Está en la página 1de 13

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA

“La última petición” de Bujarin:
Otra falsificación anti-Stalin1
Grover Furr, Montclair NJ
Vladimir Bobrov, Moscú
(18 de enero de 2010)

Nikolai Bujarin

Los últimos años han visto una serie de biografías de José Stalin, todas muy antagónicas
a su sujeto de estudio, todas extremadamente anticomunistas. La última de estas
biografías es la de Robert Service, miembro de la British Academy y profesor de Oxford
(St. Anthony’s College). Al final de ese libro encontramos el siguiente pasaje:
«El escritorio de Stalin en la dacha Blízhniaia escondía secretos perturbadores.
Contenía tres hojas de papel que había ocultado bajo un periódico, dentro de un
cajón. Una era una nota de Tito:
Stalin: deje de enviar gente a matarme. Ya hemos capturado a cinco, uno
de ellos con una bomba y otro con un rifle... Si no deja de enviar asesinos,
voy a enviar uno a Moscú, y no voy a tener que enviar a un segundo.
Así le escribía un gánster a otro. Nadie más había desafiado a Stalin de este
modo; tal vez por eso conservó la nota. También había guardado lo último que le
había escrito Bujarin: “Koba, ¿para qué necesitas mi muerte?” ¿Había querido
Stalin estremecerse de satisfacción al releer esto? (Resulta inconcebible que le
1

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA
quedara alguna clase de aprecio por Bujarin). El tercer papel era la carta dictada
por Lenin el 5 de marzo 1922, que contenía la exigencia de que Stalin se
disculpara con Krupskaya, por haberla insultado. Fue el último mensaje que le
envió Lenin y era el más hiriente. No lo habría conservado en el escritorio a
menos que su eco resonara en lo más recóndito de su mente.
Los dirigentes del partido mantuvieron los tres escritos en secreto.» 2
Esta última afirmación demuestra una increíble negligencia de parte de Service. Como
es bastante conocido, Jruschov citó la carta de Lenin a Stalin –realmente del 5 de marzo
de 1923, y no de “1922”, como afirma Service–, al comienzo de su infame “Discurso
secreto”, al término del XX Congreso del Partido, el 26 de febrero de 1953.3
Otra biografía reciente, la de Simon Sebag Montefiore, tiene un pasaje similar:
«En el escritorio de Stalin, supuestamente, se encontraron cinco reveladoras
cartas bajo una hoja de periódico. Eso le dijo Jruschov a A.V. Snegov, quien sólo
pudo recordar tres de ellas ante el historiador Roy Medvédev. La primera era la
carta de Lenin de 1923 exigiendo que Stalin se disculpe por su rudeza con su
esposa, Krupskaya. La segunda era la última petición de Bujarin: “Koba, ¿por qué
necesitas que yo muera?”. La tercera era de Tito, de 1950. Se decía que rezaba:
“Deje de enviar asesinos para matarme... Si esto no se detiene, enviaré a un
hombre a Moscú y no habrá necesidad de enviar a nadie más”.» 4 [El subrayado
es mío – GF]
Ambos autores se remiten al reciente libro de Roy y Zhores Medvedev, «El Stalin
desconocido» [The Unknown Stalin. His Life, Death, and Legacy]. En el capítulo 14 de
ese libro, en el ensayo titulado “El asesinato de Bujarin” de Roy Medvedev, leemos:
«Según Aleksei Snegov, que llegó a ver los documentos relativos a los últimos
días de Bujarin, el prisionero pidió lápiz y papel justo antes de su ejecución, con
el fin de escribir una última carta a Stalin. Se le concedió ese deseo. La breve nota
empezaba con las palabras: “Koba, ¿por qué necesitabas que yo muera?”. Stalin
conservó esta carta previa a la ejecución, en uno de los cajones de su escritorio,
por el resto de su vida.» 5 [El subrayado es mío – GF]
Sin embargo, en otro ensayo del mismo libro, en páginas previas, se explica la
procedencia de este documento de manera algo diferente:
«En 1955, después de haber sepultado la idea de un museo de Stalin, Jruschov
decidió que la dacha fuera transferida al Comité Central para que sirviera como
un lugar apartado en el que grupos de empleados del Comité Central puedan
reunirse para preparar informes y análisis diversos para el Politburó. Con ese
propósito, después comenzaron a amueblar el edificio. Gran parte de los muebles
de Stalin fue retirada y llevada a las amplias cámaras subterráneas que se habían
construido antes y durante la guerra, para servir de refugios antiaéreos. Aleksei
2

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA
Snegov, un conocido nuestro que había sido asistente de Jruschov, nos dijo que
cuando se estaba retirando el escritorio de Stalin de su antiguo estudio,
accidentalmente se encontraron cinco cartas dirigidas a él, que había escondido
bajo una serie de periódicos en uno de los cajones. Snegov sólo pudo recordar
tres de ellas. Una había sido dictada por Lenin el 5 de marzo de 1923. Exigía que
Stalin se disculpe por su actitud abusiva hacia Krupskaya. No mucho tiempo
después de que se encontrara, Jruschov leyó esta carta a los delegados al XX
Congreso del Partido, en su discurso secreto sobre “el culto a la personalidad”. La
segunda carta era de Bujarin, en espera de la muerte, escrita poco antes de que le
ejecutaran. Terminaba con las palabras: “Koba, ¿por qué necesitas mi muerte?”.
La tercera era del mariscal Tito en 1950. El texto era breve: “Stalin. Deje de enviar
asesinos para matarme. Ya hemos capturado cinco, uno con una bomba, otro con
un rifle... Si esto no se detiene, voy a enviar a un hombre a Moscú y no habrá
necesidad de enviar a otro.» 6 [Énfasis añadido – GF].
Incluso una lectura superficial revela que estas dos historias no coinciden. De acuerdo
con la primera,
«La breve nota empezaba con las palabras: “Koba...”.»
Mientras que de acuerdo con la segunda historia,
«La segunda carta era de Bujarin... Terminaba con las palabras: “Koba...”.»
Las dos versiones tampoco están de acuerdo respecto a Snegov y sobre cómo éste llegó a
saber de los supuestos documentos. De acuerdo con la primera versión, Snegov “llegó a
ver los documentos relativos a los últimos días de Bujarin”. Es decir, Snegov estuvo al
tanto de los documentos sobre Bujarin, pero no de los otros.
Por el contrario, en la segunda versión, una de tres:
* Snegov estuvo presente cuando se removió el escritorio y entonces vio las cartas;
* Snegov las vio después, cuando fueron llevadas ante Jruschov;
* Snegov se enteró de ellas, oralmente, por Jruschov.
Ahí no se dice que Snegov vio los documentos de Bujarin, de los cuales la “última
petición” era una de ellos.
En el original en ruso, hay una discrepancia más. El primer pasaje del capítulo 14,
dice lo siguiente:
«Коба, зачем тебе была нужна моя смерть?»
«Koba, ¿por qué necesitabas mi muerte?»
Mientras que el segundo pasaje dice:

3

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA
«Коба, зачем тебе нужна моя смерть?»
«Koba, ¿por qué necesitas mi muerte?»
El traductor no advirtió, hizo caso omiso o deliberadamente ignoró esta discrepancia
textual. En el segundo pasaje, Bujarin se dirige a Stalin en tiempo presente, como es de
esperar. En el primero, es como si Bujarin estuviera enviando su nota ¡desde el más allá!
El único punto en común que tienen es que Snegov estuvo involucrado de una u otra
forma. Mas en otros detalles esenciales, las dos historias –¡del mismo libro!– no
coinciden. Es evidente que ¡ninguno de los hermanos Medvedev lee el material del otro!
Esto nos obliga a dudar de la verdad de la historia. En consecuencia, debemos
preguntarnos si tal documento existió alguna vez.

Caricatura realizada por uno de los miembros del Comité Central (Mezhlauk?) que refleja la lucha interna en el
Partido. Están representados: Rykov, Bujarin, Tomsky. Fuente: Archivo de Alexander N. Yakovlev (www.idf.ru)

“La última petición de Bujarin”: Antes y ahora
Es ilustrativo repasar lo que Roy Medvedev escribió en algunas de sus obras anteriores,
acerca de “la última petición de Bujarin”. No la mencionó –tampoco a las otras dos
supuestas “cartas”– en la edición original de «Que juzgue la Historia: Orígenes y
consecuencias del stalinismo» [Let History Judge: The origins and consequences of
Stalinism, 1971].7 Mientras que en su biografía de Bujarin, de 1980, publicada sólo fuera
de la URSS, se lee:
«En cuanto a Bujarin, se comportó con dignidad. Pidió, sin embargo, que se le
diera lápiz y papel para escribir una última carta a Stalin. Se le concedió este
deseo. La nota empezaba con las palabras, “Koba ¿por qué necesitas que
4

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA
muera?”. Stalin conservó toda su vida esta carta de Bujarin, previa a su ejecución,
en uno de los cajones de su escritorio, junto con un áspero mensaje de Lenin
sobre el tosco comportamiento de Stalin hacia Krupskaya, y otros documentos
similares.» 8
Esta es la versión en “tiempo presente” de la cita. Ahí Medvedev no aporta ninguna
fuente de esa historia. En la edición ampliada y revisada de su clásico anti-Stalin «Que
juzgue la Historia: Orígenes y consecuencias del stalinismo», de 1989, el pasaje
pertinente dice así:
«Bujarin se mantuvo en calma. Pidió un lápiz y una hoja de papel con el fin de
escribir una última carta a Stalin, y se le concedió su petición. La breve carta
empezaba con las palabras: “¿Koba, ¿por qué necesitabas mi muerte?”. Durante
el resto de su vida, Stalin mantuvo esta carta en uno de los cajones de su
escritorio, junto con la áspera nota de Lenin sobre el trato grosero de Stalin a
Krupskaya, y algunos otros documentos similares.» 9
Aquí el ruso tiene la byla nuzhna o versión en “tiempo pasado”, ignorada una vez más
por el traductor. En esta voluminosa obra, Medvedev cita a Snegov por lo menos ocho
veces, pero no menciona “la última petición de Bujarin”. 10
El relato más completo de cómo Roy Medvedev supuestamente supo de las cartas del
“escritorio de Stalin”, incluyendo “la última petición de Bujarin”, se encuentra en otro
ensayo de «El Stalin desconocido».
«Snegov era un amigo de muchos años de Jruschov, desde los días en que
trabajaron juntos en Ucrania en la década de 1920... Snegov también conocía a
Beria – ambos trabajaron en el kraikom de Transcaucasia en 1930-1931. Snegov
fue arrestado en 1937, pero logró sobrevivir. Por iniciativa de Jruschov y
Mikoyán, fue liberado en el verano de 1953, y se presentó como testigo en la
investigación del “caso Beria”. En 1954, Jruschov nombró a Snegov como jefe
adjunto de la administración política del gulag y más tarde lo tomó como su
asistente cuando preparaba el discurso secreto sobre el “culto a la personalidad”
para el XX Congreso. En la década de 1960, Snegov ya estaba jubilado y feliz de
compartir sus recuerdos con la gente de su confianza. Después de un ataque al
corazón en 1967, pidió a Roy Medvedev que fuera a verlo con una grabadora.
Pasaron tres días juntos, y autorizó a que el contenido de sus conversaciones se
hiciera público después de su muerte.» 11
Algunas de las informaciones de los Medvedev, sobre Snegov, son incorrectas. Afirman
que Snegov fue “liberado en el verano de 1953”. Los documentos del partido ahora
disponibles demuestran que no fue puesto en libertad hasta marzo de 1954. En la página
69, escriben: «Aleksei Snegov, un conocido nuestro que había sido asistente de
Jruschov…». En realidad, Snegov nunca fue “asistente” de Jruschov.12

5

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA
Es posible que Roy Medvedev realmente hablara con Snegov, tal como lo afirma. Pero si
lo hizo: o Medvedev nunca grabó a Snegov como dice, o, si lo grabó, Medvedev no releyó
las transcripciones, o no escuchó las conversaciones grabadas para refrescar la
memoria; ya que, como hemos visto más arriba, él “cita” la “nota” de manera diferente
en distintos momentos.

Pleno del Comité Central del PCUS (b) de febrero-marzo de 1937. Autor: V.I. Mezhlauk. En la imagen: L.B.
Kámenev, G.L. Piatakov, A.I. Rykov, N.I. Bujarin, K.B. Rádek. Dibujo a lápiz en una hoja de cuaderno. Escrito a
mano por el autor: “En un callejón sin salida”. Inscripción en la parte posterior de la hoja: “Camarada Zhdanov.
Obra de V. Mezhlauk. Beria”. Fuente: Archivo de Alexander N. Yakovlev (www.idf.ru)

Verificación de las declaraciones
Lo que realmente nos gustaría saber es esto: ¿Es cierta o no la historia de Snegov acerca
de las cartas encontradas en el escritorio de Stalin?, ¿Existieron esos documentos?,
¿Cómo podemos verificar o refutar la historia de Snegov?
I. La carta de Lenin a Stalin
De las tres cartas mencionadas por Medvedev, sólo hay una cuya existencia puede ser
verificada: la carta de Lenin a Stalin. La fecha correcta es 5 de marzo de 1923. Fue
publicada oficialmente por el gobierno soviético en 1989, en Izvestia TsK KPSS Nº 12,
1989, pp. 192-3.
Esta es la información acerca de dónde estuvo conservada:

6

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA

«La carta de V.I. Lenin y la respuesta de J.V. Stalin se han mantenido en un sobre
oficial de la Dirección del Sovnarkom [Consejo de Comisarios del Pueblo], en el
cual se ha escrito: “Carta de V.I. de 5/III-23 (2 copias) y respuesta del c[omrade]
St[alin], no leída por V.I. Len[in]. Copias únicas”. La respuesta de J.V. Stalin fue
escrita el 7 de marzo, inmediatamente después de que M. A. Volódicheva le
entregara la carta de V.I. Lenin. Ed[itor].»13
En la parte inferior de la carta de Lenin están los identificadores de Archivo:
«(TSPA IML pri TsK KPSS [Archivo Central del Instituto de Marxismo y
Leninismo, adjunto al Comité Central del Partido Comunista de la Unión
Soviética – GF] f. 2, op. 1, d. 26004; Registro de Secretarias, texto escrito a
máquina, V.I. Lenin, Obras Completas, v. 54, pp. 329-30).»14
Es decir, en 1989, la carta de Lenin a Stalin estaba junto a la respuesta de Stalin, en el
Archivo Central del Partido Marx-Lenin.
Aún más: las cartas están en un sobre oficial del “Consejo de Comisarios del Pueblo”.
Este organismo fue rebautizado “Consejo de Ministros”, el 15 de marzo de 1946, mucho
antes de la muerte de Stalin.15 Esta es una fuerte evidencia de que, alrededor de esa
fecha, la carta de Lenin a Stalin del 5 de marzo de 1923, estaba en ese sobre. Es probable
que siempre haya estado ahí, en su sobre oficial original, junto con la respuesta, no
leída, de Stalin. No hay ninguna indicación de que alguna vez se mantuviera en algún
otro lugar, incluso en el escritorio de Stalin.
Si la carta de Lenin hubiese estado “en su escritorio” y, después, pasado a los archivos,
entonces con seguridad los otros dos documentos también se hubieran puesto en los
archivos. Pero nunca nadie los ha localizado. Incluso Medvedev no sabe de ninguna
copia. Y antes del libro de los Medvedev en 1980, nadie en absoluto había oído hablar de
ninguno de esos documentos. 16 Si hubieran sido conocidos, indudablemente algunos
anticomunistas como Jruschov o Gorbachov, o los historiadores que ellos apoyaron, los
habrían citado. Por lo tanto, se puede asumir con seguridad que ninguno de los
documentos existe en la actualidad. Y no hay evidencia de que alguna vez existieron.
Durante el proceso que llevó a la “rehabilitación” de Bujarin en 1988, la comisión
especial del Buró Político se fijó la tarea de localizar todas las cartas hasta entonces
desconocidas de Bujarin y todos los documentos relacionados con sus actividades. La
nota que llamamos “La última petición de Bujarin” fue mencionada explícitamente, y
también el hecho de que no se encuentra para nada en el archivo de la investigación de
Bujarin.
(Com Démichev. Cuando le dijeron que lo iban a fusilar, escribió una nota a
Stalin: “Koba, ¿por qué necesitas mi muerte?” [Versión en tiempo presente –
GF]. No se encuentra en los materiales de investigación.)17

7

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA

Ya que la historia “Snegov” está equivocada acerca de la carta de Lenin del 5 de marzo
de 1923 –la única parte de la historia que podemos verificar de forma independiente–,
nos vemos obligados a concluir que también está equivocada acerca de los otros dos
documentos, entre ellos “la última petición de Bujarin”. Snegov afirmó que la carta de
Lenin estaba en el escritorio de Stalin, sin embargo sabemos que no fue así. Si se
equivocó acerca de esta sola carta, estamos obligados a rechazar como falsa la historia
completa de la que forma parte.
II. La carta de Tito a Stalin
Hasta aquí, hemos determinado que la historia Snegov-Medvedev sobre la carta de
Lenin a Stalin es falsa. También hemos visto cómo la historia de Medvedev sobre “la
última petición de Bujarin” cambia cada vez que la cuenta de nuevo. Queda por ver lo
que podemos decir acerca de la tercera de las supuestas cartas, la “Carta de Tito a
Stalin”.

En la versión revisada de «Que juzgue la Historia: Orígenes y consecuencias del
stalinismo» de Roy Medvedev (1990), leemos la siguiente versión de esta carta:
«Después de la muerte de Stalin, se encontró en su escritorio, entre otros papeles
importantes, una nota de Tito. La nota decía: “Camarada Stalin, le pido que deje
de enviar terroristas a Yugoslavia para asesinarme. Ya hemos capturado siete... Si
esto no se detiene, voy a enviar un hombre a Moscú, y no habrá necesidad de
enviar un segundo.» 18
Este texto difiere del de «El Stalin desconocido» de 2004, citado anteriormente:
8

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA
* En 1990 y 2002: “Camarada Stalin...”; en 2004: “Stalin”
* En 1990 y 2002: “Le pido que deje de...”; en 2004: “Deje de...”
* En 1990-2002: “Ya hemos capturado siete...”; en 2004: “Ya hemos capturado cinco...
[Énfasis añadido – GF].
Las diferencias textuales en el original ruso son aún más sorprendentes. Medvedev ni
siquiera se molestó en utilizar la misma redacción en sus dos libros.19
Las variaciones en este “texto” son tan importantes que realmente no podemos hablar
de un solo “texto” en absoluto. Es muy probable que todos esos relatos sean ficticios,
incluso si, como puede ser el caso, Medvedev simplemente no escuchó de nuevo sus
viejas grabaciones de las conversaciones con Snegov – si es que existen esas cintas
grabadas. Por lo general, la práctica de Medvedev como historiador es poco rigurosa.
Muy a menudo no cita ninguna fuente de las afirmaciones que hace.20
Por otras razones, ya hemos llegado a la conclusión de que la historia Snegov-Medvedev
sobre las “cartas en el escritorio de Stalin” es falsa. Y por lo que sabemos, Medvedev fue
el primero en informar al mundo de esta “carta de Tito a Stalin”, en 1990. Yo no la he
encontrado, en absoluto, en ningún erudito sobre Tito. Evidentemente ningún experto
sobre Yugoslavia la ha considerado lo suficientemente confiable para referirse a ella.
Edvard Radzinsky y Dmitry Volkogónov escribieron, en la década de 1990, vastas
biografías de Stalin. Ambos usaron los materiales de los archivos soviéticos
anteriormente secretos. Volkogónov, sin duda, tuvo manejo de los archivos, con acceso a
todo lo que quisiera o pudiera localizar. Ninguno de los dos cita las cartas de “Bujarin” y
“Tito”. Y tuvieron que haber estado enterados de ellas a partir del trabajo de Medvedev.
No obstante, ninguno las consideró dignas de incluirlas.

Conclusión
Toda la evidencia que tenemos apunta a una conclusión: la historia Snegov-Medvedev
sobre las “Cartas en el escritorio de Stalin” es una invención. Debe ser así, incluso si,
como afirma, Medvedev realmente tiene en su poder conversaciones grabadas con
Snegov, en las que este último le relata esa historia. En ese caso, sencillamente
Medvedev fue descuidado en grado sumo por transcribir el relato de Snegov. Sin
embargo, ese relato es un “cuento”. Y al igual que la “carta de Tito a Stalin”, la “última
petición de Bujarin” es una falsificación.
Vista objetivamente, la “última petición de Bujarin” tendría poca importancia, incluso si
fuera real. No respalda ni la culpabilidad ni la inocencia de Bujarin, ya que no contiene
ninguna declaración de inocencia, sólo de desesperación.
Los últimos escritos de Bujarin que tenemos –su apelación de la condena y su última
carta a su joven esposa Anna Larina– tampoco contienen ninguna declaración de
inocencia. De hecho, en las dos declaraciones en las que enmarcaba su petición de
indulto, al Tribunal Supremo soviético, Bujarin reafirmó plenamente su culpabilidad.21
9

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA
Ambas declaraciones demuestran que Bujarin albergaba alguna esperanza de que se le
permitiera vivir y continuar, ya sea en la cárcel o en el exilio, su trabajo cultural e
intelectual. El texto de su “última petición”, incluso si fuera auténtico, sólo puede
reflejar simplemente la angustia de que estos planes de trabajo futuro no iban a ser
posibles.
Pero los historiadores anticomunistas que se refieren a este documento no lo ven con
objetividad. Por el contrario, tratan forzosamente de presentarlo como “prueba” de la
inocencia de Bujarin, para que sus lectores crean que el “buen” Bujarin fue falsamente
incriminado, o “entrampado” por el “malo” de Stalin.
Sin embargo, todas las evidencias de los antiguos archivos soviéticos, que se han puesto
a disposición desde el fin de la URSS, apuntan en la dirección opuesta. Todo confirma
las propias confesiones de Bujarin, repetidas al menos dos veces, aunque probablemente
muchas veces más: que él era culpable.22 Los autores del presente artículo hemos
estudiado estas pruebas conjuntamente con nuestra publicación de la primera confesión
de Bujarin, del 2 de junio de 1937, cuyo original es mantenido como top-secret por el
gobierno ruso de la actualidad.23
La forma intelectualmente irresponsable en que manejaron el cuento de las “cartas en el
escritorio de Stalin” revela la deshonestidad de los “respetables” historiadores
anticomunistas. Éstos pudieron saber, debieron saber y muy probablemente supieron
que esta historia no podía ser verdad. Los historiadores tienen la obligación de informar
a sus lectores de la naturaleza de la evidencia.
En sí mismo, el hecho de que “la última petición de Bujarin” y la “carta de Tito a Stalin”
sean fraudes, que nunca existieron, es de menor importancia. Pero son un síntoma de
un fraude mucho mayor: en general, la falsificación de la historia de la Unión Soviética,
la demonización del Partido Bolchevique y del movimiento comunista internacional en
el siglo XX.

Notas
Este artículo fue publicado por primera vez en idioma ruso, en la revista virtual de
historia
Aktual’naia
Istoriia,
en
febrero
de
2009.
Véase
http://actualhistory.ru/bukharin_last_plea
1

Robert Service, Stalin. Una biografía. Siglo XXI, Madrid, 2006, p. 590. En la nota 4 de
la página 644, correspondiente a la cita de Tito, se lee: “Citado por Z. y R. Medvedev,
Neizvestnyi Stalin, pp. 82-3.”
2

Uno de los autores del presente artículo ha demostrado que prácticamente cada una de
las supuestas “revelaciones” de Jruschov, en su famoso “discurso secreto”, es falsa, y que
se puede demostrar que Jruschov mintió deliberadamente en la mayoría de los casos (y
3

10

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA
posiblemente en todos los casos). Véase Grover Furr, Antistalinskaia Podlost –
Moscow: Algoritm, 2007.
4

Stalin. The Court of the Red Tsar. NY: Knopf, 2004, nota al pie de la página 647.

The Unknown Stalin. His Life, Death, and Legacy. Tr. Ellen Dahrendorf. Woodstock &
NY: The Overlook Press, 2004, p. 309.
5

Zhores y Roy Medvedev, “Stalin’s Personal Archive: Hidden or Destroyed. Facts and
Theories.” Ibid., pp. 69-70.
6

Let History Judge: The origins and consequences of Stalinism. NY: Knopf, 1971. En el
Prefacio (xxxiii) se agradece a Snegov, junto a otros viejos bolcheviques, y se le cita
nueve veces como fuente de “evidencias” contra Stalin. Pero no se menciona la historia
de las “cartas en el escritorio de Stalin”.
7

En su libro, Medvedev escribe: “Según A.V. Snegov, Yezhov fue ejecutado en el verano
de 1940”. Sabemos, sin embargo, que Yezhov realmente fue ejecutado el 2 de febrero de
1940. Entonces, Snegov estuvo equivocado aquí. ¿Por qué debemos creerle en otras
partes?
Medvedev también cita la carta de Lenin a Stalin del 5 de marzo de 1923, pero la cita
utilizando el tomo LIV de las Obras Completas de Lenin, pp. 329-30, una vez más, sin
ninguna mención de las “cartas en el escritorio de Stalin”.
Medvedev fecha su libro así: “Agosto de 1962 – Agosto de 1968”. Hacia esta última
fecha, Snegov obviamente ya había hablado con Medvedev, aunque evidentemente no le
dijo –o todavía no le había dicho– lo de las “cartas en el escritorio de Stalin”. ¿Por qué
no?
Roy A. Medvedev. Bukharin. The Last Years. Tr. A.D.P. Briggs. Norton, 1980.
Copywrite Zhores A. Medvedev., p. 161. No tenemos el texto original en ruso de este
libro, publicado únicamente en el extranjero.
8

Roy A. Medvedev, Let History Judge: The origins and consequences of Stalinism. NY:
Columbia University Press, 1989, p. 375.
9

Ni la historia de la “última petición de Bujarin” ni la de los supuestos “documentos
encontrados en el escritorio de Stalin” son mencionados en el artículo de Roy Medvedev
sobre la biblioteca personal de Stalin, en Vestnik RAN No. 3, 2001,
http://russcience.euro.ru/biblio/med01vr.htm
10

11Unknown

Stalin, pp. 91-2.

Reabilitatsia: Kak Eto Bylo. Fevral 1956 – nachalo 80-kh godov. Moscow:
Mezhdunarodnyi Fond Demokratiia (2003), p. 524.
12

11

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA

13
14

“………..” [En ruso. No legible]
“………..” [En ruso. No legible]

Véase http://ru.wikipedia.org/wiki/...; http://ru.wikipedia.org/wiki/... [En ruso. No
legible]:
15

“………..” [En ruso. No legible]
“El Consejo de Ministros fue creado de conformidad con la Ley de la URSS del 15
de marzo de 1946, que reformó el Consejo de Comisarios del Pueblo de la URSS”.
Quizá nadie, aparte de Snegov. Pero es precisamente la historia de Snegov la que se
está cuestionando aquí.
16

Reabilitatsiia: Kak Eto Bylo, Seredina 80-kh godov, 1991. Moscow: Mezhdunarodnyi
Fond Demokratiia (2004) p. 40.
17

18

Pp. 792-3.

19

Aquí está el texto de la última edición de K sudu istorii (2002) de Medvedev:
“………..” [En ruso. No legible]

Compare éste con el texto de Neizvestniy Stalin citado arriba en la nota 5:
“………..” [En ruso. No legible]
El uso de la evidencia y el razonamiento deficientes por parte de Medvedev, en la
primera edición (en inglés) de Let History Judge, es discutida con cierta amplitud en J.
Arch Getty, Origins of the Great Purges. The Soviet Communist Party Reconsidered,
1933-1938 (New York and Cambridge: Cambridge Univ. Press, 1985).
20

Una de estas obras, sin embargo, nunca fue publicada en la Unión Soviética – Let
History Judge de Roy Medvedev. Esta biografía de Stalin contiene el más
completo recuento soviético no oficial de la época, desde un punto de vista
comunista. A diferencia de Jruschov, Medvedev acusa a Stalin de la muerte de
Kírov, de planificar de antemano la represión y de diezmar sádicamente la
generación de viejos bolcheviques. Es una amarga condena de Stalin, total y
constante, realizada por un ex comunista. (218)
En varias partes del libro de Medvedev, se representa a Stalin como paranoico,
psicótico, ex informante de la policía zarista, que tomó una posición equivocada
sobre las Tesis de Abril de Lenin en 1917, la política militar durante la guerra
civil, la política de la Comintern en los años veinte, la NEP, la situación del país
en 1929, la diplomacia en los años treinta, la estrategia de la Segunda Guerra
12

CRÍTICA MARXISTA-LENINISTA
Mundial y la economía de la posguerra. Medvedev no explica cómo un torpe
como ése pudo tener seguidores en el partido. (268, n. 31)
El “ensayo bibliográfico” de Getty en ese libro (pp. 211-220) contiene una importante
crítica de los deficientes métodos históricos que todavía hoy abundan en el estudio de la
historia soviética.
Bujarin escribió dos apelaciones, una más larga que la otra. Ambas se conservan en
los Volkogonov Papers, en el Archivo Nacional de los Estados Unidos. Ambas fueron
publicadas en Izvestiia, el 2 de septiembre de 1992, p. 3. La última carta de Bujarin a su
esposa fue publicada en Rodina Nº 8-9, 1992, p. 68.
21

Culpable, es decir, de por lo menos lo que él confesó, aunque no necesariamente de
todo lo que el Fiscal del Estado lo acusó. Además de las confesiones de Bujarin en el
juicio (y su reafirmación de ellos en su Apelación), ahora tenemos el texto de su primera
confesión el 2 de junio de 1937. Y además de éstos, sabemos que hay, o habían, al menos
tres confesiones más de Bujarin. Una es mencionada en Reabilitatsia: Kak Eto Bylo I,
697, y las otras dos fueron mencionadas por Vyshinsky durante el proceso de 1938.
22

Grover Furr y Vladimir L. Bobrov, “Nikolai Bukharin’s First Statement of Confession
in
the
Lubianka.”
Cultural
Logic
2007.
En
http://clogic.eserver.org/2007/Furr_Bobrov.pdf
23

Este artículo y la confesión de Bujarin del 2 de junio de 1937 que le acompaña, fueron
publicados primero como “Pervye priznatel'nye pokazaniia N.I. Bukharina na Lubianke”
y Furr & Bobrov, eds., “Lichnye pokazaniia N. Bukharina”, en Klio. Zhurnal dlia
uchennykh (St. Petersburg) 1 (36), 2007, pp. 38-52.

Fuente: Grover Furr y Vladimir Bobrov, “Bukharin’s ‘Last Plea’: Yet Another AntiStalin
Falsification”,
publicado
en
Grover
Furr’s
Home
Page,
en
http://msuweb.montclair.edu/~furrg/research/bukhlastplea.html. Los dibujos han sido
tomados de la versión rusa de este artículo, publicada en las páginas actualhistory.ru y
stalinism.ru
Traducido para “Crítica Marxista-Leninista” por Thiago R.

13