Está en la página 1de 19

 

 
 

Southern girl
 

 

 

J O R G E   D E L G A D O  

 
 
Los   testículos   ya   me   estaban   doliendo.   El   tiempo   pasaba,   pasaba  
y   no   hacíamos   otra   cosa   más   que   besarnos.   Nos   habíamos  
sentado   en   el   suelo   a   los   pies   de   la   cama   del   dueño   de   casa   y  
nuestras   metidas   de   lengua   eran   de   todas   las   formas   posibles.  
Nunca   en   mi   vida   produje   y   tragué   tanta   saliva   como   aquella  
noche   con   Angela   (de   18).   Nuestras   bocas   (nosotros)   estaban  
(estábamos)  

enloquecidas  

mordisqueando,  

dándonos  

(como  
de  

unos  

lamidas,  

irracionales),  
de  

chupadas,  

refregándonos.  Estaban  casi  amoratadas.  Nuestros  cuerpos  hacía  
rato   que   ya   nos   pedían   otra   cosa,   o   por   lo   menos   el   mío.   Yo  
(entonces  de  21)  ya  no  podía  estar  más  al  palo  y  el  bluejean  me  
apretaba  y  me  incomodaba  que  no  lo  aguantaba  más,  tanto  que  
cada   cierta   arrecostada   tenía   que   bajármelo   para   que   no   me  
siguiera   oprimiendo.   Al   estar   en   una   fiesta,   escondernos   en   la  
habitación  de  Gustavo  había  sido  la  mejor  idea:  estábamos  solos.    
 
A   Angela   recién   la   había   conocido   esa   noche.   Es   más,   en   ese  
momento   ni   me   acordaba   de   su   nombre   y   su   apellido   nunca   lo  
supe.   Nos   presentó   una   amiga   común   en   la   penumbra   de   la   sala,  
bailamos   un   poco   del   Make   it   with   you   de   los   Bread   y   para   no  
perder  el  tiempo,  chequearnos  bien  y  aclarar  nuestros  nombres,  
nos   fuimos   a   la   cocina   que   era   el   único   lugar   iluminado   de   la  

1

casa.   Nos   vimos,   nos   aprobamos,   sonreímos   y   en   ese   momento  
se  estableció  una  tácita  complicidad  respecto  de  a  qué  habíamos  
ido  a  esa  fiesta.  Sin  embargo,  cada  quien  habría  entendido,  a  su  
manera,  lo  que  podíamos  hacer.    
 
Como   no   podía   ser   de   otra   manera,   por   mi   espíritu   latino,  
romántico   y   aventurero,   combinado   con   la   falta   de   experiencia   y  
mi   natural   arrechura,   mis   intenciones   eran   ir   hasta   las   últimas  
consecuencias.   Pero   las   cosas   no   estaban   resultando   como   las  
había  imaginado  y  Angelita  me  estaba  resultando  muuuy  difícil…  
y  los  cojones  ya  me  dolían  demasiado.  
 
Angela   no   cedía   así   que   en   medio   de   mis   afanes   empecé   a  
maquinar   la   forma   para   hacerle   un   ataque   final   y   poner   mis  
manos  en  el  lugar  estratégico.  Decidí  hacer  algunos  movimientos  
con   el   cuerpo   que,   por   las   posibilidades   que   me   daban   sus  
condiciones   subjetivas,   pensé   que   me   harían   posible   hacerle  
bajar  la  guardia,  o  más  bien,  abrir  las  piernas.    
 
Siguiendo   mi   estrategia   de   combate,   había   dejado   por   un  
momento   su   boca   y   más   bien   había   concentrado   mis   ímpetus   en  
el   cuello   y   en   la   oreja   de   su   flanco   derecho.   El   movimiento   fue  
acertado   ella   era   muy   sensible   y   la   reacción   de   su   cuerpo  
respondió  a  mis  intenciones:  se  encogió  apenas  rocé  mis  labios,  
esto   me   animó   a   utilizar   las   armas   necesarias   para   el   cuerpo-­‐a-­‐

2

cuerpo   y   acomodé   (muy   amoroso)   su   cabellera   -­‐que   la   tenía  
larga,  como  la  de  las  limeñas  cuando  son  adolescentes-­‐  y  le  clavé  
los   dientes   en   el   cuello,   muy   suave   y   apasionadamente.   Su  
cuerpo   se   estremeció,   sentí   que   sus   piernas   temblaron  
emocionadas.  Ahora  estoy  seguro  de  que  hasta  los  dedos  de  sus  
pies  se  abrieron  como  deseando  ser  atravesados.  
 
Mientras   tanto,   tratando   de   demostrar   mis   magníficos   reflejos,  
intenté   penetrar   mi   mano   en   la   blusa   directo   hacia   el   corazón,  
pero   esa   parte   ella   la   tenía   cubierta   y   protegida   con   el   antebrazo  
izquierdo   bloqueando   así   toda   posibilidad   de   aproximación.   La  
gringa   se   resistía   a   que   la   tocara   y   al   parecer   chapar   era   a   lo  
único   y   a   lo   máximo   a   lo   que   se   proponía   llegar.   La   estremecí  
varias   veces   pero   todo   fue   inútil.   No   bajó,   ni   abrió   la   guardia…  
¡Cómo  me  ajustaba  el  pantalón!  
 
Reflexioné   y   llegué   a   la   convicción   de   que   nuestras   ganas   eran  
muchas   y   tenían   que   ser   más   fuertes   que   los   buenos   principios   y  
valores   protestantes   de   una   Southern   girl.   Se   pasaba   el   tiempo  
así  que  decidí  dejarme  de  rodeos  e  ir  a  por  lo  concreto.  Empecé  
por   tocar   (se   podría   decir   que   tímidamente)   y   acariciar   sus  
muslos   (como   con   respeto).   Los   tenía   duros   y   entrecruzados,  
muy   cerrados.   Me   daba   cuenta   de   que   el   reto,   si   bien   no   un  
imposible,   era   sí   una   prueba   muy   difícil.   Esto   me   entusiasmaba   y  
excitaba   más   aún.   Estaba   desconcertado   por   la   forma   en   que  

3

esta   chiquilla   era   capaz   de   succionar   mi   lengua   con   la   misma  
fuerza  e  intensidad  con  la  que  apretaba  sus  piernas,  una  encima  
de   la   otra   y,   además,   manteniendo   la   guardia,   ocultando   su  
remordimiento.  
 
Cada  vez  sentía  más  calor:  era  setiembre  y  en  Lexington  la  noche  
tenía  una  humedad  muy  densa.  No  se  resistía  el  estar  encerrados  
y  menos  dos  cuerpos  frotándose  en  una  habitación  alfombrada  y  
sin   aire   acondicionado.   Los   estudiantes   bolivianos   (de   la  
Kentucky   University),   inquilinos   de   esta   casa,   se   las   arreglaban  
con   ventiladores,   pero   en   ese   momento   estaban   aireando   la  
fiesta.   Me   estaba   asando,   el   dolor   aumentaba   y   mi   bulto   se  
hinchaba   a   medida   que   tragaba   más   saliva.   En   una   de   esas  
acomodadas   -­‐a   las   que   ya   Angela   se   había   acostumbrado-­‐   me  
abrí   la   bragueta,   muy   solapa   para   no   asustarla,   y   con   esto   me  
liberé  un  poco  del  apretón.    
 
De   pronto,   un   avance   significativo,   ¡una   esperanza!   ¡Aleluya!  
Tres   de   mis   dedos   lograron   penetrar   en   ese   pequeño   espacio    
adecuado  que  existe  entre  la  junta  de  las  piernas,  encima  de  lo  
más   importante.   Con   mucha   dificultad   empecé   un   ligero  
movimiento   procurando   quebrar   su   resistencia   y   cuidando   de   no  
quedar   fuera.   El   bluejean   era,   en   esa   zona,   particularmente  
grueso   (¡cómo   estaría   de   mojada!).   Movía   mi   mano   hacia  
adentro,   como   tratando   de   introducirle   toda   la   costura.   Pero  

4

parecía  que  todos  mis  esfuerzos  quedaban  solo  allí,  sobre  la  tela.  
Sus   piernas   seguían   tan   duras   y   cruzadas   como   al   empezar.   La  
reacción  que  esperaba  no  se  producía  y  más  bien  nuestra  -­‐cada  
vez   mayor-­‐   creación   de   saliva   me   tenía   empapado   hasta   el  
mentón.  Ya  incluso  sentía  correr  un  hilo  líquido  a  lo  largo  de  mi  
cuello.  De  pronto,  otra  vez  el  cielo  prometía  despejarse  bajó  su  
brazo  protector  y  sus  senos  quedaron  sin  auxilio.    
 
Había   logrado   quebrar   una   defensa,   aunque   no   era   por   donde  
pensé  que  doblegaría  (ellas  son  así,  siempre,  se  salen  por  donde  
uno   menos   lo   espera).   A   través   de   la   blusa   podía   verla  
nuevamente  en  todo  su  esplendor.  En  realidad,  ellos  eran  los  que  
de   entrada   más   me   habían   entusiasmado;   estaban   firmes   y  
perfectamente  torneados  por  las  manos  de  Dios.  Retiré  la  mano  
que   tenía   casi   atrapada   entre   sus   piernas   delicadamente,   como  
quien   no   está   ansioso   sino,   más   bien,   entregado   a   un   acto   de  
amor,   no   dominado   por   la   “sucia   pasión”.   Fue   un   movimiento  
rápido,   eso   sí,   directo   hacia   el   seno   izquierdo.   Al   tiempo   que  
quería   demostrar   una   experiencia   que   no   tenía,   quería  
comportarme   delicadamente,   lo   que   se   dice   un   galán,   un  
gentleman;   después   de   todo,   queriéndolo   o   no,   estaba  
representando   el   papel   del   Latin   lover   -­‐que   a   las   gringas   les  
encantaba   (dentro   del   ambiente   universitario,   claro).   Entonces,  
con   toda   la   gentileza   y   prontitud   que   me   fue   posible,   penetré   mi  
mano   por   la   parte   superior   del   escote,   pasé   por   debajo   del  

5

sostén   y,   sin   titubeos,   llegué   hasta   donde   el   placer   debería  
hacerle  perder  la  voluntad.    
 
Primero  fue  toda  la  mano,  como  diciendo  “ya  estoy  aquí”.  Cabía  
todo  en  ella.  Era  maravillosa,  tal  como  imaginé  sería  su  tamaño,  
su   volumen,   su   forma,   su   disposición,   su   tessitura.   Era   sedoso,  
dócil,   condescendiente.   Las   yemas   de   mis   dedos   se   ubicaron  
velozmente   en   su   corona   rugosa,   imaginada   y   deseada.   Para   su  
placer  y  el  mío  lo  empecé  a  rondar.    
 
Mi   mano   fue   siempre   delgada   y   esto   me   ayudaba   a  
desenvolverme   con   cultura.   Su   reacción   fue   lenta,   mediata,   se  
dejó   caer   en   esa   mareación   que   produce   el   placer   cuando   es  
hondo   y   escarba   donde   los   sentimientos   descansan,   mientras  
están   a   la   espera   de   una   relación   verdadera   para   volver   a  
despertar…   Sin   violentarse,   ni   mostrar   disgusto   alguno   -­‐todo   lo  
contrario,   como   agradecida-­‐   pero   muy   convencida   y   muy   segura,  
retiró   suavemente   mi   mano   de   su   pecho   al   tiempo   que  
terminaba  de  rociar  mi  cuello,  mis  mejillas,  mis  párpados,  mi  cara  
con   toda   con   su   saliva.   Y   con   una   ternura   que   no   me   esperaba  
me  dijo:  Nou...!  
 
En  reacción  a  su  negativa  y  de  manera  espontánea,  sin  siquiera  
darme   tiempo   a   pensar,   la   abracé   y   le   dije   que   aceptaba   su  
decisión,   que   la   comprendía,   que   estaba   contento   de   estar   con  

6

ella  porque  era  adorable  y,  en  un  exceso  de  hidalguía,  tratando  
de   tomar   en   serio   mi   papel,   me   disculpé.   Nos   abrazamos  
fuertemente.   ¡Eso   era   realmente   cariño!   Nos   volvimos   a   besar.  
Esta  vez  los  besos  eran  diferentes;  tenían  ese  agridulce  sabor  que  
posee   la   complicidad.   No   había   caso:   unas   palabras   dulces   (que  
me  sonaron  sinceras),  me  abrieron  sus  brazos  más  que  todos  los  
movimientos   táctiles   que   había   realizado,   (bueno,   digamos   que  
se  complementaron).  En  mi  caso,  habían  sido  sinceras  porque  no  
las   pensé;   después   de   dichas   hasta   yo   mismo   estaba  
sorprendido,  pero  no  me  las  creía.      
 
Vino  entonces  un  instante  de  nuevas  caricias,  nuevas  formas  de  
comunicarnos  y  de  expresar  ese  cariño  que  aparecía  nuevo  entre  
nosotros,   de   forma   no   pensada,   ni   calculada.   Sentía   que  
estábamos   empezando   un   romance   que   no   sabíamos   cómo  
terminaría.   Buscamos   otras   posiciones   para   sentir   mejor  
nuestros   cuerpos   y   a   fin   de   que   descansáramos   de   estar  
sentados.   Me   apretaba   el   bluejean   y   el   culo   lo   tenía   ya   medio  
adormecido.   Decidimos   echarnos   sobre   la   alfombra   y   sugerí   -­‐
como   quien   no   está   desesperado-­‐   que,   por   qué   mejor   no   nos  
subimos   a   la   cama   de   mi   amigo   que   está   vacía   y   él   es   buena  
gente  y  no  se  va  a  molestar  y  allí  vamos  a  estar  más  cómodos  y  
además   que   el   suelo   es   muy   duro   y   la   alfombra   no   la   han  
aspirado  además  que  da  mucho  calor.  Su  respuesta  fue:  No,  aquí  
estamos  bien  y  es  como  más  nuestro  lugar....  ¡¿Nuestro  lugar…?!  

7

 
Eso   sonó   muy   romántico   pero,   la   verdad,   poco   práctico.   Ahora  
tendría  que  apoyarme  en  el  brazo  y  dentro  de  un  rato  ya  estaría  
cansado  y  con  dolor  del  codo.  Amén  de  que  la  cama  es  el  espacio  
ritual   para   el   amor   por   ex-­‐ce-­‐len-­‐cia   y   está   llena   de   los   mitos   y  
significados   que   toda   nueva   relación   necesita,   brindando   las  
condiciones   necesarias   para   que   la   imaginación   trabaje   con  
comodidad.   Pero   esta   chica   rural   no   entendía   de   estas   cosas   y  
prefería   su   pequeño   y   mezquino   lugar   (pensamiento   típico   de  
una  pequeña  propietaria  agraria  pensé),  en  el  suelo,  al  pie  de  la  
cama,   dizque   más   nuestro.   No   quiero   pasar   por   una   persona  
rígida   y   cuadriculada.   Soy   todo   lo   contrario.   Debo   reconocer   y  
declarar  que  he  tenido  unos  suelazos  maravillosos  e  inolvidables  
y  que  no  hay  sitio  malo,  ni  prohibido,  para  el  amor;  pero  en  esa  
ocasión,  lo  conveniente  era  -­‐se  los  aseguro-­‐  La  Cama.  
 
Lo   bueno   que   he   tenido   siempre   es   que   sé   adaptarme   a   las  
circunstancias   (es   parte   de   cierto   espíritu   afable   y   humilde   que  
algunas   veces   tengo)   y   trato   de   remontar   las   cosas   a   como   yo  
quiero.   Mientras   compartía,   muy   emocionado,   los   nuevos  
sentimientos   que   habían   brotado   de   manera   espontánea   y  
natural   entre   Angela   y   yo,   empecé   a   tocarla   por   atrás.   Estaba,  
como  se  dice,  de  putamadre;  es  que  no  podía  estar  mejor.    
 

8

Cuando  recién  la  conocí  sólo  me  había  fijado  en  sus  tetas,  era  la  
verdad,   y   por   supuesto   también   en   su   mirada,   que   era   muy  
ladina   y   muy   provinciana.   Tenía   un   brillo   que   era   más   de  
curiosidad   que   de   malicia   aprendida   (en   realidad,   ella   quería  
saber  cómo  era  yo,  un  South  American),  y  no  es  por  nada,  pero  
ya  le  habían  hablado  de  mí  y  de  mi  espíritu  libertario.  Tenía  los  
ojos  suavemente  azules  y  se  los  había  pintado  con  líneas  negras,  
gruesas.   Miraba   fijamente,   tratando   de   descubrir   qué   había  
detrás  de  esos  ojos  que  la  examinaban  de  la  misma  manera.  Algo  
sucedió   al   entrelazar   las   miradas   que   nos   hizo   sentir   semejantes,  
capaces  de  poder  componer  juntos  un  secreto  intenso,  mutuo.  
 
Angela   no   era   ninguna   cojuda.   Eso   me   gustaba   de   ella,   era   tan  
arrecha   como   yo   y   nos   gustaba   el   juego   que   estábamos  
haciendo,  a  ella  mi  forcejeo,  y  a  mí  sus  defensas.  Era  totalmente  
consciente   de   todas   las   movidas   que   yo   hacía;   seguro   las  
adivinaba  o  esperaba.  Pero  la  pendeja  sabía  hasta  dónde  me  iba  
a  dejar;  esa  era  su  ventaja.  Por  eso  yo  tenía  que  sorprenderla  y  
quebrar  su  voluntad  de  cuidarse  y  conseguir  que  se  dejara.    
 
Así   que   allí   estaba   yo,   atacando   nuevamente,   ahora   por   atrás,  
pero,     otra   vez   el   escollo   del   pantalón.   Esta   vez   eran   los   bolsillos,  
que   no   sé   qué   tenían   que   no   colaboraban.   La   tomé   entonces  
desde   abajo,   por   el   centro   y   la   empujé   hacia   mí.   Estaba   con   la  
bragueta  abierta  así  que  me  la  sintió…  surpriiiise…!  Se  la  refregué  

9

(ya   con   mando)   y   ella   aceptó;   es   más,   ayudó.   ¡Aaay!   Como   me  
dolió,   tenía   que   ser   valiente,   aguantar   el   dolor   y   volvérsela   a  
pasar  ¡encima  de  su  cierre!.  Así  estuvimos  otro  rato,  las  caricias  
se  prolongaron  y  el  dolor  era  cada  vez  más  y  más  insoportable.  
La   lamía,   la   mordía   y   ella   me   entregaba   su   lengua,   toda.   Mi  
cuerpo   esta   tenso,   sentía   mis   músculos,   mi   ya   escaso  
entendimiento   empezaba   a   sentir   la   mareación.   Me   abrí   la  
correa   y   el   pantalón,   y   me   sentí   totalmente   liberado.   Mis   deseos  
aumentaron   y   me   la   acomodé   bien   para   que   se   desplegara   y  
dejara  escapar  la  energía  que  tenía  acumulada.  Estiré  mi  lengua  
como   una   culebra   y   se   la   introduje   hasta   donde   más   no   podía;  
me  apretó  y  me  la  chupó  como  si  su  vida  dependiera  de  ella.    
 
No   se   daba   cuenta,   pero   yo   estaba   sintiendo   un   ligero   ardor,   sus  
uñas  estaban  desgarrándome  el  cuello.  Con  mucho  amor  tomé  la  
mano  que  me  hacía  daño  y  la  llevé  para  que  me  manoseara.  Me  
lamió   y   su   saliva   hizo   que   me   ardiera   la   piel.   Apenas   me   lo  
acarició   reaccioné   al   dolor,   se   dio   cuenta   y   fue   muy   delicada,    
tomó   mis   huevos   de   lleno   por   encima   de   mi   ropa   interior   y   los  
sobaba,  y  los  sobaba.  Yo  estaba  listo  para  erupcionar.  Necesitaba  
tocar   sus   senos,   pasé   mi   mano   por   debajo   de   su   brazo   y   como  
tenaza   tomé   la   punta   del   sostén.   Me   besó   con   cariño,   metió   la  
mano   dentro   del   calzoncillo,   cogió   mi   pene   y   me   lo   apretó   tan  
fuerte   que   grité.   Me   soltó,   reímos,   volví   a   tomar   su   mano   y   la  
llevé   hacia   donde   nunca   debió   salir.   Me   bajó   la   ropa   y   se  

10

acomodó  como  para  masturbarme.  Pero  no,  simplemente  estaba  
palpando   su   grosor   y   su   tamaño,   pensé   que   se   estaba  
imaginando  lo  que  sería  tener  eso  adentro.  Yo  sentía  una  especie  
de  orgullo  y  complacencia.  Era  respetado.    
 
Se   acercó   y   lo   besó   como   rindiéndole   culto   a   una   efigie,   a   un  
ícono,   a   una   deidad.   Lo   besaba   con   unción.     Me   agradeció   por  
permitirle   tocar   mi   cuerpo   y   entregarle   lo   que   era   mi   mayor  
intimidad.   Quedé   en   silencio.   Fue   un   momento   místico,   de  
veneración,   con   el   recogimiento   que   la   misa   de   ese   momento  
exigía.  Me  sentía  un  santo.  Lame,  le  dije.  
 
Lo  coloqué  en  sus  labios  inflamados,  pero  prefirió  besarme  en  la  
boca.   Por   un   momento   me   pregunté   si   no   estaba   loca:   tanto  
deseo…   y   nada.   Tomé   su   seno.   Su   brassiere   tenía  
afortunadamente  el  broche  por  delante,  lo  solté  al  toque  y  pude  
acariciarla.   Me   imaginaba   -­‐por   el   tipo   de   mujer   que   era-­‐   que  
tendría   los   pezones     rosados,   y   así   en   la   penumbra   los   pude  
reconocer.   Apreté   suavemente,   poco   a   poco.   El   pezón   estaba  
muy   sensible,   muy   erecto,   duro,   e   hinchado.   Era   grueso   y   muy  
levantado,   era   un   apu,   tenía   esa   aspereza   tan   deseable   al   tacto  
que   lo   disfruté   dando   vueltas   y   vueltas   con   mis   yemas  
ensalivadas  y  con  la  palma  entera  de  mi  mano.  Acaricié  un  seno  
completo  y  luego  tomé  el  otro;  esta  vez  lo  hice  con  más  fuerza,  
apretándolo.   Mi   mano   acariciaba   libremente   todo   su   pecho.   Se  

11

había  abandonado  a  mis  caricias  y  ya  la  mitad  de  ese  cuerpo  era  
mío.   Nos   abrazamos   y   la   besé   por   todo   el   rostro.   Lo   que  
estábamos  sintiendo  ya  era  amor.  
 
Todo  era  muy  lindo,  pero  yo  me  decía:  y  ahora  cómo  hacemos...  
Parecía  que  estaba  sintiéndose  cómoda  así,  hasta  allí  no  más.  Por  
lo   menos   que   me   deje   sacarle   la   correa.   ¡Pero   no   quería!  
Paciencia,   stay   cool,   George,   me   repetía   a   mí   mismo,   no   la  
cagues.  Arrecostó  su  cara  sobre  mi  torso.  Ya  yo  ya  la  sentía  como  
mi   hembrita.   Me   mordía   las   tetillas   con   mucho   cariño.   Me  
masturbaba  muy  suavemente.  Mientras  tanto  mi  mano  inquieta  
buscaba   nuevamente   por   atrás.   Pero   no   era   lo   mismo.   Intenté  
entrar  por  la  cintura,  pero  no  podía,  Su  espalda  estaba  húmeda,  
como  yo.  Estábamos  sudando.    
 

Déjame  tocarte,  insistí.  

No,  aquí  no.    

Entonces  vamos  a  otra  parte.    

 
Para   mi   desgracia   no   tenía   adónde:   había   llegado   a   Lexington  
hacía  poco,  lavaba  platos  y  aprendía  inglés,  estaba  hospedado  en  
la   casa   mi   primo   Leonardo,   becado   por   la   universidad.   Yo   sabía  
que   ella   vivía   en   el   edificio   de   mujeres   y   que   era   muy   difícil  
entrar   y   aunque   se   podía   hacer   el   intento   (ya   lo   había   hecho  
antes  con  mi  amiga  Nancy),  era  muy  riesgoso  para  ella.    

12

 

No,  no  puedo    

Ya  me  está  doliendo,  ¿sabes?  

Oh,  perdona,  si  quieres  no  te  toco  

Noo,  sigue  no  más...  Es  que  te  deseo.  

Yo  también…  pero  así  está  bien  

¿Cómo  que  así  está  bien?  

Yo  apenas  te  conozco  y  ni  siquiera  sé  cómo  te  llamas,  sólo  sé  
que  me  gustaste  cuando  te  vi.  

Sí,   yo   igual,   pero,   la   verdad,   siento   como   si   ya   nos  
conociéramos   desde   hace   mucho   tiempo.   Mira,   nosotros   no  
estamos  aquí  juntos  por  el  azar,  creo  que  presentimos  que  nos  
íbamos  a  encontrar.    

 
Con  ese  floro  pensé  conseguir  cierto  efecto  emocional  y  algo  de  
credibilidad.   Pero   me   equivocaba.   Ella   era   una   buena   hija   de  
granjeros   de   Knoxville.Tennessee,   y   pertenecía   al   mundo   más  
conservador  del  sur.    
 

Yo  no  puedo  estar  con  alguien  sino  estoy  enamorada.  

(Era   el   73   y   la   revolución   sexual   de   los   sesentas   no   llegaba   aún  
por  estos  lares).  La  cosa  empezaba  a  ponerse  más  complicada,  el  
asunto  se  enfriaba  y  tontamente  caí  en  mi  propio  juego…  
 

13

La  verdad  es  que  en  mi  país  nosotros  no  hacemos  el  amor  si  no  
estamos  verdaderamente  enamorados...  

 
¿Aló…?.   ¿Qué   cosa…?.   ¿De   adónde   sacaría   yo   eso…?.   ¿Qué  
huevada  dije…?.  Me  abrazó  fuertemente  mientras  yo  me  sentía  
más  huevón  que  nunca.  Pero  ya  lo  había  dicho  y  con  eso  estaba  
poniéndole   punto   final   al   acto.   Me   quedé   desconcertado.   En  
medio   del   ataque   final   había   recibido   una   contraorden   de   mi  
inconsciente   de   colegio   de   curas   para   que   pactara   un   alto   al  
fuego   sin   condiciones.   Más   parecía   una   vil   claudicación,   una  
derrota  vergonzante.  Mis  fuerzas  se  diezmaron  rápidamente  y  la  
batalla,   en   esas   condiciones,   estaba   perdida.   Todo   por   una  
sentimentalada,  incomprensible  e  imperdonable.  A  lo  mejor  soy  
así,   un   cursi,   un   débil   cuando   escucho   decir   amor   y   esas  
huevadas.  O  quizás  mi  otro  yo  pensó  en  una  retirada  estratégica.  
Pero,   ¿bajo   qué   condiciones?   ¿Acaso   iba   a   verla   otra   vez?  
¿Estaba   seguro   de   ello?   ¿Me   había   ofrecido   otra   oportunidad?.  
No,   ninguna   de   ellas.   Había   ganado   su   confianza,   pero   perdido   la  
oportunidad  de  hacer  el  amor  con  ella.  El  Latin  lover  seductor  era  
un  fracaso.  Y  yo…  al  palo  como  estaba…  
 
Ella   realmente   me   lo   había   creído;   se   convenció   de   que   era   un  
tipo   respetuoso,   caballero   (un   cojudo,   que   era   lo   que   yo   no  
quería   ser);   me   abrazó   con   intensidad,   lo   sentía,   lo   transmitía,   se  
entregaba   en   cada   apretujón.   Ahora   el   sorprendido   era   yo.   Me  

14

conmoví.  Me  angustié.  La  tomé  con  fuerza,  casi  hasta  quebrarla,  
como   si   por   tenerla   entre   mis   brazos,   con   tanta   intensidad,  
pudiera  encontrar  de  esa  manera  a  la  mujer  que  hasta  entonces  
desconocía.  

Parecíamos  

cuerpos  

siameses  

pronto  

a  

abandonarse.   Nos   jodía   saber   que   nos   alejaríamos,   que   la  
humedad   y   ese   vaho   impregnados   en   las   pieles,   producido   por  
nuestra   excitación,   nuestra   demencia,   sería   pronto   tan   solo   un  
recuerdo.   Ambos   sabíamos   que   no   volveríamos   a   vernos.   No   lo  
mencionamos.  Así  tenía  que  ser.  Entregas  así  no  se  olvidan  jamás  
aunque  hayan  sido  breves  y  pasajeras,  o  quizás  por  eso.    
 
Dejé   de   tocarla,   pero   continuamos   abrazados,   inmóviles,   no   sé  
cuánto   tiempo.   En   medio   del   claroscuro   de   la   habitación   decidí  
que   quería   verla.   Era   blanca,   blanquísima,   y   qué   hermosos  
pechos   tenías   Angela,   y   tus   ojos,   de   un   trazo   extrañamente  
oriental,   allí   estaban,   analizándolo   todo,   observándome.   Tuve  
que   acercarme   para   verlos   y   gozarte.   Recorrí   con   las   puntas   de  
mis  dedos  tu  frente,  nariz,  labios,  y  al  rozarlos  sonreíste  y  sucedió  
algo,  como  si  de  pronto  algún  dios  o  diosa  creara  la  luz  sobre  tu  
rostro.   Recuerda   que   cerramos   nuestros   ojos   y   nos   besamos  
como  ciegos  heridos.  Con  levedad.  Ternura.  Quietud.  Eramos  dos  
cuerpos  frágiles,  expuestos  a  un  fuego  que  terminó  por  abrir  tu  
piel  y  la  mía.  Solo  el  estar  cerca  el  uno  del  otro  nos  convertía  en  
brasas   vivas   y   todo   roce   nos   excitaba   por   lo   que   debíamos   ser  
cuidadosos.  Abrí  el  cierre  de  tu  pantalón,  muy  lentamente,  y  te  

15

acomodaste   para   que   después   hiciera   lo   mismo   con   la   correa   y  
una   vez   que   estuvo   todo   abierto   lo   dejé   allí.   Toqué   tu   vientre.  
Estaba   excitado,   respirabas   ansiosa,   deseabas   ser   mía   y   tenías  
miedo.  No  de  mí,  de  ti.  De  lo  que  pudieras  decidir  hacer  con  tus  
besos.  Y  tomé  tus  labios  y  los  rocé,  y  lo  mismo  hice  con  tu  pecho,  
y   besé   tus   senos,   y   puse   mis   labios   sobre   tus   pezones,   y   te  
levantaste   ofreciéndomelos,   entregándomelos.   Y   mi   lengua   los  
recorrió  de  a  pocos,  girando  y  girando.  Los  apreté,  ¿recuerdas?,  
primero  con  los  labios  y  luego  muy  despacito  con  los  dientes,  de  
abajo   hacia   arriba,   qué   largos   y   duros   estaban.   Y   me   tenías  
tomado  de  la  espalda  y  me  arañabas.    
 
Entonces,   dejándome   llevar   por   el   instinto,   o   la   intuición  
(siempre   mejor   que   la   razón),   pasé   mi   mano   por   debajo   de   tu  
calzón,   que   era   blanco,   tenía   encajes,   era   pequeño,   y   coloqué  
mis  dedos  entre  tus  piernas,  que  al  sentirlos  apretaste,  recuerda.  
Recuerda  -­‐si  no  lo  has  olvidado-­‐  que  me  quedé  quieto  esperando  
tu  rechazo.  Me  di  cuenta  de  lo  cuidadosa  que  eras  contigo,  con  
tu   cuerpo,   que   disponías   de   tiempo   para   embellecerlo,   que  
habías   recortado   tus   vellos   a   los   costados   y   se   sentía   tu   piel.  
Estabas   empapadita.   Cuánto   gocé   de   encontrarte   totalmente  
mojada,   mojada.   Era   una   revelación   de   amor,   una   confesión.  
Acerqué  mi  boca  a  la  tuya  y  me  mordiste,  me  dolió,  y  tuve  que  
hacerte  un  gesto  de  dolor  para  que  me  soltaras;  y  luego,  luego,  
me   besaste,   amorosa,   al   tiempo   que   dejabas   mi   mano   en  

16

libertad.   No   mucho,   pero   lo   suficiente   para   un   pequeño  
movimiento   entre   esos   otros   labios,   buscando   hacia   adonde  
pudiera  darte  más  placer.  Y  mordiste  mi  boca  y  tomaste  mi  mano  
para   alejarla   de   ti   y   no   me   moví,   y   me   quedé,   y   me   volviste   a  
decir  que  no  y  me  lo  repetiste  dos,  tres  veces  y  no  me  moví  y  me  
besaste   y   me   abrazaste   y   sentí   tu   corazón.   No   te   has   olvidado  
¿no?   Y   fue   ese   el   momento   en   que   intenté   introducirme   en   tu  
cuerpo   y   me   di   cuenta   de   que   no   podía   hacerlo   porque   no  
entendía  por  qué  y  me  paralicé  y  en  aquel  momento  me  dijiste:  
Soy  virgen.  
 
No   supe   qué   hacer.   Sin   preguntarle   nada,   ni,   qué   es   lo   que   ella  
realmente  deseaba,  sentía,  o  pensaba,  le  dije:  Mejor  lo  haces  por  
primera  vez  con  alguien  a  quien  verdaderamente  ames…  
 
Otra  frase  para  el  olvido  y  de  la  cual  siempre  me  arrepentí  y  me  
dejó   con   la   duda   para   toda   la   vida.   Y   la   carga   de   una   duda   puede  
ser  tan  pesada  como  una  culpa.  
 
Una  voz  invadió  nuestro  silencio  abriendo  la  puerta  y  llamándola:  
Angela,  ya  nos  vamos,  estamos  tarde.  Nos  calmamos  y  a  pesar  de  
mis  intentos  por  retenerla  decidió  marcharse.  Ella  hacía  lo  que  le  
daba   la   gana.   Entonces   pensé:   En   el   fondo   eres   una   egoísta,  
¡gringa   tenías   que   ser!.   Me   besó   muy   lindo,   me   abrazó,   me  

17

apretó,  me  dijo  que  yo  era  hermoso,  maravilloso,  que  tenía  el  sol  
de  los  indios  en  mi  frente  (eso  sí  se  lo  creí)  y  se  marchó…  
 
Quedé  con  la  camisa  abierta,  el  pantalón  abajo,  mi  pinga  al  palo  
y   nuevos   y   mayores   dolores   en   los   testículos.   Ahora   me   dolían  
también   el   codo   y   todo   el   brazo   izquierdo.   La   espalda,   por  
supuesto,   estaba   toda   rasguñada.   Las   nalgas   ya   no   las   sentía.  
Tenía   mordiscones   en   la   boca,   el   cuello   y   las   mejillas.   Además,  
toda   la   parte   de   la   lengua   hacia   adentro   la   tenía   medio   tensa,  
como  acalambrada.    
 
Me   levanté   como   un   boxeador   a   quien   le   contaron   hasta   treinta.  
Me   vestí   y   salí   caminando   con   las   piernas   abiertas,   como  
escaldado;   el   dolor   era   realmente   insoportable   y   no   las   podía  
cerrar.   Llegué   a   mi   cama   como   pude   y   con   toda   la   delicadeza,  
tacto  y  consideración  que  me  fue  posible,  terminé  haciendo  por  
mí  mismo  lo  que  Angela  no  había  podido,  o  querido  terminar.  
 
 
 
©  Jorge  Delgado  Valdivieso.  
 

18