Está en la página 1de 10

EL

DISCURSO

IDEOLÓGICO

DEL

MODELO

EDUCATIVO

CHILENO

Y

SU

CONSECUENCIA EN LOS SUJETOS QUE SE EDUCAN EN UNA SOCIEDAD DE
CONSUMO
Michelle Partarrieu Vistoso
INTRODUCCIÓN
Este ensayo partió con la intención de analizar el discurso de los sujetos que se educan
en una sociedad de consumo, donde Chile, el alumno pródigo de América Latina, se
graduó con honores al momento de ingresar a la era neoliberal que se impuso a partir de
la década de los 80, pero a poco andar, descubrí que analizar simplemente a aquellos
sujetos que se educan sería sesgado y, hasta cierto punto, ingrato para quienes resultan
ser el eslabón final de una práctica social que responde a un discurso que se modela
ideológicamente desde su Historia contemporánea.
Mucho mejor resulta entonces comenzar a considerar cómo se fue instalando
silencionamente en la construcción de nuestro presente aquel “discurso”, que
interrelaciona, según Fairclough (1995) sus elementos lingüísticos, la práctica discursiva
que los hablantes realizan por medio de los textos y la práctica social donde tanto la
práctica discursiva como texto son modelados ideológicamente (en Pilleux, 2005: 80) y,
con ello, lo que se pretende demostrar es cómo la dictadura militar fue capaz no sólo de
gestar en los años 80 una reestructura al sistema educacional,

desmantelando

la

"universidad tradicional" e introduciendo una "universidad empresarial elitista", sino que
además logró que este sistema impuesto fuera ratificado por los gobiernos democráticos a
partir de los 90, cuyos ajustes, lejos de deslegitimar esta reforma, consolidaron el mundo
de las ideas y privilegiaron el lugar de los sujetos que se educan como consumidores
(Cancino, 2011), situando finalmente a la sociedad del consumo por sobre la sociedad del
conocimiento.

emerge desde una perspectiva que considera a la educación y al conocimiento como bienes que pueden ser transados en el mercado.DESARROLLO La Educación en Chile ¿Qué pasó hace 30 años? Cuando a comienzos de los años 80 América Latina ingresó en la era neoliberal. 2011). al desmantelar la "universidad tradicional" e introducir la "universidad empresarial elitista" (Valencia. se entiende como el principal coordinador y responsable del derrotero que ha de tomar la educación superior. lograron su consolidación en el mundo de las ideas. ya que a través de la competencia y del mecanismo de precios se habrá de regular también la calidad y la pertinencia del sistema y de sus integrantes (Rodríguez-Ponce. se impuso y los posteriores gobiernos democráticos continuaron en la misma lógica impulsada por la dictadura militar. que de subsidio a la oferta pasó a subsidio a la demanda (Peña. al menos entre los miembros del "stablishment". . el modelo de educación superior chilena. los que lejos de debilitar el sistema y diseño previos. no dio lugar a discusión ni debate democrático de ningún tipo (Rodríguez-Ponce. Y es que la filosofía de aquella reforma educativa tuvo sus bases conceptuales y su sustento en el principio de libertad para elegir. Hubo un cambio profundo en el sistema de financiamiento. desde el retorno a la democracia los ajustes realizados al modelo de los 80 han sido menores. El mercado que se regula por si mismo. tal como lo plantea Lavados Montes (2005). 2011: 201). En efecto. de eso ya son treinta años desde que se llevó a cabo la reforma de la educación superior en Chile que. 2011). 2000: 25 en Cancino. consistentemente con el accionar del gobierno autoritario de Pinochet. simplemente se diseñó. y sobre todo en el campo de los hechos reales. ingresó también el modelo neoliberal de educación en las universidades públicas. y en la lógica de mercado como mecanismo de coordinación y asignación de recursos. 2011). Dicho esto. cuando la dictadura militar reestructuró el sistema educacional. fuertemente impulsado en toda América Latina y de manera especial en Chile.

la investigación. aspectos fuertemente cuestionados hoy en día por la sociedad chilena. 2005: 2). desatendidos por el Gobierno de turno e ignorados por toda una clase política que se mantiene en statu quo. el desarrollo y la innovación (RodríguezPonce. Aún así. ya sea por el rol que asumieron. posteriormente en democracia fue validado y fortalecido para consolidarlo a través del tiempo. sobre todo. 2011: 201). . 2011: 202). en que ya no son sólo parte del juego de la educación sino también son parte de una relación de carácter contractual. Pero existe una consecuencia no menos negativa que las anteriores y que no se le presta mayor atención. o que simplemente no amerita cuestionamiento de nuestra parte y que tiene que ver con la forma en que los actores como sujetos políticos enfrentan la educación: ya sea en la confusión por el cambio de reglas del juego. Por su parte. sabemos que el actual modelo educativo chileno ha traído innumerables consecuencias negativas.Consecuencias del actual Modelo Educativo Ya hemos analizado el contexto histórico y social en el cual se dieron estas reformas educativas en Chile y. donde se genera una relación intrínsecamente compleja que deja en un segundo plano a aquella Sociedad del conocimiento basada en la formación de capital humano avanzado. con la consecuente precarización de la relación profesor – alumno en torno del saber y el conocimiento (Peña. reflejadas tanto en su estructura administrativa como en la calidad educativa que se entrega (Peña. hemos comprobado que si bien es cierto que fueron instaladas arbitrariamente por un gobierno dictatorial. asumidos como “sujetos de mercado (inversores o consumidores de educación) y no como ciudadanos con derecho a la educación y a la participación” (Redondo. Este estilo poco participativo es precisamente el que facilita la consolidación del sujeto consumidor de educación. la misma situación queda de manifiesto para el caso de la relación clienteproveedor entre instituciones de educación superior y sujetos que se educan en esta sociedad de consumo. sin hacerse cargo de las responsabilidades que les confiere haber llegado al punto en que nos encontramos. 2011).

poniendo especial énfasis en el rol que le cabe al estudiante como cliente y los derechos y deberes que éste cumple o exige cumplir desde ese lugar particular. ya que aplica como mecanismo permanente la neutralización de las demandas colectivas e insiste en la potenciación del individuo cliente que requiere un servicio. Más campañas publicitarias para captar clientes en la educación A partir de la década de los ochenta en que se permitió la apertura de nuevas universidades privadas que comenzaron a actuar en una lógica mercantilista. consolidando un rol más bien activo y no simples sujetos atrapados en un paradigma de la influencia (Minzi y Vergara en Peña. bajo el amparo del modelo neoliberal. hoy es común y aceptable hablar en Chile de una “clientelización” de la educación. Entonces. que transforma de manera natural el proceso educativo en una relación de oferta y demanda. destinadas a atraer el mayor número de clientes posibles (Cancino. es decir. En Chile. en este caso. este sistema institucional educativo lo que logró. fue desincentivar la participación y la pregunta por el sujeto que se educa (Peña. 2011) y no como un derecho social y universal. 2011: 201). 2011). cobran nuevas dimensiones. el educativo. sin restricciones ni regulaciones de ningún tipo. Sólo en el 2002 se estimó que las universidades y las instituciones de educación superior invertían . 2010) para que quienes aspiran a educarse accedan a su amplia oferta de productos de consumo. a partir de Octubre. somos parte de un modelo donde nos enfrentamos con sujetos socializados en el consumo tempranamente. 2011) y es una de las consecuencias de la mercantilización de las universidades de Chile donde la educación superior se ha convertido en “un bien de consumo” según el Presidente Piñera (La Nación.La clientelización del sujeto que se educa en Chile En definitiva. los cambios educativos privilegian el lugar de los sujetos que se educan como consumidores (Cancino. que realizan prácticas sociales asociadas a sus condiciones de clientes y consumidores. No hay que olvidarse además que este derecho adquirido de consumo viene arraigado a nuestro ser prácticamente desde el comienzo de nuestra existencia. comenzaron también las campañas publicitarias que cada año.

donde la enseñanza universitaria se ha convertido en un mercado con muchos ofertantes y donde los estudiantes universitarios actúan como clientes. les atraen sobre todo las titulaciones rápidas. la infraestructura atractiva. A los consumidores (los estudiantes).anualmente alrededor de USD 25 millones en publicidad. donde el alumno que asiste a una educación financiada por si mismo tiene un poder. Relación del docente frente al sujeto que se educa Ahora bien. no garantiza el derecho a la "educación de calidad para todos". no es más que convencer al futuro estudiante de que elija un producto determinado. En otras palabras. se tiende a desacreditar las posiciones de autoridad clásica que hay entre el profesor y su alumno. no se aleja de su labor: trabajar para el alumno. es el sujeto que se educa como cliente el que conduce a la construcción de una nueva subjetividad. Estas son parte de las consecuencias que ha tenido el modelo neoliberal en las universidades de Chile. dejando de lado la regla del respeto . 2010). el profesor subordinado al sujeto que paga. esta inversión buscará asegurar el retorno de su inversión de manera segura y constante. los productos agregados que se entregan junto con la matrícula. Lo que persiguen estas instituciones. 2011:201). juegan su suerte en un escenario donde la educación pública y privada tiene costos similares y. sucede que bajo este discurso de mercado. dejando al primero como empleado del segundo. exigiendo por sobre todo sus derechos y asumiendo el principio de que “el cliente siempre tiene la razón”. a través de sus agencias de publicidad. como todo negocio productivo. 2004: 55) y. lo que equivalía casi al 2% del gasto total del Sistema de Educación Superior chileno (Brunner. porque. si bien revierte la relación tradicional. los intercambios internacionales. pero es la confirmación de la relación a través del dinero que lo pone a éste como un objeto de consumo que se vuelve descartable si no cumple con las necesidades planteadas por el cliente (Peña. a fin de cuentas. entre otros (Cancino. por eso. que pone la relación educativa en la lógica del servicio (cliente/proveedor). por su parte. En este caso.

para el Estado chileno no resulta tan caro ya que la inversión es bastante reducida. La otra cara de la moneda ¿cómo se financian sus estudios los sujetos que se educan en una sociedad de consumo? En este intento por comprender la representación de cliente del sujeto que accede a la educación superior chilena. El profesor tiene que adaptarse al nivel del estudiante y con el gran aumento del número de estudiantes. las universidades optan por establecer vínculos esporádicos con los profesores que se transforman en “vendedores de servicios” a los que las universidades compran para ofrecer a sus alumnos (Cancino. 2006: 8). no se puede juzgar solo a éste como consumidor compulsivo que no sabe distinguir entre un bien de consumo y el derecho universal que le confiere educarse. que contribuyen a esta sociedad de consumo. Con esta modalidad de mercado. puesto que este sujeto que asume su condición de cliente preferencial y que exige sus derechos como consumidor. Por su parte. el medio de pago. esto es una tarea muy difícil (Herceg. ante la negativa del Estado por hacerse cargo de él. lo curioso es que mientras el sistema chileno es un sistema caro para los estudiantes y sus padres. ya que cuenta con un elemento que lo pone a él en un lugar preponderante de la relación. también lo hace en el entendimiento de que ha empeñado su futuro en esta inversión. la universidad ya no tiene ninguna obligación frente al profesor. que señala al sistema universitario chileno como uno de los seis más caros del mundo con respecto al costo promedio de las carreras de la educación terciaria (Cancino.desinteresado y obediente por la autoridad institucional. 2010). 2010). cada vez más. basta con prestar atención al informe publicado en el 2010 por la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OECD). con estudiantes de familias sin tradición académica. Si no. y una vez terminado el curso. Estos docentes. las universidades se benefician ya que sin profesores fijos abaratan el costo de la docencia. Rita Cancino (2011) . se convierten en “vendedores de servicio” y dado que son empleados para impartir generalmente un curso sólo necesitan satisfacer al cliente (estudiante) para asegurar su empleo para el próximo semestre ofreciendo una enseñanza amena ya que su continuidad también depende de las evaluaciones de los estudiantes.

cuando estas son insuficientes. tenemos el Crédito con Aval del Estado es garantizado por la institución en que estudia el alumno con el Estado como aval. Este crédito cubre como monto máximo el total del arancel de referencia del alumno. básicamente por estar en instituciones privadas.8% y requiere de un aval.4% (actualmente se está bajando su tasa de interés para nivelarlo con el Fondo Solidario). un tercero dispuesto a responder por la deuda en caso que no se pague. en caso extremo. el alumno adquiere una deuda que lo compromete por los próximos quince años (Cancino.Brevemente.72% y el 8. entre otras. 2011). porque no se puede olvidar que en Chile “nadie” se queda sin estudiar por falta de recursos siempre se puede recurrir a algunos sistemas de créditos para los estudiantes. la retención del certificado o título o la consignación ante los tribunales judiciales competentes del moroso que. Este crédito es otorgado por entidades financieras a estudiantes de cualquier establecimiento educacional. se puede decir que la pobreza que genera constantemente este sistema. Se entrega con plazo de pago de hasta 20 años. con una tasa de interés fija de un 6. El Fondo Solidario se entrega a los estudiantes de universidades del Cruch y financia hasta el total del arancel de referencia anual. Así. Entre las medidas de sanciones para quienes incumplan. es decir. . por estudiar en los regímenes neoliberales. revisemos cómo los Universitarios en Chile pueden financiar sus estudios cuando no cuentan con los recursos para hacerlo al contado. puede conducir a la penalización. con el encarcelamiento (Aquevedo citado en Valencia: 2000:30). Su tasa de interés anual fluctúa entre el 6. Existe sobre todo el Fondo Solidario de Crédito Universitario que es el sistema más antiguo y permanece vigente en las 25 universidades del Consejo de Rectores (CRUCH). Existe además el sistema de Crédito CORFO que es un sistema paralelo que surgió como la alternativa al Fondo Solidario para aquellos estudiantes que no podían acceder a éste. Un ejemplo es que durante la permanencia en la universidad (cinco años). El crédito se otorga con un interés anual del 2% y su plazo máximo de devolución es 15 años (Cancino 2011). figura. A continuación presentamos las tres alternativas más utilizadas por los sujetos que se educan en esta sociedad de consumo. incluso. se castiga aún más con la aplicación de sanciones y. Finalmente. Estos créditos pueden conducir a situaciones extremas para los estudiantes.

CONCLUSIONES La filosofía de la reforma educativa chilena de los años 80 tuvo sus bases conceptuales y su sustento en el principio de libertad para elegir. Van Dijk (1989 y 1990) señala que “la noción de ideología que sustentamos no es sinónimo de cosmovisión en términos neutrales. sino que también están presentes en la forma en que los actores como sujetos políticos enfrentan la educación. El discurso se constituye el medio por el cual . interpretaciones y acciones en las prácticas sociales” (en Pilleux. donde se sienten más parte de una relación de carácter contractual. y en la lógica de mercado que aseguraba a través de la competencia y del mecanismo de precios regular la calidad y la pertinencia del sistema y de sus integrantes.Este desalentador panorama de financiamiento de la educación y endeudamiento de las familias chilenas para aspirar a un futuro mejor. En este caso. por una parte. sino una forma de cognición social consistente en normas. En consecuencia. valores. como lo promete el mercado que se auto regula por si mismo. una práctica de libertad y por sobre todo una vía para acceder a esa sociedad más justo a través del conocimiento y no a una sociedad de consumo como sucede actualmente. objetivos y principios socialmente relevantes que se seleccionan y combinan para favorecer determinadas percepciones. 2005:80). asumidos como sujetos de mercado (inversores o consumidores de educación) que como ciudadanos con derecho a la educación y a la participación. para Van Dijk (1997. monitorear la forma como los usuarios de una lengua usan el discurso como miembros de un grupo. traspasando las barreras de la imposición hacia la aceptación en tiempos de democracia. Bajo estas condiciones podríamos suponer que es “normal” que el sujeto que se educa no sea más que un cliente que exige sus derechos frente a quienes le venden el servicio. realizar los intereses sociales del grupo manejando el conflicto. 1999) la ideología relaciona el discurso y la sociedad cumpliendo dos funciones básicas que son. Las secuelas negativas del actual modelo educativo chileno no sólo se reflejan en su estructura administrativa y en la calidad educativa que se entrega. se amparó en una práctica discursiva que funcionó ideológicamente porque contribuyó a sostener y a reproducir en el tiempo las relaciones de poder en la sociedad. supera cualquier límite por entender que la educación es un derecho adquirido. y por otra.

por tanto. toman los alumnos. que promueve el convencimiento de que sus normas que además obedecen al sentido común y al sistema cultural del grupo (Geertz. el educativo. especialmente cuando es la selección del alumnado/cliente la que define los estándares del establecimiento. respondiendo a sus necesidades y basado en la eficiencia de mercado.las ideologías se transmiten en una sociedad. por ello nos resulta normal que tanto académicos.). 1994 en Pilleux. las que se actualizan a través del discurso (Pilleux. como personal inserto en el negocio de la educación. defiendan el concepto de cliente en el entendido de entregar a los usuarios un servicio de calidad. tal vez porque la educación superior en Chile se ha convertido en “un bien de consumo” y no un derecho social y universal. quisiera señalar que analizar el discurso ideológico del modelo educativo chileno y su consecuencia en los sujetos que se educan en esta sociedad de consumo. si hay una confusión entre ser alumno y cliente ésta debe ser analizada como parte de un cambio en las condiciones estructurales del modelo educativo y no únicamente por el rol que tal vez. que transforma de manera natural el proceso educativo en una relación de oferta y demanda que requiere un servicio. . 2005). Este sistema institucional educativo logró desincentivar la participación. se privilegia el lugar de los sujetos que se educan como consumidores. Para concluir. potenciando al individuo cliente. a través de un proceso de naturalización y consenso. lo que ocurre es que la ideología constituye un proceso dinámico en el que operan relaciones cambiantes entre las prácticas discursivas y las luchas hegemónicas por el poder en la educación. Pero es fundamental comprender que en educación la posición de cliente no puede existir en tanto que la que la decisión de qué producto prefiero consumir. de manera deliberada para obtener un beneficio. Cit. contribuyendo a reproducir el poder y la dominación de determinados grupos (Op. 2011). Hoy es común hablar en Chile de una “clientelización” de la educación. no hace más que demostrar que lo que se está reproduciendo y promoviendo a través del cliente es el marco ideológico de los grupos dominantes por sobre las demás. esto porque la “clientelización” del estudiantado es un supuesto difícil de sustentar en tanto no hay una real elección en la búsqueda de formación. Aquí. 2005). en este caso. es absolutamente distinta a qué estándar de “servicio educativo” quiero optar (Cancino. sin considerar que esto afecta directamente al modelo ideológico de educación que seguimos validando intrínsecamente.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS CANCINO. PILLEUX. M. Volumen 5. J. Número 20: 9-35/124. E.2011 en: <http://www.aau. El modelo neoliberal y la educación universitaria en Latinoamérica. Sociedad y Discurso.cl/revistaidea/html/revista%207/pdf/ santos. (2011). Facultad de Filosofía y Humanidades. M.usach. (2006).scielo. La mercantilización de la universidades en Chile bajo la dictadura militar y en el período post Pinochet.2012 en http://vbn. 7. Dinamarca. CANCINO. .2.2012 en http://vbn. Polis. HERCEG.pdf PEÑA.11. La Universidad chilena hoy: el espejismo de su progreso. (2011) Sujeto político y vida pública: privatización de la educación en Chile y sus consecuencias en los sujetos que se educan. Consultado el 11. S.11. 10. Idesia [online].php?script=sci_arttext&pid=S071834292011000200001&lng=es&nrm=iso>. (2010).aau. Consultado el 11.11. 12 páginas. El caso de la universidad chilena. R. Anomalías del modelo neoliberal en Chile.29. pp.dk/ws/files/61049118/Kap_2_Mercantilizaci_n. n. (2005) Contextos del Discurso. Universidad Austral de Chile. (2011) ¿por qué es necesario una reforma de la educación superior chilena?.pdf.2012 en <http://www. No. v. Santiago. Universidad de Aalborg. 3-10 . Universidad de Aalborg.11. RODRIGUEZ-PONCE. En Estudios Avanzados Interactivos.pdf. Sociedad y Discurso.dk/files/62845834/SyD18_cancino. Vol.scielo.cl/scielo. Número 18: 149 – 165. R.cl/scielo. Disponible en: http://web. Consultado el 11. Dinamarca. Consultado el 11.php?script=sci_arttext&pid=S071865682011000300010&lng=es&nrm=iso>.