Está en la página 1de 5

Coloquio de entelequia, para una propuesta bicentenaria de Luis Alberto Nacucchio. Diciembre 2009, Enero 2010.

La importancia de no llamarse Ernesto.


Tal vez no sea mas que una ficción, como resultado de un sincretismo de la
física y las ciencias de la conducta, por deformación profesional; pero la
comparación o diferenciación es la piedra fundamental del conocimiento. O
quizás no sea mas que un dejhavú, envidioso del “libro de los nacimientos” de
Galeano, en las “Memorias del Fuego”.

¿Quién nos mostrará que no está todo perdido cuando la tecnología nuestra de cada día
ya no tenga soluciones o no funcione?

Usualmente, la naturaleza hace que percibamos conscientemente las cosas mas


enérgicas, contundentes, tornando irrelevantes otras mas sencillas, remotas, o que no
responden a necesidades de nuestra realidad inmediata.

Así por ejemplo, no apreciamos la iluminación de una lámpara de 25Watts mientras


dispara un flash (no es solo una limitación biológica; la mejor cámara digital tampoco lo
resuelve), o no distinguimos la nota de un violín mientras se golpea un gong (clave para
comprimir sonido a un mp3), no sentimos la picadura de un mosquito mientras nos dan un
sopapo, o no pensamos en el cambio climático mientras nos multan por no usar el cinturón
del auto.

Es una medida de nuestras limitaciones, nuestra finitud, que hace que no le podamos dar
atención infinita a todo lo que sucede todo el tiempo. Entonces empieza a cobrar
importancia la dimensión de las cosas, la referencia mas inmediata y la unidad de
comparación. Un “groso” como Heisenberg lo llamaría Relación de indeterminación, o
principio de incertidumbre para las partículas elementales de la física (ref. 1).

Claro está que habrá tantas apreciaciones como apreciadores, porque no hay
simultáneamente mas de uno en el mismo punto de referencia, y eso en mayor o menor
medida hace que construyamos realidades diferentes, cada quien desde si.

Es así que para entendernos necesitamos referencias comunes, convenios, como el


lenguaje para comunicar lo que pensamos y sentimos. Y cada conjunto de referencias
representa un hito cultural constituido por distintas dimensiones, y cobrarán distinta
importancia: un dicho popular sentencia que “una imagen dice mas que mil palabras”. Y a
su vez, cada hito cultural puede ser referencia dimensional de otros de mayor
complejidad, como las letras en los libros.

El estudio de la realidad física ha hecho necesario poner en juego mas dimensiones que
las comúnmente apreciables para poder explicar porque ocurrían las cosas, y como “todo
lo conocido” era apenas parte de leyes mas generales, lo cual explica maravillosamente
Carl Sagan (ref. 2).
Concentrándonos en la conducta humana, esto nos lleva a un lugar común: la ontología
dimensional. Al respecto ya me referí en el congreso Somece 2003 de educación y
nuevas tecnologías (ref. 3).

Las Ciencias Humanísticas han dado cuenta de la "Ontología dimensional". Viktor Frankl planteó 2 leyes (ref.
4, ref. 5) para referirse al concepto de REDUCCIONISMO:
"Existen dos leyes de la ontología dimensional (ver esquema al final del párrafo), la primera de las cuales dice
: Una misma cosa proyectada desde su propia dimensión a otras distintas inferiores, se dibuja de
manera que las figuras se contradicen(...) La segunda ley de la ontología dimensional dice (...) distintas
cosas proyectadas desde su dimensión a una misma dimensión (no a distintas dimensiones) que sea
inferior se dibujan de tal manera que ( no son contradictorias entre ellas sino) son polivalentes (...)

Primera ley ontológica. Segunda ley de la ontología dimensional.

¿Cómo podemos aplicar esto al hombre? Bien así mismo el hombre, si se encuentra reducido en su dimensión
específicamente humana y proyectado al plano de la biología y la psicología se refleja de una manera
que resulta contradictoria. Pues la proyección sobre el plano biológico da fenómenos somáticos
mientras que la proyección sobre el plano psicológico da fenómenos psíquicos. A la luz de la ontología
dimensional, esta contradicción no contradice la unidad humana.

Partiendo de un modelo de representación de los aspectos humanos "biológico - psicológico - social -


espiritual", ningún análisis permite contemplar todas las dimensiones simultáneamente, con lo cual
cada punto de vista es una descripción "sub-humana" del sujeto.

Si no se tienen en cuenta los límites de validez de esos análisis, se pueden cometer errores que
afectan la dignidad humana, o sobre los pronósticos que se hagan respecto del comportamiento
del hombre.

Volviendo al interrogante del principio, ¿Cómo podría superar colectivamente la


humanidad el derrumbe de su concepto de progreso ligado a la tecnología?, porque en
algún momento puede suceder. Podrá ser de repercusión universal en mayor o menor
medida; pero no debería ser tan inesperado en una comunidad consiente de su finitud.

No será por cierto desde propuestas culturales favorecidas por el “progreso”, o sus
apéndices lumpens inmersos en la maraña de la “socialización del deseo”; sino que
provendrá de comunidades que no interpreten como carencias la ausencia de los
beneficios del progreso tecnológico.

La orientación la podrán brindar culturas con una relación mas directa con el
medioambiente, y menos comprometidas con la urgencia del progreso. Posiblemente no
tengan nombres habituales como Ernesto, porque pertenecen a pueblos originarios,
anteriores a la existencia de un Ernesto (elegido para parafrasear a O.Wilde en el
título).

Semejante “apagón” generará un desconcierto enorme sin lugar a dudas; superior al de la


“clase media teflonera” que salió a batir cacerolas cuando los bancos le secuestraron los
ahorros en el 2001. En esas circunstancias, es como que nos apagan la luz de la pista
justo cuando pretendíamos aterrizar, de noche y sin instrumentos. ¡¡¡ El sistema
dimensional en el que nos apoyábamos perdió la referencia !!! .

Ya en nuestra mas tierna infancia, al ponernos a jugar con un grupo de desconocidos,


poco sucedía si alguien con cierta credibilidad no proponía alguna pauta para la
interacción. Luego todo iba viento en popa hasta que se presentaba una diferencia de
apreciaciones. Entonces, ó se resolvía por imposición de la fuerza (poniendo fin al juego
normalmente), ó se recurría al referente para que resuelva la indeterminación y poder
seguir jugando. El método de solución resultante dependerá enormemente del sentido de
urgencia de los participantes, y su capacidad de elegir entre el bien común y su
inmediatez personal.

Tras el colapso de referencias de cierta complejidad, será difícil la percepción de otras


en culturas que proponen dimensiones distintas o mas “humildes” . Es preciso trabajar en
un acercamiento no distorsivo de los universos, una “Transculturización no invasiva”.

Una idea de esta complejidad puede surgir de un simple diálogo entre pseudo-hipotéticos
pseudo-sujetos de un mismo pseudo-universo cultural:
Alfa dice:
Facilitar su propio desarrollo cultural, se refiere a darle continuidad al proceso creativo de esas
culturas, hasta ahora avasallado por "el progreso", con medios adecuados para una
Transculturización no invasiva.

Beta dice:
Decime Alfa; hiciste alguna investigación sobre esos pueblos originarios, su situación actual, sus
reivindicaciones, etc.? No quiero ser pesado, pero con mi viejo trabajamos un tiempo sobre el tema de
los pueblos nativos en Latinoamérica y me parece que la situación es bastante compleja. Sobre todo,
denunciamos la neo-evangelización que venga de izquierda o de derecha...
Y el subconsciente colonialista que pretende saber lo que es bueno o no para estos pueblos.
Ellos no pueden tener una solución para una civilización que no crearon.

Alfa dice:
No interesa evangelizarlos. La idea es que puedan aprovechar avances de otras culturas para el
desarrollo de la propia, desde su punto de vista. Así por ejemplo, los mapuches incorporaron el
vocablo "pichi culcul" (pequeño cuerno de hablar) para el celular, que les ha permitido comunicarse
(lo que nunca posibilitó otro medio del progreso).

Beta dice:
No entiendo en que el pichi culcul puede ayudar al desarrollo de una cultura cualquiera sea.

Gamma dice:
ayuda a la comunicación, pero también a la sobre-información, lo cual es malo.
Alfa dice:
Creo que el estudio de Levi Strauss (explicando a culturas desarrolladas universos primitivos), fue
importantísimo (un puntapié inicial) en la medida que se complete la otra parte : ¿como podemos
facilitarles "desde el progreso" un desarrollo propio?.

Gamma dice:
pero supongo que desde nuestra "cultura" se pueden facilitar herramientas sin perder la esencia
originaria.

Beta dice:
Disculpen. Los quiero mucho y no quiero ser terco ni nada por el estilo. Pero no me interesa este
tema y tengo una visión completamente opuesta.
(... y ahí nomás cerró el telón).

Es claro. Ya entre personas que han tenido una orientación cultural mas o menos común
(misma historia, misma lengua, similar escuela, ...) desde el comienzo del planteo generan
apreciaciones diferentes sobre la evolución de un proceso cultural distinto al de ellos.
¿Que se podría pretender entre participantes de distintas culturas?

Seguramente, antes de proponerse un proyecto conjunto, habrá que resolver defectos


de contactos preliminares, conocerse a sí mismos, conocer al otro, y contar con
motivación para la convivencia . De no superar la brecha entre las culturas, alguna
urgencia resultará en violencia : cualquiera que no conoce alternativas de solución puede
tratar de resolver sus necesidades por la fuerza.

En ninguna comunidad se podrán evitar propuestas cargadas de una mayor expectativa de


urgencia, motivadas en el desconocimiento voluntario o involuntario de alternativas, ó en
intereses privados. El método habitual es ponerse en un extremo (como izquierda o
derecha en un plano material, un dios u otro en lo espiritual) y denostar proyectos de
consenso mayoritario que demandan mayor conocimiento y planificación. Los impulsores
de estas no solo se arrogan la sabiduría popular, sino que no asumen responsabilidad por
los efectos no deseados de la imposición de sus propuestas como resultado de su
insabiduría y su discapacidad planificadora; perdón (inadi), capacidad diferente,
sobretodo de maduración.

Una Transculturización Invasiva , forzosa, dejará efectos depresivos en las culturas


avasalladas, o sin soluciones concretas para ninguna de las comunidades; como la
sincretizada Pachamama, que expresa el respeto por la madre tierra pero no evitará el
deterioro de la misma por la invasión sojera sobre los bosques naturales.

La pretensión de reemplazar una lengua por otra, por mas avanzada que sea la nueva,
suele no satisfacer las necesidades de expresión de la comunidad invadida, como ocurrió
con el Guaraní : lengua prohibida, hoy mayoritaria en Paraguay.

Por que uno puede ser invadido, o simplemente haberse mudado a un lugar con un
lenguaje distinto, pero no termina de sentirse completo (superar el desarraigo) si el
lenguaje de su pensamiento no es su lengua natal.
Una Transculturización No Invasiva será motivada por la adopción voluntaria de medios
que satisfacen necesidades para cualquiera de las culturas, como los de comunicación. La
generación de nuevos vocablos es lo que diferencia las lenguas vivas de las lenguas
muertas (sin evolución), porque hace a la capacidad del desarrollo de nuevas
herramientas para el pensamiento de una comunidad.

He ahí la importancia del “PICHICULCUL”, como síntoma de culturas vivas, capaces de


seguir creando modelos de representación de su realidad, aunque sea apropiándose de
recursos de otra cultura, como la humedad propagándose por las grietas del concreto.

Seguramente para una cultura menos desarrollada, los contenidos de medios de


comunicación masivos de culturas mas favorecidas distorsionarán su realidad, con serios
riesgos de atrofiar sus expectativas por el natural mecanismo de la socialización del
deseo. Le pasa a diario a cualquier comunidad, creyendo que comparte ideario con los
dueños de los medios, o a cualquier “paseador gasolero” en un shopping.

Claro que no es fácil avanzar sobre un intercambio cultural, si en la cultura “dominante” o


“mas favorecida” hay tanta gente que desconoce o menosprecia lo que es un “pueblo
originario”, aunque no le sea tan complicado informarse (ref. 6).

Tal vez vaya siendo hora de aprovechar estas nuevas tecnologías (nTICs), de información
y comunicación, para tomar conocimiento de estas culturas y sus necesidades (ref. 7).
Quizás grandes medios de representación geográfica como Google Earth, gmaps /
panoramia … etc., nos permitieran acceder a las visiones de los pueblos originarios. ¿O
nos resignaremos a que desaparezcan o sean absorbidos por las comunidades menos
favorecidas de las periferias del progreso?.

Frente al transtorno que ha ocasionado el progreso de la humanidad a esta , “nuestra


única casa”, tal vez haya que contemplar el caracter de urgencia que tiene asegurar el
natural desarrollo de estos pueblos originarios como “patrimonio de la humanidad”,
priorizando un recurso básico como el territorio.

Tal vez solo imaginé el apagón como excusa para facilitar la recuperación de las culturas
invadidas, aparentemente ausentes también en el “bicentenario”. Al fin, sin imaginación
no hay progreso.

Luis Alberto Nacucchio.


Ingeniero en Electrónica, orientado en Telecomunicaciones.
Profesor de disciplinas industriales.
Investigador independiente de Educación y Nuevas Tecnologías
Analista independiente en ciencias Física, de la Conducta y del Conocimiento.
Aspirante a “habitante originario”.

referencia 1: http://es.wikipedia.org/wiki/Relaci%C3%B3n_de_indeterminaci%C3%B3n_de_Heisenberg
referencia 2: http://www.youtube.com/user/Brebaje21#p/c/1DAA6CA857F241B0/0/wylnk8z-s6I
referencia 3: http://www.somece.org.mx/virtual2003/ponencias/gestion/nuevastec/nuevastec.htm
referencia 4: http://www.logoterapiauruguay.org/temas/glosario.html
referencia 5: http://www.upra.org/archivio_pdf/56.pdf
sugerido 6: http://www.google.com.ar/search?hl=es&source=hp&q=pueblos+originarios&meta=cr%3DcountryAR&aq=1&oq=%22pueblos
sugerido 7:
http://www.ecoportal.net/Contenido/Temas_Especiales/Pueblos_Indigenas/Pueblos_Originarios_una_Naturaleza_sin_Duenos