Está en la página 1de 119

Cálculo en rotura

De losas fungiformes

Jordi Maristany Carreras


Primera edición: septiembre de 1993
Segunda edición: septiembre de 1994

Diseño de la cubierta: Manuel Andreu

© Jordi Maristany Carreras, 1993


© Edicions UPC, 1993
Edicions de la Universitat Politècnica de Catalunya, SL
Jordi Girona Salgado, 31, 08034 Barcelona
e-mail: edicions.upc@upc.es

Producción: Servei de Publicacions de la UPC


Y Copisteria Carlos Saldaña
Av. Diagonal, 649, ETSAB, 08028 Barcelona

Depósito Legal: B-24.896-94


ISBN: 84-7653-430-2
Agradecimientos 5

Agradecimientos

En la confección del trabajo que aquí se expone han colaborado el ingeniero D. Rafael
Casals Bohigas con sus consejos y experiencia en el tema, D. Antoni Griera, becario
del Departamento, que ha confeccionado los dibujos y dedicado un especial interés en
compatibilizar las distintas normativas empleadas, Ana Mª Sánchez "Myriam",
secretaria del Departamento, con su inestimable paciencia en corregir los cuantiosos
borradores que ha sido preciso realizar antes de obtener el trabajo definitivo, y Alberto
Callizo, en la composición del texto y revisión de las figuras.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Indice 7

Indice

Agradecimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5

Introducción

I Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
II Planteo del trabajo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
III Breve referencia histórica de los métodos utilizados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
IV Consideraciones previas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
V Ámbito de aplicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16

Capítulo 1 Forjados

1.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
1.2 Estudio de la rotura de un forjado con alternancia de cargas . . . . . . . . . . . . . 20
1.2.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
1.2.2 Paneles interiores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
1.2.3 Paneles de borde . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
1.3 Estudio de la rotura de un forjado con carga uniformemente distribuida . . . . . 43
1.3.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
1.3.2 Paneles interiores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
1.3.3 Paneles de borde . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


8 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Capítulo 2 Capiteles

2.1 Comprobación de tensiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59


2.2 Dimensiones básicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61

Capítulo 3 Pilares

3.1 Hipótesis de carga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63


3.2 Caso de pilares centrales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
3.3 Caso de pilares de borde . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
3.3.1 Caso de pilares de borde con semicapiteles y/o viga perimetral . . . . . . 67
3.3.2 Caso de pilares junto a voladizos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
3.4 Cortante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
3.5 Pilares con suficiente rigidez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71

Capítulo 4 Criterios de armado

4.1 Cantos útiles y brazos elásticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73


4.2 Distribución de la armadura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
4.2.1 Distribución de la armadura en apoyos y vano . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
4.2.2 Distribución de la armadura entre bandas central y soportes . . . . . . . . 79
4.3 Longitudes de las armaduras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
4.3.1 Paneles intermedios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
4.3.2 Paneles de borde y zonas de voladizo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83

Capítulo 5 Fisuración y deformaciones

5.1 Fisuración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
5.2 Deformaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
5.2.1 Caso de losa sin fisurar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
5.2.2 Caso de losa fisurada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
5.3 Ambiente corrosivo y oxidante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Indice 9

Capítulo 6 Punzonamiento

6.1 Punzonamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93

Capítulo 7 Efecto arco

7.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
7.2 Cálculo general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
7.3 Cálculo alternativo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100

Capítulo 8 Ejemplo desarrollado

8.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101


8.2 Mayoración de cargas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102
8.3 Dimensionado de los capiteles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
8.4 Comprobación del punzonamiento en los capiteles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
8.5 Comprobación del punzonamiento sobre el perímetro de los capiteles . . . . . . 103
8.6 Cálculo de la sección total necesaria de las armaduras . . . . . . . . . . . . . . . . 104
8.7 Reparto de las armaduras entre positivos y negativos . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
8.8 Grado de rigidez del empotramiento de los pilares de borde con los pilares . . 106
8.9 Sección de armaduras de un panel de borde . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
8.10 Flecha de un panel interior cualquiera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106

Capítulo 9 Ensayos

9.1 Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109


9.2 Características geométricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
9.3 Características de los materiales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109
9.4 Fisuras observadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110

Simbología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 117

Indice de figuras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


10 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Introducción 11

Introducción

I Prólogo

Tradicionalmente en nuestro país —y así está contemplado en la normativa oficial


EH-91— viene aceptándose como sistema habitual de cálculo de los forjados
bidireccionales el método de los pórticos virtuales (o pórticos de sustitución), más por
simplicidad de utilización e influencia de otras normativas —como las americanas
A.C.I.— que estrictamente por motivos puros de economía y/o racionalidad.

Últimamente, y gracias a los avances en materia informática (tanto del hardware o


capacidad de trabajo del ordenador, como del software o documentación de programas
de cálculo), se han empezado a utilizar otros métodos que permiten aprovechar mejor
las características del hormigón al poderse plantear la estructura como un sistema real
bidimensional.

De ahí, aparece primero la discretización de las losas como si se tratase de emparrilla-


dos y más tarde el análisis mediante elementos finitos, este último de imposible
ejecución sin un soporte informático adecuado.

Aun así, estos últimos métodos tienen —aún en la actualidad— el grave problema de
tener que acertar en la elección de una discretización correcta de los elementos que
permita una lectura de resultados suficientemente fiable. Esto se traduce muchas veces
en unas laboriosas entradas de datos, no siempre exentas de errores.

Por eso, el poder utilizar un método de cálculo que aproveche las prestaciones que
ofrecen los materiales en estado plástico nos permite conocer mejor el funcionamiento
real de la estructura, y por tanto, la carga última que ésta puede soportar.

El método de cálculo a partir de las líneas de rotura, muy extendido en el cálculo de


sistemas simples de losas, no es, a pesar de ello, un nuevo método de análisis. Ya en

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


12 Cálculo en rotura de losas fungiformes

1940, en la Unión Soviética, con larga tradición en construcción de sistemas


industrializados, y a partir de unos ensayos que corroboraron los planteos teóricos del
cálculo, se popularizó el método en rotura para calcular forjados de edificios
industriales.

Sea por la exigencia de unos ciertos condicionantes iniciales —como son la alineación
de pilares, los tipos de carga, la simetría de paneles, etc.— muy difíciles de cumplir en
su totalidad, sea, porque no, por razones de moda y costumbres, su aplicación real en
occidente se ha visto relegada a casos aislados, no por ello, menos interesantes a nivel
teórico.

A pesar de ello, su estudio —aunque sea sólo a nivel teórico— nos permitirá conocer
mejor el comportamiento real de la estructura analizada y ahorrarnos muchos kilos de
armadura. Aunque sólo fuera por eso, creo sinceramente que vale la pena la lectura de
esta publicación.

II Planteo del trabajo

En la confección del libro se han seguido fielmente las indicaciones de las Instrucciones
soviéticas TsNIPS del año 1940 intentando explicar de forma detallada aquellos
aspectos que parecían de más difícil interpretación, acompañando continuamente el
texto con gráficos explicativos y/o ampliando la información de aquellos aspectos que
las instrucciones no desarrollaban suficientemente, como sería el caso del capítulo 4,
que analiza los criterios de armado.

Igualmente, se han contrastado las conclusiones a que llega la normativa rusa con las
de otras normativas que a nosotros nos resultan más familiares como son la propia
EH-91, la europea C.E.B. o la americana A.C.I.

Todo ello ha representado un esfuerzo de síntesis, descartando aquellos matices que


representaban una desviación en los objetivos de la presente publicación y dificultaban
su lectura.

Al final, y como resultado de la aplicación de la teoría que anteriormente se describe, se


ha creído conveniente —se ha echado de menos en numerosas publicaciones técnicas de
relieve— introducir un ejemplo práctico, en nuestro caso, inspirado en el Boletín nº 28 del
C.E.B.

Espero que esta publicación pueda ser de gran utilidad y que se encuentre en la misma la
ayuda que se ha pretendido ofrecer en el momento de su confección.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Introducción 13

III Breve referencia histórica de los métodos utilizados

Al principio, en el proyecto de forjados sin vigas se usaban "métodos osadamente


aproximados" de cálculo. Posteriormente las investigaciones teóricas que se llevaron
a cabo permitieron conocer mejor el comportamiento de estos forjados.

Como resultado de estas investigaciones aparecieron los llamados "métodos exactos",


basados en la Teoría de la elasticidad, que asimilan el comportamiento del forjado al de
una membrana apoyada sobre capiteles.

Sin embargo, y a pesar de su rigurosidad matemática, dichos métodos, además de ser


de muy difícil aplicación práctica, no pueden llamarse "exactos" en el sentido literal de
la palabra, ya que, para un planteo riguroso, se deben aceptar una serie de hipótesis
simplificativas que no siempre concuerdan con la manera real de trabajar de estos forjados.

Ello dio lugar a la aparición de los "métodos simplificados" de cálculo, que consideran
los forjados como un sistema de vigas anchas ortogonales trabajando en ambos
sentidos y que han dado resultados comparativamente buenos.

Es a este nivel que en 1933 el TsNIPS (Instituto Central para la Investigación Científica de
las Construcciones Industriales de la U.R.S.S.) realiza una serie de ensayos experimentales
que corroboran que la capacidad portante real de los forjados formados por losas macizas
es notablemente superior a los valores obtenidos por medio de los métodos tradicionales
de cálculo.

Producto de ello el TsNIPS elabora en ese mismo año un proyecto de norma con el objetivo
de apurar la capacidad portante de los forjados.

Aprovechando gran parte de la normativa anterior, en 1937, M.I. Shtaerman y


A.M. Iviansky publicaron un primer tratado dedicado exclusivamente a este tipo
estructural y que se concreta en la realización práctica de un depósito para productos
lácteos en Moscú en 1908 y un edificio en Suiza, probablemente de Maillart, en 1910.

Finalmente, la dificultad que entraña delimitar el reparto de los esfuerzos en capiteles,


el hecho de despreciar la contribución de los esfuerzos torsores, así como la voluntad
de querer apurar el dimensionado, dan paso en algunos países a la aparición de
normativas basadas en la rotura del material.

Así, justo antes de la 2ª Guerra Mundial, los candidatos a profesores en ciencias


técnicas, A.S. Shchepotiev y V.S. Bulgakov, realizan en el TsNIPS, bajo la dirección del
profesor A.A. Gvozdev, una larga serie de trabajos de investigación con el fin de
posibilitar el cálculo de los entrepisos sin vigas por el método del cálculo en rotura; en

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


14 Cálculo en rotura de losas fungiformes

base a estos trabajos el TsNIPS sintetizó, en el año 1940, un proyecto de Nuevas


normas para el cálculo de entrepisos sin vigas.

En nuestro país, las primeras noticias que se tienen del cálculo en rotura para forjados
bidireccionales provienen de las citas que Jiménez Montoya realiza en las primeras
ediciones de su Hormigón armado en las que se hace referencia expresa a la normativa rusa
antes mencionada (ver Bibl. 10).

Como realizaciones prácticas podríamos citar como ejemplos el cálculo y dimensionado


de la losa de cimentación de los edificios de Semolerias de El Carpio en Córdoba (1984)
y el cálculo ya más reciente del sótano del parking del Hotel Hilton en Barcelona
(1989), este último utilizando capiteles de forma octagonal, todos ellos realizados por
el Dr. ingeniero Rafael Casals Bohigas.

De todas formas, y aunque últimamente vuelve a utilizarse la placa maciza de hormigón


—debido a la modificación en los precios de la mano de obra y de los materiales— en
nuestro país tradicionalmente se viene utilizando mucho más un sistema intermedio de
construcción que consiste en aligerar los centros de los vanos con bovedillas cerámicas
o de hormigón que, al reducir el peso propio, permite un mejor aprovechamiento en
edificación, lo que se conoce popularmente como "forjados reticulares", y el método
de cálculo que la propia normativa contempla (EH-91) es la susodicha de "pórticos
virtuales", de cálculo en régimen elástico.

IV Consideraciones previas

La mayoría de los actuales sistemas de cálculo de estructuras de hormigón arrastran una


tremenda incoherencia entre los planteamientos de cálculo a nivel de esfuerzo y el
dimensionado definitivo a nivel de sección.1

Efectivamente, mientras en los primeros se parte del principio de linealidad entre causas
y efectos: cargas exteriores y esfuerzos producidos (métodos matriciales, Cross, etc.),
el dimensionado definitivo se realiza por un proceso más acorde con la realidad, basado
en métodos semiprobabilísticos de los estados límites (parábola-rectángulo, momento
tope, etc.). Lógicamente, en este último caso, el diagrama representativo de tensiones-
deformaciones ya no tiene por que ser lineal.

Por si ello fuera poco, la incoherencia aumenta al querer aplicar el método de cálculo
a estructuras hiperestáticas obteniendo unos esfuerzos que no tienen por qué coincidir
con los que de verdad llegan a las secciones. Estos se mayoran y son utilizados en el

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Introducción 15

cálculo de secciones a la rotura con la consecuente pérdida de sentido en la


introducción del término de seguridad (ver Bibl. 14).

rotura Cuando se somete una losa a una intensidad


Proceso de formación de las líneas de rotura.
de carga creciente la distribución de esfuerzos que tiene lugar en la misma obedece a los
principios de un cálculo lineal, siempre que esta esté trabajando en estado de servicio.

Conforme aumenta el valor de las cargas aplicadas aumenta proporcionalmente el valor de los
esfuerzos provocados hasta que las tensiones en algunos lugares de la placa alcanzan el valor
de fluencia originándose fisuraciones y alterando el valor de las inercias, con lo que se provoca
inmediatamente un cambio en la forma de redistribución de los esfuerzos.

A partir de este punto puede considerarse que dicha sección gira indefinidamente a
momento constante. Podemos considerar en este instante que se ha formado una
"línea de rotura", es decir, se ha plastificado una sección de la losa.

Mediante sucesivos incrementos de carga van alcanzando la plastificación una serie de


secciones que forman unas líneas que van progresando hasta convertir la estructura en un
mecanismo. Al valor de la carga aplicada en este último instante se le denomina carga de
rotura y a las líneas así formadas líneas de rotura. Estas últimas tienen la particularidad de
que a igual cuantía de armado tienen el mismo valor de momento flector en todas ellas
(ver Bibl. 13).

Resumiendo, en construcciones continuas, cuando en una de las secciones las


tensiones en la armadura alcanzan el límite de fluencia, la capacidad portante de la
estructura todavía no se agota debido a la redistribución de los esfuerzos. La estructura
continua sigue trabajando soportando el aumento de cargas hasta el momento en que
fluya la armadura en otras secciones, convirtiéndola finalmente de estáticamente
indeterminada en estáticamente determinada.

Limitaciones método Pero de todo ello sería falso llegar a la conclusión


Limitaciones en la aplicación del método.
de que se puede fijar arbitrariamente la armadura en el tramo y en el apoyo con tal de que
la suma de las secciones transversales sea igual a la sección necesaria total. El empleo de
esta forma de armado llevaría consigo la aparición anticipada de fisuras indeseadas, los
coeficientes de seguridad de las distintas secciones serían demasiado diferentes entre sí
y disminuiría la rigidez de la estructura.

El armado de la losa debe ser tal que asegure el agotamiento de una sección por
plastificación de sus armaduras. Esto se consigue imponiendo una limitación de la
cuantía de las armaduras empleadas. En concreto, podemos considerar que el valor de
la T límite estará comprendido como máximo entre el valor de 0,16, que corresponde
a un recubrimiento de r/h igual a 0,05 y del valor 0,15 para un recubrimiento de 0,15.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


16 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Estos valores han sido calculados suponiendo estados de agotamiento en los que el
hormigón más comprimido no ha alcanzado aún su deformación máxima admisible del
0,35%.

Por otra parte, el mecanismo de rotura depende de la disposición de los apoyos del
forjado, además de la disposición de las sobrecargas y su naturaleza. Por tanto, si la
intersección de los ejes de los apoyos con la losa no forma una figura geométrica
simple, el número de mecanismos posibles a priori es elevado. Es más, la definición
analítica de cada uno de los mecanismos exige para su empleo la introducción de
numerosos parámetros que complican considerablemente los cálculos. Por tanto, no
será posible encontrar un procedimiento general de resolución más que para aquellos
forjados de forma extremadamente simple. Esta es la razón más clara por la que el
dominio de aplicación del método que más adelante se expone está limitado al caso de
forjados de malla rectangular y paneles cuadrados o rectangulares en que la relación
de lados se encuentra próxima a la unidad. En efecto, para este tipo de forjados, el
número de mecanismos a analizar se reduce a 2, y se trata de mecanismos simples en
los que la determinación analítica exige pocos parámetros.

V Ámbito de aplicación

El método de cálculo que se desarrolla a continuación tiene por objeto el dimensionado


de forjados fungiformes, en el que los pilares marquen una trama cuadrada de lados
iguales; o bien rectangular de lados desiguales pero que observen una relación entre
lado mayor y lado menor entre 1 y 3/2, y una relación entre vanos adyacentes
comprendida entre 1 y 4/3, en función de las solicitaciones a que está solicitada la losa
en estado límite de "flexión".

Estas instrucciones analizan diversos casos tipológicos de soporte en los extremos de


la losa según se trate de:

a) Un voladizo rebasando la fila de columnas de borde.


b) Unos semicapiteles con corte neto de losa, en el paramento exterior de las columnas.
c) Una viga dintel, que una los pilares de borde.
d) Un apoyo de la losa sobre muro corrido, que sustituya a la viga de borde.

Este trabajo sólo contempla el caso de sobrecargas uniformemente repartidas, totales


o parciales, sobre la totalidad o parte del forjado. Igualmente permite calcular los forjados
fungiformes armándolos de forma tradicional, ya sea con redondos o con malla
electrosoldada, con la condición de respetar las direcciones marcadas por los ejes que
unen los centros de pilares.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Introducción 17

Fig. A Ambito geométrico de validez aplicable

Los forjados así calculados deberán :

a) verificarse a la rotura
a.1) de una banda ficticia cortada entre dos filas de pilares adyacentes (ver Cap. 1 § 2)
a.2) de dos paneles adyacentes de una y otra parte del pilar (ver Cap. 1 § 3)
b) limitando la fisuración de las secciones
c) asegurando la rigidez del conjunto
d) y comprobando siempre el punzonamiento.

En cambio, no será necesaria la comprobación a la rotura de un único panel. En efecto,


aunque parezca lo más lógico contemplar la posibilidad de que en un mismo panel se
produzca una coincidencia de situaciones desfavorables como podrían ser un defecto
de los materiales, una deficiente puesta en obra y una desfavorable concentración de
sobrecargas sobre un solo panel, la rotura de un panel único no es el caso más peligroso,
debido al monolitismo del techo que acude en su ayuda, por decirlo así, en dicha situación.
Por si esto fuera poco, el efecto arco que normalmente se produce, y que comentaremos
más adelante, aumenta también y notablemente su seguridad.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


18 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. B Condiciones de borde de las losas

Finalmente, y aunque el trabajo trata del estudio de losas macizas sobre pies derechos
con capiteles es también posible —y se realizan continuas anotaciones en el escrito—
extrapolar sus resultados no solo para el caso de que los pilares no tengan capitel sino
también para aquellos forjados como los comúnmente llamados reticulares, siempre que
se adopten una serie de precauciones para compatibilizar el funcionamiento de ambos
sistemas como sería introducir un factor de cambio de rigidez de la losa aligerada (del
orden de 0,70 del de la losa maciza) o acotar la separación entre nervios a una medida
que no sea excesiva, y desde luego menos que la que permite la actual normativa española
EH-91.

Notas

1. Es interesante la comparación que realiza F. Regalado entre efectuar el cálculo de una estructura adoptando
un diagrama momento-curvatura lineal o efectuar un cálculo no lineal con todas sus consecuencias (ver Bibl. 15
cap. 13).

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 19

Capítulo 1 Forjados

1.1 Introducción

Para el cálculo de la capacidad portante de las losas, las normas TsNIPS de 1940 aconsejan
tomar las siguientes hipótesis de partida:

1) La losa de hormigón armado, al llegar al estado de rotura, se convierte en un sistema


variable formado por eslabones rígidos, unidos entre sí por medio de articulaciones
lineales plásticas.

2) Las tensiones de la armadura en las articulaciones plásticas, en el instante de la rotura,


alcanzan el límite de fluencia.1

3) Los desplazamientos del sistema, en el instante de tiempo inmediatamente anterior al


de rotura, son despreciables en relación a las dimensiones de la estructura.

Además, y a diferencia de los métodos comunes de cálculo en los cuales las secciones de
las fajas de apoyos y central son iguales, aquí dimensionaremos suponiendo una sección
rectangular en el centro de vano. En cambio, en la sección del apoyo supondremos una
sección en forma de T, en todo el ancho de la losa. En este caso la armadura, dispuesta
en todo el ancho de la losa, trabaja, según la opinión de los autores del proyecto de la
norma, con un brazo de palanca cuyo valor sobrepasa aproximadamente de 1½ a 2 veces
al espesor de la losa. Las tracciones, en toda la armadura del apoyo, se equilibran con las
tensiones de compresión en el borde de poco ancho del nervio de la sección de apoyo
(ver Cap. 4 § 1).

Para poder determinar la capacidad portante de la losa, es imprescindible, previamente,


poner en claro el esquema de la rotura y ubicar la posible disposición de las líneas de las
articulaciones plásticas, que lógicamente deberán corresponder al valor mínimo de la carga
de rotura.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


20 Cálculo en rotura de losas fungiformes

En calidad de estados de mayor peligrosidad, seleccionados en base a ensayos previamente


realizados, existirán dos esquemas de disposición de las sobrecargas: según actúen solo
en los tramos alternos o actuando sobre todos los tramos.

A continuación damos un corto resumen de las condiciones básicas del proyecto de normas
del TsNIPS del año 1940.

1.2 Estudio de la rotura de un forjado con alternancia de cargas

1.2.1 Introducción

En la fig. 1.2 se representa la ubicación de las líneas de articulación plástica en el estado


de rotura de la losa de forjado para la hipótesis de que la sobrecarga actúe solamente en
tramos alternos, tal como se aprecia en la fig. 1.1:

Fig. 1.1 Esquema de cargas en vanos alternos

El cálculo a la rotura se efectúa tomando como hipótesis que, en los tramos considerados
(rayados en la figura 1.3), se forman unas rótulas plásticas lineales, paralelas al eje
longitudinal de dicha banda:

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 21

Fig. 1.2 Esquema de rotura de una banda longitudinal

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


22 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 1.3 Esquema de las líneas de las articulaciones plásticas de una losa
con sobrecarga dispuesta en tramos alternos

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 23

- Una rótula plástica lineal (línea de rotura) M en el vano con abertura de una fisura inferior.
- Una rótula plástica lineal M´, cerca de cada apoyo, con abertura de fisura superior.

Fig. 1.4 Esquema de la zona comprimida en las rótulas plásticas sobre los apoyos

En función de la posición de las rótulas plásticas en los apoyos, la zona comprimida podrá
encontrarse dentro de alguna sección de la losa o incluso parcial o completamente dentro
de los capiteles (ver Fig. 1.4).

1.2.2 Paneles interiores

1.2.2.1 Caso general

En los paneles interiores, siempre que se cumplan las condiciones de proporción de luces
indicadas en la introducción, apartado 5 (ámbito de aplicación), podrá considerarse que se
produce un caso de simetría pura en la rotura de los paneles, con lo que la línea de
articulación central debida a los momentos positivos se producirá en el eje del panel
considerado y las líneas de articulaciones laterales debidas a los momentos negativos se
producirán a una distancia c de los ejes de las columnas adyacentes (cx respecto al eje x,
y cy respecto al eje y) (ver Fig. 1.3).

En condiciones de simetría (ver Fig. 1.5), deberá ser igual el ancho de los dos eslabones
y su valor será:

Lx & 2 cx Lx lx
b ' ' & cx ' (1.1)
2 2 2

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


24 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 1.5 Nomenclatura

Analicemos el equilibrio de un eslabón en la zona limitada por un panel de largo Ly (ver


Fig. 1.6). En los bordes de este elemento actúan las siguientes fuerzas internas:

En la línea de la articulación central:


M ' A z Fye (1.2)

Qx ' 0 (1.3)

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 25

Fig. 1.6 Resolución por el método de equilibrio de un panel interior


y tensiones en las líneas de rotura

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


26 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Y en la línea de la articulación sobre los apoyos:

M´ ' A´ z´ Fye (1.4)

(L x & 2c x ) lx
Qx ' P L y ' P Ly (1.5)
2 2

siendo:

M momento flector positivo en el centro del vano y que produce la articu-


lación plástica central.
M' momento flector negativo en la articulación plástica.
Qx esfuerzo cortante en la dirección x.
A sección total de la armadura en la articulación plástica central (M) para una
longitud de tramo Ly.
A' sección total de la armadura sobre la articulación plástica lateral para una
longitud de tramo Ly.
z brazo del par de las fuerzas internas correspondiente al armado A.
z' brazo del par de las fuerzas internas en la sección de la articulación
plástica, para lo cual ésta se considera como una T cuya ala en general es
igual al ancho del tramo y cuyo nervio es la parte del capitel comprendida
entre la intersección de las secciones del apoyo —articulación plástica—,
del tipo de capitel utilizado (ver Cap. 4 § 1 y Fig. 1.19).
Fye tensión de la armadura.
P carga total superficial uniformemente repartida sobre la losa.
Lx , Ly distancias entre ejes de columnas en ambas direcciones.
cx distancia entre la articulación de los apoyos y el eje de la columna más
cercana; esta distancia depende de la forma y dimensiones de los capiteles
y debe corresponder a la carga mínima de rotura.

Los momentos, que aparecen a lo largo de las líneas que limitan la zona analizada, no
tienen componente según el eje de momentos, con lo que no influyen en las ecuaciones
de equilibrio y por tanto no intervendrán en el cálculo. A su vez las fuerzas transversales
según esas líneas valen, por razones de simetría, cero.

Las condiciones de equilibrio de los momentos de todas las fuerzas, pertenecientes al trozo
de elemento rígido considerado, de largo Ly y ancho (Lx — 2cx) / 2, respecto al eje
dispuesto en el plano de la sección de apoyo que pasa por el centro de gravedad de la zona
comprimida del nervio de dicha sección de apoyos, dan las siguientes relaciones (ver
Fig. 1.2):

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 27

P ( L x & 2c x ) 2
# Fye ( A z % A´ z´) (1.6)
8

de donde:
P Ly ( Lx & 2 cx )2 z´
# Fye At z ( 2´ % 2) (1.7)
8 z

Que lo podemos poner en la forma:



2 2´ % 2
P L y lx z
'
8 A t z Fye cx
2 (1.8)
1& 2
lx

siendo:

At = A + A' suma total de las secciones de armadura en las secciones de


apoyos —rótulas plásticas— (A') y de tramo (A), en la banda de
largo Ly
2' = A'/ A t relación entre la armadura del apoyo y la total.
2 = A / At relación entre la armadura de vano y la total.

La ecuación deducida sirve para la resolución de todos los problemas de verificación de la


estabilidad, y para el cálculo y proyecto en el caso de sobrecargas dispuestas en tramos
alternos sobre la losa.

1.2.2.2 Extrapolación en el caso de ausencia de capiteles

Podemos observar cómo la parte izquierda de la fórmula 1.8 expresa la relación entre el
momento de la viga P Ly l2x / 8, analizada bajo la carga de rotura, y la suma de los
momentos internos de las secciones de apoyos y central, en la hipótesis de ausencia de
capiteles. A su vez, la parte de la derecha de la igualdad expresa, numéricamente, la
influencia de los capiteles sobre la estabilidad de la losa. Para el caso de ausencia de
capiteles z' / z = 1 y cx = 0 y la parte derecha de la igualdad valdrá 1 (dado que
2´ + 2 = 1).

Y, colocando q = P Ly , la fórmula anterior quedaría en la forma que todos conocemos:

ql2
MT ' ' M % M´ (1.9)
8

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


28 Cálculo en rotura de losas fungiformes

1.2.3 Paneles de borde

1.2.3.1 Caso general

En cambio, cuando se trata de analizar la rotura de los paneles de borde, en algunos casos
no podremos suponer que exista simetría en la formación de las articulaciones plásticas.

Al analizar la rotura de una fila de paneles de borde en el sentido del perímetro de borde,
se forman dos eslabones rígidos, paralelos al borde de la losa. En este caso la articulación
plástica central M, que corresponde a la carga mínima de rotura, se forma, a diferencia de
la de los paneles interiores, no en el eje central del panel, sino desplazada hacia el borde
del forjado, tal como puede contemplarse en la figura 1.7.2

Fig. 1.7 Esquema de rotura en el tramo de borde de una losa

Para simplificar la resolución del problema, supongamos que esta línea tiene una ubicación
fija que depende únicamente del tipo de apoyo perimetral; (según los autores de la norma
TsNIPS de 1940 el error que se comete con esta hipótesis es, como máximo, del orden del
1,5% al 2%).

Si nos fijamos en la figura 1.8 cuando había simetría, el momento isostático total era
M = P Ly lx² / 8; en cambio ahora será M = P Ly (lx-x)² / 2, por lo que la fórmula 1.7
quedará de la siguiente forma:

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 29

Fig. 1.8 Esquema de solicitaciones a flexión de una losa en tramo central y de borde

P L y x (lx & x ) lx& x x


# Fye A´I z´I % A z % A´E z´E (1.10)
2 lx lx

siendo:

lx la longitud del tramo de cálculo en la dirección x.


Ly la longitud del tramo de cálculo en la dirección y.
x la distancia entre la articulación plástica correspondiente al pilar interior y
la rótula central.
A'I la sección de la armadura superior correspondiente a la rótula plástica
interior.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


30 Cálculo en rotura de losas fungiformes

A'E la sección de la armadura superior correspondiente a la rótula plástica


exterior.
2'I la relación entre la armadura superior interior respecto al total At
2'E la relación entre la armadura superior exterior respecto al total At
z'I el brazo elástico de la articulación plástica interior.
z'E el brazo elástico de la articulación plástica exterior.

Si ponemos:
A´I A A´E
2´I ' ; 2 ' ; 2´E ' (1.11)
At At At

se puede escribir 1.10 de la forma:

P L y x (lx & x) lx& x x


# Fye A t 2´I z´I % 2 z % 2´E z´E (1.12)
2 lx lx

Analizaremos a continuación varios tipos de paneles de borde según se trate de soportes


con viga perimetral con o sin semicapiteles, con apoyo libre sobre muro exterior y en
voladizo.3

1.2.3.2 Tipología de losa de forjado con columnas perimetrales con semicapiteles

Para el cálculo de la armadura paralela al borde de la losa (ver Fig. 1.9) podrá aplicarse
directamente la fórmula 1.8. En lo referente al cálculo y dimensionado de la armadura en
la dirección perpendicular al perímetro de borde, las instrucciones soviéticas distinguen
según se trate de apoyos de borde con pilares con "suficiente rigidez" (ver Cap. 4
§ 2.1.2.2), en que tomaremos como medida entre la rótula plástica del apoyo interior y la
del tramo el valor:

x ' 0,50 lx (1.13)

con lo cual se podrá aplicar directamente la fórmula 1.8 correspondiente al caso simétrico
ya comentado, o con pilares de borde que no cumplan la condición anterior en que se
aconseja tomar el siguiente valor de x:

x ' 0,55 lx (1.14)

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 31

Fig. 1.9 Resolución por el método de los trabajos virtuales de un panel exterior sustentado por
semicapiteles y tensiones en las líneas de rotura

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


32 Cálculo en rotura de losas fungiformes

En tal caso bastará con sustituir dicho valor en 1.12, con lo que una vez realizadas las
operaciones correspondientes, nos queda la fórmula final:


2 (2´ % 1,22 2´ ) % 2,22 2
P lx L y z
'
8 A t z Fye cx
2 (1.15)
2,20 1& 2
lx

Shtaerman-Ivianski (ver Bibl. 7) llegan a la misma conclusión aplicando el principio de los


trabajos virtuales. Por su indudable interés y sencillez de planteo, veamos el proceso de
deducción de la fórmula anterior aplicando este principio:

Los dos eslabones rígidos que se forman al producirse la rotura del panel de borde forman
el sistema variable para el cual se formulan las relaciones del trabajo de las fuerzas internas
y externas. Como carga exterior figura la carga distribuida sobre la superficie de la faja
analizada, y como fuerzas interiores figuran los máximos momentos que actúan en las
líneas de las articulaciones plásticas de apoyos y central, en el instante de la rotura.

El desplazamiento virtual, que responde al esquema de rotura adoptado, puede observarse


en la figura 1.7. En base a lo dicho anteriormente, expresaremos la condición de igualdad
del trabajo realizado por las fuerzas internas y externas, que actúan en el fragmento de faja
de largo Ly:

P lx L y j M1 j M2
' % (1.16)
2 x lx & x

siendo:

P carga total por m2 de forjado.


lx distancia entre las articulaciones próximas a los apoyos.
cx distancia de la línea de articulación plástica de apoyos a los pilares
contiguos.
x ancho de la faja comprendida entre la línea de articulación central y la de
apoyos más cercanos a la primera fila interior de columnas (ver Fig. 1.5).
EM1 , EM2 suma de los máximos momentos que actúan en las líneas de
articulación plástica de las fajas rígidas —eslabones— interior y exterior.
Ly distancia entre ejes de columnas en la dirección y.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 33

Por lo general la forma del capitel adosado al muro perimetral es igual a la de los capiteles
interiores, por lo que las articulaciones plásticas de los apoyos interior y exterior se
dispondrán a distancias iguales cx de los respectivos ejes de columnas. El ancho de ambos
eslabones rígidos será, por lo tanto:

lx ' L x & 2 c x (1.17)

Si suponemos el caso de pilares de borde de "poca rigidez" (ver Cap. 3 § 6), la distancia
desde la articulación plástica central a la articulación plástica de los apoyos interiores,
según hemos visto, será:

x ' 0,55 lx (1.18)

La suma de los momentos que actúan en las articulaciones del eslabón más cercano a la
fila interior de columnas es:

j M1 ' A´I Fye z´I % A Fye z (1.19)

y en las articulaciones del eslabón más cercano a la fila exterior de columnas

j M2 ' A´E Fye z´E % A Fye z (1.20)

siendo:

A'I la sección de la armadura superior, que es cortada por la articulación


plástica de apoyos más cercana a la fila interior de columnas.
A la sección de la armadura inferior, cortada por la articulación plástica
central.
A'E la sección de la armadura superior, cortada por la articulación plástica de
apoyos más cercana a la fila exterior de columnas.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


34 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Y sustituyendo, en la ecuación general de equilibrio, los valores lx, x, EM1 y EM2:

2
1 2 cx A´I Fye z´I % A Fye z A´E Fye z´E % A Fye z
P lx L y 1& 2 ' % (1.21)
2 lx 0,55 1& 0,55

Introduciendo, por analogía con el tramo interior, los valores:

A´I % A´E A´E A A´I


At ' % A ; 2´E ' ; 2 ' ; 2´I ' (1.22)
2 At At At

y, haciendo algunas simplificaciones, obtendremos la fórmula 1.15.

Finalmente, no deberá olvidarse que, al determinar el brazo elástico correspondiente a la


armadura superior paralela al borde de la losa, la zona comprimida de la viga de borde,
relativa a dicha armadura, puede encontrarse completamente fuera de la losa (en el capitel).

1.2.3.3 Tipología
Tipología de losa de forjado con columnas perimetrales sin semicapiteles y con
con
viga perimetral

1.2.3.3.1 Cálculo de armadura en la dirección paralela al borde

Para el cálculo de la armadura en la dirección paralela al borde se pueden presentar dos


casos, que deben analizarse independientemente:

a) Rotura simultánea de losa y jácena de borde.


b) Rotura únicamente de la losa.

En ambos casos son de aplicación las fórmulas 1.8 y 1.12.

Para el primer caso será de aplicación la fórmula:

P L y (L x & 2 c x ) 2
# Fye ( A´ z´ % A z % A´j z´j % Aj zj ) (1.23)
8

Y para el segundo será de aplicación la fórmula:

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 35

Fig. 1.10 Resolución por el método del equilibrio de un panel exterior con pórtico perimetral sin
semicapiteles y tensiones en las líneas de rotura

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


36 Cálculo en rotura de losas fungiformes

P ( L y & b) (L x & 2c x ) 2
( 2 % 8) #
24
(1.24)
z´% z ( A´y % Ay ) z´y ( Lx & 2cx )
# Fye A´ % A z %
2 4 ( 1& 8 ) (Ly & b)

y
con 8 '
Ly & b
siendo:

b ancho de la jácena de borde.


y distancia entre el punto de corte de las líneas de rotura positivas y el eje
de la primera línea de pilares.
A' sección de la armadura superior a lo largo de Ly cortada por la articulación
plástica perpendicular al borde.
A sección de la armadura inferior a lo largo de Ly cortada por la articulación
plástica perpendicular al borde.
A'j sección de la armadura superior de la viga de borde.
Aj sección de la armadura inferior de la viga de borde.
A'y sección de la armadura superior a lo largo de Lx cortada por la articulación
plástica paralela al borde.
Ay sección de la armadura inferior a lo largo de Lx cortada por la articulación
plástica inclinada.
z' brazo elástico correspondiente a A'
z brazo elástico correspondiente a A
z'j brazo elástico correspondiente a A'j
zj brazo elástico correspondiente a Aj
zy brazo elástico correspondiente a Ay
z'y brazo elástico correspondiente a A'y

(En el presente caso se aconseja tomar un valor de 8 ' 0,50 ).

Para poder aplicar con garantías la fórmula anterior, lógicamente, la armadura Ay de la


fórmula 1.24 estará limitada por la condición de que la viga de borde pueda absorber un
momento torsor Mtor tal que:

Lx
Mtor # Fye A´y z´y (1.25)
2

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 37

Fig. 1.11 Resolución por el método del equilibrio de un panel exterior


con pórtico perimetral sin capiteles

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


38 Cálculo en rotura de losas fungiformes

1.2.3.3.2 Cálculo de armadura en la dirección perpendicular al borde

En la otra dirección se aplicará la fórmula 1.12, que considera que se produce asimetría en
la formación de la articulación plástica central dando a x el valor de 0,55 Lx , o que da
como resultado la siguiente fórmula de recurrencia:


2 2´E % 1,22 2´I % 2,22 2
P lx L y z
'
8 A t Fye z cx
2 (1.26)
2,20 1&
lx

A igual resultado se habría llegado al aplicar el método de los trabajos virtuales. Veamos:

Como en este caso la articulación de apoyo se dispone en el límite interior de la viga


perimetral, o según el borde de la pared, la separación entre las articulaciones plásticas de
apoyos vale:

lx ' L x & c x (1.27)

La separación entre la articulación plástica central M, que corresponde a la carga mínima


de rotura, y la articulación plástica de apoyos adyacente a la primera fila interior de
columnas se toma constante e igual a:

x ' 0,55 lx (1.28)

Y procediendo de la misma forma que en el caso anterior:

j M1 ' A´I Fye zI % A Fye z (1.29)

j M2 ' A´E Fye zE % A Fye z (1.30)

2
1 2 cx A´E Fye z´E % A Fye z A´I Fye z´I % A Fye z
P L y lx 1& ' % (1.31)
2 lx 0,55 1& 0,55

Y operando, obtendríamos la fórmula 1.26.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 39

1.2.3.4 Tipología de losa de forjado apoyada en el perímetro sobre muros macizos

Cuando el borde de la losa se apoye en un muro macizo deberá utilizarse la fórmula 1.11
para el esquema en el que aparece una articulación plástica paralela al muro.

Tendremos, en este caso:


l x ' L x & cx (1.32)

x ' 0,65 lx (1.33)

que sustituyendo en 1.12, o empleando el método de los trabajos virtuales, y teniendo en


cuenta que por ser un simple apoyo la entrega entre la losa y muro no habrá momento
negativo en la losa:

j M1 ' A Fye z % A´I Fye z´I (1.34)

j M2 ' A Fye z (1.35)

2
1 2 cx A´I Fye z´I % A Fye z A Fye z
P L y lx 1& ' % (1.36)
2 lx 0,65 1 & 0,65

que nos daría la fórmula final:


2 2´I % 2,55 2
P lx L y z
'
8 A t Fye z cx
2 (1.37)
2,60 1&
lx

Si se trata de la rotura de una banda perpendicular al borde (Fig. 1.9 caso B), deberá
utilizarse la fórmula 1.24, teniendo presente la inexistencia de la viga de borde y de la
ausencia de barras del tipo A´E (armadura de negativos saliendo del muro).

En este caso se aconseja tomar un valor de 8 ' 0,60 .

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


40 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 1.12 Resolución por el método de los trabajos virtuales de un panel sustentado
por un muro macizo de borde

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 41

1.2.3.5 Tipología de losa de forjado en voladizo

Se deben analizar por separado:

a) Las armaduras perpendiculares al borde del voladizo que corresponden a la hipótesis


de formación de una articulación plástica paralela al borde en el arranque del voladizo
(Fig. 1.12 caso A).4

b) Las armaduras paralelas al borde del voladizo que corresponden a la hipótesis de


formación de articulaciones plásticas perpendiculares al borde en la dirección del voladizo
(Fig. 1.12 caso B).

Por simetría la articulación positiva se ubica en el centro del panel x' 0,50 lx y se
resuelve, en esta dirección, como un panel interior siendo aplicable la fórmula 1.8.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


42 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 1.13 Resolución por el método del equilibrio de un panel de borde en voladizo
y tensiones en las líneas de rotura

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 43

1.3. Estudio de la rotura de un forjado con carga uniformemente distribuida

1.3.1. Introducción

En la figura 1.15 se representa la ubicación de las líneas de articulación plástica, en el


estado de rotura de la losa del forjado, para la hipótesis de que la sobrecarga actúe por
igual en toda la superficie del forjado.

Siempre que se cumplan las recomendaciones de ámbito geométrico de las TsNIPS antes
apuntadas en este trabajo, no será necesario llevar a cabo la comprobación de rotura
simultánea de dos bandas adyacentes paralelas.

Fig. 1.14 Esquema de sobrecargas en todos los tramos

Cuando se calcula, con carga uniforme en todo el forjado, en base a la hipótesis de carga
uniforme en todos los paneles del forjado, se admite que en los paneles intermedios se
forman articulaciones plásticas (unas paralelas y otras perpendiculares a las filas de
columnas que recuadran las bandas en cuestión). Cada panel queda dividido por dichas
articulaciones plásticas M en cuatro eslabones, que tienden a girar alrededor de las
articulaciones plásticas oblicuas de los apoyos M´, cuyos ejes de rotación se hallan en la
zona de los capiteles, y oblicuamente en relación a los ejes ortogonales de la losa.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


44 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 1.15 Esquemas de las líneas de articulaciones plásticas de una losa


con sobrecarga en todos los tramos

La ubicación de las articulaciones plásticas de los apoyos M´ coincide con las líneas de los
centros de las columnas. Las articulaciones plásticas centrales M no dependen, por
simetría, de la forma y dimensiones de los capiteles.

La línea de articulación plástica oblicua es la única que puede variar su ubicación en función
de las dimensiones y formas de los capiteles. Su ubicación definitiva estará en función de
la carga mínima de rotura.

En la configuración de la rotura, de acuerdo con la figura 1.16, se observa la división de


un panel en cuatro eslabones cuyos ejes de rotación son las líneas de rotura oblicuas.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 45

Fig. 1.16 Esquema de rotura de un panel en el caso de colapso simultáneo de dos paneles
adyacentes

1.3.2. Paneles interiores

1.3.2.1 Caso general

Para el caso de capiteles cuadrados o rectangulares y una relación entre las armaduras,
respecto a los ejes coordenados, de:
Ay ly
' ' $ (1.38)
Ax lx

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


46 Cálculo en rotura de losas fungiformes

La dirección de la línea de articulaciones plásticas tendrá una inclinación de 45º cuando


pasa cerca de los ejes de los pilares.

Y se podrá utilizar la fórmula de uso general:

2´x % 2´y z´ 2 % 2y
2 · % x
P lx Ly 2 z 2
# (1.39)
8 A Fye z Lx % Ly 4 C3
& 2C % ·
2 3 Lx Ly

siendo:

C es el cateto del triángulo rectángulo cuya hipotenusa es el eje de rotura por


encima del capitel c ' cx% cy
2'x es el coeficiente que relaciona la armadura superior A'x en el apoyo
respecto a la total Atx en la dirección x.
2'y ídem respecto al eje y.
2x es el coeficiente que relaciona la armadura inferior Ax en el centro del vano
respecto a la total Atx en la dirección x.
2y ídem respecto al eje y.

Fig. 1.17 Esquema de las líneas de rotura negativas en un panel rectangular

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 47

Para obtener dicha fórmula, plantearemos las ecuaciones de equilibrio de uno de los
eslabones rígidos de un panel interior:

1) En la línea 1-2 de la figura 1.15 y a lo largo del eslabón cuya longitud vale 1/2 Ly, actúa
el momento de rotura:
F 2 ATx z
M 1& 2 ' ye (1.40)
2

2) En la línea 1-5, sobre un largo del eslabón de valor 1/2 Lx, actúa por simetría, el mismo
momento de rotura:
F 2 ATy z
M 1& 5 ' ye (1.41)
2

3) En la línea 2-3, en la cara superior de la losa, actúa una fuerza de tracción que es igual
a la sección de la armadura multiplicada por la tensión de fluencia:

Fye 2´ A´T y
R´y ' (1.42)
2

y, en forma similar, en la línea 4-5:

Fye 2´ A´T x
R´x ' (1.43)
2

Según la opinión de los autores de la norma, en estas secciones de hormigón (2-3 y 4-5),
tal como puede verse en la figura 1.15, no existen fuerzas de compresión, pues todas ellas
están concentradas en la parte inferior de la sección 3-4, equilibrando a las fuerzas de
tensión en 3-4, en la intersección del ángulo del capitel (nervio de la T para el ala
extendida). El brazo del par de fuerzas interiores valdrá, en este caso, zc.

En las zonas 1-2, 2-3, 1-5 y 4-5, en razón de la simetría, no hay fuerzas transversales, por
lo que la carga exterior se deberá equilibrar con las fuerzas transversales concentradas en
la zona comprimida de la sección 3-4 (ver Fig. 1.16)

Para expresar las ecuaciones de equilibrio igualaremos a cero la suma de todos los
momentos que actúan sobre el eslabón analizado, para lo que, tomando como eje de
referencia el eje 0-0 que se encuentra en el plano de la sección 3-4 y que pasa por el
centro de gravedad de la zona del hormigón comprimido, tenemos:

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


48 Cálculo en rotura de losas fungiformes

2 3
0,71 lx L y cx 4 cx (1 % $) 3
P 0,5 (1 % $) & 2 ( 1% $ ) % &
8 Lx 3 lx
3 $
(1.44)
Fye´ A t z z´
& 0,71 ( 2´ % 2 ) (1 % $) ' 0
2 z

o simplificando:


2 2´ % 2
P lx L y z
#
8 A t Fye z 1& 4 cx cx
3 (1.45)
(1 % $) 2
% 2,67
Lx Lx
3 $

Fig. 1.18 Esquema de equilibrio de momentos respecto al eje de rotación 3-4, para un panel
interior de una losa totalmente cargada

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 49

Como el valor de cx / Lx varía entre 0.10 y 0.12 (ver Cap. 2, § 2) el término:

3
cx ( 1% $ ) 2
2,67 (1.46)
Lx
3 $

Es pequeño frente a la unidad por lo que, a fin de simplificar, supondremos que:

( 1% $ ) 2
' 4 (1.47)
$

independientemente del valor de $, pues supone un error del 0,1% al 0,3%.

Y la ecuación anterior tomará la siguiente forma:



2 2´ % 2
P lx L y z
#
8 A t Fye z c cx
3 (1.48)
1& 5 x % 10,7
Lx Lx
3

Que, sustituyendo C por cx + cy, nos da la ecuación general 1.39.

La ecuación, en su forma final, es formalmente igual a la ecuación 1.8 correspondiente a


sobrecargas sobre tramos alternos.

Comparando ambas ecuaciones, las diferencias más notables se encuentran en el


denominador de la parte derecha de la igualdad y en el valor del brazo elástico en el apoyo
zc , antes se trataba de calcular el brazo elástico de una sección trapezoidal mientras que
ahora se trata de una sección triangular (ver Fig. 1.19).

1.3.2.2 Caso particular de paneles de forma cuadrada

Cuando los paneles son cuadrados Lx = Ly = L , la sección de las armaduras deberá ser
la misma en los dos sentidos 2'x = 2'y =2' y 2x = 2y = 2 y la fórmula 1.39 se simplifica
notablemente quedando reducida a:


2´ % 2
P L3 z
# (1.49)
8 A t Fye z C 4 C3
1& 2 %
L 3 L3

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


50 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 1.19 Esquema de diferentes capiteles con y sin alternancia de cargas

1.3.2.3 Extrapolación para el caso de ausencia de capiteles

Es interesante observar como, en el caso de ausencia de capiteles, debería contemplarse


la posibilidad de aparición de líneas de rotura curvas, además de las líneas de rotura rectas
aquí contempladas.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 51

La solución que puede contemplarse en la figura 1.22, debida a K.W. Johansen (ver
Bibl. 4), corresponde al caso "extremo" en el que las reacciones producidas por los pilares
puedan considerarse concentradas en un punto.

Fig. 1.20 Líneas de rotura de losa sin capiteles en el caso de carga uniforme distribuida

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


52 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 1.21 Líneas de rotura de losa con capiteles en el caso de carga en alternancia en ambas
direcciones y en todos los vanos alternativamente

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 53

Fig. 1.22 Esquemas generales de los mecanismos de rotura de losa en ausencia de capiteles
(hipótesis de reacciones puntuales en pilares)

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


54 Cálculo en rotura de losas fungiformes

1.3.3 Paneles de borde

1.3.3.1 Tipología de losa de forjado con columnas perimetrales con semicapiteles

En los paneles de borde, apoyados sobre semicapiteles soportados por columnas, el


esquema de rotura es el mismo que el de los paneles interiores (ver Fig. 1.23).

Fig. 1.23 Esquema de rotura en paneles de borde con semicapiteles

1.3.3.2 Tipología
Tipología de losa de forjado con columnas perimetrales sin semicapiteles y con
con
viga perimetral

Si el extremo de la losa lleva jácena de borde, es conveniente efectuar el cálculo a rotura


con el mismo esquema que en el caso de semicapiteles indicados en el párrafo anterior,
suponiendo que puede producirse cualquiera de las dos situaciones siguientes:

a) rotura de la jácena de borde

b) la jácena de borde no se rompe, por lo que las líneas de rotura en las semibandas de
borde quedarán ubicadas tal como indica la figura 1.24. Al mismo tiempo, serán de
aplicación las condiciones establecidas en el caso Sobrecargas sobre tramos alternos
alternos
(§ 2.3.3.1), para las armaduras superiores de enlace entre la losa y la jácena de borde.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 55

Fig. 1.24 Esquema de rotura en paneles de borde con vigas perimetrales

1.3.3.3 Tipología de losa de forjado apoyado en muro perimetral

Cuando la losa apoya su borde contra un muro, el cálculo se efectúa suponiendo que el
esquema de rotura es el de la figura 1.25:

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


56 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 1.25 Esquema de rotura en paneles de borde con apoyo perimetral

1.3.3.4 Tipología de losa de forjado en voladizo

Fig. 1.26 Esquema de rotura en paneles de borde de losa en voladizo

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Forjados 57

En el caso de existir una ménsula después de la fila de los pilares de borde, el esquema de
rotura de los paneles de borde tiene las mismas características que la de los paneles
interiores.

Notas
1. Más acorde con la nomenclatura actual de cálculo a flexión de losas, a partir de ahora, prescindiremos del
escalón de relajamiento, y emplearemos el término de límite elástico para definir indistintamente este valor como
el de límite de fluencia.

2. La asimetría en la configuración de rotura se produce por la mayor absorción de momento negativo del pilar
interior respecto al exterior. Por equilibrio le corresponde a este un eslabón de menor superficie y por tanto de
menor ancho.

3. De todas formas, es conveniente efectuar los cálculos para diversas posiciones de las articulaciones plásticas,
tanto en la zona de capiteles (para tener un mayor conocimiento de la cantidad de armadura del empotramientos),
como en las losas propiamente dichas, para conocer donde deberán anclarse las armaduras traccionadas.

4. Según Shtaerman-Ivianski (ver Bibl. 7) la distancia entre el eje de la línea de pilares y la articulación plástica
en la figura 1.8 caso A no sobrepasará el valor de 0,125 de la luz de cálculo del tramo considerado.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Capiteles 59

Capítulo 2 Capiteles

2.1 Comprobación de tensiones

El comportamiento de una losa con capiteles respecto a la misma losa sin capiteles
presenta las siguientes diferencias:1
con capiteles sin capiteles

- Luz de cálculo a rotura menor lx=Lx-2cx Lx


- Mayor capacidad de absorción a momento MF > MF
- Brazo mecánico mayor hc > hl
- Mayor capacidad a punzonamiento Qpunz > Q'punz
- Mayor rigidez del conjunto K > K'

Evidentemente funcionan como bielas de compresión. En tal caso se armará solamente


teniendo en cuenta consideraciones constructivas, principalmente para absorber los
esfuerzos de contracción y dilatación. En concreto, Baykov (ver Bibl. 8) propone el
armado de capiteles indicado en la figura 2.1.

De todas formas, deberán comprobarse siempre las tensiones que se producen en las
uniones del perímetro del capitel con la losa y el pilar: en concreto, se propone, para
las distintas tipologías representadas en la figura 2.2, analizar los siguientes casos:

Para el caso A: En el perímetro superior ABCD y en el del perímetro de la columna IJKL.

Para el caso B: En el perímetro superior ABCD, en el perímetro puntos de quiebre EFGH


y en el perímetro de la columna IJKL.

Para el caso C: En el perímetro del ábaco ABCD, en el del capitel EFGH y en el de la


columna IJKL.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


60 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 2.1 Esquema de armado de capiteles

Fig. 2.2 Tipología de capiteles considerados

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Capiteles 61

2.2 Dimensiones básicas

Cuando se proyectan capiteles cuadrados o rectangulares del tipo representado en la


figura 2.3, las instrucciones soviéticas recomiendan aplicar las proporciones siguientes,
confirmadas empíricamente:
2
c
0,10 # # 0,12 (2.1)
L

hc
2,00 # # 2,50 (3.1)
hl

hc & hl
r $ c % 0,09 l (4.1)
hl

" $ 45 E (5.1)

Fig. 2.3 Principales parámetros en capiteles con quiebre

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


62 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Siendo L la luz genérica del intereje de pilares y los otros parámetros de acuerdo con
la figura 2.3.

Estas proporciones deberán comprobarse en las dos direcciones x e y de la estructura.


Si se respetan las anteriores recomendaciones, así como las propias del capítulo de
forjados, es admisible no efectuar la comprobación a la rotura de dos bandas
adyacentes, calculando solamente el caso de una banda tipo y suponiendo que las
articulaciones plásticas se forman exactamente en el límite del quiebre del capitel (a la
distancia c del eje del pilar).

Notas
1. Al respecto, es interesante la publicación de la bibliografía nº 7 en la que se estudian en profundidad la inciden-
cia de la forma de los capiteles en la absorción de esfuerzos de la losa.

2. Normalmente, se podrá tomar un valor para cx=cy, del orden de la décima parte de la luz entre ejes de pilares.
Jiménez Montoya, en cambio, apuesta por un valor de cx=cy igual al 12,5% de la luz entre pilares.

En la figura 2.1, tanto para el caso I como para el caso II las medidas de la parte superior del capitel deben ser,
en todo caso, no menores de 0,35 de la luz del tramo correspondiente y para capiteles sin ábaco no menores de
0,20 (ver Bibl. 7).

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Pilares 63

Capítulo 3 Pilares

3.1 Hipótesis de carga

Se deberá tener en cuenta, para el cálculo, el efecto de la alternancia de cargas, es decir,


la posibilidad de que mientras que a un lado del pilar A actúe solo la carga permanente del
forjado, en el lado opuesto B actúe la totalidad de la carga (permanente más sobrecarga).

En este supuesto B y junto al pilar se producirá, en el cálculo a rotura, una articulación


plástica (ver Fig. 3.1).

Fig. 3.1 Formación de rotura plástica en pilar central con alternancia


de carga en vanos continuos

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


64 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Este proceso deberá efectuarse, lógicamente, tanto para las bandas longitudinales como
para las transversales.

3.2 Caso de pilares centrales (ver Fig. 3.2)

Para encontrar el valor del momento flector que se transmite al conjunto (columna-capitel)
aplicaremos la fórmula:
2
p la
j M ' Fye Ax 1 & · ( m% n ) (3.1)
p% q l 2
b

Que recuerda a la ecuación 1.6 con:


2´2 z´2 (L b& c 1 ) (L b& c 1% c 2 ) % 2 z 4 ( L b& c 1 ) c 2
m ' (3.2)
(L b& c 1& c 2 ) 2

Fig. 3.2 Esquema de cálculo de pilar central con alternancia de cargas

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Pilares 65

2´1 z´1 ( Lb& c 1% c 2 ) c1


n ' (3.3)
(Lb& c 1& c 2 ) 2

A´1% A´2 A´1 A A´2


At ' A % ; 2´1 ' ; 2' ; 2´2 ' (3.4)
2 At At At

siendo:

Fye la resistencia de cálculo a tracción de las armaduras.


p el peso propio del vano descargado.
p+q el peso propio más la sobrecarga del vano.
Lb la luz de cálculo del vano cargado.
La la luz de cálculo del vano descargado.
c2 la distancia de la rótula plástica del vano Lb al eje del pilar 2 considerado.
c1 ídem de la rótula plástica al pilar 1 enfrentado.
z'2 el brazo del par de fuerzas interiores en la sección del apoyo junto al pilar
considerado.
z'1 el brazo del par de fuerzas interiores en la sección del apoyo enfrentado al
pilar considerado.
z el brazo del par de fuerza interior de la sección en el centro del vano.
A sección de la armadura en el centro del vano.
A'2 sección de la armadura de la losa en el apoyo junto al pilar 2.
A'1 sección de la armadura de la losa en el apoyo enfrentado al pilar 1.
At sección total de la armadura en el centro del vano.

Los términos m y n representan el momento flector del panel cargado sobre el apoyo
materializado por las columnas; este momento se expresa en función de los momentos
flectores de rotura que se producen en las tres articulaciones plásticas del panel
considerado M'1, M'2 y M.

El término 1 — p/(p+q) · La²/L b² representa la influencia favorable aportada por el vano


contiguo.1

En el caso de construcción simétrica tendremos:

c 1 ' c 2 ' c ; 2´1 z 1 ' 2´2 z 2 ' 2´ z´

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


66 Cálculo en rotura de losas fungiformes

y la fórmula anterior se convertirá en:

2 2
p La 2´ z ´ L b % 2 z 4 (L b& c) c
j M ' Fye A t 1&
p% q L 2
(3.5)
b
(L b & 2c ) 2

Dicho momento EM se repartirá proporcionalmente a las rigideces lineales de los elementos


que coinciden en el nudo analizado (ver Fig. 3.3). Así:

a) El momento en pie del pilar superior será:

Ks
M pie ' j M (3.6)
K s % K i % K losa

b) El momento en la cabeza del pilar inferior será:

Ki
M cab ' j M (3.7)
K s % K i % K losa

c) El momento resultante en la losa será:

K losa
M losa ' j M (3.8)
K s % K i % K losa

siendo:

K la rigidez del elemento, igual a 4EI / L para barras biempotradas.


Ks la rigidez del pilar superior, igual a 4EIs / (H-h)
Ki la rigidez del pilar inferior igual a 4EIi / (H-h)
Klosa la rigidez del vano descargado igual a 4EIlosa / (L-c1-c2)
H la distancia inter-plantas.
h la altura total del capitel.
Is el momento de inercia del pilar superior del nudo considerado.
Ii ídem del pilar inferior.
Ilosa ídem de la losa del vano cargado teniendo en cuenta su posible reducción
por huecos en el forjado.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Pilares 67

Fig. 3.3 Equilibrio de momentos en nudo losa-pilar

3.3 Caso de pilares de borde

El proceso de cálculo de los pilares de borde es análogo al anterior:

3.3.1 Caso de pilares de borde con semicapiteles y/o viga perimetral

El momento resultante será igual a:

m% n
j M ' Fye A x (3.9)
( L x& c 1& c 2 ) 2

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


68 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 3.4 Cálculo de pilar de borde con semicapitel

Dicho momento EM se repartirá proporcionalmente a las rigideces lineales de los elementos


que coinciden en el nudo analizado. Así:

a) El momento en pie del pilar superior será:

Ks
M pie ' j M (3.10)
Ks % Ki

b) El momento en la cabeza del pilar inferior será:

Ki
M cab ' j M (3.11)
K s% K i

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Pilares 69

3.3.2 Caso de pilares junto a voladizos (ver Fig. 3.5)

El momento resultante será igual a:

2
p Ly Lv
j M ' Fye A t m & 2
(3.12)

Que, para el caso de construcciones simétricas y una banda cargada, quedará en:

2 2
2´ z ´ L x % 2 z 4 ( L x & c ) c p Ly Lv
j M ' Fye A t & (3.13)
(L x & 2 c) 2 2

Fig. 3.5 Esquema de cálculo de pilar de borde con voladizo

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


70 Cálculo en rotura de losas fungiformes

3.4 Cortante

Según Bondarenko (ver Bibl. 5), el esfuerzo cortante en la cabeza del pilar se determinará
por la fórmula:
M max
Q ' 1,5 (3.14)
H& h

Siendo Mmax el mayor valor entre Mpie y Mcab (ver Fig. 3.6).

Fig. 3.6 Equilibrio de cortantes en pilar

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Pilares 71

3.5 Pilares con suficiente rigidez

Cuando se cumpla la condición:

(K s% K i)
$ 4 (3.15)
K losa

siendo:

Ks rigidez del pilar superior al nudo considerado.


Ki ídem inferior.
Klosa rigidez de la losa concurrente al nudo (ver Cap. 3).

diremos que la rigidez del apoyo (pilares de borde) es suficiente. En caso contrario se
tratará de un apoyo con rigidez insuficiente.

Evidentemente este sistema es un método empírico aproximado para determinar la rigidez


del nudo en cuestión.

Notas
1. Así, si para el dimensionado de los pilares fuese necesario contemplar la hipótesis de carga total (permanente
más sobrecargas) en todos los vanos, el término anterior quedaría reducido a 1 — (La2 / Lb2) con lo que el axil
aumentaría y disminuiría el momento flector total (N. B.).

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Criterios de armado 73

Capítulo 4 Criterios de armado

4.1 Cantos útiles y brazos elásticos

Se tomará como canto útil, tanto de la losa hL como del capitel hc, el siguiente valor:1

h L ' h t & Øu & 1 cm (4.1)

siendo:
ht altura total de la sección.
Øu diámetro de los redondos.

Fig. 4.1 Esquema de cantos útiles en cada dirección

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


74 Cálculo en rotura de losas fungiformes

El brazo mecánico del par resistente podrá tomarse:2

para la losa igual a:


z L ' 0,96 h L (4.2)

y para el capitel:

2
P Lx
zc ' hc 1& (4.3)
2
6 h c Fc d

siendo:

Lx luz de cálculo entre apoyos.


Fcd resistencia a compresión del hormigón.
P carga superficial que gravita sobre el forjado igual a p + q

Veamos cómo se deduce esta última fórmula (4.3) aproximada:

Admitiendo que la distancia entre las articulaciones plásticas que limitan una banda es de
0,8 Lx, el momento total que actúa sobre la faja central será igual a:

P L y ( 0,8 L x ) 2
M ' (4.4)
8

del cual, las tres cuartas partes aproximadamente, se transmitirán sobre el apoyo
(ver Fig. 4.2).

En primera aproximación, y admitiendo que el brazo mecánico del capitel es de 0,9 hc, la
fuerza de compresión del par en el capitel será igual a:

2 2
M P L y L x 0,8 2 · 0,75 P Ly Lx
R ' ' ' (4.5)
z 8 · 0,9 h c 15 hc

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Criterios de armado 75

Si podemos considerar que la anchura del capitel en la sección de rotura es de 0,2 Ly, la
altura de la zona comprimida x será igual a:

2 2
P Ly Lx P Lx
x ' ' (4.6)
15 hc· 0,2 L y Fye 3 hc Fye

Deduciendo la mitad de la altura de la zona comprimida del hormigón de la altura total del
capitel, se obtiene la fórmula 4.3.

Fig. 4.2 Esquema de sección de cálculo a rotura de una losa intermedia, una vez producidas las
rótulas plásticas

4.2 Distribución de la armadura

4.2.1 Distribución de la armadura en apoyos y vano

Para poder calcular la armadura de la losa a partir de las fórmulas planteadas en el


capítulo 1 (forjados), será necesario prefijar qué proporción de la armadura total en cada

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


76 Cálculo en rotura de losas fungiformes

dirección Ax o Ay se deberá colocar en los apoyos (zona de negativos) y qué proporción


restará para la armadura de tramo (zona de positivos).

Analizemos qué ocurre en los siguientes casos:

4.2.1.1 Paneles intermedios

En los vanos intermedios y siempre según la norma TsNIPS se recomienda que 2' y 2
oscilen entre los valores siguientes:

0,50 < 2' < 0,67 de la sección total


0,33 < 2 < 0,50 de la sección total3

4.2.1.2 Paneles de borde

Al igual que en el caso de los paneles interiores, es importante adaptar los valores 2'I , 2'E
y 2 en función de cómo se distribuyan los momentos en el comportamiento elástico de la
losa, para evitar la aparición de fisuras prematuras.

A su vez, la distribución de estos momentos dependerá del grado de empotramiento


elástico de la losa con los apoyos perimetrales, o sea, de la relación entre el momento lineal
de inercia de la losa, del tramo de borde y de la suma de los momentos lineales de inercia
de los apoyos perimetrales, superiores e inferiores.

A consecuencia de ello, los coeficientes de distribución de la armadura del tramo de borde,


2'I , 2'E y 2, también podrían obtenerse empleando cualquier método elástico de cálculo de
esfuerzos.4

Al respecto, es interesante la tabla 1, propuesta por Shtaerman-Ivianski (ver Bibl. 7), que
obtiene los valores 2'I , 2'E y 2, en función del coeficiente n , que relaciona los momentos
de inercia de pilares y losa. Implícitamente se deduce el coeficiente " , que relaciona los
momentos negativos interior y exterior entre sí:

´
MsI
" ' (4.7)
´
MsE

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Criterios de armado 77

Tabla 4.1 Coeficientes de distribución de la armadura (2'I , 2'E y 2) y de los momentos en el


tramo de borde (MsE y MsI)

Is % Ii
n'
Forma del coefi- I losa
ciente
0,0 0,0 - 0,5 0,5 - 2,0 2,0 - 8,0 8,0 - 4

2'I = A'I / At 0,77 0,715 0,67 0,65 0,60


2 = A / At 0,615 0,57 0,53 0,44 0,40
2'E = A'E / At 0,00 0,143 0,27 0,45 0,60
" = M'sI / M'sE 0,00 0,20 0,40 0,70 1,00

siendo (ver Fig. 4.3):

M'sI momento negativo interior de la losa (correspondiente a 2'I )


M'sE momento negativo exterior de la losa (correspondiente a 2'E )
2'I coeficiente que relaciona la cuantía de armadura superior correspondiente
al pilar interior (A'I) respecto a la total (At) en la R.P. interior.
2'E coeficiente que relaciona la armadura superior correspondiente al pilar
exterior (A'E) respecto a la total (At) en la R.P. exterior.
2 coeficiente que relaciona la armadura inferior correspondiente al centro del
vano (A) respecto a la total en la R. P. central.
Is momento de inercia del pilar superior.
Ii momento de inercia del pilar inferior.
Ilosa momento de inercia de la losa.
n coeficiente que indica el grado de empotramiento elástico losa-pilar en el
nudo exterior obtenido a partir de la relación de inercias.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


78 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 4.3 Cálculo de pilar de borde con semicapitel

Veamos lo que nos aconsejan las Instrucciones soviéticas TsNIPS:

A) Caso voladizos

En los paneles de borde con voladizos se recomienda mantener la misma distribución de


armadura 2' y 2 que en los paneles interiores.

B) Caso de pilares con semicapiteles

Cuando los paneles de borde se apoyan en una hilera de semi-capiteles soportados por
unos pilares con suficiente rigidez (ver Cap. 3 § 5), conviene armar los paneles de borde
exactamente igual que los paneles interiores.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Criterios de armado 79

Cuando la rigidez de los pilares de borde no cumpla el punto anterior, se recomienda dejar
la misma armadura paralela a la línea de borde que en los vanos interiores, y colocar
perpendicularmente al borde una armadura que cumpla:

2 1
2´I ' ; 2 ' 0,5 ; 2´E ' (4.8)
3 3

C) Caso de pilares con viga de borde

Cuando el borde de la losa está soportado por una viga perimetral5 exterior se recomienda,
independientemente de la rigidez de los pilares, admitir para las armaduras perpendiculares
al borde los siguientes coeficientes:
2 1
2´I ' ; 2 ' 0,5 ; 2´E ' (4.9)
3 3

Paralelamente al borde, las armaduras se dispondrán exactamente como en el caso de un


vano intermedio.

D) Caso de apoyo sobre muro macizo

Cuando el borde se apoya sobre un muro macizo, las armaduras perpendiculares al


paramento exterior deberán seguir las siguientes proporciones:

2´I ' 0,8 ; 2 ' 0,6 ; 2´E ' 0 (4.10)


6

2'E toma este valor por estar la losa apoyada sobre el muro de borde.

Paralelamente al borde, las armaduras se dispondrán exactamente como en el caso de un


vano intermedio.

4.2.2 Distribución de las armaduras entre bandas central y soportes

4.2.2.1 Paneles intermedios

Determinada la cantidad necesaria de armadura en el tramo y en los apoyos, corresponde


distribuir cada una de ellas entre las bandas central y de soporte.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


80 Cálculo en rotura de losas fungiformes

No hay soluciones prácticas definitivas para esta cuestión, aunque estudios realizados por
el TsNIPS en 1940 permiten suponer que el carácter de la distribución de la armadura en
el ancho de la sección no influye de manera significativa sobre las condiciones cualitativas
de los forjados.

Las Instrucciones soviéticas recomiendan armar uniformemente todos los paneles, tanto
los positivos como los negativos.

En cambio, Ivianski distingue en los negativos según se trate de bandas de soporte o banda
central: aconseja colocar en dos tercios de la armadura en la zona de pilares, y el tercio
restante en la banda central. Los positivos, al igual que las TsNIPS, aconseja distribuirlos
uniformemente a lo largo de todo el tramo.

4.2.2.2 Paneles de borde7

a) Caso voladizos. Se recomienda mantener la misma distribución de armadura que en los


paneles interiores, con la única salvedad de que en la dirección perpendicular al borde de
los voladizos, se recomienda concentrar los dos tercios de la armadura total en las bandas
de soportes y, por tanto, colocar el tercio restante de la armadura en las bandas centrales,
entendiendo como tales la banda que ocupa la zona central de anchura la mitad de la
distancia entre ejes de pilares.8

En lo referente a las armaduras inferiores de la banda de borde y a las armaduras superiores


colocadas encima de la primera línea interior de pilares, conviene efectuar una distribución
lo más uniforme posible.

b) Caso semicapiteles. Cuando los pilares de borde que soportan la losa puedan
considerarse de rigidez suficiente (ver 4.2.1.2 B), conviene emplear la misma distribución
de armadura que en los paneles interiores, con la única diferencia de que, cerca del borde,
toda la armadura que se necesitaba en una banda en el cálculo deberá colocarse en el
arranque de cada capitel, entendiendo como tal una zona de la losa enmarcada en un
cuadrado cuyos extremos están situados a un cuarto de la luz de cada lado del eje de una
hilera de pilares (banda soporte).

Cuando la rigidez de los pilares de borde no cumpla el punto anterior se recomienda dejar
la misma armadura paralela a la línea de borde que en los vanos interiores.

c) Caso pilares con viga de borde. En la unión de la losa con la jácena perimetral, será
necesario colocar al menos dos tercios de las armaduras superiores en las zonas de
arranque de los capiteles.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Criterios de armado 81

En lo referente a las armaduras paralelas al borde de la losa, se recomienda distribuirlas


entre las secciones de apoyo y centrales de forma idéntica a los paneles intermedios.

En cuanto a las armaduras de distribución en las bandas centrales de los vanos (semilongi-
tud de inter-ejes de pilares), se le adjudicarán un tercio de la armadura total. Los dos tercios
restantes se colocarán junto a las zonas de capiteles (bandas soportes).

Caso apoyo sobre muro macizo. Paralelamente al borde, las armaduras se dispondrán
d) Caso
exactamente como si hubiese una viga perimetral.

4.3. Longitudes de las armaduras

En los techos fungiformes, proyectados y calculados según las indicaciones anteriores, se


deberán respetar las siguientes disposiciones relativas a la posición del extremo de las
armaduras.

4.3.1 Paneles intermedios

4.3.1.1 Armadura superior

La armadura superior, cuya sección hemos calculado anteriormente (A'), debe cubrir al
menos una distancia e1 a uno y otro lado de cada fila de apoyos fijada por:

0,5 2´ % 2
e1 ' 0,5 L & (0,5 L& c ) % lanc
z´ (4.11)
2´% 2
z

si bien, como mínimo la mitad de esta armadura deberá alcanzar a uno y otro lado del eje
de cada fila de apoyos, la distancia e2:9

2
e2 ' 0,5 L & (0,5 L& c ) % lanc
z´ (4.12)
2´% 2
z

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


82 Cálculo en rotura de losas fungiformes

4.3.1.2 Armadura inferior

Por lo que respecta a la armadura inferior del vano del panel, la armadura deberá cubrir, al
menos, a uno y otro lado del eje que pasa por el centro del panel, una longitud e3, tal que:
0,5 2
e3 ' ( 0,5L & c) % lanc
z´ (4.13)
2´ % 2
z

si bien, al menos la mitad de dicha armadura debe prolongarse más alla del borde del
capitel, en una longitud no menor a la longitud de anclaje normalizado para los aceros
estirados.10

En las fórmulas anteriores:

L distancia entre ejes de pilares (Lx y Ly en las direcciones x e y respectiva-


mente).
lanc longitud de anclaje para los aceros estirados.11
c distancia del eje de una columna a la arista que define la transición entre
los dos cuerpos del capitel.

Fig. 4.4 Esquema de longitudes de armado de una losa

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Criterios de armado 83

4.3.2 Paneles de borde

Las armaduras paralelas al borde se pueden interrumpir siguiendo las mismas reglas que
para los paneles intermedios.

Las armaduras perpendiculares al borde presentarán idéntica posición de sus extremos a


las de los paneles intermedios, en el caso de semicapiteles sobre columnas suficientemente
rígidas (ver Cap. 3 § 5).

En los demás casos (columnas que no son suficientemente rígidas) las longitudes de anclaje
estarán en función de:

Mz ' 2´I z´I % 2 z M´z ' 2´E z´E % 2 z


0 0

1 1
M´z ' 2´I z´I % 2 z M´z ' 2´E z´E % 2 z
I 2 E 2 (4.14)

M' 2 z

4.3.2.1 Armadura superior

La sección total A', en una hilera corriente, deberá prolongarse una cantidad e1:

Mz & Mz
e1 $ c % lx 0 I
% la n c (4.15)
Mz % M´z
0 0

La mitad de la sección A'/2 deberá prolongarse como mínimo la cantidad e2:

Mz & M
e2 $ c % l x 0
% la n c (4.16)
Mz % M´z
0 0

La sección total A'E sobre la hilera de borde deberá prolongarse una cantidad e'1:

M´z & M´z


e´1 $ c % l x 0 E
% la n c (4.17)
Mz % M´z
0 0

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


84 Cálculo en rotura de losas fungiformes

La mitad, al menos, de la sección A'E deberá prolongarse una cantidad e'2:

M´z & M
e´2 $ c % l x 0
% la n c (4.18)
Mz % M´z
0 0

4.3.2.2 Armadura inferior

La sección total A deberá disponerse desde el centro del vano hasta una distancia de los
ejes de los pilares exteriores igual a e3:

M
Mz &
0
2 (4.19)
e3 # c % l x & la n c
Mz % M´z
0 0

La sección total A deberá disponerse desde el centro hasta una distancia de los ejes de los
pilares exteriores igual a e'3:

M
M´z &
0
2 (4.20)
e´3 # c % l x & la n c
Mz % M´z
0 0

En el caso de voladizo, la mitad de A/2 deberá prolongarse más alla de la fila de borde, en
una longitud igual al anclaje recto de la armadura, según las normas.

En cambio, en el caso de viga de borde, la mitad de A/2 deberá prolongarse hasta esta
viga.

Las fórmulas 4.11. a 4.20. se deducen del estudio de diversos esquemas de rotura, en los
que las articulaciones plásticas se forman no precisamente en las zonas de momentos
flectores máximos positivos o negativos, sino en la línea que forma la terminación de toda
una capa de barras (superiores o inferiores), o de una semi-capa (A'/2 o A/2).

En dichos esquemas debería satisfacerse la condición de rotura, es decir, que la capacidad


portante de la losa no podrá ser inferior a la que se deduce de los esquemas básicos,
admitidos para el cálculo de los momentos.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Criterios de armado 85

Así, por ejemplo, al formarse las articulaciones plásticas de apoyo a una distancia e2 de una
fila de columnas, la ecuación del trabajo elástico provocado por el momento flector será:

P Ly ( Lx & 2 e2 )2
' Fye A t z 2 (4.21)
8

Que se forma en la sección B-B' de la figura:

Fig. 4.5 Localización de la sección de la rótula plástica

Podemos apreciar la similitud de la ecuación 4.21 (momento que se produce en B) con la


anterior ecuación 1.7 (momento plástico que se produce en la rótula A).

Dividiendo una por la otra nos da:

(L x & 2 e 2 ) 2 M2 2 z
' ' (4.22)
( L x & 2c x ) 2 2
Mzo 2´ z´ % 2 z

Y resolviendo el sistema respecto a e2 se obtiene la fórmula 4.12, una vez sumado el


término lanc correspondiente a la longitud de anclaje.12

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


86 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Notas
1. La normativa soviética es muy arriesgada tomando sólo un centímetro de recubrimiento. Dos centímetros sería
mejor aunque se aconseja, fundamentalmente para losas de pequeño espesor, distinguir entre el canto útil en el
sentido del eje x y el canto útil en el sentido del eje y colocar el recubrimiento en función del grosor de la armadura
empleada. La figura 4.1 indica los valores reales considerando la hipótesis anterior que, como puede apreciarse,
incluso para valores bajos de recubrimiento, normalmente da resultados más conservadores que la fórmula 4.1
entresacada de las instrucciones soviéticas TsNIPS (N. B.).

2. Jiménez Montoya 23.13 (ver Bibl. 10), recomienda para el cálculo del brazo mecánico un valor más
conservador de 0.85 veces (aprox. 7/8) del canto útil de la losa (N. B.).

3. Shtaerman-Ivianski (ver Bibl. 7), aconsejan adoptar directamente los valores intermedios 2s = 0,6 y 2 = 0,4
válidos para los casos más habituales que se encuentran en la edificación.

4. Como podría ser nuestro método de los pórticos virtuales adoptado por la normativa EH-91.

5. El código ACI, así como nuestra normativa, distingue en función de la relación entre el canto de la jácena de
borde (hj) y el canto de la losa (hL):

- Se considera vano de borde si hj < hL


- Se considera vano interior si hj > hL

Obviamente la jácena ha de tener suficiente capacidad a torsión.

6. Por consideraciones constructivas y prácticas, los valores de los coeficientes 2 pueden variar, en más o en
menos, del orden de un 10%, pero deberán cumplir siempre la condición: (2'I+2'E) / 2 + 2 = 1

7. En este apartado se hace referencia a banda soporte y banda central definidas con igual criterio que la EH-92.

8. Parece deducirse comparando el método de los pórticos virtuales preconizado por la norma EH-91 con lo
anterior (con todas las salvedades que ello conlleva), que en este último caso se arman menos las bandas de
soporte: 66 % frente al 80 % y se arman más las bandas centrales 33 % contra el 20 % que indica la EH-91
(N. B.).

9. Jiménez Montoya (ver Bibl. 10) propone un valor fijo de e1 y e2: e1 = e2 = 0,25 L (siendo L la luz de cálculo).
En cambio, la EH-91, (ver Bibl. 6) cuando realiza el cálculo mediante el sistema de los pórticos virtuales adopta
un valor de e1, y e2 entre 0,35 y 0,25 L.

10. Jiménez Montoya (ver Bibl. 10) propone un valor fijo de e3 : e3 = 0,20 L (siendo L la luz de cálculo). La
EH–91 así como el código ACI americano distingue según se trate de vanos normales en que adopta el valor e3
= 0,125 L o cerca del borde en el que obliga a pasar toda la armadura e3 = 0.

11. Según la EH-91 para barras corrugadas en posición II, este valor se tomará igual al mayor de los dos valores
siguientes: 1,4 m Ø2 o fyk Ø / 140, siendo m un valor variable en función del tipo de hormigón empleado, Ø el
diámetro de la barra empleada y f yk la resistencia característica a compresión del hormigón (N. B.).

12. Es interesante observar la gran diferencia existente en la obtención de los valores de las longitudes de anclaje
de las armaduras en función de la normativa empleada. Igualmente, la normativa española de hormigón armado
EH-91, en el art. 55.4, propone unos valores que complementan y modifican lo aquí expuesto. A. Guerrin en su
Traité de Béton Armé tomo nº 4 (ver Bibl. 12), presenta unas tablas muy interesantes que relacionan los
coeficientes de reparto propuestos por distintas normativas y sistemas de cálculo.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


(KUWTCEKÎP [ FGHQTOCEKQPGU 

%CRÈVWNQ  (KUWTCEKÎP [ FGHQTOCEKQPGU

 (KUWTCEKÎP

2CTC GNGIKT GP WPC GUVTWEVWTC C DCUG FG VGEJQ HWPIKHQTOG GN GUVCFKQ FG VTCDCLQ FQPFG

XGTKHKECT NC EQORCVKDKNKFCF FG FGHQTOCEKQPGU GU PGEGUCTKQ EQORTQDCT NCU EQPFKEKQPGU FG

HQTOCEKÎP FG HKUWTCU GP NQU RCPGNGU FGN HQTLCFQ

.QU OQOGPVQU HNGEVQTGU RQT WPKFCF FG NQPIKVWF FG NC UGEEKÎP GUVWFKCFC RWGFGP

FGVGTOKPCTUG GP WPC RTKOGTC KPUVCPEKC RQT NQU OÃVQFQU DCUCFQU GP NC VGQTÈC FG NC

GNCUVKEKFCF

'P GN ECUQ EQPETGVQ GP SWG GN HQTLCFQ UG JC[C FKUGÌCFQ UKIWKGPFQ NCU TGEQOGPFCEKQPGU

EQPVGORNCFCU GP NQU ECRÈVWNQU CPVGTKQTGU NC UGEEKÎP O¶U RGNKITQUC GU CSWGNNC UKVWCFC

GPEKOC FGN ECRKVGN [ SWG GUV¶ QTKGPVCFC  TGURGEVQ C NQU GLGU IGPGTCNGU FG NQU RKNCTGU

XGT (KI  

5G EWCPVKHKEC GN OQOGPVQ FG HKUWTCEKÎP


/ H
RQT WPKFCF FG NQPIKVWF OGFKCPVG NC HÎTOWNC

UKIWKGPVG


)EVM JE
/H




; NC UQDTGECTIC

VQVCN FG HKUWTCEKÎP
S H SWGFCT¶ FGHKPKFC RQT

 / H
SH



.  E 
88 Cálculo en rotura de losas fungiformes

siendo:

Fctk la resistencia del hormigón a la tracción.


hc el canto útil de la losa.
qf la sobrecarga correspondiente al momento en que se empiezan a formar las
fisuras.

Fig. 5.1 Esquema de rotura de tramo central de losa con capiteles

Si la sobrecarga total aplicada (q) es inferior a qf , puede llevarse a cabo el cálculo de las
flechas admitiendo que no existe fisuración. En este caso, la determinación de la abertura
exacta de tales fisuras pierde toda su utilidad.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Fisuración y deformaciones 89

5.2 Deformaciones

5.2.1 Caso de losa sin fisurar

Las flechas de los techos fungiformes, en el caso de no existir fisuración, pueden calcularse
por los métodos y procedimientos clásicos de la teoría de la elasticidad.

Si se han atendido las indicaciones anteriores, el valor de la flecha en el centro de un panel


(sin fisuración), se podrá determinar a través de la fórmula siguiente:

4 4
q (L x % L y )
f ' 0,018 (5.3)
3
Ec ht

siendo:

Lx , Ly los interejes de pilares en las dos direcciones perpendiculares.


Ec el módulo elástico tangente del hormigón que, según Jiménez Montoya
(ver Bibl. 10), tiene un valor aproximado de 21.000 fc k (aplicable para
cargas instantáneas).
ht el canto total de la losa.3

En cualquier caso, según consta en las susodichas instrucciones soviéticas, en los techos
fungiformes diseñados para ser utilizados como talleres o almacenes (esta última aplicación
es la más frecuente), la flecha instantánea, sin fisuración, no deberá sobrepasar el 1/1000
de la luz.

5.2.2 Caso de losa fisurada

En el caso de que la sobrecarga total q sea superior a la de fisuración qf, la flecha deberá
calcularse teniendo en cuenta la fisuración, y en el cálculo podrán utilizarse las fórmulas
5.1 y 5.2 anteriores.

Para el caso de forjados fisurados, se recomienda calcular la flecha máxima a través de un


método aproximado de interpolación lineal.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


90 Cálculo en rotura de losas fungiformes

p & pf
f ' f f % ( fu & f f ) (5.3a)
pu & p

siendo:

f la flecha máxima total.


ff la flecha correspondiente a la aparición de la primera fisura y teniendo en
cuenta la fluencia del material.
fu la flecha límite correspondiente al instante previo a la rotura.
p la sobrecarga normal
pf la sobrecarga correspondiente a la aparición de la primera fisura.
pu la sobrecarga última en el instante previo a la rotura.

Fig. 5.2 Esquema de rotura de un panel cuadrado de un techo fungiforme

Si al calcular la sección de las armaduras se ha tenido en cuenta el efecto arco, este factor
deberá también tenerse presente al calcular la sobrecarga límite en el agotamiento de la
capacidad portante de la losa.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Fisuración y deformaciones 91

La flecha límite fu , que precede inmediatamente a la rotura, se determinará suponiendo que


se realiza el esquema de rotura citado en el apartado 1.3.

A título de ejemplo, cuando la ordenación de las columnas forme una malla cuadrada y
consecuentemente la geometría de los capiteles sea también cuadrada (ver Fig. 5.2), la
flecha fu podrá determinarse por la fórmula:

0,10 l1 Fye ( 0,5 L& c )


fu ' (5.4)
Ey ( h t& x m )

siendo:

l1 luz entre extremos de capiteles.


L distancia entre ejes de pilares.
Fye tensión admisible para las armaduras a tracción.
EY módulo de elasticidad del acero.
xm altura media de la zona comprimida del hormigón que corresponde al
estado en el que se calcula la flecha del elemento.4

Fig. 5.3 Altura media de la zona comprimida

5.3 Ambiente corrosivo y oxidante

Siempre según las normas soviéticas, en el caso de que la construcción esté sometida a
la acción de un ambiente corrosivo y oxidante (humedad, vapores ácidos, cloro, etc.), y
siendo inevitable la presencia de fisuras, será necesario comprobar la abertura exacta de
dichas fisuras, que deberán ser tan estrechas como sea posible y, en todo caso, inferiores
a 0,20 milímetros.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


92 Cálculo en rotura de losas fungiformes

La comprobación a fisuración se efectuará fundamentalmente en las secciones sobre el


capitel, en base a Fye correspondiente a la tensión del acero.

Notas

1. La fórmula anterior se deduce de las antiguas instrucciones soviéticas NyTU 123-55 en las que el momento de fisuración
se deducía de aplicar la fórmula:
Mf
F´f ' A´a
Xm (5.5)
h&
2
En el caso de sección rectangular sin capiteles y carga uniforme la fórmula anterior toma el conocido valor de
2
Fc tk h L
Mf ' (5.6)
3,5
2. A partir de este instante, parece que la instrucción esté hablando de sobrecarga cuando en verdad se refiere a la carga
total que deberá soportar la losa.

3. Parece más lógico utilizar el canto útil de la losa que el canto total que indica la bibliografia nº 1 (N. B.).

4. Según las normas N y TU 123-155, (capítulo VII, art. 113 y 114), para los elementos de sección rectangular simplemente
armados, sometidos a flexión, el valor de Xm puede calcularse mediante la fórmula:

" "2
Xm ' & % % " ho (5.7)
2 4

A n
"' (5.8)
b ho R (
Siendo:
b anchura de la sección.
ho canto útil de la sección (hl para losa, hc para capitel).
Ax área de la armadura de la sección longitudinal.
n relación entre los módulos de elasticidad del acero —Ey— y del hormigón a la compresión —Ec—. Este
último para cargas de poca duración se puede tomar igual a 21.000 fc k
R relación entre la parte elástica de la deformación del hormigón y la deformación total correspondiente
al estado en el que se determina la flecha del elemento de la estructura.
( es un coeficiente que tiene en cuenta el trabajo del hormigón que se encuentra entre las fisuras de la
zona traccionada.

El producto de los dos términos anteriores se puede tomar igual a 0,33 cuando se trate de cargas de poca duración.

Igualmente para calcular la flecha última en función del radio de curvatura será (ver Bibl. 9):

1
fu ' M dx (5.9)
m p (x)

1 Ra F´a
' (5.10)
p(x) Ea ( ho & x m )

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Punzonamiento 93

Capítulo 6 Punzonamiento

6.1 Punzonamiento

El cálculo de la losa a punzonamiento se efectuará, normalmente, sobre el contorno de un


capitel.

Hay que elegir, además, aquel lugar donde se prevea la acción más desfavorable cerca de
un hueco o de un ángulo entrante del borde del forjado y en la zona de sobrecarga más
probable y/o más concentrada.

Los esquemas de la figura 6.1 resumen los casos más comunes de posible punzonamiento
de este sistema estructural.

Según las Instrucciones soviéticas, se admitirá que se produce la rotura siguiendo la


superficie de un tronco de pirámide o de un cono, cuyas generatrices tengan una
inclinación de 45º respecto a la vertical.

Deberá, por tanto, comprobarse que:

Ppunz # 0,75 Fctk h0 R (6.1)


siendo:

Ppunz sobrecarga de punzonamiento admitida por los cálculos.


Fctk resistencia a tracción del hormigón.
h0 altura útil de la sección a verificar.
R media aritmética de los perímetros de las dos bases (superior e inferior) de
la pirámide formada de igual altura al canto útil de la losa.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


94 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 6.1 Punzonamiento en losa y capitel

En el cálculo del punzonamiento en los capiteles (o semicapiteles de borde), el valor de la


fuerza P se tomará igual a la suma de las cargas que llegan al capitel exceptuando las
cargas aplicadas en el interior de la base mayor de la pirámide de punzonamiento (o más
exactamente del tronco de pirámide).1

En particular, para el caso de la figura 6.1, cuando se trate de un tronco de pirámide en el


que la base pequeña tenga por dimensiones 2x y 2y (pilar rectangular) y luces a cubrir Lxy
Ly y que tenga que soportar una carga uniformemente repartida de densidad P, la carga que
deberá tenerse en cuenta para el cálculo del punzonamiento es:

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Punzonamiento 95

Ppunz ' P ( l x l y & 4 ( x % h 0 ) ( y % h 0 ) ) (6.2)

R ' 4 ( x % y % h0 ) (6.3)

Notas
1. La fórmula 6.1 recuerda el antiguo planteamiento de la norma española que, a cambio de no considerar el
efecto de los momentos flectores, minoraba la resistencia real a punzonamiento del elemento estudiado.

Asimismo es curioso observar como a diferencia de la norma española EH-91 art. 55.5 que pone la resistencia
a punzonamiento en función de la resistencia virtual a esfuerzo cortante (que a su vez es función de la raíz
cuadrada de la resistencia característica a compresión), la norma soviética coincide con el articulado del Eurocode
aptdo. 4.3.4 y fija dicha resistencia en función de la de tracción.

Evidentemente el valor de cálculo de la carga de punzonamiento coincide con la EH-91, aunque ésta prevea más
casos (pilares de borde, agujeros, etc.) (N. B.).

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Efecto arco 97

Capítulo 7 Efecto arco

7.1 Introducción

La consideración del efecto arco permite aumentar considerablemente la capacidad portante de


un forjado de losa maciza. Lamentablemente, el establecimiento de una teoría completa que
permita cuantificar el efecto arco se encuentra con enormes dificultades de concreción práctica.

En el laboratorio del Instituto de Hormigón y del Hormigón Armado de la U.R.S.S. se


realizaron una serie de ensayos en vigas con la intención de verificar los resultados teóricos
(ver Cap. 9). La concordancia de los resultados previstos con los datos experimentales no
fue lo buena que cabría esperar debido, primordialmente, a la influencia de fisuras oblicuas
producidas por el esfuerzo cortante. Para un forjado de losa, la influencia del esfuerzo
cortante será probablemente más modesta. Los ensayos demostraron claramente que el
empuje, que nacía al principio de fisurarse la losa, ejercía una gran influencia sobre la
fisuración posterior y sobre el reparto de momentos en la construcción hiperestática (ver
Bibl. 3).

Todo ello obliga a ser muy cauteloso al intentar beneficiarse del efecto-arco en el
dimensionado de las armaduras. A título de comentario, reproducimos las observaciones
que el profesor Franz expone (ver Bibl. 4):

a) Es necesario señalar los peligros que entraña el tener en cuenta el efecto arco, dando
por sentado que la absorción de los esfuerzos horizontales que se producen no está
completamente asegurada.

b) El efecto arco no se ha demostrado experimentalmente más que para cargas casi


instantáneas. Para las cargas de más larga duración, la retracción del hormigón provoca
una disminución sensible de la flecha del arco; el cizallamiento entonces aumenta y el
resultado es un aumento de peligrosidad del punzonamiento.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


98 Cálculo en rotura de losas fungiformes

c) El ahorro de armadura que comporta el tener en cuenta el efecto arco es frecuentemen-


te ilusorio. El empuje producido por el efecto arco debe ser absorbido por las armaduras
de los vanos contiguos, que pueden estar simultáneamente solicitados de la misma
forma. Como luego se indica, es la suma de los empujes que deberá ser equilibrada por
las armaduras.

Fig. 7.1 Comportamiento del efecto arco

Según las instrucciones soviéticas, cuando se desea efectuar el cálculo a rotura de dos
bandas adyacentes, se podrá tener en cuenta el efecto arco, tanto para la banda de la
izquierda como para la banda de la derecha.

Este concepto será aplicable tanto para las columnas que reciben el forjado como para las
columnas que, en su caso, continúen hacia las plantas superiores.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Efecto arco 99

7.2 Cálculo general

El valor del empuje debido a la presencia de cada columna se acepta igual al mayor
momento flector que puede absorber la sección de la columna, dividido por los dos tercios
de su altura. Para calcular este momento, que llamaremos Mmax , la sección deberá
considerarse, evidentemente, siguiendo un eje perpendicular a la dirección del borde.

El valor del empuje, tendrá pues el valor:

Mmax
H '
2 (7.1)
h
3 pilar

siendo:

H empuje debido al efecto arco contra el pilar analizado.


Mmax momento flector máximo que es capaz de soportar una sección típica del
pilar, bajo la acción simultánea de una carga vertical N, derivada de las
cargas transmitidas a través de dicho pilar.
hpilar altura del pilar, medida entre el nivel superior del forjado y el arranque del
capitel que soporta el forjado superior.

Para encontrar el valor de Mmax deberán analizarse las dos hipótesis extremas de carga Nmax
y Nmin , y coger el valor más pequeño de ambos.

En los paneles de borde el valor del empuje H se calculará en las bandas interiores (las más
próximas al pilar contiguo al borde) y será igual a la suma de los efectos arco del pilar
inferior y del pilar superior del nudo considerado.

En los paneles interiores, este valor es igual a la suma de los efectos arco de los cuatro
pilares que enmarcan el panel.

Si se quiere considerar el efecto arco en los paneles, deberá añadirse a la derecha y en el


numerador de las fórmulas 1.38 y 1.48 el término Ma, de valor:

Ma ' H za (7.2)

en que za es el brazo elástico debido al empuje de valor:

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


100 Cálculo en rotura de losas fungiformes

xs´% x i´ Lx % Ly
za ' hc & xs & x i & & (7.3)
2 1000

siendo:

hC el canto útil del capitel.


Lx , Ly las distancias inter-ejes de pilares.
xs la altura de la zona comprimida del hormigón en la sección de la rótula
plástica superior del apoyo sin tener en cuenta el efecto-arco.
xi ídem en la sección de la rótula plástica inferior de centro de vano.
x's ídem xs teniendo en cuenta el efecto arco (x's>xs).
x'i ídem xi teniendo en cuenta el efecto arco (x'i>xi).

7.3 Cálculo alternativo

Deberemos tener en cuenta que la influencia del efecto arco sobre un panel de la estructura
disminuye en función de su distancia al borde del forjado.

Así, en el caso en que se desprecie la colaboración del efecto arco antes citado, se podrán
reducir en un 10% las secciones de la armadura (calculadas según las reglas
NyTU 123-55), siempre que haya al menos dos filas de columnas entre el panel
considerado y el borde de la losa. Esta reducción será de solo un 5%, si no hay más que
una fila de columnas entre el panel considerado y el borde de la losa. Y finalmente, cuando
se trate de ménsulas o de apoyos sobre muros de borde, los tramos en cuestión no podrán
beneficiarse del efecto arco analizado.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Ejemplo desarrollado 101

Capítulo 8 Ejemplo desarrollado

8.1 Introducción

Dada la importancia que se le ha querido dar al presente capítulo, se ha preferido reproducir


literalmente el ejemplo presentado en la bibliografía 1, en el que se aplica para el
dimensionado las normas rusas TsNIPS, corrigiendo los errores de transcripción, ampliando
aquellas partes de difícil interpretación y haciendo continuas referencias a lo publicado en
capítulos anteriores.

Se desea diseñar una placa fungiforme con una distancia interejes de pilares de
Lx = Ly = 5 m con las siguientes características:

a) Sobrecarga útil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1300 Kg/m2

b) Altura interforjados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4 m

c) Espesor total de la losa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . hL = 14 cm

(1)
d) Coeficiente de seguridad para las sobrecargas . . . . . . . . . . . . . . . . r2= 1.4

(2)
e) Hormigón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . tipo M200

(3)
f) Acero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . tipo 25 G25

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


102 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 8.1 Esquema en planta

8.2 Mayoración de cargas

Peso propio: 0,14 × 2500 × 1.1 = 385 Kg/m2


Aislamiento y chapa: 130 × 1.2 = 160 Kg/m2
Sobrecarga útil: 1300 × 1.4 = 1820 Kg/m2

Total P = 2365 Kg/m2 (4)

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Ejemplo desarrollado 103

8.3 Dimensionado de los capiteles

De acuerdo con el capítulo 2:

c ' 0,1 L ' 0,1× 500 ' 50 cm


r ' 0,2 L ' 0,2× 500 ' 100 cm
hc ' 2,1 hl ' 2,1 × 14 ' 30 cm
h util vano ' 14 & 1& 1 ' 12 cm
h util apoyos ' 30 & 1& 1 ' 28 cm

8.4 Comprobación del punzonamiento en los capiteles

De acuerdo con el capítulo 6:

0,75 Fctd h util apoyo 4 ( 2 c % h util apoyo ) '


16
' 0,75× × 28× 4 ( 2 × 50 % 28 ) ' 68.800 Kg
2,5

Ppunz ' P ( L 2 & 4 ( c % h util apoyo ) 2 ) '

2.365× ( 5,00 2 & 4 ( 1% 0,12 ) 2 ) ' 53.000 Kg < 68.800 Kg

8.5 Comprobación del punzonamiento sobre el perímetro de los capiteles

0,75 Fctd h utilvano 4 ( 2 r % h util vano) ' 0,75 × 6,4 × 12 × 4 ( 2 × 100 % 12 ) ' 48.850 Kg

Ppunz' P ( L 2 & 4 ( r% h util vano ) 2 ) ' 2.365 × ( 5,00 2 & 4 ( 1 % 0,12 ) 2 ) ' 47.300 Kg < 48.850 Kg

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


104 Cálculo en rotura de losas fungiformes

8.6 Cálculo de la sección total necesaria de las armaduras

(Siguiendo uno de los ejes coordenados)

Según la ecuación 4.3:

P L2 0,2365 × 500 2
z ´ ' h util apoyos 1& ' 28 1& ' 24 cm
2
6 h util apoyos Fcd 6 × 90 × 28 2

z ' 0,96 h util tramo' 0,96 × 12 ' 11,5 cm

Aceptando como válidos los coeficientes de reparto de armaduras:

2´ ' 0,6 ; 2 ' 0,4

Fig. 8.2 Esquema en sección

y, aplicando la fórmula 1.7:

P L y ( L x& 2c x ) 2 z´
# Fye A t z ( 2 % 2)
8 z

de donde

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Ejemplo desarrollado 105

P L y ( L x& 2c x ) 2 0,2365× 500 × ( 500& 2 × 50) 2


At # ' ' 36,4 cm 2
z´ 8 × 3400 × 11,5 × ( 0,6 × 2,1 % 0,4)
8 Fye z ( 2´ % 2)
z

8.7 Reparto de las armaduras entre positivos y negativos

- Sección de armaduras negativas sobre todo un panel:

A´' 0,6 × 36,4 ' 21,9 cm 2

y sobre un metro lineal


21,9
A´ ' ' 4,38 cm 2/m
5

lo que da

9 Ø 8 pml – 4,5 cm 2 > 4,35 cm 2

- Sección de armaduras inferiores en todo un panel:

A' 0,4 × 36,4 ' 14,5 cm 2

y en un metro lineal

14,5
A' ' 2,9 cm 2/m
5

lo que da

6 Ø 8 pml – 3 cm 2 > 2,9 cm 2

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


106 Cálculo en rotura de losas fungiformes

8.8 Grado de rigidez del empotramiento de los pilares de borde con los pilares

- Rigidez del conjunto formado por dos pilares de borde, el uno encima del otro:
bh3
12 0,4 4
K pil ' 2 ' 2 ' 0,00107 m 3
L 12× 4

- Rigidez de un panel del forjado:

J 5 × 0,14 3
K losa ' ' ' 0,00023 m 3
L 12× 5

- Relación de rigideces:
K pil 0,0067
' ' 4,66 > 4
K losa 0,00023

y, por lo tanto, según se estipula en 3.5 los pilares de borde tienen "suficiente" rigidez.

8.9 Sección de armaduras de un panel de borde

Como la rigidez de los pilares de borde es "suficiente", los paneles de borde se armarán de
la misma forma que los paneles interiores, aunque perpendicularmente al borde; la armadura
superior traccionada que se necesitaba en una banda se colocará en el arranque del capitel
(ver cap. 4 § 2.2.2.2).

8.10 Flecha en el centro de un panel interior cualquiera

- Momento de fisuración, según 5.1:

2
Fctk hc 16× 28 2
Mf ' ' ' 2.500 Kg cm/ cm
5 5

- De donde, la sobrecarga total de fisuración por m2 será:

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Ejemplo desarrollado 107

10 Mf 10 × 2.500 25.000
qf ' ' ' ' 1.570 Kg/ m 2
( L& 2 c ) 2
(5 & 2 × 0,5) 2 16

- Flecha en el momento de aparición de las fisuras:

qf 2 L 4 0,018 × 0,1570 × 2 × 500 4


f ' 0,018 ' ' 0,44 cm
3
Ec ht 290.000 × 14 3

- Para calcular la flecha límite fu que precede inmediatamente a la rotura, por la fórmula
5.4, será necesario evaluar Xm. Para ello, partamos de las armaduras reales: Ai = 3 cm2/ml
(ver cap. 5 nota 38):

2,1× 10 6 × 3

A n 290.000
" ' ' ' 0,054
b h0 R ( 1
100 × 12 ×
3

" "2 0,054 0,054 2


x m' & % %" h0 ' & % % 0,054 12 ' 2,4 cm
2 4 2 4

0,10 l1 Fye ( 0,5 L& c) 0,10 × 300× 3.400 (0,5 × 500 & 50)
fu ' ' ' 1,1 cm
E y ( h 0& x m ) 2,1 × 10 6 ( 12& 2,4 )

En cuanto a la flecha en el centro del panel, para una sobrecarga que actúa solamente en
un corto período de tiempo (fluencia despreciable), se podrá utilizar la fórmula 5.3a:

p´& qf 0,1780 & 0,1570


finstantánea' f % ( fu& f) ' 0,44 % (1,10 & 0,44 ) '
p& qf 0,2365 & 0,1570

' 0,44% 0,17 ' 0,61 cm

siendo p' las solicitaciones totales sin mayorar por m2, es decir:
p´' 0,14× 2.500 % 130 % 1.300 ' 1.780 Kg/ m 2

y p las solicitaciones totales mayoradas.

En cuanto a la flecha debido al proceso de fluencia se puede calcular como:(5)

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


108 Cálculo en rotura de losas fungiformes

1.630 × 2 % 150
f ´´ ' finstantánea ' 1,15 cm
1.780

que representa el 1/430 de la luz, inferior al que marca la normativa del 1/200.(6)

Notas
1. Corresponde al caso de losas con apoyos de borde sobre semicapiteles.

2. Haciendo una traslación a nuestra forma habitual de calcular, las características del hormigón M200 son:

Resistencia característica Resistencia de diseño

200 115
Fc k ' • 115 Kg/ cm 2 Fc d ' • 90 Kg/ cm 2
1,7 1,3
16
Fc tk ' 16 Kg /cm 2 Fc td ' ' 6,4 Kg /cm 2
2,5

3. El acero 25 G25 tiene un límite elástico Fye' 3.400 Kg/cm 2

4. Para estudiar mejor como se utilizan los coeficientes de ponderación de cargas, consultar la bibliografía 12.

5. Parece ser que la fórmula anterior se deduce de la propuesta por la norma soviética (ver Bibl. 11 párrafo 112
y apéndice II):

K1 ' K2
g 2 % p´´
siendo:

K1 la rigidez del elemento para cargas permanentes.


K2 la rigidez en la hipótesis de que toda la carga normal actúa poco tiempo (sobrecarga).
p' la carga total sin mayorar (en nuestro caso 1.780 Kg/m2).
p'' el resto de la sobrecarga no contabilizada en el valor de g.
2 un coeficiente de disminución de la rigidez debido a la carga permanente y que para secciones
rectangulares se puede tomar igual a 2.
g la carga permanente más una proporción de la sobrecarga que se considere actúa durante un
largo período de tiempo.

colocando las deformaciones directamente proporcionales a sus rigideces respectivas.

6. También aquí es necesario aclarar que las normas soviéticas estipulan estos condicionantes tan mínimos de
L/200 porque se comparan con la flecha TOTAL producida.

En la normativa española EP-88 se controla el valor de la flecha máxima a través del menor de los valores L/250
o L/500 + 1cm (lo que daría valores parecidos a la soviética) y también al valor de la flecha activa (ver Bibl. 16
y 17).

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Ensayos 109

Capítulo 9 Ensayos

9.1 Presentación

Se han realizado gran cantidad de ensayos para conocer mejor el comportamiento real de
una placa fungiforme.

Como ejemplos que hemos considerado más representativos figuran unos ensayos
realizados por el TsNIPS en Bakú en 1932, en los que, con algunas excepciones, se
corroboran la localización teórica de las líneas de rotura antes apuntadas.

También en Europa, más adelante, en 1940 el C.E.B. avaló unos ensayos a rotura dirigidos
por el profesor Jager que comentamos a continuación (ver Bibl. 2):

9.2 Características geométricas

Se trata de cargar un forjado fungiforme formado por nueve paneles de 1,525 × 1,525 de
luces entre pilares apoyado sobre capiteles de 50,8 cm de base y en sus extremos por
vigas rígidas en las caras norte y oeste y por vigas flexibles en los otros dos lados este y
sur. El espesor de la losa es de 4,45 cm, y está calculada para una carga de servicio de
1.370 Kg/m².

9.3 Características de los materiales

Hormigón resistencia cilíndrica a los 28 días: 194 Kg/cm².

Acero acero estirado en frío de límite elástico 2.950 Kg/cm². La armadura total
de la losa consistía en armaduras de sección cuadradas de 3,2 mm de lado.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


110 Cálculo en rotura de losas fungiformes

9.4 Fisuras

Las cargas consideradas en este ejemplo han sido:

carga de servicio . . . . . . . . . . . . . . . . . q = 1.370 K/m²


peso propio + ½ carga útil . . . . . . . . . . q = 1.950 K/m²
carga de rotura . . . . . . . . . . . . . . . . . . qm = 2.690 K/m²

En las páginas siguientes puede verse la gradación de la aparición de las líneas de rotura
de un forjado fungiforme encargado por C.P. SIESS en la universidad de Illinois (ver
Bibl. 2).

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Ensayos 111

Fig. 9.1 Tipología de la losa del ensayo

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


112 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 9.2 Trazado de fisuras cara superior


q = 1.370 Kg/m2

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Ensayos 113

Fig. 9.3 Trazado de fisuras cara superior


q = 1.950 Kg/m2

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


114 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 9.4 Trazado de fisuras cara inferior


q = 1.950 Kg/m2

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Ensayos 115

Fig. 9.5 Trazado de fisuras cara superior


q = 2.690 Kg/m2

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


116 Cálculo en rotura de losas fungiformes

Fig. 9.6 Trazado de fisuras cara inferior


q = 2.690 Kg/m2

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Simbología 117

Simbología

Para una mejor comprensión de la formulación empleada, y aunque se ha intentado respetar


en lo posible la nomenclatura general, en las variables usadas se han utilizado superíndice
y/o subíndice para su diferenciación. Así:

(1)
A (2)

(1) Superíndices. Situación de las tracciones: con apóstrofe superior parámetros debidos
a los momentos negativos y sin apóstrofe superior parámetros debidos a los momentos
positivos.

(2) Subíndices:
I . . . . . . . . . . . . . . . . . interior (inferior para pilares)
E . . . . . . . . . . . . . . . . exterior
x . . . . . . . . . . . . . . . . dirección X
y . . . . . . . . . . . . . . . . dirección Y
T . . . . . . . . . . . . . . . . total

A Sección total de la armadura en la articulación plástica central para una longitud de


tramo L.
ATx Armadura total para un panel en la dirección x.
ATy Armadura total para un panel en la dirección y.
Aj Sección de acero correspondiente a Mj.
A'j Sección de acero correspondiente a M'j.
At Armadura total de un panel para una longitud de tramo Ly.
Ay Sección total de la armadura inferior.
A' Sección total de la armadura para una articulación plástica junto al apoyo para una
longitud de tramo L.
A'E Sección total de la armadura correspondiente a la articulación plástica del apoyo
exterior en un tramo de borde.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


118 Cálculo en rotura de losas fungiformes

A'I Sección total de la armadura correspondiente a la articulación plástica del apoyo


interior en un tramo de borde.
AX Sección total de la armadura superior a lo largo de Ly en una articulación plástica
producida por un M+.
A'X Sección total de la armadura superior a lo largo de Ly en una articulación plástica
producida por un M -.
AY Sección total de la armadura superior a lo largo de Lx en una articulación plástica
producida por un M+.
A'Y Sección total de la armadura superior a lo largo de Lx en una articulación plástica
negativa.
A'y Sección total de la armadura superior de la jácena de borde.
b Ancho de la jácena de borde.
C Cateto del triángulo rectángulo cuya hipotenusa concuerda con la línea de rotura
oblicua ubicada sobre el capitel.
c Distancia entre el eje del pilar y el punto de quiebre del capitel.
cx Distancia entre el eje del pilar y la articulación plástica de los apoyos en la dirección x.
cy Distancia entre el eje del pilar y la articulación plástica de los apoyos en la dirección y.
Ec Módulo elástico del hormigón.
Ey Módulo elástico del acero.
H Altura libre entre piezas.
h Altura del capitel desde el arranque de la columna hasta la entrega inferior de la
losa.
hc Canto total de cálculo del capitel.
hL Canto total de la losa.
ht Canto total de una sección.
I Momento de inercia de una sección.
Ii Momento de inercia del pilar inferior.
Ilosa Momento de inercia de una losa.
Is Momento de inercia del pilar superior.
K Rigidez de un elemento.
Ki Rigidez del pilar inferior.
Klosa Rigidez de una losa.
Ks Rigidez del pilar superior.
lanc Longitud de anclaje.
Lx Intereje de pilares en la dirección x.
lx Distancia entre articulaciones plásticas en los apoyos en la dirección x.
Ly Intereje de pilares en la dirección y.
ly Distancia entre articulaciones plásticas en los apoyos en la dirección y.
m, n Términos que representan el momento flector del panel cargado sobre el apoyo que
está en función del momento de las articulaciones plásticas del panel.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Simbología 119

M' Línea de rotura negativa o articulación plástica producida por el momento negativo;
dada la causa-efecto se menciona indistintamente por M' línea de rotura negativa
o M - que la produce.
M Línea de rotura positiva o articulación plástica producida por el momento positivo;
dada la causa-efecto se menciona indistintamente por M línea de rotura positiva o
M+ que la produce.
M'e Ídem M', para un tramo de borde correspondiente al pilar exterior.
M'i Ídem M', para un tramo de borde correspondiente al pilar interior.
Mj Momento positivo en jácena de borde.
M'j Momento negativo en jácena de borde.
Mtor Momento torsor.
n Coeficiente de equivalencia entre los módulos elásticos del hormigón y del acero.
P Carga total.
Ppunz Solicitación máxima admisible de punzonamiento.
p Carga permanente.
q Sobrecarga.
Qx Esfuerzo cortante en la dirección x.
Qy Esfuerzo cortante en la dirección y.
R Resultante inferior de las tensiones internas en una sección.
R' Resultante superior de las tensiones internas en una sección.
Rx Resultante inferior de las tensiones internas en una sección en la dirección x.
Ry Resultante inferior de las tensiones internas en una sección en la dirección y.
R'x Resultante superior de las tensiones internas en una sección en la dirección x.
R'y Resultante superior de las tensiones internas en una sección en la dirección y.
xm Altura media de la zona comprimida de hormigón.
xi Altura de la zona comprimida del hormigón en la rótula plástica en vano sin efecto
arco.
x'i Altura de la zona comprimida del hormigón en la rótula plástica en vano con efecto
arco.
xs Altura de la zona comprimida del hormigón en la rótula plástica de apoyo sin efecto
arco.
x's Altura de la zona comprimida del hormigón en la rótula plástica de apoyo con
efecto arco.
z Brazo mecánico del par de fuerzas internas en las articulaciones plásticas centrales
producidas por M+.
z' Brazo mecánico del par de fuerzas internas en las articulaciones plásticas de los
apoyos producidas por M -.
z'E Brazo mecánico del par de fuerzas internas en la articulación plástica exterior.
z'I Brazo mecánico del par de fuerzas internas en la articulación plástica interior.
zj Brazo mecánico del par de fuerzas internas para una jácena de borde sometida
a M+ .

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


120 Cálculo en rotura de losas fungiformes

z'j Brazo mecánico del par de fuerzas internas para una jácena de borde sometida a M -
.
" Coeficiente que relaciona M'I con M'E de una losa de borde.
$ Coeficiente que relaciona luces o armados en la dirección y respecto a la
dirección x.
2 Coeficiente que relaciona la armadura del vano (A) respecto a la total (At).
2x Coeficiente que relaciona la armadura del vano (Ax) respecto a la total (ATx) en la
dirección x.
2y Coeficiente que relaciona la armadura del vano (Ay) respecto a la total (ATy) en la
dirección y.
2' Coeficiente que relaciona la armadura de un apoyo (A') respecto a la total (At).
2'E Coeficiente que relaciona la armadura de un apoyo exterior (A'E) respecto a la total
(At) en los tramos de borde.
2'I Coeficiente que relaciona la armadura de un apoyo interior (A'I) respecto a la total
(At) en los tramos de borde.
2'X Coeficiente que relaciona la armadura superior de un apoyo (A'X) respecto a la total
(ATx) en la dirección x.
2'Y Coeficiente que relaciona la armadura superior de un apoyo (A'Y) respecto a la total
(ATy) en la dirección y.
Fye Límite elástico del acero.
Fcd Tensión de cálculo del hormigón a compresión.
Fctk Tensión del hormigón a tracción.
M Coeficiente que está en función de 2 y z para cada caso.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Indice de figuras 121

Indice de figuras

A Ambito geométrico de validez aplicable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17


B Condiciones de borde de las losas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
1.1 Esquema de cargas en vanos alternos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
1.2 Esquema de rotura de una banda longitudinal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
1.3 Esquema de las líneas de las articulaciones plásticas de una losa con
sobrecarga dispuesta en tramos alternos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
1.4 Esquema de la zona comprimida en las rótulas plásticas sobre los apoyos . . . 23
1.5 Nomenclatura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
1.6 Resolución por el método de equilibrio de un panel interior y tensiones en
las líneas de rotura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
1.7 Esquema de rotura en el tramo de borde de una losa . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
1.8 Esquema de solicitaciones a flexión de una losa en tramo central y de borde . . 29
1.9 Resolución por el método de los trabajos virtuales de un panel exterior
sustentado por semicapiteles y tensiones en las líneas de rotura . . . . . . . . . . 31
1.10 Resolución por el método del equilibrio de un panel exterior con pórtico
perimetral sin semicapiteles y tensiones en las líneas de rotura . . . . . . . . . . . 35
1.11 Resolución por el método del equilibrio de un panel exterior con pórtico
perimetral sin semicapiteles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
1.12 Resolución por el método de los trabajos virtuales de un panel sustentado
por un muro macizo de borde . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
1.13 Resolución por el método del equilibrio de un panel de borde en voladizo
y tensiones en las líneas de rotura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
1.14 Esquema de sobrecargas en todos los tramos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
1.15 Esquemas de las líneas de articulaciones plásticas de una losa con
sobrecarga en todos los tramos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
1.16 Esquema de rotura de un panel en el caso de colapso simultáneo de dos
paneles adyacentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
1.17 Esquema de las líneas de rotura negativas en un panel rectangular . . . . . . . . 46

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


122 Cálculo en rotura de losas fungiformes

1.18 Esquema de equilibrio de momentos respecto al eje de rotación 3-4, para un


panel interior de una losa totalmente cargada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
1.19 Esquema de diferentes capiteles con y sin alternancia de cargas . . . . . . . . . . 50
1.20 Líneas de rotura de losa sin capiteles en el caso de carga
uniformemente distribuida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
1.21 Líneas de rotura de losa con capiteles en el caso de carga en alternancia en
ambas direcciones y en todos los vanos alternativamente . . . . . . . . . . . . . . . 52
1.22 Esquemas generales de los mecanismos de rotura de losa en ausencia
de capiteles (Hipótesis de reacciones puntuales en pilares) . . . . . . . . . . . . . . 53
1.23 Esquema de rotura en paneles de borde con semicapiteles . . . . . . . . . . . . . . 54
1.24 Esquema de rotura en paneles de borde con vigas perimetrales . . . . . . . . . . . 55
1.25 Esquema de rotura en paneles de borde con apoyo perimetral . . . . . . . . . . . . 56
1.26 Esquema de rotura en paneles de borde de losa en voladizo . . . . . . . . . . . . . 56

2.1 Esquema de armado de capiteles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60


2.2 Tipología de capiteles considerados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
2.3 Principales parámetros en capiteles con quiebre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61

3.1 Formación de rotura plástica en pilar central con alternancia de


carga en vanos continuos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
3.2 Esquema de cálculo de pilar central con alternancia de cargas . . . . . . . . . . . . 64
3.3 Equilibrio de momentos en nudo losa-pilar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
3.4 Cálculo de pilar de borde con semicapitel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
3.5 Esquema de cálculo de pilar de borde con voladizo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
3.6 Equilibrio de cortantes en pilar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70

4.1 Esquema de cantos útiles en cada dirección . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73


4.2 Esquema de sección de cálculo a rotura de una losa intermedia,
una vez producidas las rótulas plásticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
4.3 Cálculo de pilar de borde con semicapitel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
4.4 Esquema de longitudes de armado de una losa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
4.5 Localización de la sección de la rótula plástica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85

5.1 Esquema de rotura de tramo central de losa con capiteles . . . . . . . . . . . . . . 88


5.2 Esquema de rotura de un panel cuadrado de un techo fungiforme . . . . . . . . . 90
5.3 Altura media de la zona comprimida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91

6.1 Punzonamiento en losa y capitel . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94

7.1 Comportamiento del efecto arco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Indice de figuras 123

8.1 Esquema en planta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102


8.2 Esquema de cantos útiles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104

9.1 Tipología de la losa del ensayo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111


9.2 Trazado de fisuras cara superior (q=1.370 Kg/m2) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112
9.3 Trazado de fisuras cara superior (q=1.950 Kg/m2) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113
9.4 Trazado de fisuras cara inferior (q=1.370 Kg/m2) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114
9.5 Trazado de fisuras cara superior (q=2.690 Kg/m2) . . . . . . . . . . . . . . . . . . 115
9.6 Trazado de fisuras cara inferior (q=2.690 Kg/m2) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


Bibliografía 125

Bibliografía

1 AA. VV.: Bulletin d'information 28. 1960.

2 S TEINMAN, G.: "Dalles et plancher-dalles. Applications a la théorie des lignes de


rupture", Bulletin d'information 35. 1962.

3 GVOZDEV, A.A., KTYLOV, S.M. & SAITZEV, L.N.: "Etude de l'arc-boutement. Importance
de ce phénomène dans le calcul de dalles", Bulletin d'information 58. 1966.

4 AA. VV.: Bulletin d'information 67. 1968.

5 BONDARENKO, V., SUDNITSIN, A. & NAZARENKO, V.: Cálculo de estructuras de hormigón


armado y de piedra. Cap. 2.3. Moscú: MIR, 1988.

6 AA. VV.: EH-91. Madrid: MOPU, 1991.

7 S HTAERMAN, M.I. & I VIANSKI, A.M.: Entrepisos sin vigas. Montevideo: EIC (Editora
Interciencia), 1963.

8 BAYKOV, V.N. & STRONGIN, S.G.: Estructuras de construcción. Cap. 10. Moscú: MIR,
1980.

9 BAYKOV, V.N. & SIGALOV, E.E.: Estructuras de hormigón armado. Cap. 11. Moscú:
MIR, 1976.

10 J IMÉNEZ MONTOYA, P., GARCÍA MESEGUER, A. & MORÁN, F.: Hormigón armado.
Cap. 23. Barcelona: Gustavo Gili (3ª ed.), 1971.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.


126 Cálculo en rotura de losas fungiformes

11 MINI
Normas para cálculo de estructuras, NyTU 123-55. Montevideo: EIC (Editora
Interciencia), 1960.

12 GUERRIN, A. & LAVAUR, R.C.: Traité de béton armé. Tomo II. París: Dunod, 1968.

13 OBIOL, A.: Cálculo de placas por los métodos de rotura. Barcelona: ETSAB, 1978.

14 MARÍ, A.R.: Análisis de estructuras de hormigón armado y pretnsado en teoria de


segundo orden. Tesis Doctoral. Barcelona: ETSICCP, 1981.

15 REGALADO , F.: Los forjados reticulares. Barcelona: Cype Ingenieros, 1991.

16 AA. VV.: Instrucción para el proyecto y la ejecución de obras de hormigón


pretensado EP-93. (en preparación)

17 CALAVERA, J.: Cálculo, construcción y patología de forjados de edificación. Madrid:


INTEMAC, 1988.

18 AJDUKIEWICZ, A. & STAROSOLSKI, W.: Reinforced-Concret Slab-column Structures.


Polonia: Elsevier, 1990.

© Los autores, 2000; © Edicions UPC, 2000.