VIII Encuentro La Ciudad de los Niños

Acción Educativa

Como en ocasiones anteriores, en él se recogen todas las
aportaciones, esta vez en torno a la relación entre infancia y
ciudadanía, de los ponentes y de los asistentes, todos ellos
profesionales de diferentes áreas y procedencias: urbanistas,
educadores, investigadores, políticos, sociólogos, niños...

Papeles de

E

ste libro es fruto de las reflexiones, de las preguntas
planteadas, del intercambio de experiencias...en definitiva,
del rico e intenso debate que se ha producido durante el
VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños” organizado por el Grupo de
Trabajo del mismo nombre (acción Educativa) celebrado en La Casa
Encendida, durante los días 27, 28 y 29 de marzo de 2014.

VIII

Encuentro

La Ciudad

de los Niños

Infancia y Ciudadanía

VIII

La Ciudad
de los Niños

Encuentro

Infancia y Ciudadanía

Edita:
Acción Educativa
Autores:
PEDRO RUBIO, RAMÓN LARA, ALFONSO MANCHEÑO, MANUEL SARMENTO, ELENA MARTÍN, FIDEL
REVILLA, GEMA LUENGO, CONSUELO UCEDA, JUAN LÓPEZ-ARANGUREN, ISABEL FERNÁNDEZ,
SUSANA CASTRO, ANA MARÍA NOVELLA y ÁNGEL GABILONDO.
Colaboradores:
RAMÓN LARA, FIDEL REVILLA, ROSA VALDIVIA, CONSUELO UCEDA, GEMA LUENGO, DIANA PONCE,
ISABEL ANDRÉS, ARANTXA CARBALLÉS, ANA MERINO, GABRIEL ROSA, JESÚS MARTÍNEZ BURGOS,
Colectivo OTRO HÁBITAT y el grupo de teatro AJONEGRO.
Maqueta e Imprime:
Xiana Color Gráfico, S.L.
Depósitos, 24
28903 GETAFE (Madrid)
I.S.B.N.:xxxxxxxxx
Depósito Legal: xxxxxxx
Este libro puede fotocopiarse, total o parcialmente, siempre que se cite la fuente

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

3

Indice
PRÓLOGO .....................................................................................................................................................

7

PRESENTACIÓN DEL ENCUENTRO .............................................................................................................
INAUGURACIÓN OFICIAL. Saludos Institucionales ........................................................................
PEDRO RUBIO (La Casa Encendida) ....................................................................................................
RAMÓN LARA (Grupo de trabajo La Ciudad de los Niños) ................................................................
ALFONSO MANCHEÑO (Acción Educativa) ...........................................................................................

11
11
11
14
17

1ª Conferencia: “CARTAS DE CIUDADANÍA DE LA INFANCIA”. MANUEL SARMENTO ........................
Presenta FIDEL REVILLA .........................................................................................................................
MANUEL SARMENTO ...............................................................................................................................
1. Condición social de la infancia ............................................................................................
Consecuencias de la globalización y del individualismo generalizado para los
niños y las niñas ..................................................................................................................
Individualismo institucional ..............................................................................................
2. Nuestra piedra va ahora a otro tema: el bienestar subjetivo y social que debe ser
leído a partir de la condición social, de la globalización y desde el individualismo
institucionalizado. .....................................................................................................................
3. La ciudadanía infantil ...........................................................................................................
4. La elaboración de Cartas de Ciudadanía de infancia y juventud ....................................

21
21
23
24
25
26

28
30
33

2ª Conferencia: “EVOLUCIÓN DEL PENSAMIENTO INFANTIL EN LOS ASPECTOS
RELACIONADOS CON LA CIUDADANÍA”. ELENA MARTÍN .......................................................................
Presenta ROSA VALDIVIA.........................................................................................................................
ELENA MARTÍN .......................................................................................................................................
Las relaciones entre aprendizaje, desarrollo y educación ...................................................
El papel de los distintos contextos ..........................................................................................
La participación: clave de la ciudadanía .................................................................................
Ejes de desarrollo de la educación para la ciudadanía .........................................................
La superación del egocentrismo ..............................................................................................
La comprensión de las instituciones sociales ...................................................................
El desarrollo del juicio moral ....................................................................................................
BIBLIOGRAFÍA .....................................................................................................................................
COLOQUIO ............................................................................................................................................

37
37
38
38
42
45
51
51
52
54
55
58

3ª Conferencia: “ESPACIOS DE CIUDADANÍA PARA LA INFANCIA”. GEMA LUENGO, FIDEL
REVILLA y CONSUELO UCEDA (Grupo de trabajo La Ciudad de los Niños) ..........................................
INTRODUCCIÓN ....................................................................................................................................
1. Participación y valores ciudadanos .....................................................................................
2. La ciudad el espacio público y los valores ciudadanos. ...................................................
3. Ciudadanía ..............................................................................................................................
4. La ciudad como escuela de ciudadanía ...............................................................................
COLOQUIO ............................................................................................................................................

65
65
66
68
70
72
75

4

Infancia y Ciudadanía

MESA REDONDA: “EXPERIENCIAS DE CIUDADANÍA ACTIVA Y PARTICIPACIÓN URBANA”.
Presentadas por: JUAN LÓPEZ-ARANGUREN, de BASURAMA; ISABEL FERNÁNDEZ, del IES
PRADOLONGO Y SUSANA CASTRO, de MOVIMIENTO CUARTO MUNDO. .................................................
Coordina DIANA PONCE ..........................................................................................................................

85
85

AUTOBARRIOS.............................................................................................................................................
JUAN LÓPEZ-ARANGUREN - Asociación BASURAMA ........................................................................
Resumen del proyecto................................................................................................................
El Marco ........................................................................................................................................
Las Herramientas .......................................................................................................................
1. Creatividad aplicada .......................................................................................................
2. Puesta en valor de los recursos locales .........................................................................
3. Trabajo en red ..................................................................................................................

86
86
86
86
87
87
87
87

LA BIBLIOTECA DE CALLE .........................................................................................................................
SUSANA CASTRO - Movimiento CUARTO MUNDO ..............................................................................
Elementos fundamentales para una Biblioteca de Calle ......................................................

88
88
93

LA PARTICIPACIÓN DE LOS ALUMNOS EN LA MEJORA DE LA CONVIVENCIA Y LA CALIDAD DE
LA ESCUELA A TRAVÉS DE LOS MODELOS DE AYUDA ENTRE IGUALES. .............................................
ISABEL FERNÁNDEZ GARCÍA - I.E.S PRADOLONGO..........................................................................
COLOQUIO............................................................................................................................................

95
95
97

GRUPOS DE DEBATE ................................................................................................................................... 104
GRUPO DE DEBATE SOBRE CIUDADANÍA Y PARTICIPACIÓN DE LA INFANCIA EN EL ÁMBITO
DE LA EDUCACIÓN NO FORMAL. ..............................................................................................................
Dinamizadora DIANA PONCE (La Ciudad de los Niños).................................................................
Esquema de trabajo planteado .................................................................................................
Principales ideas recogidas.......................................................................................................
Conclusiones que se establecieron ..........................................................................................

105
105
105
105
106

GRUPO DE DEBATE SOBRE CIUDADANÍA Y PARTICIPACIÓN DE LA INFANCIA EN EL ÁMBITO
DE LA FAMILIA. ..........................................................................................................................................
Dinamizadora ISABEL ANDRÉS (La Ciudad de los Niños) .............................................................
Esquema de trabajo planteado .................................................................................................
Principales ideas recogidas.......................................................................................................
Conclusiones que se establecieron ..........................................................................................

109
109
109
109
111

GRUPO DE DEBATE SOBRE CIUDADANÍA Y PARTICIPACIÓN DE LA INFANCIA Y EN ÁMBITO DE
LA ESCUELA. ...............................................................................................................................................
Dinamizadora GEMA LUENGO (La Ciudad de los Niños) ...............................................................
Esquema de trabajo planteado .................................................................................................
Principales ideas recogidas.......................................................................................................
Principales conclusiones recogidas .........................................................................................

113
113
113
115
118

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

5

GRUPO DE DEBATE SOBRE CIUDADANÍA Y PARTICIPACIÓN DE LA INFANCIA EN EL ÁMBITO
DE LA CIUDAD.............................................................................................................................................
Dinamizadores Miembros del Colectivo OTRO HÁBITAT .....................................................................
Esquema de trabajo planteado .................................................................................................
Principales ideas y conclusiones recogidas ............................................................................

121
121
121
123

4ª Conferencia: “LOS CONSEJOS INFANTILES COMO ESCUELA DE CIUDADANÍA”. ANA
NOVELLA CÁMARA .........................................................................................................................................
Presenta ISABEL ANDRÉS ........................................................................................................................
ANA NOVELLA CÁMARA .........................................................................................................................
Empecemos por clarificar, ¿qué entendemos por un consejo infantil?..............................
Experiencia educativa, donde la participación tiene un carácter muntidimensional .....
Ejercicio de la ciudadanía, formas de participación .............................................................
Consejos infantiles y competencias ciudadanas....................................................................
1. Conocer y comprender críticamente la realidad ...........................................................
2. Comunicar, dialogar y deliberar ....................................................................................
3. Generar, proyectar y emprender.....................................................................................
4. Comprometerse y responsabilizarse ..............................................................................
5. Representar......................................................................................................................
6. Capacidad de trabajar con otros y auto organizarse ...................................................
7. Reflexionar en, desde y para la acción: metacognición ..............................................
8. Reconocerse como ciudadano activo ............................................................................
BIBLIOGRAFÍA .............................................................................................................................

125
125
126
127
129
134
137
138
138
139
140
140
140
141
142
143

EXPERIENCIAS PRESENTADAS POR NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES EN RELACIÓN CON EL TEMA
DEL ENCUENTRO .........................................................................................................................................
Alumnado del IES PRADOLONGO. ......................................................................................................
Antiguos alumnos del CEIP LA NAVATA .............................................................................................
Miembros de los Consejos de Participación de Alcobendas y de los distritos de Retiro y
Villaverde.............................................................................................................................................
Presentan y moderan DIANA PONCE, ANA MERINO y CONSUELO UCEDA ..................................................
COLOQUIO ............................................................................................................................................

147
147
147
147
147
161

CONCLUSIONES DEL VIII ENCUENTRO LA CIUDAD DE LOS NIÑOS ..................................................... 171
Presentan ISABEL ANDRÉS y GABRIEL ROSA ............................................................................................ 171
CLAUSURA: ÁNGEL GABILONDO
“LA CIUDADANÍA EN LA SOCIEDAD ACTUAL: VALORES CÍVICOS Y DIFICULTADES PARA SU
EJERCICIO”..................................................................................................................................................
Presenta RAMÓN LARA............................................................................................................................
ÁNGEL GABILONDO ...............................................................................................................................
CONTACTO: ............................................................................................................................................

179
179
181
192

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

7

PRÓLOGO
Como es habitual cada dos años desde hace dieciséis, el Grupo de Trabajo La Ciudad de los Niños presenta la documentación elaborada durante
su Encuentro periódico con las personas e instituciones interesadas en
los temas relativos a la infancia.
Este libro contiene las ponencias, debates y otros documentos producidos durante nuestro VIII Encuentro, que tuvo lugar en La Casa Encendida (Madrid) durante los días 27 al 29 de marzo de 2014, bajo el
título de Infancia y Ciudadanía.
Esos dos términos (infancia y ciudadanía), junto con el de educación, aparecen unidos, en el imaginario colectivo, como elementos de
un proceso: la ciudadanía, como horizonte de futuro para las nuevas
generaciones. Pero en nuestro Grupo de Trabajo vivimos situaciones,
cada vez más frecuentes, en que niños y niñas se comportan ya como
verdaderos ciudadanos: cuando actúan en los Consejos de Infancia,
cuando representan a sus iguales, cuando los incorporamos a actividades y programas desde determinadas instituciones públicas o privadas… Aun así nos sigue pareciendo insuficiente, creemos necesario
reflexionar sobre la relación entre estos dos conceptos y sobre la realidad que los sustenta.
¿No son ya ciudadanos/as todos los niños y niñas, aunque no voten?
¿Hay sólo motivos legales, o también de utilidad política, para que no
se les reconozca ese derecho? ¿Cómo pueden ejercer su ciudadanía?
¿Cuándo? ¿Dónde encuentran espacios y oportunidades para ello? ¿Qué
papel jugamos y debemos jugar los adultos con relación a la ciudadanía
de chicos y chicas? ¿Qué contribución cabe esperar de la familia y la
escuela a la formación y al ejercicio de esa ciudadanía? ¿Cómo afecta a
todo ello la difícil situación actual?

8

Infancia y Ciudadanía

Parece claro que ser ciudadano supone derechos y deberes para todas las personas. No obstante, con frecuencia actuamos como si los niños y las niñas, en el ámbito ciudadano, tuviesen únicamente deberes.
A partir de todas estas reflexiones e interrogantes, el presente libro
recoge las contribuciones de los diversos participantes en el Encuentro.
Enumeraremos algunas de ellas.
La aportación del profesor MANUEL SARMENTO (Universidad de Miño,
Portugal) nos aproxima a las Cartas de Ciudadanía como instrumentos
útiles en la formación y avance de la infancia en este tema.
ELENA MARTÍN (Universidad Autónoma de Madrid) nos ayuda a entender cómo se van configurando e instaurando en las experiencias
personales algunos conceptos relacionados con la ciudadanía y el papel
que la escuela tiene en este ámbito.
La propuesta que desde nuestro grupo presentamos tiene que ver
con distintas ideas y referencias que, a lo largo de estos 16 años, se han
ido planteando en otros encuentros sobre los espacios de ciudadanía y
su presencia y visibilidad en la ciudad.
La intervención de ANA NOVELLA (Universidad de Barcelona) nos
permite conocer mejor cómo contribuyen los Consejos de Niños y Niñas
a la adquisición de conceptos y valores importantes para el desarrollo
ciudadano.
En esta ocasión la participación de los asistentes se plasmó en
cuatro grupos abiertos de debate. Cada uno de ellos afrontó un tema:
participación en la familia, en la escuela, en la ciudad y en la educación no formal, respectivamente. Recogemos en el libro algunas de las
principales aportaciones.
El grupo AJONEGRO nos ofreció, según su costumbre, una obra de teatro llena de creatividad y fantasía, adaptada a la temática del Encuentro.
Como siempre, el sábado por la mañana nos reunimos con chicos y
chicas de varios Consejos de Infancia (de Alcobendas, de los distritos
de Retiro y Villaverde de Madrid), con representantes de los mediadores

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

9

del IES PRADOLONGO y con antiguos alumnos del CEIP LA NAVATA. Cada
grupo contó su experiencia.
La conferencia de ÁNGEL GABILONDO (Universidad Autónoma de Madrid) supuso un cierre filosófico, cariñoso y alentador del Encuentro.
Debemos destacar en esta ocasión la presencia de un grupo de estudiantes de Maestrado y de Doctorado de la Universidad de Aveiro,
que acudieron con su profesora ROSA MADEIRA y que nos permitieron
conocer otras experiencias y realidades, a la vez que establecimos una
relación amistosa y que puede permitir futuras colaboraciones.
De nuevo hemos contado, para la difusión del Encuentro a través de
las redes sociales, con la colaboración de los estudiantes de Ciencias
de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y con su
profesor JOAQUÍN SOTELO. Se lo agradecemos sinceramente.
Igualmente damos las gracias a todos los asistentes por sus aportaciones, que también quedan reflejadas en el libro, y en especial al
personal de La Casa Encendida por su generosa ayuda.
Como siempre, el trabajo fundamental, desde el libro anterior hasta éste, ha tenido como protagonistas principales a los miembros del
Grupo de Trabajo La Ciudad de los Niños de Acción Educativa, que aquí
mencionamos: ROSA VALDIVIA, CONSUELO UCEDA, GABRIEL ROSA, FIDEL
REVILLA, DIANA PONCE, ANA MERINO, JESÚS MARTÍNEZ BURGOS, GEMA
LUENGO, RAMÓN LARA, ARANTXA CARBALLÉS e ISABEL ANDRÉS.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

11

PRESENTACIÓN DEL ENCUENTRO
INAUGURACIÓN OFICIAL. SALUDOS INSTITUCIONALES
PEDRO RUBIO (LA CASA ENCENDIDA)
Bienvenidos a La Casa Encendida, centro cultural y social de la Fundación Caja Madrid. Desde la 3ª edición de estos Encuentros que convoca
La Ciudad de los Niños, nos propusieron celebrarlos aquí en La Casa Encendida, cuando éramos Obra Social. Y, ahora que nos vamos haciendo
un poquito más mayores y nos hemos convertido en fundación, queremos seguir colaborando, como siempre, con entidades que son afines a
las propuestas que desde nuestra entidad, de nuestro centro, se están
realizando. La verdad es que nos vemos de año en año, un año son los
Encuentros y al año siguiente es la presentación del libro; y, de vez en
cuando, también a ellos muy merecidamente, les cae un premio, como
fue el caso del Premio de Naciones Unidas del Programa Hábitat, la verdad
es que cuando lo presentaron aquí nos pareció que era absolutamente
merecido y estamos muy contentos de que se reconozca el trabajo que
todos ellos han ido realizando.
En este VIII Encuentro La Ciudad de los Niños se va a tratar un aspecto
que parece fundamental: infancia y ciudadanía. ¿Cómo incorporamos
a los niños y las niñas como ciudadanos de pleno derecho? Ni siquiera
planteárselo tiene ya demasiado sentido; pero sí que estamos viendo
que la parte que habíamos conseguido con mucho esfuerzo, que era
incorporar la asignatura de Educación para la Ciudadanía, ha ido desapareciendo y cada vez parece que tenemos que estar más abocados a
ir reclamando día a día los derechos que ya pensábamos que teníamos
adquiridos, que formaban parte de nuestra forma de entender una
sociedad.

12

Infancia y Ciudadanía

Yo llevo el Área de Medio Ambiente en La Casa Encendida y por eso
me tocó acoger a La Ciudad de los Niños, desde el principio, pero también porque había una vinculación previa, antes de entrar aquí -uno
siempre tiene su pasado- ya había colaborado dentro del Grupo de
Educación Ambiental de Acción Educativa. La colaboración fue muy
próxima y muy sencilla.
En estos días en La Casa Encendida estábamos trabajando con un
ciclo que se titulaba Corto y Cambio y, dentro de ello, tuvimos la suerte
de contar con JORGE RIECHMANN. En su planteamiento, JORGE entiende
que estamos sobrepasando los límites del crecimiento: el pico del petróleo ya está ahí, cada vez lo estamos asumiendo como algo tangible,
es decir, estamos acabando con todos nuestros recursos, acabando con
nuestro modelo. Y me dio como una cierta tristeza el ver que ya no era
que luchábamos para mejorar sino simplemente para adaptarnos a
unas situaciones que ya son completamente irreversibles, nos guste o
no, y todo esto enfocado hacia los niños y las niñas que ya están aquí,
que de alguna manera les estamos trasmitiendo algo, que les vamos
a ceder unos escenarios que son ya más complejos, más difíciles, más
siniestros. Además, leyendo hace unos días en el blog de RIECHMANN
me pareció que había una cita que él hacía para terminar una entrada
en su blog; decía “HEMINGWAY retrató así a uno de sus personajes: conoció la angustia y el dolor, pero nunca estuvo triste una mañana”. Y otra
estadounidense, la poetisa EMILY DICKINSON dijo en cierta ocasión que
“la alegría consiste en descansar de la inseguridad”.
La alegría, amigos y amigas, no porque haya ninguna razón para estar
alegres, es todo lo contrario, sino como una apuesta vital, igual que la
militancia política. Necesitamos la militancia existencial, la militancia
de la alegría. Me parece que esta situación que estamos viviendo y que
es fundamental y a mí me llena siempre cada vez que me encuentro con
estas personas que llevan ya muchos años trabajando en un proyecto
fantástico, La Ciudad de los Niños, que cuando bajo de la 2ª planta hasta

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

13

el auditorio, me encuentro a personas ilusionadas, alegres, contentas,
disfrutando, del auditorio (a veces discutimos si los colocamos o no)…,
pero sí que de alguna manera trasmitimos esas ganas de hacer, esas
ganas de trasformar, orgullosas del trabajo que están haciendo, colocando mensajes en la pared esas ganas de modificar de alguna manera
esta parte que es esta realidad que, a veces, es un poco oscura pero
que entre todos y con nuestra sonrisa creemos que podemos conseguir
transformarla y, sobre todo, seguir militando en que no van a conseguir
que nuestra sonrisa se vaya de nuestros labios. Así que muchas gracias
y quiero ceder la palabra a RAMÓN LARA, que siempre tiene esta sonrisa
tan bonita, que año a año no sé cómo lo hace.

14

Infancia y Ciudadanía

RAMÓN LARA (GRUPO DE TRABAJO L A CIUDAD DE LOS NIÑOS)
Buenas tardes a todas las personas que habéis venido a encontraros con
nuestro grupo de trabajo, en esta nueva ocasión donde el tema, como
ha dicho ya PEDRO, es Infancia Ciudadanía. Hablo en representación de
mis compañeros y compañeras de La Ciudad de los Niños. Suponemos,
puesto que estáis aquí, que conocéis y compartís nuestros objetivos e
ilusiones y, en términos generales, sabéis que se trata de lograr que
la ciudad también sea de la infancia. Y, de paso, que también se hagan
cargo de la ciudad y se incorporen a la ciudadanía el resto de las personas que la habitan.
Decía una máxima de la Alemania medieval “El aire de la ciudad os
hará libres”. Resultaba que a los campesinos que se refugiaban en la
ciudad y vivían al menos un año allí, los burgos alemanes los liberaban
de todas las servidumbres que tenían con los señores feudales. Pero,
aproximadamente cuatro o cinco siglos después, la ciudad sufrió un retroceso, la ciudad de la Inglaterra Victoriana se convirtió en la ciudad
inhabitable que nos describe DICKENS.
Es un fenómeno sobre el que debemos reflexionar porque, como solución cultural, el modo de vida urbano, que se ha extendido a todos
los ámbitos, incluso a los pueblos más pequeños, este modo de vida
urbano tiene sus ventajas y sus inconvenientes: tiene grandes ventajas
pero, como todo fenómeno humano, es el lugar donde se confrontan
dos modelos, el modelo de la libertad, del compartir, del cuidado mutuo, por un lado; y el modelo de la privatización, de la ley del económicamente más fuerte, por otro.
Estamos, ahora mismo, en una situación de marcha atrás —quizá en
esto yo sea un poco pesimista— donde prácticamente se está privatizando todo, se empezó privatizando el espacio, se está privatizando la
energía, se quiere privatizar la sanidad, la educación, el agua… hasta la
sangre la están privatizando, dejando todo ello en manos de empresas

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

15

particulares… Aunque también se da el caso contrario: la nacionalización de actividades privadas que no son rentables, como el caso de
las autopistas de peaje. Bien es verdad que algunas respuestas de la
ciudadanía son bastante esperanzadoras. Tampoco este fenómeno es
nada nuevo: hace ya cinco mil años, en el imperio sumerio una casta de
guerreros y sacerdotes también privatizó hasta el agua. Es curioso que
cuando un negocio es rentable esta gente que nos gobierna lo quiere
privatizar; pero cuando es ruinoso lo socializan para que paguemos las
pérdidas entre todos ¡qué fenómeno tan raro!
Bueno pues nosotros, el Grupo de Trabajo La Ciudad de los Niños seguimos soñando con esa utopía de la ciudad liberadora, de un entorno
acogedor, de un medio sin miedos, de un espacio urbano de tod@s y
para tod@s; de la convivencia, la diversidad, la complejidad, la participación, el progreso individual y colectivo y no sólo del crecimiento
económico en beneficio de unos pocos… En fin, ése es el fenómeno que
nosotros estamos queriendo conseguir. Y en ese intento no estamos
solos: contamos con excelentes aliados, cómplices en esta conjura que
se ha propuesto ir contra corriente. Esos cómplices sois quienes cada
año dejáis vuestras respectivas tareas para venir a nuestro Encuentro,
a intercambiar preguntas y respuestas; las y los ponentes que de modo
tan generoso acuden a compartir sus investigaciones, sus hallazgos y
también sus inquietudes. Como los tenéis en el programa, no voy a referirme a cada uno de ellos, pero sí quiero destacar a los representantes
de la infancia y de la juventud que intervendrán en la presentación de
experiencias del sábado por la mañana; igualmente quiero destacar al
Grupo Teatral AJONEGRO, que se toma el enorme trabajo de preparar una
representación específica para cada uno de nuestros Encuentros; todas
las personas que colaboran tan desinteresadamente haciendo fotografías, cuidando del funcionamiento de las actividades, moviendo en los
medios las noticias del Encuentro, como hace el grupo de estudiantes
de Ciencias de la Información de la Complutense, que están aquí con

16

Infancia y Ciudadanía

su profesor JOAQUÍN SOTELO; no puedo dejar de mencionar a la nutrida
delegación de la Universidad de Aveiro, Portugal, que viene encabezada
por su profesora ROSA MADEIRA; y, aunque aquí no acaba la enumeración pero tengo que acabar de alguna manera, lo haré citando a estas
dos instituciones que nos soportan —en el doble sentido de la palabra, que nos sirven de soporte y que nos aguantan— una que lo hace
permanentemente: Acción Educativa, que está representada aquí por
ALFONSO MANCHEÑO; y otra, que lo hace más esporádicamente pero no
menos importante porque es más intensiva, que es La Casa Encendida y
que para nosotros tiene su personalización en PEDRO RUBIO; éstos, que
sólo nos soportan antes del encuentro, durante y después del mismo,
saben que luego hay mucha tarea que hacer durante el Encuentro y
antes ha habido que hacer otra tanta para prepararlo; luego hay que
organizar el libro y para ello se están grabando las sesiones de trabajo. Por cierto, en vuestras intervenciones conviene que cuidéis mucho
dar siempre vuestros nombres, para que quede constancia de a quién
debemos esas opiniones.
Bien, pues para todas estas personas y para las que ahora mismo
nos acompañáis pido un aplauso que simbolice la celebración de estar
juntos en esta idea común de conseguir una ciudad más vivible y más
amable. Muchas gracias.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

17

ALFONSO MANCHEÑO (ACCIÓN EDUCATIVA)
Gracias, PEDRO; gracias, RAMÓN. Buenas tardes a todos. Quiero comenzar
con una cita de un escritor llamado GONZALO MOURE, que en un libro,
introduce un cuentecito con una entrevista: le preguntan qué opina hoy
sobre la diferencia hay entre la vida del adulto y la vida de la infancia.
Y él contesta lo siguiente: “la vida del adulto es larga pero la infancia,
tan breve, pesa mucho más en el resto de la vida; por ello todo esfuerzo
es poco para hacer que la infancia sea rica, para que después quede en
la memoria un tejido de devociones compartidas”. Esta corta reflexión,
estas pocas palabras creo que podrían resumir el motivo por el que nos
encontramos aquí reunidos en este VIII Encuentro de la Ciudad de los
Niños, este año dedicado a infancia y ciudadanía. Por ello y porque Acción Educativa comparte plenamente la reflexión de MOURE y el compromiso con la infancia, estamos en esta Casa Encendida a la que agradecemos que nos acoja año tras año en un espacio tan significativo y
en unos momentos de especial dificultad y circunstancias adversas. Por
ello, la posibilidad de celebrarlo en este recinto que se caracteriza por
la relación, difusión y producción de actividades artísticas, me obliga

18

Infancia y Ciudadanía

a comentar y a recordar una circunstancia que yo considero como un
peligro para nuestras escuelas actualmente y para nuestra ciudadanía,
ese peligro estaría en la LOMCE, que contempla un nuevo currículo para
las etapas primaria y secundaria en el que no solamente desaparece la
Educación para la Ciudadanía como asignatura, sino que además cuestiona la importancia y la necesidad del Arte y la Educación Plástica en
las escuelas, eso sí que me parece un peligro enorme.
Dice CARLOS RUÍZ ZAFÓN en uno de los párrafos de La Sombra del Viento
“una de las trampas de la infancia es que no hace falta comprender algo
para sentirlo, para cuando la razón es capaz de comprender lo sucedido
las heridas en el corazón son ya demasiado profundas”, una infancia
sin arte sería una infancia herida, sería una infancia disminuida porque las artes ayudan a amar, a sentir, a crecer, a pensar, a construir, a
intercambiar, a descubrir, a jugar, a socializar… en definitiva las artes
nos ayudan a ser mejores.
Las enseñanzas artísticas, todas ellas, nos ayudan a construir y reconstruir constantemente el mundo que nos rodea y el mundo que somos
y con lo que eso conlleva de maduración, formación y desarrollo personal. Cada escuela es un lugar de interpretación donde nos construimos
a través de la mirada y la escucha, los niños tienen miles de lenguajes
y se intercambian miles de miradas. La educación artística les dota de
herramientas para inventarse y reinventarse cada día a través de esas
escuchas y esas miradas. La educación artística les facilita la interacción
y el juego autónomo entre iguales, en definitiva la educación artística
es lo que les ayuda y facilita a practicar la ciudadanía.
Acción Educativa, como Movimiento de Renovación Pedagógica, en la
actualidad y ya hace más de 40 años, lucha por la transformación de la
sociedad y la cultura, y lo hace con la utopía como compañera de viaje,
y lo hace remando con todos los sectores de la comunidad educativa,
en busca de un horizonte en el que se encuentra una escuela pública de
calidad, científica, artística, laica, democrática y participativa.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

19

Por eso, mediante sus grupos de trabajo, sensibles a los problemas
cotidianos, sociales culturales, escolares… apostamos por la investigación y la reflexión crítica y esto nos conduce, a través del encuentro, a
la necesidad de una formación continua, científica, artística y técnica.
Por eso los Grupos de Trabajo de Acción Educativa, los Seminarios de Investigación y los Encuentros que llevamos a cabo entre profesionales de
la educación y diferentes sectores o colectivos, actualmente, funcionan
a plena marcha a pesar de las dificultades; por eso próximamente, en
julio vamos a inaugurar la trigésimo novena Escuela de Verano y aprovecho para invitaros a acudir y animaros a participar. Y por eso el grupo
La Ciudad de los Niños, ahora en el VIII Encuentro Infancia y Ciudadanía,
lleva trabajando desde antes de celebrar el primero en lo que parecía un
sueño utópico sobre la infancia y han conseguido, como diría nuestro
querido profesor PEPE DOMÍNGUEZ, han conseguido y siguen consiguiendo
alcanzar un poquito de utopía cada día y un poquito de utopía cada año.
Con la misma ilusión que el primer día se presentan en este VIII
Encuentro y nosotros, con las mismas ganas y la misma emoción, lo
recogemos.
Sin más, quisiera reiterar a todos los asistentes las gracias por su
presencia; a La Casa Encendida, por su apoyo; y, especialmente, al grupo La Ciudad de los Niños, por su enorme esfuerzo y por el excelente
trabajo realizado.
Para terminar, permitidme que me despida con unos versos de JAIRO
ANÍBAL NIÑO, poeta colombiano recientemente fallecido: “A veces los
caminos parecen una enredada cuerda de soledad enroscada en el bolsillo y tu cara se desvanece en un espejo apagado, si alguien te acaricia
limpiamente sus manos colocan en tus manos un mapa que te conduce a
buen puerto y el espejo es un faro que guía tu amorosa mirada”. Espero
que salgamos de este Encuentro acariciados por los pensamientos que
aquí se desarrollen y expresen y la esperanza que nos regalen. Muchas
gracias.

20

Infancia y Ciudadanía

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

21

1ª Conferencia: “CARTAS DE CIUDADANÍA DE LA
INFANCIA”. MANUEL SARMENTO
Presenta FIDEL REVILLA

Buenas tardes. Bienvenidas y bienvenidos al VIII Encuentro. Después
de todos los saludos, comenzamos las ponencias que hemos preparado
para este Encuentro. Empezamos, según el programa, con la primera de
ellas que es la del Profesor MANUEL JACINTO SARMENTO, Profesor Asociado con Habilitación en el Instituto de Educación de la Universidad
do Minho, en Braga, Portugal.
Es doctorado en Estudios del Niño (Esto del niño y de la niña ellos
lo tienen más fácil, como son las crianças, no tienen que distinguir,
mientras que nosotros cuando traducimos siempre tenemos que hablar
en femenino o en masculino o en los dos). El profesor SARMENTO es Sociólogo de la infancia, Director del Programa de Doctorado en estudios
también del Niño (2004-2011), Director del Departamento de Ciencias
Sociales de la Educación (2010- 2013), y de Maestría de Estudios de Niños (2014) en la misma Universidad. Fue miembro del Consejo Nacional
de Educación de Portugal de 2005 a 2009.
Es autor y coautor de más de 16 libros, entre ellos, podríamos citar
por ejemplo, “Pobreza Infantil. Realidades, Desafíos y Propuestas” de
2010, también “Estudios de Infancia. Educación y Práctica” de 2008,

22

Infancia y Ciudadanía

de “Infancia Invisible”, “Trabajo Domiciliario Infantil” etc. Creo que no
debo ocupar demasiado tiempo.
Ha escrito más de un centenar de artículos publicados en diferentes idiomas.
Es miembro de varias asociaciones científicas internacionales relacionadas con la infancia, como la Asociación Internacional de la Sociología (ISA) o la Asociación Internacional de Sociólogos en Lengua
Francesa (ISALF).
No me queda más que agradecerle su presencia, agradecer su esfuerzo en la traducción del resumen de su ponencia que tenéis colgado
ya en español y esperar que el portuñol que practiquemos sea igual de
inteligible para las alumnas y profesoras portuguesas y para nosotros
también. Muchísimas gracias. Muito obrigado.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

23

MANUEL SARMENTO
Muchas gracias FIDEL, es para mí un honor estar aquí en Madrid con el
programa Ciudad de los Niños a invitación de FIDEL REVILLA y la Asociación Acción Educativa. Como voy a hablar “portuñol” corro el riesgo de
no ser entendido por los españoles ni por los portugueses que están
aquí. Disculpen las molestias, tengo una presentación en castellano
que ha sido traducida por una estudiante venezolana, tal vez en castellano de América del Sur.
Comencemos con un texto, un poema en prosa de JULIO CORTÁZAR,
un escritor argentino, sobre la rayuela, en español, o la macaca en portugués, o amarelinha en brasileño.
“La rayuela se juega con una piedrecita que hay que empujar con
la punta del zapato. Ingredientes: una acera, una piedrecita, un
zapato y un bello dibujo con tiza, preferentemente de colores. En
lo alto está el Cielo, abajo está la Tierra, es muy difícil llegar con
la piedrecita al Cielo, casi siempre se calcula mal y la piedra sale
del dibujo. Poco a poco, sin embargo, se va adquiriendo la habilidad necesaria para salvar las diferentes casillas (rayuela caracol,
rayuela rectangular, rayuela de fantasía, poco usada) y un día se
aprende a salir de la Tierra y remontar la piedrecita hasta el Cielo,
hasta entrar en el Cielo, lo malo es que justamente a esa altura,
cuando casi nadie ha aprendido a remontar la piedrecita hasta
el Cielo, se acaba de golpe la infancia y se cae en las novelas, en
la angustia al divino cohete, en la especulación de otro Cielo al
que también hay que aprender a llegar. Y porque se ha salido de
la infancia se olvida que para llegar al Cielo se necesitan, como
ingredientes, una piedrecita y la punta de un zapato”.

24

Infancia y Ciudadanía

Nosotros vamos a jugar a la rayuela. Esta comunicación es una rayuela.
Durante 50 minutos jugaremos con una piedrecita que son palabras e
imágenes. Unas y otras son importantes para el juego.
La punta del zapato que es nuestra voz informada por la sociología
de la infancia y las casillas son la condición social de la infancia, el
bienestar subjetivo y social de la infancia, la ciudadanía infantil y las
cartas de ciudadanía de la infancia.
Empecemos a jugar. Primera casilla:

1. Condición social de la infancia
La paradoja mayor de la infancia contemporánea reside en la simultaneidad de la proclamación de los derechos y la más severa restricción
de las condiciones sociales de su usufructo. Este año se cumple el 25
aniversario de la Convención de los Derechos del Niño de las Naciones
Unidas, y al mismo tiempo, reforzado por la crisis, FIDEL hablaba de la
situación de la pobreza infantil en España que está, como en Portugal,
creciendo cada año que pasa, a pesar de los 25 años de derechos.
Al mismo tiempo, en la afirmación de la ciudadanía de la infancia y,
simultáneamente, la intensificación del control simbólico por los media, sobre todo, y en la institucionalización creciente, a la par que las
instituciones están en crisis, en declive institucional como dicen los
sociólogos franceses. Es importante comprender las razones de esta
paradoja.
La infancia sufre los efectos del proceso de radicalización de la modernidad tardía en la era del capitalismo avanzado donde se conjugan
la globalización y el individualismo institucionalizado.
La regulación social donde se sitúan los comportamientos individuales, las normas de las instituciones, las expectativas de desempeño, se
apoya en esos dos pilares: globalización e individualismo.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

25

La infancia contemporánea integra a las niñas y niños de la era global y del individualismo como norma de conducta y de condición. Sus
condiciones de bienestar individual deben ser interpretadas y leídas
bajo esta lente.

Consecuencias de la globalización y del individualismo
generalizado para los niños y las niñas
La globalización opera a diferentes niveles y en distintas escalas:
Difusión universal de la normatividad inherente al llamado “interés
superior del niño”, acordada como norma occidental europea moderna
de la infancia y que está expresada en la Convención de los Derechos
del Niño de la ONU en 1989. Este es un punto importante. Hay una infancia global con una norma común que se expresa en la Convención.
Por otro lado, la economía globalizada y el capitalismo financiero
avanzado de nuestros días, incrementan la incertidumbre y las desigualdades sociales de forma exponencial. Luego, si hay más derechos
proclamados, también hay más desigualdad social y hay niños que están viviendo peor como consecuencia de estas desigualdades sociales.
Además, la globalización con los productos de la industria cultural
para niñas y niños: video-juegos y programas informáticos, instrumentos digitales, películas y diseños animados, ropas, alimentos, accesorios, material deportivo y escolar, redes de servicios, entre otros, que
funcionan también a nivel global.
La globalización coloca a la infancia en el interior de la “sociedad
del riesgo”, con la acumulación de los factores que afectan el bienestar
individual y colectivo: paro parental, degradación ambiental con incremento de las enfermedades alérgicas, respiratorias, etc., violencia
urbana y aumento de siniestros, y los efectos directos o indirectos de
las guerras contemporáneas y del terrorismo,

26

Infancia y Ciudadanía

El juego de la rayuela lo jugaremos con palabras e imágenes. Quiero
hablar de unas cuantas imágenes.
Foto realizada en Ginebra, Suiza. Ginebra es probablemente la ciudad de
mayor concentración de
capital del mundo entero,
es la sede de la organización mundial del comercio,
también lo es de UNICEF y
de muchas organizaciones
internacionales, los grandes bancos suizos. En la foto se ve un póster en la pared que dice “el
hambre de los niños es inaceptable, ayúdenos a combatirla” y la forma
de combatirla en la ciudad más rica del mundo son los desperdicios de
la sociedad de la abundancia: una bicicleta que tiene la rueda rota y
otros objetos desechados para combatir la pobreza de los niños. Pienso
que es una fotografía muy dramática de esta situación. Una foto en la
que se reconoce el hambre y se pretende combatir con los desperdicios
que en realidad es la causa del hambre.

Individualismo institucional
El otro pilar de la condición social de la infancia corresponde a un proceso social que se difunde como norma de conducta: el individualismo
que es la consecuencia de una concepción de la sociedad que se produce por la competitividad global entre regiones del mundo, países,
monedas, empresas, servicios, personas.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

27

La socialización da lugar a la “socialización para la individualización”
(BECK, e GERSHEIM-BECK, 2003). Al niño se le enseña desde pequeño a
ser competitivo y a aumentar sus ganancias personales antes que a ser
miembro de una comunidad que se preocupa de lo colectivo.
Hay un proceso de desacoplamiento o desvinculación del individuo
de la red institucional. Eso no significa el fin de las instituciones pero
sí la declinación de sus poderes, que se expresan en la “crisis” de la socialización y de las normas de conducta, de los principios de referencia
y criterios de evaluación de los comportamientos.
Las niñas y niños son orientados para una exigencia de auto-regulación autónoma que se llama la autonomía infantil que se realiza en
condiciones de regulación heterónoma, por el mercado, por la sociedad,
por los valores sociales individualistas. Éste es otro punto importante
de la condición social de los niños.
Resumo, la imagen del niño de la sociedad de la modernidad tardía,
que en el pasado era entendida como símbolo de futuro y de esperanza
del mundo, hoy da lugar a la imagen de un ser humano pleno y denso
que apenas expresa el sentido de la inocencia y del devenir, sino la síntesis de la complejidad social contemporánea.
Todas nuestras ciudades están llenas de posters con imágenes como
éstas que han fotografiado. La de Barcelona, por ejemplo, que decía:
“niños en riesgo necesitan tu ayuda”. En Madrid, en el metro, hace
unos dos años: “mamá hazlo por nosotros, actúa contra la violencia
conyugal”. Y en Brasil, “la violencia contra la infancia hace que la infancia sea un infierno”. Aquí la realidad termina, más que en el cielo
en el infierno”. Son tres textos elocuentes. Ejemplos que se pueden
encontrar en cualquier ciudad.
Vamos con la segunda casilla.

28

Infancia y Ciudadanía

2. Nuestra piedra va ahora a otro tema: el bienestar subjetivo y
social que debe ser leído a partir de la condición social, de la
globalización y desde el individualismo institucionalizado.
El bienestar subjetivo y social infantil tiene dos acepciones:
1. El equilibrio bio-psicológico que implica la satisfacción de las necesidades fundamentales de la supervivencia, y del equilibrio en
las relaciones del sujeto consigo mismo y con el ambiente social
y natural.
2. Indicador macro-social, de naturaleza económica, que supone el
acceso a bienes de primera necesidad y a la equidad social en la
distribución de los rendimientos de salud y en las condiciones de
acceso a los servicios de salud, predominantemente gratuitos. La
naturaleza social implica el acceso a bienes y servicios sociales
como la educación, pero no solo la educación, debe incorporar la
perspectiva de inclusión e igualdad de oportunidades.
Una visión integrada de bienestar considera que el bienestar social
no es Independiente de las condiciones de desarrollo humano y de los
factores socio-políticos que influencian a las condiciones de existencia de los individuos y de las comunidades. La naturaleza específica
de la sociedad contemporánea exige la conciliación del derecho a una
identidad personal distinta con el esfuerzo colectivo de aceptación e
integración justa de las diferencias.
Una reflexión crítica sobre los derechos humanos exige la consideración de nuevos derechos. Derechos de disfrute cultural, de acceso a
la información, de usufructo del agua y de un ambiente saludable, de
respeto al patrimonio común de la humanidad, de participación en la
formación de la voluntad colectiva.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

29

Pienso que este 25 aniversario de la Convención será también el año de la reflexión sobre
los nuevos derechos y sobre la
reforma de la propia Convención. La actualización de la Convención desde una perspectiva
más multicultural y de apertura
a nuevos derechos y a nuevas
realidades de la infancia contemporánea.
En esta imagen vemos una ciudad con pájaros, mariposas, el sol,
las nubes, el amor como balones que vuelan, también la casa…etc., es
un dibujo de una niña de 7 años. Bienestar es la condición de satisfacción personal e inclusión plena de los individuos y de las comunidades
sociales.
Dentro de la condición social de la infancia contemporánea a partir
de una concepción integral de bienestar social infantil, nosotros podemos actuar política y socialmente con vistas a su realización.
Por sintetizar, en el bienestar infantil están presentes aspectos de
satisfacción individual: acceso al alimento, al agua potable, a un ambiente saludable, derecho a una familia o a condiciones de buen resguardo, a la educación, al entretenimiento, a la protección contra todo tipo
de negligencias, o maltratos, o explotación. Acceso a la información,
escucha y atención a su opinión, entre otros, y de inserción plena a la
sociedad de niñas y niños como ciudadanos específicos. El bienestar
social significa la posibilidad, la necesidad de la ciudadanía infantil.
Entramos en la tercera casilla de la rayuela.

30

Infancia y Ciudadanía

3. La ciudadanía infantil
Una concepción clásica de la ciudadanía rechaza el estatuto político a
las niñas y niños. Habitualmente hay personas, sociólogos, que opinan
que ciudadanía e infancia es una contradicción, pero no lo es, hay que
pensar en otra concepción contemporánea, renovada, de la ciudadanía.
La condición clásica de ciudadanía coloca a los niños en la situación
de preciudadanos y la construcción de la ciudadanía plena pasaría por
la escuela, espacio institucional donde son posibles todas las utopías
igualitarias así como los procesos más refinados de dominación. La escuela ha sido pensada como “fábrica o taller de ciudadanos”.
La equivocación de la expresión está, por una parte, en pensar que
los niños que están en el taller no son ciudadanos, es la idea de ciudadanía diferida; los niños son ciudadanos infantiles. Y, por otra parte,
se entiende la ciudadanía como algo que se obtiene por la disciplina
fabril. La ciudadanía no se obtiene por esta disciplina, es algo inherente
a la condición de los derechos de los niños y se obtiene por la inserción
social de los niños.
La escuela podría orientarse para lograr una efectiva ampliación de
los derechos de niñas y niños, pero también se puede sustentar en lógicas de acción que perpetúan la presencia histórica de la dominación
patriarcal, paternalista y de la dominación de clases.
La escuela no es un taller de ciudadanía, la escuela es la arena de
conflicto entre perspectivas diferentes que son actualizadas en cada
escuela, cada día.
Necesitamos repensar la ciudadanía infantil. Buscar una concepción
alternativa de una ciudadanía clásica de la infancia que implica una
visión ampliada de las posibilidades de la ciudadanía: ciudadanía social, ciudadanía participativa, ciudadanía orgánica o institucional,
ciudadanía cognitiva, ciudadanía íntima.
Hablaré de cada una de estas concepciones de forma breve.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

31

La ciudadanía social implica condiciones estructurales para una
inclusión social plena de todas las niñas y niños; implica, también,
instituciones respetuosas del interés superior del niño; implica, además, la aceptación de la voz de la infancia como expresión legítima
de participación en la ciudad. No hay ciudad sin ciudadanía, como
no hay ciudadanía sin inclusión en la ciudad.
Ciudadanía participativa, es fundamental la imaginación de formas
de auscultación de opinión y de procesos de toma de decisiones por los
niños para hacer que su voz sea verdaderamente escuchada, una voz,
que como se ha dicho hoy, se expresa en mil lenguajes. Una voz que se
expresa con el cuerpo, se expresa muchas veces también, por el silencio.
La participación política de los niños en la ciudad no puede ser pensada a través de modos de imitación “gorilesca” de los comportamientos
políticos adultos. Las niñas y niños no son necesariamente buenos
parlamentarios, aún en miniatura, ni dirigentes “tamaño júnior”
de los partidos políticos o de los gestores institucionales. Hay que
inventar las formas de participación y existen múltiples posibilidades de participación fuera de las formas de la democracia liberal .
Ciudadanía orgánica o institucional significa que los niños son codecisores en la organización y eso supone, por ejemplo en las escuelas, una lógica de acción sustentada en los derechos de la infancia.
La escuela es una relación de trasmisión de cultura, pero también
es una organización en la que gran parte de sus miembros son los
niños y niñas. Los derechos no quedan en la puerta de la escuela,
los derechos son fundamentales para que la escuela pueda realizar
su misión de trasmisión de cultura y eso implica una pedagogía de
la participación.
Es necesaria, también, la imaginación institucional para la elaboración de las reglas y la creación de recursos diversificados de

32

Infancia y Ciudadanía

participación de los niños. Esto tiene como consecuencia una nueva competencia profesional de maestros, profesores y técnicos sociales de las instituciones. La participación de los niños supone la
humanización de la profesión de los maestros, profesores y otros
técnicos sociales.
Ciudadanía cognitiva, menos conocida, las niñas y niños viven en un
universo saturado de formas y de sentidos. Sin embargo, ellos realizan interpretaciones singulares, creativas y frecuentemente críticas
de esas formas y contenidos, por ejemplo, las formas y contenidos de
la tele y de la industria cultural reinventando y transformando esas
interpretaciones en sus actos cotidianos, en sus juegos y en sus interacciones. Es fundamental comprender las interpretaciones de los
niños no como disparates sino como formas legítimas de interpretación. La incorporación del imaginario en el conocimiento del mundo,
inherente a las gramáticas de las culturas de la infancia, corresponde
a un rescate de lo sensible en la interacción con la naturaleza y con
los otros. El imaginario infantil, la creatividad, es un factor de conocimiento y no una incapacidad, ni una marca de inmadurez, ni un
error. Es un factor de conocimiento y desarrollo de los niños.
Finalmente, la ciudadanía íntima. La creación de un espacio-tiempo
democrático para las niñas y niños se inserta en el dominio de las
interacciones sociales, atraviesa el espacio estructural doméstico y
familiar, y se articula con las relaciones intergeneracionales, entre los
mayores y los niños, en todos los contextos de la vida social, sustentados en el reconocimiento de una diferencia que no es minorizante.
La ciudadanía se enraíza en elementos simbólicos y representativos,
que se vinculan con las actitudes y los desempeños interactivos, fuera
de la regulación política o normativa.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

33

La ciudadanía íntima (PLUMMER, 2004) consuma la presencia de los
derechos de los niños en el espacio de las relaciones interpersonales.
Una visión reforzada de la ciudadanía con varios frentes de reflexión,
de aplicación y que es la base de un proyecto.
Cuarta y última casilla de la rayuela:

4. La elaboración de Cartas de Ciudadanía de infancia y juventud
Vamos a ver los fundamentos: La Ciudad de los Niños es una utopía realizable de la ciudadanía de la infancia que pasa por la integración de
las políticas urbanas, pasa por la participación de los niños, pasa por
la organización de los equipamientos y el mobiliario urbano, por la
estructuración de la movilidad, por la sutura social del territorio, para
que no haya regiones muy pobres y regiones muy ricas, territorios de
exclusión y territorios exclusivos. Pasa también, por la programación
cultural para los niños, por las políticas sociales contra la crisis y, por
tanto, no hay ciudad de los niños cuando hay un solo niño con hambre,
un sólo niño desprotegido por falta de recursos, o un sólo niño fuera
de la escuela.
Así, en torno a esta concepción amplia de ciudadanía, desarrollamos un proyecto, en la actualidad, en Guimarães, norte de Portugal,
que hemos llamado Carta de Ciudadanía de la Infancia y la Juventud.
La idea es dotarse en cada municipio de un instrumento regulador
de los derechos de los niños. Se trata de un documento programático
de movilización de la participación ciudadana, para la construcción
de respuestas a los problemas de niñas, niños y jóvenes encauzados en el diagnóstico y evaluación de las respuestas sociales, en la
auscultación directa de los niños y jóvenes y en el análisis de las
implicaciones de todas las medidas de política social en los trayectos de vida.

34

Infancia y Ciudadanía

La construcción de la ciudadanía implica tanto a adultos como a
niños, éstos no son nunca beneficiarios, “clientes” o “público objetivo”, son co-participantes en sus mundos de vida. Los derechos de la
participación deben combinarse con los derechos de protección y de
provisión de las condiciones de bienestar personal y social.
A nivel metodológico la construcción de la Carta de Ciudadanía comprende las siguientes etapas:
Sistematización de toda la información existente sobre los equipamientos sociales en el ámbito de la intervención del proyecto, los lugares dónde están las escuelas, dónde están los colegios, las escuelas
infantiles, los centros deportivos, de ocio…
Realización de entrevistas a los representantes de las entidades locales y regionales que participan en el área de intervención del proyecto:
seguridad social, salud, educación…
Aplicación de una encuesta en forma de cuestionario a las niñas, niños
y jóvenes con un lenguaje adecuado.
Y la realización de un grupo focal de niños y jóvenes, de diagnóstico
y de propuestas de medidas de concreción de los derechos.
Los niños identificaron siete áreas problemáticas en su análisis, voy
a presentar de forma sintética y simplificada algunas de las propuestas
que se produjeron.
*Cuerpo: Es interesante, porque en general el cuerpo no es una cuestión que se asocie a los derechos, el cuerpo como dimensión sobre el
que hay que construir políticas de ciudadanía. Por ejemplo la divulgación de los servicios que puedan existir en materia de promoción de
la salud y de educación sexual. Creación de locales específicos para el

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

35

esclarecimiento de dudas acerca del tema, con equipos multidisciplinares que pudiesen ofrecer respuesta y ayuda a este tipo de problemas.
*Economía: Acceso a información vocacional, acceso a formación inicial y a lo largo de la vida, acceso a condiciones de bienestar social y
prevención de la explotación del trabajo infantil
*Espacio: Garantía de movilidad, es una política de transportes, nuevos horarios de autobuses y accesibilidad. Cualificación de los espacios
públicos; cuidados ambientales.
*Tiempo: Mayor accesibilidad a bienes y productos culturales y recreativos, por ejemplo, hay una propuesta en esta materia de organización de una agenda cultural específica para los niños. Diversificación
y cualificación de los espacios de entretenimiento. Una fórmula que
garantice el acceso de los niños, niñas y jóvenes a equipamientos que
ya están pagados.
*Confort: Promover iniciativas de formación y de apoyo a las familias
y comunidad en general, con competencias y conocimientos que las
responsabilicen.
Una parentalidad responsable, que supone dotar a los padres y a las
madres de estrategias de educación e intervención, concienciando a la
comunidad en general y a las familias en particular sobre la necesidad
de que ofrezcan su apoyo en redes de intercambio educativo.
*Comunidad: Creación de un Consejo de Niñas, Niños y Jóvenes con
intervención junto a una red social municipal y con voz en la Asamblea
Municipal. Participación de niñas y niños en las Asambleas de presupuesto participativo, en algunos municipios se hacen presupuestos participativos pero reservados a adultos. La creación de un órgano constituido

36

Infancia y Ciudadanía

por adultos y niños para el acompañamiento de las políticas públicas
municipales que tengan efectos sobre las niñas, niños y jóvenes.
*Educación: Desarrollo de procesos participativos en las escuelas,
reorientación de actividades curriculares libres y redefinición del estatuto del alumno.
En conclusión, definidos como dispositivos participativos, las Cartas de Derechos de Ciudadanía de la Infancia, son documentos políticos reguladores que hacen viable una ciudad de derechos de inclusión
y de ciudadanía.
Termino con un poema de un poeta portugués, RUY BELO:
En mi juventud antes de haber salido
de la casa de mis padres dispuesto a viajar
yo conocía ya el reventar del mar
de las páginas de los libros que ya había leído.
Llegaba el mes de mayo, era todo florido
La rutina de las mañanas comenzaba a circular
y era sólo oír al soñador hablar
de la vida como si ella hubiese acontecido
Y todo se pasaba en una otra vida
y había para las cosas siempre una salida
¿Cuándo fue eso? Yo mismo no lo sé decir
Sólo sé que tenía el poder de un niño
entre las cosas y yo, había un vecindario,
y todo era posible, era sólo querer

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

37

2ª Conferencia: “EVOLUCIÓN DEL PENSAMIENTO
INFANTIL EN LOS ASPECTOS RELACIONADOS CON
LA CIUDADANÍA”. ELENA MARTÍN
Presenta ROSA VALDIVIA

ELENA MARTÍN es catedrática de Psicología Evolutiva y de la Educación
en la Universidad Autónoma de Madrid y dirige el Máster de Psicología
de la Educación.
Formó parte del equipo del Ministerio de Educación y Ciencia que
diseñó y puso en marcha la LOGSE, siendo Directora General y Subdirectora del mismo durante once años.
Es investigadora del Instituto de Evaluación y Asesoramiento Docente (IDEA) y consultora de la Organización d Estados Iberoamericanos (OEI) para temas de evaluación educativa. Es editora de la revista
Infancia y Aprendizaje.
Sus investigaciones se centran principalmente en temas como:
Evaluación educativa (del aprendizaje, de los Centros y el sistema),
Aprender a aprender (aspectos cognitivos y emocionales), Lectura y
escritura en los procesos de aprendizaje, Atención a la diversidad,
Convivencia en los Centros, Calidad, equidad y evaluación…
ELENA y yo nos conocemos desde hace mucho tiempo y hemos coincidido en múltiples ocasiones y circunstancias variadas. Es para mí una
gran alegría presentar a ELENA MARTÍN como ponente en este Encuentro. Estoy segura de que su conferencia sobre Infancia y ciudadanía
aportará una visión imprescindible en este Encuentro.
Se pueden asociar a ELENA muchas cualidades que hacen de ella un
referente educativo: ideas claras, capacidad de diálogo, trabajadora
incansable… pero yo voy a resaltar dos aspectos que, a mi modo de ver,
la definen y que son muy difíciles de encontrar en la misma persona:
coherencia y compromiso.
Muchas gracias por estar hoy con nosotros.

38

Infancia y Ciudadanía

ELENA MARTÍN
El conocimiento que tenemos acerca de los procesos evolutivos de los
niños y los jóvenes ofrece un valioso sustento al diseño de las situaciones educativas dirigidas al desarrollo de la ciudadanía. Una parte
de ese conocimiento se refiere a principios generales y otra a estudios
centrados en el desarrollo social o moral. Organizaremos el capítulo de
acuerdo a estos dos planos.

Las relaciones entre aprendizaje, desarrollo y educación
En el ámbito de aprendizaje que nos ocupa, como en cualquier otro, un
primer supuesto teórico relevante se refiere a la adopción de una postura
piagetiana o vygotskiana sobre las relaciones entre desarrollo y aprendizaje
(MARTÍ, 2005). A pesar de que ambos enfoques asumen una perspectiva
constructivista —la realidad que conocemos es una construcción al igual
que el propio sujeto—, los mecanismos a los que se atribuye el proceso
de construcción son distintos. En el caso de PIAGET, es la interacción del
sujeto con el medio lo que permite ir reelaborando las estructuras de
conocimiento. Esta interacción se provoca porque los seres humanos,
como el resto de los seres vivos, tenemos una tendencia a la equilibración que ante un conflicto, es decir una actividad con el mundo que nos

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

39

plantea resistencias, tendemos a modificar nuestra forma de aprehender
la realidad, acomodándola, lo que a su vez nos permite apropiarnos de
nuevos conocimientos lo que resulta en una situación más adaptativa.
Esta elegante propuesta del desarrollo, que todavía hoy sigue vigente,
remite a mecanismos individuales de la persona en desarrollo. Estos mecanismos internos interactúan con el medio, pero son mecanismos del
sujeto en desarrollo. Por otra parte, se ha hecho una lectura de la teoría piagetiana que sería discutible pero que tiene fundamento, según la
cual el desarrollo es anterior al aprendizaje en el sentido de que, para
aprender ciertas cosas, es necesario estar en un determinado nivel de
desarrollo. El desarrollo sería por tanto condición para el aprendizaje.
Desde esta perspectiva, la educación tiene un papel secundario, puede
acelerar el desarrollo pero este no depende de su influencia.
La teoría vygotskiana, por el contrario, vertebra sus postulados en
torno al origen social del conocimiento y del desarrollo. Toda función
superior se construye primero en un plano interpersonal que después
se interioriza dando lugar a avances en el desarrollo personal. Las interacciones que tienen lugar entre los sujetos en desarrollo y otras personas, en lo que VYGOSTKI postula como Zona de Desarrollo Próximo, se
entienden como situaciones de aprendizaje que darán lugar a progresos
en el desarrollo. En esta teoría, la interacción con los otros —el aprendizaje— tira del desarrollo. La educación es por tanto un mecanismo
esencial del desarrollo, no un mero facilitador.
Esta forma de entender el papel de la educación tiene una clara repercusión en la enseñanza. Los aprendizajes no están garantizados y
no son espontáneos. La influencia educativa que recibe una persona no
determinada, afortunadamente, su desarrollo pero tiene posibilidades
de mejorar o dificultar su comprensión del mundo, sus sentimientos,
sus relaciones, en último término, la capacidad de dirigir su vida de
acuerdo con sus opciones. Se trata de una responsabilidad que no debe
minusvalorarse. En el tema que nos ocupa en este libro, diríamos que

40

Infancia y Ciudadanía

el desarrollo en plenitud de la comprensión de lo que implica la ciudadanía y de su ejercicio no están garantizados por el hecho de vivir en
sociedad. Se requieren experiencias específicas que contribuyan a los
distintos aspectos que este aprendizaje implica.
Desde esta perspectiva, la educación no se reduce a la escolarización. Las distintas prácticas sociales en las que se encuentra inmerso el
sujeto en desarrollo, que le permiten ir apropiándose del bagaje cultural de su grupo social, se consideran todas ellas contextos educativos.
Así, la familia, las actividades de ocio y tiempo libre en las que se interacciona con los iguales, y los medios de comunicación son, además
de la escuela, los principales microsistemas a través de los cuales la
educación ejerce su influencia, si bien la forma que esta toma presenta diferencias relevantes. La clasificación entre contextos educativos
formales e informales responde a una de las más importantes: el grado
de intencionalidad educativa explícita, de planificación y de sistematicidad. En la escuela se definen los aprendizajes que se desea promover
y se diseña un plan de acción para conseguirlo. La familia no tiene un
currículum explícito ni compartido por toda la sociedad; muchas de
sus actividades no se realizan para enseñar aunque la participación
en ellas provoque aprendizaje. De hecho, los contextos más formales
no son necesariamente los que ejercen mayor influencia educativa. La
educación escolar tiene un grado de artificialidad que lleva en muchos
casos a que resulte más difícil aprender que en entornos más primarios
y naturales como la familia o la interacción con los iguales.
Esta concepción amplia de las prácticas educativas tiene consecuencias para el tema de la ciudadanía que nos ocupa. El análisis y el diseño
de los aprendizajes necesarios para su desarrollo no pueden limitarse
a la escuela Es preciso tomar conciencia de la dimensión educativa, en
este ámbito, del resto de los contextos de los menores. Por otra parte,
hay que avanzar en la coordinación de los distintos microsistemas. No
se trata de que las experiencias sean idénticas. Muy por el contrario,

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

41

la especificidad de cada uno de los contextos es una riqueza y permite
complementar la intervención, pero el desarrollo se verá potenciado
si articulamos las metas y las actuaciones de los diferentes entornos.
En este análisis de ideas clave acerca de los conceptos de aprendizaje
y desarrollo querríamos destacar también el desequilibrio en la atención prestada a la dimensión cognitiva frente a la social y sobre todo
a la emocional. La mayor parte de las teorías psicológicas, incluyendo
las propuestas por PIAGET y por VYGOTSKI, han centrado sus estudios en
los elementos cognitivos del psiquismo humano y muy en menor medida en la génesis de las relaciones y los sentimientos. Este desajuste se
aprecia también a menudo en el currículum escolar donde se atribuye
una clara preponderancia al desarrollo intelectual. La educación para la
ciudadanía no es una excepción y, como veremos en el siguiente apartado, se corre el riesgo de adoptar un enfoque básicamente cognitivo,
y dentro de ello conceptual. Sin embargo, las supuestos que se postulan para el desarrollo cognitivo deberían ser igualmente válidos para
el resto de los ámbitos en que los humanos vamos construyéndonos
y la importancia de la educación en estos procesos es también clara.
La última consideración en cuanto a los supuestos básicos del
desarrollo se refiere atañe al papel de distintos procesos como el
modelado, la acción o la reflexión. Las personas aprendemos mucho
por modelado, pero esta vía de acceso al conocimiento tiene límites
claros. Para comprender determinados aspectos de la realidad, necesitamos actuar sobre ella y, lo que es más importante, reflexionar
sobre la acción. Construirse como un ciudadano activo y responsable
implica ser consciente de las opciones que se van tomando. De otra
forma, estaríamos corriendo el riesgo de caer en el adoctrinamiento.
Por supuesto, la actividad es el origen de cualquier aprendizaje, pero
esto no significa que sea suficiente. Asimismo, es fundamental tener
modelos de comportamiento, pero es preciso desentrañar lo que estamos viendo para trascender los aprendizajes implícitos y poder someter nuestras ideas a revisión.

42

Infancia y Ciudadanía

El papel de los distintos contextos
Cada contexto educativo reúne determinadas características que lo hacen más o menos adecuado para ejercer un tipo de influencia educativa.
La familia, a través del ejemplo que dan sus miembros y de los valores
que se infieren de sus prácticas, suele tener un papel importante en
aprender a ser ciudadano. Es un espacio en el que la reflexión explícita
no está necesariamente tan presente. Sin embargo, las otras vías de
aprendizaje tienen mucha fuerza.
Como se muestra en el gráfico 1, tomado de LLACOTT, MESSINA, NAVARRO, MAIZTEGUI, MURILLO, MALDONADO Y NAVAREÑO (2008), los adolescentes a los que se preguntó sobre el aprendizaje de la ciudadanía
en distintos contextos consideran que la familia es la que más le ha
influido, con una diferencia muy notable con respecto a la escuela.
Gráfico 1. Fuente. LLACOT, MESSINA, NAVARRO, MAIZTEGUI, MURILLO, MALDONADO Y
NAVAREÑO (2008)

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

43

De acuerdo a estos resultados, las experiencias con los iguales no tendrían un papel demasiado relevante. Sin embargo, es en este contexto
donde se dan relaciones simétricas de reciprocidad que son esenciales
para la autonomía. El tipo de participación que tiene lugar en estos
contextos es muy distinta de la que se produce con adultos y contribuye
de manera muy significativa al desarrollo social y moral.
La escuela, por su parte, se enfrenta a mayores dificultades para
provocar aprendizaje y desarrollo ya que las actividades que en ella se
realizan carecen de la autenticidad de las que realizan en otros contextos, y con ello de la motivación y significado que estas despiertan. La
presión acreditativa de la escuela también constituye un serio impedimento para aprender. Sin embargo, la educación escolar es la responsable de hacer comprender el mundo y no solo de aprender a actuar en
él con éxito. Esta función epistémica es esencial en la educación de los
ciudadanos ya que, como se ha señalado más arriba, no se puede ejercer
la ciudadanía si no es de forma consciente y deliberada, es decir, libre.
Por otro lado, la escuela es el único contexto educativo obligatorio
y como tal el único que podría garantizar la igualdad de oportunidades. La educación en la ciudadanía es un aprendizaje imprescindible
y no puede quedar por tanto al albur de la actuación de otros agentes
educativos que no tienen la mayoría de las veces conciencia de esta
responsabilidad ni preparación para llevarla a cabo.
A la escuela le corresponden varias funciones en este ámbito del
desarrollo, que conviene no confundir ya que responden a metas distintas y conllevan prácticas escolares diferentes. Como plantea CÉSAR
COLL, (2006), es distinto educar sobre, en y para la ciudadanía. En el
primer caso, el objetivo es conceptual. Se trata de ayudar a que los
alumnos y las alumnas identifiquen qué significa ser ciudadano, cómo
ha evolucionado esta concepción, qué derechos y deberes conlleva,
cómo puede promoverse…En último término, se pretende tematizar
la ciudadanía. Educar en la ciudadanía remite en cambio a la intención

44

Infancia y Ciudadanía

de desarrollar experiencias y prácticas de ciudadanía. Hacer de la escuela un lugar en el que se aprende a participar, a asumir responsabilidades, a rendir cuentas y saber pedirlas…Por último, educar para la
ciudadanía pone el foco en el hecho de que solo si la educación escolar
permite a un alumno o alumna apropiarse de las competencias básicas
—depositadas en educación obligatoria— podrá realizar su proyecto de
vida como un ciudadano con plenos derechos y deberes. Quien sale de
la escuela sin estos aprendizajes está en inferioridad de condiciones
para ser ciudadano, y esa responsabilidad no es solo de la escuela sino
de toda la sociedad.
El debate acerca de la asignatura de educación para la ciudadanía
se relaciona en gran medida con esta diversidad de metas. Más allá del
profundo desencuentro ideológico que subyace a esta polémica, se ha
destacado el riesgo de creer que una asignatura puede cubrir la compleja intervención educativa que requiere aprender a ser ciudadano. La
asignatura podría satisfacer los elementos conceptuales de la educación
para la ciudadanía, pero no educaría en ni para ella, y podría en cambio
llevar a que el resto del profesorado no se sienta responsable de esta
dimensión fundamental del currículum (MARTÍN, 2006).
El papel de la escuela es por tanto crítico, pero ello no debe hacernos
olvidar la importancia del resto de los contextos. De ahí la interesante
aportación de los Proyectos Educativos de Ciudad (COLL, 2013). A pesar de ser una experiencia todavía muy infrecuente, resulta muy interesante el esfuerzo de determinados ayuntamientos por coordinador
las políticas escolares, sociales, culturales, de juventud y de familia al
servicio de unos mismos objetivos y desde un enfoque educativo común. Ello lleva a provechar mejor todos los recursos del municipio y,
lo que es más importante, a promover la responsabilidad del conjunto
de la comunidad en el desarrollo de niños y jóvenes.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

45

La participación: clave de la ciudadanía
La participación es la vía privilegiada para aprender a ser ciudadano; el
ejercicio de los derechos y deberes que conlleva constituye el camino
natural para su desarrollo. Por otra parte, los menores ya son ciudadanos y por tanto su opinión debe ser tenida en cuenta en las estructuras
e instituciones de participación que les corresponden, como se recoge
en la Convención de Derechos del Niño. En la participación, es necesario compatibilizar esta doble perspectiva, la de sujetos en desarrollo y
ciudadanos con derechos reconocidos.
La investigación pone de manifiesto que quienes asumen tareas de
responsabilidad en los grupos alcanzan niveles más altos de desarrollo
social. Un ejemplo claro es el de los alumnos ayudantes. Estos alumnos
y alumnas, cuya función es mejorar la convivencia en el grupo de clase
estando atentos a las dificultades de relación que puedan tener algunos de sus compañeros o intervenir en el caso de conflictos, muestran
una mejora significativa de sus habilidades sociales (ANDRÉS, 2009;
Granizo, 2011).
Asimismo, los resultados del Estudio Internacional de Civismo y
Ciudadanía (ICCS) realizado por la International Association for the
Evaluation of Educational Achievement (IEA) en 1999 muestran que
quienes participan más durante la adolescencia tienen en la edad adulta mayor compromiso político (MENEZES, 2003). A los participantes se
les preguntaba si habían participado o estaban participando en alguna
organización afiliada a algún partido político o sindicato, ecologista,
de defensa de los derechos humanos, un grupo de voluntariado o alguna otra organización social, y en otro apartado de la encuesta por su
disposición a realizar determinadas actividades políticas (participación
en elecciones, ayudar a un candidato o a un partido político durante
una campaña electoral, afiliarse a un partido político, a un sindicato,
o presentarse como candidato a las elecciones municipales). Aunque

46

Infancia y Ciudadanía

hay que tomarse con prudencia estos datos ya que se trata de lo que
los adolescentes dicen que hacen o harían y no de comportamientos
observados, son resultados que coinciden con la tendencia general de
los estudios sobre influencia de la participación.
Precisamente por ello, hay que prestar atención a los datos que
apuntan a que el nivel de participación de niños y jóvenes no es tan
alto como sería deseable. En el estudio ICCS se pone de manifiesto que
los estudiantes españoles de 14 años participan menos en distintas organizaciones que la media obtenida de los países que participaron (ver
gráfico 2). Para saber si creían tener alguna influencia en las decisiones
que afectaban a su centro escolar se les preguntó si se tomaba en cuenta su opinión cuando había que decidir sobre asuntos como la manera
de dar clase, lo que se enseñaba, los libros de texto y otros materiales
didácticos, el horario y las normas de clase y del centro. Como se muestra en el gráfico 3, la valoración de la participación de los estudiantes
españoles está por debajo de la media (MEC, 2010).
En esta misma línea apuntan los resultados de un estudio realizado por GRANIZO (2011) con una metodología cualitativa que permite
profundizar en los datos cuantitativos. Se entrevistó a 63 alumnos y
alumnas de los cuatro cursos de la Educación Secundaria Obligatoria
y de Bachillerato. Los estudiantes consideraban muy escasas (3,2%)
las situaciones en las que la participación se producía en los centros
escolares por iniciativa propia (ver gráfico 4).
Un último dato que nos parece relevante es el que se obtiene en esta
misma investigación cuando se pregunta a los estudiantes hasta qué
punto consideraban importante participación en el ejercicio de la ciudadanía. Como se muestra en el gráfico 5, el 61,2% de los estudiantes
consideran que es importante pero no necesario, lo que coincide con
esa visión pasiva que se reflejaba en la percepción de la participación
escolar.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

Gráfico 2. Valoración de los estudiantes de su participación cívica en la
comunidad local. Datos estudio ICCS 2009 (Fuente: MEC, 2010)

Gráfico 3. Valoración de los estudiantes de su participación en el centro.
Datos estudio ICCS 2009 (Fuente: MEC, 2010)

47

48
Gráfico 4. Distribución de la
iniciativa de la participación en los
centros según el alumnado.
(Fuente: GRANIZO, 2011)

Infancia y Ciudadanía
Gráfico 5. Valoración de la importancia
de participación en un buen
ciudadano.
(Fuente: GRANIZO, 2011)

En los centros escolares españoles las estructuras de participación van
perdiendo importancia a medida que se progresa en las etapas educativas. La experiencia tan positiva de las rondas o corros de la Educación
Infantil no siempre encuentra un correlato en la Primaria y menos aún
en la Secundaria. Sin embargo, en aquellos centros donde se mantienen
las asambleas, tanto profesores como alumnos valoran mucho estas experiencias. Contar con un espacio semanal en el que se puedan analizar
las relaciones y los comportamientos de todos, incluidos los docentes, y
en el que los propios alumnos regulen la participación de sus compañeros
cuidando tanto el contenido como la forma de argumentar y ejercitando
la ponderación en los juicios de valor es sin duda una oportunidad muy
valiosa para el aprendizaje de la ciudadanía. Las estructuras de delegados se limitan demasiado a menudo a aspectos formales sin permitir
la participación en temas relevantes, como puede ser la evaluación o
los conflictos de poder con los profesores (SUSINOS Y CEBALLOS, 2012).
La falta de participación se manifiesta también en otras esferas
sociales. Son escasos los Consejos de Infancia, aunque la tendencia
afortunadamente muestra un progresivo aumento. Las necesidades
de los menores tampoco se tienen en cuenta todo lo que se debiera
en las decisiones urbanísticas. Se trata de un colectivo que, como la

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

49

tercera edad, resulta muchas veces invisibles en la planificación, sobre todo de los núcleos urbanos. La oferta de actividades culturales y
deportivas disponible para los niños y jóvenes tampoco es demasiado
amplia ni variada.
Por otra parte, es importante destacar la importancia de las concepciones y pautas de crianza de los progenitores. No hay que dar por
sentado que los padres y las madres, o cualquier otro responsable de la
educación familiar de los menores, tengan conciencia de la influencia
que ejercen al elegir las actividades que sus hijos e hijas realizarán. Los
padres no sólo organizan el entorno familiar. Eligen también el centro
escolar, las actividades de ocio y en gran medida el tipo de amigos con
el que se relacionaran sus hijos. Las ideas que los progenitores mantengan acerca de la educación para la ciudadanía, de forma explícita o
implícita, repercutirán en la importancia que den a este aprendizaje en
las actividades cotidianas de la familia, en la selección de las extraescolares, o en la iniciación en agrupaciones sociales.
Además de las características de los contextos hasta ahora analizadas, sabemos que en la participación influyen otras variables. Una
de las más importantes es el nivel de implicación que proviene de la
relevancia que se atribuye a la actividad. La autenticidad de la que ya
hemos hablado es esencial desde este punto de vista. A todos nos resulta mucho más motivador implicarnos en un proyecto de aprendizaje
servicio (PUIG ROVIRA, CERDÁ, GRAEL, MARTÍN, MUÑOZ, TRILLA, GIJÓN, RUBIO,
PALOS, BATLLE, BOSCH, CLIMENT, 2009) encarnado en personas concretas
que contribuir en un programa de cooperación cuyos beneficiarios nos
resultan anónimos y nuestra participación es muchas veces meramente
económica. No estamos diciendo que no haya que enseñar a participar
en estas actividades. Lo que queremos destacar es que ese aprendizaje
necesita primero de actividades que supongan una mayor implicación.
Poder establecer relaciones personales con quienes participan en
el proyecto es uno de los factores que más ayuda a comprometerse en

50

Infancia y Ciudadanía

la actividad. La interacción social es un pilar de la educación para la
ciudadanía. Mucho más cuando permite el contacto con personas diferentes, en el amplio sentido de la diversidad. No resulta sencillo apreciar la diversidad, a pesar de que sea una riqueza. Para vivirla como tal
hay que vencer muchos estereotipos. Sin embargo, no siempre se tiene
conciencia de que la ciudadanía implica contribuir a una sociedad que
valora e incluye a todos. En el estudio de LLACOTT, MESSINA, NAVARRO,
MAIZTEGUI, MURILLO, MALDONADO y NAVAREÑO (2008) se preguntó a los
adolescentes qué significaba ser un buen ciudadano en esta sociedad.
Los resultados, que se recogen en el gráfico 6, ponen de manifiesto que
la inclusión es una característica que muy pocos participantes señalaban en la entrevista.
Gráfico 6. Dimensiones de la ciudadanía incluidas en las definiciones de
los adolescentes. (Fuente: LLACOTT, MESSINA, NAVARRO, MAIZTEGUI, MURILLO,
MALDONADO y NAVAREÑO, 2008)

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

51

Ejes de desarrollo de la educación para la ciudadanía
Formarse como ciudadano implica desarrollar múltiples dimensiones
de la persona y aprender tanto conceptos como formas de actuar y los
valores que las sustentan. No obstante, hay algunos ámbitos de la evolución personal que se ven especialmente implicados en el proceso de
hacerse un ciudadano cada vez más autónomo, activo y responsable.
En este último apartado del capítulo nos referiremos a tres de ellos: la
superación del egocentrismo, el juicio moral y la comprensión de las
instituciones sociales.

La superación del egocentrismo
Desde el punto de vista cognitivo, el egocentrismo significa tener dificultad para ponerse en el punto de vista de los demás. Se trata de una
característica propia de los niños y niñas en la primera fase de la infancia –hasta los siete u ocho años- que sigue manifestándose en cierta
medida a lo largo de todo el desarrollo. Todos tenemos la experiencia
del esfuerzo que la mayoría de las veces nos supone abandonar nuestra perspectiva para adoptar la de otro. Sin embargo, es una capacidad
esencial para la convivencia de los ciudadanos. La cohesión social implica la articulación de intereses y necesidades distintas, para lo cual
hay que identificar esta diversidad, valorarla y trabajar para hacer posible su satisfacción.
La tendencia más natural en el desarrollo, la que caracteriza al ser
humano hasta que la cultura ejerce su influencia en la natura, es el realismo. Es decir, considerar que nuestra forma de ver la realidad es “la
forma”. El perspectivismo refleja un claro avance en el razonamiento
de niños y jóvenes, ya que implica aceptar que el conocimiento verdadero no existe; la naturaleza constructiva del psiquismo humano solo

52

Infancia y Ciudadanía

permite elaborar mapas del territorio (Pozo, 2008). Adoptar un enfoque perspectivista es imprescindible para la comprensión de las reglas
sociales. El egocentrismo lleva a considerarlas válidas en sí mismas,
sin posibilidad de revisión. Es importante, no obstante distinguir el
perspectivismo del relativismo. No todo punto de vista es igualmente valioso. Es posible establecer criterios que permitan identificar las
perspectivas que mejor dan cuenta de la realidad. El relativismo radical dificulta el desarrollo del juicio moral, al que nos referiremos en el
último epígrafe.
La superación del egocentrismo es difícil no únicamente por razones cognitivas sino también emocionales. Al poner en duda el punto
de vista propio hay que afrontar la incertidumbre y la ansiedad que ello
conlleva. Para educar en la ciudadanía es preciso prestar atención al
desarrollo de estos recursos emocionales; ayudar a que niños y jóvenes
identifiquen sus sentimientos, no sólo sus ideas, y no se dejen llevar
por la tendencia a mantenerse en su perspectiva.
La dimensión emocional se refleja también en la capacidad de sentir
con el otro, tanto en las experiencias positivas como en las negativas
(padecer-con). Aunque entender al otro esté estrechamente relacionado con la empatía, son dimensiones diferentes que necesitan experiencias educativas específicas aunque no desconectadas. Quien educa
debe ayudar a tomar conciencia de los dos planos y a aprender ambas
competencias.

La comprensión de las instituciones sociales
Ejercer como ciudadano o ciudadana requiere también comprender el
funcionamiento de las instituciones sociales; es lo que se conoce como
“social cognition”. Multitud de estudios muestran la complejidad que
ello supone y las características del pensamiento de niños y jóvenes

53

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

en los distintos momentos del desarrollo de esta capacidad de razonar
sobre lo social (Ver Tabla 1).
Tabla 1. Evolución de la comprensión del mundo social. (Fuente: DELVAL, 1994)

10-12 años

13-14 años

Aspectos perceptibles.
Los derechos se confunden
con voluntades personales.
No perciben conflictos.
Visión armónica.
Si alguien hace algo mal,
será por ignorancia o
maldad.
El mediador tiene que
convencer al otro.
Motivaciones y relaciones
personales.
Percepción ingenua del
cambio social: sencillo y
rápido.
Quienes mandan lo hacen
porque saben mucho y
pueden solucionar los
problemas.

Elementos
que implican
inferencias.
Distinción
relaciones
personales y
sociales.
Se perciben
los conflictos
aunque no se
encuentran
soluciones.

A partir de 14
Las explicaciones son
sobre todo a partir de
procesos ocultos que
implican inferencia.
Se articulan
perspectivas.
El mediador en un
conflicto intenta
la cesión parcial de
derechos.
Se sabe que los
cambios sociales son
lentos.
Las normas se aplican
de manera flexible.
Actitud crítica.

Son muchos los aspectos del mundo social cuya evolución se ha investigado. En un el libro del JUAN DELVAL, de 2007, puede encontrarse una
excelente revisión de los realizados hasta esa fecha. Más recientemente,
merece la pena destacar el estudio sobre la comprensión de la identidad nacional (DEL BARRIO, HOYOS, PADILLA Y LARA, 2013); acerca de los
conceptos de raza y etnia (NAVARRO Y OTROS, 2009); o el que explora
las ideas que niños y jóvenes tienen sobre el desarrollo sostenible (RODRÍGUEZ Y OTROS, 2008).

54

Infancia y Ciudadanía

El desarrollo del juicio moral
En palabras de ADELA CORTINA (2006), “Los valores que componen la
ciudadanía son, pues, los de la libertad entendida como independencia
y como participación, pero también como autonomía y no dominación;
la igualdad en dignidad, que lleva aparejadas exigencias de igualación
política, cultural y económica; la solidaridad, sin la que es imposible
universalizar la libertad, dado que todo ser humano es débil y menesteroso en algún tiempo y forma de su vida; el respeto activo hacia éticas
de máximos diferentes a las que una persona mantiene, con tal de que
representen un punto de vista moral; y el diálogo para resolver conflictos y formar una voluntad común , sabiendo que este diálogo tiene
sentido en aquellas condiciones en las que no van a salir perjudicados
con él los peor situados” (pág. 70).
Una vez más, el énfasis en la educación en valores no está en la acción, conducta moral, sino en la reflexión acerca de la moralidad de la
acción: juicio moral. Su desarrollo implica el progreso desde la heteronomía a la autonomía. Los más pequeños valoran tomando en cuenta
los resultados, no la intención; tienden a utilizar sanciones expiatorias y no por reciprocidad; a una justicia retributiva, no distributiva;
interpretan las normas de forma literal. De acuerdo a los estadios que
plantea KOHLBERG (1969) el nivel más sofisticado en el desarrollo moral
–el postconvencional- es muy poco frecuente. Implica un tipo de razonamiento muy sofisticado y una capacidad muy alta de ponerse en el
punto de vista del otro. Un estudio muy conocido de EISENBERG (1989)
pone de manifiesto que, al final de la Educación Secundaria, son una
minoría los estudiantes que muestran una moral prosocial y una conducta regido por el altruismo.
De nuevo conviene recordar que este tipo de forma de concebir el
mundo y de actuar sobre él va contra natura, es decir, supone doblegar a través de la cultura la tendencia primaria que caracteriza al ser

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

55

humano. Es sin duda el objetivo, pero conviene que recordemos que
es una tarea compleja. Educar en y para la ciudadanía supone desarrollar lo más valioso y específico de la persona; lo que nos hace más humanos. Una tarea difícil que por tanto requiere del trabajo conjunto
y coordinado de todos quienes ejercen influencia educativa sobre los
sujetos en desarrollo.

BIBLIOGRAFÍA
ANDRÉS, S. (2009). Los sistemas de ayuda entre iguales como instrumentos de mejora de la convivencia en la escuela: evaluación de una
intervención. Madrid: IFPIE, MEC.
BARRIO, C DEL, HOYOS, O., PADILLA, M.L. Y LARA, (2013). La sociedad y el
yo en la construcción de la identidad nacional. Estudios de Psicología, 34 (1), 49-59.
COLL, C. (2006). Educar para la ciudadanía en la sociedad actual: escenarios educativos y aprendizajes básicos. Conferencia presentada en el
1º Encontro Internacional Pátio-ISME de Educaçâo para a Cidadania.
Sâo Paulo, Brasil, 31 de octubre de 2006. Consultado el 19-02-2014
en http://www.psyed.edu.es/prodGrintie/conf/CC_EducarCiudadania_06.pdf
COLL, C. (2013). El currículo escolar en el marco de la nueva ecología
del aprendizaje. Aula, 219, 31-36.
CORTINA, A. (2006). Educación en valores y ciudadanía. En M. MARTÍNEZ
Y G. HOYOS (coords.): La formación en valores en sociedades democráticas. (pp. 51-80). Barcelona: Octaedro-OEI.
DELVAL, J. (1994). El desarrollo humano. Madrid: Siglo XXI.
DELVAL, J. (2007). Aspectos de la construcción del conocimiento sobre
la sociedad. Revista de Investigación en Psicología, 10(1), 9 – 48.

56

Infancia y Ciudadanía

EISENBERG, N. (1989). The development of prosocial value. En N. EISENBERG, J. REYKOWSKI Y E. STAUB (Eds.). Social and moral values.
Hillsdale, L.A.E, pp. 87-103.
GRANIZO, L. (2011). El papel de la participación del alumnado en los institutos de educación secundaria. Tesis inédita. Universidad Autónoma
de Madrid.
KOHLBERG, L. (1969). Stage and sequence. The cognitive developmental
approach to socialization. En D.A. GOSLIN (Ed.). Handbook if socialization theory and research. Chicago: Rand McNally.
LLACOTT, L., MESSINA, C., NAVARRO, A., CONCHA MAIZTEGUI, C., MURILLO, J.,
MALDONADO, A Y NAVAREÑO, P. (2008). Exploring Students’ Voices on
Citizenship. En A. ROSS Y P. CUNNINGHAM (Eds.). Reflecting on Identities: Research, Practice and Innovation Proceedings of the tenth Conference of the Children’s Identity and Citizenship in Europe Academic
Network. Londres: CiCe.
MARTÍN, E. (2005). Desarrollo, cultura y educación. Madrid: Amorrortu
Editores.
MARTÍN, E. (2006). La enseñanza de valores. Análisis de su papel en las
metas educativas y criterios para valorar distintas opciones metodológicas. En F. REVILLA (coord.) Educación y Ciudadanía. Valores para
una sociedad democrática. (pp. 135-148). Madrid: Biblioteca Nueva.
MENEZES, I. (2003). Participations Experiences and Civic Concepts, Attitudes and Engagement. Implications for citizenship educational
projects. European Educational Research Journal, 2(3), 430-445.
MINISTERIO DE EDUCACIÓN (2010). Estudio ICCS. Estudio Internacional
sobre Civismo y ciudadanía. IEA. Informe español. Madrid: MEC.
POZO, J.I. (2008). Aprendices y maestros. Madrid: Alianza.
PUIG ROVIRA, J.M., CERDÁ, M., GRAEL, M., MARTÍN, X., MUÑOZ, A., TRILLA,
J., GIJÓN, M., RUBIO, L., PALOS, J., BATLLE, R., BOSCH, C., CLIMENT, T.
(2009). Aprendizaje servicio (ApS). Educación y compromiso cívico.
Barcelona: Graó.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

57

RODRÍGUEZ, M., KOHEN, R. Y DELVAL, J. (2008). El desarrollo sostenible
en la mente del niño y el adolescente: el puente entre la naturaleza
y la economía. Medio Ambiente y Comportamiento Humano, 9(1y2),
197-221.
SUSINOS, T. Y CEBALLOS, N. (2012). Voz del alumnado y presencia participativa en la vida escolar. Apuntes para una cartografía de la voz del
alumnado en la mejora educativa. Revista de Educación. 359, 24-44.

58

Infancia y Ciudadanía

COLOQUIO
GOYO.- Hola, soy GOYO de UNICEF. Quiero hacer una pregunta con respecto a lo que has mencionado, cómo entrelazar todo eso dentro de la
comunidad, porque descubrimos que, independientemente de que hay
una pobreza fuerte económica en el barrio y una pobreza social también muy grande, se aprecia una característica profunda, muy seria,
que es la pobreza política. Y todo eso, junto a estos conceptos de los
que hemos hablado esta tarde en el trabajo que has expuesto y que me
ha encantado, me parece que es un freno para poder entender todo de
cara a la participación familiar, la comunidad, la escuela, el instituto,
la gente, la calle, el barrio, etc…
Yo os preguntaría si dentro de los análisis que vosotros habéis hecho, aparece como una exclusión, la pobreza política, como un elemento
a tener en cuenta.

ELENA.- Yo creo que para contestar a la pregunta que ha hecho GOYO de
cómo hay que trabajar en la comunidad, lo primero que tendrías que
decirme qué entiendes tú por comunidad. Creo que no se puede enseñar nada que uno no tenga claro, qué es lo que quiere que se entienda.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

59

Si lo que tú quieres destacar de comunidad es que es un espacio en el
que uno comparte intereses y experiencias vitales o quieres destacar
de comunidad que es algo que trasciende la familia o los conocidos; lo
primero es saber qué quieres tú destacar.
Te lo digo como una pregunta no retórica, una vez que tienes claro
qué quieres de eso, es preguntarles a ellos qué entienden, partir de los
conocimientos previos que tienen, como con casi todos los aprendizajes, y si no han salido contradicciones entre ellos, que habitualmente
salen. En fin, el uso del concepto de comunidad es en sí mismo polisémico: algunos, como has dicho, piensan en comunidad de vecinos,
otros en comunidad autonómica, otros hablan de convivir. El término,
en cualquier investigación, puede dar lugar a confusión a no ser que
se especifique qué se entiende por comunidad.
Luego, yo creo entender lo que dices de que hay una pobreza política
y me parece un diagnóstico de algo grave, pero también creo que nos
cuesta, a veces, aceptar que puede haber maneras de hacer política distintas a las que, a lo mejor, tú y yo, por edad, podemos compartir y no
sé si estás hablando de una cosa o de la otra. Por ejemplo, los jóvenes
no son gente que se sienta atraída por los partidos, pero con el movimiento 15M se ha demostrado que hay otras formas de hacer política
además de los partidos y los sindicatos. Mientras haya un compromiso
por el bien común y haya una comprensión de los problemas más que
una tendencia ingenua de la ayuda al otro como solución, esta comprensión es más difícil cognitivamente y eso es a lo que yo llamo política. En cualquier caso, creo que la única manera de enseñar cualquier
cosa es implicándose en la acción política.
JUANILLO.- Con respecto a lo que se está diciendo, nosotros lo que sí hemos hecho es cambiar los procesos de participación, ver el pensamiento
y las dificultades que existen dentro de la comunidad y del barrio y, a
partir de ahí, que suceda lo que suceda. Pero vemos que durante 15 ó

60

Infancia y Ciudadanía

20 años se pasaba una vida política muy imaginada a través de los votos cada cuatro años y, mientras, los ciudadanos quedaban empobrecidos políticamente; y luego se extrañan que los barrios más periféricos
con una situación más difícil voten muchas veces a la derecha. Estoy
de acuerdo contigo, hay que hacer procesos de diálogo, de descubrir
nuevas formas, es un proceso muy lento y nosotros, los educadores,
nos encontramos, a veces, muy perdidos también.
SARMENTO.- En el concepto de comunidad y su aplicación por los jóvenes y por los niños, pienso que las definiciones clásicas nos ayudan
a comprender términos que son polisémicos y que funcionan un poco
como conceptos paraguas de la realidad social. En el concepto comunidad, ciudadanía, participación, igualdad… es necesario definir con
precisión a qué nos referimos con estos temas.
Comunidad, según una definición clásica, es el sentimiento de nosotros; tiene una dimensión afectiva que naturaliza las relaciones entre comunes, entre personas, que contempla a personas que se sienten dentro
del mismo círculo. No es lo mismo que sociedad, que implica un contrato
basado en cualquier forma de racionalidad; por tanto, en una definición
un poco más rigurosa, son todas las relaciones, todas las interacciones
humanas, interacciones dominadas por procesos de reflexión. Creo que
este análisis tampoco está completo, que hay comunidades, en el sentido
tradicional, siempre que los ciudadanos construyan un entorno con un
sentimiento colectivo de pertenencia y de reconocimiento común. Esto
es importante para los niños y para los jóvenes, donde el concepto de
comunidad es un concepto muy presente, por ejemplo, el concepto de
comunidad de iguales, de amigos, también comunidad virtual.
La comunidad es una manifestación cultural que ha sido construida
con un sentimiento colectivo. Es importante la referencia a la comunidad
porque es algo que puede ser políticamente construido, con relaciones de reconocimiento y pertenencia dentro de un espacio territorial.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

61

La otra cuestión es la pobreza política. Yo tengo alguna dificultad
en comprender el concepto de pobreza política. La derecha en Portugal es políticamente muy refinada, casi exquisita, en las formas hay, tal
vez, una cierta riqueza política para servir a los que no son intereses
colectivos y servir a la troika, a las potencias dominantes en Europa,
al capital financiero… y con ese refinamiento nos cuentan ahora que
nosotros hicimos la crisis en Portugal. Hay una paradoja que dice Portugal está mejor, los portugueses están peor. Reconozcamos que aquí
hay un juego político sofisticado, sutil.
Hay un aspecto decisivo en la participación política de los niños: cómo
garantizar en una ciudad de los niños, una ciudad amiga de la infancia
formas de participación que no sean restrictivas, cómo garantizar que
los niños tengan participación política a su medida. Es necesario fortalecer la riqueza de las formas políticas, no solamente reducir la participación a las asambleas, que pueden ser importantes pero que no son,
probablemente, la forma más adecuada de participación. Yo creo que la
participación con formas más fluidas, menos estructurada, más libre, es
fundamental. Esto significa garantizar una mayor riqueza política que
contemple políticas encaminadas a la inclusión política de la ciudadanía
ROSA MADEIRA.- Tengo algunos problemas con el idioma. Existe una
perspectiva diferente entre las áreas problemáticas que surgen en las
cartas de ciudadanía: el cuerpo, la economía, el tiempo, el espacio…,
y las problemáticas planteadas, según mi experiencia, por los niños:
derechos y deberes, convivencia, conciencia ambiental, inclusividad,
etc. En fin, un planteamiento diferente.
Uno de los riesgos es que se piensa que poner a los niños a participar
resulta artificial, que no es muy bueno. El problema es cómo construir otra
imagen de la participación de los niños en la escuela, en la familia, en la
comunidad. Necesitamos cambiar nuestro punto de vista; he pensado que
para cambiar los puntos de vista necesitamos discutirlo con los niños.

62

Infancia y Ciudadanía

Tengo una experiencia muy reciente: nosotros estuvimos trabajando
durante medio año con niños que estuvieron conversando con adultos
sobre los problemas de la participación; después, lo explicamos todos juntos a los miembros de la comunidad educativa. Todo el mundo
decía que los niños están muy ocupados, no tienen tiempo, no tienen
permiso de los padres, hay problemas con el transporte… No sabemos
quiénes son los niños.
Es preciso que nosotros reflexionemos sobre esto cuando pensamos
en la participación ciudadana de los niños.
RAMÓN.- Querría hacer algunas preguntas a ELENA: ¿se puede ser ministro sin superar el egocentrismo? Sobre el tema de la relatividad de
las relaciones, yo me acuerdo de uno de mi pueblo que una vez fue a
París y creía que allí eran todos extranjeros.
Y por último, sobre el tema del juicio moral de los niños, tan ligado
a los resultados, cuando constatan que luego de adultos se pasa a sancionar más al que roba un pan para comer que al que roba unos cuantos
millones y luego los pone en Suiza.
Son cuestiones que planteo un poquito en broma pero que requieren cierta reflexión. Y sobre el tema de la falta de reflexión ligada a la
acción, me estaba acordando de La Ola, esa película donde los alumnos
actúan por imitación sin haber hecho una reflexión profunda sobre lo
que se les está proponiendo.
ELENA MARTÍN.- De la intervención de ROSA lo único que puedo decir
es que me alegra tu reflexión porque resume lo que me he propuesto
como objetivo, es una idea evolutiva, es decir, la mente de los niños
no es la de los adultos en pequeño, es cualitativamente distinta y, por
tanto, intentar hacer algo con ellos y con ellas sin tener en cuenta la
especificidad de esa manera de pensar, de actuar, de sentir es un poco
estar condenado al error.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

63

Pero también hay que aceptar que educar es una relación asimétrica, no sé si estarás de acuerdo con esto, y es una actividad moral, es
decir, que tú decides llevar a alguien hacia algún sitio. En ese llevarle
puede ser que él decida que no quiere quedarse donde le has llevado
porque tú le has enseñado que lo importante no es el sitio al que se llega sino que puede decidir no quedarse en ese sitio, pero eso no puede
conseguirse sin dirección; por tanto, hay asimetría y alguien tiene que
decidir cómo empezamos.
Yo creo que esta tensión entre decidir que hay que diseñar una ciudad
para los niños, es diseñarla desde alguien que tiene una manera de ver
el mundo pero que tiene conciencia de que quizá la manera que tienen
los niños no es la misma y que su manera no tiene por qué ser necesariamente buena; tampoco hay que caer en la ingenuidad de pensarlo.
Educar no es suplir la competencia del otro sino construirla.
Las preguntas de RAMÓN, obviamente, son retóricas, es evidente que
se puede ser ministro y egocéntrico.
Es evidente que hay situaciones de una gran injusticia y que todo el
mundo lo sabe, eso es importante. Nosotros podemos no tener un derecho pero sabemos que es un derecho. Lo malo es cuando se pone en
duda que sea un derecho. Yo me muero de hambre y tú sabes que eso no
debería ocurrir, pero cuando se llega a justificar que hay personas que
ya no son necesarias para el sistema, donde se pone en duda no que te
den el derecho sino que tengas el derecho, que es lo que yo creo que
está pasando, entonces es que hay un cambio conceptual.
El cuestionamiento de los derechos es lo más grave que nos puede
llegar a pasar, sobre todo, para las personas que van a crecer en este
caldo de cultivo y que no han visto otra cosa, a no ser que alguien se
lo haga ver.
SARMENTO.- Le diría a ROSA que quizá esas diferentes perspectivas teóricas tienen una base común, que es lo más importante. Pero la cuestión

64

Infancia y Ciudadanía

principal de ROSA es cómo escuchar a los niños, acceder a su voz y entender esa voz no desde una perspectiva adultocéntrica.
Voy a dar dos ejemplos sobre los derechos. Es habitual entre mis
alumnos hacer entrevistas a niños pequeños en escuelas infantiles o primarias sobre los derechos de los niños con una metodología adecuada,
mediante, por ejemplo, dibujos animados de UNICEF muy interesantes.
Se pregunta a los niños y a las niñas qué derechos tienen. Por ejemplo,
dice un niño, yo tengo el derecho a tener un gato, sin embargo, este
derecho no está recogido en la Convención. Otro, tengo derecho a salir
a pasear con mi padre sin que se entretenga hablando con sus amigos,
tampoco aparece en la Convención.
Hay dos formas de entender esto, una es articular estas propuestas
de los niños con un formato estructurado por los adultos o escuchar lo
que quieren decir los niños.
Tengo derecho a tener un gato es la expresión infantil de: tengo derecho a disfrutar de la naturaleza, a tener una relación con la naturaleza, con las plantas y con los animales, que no está en la Convención de
Derechos de los niños y tienen mucha razón, debería estar. Y respecto
al otro derecho, es derecho a relaciones inclusivas en el ámbito familiar, hay una dimensión de ciudadanía íntima.
La cuestión metodológica es siempre partir de los niños y hacer un
trabajo de diálogo y de interpretación de la forma de expresarse de
los niños.
FIDEL.- Cerramos aquí. Mañana continuaremos con todas estas cuestiones. Agradecemos, de nuevo, a MANUEL y a ELENA sus exposiciones y, a
vosotros, vuestras intervenciones, vuestra presencia. Hasta mañana.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

65

3ª Conferencia: “ESPACIOS DE CIUDADANÍA
PARA LA INFANCIA”. GEMA LUENGO, FIDEL REVILLA
y CONSUELO UCEDA (Grupo de trabajo La Ciudad
de los Niños)
INTRODUCCIÓN
Desde el nacimiento del grupo de La Ciudad de los Niños de AE, en 1998,
hemos promovido que los niños y niñas son ciudadanos con derecho al
presente y deben ser sujetos activos para ejercer y disfrutar de los derechos civiles, sociales y políticos en condiciones adecuadas a su edad.
A lo largo de estos 16 años hemos trabajado, sobre todo, para promover la participación social de este grupo de edad. Hemos insistido
en un derecho político más que en los sociales. Quizá, en las circunstancias actuales, debemos recordar que hay derechos como la vivienda,
la alimentación, una educación con recursos suficientes, que no están
cubiertos en demasiados casos. Así nos lo muestran informes como el
de UNICEF sobre la pobreza infantil o el de Save the Children. La pobreza infantil ha crecido un 10% en los dos últimos años. Más de dos
millones de personas (2,2 m.), menores de 18 años viven en hogares
que están por debajo del umbral de la pobreza. Es el grupo de edad más
numeroso y el que más injustamente lo padece. Es difícil ser ciudadano
si se tiene hambre.
Nuestra intervención pretende recuperar y recordar ideas e intervenciones de autores y autoras prestigiosos que han pasado por los siete
encuentros anteriores, como: F. TONUCCI, E. MIRET MAGDALENA, LUIS G.
LLORENTE, MARTA MATA, FEDERICO MAYOR ZARAGOZA, MARÍA NOVO, GIL CALVO, FABRICIO CAIVANO, LOURDES GAITÁN, JORDI BORJA, MARCO MARCCIONI,
JOSÉ A. CORRALIZA, etc.

66

Infancia y Ciudadanía

Queremos constatar y compartir que el ejercicio de la ciudadanía
no sigue un camino lineal ni de avance continuo, no son derechos que
cuando han llegado a un punto se consolidan y permanecen. No es así,
se avanza y se retrocede, se conquistan derechos que parecen bien
asentados y de pronto disminuyen o desaparecen sin que apenas se
produzcan contestaciones y rebeliones duraderas.
Esto lo venimos observando hace tiempo con relación a los derechos
constitucionales de todos los ciudadanos adultos, con los derechos laborales, con las libertades individuales, etc. Si esto pasa con los que
afectan a los adultos, que incluso tienen derecho al voto, cuanto más
con relación a la infancia. Sigue existiendo demasiada decoración y
demasiada frivolidad en muchas de las decisiones que afectan a la ciudadanía que no tiene derecho al voto.

1. Participación y valores ciudadanos
En diferentes ponencias de los Encuentros anteriores ha quedado recogido que el niño es un ciudadano con derecho al presente y que la participación en una democracia es un derecho de todos los ciudadanos:
los niños, los jóvenes y los ancianos. Para poder ejercer este derecho

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

67

los administradores y gobernantes tienen el deber de escuchar a los
ciudadanos y ofrecer formas de participación para todos los grupos y
categorías. Así lo entiende también la Convención de los Derechos del
niño sin hacer distinción de edad. Si la participación se considera un
derecho ciudadano ¿por qué, entonces, se margina de ese derecho a un
sector social tan numeroso y significativo como la infancia?
El actual proceso de cambio requiere debatir los nuevos derechos y
responsabilidades ante las nuevas situaciones sociales. La Convención
establece una serie de derechos civiles para los niños, niñas y adolescentes en los artículos del 12 al 16. En ellos se crean nuevas formas de
presencia en la sociedad, nuevas formas de que niños, niñas y adolescentes asuman responsabilidades sociales, nuevas formas para que los
adultos estén con ellos y les escuchen como que personas competentes
y sujetos con derechos. ¿Qué riesgos tienen los programas de participación infantil?
Quedan bien caracterizados en los primeros escalones de la llamada
escalera de participación de R. HART sobre niveles de participación:
la manipulación, la mera decoración y la participación simbólica.
Cualquier grupo social puede sufrir estos efectos indeseables, a partir de una iniciativa de participación mal planteada o directamente
perversa. A pesar de algunos avances, esto es más frecuente de lo
que parece.
¿Hasta dónde deben participar los niños y niñas? Es fundamental establecer el marco de juego, para que sepan lo que se les está
proponiendo.
Es obligado plantear la necesidad de un compromiso de respaldo
claro, concreto y decidido por parte de los responsables políticos, que,
además, incluya una explicación de hasta dónde podemos llegar.
Observamos, a pesar de todo, que hay una regresión del ciudadano
a consumidor, también en el caso de los niños, aunque la crisis ha matizado este proceso. En todo caso los niños necesitan poder político.

68

Infancia y Ciudadanía

Los territorios de proximidad tendrían que ser la base primaria para
una participación efectiva, real y posible de la ciudadanía. El territorio
vuelve a tener una importancia fundamental como elemento de relación,
encuentro, organización y lucha de los seres humanos para mejorar y
cambiar su realidad.1

2. La ciudad el espacio público y los valores ciudadanos.
El espacio público y la ciudad como ámbito ideal de convivencia y
como espacio de valores ciudadanos han sido otros conceptos expuestos desde el primer Encuentro por L. GÓMEZ LLORENTE y por F. CAIVANO.
El espacio público es en sí mismo un lenguaje que favorece o dificulta
la construcción de un equilibrio confiado y abierto. Uno es ciudadano
en contacto, en conversación, en interrelación, incluso en conflicto
con otros ciudadanos. Estos temas han sido recurrentes en casi todos
nuestros encuentros.
La ciudadanía exige fidelidad y coherencia entre las conductas y los
valores constitucionales, interpretados en relación a los derechos humanos. ¿Por qué no se observan estos valores? Porque no están bien
fundamentados en la conciencia, ni en la conducta.
La conquista del espacio público se constituye en uno de los factores de su autoafirmación. Disponer de unos lugares de encuentro en un
entorno amigable cobra una especial importancia para ellos, no solo
porque les proporciona la oportunidad de explorar la realidad y estar
juntos, sino también porque les ayuda a medirse con su comunidad y a
crecer en este proceso. En las conclusiones del V Encuentro decíamos
que: Hemos perdido el control social del territorio…El entorno social
1.

MARCCIONI, M. (2010). El peligro de la pérdida de la perspectiva igualitaria en un contexto social
fragmentado y disperso. En Derechos de la infancia y autonomía en las ciudades actuales. VI Encuentro La Ciudad de los Niños. Madrid: Acción Educativa.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

69

se ha ido diluyendo y empobreciendo… El espacio es una realidad que
condiciona la evolución de niños y niñas… El espacio público se ha
convertido en espacio privado y debemos reconquistarlo.
El urbanismo ciudadano debe funcionar como un sistema de centralidades que acerquen la ciudad a todos, tiene que promover un espacio
público amplio y bien comunicado. Todo el mundo tiene derecho a vivir
en un lugar reconocido por todos, no puede haber barrios criminalizados.
Las propuestas privatizadoras socavan la concepción de ciudad como
ámbito de ciudadanía, que implica el reconocimiento de los ciudadanos
como sujetos activos e iguales a los que se reconoce el derecho y la posibilidad real de acceder a las diferentes ofertas urbanas. La ciudad y su
espacio público son el lugar de la representación y expresión de la sociedad.2 El espacio público es también donde la sociedad desigual y contradictoria puede expresar sus conflictos. El espacio público es el espacio
de la fiesta, es el que permite mayor igualdad y actividad compartida.
Desde la dimensión sociocultural el espacio público es un lugar de
relación y de identificación, de contacto entre las personas, de animación y a veces de expresión comunitaria. Una manifestación reivindicativa, cultural, deportiva o religiosa puede llevarse a cabo en ese espacio
público y común. La privatización va contra la ciudad.
Los espacios públicos deberían reunir algunas características para que
respondiesen a su nombre y a su finalidad, entre ellas podemos señalar:
que sean saludables y seguros, con un buen nivel de mantenimiento, con
equilibrio entre la legibilidad y el misterio, que favorezca la actividad
exploratoria y el juego. Que el espacio mezcle los usos y los usuarios,
enriqueciendo así las experiencias y las relaciones; que, además, recupere espacios de encuentro que superen o complementen a los centros
comerciales. Los espacios públicos necesitan ser evaluados permanentemente, deben adecuarse a los niños y a otros colectivos especiales.
2. BORJA, J. (2003). La ciudad conquistada. Madrid: Alianza Editorial. Pág. 120.

70

Infancia y Ciudadanía

El espacio público supone: dominio público, uso social colectivo y
multifuncionalidad. Se caracteriza por la accesibilidad.
La ciudad es de todos los ciudadanos, aunque los niños al estar privados
de importantes derechos de ciudadanía, no son ciudadanos de primera
categoría. A pesar de las limitaciones en sus derechos, los niños y niñas
también son actores sociales y, como grupo, interactúan con otros grupos sociales contribuyendo a los cambios que se producen. (L. GAITÁN).
El territorio de vida de las personas va a ser probablemente el único
espacio de ese encuentro. Podemos estar en lo “global” siempre que
aterricemos en lo “local”; podremos participar en lo “virtual” siempre
que tengamos una presencia en la participación activa directa y colectivamente. Esto vale también para la infancia, con ello contribuiremos
a hacer ciudadanos de su ciudad y del mundo.
El juego y el tiempo libre representan una gran oportunidad para
que los niños aprendan ciudadanía, dice Roger Hart en una publicación
del Ministerio de Educación Nacional de Colombia en 2005.

3. Ciudadanía
La ciudadanía hay que construirla permanentemente. Nadie nace siendo ciudadano. Se aprende a ser ciudadano y es un aprendizaje sentimental, no es un simple conocimiento es una capacidad que debe desarrollarse. Inicialmente el educador se responsabiliza y decide más,
contribuye al desarrollo de las capacidades de los niños y niñas hasta
que son capaces de decidir por sí mismos y se emancipan. Se aprende
a ser ciudadano a través del juego libre entre niños y niñas. La ciudad
debe ser el campo de juego.
“En los últimos años ha podido observarse un creciente interés en la
amplia pero a veces nebulosa noción de ciudadanía de los niños. El punto
de apoyo para hablar de la misma se busca y se encuentra en los artículos

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

71

de la Convención de los Derechos del Niño dedicados a la libertad de opinión, de expresión, de pensamiento y de asociación”.3
La apelación a estos artículos significa que existe un fuerte acuerdo
en pensar e impulsar el lugar de los niños en la sociedad contemporánea. De un lado, conlleva el ideal de un mundo mejor para los niños. De
otro, la referencia a ciudadanía sugiere no sólo cambios en la imagen
y en la práctica hacia los niños, sino también en las normas legales y
en las políticas que han probado ser opresivas en muchos aspectos.
La ciudadanía, según algunos autores, equivale a ser miembro de
una comunidad en la cual uno vive la propia vida, e implica la lucha por
la pertenencia y la participación en la comunidad.
“En el camino hacia una definición de ciudadanía más inclusiva y plural es necesario tener en cuenta a los niños, niñas y adolescentes. Ellos deben ser capaces de participar en las decisiones
que afectan a sus vidas. Esto necesita hacerse en un nivel formal,
a través del voto y la representación, pero también en ámbitos más
amplios, donde los seres humanos están envueltos en todo tipo de
relaciones sociales.”
“Los niños, niñas y adolescentes “ya son” seres humanos que actúan e interactúan con otros seres humanos en el espacio urbano. Se
trata de reconocer, de una vez, que ya están ahí, y que tienen capacidad de ser, pensar y actuar en la ciudad. La exclusión de los niños del
ámbito público, decretada por el grupo social dominante, y la fuerte
separación entre los mundos infantil y adulto, se encuentra actualmente desafiada por los hechos: los niños van cambiando el sentido
y el contenido de la infancia, y su forma activa de vivir su presente
entra en conflicto a veces con la visión cristalizada de la infancia instalada en el imaginario adulto. Es necesario negociar los espacios de
3. GAITÁN, L. (2008). Cambios en la infancia durante las últimas décadas. En La Infancia y la Ciudad:
una relación difícil. V Encuentro La Ciudad de los Niños. Madrid: Acción Educativa.

72

Infancia y Ciudadanía

convivencia en la ciudad entre los distintos agentes que se mueven
en ella: niños, mujeres, discapacitados, ancianos, inmigrantes, que
tienen en ocasiones difícil desarrollar su vida cotidiana en un entorno
que parece dar prioridad a los desplazamientos rápidos y a las actividades económicas, fundamentalmente pensadas y desarrolladas para
los varones adultos”.
Deberíamos reconocer la competencia de la infancia. Los niños y las
niñas tienen muchas más capacidades de las que creemos los adultos y
están dotados de una cierta autonomía, que van desarrollando en su
relación con los demás. Esta autonomía genera capacidad para gobernarse a uno mismo y se opone a la moral de la obediencia.

4. La ciudad como escuela de ciudadanía
La ciudad es el marco ideal de convivencia. La ciudad permite distinguir
entre la variedad de las diferencias: por un lado, es bastante grande
para mostrar todo el espectro de la multiculturalidad; por otro, suficientemente pequeña para dar lugar a la participación democrática de
todos, incluso de los niños, si hay voluntad para ello.
La ciudad tiene la obligación de mantener la unidad espacial entre
los diferentes grupos sociales. Es el espacio idóneo para el encuentro,
para plantear conflictos y resolverlos. Por ejemplo, entre pobreza y
riqueza que se manifiesta entre el distrito rico y el suburbio pobre y
que es similar al que se plantea entre países pobres y ricos. De este se
puede aplicar el concepto de solidaridad y de corresponsabilidad para
alcanzar unos objetivos comunes.
La ciudad con sus ciudadanos, su urbanística y su arquitectura, se
construye y se destruye cada día con la participación de todos. A pesar
de ello, la presencia pública en el debate sobre la idea y proyecto de
ciudad es escasa.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

73

Una ciudad fruto de la especulación puede contribuir a la ruptura
de la convivencia y a una pérdida del sentimiento de ciudadanía. La
ciudad hecha con calidad, favorece y crea sentimiento de ciudadanía.
La ciudad es un lugar de equilibrios y la búsqueda del equilibrio resulta incómoda y exige un esfuerzo cotidiano, de él depende el nivel
de ciudadanía, el éxito de la política local. El equilibrio se manifiesta
en diferentes planos:
Equilibrio entre lo ordinario y lo extraordinario, entre las vivencias
diarias y los acontecimientos relevantes o las referencia innovadoras.
La ciudad debe favorecer la creación de espacios para la creación y la
belleza. La vida urbana puede civilizar o embrutecer.
Equilibrio entre mercado, política y participación. La ciudad se ha
convertido en un templo del consumo. No es necesariamente malo
mientras se trate de un negocio ordenado que reparta riqueza. Pero
si los intereses del mercado predominan sobre todo, incluso sobre la
política, no queda lugar para la convivencia. Hay que generar la participación sobre el proyecto urbano, es imprescindible.
Equilibrio entre lo individual y lo colectivo. La ciudad es lugar de independencia e individualidad y lugar de encuentro cotidiano que permite compatibilizar los derechos y las libertades personales y colectivas.
Equilibrio entre el pacto y la confrontación. La convivencia y la tolerancia son el resultado del pacto entre las tensiones que se generan
en la ciudad. Estas tensiones, que son propias del tejido social, tienden
a resolverse a través del acuerdo. No son confrontaciones ideológicas
clásicas, (izquierda derecha) presentan otras formas, entre lo local y lo
global, donde se mezclan las identidades personales de los ciudadanos,
con una necesidad cada vez más fuerte de incorporar a los excluidos:
Entre tradición y modernidad o lo que es lo mismo entre conservación y
modernidad; entre lo público y lo privado que están llamados a entenderse y colaborar. Cooperación y competencias entre las ciudades y su
entorno metropolitano; la dialéctica entre administración y ciudadano,

74

Infancia y Ciudadanía

entre los grandes objetivos y las necesidades cotidianas, entre competitividad y empleo, entre funcionalidad y creatividad, entre economía
y urbanismo.4
Necesitamos nuevas formas de educar en la responsabilidad, igual que
la democracia, la tolerancia, la solidaridad, y tantos otros valores, no
se aprenden solo con consejos o lecciones, sino sobre todo pudiéndolos
ejercer y tener experiencia en la práctica. Para que ello sea posible, los
adultos debemos facilitar y promover que tales prácticas devengan en
realidad, proporcionar nuevas oportunidades de asumir responsabilidades reales en situaciones prácticas reales. La ciudad educa aunque
no siempre lo haga en la dirección que nos gustaría.
Somos los lugares que habitamos. Nuestra identidad depende del
lugar que habitamos, del barrio, de la ciudad. Nos relacionamos con
el espacio como con las personas, con una relación de empatía que aumente con el contacto. Un espacio que estaba hecho para la relación
se queda en un espacio individualista en el que el aislamiento afecta a
todos: niños, personas mayores…, esto nos llevaría a promover experiencias intergenracionales.5
“Me gusta participar en este tipo de proyectos, donde también hay
adultos, y me parece que deberían hacer más reuniones en las que nos
dejasen hablar y escuchasen nuestra opinión, pues nosotros también
somos ciudadanos y somos el futuro”. (DIEGO ROMÁN, 5º de Educación
primaria del colegio público Pablo Picasso en Madrid. Mesa de niños:
“Madrid a Pie, Camino seguro al cole”).

4. ESTÉVEZ, X. (2002). Planificar la ciudad pensando en todos. En Las transformaciones de la ciudad.
II Encuentro La Ciudad de los Niños. Madrid: Acción Educativa. Págs. 28-31
5. CORRALIZA, J.A. (2012). Imágenes de la ciudad: experiencia infantil en los entornos urbanos. En
Ciudad, Infancia y Medios de Comunicación. VII Encuentro La Ciudad de los Niños. Madrid: Acción
Educativa.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

75

COLOQUIO
GOYO.- Hola, soy GOYO de UNICEF. En primer lugar, me gustaría lanzar
al debate lo que supone la reforma de la Ley de Bases de Régimen Local del año pasado. Creo que es importante hablarlo. Os cuento, por
ejemplo, cómo ahora me han llamado varios municipios con respecto
a las dificultades que tienen a la hora de que el interventor o secretario les firme un pase a pleno de la propuesta de ser Ciudades Amigas
de la Infancia o de determinados convenios y creo que, si estábamos
hablando de que en algo, poquito a poquito, vamos avanzando, eso
supone un retroceso que, además, va a afectar mucho a los niños. Esa
reforma va a afectar mucho a las ciudades y todavía no sabemos cómo
se va a aplicar, porque he visto a mucha gente trabajar como técnicos
que dan servicios a determinados ayuntamientos y que hablando de
ciudadanía, si se ejerce, se hace en la ciudad en la cual yo habito, es
mi barrio, es mi distrito o es mi calle. Lanzo aquí una pregunta abierta.
En segundo lugar, al cambiar la base competencial de los ayuntamientos surge otro debate. No creo que un ayuntamiento se quede solo
para cuidar los jardines, para recoger la basura y, de alguna manera,
para hacer las fiestas patronales, porque algunos de ellos, el 89%,
tienen menos de 5000 habitantes; ¿dónde me queda la función como
gobernante y como ciudadano?
En tercer lugar, señalar que lo único que no han tocado, en la ley
de diciembre del año pasado, es todo lo que hace referencia a las competencias culturales.
Si os dais cuenta, se empezaron a crear concejalías, servicios, departamentos de participación ciudadana, en los cuales no se contemplaba
a los niños; hay reglamentos de participación ciudadana infantil y, de
hecho, en muchos ayuntamientos los aprueban, pero a lo que voy es
que esas competencias, a nivel cultural, se han traducido en muchos
municipios en servicios culturales, en actividades y la cultura es algo en

76

Infancia y Ciudadanía

lo que entra todo. Recordad el movimiento de Universidades Populares
¿era cultura?, estamos hablando de animación sociocultural, estamos
hablando de hacer intervención, de cambio del proceso y, a lo mejor,
debemos volver a trabajarlo.

Y en cuarto lugar, y en lo que es mi responsabilidad en la fundación
donde trabajo que se llama UNICEF, uno de los objetivos que teníamos
era debatir y hablar de ciudadanía, cómo participan los niños y cómo
les damos la voz. Yo creo ya ha habido un debate cuando se discutió la
idea de reducir la edad de voto, de 18 años a 16; si yo pago impuestos
a los 16 y se me aplica una serie de valores, por qué no empezar a votar
a los 16 y eso transformado también en realidades. Estamos hablando de ciudadanía y, a lo mejor, tenemos que empezar a debatir lo que
pasa en Austria o en Suecia; un debate que, quizás, hay que empezar
a trabajarlo ahí.
Ahora os animo a ver también, y ya por último, una campaña que
se ha hecho en Francia que se llama Le Parti des Enfants, el partido de

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

77

los niños. No hay apenas partidos políticos en el ámbito nacional en el
cual aparezcan propuestas de trabajo con la infancia.
En el ámbito de la ciudadanía, ahora se empieza a hablar mucho de
pobreza, se ha puesto de moda pobreza infantil, que hay que traducirlo,
sobre todo, en desigualdades que se han ido agrandando desde el inicio
de la crisis económica de 2010 a 2015; hablamos del 30 % de población
infantil con pobreza relativa, pero tenemos una parte de pobreza absoluta mucho mayor que afecta a familias monoparentales, madres con
niños a su cargo que no tienen ningún tipo de ayuda, con lo cual, es
una pregunta, pero también es una reflexión y sería interesante debatir,
cómo trabajar la ciudadanía desde ese enfoque sociocultural teniendo
en cuenta la falta de competencias que tenemos en el ámbito local.
ANA.- Buenos días, vengo de la Universidad de Aveiro. Tengo una experiencia en un proyecto de un barrio popular con niños y niñas que
trabajaron en el estudio de un espacio público. Después de todas las
propuestas, de todos los trabajos de los niños, al final, cuando lo llevamos al ayuntamiento a la Cámara, los políticos no lo entienden, no lo
escuchan, opinan que los espacios que los niños proponen para juego
no deben ser para eso… Es necesario formar a los políticos para propiciar la ciudadanía de la infancia, si queremos que ésta sea una realidad.
FIDEL.- Estoy de acuerdo en que la nueva Ley de Régimen Local reduce mucho ese tipo de competencias, ahora bien, yo creo que hay
otra cuestión que todos los ayuntamientos tienen y van a tener, y es
unos responsables políticos que sean sensibles o no a la educación
de la ciudadanía y a los niños; unos responsables de la policía que se
enteren de esto o no; una planificación urbana, que depende de los
ayuntamientos, que pueda estar en una línea más adecuada o no. Es
verdad que puedan tener menos medios asistenciales para atender
proyectos de participación, proyectos sociales, y eso va a repercutir

78

Infancia y Ciudadanía

en la infancia y en los equipos que están dinamizando esos grupos
sociales, pero creo que, al final, hay también una parte de excusa por
parte de los responsables políticos para no hacer cosas que pueden
hacer, por ejemplo, hacer un reglamento para un polideportivo con
partidas presupuestarias, no se lo prohíbe ninguna ley, y que la policía o los conductores de autobuses estén educados para atender a las
personas más débiles, no se lo prohíbe nadie, y creo que ese tipo de
cuestiones son también posibles de hacer dentro de una educación
para la ciudadanía en cada municipio.
Lo que tú dices, por ejemplo, de recuperar competencias culturales,
Universidades Populares siguen existiendo en algunos municipios o,
bueno, ya no sé si siguen existiendo o no dos que había. Lo que tenemos que tener claro, y ayer se planteaba en el tema de la ciudadanía,
que bien enfocaba el profesor Sarmento, es que también en los elementos culturales que vamos a hacer para la infancia, pueden participar los niños y las niñas, y eso no lo prohíbe ninguna ley y es posible
hacerlo. Es verdad que ahora hay una preocupación muy grande en
determinado tipo de servicios relacionados con la escuela, relacionados con servicios sociales, pero yo me quedaría con el empuje, con la
necesidad de que los políticos sean conscientes de esto y ahora que
va a haber unas elecciones municipales tendríamos que decirlo, aunque casi nunca nos haga caso casi nadie, pero nos lo hacéis vosotros
y mucha otra gente fuera de aquí también lo comparten; así es que
entre todos nosotros podemos conseguir este pequeño avance. Si os
parece concretamos un poco más el ejemplo de Aveiro para que podáis
compartirlo y comentarlo.
ROSA MADEIRA.- Un aspecto que se ha mencionado y que me gusta mucho, es que los niños son muy resilientes: en un barrio pobre que está
en el centro de la ciudad y los niños, aún en un trozo de tierra, siguen
jugando. Esta cualidad los adultos no la valoran mucho. El trabajo que

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

79

Ana ha hecho es transformar la resiliencia en actitud de resistencia
para cambiar la tendencia de los niños pasivos, aunque es muy difícil
que los niños salgan de estas posiciones porque no tienen tiempo ni
poder para hablar.
El centro del trabajo de ANA fue negociar tiempo para que los niños
pudieran hablar, mirar el espacio donde jugar para después hablar, tomar posiciones y hacer propuestas.
Los niños siempre están siendo engañados. No existe verdadera
participación ciudadana si nosotros no hacemos algo más. Ahora nosotros estamos convencidos de que lo que hay que hacer es conectar
niños con niños, porque, si no, los adultos pasan; que los niños puedan
crecer juntos como una fuerza de resistencia en la ciudad.
JOSÉ EMILIO.- Hola, pertenezco a un colectivo que se llama Melilla con
bici; para empezar a provocar nosotros no queremos más bicis en nuestra ciudad. Lo importante es que creo que tenéis un gran poder porque
tenéis algo que nosotros estamos buscando, la memoria emotiva de la
gente, que es lo que puede enganchar.
Nosotros tenemos una experiencia muy corta pero nos hemos dado
cuenta de que los políticos responden a unos intereses poderosos que
se nos escapan pero que cada cuatro años tienen que responder ante
la ciudadanía y muchas veces responden a las demandas del ciudadano. El problema que tienen muchas veces los técnicos es que no están
suficientemente formados y, a veces, tienen arrogancia para no querer
formarse más, pero otras veces sí quieren formarse.
Los medios de información responden muchas veces; nosotros en
Melilla lo que más trabajamos son los medios de información a demanda de la ciudadanía. Yo creo que el problema está en que, muchas
veces, no tejemos redes suficientemente amplias y pongo un ejemplo:
yo ayer venía de una reunión de la Junta de Andalucía, porque nosotros estamos muy interesados en planes de movilidad, y todo eran

80

Infancia y Ciudadanía

ingenieros, arquitectos, políticos, periodistas, pero no había ninguna
persona relacionada con la educación. Decían que el transporte público
en Barcelona cambiaría con doce millones de euros, pero, cuando un
metro vale miles de millones de euros, ¿por qué no se hace con doce
millones de euros?
Muchas veces necesitamos información, formación, comunicación,
concienciación, pero no se daban cuenta de que ni con la concienciación eran capaces de transformar hábitos que con la educación sí podrían darse.
Sin embargo, hoy vengo aquí y me siento cómodo porque veo mucha
gente que está relacionada con el mundo de la educación aunque no
veo otras personas que podrían tener también otro grado de influencia.
En ese sentido deberíamos pensar también en los adultos, esos padres
que terminan tarde su jornada laboral y que no pueden llegar a esto,
o esos técnicos que tienen una jornada laboral y una vida familiar y no
pueden venir a estas jornadas para poder enterarse, o no tienen tiempo
siquiera para ver el blog que tenéis tan bueno, o que alguien le explique. Esa es mi reflexión, gracias.
SILVIA.- Vengo del Ayuntamiento de Alcobendas, trabajo con una comisión de participación infantil y, al hilo de la memoria emotiva que
decía el compañero, me ha evocado un recuerdo que quería compartir
con vosotros y también genera una reflexión.
Yo creo que a las personas nos unen las ideas y los sentimientos. Y
hablando de sentimientos, hace 5 ó 6 años, en una consulta sobre por
qué una ciudad tiene que tener en cuenta a los niños, una niña me dijo
que porque una ciudad que tiene en cuenta a sus niños es una ciudad
que quiere a sus niños.
La reflexión es ¿queremos a nuestros niños? Yo se lo digo siempre a
los políticos. Hay que hacer mucha pedagogía, los políticos van pasando

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

81

pero siempre quedan los técnicos que tienen la responsabilidad de formar al político y siempre les cuento esta anécdota. Gracias.
GEMA.- Yo comparto la reflexión, la responsabilidad es de los adultos
y, como técnicos, tenemos que mirar cuál es la nuestra. Creo que el
técnico municipal es imprescindible en una labor de puente. Ahora
vivimos en un tiempo en el que la actuación de los dinamizadores es
fundamental: están a pie de calle, y en muchas ocasiones es la que
hace que los proyectos sobrevivan. Y observamos que cuando desaparecen estos equipos de dinamización se tiende a recurrir a la escuela.
El debate es si la escuela puede o debe responder también a intentar
solucionar la falta de recursos para la participación de los chavales
fuera de la escuela.
FIDEL.- ¿Qué hay que hacer para llegar a más gente? Nosotros seguimos
insistiendo en crear redes. Cuando convocamos los encuentros tenemos interés en llegar a mucha gente pero la verdad es que llegamos a
poca. Hace dos años hicimos el encuentro sobre infancia y medios de
comunicación y no vino nada más que un periodista en ejercicio. Nosotros hacemos llegar la información a los concejales, a los técnicos,
a los políticos; que yo sepa, en este encuentro hay un concejal de un
pueblo de Madrid que está en la oposición y unos cuantos técnicos; hay
gente que viene siempre, eso es una gran alegría pero nos resulta un
poco complicado llegar a mucha gente.
Y la segunda cuestión. Nos planteaba SILVIA: ¿queremos a nuestros
niños? Yo establecería grados. Queremos a nuestros hijos o nietos, sí,
muchísimo. Queremos a los niños, sí, pero depende. Si hay un conflicto
entre si circulan los coches o se juega, circulan los coches, pero queremos a los niños. Si hay que decidir que en la plaza del pueblo no se
juega, ponemos un cartel bien grande y no se juega, pero queremos a

82

Infancia y Ciudadanía

los niños. Si hay que decidir si en la plaza del pueblo se puede aparcar
o no, se aparca, pero queremos a los niños.
Hay tanta distancia entre lo que decimos y lo que hacemos, por nuestra comodidad o por mil razones, que, al final, es que no los queremos.
Es que muchas veces ni siquiera los queremos siendo nuestros hijos,
porque el conflicto que se plantea entre aparcar o circular se hace desde
la perspectiva de adultos que quieren llegar a un sitio pronto y cómodamente. La culpa no es de los coches, la culpa es de los conductores,
que, por cierto, son padres, madres, profesores… Pues así nos pasa.
LOLA REQUENA.- En primer lugar, agradecer vuestros Encuentros, a pesar
de que no se llegue a más gente; imaginad si no los hubiera.
Yo querría plantear dos ideas. Una es que yo echo de menos hablar
de la responsabilidad individual, es decir, parece que todo lo tiene que
hacer el Ayuntamiento, la sociedad, pero hay cosas que nos corresponden a cada uno de nosotros y esto lo uno a las experiencias personales
que tenemos. Por ejemplo, yo veo las salidas de los colegios con los
problemas de concentración de tráfico que se producen y me pregunto,
¿cada uno de esos padres no sabe las implicaciones que tiene su forma
de actuación con respecto a la educación de sus hijos?
En algún momento tendremos que hablar de la responsabilidad
individual; si la solución es que el Ayuntamiento venga a solucionarlo, pues nos subirán los impuestos como pasa con el botellón y el
precio de la limpieza de esos espacios, no solamente social, también
económico. En algún momento hay que hablar de la responsabilidad
individual.
Por otro lado, por poner más ejemplos de otro tema que habéis planteado. A mí se me ocurre que si queremos a los niños, ¿quién va a decir
que no?, deberíamos conocerlos. Creo que el problema es que no sabemos en qué consiste la cultura de la infancia. ¿Qué quiere decir querer
a los niños?, lo que habéis dicho del tráfico es evidente, pero ¿qué me

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

83

decís de las comunidades de vecinos, que son sus hijos y cuando hay
que quitar plantas y asfaltar, todos en mayoría?
Yo creo que, quizás, una trasmisión de lo que supone ese querer a los niños la tenemos en estos ejemplos, porque les queremos
mucho pero todo lo hacemos en contra. Cuando hay que reservar el
espacio del colegio para el aparcamiento de los profesores o para
el juego, pues ya sabemos. Creo que hay como un agujero negro en
nuestra sociedad en el que cuando preguntamos ¿qué es la cultura
de la infancia?, pues no lo sabemos. Si no sabemos cuáles son las
necesidades de los niños, cuáles son sus intereses, pues todo lo demás son ocurrencias.
CONSUELO.- Cuando has comentado el problema de las puertas de los
colegios he recordado que yo, muchas veces, me opongo a la educación
vial. ¿Qué es eso de la educación vial, que les contemos a los niños cómo
hay que hacerlo?, pero si donde aprenden es en el coche con su padre
y su madre; si, además, ellos todavía no son conductores, son peatones y como peatones les podemos contar algo, pero ¿dónde aprenden
sobre circulación vial?, cuando van con su familia, con su padre y su
madre en el coche o andando. Como no les dejan ir solos porque tienen
miedo, sorprendentemente, les acompañan en coche al colegio y les
dejan abrir la puerta por el lado de la calzada y les dicen, venga corre,
corre, cruza que tengo prisa, en 2ª ó 3ª fila, ¡qué educación vial vamos
a hacer en el colegio!
Ayer, ELENA MARTÍN mencionó la educación para la ciudadanía diciendo que tampoco estaba de acuerdo en que fuera una asignatura,
alguien que se mete en una clase y le enseña a los niños cómo tienen
que ser ciudadanos y luego, en ese mismo centro, los niños no participan en nada, no se les pregunta nada… no parece lógico, ni coherente. Claro, tampoco quiero decir que se quite, si casi es lo único que se
habla en la escuela sobre el tema, pues mejor que no se quite, pero si

84

Infancia y Ciudadanía

no va acompañada de lo que significa la participación en su ámbito y
que esa participación sea la que genere el sentido de pertenencia, que
sientan: yo aquí soy alguien porque tengo capacidad de decisión. Así
nos podríamos ahorrar muchas normas en los centros escolares.
La educación para la ciudadanía, la educación vial, la educación para
el consumidor, estos temas transversales de la LOGSE que se han ido
convirtiendo, como mucho, en asignaturas. Decimos, la ciudad como
espacio de juego y de relación, y se están creando unos espacios de
consumo disfrazados de juego para los niños: los centros comerciales,
que son centros de consumo, y los disfrazan de centros donde puedes
dejar al niño tranquilamente a jugar en un apartadillo y tú, mientras,
vete a comprar, y el niño pedirá que le compren tal y cual… Ese es el
espacio ciudadano que se le reserva, no la ciudad que es de todos, no
el espacio libre para que él esté con sus iguales, es el espacio de consumo disfrazado de protección del niño.
FIDEL.- Gracias por vuestra atención.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

85

MESA REDONDA: “EXPERIENCIAS DE
CIUDADANÍA ACTIVA Y PARTICIPACIÓN URBANA”.
Presentadas por: JUAN LÓPEZ-ARANGUREN, de
BASURAMA; ISABEL FERNÁNDEZ, del IES PRADOLONGO Y
SUSANA CASTRO, de MOVIMIENTO CUARTO MUNDO.
Coordina DIANA PONCE

Vamos a iniciar esta mesa redonda, ya que estoy muy bien acompañada.
En un extremo de la mesa está JUAN LÓPEZ-ARANGUREN, que viene del
mundo de la arquitectura; es miembro de BASURAMA y está en la plataforma de Autobarrios de San Cristóbal, en Villaverde, y nos va a contar
en qué consiste este proyecto. Al otro lado, tenemos a SUSANA CASTRO
MUSTIENES que va a intervenir después, viene del mundo de la educación,
es voluntaria permanente del movimiento Actuar Todos por la Dignidad
del CUARTO MUNDO, y va a presentar el programa de Bibliotecas en la Calle.
Y por último, ISABEL FERNÁNDEZ, profesora recién jubilada del Instituto
PRADOLONGO, lleva 27 años impulsando proyectos de participación en su
instituto y también nos va a contar su experiencia, que es mucha.

86

Infancia y Ciudadanía

Seguidamente incluimos aquí los textos que nos aportaron los autores para la presentación de su intervención.

AUTOBARRIOS
JUAN LÓPEZ-ARANGUREN - Asociación BASURAMA
Resumen del proyecto
Autobarrios es un proyecto que facilita la creación de una iniciativa de
desarrollo urbano comunitario: se hace uso de la construcción colectiva de un imaginario urbano común como herramienta para reforzar
la comunidad como ente creador.
A través de las prácticas creativas, la puesta en valor de los recursos locales y el trabajo en red, se generan estrategias para practicar
más barrio.

El Marco
El proyecto reflexiona sobre la escala de barrio y el estado actual de su
esencia basada en las relaciones y la identidad y en los espacios comunes que las albergan.
Autobarrios es una herramienta contextual —planteada para crecer
en diferentes barrios a partir de las particularidades de los mismos— que
se apoya en el trabajo de proximidad y en las prácticas creativas para
estimular nuestro imaginario colectivo, nuestra autonomía y nuestra
capacidad para intervenir en nuestras redes cotidianas y el entorno
próximo. ¡Reinventa tu barrio!

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

87

Las Herramientas
1. Creatividad aplicada
El proyecto apuesta por la creatividad aplicada como gran herramienta para el desarrollo comunitario. El objetivo no es sólo construir algo
útil sino activar el potencial creativo y catapultar el imaginario de los
participantes como ciudadanos, constructores y usuarios.

2. Puesta en valor de los recursos locales
El proyecto ayuda a generar una red de personas y recursos locales que
le den forma, sumándose a sus procesos existentes y convirtiéndose en
la excusa para consolidarlos.

3. Trabajo en red
Autobarrios es un ejemplo de construcción de ciudad compartida entre
diferentes áreas profesionales y los propios ciudadanos. En este sentido, una de las claves del proyecto es coordinar un trabajo en red entre
todos los actores posibles que pueden, desde diferentes ámbitos, enriquecer y hacer posible el buen desarrollo del proyecto.

88

Infancia y Ciudadanía

LA BIBLIOTECA DE CALLE
SUSANA CASTRO - MOVIMIENTO CUARTO MUNDO
Buenos días a todos y todas.
Me llamo SUSANA y soy voluntaria permanente del Movimiento Cuarto
Mundo, que es un movimiento en el que todos actuamos juntos por la
dignidad y en defensa de los derechos fundamentales de todos, pero
en especial de las personas que viven en situación de pobreza, cuyos
derechos son vulnerados a diario.
Y, cuando digo juntos, me refiero a personas que viven en situación
de pobreza con otras que no la vivimos. Me han pedido venir aquí a hablar de la Biblioteca de Calle.
La Biblioteca de Calle es una herramienta popular que se ha utilizado durante muchos años en distintos lugares del mundo para unirse a
la lucha de los más pobres por salir adelante.
No se me ocurre mejor manera de explicar qué es una biblioteca de
calle, que hacerlo de la misma manera que lo hacemos con los niños,
leyendo un cuento.
Si prestáis atención, entre mis palabras podréis encontrar muchas
pistas y también muchas voces, que son voces reales, de personas que
han experimentado a través de ellos o de sus hijos lo que es una biblioteca de calle y que son los que nos empujan a seguir buscando los
lugares y a las familias donde el libro no se espera.
Érase una vez que se era…
… allá por el año 2013, un grupo de gentes de lo más diverso
y variopinto que se decidieron a desarrollar espacios de lectura y
creación en diversos barrios donde la vida de sus habitantes no es
nada fácil.
Para estar seguros de tomar el buen camino y no errar en su búsqueda del lugar adecuado, decidieron consultar primero las recetas de

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

89

los viejos sabios y también algunos jóvenes dispersos por la geografía
madrileña, que habían conocido con anterioridad a otras gentes portadoras de libros en las calles.
Así fue como llegaron a una casa de ladrillo, con un hermoso patio en el que había dos frutales y un pozo. Allí hablaron con una bella
anciana que, a pesar de su pobreza, tenía el don de cuidar de 4 de sus
nietos que estaban solos y desamparados, perseguidos constantemente por unos horribles ogros que querían encerrarles en una casa para
niños abandonados.
Les contó un gran secreto sobre la primera vez que vio a aquellas
personas con libros que parecían extranjeros perdidos en un lugar al
que nadie quería llegar.
Cuando venían allí, a lo primero teníamos mucho miedo, yo la verdad
que no salía pero como venían allí con los niños, hacían dibujos y leían,
fuimos cogiendo más confianza, se podía contar con ellos. Las bibliotecas de calle era para nosotros un progreso muy grande en los niños, en
expresarte, en todo, (…) no teníamos ninguna mano amiga y ellos vinieron y nos abrieron el corazón, (…) para nuestro punto de vista unas
puertas muy grandes nos abrieron. Ahora ya el miedo se nos ha quitado
a través de vosotros, pero hay mucha gente que todavía no os conoce y
que tiene miedo todavía.
Al abandonar la casa de ladrillo en la ciudad cuna de CERVANTES, se
fueron con una idea fundamental:
Tenemos que establecer relaciones duraderas que generen confianza
para acabar con el miedo que genera el círculo de la pobreza.
Aquella anciana les mandó visitar a unos jóvenes sabios que vivían
en tierras de castillos, aunque fuera de la muralla, claro, que siendo
niños habían visto llegar a su barrio esa caravana roja cargada de libros y gentes.
Recordando cuando vivían en un hogar de lata y madera en el que se
calentaban con maderas encontradas en el basurero uno de ellos dijo:

90

Infancia y Ciudadanía

“Me acuerdo cuando éramos pequeños, hacia bastante frío, estábamos
en la calle, esta gente venía en puro invierno, sacaban lonas, nos leían
cuentos, hacíamos obras de teatro, nos preguntaban ¿Cómo has tenido
el día?, ¿cómo va la escuela?, me acuerdo de todo perfectamente”
Su joven hermana, de cabellos rojos que estaba junto a él, añadió:
“Para mí era como salir un poco de ese momento que no veía la luz, porque estás metido en una zona donde no la hay… donde tus padres ni
siquiera te leen un libro porque no saben, son analfabetos… a mí me ha
dado mucha fuerza, muchas ganas de tirar adelante, porque yo sabía que
había algo más fuera de esa zona de pobreza”.
Y la más pequeña de los 3 hermanos, sonriendo dijo: “Sí, sí, en la biblioteca de calle me juntaba con todos los niños del barrio, con los que jugaba a diario y a los que apenas veía porque eran más mayores. A mí lo que
me gustaba eran los libros de amistad, de niños que ayudan a su familia
cosas así. Lo que más recuerdo eran las fiestas donde venía todo el barrio,
me gustaba participar y que vieran las familias lo que hacíamos los niños,
me encantaba ver a mi padre entre “los franceses” ayudando a recoger y
ver lo bien que nos lo pasábamos. Siempre se acercaba algún familiar para
estar con su hijo. A mí me ha aportado que me he sentido identificada con
las vivencias de otros y eso es lo que más he aprendido, he aprendido infinitos valores, a compartir, a escuchar, a respetar lo diferente a mí, a valorar
lo que tengo, a querer a mis amigos y a mi familia, todo eso es en parte al
colegio y en casa, pero también por haber ido a la biblioteca de calle. A mi
familia claro que aportó pues cuando han participado han sentido orgullo
por lo que han hecho y orgullo de sus hijos. Al barrio le aportó vidilla, ganas
de participar, de hacer cosas, de salir de casa sobre todo y saber que tienes
algo que aportar porque tus hijos están ahí. Se llegaron a crear vínculos
afectivos entre los voluntarios y las familias muy bonitos, acaba siendo una
actividad de todos, y es lo que más recuerdo…juntarnos todo el barrio”.
La sabiduría de estos jóvenes les hizo entender a los libreros andantes 3 cosas:

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

91

La primera, el valor de permanecer en el tiempo con frío o calor,
cuando las cosas salen bien o salen mal.
La segunda, el valor de permitir ver la luz, el orgullo de lo bello que
lleva dentro cada niño.
Y la tercera, construir juntos, como comunidad, proyectos de encuentro en los que todos, absolutamente todos, especialmente los
que siempre lo tienen más difícil y son olvidados, tengan voz y algo
que enseñar a los otros.
Llegada la noche, ya cansados tras este largo camino de encuentros y
aprendizajes con sabios, jóvenes y ancianos, y enfrentándose a su propia ignorancia sobre la pobreza y la lucha de cada día de la gente pobre
para salir adelante, decidieron pararse a descansar.
Mirando al cielo estrellado imaginaron cómo sería aquella fiesta al
final del año de la que hablaba la joven.
Uno dijo: “será algo grande, algo en lo que pueda participar todo el
mundo, un Festival, donde cada uno pueda compartir lo que sabe.
Sí, eso, un Festival del Saber. Le llamaremos así, Festival del Saber”.
“Sí, claro”, dijo otra, “con muchos artistas llenos de colores, formas,
texturas y palabras, donde los niños y sus familias puedan compartir
sus saberes, el baile, el cante, su arte o su oficio, algunos saberes
que todavía no están reconocidos socialmente, cada uno dando lo
mejor de sí mismo y siendo motivo de orgullo para los otros”.
“Sí, es genial”, y levantándose como si estuviera dando un discurso, clamó el tercero: “por una vez los más pobres podrán compartir y ser actores de su comunidad, levantar la voz y ser escuchados.

92

Infancia y Ciudadanía

Poner el entorno bello, pensar el barrio que quieren, la escuela que
sueñan. Solo hará falta tiempo, confianza, escucha, compartir, ir a
su búsqueda continua”.
“Por supuesto, dijo el cuarto, y luego hacer ver a la sociedad, que
eso es posible y necesario, que si no contamos con ellos, habrá una
parte de la sociedad que siempre se quedará fuera”.
Así fue como, a la mañana siguiente, estos futuros bibliotecarios, iniciaron su ruta buscando en los lugares más recónditos la sombra perfecta de una calle o una plaza, una escalera o un portal, donde sentarse
con su manta mágica de color azul y sus ganas de disfrutar y aprender
juntos con quienes se atrevieran a abrir esa maleta para descubrir las
maravillas que escondía o a añadir alguna otra.
Y llegaron a Palomeras, Alto de San Isidro, Lucero, Valdeacederas, la
Ventilla… con la Biblioteca de Calle utilizando los libros viajeros como
herramienta de encuentro entre niños y niñas de diferentes oportunidades sociales, siempre con la condición de que quienes tuvieran más
dificultades para participar pudieran hacerlo en igualdad de condiciones
con los demás y de continuar siempre en busca de quienes todavía faltan.
Y dicen que si te acercas por allí y te paras a escuchar, tal vez oigas
a RAFI recitando un poema, a ANA inventando una historia con ese libro que ni siquiera sabe leer, o a IKER explicando a los demás niños qué
animal es el Tyrannosaurus rex.
Todos juntos en esta aventura creadora de nuevos lazos en torno a
estas historias compartidas.
Y Colorín, colorado, este cuento recién ha comenzado.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

93

Elementos fundamentales para una Biblioteca de Calle
REALIZARLA EN LA CALLE:
– Visibilidad de cara al barrio.
– Apertura a cualquier persona.
– Libertad para ir y venir, para estar un minuto o veinte.
– La calle es un espacio de encuentro que construimos entre todos.
DONDE VIVEN PERSONAS EN SITUACIÓN DE POBREZA:
– Donde nadie espera el libro.
– Buscar al niño más alejado del libro.
– Allá donde un joven dice: “¿para qué venís con libros? traed palos y navajas”.
LLAMAR PUERTA POR PUERTA:
– “Llamamos un año entero antes de que vengan algunos niños”.
– Relación de confianza, encuentro con las familias.
– Nos permite entender mejor las condiciones de vida de la gente.
VOLUNTARIOS QUE QUIERAN COMPROMETERSE:
– Jóvenes de familias pobres del barrio.
– Otras personas de fuera, pobres o no, que deciden dar su tiempo
y su ilusión.
PERMANECER EN EL TIEMPO. FIDELIDAD:
– Volver siempre cuando ha habido problemas. A veces nos reciben
mal para probar si volveremos.
– Un niño acostumbrado a que pase tanta gente por su barrio le
preguntó a un voluntario “¿y tú cuándo te vas?”
– Estar allí con frío, con calor, cuando hay niños y cuando no los hay.
LLEVAR LA MEJOR SELECCIÓN DE LIBROS DE LITERATURA INFANTIL:
– Nos donan libros que no nos valen, somos muy exigentes.
– Los niños no lectores necesitan lo mejor.
EL LIBRO COMO PUERTA ABIERTA AL MUNDO:
– Dejar al niño experimentar.
– Ayudarles a descubrir lo que hay más allá de su barrio.
– Salir del encierro.

94

Infancia y Ciudadanía

CONECTAR A LOS NIÑOS CON NIÑOS DE OTROS LUGARES:
– TAPORI (www.tapori.org).
– Otras BDC.
CREAR ACTIVIDADES CULTURALES Y ARTÍSTICAS BELLAS:
– No conformarnos, la pobreza ya tiene muchas cosas feas. Llevar
lo mejor.
TENER EN CUENTA LO QUE PIENSA LA GENTE DEL BARRIO y VALORAR
EL ESFUERZO QUE HACEN:
– “Queremos que nuestros hijos aprendan”.
– “Apaga la tele y vete a la BDC”.
– Ser motivo de orgullo para sus hijos y viceversa.
FAVORECER LA EXPRESION CON MEDIOS A SU ALCANCE PARA DESCUBRIR, LOS SABERES DE LA GENTE Y APRENDER DE ELLOS:
– Cuando nunca te has podido expresar, hace falta reunir condiciones especiales.
– Ellos saben lo que es la pobreza mejor que cualquier otro.
PERMITIR QUE LA GENTE PARTICIPE ACTIVAMENTE EN SU COMUNIDAD:
– Compartir y llevar el saber de estas personas al resto de la
sociedad.
– Escuchar a aquellos a quienes nadie escucha, su aportación es
tan válida como la de otros y necesaria.
PENSAR, DESARROLLAR Y EVALUAR JUNTOS LAS ACTIVIDADES QUE
VAMOS A APONER EN MARCHA EN EL BARRIO EN EL FUTURO:
– Estamos allí para hacer juntos, no para llevar actividades.
– El futuro de nuestra acción lo pensaremos juntos.
SEGUIR BUSCANDO SIEMPRE A LOS MÁS OLVIDADOS QUE TODAVÍA
NO ESTÁN:
– Si la BDC se va de un barrio, continúan otras acciones de lucha
compartida creadas con la gente.
– La BDC es una dinámica que no se para y va a sitios nuevos donde hace falta.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

95

LA PARTICIPACIÓN DE LOS ALUMNOS EN LA
MEJORA DE LA CONVIVENCIA Y LA CALIDAD
DE LA ESCUELA A TRAVÉS DE LOS MODELOS DE
AYUDA ENTRE IGUALES.
ISABEL FERNÁNDEZ GARCÍA - I.E.S PRADOLONGO
El I.E.S. PRADOLONGO surgió a primeros de los 80 como un centro con
alumnado de Formación Profesional. Desde entonces hasta ahora se han
sufrido las transformaciones propias de la estructura escolar. Situado
en el barrio de Usera (Madrid) con una población desfavorecida y de
extracto social media-baja siempre han acudido los alumnos cercanos
al centro en el tramo de secundaria obligatoria y bachillerato y de todo
Madrid en la Formación Profesional. Además actualmente cuenta con
un 50% de alumnos inmigrante en la etapa de la ESO.
La diversidad del alumnado tanto socialmente como académicamente ha favorecido la búsqueda de programas, actuaciones encaminadas a
dar cabida a todos y promover el sentimiento de pertenencia. De ahí que
desde hace casi dos décadas se haya trabajado la participación activa del
alumnado en diferentes temas sociales en el centro. Centro pionero en
Mediación Escolar, alumnos ayudantes, Apoyo académico entre iguales
(Club de deberes), delegados de deportes, culturales, ayudantes multiculturales, etc. Se ha evolucionado hacia la organización del alumnado en grupos de trabajo, equipos encaminados a diferentes propuestas
educativas. Algunas de estas propuestas se han desarrollado con mayor
o menor constancia y presencia, algunas han decaído o han sido absorbidas por otras más actuales. Lo importante es que subyacente, se sitúa
la idea fundamental de que el alumnado puede y debe implicarse en los
valores de participación y responsabilidad ejerciendo actos concretos
que les hagan sentir y vivir aquello de lo que se está hablando.

96

Infancia y Ciudadanía

Recientemente, desde hace unos cinco años viene trabajando con
los alumnos ecodelegados, sensibilizados hacia el entorno, jardines,
reciclaje, etc. en el que los alumnos hacen diferentes tipos de actividades relacionadas con el cuidado del medio ambiente circundante.
Esta cultura de participación ha supuesto que se hayan desarrollado,
a través de diferentes proyectos consecutivos, Comenius, Proyecto Arce,
Proyectos medioambientales, Proyecto sobre educación para el uso de
la bici, etc. una valoración positiva a todos aquellos aspectos del currículum no formal que promueven el desarrollo personal de los alumnos
y de los propios profesores implicados con los mismos. De diferentes
estudio- encuesta realizados en el centro sabemos que a pesar de todos
estas oportunidades sólo un 50% del alumnado participa activamente
en diferentes actividades. La meta es que todo alumno que pase por el
centro se sienta miembro de la comunidad y tenga oportunidades para
desarrollar aquellas cualidades con las que se siente más cercano y esto
tenga status y valoración social y así sea reconocido.
La cultura de participación tiene que ir ajustadas al contexto escolar
que suponen una mejora de la calidad del centro además de suponer una
clara apuesta por la implicación de un amplio número de miembros de
la comunidad. Esto exige la creación de estructuras organizativas que
apoyan estas propuestas y que conllevan una mirada y visión amplia
de la compleja tarea de educar.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

97

COLOQUIO
ALESSANDRO.- Hola, soy de la Asociación OTRO HÁBITAT. Enhorabuena a
todas las experiencias y a los portavoces que nos las han contado. Mi
pregunta va dirigida a RUBÉN sobre el proyecto de Autobarrios que me
parece un proyecto interesantísimo, va centrada sobre la participación
de los adolescentes y de los niños en esta parte que tú contabas de la
construcción invisible. Cómo han participado este componente del barrio que son los más jóvenes, si han participado también en el diseño
del proyecto, en elegir los emplazamientos, las actuaciones, el diseño
de lo que se iba a hacer. Y luego, la parte más activa del proyecto, seguro que han sido los primeros que se han lanzado a pintar, a construir
con madera. La pregunta es si había habido algún tipo de organización,
de autorganización que atendiera a este segmento más joven de la población. Tengo entendido que el la metodología Oasis tienen una parte
que se dedica al trabajo con este sector de la población y no sé cómo
vosotros lo habéis contemplado.
JUANILLO.- Hola, agradezco el relato de las tres experiencias que
me han encantado. Yo soy del Colectivo CAJE y también pertenezco a la Federación INJUCAM que trabajamos desde hace 30 años en
un barrio de Alcalá, también colaboramos en proyectos puntuales
en los institutos. Querría preguntar a Isabel, además de que me ha
emocionada mucho su experiencia, nosotros estamos trabajando en
un instituto con chicos de 4º de la ESO, en relación al barrio, a la familia y a la salud en este momento. También hemos trabajado sobre
la crisis, pero una de las preguntas que quería hacer es qué acompañamiento emocional llevan todos esos procesos y, sobre todo, si
el instituto recibe de vez en cuando visitas de los antiguos alumnos
que pasaron por allí, de qué manera comparan ellos donde estuvieron y después a dónde van.

98

Infancia y Ciudadanía

CHANTAL ESSEVERRY.- Hola, soy de la Asociación BAOBAB, nosotros tenemos una pequeña escuela infantil de pedagogía activa en Torrelodones
y trabajamos con la primera infancia, mi pregunta va dirigida a Isabel,
me ha encantado ver como hay instituciones e institutos que intentan
hacer las cosas de otra manera.
Nosotros tenemos niños de 1 a 5 años y se educan en común, todos
están juntos, es precioso ver como se ayudan unos a otros y cómo es
posible hacer otro tipo de pedagogía. La pregunta va enfocada a cómo
hacer para conseguir que los padres se involucren y se forme una comunidad educativa entre la escuela y las familias, esto da muchísima
seguridad a los niños y vemos que es esencial, pero a veces, nos cuesta saber de qué manera podemos hacer esto, nosotros tenemos una
experiencia de 6 años y a lo mejor Isabel nos puede orientar un poco.
JUAN LÓPEZ.- Lo que preguntas es clave y te puedo contar que en nuestra experiencia de cuando llegamos a San Cristóbal y propusimos este
proyecto participativo, las APAS, las asociaciones, nos dijeron ¡más
participación no, por favor! Expresando así el miedo a ser los cobayas
de un barrio conflictivo en el luego no había un feedback.
Nosotros lo que les propusimos es hacer un trabajo que pudiera
complementar sus actividades, entendíamos la participación más con
la acción y con la creatividad que con otro tipo de consulta. Se entendió
que Autobarrios podía trabajar en el barrio porque sumaba una herramienta más que ellos no controlaban desde la acción, para nosotros
participación tiene que ver con la acción y tiene que ver con la apropiación, de tus medios, de tus capacidades, de tu espacio, de tu barrio,
sentirse fuertes y orgullosos.
Se creó una Plataforma Autobarrios que estaba en las asociaciones.
Las Asociaciones a través de estas actuaciones puntuales en el espacio público mediante sus redes comunicaban, hemos dejado la participación en sus manos y nosotros éramos más bien una herramienta. Se

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

99

generó un grupo pequeño, más activo, adolescentes, casi todas chicas
de diferentes orígenes y del que salió otro subgrupo que llamábamos
El Meollo que era el grupo duro de Autobarrios, pensamos que no era
interesante que las adolescentes estuvieran en las reuniones de La
Plataforma porque se aburrirían, ellas trabajaron desde El Meollo desde donde ellas abren otras redes produciéndose diferentes grados de
participación, desde los vecinos que vienen un día solamente a pintar
o a construir puntualmente u otra participación.
Nosotros no somos mediadores sociales, ni expertos para trabajar
con adolescentes, que es súper complicado, es un proceso muy lento y
de aprendizaje muy fuerte, es muy diferente su sensibilidad.
Y luego, la organización de los eventos no están clarificados como
en una metodología Oasis pero hay una organización básica de cómo va
a transcurrir ese día, hay que tomar muchas decisiones en el momento
porque surgen conflictos, surgen cosas, tensiones que hay que resolver más en el directo y de acuerdo a experiencias anteriores. Está más
planificado en el diseño constructivo que aunque lo hemos abierto no
les ha interesado participar
ISABEL FERNÁNDEZ.- Hay varias cuestiones, una es el acompañamiento
emocional, vuelvo a decir sobre la organización que todos los programas tienen uno o dos profesores que están encargados de esos alumnos
mediadores, de su acompañamiento y de su formación y además, los
alumnos saben que en caso de cualquier dificultad ellos pueden acudir a
esos profesores siempre. Nosotros somos un centro de línea 4 que acaba
en dos bachilleratos, es un centro pequeño, bueno somos 700 personas,
donde los chicos son mucho del barrio, conocemos a las familias, en
fin existe mucho conocimiento previo. Te voy a dar un ejemplo, cuando
iniciamos los programas de interculturalidad teníamos también unos
profesores tutores interculturales que algunos se dedicaban solo a la
población china y contábamos con la colaboración de varios alumnos

100

Infancia y Ciudadanía

de origen chino, esos profesores encargados estaban muy al tanto de
los procedimientos de acogida de los alumnos de origen chino; otros,
de otros orígenes como sudamericano que traían otras características
diferentes, todos estos profesores mediadores interculturales supervisaban todo el trabajo. Vuelvo a insistir, si no hay organización, si no
hay profesores de acompañamiento y seguimiento, eso no funciona.
Antiguamente éramos un equipo grande de 10 ó 12 profesores, ahora, la cosa ha ido menguando y ya no hay continuidad, es más difícil,
bueno ya sabéis cómo está la cosa. Nosotros, ahora no tenemos orientador fijo, cada año es un orientador nuevo, y estos programas tienen
que ver mucho con la tutoría. Las dificultades son grandes.
Con respecto a los alumnos, sí vuelven muchos porque son del barrio,
no solo por estos programas. Vuelven porque están aquí sus amigos, a
ver a los profesores de vez en cuando. Os voy a contar una anécdota de
un mediador, era un chaval que vivía con su abuela y con su padre, su
madre había muerto, la abuela era la madre de la madre, el padre llega
un momento que se busca una novia y la abuela materna estaba muy
enfadada y el niño dijo: si a mí me han enseñado a mediar en conflictos
en el instituto por qué no puedo yo mediar en mi familia, así es que lo
hizo y vino a contarnos que estaba muy satisfecho.
Es emocionante, eso es lo que tiene sentido, no tiene sentido la acción en sí misma, da igual, lo que tiene sentido es la repercusión después; él pensaba, si yo quiero a las dos personas quiero que se junten
y como sabía, lo hizo.
Y vuelven los que han participado, los que se han implicado en estas cosas porque hay buen rollo con los profesores y se coge afecto, se
forman equipos humanos.
Y última, los padres. Esto es una gran dificultad. Yo creo que los padres participan mucho cuando hacen cosas, como les vayas a dar clases,
eso ya es otro caso. Yo creo que los padres tienen que juntarse a hacer
cosas, a arreglar el patio de recreo, desayunos conjuntos los sábados,

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

101

hacer teatro… ayudar a cosas concretas y generar amistades. Esa es mi
experiencia con los padres, que participen en cosas cotidianas y menos
charlas que les aburren, que eso se lo leen en un libro, además, medio lo
saben ya. Empezar haciendo algo y generar una inquietud y de eso igual
sale una charla, esa es la secuencia y no al revés, según mi experiencia.
HEIKE.- Gracias, me ha encantado todo, ha sido muy emocionante.
Quería dirigir a Isabel una reflexión y una pregunta. Tiene que ver con
lo que ayer se dijo sobre la participación. Por ejemplo, Manuel dijo que
la participación tiene que ver con la humanización de los docentes, la
distinción que aportó Elena en educación para, en, sobre la ciudadanía, y todo esto que estáis haciendo sobre las historias de vida de los
alumnos para poder visibilizar, de alguna manera. Cómo aquellas pequeñas cosas de las que tú hablas aportan algo importante en la vida
de los chavales, cosas que en esta sociedad cada día nos parecen menos
importantes, tú lo has dicho cuando afirmabas que antiguamente las
cosas eran de otra forma y tienes toda la razón.
En el tema de la educación para la ciudadanía, hay algo como una
especie de piedra en mi zapato, es que hay algo alienante en la educación que siempre es el futuro, yo creo que es importante que no olvidemos el presente, que es una educación que tiene que respetar la
dignidad de la persona, me refiero al derecho que tiene una persona a
ser dueña de sí. Creo que la educación para la ciudadanía debe vivirse
en un presente y quería preguntarte como lo vives tú.
Luego, has hablado de equilibrar. Yo he visitado muchas escuelas y he
visto todo lo que les cae a las alumnas y a los alumnos en el currículo de
las escuelas contrastado con ese poder de opinión y participación que
vosotros les habéis ofrecido para poder implicarse como mediadores,
como responsables para poder enseñar a otros. Tú has hablado de equilibrar y de la dificultad. He visitado muchas escuelas y afirman que son
posibles las dos cosas, es decir, como se afirma, la autoestima produce

102

Infancia y Ciudadanía

un impacto también en los resultados. El problema es que no se ve tan
rápido y en esta sociedad donde lo que importan son los resultados inmediatos, bueno quería saber cómo lo ves tú, también podría ser que
consideremos que el currículo está ahí, quitando tiempo a los chicos
para que desarrollen su autoestima y puedan crecer como personas.
ISABEL FERNÁNDEZ.- Has dicho dos cosas, la primera era sobre la educación para la ciudadanía en el presente, el asunto de la dignidad, el
derecho que tiene una persona a ser dueña de sí. Creo que ELENA ayer
manifestó que la asignatura de educación para la ciudadanía no tiene
tanto sentido y yo estoy de acuerdo con ella. No es un librito, es una
forma de hacer, se aprende haciendo en el presente y ese presente trae
un futuro. Por eso es muy importante que desde muy temprana edad
empiecen a trabajar el respeto al otro, el rincón de la escucha, el palo
de la verdad…etc. Desde luego el presente es fundamental, también
el presente forja futuro.
Es importante no enloquecer en los centros escolares. Hay un teórico,
no recuerdo quién que establecía 4 modelos de escuelas: el rígido, que
no cambia nunca nada; otro es el que cambia pero forzado porque se lo
imponen desde fuera; otro es el que va experimentando en pequeños
pasos y otro es el que se agarra a todo.
Yo creo que hay que ir tranquilos, lo que os he contado es un proceso de 15 años, no hay que olvidar que la escuela está ahí, nos guste
o no, para dar a los ciudadanos unos conocimientos que se consideran
esenciales, como por ejemplo, la raíz cuadrada, y más ahora, que a lo
mejor te sacan en una lista de buenos y malos. Hay que darlo y hay que
saber los límites.
Yo creo que los chicos cuando participan en estos programas saben
mejor hasta donde pueden llegar, saben hablar mejor, saben cuando
tienen que callar y cuando es el momento de respeto a la asignatura
equis o al profesor que, como tal, está ejerciendo su autoridad; también

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

103

la autoridad del profesor crece porque se cree en esa persona que me
guía; saben cada uno el lugar que ocupa, por eso es muy importante
la organización, son muy importantes los tiempos en los centros escolares, el respeto también es el respeto a la institución y a las normas
que hemos establecido, algunas muy rígidas como son los horarios que
en España son muy rígidos; hay que equilibrar todo, hay que saber qué
dirección tienes, cuál es tu objetivo o tus valores finales, porque es de
valores de lo que estamos hablando. Creo que a pesar de todas las dificultades actuales todo esto seguirá y estos proyectos sobrevivirán en
el futuro, eso sí equilibrando, dando tiempo.
ROSA VALDIVIA.- Lo primero deciros a los tres que me ha parecido una
sesión magnífica. Nos habéis contado unas cosas muy bonitas y de una
forma bellísima. De tres experiencias tan diferentes he sacado varias
conclusiones: la importancia del trabajo en equipo; el valor de los procesos, que crean confianza, expectativas, posibilidad de dar tiempo a
soñar; que los procesos son lentos y hay que gastar tiempo pero que no
es gastar tiempo sino invertirlo en futuro y que las pequeñas cosas que
vosotros habéis dicho, para nada son pequeñas cosas, son grandísimos
procesos, es decir, una actividad concreta en el tiempo a lo mejor no
tiene mucha importancia pero el proceso que ha generado y el que va
generar a partir de ese momento es muy grande, una obra grande, y
que las cosas que están asociadas a vuestras tres experiencias son la
implicación de las personas, el compromiso de las personas a largo plazo y que cuando queremos conseguir algo, si se unen las personas para
hacer algo concreto y si eso además es divertido y es algo que perdure,
ya es miel sobre hojuelas. Como he dicho, las experiencias son distintas pero tienen muchas cosas en común y me ha encantado conocerlas.
DIANA PONCE.- Con esta intervención finalizamos el coloquio, quedáis
invitados a participar en sus experiencias, gracias.

104

Infancia y Ciudadanía

GRUPOS DE DEBATE
Con el fin de promover el análisis y la reflexión, propiciar el conocimiento entre los participantes y extraer conclusiones relacionadas con la
temática del Encuentro, se organizaron 4 grupos de debate en relación
a los diferentes ámbitos de participación de la infancia (en la escuela,
la familia, en la Educación no formal y en la ciudad), dinamizados por
miembros del Grupo de Trabajo La Ciudad de los Niños y el Colectivo
“OTRO HÁBITAT”.
Para la organización de los grupos se invitó a los participantes del
Encuentro a seleccionar en la ficha de inscripción el ámbito de preferencia para participar en los debates. De esta forma se organizaron 4
grupos que se distribuyeron en cuatro espacios de trabajo en La Casa
Encendida. La metodología general para todos los grupos consistió
en la presentación de los asistentes y el establecimiento de un debate
abierto, durante unas dos horas, moderado por el equipo de responsables de la dinamización en cada ámbito de trabajo. Para finalizar se
recogieron las conclusiones que posteriormente se compartieron en
una puesta en común con los participantes de los cuatro grupos, de
nuevo juntos en una gran sala.

A continuación se incluyen los resultados y las conclusiones de cada
grupo de trabajo:

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

105

GRUPO DE DEBATE SOBRE CIUDADANÍA Y
PARTICIPACIÓN DE LA INFANCIA EN EL ÁMBITO
DE LA EDUCACIÓN NO FORMAL.
Dinamizadora DIANA PONCE (La Ciudad de los Niños)
Esquema de trabajo planteado
1. Ronda de presentaciones.
2. Actividad de “Rol Playing”, para plantear una situación de partida
que fomente el debate.
3. Lluvia de Ideas ¿qué pasa en los espacios de participación en educación no formal? ¿fomentan la ciudadanía?
4. Conclusiones en grupos pequeños para mejorar la situación actual
de la participación en educación no formal en la ciudad.
5. Exposición.

Principales ideas recogidas
PARTICIPACIÓN
Autogestión, autonomía y colectivo.
Las motivaciones de la infancia y juventud para participar son las
mismas que los adultos.
Primeras actividades para trabajar un grupo y crear grupo y clima
grupal: establecimiento de la confianza, antes de ir a un programa
cerrado. Establecer normas entre todos y utilizas técnicas de desinhibición y confianza.
Programa cerrado anterior a las necesidades y deseos del grupo
¿Son los niños los que deciden estar en esta/cualquier actividad o
se decide por ellos?

106

Infancia y Ciudadanía

Motivación y sentimiento de pertenencia.
No hay continuidad de educadores.
Preguntar al grupo lo que quiere hacer y programar con sus ideas y
actividades que desean hacer.
¿La educación no formal repite esquemas de la educación formal?
La participación requiere responsabilidad y compromiso, esto también se aprende.
Democracia Cultural versus Democratización cultural. No es lo mismo
que la cultura llegue a todos (siendo una oferta creada para consumir) que esa cultura sea generada y hecha por los propios ciudadanos.
«La educación fuera de la escuela».
Dar valor a la educación no formal y participación en todo lo que se
haga.
Crear un espacio en el que crear juntos no ser rígidos en los procesos
participativos.
Ed. no formal ó ed. global.
¿Tiene que haber una presencia adulta?- acompañamiento.
Transparencia y realismo (incoherencia entre lo que se piensa, se dice
y luego se hace).

Conclusiones que se establecieron
¿Qué es participación?
¿Tiene que haber una presencia adulta?
Metodología participativa: es una manera de hacer las cosas. Participación en todo lo que se haga.
Flexibilidad de procesos participativos.
Enseñar habilidades para la participación: Resolución de conflictos,
organización…
Procesos a largo plazo.
Lleva tiempo y espacio (idea de proceso)

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”
Espacio ideal para el desarrollo de la autonomía.
Hay que compartir: espacio de padres.
Tener presente el desarrollo personal social.
Actividades que sean atractivas.
Des-enseñar para des-aprender…
Ambiente favorecedor para la creación.
Dar valor a la educación NO FORMAL.
Buscar metodologías aplicables a cada contexto.
Espacios de creación conjunta.

107

108

Infancia y Ciudadanía

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

109

GRUPO DE DEBATE SOBRE CIUDADANÍA Y
PARTICIPACIÓN DE LA INFANCIA EN EL ÁMBITO
DE LA FAMILIA.
Dinamizadora ISABEL ANDRÉS (La Ciudad de los Niños)
Esquema de trabajo planteado
1. Adecuación del espacio.
2. Ronda de presentación de los participantes.
3. Establecimiento de la metodología de trabajo del grupo de debate.
4. Cuento motivador basado en La Bruja Rechinadientes (Editorial
OQO). Este personaje es una devoradora de niños que vive en una
casita en medio del bosque y que aparece en la tradición oral de
muchos pueblos (Turquía, Rusia, Europa…). A partir del comienzo
de este cuento se plantean tres historias que corresponden a distintos tipos de organización familiar. No es para elegir una, sino
para analizarlas en el debate.
5. Análisis y debate de los distintos tipos de familias.
6. Elaboración de conclusiones.
7. Exposición en gran grupo.

Principales ideas recogidas
Si no hay autonomía no hay deseo.
La autonomía implica riesgos y pequeñas transgresiones que son necesarias para el desarrollo de los niños.
Para que haya participación tiene que haber demanda, la demanda
nace de la experiencia. Hay tendencia a anular la iniciativa infantil.
Si los niños no tienen posibilidades reales de tomar decisiones en su
vida cotidiana, a su medida, ¿de qué estamos hablando cuando hablamos de participación infantil?.

110

Infancia y Ciudadanía

Hay que ser cuidadosos a la hora de organizar el tiempo de los niños,
nos encontramos tanto con niños con agendas imposibles de actividades como con niños que pasan el tiempo sentados, inactivos ante
el televisor.
A los niños se les dice “mañana”, al jefe no. Siempre suponemos que
los niños pueden esperar.
Si el adulto es activo, el niño tendrá ganas de hacer cosas.
Es antinatural que un niño prefiera ver televisión que jugar.
El deseo de ver TV es fruto de la inactividad. Cuantas menos cosas se
hacen, menos ganas y menos iniciativas se tienen. La pasividad se
retroalimenta, y la actividad y la creatividad también.
El efecto de la falta de participación infantil no se ve en el primer momento, se ve más a largo plazo.
Los padres no son receptivos a las convocatorias de escuelas de padres
porque es exponerse públicamente.
Es muy difícil intervenir en las familias porque tradicionalmente se
consideran un ámbito privado.
La vida laboral de los padres es un lastre para una organización familiar participativa.
Participación en la familia no es sentarse alrededor de la mesa, proponer y votar.
La participación en la familia no es un hecho formal con actas, orden
del día, petición de palabra…, debe producirse de modo natural, por
eso es más difícil.
Existen distintos tipos de familias según sean los padres: autoritarios,
negligentes, permisivos, ausentes, democráticos. En cada modelo la
participación se da de forma distinta, en algunos no se da.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

111

Conclusiones que se establecieron
Para que se produzca la participación en la familia se tienen que dar
una serie de condiciones que son imprescindibles.
Es fundamental la actitud de los padres y su implicación consciente.
Tiene que existir una escucha activa hacia lo que los niños dicen.
Con interés y con respeto, no con condescendencia. Los niños tienen que percibir que lo que dicen es importante para sus padres,
esto estimulará el deseo de expresar sus intereses, sus opiniones,
sus temores, sus inquietudes… Así aprenderán a expresarse con
naturalidad en todos los ámbitos.
Planificar actividades conjuntas en la familia es una buena forma de
participación en las que los niños tomen parte, tanto de las decisiones como de los compromisos para llevarlas a cabo.
Es muy importante que los niños tengan autonomía, de ahí nace el
deseo y la posibilidad de participación. Los niños tienen que aprender a desenvolverse, de la experiencia real nacen las propuestas y
las opiniones.
Hay que cuidar que los niños tengan posibilidad de relacionarse habitualmente con sus iguales: hermanos, primos, vecinos, amigos… sin
la intervención y la presencia constante de los adultos. ¿De qué van
a hablar los niños con sus padres si éstos están siempre presentes?

112

Infancia y Ciudadanía

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

113

GRUPO DE DEBATE SOBRE CIUDADANÍA Y
PARTICIPACIÓN DE LA INFANCIA Y EN ÁMBITO DE
LA ESCUELA.
Dinamizadora GEMA LUENGO (La Ciudad de los Niños)
Esquema de trabajo planteado
1. Presentación de los participantes.
2. Explicación y desarrollo de la Dinámica.
3. Conclusiones.
Dinámica: para el desarrollo del debate se plantea una adaptación de
la técnica denominada “Work Coffee”. Se trata de una metodología que
intenta fomentar el encuentro y el intercambio de ideas a través de la
conversación en un ambiente tranquilo, relajado e informal, como podría
suceder en el momento de tomar un café, té o aperitivo en compañía de
personas. Algunos autores denominan este proceso como “aprendizaje
conversacional”; basado en un aprendizaje en espiral, fruto de compartir
ideas sobre el mismo tema con diferentes personas en diferentes rondas
de conversación. De esta forma se pretende que las ideas evolucionen, se

114

Infancia y Ciudadanía

reconstruyan y que el rol que cada persona adopta en un grupo, pueda
cambiar al unirse a otro con personas distintas. Para el desarrollo de la
dinámica se han acondicionado 4 mesas de conversación en relación a
una cuestión relacionada con el ámbito de trabajo: la escuela.
Mesa 1: Ideas para compartir sobre: “Retos, dificultades y propuestas concretas para desarrollar una educación para la ciudadanía en
la escuela”.
Mesa 2: Ideas para compartir sobre: “Proyectos concretos que conocéis donde se lleva a cabo una buena práctica de educación para la
ciudadanía”. (si nadie conoce alguno, ¿cómo podría ser?)
Mesa 3: Ideas para compartir sobre: “Reflexiones recogidas estos
días en el Encuentro Ciudad de los Niños o de experiencias personales previas que pensáis que se pueden ser interesantes para aplicar
en la escuela”.
Mesa 4: Ideas para compartir sobre: “Ante problemas en la escuela
que manifiestan los chavales en los Consejos de Participación (acoso
escolar, demasiados deberes o cómo les afectan los recortes en actividades, materiales, calefacción, etc.), ¿Qué acciones se os ocurren
que se podrían llevar a cabo desde un enfoque de educación para la
ciudadanía?”
NOTA: partimos de la reflexión de qué entendemos por Educación para la
Ciudadanía, a partir de las definiciones que propone CESAR COLL (2006):
este autor expone que la Educación para la Ciudadanía debería ser “adquisición y desarrollo de conocimientos, destrezas, actitudes y valores
que capacitan a los estudiantes para participar activa y democráticamente en la vida social adulta” (generalmente se ha considerado a nivel

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

115

curricular, aspectos relacionados con la comprensión de la historia, la
organización social y política)
En cada mesa se ha colocado un mantel de papel y bolígrafos para
anotar las ideas que vayan surgiendo de forma espontánea en las conversaciones que tienen lugar. Se invita a que los participantes se repartan en las cuatro mesas de trabajo y se pone música de fondo. Se
establecen turnos de conversación marcados por el cambio de música;
los participantes se pueden cambiar de mesa para continuar, reanudar
o comenzar una nueva conversación tomando una infusión ofrecida por
la organización del Encuentro.

Principales ideas recogidas
(Se transcriben algunas de las ideas escritas o dibujadas en los manteles):
Mesa 1:
Contagiar entusiasmo, escuchar a los niños, a otros…, romper formas de
hacer (no somos fábricas), pensar emociones, ¿qué es lo importante?
Ver personas, pensar en personas, no en el sistema (inercia, lo conocido, hacer, no pensar) Miedo a la incertidumbre, a experimentar, al
cambio, a lo nuevo.
Recordar que hemos sido niños todos.
Resiliencia.
Presión externa, como realidad y autoengaño (pruebas externas, inspectores, ámbito académico).
Proponer pequeñas actividades, tener pequeños éxitos y compartir
experiencias: cafés entre profesores.
Proceso de domesticación: abdicar de los propios intereses.
Crear ambientes amplios en lugar de exigencias estrechas.
Centrar la educación en el DON de cada persona.
Defectos que se convierten en virtudes por se ven como tales.

116

Infancia y Ciudadanía

Hay que conocer a cada alumno.
Comprender a los niños para poder acompañarlos.
Dificultad: compartimentamos y falta de trabajo en equipo.
¿Competencia entre los profes?
¡Orejas para oír y conectar!
Capacidad de resiliencia, ¡menos mal! creencia de falta de tiempo, si
cambias de metodología, para pensar y sentir lo que quieres.
Dificultad: tiempos y espacios para desarrollar educación para la
ciudadanía.
Mesa 2: (las conversaciones se centrar en tres temas de interés para
el grupo: “Cómo desarrollar proyectos de ciudad en la escuela”, “Experiencias escolares para trabajar en el espacio público”, “Metodologías alternativas en la escuela”
¿ciudad de o para los niños?
Ciudades con lugares donde los niños se puedan esconder de la mirada
fiscalizadora del adulto.
Que te permitan ser y estar en la escuela con libertad para decidir.
Amar a los niños.
Educar en la realidad.
Niños mediadores – ayudantes de estudio: protagonismo real del alumno, espacios que siente como profes, en la escuela, en la ciudad, un
poco de todo.
Montessori, Waldorf, Pedagogía Blanca, ¿cuál es la mejor?
Encontrar la pasión. La pasión se contagia.
Educar a los maestros. Vocación.
Escuchar a los demás.
Tiempos para la resolución de los conflictos.
Es necesario trabajar en el aula sobre el barrio.
Si alguien te empuja a que hagas algo, lo acabas odiando…pero si
pruebo… quizás me puede gustar el experimentar. Lo importante podría ser tener libertad de encontrar lo que te apasiona.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

117

Mesa 3: (se decide centrarse en temas relacionados con formación del
profesorado y cómo transformar la escuela)
“Menos charlas y más hacer”
Comunicación más fluida y prácticas profesionales de la Educación
La Escuela tiene una organización absurda, en la que no cuentan los
intereses del alumnado.
El alumnado debe intervenir en la organización de la escuela.
El organizador de actividades y estructuras debería ser el alumnado
y su propia realidad.
Los educadores no deberían hacer nada que pueda ser hecho por otras
personas (alumnado, familias…)
La escuela es muy burocrática.
No creemos en la capacidad de los niños y niñas.
Tenemos miedo a trabajar con compañeros de forma cooperativa en
la escuela, (por miedos, por si nos critican…)
Pensar desde la perspectiva “¿y por qué no?” para organizar teniendo
en cuenta que las propuestas de los niños tienen sentido.
Cursos entre familias y profesores.
Los centros se diñen al currículum. Tienen miedo a lo nuevo y a lo que
viene de fuera, a no acabar el temario. Se prefiere hacer 20 fichas a salir
al parque, que es mejor: ¿lo pintamos? o ¿lo vamos a ver al parque?
En la formación del profesorado habría que crear redes entre universidad y colegios.
La formación del profesorado debería ser persona a persona. No online, porque se pierde riqueza en la comunicación y relación)
Escuchar e implicar en las decisiones a los niños.
¿La escuela es el tiempo y el espacio de los niños? Es el espacio de
adultos: padres, profesores, cocineros, limpiadores…)
Mesa 4:
Salir del individualismo docente.

118

Infancia y Ciudadanía

Espiral de miedo padres-docentes.
Deberes: coordinarse.
Fuera tabús: temas que no se tratan.
Mediación frente a reprimenda.
Práctica, aplicar, “hands on”.
Poco margen proactivo.
Importancia de los espacios de recreo para los niños.
Importancia del interés.
Mejorar las condiciones- Cambio de modelo de escuela.
Escuela de la domesticación: heredera de las iglesias y los ejércitos.
Bloque padres-profes-niños. Trabajo conjunto, información a través
de blogs, escuela más permeable.
Juegos de cooperación y contacto.
Escuela activa hacia los niños, salirse de una escuela impuesta.
Se tiene a solución “estándar”, no se fomenta la creatividad.
Motivación.
Se domestica el juego, perdura en el tiempo, dependen del adulto. En
la escuela enseñamos eso ¿de qué nos sorprendemos? ¿dónde está
la voz del niño?

Principales conclusiones recogidas
Al final de las rondas de conversación se invita a compartir en grupo
la vivencia. Entre las ideas que surgen se comenta que de las conversaciones han sido tan intensas que no ha dado tiempo a anotar
principales ideas surgidas, no ha habido registros muy exhaustivos,
pero si un intercambio de ideas, conocimientos y experiencias personales muy enriquecedor. Algunas de las conclusiones que también
se aportan son:
Generalmente sabemos lo que queremos pero no cómo hacerlo.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

119

Hay que fijarse en la virtud de cada niño o niña y comenzar a trabajar desde ahí.
La pasión debería mover todo el trabajo a desarrollar en la escuela.
A partir de no saber qué hacer: juntarnos con los niños y niñas para
hablar.
Acercarnos a través del arte para establecer procesos de trabajo.

120

Infancia y Ciudadanía

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

121

GRUPO DE DEBATE SOBRE CIUDADANÍA Y
PARTICIPACIÓN DE LA INFANCIA EN EL ÁMBITO
DE LA CIUDAD.
Dinamizadores MIEMBROS DEL COLECTIVO OTRO HÁBITAT
Esquema de trabajo planteado
El grupo abierto de debate sobre la participación de la infancia en la
ciudad tenía como objetivo trabajar sobre situaciones que pueden favorecer que los niños y las niñas sean sujetos activos de la vida en la
ciudad. Con este fin se promovió el intercambio de experiencias entre
los participantes, para que emergieran diferentes aspectos relacionados con el tema:
– las diferentes temáticas abordadas en distintas experiencias.
– los actores involucrados, es decir, aquellas personas, grupos de
personas o instituciones que participan de una manera u otra en
el proyecto.
– los espacios, físicos o también virtuales, donde se desarrolla la experiencia de participación.
– las acciones puestas en marcha.
Para comenzar la reflexión se decidió inicialmente trabajar en torno a
diferentes experiencias de participación infantil narradas a modo de
‘cuento’ por los participantes que se animaron.
Finalmente contamos con 5 cuentos:
CRISTINA, de OTRO HÁBITAT (Madrid), narró un proyecto de diseño
y auto-construcción de un parque con niños y niñas del colegio La
Alameda en Canillejas (Madrid).

122

Infancia y Ciudadanía

JUANILLO, de CAJE (Alcalá de Henares), relató un proyecto de autoconstrucción de un albergue con adolescentes en Ávila.
ROSA, de la Universidad de Aveiro (Portugal), describió un proyecto en el que se organizaron mesas de conversación entre adultos y
niños sobre los problemas de la participación.
VERÓNICA, de A PIE (Madrid), detalló una mini-acción peatonal con
niños y niñas en la Casa encendida y en el barrio de Lavapiés (Madrid).
ELENA, de ARQUECT (Barcelona), contó las assembleas d’infants de la
escuela de Los Encantes planteadas para rediseñar con los alumnos
la nueva plaza de las Glorias (Barcelona).
Al mismo tiempo que las personas contaban la historia de su experiencia, los demás iban tomando nota en cada cuento de datos concretos
sobre uno de los cuatro ámbitos descriptos precedentemente (temas,
actores, espacios, acciones). Al final de cada ronda, los participantes
colocaban sus anotaciones sobre el papel continuo que cubría la mesa
de trabajo, ordenadas en cuatro nubes de ideas sobre los cuatro aspectos. En esta primera fase: se había estimulado la escucha activa, empezando a interiorizar elementos para el debate y obtenido una primera
lluvia de ideas, a partir de experiencias reales.
En la segunda fase, el grupo de debate se dividió en cuatro subgrupos, cada uno formado por una persona que se había dedicado a tomar
información sobre uno de los cuatro ámbitos. Cada grupo tenía como
tarea la de “hacer un poco de limpieza en las nubes”, es decir: quitar
repeticiones, sistematizar las ideas según los criterios que retenían
oportunos, elegir aquellas que según ellos tenían mayor valor y añadir
las que echaban de menos. A continuación, cada grupo, a partir de las
ideas recogidas, tenía que diseñar una ‘flor’ en una esquina del papel
continuo, donde representar lo que habían debatido durante el trabajo de análisis y sistematización de las nubes. Cada una de las cuatro
flores obtenidas nacían desde la libre asociación de cada grupo entre

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

123

los cuatro ámbitos propuestos (temas, actores, espacios, acciones) y
la interpretación simbólica de una flor compuesta por cuatro partes:
la tierra, donde están los nutrientes y las raíces; el tallo, el camino por
donde fluyen los nutrientes; el centro, donde se concentra el aparato
reproductor de la flor, es decir el motor; los pétalos, la parte más vistosa y atractiva de la flor.

Principales ideas y conclusiones recogidas
La construcción colectiva de cada flor sirvió de base a cada grupo de un
debate enriquecedor en el que cada uno pudo aportar su visión sobre
los elementos que favorecen la participación de la Infancia en la vida
de la ciudad. Resulta curioso, los matices y contrastes entre las cuatro
flores: MARGA GRITA, BEM-ME-QUER, NO ME OLVIDES y SI LE…NO LE,
cuyas reproducciones presentamos a continuación.

124

Infancia y Ciudadanía

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

125

4ª Conferencia: “LOS CONSEJOS INFANTILES
COMO ESCUELA DE CIUDADANÍA”. ANA NOVELLA

CÁMARA

Presenta ISABEL ANDRÉS

Abordamos la última jornada de este intenso VIII Encuentro que convoca el grupo La Ciudad de los Niños de Acción Educativa. Iniciamos la
mañana con la conferencia impartida por ANA MARÍA NOVELLA CÁMARA.
ANA MARÍA es profesora en el Departamento de Teoría e Historia de la
Educación de la Facultad de Pedagogía de la Universidad de Barcelona.
Es miembro del grupo de investigación en educación moral (GREM).
Recientemente ha participado en la investigación “Participación
Infantil y Construcción de la Ciudadanía” financiada por el Ministerio
de Economía y Competitividad.

También ha publicado “Participación y Formación para la Ciudadanía. Los Consejos Infantiles” en 2011. En la revista de Educación del

126

Infancia y Ciudadanía

Ministerio de Educación, con JAUME TRILLA ha publicado “La Participación de los Niños y Niñas, Cuestión de Avances Profundos”. En la revista
Rayuela de México y en la revista de pedagogía Bordón, el pasado mes
de julio, publicó “El Concepto de Ciudadanía construido por jóvenes
que vivieron experiencias de participación infantil”, resultados del I
+ D. En 2013 publicó en la Editorial Horsori el libro “Infants, ciutat un
participación. El Consell d’Infants, exercici de ciudadanía” que será
traducido al castellano próximamente.
Además es dinamizadora del Consell d’Infants de San Feliu de Llobregat, que es una población de unos 40.000 habitantes, una experiencia
muy interesante, que nos va a contar esta mañana.
Durante todo el Encuentro hemos estado hablando de distintos aspectos de la participación infantil; quizá los Consejos de Infancia sean
los órganos de representación y de participación que mejor ayudan a
visualizar la participación de los niños y las niñas en la cuidad, pero no
todos los consejos funcionan de la misma manera, ni el hecho de que
exista un Consejo de Infancia en una ciudad significa que la participación infantil esté garantizada.
ANA MARÍA NOVELLA va a profundizar en este tema con su conferencia
“los Consejos de Infancia como Escuela de Ciudadanía”.

ANA NOVELLA CÁMARA
Buenos días, primero agradecer poder estar aquí hoy en el Encuentro,
poder compartir cosas que se han ido tejiendo a lo largo de la trayectoria que he compartido con niños y niñas, y que hemos compartido
y reflexionado en el espacio del grupo de investigación. Poderlo compartir con vosotros en esta ocasión y que podamos, desde ahí, pensar
juntos otras posibilidades y otros avances que podamos ir dando en lo
que nos ocupa y preocupa a nosotros como colectivo, que es el tema de

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

127

acompañar los procesos de participación de la infancia para esa idea
de ejercicio de ciudadanía.
Todos sabemos y compartimos que la existencia de los consejos
infantiles no es garantía del ejercicio de ciudadanía por parte de los
niños. Y muchísimo menos podemos afirmar que en ellos se aprenda
la ciudadanía simplemente por asistir. Vamos adentrarnos en los elementos de los consejos infantiles que hacen de estos una escuela de
ciudadanía.

Empecemos por clarificar, ¿qué entendemos por un consejo
infantil?
Es un espacio de encuentro dónde se reúnen los niños y las niñas, entre
otras cosas para reflexionar, hablar y hacer propuestas alrededor de
aquellos aspectos relacionados con la vida cotidiana de su ciudad que
consideran necesarios de cambiar para que todos habitantes mejoren
sus condiciones de vida (TRILLA y NOVELLA, 2001).
Pero los consejos infantiles son alguna cosa más que un espacio
de encuentro y de uso de la palabra, son por excelencia un órgano de
participación ciudadana reconocido por el Reglamento de Participación
Ciudadana. Es un órgano de participación reconocido por la Ciudad, por
el equipo de gobierno y por su ciudadanía.
Los Consejos Infantiles los podemos definir como:
– Espacio de reunión donde los niños y las niñas pueden ejercer su
derecho civil a participar en aquellos temas de su ciudad que están
directamente relacionados con ellos.
– Espacio observatorio de la ciudad, donde a partir de la mirada y altura
de los niños, se puede detectar aquellos aspectos y temas mejorables del municipio que pasan desapercibidos para los adultos. Este

128

Infancia y Ciudadanía

observatorio tiene la finalidad de que los niños y las niñas colaboren
en hacer una ciudad más próxima, más a la medida de todos (niños,
mujeres, gente mayor, personas con movilidad reducida,…).
– Espacio de formación para la ciudadanía desde la ciudadanía donde
aprender el sentido y el significado que tiene participar, y desde
donde utilizar aquello aprendido para continuar formándose como
ciudadanos activos y comprometidos.
– Espacio de ejercicio de procedimientos y valores democráticos. En palabras de Dewey estaríamos ante un gimnasio democrático donde
los niños y las niñas tienen la oportunidad de ejercitar su formación
ciudadana.
Los consejos infantiles son una experiencia educativa diseñada para la
formación de ciudadanos activos que tiene la participación como principio educativo, como procedimiento de aprendizaje y como escenario
para la construcción de valores democráticos. En definitiva, participar
en un consejo infantil es implicarse a la vida social mediante el uso de
la palabra y de la acción cooperativa con la finalidad de optimizar la
convivencia y el desarrollo personal.
Los elementos que facilitan que los consejos infantiles sean escuelas
de ciudadanía, y por tanto que incidan en la formación de ciudadanos
son: un concepto de participación de carácter multidimensional desde donde se amplifican sus intencionalidades formativas; un conjunto
de formas de participación que implican al consejo en experiencias de
participación diversas y complejas que van más allá de hacer sentir la
voz; y donde concepto y formas son motor de ejercicio de las competencias ciudadanas de cada uno de los miembros del consejo infantil.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

129

Experiencia educativa, donde la participación tiene un carácter
muntidimensional
Aprender en un consejo infantil será posible siempre que la participación
que se de en él sea auténtica y significativa generando trasformaciones
en el “yo” y “nosotros” ciudadano.
Acompañar a los consejos infantiles en su ejercicio de ciudadanía es
todo un arte, requiere entre otras cosas articular la mutidimensionalidad del concepto participación. Son siete las dimensiones que conceptualizan la participación infantil y que se desarrollan brevemente
a continuación.6
– Principio educativo. La participación es un principio trascendente en
la historia de la Pedagogía que emergió con las Pedagogías antiautoritarias (ROUSSEAU, NEILL, ROGERS, FREINET, KOHLBERG, DEWEY,…).
Algunas de las aportaciones de estas pedagogías son: la formación
de la persona en un entorno libre y espontáneo; impulsar el deseo
de aprender desde la autonomía y la libertad; la configuración del
yo desde la no directividad; espacios de autogestión; la autonomía
y responsabilidad comunitaria (autogobierno). En la defensa de una
educación no autoritaria hay el origen de la participación de los niños en las prácticas educativas como principio. Las aportaciones de
sus principales autores han supuesto elementos innovadores para
la reflexión pedagógica y la práctica educativa fundamentada en la
libertad y la participación infantil. En la actualidad, es uno de los
principios indiscutibles de los proyectos educativos.
6. NOVELLA, A. (2012a). La participación infantil: concepto dimensional en pro de la autonomía
ciudadana. TESI Teoría de la Educación. Educación y Cultura en la Sociedad de la Información, 13
(2), pp. 380-403; NOVELLA, A. Y TRILLA, J. (2014). La participación infantil. En NOVELLA, A.;
LLENA, A.; NOGUERA, E; GÓMEZ, M.; MORATA, T.; TRILLA, J.; AGUD, I.; Y CIFRE-MAS, J. (2014).
Participación infantil y construcción de la ciudadanía. Barcelona. Graó. pp 16-18

130

Infancia y Ciudadanía

– Proceso de cambio. La participación es motor de desarrollo, cambio,
maduración y avance. Elemento conceptual clave para la psicología
del desarrollo, psicología de la educación y la psicología social. Los
principales autores de la perspectiva sociocultural de la psicología
(VYGOTSKY, WALLON, LEVENTIVE, BRUNER, WERTSCH y ROGOFF) entienden
el desarrollo como el resultado, entre otras cosas, de los saberes que
se apropia el individuo de las prácticas sociales en las que participa.
La participación en patrones de actividad cada vez más complejos,
nos lleva a adoptar roles específicos y a dominar autónomamente
aspectos concretos de la cultura. Necesitamos de la implicación en
temas próximos y relevantes, acompañados de otros, para construir
su significado y el sentido del yo. De esta forma favorecemos el crecimiento social e individual. Compartiendo la conceptualización de
ROGOFF (1997), el desarrollo humano se produce por la acción individual, desde la esfera comunitaria y la esfera interpersonal. Por eso,
tomar parte de experiencias educativas implica participar y desarrollar capacidades que favorecen la responsabilidad personal y social.
– Valor democrático. Implicarse en las prácticas educativas favorece
el desarrollo de una forma de entender el mundo. Desde la perspectiva de la construcción de la personalidad moral (PUIG, 1996)
la formación en valores no es una imposición de ideas y formas de
comportamiento, ni una práctica reproductora que está prevista
con antelación, ni se descubre por casualidad. Es mediante la implicación en las experiencias cotidianas que se define el proyecto
de vida y la propia matriz de valores en el marco de unos principios
y referentes democráticos compartidos culturalmente. Dar valor a
la participación, incorporarla como una cosa valiosa entre nuestros
referentes personales y sociales configura nuestro “ser” y “estar”.
Las experiencias de vida cotidiana y la implicación proyectos colectivos desde el ejercicio deliberativo y la acción comprometida

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

131

suponen una fuente de cuestionamiento personal que nos lleva a
desarrollar los instrumentos de la conciencia moral (el autoconocimiento; el conocimiento de los otros; el juicio moral; la capacidad
para la comunicación, el diálogo y la deliberación; la comprensión
crítica; la acción y la autorregulación) y a reafirmar unas guías de
valor compartidas.
– Contenido formativo. La participación es un contenido de aprendizaje
dentro de la Educación para la Ciudadanía. Poder pensar la participación como contenido implica promover experiencias dónde la
participación se conceptualiza, caracteriza, diseña, planifica y evalúa
para volver a repensarla. La Educación para la Ciudadanía pretende
contribuir en formar ciudadanos cívicamente más competentes y
comprometidos, mediante la participación en las responsabilidades
sociales (BOLÍVAR y BALAGUER, 2005). Los contenidos formativos que
la Educación para la Ciudadanía son: a) Aprender a vivir y a convivir:
la convivencia democrática y la participación; b) aprender las razones para vivir y convivir democráticamente; y c) aprender a partir de
retos intelectuales y la búsqueda entre el pensamiento y la acción.
La participación como contenido de aprendizaje nos permite el dominio de unos saberes desde dónde ampliar la matriz de referencia
y las herramientas de reconstrucción de los conocimientos.
– Procedimiento metodológico. Participar implica participación; no
podemos hablar de participación sin participar. La participación lleva implícito un proceso, un desarrollo activo de operativización de
las ideas aportadas, así como de planificación de las acciones para
desarrollarlas. La participación como herramienta y mecanismo requiere la articulación de estrategias que permitan adelantar en el
reto, que no es otro que la propia participación. Operativizar el proceso supone movilizarse y responsabilizarse para la transformación

132

Infancia y Ciudadanía

del presente, aunque sólo sea en el proceso de articulación de esta
idea y aunque no se pueda materializar. Participar participando,
participando para participar.
– Responsabilidad ciudadana. El concepto de participación sobreentiende una dimensión política que no se puede obviar ni maquillar.
Tomar parte en la vida pública de aquello que es colectivo es participación política, así como el hecho de promover acciones que
están dirigidas a influir directamente o indirectamente en las políticas. Ser ciudadano comporta ser un sujeto de derechos políticos
que interviene autónomamente, ejercitándolos, en el gobierno de
la comunidad. Esta definición de ciudadano, en el caso de los niños y las niñas, se silencia, se ignora. Se debe garantizar que las
experiencias de participación infantil intensifiquen el ejercicio de
la ciudadanía con su dimensión más compleja del ejercicio político
que comporta. Formarse para la ciudadanía implica desarrollar una
cultura política más allá de la política representativa emplazada en
el plano institucional y estructural. Supone ejercer la ciudadanía
participativa desde edades muy tempranas, en acciones concretas
que comporten una democracia participativa a través de la cual los
niños incidan y transformen la realidad próxima y cotidiana.
– Bienestar personal. Tomamos parte porque nos sentimos implicados.
La participación está vinculada a la responsabilidad y el compromiso,
pilares del activismo y transformación. Nos sentiremos más o menos
implicados, en función de nuestras experiencias emocionales, reales
o potenciales, que dependen, a grandes rasgos, de nuestras necesidades y/o deseos. La participación tiene un sentido y significado
para cada participante. Las personas se implican en experiencias participativas en función de una motivación intrínseca y/o extrínseca.
Las emociones y las pasiones se construyen desde la percepción del

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

133

individuo y el colectivo, a partir de la sensación de funcionalidad y
utilidad de la participación desde el reconocimiento de la evolución
de su cotidianidad. Sentirse autónomo y reconocido por el entorno
hace que la participación amplifique la confianza y la autoestima. El
niño o la niña que está inmerso en prácticas participativas auténticas se siento reconocido como participante y desde aquí construye
su papel, su forma de relacionarse con la comunidad. Hay como un
sistema de retroalimentación que hace que los niños se consideren
ciudadanos con derechos y responsabilidades.
Concebir el concepto de participación infantil desde esta multidimensionalidad es imprescindible para entender su incidencia en la construcción de la ciudadanía activa y comprometida. Las experiencias participativas que impulsan la complejidad de esta multidimensionalidad no
sólo posibilitan que el niño o la niña tenga la oportunidad de ser cada
vez más competente en participación, sino que a la vez tenga la oportunidad de aprender, significar, construir y reivindicar su ciudadanía.

134

Infancia y Ciudadanía

Concebir el concepto de participación infantil desde esta multidimensionalidad es imprescindible para entender su incidencia en la
construcción de la ciudadanía activa y comprometida. Las experiencias
participativas que impulsan la complejidad de esta multidimensionalidad
no sólo posibilitan que el niño o la niña tenga la oportunidad de ser cada
vez más competente en participación, sino que a la vez tenga la oportunidad de aprender, significar, construir y reivindicar su ciudadanía.
En el marco de intencionales que amplifica esta propuesta multidimensional del concepto participación infantil, los consejos amplifican
las oportunidades de aprendizaje de los niños desde donde construyen
su imagen como ciudadanos autónomos, altamente activos, con responsabilidades y competencias para implicarse en proyectos colectivos. Se
reconocen como agentes políticos, como activistas cívicos.

Ejercicio de la ciudadanía, formas de participación
Las prácticas de ciudadanía han de ser una oportunidad para que
los niños se impliquen en diferentes y variadas experiencias participativas, dentro y fuera del consejo, que vayan de la participación simple,
consultiva, proyectiva y metaparticipación.
A continuación, presentaremos brevemente estas cuatro formas de
participación donde los niños y las niñas de un consejo infantil pueden
verse implicados y cómo pueden ser impulsadas desde la Ciudad (TRILLA,
J. y NOVELLA, A., 2001):
Participación simple. Es el primer nivel de participación y el más
elemental. Se caracteriza básicamente porque los niños toman parte
en un proceso o una actividad como espectadores o como ejecutantes
pasivos. El niño o la niña se incorpora al desarrollo de una acción que
alguien, mayoritariamente un adulto, ha organizado para él y donde
es importante que siga las indicaciones de la organización. También se
entiende participación simple aquellas actividades donde, de una forma

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

135

más o menos activa, pueden incorporar elementos que supongan cierto
grado de libertad para tomar decisiones y que transforman el desarrollo de la actividad. El niño es un consumidor de una propuesta participativa y, en el mejor de los casos, se implicará en su desarrollo. En las
primeras experiencias participativas esta forma de partición tiene un
papel formativo muy relevante porque establece los fundamentos de
las futuras oportunidades, donde de forma progresiva el niño adquirirá más responsabilidades y autonomía. Un ejemplo de participación
simple sería: asistir a la inauguración de actos, participar en las fiestas populares, representar a los niños y las niñas de la ciudad en actos
lúdico-festivos, participar en el Día contra violencia de género…
Participación consultiva. Implica un paso más allá. Los niños y las
niñas ya no son simples espectadores, ejecutantes o usuarios de una
propuesta premeditada y externa si no que forman parte mediante
el uso de la palabra. Los niños se implican en aquellos temas que los
afectan directamente o indirectamente y lo hacen dando su opinión,
proponiendo y valorando diferentes formas (respondiendo cuestionarios, participando en comisiones, entrevistándose con técnicos…).
En toda participación consultiva hay cuatro decisiones importantes a
tomar que caracterizan el nivel de implicación de los niños y las niñas
en el proceso consultivo. Estas decisiones son: desde dónde se hace la
consulta; en qué momento del proceso se demanda la implicación de
los niños; cuáles mecanismos y procedimientos se utilizan para hacer
la consulta, qué grado de compromiso toman los organizadores para
desarrollar las ideas que aporten los niños y las niñas. Algunos ejemplos
de participación consultiva son: remodelación de espacios públicos, ser
miembro de un Consejo de ciudadanos, presentación de opiniones en
jornadas de trabajo, representación en comisiones….
Participación proyectiva. En este tercer nivel, los niños y las niñas
ya no son simples consumidores de una propuesta, ni participan dando su opinión. Este tipo de participación, pasan a ser agentes activos

136

Infancia y Ciudadanía

en la planificación y desarrollo de un proyecto. Convertirse en agente
significa pasar a ser responsable de una actuación y entender que su
implicación es imprescindible para que esta evolucione y tome forma.
La participación proyectiva supone no sólo hacer cosas con las palabras sino que implica, de manera imprescindible, pasar a la acción, a
la transformación de la realidad. Los Consejos reciben, anualmente o
bianualmente, un encargó político por parte del equipo de gobierno
municipal. Este encargo, es una necesidad de la ciudad sobre la cual
se pretende intervenir y si quiere conocer propuestas de mejora que
hacen los niños para tenerlas en cuenta en su transformación. El Consejo hace un estudio sobre el tema en cuestión para poder presentar
un informe donde se expongan las propuestas y/o actuaciones que se
han elaborado. Algunos ejemplos de encargo políticos serían: estudio
de los espacios de juego, campaña de civismo; la remodelación de una
plaza o calle; estudio de desplazamientos escolares seguros.
Metaparticipación. Esta última forma de participación implica un
elevado grado de complejidad y de competencias participativas. En
ella, los mismos participantes demandan, exigen, reivindican o generan nuevos espacios participativos. El objetivo de la participación es
la misma participación. Y lo es desde dos formas complementarias e
interrelacionadas. La primera hace referencia a la capacidad de reivindicación que tienen determinados colectivos para que sus voces sean
escuchadas y tenidas en consideración. La segunda hace referencia a la
posibilidad que tienen de hablar de la propia participación, de analizar
y reflexionar sobre cómo son sus procesos participativos con la voluntad de mejorarlos. Por ejemplo: la presentación del Consejo infantil
a las familias por parte de los propios niños y niñas o como los niños
analizan el desarrollo de alguna de sus actuaciones.
Los niños y las niñas, como ciudadanos, deben poder participar en
varias prácticas participativas y de diferente tipo. Una práctica participativa puede incluir más de un forma de participación. Siempre habrá

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

137

un tipo de participación que predomine, pero dentro del proceso de
desarrollo implicará incorporar elementos propios y característicos de
otro tipo. Las formas de participación son inclusivas y se retroalimentan.
La siguiente imagen quiere representar la complejidad y potencialidad
formativa de las prácticas participativas dentro de un Consejo Infantil.
Es necesario que los Consejos Infantiles tengan la oportunidad de
implicarse a cada uno de estos tipos de participación y en más de una
ocasión; de esta manera, la variedad y los diferentes grados de complejidad y magnitud les permitirá vincularse a diferentes procesos. Así,
podrán reflexionar sobre lo que los rodea y activar diferentes mecanismos para intentar dar respuesta a los problemas. La experiencia vivida
les permitirá tratar los temas de forma sistematizada e innovar en el
proceso de la acción conjunta y comprometida.
Todas estas formas de participación implican escenarios de
relación donde se participa y,
además, donde ejercitan todo
tipo de competencias que hacen posible implicarse de forma
cooperativa y autónoma. Y desde donde se aprende a participar
participando.

Consejos infantiles y competencias ciudadanas7
Los niños y las niñas que ejercen su ciudadanía en experiencias de
participación significativa y auténtica aprenden a participar participando y desarrollan una serie de competencias asociadas a la ciudadanía
7.

TRILLA, J. Y NOVELLA, A. (2011). Participación, democracia y formación para la ciudadanía. Los
Consejos de infancia. Revista de Educación, 356, 23-43.

138

Infancia y Ciudadanía

democrática. Aprenden ciudadanía poniendo en práctica, en el contexto
real y cotidiano, un amplio conjunto de valores, actitudes, habilidades y
conocimientos. A partir del análisis de las experiencias llevadas a cabo
(TRILLA, 2001; TRILLA y NOVELLA, 2001; NOVELLA, 2009), junto con TRILLA,
identificamos las competencias más relevantes que se ejercitan y optimizan mediante la participación activa en los consejos infantiles, éstas son:

1. Conocer y comprender críticamente la realidad
El ejercicio de la ciudadanía requiere de un conocimiento de las instituciones educativas como espacio educativo, social y político. Los niños
y las niñas son conocedores de éstas porque pasan muchas horas en
ellas, se relacionan y conviven. Pero mediante su implicación se dedican a mirarla con más atención, de forma más consciente, minuciosa y
con mayor profundidad. Conocer su realidad no supone sólo una mera
recopilación de información sobre el lugar en que se relacionan, sino
que lleva implícito el hecho de analizar, cuestionar, cuestionarse y valorar aquello que les rodea. Observar con una mirada crítica y comprometida lleva a los niños a discernir entre las fortalezas y debilidades
de sus entornos inmediatos. Por tanto podemos decir que el ejercicio
de ciudadanía necesita de conocimiento valorativo.

2. Comunicar, dialogar y deliberar
Es mediante el uso de la palabra que los niños y las niñas hacen cosas por
su institución educativa. Mediante la palabra, en espacios de encuentro
y reunión, son capaces de dirigir las propuestas y sus reivindicaciones a
los responsables de los problemas y pedir que se solucionen, así como
establecer complicidades con quienes también pueden contribuir a

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

139

remediarlos. Saben que las cosas pueden cambiarse mediante el diálogo y la acción comprometida. Además, el diálogo no sólo es un medio y
un canal para hacer llegar sus opiniones, sino que es una herramienta
para ejercer activamente la ciudadanía. La implicación en espacios deliberativos favorece el intercambio de razones des del respeto mutuo y
el diálogo constructivo. Ser capaces de expresar sus ideas en público,
de escuchar al otro y juntos poder buscar un punto en común desde
donde actuar genera el sentido y valor de la ciudadanía. Sin descuidar
la necesidad de la escucha activa e integradora de otras percepciones
y realidades que no son las de la infancia y que acaban configurando
un proyecto global para la ciudad.

3. Generar, proyectar y emprender
Se trata, pues, de una práctica de ciudadanía ciertamente compleja
que, en su nivel más exigente, tiene lugar en las diferentes fases de
cualquier proyecto. En primer término, en la definición del mismo, en la
determinación de su sentido y de sus objetivos. En segundo lugar, en su
diseño, su planificación y su preparación. En tercer lugar, en la gestión,
la ejecución y el control del proceso. Y, finalmente, en su valoración.
La capacidad proyectiva incluye estos cuatro momentos, aunque no
siempre se dan de esta forma tan completa. En cualquier caso, aquello
que es esencial es que los niños consideren como propio el proyecto en
el que deciden trabajar, y que puedan intervenir no sólo como simples
ejecutantes o destinatarios. El ejercicio de esta competencia proactiva
convierte al grupo de niños en agentes de cambio.

140

Infancia y Ciudadanía

4. Comprometerse y responsabilizarse
Formar parte de iniciativas participativas supone asumir explícitamente el compromiso de trabajar para la mejora del grupo y de responsabilizarse de las acciones que éste decide emprender. La capacidad de
implicarse en acciones colectivas que favorecen el bien común y dan
sentido al propio proyecto personal, sin duda, constituye un componente importante de la formación en la ciudadanía. Una ciudadanía
comprometida y responsable lleva implícita la vinculación a unos valores democráticos mínimos que todos y todas han de compartir por el
hecho de convivir en una misma comunidad.

5. Representar
El ejercicio de la ciudadanía, en algunas ocasiones lleva implícita una
función representativa que contribuye pues a que los niños y las niñas
se impliquen en los proyectos más allá de sus intereses personales y
que tienen que ver con el bien común.

6. Capacidad de trabajar con otros y auto organizarse
El grupo de niños y niñas tiene como función ir definiendo en cada
momento y progresivamente los contenidos de su tarea y los procedimientos para llevarla a cabo. Los adultos están para acompañarles en
estos cometidos mediante metodologías democráticas y no directivas;
metodologías que estimulen la participación de todos y la auto organización del grupo. Que el grupo se percate de su autonomía real y ejerza su capacidad para trabajar juntos auto determinándose no es algo
que se consiga de buenas a primeras. Sea como sea, es fundamental

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

141

garantizar el desarrollo de la capacidad de autogestión de sus espacios
deliberativos y de sus acciones.

7. Reflexionar en, desde y para la acción: metacognición
Es la competencia de pensar sobre el propio ejercicio de la ciudadanía.
Es la posibilidad de hacer de la ciudadanía contenido de análisis y deliberación con la voluntad de reivindicarla y/o simplemente de evaluarla.
En este caso, el objeto de la ciudadanía y la participación es la propia
participación para reivindicar y repensar sus condiciones. Y lo puede
ser de dos formas complementarias e interrelacionadas. La primera,
hace referencia a la reivindicación de su derecho a participar en determinadas cuestiones. Los contenidos de la participación, en este caso,
tienen que ver con los derechos; con los espacios y canales para que se
puedan ejercitar, y las competencias personales y colectivas para poder
ejercerlos realmente. La segunda, hace referencia a la posibilidad que
tienen de reflexionar sobre su propia acción participativa para mejorarla.

La capacidad metacognitiva no es otra cosa que el pensamiento de la
participación ciudadana misma que busca la significación de aquello en que se participa y en el cómo se participa. En esta capacidad
intervienen muchos elementos motivacionales. La vivencia de participar en una iniciativa que tiene repercusiones en la vida cotidiana,
supone una gran satisfacción y anima a continuar implicándose. Los
niños y las niñas que tienen la oportunidad de participar en iniciativas de estas características aprenden que vale la pena hacer las cosas
e implicarse en proyectos colectivos. Las experiencias de ejercicio
de la ciudadanía no siempre son tan positivas como querríamos y
pueden generar algún que otro sentimiento de frustración. Pero eso
-unas dosis necesarias de realismo, el percatarse de las resistencias

142

Infancia y Ciudadanía

existentes, el reconocimiento de que no todo es alcanzable o de que
el puro voluntarismo no es suficiente-, en cierto modo, también
forma parte de la formación para una ciudadanía responsable. El
papel del adulto es ahí relevante, puesto que ha de facilitar que el
Consejo sea consciente tanto de los logros conseguidos como de los
obstáculos reales existentes.

8. Reconocerse como ciudadano activo
Durante su permanencia en experiencias participativas los niños y niñas
van construyendo su propia como imagen de ciudadanos responsables
y comprometidos con su colectivo y comunidad. Sienten que forman
parte de ella y que sus actuaciones contribuyen que ésta mejore. Estar
inmerso en prácticas participativas auténticas y significativas lleva a
sentirse reconocido como ciudadano/a y desde aquí construir su rol,
su forma de relacionarse con la ciudad.
Observar, conocer y comprender críticamente la realidad; Comunicar,
dialogar y deliberar; Generar, proyectar y emprender; Comprender y responsabilizarse; Representar; Trabajar con otros y de auto organizarse;
Reflexionar “en”, “desde” y “por la” acción (metacognición); Reconocerse como ciudadano activo, activista político. Estas competencias
son inherentes a la naturaleza de ser ciudadano. Pero los niños en el
momento de incorporarse en un órgano de participación tienen estas
competencias en potencia y es con su ejercicio en el día a día que se les
desarrollará siendo capaz de participar de forma autónoma y generar
procesos participativos.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

143

En la investigación “Participación infantil y construcción de la
ciudadanía”8 pudimos constatar que los jóvenes que en su infancia vivieron experiencias participativas significativas sostienen actualmente una
idea de ciudadanía más elaborada y exigente, vinculada al humanismo
cívico y respetuoso en pro de la convivencia. En definitiva, conciben la
ciudadanía poniendo mayor énfasis en aspectos como la participación,
el sentido crítico y el compromiso social y político.
En la medida que los niños de Consejo de Niños participen en prácticas participativas auténticas y significativas que generen transformaciones en la ciudad y dentro de su grupo desencadenará otras transformaciones en la esfera de la cultura de los niños que los aproximará
a la construcción de la imagen de ciudadano como activista político
de carácter cívico.

BIBLIOGRAFÍA
ALFAGEME, E., CANTOS, R. y MARTÍNEZ, M. (2003). De la participación al
protagonismo infantil. Propuestas para la acción. Madrid. Plataforma
de Organizaciones de Infancia.
CASAS, F., GONZÁLEZ, M., CARME, M., NAVARRO, D., MALO, S., FIGUER, C. y
BERTRAN, I. (2008). Informe sobre experiencias de participación social
efectiva de niños, niñas y adolescentes [Versión electrónica]. Madrid.
Ministerio de Educación, Política Social y Deporte.
Comité De Los Derechos Del Niño (2009). El derecho del niño a ser escuchado. Observación General no.12 (CRC/C/GC/12).
CUSSIÁNOVICH, A. y FIGUEROA, E. (2009). Participación protagónica: ¿Ideología o cambio de paradigma? En LIEBEL, M. y MARTÍNEZ MUÑOZ, M.
(coord.) Infancia y derechos humanos. Hacia una ciudadanía participante
8.

El equipo formado por J. TRILLA (IP), A. NOVELLA, A. LLENA, E. NOGUERA, M. J. MORATA, M. GÓMEZ, I.
AGUD, Y J. CIFRE. Fue financiada por el Ministerio de Economía y Competitividad, ref. EDU2009-10967.

144

Infancia y Ciudadanía

y protagónica. Lima. Instituto de Formación para Educadores de Jóvenes,
Adolescentes y Niños Trabajadores de América Latina y el Caribe. p. 83-99
GAITÁN, L. (2009). Perspectivas teóricas de la sociología de la infancia
en Europa. En LIEBEL, M. y MARTÍNEZ MUÑOZ, M. (coord.). Infancia y
derechos humanos. Hacia una ciudadanía participante y protagónica.
Lima. Instituto de Formación para Educadores de Jóvenes, Adolescentes y Niños Trabajadores de América Latina y el Caribe.
HART, R. (2001). La Participación de los niños en el desarrollo sostenible.
Barcelona. UNICEF, P.A.U. Education.
NOVELLA, A. (2008). Los consejos infantiles: oportunidades y retos de la
participación infantil en la ciudad. A E. SORIANO (Comps.): Educar
para la ciudadanía intercultural y democrática (pp. 227-256). Madrid. Muralla.
NOVELLA, A. (2012). La participación infantil: Concepto dimensional en
pro de la autonomía ciudadana. Revista Teoría de la Educación: Educación y Cultura en la Sociedad de la Información, 13 (2), 380-403.
NOVELLA, A. (2012). La participación de los niños, cuestión de avances
profundos. Rayuela, Revista Iberoamericana sobre niñez y juventud
en lucha por sus derechos, 7, 96-104.
NOVELLA, A. (2013). Infants, participación i ciutat. El consell d’infants,
un exercici de ciutadania. Barcelona. Horsori. (A finales del 2014 se
traducirá al castellano).
NOVELLA, A.; LLENA, A.; NOGUERA, E; GÓMEZ, M.; MORATA, T.; TRILLA, J.;
AGUD, I.; Y CIFRE-MAS, J. (2014). Participación infantil y construcción
de la ciutadania. Barcelona. Graó. pp 16-18
ROGOFF, B. (1997). Los tres planos de la actividad sociocultural: apropiación
participativa, participación guiada y aprendizaje. En J. M. WERTSCH,
P. DEL RÍO Y A. ÁLVAREZ (Comp.). La mente sociocultural. Aproximaciones teóricas y aplicadas (pp. 111-128). Madrid. Fundación Infancia y
Aprendizaje.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

145

TONUCCI, F. (1997). La Ciudad de los Niños. Madrid. Fundación Germán
Sánchez Ruipérez.
TONUCCI, F. (2004). Cuando los niños dicen ¡Basta!. Barcelona. Fundación Germán Sánchez Ruipérez.
TRILLA, J. Y NOVELLA, A. (2001). Educación y participación social de la
infancia. Revista Iberoamericana de Educación, 26, 137-164.
TRILLA, J. Y NOVELLA, A. (2011). Participación, democracia y formación
para la ciudadanía. Los consejos de infancia. Revista de Educación,
356, 23-43.

LA SESIÓN DEL VIERNES TERMINÓ CON LA ACTUACIÓN
DEL GRUPO TEATRAL AJONEGRO
Y EL POSTERIOR PASEO POR EL MADRID HISTÓRICO

146

Infancia y Ciudadanía

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

147

EXPERIENCIAS PRESENTADAS POR NIÑOS, NIÑAS
Y JÓVENES EN RELACIÓN CON EL TEMA DEL
ENCUENTRO
Alumnado del IES PRADOLONGO.
Antiguos alumnos del CEIP LA NAVATA
Miembros de los Consejos de Participación de Alcobendas y de
los distritos de Retiro y Villaverde.
Presentan y moderan DIANA PONCE, ANA MERINO y CONSUELO UCEDA

CONSUELO.- Vamos a comenzar. Como podéis ver, transformamos un poco
la disposición de la sala. Este tipo de salas no nos facilita una situación
de encuentro en el espacio, pero vamos a intentarlo sentándonos de
esta manera, como comenzando una asamblea en la que niños, niñas,
adolescentes y jóvenes que hoy nos acompañan nos van a contar cuál es
su experiencia de las actividades que hemos estado hablando estos días.
Las personas adultas que hemos estado aquí hemos estado hablando de vosotros y de vosotras, hemos hablado bien, tenemos buena

148

Infancia y Ciudadanía

valoración de lo que hacéis y de cómo lo hacéis, pero nos faltaba, evidentemente, vuestra opinión, que fuerais vosotros y vosotras quienes
lo contaseis porque, a lo mejor, los adultos nos estamos haciendo ideas
que no son reales sobre vuestra actividad; así que es muy importante
que seáis vosotros quienes lo contéis. Os damos un ratito para contarlo
y, después, habrá un tiempo para las preguntas que os hagan; podéis
responder quienes queráis, además de los que vosotros habéis decidido
que sean los que van a hacer la presentación. Ya os he dicho quiénes
han estado aquí estos días y ahora les voy a decir a ellos de dónde procedéis y cuál va a ser el orden de intervención.
Han venido niños y niñas del Consejo de Infancia y Adolescencia de
Alcobendas, del Instituto de Secundaria PRADOLONGO, ayer tuvimos una
excelente presentación de una de sus profesoras y hoy vienen ellos a
contarnos su experiencia. También han venido de la Comisión de Infancia y Adolescencia de Villaverde, de la Comisión de Participación
Infantil de Retiro, y antiguos, no me gusta mucho la palabra antiguos,
¿a vosotros os gusta, ISMAEL y VIOLETA? Bueno, no son antiguos, son
muy modernos, pero son antiguos con referencia a su experiencia como
alumnos en el Colegio Público LA NAVATA y ellos, que pasaron por esa
experiencia de participación, vienen a decirnos si les gustó o no y de
qué les ha servido ahora que ya son casi adultos.
Si os parece, vamos a empezar su presentación por el Consejo de
Infancia de Alcobendas:
JERÓNIMO.- Hola, soy JERÓNIMO, tengo once años y voy al Colegio Federico García Lorca de Alcobendas. El Consejo de Infancia y Adolescencia está formado por 35 niños y niñas con edades entre los once y
los quince años, pertenecientes a colegios, institutos y asociaciones
de Alcobendas. Nuestro trabajo duró 3 años. Ahora estamos en fase de
renovación y somos unos colaboradores. Nuestra misión es velar por el
respeto y la aplicación de los derechos del niño en la ciudad. Nuestro

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

149

objetivo es mejorar Alcobendas teniendo en cuenta la opinión de los
niños y niñas. Para que conozcáis más sobre el Consejo de Infancia y
Adolescencia de Alcobendas os dejo con este vídeo que resume en una
pequeña historia lo que hacemos.
Vídeo 1: https://www.youtube.com/watch?v=aRzuGfeqors
CAROLINA.- Hola, soy CAROLINA, tengo 13 años, vengo del Instituto Severo Ochoa y me presenté al Consejo de Infancia porque quería hacer de
Alcobendas una ciudad mejor. Para mí la experiencia de estos dos años
de Consejo me ha permitido conocer a otra gente, que los mayores me
hayan podido escuchar, y que te hace sentir algo importante en la ciudad. Además, en 2013 el Consejo cumplió 15 años. Nuestra participación
dura 3 años, aunque podemos seguir colaborando, ayudando a los niños
nuevos y al Ayuntamiento. Nos reunimos una vez al mes, merendamos
y pensamos en nuevas propuestas para mejorar la ciudad y el bienestar
de los niños. Ahora os dejo con este vídeo para que veáis algunas de las
acciones más importantes que hemos realizado. Muchas gracias.
Vídeo 2: https://www.youtube.com/watch?v=JGXeuR-lsmE
NOELIA.- Hola, soy NOELIA, tengo 14 años y vengo del Instituto Giner de
los Ríos de Alcobendas. Hoy os voy a contar una de las propuestas más
llamativas de este Consejo, como es el modelo infantil de reclamaciones y sugerencias para la infancia de Alcobendas. Pensamos que esta
iniciativa contribuirá a mejorar nuestro derecho a opinar en la ciudad.
Hemos pensado que este modelo de sugerencias y reclamaciones debe
incluir las siguientes características:
– tiene que combinar el sistema escrito con la comunicación mediante
pictogramas y dibujos o emoticonos para poder mostrar el grado de
satisfacción o malestar,
– que aparezcan los datos del padre o la madre o tutor, también los
del niño o la niña, por lo menos, la edad,

150

Infancia y Ciudadanía

– que se pueda poner el lugar del Ayuntamiento donde va dirigida la
reclamación o sugerencia: deportes, medio ambiente, educación,
etc.; espacios grandes para escribir con cuadrícula,
– que se pueda elegir el medio en el que se quiera recibir las posible
contestación,
– que la respuesta sea dirigida a los niños con un lenguaje claro y
adaptado,
– y lo más importante, que tenga en el reverso los derechos de la
infancia.
Esta propuesta ha sido recogida en el Plan Estratégico Diseña Alcobendas.
CONSUELO.- Gracias por vuestra intervención. Luego os contarán lo que
les ha parecido; ahora continuamos con otro grupo: El grupo del Instituto de Educación Secundaria PRADOLONGO. Van a intervenir DIEGO,
SAURI, DANIEL, MIQUELLI y BRIGITTE.
MIQUELLI.- Nosotros venimos de un instituto y tenemos menor área de
influencia que la que tienen ellos. Es un instituto que hace unos años
era bastante conflictivo, había varios problemas y se han ido creando
diversos organismos dentro del centro para ir mejorando la convivencia:
– Tenemos los alumnos Ayudantes. Son alumnos de 1º y de 2º que se
encargan de observar cómo está la situación, porque los que mejor
saben cómo se encuentran los alumnos entre ellos son los mismos
alumnos. Se encargan de mantener un clima de buena convivencia.
– Después tenemos los Mediadores, a partir de 3º. Se encargan de
resolver los conflictos que aparecen, buscan una solución dialogada y consensuada; ahora mis compañeros hablarán de forma más
profunda de ello.
– Tenemos otros organismos, los Ecodelegados para preservar la
ecología del centro. Nosotros somos afortunados porque tenemos

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

151

muchas zonas verdes y hay que cuidarlas y desde hace un par de
años. Además, tenemos un huerto que da sus frutos.
– También tenemos los Delegados de Deportes, que no sé si lo tienen
muchos centros. Son un enlace entre el profesor de educación física y las clases para actividades que tienen que ver con el deporte y
actividades físicas en general, como un campeonato de fútbol que
se hace en los recreos y ese tipo de cosas.
– Y por último, tenemos el Club de Deberes, que es ayuda al estudio.
Por las tardes, varios alumnos de 4º, los que van mejor y tienen
mejores notas, se presentan voluntarios para ayudar a alumnos de
cursos más bajos, de 1º hasta 3º, para hacer los deberes y estudiar.
CONSUELO.- Ahora DIEGO y SAURI van a hacer una presentación de lo
que es una mediación; os dejo con ellos:
SAURI.- Buenos días a todos. Nosotros vamos a hablar sobre la mediación y en qué consiste esta actividad que hemos organizado en nuestro
instituto para ayudar a resolver conflictos entre alumnos y a veces entre
alumnos y profesores. Es una actividad en la que se apuntan alumnos
de 3º y cursos superiores, cuyo fin es hacer que en el instituto haya un
ambiente de colaboración, de tranquilidad y de bienestar entre todos.
DIEGO.- En el grupo de mediación estamos incluidos todos los miembros de la comunidad educativa, padres, madres, alumnos, profesores
e, incluso, cualquiera de los que estáis en la sala y queráis ir a la formación, la tenemos en el primer trimestre del curso. También podéis
venir sin ningún problema, habláis con el Centro y, si queréis estar en
el curso de mediación, estáis. Los Mediadores nos encargamos, como
se ha dicho, de mantener un clima bueno en el centro, de pactar soluciones dialogadas a problemas que antes se resolvían a palos, porque
el instituto antes era bastante conocido por ser muy conflictivo. Había

152

Infancia y Ciudadanía

incluso peleas entre bandas a la salida. Yo creo que hemos dado pasos
de gigante en la solución de esos conflictos y, de hecho, ahora estamos
haciendo mediaciones de cosas que no tienen mucha importancia porque no tenemos problemas grandes, no tenemos los suficientes como
para cubrir a los mediadores que estamos allí.
SAURI.- Principalmente lo que hacemos es dar la oportunidad a nuestros compañeros de resolver sus conflictos por medio de la palabra.
Como bien sabemos, la palabra es un instrumento que actualmente en
algunos casos no se utiliza y es la mejor medida para resolver los conflictos. En nuestro instituto (yo conozco casos de personas cuya palabra se la lleva el viento y todo se resuelve por medio de bofetadas), en
esos casos lo que hacemos es que se hable; esta mediación la hacen
dos alumnos especializados que han recibido una formación, que saben
cómo llevar el asunto.
DIEGO.- Toda mediación parte de un conflicto en el que hay dos partes. En los casos de acoso, o cosas por el estilo, un mediador no puede intervenir ya que tenemos que ser neutrales y nos pondríamos
rápidamente del lado de una parte: sería una persona la que crea el
conflicto y otra persona la que lo sufre, la perjudicada y el que genera el conflicto.
Como decía, toda mediación parte de un conflicto y hay que hablar
por separado con las partes en conflicto haciendo una pre-mediación
que es simplemente para hacernos una idea general; actualmente no
lo hacemos los mediadores, sino que se hace desde jefatura de estudios, ya que es la vía más rápida y de ahí ya nos derivan a nosotros las
mediaciones.
SAURI,- La mediación, es un proceso por el cual ayudamos a dos personas a encontrar un acuerdo para resolver sus problemas, pero en ningún

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

153

caso los mediadores proponen las soluciones porque la función de la
mediación es que las dos personas implicadas encuentren la solución al
problema. Esta solución tiene que estar acordada por ambas personas
y firmada, lo que garantiza su cumplimiento. Antes de una mediación
hay que hacer una serie de tránsitos que son presentar las reglas del
juego; esto quiere decir que entre ellos no pueden hablar, que hay una
escucha activa por parte de los mediadores de forma que las personas
implicadas en el conflicto se sientan compenetradas y escuchadas, porque, a veces, el problema que hay es que la gente no escucha; y luego,
aclarar el problema considerando los distintos puntos de vista, y eso
no significa que uno sea más aceptable que otro.
DIEGO.- Uno de los puntos importantes por los que hacemos que cada
persona cuente su historia delante del otro es para que empaticen
entre los dos. Muchas veces nosotros montamos nuestra propia historia de un problema en la cabeza pero no estamos pensando en lo
que nosotros podemos haber hecho a esa persona, cómo se ha podido
sentir o cómo podríamos haber actuado nosotros de una mejor manera. Aunque nosotros ya conocemos la historia de la premediación y ya
sabemos lo que ha pasado, les ponemos juntos para que cada uno vea
cómo se siente la otra persona, que es una de las partes importantes
de la mediación. Después, el acuerdo, como ya se ha dicho, no lo proponemos nosotros, ellos tienen que trabajar juntos para conseguir
una meta común.
SAURI.- Esta presentación es la que hacemos en nuestro instituto para
que la gente se anime a participar como mediadores. Es decir, contamos lo que hacemos y por qué: por compañerismo y porque a todos nos
gusta ser miembros de un grupo, por conocer a más gente, por amistad,
porque hay gente que después de una mediación, como luego nos van
a contar, se incorporan al grupo y esto beneficia a todos.

154

Infancia y Ciudadanía

DIEGO.- Y para esto sirve la mediación, para resolver conflictos. Incluso
lo podemos utilizar en nuestra vida cotidiana; ha habido mediadores que
han llegado muy contentos de algunas vacaciones porque, por ejemplo, han tenido problemas tan tontos como que sus primas pequeñas
se peleen por una pelota, cosa muy frecuente, y han sabido arreglarlo
con la mediación que funciona más allá del ámbito escolar y que ayuda
a prevenir futuros conflictos, porque al trabajar la empatía y la escucha activa estamos más receptivos a las propuestas que puedan tener
otras personas y a pensar antes en lo que hacemos para no dañar los
sentimientos de los demás.
Ahora dos compañeras nos van a hablar de sus experiencias en la
mediación.
ALUMNA.- Cuando estaba en 2º, me hicieron una mediación. Yo creía
que iban a ser profesores, que nos iban a regañar por lo que había pasado, habíamos discutido; y cuando vi que eran alumnos mayores que
nosotras, que nos ayudaron mucho, que no se pusieron de parte de
ninguna, fue lo que me motivó para ayudar a nuestros compañeros de
clase porque somos los que sabemos cómo se sienten, porque pasamos
muchas horas a la semana juntos.
ALUMNA.- A mí no me han hecho ninguna mediación pero me he querido
apuntar porque me gusta ayudar a los demás, y me apunté con un grupo
de amigas. También el año pasado fui Ecodelegada que son personas
que ayudan a cuidar el medio ambiente dentro y fuera del instituto y,
como todo, eso también es voluntario. Los mediadores tenemos una
reunión cada primer viernes de mes y hablamos de lo que vamos a hacer: excursiones, proyectos y de todo.
También iba al Club de Deberes donde me ayudaron bastante con los
deberes que no entendía porque no me enteraba bien. Fue para mí una
ayuda muy buena; me ayudaron en todo y a pasar de curso.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

155

CONSUELO.- Muchas gracias. Vamos a escuchar ahora a niños y niñas de
la Comisión de Infancia y Adolescencia de Villaverde:
YOSLA.- Hola, soy YOSLA, tengo 13 años. Somos niños y niñas de 8 a 13 años
que intentamos mejorar nuestro barrio. Nos juntamos una o dos veces al
mes en el Ayuntamiento de Villaverde Alto para hablar sobre las ideas para
mejorar el barrio; también hacemos juegos, investigamos, exploramos y también hacemos encuentros como éste y reflexionamos sobre nuestras ideas.
JAIME.- Hola, soy JAIME, tengo 11 años y vengo a hablaros sobre lo que
hicimos en 2011. Primero fuimos a UNICEF a hablar sobre los Derechos
de los Niños y las Niñas, porque nos parece que los niños y niñas no
tienen tantos derechos como las personas mayores. Luego, en nuestra
comisión, hicimos un teatro sobre nuestros problemas con nuestros
vecinos y vecinas del barrio. También salimos a investigar nuestro barrio para decir las cosas que nos gustan y que no nos gustan y buscar
solución para lo que no nos gustaba. También estuvimos en un centro
de educación vial y nos enseñaron las señales de tráfico, cómo utilizar
la bici y también salimos a un circuito para simular que íbamos en coche o en bici y respetar todos los semáforos y señales. Hablamos con el
Concejal de Villaverde Alto y le contamos todos los problemas del barrio
e hicimos mapas para presentar todo lo que había en nuestro barrio.

156

Infancia y Ciudadanía

MARTA.- Hola, buenos días, yo me llamo MARTA, tengo 12 años y voy
a hablar sobre lo que hicimos en 2012. Nos reunimos con el Concejal
de Villaverde Alto y le expusimos nuestras ideas y las cosas que queríamos mejorar en nuestro barrio. En esta foto fuimos a San Cristóbal
para hacer un teatro para los niños de allí, que también querían hacer
una copia como la que tenemos en Villaverde. En esta foto, cogimos
unas cartulinas de distintos colores y cada color significaba una característica de la persona: feliz, enfadado…, es el juego de los roles;
cada uno, cuando nos poníamos un sombrero de un color, teníamos
que tener el punto de vista de la característica que representaba el
sombrero. También hicimos una investigación del parque del Castañar,
que es un parque de Villaverde Alto, para ver cómo estaba y explicárselo al Concejal.
MARÍA.- Hola, me llamo MARÍA, tengo 12 años y voy a decir lo que hemos hecho en el año 2013. Preparamos en nuestro Ayuntamiento lo
que íbamos a exponer en el encuentro de Leganés, haciendo pancartas: fuimos a un centro cultural para exponer a todas las comisiones lo
que hacemos en nuestro barrio. También fuimos al Colegio San Roque
de Villaverde para mirar si había otro lugar más amplio para reunirnos.
Y en el Ayuntamiento estuvimos viendo lo que íbamos a exponer en la
radio para darnos a conocer.
YASÍN.- Hola, me llamo YASÍN, tengo 8 años y fuimos a la radio para
hablar de lo que hacemos y para que nos conociera más gente. Estuvimos haciendo la fiesta de despedida del Ayuntamiento para jugar y
divertirnos un poco.
LAURA.- Hola, soy LAURA, tengo 13 años y os voy a contar lo que nos
lleva a participar en esta Comisión: es porque queremos mejorar el barrio en muchos aspectos como limpieza, seguridad, etc., también para

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

157

estar juntos y divertirnos a la vez que trabajamos y para conocer más
gente de otras copias y realizar actividades en equipo.
CONSUELO.- Gracias por vuestra exposición. Ahora, a continuación, la Comisión de Participación Infantil de Retiro nos va a contar su experiencia.
GONZALO.- Hola, soy GONZALO, tengo 9 años y vamos a hablar sobre lo
que hemos hecho en la Comisión. Hemos investigado un semáforo de
nuestro barrio que dura muy poco para los peatones y hemos conseguido que venga una persona del Ayuntamiento para cambiar el tiempo
del semáforo; hemos recogido firmas para eso. Con Jorge hemos traído
unas hojas para que podáis firmar para lo de los semáforos.
IRUNE.- Hola, me llamo IRUNE, tengo 9 años y os voy a hablar de lo que
hicimos la última vez en investigación. Fuimos a una parte del barrio y
vimos que todo estaba lleno de basura, había árboles caídos, cacas de
perros por todas partes, grafiti en sitios donde no debían estar y nos
pareció muy grave. Pensamos qué podíamos decir y hacer para que alguien lo pudiera comunicar en todo el barrio, y es que en nuestro barrio
hay ciudadanos que les parece bien que haya cosas y hay ciudadanos
que les parece que no. Por ejemplo, el otro día estuvimos visitando a un
ciego y nos dijo que le molestaba mucho el ruido de los coches porque
le distraía al andar: había un semáforo que, para pasarlo, los ciegos
tienen que oír, pero por la noche siempre lo apagaban y cuando él tenía que pasar yendo hacia su casa, nunca oía y, a veces, se confundía y
no sabía por dónde ir. Nos pareció muy importante. Hay niños que no
han podido venir hoy, pero también tienen pruebas de que ese hombre
tiene muchos problemas para andar por la calle.
CONSUELO.- Les damos las gracias a los niños de la Comisión de Participación Infantil de Retiro. Una aclaración que quería hacer: antes, el

158

Infancia y Ciudadanía

otro grupo ha hablado de ir a Leganés para que hicieran una “copia”, y
yo me he quedado un rato diciendo ¿es que no tendrán fotocopiadora?
Queríamos aclarar que las “copias” son las Comisiones de Participación
Infantil, para aquellos que no lo sepáis, yo tampoco lo sabía. Ellos iban
para que en otro sitio se hicieran también “copias”. Desde luego, si las
hicieron como vosotros, van a salir unas “copias” estupendas.
Participan ahora ISMAEL y VIOLETA que fueron alumnos del Colegio
de LA NAVATA y que ahora, uno, en la Universidad y la otra, terminando el bachillerato, nos van a comentar cómo fue su experiencia, lo que
recuerdan de ella y si les ha servido para algo:
VIOLETA.- Yo, como ex-alumna, voy a contaros mi experiencia por el
colegio y las actividades que hacíamos que nos afectan en cómo somos ahora respecto a la ciudadanía. Por ejemplo, en el colegio de LA
NAVATA el material que utilizábamos era todo de todos, nadie llevaba
sus propios bolis, ni sus libros y así aprendimos a valorar y a respetar
lo que es de todos; ahora podemos traducirlo en la sanidad, los servicios públicos, la educación… También nuestras familias estaban más
implicadas en el colegio de lo que puedan estar en otros centros y esto
nos ha afectado en la relación que tenemos con nuestras familias porque, si no hubieran tenido la participación que tuvieron en el colegio,
no hubiésemos compartido experiencias como los talleres en carnaval,
obras de teatro, donde los padres nos ayudaban con el decorado, con
los trajes, con todo. O la semana del protagonista, donde, en infantil
de cuatro años, una semana era dedicada a un alumno: él cuenta el día
que nació, sus cumpleaños… y, el último día, van sus padres a hablar de
él. Por esto, si nuestros padres no hubiesen participado tanto, el grado
de confianza no hubiera sido tan alto como lo es ahora.
También en el colegio, los profesores y padres intentaban trasmitirnos los valores de solidaridad a través de que todos los alumnos hacíamos todas las actividades, nadie se quedaba sin hacer alguna actividad

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

159

por problemas económicos y ahora, siendo más mayores, consideramos
que todo el mundo tiene derecho a las mismas oportunidades, independientemente del nivel económico.
También la elección del proyecto de centro, lo elegíamos entre todos y participábamos todos; esto es una forma de crear cohesión en el
colegio y ayudar a que tengamos unos valores colectivos como solidaridad o cuidar lo que es de todos; y esto, en la actualidad, se traduce
en que tenemos esos valores colectivos e intentamos crear cohesión
en la sociedad.
ISMAEL.- Voy a seguir comentando algunas de estas actividades que
realizábamos: por ejemplo, teníamos una asignatura que en otros centros era conocimiento del medio pero que nosotros la llamábamos proyecto; en esta asignatura no venía el profesor y nos contaba el rollo,
sino que nosotros traíamos libros de nuestras casas para dejárselos a
los compañeros, buscábamos en Internet, buscábamos la información
y nos hacíamos los temas; y esto, traducido ahora que estoy en la Universidad, yo creo que es importante y me ha ayudado, porque ahora
uno tiene que saber sacarse las castañas del fuego.
Luego, además, teníamos mucha implicación con temas de medio ambiente: nuestro colegio, como otros, participaba en Ecoescuelas y teníamos un huerto, reciclábamos agua y hacíamos talleres de
concienciación.
Otro tema importante era la diversidad cultural del colegio: había
chicos de muchas naciones, tratábamos de incluir a gente con diversas
discapacidades y que todos tuviéramos esa tolerancia y ese respeto al
que es distinto y eso, ahora en el mundo en que vivimos, es muy importante para saber valorar al que es distinto. Saber que todo el mundo es importante independientemente de que sea distinto a nosotros.
Luego, algo muy importante que hacíamos eran las Asambleas, todos los días, a primera hora, en un espacio habilitado en el aula con

160

Infancia y Ciudadanía

unas colchonetas y demás, nos sentábamos todos a comentar noticias,
a resolver conflictos y a hablar de temas del colegio que pudiéramos mejorar; en definitiva, era una manera de que todos participásemos y yo,
por ejemplo, ahora que estoy en la Universidad y todo son asambleas,
todas las facultades tienen su asamblea a las que la gente puede ir y comentar todo lo que ocurre y se proponen soluciones, luego además, en
las Universidades, los órganos de gobierno, donde los alumnos tienen
que estar muy metidos en ello y donde tenemos distintos delegados…
Es importante participar en esto.
En definitiva, desde una perspectiva más amplia, ¿de qué sirve todo
esto que se hace en los colegios con los chicos?, pues sirve para plantar
una semillita para que el día de mañana, cuando sean mayores, salgan
a la calle y sepan qué hacer y cómo solucionar problemas y respetar a
los demás y mantener una solidaridad con todos. Que sepan ser unos
ciudadanos con todos sus derechos, que vivan dignamente y ayuden a
que todos vivan dignamente también.
CONSUELO.- Gracias por contarnos vuestra experiencia. No tenemos
mucho tiempo, como siempre, pero el tiempo mejor empleado es el de
escucharos a vosotros. Ahora, aunque nos lo han explicado muy bien,
seguramente nos quedarán dudas o nuevas aportaciones para lo que
nosotros, como adultos, queremos recoger para ayudar a esos procesos de participación mientras sois todavía niños, niñas o adolescentes.
Seguramente, como dice ISMAEL, os servirá para después, pero también
es muy importante que os sirva para el ahora, es decir, que sigáis participando y haciendo esas actividades en vuestro entorno o en vuestros
centros, barrios y ciudades.
Ahora abrimos un turno de palabra para que vayáis preguntando.
Cogemos tres o cuatro palabras. Decid a quién se las queréis dirigir.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

161

COLOQUIO
SILVIA.- Trabajo en el Ayuntamiento de Alcobendas como técnico de
juventud e infancia y directamente trabajo con la Comisión de Participación Infantil de la que tenéis ahí 3 representantes. Lo primero,
daros las gracias a todos los niños, niñas, chicos y chicas jóvenes que
estáis ahí sentados porque, una vez más, nos habéis dado una lección
de calidad humana; de verdad, gracias por esa sensibilidad que tenéis.
En segundo lugar, lamento que no se haya podido ver el vídeo en el que
se reflejaban las acciones más emblemáticas de nuestra comisión; pero
no me quería dejar en el tintero una idea, como digo, de calidad humana y de sensibilidad que ellos han trabajado este año y que ha sido la
creación del homo Participus, es decir, la evolución: el homo Erectus,
el homo sapiens evoluciona y resulta que aparece ahora el homo Participus, el perfecto y la perfecta ciudadano y ciudadana; para esto ellos
se reunieron con el Concejal, es fundamental la voluntad política. Con
los técnicos municipales de participación y a través de las herramientas
del consenso y el debate crearon las características que va a tener el
homo Participus, que son los valores de: la igualdad de oportunidades,
la solidaridad, la justicia, la transparencia, la libertad, el pluralismo y la
responsabilidad y además, tienen que tener dos valores indispensables,
el valor de la comunidad y una palabra nueva que ellos inventaron, el
interracialismo, y diréis que qué es eso, pues podría entenderse como
aquella participación ciudadana integrada por razas, sectores sociales, culturas…, encaminadas a un beneficio común. Muchas gracias
por vuestra escucha.
ROSA VALDIVIA.- Hola, soy ROSA, del grupo de trabajo La Ciudad de los
Niños que organiza este Encuentro. Quería deciros lo que ya os ha dicho
SILVIA, que muchas gracias por estar aquí compartiendo esta mañana
con nosotros; seguro que teníais cosas divertidísimas que hacer. Lo

162

Infancia y Ciudadanía

segundo, quería preguntaros a los participantes en las “COPIAS” (Comisiones de participación de infancia y adolescencia) si sois conscientes
de la importancia de lo que estáis haciendo, de lo importante que es el
tiempo que dedicáis. Sé que os lo pasáis bien porque lo que nos habéis
mostrado en las fotos parecía muy divertido y a mí me darían ganas de
ser niña otra vez para volver a participar con vosotros en esto que parece tan divertido. Pero, a parte, ¿sabéis la importancia que tiene este
trabajo que estáis haciendo para la sociedad?
CONSEJERO.- Nosotros creemos que es importante para nuestro barrio
porque estamos mejorándolo.
ROSA VALDIVIA.- A los representantes del Instituto PRADOLONGO quería
preguntaros si os sentís respetados por vuestros compañeros, si sentís
que habéis adquirido más respeto de vuestros profesores, de vuestros
amigos que no van al instituto, de vuestra familia. Si pensáis que este
trabajo y este esfuerzo que habéis hecho, que nos habéis contado que
os ha beneficiado personalmente y que os ha engrandecido, pero si
creéis que también ha aumentado el respeto que las otras personas
tienen por vosotros.
Y a los ex-alumnos del Colegio público de LA NAVATA os quiero decir
que las personas que creemos en la importancia de la participación
pensamos que cuando os hacéis mayores sois mejores ciudadanos,
sois personas más conscientes; pensamos que hemos invertido tiempo
y energías en eso para que sirva para algo y ,la verdad, es que cuando
dos personas que ya están alejadas del colegio vienen a contarnos, una
mañana de sábado, su experiencia del colegio y cómo creen que eso les
ha servido de mayores, la verdad, es que nos da la tranquilidad de que
es cierto que sirve para algo, no solo en el presente, sino también en
el futuro. Por todo ello, muchas gracias.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

163

ROSA (Portugal).- Buenos días. Mi castellano es muy malo, yo vengo de
Portugal. Nosotros estamos intentando dar apoyo a algunos grupos de
personas, como ustedes, con poca edad, que están intentando ayudarnos a ver cómo los niños y las niñas pueden colaborar con nosotros, y
nos encontramos con algunas dificultades. A ver si ustedes pueden ayudarnos. Un problema es que cuando invitamos a los niños, ellos tienen
un tiempo muy escaso para estar con nosotros. Yo he entendido que, en
caso de la escuela, ustedes tienen tiempo propio para hacer formación
y organizarse. Me gustaría oír un poquito cómo ustedes lidian con este
problema del tiempo que considero un problema muy grande.
CONSEJERO.- Nosotros no tenemos ningún tiempo dedicado a la mediación, lo hacemos en nuestro tiempo libre. Tenemos reuniones pero son
en nuestros recreos (sin contar a tercero, porque ellos no coinciden
con nuestros recreos y pierden su hora de tutoría). Las formaciones
las hacemos por la tarde y todo lo que hay que preparar se hace entre
recreos y por la tarde. Entonces, lo que hacemos es sacar tiempo de
donde podemos. Intentamos que vaya el mayor número de gente, pero
no tenemos unas horas asignadas.

ROSA.- Muchas gracias por vuestro activismo, porque sois muy generosos con vuestro tiempo. Otra cuestión que tengo es que en algunos
lugares no hay niños, no fueron invitados, hasta ahora, a participar y
no sabemos si la mejor forma es ir por la escuela o por alguna asociación

164

Infancia y Ciudadanía

o desde los ayuntamientos. ¿Cuál de estas personas o instituciones de
vuestra comunidad tendría más poder para convocar y movilizar a los
niños?, según vuestra opinión.
CONSEJERA.- Yo creo que las personas que mejor pueden movilizar a los
alumnos son los propios alumnos. Son ellos quienes tienen el poder
de la palabra, quienes pueden explicar y hacer que las demás personas
sientan un compromiso con esta labor, porque hablamos de profesores
y de adultos como si fueran otra cosa porque hablan con otras palabras,
pero un alumno, cuando habla con otro alumno, le explica: “mira esto es
así” y se lo explica con sus palabras. Contribuimos a una labor social que
yo creo que es importante, crea un ambiente colectivo bueno y son los
propios alumnos. Los profesores pueden también hablar, hacer comentarios…, pero los alumnos son los que tienen la fuerza en este momento.
ROSA.- Creéis que Internet puede ayudar a que los alumnos hablen entre sí. Nosotros tenemos un grupo que ha hecho un portal y tienen un
problema y es que no llega a gente que no lo conoce. Están intentando
hacer una página en Facebook, pero tienen problemas de privacidad y
de que los adultos van a la página a dar opiniones, y nosotros no estamos seguros si la idea es buena o no, por culpa de los peligros que
ustedes saben que tiene Internet.
CONSEJERO.- Creo que el tema de la difusión de estas actividades es bueno que se haga en centros, sobre todo porque por medio de la orientadora, como es en nuestro caso, y otros profesores, se puede llegar a
los alumnos e informarles; pero si queréis que el proyecto crezca, un
centro tiene que hablar con otros, como en nuestro caso, que hemos
estado ya en varios centros hablando de lo que hacemos y extendiendo
el tema de la mediación, o por medio de un centro cultural que haya
en el propio barrio, en algún sitio donde se puedan publicar anuncios.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

165

La idea de Facebook me parece muy buena, es algo que nosotros no
hemos hecho todavía y me parece muy interesante aunque es verdad
que hay que tener cuidado porque Internet tiene sus peligros además
de sus ventajas; pero sí es una buena difusión, porque se puede llegar
a mucha gente y es importante.
ROSA.- Una última pregunta. Creo que la ayuda es muy importante en
espacios muy grandes, dentro de un país o entre países. Creéis que esto
da más fuerza a vuestro trabajo y esfuerzo al lidiar con la falta de tiempo o trabajar fuera de horas; no sé si tenéis problemas con el uso de los
espacios de la escuela… ¿Consideráis que sería bueno hablar con niños
de otros grupos a nivel nacional e internacional? porque nosotros, los
adultos que trabajamos en este proyecto, tenemos un poquito de miedo de que la agenda, de que los temas sean tan diferentes que no sea
bueno para el trabajo de cada grupo.
CONSEJERO.- En nuestro caso, a nivel internacional, no sabemos; pero
a nivel nacional, sí que hemos tenido contactos con otros centros, por
ejemplo, de León, de Valencia y de Cádiz, en un proyecto que hubo hace
un par de años. Y sí que fue positivo; pero, antes, hay que afianzar muy
bien lo que es el propio proyecto dentro del centro, antes de expandirlo.
Puede ayudar cuando el proyecto está ya bastante encaminado, pero
la primera fase creo que tiene que ser a menor escala.
ROSA.- ¿Y la financiación?
CONSEJERO.- Es que nosotros gastamos poco y el dinero viene del centro, creo yo.
ROSA.- ¿Cómo llegasteis vosotros a la Comisión?

166

Infancia y Ciudadanía

CONSEJERA.- GONZALO y yo nos apuntamos a la Comisión por el Pleno del
Ayuntamiento que hicimos a principios de curso y nos interesó tanto
que, al final, JORGE nos llevó de Secretaría unos papeles para apuntarnos a la Comisión.
JUANILLO.- Yo querría, en primer lugar, felicitaros por el trabajo que estáis haciendo tanto en Alcobendas, como en Villaverde, como en Retiro
y en el Instituto PRADOLONGO. Me gustaría preguntar dos cosas: estáis
aprendiendo a participar una o dos veces al mes, pero la escuela ¿qué
modelo tiene?, ¿os preguntan?, ¿os consultan?, ¿os tienen en cuenta?,
¿vuestra palabra es importante? Y en casa ¿vuestros padres os tienen
en cuenta?, ¿os preguntan?, ¿os respetan? Solo esas dos preguntitas.
CONSEJERA.- Yo creo que en el colegio, los profesores y los demás alumnos tienen en cuenta nuestra opinión, pero no nos hacen demasiado
caso .Y en el Ayuntamiento, es como si nosotros fuésemos los que mandamos, porque allí sí se toma bien en cuenta nuestra opinión y nos
sentimos mejor. Y en casa, yo creo que lo mismo que en el colegio, es
un poco lo que dicen nuestros padres, lo tenemos que hacer porque,
si no, nos castigan.
MARILÓ.- Estoy muy interesada. Primero, no teníamos en cuenta a los
niños; luego, les buscamos los sitios especiales para que ellos se sientan
estupendos, como cuando en las fiestas familiares preparamos la mesa
de los niños para que ellos estén tranquilos y nosotros también. Estamos hablando de otra cosa: vosotros estáis participando, generando
actividad de opinión en cosas de todos, pero que los mayores pensamos
que son de mayores; y a mí me gustaría saber cómo vosotros percibís
a los mayores que van con vosotros, ¿tienen intención de hacer caso
o, por lo menos, de tener en cuenta vuestra opinión?, ¿notáis que os
toman en serio o se nota cuando no es así?

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

167

CONSEJERO.- A nosotros, en nuestro instituto, sí que se nos toma en
cuenta aunque hay un poco de tira y afloja, tanto por los pequeños
como por los mayores, porque hay propuestas que hacemos los alumnos que pueden ser interesantes y que a un adulto no se le ocurriría,
como programas para colaborar entre centros que los mayores, si no
les llaman, no piensan. Sin embargo, los alumnos pensamos: oye, yo
tengo un amigo aquí y se ha planteado esto en su instituto, podríamos
ir a hablar con ellos, y así movilizamos a los mayores. Hay cosas en las
que no se nos hace caso, pero es que dependemos del tiempo: no solo
nosotros lo hacemos en nuestro tiempo libre, los profesores también
y no pueden abarcar tanto como querrían.
CONSEJERO.- Yo me he enterado hace unos días de que hay un derecho,
bueno, una ley, 6/1995 de 18 de marzo, que creo que obliga a que todas
las ciudades tengan una comisión para la participación de la infancia y
yo creo que es obligación que nos hagan caso.
CONSUELO.- Sí, es obligación, así que a ver si se cumple. Los que no la
conozcáis haceos con una copia y leed lo que pone, porque antes decían
que parece que solo los adultos tienen derechos y los pequeños no, sin
embargo, los derechos del niño, como nos ha ilustrado nuestro amigo,
se recogen en la Convención de los Derechos del Niño, por cierto que
cumple 25 años ahora, aunque no se le ha dado mucha difusión; pero
vosotros sois los más interesados en saber lo que dice y en exigirlo,
como tú has dicho ahora estupendamente.
PREGUNTA DEL PÚBLICO.- Agradeceros la oportunidad de comprender
el alcance de vuestras experiencias de participación. A mí me gustaría saber si de vuestra actividad por mejorar vuestra ciudad y vuestra
escuela nos pudieseis decir a los adultos y a otros niños que pudieran
estar interesados en participar, cuál es la razón del éxito de vuestros

168

Infancia y Ciudadanía

proyectos, por qué en vuestro instituto, en vuestra ciudad habéis conseguido cambiar algunas cosas, qué creéis que ha llevado al éxito o algún
aspecto que no se tendría que volver a repetir para hacer estas “copias”
que nos decíais. Alguna cosa positiva y alguna negativa, también.
CONSEJERA.- Yo creo que gracias a la “copia” hemos conseguido muchas
cosas que mejoran el barrio porque hemos hablado con mucha gente y
hemos sido insistentes, al concejal se lo hemos dicho varias veces. Por
ejemplo, hemos conseguido un poco más de limpieza porque antes en
nuestro barrio había mucha basura por el suelo, las papeleras estaban
rotas y yo creo que, desde hace algún tiempo, hay más papeleras y mayor limpieza. Esa es mi opinión.
CONSEJERA.- En el caso de Alcobendas, tampoco es que tengamos nada
garantizado porque tampoco se nos ha dicho si se van a hacer las cosas
que hemos propuesto hasta el último año de consejo. Algunas cosas sí
es verdad que se han ido viendo al pasear por la calle: en el caso de la
limpieza y de la seguridad en el tráfico; pero otras muchas internas…,
como la última de las reclamaciones y sugerencias para nosotros, planteadas en la última sesión que tuvimos, (porque ahora nosotros ya no
estamos en el Consejo, estamos voluntariamente aquí porque ahora
el Consejo está en periodo de renovación). Seguramente, porque hemos planteado demasiadas cosas, no nos han podido contestar antes.
CONSEJERA.- Nosotros, en nuestro barrio, estamos consiguiendo muchas cosas con nuestra “copia”, por ejemplo, que cambien el semáforo.
Ahora nos han puesto un tablón de propuestas para mejorar el barrio
y cada mes va a venir la concejala, por ejemplo, para recoger las propuestas y ver lo que se puede hacer, lo que no y lo que ya está hecho.
Por eso ahora nuestro barrio se va a convertir en un barrio mucho mejor, gracias a la participación de los niños.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

169

CONSEJERA.- Yo querría decir que los niños, en nuestro caso, no tenemos
maldad, nos hacen más caso porque el beneficio es para los demás y,
en cambio, los mayores es como que piensan más en el beneficio solo
para ellos; yo creo que eso es bastante importante.
CRISTINA.- Quiero daros la enhorabuena por el trabajo que estáis haciendo. Quería preguntar ¿por parte de quién os sentís más escuchados,
por los adultos, por los niños…?
CONSEJERA.- Yo me siento más escuchada por mis compañeros del colegio porque ellos son los que me saben entender. A veces, los adultos
no sabéis muy bien entendernos a los niños porque los niños tenemos
cosas que los adultos no tenéis y los adultos cosas que los niños no
tienen; por ejemplo, los niños necesitamos divertirnos y hacer cosas
que hacemos los niños y los adultos queréis que los niños aprendamos
a hacer cosas que habéis aprendido vosotros a hacer en vuestra infancia; por eso yo me siento más escuchada por mis compañeros, porque
ellos me saben entender mucho mejor.
CONSEJERA.- Yo pienso que me escuchan más los niños. Los adultos no
tienen las mismas opiniones que los niños y piensan, en el fondo, que
van a hacer lo que ellos quieren.
CONSUELO.- Tal vez por eso tendremos que hacer más encuentros adultosniños para que podáis exponer vuestras razones y nosotros tratar de
entenderlas, puesto que no tenemos el mismo lenguaje ni las mismas
ideas que vosotros tenéis. Así que es muy importante que nos encontremos en las comisiones, en la escuela y en el instituto, algunos ya lo
hacéis, y siempre nos irá mucho mejor a todos porque vuestras ideas
enriquecerán a los adultos y las nuestras, si cambiamos el pensamiento
un poquito, como Ana decía esta mañana. La participación nos tiene que

170

Infancia y Ciudadanía

enriquecer a los adultos haciéndonos cambiar nuestra forma de ver el
mundo y, sobre todo, de observar y tratar a los más pequeños. Así que
yo estaría encantada de que este intercambio de hoy haya servido para
empezar o continuar esa relación que nos enriquece a adultos y a niños.
CARMEN.- Soy miembro del AMPA donde se están celebrando las comisiones actualmente. En nuestro barrio llevaba la comisión como 4 años,
yo soy una parte muy activa del barrio y, sin embargo, la desconocía por
completo. Yo no sé si proponer o comentar que es algo desconocidísimo
a todos los niveles. No sé cómo difundirlo más porque ha llegado al centro y la participación es muy pequeña. En mi centro hay 615 alumnos de
los cuales están ahora participando como diez y eso me parece que es
una participación mínima. Es algo muy desconocido a nivel general, no
sé si los demás opinan lo mismo. Se ha intentado que haya una mayor
participación pero, aunque es verdad que los niños están consiguiendo
muchísimas cosas, los que de verdad dan la autorización son los padres.
No sé de qué forma se podría difundir más este trabajo tan estupendo.
Me ha encantado lo de la mediación, lo desconocía, voy a proponerlo en el instituto donde van a ir los niños al año que viene, me parece
algo grandísimo. Si a alguien se le ocurre alguna idea para hacer una
difusión mayor…
CONSUELO.- Terminamos entonces con esta sesión y, a continuación,
leeremos las conclusiones de este encuentro en el que estamos reflexionando sobre las distintas prácticas que nos habéis presentado, como
nos aconsejaba ELENA MARTÍN. Y, en seguida, estará con nosotros el SR.
GABILONDO que hará la ponencia final de nuestro Encuentro.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

171

CONCLUSIONES DEL VIII ENCUENTRO LA CIUDAD
DE LOS NIÑOS
Presentan ISABEL ANDRÉS y GABRIEL ROSA

1. La infancia vive en la actualidad una situación contradictoria:
se proclaman solemnemente sus derechos al mismo tiempo que se
deterioran las condiciones para ejercerlos. Existe alto consenso,
pero baja aplicación.
2. Se está institucionalizando el individualismo como consecuencia de
la competitividad global (entre regiones, países, monedas, empresas, servicios, personas). A la infancia se le enseña a ser competitiva, antes que miembro de una comunidad solidaria. Se trata
de un caso concreto de la evolución global de nuestra sociedad.
3. La ciudadanía es una cualidad natural de la infancia, que no
se adquiere en ningún “taller” ni proceso escolar. Otra cosa es su
aprendizaje y su ejercicio.

172

Infancia y Ciudadanía

La ciudadanía plena pasa por la escuela compartida por todos y
todas. Una escuela no pensada como “fábrica de ciudadanos”, sino
que ya considera a la infancia como ciudadana. La equivocación
está en la idea de ciudadanía diferida.
Una concepción alternativa de la ciudadanía de la infancia
implica una ciudadanía con las siguientes características: social,
participativa, cognitiva, íntima… Debe implicar tanto a los adultos como a la infancia: ésta no debe ser nunca considerada como
beneficiaria o “cliente” sino como co-participante.
4. Se deberían promover iniciativas de formación y de apoyo a las
familias y comunidad en general, con competencias y conocimientos que las responsabilicen, para que adquieran estrategias
de educación e intervención, concienciando a la comunidad en
general sobre la necesidad de apoyar a la infancia en su formación
para el ejercicio de la ciudadanía.
5. La Ciudad de los Niños es una utopía realizable. Sólo requiere una
actuación social acorde con las solemnes declaraciones de muchos
de sus dirigentes. Es necesario escuchar a la infancia desde una
perspectiva diferente de la de los adultos, para comprender sus
mensajes, y desde una actitud emancipadora.
6. Las formas de participación de los niños y niñas deben ser más
libres, más flexibles y menos estructuradas. Es fundamental garantizar la participación política de la infancia con formas imaginativas adecuadas a ella, no repitiendo formas adultas, no se trata
de hacer de los consejos infantiles unos parlamentos en pequeño.
7. Entre las condiciones de bienestar de la infancia, se debe añadir la inserción plena de los más jóvenes a la sociedad como

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

173

ciudadanos específicos. Además de todos los aspectos de satisfacción individual (alimentación, salud, seguridad, educación,
protección contra los malos tratos, información, atención a sus
opiniones, entre otros).
Bienestar es la condición de satisfacción personal e inclusión
plena de los individuos y de las comunidades sociales.
La Convención sobre los Derechos del Niño de las Naciones
Unidas y otros documentos sobre ciudadanía son instrumentos
legales que obligan a su cumplimiento por parte de los Estados,
instituciones y personas. Todos ellos deberían asumir una visión
emancipadora de la infancia en el logro de los derechos humanos
y propiciar una ciudad de derechos, de inclusión y de ciudadanía.
8. La ciudadanía requiere la superación del egocentrismo, el desarrollo del juicio moral y la comprensión de las instituciones
sociales. El aprendizaje de la ciudadanía supone avanzar en la capacidad de descentrarse del propio punto de vista y comprender
que lo que conocemos de la realidad es únicamente una perspectiva
y, por tanto, puede haber otras. Pero supone también aprender a
reconocer y controlar la experiencia emocional de inseguridad que
proviene de la incertidumbre que genera el cuestionamiento de la
forma propia de pensar.
El pensamiento infantil puede ser menos complejo y elaborado
que el de los adultos, pero no por eso es menos legítimo y debe ser
tenido en cuenta.
9. La participación es la vía privilegiada para el aprendizaje de
la ciudadanía, lo que requiere la presencia de los iguales: para
la adquisición de la autonomía personal, para la superación de la
heteronomía. En la historia de un adulto social y políticamente responsable siempre se podrá encontrar una infancia participativa. En

174

Infancia y Ciudadanía

las experiencias de participación infantil, claves para la formación
ciudadana, la acción debe ir ligada a la reflexión. Desgraciadamente, existe mucho activismo y muy poca reflexión.
Los derechos de ciudadanía, tanto de la infancia como de los
adultos, nunca se pueden dar por conseguidos del todo: están
expuestos a retrocesos ligados a avatares individuales, sociales,
políticos, económicos…
10. Educación no es equivalente a escolarización, pero la escuela
puede contribuir a la consecución del ejercicio de la ciudadanía
mediante tres funciones: educación sobre, en y para la ciudadanía.
Educar en la ciudadanía requiere ejercerla en todo momento. Es
decir, ofrecer a los niños y niñas experiencias en las que realmente
estén realizando actividades que implican movilizar recursos necesarios para ser ciudadanos y ciudadanas. Educar en y para la ciudadanía supone desarrollar lo más valioso y específico de la persona.
11. Sin embargo, la aportación de la escuela no es suficiente: se requieren otros contextos educativos cuyas características son más
apropiadas para la construcción de algunas de las dimensiones de
la ciudadanía. Determinados contextos informales o no formales
deberían desempeñar un papel central en la educación de los niños y niñas.
A partir de las actividades de calle se generan otras que permiten compartir los saberes de unos y otros que visibilizan las posibilidades creativas, participativas y de acción de las personas y
familias que viven con más dificultades
La dimensión del desarrollo que mayor vinculación tiene con la
ciudadanía es el desarrollo social, que implica simultáneamente
elementos cognitivos, emocionales y sociales. Otra cosa es que,
con fines analíticos, podamos hablar de ellos por separado.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

175

12. La ciudad es el marco ideal para la convivencia y la participación
democrática. Es en ella donde mejor se puede construir la práctica
de la ciudadanía.
La infancia y la juventud, en su proceso para reconquistar el
espacio público, están trabajando para toda la ciudadanía, promoviendo su utilización, como un bien común, por toda la población.
El espacio público debe ser saludable, seguro, legible y misterioso a la vez. Un espacio donde se propicie la mezcla de usos y
usuarios. La diversidad es una de las características esenciales de
los espacios de ciudadanía.
13. Sin participación no hay ciudadanía. Para poder ejercer este derecho, los administradores y gobernantes tienen el deber de escuchar a los ciudadanos y ofrecer formas de participación para todos
los grupos y categorías.
Es muy difícil atreverse a participar si no se ha tenido nunca
oportunidad de hacerlo. Es necesario acabar con el miedo que hay
en el círculo de la pobreza.
Raramente alguien se interesa por saber la opinión de las personas pobres. Estamos acostumbrados a que se piense por ellos.
Existe una gran segregación de este sector de la población.
14. En los proyectos participativos el objetivo no es sólo construir
algo útil, sino activar el potencial creativo y catapultar el imaginario
de los participantes como ciudadanos, constructores y usuarios.
Un alumno, por ejemplo, se siente orgulloso cuando ha tenido
la oportunidad de colaborar en la resolución de los problemas de
su centro.

176

Infancia y Ciudadanía

15. Los niños y niñas son ciudadanos con derecho al presente y deben
ser sujetos activos para ejercer y disfrutar de los derechos civiles,
sociales y políticos en condiciones adecuadas a su edad.
Ser ciudadano a los 8, a los 10 ó a los 12 años es un compromiso
diferente del que caracteriza a los ciudadanos adultos.
16. La cultura de participación tiene que ir ajustada a un contexto
orientado hacia una mejora de la calidad del centro, además de
suponer una clara apuesta por la implicación de una creciente
cantidad de miembros de la comunidad. Esto exige la creación de
estructuras organizativas que apoyen estas propuestas y que conlleven una mirada y una visión amplia de la compleja tarea de educar.
17. Los niños y niñas van cambiando el sentido y el contenido de la
infancia; En consecuencia, su forma activa de vivir su presente, a
veces, entra en conflicto con la visión cristalizada de la infancia
instalada en el imaginario adulto.
Para poder participar, los niños y las niñas deben conocer progresivamente el marco en el que actúan.
18. La existencia de los consejos infantiles no es garantía del ejercicio de ciudadanía. Y muchísimo menos podemos afirmar que en
ellos se aprenda la ciudadanía simplemente por asistir.
La participación infantil tiene diferentes grados, en función
del nivel de implicación de los niños y niñas: participación simple,
consultiva, proyectiva y metaparticipativa.
Las competencias que se activan en los procesos de participación son: comprensión de la realidad, comunicación/deliberación,
creatividad, compromiso, representatividad, trabajo en equipo y
auto organización, metacognición y reconocimiento como ciudadano activo.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

177

19. La participación en un órgano como el consejo infantil potencia
el desarrollo de un amplio conjunto de valores, actitudes, habilidades y conocimientos asociados a la ciudadanía.
En la investigación “Participación infantil y construcción de la
ciudadanía”9 queda constatado que los jóvenes que en su infancia
vivieron experiencias participativas significativas sostienen actualmente una idea de ciudadanía más elaborada y exigente, vinculada
al humanismo cívico y respetuoso en pro de la convivencia.
20. Los niños relatan y aplauden el ejercicio de su participación valorándolo, además, como vía de aprendizaje para la convivencia
y la ciudadanía:
– Participar en el Programa de mediación en el instituto sirve para
descubrir y utilizar la palabra como instrumento de resolución
de conflictos, para prevenir otros posibles y crear un ambiente
de bienestar entre todos. Los mediadores se ganan el respeto
de los compañeros, los profesores, los amigos y la familia.
– Cuando los niños oyen de Derechos, les parece que hablan de
los derechos de los adultos y que los niños no tienen tantos
derechos.
– Participar en la COPIA (Comisión de Participación de Infancia
y Adolescencia) ayuda a los niños a conocer los problemas del
barrio y les posibilita hablar con el Concejal sobre cómo se pueden resolver.
– Lo que les lleva a participar en las Comisiones es conocer el barrio, divertirse, estar juntos y trabajar en equipo.
– La participación en el colegio por parte de los alumnos y de los
padres ha hecho que la relación en casa también mejore. En la

9. Véase la nota al pie número 8.

178

Infancia y Ciudadanía

escuela, haber participado en las asambleas para decidir algunas
cosas les sirve para saber participar después en la Universidad.
– La cooperativa de material del colegio les ayuda a utilizar y respetar lo que es de todos. De mayores les sirve para valorar los
servicios públicos como la Educación y la Sanidad.
– Participar en proyectos comunes es una forma de crear cohesión en el grupo y ayuda a lograr unos valores colectivos como
la solidaridad, ser tolerantes, respetar al distinto. Los niños
que han vivido estas experiencias, de adultos se esfuerzan en
crear cohesión en la sociedad.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

179

CLAUSURA: ÁNGEL GABILONDO
“LA CIUDADANÍA EN LA SOCIEDAD ACTUAL:
VALORES CÍVICOS Y DIFICULTADES PARA SU
EJERCICIO”
Presenta RAMÓN LARA

En este Encuentro, que ha durado tres días, en el que hemos intentado
profundizar en la cuestión de cómo hacer que infancia y ciudadanía estén cada vez más ligadas, tenemos la suerte de contar para la clausura
con ÁNGEL GABILONDO, al que todos conocemos porque fue Ministro de
Educación en el Gobierno de RODRÍGUEZ ZAPATERO.
Durante los dos años y nueve meses de su cargo (que él tiene muy
bien contados en su currículo) se distinguió por su permanente afán de
consenso, su obsesión, casi podría decir, por llegar a acuerdos con las
distintas partes implicadas en el fenómeno de la educación; hay que
decir que no siempre tuvo éxito, pero él tenía que intentar contar con
todos. Hay otros modelos de ministro, donde alguien aplica el modelo
propio y luego lo impone a los demás, pero ése no es el suyo.

180

Infancia y Ciudadanía

Previamente y en la actualidad, nuestro invitado ejerce como Catedrático de Metafísica en la Universidad Autónoma de Madrid y ha
sido Presidente de las dos Conferencias de Rectores, la de Madrid y la
de España.
He buscado algunos datos suyos para presentarlo y últimamente le
he leído alguna opinión: dice, por ejemplo, que la única forma de salir
de esta crisis es la educación, una educación que debe dar respuesta a
las demandas sociales no sólo a las económicas. Dice también en otro
momento que la salud social y la educación son pilares básicos para el
progreso10 y el estado del bienestar. Fijaos que no utiliza la palabra
desarrollo, habla de progreso que es algo mucho más complejo. Ha
defendido que el mejor legado que se puede dejar a esta sociedad es
una educación eficiente y equitativa. La educación, el conocimiento,
la investigación es la mejor política social y económica.
Lo último que le conozco es la publicación de un libro que se titula
Por si acaso, creo que es el último. Es un conjunto de máximas y mínimas,
como él dice, pensamientos profundos expresados en frases cortas, es
un libro cuya lectura recomiendo porque lo encuentro muy interesante.
Voy a leer algunas de esas máximas/mínimas:
“Creerse el mejor es la antesala de no serlo, o la puerta”;
“Si no son circulares, no son aun propiamente pensamientos”;
“Puestos a cambiar todo, conviene incluirse”;
“Creerse sencillo es un signo de arrogancia”;
“A la perfección no siempre le salen muy bien las cosas”,
(a esto me refería yo antes con lo del éxito o no en el logro del consenso).

Y la última que os leo de este libro tan profundo e interesante
10. Progreso = Ganancia en autonomía (dicen los científicos) ya sea referido a una persona, empresa,
Estado…

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

181

“cerrar los ojos para pensar es como cerrar la boca para comer”.
Tiene un blog que se titula El Salto del Ángel, que os recomiendo también, en el que una entrada de ayer mismo, habla de formas de mala
educación: dice que “hay mucha gente con muy mala educación aun
con modales muy finos y delicados”. Al juicio de esa gente, no se trataría tanto de ser educado cuanto de estar educado para algo, en última
instancia consistiría en un adiestramiento a fin de responder como corresponde, por supuesto, a lo establecido pero para ratificarlo”. Y otra
entrada, un poquito anterior, sobre la necesidad de pensar. Se titula
La Sospecha; y dice “Pensar es en cierto modo sospechar de que las cosas no son lo que parecen, de que lo que denominamos realidad no está
claro, ni es consistente y se encuentra sometido a demasiadas versiones
y coyunturas, de que se utiliza como una forma de poder, de que tal vez,
en última instancia vivimos entregados y solicitados por lo que no es evidente que sea lo decisivo ni merezca efectivamente tanto afán”. Fijaos
cómo denuncia tantos trampantojos que se nos están enseñando por
ahí para que pensemos sobre ellos y no sobre lo que realmente nos interesa. Dice, ya para terminar, “Sospechamos que, aturdidos, confundidos y desconcertados, perseguimos desaforadamente lo que ni es así,
ni es para tanto, es sólo una sospecha que no es poco”.
Dejemos, pues, que nos hable quien de verdad nos puede decir muchas cosas interesantes, ÁNGEL GABILONDO, al que damos las gracias
por acompañarnos.

ÁNGEL GABILONDO
Muchísimas gracias, yo estoy sorprendido de que un sábado a estas
horas estén ustedes aquí, opino que lo que ustedes han hecho es una
cosa muy interesante. La presentación no ha podido ser más cariñosa,
ni más próxima, ni más estimulante para mí. Me siento en casa.

182

Infancia y Ciudadanía

Me he acordado de una cosa que se llama el sí telefónico, el sí telefónico es lo que decimos cuando cogemos el teléfono, decimos “¿Sí?
Dígame”; es un sí muy raro, porque el otro no ha hablado todavía; y parece complicado porque no es un sí que asienta a lo que el otro ha dicho,
porque todavía no ha dicho nada, ni es un sí que confirma lo que el otro
ha venido a decir puesto que está aún callado ¿qué tipo de sí será éste?.
Hagamos otra prueba, cojamos el teléfono y digamos “no, no, ni hablar, de ninguna manera” (bueno esto lo solemos hacer cuando llaman
de compañías telefónicas) ¿Qué sí es ése, el sí telefónico? El sí telefónico es el sí que abre el espacio para la posibilidad de la irrupción de
la palabra del otro, incluso antes de que hable, no es un sí que asiente
a lo que el otro dice, es el sí que propicia las condiciones para que el
otro hable, es el sí de la hospitalidad, es el sí de la amabilidad, el sí de
la apertura, el sí del abrazo al otro en su diferencia y quiere aceptarlo
incluso antes de que hable.
Yo he sentido ese sí telefónico aquí, así que entre las conclusiones
y esta presentación, yo creo que lo sensato es que nos fuéramos ya a
casa; pero llevamos tantos años haciendo cosas insensatas que un rato
más tampoco vendrá mal, gracias a nuestra insensatez lo imposible, a
veces, se nos aparece.
Yo, llevado de esta insensatez, voy a hablar de algunas cosas:
impúdicamente voy, si hace falta, a hablar de ARISTÓTELES, pero lo
que sí les aseguro es que acabaré a una hora razonable. Estoy acostumbrado a no tener prisa, la prisa es el otro nombre del miedo: no tengamos prisa. Ahora, en un momento determinado nos levantamos y nos
vamos, por eso no tengo ninguna sensación de que lo que voy a decir
haya de ser inolvidable, yo me conformo con que sea un poco contagioso. Se educa por contagio, por contacto, no sólo es contagiosa la
enfermedad, también es muy contagiosa la salud.
Quien es profesor, maestro, maestra sabe hasta qué punto educa
todo: educa la forma de mirar, de andar, la forma de entrar en el aula,

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

183

cómo se llaman las calles en la ciudad, cómo nos dirigimos a las personas que trabajan en nuestro centro. Se educa con todo y, además, no
sólo se educa en horario escolar (esto es un alivio para los profesores,
la verdad, porque hay algunos que les han fijado que sólo se educa en
horario escolar, para empezar porque quieren meterlo todo en horario escolar y para seguir porque quieren cargar sobre el horario escolar
todo lo que sea educar y luego, cuando vienen a casa, a ver qué tal nos
vienen educados).
Yo hacía al revés, cuando trabajaba en el Ministerio, o de Rector, decía tenéis que venir llorados de casa. De nueve menos cuarto a nueve, si
queréis, hacemos un repaso del llorar, pero luego a las nueve vamos a
trabajar, no vivamos en una sociedad de quejumbrosos, de un pensamiento de lamento permanentemente, de exculpación. El pensamiento
del no frente al sí telefónico. Bueno, la verdad es que los familiares de
los que trabajaban conmigo les decían al revés, a ver si venís llorados
del trabajo. Pero la historia está en que el pensamiento afirmativo es
un pensamiento que no cede ante la sociedad que ha entronizado el no
como el gran grito general. ¡No, no es posible!, lo siento. No, es que no
hay recursos. No, es que no parece viable. No, es que no tengo tiempo.
No, es que he quedado. ¿Habrá alguien que diga sí? pero un sí afirmativo, que es un sí también de la responsabilidad. ¿Habrá alguien que
diga sí, he sido yo? ¿Se han encontrado ustedes a alguien que diga:
sí, he sido yo?, a mí me cuesta cada vez más encontrarlo. En general,
siempre ha sido otro, la culpa está en otro lugar… Al final, en última
instancia, o los rusos o los americanos, pero nunca alguien que se ponga en pie, erguido, un hombre o una mujer responsable que asuma las
consecuencias de su acción.
Decía ARISTÓTELES que todos buscamos saber; pero, si hacemos una
pausa y respiramos, la frase suena distinta, todos queremos, saber.
Porque el único saber que merece la pena es el saber de la amistad, el
saber del amor, el saber del afecto, el único.

184

Infancia y Ciudadanía

Sin afectos no hay conceptos, yo que me dedicaba y me dedico, creo,
a la Filosofía, un día se me dio la vuelta la palabra. Filosofando, amando
el saber un día se me dio la vuelta la palabra y se me hizo el saber del
amor en vez del amor al saber y es lo que tiene saber, que conforme vas
sabiendo, te vas dando cuenta de que lo que merece la pena saber es
exactamente el saber de la amistad; pero, cuidado, que la amistad no
es cualquier cosa. Cuidado porque MONTAIGNE dice que vivimos en una
sociedad enferma y da una lista de enfermedades, fíjense qué lista de
enfermedades más raras da MONTAIGNE, atención a los que van a estudiar medicina: la falta de amistad, la falta de comunicación, la persecución de los hombres y de los libros, la aniquilación de los indios…,
fíjense qué lista, no dice nada del riñón, todas son cosas que afectan
a una salud social.
Miren, uno despierta el día que se da cuenta que no sólo busca ser
querido. Yo, durante muchos años de mi vida he buscado ser querido,
que me quieran, incluso he llegado a pensar que hacía todo para que
me quisieran. Uno pone cara de una conferencia, pero en realidad
viene a que le quieran un poco, luego según se produce el cambio de
la palabra de filosofía a sofofilía, acaba pensando en la posibilidad
de que es interesante ver si él será capaz de querer. El momento en el
que se produce el trastorno del que ya uno no se repone, es cuando
se pregunta, no tanto, ¿por qué no me querrán más?, sino, ¿seré capaz
yo, alguna vez de querer, ahora que me estoy haciendo tan mayor?, y
el gran descubrimiento, amigos, sobre todo los más jóvenes, es que
todos buscamos ser queridos y aprender a querer, todos buscamos ser
reconocidos, apreciados, tenidos en consideración, atendidos escuchados, todos, no sólo uno mismo, cada uno y cada una. Todos y cada
uno, todas y cada una. El día que uno descubre que los demás también lloran, que los demás también sueñan, que los demás también
desean, que los demás también buscan…, el día que descubre eso, el
día que mira al lado y ve que al lado hay otros a los que les pasan esas

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

185

cosas, se parece bastante al día en que cuando eres padre o madre,
estás hablando con un niño y le dices una cosa y de repente él te mira
y te encuentras unos ojos de un ser humano mirándote y de un ser
humano que tiene una cara, de que también desea, de que también
sueña y les aseguro que entonces empiezas a hablar de otra manera y
lo haces por una razón fundamental, porque ya no vale reñir. Bueno,
yo no voy a decir que prefiero que me peguen a que me riñan, estoy
en contra de pegar, pero no me gusta nada, ni reñir, ni que me riñan,
porque se riñe de arriba a abajo. Se riñe en una posición de desigualdad. No riñáis ni os dejéis reñir: si hace falta, se discute, se polemiza,
se avisa, pero hay que hablar de tú a tú; la sociedad empieza el día que
nos hablamos de tú a tú.
Cuidado con esta expresión “de tú a tú” que a mí me tiene conmovido. Yo no sé si me dedico a la metafísica por algunas expresiones que
no entiendo: por ejemplo, de niño, mi madre me decía “eres de lo que
no hay”; y yo no podía entender que se podía ser de lo que no hay, yo
no sé si tenía algún lío metafísico; luego oía expresiones del tipo “hace
falta tal cosa”, no entendía que una cosa pudiera hacer y además faltar, tenía algunos líos con las expresiones, pero ya la expresión “de tú
a tú” que es la suma expresión de la democracia, de la sociedad y del
amor, esa expresión es de volverse loco, porque yo creía que hablábamos del yo a ti, del tú a mí, yo contigo y tú conmigo, pero hablar de tú
a tú, siendo tú el yo…, bueno, la única forma que hay es que el yo se
ponga en la posición del otro, ser un tú respecto del otro y ya hable teniendo en cuenta al otro desde su propia posición como un tú para el
otro, porque, si no es así, cómo vas a hablar de tú a tú. Bueno, le dan
ustedes una vuelta esta tarde a todo esto.
Pero hablar de tú a tú significa tener en cuenta al otro siempre, tener en cuenta que no sólo hay que hablar a alguien, hay que hablar con
alguien; a veces nos pasamos la vida hablando a los demás pero no hablando con ellos, y crear las condiciones para hablar con alguien significa

186

Infancia y Ciudadanía

exactamente entender lo que supone el amor. Hay muchas teorías de
la educación, seguro que ustedes son grandes expertos, pero hay una
cosa en la que parece que hay unanimidad, es difícil ponerse de acuerdo, pero ya hay unas vértebras que se van consolidando.
Una es que hay que querer a los chavales, hay que querer a los estudiantes, hay que querer a los alumnos, hay que quererles; yo he oído
esto a JOSÉ LUÍS SAN PEDRO, yo siempre he querido a mis alumnos, y además luego dijo a continuación, y ahora que están ustedes aquí les voy
cogiendo cariño, bueno, es verdad que él era un hombre amable. Hay
que querer a los alumnos, y cuando digo que hay que querer no me estoy
refiriendo a ninguna cosa simplemente emotiva y sentimental, el que lo
tenga estupendo, me estoy refiriendo a la noción del amor que PLATÓN
tiene, que es que el amor no es el movimiento que nos lleva del uno al
otro sin más, sino el movimiento que nos lleva a ambos en la dirección
de algo otro y por tanto, el verdadero amor es el que te pone al lado
de alguien para luchar con él por algo; claro, esto cambia la noción de
participación, porque no es participar en el sentido de tomar mi parte,
sino participación en el sentido de formar parte; y, además, de luchar
por algo o por alguien. Miren, a los que habéis hecho estos grupos, estos consejos11, os va a unir mucho luchar por algo, con alguien, incluso,
a veces, perder con alguien; yo he llegado a decir en mis osadías que
yo prefiero perder con alguien que ganar solo, ya ven que valgo poco
para la política. Prefiero perder con alguien que ganar solo, sentir los
colores de la camiseta de la humanidad es sentirte con otro luchando
por algo, corriendo riesgos, dedicando tiempo de tu vida irrepetible
para luego tener que compartir, quizá, que algo no ha salido bien, pero
11. Esta conferencia de clausura se produjo a continuación de las intervenciones de los niños y niñas. En ellas representantes de los Consejos de participación de Alcobendas, de los distritos e
Retiro y Villaverde de Madrid, alumnos y alumnas del IES PRADOLONGO y antiguos alumnos del
CEIP LA NAVATA expusieron sus experiencias y sus aprendizajes relacionados con la participación
y la ciudadanía.

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

187

esta experiencia es una experiencia que te vincula a los demás como
nada ni nadie en el mundo, el amor es el movimiento que conduce con
otro en la dirección de algo otro; y por eso el buen profesor no es el que
te dice hazlo como yo, el buen profesor es el que dice hazlo conmigo,
el buen profesor no es el que toca la flauta de Hamelín y todos detrás
cantando aiboó. No, es el que se pone a tu lado y lucha contigo para
crecer contigo, no es el que se asimila a ti de tal manera que dices ha
sido un curso estupendo, he acabado el curso y ya por fin ya soy adolescente. No, el objetivo no es la asimilación, ni la homogeneización, ni
la uniformización, el objetivo es la diferencia, sed diferentes. Los que
amamos la equidad reivindicamos la diferencia. Bueno, esto ya empieza
a ser un poco paradójico, mire, que viva la diferencia. RENÉ CHAR dice
desarrollad vuestra legítima rareza. Chavales, sed raros, muy raros, no
digo raritos, raros. Ser raro significa ser diferente y ser singular y eso
significa tener tu propia palabra, nadie dirá tu palabra, nadie vivirá tu
vida, nadie morirá tu muerte, eres un ser singular, insustituible, incomparable. Dice MONTAIGNE, cuando habla de ÉTIENNE DE LA BOÉTIE, se me
ha muerto el amigo sin sustituto, eres diferente, eres tú, solo tú. Ahora
veremos lo que quiere decir solo tú.
Segunda cosa. ¿Cómo usted acaba de decir que reivindica la identidad si está venga darle a favor de la diferencia?. Bueno, es que yo la
identidad que defiendo es otra, es la identidad de los derechos, así es
que voy a decir una fórmula (que vienen bien las formulas) derecho a la
a diferencia sin diferencia de derechos. Por tanto, lo que yo quiero ser
igual a todos es en mis derechos pero no en mi singularidad. Yo no aspiro a que todos piensen como yo; a veces me decían, pero cómo vas a
ponerte de acuerdo con alguien que no piensa como tú. Digo, es que eso
es un acuerdo, si piensa como yo ya no hay un acuerdo, qué acuerdo es
ése, creía que el acuerdo era con los que no pensaban como yo, con los
que no eran como yo, con los que eran otros, yo creía que los acuerdos
tenían lugar en una sociedad de diferentes con igualdad de derechos.

188

Infancia y Ciudadanía

Ésta es una de las claves de la democracia. Y, bueno, otro día hablaría de la amistad y reír un poco juntos; dice NIETZSCHE que si no reímos
juntos, malo. No les voy a decir lo que pasa en las casas donde ya no
se ríen juntos. Pero sólo quería señalar, como ha sido muy bien dicho
en las conclusiones, que los otros no son unos enemigos, ni unos contrincantes, hay que tener en cuenta a los demás, saber que uno sólo es
él con los demás, que el individualismo como ha sido muy bien citado,
esta nouvelle vague, es el terror de nuestra época, además, es el gran
egoísmo, además, se ha presentado como una nueva ola, como si fuera
una especie de modernidad, cuando es puro discurso de sálvese quien
pueda, cada uno a lo suyo. Y luego, ¡ojo! con los sensatos consejos de
los educadores, padres y madres que dicen, hijo mío, tú no te metas en
líos, tú a lo tuyo, hijo mío… dejémonos de predicar egoísmos disfrazados
de realismo. Por otro lado, ser uno singular no significa estar desvinculado de los demás. Si tuviera que formularlo rápido y son horas de no
perder tiempo en muchas explicaciones diría que sólo se es diferente
en el seno de una comunidad, que fuera de una comunidad ya no se es
diferente, fuera de la comunidad se es indiferente, así es que hay que
vivir en alguna suerte de comunidad, la que uno vaya generando; y,
además, de lo contrario, puedes ser dos cosas: un idiota, con perdón,
era una expresión griega, aquí no hay ningún idiota, la prueba es que
están ustedes aquí. Todo idiota es el que no tiene ninguna sensibilidad por lo común, por lo social, por lo político, por lo público, por lo
participativo. Éste era para los griegos el idiota perdido, ninguna sensibilidad por lo social, por lo común; o está la otra posibilidad, ser esclavo, que era el que no tenía comunidad, el que carecía de un espacio
de comunidad, el que vivía, como dice HOMERO, sin fratría, sin ley, sin
hogar. Como aquí nadie quiere ser esclavo ni idiota, pues estamos más
bien por la labor de trabajar por la generación de espacios comunes,
de espacios participados, donde se busca no sólo el bien del individuo,
ni sólo el bien de la ciudad, sino algo muchísimo más grande, mucho

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

189

más potente que es conseguir el bien para todo el pueblo y para cada
uno. Esto son cosas de ARISTÓTELES.
Los romanos tenían una idea de la ciudadanía que es muy interesante: desde luego que ciudadano viene de ciudad, pero ciudad no sólo
entendida en el concepto de polis, cívitas, nación, estado, comunidad
nacional o supranacional, en realidad, de cualquier tipo de comunidad
cosmopolita. No, no, los romanos creían que donde estaba un romano,
ahí estaba Roma. En Roma la comunidad no era un cajón lleno de singulares, sino que donde estaba un romano ahí estaba Roma. Cuando
tengáis un consejo o una reunión de grupo, donde está uno del grupo
ahí estáis todos, allí estáis representados en la comunidad, allí está la
comunidad para la acción, la comunidad en ejecución. No hace falta ir
todos de la mano, juntitos; inidentificados, no: diferentes, identificados en un proyecto común, luchando por algo en lo que se cree y donde
está cada uno, allí están todos.
Estamos insertados en una comunidad política, la participación es
probablemente la cosa más hermosa; sobre todo, participar en derechos, pero los derechos no son algo muerto o algo cerrado, sino que
son motores, son fuerzas de transformación. Es que a algunos les oigo
hablar de los derechos y es como si fueran ladrillos, como si hubiera
que construir un edificio con derechos, pero no, los derechos son fuerzas de transformación.
Y os quería también decir que es muy importante aprender a escuchar, esto lleva toda una vida, porque yo oigo a algunas gentes que dicen a mí me van a oír, sí, sí, a mí me van a oír. Estuve en una sobremesa
en una tesis doctoral y me tocó al lado de una persona que me estuvo
hablando dos horas sobre la capacidad de escucha del ser humano y
yo no pude decir ni una palabra. Entonces, escuchar al otro, acoger su
palabra singular significa también cuidar nuestras propias palabras.
¿Sabéis en qué se diferencian los animales de los hombres? Esto lo
dice ARISTÓTELES: los animales tienen voz pero sólo el ser humano tiene

190

Infancia y Ciudadanía

palabra, la voz sirve para expresar el gusto o el disgusto, placer o displacer, pero sólo la palabra sirve para expresar lo justo y lo injusto, lo
conveniente y lo inconveniente, la palabra es la búsqueda de la justicia.
Por eso, queridos profesores, maestros, maestras, padres, madres,
estudiantes, le preguntó ALCIBÍADES a SÓCRATES: yo quiero gobernar la
ciudad, ¿qué tengo que hacer? El otro dijo, ¿qué quieres qué? gobernar,
pues mira si tú quieres gobernar algo, (no hace falta que sea la ciudad,
puede ser un barco, puede ser la casa, puede ser un aula) si tú quieres
gobernar lo primero que tienes que hacer es gobernarte a ti mismo, cuidar un poco de ti. Digo esto porque antes he dicho que los valores son
muy contagiosos; y a veces, oigo decir que los jóvenes de hoy no tienen
valores, por ejemplo, se lo oí decir a un tal SÓCRATES, que decía: es que
los jóvenes de hoy no tienen respeto a la autoridad, ¡cruzan las piernas!,
dice SÓCRATES aterrorizado de lo que eran los jóvenes de entonces.
Ya se nos ha pasado esto… o no. La historia es que los jóvenes de
hoy no sé qué valores tienen pero podríamos mirar un poco los nuestros. En una sociedad empeñada en el éxito, en el triunfo de cualquier
manera, en pasar por encima de los demás, de cualquier modo, el llegar
como sea, donde haga falta, al precio que sea…
Hay que tener cuidado cuando uno descubre defectos en los demás,
porque yo ya me he fijado que cuando alguien me cae mal se parece a mí
y, si no lo soporto, es que es idéntico. Aviso con esto que esta capacidad
de la sociedad adulta en detectar defectos en la gente joven se parece
bastante a los defectos que tenemos nosotros, los nuestros, están ahí,
los hemos trasmitido, los contagiamos. Mientras hacemos exaltación
del individualismo y del éxito fácil nos extrañamos que se vea que los
chicos de hoy no tienen sensibilidad para la comunidad, pero ¡chico! Y
nosotros ¿qué tal andamos? Por eso, la tarea de aprender es tarea que
lleva toda una vida y aprender es aprender a decidir, aprender a elegir,
a preferir, a contar con los demás. Y la democracia, de la que se habla
hoy, es un proceso y, sobre todo, está sustentada en la singularidad

VIII Encuentro “La Ciudad de los Niños”

191

de los demócratas. Antes hemos dicho, RAMÓN lo ha citado con mucha
amabilidad, hay algunos expertos que quieren cambiar el mundo pero
sin incluirse. Yo lo que he descubierto es que vivimos en un país lleno
de expertos en lo que tienen que hacer los demás, ¡pero lleno! Tú le
preguntas a uno lo que hay que hacer con la ingeniería aeronáutica y te
da una lección en tres minutos de cómo resolver el problema. Y yo veo
tantos expertos en lo que tienen que hacer los demás que ya empiezo
a tener afecto por quien dice “yo lo que tendría que hacer…” porque se
implica en la transformación. No hay transformación de la sociedad
sin transformación de uno mismo, porque hemos venido a ser, se está
diciendo estos días por algunos bien conocidos, una sociedad de espectadores donde no estamos implicados. Me ha interesado mucho la
expresión “ciudadanía diferida”. Es que siempre vivimos en diferido,
no sólo pagamos en diferido, sino que vivimos en diferido y como vivimos en diferido estamos esperando a que llegue el día en que, por fin,
cuando no haya ya problemas y ya seamos todos muy mayores y todos
seamos ya muy honestos y muy justos, por fin, se instaure la democracia. ¡Si la democracia somos los demócratas! La democracia no es
ni un señor, ni una señora, ni una caja grande llena de valores, somos
nosotros; y cuidándonos y luchando por ser quienes somos, luchamos
también por ella.
Movere, moverse, una palabra, a mí me gusta también traerlo todo
en una palabra. Yo recuerdo -es una broma- cuando me hicieron ministro, un hermano mío me dijo, tú defrauda pronto, hay que defraudar
enseguida porque luego ya vas de abajo a arriba; es que, si no, desde
arriba estás siempre abriendo expectativas… Bueno, movere, es vuestra
palabra, mover, motivar, movilizar y emocionar. Cuando uno logra eso
es cuando verdaderamente educa. Mueve, motiva, moviliza y emociona.
Sin afectos no hay conceptos, tenemos que ensanchar los cauces de la
democracia creando espacios de decisión.

192

Infancia y Ciudadanía

Era emocionante ver aquí a los chavales abrazando el lugar, es emocionante oírlos, a mí me emociona, igual es que estoy ya en mala edad,
ver su palabra, abrirse paso su palabra entre la timidez, el pudor, la inseguridad, la vergüenza, la osadía, lo que nos pasa a nosotros sólo que
sin disimulo. Ellos son nosotros sin disimulo y, cuando nos reconocemos
en ellos, estamos viendo que tenemos que ensanchar los límites de la
democracia, crear espacios de decisión que a veces nos faltan. Serán las
redes sociales, las nuevas tecnologías, formas de participación distintas,
puede ser. Hay más fórmulas para que sea más fácil la iniciativa popular
en los parlamentos, puede ser. Hay que cambiar las leyes de los partidos,
pues yo creo que sí, tenemos que dar una vuelta a todo esto y para eso
nos necesitamos tanto, os necesitamos tanto, esperamos tanto de los
que sois más jóvenes también que debéis ayudarnos a construir el futuro.
Muchas gracias por vuestra atención y mi felicitación por el Encuentro. Os animo a que continuéis con esta hermosa labor.

CONTACTO:
Grupo de Trabajo La Ciudad de los Niños @ciudadinfancia (Madrid)
ciudadinfancia@gmail.com
ciudadinfancia.blogspot.com
www.facebook.com/Ciudadinfancia
Asociación Acción Educativa @accioneduca
aeduca@accioneducativa-mrp.org
www.accioneducativa-mrp.org
www.facebook.com/accioneducativa.mrpmadrid
Centro Sociocultural Mariano Muñoz.
Cristo de Lepanto, 9 y 11. 28026 Madrid
Tel.: 91 429 50 29. Fax: 91 429 50 31

Papeles de

Acción Educativa

Como en ocasiones anteriores, en él se recogen todas las aportaciones, esta vez en torno a la relación entre infancia y ciudadanía,
de los ponentes y de los asistentes, todos ellos profesionales de
diferentes áreas y procedencias: urbanistas, educadores, investigadores, políticos, sociólogos, niños...

VIII Encuentro La Ciudad de los Niños

E

ste libro es fruto de las reflexiones, de las preguntas planteadas, del intercambio de experiencias...en definitiva, del
rico e intenso debate que se ha producido durante el VIII
Encuentro “La Ciudad de los Niños” organizado por el Grupo de
Trabajo del mismo nombre (Acción Educativa) celebrado en La Casa
Encendida, durante los días 27, 28 y 29 de marzo de 2014.

Grupo de Trabajo
La Ciudad de los Niños

VIII

Encuentro

La Ciudad

de los Niños

Infancia y Ciudadanía

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful