Está en la página 1de 2

Un gen que protege frente al

Alzheimer
 Está encargado de regular el tamaño de las
partículas de colesterol en sangre
 También se ha relacionado con una disminución de
las enfermedades del corazón
MADRID.- Da la sensación de que siempre que se habla del
genoma se habla de predisposición a padecer tal o cual
enfermedad. Pero lo cierto es que la carga genética puede
disminuir el riesgo de sufrir un problema tanto como
aumentarlo. Eso es precisamente de lo que trata un estudio
publicado en la revista 'JAMA', que ha identificado un gen
protector frente a la demencia.

"La mayor parte de los trabajos sobre la genética del Alzheimer


se han centrado en los factores que aumentan el peligro", ha
declarado Richard B. Lipton, vicepresidente del departamento de
Neurología del Albert Einstein College of Medicine en Nueva York
(Estados Unidos). En esta ocasión, la investigación dirigida por
este especialista ha dado con un gen que parece reducir el
riesgo de desarrollar esta enfermedad.

En 2003, un estudio realizado en un grupo de judíos Ashkenazis


determinó que el gen CETP estaba relacionado con un
aumento de la esperanza de vida. Aunque los resultados con
otros grupos étnicos fueron contradictorios, en opinión de los
autores los 'genes de la longevidad' deben estudiarse por su
potencial efecto protector sobre la aparición de demencias.
Además, CETP interviene en el metabolismo del colesterol, igual
que APOE, un gen que predispone al Alzheimer.

Por eso, Lipton y sus colegas reclutaron a 524 personas


mayores de 70 años y analizaron la relación entre el subtipo de
CETP que portaban y su riesgo de demencia. Al cabo de 4,3
años de seguimiento, 40 habían desarrollado la
enfermedad.

En busca de fármacos que imiten su acción


Los genes son fragmentos de ADN que contienen la información
para la fabricación de proteínas. Todos tenemos los mismos
genes pero no todos los genes son iguales. Así, CETP puede
tener dos formas distintas en función de qué nucleótido se sitúa
en un punto concreto de su secuencia. Una de estas variantes,
la que atrajo la atención de los investigadores, provoca la
disminución de los niveles de CETP en el organismo y de su
actividad. Esto se traduce en un incremento del 'colesterol
bueno' (HDL) y del tamaño de las lipoproteínas.

Los participantes fueron clasificados en función de si portaban


una, dos o ninguna copia de esta variante de la longevidad de
CETP. Al relacionar este dato con la aparición de demencia,
"descubrimos que aquellas personas con dos copias de este tipo
de CETP perdían memoria más lentamente y tenían un riesgo
más bajo de sufrir demencia y Alzheimer", explica Amy Sanders,
profesora del departamento dirigido por Lipton.

"Concretamente, estos participantes tenían una reducción del


70% del riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer en
comparación con aquellos que no portaban ninguna copia de
esta CETP beneficiosa", añade la autora.

Según han informado los propios investigadores, en este


momento se están desarrollando fármacos capaces de imitar la
función de la variante protectora de CETP. "Estos agentes serán
probados para comprobar su capacidad de promover un
envejecimiento óptimo y de prevenir el Alzheimer", ha
declarado Lipton.
CRISTINA DE MARTOS “El Mundo” 13/01/10