Está en la página 1de 5

habla precisamente de cómo hay varios humanismos, entre ellos el humanismo cristiano que lo es desde los orígenes del cristia- nismo y a pesar de toda la edad media. Por esto Maritain hace arrancar de Santo Tomás el humanismo teocéntrico que se opone al humanismo antropocéntrico originario de Descartes y de toda la metafísica de la subjetividad.

LA

ENSEÑANZA

LA

DE

LAS

HUMANIDADES

EN

De esta suerte,

el humanismo se ha extendido, ha ampliado

UNIVERSIDAD

 

su

concepto y

hoy consideramos que

está a mucha

distancia do

lo

que

entendemos por

«humanidades».

«El Humanismo de las Humanidades»

 

CAYETANO

BETANCUR

 

¿Qué entendemos

por

«Humanidades»?

Parece

que esta pa-

Por

Ante todo, es menester decir qué se entiende aquí por huma- nidades. ¿Es acaso este concepto sinónimo del de humanismo?

labra sigue fiel en su significación a los orígenes históricos que la hicieron posible. Las humanidades de hoy son aquéllas con las

o yendo

más atrás, del Quattrocento italiano. De ellas dice con precisión Heidegger:

cuales tienen

que ver los humanistas del Renacimiento

No cabe

duda

que

son conceptos afines, pero hoy más

nunca

podemos

afirmar que

no

son

conceptos

sinónimos.

que

En efecto, el humanismo en los tiempos modernos se ha vin- culado al hombre, al hombre concreto e histórico que puede darse tanto en el mundo griego antiguo como en el universo cristiano, en China y Japón como en Estados Unidos, entre las tribus pri- mitivas como en nuestras sociedades industrializadas.

El humanismo más que una ciencia del hombre, es una dis- ciplina que busca la esencia de la humanitas, de aquello en que el hombre como hombre consiste, es hoy una cosmovisión del hombre, por así decir, con toda la carga emocional que esta pa- labra tiene en alemán (Weltanschahuung). Si se le quiere llamar ciencia será una «scientia affectiva», como San Buenaventura nombraba a la Teología.

Sartre ha escrito un famoso libro en que muestra cómo «el existencialismo es un humanismo», y ha explicado por cierto, con- tra muchos marxistas que desde un principio ven en sus doctri- nas una esencia humanista, que el existencialismo desaparecerá precisamente cuando el marxismo haya llenado su inmensa lagu- na que es la de no abordar los problemas de la persona humana.

Heidegger

en

su

admirable

carta

sobre

el

humanismo,

nos

«En la época de la república romana se piensa, y se aspira a ella expresamente, por vez primera y bajo su nombre, la huma- nitas. El homo humanus se sitúa frente al homo barbarus. El homo humanus es aquí el romano, que eleva y ennoblece la vir- tus romana mediante la «incorporación» de la paideia tomada de los griegos. Los griegos son los griegos del helenismo, cuya cul- tura fue enseñada en las escuelas filosóficas. Esta cultura se re- fiere a la eruditio et institutio in bonas artes. La paideia así en- tendida fue traducida por «humanitas». En Roma encontramos nosotros el primer humanismo. De ahí el que éste sea un fenó- meno específicamente romano, surgido del encuentro de la roma- nidad, con la cultura del helenismo. El llamado Renacimiento de los siglos XIV y XV en Italia es una renascentia romanitatis. Porque lo que importa es la romanitas, se trata de la humanitas, y por eso de la paideia griega. Pero lo griego se ve en su figura tardía y esta misma romanamente. También el homo romanus del Renacimiento está en contraposición con el homo barbarus. Sin embargo, lo in-humano es ahora la pretendida barbarie de la escolástica gótica de la Edad Media. Al humanismo, histórica- mente entendido, pertenece siempre, por tanto, un studium hu- manitatis que se retrotrae de manera determinada a la Antigüe- dad y se vuelve, así, correspondientemente, revivificación del he- lenismo. Esto se hace notorio en el humanismo del siglo XVIII en Alemania, del que son sus portadores Winckelmann, Goethe y

318

Schiller. Hölderlin, por el contrario, no pertenece al humanismo

y ciertamente no, porque él piensa la destinación de la esencia

del hombre más primariamente de lo que es capaz este humanis-

mo». («Carta sobre el Humanismo», cuadernos taurus, vers. de R. Gutiérrez Girardot).

Concretando el tema del presente trabajo

de describirlas

a

con algunos

des, podemos tratar

estas humanida-

otros

detalles.

Se ha asignado a Petrarca el papel de primer humanista, y

evidenciada

su preferencia por las formas de pensamiento y de expresión del mundo

no

obstante

su filiación

cristiana,

está plenamente

greco-romano.

Parece que no en todas partes de Europa surgieron las hu-

manidades y el entusiasmo por ellas en una forma paralela y semejante. Huizinga en El otoño de la edad media (Tomo II , pp. 264/5) alude a un primer humanismo floreciente en Francia, puramente formal y verbalista, sin ningún contenido de pensa- miento que recordara siquiera el mundo antiguo. Pero en Italia,

la tierra en que moraron antes los primeros humanistas, es decir,

los romanos, como dice Heidegger, hubo desde un principio un contacto con el mundo antiguo integrado en el pensamiento y en el lenguaje. Así escribe Dilthey, que el Renacimiento, ya en sus orígenes no sólo era una nueva ocupación del hombre con la antigüedad, sino una nueva relación. Mas no sólo se asumió una nueva relación con la antigüedad. Antes que todo, se descubrió en ese mundo griego un concepto del hombre que era extraño y ajeno a otros pueblos. En efecto, los griegos descubrieron la arete, la virtud moral (en su enfoque filosófico, ignorada por el mundo hebreo, por ejemplo), la cual no es sino la vía por la cual se llega a un ideal de humanidad fijado de antemano: «Hagamos con nuestras vidas como arqueros que tienen un blanco», nos dice Aristóteles en la Ética Nicomaquea. Por esta razón las «hu- manidades» abren un campo ignoto, distinto a la religiosidad del más allá que era la medieval, avizorando así para el hombre una misión ética en este mundo visible. Por esto el hombre del Rena- cimiento ya no busca sólo realizarse como viador hacia lo eter- no, sino también como habitante del más acá.

Sin duda que el huero formalismo de la escolástica decadente

y una primitiva y gastada retórica influyeron en un principio

para hallar en el mensaje del mundo antiguo un encanto y una frescura hasta entonces desconocidas. El Aretino saluda con fer-

320

vor los nuevos tiempos mostrando cómo desde hace setecientos años nadie ha conocido en Italia la literatura griega, y Victoria- no de Feltre concibe la nueva pedagogía como la misión de hacer grato el estudio. Por esto a su escuela la denomina «casa gioco- sa», casa de la alegría. Recordaba así también que los griegos llamaban ocio al estudio de filosofía y letras y los romanos lo denominaban «ludus litterarius».

Pero al lado de esta faceta jovial y jocunda de las humani-

dades, estaba la otra más

encantador y maravilloso,

en donde él es rey y señor, e invitado permanentemente a disfru-

tarlo y a gozarlo. El Papa León Décimo, nos refiere Burckhardt, logró hacer del palacio de los pontífices romanos un albergue de todas las delicias.

y su relación

al hombre

profunda, la

que mostraba

con

este mundo visible,

Pero las «humanidades» no se detienen en este sólo aspecto, en el de deparar una sonriente y grata forma al saber y a la cultura. Es que a poco se descubre que en el pensamiento antiguo está encerrada también toda la sabiduría y esto fue lo que enun- ciaron los primeros humanistas:

El Aretino, ya citado, al anotar las largas centurias durante

las cuales en Italia se desconoció la lengua griega, hacía ver que

de

este idioma

venía toda la

gran literatura.

A través de la lengua ve precisamente Rodolfo Agrícola,

la

 

humanismo:

«permite pensar

correctamente

so-

importancia del bre todas las

cosas y expresar

sin dificultad

lo

que

se

piensa».

Cuando por medio de este pedagogo el humanismo de las humanidades surge en el norte de Europa y produce figuras tan destacadas como Erasmo de Rotterdam, es visible que esta con- cepción primera no ha variado aún; el humanismo en Erasmo, es ahistórico y por esto llega a decir que «la ciencia de todas las cosas ha de pedirse a los autores griegos». Lo que ya era prin- cipio común en la enseñanza del Trivium y el Quadrivium, Eras - mo lo repite con igual convicción en esta nueva época: «Rerum cognitio potior, verborum prior». Siéndole evidente que no se , conocen las cosas sino por las palabras sabidas («cum res non nisi per voce nota cognoscuntur»).

Dilthey resume esta actitud erasmiana, común a muchos contemporáneos suyos, diciendo: «Una vez que se han dominado

321

los idiomas, deben aprenderse las cosas por los autores clásicos, quienes las poseen del modo más fundamental; el fin de la ins- trucción se alcanza con la imitatio de los clásicos». («Historia de la pedagogía», v. de L. Luzuriaga, B. Aires, 1942). Ya en plena edad media, se anunciaba el Renacimiento con hombres laicos que al lado de los clérigos poetas del siglo XII, sabían lo que sabían los antiguos, procuraban escribir como escribían los an- tiguos, y empezaban ya pronto a pensar y sentir como los anti- guos pensaban y sentían. (Burckhardt, «La cultura del Renaci- miento en Italia», p. III, cap. IV).

Esta concepción estática de las humanidades, todavía es mantenida en el siglo XVII I con el neoclasicismo. Al fin y al

cabo este movimiento no fue otra cosa que un Renacimiento tar-

dío y desde luego sofisticado

condición ineludible para la belleza de la obra de arte, la ausen-

cia de novedad conceptual. A su juicio, todas las verdades ya están dichas. Lo que importa es expresarlas en una forma nue- va. Por esto el escritor no debe buscar la novedad por sí misma, sino en cuanto sirva a las exigencias de sencillez, sobriedad y brevedad. Un pensamiento nuevo, nos dice Boileau, no es el que nunca fue pensado; «c' est au contraire une pensée qui a dü ve- nir a tdut le monde et qui quelqu'un s'avise le premier de ex- primer».

Boileau llega a establecer como

Este tipo de humanidades espera, con pleno optimismo, ha- llar todo el saber en los autores que llamamos clásicos, y no sólo el saber sobre el hombre, sino acerca de la naturaleza toda. Entre nosotros como en otras latitudes, se ha dado el caso de escritores clasicistas que han obtenido todos sus conocimientos en ciencias naturales leyendo a Plinio o a Fray Luis de Granada, en lugar de las grandes obras que ha deparado la investigación moderna.

A este propósito, cabe recordar aquí la famosa afirmación de un pensador contemporáneo, según la cual el prestigio inte- lectual de Aristóteles, su gran genio creador y su prodigioso saber, causaron una parálisis al desarrollo cultural de Occidente, ya que se creyó que en muchas materias el filósofo griego había dicho la última palabra.

Pero esta relación con Aristóteles no fue común a

todos loa

que de él se enamoraron en la edad media y en el Renacimiento

Basta citar a Santo Tomás y a Melanchton.

322

Santo Tomás descubrió el «espíritu objetivo» mucho antes que Hegel, aunque sin sistematizarlo, como es natural. Cuando distingue entre el agere como obrar interior, y el facere como obrar ad extra, saca conclusiones a este respecto muy pertinentes. Sertillanges, citado por Rodolfo Mondolfo, (Origen y sentido del concepto de la cultura humanista, La Plata, 1940), expone esta diferencia así: «La creación de nuevos ordenes espirituales se cumple según una norma interior (recta ratio agibilium) de la cual deriva la norma de toda creación exterior (recta ratio fac- tibilium) : la industria, el arte , toda la civilización, son espíritu «realizado, esto es, traducción de un ideal en la realidad». De esta suerte, Santo Tomás asegura que el verdadero progreso se halla en el equilibrio entre la tradición y la creación, entre la continuidad conservadora y la actividad renovadora.

Tres siglos después, Melanchton, a quien con justicia se le ha llamado «Praeceptor Germaniae», exige también a Aristó- teles como modelo de todo el pensamiento clásico. Sin embargo para Melanchton, «por la reflexión sobre los buenos escritores no sólo se forman la boca y la lengua, sino también el ánimo». No cree el educador alemán que en los clásicos se halle todo el saber, sino la base y el umbral para una sabiduría general hu- mana que servirá «de fundamento a todos los estudios especia- les y al arte de la exposición».

Este

humanismo

progresivo

de

las

humanidades

es

el

que

verdaderamente ha fecundado la cultura occidental. En este sen-

tido, las humanidades son abocadas históricamente en forma di- námica y no estática, como conceptos funcionales activistas.

mostrado cómo

desde un principio, en el seno del humanismo, se exigió con gran vigor y conciencia esta forma de afrontar las humanidades.

Rodolfo Mondolfo en el lugar citado, nos ha

Según Mondolfo, lo que nos liga a las tradiciones intelec- tuales tiene un motivo profundo y es la convicción de que lo que ya ha sido pensado por una generación, al ser repensado por las siguientes adquiere más luz, inteligibilidad y aptitud para un ensanchamiento progresivo. Leonardo Bruni de Arezo, sigue re- firiendo Mondolfo, decía que estos estudios se llaman «humani- dades» por cuanto perfeccionan y adornan al hombre. En to- dos los autores, agrega, el concepto de «humanidades» está ligado al «concepto de la dignidad y potencia espiritual del hombre», lo

323

cual siempre «se presentó estrechamente vinculado a la histo- ricidad de sus creaciones».

El pensador italiano cita a propósito del carácter histori- císta de las humanidades, casos extremadamente reveladores. Por ejemplo: San Bernardino de Siena concibe al hombre como esencialmente superior al animal; y sin embargo afirma que esta superioridad sólo se hace efectiva en el proceso histórico de la cultura. Y cuando por otra parte reconoce este santo varón que el alma humana es más valiosa que toda la naturaleza porque es creada a imagen de Dios, resueltamente considera que el hombre no pasa del estado bestial al noble sino por la ciencia y el estudio.

Alude también a Mateo Palmieri quien exhorta a que no sea- mos pedantes repetidores de las creaciones de nuestros antepa- sados, sino que sintamos la inquietud de la insatisfacción y cum- plamos el esfuerzo del progreso.

Es muy interesante a este propósito el agudo pensamiento de Giordano Bruno, según el cual la edad moderna es más vieja que la edad antigua, vale decir, más madura, merced a la con- tinua agregación de experiencias y progresiva afirmación y pro- fundizaron del poder del entendimiento y del juicio.

Este concepto dinámico de las humanidades es el que debe presidir su enseñanza tanto en la Universidad como en los co- legios de bachillerato. Hay, entonces, por así decir, dos clases do humanidades: las que históricamente se conocen con este nom- bre, es decir, los clásicos literarios latinos y griegos, a los que debemos añadir los clásicos italianos, españoles, ingleses, ale- manes, franceses, rusos, etc., cualquiera que sea su edad y natu- raleza. Estos clásicos deben ser leídos por el estudiante y expues- tos por el profesor, en primer lugar, exponiendo el contexto his- tórico, y en segundo lugar mostrando de ellos lo vivo y lo muerto que en ellos hoy podemos distinguir.

Puede asegurarse que la infertilidad de muchos estudios do humanidades realizados por nuestros institutos académicos se debe a esta falta de referencia a su pasado y de conexión relativa con el presente. No se puede pedir que un muchacho obtenga una enseñanza del conocimiento de la Odisea si no se le abren los ojos para que advierta que Ulises no es un hombre de estos días y cómo, sin embargo, mantiene con los hombres de hoy vínculos muy estrechos.

324

Hay otra clase de humanidades y es la de las tradiciones cul-

turales y científicas. La ciencia, ninguna ciencia, así sea la más abstracta e ideal, puede enseñarse como algo intemporal y ahis- tórico. Es necesario que el profesor distinga muy cuidadosamen- te al exponer un determinado tema científico, qué es lo que hay

en él de actualmente vigente y qué lo que obedece a reminiscen-

cias de un pasado más o menos remoto. La ciencia no es un conjunto de verdades. De ella hacen parte también los errores del pasado, los tanteos, las aproximaciones, los ensayos. Una ciencia que se trasmite como plenamente acabada y perfecta es una ciencia engañadora y mentirosa. El estudiante tiene que sa- ber de ella su carga de historia y adivinar en ella sus posibili- dades de corrección y progreso.

Además, por otra parte, ninguna ciencia del pasado debe en-

señarse en forma autónoma como ciencia actual. Aquí reside a

mi juicio, el fracaso en la enseñanza del derecho romano y de la

filosofía escolástica. El alumno no toma conciencia de que eso

que le dicen o que lee ya en mucha

una experiencia o vivencia de estos tiempos. Es muy frecuente

que un estudiante de derecho civil comprenda mejor el sentido

de la «stipulatio» o de la «in jure cessio» romanas cuando el pro-

fesor las expone al lado y como ilustración de lo que hoy enten- demos por contratos o por enajenación. De igual manera el con- cepto de la materia prima le será mas accesible si se le pone

al margen y como marco de lo que hoy se entiende por campos

de energía, de gravitación, etc.

parte está superado y no es

Como síntesis de todo lo que he expuesto, considero que la enseñanza de las humanidades en los dos sentidos expresados, sólo será fecunda y formadora si se hace como realidades de un tiempo histórico ya pasado pero que en cierta forma ha dejado sus huellas en el presente, mostrando al tiempo mismo lo que tuvo de vivo y actuante en el pasado y lo que de ello subsiste en los tiempos actuales.

Bogotá, marzo 28 de 1971.

325