eS un fenómeno específico del hombre
do escuchar, hablar adecuadamente por teléfono, usando pala- que expresa la alegría del corazón. Es un gesto facial
bras de aliento que edifican y construyen la vida de los demás. finco y expresivo que rompe la rigidez del rostro, trans-
Frente a tantos ruidos de un mundo que pasa con rapidez, las mite alegría y da confianza. Cuando la persona está de buen
personas atentas y-serviciales son admiradas. humor, su sonrisa es su expresión más rica y humana, vehículo
de comunicación.
En el ámbito cristiano el modelo siempre es Jesucristo que con
toda la atención del mundo, enseñaba a sus discípulos y a las
La sonrisa nace de un corazón limpio y tranquilo. Con mucha
multitudes; reprendía con amabilidad, seriedad y verdad a los
razón Jesús decía: "Dichosos los limpios de corazón porque
que caían en un error (Mt 3, 7ss) ¡Qué hermoso fue el perfil hu-
ellos verán a Dios" (Mt 5, 8). Dichosos, quiere decir felices,
mano de Jesús con toda la gente en este asunto de la atención
bienaventurados; es decir, son los que gozan de una felicidad
y de la servicialidad a todo ser humano, al grado que exaltó el
interior. La sonrisa expresa la interioridad de la persona. Ex-
valor de la persona humana, incluso a costa de quedar mal con
presa además, confianza, gratitud, acogida o aceptación de los
sus paisanos los judíos, frente a las tradiciones de su pueblo!
demás. Cuando las personas nos dicen "sonría por favor", no
nos están diciendo que debemos fingir; nos están diciendo que
Seamos atentos con todas las personas sin distinción, comedi-
entremos en la tranquilidad, en la paz interior, en la belleza
dos en cada momento y seremos un tesoro valioso para todos
del alma, en la quietud, en la calma, en el dominio del mal
nuestros hermanos. Así nuestra vida recobra un sentido pro-
humor.
fundo, a tal grado que nace la esperanza de vivir muchos años
para seguir sirviendo.
Vale la pena valorar la sonrisa de todo ser humano. La sonrisa
levanta corazones, intercambia emociones, más cuando reci-
bimos la sonrisa de un niño, de un anciano, de una persona
que nos quiere con sinceridad y con cariño. La sonrisa tam-
bién nace del encuentro con Cristo. Una sonrisa puede más
que todo. Sonriamos a los corazones abatidos, sonriamos a
todos los que nos rodean, intercambiemos sonrisas, no nos ne-

• E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 59
guemos a sonreír aunque no conozcamos a las personas. La
sonrisa es un saludo, un elemento de atención, un signo de
educación. La sonrisa es como una llovizna tierna y ligera que
penetra la tierra, que produce flores, que produce vida, que se
abre a las relaciones humanas.
3/1 SARA D O N D E VOY
La mala sonrisa o carcajada, puede ser como una tormenta que S I G N O DE C O N F I A N Z A
espanta y destruye, derriba los lirios, las azucenas, las rosas, la
belleza de los campos. La carcajada abierta en algunos lugares
puede ser buena pero también puede ser de una educación in-
adecuada. En ella manifestamos nuestro interior más oculto,
si es fingido o es como es. Carcajearse en la calle, en el tem-
plo, en el teatro, en un banquete, por ejemplo, es expresión de
vulgaridad del ser humano. Jesús mismo nos exhorta frente a
la tribulación y la persecución de las personas a quienes no les
agradamos cuando dice: "Alégrense y muéstrense contentos
porque grande será la recompensa que recibirán en el cie- 1 fin hábito de buen comportamiento humano o
lo" (Mt 5, 12). Nunca dejemos de sonreír, porque no sabemos educación, es avisar cuando una persona sale o se au-
quien se va a enamorar de nuestra sonrisa. senta por un periodo corto o largo de tiempo, de su lu-
gar de residencia.
La sonrisa es un don que Dios le ha participado al hombre. La
risibilidad es propia del ser humano, hombre y mujer. Dios ha Con frecuencia las personas tomamos diferentes actitudes frente a
negado este sublime don a los animales, aunque en un momen- nuestra familia: unas veces las personas no pueden salir sin pedir
to creemos que "un papagayo da sonrisas y carcajadas", esto es permiso; otras veces las personas salen de su lugar de residencia sin
falso. La sonrisa es un gesto o signo que embellece el rostro avisar a donde van; además se niega todo permiso para salir y entrar
de las personas. Saber sonreír es una tarea de todos porque su- y con esto se manifiesta una gran intolerancia y autoritarismo.
pone la sinceridad y la naturalidad. Pero también nadie puede
dar sonrisas sinceras y agradables si no cultiva la alegría y no Es de suma importancia inculcar en el ámbito familiar, sobre
corrige y domina su mal humor. todo en los niños y en los jóvenes, el hábito de avisar a donde
van. Por supuesto que esto no es una manifestación de descon-
fianza, sino una expresión de respeto, afecto y cariño hacia las
personas que queremos.

Esta norma de educación o de buen comportamiento es para


los niños, los adolescentes y jóvenes en cierta manera una
obligación. No pensemos que esta actitud ha pasado de moda
por vivir en el mundo de la modernidad, de la electrónica y de
los medios de comunicación social muy avanzados. Por otra
parte, los padres de familia tienen que valorar y discernir si lo
que piden los hijos, es justo, razonable y prudente para poderlo
conceder. Como tampoco pueden negar por negar, ni dar el
permiso sin pensar. Esto supone el testimonio auténtico de los

• E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 61
padres de familia que avisan a sus hijos a donde van o a qué
hora regresan, ¿Por qué entonces y con qué autoridad moral
pueden pedir lo mismo?

Este intercambio de actitudes favorece la comunión familiar,


se evitan malos entendimientos y se favorece la seguridad,
D A R LAS G R A C I A S
M

la independencia, la libertad y la verdad en las que hemos de


S I G N O DE GRATITUD
vivir los hijos de Dios.

Jesús a los doce años de edad no avisa a donde va, con quien
estará, por tal motivo sus padres los buscan y al encontrarlo le
preguntan porqué ha actuado así. El solamente contesta que
está ocupado en las cosas que son de su Padre. Para María y
José hubiera sido mejor que hubiera avisado o hubiera pedido
permiso. Pero su idoneidad, su autenticidad, el afán de hacer la
voluntad de su Padre y su autoridad personal, hacen que actué
de esta manera (Le. 2,41-49). Aquí vemos que cuando existe la
autenticidad y la responsabilidad no es necesario avisar, pero
es mejor hacerlo.

Entre nosotros los adultos y padres de familia, debe haber con-


S aber dar gracias, engrandece a quien las sabe dar
de corazón. Dar gracias es un signo de educación, gratimd
y respeto a la dignidad humana, la cual es inherente a la
persona; al mimo tiempo que favorece las relaciones humanas.
Toda nuestra vida debe ser una acción de gracias. Si Dios nos
fianza y diálogo para interesar a nuestros hijos a decir o avisar regaló todo lo que somos y tenemos, nosotros le podemos ofre-
a dónde van y qué van a hacer. Muchas veces este aviso será cer lo que podemos llegar a ser, siempre con la gratitud a flor
de forma verbal y tal vez, algunas otras por escrito. A mi ma- de labios para decir gracias Señor, porque escuchas nuestra
nera de ver, esto es algo interesante y hasta útil, porque si se oración y alabanza y por el amor que nos salva. (Sal 138).
presentara alguna emergencia estaríamos prontos a facilitar la
localización de las personas. El dar las gracias a las personas y a Dios, es una enseñanza
que se adquiere desde el seno familiar. Esto, forma parte de
Padres de familia, creemos que la educación de los buenos há- los buenos hábitos de educación que se deben enseñar a los
bitos en los primeros siete años es sensorial, es decir, entra por hijos desde pequeños. Consecuentemente deben ser practica-
los cinco sentidos, pero además es decisiva. El niño pequeño dos, sobre todo por los padres de familia. Es muy agradable
imita lo que ve, habla lo que escucha y hace lo que se le manda encontrarse con personas que saben decir "muchas gracias",
sin ninguna resistencia. Eduquemos con amor, con alegría, con ante un favor, servicio o atención recibida.
seguridad y confianza. Una sociedad armoniosa es una socie-
dad de personas educadas. Crear una cultura de agradecimiento es tarea y responsabili-
dad de todos. La familia es la primera maestra de educación
en este asunto, ya que ésta no se encuentra en los manuales
de empresas, ni en las etiquetas de ventas, ni se da en cursos,
pero es necesaria, puesto que de ella depende el desempeño
profesional eficaz, la atención a los clientes, la amabilidad al
consumidor etc. Además en cualquier trabajo y en cualquier
estado de vida se hace necesario ser agradecidos. Dar gracias

62 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 63
a Dios y a las personas es un hábito que genera un clima de
confianza y de gratitud.

El agradecimiento es una estética de belleza y de comunica-


ción que ayuda a uno y a otro a salir de un interés meramente
personal. Con este hábito salimos de nuestro yo para interre-
OMPORTAMIENTO
lacionarnos con el tú y detectar las necesidades de los que nos E N U N A FIESTA
rodean. Dar las gracias engrandece el corazón de quien las da
y construye puentes de convivencia. El agradecimiento es uno
de los dones de la verdadera nobleza del corazón.

Dar gracias a Dios no es una actitud humillante y de gente


solamente piadosa sino de toda persona sensata. Es importante
tomar en cuenta todas las maravillas que de él recibimos por
la vida, por las alegrías, por el trabajo y por el alimento de
cada día. Dios no necesita de nuestro agradecimiento pero sí
nos pide que seamos agradecidos. San Lucas nos narra el epi-
sodio de los diez leprosos, cómo al quedar curados por Jesús,
se fueron a su casa y sólo uno regresó para darle las gracias
¿A quien no le gUSta ser invitado a una fiesta? Exis-
tan fiestas familiares y sociales. Estas últimas son religiosas
(Le 17, 16-17). y de otra índole. Todas y cada una de ellas ordinariamente
nos causan alegría y bienestar al participar uniéndonos a tal
Un modo profundo de acción de gracias es la Sagrada Eu- acontecimiento. La fiesta es una oportunidad de compartir con
caristía, que celebramos cada domingo por ser día del Señor. los demás una armoniosa convivencia de cariño y fraternidad.
¡Qué feliz es el hombre agradecido y que es capaz de levantar Como seres sociales debemos comportarnos de manera reve-
su voz para decir gracias Señor! rente, y no por estar contentos caigamos en actitudes de poca
prudencia, cordialidad y fineza.

Al participar de una fiesta o reunión es importante la sencillez


y el decoro, cuidando que al tratar de lucir bien no caigamos en
la vulgaridad de la moda.

Además hemos de actuar con cortesía ya que no basta cono-


cer las normas de la moral y los buenos hábitos de conducta,
sino también evitar sentirse incómodo en ciertas situaciones
que pueden resultar embarazosas. Ejemplo: causa malestar y
afecta tanto a los anfitriones como a los que ya se encuentran
reunidos, el hecho de llegar tarde cuando todo ya inició o casi
va a terminar. Lo que debemos aprender es tener mucha sen-
sibilidad frente a los demás, tratar con atención, amabilidad,
cariño y respeto a las personas con quienes nos encontramos y
nos comunicamos.

64 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 65
En una fiesta, debemos ser muy cuidadosos en el tema de la
conversación cuidando nuestras palabras que estén llenas de «
verdad, de discreción y prudencia. Nuestros modales al comer
han de ser limpios y finos. De manera semejante, deben ser
nuestros gestos y miradas al observar cómo comen, toman VISITAS I
las bebidas y visten las personas. Es importante no hablar con Y FELICITACIONES
la boca llena, ni comer con voracidad. En todo momento y en
cualquier lugar, no debemos olvidar todas las condiciones so- SIN REGALOS
ciales respetando siempre el lugar y condición de la persona.
Al ser invitados debemos ser participativos desde la celebra- I
ción religiosa cuando ésta se celebra, ya que ella da el sentido 1
pleno a la fiesta social.

Jesús mismo nos da ejemplo de sociabilidad cuando fue invita-


do junto con su Madre a las bodas de Cana (Juan 2,1-2). Segu-
ramente que Jesús disfrutó de la convivencia con sus amigos.
Así nosotros podemos disfrutar la presencia de las personas, la
música, las canciones, el baile, pero siempre actuando como on muchos los acontecimientos que celebramos en
personas educadas dando testimonio de nuestra fe. Esto lo po- vnuestra vida por los cuales nos felicitamos unos a otros.
demos lograr sin alcohol y sin riñas. Tenemos que ser reflexi- %ntre estos acontecimientos tenemos: la navidad, el fin
vos, prudentes y educados al participar u organizar una fiesta, del año, el día de la pascua, las clausuras escolares, el día de la
tanto en el orden familiar como en el orden social. San Pablo amistad, nuestro cumpleaños. En la mayoría de los casos, las
escribiendo a los romanos dice: "Nada de comilonas y borra- personas esperan una felicitación con regalos. Eso mismo su-
cheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y cede cuando queremos visitar un enfermo. Lamentablemente
envidias (Rom 13, 13). en nuestra vida sucede, que por no tener regalos para llevarles,
nos abstenemos de una visita y negamos nuestra presencia
personal que hace mucho bien.
La fiesta es y ha sido un elemento esencial de todo ser humano
en todos los tiempos de la humanidad. Allí se entrecruzan las di-
La felicitación y consolación son importantes. Cuando se pier-
ferentes relaciones humanas y se vive la convivencia fraterna.
de el verdadero sentido de Dios y del hombre, inevitablemente
caemos en el materialismo práctico, en el que abunda el con-
sumismo, individualismo y el utilitarismo. Se sustituyen los
valores del ser por los del tener. Lo único que cuenta es el
bienestar material, la eficiencia económica y el consumismo
desordenado, la belleza y el goce de la vida física, olvidamos
las dimensiones de relaciónales profundas, espirituales y reli-
giosas de nuestra existencia (EV 23).

Por eso mismo creemos que la felicidad está, en que nos llenen
de regalos, flores, paseos y todo lo que está al alcance, pero
en verdad esto, debe darse como una muestra del verdadero
cariño que tenemos a las personas, de acuerdo a las posibili-
dades económicas, y sin sacrificar las necesidades básicas de
la persona y de la vida.

66 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 67
A muchos, esto nos conforma, porque pensamos que en esto
consiste el amor y la amistad; sólo es una muestra de cariño.
Pero qué pasa cuando sin ocasión alguna, alguien nos ofrece un
regalito para que pasemos por alto su mal comportamiento con
nosotros. ¿Nos hará felices que aquella persona nos tenga en EDUCACIÓN I
tan baja estima? Por supuesto que no, porque una de las fuen- Y TRABAJO
tes más grandes de la felicidad es el amor al prójimo y el bus-
car el bien de los demás. Por otra parte algunas veces damos o
recibimos un regalo con el fin de lograr un favor, un puesto de
trabajo, lo cual no es lícito para una persona llena de sensatez.

San Pablo en ICor 13, 4-7 nos presenta la grandeza del amor
diciendo: "El amor es paciente y muestra comprensión. El
amor no tiene celos, no aparenta ni se infla, no actúa con ba-
jeza, ni busca su propio interés, no se deja llevar por la ira y
olvida lo malo. No se alegra de lo injusto, sino que goza en la
verdad, perdura a pesar de todo, lo espera todo y lo soporta •

todo ".

En la visita a los enfermos hemos de dedicar tiempo, para la


escucha paciente sobre sus sufrimientos y dolencias, que ne-
cesitan consolación, confortamiento y atención. La visita trae
forzosamente una dimensión de compromiso del cual muchas
uando contemplamos y palpamos el trabajo
veces huimos. del hombre, admiramos el trabajo de Dios y de quien
>lo desempeña en el mundo. Por eso la mayor bendición
Nosotros somos la presencia del amor, que es la felicidad mis- que posee la humanidad es el trabajo, porque Dios a través de
ma, compartamos nuestra presencia personal que hace mucho nuestro trabajo nos fortalece para alcanzar la plenitud de nues-
bien a los demás, que es para gloria de Dios y para bien de nues- tro desarrollo como personas. El trabajo es una vocación.
tra propia realización personal aunque no llevemos regalos.
El trabajo no es algo degradante, indigno, inferior, como se pen-
saba en tiempos antiguos, lo que hacía que hubiera libres y escla-
vos; tampoco es un castigo, una labor forzada o una carga inelu-
dible y que se trabaje sólo para obtener medios de subsistencia.
Creo que vale la pena adentrar en nuestra mente y en nuestro
corazón que el trabajo no sólo es un medio de subsistencia al que
corresponde un justo salario (Mt. 10,10). El trabajo es sagrado
porque es un medio de perfección y elevación personal.

Dios Padre compadecido de nosotros quiso restaurar todo en


Cristo. Jesús comenzó desde la familia a tomar parte en el
trabajo. ¡Cuántos años junto a la mesa de la carpintería de su
padre! ¿No es éste el hijo del carpintero? Preguntaban de El.

68 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 69
Esto nos hace pensar que no sólo debemos trabajar, por lo
que ganamos o para quedar bien con los demás, sino que hay
razones más nobles que nos motivan a trabajar, como nuestra
misma vocación humana, nuestra plena realización y la ple-
nificación de nuestra vida. Con cuánta razón dice S. Pablo
"Cualquier trabajo que hagan, háganlo de corazón como para
LA H O N R A D E Z
el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor reci- Y EL TRABAJO
birán la recompensa de la herencia prometida. El amo a quien
sirven es Cristo" (Col.3, 23-24).

Si damos al trabajo el sentido espiritual de la verdadera voca-


ción, es más probable que también recibamos una recompen-
sa material visible. Si la persona con quien trabajamos nota t
nuestra lealtad, eficiencia, diligencia, nos respetará, nos tendrá
confianza, nos ascenderá y nos confiará mayores responsabi-
I
lidades. Hagámoslo así, ya que hacen falta en estos tiempos
hombres y mujeres de convicciones, que brillen con luz propia,
que ilumine el hogar, el taller, la oficina, la escuela, la empresa. a formación humana lleva a la madurez de la
Seamos hombres y mujeres que la Iglesia y la sociedad espe- persona cuando está fundada en principios, valores mo-
ran. Un ejemplo lo tuvimos en nuestro Santo Padre Juan Pablo rrales y éticos que se adquieren en la familia. Un valor
II, de quien se dijo que en sus últimos momentos, "Juan Pablo universal primario y fundamental es la Honradez. La honra-
no podía morir porque no tenía tiempo", o sea que seguía traba- dez nace del santo temor y del amor a Dios, que es sabiduría. El
jando hasta el final con la misma paciencia, entrega y amor. mandato que Dios nos dejó en el Monte Sinaí es: "No tomarás
las cosas ajenas" (Ex 20, 15). Dios como Padre, nos prohibe
Los padres de familia primeros educadores, a ejemplo de la tomar los bienes ajenos.
Sagrada Familia de S. José y la Virgen María, deben procurar
ejercitar en sus hijos desde pequeños el valor del trabajo por La honradez como principio fundamental, no nos hace ser más
muy sencillo que sea. Del espíritu con que se realice determina- ricos, ni más pobres. Cicerón decía: "La honradez es signo
rá su grandeza y calidad. El trabajo que conlleva a la fatiga, los de elogio aún cuando no reporta utilidad, ni recompensa, ni
esfuerzos y la entrega de cada uno no quedará sin recompensa. provecho " ¿Cómo obtener la confianza de ocupar un puesto
público con la responsabilidad de resguardar dinero? ¿Con qué
confianza podemos pedir dinero prestado si no sabemos pagar?
Ser honrado es nuestra carta de presentación, para ganarse la
confianza y estimación de los demás.

Son numerosos los casos y cada vez se multiplican las personas


sobre todo de negocios que se prestan al engaño, al soborno;
y por ambición, cometen fraudes y actúan sin temor y respeto
de Dios. Hoy más que nunca, necesitamos personas educadas,
honradas, confiables y leales que no mientan a la gente, por-
que fácilmente se cae en las tentaciones que el mundo ofrece.

70 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 71
Necesitamos médicos que no lucren con la salud del enfermo,
abogados que no embarquen a sus clientes al naufragio, perio-
distas que defiendan al desvalido, gente nueva que armonice
las palabras con los hechos, con la identidad, con la coherencia
y la equidad. Recodar siempre que existe una ley, la ley del
amor: "Ama a tu prójimo, como a ti mismo". LA E D U C A C I Ó N :
La honradez en relación al trabajo pone en alto a la persona. El EN EL USO DE LOS BIENES
trabajo es la acción creadora de Dios y es fuente de crecimien- TEMPORALES
to personal y social. Para algunas personas el trabajo, es algo
penoso o lo ven como una carga. Dios capacitó al hombre para •HI
el trabajo y quiso que fuera su colaborador en el desarrollo de
la creación (Gn.2, 15).

Seamos fieles servidores de acuerdo a la vocación que hemos


sido llamados (Ef. 4, 1) enseñando y fomentando en los niños,
adolescentes y jóvenes el hábito de la honradez en el trabajo.
Toca principalmente a la familia enseñar a trabajar desde pe-
queños a los hijos, para hacer del trabajo una virtud, buscando os bienes temporales son todas aquellas cosas
siempre el bien máximo; no sólo el agrado personal sino la que el ser humano necesita y le son indispensables para
realización plena. —ivivir durante su vida temporal, es decir, su vida terrena,
su vida mundana. Estos bienes son de diferentes tipos. Dentro
El hombre con la honradez y el trabajo, eleva su dignidad hu- de ellos existen algunos que sirven para satisfacer las necesi-
mana por la capacidad de transformación que realiza. Pero dades básicas; otros son complementarios y otros por suerte,
también por la elaboración de los productos de la tierra, por son superfluos y ofensivos.
el perfeccionamiento de su inteligencia, voluntad, libertad y
La mayoría de los seres humanos pensamos que podemos ha-
de todas sus capacidades.
cer uso de nuestros bienes como nosotros queramos, sin pensar
en que tienen un destino común, es decir, deben servir también
para todos nuestros hermanos. Recordemos la respuesta que
Jesucristo dio al joven cuando le preguntó qué se necesitaba
para conseguir la vida eterna: "Si quieres ser perfecto vete,
vende lo que tienes, comparte con los pobres y tendrás un te-
soro en los cielos " (Mt 19,21-22). Ante esta respuesta, el joven
rico se fue apesadumbrado porque tenía muchos bienes y no
quiso desprenderse de ellos.

Esto significa que hemos de ser prudentes y ordenados con


todo lo que poseemos, teniéndolo siempre como medio de rea-
lización plena de una vida digna. Lamentablemente no hemos
aprendido a usar el dinero y muchos bienes que tenemos, pues-
to que los usamos para cosas innecesarias. Otras veces nos ape-
gamos tanto a ellos que nos impiden el seguimiento de Cristo

• E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 73
y caemos en la idolatría. "Ante la idolatría de los bienes terre-
nales, nos dice el Documento Aparecida, Jesucristo presenta
la vida en Dios como ser supremo: ¿De qué le sirve al hombre I
ganar el mundo si pierde su vida?" (Me 8, 36; DA 109).

Los bienes que poseemos, hemos de compartirlos ya sea a


¿ EDUCAR
nivel interpersonal, grupal o también comunitario, pero sobre
• EN EL U S O DE LOS M E D I O S
todo con los más pobres, ya que el 40% de la población apenas DE C O M U N I C A C I Ó N
tiene lo necesario para vivir. Pero si nosotros nos educamos
en el uso de los bienes materiales que tenemos y los adminis-
tramos con inteligencia, no entraremos en el despilfarro del
dinero como sucede, por ejemplo, en muchas fiestas que se
aprovechan para dar rienda suelta a los vicios. Si somos sabios
y prudentes, entonces seremos buenos administradores de los
bienes materiales y ayudaremos a los demás.

Esto exige analizar constantemente nuestra realidad para po-


der gastar con sabiduría lo que tenemos y que está a nuestro
alcance, pensando siempre en cómo ayudar a los más nece-
sitados. Proponemos algunos puntos que debemos tener en
cuenta para gastar el dinero: ¿Cuánto dispongo para gastar?
¿Qué artículos necesito prioritariamente y con urgencia? ¿Con
quienes vamos a compartir nuestros bienes? Elaborar una lista
para comprar sólo lo necesario. Si hay ofertas aprovecharlas,
pero cuidado, la mayoría de las veces son ganchos para ven-
der otras mercancías. Hay muchos que gastan más de lo que
ganan. No olvidemos que la mejor inversión económica es la ía a día Comprobamos la enorme riqueza de
educación formativa de las personas. los medios de comunicación social, sobre todo, cuando
nos damos cuenta que el Internet entre otros, es una ma-
Con respecto a los bienes inmuebles debemos procurar que ravilla si lo sabemos usar con inteligencia. Con todos los medios
estén jurídicamente asegurados para ser vendidos o repartidos a nuestro alcance comprobamos que la comunicación humana
como herencia. De esta manera se evitarán pleitos o enfrenta- es una facultad natural de todo ser humano quien ha recibido la
mientos sobre todo entre los mismos familiares. palabra como medio natural de expresión. Sin este tipo de co-
municación los medios electrónicos no tienen su eficacia. Ade-
más sabemos que los medios modernos son de gran utilidad y
también de gran perjuicio para los que no le dan buen uso.

Los medios de comunicación son una muestra de la inteligen-


cia y de la necesidad, que tiene el hombre de comunicarse y
relacionarse, con sus semejantes en forma simultanea, rápida
y eficaz. El valor de la rapidez y de la simultaneidad es un
logro, pero se puede cuestionar la eficacia analizando los con-
tenidos de la comunicación frente a la verdad.

• E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 75
Todavía de los años 40 al 50 del siglo pasado, tenían que pasar
muchos días para conocer las noticias y los acontecimientos
que sucedían en algún lugar; ya fueran del ámbito social, ci-
vil, religioso o en el ámbito eclesial en los diferentes niveles
pueblo, ciudad, estado, nación, continente. Pero en este siglo]
sólo basta encender la TV e ingresar al Internet, para saber al
momento lo que acontece en el lugar más alejado del planeta.
EDUCACIÓN,
Es tanto el alcance que tienen en todo el mundo, que llegan AUTORIDAD Y GOBERNANTES
aproximadamente al 90% de las personas. .

Los medios de comunicación han pasado de ser simples me-


dios de información, a ser buenos o malos educadores ya que
su influencia es tan grande, que va desde imponer una moda
hasta cambiar los modelos de conducta y los valores humanos.
Por eso es necesario que los responsables de la educación: pa-
dres de familia y maestros pongan un cuidado especial en el
buen uso de los medios, más que prohibirlos.
no de los aspeCtOS de la educación, es la edu-
Para formarse un criterio, es necesario considerar que los fines cación cívica que nos enseña normas y leyes, que como
que se persiguen en los medios son principalmente lucrativos. ciudadanos bien educados tenemos el deber de respetar
La mayoría de lo que informan, promueven y venden; es para y cumplir. Sabemos que en toda sociedad, existen autoridades
obtener mayores ganancias, no importando si con esto se deni- que norman y legislan las leyes para mantener la estabilidad
gra a la persona, especialmente a la mujer, la cual es utilizada social, económica, familiar, la justicia y la paz. Todo esto en
como objeto de placer y de lucro. La veracidad de la noticia orden a ayudar a las personas.
muchas veces está en duda, ya que ésta obedece a intereses de
los grandes consorcios empresariales. S. Pablo nos dice en la carta a los Romanos 13, 1-5 "Que no
hay autoridad que no venga de Dios y que los cargos públicos
Los daños ocasionados son graves por inducir al consumismo existen por voluntad de Dios ". Esto nos invita a una obedien-
en la familia; se promueve la violencia y la fantasía, al grado cia cívica, siempre y cuando no exista duda de la legitimidad
que los niños ya no distinguen la ficción y la realidad. El In- de la autoridad. Hoy, ¿Qué entendemos por legitimidad?
ternet provoca adicción, induce a la pornografía y otras cosas
más. De ninguna manera estamos en contra de los medios. An- Afortunadamente en nuestro país existe la democracia, que
tes bien, la Iglesia se sentiría culpable ante Dios si no empleara consiste en que los ciudadanos podemos elegir una autoridad ya
esos medios para el anuncio del mensaje del Evangelio (DA sea municipal, estatal o nacional a través del voto libre, directo,
485). No se pretende satanizarlos, sino educar en su buen uso responsable y secreto. Para la elección de autoridades, nuestro
mediante un análisis crítico, ya que bien utilizados y encauza- país se rige por los partidos políticos debidamente legalizados
dos, son de gran valor en esta época de la globalización. que presentan candidatos, de los cuales se escoge a alguno que
nos va a representar y a gobernar. Los votos que nosotros su-
Analicemos críticamente la comunicación de los medios para fragamos son los que dan legitimidad a los gobernantes. Por lo
no aceptar a ciegas todo lo que se nos propone y vende. tanto si los ciudadanos no votamos, ponemos en tela de duda la
legitimidad de las autoridades. Esto de ninguna manera desco-
noce el valor de la elección de usos y costumbres.

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 77
76 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S
Teniendo conciencia de la importancia de la legitimidad que
deben tener nuestras autoridades, no podemos permanecer pa-
sivos, sino que conscientes y analíticamente hemos de decidir
nuestro voto. El abstencionismo no es el camino para poder
exigir y promover el progreso de nuestras comunidades.
W LA P É R D I D A :
Una vez que hemos cumplido con nuestra obligación ciuda- DE LA CREDIBILIDAD
dana de emitir nuestro voto, debemos reconocer con verdad
el resultado de la elección de las autoridades, exigir nuestros LESIONA LA D I G N I D A D H U M A N A
derechos y hablar ante los malos manejos, la corrupción, la
injusticia que se comete a veces, aún dentro de nuestra misma
comunidad. Esto supone que estamos apoyando las acciones i*
que tienen como fin el bien común. •

Los católicos tenemos la obligación "de hacer peticiones, ple-


garias, súplicas y acciones de gracias, por todas las personas
incluyendo a los gobernantes para que llevemos una vida de
paz, de dignidad y de respeto " (ITim 2, 1- 2). La Palabra de a credibilidad eS la honestidad, la honorabilidad
Dios nos enseña la importancia y la fuerza que tiene la oración en el comportamiento humano, difícil y escaso de encon-
del pueblo para que los gobernantes puedan tener sabiduría, t r a r en este mundo materialista con pérdida de valores, de
luz e inteligencia para dirigir los destinos de los pueblos. principios éticos y morales, de tradiciones y costumbres, de
buenos modales, de respeto a la vida. La credibilidad exige que
Todos cometemos un pecado de omisión si descuidamos este el hombre sea creíble.
aspecto social que hemos de promover. Más aún, si hacemos
todo lo contrario: criticar o lamentarnos de la situación, destru- El dinero, el consumo, la modernidad y el individualismo, han
yendo en lugar de participar activamente en todo lo que contri- logrado que el ser humano ya no tenga credibilidad. No hace
buye al orden en todos sus aspectos. muchos años, nuestros abuelos hacían negocios, transacciones
importantes, establecían contratos e increíblemente lo hacían
Retomemos con seriedad esta propuesta que nos hace el Señor en forma verbal. No existía documento alguno por escrito,
y con la oración y nuestra participación a través del voto, ayu- porque la palabra del hombre valía, aún cuando después se le
demos a que nuestras autoridades sean legítimas y busquen el presentara otro negocio económicamente más redituable lo re-
bien común y el respeto de la dignidad humana. chazaban, simplemente porque habían dado su palabra. Había
coherencia en su pensar y en su actuar. ¡Qué difícil es en estos
tiempos encontrar personas así; se ha perdido la credibilidad!

Reflexionando sobre este tema y aplicado, por ejemplo, a los


momentos de efervescencia política, cuando muchos quieren
llegar al puesto prometiendo mucho al pueblo y después no
cumplen, viene el desencanto, la decepción, porque ha faltado
la credibilidad. Estamos viviendo tiempos donde se ha perdido
la credibilidad en las personas, en los partidos políticos, en los
medios de comunicación. Por otra parte impera la impunidad,

78 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 79
la corrupción, la mentira. Esto no sólo sucede en este campo
también en otros campos y aspectos de la sociedad.

Es muy iluminador el salmo 26, 4-5 que dice: "Con hom-


bres tramposos no me siento ni me meto con los hipócritas
Aborrezco al partido de los malos y con los malvados no me
siento". Es urgente salir de las trampas, de la hipocresía, de la
maldad y de la perversión. Sólo así seremos personas creíbles
confiables y agradables dentro de la sociedad.

Esto mismo sucede con las personas que piden dinero o al-
gunos objetos prestados y no cumplen con el compromiso ad-
quirido de devolverlos. Dígase lo mismo de la hipocresía que
invade muchos corazones y que delante de las personas, son de
una manera y detrás de ellas son de otra forma.

Esta realidad muestra un gran desafío a todos los seres hu-


manos y nos pide actuar con responsabilidad. Nuestro país
necesita un cambio, una transformación profunda, que sólo se
va a dar a partir del cambio del encuentro con Cristo, él que es
"camino, verdad y vida" (Jn 14, 6).

Lo mismo podría decirse de la Iglesia; ella necesita renovarse me-


diante la conversión pastoral tan deseada en el Documento Apa-
recida, la cual implica escuchar con atención y discernir lo que el
Espíritu de Dios quiere (366); y pasar de una pastoral de mera
conservación a una pastoral esencialmente misionera (370 ).

LA E D U C A C I Ó N
Y LA FAMILIA

80 • EDUCACIÓN Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S
EDUCAR
PARA AMAR

ducar para amar, es una frase que agrada, porque


todo ser humano está llamado por Dios a vivir en el amor
y en comunión con las personas. Si las personas vivimos
en comunión, es porque vamos aprendiendo a amar sin diferen-
cias. Si vivimos en el amor es también porque estamos apren-
diendo a vivir y a convivir en comunión. Esto desde luego nos
introduce en la dinámica de amar la verdad con todas sus conse-
cuencias y vivir la verdad en el amor con todas sus exigencias.

El hombre creado a imagen de Dios (Gn 1, 26) que es amor, es


expresión de ese mismo amor, porque ha sido llamado a valorar
muchos dones y dimensiones que ha recibido tales como: la sen-
sibilidad, la afectividad, la amistad, la sexualidad, el sexo y la
genitalidad, grandes componentes constitutivos de la persona.

Todo ser humano goza de la sensibilidad humana. Sus senti-


mientos individuales propios son de afecto, de ternura, de ira, de
odio, de llanto, de alegría, de esperanza, de superación etc. Ella
siente la chispa del amor que Dios ha depositado en su corazón,
siente la necesidad de "dar y recibir", de "amar y ser amada".

La afectividad hace que la persona sea amorosa, cariñosa, ex-


presiva y viva en sus afectos. Esta es la base de la vida síquica
y espiritual. La afectividad agrupa todos los estados del alma:

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 83
encuentros, acciones, reacciones, sentimientos, emociones, es
fundamento de la personalidad en lo más íntimo de su ser. La
afectividad es un estímulo que provoca pensamientos, senti-
mientos y percepciones. En el niño, por ejemplo, la afectividad
es egocéntrica y a veces difusa, sobre todo, antes del inicio de
la distinción del ' y o ' y del'tu'. En cambio en el adulto, tiene
LA FAMILIA
muchos estados de ánimo: la emoción, la sorpresa, el miedo, UNA P R I O R I D A D URGENTE
la vergüenza, la simpatía, la atracción, el enojo, la pasión, el
humor etc. Todo esto es contenido de la educación principal y
prioritariamente de la familia.

La sexualidad es un elemento humano integrante de la persona,


pero al mismo tiempo es don de Dios. Cuando ésta se vive en
plenitud, la persona vive el buen humor y gran potencialidad
para servir a los demás. La sexualidad exige la visión cristiana
del amor. Jesucristo en la relación con el otro, desde los doce
años, da la impresión de su independencia y dependencia fren-
te a María y a José. En relación con la mujer, su trato es limpio,
lleno de libertad y de bondad.

Un gran número de mujeres, como aparece en los Evangelios,


lo acompañan en su trabajo pastoral. Frente a la mujer de
"mala vida" (Le. 7, 36-50), hace resaltar el amor que ella expre-
sa, con el cual rompe el "tabú" que le marginaba socialmente
y afirma que existe algo mucho más, que un comportamiento a familia eS la célula primera y vital de la sociedad.
sexual extraviado y que es la falta de amor. Frente a los demás, El Señor y Creador del mundo estableció la sociedad
Jesús vive el valor de la verdadera amistad, la cual está llena de —icnnyngal como origen y fundamento de la sociedad hu-
verdad y de libertad. mana. Con ella posee vínculos vitales y orgánicos en función
del servicio a la vida. De la familia nacen los hijos y éstos en-
Sólo así podemos decir que la educación en al amor vista desde cuentran en ella la primera escuela de las virtudes humanas y
estas dimensiones, humaniza y hace más persona a las personas. sociales. Es importante considerar tres puntos fundamentales
Es urgente promover la espiritualidad centrada en la creación que nos propone el Documento "Familiaris Consortio" del
del hombre y de la mujer. Llama mucho la atención el Cantar de papa Juan Pablo II.
los Cantares, el cual es un himno y un poema al amor: "Leván-
tate, amada mía, preciosa mía, y ven" (Cant 2, 10): "Mi amado 1. La familia cristiana es comunidad creyente y evangeli-
es para mí, y yo para mi amado "(Cant 2, 16). Educar para amar zadora. La familia participa de la vida y misión profética de
dentro de la óptica de Dios, es un reto para todo buen cristiano la Iglesia. Por lo tanto ella vive su cometido profético acogien-
que quiera cumplir con seriedad su misión. do y anunciando la Palabra de Dios. Cuando la familia como
tal, acoge el Evangelio y madura en la fe, se hace comunidad
evangelizadora, porque todos sus miembros evangelizan y son
evangelizados. Obviamente que esto sucede cuando la familia
es consciente de su misión. Los padres no sólo comunican a

84 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 85
sus hijos el Evangelio, sino que pueden a su vez escuchar de
ellos este mismo Evangelio profundamente vivido. Es más, así
la familia se hace evangelizadora de otras familias (FC 51-52).
La familia es uno de los ejes fundamentales y transversales de
la evangelización (DA 435). Ella es la primera transmisora de la
fe en la educación integral de los hijos (DA 118).
EDUCACIÓN
2. La familia cristiana es una comunidad en diálogo con
Dios. La familia es una prioridad básica de la pastoral. Ella
mm BA.S ICA.
I N T E G R A L EN LA FAMILIA
I

es imagen del amor trinitario de Dios y en dicho amor tiene


su punto de referencia (DA 434). Por ser familia cristiana, está
fundada en el sacramento del matrimonio entre hombre y mu-
jer. De allí nace una alianza que es como la alianza de Cristo
con su Iglesia (Ef 5, 23-24). Desde esta alianza de amor, se
despliegan la paternidad y la maternidad, la fdiación y la fra-
ternidad y el compromiso de los dos por una sociedad mejor
(DA 433). Por lo tanto, la familia, es uno de los tesoros más
importantes de nuestros pueblos que debe ser defendida de los a familia eS UI1 lugar sagrado de la vida, porque
ataques contra la vida (aborto, eutanasia y otros delitos graves) en ella la vida nace, crece y se proyecta a la sociedad. Si
y que algunas veces las leyes de gobernantes y legisladores bla familia es cristiana se hace centro de evangelización y
poco propician (DA 432 y 436). educación cristiana. La familia es una comunidad educadora
básica, fundamental e insustituible. Es el vínculo privilegiado
La familia cristiana es una Iglesia pequeña, Iglesia domésti- para la transmisión de los valores familiares, religiosos, cultu-
rales, cívicos y sociales que ayudan a la persona a adquirir su
ca, santuario de la vida y del amor y como tal, es una comuni-
propia identidad. Su papel fundamental es la formación de los
dad sacerdotal. El anuncio del Evangelio y su acogida mediante
valores básicos.
la fe, encuentran su plenitud en la celebración sacramental. El
matrimonio como todos los sacramentos, está ordenado a la
santificación de la familia mediante el ofrecimiento diario de En la familia el niño aprende a mirar y a mover sus miembros,
sus hijos (FC 57). Su espiritualidad la vive en el amor conyugal a hablar, a caminar, a ser amado o despreciado. En ella se ad-
quieren buenos y malos hábitos, aprende a ser persona o tam-
y en el amor familiar; en la vida de esposos y en la vida de
bién a despersonalizarse, a desarrollar sus facultades físicas,
padres, con todos los medios de espiritualidad que aconseja
morales e intelectuales. La familia es la primera responsable
la Iglesia (EA 29). La Iglesia aconseja realizar la "plegaria
de la educación; de ella depende todo aprendizaje que está
familiar" que es una oración hecha en común, marido y mujer
encaminado a un desarrollo integral del ser humano.
juntos, padres e hijos juntos. La plegaria familiar es fruto y exi-
gencia de los acontecimientos mismos de la familia (FC 59).
La educación comienza aún antes de la gestación del niño, y
continúa en la infancia y en las demás etapas de la vida. En los
3. La familia cristiana al servicio del hombre. La familia primeros siete años de vida, los niños son imitadores, aprenden
cristiana animada y guiada por el espíritu de las Bienaven- y actúan paso a paso de acuerdo a lo que ven, oyen y palpan.
turanzas y en íntima comunión con la Iglesia, está llamada a Por eso es muy importante el buen ejemplo que deben recibir
vivir su servicio a Dios y al mundo en la transmisión y educa- de sus padres, siendo éstos el factor esencial de coherencia,
ción de la vida. Ella es formadora de personas y promotora del de enseñanza y de actitudes. En otras palabras la educación se
desarrollo social. Eduquemos la familia. realiza a través de los cinco sentidos.

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 87
• E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S
El principio y la fuerza para una verdadera comunión en fami-
lia es "el amor". Es grave que los esposos no se amen. Cuan-
do los esposos no se aman y en un hogar hay engaños, ofen-
¡PADRES!
sas, infidelidad, violencia, se mata la alegría, las ilusiones y l i
vida, tanto de los padres como de los hijos. El mejor ejemplo
para los hijos es que ellos vean que sus padres se quieren, se
respetan, se aman y se perdonan.
a

• INVOQUEN
AL ESPÍRITU SANTO
Partiendo de que los hijos son un don de Dios para los padres,
éstos deben educarlos de acuerdo a lo que el Señor manda:
"Ustedes padres, no sean pesados con sus hijos, sino más bien
edúquenlos usando las correcciones y advertencias que pueda
inspirar el Señor" (Ef 6, 4). La educación se basa en la co-
rrección y en las advertencias, pero se inspiran en el amor, la
prudencia, la confianza, el sacrificio, la penitencia, la ora-
ción y la valentía para vivir los valores esenciales de la vida,
cuidando que las virtudes humanas y cristianas crezcan como
un reflejo de Dios y de sus padres.

La educación cristiana tiene como modelo de enseñanza a Jesús,


Hombre perfecto,-que nos enseña a vivir de manera digna (DA
335). Esta pretende una sociedad más humana e igualitaria, que
contribuye a la creación de mujeres y hombres nuevos para una
sociedad nueva. Educar a la manera de Jesús, es pensar, querer
y actuar según el Evangelio e iniciar desde la fe a las personas
en la amistad, el amor, el respeto, la justicia y la lealtad. a fiesta de Pentecostés es una de las fiestas
más importantes de la Iglesia, juntamente con la Navidad
En la actualidad debido a que la madre tiene que trabajar fue- =ry la Pascua, de las cuales es plenitud. Pentecostés nos
ra de su casa, se ha dejado la tarea de la educación en manos deja una enseñanza, una esperanza y una gran responsabilidad
de los: hermanos mayores, tíos, abuelos, sirvienta, televisión, a todos los que hemos sido bautizados, ya que el Espíritu Santo
guardería o la escuela. Esto ha dado origen a que haya niños ha sido derramado sobre nosotros.
vulnerables, desorientados, con autoestima baja, que poste-
riormente serán adolescentes y jóvenes violentos sin persona- En el libro de los Hechos de los Apóstoles 2, lss, se nos narra
lidad propia. Existen instituciones de educación tanto del la venida del Espíritu Santo, que se posó en forma de lenguas
Estado como de la Iglesia, pero son complementarias. La de fuego, sobre cada uno de los discípulos de Cristo. En esta
primera es la familia. Por otra parte existen muchas familias venida dio sus dones a todos los que estuvieron presentes en
que no pueden llevar a cabo este plan de educación debido a ese gran acontecimiento, dándoles especialmente el don de
diversos factores de desintegración familiar: divorcio, separa- entendimiento; con el cual todos pudieron comprenderse, aún
ciones, ausencia del padre por emigración, o madres solteras. cuando eran de diferentes culturas y no tenían el mismo idioma.
Con esto nos queda claro, que necesitamos esa intervención en
Es importante y urgente rescatar el valor de la familia y de la los ambientes actuales en los que se desenvuelven los seres
persona humana. No bastan las buenas intenciones, es necesa- humanos: familiares, escolares, sociales, para vivir con alegría
rio profundizar en la paternidad responsable, vivida en comu- y en armonía, en nuestra sociedad actual. Cuando no hay cnten-
nión fraterna y expresada en actitudes de conversión.

88 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S •
dimiento entre padres e hijos; maestros y alumnos; patrones v
empleados es porque falta la acción del Espíritu Santo.

¡Padres de familia! Es necesario el dialogo personal y directo


con Jesús, que envió al Espíritu Santo. Y ayudados con la ora- LA M U J E R
ción, el sacrificio, la Palabra de Dios, la Eucaristía, podrán
abrir el corazón de sus hijos y así podrán dialogar con ellos
LA PRIMERA EDUCADORA
Hemos de llenarnos del Espíritu Santo fuente del amor divino
Cuando hay amor entre padres e hijos, ambos corazones están
muy cerca el uno del otro; así no habrá problemas en el dialo-
go. Habrá una actitud respetuosa de escucha y mayor interés
hasta de los más mínimos detalles, sin enojos, sin insultos, sin
gritos. Hay que mirarse a los ojos sin perder la calma, aunque
no guste o se acepte lo que se está diciendo.

Padres acepten a sus hijos con todas sus virtudes, pero tam-
bién con todos sus defectos, limitaciones y carencias. Ellos
son seres humanos imperfectos, pero acuérdense que también
son imágenes de Dios. Para poder dar un buen consejo y una
orientación adecuada, es necesario conocer los sentimientos,
pensamientos, actitudes, costumbres, amistades y los lugares
que frecuentan sus hijos.

Es muy importante propiciar la comunicación escuchando de


viva voz con atención lo que se está diciendo, sin miradas de
reproche, ni de burlas, suavizando la voz, con gesto amable
11 la predicación de un viernes santo escuché, que
y mirada limpia llena de amor. De esta manera poco a poco
cuando Jesús en el camino del calvario, vio que muchísi-
van a ganarse la confianza de sus hijos y a través de ella podrán
ima gente especialmente las mujeres, que se lamentaban
guiarlos en el bien.
por él, y volviéndose a ellas les dijo: "Hijas de Jerusalén no
lloren por mí. Lloren más bien por ustedes mismas y por sus
Sólo bajo la influencia del Espíritu Santo, habrá entendimiento hijos, porque llegarán días en que se dirá: felices las mujeres
entre las familias, vecinos y demás personas. Padres de familia que no tienen hijos. Felices las que no dieron a luz ni ama-
invoquemos al Espíritu Santo.
mantaron " (Le 22, 28). Estas palabras me hicieron pensar sobre
la responsabilidad tan grande que tiene la mujer, sobre todo la
madre, que tiene el deber de educar, cuidar y proteger a sus hijos
desde el momento de su concepción, durante el embarazo, en la
más tierna infancia, y en las demás etapas de su vida.

Actualmente se está dejando esta responsabilidad tan importan-


te en terceras personas, motivo que está ocasionando una edu-
cación inadecuada. La madre sea lo que sea, pero tiene las dotes
adecuadas que ha de darle a su pequeño. A esto también se le
llama gracia de estado.

90 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 91
Existen hoy muchos niños que carecen del cariño sobre todo
del padre. La atención y la educación no sólo es asunto de uno
de los padres, sino de los dos. Esto es grave porque estos niños
presentan trastornos de conducta, que van desde los leves hasta LA FAMILIA
más los graves, como el caso de un niño de catorce años, exper- Y LA ESCUELA
to en la elaboración de bombas, que ñie entrenado en el reciente
conflicto que sufrió nuestro estado de Oaxaca. ¿Qué será de él
dentro de cinco o diez años más? Aquí se nota claramente
cómo, cuando no son corregidos a tiempo pueden llegar a ser
unos verdaderos delincuentes. Existen muchas madres que de-
rraman lágrimas por no educar a sus hijos con presteza.

El futuro de los seres humanos está en manos de las madres, que


como un orfebre van labrando con paciencia y con mucho amor
una escultura, así ellas van dando forma a los hijos que son
imágenes de Dios. Ellas son las primeras formadoras en valo-
res éticos y morales; o también en antivalores, según la vivencia
del amor y la sabiduría que ellas tengan y el apoyo del padre.

El libro del Génesis dice: "Ycreo Dios al hombre a su imagen,


a imagen de Dios lo creo, macho y hembra, los creo " (Gn 1,26).
Dios los creo diferentes pero con la misma dignidad. A la mu-
jer por haberle concedido el don de la maternidad, la dotó de
un sentido especial que le hace percibir con más sensibilidad
lo que es bueno y lo que es malo. Tal es el caso de nuestras preparan para vivir los derechos y obligaciones que tienen con
madres que no tuvieron grandes conocimientos escolarizados, el hogar, la sociedad y la Iglesia. Para el cumplimiento fiel
pero que por su don y con la gracia de Dios, supieron educar de esta noble tarea, los padres de familia, los dos, se apoyan
sensatamente a sus hijos. buscando la mejor y más exitosa manera de ganarse el cariño y
la confianza de sus hijos y una buena escuela donde se formen
Hoy existen Escuelas Normales donde se estudia expresamen- integralmente.
te para ser educadoras para los Jardines de niños. Pero no nos
hemos puesto a pensar, que si es cierto, que son importantes En este contexto, todo lo que hacen los padres y maestros,
frente a la educación de los niños pequeños, pero no son sus contribuye a su formación y crecimiento. Los hijos son el
madres. Una educadora no puede suplir el afecto y el acom- máximo bien para los padres. Por esta razón éstos deben tra-
pañamiento que da el hogar. Además existen mujeres abnega- tarlos con amor ya que es el mejor método de educación. El
das que no son madres físicamente pero que manifiestan gran hombre no puede vivir si no experimenta el amor y lo hace
ternura, que con ella educan, sacando la riqueza que Dios ha propio (RH 10). Urge hacer de la familia la primera comu-
puesto en cada uno de los seres humanos. Por eso creo, que es nidad de vida y de amor, que promueva una auténtica comu-
necesario que la mujer que sienta el llamado a la vocación del nidad educativa, juntamente con directores y maestros de las
matrimonio y a la maternidad física, se preocupe por tener una escuelas (DA 338).
preparación adecuada para poder educar.
Esto requiere maestros comprometidos y enamorados con su

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 93
92 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S
trabajo, que amen el sacrificio y la entrega para formar futuros
miembros de una sociedad justa, solidaria y fraterna. Ellos con
responsabilidad y competencia profesional, se comprometen a PADRES
realizar las esperanzas de los padres, quienes confían sus hijos al
cuidado de la escuela para ser formados en los valores como son-
la vida humana, la persona humana, la dignidad, la vida eterna
Pero los iniciadores de la educación integral es la familia.

Si los padres de familia educan en la oración y en el santo


temor de Dios, porqué no decirlo, también los maestros lo pue-
den hacer de manera informal si fuera conveniente. Si en la
familia se educa, cómo se debe hablar, en la escuela se debe
educar sobre los signos que dan sentido a una conversación.
Si en la familia se enseña a guardar silencio para escuchar y
orar, en la escuela cuando se da la clase. Cuando en la familia
se exige la enseñanza de los hábitos buenos, esto mismo debe
continuarse en la escuela. La parte más importante de la educa-
ción de los hijos, la que más profundas huellas deja en el niño,
es la educación que dan los padres. •

La escuela que los padres de familia deben elegir para sus o Qué creemos qué esperan ios alumnos de su
hijos, debe ser la que tenga el método que concuerde con el ¿escuela? Es la pregunta que se hacen algunas personas. No
suyo; donde los valores en los que se insiste son los mismos. dudamos que la mayoría de los alumnos, motivados por sus
De aquí que deben trabajar juntos para lograr su objetivo c o - | papas, desean ante todo encontrar un plantel limpio, hermoso,
mún. La escuela es el segundo centro de enseñanza y aprendi- con aulas bien distribuidas, con suficiente ventilación, luz, es-
zaje de los niños y de los jóvenes, que debe exigir a la familia pacios deportivos y áreas verdes. Quizá algunos alumnos, es-
por ser la primera responsable. Esto implica conocer a los peran inconscientemente una escuela donde adquieran nuevos
maestros de sus hijos; hablar con ellos varias veces en el año conocimientos con mayor facilidad, sin mucho esfuerzo, don-
para intercambiar impresiones; resolver juntos las dificultades de haya mayor tecnología, quizá sin pensar suficientemente en
que se presentan; participar en forma responsable en el Comité su formación integral, asunto tan importante que los padres de
de Padres de familia; opinar sobre los asuntos que repercuten familia, maestros y alumnos han de tener en cuenta. Pero hay
en la formación de sus hijos; apoyar a la escuela en los proyec- alumnos sensatos que buscan una buena formación.
tos que se proponga.
La formación integral en sus dimensiones personal, social y
Acerca del trabajo en casa, los padres deben vigilar y exigir ética, son ahora más que nunca, grandes requerimientos para
que los hijos hagan sus tareas; fomentar el orden, la disciplina lograr un desarrollo armónico de todas las capacidades o poten-
cialidades humanas y valores humanos que Dios nos ha dado.
y la higiene; buscar material de consulta. Tanto la labor de la
familia como de la escuela, son complementarias e integrado-
En la dimensión personal, el desarrollo de la inteligencia, la
ras. La labor de la escuela requiere, la labor de la familia para
educación de la voluntad y de la libertad, la orientación de los
proporcionarles no sólo libros, cuadernos y uniformes sino
sentimientos y de la afectividad, el cuidado del desarrollo de la
para ofrecerles lo más necesario, fundamental y trascendente.
corporeidad y la adecuada formación de la sexualidad humana,
La tarea de los padres va mucho más allá. Por su parte la es-
son grandes retos que todos hemos de enfrentar.
cuela no debe sustituir el papel de la familia.

94 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S •
En la dimensión social y ética, debe educarse para saber vivir
en sociedad, servir a los demás, para el desarrollo de las virtu-
des humanas y adquirir una conciencia crítica ante los medios
de comunicación. Además los jóvenes esperan de su escue-
la mayor seriedad, compromiso profundo de su formación y
aunque no lo expresan siempre con palabras, lo experimentan JA EDUCACIÓN
desde lo más íntimo de su conciencia como grandes valores A BASE DE PREMIOS
que quieren alcanzar.
Y CASTIGOS
¿Qué creemos que esperan los alumnos de sus maestros? Des-
de luego, no todos los alumnos hablan, pero de hecho esperan
tener profesores preparados, llenos de sabiduría y responsabi-
lidad. Esperan que tengan buena pedagogía y adecuada me-
todología de enseñanza; que sean verdaderos guías y amigos
en su camino, de manera que sean capaces de acompañarlos
personalmente. Además que los traten sin distinción y que los
ayuden a ser parte viva y dinámica del grupo y de la escuela.

Esperan que sean maestros de vocación, que manifiesten su


alegría por servir en la educación de los grandes valores uni- 'n nuestra sociedad actual encontramos, que tan-
versales, tales como: el amor, la dignidad humana, la persona, to en la familia como en la escuela, se da con frecuencia
la vida, la trascendencia y otros como: el respeto, la justicia, el juna educación en base a premios y castigos, tomando
buen trato, la discreción, la puntualidad, la formalidad. ¡Cuán- esto como un recurso para educar. En este caso, los derechos y
to puede hacer un maestro educado y sabio lleno de amor a obligaciones se reducen a meros condicionamientos. Utilizar
sus alumnos! "La mejor pedagogía para educar es el amor a este método resulta ineficaz para fomentar los valores huma-
sus alumnos, la autoridad con que enseñan y los valores que nos y trascendentes del ser humano.
encarnan en ellos " (Juan Pablo II, Segunda Visita, Juan Pablo II
Aguascalientes, 1990). Al niño, tanto en casa como en la escuela, se le debe motivar
para obtener una calificación que deje satisfecha a su familia
Qué esperan los profesores, los padres de familia y la socie- y a sus maestros, pero sobre todo a él mismo. A veces se dan
dad, ¿de los alumnos? Sin duda alguna que todos esperamos casos en los que se obtienen buenas calificaciones, pero no tie-
dedicación a la lectura, escritura, estudio en general; que los nen bien cimentados los conocimientos, porque estudian sólo
alumnos tengan mayor iniciativa por descifrar sus dudas, que para el examen, debido a la presión que se ejerce sobre ellos,
les guste la investigación. Agrada mucho a los profesores y a advertidos de un estímulo o castigo.
los padres de familia cuando los alumnos van demostrando un
cambio de mentalidad, sus dudas, esfuerzos, la disciplina, el Los padres de familia, deben crear conciencia en los pequeños
gusto por el orden e interés por su superación personal. que si aprenden, estudian y asimilan, debe ser para la vida, no
para el momento. El beneficio será personal y repercutirá en la
No olvidemos que tanto profesores, alumnos, como padres comunidad donde viven. Porque poco a poco se va formando
de familia, integran una comunidad educativa. Juntos han de en toda su interioridad un crecimiento armónico, que parte de
ser responsables de la tarea educativa y de esta manera se lo- la disciplina que él mismo se ponga como medio para adquirir
gra, una sociedad más hermosa, justa, solidaria y fraterna. estos valores. La disciplina inteligente de sus padres y de sus

96 • E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 97


maestros, le ayudarán a sacar las calificaciones deseadas y a

crecer con profundidad. Por lo tanto, considero que es contrario ®


a la educación en valores, el sistema de premios y castigos que
cotidianamente utilizamos, en el hogar y en las escuelas.
m
EDUCARES I

i
Los premios y los castigos son el cáncer de la educación. Apa-
rentemente las cosas "van bien", para luego descubrir que el
A P R E N D E R Á APRENDER"
mal está muy avanzado. Es frecuente que los padres de fami-
lia, que supuestamente han educado a sus hijos en valores, des-
cubran que en realidad están frente a alguien con doble com-
portamiento. Sólo se comporta el niño según le conviene para
evitar castigos y obtener ventajas de todo lo que le ofrecen a
cambio de buena conducta.

¿Cómo cambiar un sistema de premios y castigos a un sistema


de valores? Esto obviamente necesita mayor profundización.
Existen maestros que no trabajan tanto por un sueldo o remu-
neración económica, sino convencidos de su ser profesional.
También encontramos padres de familia, que saben educar in-
sistiendo en los valores trascendentes y fundamentales de la
vida y de la dignidad humana.

Jesucristo que es modelo de Maestro, a todos les enseñaba con


autoridad y no como los escribas (Me 1, 22). El acompañaba
a sus discípulos pero también acompañaba a las multitudes; a
todos los promovía para que cayeran en la cuenta en los valo-
A p r e n d e r es adquirir el conocimiento de una
cosa, es ir desarrollando las capacidades y habilidades
mentales, físicas, manuales, etc. La educación ayuda a
encausar este aprendizaje y la enseñanza que recibimos de los
demás.
res de la vida eterna, del mundo y de su Padre celestial. No les
exigía ni más de lo que ellos podían dar, ni menos de lo que
Podríamos decir, que dentro de los diferentes enfoques de la
eran capaces.
educación, podemos considerar el aprendizaje como "apren-
der a aprender". La importancia del aprendizaje radica en
Una disciplina inteligente encauza sensatamente los valores y
que no termina, es algo inherente al ser humano, que lo va
aptitudes de cada persona, los estimula y los proyecta hacia
acompañando en el transcurso de su vida, pues éste es cons-
una conciencia de su propio ser. Los valores son fundamen-
tante, nadie puede decir que ya lo sabe todo y que ha aprendi-
tales para educar exitosamente. Los valores son el punto de
do lo suficiente; esto sería arrogancia, soberbia, orgullo. Todos
partida, el medio y el fin de todo acto educativo.
los seres humanos tenemos habilidades innatas o sea los dones
que el Señor nos dio para nuestra supervivencia en este mun-
do, pero hay otras que podemos ir desarrollando. Podemos ser
Peritos en una área específica pero ignorantes en otra.

Si somos humildes y reconocemos nuestras carencias, nos da-


remos cuenta que nos falta aprender muchas cosas. El que no

98 • EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 99


se abre a la enseñanza de otros, está condenando a no crecer.
Por eso el termino "aprender a aprender", quiere decir que
tenemos que darnos la oportunidad de seguir aprendiendo, y a

que nuestra vida es un constante aprendizaje. Hemos de tener


una actitud receptiva frente a la enseñanza que otros nos dan
si queremos servir. La familia y la escuela son lugares privile-
.ADMINISTRACIÓN
giados de aprendizaje. ^ E C O N Ó M I C A EN LA FAMILIA
Otro aspecto importante del aprendizaje es el "hacer", pues
se puede tener mucho conocimiento, teoría, pero no vamos a
saber si funciona hasta no ponerlo en práctica. Se dice que a
nadar se aprende nadando y que la práctica hace al maestro.
¿Cuántas cosas podríamos hacer si nos propusiéramos? A ve-
ces nos limitamos y decimos: yo no puedo hacer esto, o aque-
llo, y aunque tengamos dificultad en el aprendizaje con perse-
verancia podemos vencerlo. El Señor nos pide ser valientes e
intrépidos para intentar desarrollar nuestros conocimientos.
el eCOnOlTlíci es una virtud que consiste en ahorrar
"Aprender a ser", quiere decir que si Dios nos creo únicos trabajo, tiempo, dinero y evitar los gastos inútiles; es el
e irrepetibles, tenemos la obligación de cuidar nuestra propia norden y la buena administración, la cual da equilibrio,
individualidad; no tratemos de imitar a los demás; tenemos tranquilidad y paz. Esta debe darse desde el hogar y continuar-
que cultivar nuestras propias cualidades y habilidades. No po- se en la comunidad.
demos ir en contra de nuestro propio ser o de nuestra propia
naturaleza. Si queremos ser auténticas personas tenemos que Sabemos que para el éxito de cualquier actividad, es necesario
valorar primero nuestra propia dignidad humana. Lamentable- que exista una programación, a la cual se debe dar continuidad
mente vivimos una cultura donde el "tener" y el "poder" se y realizar su evaluación respectiva. En el caso de la economía
sobreponen al ser personal y lo destruyen. En la educación el monetaria, sobre todo en el hogar, es importante programar los
"ser" interesa más y prioritariamente. gastos de acuerdo a los ingresos, llevando una contabilidad
casera, una especie de libro de ingresos y egresos, para no te-
"Aprender a convivir". Existen personas que les cuesta mu- ner saldo rojo al final de semana, quincena o mes. Esto quiere
cho trabajo adaptarse y relacionarse al medio en el que se decir que no se gaste más de lo que se percibe. Es importante
desenvuelven. Pudiera ser que no han aprendido a aceptar la el buen manejo de los recursos económicos en cualquier ámbi-
realidad. A las personas con las que no se relacionan, se pue- to donde se realice
de decir que son 'inadaptados sociales". Es necesario aprender
a convivir en armonía y fraternidad mejorando nuestras rela- La economía no solamente se debe llevar a cabo en el aspec-
ciones humanas. Es maravilloso el texto de Sn. Lucas 2, 52 to material, también debemos cuestionarnos, si administramos
cuando dice: "Jesús progresaba en sabiduría, en estatura y bien los valores morales, o practicamos más los antivalores.
en gracia ante Dios y ante ios hombres ". Si se comienza con Hemos de usar bien los talentos que el Señor nos dio. Jesucristo
la familia a educar en estos aspectos importantes como son: dice: "El que es fiel en lo poco, lo es también en ¡o mucho y el
aprender a aprender, aprender hacer, aprender a ser y apren- que es infiel en lo poco también lo será en lo mucho" (Le 16,10).
der a convivir, estamos contribuyendo a una educación inte- El Señor nos enseña que hemos de usar con responsabilidad
gral, que será de gran relevancia en nuestra sociedad actual. todo lo que se nos ha dado.

100 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 101
La economía de la familia no se debe descuidar ya que sien-
do la base de la sociedad, debe mantenerse firme. ¿Nosotros
cómo la hemos administrado? ¿Le dedicamos la atención y eí
tiempo que necesita cada uno de sus miembros, padres, hijos
hermanos, esposos? ¿Se valora la dignidad de cada integrante?
Aquí deben ponerse en práctica los valores como la justicia, la
transparencia, la honradez, etc.

La administración del tiempo es de suma importancia ya que


de ello depende el éxito o el fracaso de nuestras actividades,
cualesquiera que sean. Con una buena programación se pue-
den realizar el trabajo de manera eficiente, no desperdiciando
el tiempo tan precioso, que no se vuelve a recuperar jamás.
Tampoco podemos excedernos en el uso del tiempo empleado
en el trabajo, al grado que afecte nuestra salud. Debe haber
tiempo para trabajar, comer, descansar, admirar, orar, estu-
diar, divertirse y hasta para enfermarse. El día tiene veiticuatro
horas que deben utilizarse prudentemente.

Para una buena economía de la vida se pueden seguir los pasos


antes enumerados que son: programación de las actividades;
seguimiento de lo programado; evaluación o examen de con-
ciencia sobre lo realizado. Este momento es una buena opor-
tunidad para reflexionar y analizar en forma personal, cómo
hemos administrado nuestra vida hasta hoy, y poder continuar
corrigiendo los errores cometidos.

COMPORTAMIENTOS
FRENTE A LA FE

02 • E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S
D I M E N S I Ó N SOCIAL
DE LA PASTORAL

($($Los gozos y las esperanzas, las tristezas


MÉ¡ y i angustias de los hombres y mujeres de hoy, sobre
a s

todo de los más pobres y de los que sufren, son a la vez,


gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de
Cristo" (GS 1). Así comienza una Constitución del Concilio
Vaticano II, llamada "Constimción Pastoral sobre la Iglesia en
el mundo actual". Dos grandes frases me impresionan suma-
mente la primera es: "la Iglesia en el mundo actual" y la segun-
da "los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de
los hombres y mujeres de hoy, son también de los discípulos
de Cristo" Estos discípulos somos los bautizados.

Con frecuencia nos preguntan qué es la Iglesia, para qué es


la Iglesia, cómo tiene que ser la Iglesia hoy, y no damos una
respuesta adecuada. Ordinariamente sobre la primera pregunta

E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 1
decimos: "somos todos los bautizados". Esta respuesta es in- tico mexicano a mitad del siglo pasado, que la fe se reduzca
adecuada, porque no se nos pregunta eso. Por ahora veamos- a unrecinto privado y no se proyecte al bien común y al bien
¿Para qué es la Iglesia de Jesucristo, a la que pertenecemos to- público? Cómo es posible que en la Iglesia después del Con-
dos los bautizados católicos? Desde luego a la luz del Concilio cilio Vaticano II, haya una fe débil, fragmentada, puramente
y de otros Documentos posconciliares, la Iglesia la entende- devocional sin ningún compromiso? (DA 12).
mos como "Misterio de comunión", "Sacramento universal de
salvación", "Pueblo de Dios" (LG 1 y 9). Con cuánta razón dicen nuestros Obispos en Aparecida: "Cons-
tatamos el escaso acompañamiento a los fieles laicos en sus ta-
Volviendo a la pregunta, ¿Para qué es la Iglesia? Desde el mis- reas de servicio a la sociedad, principalmente cuando asumen
mo nombre, "La Constitución pastoral sobre la Iglesia en el responsabilidades en las diversas estructuras del orden tem-
mundo actual", podemos ver que el Concilio Vaticano II, la poral" (DA 100c). Hoy se necesita una fe-compromiso, que dé
presenta como una respuesta frente a las realidades del mun- respuesta a los embates del mundo moderno. Somos muchos los
do. Los padres conciliares no se reunieron durante cuatro años bautizados, que si somos congruentes con nuestra fe, podemos
(1962-1965) para resolver problemas doctrinales de fe, sino con salvar a nuestros pueblos de las incongruencias que no ayudan
el fin de analizar los problemas pastorales y sociales que ata- a los cambios sociales que necesita nuestro tiempo. Eduque-
ñen a las personas. En otras palabras, fue para promover la mos en la dimensión social del evangelio de nuestra fe.
vivencia del Evangelio entre los cristianos bautizados de cara
a los desafíos actuales del mundo.

Hablar de la dimensión social de la evangelización o pastoral,


es fijarnos que el Concilio Vaticano II, fue y es un Concilio
netamente 'pastoral'. Esto es, la Iglesia debe dar respuestas a
las necesidades de nuestro tiempo y que vive nuestra gente.
Frente a un mundo lleno de tantos desafíos: globalización,
tecnología, manipulación de la información, mundos fantás-
ticos, ideología de género, pronunciamientos de los derechos
subjetivos y no de los derechos de todos, la dignidad de la
mujer que está enjuego, el estímulo del consumo, la regresión
autoritaria, la corrupción, la violencia, leyes injustas, luchas
armadas, la concepción injusta y corrupta de la política (DA
Cap 2), uno se pregunta: ¿Qué tipo de fe tenemos los bautiza-
dos?, ¿Qué tipo de Iglesia? ¿Qué Iglesia debemos tener?

Jesucristo desde el principio marcó el punto de partida de su


vida: el anuncio del Reino. Su contenido es: la verdad, el amor,
la vida digna, la justicia, la fraternidad, la dignidad humana, la
solidaridad, etc. Ahora bien, si los cristianos hacemos hoy lo
que Cristo vivió y predicó, entonces tendremos una Iglesia que
se fija en las cosas sociales que influyen en la vida de todos. La
incongruencia de la fe, es decir, el divorcio entre fe y vida, es
el peor enemigo de la misma Iglesia y de la sociedad. ¿Cómo
es posible, decía Efraín González Luna, gran cristiano y polí-

06 • EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 107


gl principio de pastoralidad consiste en que todos como
miembros de la Iglesia y en nombre de ella, hemos de realizar
las acciones de Cristo pastor. Es muy iluminador el texto del
Evangelio de Juan: "He venido para tengan vida y la tengan
CUATRO CRITERIOS
m
en abundancia" (10, 10). Para lograr esto, Jesús predica el
reino de Dios: la verdad, el amor, la justicia, la igualdad, la
DOCTRINALES grandeza de la persona y su dignidad. Pero sobre todo, nos
dejó la Eucaristía para ser celebrada: 'Hagan esto en memo-
DE LA E D U C A C I Ó N CRISTIANA ria mía" (Te 22, 19). De igual manera les enseñó a servir con
humildad, a los pies de los discípulos (Jn 13). Para Jesús, sus
discípulos todos deben ser misioneros, es decir, evangelizado-
res que trabajan en nombre de la Iglesia. Todo el Documento
de Aparecida habla de nuestro ser de misioneros.

El principio de solidaridad consiste en que todos podemos


ayudarnos mutuamente. S. Pablo al hablar de los miembros
del cuerpo humano, con el cual compara a la Iglesia dice: "No
puede decir el ojo a la mano, no te necesito; ni la cabeza a
los pies, no te necesito. Al contrario, los miembros del cuerpo
'1 trabajo pastoral de una Diócesis, pone en ca- que parecen más débiles, son indispensables" (ICor 12, 21-22).
mino a las personas, estructuras, instituciones, asocia- Todos como miembros de la Iglesia, estamos llamados a servir
c i o n e s , movimientos y grupos, para que hagan lo que les a nuestros semejantes.
"es propio", lo que deben y pueden aportar al trabajo dioce-
sano, lo hagan dentro de un proyecto común. En esto está la El principio de subsidiaridad consiste en que cada uno debe
riqueza y la belleza de trabajar en una "Pastoral de Conjunto". hacer lo que le incumbe hacer. En otras palabras, cuando ya el
Todos hacia un "todo" que es de todos. Ese todo, es la nueva menor sabe y debe hacer las cosas, que no lo haga el mayor.
Evangelización, tarea de la Iglesia. Esto mismo es aplicable en En una familia, por ejemplo, cuando ya el niño ha aprendido
la familia, en cualquier empresa o centro de trabajo. En este a atarse los zapatos, que no lo haga la mamá bajo el pretexto
contexto es urgente poner en práctica los principios de cclesia- que lo quiere mucho, si no que él debe hacerlo porque ya pue-
lidad, pastoralidad, solidaridad y subsidiaridad. de. De lo contrario se impide el crecimiento de la persona. Lo
mismo pasa en la pastoral. Así generaremos buenos agentes de
El principio de eclesialidad consiste en que todos los bauti- pastoral. Esto nos obliga a dejar de hacer muchas cosas que
zados caigamos en la cuenta que por el bautismo, pasamos hacemos y que les corresponde hacer a otros. De todo lo ante-
a formar parte viva de la Iglesia cuerpo orgánico de Cristo rior, se desprenden muchas cosas buenas si nosotros educamos
(Ef 1, 23). Por este hecho, todos somos llamados a cumplir la en estos principios universales.
misión que Cristo le ha encomendado a su Iglesia, de la cual
somos miembros vivos (ICor 12, 12 ss). Por lo tanto los bau-
tizados somos corresponsables de presentarla ante el mundo
como "sacramento universal de salvación", "sacramento de
comunión", "pueblo de Dios" y "comunidad de cristianos",
comprometidos con las encomiendas que Jesús le ha dejado a
favor del mundo.

108 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 109
divino, no humano, por consiguiente es urgente cumplirlo.

Jesús al hablar de que la cosecha es abundante pero los obre-


ros son pocos les dice, pónganse en camino, sepan que los envío
como corderos en medio de lobos. Esta última expresión indica
LOS LAICOS los problemas con los que se van a enfrentar los que decidan rea-
lizar alguna actividad pastoral. Según las estadísticas del 100%
EN LA PASTORAL DE LA IGLESIA de bautizados, sólo el 15% se encuentra trabajando en alguna
actividad pastoral y el 85% restante, vive la religiosidad popular
sin ningún compromiso cristiano. Jesús había dicho, la cosecha
es mucha y los obreros pocos.

El hecho de ir desprovistos de provisiones, sin bolsa, ni morral,


ni sandalias, quiere decir que el misionero no debe llevar la carga
de las preocupaciones, más bien debe tener el desprendimiento
de las cosas materiales, sobre todo del dinero. El misionero no
se va a morir de hambre, debe confiar en la misericordia de Dios
y El, se encargará de alimentarlo, cuidarlo y proveerlo de lo
necesario. También dice: "Cuando no los reciban bien, salgan
de la plaza y se sacúdanse el polvo que se les ha pegado en los
pies". Con esto entendemos que no siempre los destinatarios van
a recibir la Palabra del Señor con alegría, que habrá problemas,
dificultades, malos modos, cabezas duras. En todos los casos el
Señor siempre los reconfortará y al final los premiará.

Es necesario que el discípulo acepte humildemente y cumpla con


fidelidad lo que su Maestro le ha enseñado, tratando de imitarlo,
de pensar, actuar, trabajar y de parecerse lo más posible a El. Para
n día estando reunidos todos los comités de esto tiene que estar consciente que ha decidido tomar el camino
las escuelas católicas parroquiales y maestros, se me en- de la cruz. En el caso de los laicos, hemos de llevar la Buena No-
v ¿ / comendó hacer la oración de la agenda del día. Leyendo ticia desde nuestra realidad laical secular. Es decir desde nuestras
y reflexionado en el trabajo que el Señor le encomendó a los 72 realidades temporales (LG 31).
discípulos (Luc 10,1-12), me pareció importante que los asistentes
reflexionaran con tanto realismo este texto tan importante. La Pastoral Educativa del hogar, Escuela católica, política,
economía, es propio de nosotros, desde nuestra espiritualidad
En este pasaje se nos habla del mandato misionero. En un prin- laical. Las realidades temporales y terrenas, "es nuestro campo
cipio Jesús escogió y envió a los Doce discípulos (Me 3, 13-19), propio" para llevar el Evangelio. Además es urgente llevar
donde están representados, el Papa, los Obispos, Sacerdotes, Diá- una vida sacramental acompañada de todos los medios de es-
conos. En este pasaje de los 72, nos habla de que Jesús los envió piritualidad cristiana como son: la oración, la reflexión, la es-
a predicar. Fueron enviados de dos en dos; en ellos están repre- cucha de la Palabra de Dios, la celebración de los sacramentos,
sentados todos los laicos. Unos y otros recibieron la encomienda la consulta espiritual.
de predicar la Palabra de Dios. Esta encomienda es un mandato

110 • EDUCACIÓN Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 1
material, ahora será el templo de Cristo, c) Otro sentido es el
cambio del pan natural al verdadero pan de Dios que será carne
M ofrecida en sacrificio (Jn 6, 31-35). La Pascua del verdadero
LA P A S T O R A L cordero es que Jesús ahora, será la víctima.
Y LA PASCUA CRISTIANA Los Evangelios sinópticos narran la Pascua como una comida
pascual, la cual cambia Jesús para siempre por la comida
de la Eucaristía, que conmemorará para siempre su sacrificio
y su resurrección: "Hagan esto en memoria mía"(Lc. 22, 19).
Pascua, significa el paso del Señor por la vida de todos. Si la
Pastoral educa y cuida estos pasos y estos cambios, nuestros
pueblos entenderán con mayor facilidad la propuesta salvado-
ra que Dios nos hace en la Eucaristía.

La Pascua cristiana no la podemos entender sino unida con la


Pascua judía, la cual era una fiesta de familia. Se celebraba de
noche en el plenilunio del equinoccio de primavera, el catorce
del mes de Nisán. Se ofrecía a Yahvé un animal joven, cordero
a Pastoral entendida como ministerio funda- o cabrito de un año, para traer las bendiciones divinas sobre el
rebaño y sobre el pueblo. No se podía romper ni un solo hueso.
mental, mediante el cual la Iglesia cumple su misión
zisalvífica, ha de tener como fuente, principio y fin la ce- Su sangre servía de preservación y liberación en cada familia.
lebración de la Pascua. La Pascua es el paso de Dios frente a La Pascua, era el paso de Dios por la vida de los israelitas y el
paso de éstos por la vida de Dios (Ex 12, 23-46).
nuestros pueblos y nuestra vida. La Pascua es la fiesta de la
Iglesia por excelencia.
Vivir la Pascua cristiana hoy, es celebrar y vivir la Eucaristía
En el tiempo de Jesús, la Pascua judía reunía en Jerusalén a cada domingo. Desde el principio de la Iglesia, los primeros
todos los fíeles para la inmolación y manifestación del cor- cristianos se reunían el primer día de la semana, para la frac-
dero pascual, que conmemoraba la salida de los hebreos de la ción del pan. Muy pronto se le llamó al domingo "Día del
servidumbre de Egipto. Hoy la Pascua cristiana, reúne a todos Señor" (Ap 1, 10). Cuánto podemos lograr si educamos en la
los cristianos en la comunión del Señor "verdadero cordero de asistencia a la Eucaristía el día domingo, el cual da verdadero
Dios". En al AT los israelitas para celebrar la Pascua, se re- sentido a la semana. La Pastoral ha de educar a cada bautizado
unían a comer la carne del cordero-animal. A partir del NT, para que sea apóstol de la Pascua.
todos los que quieran celebrar la Pascua de verdad y en serio,
han de comer la carne de Cristo, el cordero, en la comunión Algunos ejemplos para entender y vivir mejor la Pascua cris-
Eucarística. tiana dando pasos.

Jesús celebró la Pascua judía, con tres nuevos sentidos: a) - Pasar de la muerte a la vida.
Desde niño en el templo anunció el Reino a los doctores de la - Pasar de la indiscreción a la discreción.
ley (Le 2, 41-51); b) La purificación del templo de Jerusalén - Pasar del pecado a la gracia.
cuando arrojó a los mercaderes (Jn 2, 13-22). Ya no serán la - Pasar de la debilidad de la fe al fervor.
ofrenda los machos cabríos. El templo ya no será el templo - Pasar de la división a la unidad.

112 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 113


- Pasar del odio al perdón, al amor.
- Pasar del libertinaje a la libertad
- Pasar de la soberbia a la humildad. TI
- Pasar del vicio a la virtud.
- Pasar de lo "hay se va" a lo bien hecho.
- Pasar de la mentira a la verdad m LA A M I S T A D •
En este punto, la Pastoral de la Iglesia desempeña un papel
Y LA PASTORAL
importante, hacer que toda la comunidad sea responsable de
la celebración de dicha fiesta. Si la Pascua nos hace dar pasos
con Cristo resucitado y nuestra vida comienza a cambiar con la
fuerza de la fe, la Pascua ha cumplido su cometido.

E l mes de febrero se caracteriza por el día de la


amistad, valor de tanta fineza en las personas educa-
_ d a s . Aunque en la vida ordinaria se hable del "amor y la
amistad" o del "día de los novios", la amistad es la expresión
más elocuente del amor, buscada, querida y acogida por todos,
pero con mayor sensibilidad por los jóvenes.

La amistad es la mejor expresión del amor. Ella es precisamen-


te el amor más puro y bello que existe sobre la tierra, porque es
uno de los valores humanos que convoca a toda la humanidad
a ser amigos. La literatura de todos los tiempos le ha dedicado
sus mejores páginas, desde el tratado "De Amicitia de Cice-
rón" y en las mejores páginas de la Sagrada Escritura, corre el
concepto de la amistad como agua que canta entre las piedras
del arroyo, para terminar en el lago profundo de grandes amis-
tades, las amistades de Jesús "amigo de los hombres".

La amistad es un valor común y universal de todas las razas,


de todas las edades y de todos los credos, ya que es como una
mesa familiar alrededor de la cual los hombres del universo
buscan caminos de paz, de ayuda y de bienestar

La amistad tiene algo misterioso que lleva a la confianza y a la


intimidad espiritual, abandonándose completamente en la bús-
queda del bien de los amigos. En la amistad, al amigo se le
ama por sí mismo, se le comunica la interioridad del corazón y
las profundidades más secretas del alma. Ejemplo de este gran
valor, es Jesucristo que dice: "Ustedes son mis amigos porque
Íes he dado a conocer todo lo que he aprendido de mi Padre"

114 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 115
(Jn 15, 15). Jesús en el grupo de los Doce creó una verdadera
amistad, enseñándoles a amarse unos a otros, a servir a todos, a

tener buenos pensamientos, buenos sentimientos y buenos afec-


tos. Dentro de la amistad les enseñó la mística de la corrección
con los siguientes pasos: en secreto, con dos o más personas,
con la comunidad. Les enseñó además que el amor más grande
EDUCAR
es aquel que da la vida por sus amigos (Jn 15, 13). EN LAS VIRTUDES HUMANAS
Y TEOLOGALES
Jesucristo nos invita a todos los seres humanos a ser sus ami-
gos con la propuesta de hacer lo que él manda. Nadie como
Jesús ha amado tanto, a tal grado que ha dado la vida por todos
voluntariamente, porque a todos los ha amado, por lo tanto los
considera amigos (Jn 15,14). ¿A qué persona sensata y genero-
sa no le gustaría ser amiga de Jesús? Con esta amistad, todos
salimos ganando porque con ella se crea la convivencia co-
mún. Para esta tarea como amigos, Jesús nos invita a trabajar
en el campo de su Iglesia.

Los que han respondido y seguido a Jesús tienen un lugar en


la Iglesia. Por aprender de él a ser discípulos se han hecho mi- OS hombres y las mujeres creados por Dios,
sioneros de la gran noticia del amor, de la igualdad, de la sal- estamos adornados por muchos valores que también Ha-
vación, de la fraternidad, de la felicidad. Con su palabra los cinamos virtudes. Estas virtudes podemos clasificarlas:
misioneros o agentes de pastoral, presentan la Palabra de Dios, en virtudes humanas y virtudes teologales.
hecha vida, oportuna e inoportunamente, en el retiro espiritual,
en la catequesis, en la celebración de cualquier tipo y en la ayu- Las virtudes humanas son cualidades espirituales estables en
da a los demás. Con ello crean la amistad, don sublime de Dios,
el alma, que nos disponen para el bien y nos dan facilidad y
que una vez que nace no puede morir porque es la sublimidad
gusto en los actos propios de cada virtud. Nos ayudan a vivir,
del amor.
a ser felices, a practicar el servicio con alegría, con amor, Así
nuestro trabajo diario no será triste y amargado; además que su
Hoy el mundo vive dolorosas, sombrías y aterradoras soleda- cumplimiento nos da la esperanza de alcanzar una vida mejor
des en la familia, incluso dentro del matrimonio, en los grupos para el tiempo y la eternidad. Por ejemplo la virtud de la obe-
y en el medio ambiente, con amenazas de muerte de la propia
diencia, nos facilita a cumplir fiel y gozosamente las normas y
vida. Frente a esta realidad, hemos de ofrecer nuestra atención,
preceptos de las instituciones o instancias que lo requieran.
nuestra cercanía, el respeto, nuestra confianza pensando que el
otro es "alguien que nos pertenece" para saber compartir sus
sufrimientos y sus alegrías, para intuir sus deseos y atender San Pablo escribiendo a Timoteo dice: "Huye de los impulsos
sus necesidades, pero sobre todo para ofrecer una profunda apasionados de la juventud, evita las discusiones estúpidas y
amistad (NMI43) Hoy se necesita que sean verdaderos amigos, superficiales, sabiendo que engendran conflictos y practica la
los esposos, los padres y los hijos, y éstos entre hermanos. Se justicia, el amor, la paz " (2Tim, 2,22-23). Esta recomendación
necesita aprender el arte de saber escuchar al otro abriendo tan importante, deberían practicar todas las personas, y se evi-
espacios en la familia, el grupo, la oficina, la parroquia que tarían muchos pleitos y conflictos en la familia, en la comuni-
favorecen la amistad. La amistad no admite lo grosero, lo rudo, dad, que sólo engendran violencia, odios y rencores. Donde
lo áspero, los celos, la envidia, lo malo, no actúa con bajeza. hay justicia y amor hay paz. También existen otras virtudes

116 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 117
humanas que San Pablo no deja de recomendarle a Timoteo
como son: la sobriedad, la prudencia, la cortesía, la hospitali-
dad, la capacidad de enseñar, la amabilidad, la bondad. Todas
estas virtudes podemos llamarles valores humanos. EDUCAR
EN LOS AYUNOS
Algunas personas piensan que las virtudes limitan al hombre,
lo oprimen, que no le dan libertad, pero es todo lo contrario, QUE AGRADAN A D I O S
lo ayudan a superarse, a ser mejor persona, lo perfeccionan,
le dan alegría, amor, esperanza, equilibrio, orden. Todas las
virtudes en su conjunto llevan a la perfección y a la santidad,
y aunque es difícil que una persona desarrolle todas, se debe
hacer un esfuerzo por cultivar alguna con mayor énfasis, pues
los santos sobresalieron con alguna específicamente, como
San Francisco de Asís que se distinguió en la pobreza.

Las virtudes humanas están encauzadas para el bien y sirven 7T\ 1 •


para dar vida. Lo contrario de las virtudes son: los vicios, a Cuaresma eS el tiempo más apto para la ora-
las pasiones y los desórdenes que obstaculizan su desarrollo. ción, la penitencia y la caridad. Es el tiempo de observar
Ciertamente que los seres humanos somos frágiles pero no po- '—iel ayuno, pero sobre los ayunos que a Dios le agradan.
demos justificar un.vicio sólo como una enfermedad, como Estos ayunos contribuyen a mejorar la educación de la fe. El
es el caso del alcoholismo. El alcoholismo antes que nada, es cuarto mandamiento de la Iglesia, pide abstenerse de comer
un vicio que puede quitarse con el dominio personal que es carne, y ayunar durante la cuaresma con la finalidad de domi-
una virtud. Es necesario un autoanálisis para detectar con ve- nar nuestros instintos. El libro de Isaías nos ofrece los ayunos
racidad y claridad cuáles son las debilidades y cuáles son las que agradan a Dios.
enfermedades para poder tratarlas.
El profeta Isaías habla cómo la gente de Judá ayunaba y trataba
Las virtudes teologales son la fe, la esperanza y el amor. Pero la de agradar y ganarse la amistad de Dios, cumpliendo con sus
más grande de todas es el amor (ICor 13, 13). Sólo los limpios de obligaciones y esforzándose por conocer sus caminos. Pero a
corazón, los que buscan y se acercan a Dios a través de la oración, la vez se quejaban de que ayunaban y que Dios no los tomaba
de los sacramentos son capaces de ejercitarse en las virtudes. en cuenta (Is 58,1-14). Pero estaban equivocados porque Dios
ama a todos y ve el corazón. Muchos en los días prescritos
Una persona con virtudes humanas, se distingue y es modelo para el ayuno, se dedicaban a sus trabajos y negocios, vivien-
para otras personas. Por lo tanto, es respetada y querida. Ejer- do con violencia entre sus hermanos.
citemos las virtudes como una prioridad en nuestra vida.
Dios por lo contrario, quiere otro tipo de ayunos: "Romper las
cadenas injustas, desatar las amarras del yugo, dejar libres a
los oprimidos y romper toda clase de yugo". Muchos estamos
dominados por los vicios, los malos hábitos, la soberbia, pero
también a veces encadenamos a los demás con la injusticia: en
la familia, en el trabajo, en el comercio, etc. El yugo es la tira-
nía, la carga pesada, la opresión, la palabra ofensiva. Desatar
las amarras es no participar en las maldades que a diario se
cometen y de las cuales a veces somos cómplices.

18 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 119
Para vivir los ayunos que Dios nos pide podemos realizar lo
siguiente: tratar a los demás con amor, con igualdad, ayudan-
do a los demás a lograr su libertad verdadera; compartiendo
nuestro pan y nuestros bienes con nuestros hermanos. Siem-
2 LAS O B R A S
pre podemos dar algo provechoso. Lo material es bueno pero DE CARIDAD QUE AGRADAN
es mejor brindar nuestro tiempo, nuestro talento o una palabra
de aliento. Si en la cuaresma quitamos las cadenas que nos ADIÓS
oprimen y dañan a los demás, entonces tu luz brillará, dice el
Señor, "Como la aurora, y cicatrizarán las heridas y vendrá
la gloria del Señor" (Is 58, 8).

Los discípulos de Juan le preguntaron a Jesús por qué sus dis-


cípulos no ayunaban. Jesús contestó: "¿Quieren ustedes que
los compañeros del novio, estén de duelo mientras el novio
está con ellos? (Mt 9, 14-15). Mientras Jesús esté con nosotros,
en nuestro corazón, pensamientos y acciones, el ayuno de la
manera como lo practicamos no es tan necesario, ya que el
que está con Jesús dará testimonio de El haciendo otro tipo de
uchos vivimos enajenados en ios días de
la cuaresma y de la semana santa, sin reflexionar que
ayunos más fructuosos.
es un tiempo de purificación, de ayunos y de obras de
caridad.
Jesús también enseña: "Cuando ustedes hagan ayuno, no pon-
gan cara triste, como los que dan espectáculo y aparentan pa- Las obras de caridad son obras de misericordia y de amor.
lidez, para que todos noten sus ayunos. Yo se los digo: ellos La caridad es elemento esencial de la misión de Cristo y de la
han recibido ya su premio. Cuando tú hagas ayuno, lávate Iglesia. No toda obra buena es agradable a Dios. En el evan-
la cara y perfúmate el cabello. No son los hombres los que gelio de San Mateo (Mt. 6,1-4) Jesús nos dice: "Tengan cuida-
notarán tu ayuno, sino tu Padre que ve las cosas secretas, y tu do de no hacer el bien delante de la gente para que los vean "
Padre que ve en lo secreto, te premiará " (Mt 6, 16-18) Jesús no Lo grandioso de una acción es realizarla en lo secreto más
justifica ni condena el ayuno: él mismo ayunó en el desierto. íntimo del corazón no buscando reconocimientos, elogios
y aplausos. "Que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu
El ayuno no tiene validez si lo hacemos para quedar bien con mano derecha ".
los demás y no con Dios. En la mayoría de las religiones se
practica el ayuno para pedir el perdón o algún favor. El ayuno Es difícil hacer el bien sin mirarse a sí mismos. ¿A quién no
debe ser parte importante del proceso de conversión, del cam- le gusta que le den reconocimientos? Es digno dar reconoci-
bio de actitud y de pensamiento por haber ofendido a Dios. mientos, pero si esto esperamos y los andamos buscando, ahí
Por eso el ayuno debe ofrecerse siempre con alegría y debe ir está ya nuestra recompensa, pero cuando se hace en secreto,
de la mano el ayuno físico con el espiritual. El ayuno que hoy nuestro Padre que todo lo ve, nos regala grandes satisfaccio-
hacemos ha de ser símbolo de una penitencia mayor. nes que nos dan felicidad.

Otra condición para que nuestras obras sean agradables a Dios


es la fe. Nos dice Santiago 2, 14 ss. "Si alguno tiene fe y no
tiene obras, la fe es muerta". Puede alguien decir, soy una

20 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 121
persona de mucha fe, porque cumplo con ir a misa los domin-
gos y además comulgo, pero no es amable con las personas,
es rencorosa, no sabe perdonar y le gusta criticar a los demás.
En este caso, no hay ni obras ni fe. O puede que sea muy cari-
tativa, que le gusta ayudar cuantas veces se lo pidan, pero no LA G E N E R O S I D A D
cumple con sus deberes de cristiano, tendrá obras pero sin fe. FUENTE DE FELICIDAD
La fe y las obras buenas van juntas.

Intensificar la caridad, la ayuda a los más necesitados con ac-


ciones que dan vida, ayudarlos con cosas materiales emergen-
tes es una obligación de caridad. Al ayudar a las personas no
podemos esperar recompensa. Las obras de misericordia de-
ben ser obras hechas con fe para que den vida. Muchas veces
es más fácil regalar cosas materiales para la fiesta del santo
patrón y algo semejante, que realizar obras de caridad que
verdaderamente hacen bien a los demás y por lo tanto agradan
a Dios. Buscar el bien del otro, sea rico, sea pobre, no haciendo
distinciones sino siendo solidarios con todos, eso es agradable
a Dios. Nuestras acciones de caridad hechas con amor y fe dan 1 hombre moderno busca la felicidad a través
frutos de santidad. La caridad nace de un corazón bondadoso de la facilidad, creyendo que su vida será más placentera
lleno de amor. si llena su vacío interior con cosas materiales. Con esto,
se ha vuelto superficial. Utiliza todos los medios modernos a
La caridad debe comenzar con uno mismo, quererse a uno su alcance para esforzarse lo menos posible, "quiere evitar
mismo para poder querer a los demás. Quizás alguien tenga la fatiga" en el ejercicio de sus tareas diarias, ya no quiere
necesidad de un consuelo. Nadie es tan pobre, que no pueda mortificarse en nada; sacrificarse, menos. En este tiempo pos-
brindar una sonrisa, un saludo amable y cariñoso o una palma- moderno, todo pedido es urgente, ya no hay paciencia ni para
dita. Los refranes son dichos que nos dan una gran enseñanza esperar la respuesta.
"Obras son amores y no buenas razones" Hemos de ofrecernos
por la misericordia de Dios como sacrificio vivo agradable a Las cosas se quieren conseguir a base de "favores", que'no son
Dios. Que nuestro amor sea sin fingimiento, detestando el mal desinteresados por supuesto, ya no hay favores gratuitos, todo
y adhiriéndonos al bien. Nuestro amor de hermanos debe ser lleva una mira de futuro y se dice "ahora por mí, mañana por
afectuoso y cariñoso. ti". Estamos tratando de decir que ahora yo te apoyo, pero ma-
ñana tú me tienes que corresponder invariablemente y además
con intereses, porque se cobra el favor en gran escala. Se hace
difícil dar sin recibir nada a cambio.

Es triste ver cómo hay hijos que no quieren ayudar ni física


ni económicamente a sus padres ancianos, si no van a recibir
alguna herencia. Y si lo hacen y no reciben nada, peor, quedan
frustrados, enojados, porque no recibieron la recompensa a su
esfuerzo. Aunque es una acción que debe realizarse por obli-
gación, algunos piensan que lo hacen por caridad. Por lo tanto
no se entiende ni la caridad ni la generosidad.

122 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S EDUCACIÓN Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 1
Los cristianos debemos estar conscientes que el actuar de esta
manera, no está de acuerdo a las enseñanzas de Jesús, que con
su presencia en la tierra trataba con gente del pueblo: pobres,
viudas, enfermos, pero también con comerciantes, funciona-
rios, no había distinción y para todos tenía un regalo: su amor,
su ternura, su cariño y finalmente con su sacrificio en la Cruz, 1ür VISITA
nos da la mayor prueba de su generosidad. A U N ENFERMO
Los ricos dan de lo que les sobra, Jesús mismo se dio cuenta
cuando éstos depositaban sus ofrendas en el arca del tesoro del
Templo, pero también "Vio a una viuda muy pobre que echa-
ba dos moneditas y dijo: les aseguro que esa viuda pobre ha
echado más que todos los demás" (Le 21, 2-3) Lo que dio esta
mujer, era lo único que tenía para vivir, esto es generosidad.

La caridad es una virtud que consiste en realizar buenas accio-


nes que se hacen con amor y por misericordia; a sabiendas que
toda obra buena es agradable a Dios. Más aún, la generosidad , 1 visitar a un enfermo no sólo estamos
es la caridad en extremo, es dar hasta que duela, lo que más 'ZA\ cumpliendo con un deber cristiano, sino demostrando la
nos cuesta: un saludo a quien no nos habla, perdonar un insul- \caridad a nuestro prójimo que es imagen y semejanza
to, reconocer un error, hacer un favor a quien nos levantó una de Dios. Prestar atención, compañía, consuelo en el momento
calumnia, visitar y apoyar a un anciano enfermo, compartir preciso a alguien que lo necesita es un acto sublime de caridad.
nuestros bienes. Practiquemos la generosidad y no olvidemos
que el alma generosa será colmada de bienes (Prov 11, 25). La Tenemos como modelo a Jesús que amaba con predilección a
generosidad es la virtud de las almas grandes y limpias. los más débiles, y dentro de ellos a los enfermos. El se acercaba,
los escuchaba, sanaba sus heridas, curaba sus enfermedades.
Siguiendo este ejemplo, cuánto bien podemos hacer, dedican-
do parte de nuestro tiempo para prestar una ayuda eficaz a un
enfermo, consolando con nuestras palabras de aliento, nuestra
compañía y si no se basta por sí mismo, brindarle nuestro ser-
vicio desinteresado, por ejemplo: prepararle la comida, lavarle
su ropa, realizar algunas compras que necesite. Pero también
hacer que los familiares vean a su enfermo.

En esta época donde ya no nos alcanza el tiempo para realizar


nuestras propias actividades cotidianas, es necesario recobrar
esta parte humana para brindarles un poco de tiempo a nuestros
hermanos necesitados. Existen muchos ancianos abandonados
por su propia familia porque se les considera como un estorbo
y que sólo son visitados por alguna conveniencia económica.

La Iglesia abraza con amor a los afligidos por la debilidad hu-


mana. Más aún, reconoce en los pobres y en los que sufren la

124 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 125
imagen de su fundador pobre y paciente. No cabe duda que el
sufrimiento humano, la enfermedad y el dolor, constituyen
uno de los misterios más profundos de la existencia humana.
De igual manera debemos brindar atenciones y cuidados es-
peciales a nuestros hermanos discapacitados ya que por su COMPORTAMIENTO
misma situación merecen especial afecto. EN LA SANTA MISA
Es conveniente, si el caso lo amerita, invitar a los enfermos a
que se preparen a recibir los sacramentos de la Reconciliación
y de la Eucaristía, ya que éstos los llevarán a un encuentro
personal con el amor de Dios, reconfortarán su salud de cuer-
po y alma, dándoles la paz y tranquilidad necesaria en esos
momentos difíciles.

Jesús ofrecía el perdón de sus pecados a los enfermos. La cura-


ción del paralítico a quien le dijo: "Hijo tus pecados son per-
donados " (Me 2, 5) es un claro ejemplo de su bondad. Con este
hecho Jesús ayuda a los enfermos a descubrir el rostro de un
Dios que es amor, perdón y acogida de pecadores. Se puede
dar a conocer al enfermo el valor del sufrimiento, que aceptado
y ofrecido a Dios con amor, deriva del sacrificio de Cristo, que
llama a los miembros de su cuerpo místico a unirse a sus pade-
cimientos y completarlos en su propia carne (Col.l, 24).

La Iglesia apostólica desde el principio, Uivo un amor prefe-


rencial a los enfermos, atestiguado por Santiago y que hoy está
vigente: "¿Está enfermo alguno de vosotros? Que ¡lame a los
presbíteros de la Iglesia; para que oren y le unjan con óleo
en el nombre del Señor y él hará que se levante, y si hubiera
cometido pecados, le serán perdonados" (Stgo 5, 14-15). as actitudes, gestos, comportamientos y bue-
nas maneras son el fruto de la educación que posee una
Como familiares y amigos de nuestros enfermos, Dios nos deja . r m p e r s o n a . Esta se demuestra en el lugar en que la perso-
descubrir su amor a través de ellos. Cuando Dios nos llame na desarrolla sus actividades cotidianas: como es la casa, el
a su presencia daremos cuenta de la atención que dimos a los trabajo, algún evento social, lugares de recreación, lugares de
enfermos. Jesús dice: "Vengan benditos de mi Padre y tomen culto religioso, etc. Como en todo, la coherencia es necesa-
posesión del reino porque estuve enfermo y me visitaron ", (Mt ria, por eso el comportamiento debe estar acorde al lugar y a
25, 34-36). las circunstancias. Veamos qué actitudes debemos tomar en la
celebración de la santa misa.
El amor a nuestros semejantes es una virtud universal, es decir
amar a todos sin excepción, de cualquier tipo de religión, raza Sabemos que la puntualidad es estar a tiempo a la hora indi-
o nación. cada. Este valor nos prepara psicológicamente para celebrar el

126 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 1
don de la fe, que Dios ha puesto a nuestro cuidado. La puntua-
lidad es acto de justicia con nosotros mismos y con los demás. días", las "buenas tardes o noches". Lo que no se debe hacer
es: platicar en voz baja ni en voz alta, comer o tomar líquidos
Es indispensable el orden para el buen desarrollo de cual- a menos que se tenga que tomar algún medicamento por enfer-
quier actividad. Si llegamos a tiempo y ordenadamente vamos medad, masticar chicle y luego pegarlo en las bancas, quitarse
ocupando los lugares vacíos, no vamos a estar interrumpiendo los zapatos, cruzarse de un lado a otro, trátese de niños o de
sobre todo a la hora de la homilía y de la Consagración. En adultos y llevar los perritos.
este momento es mejor quedarse de pie o de rodillas y después
buscar un lugar desocupado. A este respecto nos dice el Documento Aparecida 330, que la
educación hace más humana y más persona al hombre y mujer,
Es recomendable que las mamas que tienen niños pequeños haciéndolo fructificar en hábitos de comprensión y comunión.
hablen con ellos, para que los enseñen desde esta edad, que el Analicemos, reflexionemos y pongamos en práctica estas ense-
templo es un lugar sagrado donde se debe estar en orden y en ñanzas.
paz. Para las mamas que tienen niños de brazos, es mejor que
se queden cerca de una puerta para salir a calmarlos cuando
están muy inquietos o están llorando. No se debe regañar o
pegarles durante la celebración, pues estas actitudes distraen a
las personas, quitan la devoción y provocan desorden.

La atención es necesaria para la buena comprensión del men-


saje que se dirige a las personas, tanto en la lectura de la Pa-
labra de Dios como de la homilía, ya que son de mucho pro-
vecho para quienes las escuchan. Si no ejercitamos este valor,
saldremos vacíos porque estuvimos presentes, pero ausentes a
la vez. La atención no solamente es saber escuchar, también es
demostrarla en actitudes de amabilidad, como darle el lugar al
anciano o a la señora que lleva a su hijo en brazos.

El respeto se expresa en la cortesía, en la aceptación de unos


a otros. Esa debe ser nuestra actitud durante toda la celebra-
ción. A veces nos dedicamos a observar cómo van vestidas las
personas, qué zapatos llevan y de quién van acompañadas. Si
nos caen mal, no nos recorremos aunque haya un lugar desocu-
pado, y nos hacemos desentendidos para no dar la paz. Decir
"con permiso", cuando uno va a pasar en medio de las perso-
nas para ir a comulgar, es un signo de respeto muy importante
El respeto es darle el lugar y el valor a cada persona.

El saludo signo de cortesía, no debe faltar nunca en una per-


sona educada. Cuando nos encontramos con las personas a la
entrada o a la salida del templo, debemos dar los "buenos

1 28 • EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 129


puede formar a nadie en cualquier espacio educativo: familia,
escuela, sociedad. La Iglesia desde siempre y en todas las épo-
cas de la historia da testimonio de Dios, revelado en Cristo por
EL T E S T I M O N I O el Espíritu que clama en nosotros Abbá Padre, así comunica la
experiencia de su fe en El (DP 356).
Ü EN SU D I M E N S I Ó N POSITIVA
Sabemos por experiencia que la fuerza del testimonio, es esen-
cial en la educación, y que sólo pueden darlo los que son cohe-
rentes en su pensar y su actuar; cuanta verdad tenían nuestros
padres cuando nos decían: no hagas cosas malas con el pretex-
to de considerarlas como buenas.

El testimonio nace de las convicciones verdaderas y se defien-


den con valentía, sin miedo, denunciando la injusticia, prote-
giendo al débil y en ocasiones llegando al sacrificio. El testi-
monio es la fuerza y esplendor de la verdad, "Este es el mismo
discípulo que da testimonio de estas cosas y que las ha escrito
aquí, y nosotros sabemos que dice la verdad" (Jn 21,24).

1 testimonio positivo es un elemento impor- Los educadores: padres de familia, maestros; dirigentes de gru-
tante y determinante en la educación por que edifica el pos, autoridades civiles y eclesiásticas, deben dar testimonio po-
amor, la fe y la esperanza. sitivo si quieren que sus enseñanzas tengan éxito y credibilidad.

Si revisamos cuidadosamente la historia, nos sorprenderemos de


la gran cantidad de personas que realizaron grandes hazañas en
la economía, el deporte, la política, la religión. Todos ellos son
ejemplo de perseverancia, paciencia, sabiduría, fortaleza; son
testimonio de lo que un ser humano puede lograr si se lo pro-
pone. Los santos fueron personas frágiles, débiles como cual-
quiera de nosotros, pero sobresalieron sus virtudes que supieron
cultivar cuidadosamente y ahora son un ejemplo a seguir.

Los seres humanos somos dados a observar en primer lugar las


actitudes negativas de nuestros semejantes y hasta tratamos de
imitarlas, pues son las mas fáciles de seguir y nos cuesta tra-
bajo reconocer las positivas que son más difíciles de realizar;
sobre todo por la abundancia de imágenes que nos proponen
en los medios de comunicación juntamente con otras imágenes
que llegan a la familia y las que encontramos en las calles. Es-
tas influyen sobremanera en todos los niveles de la población.

La Iglesia exige a todos los cristianos dar buen testimonio. El


testimonio es la primera etapa y condición sin la cual no se

30 • EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 13


LA E D U C A C I Ó N
Y LA PALABRA HUMANA
EL A R T E
DE CONVERSAR

1
odo ser humano tiene la necesidad de co-
municarse desde el momento que nace. El bebé se co-
TJ munica a través del llanto; con él indica que tiene una
necesidad: hambre, frío, dolor, calor etc. La vida en familia y
en los diferentes ámbitos sociales, exige una buena comunica-
ción en todas sus formas: verbal, corporal, afectiva, etc. Con
el entendimiento y el respeto, sentimos el placer de la conver-
sación y así aumentamos el interés de nuestro interlocutor en
vivencias y sentimientos. En toda conversación somos agra-
dables a los demás, cuando usamos buenas palabras, comuni-
camos algo o expresamos algo con verdad, cuando actuamos
con fineza sin llegar a la vulgaridad, no usamos la crítica y
buscamos un buen tema de conversación.

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 135
¿Pero que es una buena conversación? La palabra conversar
viene del latín "conversus" que significa "convertirse". Es de- + Escuchemos de verdad, hagamos sentir a la otra per-
cir, en la medida que vamos conversando nos vamos conver- sona que es importante para nosotros, aceptemos
tiendo en alguien distinto, nos definimos, nos damos a conocer opiniones diferentes a las nuestras, aunque no las
y nos transformamos a través de la palabra. Las conversacio- compartamos y reflexionemos sobre ellas.
nes no solamente modifican nuestras acciones sino también a
la persona misma. Una conversación se realiza cuando se es- + Eliminemos los obstáculos que frenan la comunica-
tablece el diálogo entre dos o mas personas. Para que ésta sea ción: acusaciones, exigencias, prejuicios, negativi-
posible, es necesario que una persona hable y la otra escuche. dades y silencios tortuosos.
Cada persona tiene su momento de hablar y de escuchar.
Pongamos en práctica nuestras habilidades y capacidades, de la li-
La comunicación es un acto creativo cuyo éxito no se mide bertad para una comunicación creativa que lleve al encuentro del
sólo por el hecho de que el otro entiende lo que decimos, sino otro con calidez y sentimiento humano. Jamás utilicemos malas
también porque aporta su propio mensaje. En la interacción palabras que hieren y rompen la comunión con nuestros hermanos;
humana, la comunicación es la base en la que se edifica la con- recordemos que "de la abundancia del corazón habla boca".
vivencia, la cual es una necesidad humana esencial. En ésta
hemos de disponer de un amplio número de palabras y usarlas
con precisión y libertad posible. S. Pablo dice "Que no salgan
de su boca palabras dañosas sino palabras justas y oportunas
que hacen bien a quien las escucha" (Ef 4, 29).

Para una buena conversación es importante el tono de voz, el


volumen al hablar, los silencios necesarios, a tal grado que no se
hable con tanta rapidez o con mucha lentitud. Existe un tipo de
comunicación en el que no se usan las palabras verbales, sino el
lenguaje corpóreo, como la compostura del cuerpo, los gestos,
el movimiento de las manos, de la cabeza y de los ojos.

Para lograr una buena conversación, es necesario tomar en


cuenta los siguientes puntos:

+ Miremos a la cara y a los ojos de la persona con


quien hablamos o a quien escuchamos. Utilicemos
la sonrisa con naturalidad como señal de aceptación
y acercamiento.

+ Compartamos opiniones, sentimientos y emociones


con quienes nos rodean. No seamos tan reservados,
y hagamos saber a los demás lo que pensamos, ne-
cesitamos y queremos.

36 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 1
existe una gran distancia física de las personas. Pero no se
justifica cuando las personas están cerca. Cuando dos perso-
nas se aman y están lejos pero quieren comunicarse, se des-
C U A N D O SE HABLA cubre inmediatamente que sus almas están muy cerca, porque
se buscan. No sucede así con muchos esposos que están cerca
W W NO SE GRITA físicamente en el mismo hogar, pero hay una gran distancia en
sus corazones y en sus almas. ¿Qué es lo que verdaderamente
sucede? ¿No será que falta amor, respeto, entendimiento y la
paz de Dios? Más concretamente, porque existen enojos, envi-
dias y ambiciones, ¿O hay algo más?

Un día un buen maestro preguntó a sus discípulos con quienes


compartía su vida, sus experiencias, su tiempo, sus anhelos:
¿Por qué la gente grita cuando está enojada? Los discípulos
pensaron unos momentos y respondieron: Porque pierden la
calma. Pero, ¿Por qué gritar cuando la otra persona está a tu
lado? Preguntó el maestro. ¿Acaso no es posible hablarle en
voz baja?

'l grito es la VOZ esforzada


y levantada de Los discípulos dieron algunas otras respuestas pero ninguna
una persona, que- quiere comunicarse, expresarse o 11a- satisfacía al maestro. Finalmente el maestro se puso a expli-
nnar la atención. Gritar es levantar la voz más de lo acos- carles: "Cuando dos personas están enojadas, sus corazones
tumbrado. En los gritos se confunden las voces y a veces se están lejos uno del otro, aunque físicamente estén cerca. Para
pierde la comunicación, la expresión y se lleva el diálogo a la cubrir esa distancia, deben gritar para poder escucharse.
agonía y a la muerte. Los gritos en un partido de fútbol, genera Mientras más alejados están, más tendrán que gritar para es-
entusiasmo, emociones fuertes, gozos profundos y levanta el cucharse uno al otro a través de esa gran distancia ".
ánimo. También los niños gritan en la calle cuando juegan y
comunican alegría y bienestar. Los discípulos se quedaron admirados de esta respuesta y pre-
guntaron, porqué los novios están bien juntos y no se gritan? El
maestro contestó: ellos no se gritan, sino que se hablan suave-
Otras veces los gritos provocan ofensas a la dignidad humana e
mente porque se aman, porque sus corazones están muy cerca.
irritabilidad entre las personas. Algunas personas simplemente
La distancia entre ellos es muy pequeña. Además en la medida
hablan o dialogan en voz alta que cansa y llega a ser un mal há-
que más se quieren, más se conocen y se entienden. Basta mi-
bito que requiere educación. ¿Qué decir de los esposos cuando
rarse a los ojos y eso es todo. Así es cuando están cerca dos
entre ellos sólo se escuchan gritos de enojo? ¿Y Cuándo entre los
personas que se quieren, no hay gritos, hay diálogo, existe co-
padres y los hijos es lo mismo? Lamentablemente muchos padres
municación y a veces silencios y miradas que dicen más que las
de familia cuando ordenan una cosa a sus hijos lo hacen a gri-
palabras. No basta estar físicamente juntos. Es necesario que
tos. Lo mismo sucede cuando los corrigen. ¿Qué se gana con los
nuestros corazones y nuestras almas estén juntas en el amor.
gritos? Aunque alguna vez se tenga que dar un grito como fruto
del afán de ver que se logre la corrección y obediencia, siempre
quedará la nostalgia del miedo al papá, al maestro, al patrón. Que nuestras manos se junten para orar unos por otros. Que
nuestros sentidos juntamente con nuestras manos y nuestros
pies, se pongan en camino para trabajar a favor de los esposos;
¿Por qué se gritan las personas? Puede suceder que alguien
de los padres y de los hijos; de los maestros y de los alumnos.
esté en un monte y el otro esté físicamente muy lejos y que
Esto es educar. Dialoguemos sin gritos.
para comunicarse tiene que gritar. Esto es razonable, porque

138 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 1
discusiones. Una respuesta suave calma el furor, una palabra
hiriente aumenta la ira, derrama ciencia la lengua de los sa-
bios, la boca de los necios profiere necedades. (Prov 15, 1-2).

^LA D I S C R E C I Ó N Quien alza la voz deja de dialogar para discutir y entonces se


pierde el equilibrio, el sentido de la comunicación y sus pala-
^ U N A EXIGENCIA DETERMÍNATE bras suenan a ofensa y resentimiento. Algunos piensan que
por decir la verdad, tienen el derecho de ser groseros o dema-
siado directos, sin darse cuenta que lastiman los sentimientos
de los demás. Somos humanos y a veces nos dejamos llevar
por nuestros sentimientos exaltados y no podemos controlar-
los. Para que esto no suceda, hay que velar y orar como lo dice
el Señor Jesús, y así cuando el enemigo se presente podemos
hacerle frente con valentía hasta vencerlo.

Hablar con los demás sin alterar el ánimo y sin perder la sua-
vidad es heroísmo. El heroísmo viene del Espíritu Santo que
impulsa hablar con discreción, a decir sólo las cosas necesa-
rias con rectitud, buen juicio, ingenio, cordura, precaución y
3 sabiduría, desterrando toda murmuración. Esto nos hará ver
odos tenemos mucho de que hablar y sobre la diferencia entre la crítica que ayuda y la crítica que destru-
todo las mujeres que tenemos fama de hablar mucho. ye la fama del prójimo. Hablar con discreción, hablar cuando
U Tomás de Kempis dice: "Nos gusta tanto hablar por- debemos hablar y callar cuando debemos callar es prudencia,
que gracias a la conversación tratamos de consolarnos mu- sensatez y sabiduría, esto no es fácil. Todo ello es fruto de la
tuamente y deseamos aliviar nuestro corazón oprimido por la espiritualidad cristiana y de la educación que cada uno tiene en
multiplicidad de las preocupaciones que nos acosan, inquie- el hogar, en la escuela y en otros ambientes.
tud de la mente y disipación de los sentidos ".
Enseñar a ser discretos y hablar bien no es una limitación que
Hay también quienes inoportunamente hablan demasiado has-
venga en perjuicio de la libertad. Con mucha razón decía el
ta caer en la indiscreción, fastidiando a quienes los escuchan,
Papa Juan Pablo II, la estatura moral de las personas crece o
se da la difamación y hasta se llega a la calumnia. El hombre
disminuye según las palabras que pronuncian y los mensajes
es invitado a hablar con Dios desde su nacimiento y con sus
que eligen escuchar.
hermanos. De ahí que el verdadero diálogo debe superar todo
egoísmo. Por esto tenemos que educarnos para que nuestra
La discreción es un valor apreciado por la sociedad. Algunas ve-
conversación tenga buenos resultados, hablando de manera
sincera y abierta que lleve a la unidad, a un ambiente de cor- ces hablamos cuando no es necesario hacerlo, pero también de-
dialidad y convivencia fraterna, donde la amistad se refuerza bemos buscar el bien del otro cuando hablamos con prudencia.
enormemente.

Conviene además, observar cuidadosamente algunas palabras


básicas en la conversación para que sea edificante. No hablar
de temas inútiles, ni hacer comentarios negativos de los de-
más; no ofender con nuestras expresiones; evitar toda clase de

140 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 141
+ Hablar con la verdad, nunca con mentiras, pero también
es cierto que hay algunas verdades que no es necesario
decirlas.

LA I N D I S C R E C I Ó N + Existe la información que es confidencial y que algunas


personas poseen por el ejercicio de su trabajo o amis-
FALTA DE P R U D E N C I A tad y que están obligadas a no comunicar.

+ Si en alguna ocasión nos enteramos de algún suceso o


acontecimiento penoso de alguna persona o familia, la
persona discreta no debe propagar a los cuatro vientos
lo que sabe.

Un día llegué a la oficina de la Pastoral Educativa y me encon-


tré en la pared un letrero muy hermoso: "Nunca des respuestas
a preguntas que nadie te hace ". Esta es una gran afirmación
que nos ayuda a no contar más que lo que es necesario hablar,
que es verdadero lo que se cuenta y que le hace bien a la per-
sona a quien se lo comunicamos. Con frecuencia se da que una
1 no de los males que a diario experimenta- cosa se nos pregunta y otra cosa respondemos, y sin darnos
mos, es la falta de confianza para expresar y comunicar cuenta, estamos cayendo en el problema de la indiscreción.
nuestros pensamientos, sentimientos, aspiraciones y al-
gunas veces problemas, porque tememos que vaya a salir de la La indiscreción consiste en la falta de discreción y prudencia;
persona con quien nos comunicamos. De igual manera hay un en la falta de tacto para dar nuestra palabra y en realizar ac-
temor de que al fallar la amistad o romperse la relación entre ciones imprudentes. La discreción es la sensatez para formar
las personas, vaya a expresarse lo que antes hemos comunica- nuestros juicios al hablar y al actuar Para esto hemos de edu-
do en confianza. car nuestro pensamiento y nuestra imaginación. Además he-
mos de ejercitarnos del don de la prudencia. La discreción exi-
La palabra es un don del ser humano. Sin ella no puede rela- ge un recto juicio de la emisión de las palabras. El imprudente
cionarse, comunicarse y expresarse de manera adecuada. Para y precipitado comete muchas barbaridades; el impulsivo obra
que el ser humano pueda vivir en armonía y tener buenas re- a merced de sus arrebatos y sale muy mal parado. Por ejemplo
laciones humanas es necesario tener una comunicación veraz si dos personas están platicando y otra se introduce en el tema,
y eficaz. Para que ésta se dé es necesario observar o tener en es imprudente y esa imprudencia lo lleva a la indiscreción.
cuenta algunos criterios de buena educación guardando siem-
pre la discreción, veamos algunos ejemplos. San Pedro hablando de la discreción o prudencia dice "Sean
sensatos y prudentes y vivan sobriamente para darse a ¡a ora-
+ Dialogar de acuerdo con el tema que se está tratando, ción" (1 Pe 4, 7). La prudencia en el hablar, en emitir un juicio
ya que a veces se dicen comentarios fuera de lugar que y en preguntar algo, nos lleva a ser siempre discretos, amantes
no tienen nada que ver con el tema; tal vez para llamar de la verdad y del silencio. La persona discreta es un tesoro
la atención o para tratar de indagar alguna información valioso que todos admiramos; ella se gana la confianza y la
estima a la sociedad.
que la otra persona posee. A esto último le llamamos
indiscreción.

142 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 143
fin. Es como pequeña dosis de veneno que va matando la con-
fianza y la alegría de las personas causando incertidumbre. Es
la trama, dolo o confabulación, que voluntariamente alguno
puede realizar con otros por el mal que existe en su corazón.

LA INTRIGA La intriga es un pecado grave capaz de acabar con afectos y


amistades; daña las buenas relaciones, volviéndose una injus-
ENVENENA EL ALMA ticia para el honor y el buen nombre de las personas; es el
primer peldaño de la difamación y la calumnia. Es causa de
muchos males.

San Pablo escribiendo a los cristianos de Efeso, dice: "No se


mencione entre ustedes las groserías, las necedades, las intri-
gas, las chocarrerías, cosas que no están bien; sino más bien
den gracias a Dios " (Ef 5,4). La persona intrigante vuela para
dar noticias falsas, con comunicaciones necias y a veces hasta
ideas equivocadas.

Una persona educada sabe hilvanar sus pensamientos, ordenar


g) epetidas veces hemos dicho que ei serhu- sus sentimientos y emitir sus palabras. Con mucha razón el
libro de los Proverbios 1 3 , 3 . 5 dice: "El que vigila sus pala-
mano por naturaleza es relacional. Para ejercer esta su-
J x^blimc facultad de relación, se vale de diversos medios, bras, guarda su vida; el que habla sin sentido busca su ruina.
utilizando principalmente los sentidos del cuerpo: la vista, el El justo odia la palabra mentirosa, pero el malo difama y des-
oído, el tacto, el olfato, el gusto. La palabra humana es un don honra con su palabra ". El intrigante tiene envenenado y lleno
tan grande que Dios ha dado a todos los seres humanos para de podredumbre el corazón.
comunicarse y propiciar entre ellos la unidad y la fraternidad.
La palabra de Dios en la Biblia, es más que un simple medio de Pidámosle a Dios que nos conceda un corazón limpio para po-
comunicación entre los hombres. Es fuente de conocimiento der apreciar las obras de la creación y gocemos del don de la
de Dios para la persona que la pronuncia y forma parte de la palabra, vehículo natural de comunicación y expresión que
riqueza interior de la persona que la ha aceptado. De ésta de- da felicidad, desarrollo integral, realización plena, gozo en el
pende la eficacia de sus servicios. servicio y entrega a nuestra vocación humana y cristiana.

La palabra humana emite pensamientos, sentimientos, sensa-


ciones, afectos, llanto. Comunica, expresa e interpela a cual-
quier ser humano. Cuando en el interior de la persona se
alberga la envidia, el egoísmo, la frustración, el enojo y toda
maldad, la lengua expresa palabras venenosas, al mismo tiem-
po que la persona que habla se llena de intrigas y de ofensas.

La intriga es la acción, que mediante la palabra, siembra dudas


y provoca enfrentamientos a veces violentos entre las personas,
porque se ejecuta con astucia y ocultamente para conseguir un

144 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 145
sea verdad puede ser una difamación ya que si muchas per-
sonas no lo sabían, ahora lo saben por los comentarios que se
hacen sin pensar cuando se habla. Esto le gusta a la mayoría
de las personas, mujeres y hombres. Es posible que muchos no
DIFAMACIÓN nos demos cuenta que todas las personas tienen derecho a su
buena fama y a conservar su buena imagen.
UN GRAN PECADO
S. Pablo nos recomienda que no salga de la boca ni una sola
palabra mala, sino la palabra justa y oportuna que hace bien a
quien las escucha (Ef 4, 29). La palabra mala, es la crítica que
difama, sea verdad o no sea; las calumnias que siempre son
palabras y van contra la verdad; los chismes y otras tonterías
que decimos sin pensar. Nada de todo eso conviene, ya que
gravamos más nuestra conciencia. A nuestros hijos desde ni-
ños, hemos de vigilar que no digan mentiras y comentarios sin
ningún sentido.

Feliz el hombre, dice el eclesiástico, que no pecó con sus pa-


esde niña eSCUChaba en casa y en el catecismo labras, ni está atormentado por el remordimiento de sus faltas
acerca de la buena fama que todos hemos de gozar. Al (Eclo 14, 1). Que Dios nos ayude a no caer en estos males que
mismo tiempo escuchaba: "esa señora difamó a la se- difaman a nuestros prójimos y los entristecen. Con estas faltas
ñorita fulana", pero no lo entendía hasta ahora que reflexiono vienen grandes enemistades.
en los grupos de la Iglesia. De este mal pocas personas tienen
conciencia, ya que existe la costumbre de hablar mal de las
personas o de criticarlas, sin darse cuenta de la gravedad de
este pecado. La difamación es un gran pecado, porque se quita
a los demás su buena fama y su honor, aunque sea verdad lo
que se cuenta, nadie tiene derecho a difamar, es decir, a exten-
der la mala fama.

Dice el salmo 64, 4-6 "Afilaron sus lenguas como espada y


lanzan como flechas palabras venenosas para herir a traición
al inocente de improviso y sin miedo. Se animan unos a otros
para hacer maldades, estudian cómo tenderán la trampa y di-
cen: ¿Quién verá, o quien descubrirá nuestros secretos?"

Cuando criticamos inútil y negativamente a nuestros prójimos,


muchas veces caemos en la difamación, hiriendo su dignidad
humana y su honor. Cuando hacemos esto, cometemos un pe-
cado muy grande contra la ley del amor y de la caridad.

El respeto por las personas nos obliga medir nuestras palabras,


no maldiciendo ni calumniando a ninguno. La crítica aunque

46 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 147
diablo y quieren realizar los malos deseos de su padre. El es
padre de toda mentira" (Jn 8, 44). Con mucha razón Santiago
nos dice que los pecados de la lengua, son un mundo de mal-
dad, que devora bosques y es como el fuego del infierno que
LA CALUMNIA se mete en ellos derramando un veneno mortal. Más concre-
tamente dice: "Con la lengua bendecimos a nuestro Señor y
U N PECADO H O R R O R O S O Padre y con ella maldecimos a los hombres, hechos a imagen
y semejanza de Dios. De la misma boca salen la bendición y
la maldición. ¿Acaso pueden brotar de la misma fuente agua
dulce y agua amarga?" (Stgo 3, 9-11).

A Jesús un poco antes de morir, cuando los judíos ya no po-


dían probar su culpabilidad, recurrieron a la calumnia diciendo
de él, "Este hombre anda agitando al pueblo" (Le 23, 5). La
calumnia es el último recurso que el hombre malvado, tiene
para llevar a cabo sus perversas intenciones.

1 a palabra humana eS uno de los dones más Consideramos que el mal más grande que los seres humanos
importantes de la persona. Ella sirve para comunicarse, podemos cometer es precisamente la difamación por medio de
1
icxpresarse. y para llamar la atención. Lamentablemente, la calumnia. La calumnia es un arma mortífera. Cuando ya no
la palabra muchas veces la utilizamos para ofender, no sólo a se puede probar la culpabilidad de la persona, o se quieren sa-
nuestros semejantes sino también a Dios. De aquí nacen los car ventajas personales, con tal de conseguirlas, el hombre es
pecados de la lengua que dañan la dignidad de tantas perso- capaz de calumniar a la persona.
nas, su fama y su honor.
Hoy más que nunca, es necesario que la familia y la escuela
La calumnia es uno de los males más grandes de la lengua. Es eduquen, con mayores esfuerzos a los niños en la vivencia de
un pecado horrendo que va directamente en contra de la perso- la verdad y en el rechazo a la mentira, sobre todo aquellos pe-
na y de su dignidad humana. ¿Por qué es tan grave? Porque es cados que difaman a nuestros prójimos. Eduquemos nuestras
una afirmación que mediante palabras contrarias a la verdad, las palabras buscando la belleza de la comunicación.
daña la fama de otros y da ocasión de juicios falsos respecto a
ellos (CATIC 2477).

La calumnia es una mentira que consiste en decir falsedades de


una persona o de un grupo, con fines de ganancia y de llevar a
cabo las intenciones y los intereses que se quieren conseguir.
La calumnia mata la buena fama, el honor, el prestigio, el
buen humor y pone a la persona delante de todos como piedra
de escándalo. Ella es algo perverso y destructor que entristece
e impide la plena realización de la persona difamada.

Jesús denuncia severamente la mentira como una obra diabó-


lica cuando dice a los judíos: "Ustedes tienen por padre al
I

48 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 149
contra las criaturas y todo lo que se relaciona con las cosas y el
templo de Dios que son las personas.

Existen casos reales de personas que odian a muerte a los de

W
LA BLASFEMIA, su misma familia, que movidas por el espíritu maligno lanzan
maldiciones contra los mismos, y con gritos e insultos inyec-
PECADO C O N T R A D I O S tan odios y maldad a los más pequeños e inocentes. Estos cua-
dros son muy tristes, porque no sólo se ofende a Dios sino
a la dignidad de Cristo vivo que habita en cada persona. Con
cuánta razón nos habla S. Pablo en su carta a los Efesios,
"No entristezcan el Espíritu Santo de Dios con disgustos,
arrebatos, enojos, gritos, ofensas y toda clase de maldad" (Ef.
4, 30-31).

Es blasfemia cuando se utiliza el santo nombre de Dios para


fines criminales o haciendo el mal para obtener un bien; por
ejemplo cuando los terroristas ocupan el nombre de Dios para
acabar con sus contrarios. Jesús mismo vivió esta experiencia

Qué agradable es escuchar conversaciones de


personas optimistas y de alto espíritu cristiano, que de-
notan una seguridad y autoestima bien definida, que saben
cuando se declaró Hijo de Dios, ante los sumos sacerdotes.
Para ellos, Jesús blasfemaba (Mt. 26, 63-65).

brindar cariño y confianza con actitudes de mucha educación. En la actualidad muchos seguimos cayendo en estos errores
Pero en la viña del Señor encontramos de todo, la realidad es de gravedad, porque se tiene la intención de deshonrar a Dios.
que existen personas no muy gratas, que lastiman el sen- Por ejemplo cuando no se reconoce y se dice que Jesús real-
tido del oído y del corazón con expresiones que dejan ver lo mente no está vivo en la Sagrada Eucaristía, es una blasfemia.
que hay en su interior; personas frustradas en el combate de O cuando se dice: Dios no existe. Como cristianos católicos
la vida, que han perdido la fe y la esperanza, dándole rienda debemos trabajar para despertar la conciencia de los demás y
suelta a su lengua diciendo palabras ofensivas a Dios y a su no incurrir en la gravedad de estas faltas, que por ignorancia o
santo nombre. por maldad se cometen contra Dios.

¿Que es la blasfemia? "Esproferir contra Dios interior o exte- Es urgente capacitarnos cada día para defender nuestra fe,
riormente, palabras de odio, de reproche, de desafío; es inju- dando el respeto debido a Dios, a Cristo, a la Virgen María,
riar a Dios, faltarle el respeto en sus expresiones y abusar de a los Santos, a la Santa Iglesia y a sus pastores. Además es
su nombre "(CATIC. 2148). importante reconocer la grandeza de la persona y el inmenso
amor que Dios nos tiene. Hemos de aprender a valorar su santo
Existen personas que van renegando de la vida, culpando a nombre en todo momento y en todo lugar, frente a los niños
todos de sus males, pero que ciegos en su soberbia se olvidan principalmente que inician su proceso de educación.
de la grandeza de Dios y cometen acciones reprobables, que
llevan a muchos inocentes a pagar las consecuencias de sus ac-
tos. Un caso concreto, es el matrimonio, cuando se separan los
esposos porque ya no se soportan entre sí y maldicen el día
que se unieron. La blasfemia se da no sólo contra Dios sino

150 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 1
EDUCACIÓN
Y ESCUELAS CATÓLICAS
PROYECTO EDUCATIVO
DE LAS ESCUELAS C A T Ó L I C A S
DE LA D I Ó C E S I S

W I

A) N U E S T R A R E A L I D A D E HISTORIA

a)¿Quiénes somos? Las Escuelas particulares católicas son


una realidad o entidad educativa de la Iglesia de Huajuapan,
que tienen al Obispo Diocesano como máxima autoridad re-
presentado por la Asociación Civil Fomento Educativo en la
Mixteca. Nuestra finalidad es hacer que la Iglesia de Cristo
cumpla su misión educadora que le ha encomendado su Di-
vino Fundador.

Las Escuelas particulares católicas son centros de evangeliza-


ción y educación que sirven a las parroquias para formar ver-
daderos cristianos comprometidos con su fe y con la Iglesia, y
ciudadanos responsables comprometidos con la sociedad.

Fomento Educativo en la Mixteca, es una Asociación Civil


fundada por el Obispo Diocesano y reconocida jurídicamente
por el Gobierno Federal que tiene como finalidad respaldar,
coordinar y fundar Escuelas particulares católicas en la Dióce-
sis. Nuestras Escuelas fundamentan su existencia como parti-
o
culares en el artículo 3 párrafo 6 de la Constitución Política de
1
los Estados Unidos Mexicanos.

b)¿De donde venimos? Las Escuelas católicas vienen de la


misma vocación de la Iglesia, la cual se expresa y actúa toda
ella en la Iglesia Diocesana encomendada al Obispo como
su pastor propio.
1
Ver Ley general de educación, Cap. V, número 54.

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 155
Desde el origen de esta Diócesis en
1903, el primer Obispo, el Excmo. Sr.
Rafael Amador y Hernández, tuvo la
intuición de fundar en su Diócesis, Es- El Excmo. Sr. Obispo D. Celestino
cuelas que formaran integralmente a Fernández y Fernández, 1952-1967,
los niños y a los jóvenes. Un ejemplo puso sus esperanzan en las Escuelas
de esto, es el Colegio Carmelitano de católicas por ser espacios de formación
S. José, fundado por él y dirigido por catequística. A él le tocó ver los frutos:
las Religiosas Carmelitas, el cual en vocaciones sacerdotales, laicos sufi-
1930, se llamó Leona Vicario y que cientemente comprometidos con las
hoy es el Colegio Teresita Martín. La realidades temporales, muchos profe-
Escuela Pío XI, fue otra escuela fun- sionistas, buen Seminario Diocesano.
dada por Mons. Amador quien tenía
Mons. Rafael Amador Mons. Celestino
como fin impregnar a los alumnos va-
y Hernández Fernández y Fernández
rones de toda la Diócesis de un espíri-
tu laical.
Los Excmos. Sres. Obispos D. José López Lara, D. Jesús
Aguilera Rodríguez, D. Felipe Padilla Cardona, tuvieron
siempre la preocupación de que las Escuelas particulares
católicas fueran signos de educación y de pertenencia a la
Este afán por las Escuelas lo tuvo el
Iglesia, por parte de los padres de familia, como de hecho
Excmo. Sr. Obispo Luis María Altami-
las han considerado, centros de vida cristiana y de voca-
rano y Bulnes, quien vivió su episco-
ciones al sacerdocio.
pado de 1924 a 1933, probado por la
persecución y el destierro. A él le toca
fundar la Acción Católica que ayudará
a sostener económicamente las Escue-
las católicas.

Mons. Luis Ma.


Altamirano y Bulnes

El Excmo. Sr. Obispo Genaro Mén-


dez del Río, 1933 al 1952, hizo que
la Acción Católica fuera la promotora
para fundar las Escuelas en las parro-
quias con el fin de tener mejores cris-
tianos bien educados.
Mons. Felipe Padilla
Mons. Genaro Méndez Cardona
del Río

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S •
156 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S
e) ¿Hacia donde vamos? Nos encaminamos a promover y a rea-

lizar la Pastoral Educativa de la Iglesia, tarea que por su misma
Hoy nuestro Excmo. Sr. Obispo D.
naturaleza ha de cumplir, dentro de la propuesta de la Pastoral
Teodoro Enrique Pino Miranda, con
Orgánica, haciendo que las Escuelas particulares católicas que
el espíritu renovador y emprendedor
nuestros antepasados nos dejaron como herencia, sean verda-
mediante la Nueva Evangelización,
se lanza a realizar un proyecto gene- deros espacios parroquiales de evangelización y educación.
ral para todas las Escuelas particula-
res de la Diócesis.

Mons. Teodoro E. Pino


Miranda
B) NUESTROS PRINCIPIOS
ORIENTADORES
c) ¿Dónde existimos hoy? Vivimos en las siguientes parro- Somos conscientes que la educación es un proceso complejo
quias de la ciudad: el Sagrario Diocesano; el Calvario y San- de maduración de la persona en todos sus aspectos, donde se
ta María de Guadalupe; además en los siguientes lugares: encuentran implicados con vínculos estrechos, la comunidad
Sta. María Xochixtlalpilco; el Molino, Vista Hermosa; Tona- social y las distintas instituciones como son la familia, la Igle-
lá; Juxtlahuaca, Cópala; Chila de las Flores; Ayuquililla; sia y el Estado.
Tamazulapan; Tequixtepec; Miltepec en sus pueblos fdiales
de Suchitepec y Cuyotepeji; Dolores (Yuxichi); Huajolotit- a)Visión cristiana del h o m b r e . Sin ignorar las diferentes
lán, (S. Sebastián); Camotlán; y en Amatitlán ( Xonoxtle). visiones del hombre: la visión determinista, psicologista,
economicista, estatista, cientista (DP 305-315). En nuestro
d)¿Cómo vivimos? Tanto el Sr. Obispo como los sacerdotes caso nos es urgente la visión cristiana del hombre. La Iglesia
y padres de familia, tenemos la intención, la voluntad y el en la Constitución Pastoral Gaudium et Spes (4-18), toca
afán de conservar las Escuelas particulares católicas, para el fondo del concepto del hombre. La antropología que la
una educación humanizadora y católica cuyo objetivo es Iglesia profesa, es que el hombre ha sido creado por Dios
ayudar a que se formen cristianos auténticos que sean crea- por amor, libre y soberano, inteligente y único, imagen del
dores de valores, porque estamos viviendo en una sociedad él mismo, irreductible a un elemento anónimo de la ciudad
donde los valores humanos y espirituales se destruyen pau- humana (GS 12 y 14).
latinamente.
Ese hombre con una dignidad inviolable es uno, único e irrepe-
Los desafíos de pobreza en todos los espacios y en todos los tible, alguien eternamente ideado y elegido, alguien que tiene
agentes: parroquias, padres de familia, maestros, hacen que nombre, individualidad, alteridad, privacidad, derechos y cuya
nuestras Escuelas particulares católicas vivan grandes caren- dignidad sólo se entiende en la encarnación de Jesucristo (GS
cias en sus instalaciones, espacios recreativos, mobiliario, me- 22). A él lo consideramos como un ser esencialmente social y
dios pedagógicos, eventos y en su vida diaria. Por otro lado, al mismo tiempo relacional.
el secularismo en avance, el sistema neoliberal, el fenómeno
de la globalización, programas televisivos destructores, hacen
b) Naturaleza y concepto de la educación. La educación es
cada día más difícil la tarea educacional de los alumnos, pa-
una actividad humana personal y comunitaria que humani-
dres de familia y maestros.
za y personaliza al hombre, haciendo que éste desarrolle su
pensamiento y su libertad, haciéndolos fructificar en hábitos

158 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 1
de comprensión y comunión con la totalidad del orden de las
cosas (DP 1025; DA 330). 803). Frente a ella, el Obispo diocesano tiene el derecho y
obli gación de vigilar y visitar las Escuelas establecidas en su
La educación crea hábitos personales como la verdad, la dis- territorio, aún las fundadas y/o dirigidas por miembros de Ins-
creción la puntualidad, la limpieza, el cumplimiento a la pala- titutos religiosos.Así mismo al Obispo diocesano le compete
bra dada, el cumplimiento responsable del deber... y un sinnú- dictar normas sobre la organización general de las Escuelas
mero de detalles que embellecen y hacen más hermosas a las particulares católicas; tales normas son válidas para las Escue-
personas. Ella desarrolla el pensamiento y la libertad y con las dirigidas por esos Institutos sin perjuicio de su autonomía
esto humaniza su "habitat social"; valora y vive su cultura; en lo que se refiere el régimen interno (Canon 806).
transforma y construye su historia.
d) La familia centro evangelizador de comunión. La famil-
La educación católica es un proceso de personalización vis- ia es el santuario de la vida. En ella la vida nace, crece y se
to desde todos sus aspectos. Su finalidad es lograr desde los proyecta a la sociedad. La familia cristiana centro de comu-
principios del Evangelio y de la Iglesia la formación integral nión de personas (DP 570) se hace centro de evangelización
de la persona (EC 36), lograr su fin último y el bien de la socie- en la medida que los esposos se entregan como tales, con el
dad (GE 1). Este tipo de educación logra desarrollar armónica- mismo amor esponsal que existe entre Cristo y la Iglesia.
mente todas las capacidades de la persona, logra adquirir un La familia cristiana tiene como fundamento el sacramento
sentido más perfecto de responsabilidad y prepara a participar del matrimonio (DA 433). Por esta razón la familia, es sujeto
activamente en la vida social. y objeto colectivo de evangelización y de santificación. El
amor es el principio y la fuerza de la comunión entre los
c) Naturaleza de la Escuela particular católica. La Escuela esposos y entre los padres y los hijos, que hace que una fa-
particular católica es un espacio de la Iglesia donde se ayu- milia sea también centro de verdadera educación (FC 36).
da a los niños, a los jóvenes y a los adultos a crecer como
personas nuevas para una sociedad nueva. Ella no es una La familia cristiana se hace comunidad creyente y evangeli-
competencia para la Escuela oficial sino una expresión de zadora en la medida que acoge gozosamente el Evangelio me-
la misma Iglesia mediante la cual cumple su misión educa- diante la Palabra de Dios y lo irradian a todos sus miembros.
tiva. Con la vida de los sacramentos, con la plegaria familiar, los
padres se hacen los primeros maestros de oración, de educa-
La Escuela particular católica es aquella que ilumina los cono- ción y de vida. Así la familia se hace una comunidad en diálo-
cimientos con el Evangelio en diálogo con las ciencias huma- go con Dios y servidora de la sociedad (FC 51-56).
nas como la Pedagogía y la Psicología, por ejemplo; crea un
ambiente de comunidad, de libertad y de caridad animado por En la familia el niño aprende a amar o a odiar, adquiere valo-
el Espíritu Santo y vive la comunión eclesial y jerárquica con res o antivalores, aprende a ser persona o también a desperso-
el Obispo Diocesano y con el párroco. Su catolicidad la vive nalizarse, a desarrollar armónicamente todas sus facultades o
en la medida que está abierta a hacer vida, todas las enseñan- adquirir malos hábitos, porque es la primera escuela de educa-
zas de Cristo y las enseñanzas de la Iglesia. Precisamente en ción. La familia confía sus hijos a una segunda instancia que
esto se funda su Proyecto educativo (EA 71; DA 337). es la escuela, la cual alcanza sus fines cuando la familia sigue
acompañando, educando y evangelizando al niño.
Desde la dimensión jurídica canónica, la Escuela particular
católica es "aquella que dirige la autoridad eclesiástica o una e) Perfil de los maestros de la Escuela particular católica.
persona jurídica eclesiástica pública, a la que cada Escuela Los maestros de la escuela particular católica son hombres
reconoce como tal mediante un Documento escrito" (Canon y mujeres que comprometidos con su fe en espíritu de co-
munión, aman a la Iglesia, porque se sienten parte de ella, la

160 • EDUCACIÓN Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S • 161


consideran como madre y maestra de educación. Ellos con de niños, jóvenes, maestros y padres de familia, de quienes
responsabilidad y competencia profesional, se comprome- se puede y se debe hacer verdaderos agentes de pastoral pa-
ten a realizar este tipo de educación con plena fidelidad a la rroquial.
verdad y a las normas de la Iglesia, sobre todo en materia de
educación católica. La Diócesis pide a todas las Escuelas netamente parroquiales
que su trabajo esté integrado al plan de la parroquia y que
Los maestros que laboran en estas Escuelas han de destacar los señores párrocos como pastores propios e inmediatos de
por la recta doctrina, por su integridad moral, por su espíritu la parroquia sean los primeros responsables de ellas, por ser
de servicio a la sociedad. En suma, han de ser espejos vivientes parte viva de la comunidad parroquial. La parroquia que por su
donde los miembros de la comunidad educativa, pueden ver la naturaleza es centro de coordinación y de animación de comu-
imagen de Cristo Maestro (Cn 803). Los maestros con su traba- nidades, de movimientos y de grupos (DP 644) debe acompañar
jo en las Escuelas particulares católicas favorecen y fortalecen de manera inmediata a la Escuela. Que no sean elitistas, es de-
su vida cristiana. cir, para una sola clase de personas sino que esté al alcance de
todas las familias de diferentes recursos. Que sean de servicio
El educador católico para una Escuela particular católica, repe- social-cristiano no lucrativas.
tidas veces tendrá que insistir en los alumnos que cuanto apren-
den debe ser para servir a la comunidad, y no para ganar ambi- h) Nuestro estilo educativo. Entendemos por estilo educati-
ciosamente, obtener privilegios y explotar irresponsablemente el vo el modo de ser y de desarrollar la tarea educativa en una
mundo en que vivimos. Han de tener como pedagogía y método Escuela católica.
de educación el amor á los alumnos, la autoridad moral con que
a
enseñan y los valores que encarnan en ellos (Juan Pablo II. 2 . • Educar desde las actitudes de fe, creando actitudes de
Visita, Discurso a los profesores de México, 1990). gratitud y de servicio al estilo de Jesucristo.

f) Hombres y mujeres que queremos formar. Los hombres • Educar en la fe, en la esperanza y en la caridad, en la
y mujeres que la escuela particular católica quiere formar, oración y en los sacramentos, en la lectura y vivencia de
son aquellos que hagan buen uso de su libertad. Que sean la Palabra de Dios, haciendo de ellos medios y fuentes
responsables de todos los aspectos de su vida, su persona de vida teologal.
y su dignidad humana. Que sean profundamente humanos,
relaciónales y creativos en sus relaciones consigo mismos, • Educar para amar a la Iglesia, a la Escuela particular
con sus semejantes, con la naturaleza y con Dios (PEIM II, católica, a la familia como Iglesia doméstica, a la comu-
4). Que tengan capacidad de desarrollar los valores que dig- nidad social.
nifican la vida personal y comunitaria. Que sean capaces de
adquirir hábitos buenos. Que sean equilibrados. Que sean • Educar en los valores humanos como la verdad, la liber-
cristianos comprometidos con la Iglesia y ciudadanos res- tad, el amor, la limpieza, la honestidad y el respeto.
ponsables con la sociedad. Que conozcan a la Iglesia y la
amen desde el conocimiento y el amor que le tienen a su • Educar los valores intelectuales: el pensamiento, la me-
parroquia. moria, la imaginación y los valores artísticos, de mane-
ra profunda y creativa.
g) Lo que la Diócesis quiere de las Escuelas particulares
• Educar teniendo en cuenta todas las áreas de trabajo.
católicas. La Iglesia Diocesana se esfuerza por conservar
las Escuelas particulares católicas, porque quiere de ellas • Educar en el sentido crítico desde la verdad el sentido de
que sean espacios y centros de educación y evangelización

62 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 163
las cosas.
RELACIÓN DE LAS ESCUELAS
• Educar en el amor a la patria y a los símbolos patrios.
CATÓLICAS
• Educar en el sentido pleno y correcto de la sexualidad. DE LA DIÓCESIS DE HUAJUAPAN
• Crear un ambiente de alegría y de esperanza.

• Que al corregir a alguien no haya humillación y repre-


sión.

• Proponer y convencer, no imponer.


K I N D E RS
• Crear una sana amistad como familia educativa.
Nombre de la Escuela Nombre de la Comunidad
• Educar buscando el bien de todos, sin preferencias que 1. General Antonio de León Huajuapan de León
frenen y limiten el desarrollo. 2. La Paz Huajuapan de León
3. El Porvenir Huajuapan de León
• Valorar nuestra cultura mixteca. 4. Teresita Martín Huajuapan de León
5. Vista Hermosa Vista Hermosa, Huaj. Oax.
6. Sor Juana Inés de la Cruz El Molino, Huaj. Oax.
• Educar progresivamente en el conocimiento y en el amor 7. Emiliano Zapata Santa Maria Camotlán
de la parroquia, de la Diócesis y de la Iglesia Universal. 8. Cuyotepejí Asunción Cuyotepeji
9. Avuquililla Santiago Avuquililla
• Evangelizar educando y educar evangelizando. 10. José M a . Morelos v Pavón San Miguel Amatitlán
11 Miguel Hidalgo y Costilla Santo Domingo Tonalá
12. Vasco de Quiroga San Juan Cópala
13. Carito Chavert Tamazulapan

PRIMARIAS
Nombre de la Escuela Nombre de la Comunidad
i. General Antonio de León Huajuapan de León
2. Teresita Martín Huajuapan de León
3. Vista Hermosa Vista H e r m o s a , Hua¡. Oax
4. Juan Solana Carrión El Molino, Huai. Oax.
5. Vicente Guerrero San Sebastián Progreso, Hua¡. Oax.
6. Yuxichi Santa Maria Yuxichi
7. Emiliano Zapata Santa Maria Camotlán
8. Cuyotepeji Asunción Cuvotepeü
9. Suchitepec San Juan Bautista Suchitepec
10. José Ma.morelos v Pavón San Pedro v San Pablo Tequixteoec
1.1. Xochixtlapilco Santa María Xochixtlapilco
12. Avuquililla Santiago Avuquililla
13. José M a . Morelos v Pavón San Miguel Amatitlán
14. Miguel Hidalgo y Costilla Santo Domingo Tonalá
15. Rafael Amador Chila de las Flores, Pue.
16. Vasco de Quiroga San Juan Cópala
17 Teresa de Cepeda y A u m a d a Santiago Juxtlahuaca

• E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S •
1.
Nombre De La Escuela
Gral Antonio de León
SECUNDARIAS
Nombre De La Comunidad
Huaiuapan de León
A l concluir este sencillo trabajo que
expresa el vasto concepto de la "Educación y
de los Comportamientos Humanos", confir-
mamos la importancia que tiene desde siempre a tra-
vés de las diversas cultoras, la educación de todo ser
2. Instituto La Mixteca Huaiuapan de León humano.
3. José López Alavez Huaiuapan de León
4. Rafael A m a d o r Y Hernández Huaiuapan de León Somos conscientes de que no se puede hablar de edu-
5. Teresa de Cepeda y A h u m a d a Santiago Juxtlahuaca cación integral sin reconocer la grandeza de la persona
humana, de su vida, de su afectividad, de su sexuali-
dad, de sus derechos y de su dignidad. Esto exige tener
presente, que la persona vive en una cultura concreta
y que ella misma es creadora de la historia y de la
PREPARATORIAS cultura. De ahí que podemos afirmar que la educación
es como un umbral sostenido por dos grandes pilares:
la persona y la cultura.

Nuestra intención ha sido que las familias, las Escue-


Nombre de la Escuela Nombre de la Comunidad
las y cualquier otro centro educativo, se vean favore-
1. Gral. Antonio de León Huaiuapan de León
2. Instituto La Mixteca Huaiuapan de León
cidas con estos aportes sobre los valores humanos y
3. José López Alavez Huaiuapan de León cristianos, que van definiendo una persona educada y
4. Rafael A m a d o r v Hernández Huaiuapan de León proponiendo de manera sencilla los grandes principios
5. Juvenal Reyes Reyes Santiago Juxtlahuaca universales del hombre.

Afirmamos una vez más, que la educación es un pro-


ceso de humanización y de personalización que hemos
de impulsar desde el pensamiento y libertad de la per-
sona; desde la voluntad y los comportamientos huma-
nos, para tener una sociedad en continua convivencia,
donde la palabra sea el vehículo para hacer propuestas
al desarrollo de todos los seres humanos.

Educar en el amor, en la verdad, en la justicia, en la


libertad, en el pensamiento, en la emotividad, en la
sensibilidad y en la sexualidad, son como los grandes
desafíos que hoy las instituciones educativas tienen
que enfrentar.

Queda abierta la investigación sobre los tipos de edu-


cación que el mundo actual necesita, con toda la tec-
nología moderna que existe hoy, para hacer propues-
tas a las culturas y desafios de nuestros pueblos.

66 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S A M A N D O XAVIER H E R N Á N D E Z MARTÍNEZ
BIBLIOGRAFÍA
BÁSICA
FUENTES
A) SAGRADA ESCRITURA, Latinoamérica, Edición Española, Madrid 1972.

B) DOCUMENTOS DE LA IGLESIA
-CONCILIO VATICANO II, Constitución Dogmática, Gaudium Et Spes, BAC,
Madrid, 1967, Lumen Gentium, 1964.
-Documento de Puebla, CELAM, 1979.
-Documento de Santo Domingo, CELAM, 1992.
-CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA, Librería Editrice Vaticana,
1992.
-Del encuentro con Jesucristo a la solidaridad con todos, CEM, México 2000
-JUAN PABLO II, Ecclcsia in America, 1999.
-Documento de Aparecida, Brasil, 2007.
-JUAN PABLO II, Novo Millennio Ineunte, 2001.
-Presencia de la Iglesia en el Mundo de la Educación en México, CEM, México
1987.
-JUAN PABLO II, Segunda Visita Pastoral a México, CEM, México 1990.
-JUAN PABLO II, CHRISTÍFIDELES LAICI, 1988
-GUÍA PASTORAL PARA LA CATEQUESIS DE MÉXICO, CEEC, 1992
-JUAN XXIII, Pacem in Terris, 1961.
-JUAN PABLO II, Evangelium Vitae, 1995.
-JUAN PABLO II, Familiaris Consortio, 1981.
-JUAN PABLO II, Redemptor Hominis, 1979.

C) AUTORES
-VARIOS, La cultora en el Horizonte de la Transmisión del Evangelio, Ponti-
ficio Consejo de Cultura, CEC, México 2001.
-CORTÉS Félix, Vivir para triunfar, 1ADPA, México 2005.
-DYER Wayne W, Tus zonas erróneas, Grupo editorial Random, Barcelona,
2005.
-ROGEL, Héctor, Diccionario de las Virtudes, SEWARO, México 2003.
-GONZÁLEZ Raúl y otros, Cinco Cristianos en Política, INDOSOC, México
2006.

D) REVISTAS
-Educación Hoy, CIEC, 161, Bogotá Colombia 2005
-Cumbre, Colección 2008 UNPF México

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S • 169
PRESENTACIÓN
6
INTRODUCCIÓN

/. IDENTIDAD
DE LA EDUCACIÓN
LA PASTORAL EDUCATIVA AL SERVICIO DE LA PERSONA
13
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
LA EDUCACIÓN CATÓLICA
16
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
LA EDUCACIÓN EN LA PREDICACIÓN Y LA ENSEÑANZA
19
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
EL MAESTRO CATÓLICO DE CARA A LA PASTORAL EDUCATIVA
22
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
LOS JÓVENES PROTAGONISTAS DE SU PROPIA FORMACIÓN
25
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
LA VIDA DEL JOVEN AL SERVICIO DE LOS DEMÁS
29
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
LA IGLESIA Y EDUCACIÓN POLÍTICA
33
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
SUBJETIVISMO Y RELATIVISMO GRANDES DESAFÍOS
37
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.

//. COMPORTAMIENTOS HUMANOS


CAPITULO I
EDUCACIÓN Y SOCIEDAD

LA EDUCACIÓN HUMANIZA LA SOCIEDAD


AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
LA EDUCACIÓN INSTRUYE, FORMA Y PERFECCIONA
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO
DERECHO A UNA BUENA EDUCACIÓN
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO
ÉL RESPETO ES UN GRAN VALOR
SRA. ALICIA PEREA MÉNDEZ

EDUCACIÓN Y COMPORTAMIENTOS H U M A N O S •
EL SALUDO PROPICIA CERCANÍA ¡PADRES! INVOQUEN AL ESPÍRITU SANTO
53
SRA. EVA VÁZQUEZ ROJAS SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO 89
EL BUEN HÁBITO DE LA PUNTUALIDAD LA MUJER LA PRIMERA EDUCADORA
55 91
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO
UNA PERSONA ATENTA ES UN TESORO LA FAMILIA Y LA ESCUELA
57
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO
SRA. EVA VÁZQUEZ ROJAS
93
LA SONRISA UN SIGNO HUMANO
59 PADRES DE FAMILIA, MAESTROS Y ALUMNOS
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO 95
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
AVISAR A DONDE VOY, SIGNO DE CONFIANZA
61 LA EDUCACIÓN A BASE DE PREMIOS Y CASTIGOS
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO 97
DAR LAS GRACIAS, SIGNO DE GRATITUD SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO
63 EDUCAR ES APRENDER A APRENDER
SRA. EVA VÁZQUEZ ROJAS
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO
99
COMPORTAMIENTO EN UNA FIESTA
65
SRA. LEONOR LEAL SOLANO ADMINISTRACIÓN ECONÓMICA EN LA FAMILIA
101
VISITAS Y FELICITACIONES SIN REGALOS SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO
67
SRA. EVA VÁZQUEZ ROJAS
EDUCACIÓN Y TRABAJO CAPITULO 3
69 COMPORTAMIENTOS FRENTE A LA FE
SRA. EVA VÁZQUEZ ROJAS
LA HONRADEZ Y EL TRABAJO
71 DIMENSIÓN SOCIAL DE LA PASTORAL
SRA. LEONOR LEAL SOLANO
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
105
LA EDUCACIÓN EN EL USO DE LOS BIENES TEMPORALES
73 CUATRO CRITERIOS DOCTRINALES DE LA EDUCACIÓN CRISTIANA
SRA. LEONOR LEAL SOLANO
108
EDUCAR EN EL USO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
75
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO LOS LAICOS EN LA PASTORAL DE LA IGLESIA
1 10
EDUCACIÓN, AUTORIDAD Y GOBERNANTES SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO
77
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO LA PASTORAL Y LA PASCUA
LA PÉRDIDA DE LA CREDIBILIDAD LESIONA LA DIGNIDAD HUMANA
112
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
79
SRA. GUADALUPE ITUARTE A. LA AMISTAD Y LA PASTORAL
115
AMANDO XAVIER HERNÁNDEZ M.
CAPITULO 2
EDUCAR EN LAS VIRTUDES HUMANAS Y TEOLOGALES
EDUCACIÓN Y FAMILIA 117
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO
EDUCAR EN LOS AYUNOS DE DIOS
EDUCAR PARA AMAR
83 119
SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO
LAS OBRAS DE CARIDAD QUE AGRADAN A DIOS
LA FAMILIA UNA PRIORIDAD URGENTE 121
85 SRA. LEONOR LEAL SOLANO
LA GENEROSIDAD FUENTE DE FELICIDAD
EDUCACIÓN BÁSICA INTEGRAL EN LA FAMILIA 123
87 SRA. GUADALUPE ITUARTE ALFARO

E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S
172 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S
Visita a un enfermo
Amando Xavier Hernández M.
Comportamiento en la Santa Misa
Sra. Guadalupe Ituarte Alfaro
El testimonio en su dimensión positiva
Sra. Guadalupe Ituarte Alfaro

CAPÍTULO 4
LA EDUCACIÓN Y LA PALABRA HUMANA

El arte de conversar
135
Sra. Leonor Leal Solano
Cuando se habla no se grita
138
Amando Xavier Hernández M.
La discreción una exigencia determinante
Sra. Eva Vázquez Rojas 140
La indiscreción, falta de prudencia
142
Sra. Guadalupe Ituarte Alfaro
La intriga envenena el alma
144
Sra. Guadalupe Ituarte Alfaro
La difamación un gran pecado
Sra. Alicia Perea Méndez 146
La calumnia un pecado horroroso 148
Sra. Guadalupe Ituarte Alfaro
La blasfemia, pecado contra Dios
150
Sra. Leonor Leal Solano

///. LA EDUCACIÓN Y LAS ESCUELAS


CATÓLICAS
1. PROYECTO EDUCATIVO DE LAS ESCUELAS , Educación, y Comportamientos Humanos
CATÓLICAS DE LA DIÓCESIS se terminó de imprimir en el mes de septiembre de 2008
Señor Obispo y Fomento Educativo en Crea 8 S.A. de C.V.
' 2.' RELACIÓN DE'LAS ESCUÉLAS CATOÜCAS '' ''' 1 ¿5 Ciénega, No. 4, Col. Ex - Hacienda San José
DE LA DIÓCESIS 50210 - Toluca, México, Tel.:01 722 2 10 20 52
Comisión Diocesana de Pastoral Educativa Se tiraron 1,000 ejemplares más sobrantes para reposición
1 6 7
CONCLUSIÓN
174 • E D U C A C I Ó N Y C O M P O R T A M I E N T O S H U M A N O S