Está en la página 1de 2

La nueva Comisión de Derechos Humanos en Hidalgo

No basta que Hidalgo sea uno de los poquitísimos estados del país en donde el
gobernador aún tiene injerencia en la renovación de la presidencia de la Comisión de
Derechos Humanos, sino que además, el mandatario debe pedir consejo a los abogados
y a los directivos de Universidades, sepan o no de Derechos Humanos

¡Gracias, Dios, por haceros el milagrito de la refinería!, porque independientemente de


todos los problemas ambientales que generará, de que los empleos estratégicos en la
nueva planta probablemente no serán para hidalguenses, y de que para cuando empiece
a funcionar, la tendencia automotriz no será hacia las gasolinas, sino hacia los autos
eléctricos; por lo menos por ahora nos concediste la gracia de que la clase política
hidalguense volteara los ojos hacia todos los demás problemas que había dejado
pendientes.

De entre las cosas que Miguel Osorio y su equipo desatendieron durante estos meses,
destaca el inicio del procedimiento para la renovación del titular de la Comisión de
Derechos Humanos del Estado de Hidalgo (CDHEH)

La ley Orgánica de la CDHEH dice que el presidente de la comisión será nombrado por el
Congreso del Estado, “de entre una terna propuesta por el Titular del Poder Ejecutivo del
Estado, que resulte de la consulta que se realice con las Instituciones de Educación
Superior y agrupaciones de Abogados en la Entidad. El Titular del Poder Ejecutivo, emitirá
a más tardar, noventa días antes de la conclusión del encargo del Presidente de la
Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo, la convocatoria para la consulta
a que se refiere el párrafo anterior, debiendo enviar al Congreso del Estado, la terna de
candidatos, treinta días antes de la conclusión del encargo referido”.

Es decir, no basta que Hidalgo sea uno de los poquitísimos estados del país en donde el
gobernador aún tiene injerencia en la renovación de la presidencia de la Comisión de
Derechos Humanos, sino que además, el mandatario debe pedir consejo a los abogados
y a los directivos de Universidades, sepan o no de Derechos Humanos (¿Tener un martillo
te hace carpintero?, ¿tener un hijo te hace padre?, ¿tener una rectoría te hace saber
sobre Derechos Fundamentales?) ¿Y las decenas de organizaciones de la sociedad civil
defensoras de los Derechos Humanos en Hidalgo? Totalmente marginadas.

El período de Alejandro Straffon como actual presidente de la CDHEH concluye el


próximo 12 de octubre, así que, para la fecha de hoy, ya no salen las cuentas de los
noventa días. Se les fue.

Dada la importancia que tiene la titularidad de la Comisión de Derechos Humanos del


Estado de Hidalgo, la elección de la nueva presidencia debe fortalecer su carácter
autónomo, mediante un proceso abierto y transparente, en el cual se escuche a las
organizaciones civiles de Hidalgo, en particular las dedicadas a los Derechos Humanos.
Asimismo, deben publicarse los perfiles, currículo y propuestas de trabajo de las y los
aspirantes.
La Cámara de Diputados es el órgano encargado de designar al titular de la Comisión, de
la terna que envía el Ejecutivo. Por ello, también debe abrir un período de auscultación y
comparecencia públicas.

De entre los muchos aspectos que la actual Ley Orgánica de la CDHEH debe modificar,
es el que indica que su consejo rector debe integrarse por “Un Licenciado en Derecho, un
Medico, un Comunicador Social, un Educador, una mujer y tres personas que deberán
haberse distinguido por su interés y conocimiento sobre los derechos humanos”. Vaya,
pues parece que “una mujer”, no puede ser licenciada en derecho, médica o
comunicadora social. Si lo que se busca es la equidad, habrá que modificar la ley para
que se estipule que de los ocho integrantes del consejo, cuatro deban ser mujeres, con el
perfil profesional requerido.

Esperemos que las autoridades y poderes públicos responsables de este proceso de


selección, cumplan con los Principios de París (ONU, 1992), que son los lineamientos
internacionales para el funcionamiento de los organismos públicos en Derechos
Humanos, los cuales refieren a garantizar la autonomía, el carácter público, el vínculo con
la sociedad civil y el de cooperación y colaboración gubernamental para construir el
verdadero Ombudsman (defensor del pueblo) que necesita el estado de Hidalgo.

PAREN LAS PRENSAS:

Otro de las cosas urgentes que el gobierno de Miguel Ángel Osorio Chong desatendió por
concentrarse exclusivamente en la refinería, es hacer justicia a la niña indígena violada
tumultuariamente en Cuautepec, y cuyos padres son indígenas, analfabetas y no
hispanoparlantes. El caso se alarga cada vez más y los violadores, quienes se dicen muy
influyentes en el gobierno municipal y estatal, alardean de su impunidad por las calles del
municipio. Ya no sólo es la menor violada y su familia quienes sufren humillaciones por
parte de los cuatro violadores, ahora también integrantes de la comunidad que han
demostrado abiertamente su respaldo a la niña indígena son blanco de violencia. Uno de
los violadores ahora aprovecha los espacios públicos de la comunidad para “dedicar”
canciones a las mujeres más solidarias con la pequeña: “Sé quiénes son mis enemigos y
los tengo en la mira”, dice un cantante a todo volumen.

SEÑOR GOBERNADOR: El “sueño hidalguense” se cumplió, ojalá ahora haya tiempo de


voltear a ver a esta niña indígena violada tumultuariamente, ya no sólo por cuatro sujetos
impunes, sino por todo un sistema estatal que se mueve por influyentismos y niega la
justicia a los pobres entre los pobres.