Está en la página 1de 53

04

Hidráulica

Válvulas direccionales

04 Hidráulica Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Índice

OBJETIVOS

3

INTRODUCCIÓN

4

4.1. Válvulas direccionales

5

4.2. Recordatorio de simbología

9

4.3. Mecánica de las válvulas

11

4.3.1. Válvulas de asiento

11

4.3.2. Válvulas de corredera

14

4.4.

Distribuidores: cuerpos y aplicaciones

18

4.4.1. Distribuidores 4/2

19

4.4.2. Distribuidores 4/3

21

4.4.3. Resumen de funciones básicas

28

4.5. Distribuidores: montaje y tamaño

30

4.6. Accionamientos indirectos. Servopilotos

32

 

4.6.1.

Alimentación y descarga (x / y)

35

 

4.7.

Selección de válvulas

44

RESUMEN

51

descarga (x / y) 35   4.7. Selección de válvulas 44 • RESUMEN 51 Válvulas direccionales

Válvulas direccionales

1

Hidráulica

04

Objetivos

Conocer la mecánica constructiva que pueden presentar las válvulas distribuidoras hidráulicas, prestando especial atención a algunas de sus características.

Conocer la gama básica de distribuidores hidráulicos que podemos encontrar en el mercado (en cuanto a número de vías, posiciones y tipos de accionamiento).

Conocer la aplicación de los diferentes tipos de centros hidráulicos así como los circuitos característicos donde podemos encontrar los diferentes modelos.

Conocer los accionamientos directos e indirectos, así como las particularidades de estos últimos en cuanto a las alimentaciones y descargas de la válvula auxiliar de precomando.

Conocer los criterios de dimensionado de las válvulas hidráulicas, atendiendo a mecánica, presiones soportadas, caudales direccionados y pérdidas de carga generadas.

a mecánica, presiones soportadas, caudales direccionados y pérdidas de carga generadas. Válvulas direccionales 3

Válvulas direccionales

3

Formación Abierta

Introducción

Una de las familias más importante de válvulas hidráulicas, es la direccional ya que gracias a ellas se consigue entre otras las funciones el control de los actuadores. Estas, al igual que en otras tecnologías (como por ejemplo neumática), presentan diferentes tipos de mando, y diferente número de vías y posiciones.

De este modo, las válvulas se presentan en mando manual, neumático, eléctrico,

, serán estas últimas las que mayor juego dan, ya que dependiendo de la configuración de su centro, se pueden conseguir muchos y muy variados comportamientos de la aplicación. Por tanto, veremos que los tipos de centro que podemos encontrar son mucho más variados que la oferta neumática o

siendo el referente la válvula de 4 vías y 2 ó 3 posiciones. Precisamente

etc

electroneumática.

Otro aspecto importante referente a las válvulas, será su tamaño. Esto es debido a que en tamaños pequeños (tamaños nominales 6 y 10), son empleados los denominados mandos directos. Sin embargo, para tamaños superiores (16, 25, etc.) se precisa de un mando indirecto, lo cual supone trabajar con dos válvulas (un cuerpo principal de accionamiento por piloto hidráulico y otro auxiliar de mando indefinido). Este tipo de accionamientos, nos obliga a tener un amplio conocimiento de la mecánica interna de las válvulas, ya que deberemos configurar las alimentaciones y descargas de las mismas.

Estos y otros muchos aspectos (como por ejemplo la selección y dimensionado de las válvulas distribuidoras), serán explicados en la presente unidad.

4 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

4.1. Válvulas direccionales

Tal y como podremos recordar de las asignaturas de Neumática y

Electroneumática, las válvulas direccionales son aquellas encargadas de establecer

o no establecer el paso de fluido o bien direccionarlo hacia diferentes puntos de

aplicación. Las funciones varían en cuanto a la constitución de la válvula (es decir,

las vías y posiciones que esta puede presentar).

El numero de vías define las conexiones que presenta la válvula en su cuerpo,

pudiendo tratarse de presión, aplicaciones y escapes (aplicaciones neumáticas) o bien retorno a central (aplicaciones hidráulicas). Este punto es denominado tanque

y queda marcado como “T”. Debe tenerse en cuenta, que en las aplicaciones

neumáticas suele interesar presentar escapes diferenciados para las diferentes aplicaciones, siendo por ello predominantes las válvulas de 5 vías (escapes R y S). Mientras, en las aplicaciones hidráulicas, suele interesar presentar un único punto de retorno con el objeto de minimizar el conexionado y evitar tuberías de retorno.

Por ello, predominan las válvulas de 4 vías como control direccional (retorno T).

Figura 4.1. Control direccional clásico (Neumático / Hidráulico).
Figura 4.1.
Control direccional clásico (Neumático / Hidráulico).

Este aspecto puede resultar poco importante pero pongamos un ejemplo:

En una aplicación se dispone de un total de 6 actuadores de doble efecto. Neumáticamente emplearemos 6 distribuidores (habitualmente 5/2), donde se sabe que no se precisa recuperar el aire de escape (de echo, nada ha de colocarse sobre los escapes exceptuando algún silenciador o regulador de caudal). De este modo, los escapes podrán quedar al aire y tan sólo se precisarán tubos de alimentación y potencia para cada distribuidor.

Hidráulicamente, se hace necesario recuperar el fluido y para ello se conectará T con el retorno de central. Si se emplean válvulas de 4 vías se precisarán 6 tubos de retorno mientras que si se hubiesen empleado válvulas de 5 vías (caso irreal), serán 12 los tubos necesarios.

Evidentemente, este último tipo de controles reduce de forma notable el coste, la complejidad de conexionado y el peso del sistema.

reduce de forma notable el coste, la complejidad de conexionado y el peso del sistema. Válvulas

Válvulas direccionales

5

Formación Abierta

Los puntos de tanque tienen un símbolo asociado que simplifica el esquema (evitando la representación repetitiva del conexionado sobre el retorno de la centralita). Este corresponde a un pequeño contenedor.

Figura 4.2.

A B Y1 P T
A
B
Y1
P
T

Símbolo simplificado de retorno a central

Representación simplificada de retorno a central.

En cuanto al resto de designaciones (para vías), seguiremos las indicaciones correspondientes a la normativa CETOP. Corresponde a

Denominación

DIN / ISO

CETOP

Alimentación

P

1

Aplicaciones

A, B

2, 4

Escapes / Tanque

R, S / T

3, 5 / 3

Drenaje

L

9

Figura 4.3.

Designación normalizada de vías (según CETOP).

Cabe destacar que donde en aplicaciones neumáticas conviven los marcados mediante letras o números, en las aplicaciones hidráulicas veremos siempre designaciones a través de letras.

Otra de las diferencias la encontramos en los puntos de drenaje (o fugas). En aplicaciones neumáticas no son representativos (y de echo ni siquiera son marcados), mientras que en hidráulica son de una importancia vital. Este echo se analizará con mayor detenimiento en el apartado válvulas de presión pero para hacernos una idea, que un drenaje sea ejecutado a nivel interno o externo puede marcar diferencias de suma importancia en el comportamiento de una válvula (por ejemplo, una válvula con drenaje interno trabaja como una válvula limitadora de presión mientras que la misma mecánica, con drenaje externo trabaja como válvula de secuencia).

En cuanto al número de posiciones de una válvula, recordaremos que en las aplicaciones neumáticas predominaban las dos posiciones (debido al típico trabajo neumático / electroneumático de tipo todo o nada). Sin embargo, las válvulas de dos posiciones a nivel hidráulico no son del todo representativas (a nivel de control direccional), predominando las de tres posiciones.

6 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Figura 4.4. Típico control direccional mediante 3 posiciones (Neumático / Hidráulico).
Figura 4.4.
Típico control direccional mediante 3 posiciones (Neumático /
Hidráulico).

El principal motivo para el empleo de la tercera posición radica en que en muchas aplicaciones hidráulicas se pretenderá posicionar el actuador (la hidráulica se presta especialmente bien al posicionado intermedio en contra de lo que ocurre en las aplicaciones neumáticas y / o electroneumáticas). Otro motivo es que en numerosas ocasiones buscaremos determinados efectos sobre la presión del sistema a través del centro (por ejemplo la despresurización del sistema en condiciones de inicio o no movimiento del actuador).

en condiciones de inicio o no movimiento del actuador). En las aplicaciones hidráulicas se emplean válvulas

En las aplicaciones hidráulicas se emplean válvulas de 4 vías en lugar de 5 vías (marcando una primera diferencia con respecto a las aplicaciones neumáticas).

Del mismo modo, es extremadamente frecuente el empleo de válvulas de 3 posiciones en vez de 2 (segunda diferencia con respecto a las aplicaciones neumáticas). Esta tercera posición, suele buscar el posicionado del actuador o bien efectos sobre la presión del sistema.

Como ejemplo de estas búsquedas de efecto sobre la presión de un sistema, encontramos los centros tándem (los cuales entre otras muchas funciones pueden servir para forzar la despresurización de una aplicación). Este efecto es conseguido marcando una recirculación del fluido entre el punto de alimentación (conectado a bomba) y el punto de tanque.

del fluido entre el punto de alimentación (conectado a bomba) y el punto de tanque. Válvulas

Válvulas direccionales

7

Formación Abierta

A B Y1 P T T P M 380
A
B
Y1
P
T
T
P
M
380

Y2

Tenderemos a marcar una P.atmosférica

Figura 4.5.

Empleo de un centro tándem para forzar una despresurización.

8 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

4.2. Recordatorio de simbología

Antes de proceder a un estudio más detallado de las válvulas direccionales hidráulicas, se realizará un breve repaso sobre la simbología empleada para la representación de las mismas (algo ya conocido al emplear la misma normativa y conceptos de las aplicaciones neumáticas y electroneumáticas).

Por un lado, encontramos las denominadas posiciones de válvula donde se representan los posibles estados en los que una válvula se puede encontrar. Cada posición se representa por un cuadro (siendo las más comunes en hidráulica las de 3 posiciones). En las zonas laterales se representan los accionamientos (manuales, mecánicos, eléctricos, etc.).

 
a
a
b
b

2

Posiciones

a

0

b

 

3

Posiciones

 
  a b 2 Posiciones. Manual monoestable.
a b
a
b

2

Posiciones. Manual monoestable.

  a 0 b Posiciones. Manual monoestable. 3
  a 0 b Posiciones. Manual monoestable. 3
 

a 0

b

Posiciones. Manual monoestable.3

3

 
 
    a b   2 Posiciones. Eléctrico monoestable.
 

a b

    a b   2 Posiciones. Eléctrico monoestable.
 

2

Posiciones. Eléctrico monoestable.

   

a b

 

2

Posiciones. Eléctrico monoestable.

 
   
   
 
   

a 0

b

Posiciones. Eléctrico monoestable.3

3

 
     
   

Figura 4.6.

Diferentes representaciones de posiciones. Ejemplo.

Estas son sólo algunas de las posibles combinaciones que pueden darse para formar los diferentes accionamientos hidráulicos. Nosotros nos centraremos tan sólo en los accionamientos de carácter eléctrico.

Las vías de una válvula constituyen las conexiones hidráulicas que estas presentan. Pueden ser de 2 ó 3 vías (estas configuraciones se reservan principalmente para válvulas de asiento) o bien de 4 vías (válvulas de corredera). Pueden darse otras configuraciones como válvulas de 6 u 8 vías, pero son más propias de sectores no industriales como por ejemplo el agrícola o maquinaria de obra pública.

de sectores no industriales como por ejemplo el agrícola o maquinaria de obra pública. Válvulas direccionales

Válvulas direccionales

9

Formación Abierta

Formación Abierta Las válvulas neumáticas o hidráulicas de vías pueden transformarse en todas sus ante riores.

Las válvulas neumáticas o hidráulicas de vías pueden transformarse en todas sus anteriores. De este modo, las válvulas hidráulicas de 4 vías podrán ser transformadas en 2 ó 3 vías cuya mecánica corresponderá a “corredera”.

Se consiguen por tanto aplicaciones más económicas donde la estanqueidad no sea crítica.

Ver: transformaciones de válvulas. Neumática 1º.

Las transformaciones más representativas hidráulicamente son

Figura 4.7.
Figura 4.7.

10 Válvulas direccionales

más representativas hidráulicamente son Figura 4.7. 10 Válvulas direccionales Transformación de válvulas.
más representativas hidráulicamente son Figura 4.7. 10 Válvulas direccionales Transformación de válvulas.

Transformación de válvulas.

Hidráulica

04

4.3. Mecánica de las válvulas

Como ya se comento en las asignaturas de Neumática y Electroneumática, las válvulas direccionales presentan mecánicas de asiento o corredera. Sin ser extremadamente representativo en estas técnicas, en Hidráulica se deberá prestar especial atención al tema ya que la estanqueidad y otros múltiples factores dependen de la misma.

Analizaremos un poco más profundamente la configuración de ambos tipos

4.3.1. Válvulas de asiento

Las válvulas de asiento (en su versión direccional), son elementos encargados de establecer o cortar el paso de aceite y en ocasiones de distribuirlo. Todo ello lo realizan a través de elementos móviles en forma de bola, cono o plato (elemento de cierre), los cuales garantizan una perfecta estanqueidad.

cierre), los cuales garantizan una perfecta estanqueidad. Mecánica de asiento. Cierre por bola. Mecánica de asiento.

Mecánica de asiento. Cierre por bola.

estanqueidad. Mecánica de asiento. Cierre por bola. Mecánica de asiento. Cierre por cono. Mecánica de asiento.

Mecánica de asiento. Cierre por cono.

Cierre por bola. Mecánica de asiento. Cierre por cono. Mecánica de asiento. Cierre por plato. Figura

Mecánica de asiento. Cierre por plato.

Figura 4.8.

Diferentes mecánicas de asiento.

Las válvulas de asiento pueden ser de accionamiento directo o bien de precomando (aspecto que será analizado a continuación). Suelen presentar un tamaño pequeño (TN 6) y presentan buenas características de resistencia a la presión. Otras características son:

Válvulas exentas de fugas, es decir, totalmente estancas.

Válvulas que pueden trabajar a presiones sumamente importantes (de echo, cuanto mayor sea la presión de servicio aplicada tanto más estanca será la válvula).

Válvulas de configuración preferente 2 ó 3 vías y 2 posiciones. Indeferentemente versiones normalmente abiertas o cerradas.

2 ó 3 vías y 2 posiciones. Indeferentemente versiones normalmente abiertas o cerradas. Válvulas direccionales 1

Válvulas direccionales

11

Formación Abierta

Formación Abierta Rara vez una simbología expresa la mecánica empleada por un componente pero esto sucede

Rara vez una simbología expresa la mecánica empleada por un componente pero esto sucede en la representación de válvulas de asiento.

El cierre estanco entre vías es marcado por la simbología de una válvula antirretorno (la cual se puede decir, es la válvula de asiento por excelencia).

No se debe olvidar que

Este tipo de válvulas presentan una capacidad de caudal limitado.

Su precio es más elevado que las mecánicas de corredera.

Producen una elevada pérdida de carga en la conmutación.

Por ejemplo y para representaciones simbólicas de válvulas 3/2 (abiertas o cerradas), encontramos

A A Y1 Y1 P T P T Figura 4.9. Simbología de mecánicas de asiento.
A
A
Y1
Y1
P
T
P
T
Figura 4.9.
Simbología de mecánicas de asiento.

En la figura derecha se representa que mientras P comunica con A, el cierre es totalmente estanco sobre T (sin fugas). Cuando se conmute, P será estanco y mientras A despresurizará por el punto T.

En la figura de la izquierda el proceso es el inverso. En reposo, P es totalmente estanco mientras que A despresuriza; al conmutar P comunica con A y es el punto T el que impedirá totalmente las fugas.

Un aspecto que ha de tenerse en cuenta es que la simbología tan sólo representará (como caso excepcional) una mecánica de asiento pero en ningún momento determinará mediante la misma si se trata de bolas, conos, platos o cualquier otro mecanismo para su consecución. Si la simbología no expresa cierre de este tipo se presupone una mecánica de corredera (mecánica convencional).

12 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Hidráulica 04 T A P T A P Figura 4.10. Válvula 3/2 NC, asiento por bola.

T

A

P

Hidráulica 04 T A P T A P Figura 4.10. Válvula 3/2 NC, asiento por bola.

T

A

P

Figura 4.10.

Válvula 3/2 NC, asiento por bola. Accionamiento indirecto.

Tal y como puede apreciarse en la figura, los cierres ejecutados por las aplicaciones serán totalmente estancos debido a la mecánica empleada.

Por otro lado, la sección de pasaje es limitada y esto conlleva un direccionamiento de caudales poco importantes.

conlleva un direccionamiento de caudales poco importantes. Figura 4.11. Válvula 2/2 NC, asiento. Cortesía YUKEN
conlleva un direccionamiento de caudales poco importantes. Figura 4.11. Válvula 2/2 NC, asiento. Cortesía YUKEN

Figura 4.11.

Válvula 2/2 NC, asiento. Cortesía YUKEN KOGYO.

de caudales poco importantes. Figura 4.11. Válvula 2/2 NC, asiento. Cortesía YUKEN KOGYO. Válvulas direccionales 1

Válvulas direccionales

13

Formación Abierta

4.3.2. Válvulas de corredera

Este tipo de válvulas basan su funcionamiento en un elemento móvil en cuyo recorrido longitudinal se provoca el cambio de estado entre las diferentes vías. El funcionamiento se basa en un émbolo cilíndrico (corredera) con diferentes rebajes que se desplaza, normalmente, de forma axial, por lo que precisa a ambos lados del émbolo los mecanismos de accionamiento.

Estos mecanismos pueden ser manuales (pulsadores), mecánicos (levas, resortes), hidráulicos (cámaras con presión hidráulicos) o eléctricos (solenoides e imanes).

Este tipo de válvulas son por decirlo de algún modo, las distribuidoras por excelencia (tipo de válvulas más común). Su empleo puede provocar algún tipo de problema (por ejemplo falta de estanqueidad), pero son fácilmente solucionables gracias a automatismos exteriores. Como ejemplo podemos encontrar los bloqueos rigurosos; una válvula de corredera no es capaz de ofrecerlo por sí misma, pero con la combinación de un antirretorno de piloto el bloque cumple a la perfección su función y resulta más económico que otras soluciones (por ejemplo empleo de asientos).

No activada

+24 V 0 V T P T A B Placa base
+24 V
0 V
T
P
T
A
B
Placa base

Figura 4.12.

14 Válvulas direccionales

Control direccional 4/2. Mecánica de corredera. Estado: reposo.

Hidráulica

04

Activada +24 V 0 V T P T A B Placa base
Activada
+24 V
0 V
T P
T
A B
Placa base

Figura 4.13.

Control direccional 4/2. Mecánica de corredera. Estado: activa.

En las válvulas direccionales de corredera la estanqueidad se produce a lo largo de unas pequeñas ranuras que tiene el pistón móvil, de tal forma que produce una pequeña cámara entre el pistón y la carcasa de la válvula.

cámara entre el pistón y la carcasa de la válvula. Estanqueidad. Película fina de aceite. Figura

Estanqueidad. Película fina de aceite.

Figura 4.14.

Bajo presión, la película de aceite produce la estanqueidad de la válvula.

Figura 4.14. Bajo presión, la película de aceite produce la estanqueidad de la válvula. Válvulas direccionales

Válvulas direccionales

15

Formación Abierta

El grado de estanqueidad depende de las dimensiones de las ranuras, de la viscosidad del aceite y especialmente de la presión. A elevadas presiones (350 bar) se producen fugas que deberán ser consideradas. Las fugas dependen de la altura de las ranuras, luego a mayores presiones la altura debe disminuirse. Sin embargo, por varios motivos no se realiza.

Con el aumento de presión se produce una fuerte flexión del pistón, ocasionando una reducción de la ranura. Para evitar el agarrotamiento del pistón se debe elegir correctamente la altura de la ranura. También debemos considerar que aumenta la temperatura del fluido y esto produce una disminución de la viscosidad, por lo tanto un aumento de fugas.

Las válvulas de corredera se dividen fundamentalmente en dos tipos:

Válvulas de corredera rotativa.

Válvulas de corredera axial (deslizable).

rotativa. Válvulas de corredera axial (deslizable). Existen otras construcciones o sistemas, pero los más

Existen otras construcciones o sistemas, pero los más extendidos son estos dos, especialmente los de corredera deslizable. Las válvulas de corredera rotativa además son menos empleadas ya que se presentan en control manual, siendo este tipo de mando en menos frecuente.

Válvulas de disco distribuidor (rotativas)

Fundamentalmente consisten en un disco o rotor que gira en función de las posiciones que interese conectar. Los pasos en el rotor conectan o bloquean los orificios del cuerpo de la válvula para obtener las 4 vías de caudal. Si se desea, puede incorporarse una posición central.

Las válvulas rotativas se accionan manual o mecánicamente. Normalmente se emplean como válvulas piloto para controlar otras válvulas.

Figura 4.15.

16 Válvulas direccionales

otras válvulas. Figura 4.15. 16 Válvulas direccionales Válvula rotativa de cuatro vías. Cortesía YUKEN KOGYO
otras válvulas. Figura 4.15. 16 Válvulas direccionales Válvula rotativa de cuatro vías. Cortesía YUKEN KOGYO

Válvula rotativa de cuatro vías. Cortesía YUKEN KOGYO

Hidráulica

04

Válvulas de corredera deslizable

Se usan como elemento de control, y consisten en un émbolo (corredera) con diferentes diámetros y con desplazamiento axial, a lo largo de un alojamiento cilíndrico practicado en la carcasa o cuerpo de válvula. Las diferentes aperturas en la carcasa permiten las distintas conexiones entre las vías exteriores, según la posición de la corredera.

Según el diseño de la válvula, la corredera puede situarse en dos o tres posiciones distintas.

el diseño de la válvula, la corredera puede situarse en dos o tres posiciones distintas. Válvulas
el diseño de la válvula, la corredera puede situarse en dos o tres posiciones distintas. Válvulas

Válvulas direccionales

17

Formación Abierta

4.4. Distribuidores: cuerpos y aplicaciones

Tal y como ya hemos comentado, las válvulas distribuidoras por excelencia son las de corredera, concretamente las de tipo axial. Si miramos un catálogo comercial, estas son las predominantes y dispondremos de las mismas en mandos, tamaños y cuerpos variados.

El estándar corresponde a válvulas de 4 vías, las cuales por transformación pueden darnos válvulas inferiores. Estas transformaciones como podemos recordar consisten en el taponado de las vías indeseadas. De este modo

El cierre de una aplicación nos lleva a una función 3 vías.

El cierre de una aplicación y tanque nos lleva a una función 2 vías.
El cierre de una aplicación y tanque nos lleva a una función 2 vías.
Por supuesto, estas transformaciones son válidas también para 3 posiciones
Por supuesto, estas transformaciones son válidas también para 3 posiciones
función 2 vías. Por supuesto, estas transformaciones son válidas también para 3 posiciones 18 Válvulas direccionales

18 Válvulas direccionales

función 2 vías. Por supuesto, estas transformaciones son válidas también para 3 posiciones 18 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

4.4.1. Distribuidores 4/2

Este tipo de válvulas (distribuidor en dos posiciones), son por excelencia los controles para aplicaciones neumáticas. Sin embargo, dentro de las aplicaciones hidráulicas su empleo es más limitado ya que rara vez nuestra aplicación (en zona de potencia), trabajará en “todo o nada”. Su empleo viene por tanto, más encaminado a funciones auxiliares, tales como el corte a cámaras, funciones de despresurización, descargas a presión reducida, etc.

de despresurización, descargas a presión reducida, etc. Figura 4.16. Aplicación poco frecuente de un distribuidor.
de despresurización, descargas a presión reducida, etc. Figura 4.16. Aplicación poco frecuente de un distribuidor.

Figura 4.16.

Aplicación poco frecuente de un distribuidor.

El motivo de no emplear este tipo de válvulas se encuentra en que cuando el cilindro haga tope físico (en máxima o mínima), se producirá un incremento de presión que hará saltar la limitadora. De este modo, la aplicación (cuando el actuador no se encuentre en movimiento), se encontraría a máxima presión y por tanto a pleno consumo. Evidentemente, este efecto no es interesante y por ello se buscarán controles direccionales de al menos tres posiciones, donde dos de ellas se encargan puramente del control direccional de avance / retorno y la tercera posición es la encargada de buscar el efecto de presión deseado (mantenimiento de carga, despresurización de carga o bomba, etc.).

de presión deseado (mantenimiento de carga, despresurización de carga o bomba, etc.). Válvulas direccionales 1 9

Válvulas direccionales

19

Formación Abierta

Como ya se ha comentado, otras funciones auxiliares pueden venir asociadas a este tipo de válvulas. Ejemplos los encontramos en

a este tipo de válvulas. Ejemplos los encontramos en Figura 4.17. Empleo de función 4/2. Descarga

Figura 4.17.

Empleo de función 4/2. Descarga a presión reducida.

4.17. Empleo de función 4/2. Descarga a presión reducida. Recuerde que mediante el cierre de vías,

Recuerde que mediante el cierre de vías, las válvulas pueden transformase en funciones de inferior nivel. De este modo es frecuente encontrar válvula de 4 vías cumpliendo funciones de 2 ó 3 vías.

20 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Hidráulica 04 Imaginemos un circuito donde se precisa un corte de caudal. Para ello, tan solo

Imaginemos un circuito donde se precisa un corte de caudal. Para ello, tan solo deberemos emplear una válvula de 2 vías (abrir / cerrar). El esquema resultará

válvula de 2 vías (abrir / ce rrar). El esquema resultará Sin embargo es frecuente encontrar
válvula de 2 vías (abrir / ce rrar). El esquema resultará Sin embargo es frecuente encontrar
válvula de 2 vías (abrir / ce rrar). El esquema resultará Sin embargo es frecuente encontrar
válvula de 2 vías (abrir / ce rrar). El esquema resultará Sin embargo es frecuente encontrar
válvula de 2 vías (abrir / ce rrar). El esquema resultará Sin embargo es frecuente encontrar

Sin embargo es frecuente encontrar transformaciones de 4 vías cumpliendo las funciones. El esquema resulta

4.4.2. Distribuidores 4/3

Los distribuidores de tres posiciones resultan sin dudas los más interesantes dentro de las aplicaciones hidráulicas. Sus aplicaciones resultan del todo variadas pero sin duda son en los controles direccionales donde “más jugo” se les puede sacar. De las tres posiciones comentadas, dos de ellas son conocidas (distribuciones clásicas de “cruzadas y paralelas” o en otras palabras, distribuciones hacia A y B). Es precisamente la tercera posición, la más interesante.

Esta corresponde a la posición de reposo en los electrodistribuidores, y es coincidente con la posición central. La forma en que establecen las comunicaciones entre las vías es del todo variada, haciendo que sean numerosas las referencias que podemos encontrar en catálogo.

En las siguientes páginas, se comentaran los principales tipos de centro, así como alguna de sus numerosas aplicaciones.

comentaran los principales tipos de centro, así como alguna de sus numerosas aplicaciones. Válvulas direccionales 2

Válvulas direccionales

21

Formación Abierta

Centro cerrado (P/A/B/T)

Este tipo de válvulas presenta cierre de todas sus vías en reposo. Esto tiene como consecuencia, que el fluido de las cámaras de actuador no puede ni entrar ni salir (forzándose un teórico bloqueo de las mismas), mientras que al ser P un cierre, el sistema generará presión.

que al ser P un cierre, el sistema generará presión. Simbólicamente Se dice que en teoría

Simbólicamente

Se dice que en teoría se fuerza bloqueo, pero debe tenerse en cuenta la mecánica de la válvula. Si es de corredera, hay que recordar que estas no presentan estanqueidad total y por ello no se fuerza el bloqueo riguroso de las aplicaciones si estas se encuentran en carga.

Por ello, se entiende que serán aplicadas cuando las cargas sean inexistentes y se desee generar presión (disponible para otras partes de circuito). Es uno de los tipos fundamentales de válvulas, siendo aplicadas en numerosos accionamientos hidráulicos. Para entender mejor su función, analicemos algún ejemplo típico de empleo de las mismas

Y1

22 Válvulas direccionales

Cilindro preferentemente sin carga Bloqueo no riguroso A B Y2 P T P. disponible
Cilindro preferentemente sin carga
Bloqueo no
riguroso
A
B
Y2
P
T
P. disponible

De la bomba

Figura 4.18.

Efectos de un centro cerrado.

Hidráulica

04

Centro abierto (PABT)

Un centro abierto es precisamente la inversa al descrito. En el mismo todas las vías están comunicadas entre sí, lo cual tiene como consecuencia: el cilindro no puede soportar cargas (las cuales tenderían a mover) y no se genera presión en la aplicación. En ocasiones estos efectos pueden ser convenientes.

A B Y3 Y2 P T
A
B
Y3
Y2
P
T

Simbólicamente

Se desea disponer de un paro de carga pero con posibilidad de admitir variación de posición (por ejemplo accionamiento manual de un motor hidráulico). No se desea generar presión en la aplicación (descarga).

En otras ocasiones, se buscará la no generación de presión pero si se precisa un bloqueo. Un centro abierto puede ser adecuado pero en combinación con otros elementos, como por ejemplo un doble antirretorno piloto. La válvula buscará el control direccional y la despresurización mientras que el doble antirretorno nos aporta el bloqueo riguroso.

Sin bloqueo A B Y1 Y2 P T Sin presión
Sin bloqueo
A
B
Y1
Y2
P
T
Sin presión
riguroso. Sin bloqueo A B Y1 Y2 P T Sin presión De la bomba Figura 4.19.

De la bomba

Figura 4.19.

Efectos de un centro abierto (I).

Válvulas direccionales

23

Formación Abierta

Formación Abierta Figura 4.20. Centro tándem (PT/A/B) Efectos de un centro abierto (II). En este tipo
Formación Abierta Figura 4.20. Centro tándem (PT/A/B) Efectos de un centro abierto (II). En este tipo

Figura 4.20.

Centro tándem (PT/A/B)

Efectos de un centro abierto (II).

En este tipo de centros, las aplicaciones A y B se encontrarán en bloqueo (no riguroso debido a la mecánica de corredera), mientras que se dará una comunicación entre P y T. De este modo se consigue despresurizar la aplicación en los periodos de reposo, obteniéndose una aplicación más económica.

Evidentemente, este efecto puede ser conseguido mediante otros métodos (válvula 2/2, descarga a presión recudida, etc.). Esta se trata tan sólo, de otro medio.

Simbólicamente
Simbólicamente

Cuando se trabaja con este tipo de válvulas, se suele tratar de componentes únicos ya que si existiesen otros actuadores que debieran trabajar, no se podría generar la presión de accionamiento a no ser que el tándem se encontrase activo (algo que no se podría realizar en el cien por cien de los casos).

24 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Hidráulica 04 Figura 4.21. Efectos de un centro tandem (I). En algunas ocasiones, se montan centros
Hidráulica 04 Figura 4.21. Efectos de un centro tandem (I). En algunas ocasiones, se montan centros
Hidráulica 04 Figura 4.21. Efectos de un centro tandem (I). En algunas ocasiones, se montan centros

Figura 4.21.

Efectos de un centro tandem (I).

En algunas ocasiones, se montan centros en tandem en serie. Este tipo de accionamientos son selectivos, ya que si trabajamos con todas las válvulas se dan influencias mutuas de presiones y caudales. No suele ser un circuito de aplicación frecuente.

A B A B Y1 Y2 Y3 Y4 P T P T
A
B
A
B
Y1
Y2
Y3
Y4
P
T
P
T

De la bomba

Figura 4.22.

B A B Y1 Y2 Y3 Y4 P T P T De la bomba Figura 4.22.

Efectos de un centro tandem (II).

Válvulas direccionales

25

Formación Abierta

Centro P/ABT

Este tipo de válvulas (de aparente poca utilidad direccional), es uno de los más importantes a nivel hidráulico. Mientras que P permanece en bloqueo (y por tanto se experimenta generación de presión en el circuito), A, B y T se encuentran despresurizados.

Como aplicaciones típicas, tenemos el control direccional (siempre y cuando el bloqueo sea asignado a otros componentes).

De este modo, es muy frecuente su montaje conjuntamente con la utilización de antirretornos de piloto. Esto es debido a que la válvula ejecuta el control direccional (avance y retorno), al mismo tiempo que despresuriza las líneas de piloto de los antirretornos (efectividad total de los mismos).

de los antirretornos (efectividad total de los mismos). Simbólicamente Otra de las numerosas aplicaciones, es su
de los antirretornos (efectividad total de los mismos). Simbólicamente Otra de las numerosas aplicaciones, es su
de los antirretornos (efectividad total de los mismos). Simbólicamente Otra de las numerosas aplicaciones, es su

Simbólicamente

Otra de las numerosas aplicaciones, es su montaje como válvula de piloto para un distribuidor de tamaño importante. Esto es bastante frecuente (empleo de TN 16,

25, 32

y por ello aparecen con frecuencia. Existen otros controles como válvulas

de piloto pero quizá sea este el más difundido. Su funcionamiento detallado será

explicado en el aparatado “servopilotaje hidráulico”.

)

A B ? P T Y1 A B Y1 Y2 P T
A
B
?
P
T
Y1
A
B
Y1
Y2
P
T
A B ? P T
A
B
?
P
T

Y2

26 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Centro PAB/T

Su aplicación es más limitada que la de la válvula anterior; en esta, ambas aplicaciones se encuentran presurizadas y es T quien se encuentra en bloqueo. Cuando se fuerce la entrada de las diferentes posiciones, una de las aplicaciones continuará en carga mientras que la otra despresurizará.

continuará en carga mientras que la otra despresurizará. Simbólicamente Su aplicación principal consiste en el

Simbólicamente

Su aplicación principal consiste en el pilotaje de otras válvulas (servopilotaje), pero en este caso no provocado por la inyección sino por la despresurización de una de las cámaras y el mantenimiento de presión en la inversa.

las cámaras y el mantenimiento de presión en la inversa. Otras válvulas Los fabricantes ofrecen otras

Otras válvulas

el mantenimiento de presión en la inversa. Otras válvulas Los fabricantes ofrecen otras configuraciones de centros,

Los fabricantes ofrecen otras configuraciones de centros, casi todos ellos de aplicación limitada y específica. Muchos de ellos encajan a la perfección con bloques hidráulicos diseñados por los mismos, siendo de dudosa aplicación en otros circuitos. La gama es extensa pero todos ellos son fácilmente asimilables. Asimismo, no todas las válvulas son para el montaje en placa: como ejemplo, las típicas válvulas de control manual

son para el montaje en placa: como ejemplo, las típicas válvulas de control manual Válvulas direccionales
son para el montaje en placa: como ejemplo, las típicas válvulas de control manual Válvulas direccionales

Válvulas direccionales

27

Formación Abierta

4.4.3. Resumen de funciones básicas

En la siguiente tabla se representa la gama básica de válvulas hidráulicas existentes en el mercado. Esta tabla puede corresponder a cualquier fabricante de gama estándar, ya que prácticamente la totalidad de los mismos presentan las mismas funciones hidráulicas.

de los mismos presentan las mismas funciones hidráulicas. De estas tablas de fabricantes vamos a obtener

De estas tablas de fabricantes vamos a obtener numerosos e importantes datos. Por ejemplo, de las mismas se desprende los accionamientos que deberemos forzar para la obtención de direccionamientos hacia las aplicaciones A y B (ya que no coinciden en todas las referencias.

Referencia Forma de la corredera Símbolo “a” conect. Centro “b” conect. Según 1 P-A B-T
Referencia
Forma de la
corredera
Símbolo
“a” conect.
Centro
“b” conect.
Según
1
P-A
B-T
P-B
A-T
fabricante
Según
2
fabricante
Según
3
fabricante
P-B
A-T
P-A
B-T
Según
Ver
4
fabricante
esquema
Según
5
fabricante
Según
6
fabricante
P-A
B-T
P-B
A-T
Según
13
fabricante

28 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Referencia

Forma de la corredera

Símbolo

“a” conect.

Centro

“b” conect.

Según

 
Según        
     

fabricante

2

 

P-B

A-T

         

P-A

B-T

Según

 
Según    
 

fabricante

29

Según

fabricante

4

Según fabricante 4 P-B A-T  
Según fabricante 4 P-B A-T  
Según fabricante 4 P-B A-T  

P-B

A-T

 
 

Forma de la corredera

   

Selenoide

 

Selenoide

 

Referencia

Símbolo

conectado

desconectado

Según

 
Según      
   

fabricante

7

P-A

B-T (Cerrado)

P-B

A-T (Cerrado)

Según

 
Según      
   

fabricante

8

 

P-A

B-T

 

P-B

A-T

Según

 
Según      
   

fabricante

17

P-B

A-T (Cerrado)

P-A

B-T (Cerrado)

Según

 
Según      
   

fabricante

18

 

P-B

A-T

 

P-A

B-T

fabricante 18   P-B A-T   P-A B-T Figura 4.23. Tabla resumen. Funciones hidráulicas básicas.

Figura 4.23.

Tabla resumen. Funciones hidráulicas básicas.

Válvulas direccionales

29

Formación Abierta

4.5. Distribuidores: montaje y tamaño

Los distribuidores hidráulicos disponen de un “tallaje”, es decir, existen válvulas de diferentes tamaños en las cuales varia de modo importante el caudal direccionable. No obstante, su montaje es en todos los casos similar, debiendo hacerse sobre placas base (atornillada directamente e intercalando las juntas tóricas de estanqueidad). Evidentemente, estas placas base serán diferentes entre sí y no solo en tamaño, sino en los orificios presentados.

y no solo en tamaño, sino en los orificios presentados. Figura 4.24. Placas base TN 6
y no solo en tamaño, sino en los orificios presentados. Figura 4.24. Placas base TN 6

Figura 4.24.

Placas base TN 6 y 10 (esta última con limitadora integrada).

base TN 6 y 10 (esta última con limitadora integrada). En los tamaños pequeños (TN 6),

En los tamaños pequeños (TN 6), se presentan tan solo los puntos de conexión P, A, B y T. Mientras, en tamaños superiores aparecen otros puntos conexionables como son los denominados X e Y. Estos serán analizados con mayor profundidad en el estudio de los servopilotos.

Los principales tamaños hidráulicos corresponden a

TN 6

CETOP 3

Directa

TN 10

CETOP 5

Directa

TN 16

CETOP 7

Servopiloto

TN 25

CETOP 8

Servopiloto

TN 32

CETOP 10

Servopiloto

30 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Los rangos de presión máxima de trabajo entre los diferentes tamaños, tan apenas varían pero los caudales direccionables por las mismas si. A modo muy genérico (para más información ver tablas de fabricante), tenemos

TN 6

Presión : 315 bar

Caudal:

80 l/min.

TN 10

Presión : 315 bar

Caudal: 100 l/min.

TN 16

Presión : 350 bar

Caudal: 200 l/min.

TN 25

Presión : 350 bar

Caudal: 350 l/min.

TN 32

Presión : 350 bar

Caudal: 700 l/min.

Por supuesto el tamaño y ubicación física de los orificios y conexiones, se encuentran normalizadas. De este modo se permite la total intercambiabilidad entre componentes de diferente marca. Sucede lo mismo con las válvulas para el montaje apilado (técnicas de concatenación).

Además de las placas unitarias, podemos encontrar los denominados “manifolds”. Estos bloques no dejan de ser más que placas múltiples de 2, 3, 4 ó 6 puestos (generalmente), los cuales aportan una alimentación y retorno comunes. Las aplicaciones son individuales (por puesto), permitiendo un montaje apilado de elementos sobre las mismas.

un montaje apilado de elementos sobre las mismas. Figura 4.25. Aplicaciones: manifolds. La utilización de

Figura 4.25.

montaje apilado de elementos sobre las mismas. Figura 4.25. Aplicaciones: manifolds. La utilización de este tipo

Aplicaciones: manifolds.

La utilización de este tipo de conexionados, permite la obtención de circuitos extremadamente compactos y de bajo coste, ya que se minimiza el conexionado hidráulico. Puede comprobarse como con independencia de las funciones hidráulicas intercaladas, tan solo se precisará de conductos A y B (por cada puesto) y una sola alimentación (P) y descarga (T) comunes a todos ellos.

A y B (por cada puesto) y una sola alimentación (P) y descarga (T) comunes a

Válvulas direccionales

31

Formación Abierta

4.6. Accionamientos indirectos. Servopilotos

En las instalaciones hidráulicas donde se requieren grandes caudales, las válvulas de accionamiento directo (TN 6 y 10) son insuficientes, y por ello se precisa de válvulas que trabajen en accionamiento indirecto o “precomando”.

Realmente se trabaja con dos válvulas, donde la función principal es una válvula de accionamiento hidráulico y la etapa de piloto una electroválvula (u otro accionamiento) de tamaño inferior, más concretamente un TN 6.

de tamaño inferior, más concretamente un TN 6. Figura 4.26. Electroválvula de servopiloto. Cortesía

Figura 4.26.

Electroválvula de servopiloto. Cortesía BOSCH.

4.26. Electroválvula de servopiloto. Cortesía BOSCH. Este tipo de válvulas trabaja como un amplificador

Este tipo de válvulas trabaja como un amplificador electrohidráulico. Una señal eléctrica baja, conmuta el cuerpo de una pequeña válvula TN 6. Esta al conmutar, direcciona el caudal hacia los pilotajes del cuerpo

principal (tamaño 16, 25

La válvula principal conmuta

y en consecuencia es obtenido un caudal sumamente representativo en comparación con la señal de mando

aportada.

).

El acople de las dos válvulas (ver figura), es realizado como si la válvula principal fuese la placa base de la válvula auxiliar. El conexionado de los puntos de alimentación y descarga del auxiliar, podrán ser ejecutados a nivel interno o externo (según condiciones de circuito). Veamos esquemáticamente el funcionamiento

32 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

En condiciones iniciales, al encontrase inactivo el auxiliar ambos pilotajes de la válvula principal se encuentran descargados. En consecuencia, esta se encuentra en posición neutra gracias a los resortes. El funcionamiento de la aplicación será acorde al tipo de centro seleccionado.

Figura 4.27. Esquema de funcionamiento 1. Servopiloto.
Figura 4.27.
Esquema de funcionamiento 1. Servopiloto.

Cuando una de las bobinas se activa (por ejemplo Y1), se provoca el desplazamiento de la corredera del auxiliar. El fluido se direcciona hacia el piloto correspondiente y se provoca la conmutación del cuerpo principal (ver juego de compresión de muelles). Si el aceite piloto perdura, la conmutación también lo hace. Si el aceite piloto de evacuado, se provoca la recuperación (retorno a posición estable).

Figura 4.28. Esquema de funcionamiento 2. Servopiloto.
Figura 4.28.
Esquema de funcionamiento 2. Servopiloto.
(retorno a posición estable). Figura 4.28. Esquema de funcionamiento 2. Servopiloto. Válvulas direccionales 3 3

Válvulas direccionales

33

Formación Abierta

El efecto se repite si es la bobina contraria la activada (Y2). La conmutación del cuerpo principal es la inversa (entrada de cruzadas).

Figura 4.29. Esquema de funcionamiento 3. Servopiloto.
Figura 4.29.
Esquema de funcionamiento 3. Servopiloto.

La liberación de ambas bobinas (no activación de Y1 e Y2), provoca la descarga de los pilotos. Ambas válvulas recuperan sus posiciones definidas y el sistema queda en reposo. Puede observarse que el tipo de centro empleado (P/ABT), lo permite.

A B ? P T A B Y1 Y2 P T (x) (y) Figura 4.30.
A
B
?
P
T
A
B
Y1
Y2
P
T
(x)
(y)
Figura 4.30.
Esquema de funcionamiento 4. Servopiloto.
(y) Figura 4.30. Esquema de funcionamiento 4. Servopiloto. La representación de este tipo de válvulas suele

La representación de este tipo de válvulas suele ser simplificada. Por tanto tan solo se representa el cuerpo principal y es en el accionamiento, donde se identifica que se trata de un servopiloto o accionamiento indirecto.

34 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Hidráulica 04 Representació n simplificada de un servopiloto 4.6.1. Alimentación y descarga (x / y) El

Representación simplificada de un servopiloto

04 Representació n simplificada de un servopiloto 4.6.1. Alimentación y descarga (x / y) El bloque

4.6.1. Alimentación y descarga (x / y)

El bloque de servopiloto, dispone de las conexiones A, B, P y T de la válvula

principal, las cuales serán conexionadas según el esquema de accionamiento previsto (automatismo hidráulico). Mientras tanto, sobre el cuerpo principal es colocado el distribuidor auxiliar, el cual internamente se encarga de conectar sus

aplicaciones con las respectivas cámaras de la válvula principal.

Sin embargo, las conexión de presión (denominada ahora x) y la descarga a tanque (denominada y), son direccionadas hasta la base de la válvula principal, en donde se optará por un conexionado interno o externo.

En al medida de lo posible, tanto x como y serán conectados internamente, ya que con ello se simplifica de manera notable todo el conexionado hidráulico. Sin embargo, ciertas aplicaciones requerirán de conexionado externos.en donde se optará por un conexionado interno o externo. La decisión de cómo ejecutar el

La decisión de cómo ejecutar el conexionado de estos puntos, viene influenciada en

gran parte por el tipo de centro seleccionado para el cuerpo de la principal y por las

posibles contrapresiones en los puntos de retorno (también del cuerpo principal).

A continuación, analizaremos algunos ejemplos que servirán para aclarar

definitivamente el tipo de alimentación y descarga más conveniente para las

válvulas de servopilotaje. Comenzaremos con las alimentaciones (punto x).

Alimentación del auxiliar (conexión x)

Para que una válvula de pilotaje hidráulico pueda conmutar su estado, se requiere que el fluido aplicado sobre los pilotos alcance un valor mínimo de presión. Por debajo de este valor, la conmutación no se produce.

un valor mínimo de presión. Por debajo de este valor, la conmutación no se produce. Válvulas

Válvulas direccionales

35

Formación Abierta

Formación Abierta La presión mínima de piloto es dato de fabricante. Para ver valores consultar la

La presión mínima de piloto es dato de fabricante. Para ver valores consultar la documentación técnica de la gama de válvulas.

Por norma general, suele moverse entre los 5 y 6 bar.

Si se opta por una alimentación interna (común entre ambos cuerpos) y se opta por un centro de comunicación PT, la conmutación no llegue a producirse (aún cuando el auxiliar haya conmutado). Esto se debe a que sobre la línea de alimentación no existe presión (tiende a atmosférica) y en consecuencia no se produce el pilotaje.

1. No existe presión mínima de piloto

A B P T A B Y1 Y2 P T (x) (y)
A
B
P
T
A
B
Y1
Y2
P
T
(x)
(y)

2. Ya que existe despresurización

Figura 4.31.

Accionamiento incorrecto de un servopiloto.

Será necesario de este modo, generar la citada presión mínima de pilotaje. Para ello disponemos de varias opciones. Por ejemplo

Puede colocarse un antirretorno tarado a la salida de bomba, consiguiéndose de este modo que se genere entre ambos la presión mínima. Posteriormente, se deriva a la alimentación del servo (se deberá considerar externa).

36 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

A B P T A B Y1 Y2 P T (x) (y) Generación de la
A
B
P
T
A
B
Y1
Y2
P
T
(x)
(y)
Generación de la P. min piloto
X
P
T
T
P T (x) (y) Generación de la P. min piloto X P T T Figura 4.32.

Figura 4.32.

Accionamiento correcto de un servopiloto.

Si se opta por una alimentación externa, se deberá identificar en simbología. Se realiza por tanto una identificación sobre el accionamiento lateral (derecho).

Se realiza por tanto una identificación sobre el accionamiento lateral (derecho). Válvulas direccionales 3 7
Se realiza por tanto una identificación sobre el accionamiento lateral (derecho). Válvulas direccionales 3 7

Válvulas direccionales

37

Formación Abierta

Si lo aplicamos a nuestro circuito, este quedará definitivamente como

A B Y1 Y2 X P T Ajuste: Valor P.min.piloto Por ejemplo, 5 bar X
A
B
Y1
Y2
X
P
T
Ajuste: Valor
P.min.piloto
Por ejemplo, 5 bar
X
P
T
T
Ajuste: Valor P.min.piloto Por ejemplo, 5 bar X P T T Figura 4.33. Accionamiento correcto de

Figura 4.33.

Accionamiento correcto de un servopiloto (esquema real).

Con objeto de evitar los conexionados externos, puede optarse por la colocación del antirretorno sobre la salida a tanque. Realizando esta acción, se genera una presión desde la salida de bomba hasta el punto de descarga (incluyéndose el centro de descarga). Por ello, podremos optar por una alimentación interna (clara reducción del conexionado).

38 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Hidráulica 04 En la medida de lo posible, emplearemos las alimentaciones y descargas internas ya que

En la medida de lo posible, emplearemos las alimentaciones y descargas internas ya que nos liberan de los conexionados x e y (notable simplificación de montaje y bloque de mando más compacto).

1. Se produce la conmutación (existencia de P.min.pil)

A B P T A B Y1 Y2 P T (x) (y)
A
B
P
T
A
B
Y1
Y2
P
T
(x)
(y)

2. Gracias a la presión generada por el antirretorno

Figura 4.34.

a la presión generada por el antirretorno Figura 4.34. Modificación para el tr abajo con alimentación

Modificación para el trabajo con alimentación interna.

Válvulas direccionales

39

Formación Abierta

Figura 4.35.

Formación Abierta Figura 4.35. Accionamiento correcto de un servopiloto (alimentación interna). Descarga del auxiliar
Formación Abierta Figura 4.35. Accionamiento correcto de un servopiloto (alimentación interna). Descarga del auxiliar
Formación Abierta Figura 4.35. Accionamiento correcto de un servopiloto (alimentación interna). Descarga del auxiliar

Accionamiento correcto de un servopiloto (alimentación interna).

Descarga del auxiliar (conexión y)

Al igual que la alimentación del servopiloto, la descarga del auxiliar puede ser ejecutada de modo interno o externo. Se vuelve a recordar que el más conveniente será el interno. Este método es el más empleado (ver esquema), pero en ocasiones podemos encontrar dificultades para su realización (por ejemplo si se prevén presiones muy importantes sobre punto de tanque).

La descarga es ejecutada

A B ? P T A B Y1 Y2 P T (x) (y)
A
B
?
P
T
A
B
Y1
Y2
P
T
(x)
(y)
A B ? P T A B Y1 Y2 P (x) (y)
A
B
?
P
T
A
B
Y1
Y2
P
(x)
(y)

Figura 4.36.

Descarga externa e interna respectivamente.

40 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Su utilización dependerá de

Interna: si sobre el punto de tanque tiende a reinar una presión atmosférica (algo que sucede en la mayoría de aplicaciones).

Externa: si sobre el punto de tanque del auxiliar existe una presión importante (superior a los límites especificados por el fabricante).

Este último caso, es poco frecuente. Veamos un ejemplo del mismo.

caso, es poco frecuente. Veamos un ejemplo del mismo. Un cilindro de doble vástago gobernado por

Un cilindro de doble vástago gobernado por una electroválvula de servopiloto ha de regular la velocidad de avance y retorno. Se opta por la colocación de un estrangulador en el punto de tanque del cuerpo principal.

Se prevén regulaciones extremas (generación de contrapresiones muy importantes sobre el punto de tanque).

La colocación del regulador generará una contrapresión muy importante sobre el punto de tanque de la válvula principal. Si se ha optado por un drenaje o descarga interna, dicha contrapresión afectará a la descarga del auxiliar. Debido a ello, está válvula podría resultar dañada.

A B ? P T A B Y1 Y2 P (x) (y)
A
B
?
P
T
A
B
Y1
Y2
P
(x)
(y)

Figura 4.37.

A B ? P T A B Y1 Y2 P (x) (y) Figura 4.37. Contrapresión que

Contrapresión que afecta a los retornos de ambas válvulas.

Válvulas direccionales

41

Formación Abierta

Formación Abierta Una ELECTROVÁLVULA puede resultar dañada cuando se aplica una presión importante sobre su tanque

Una ELECTROVÁLVULA puede resultar dañada cuando se aplica una presión importante sobre su tanque ya que este aceite, es empleado para la lubricación y disipación de calor en la misma. Debido a que dependiendo de su mecánica constructiva, alguna no soportan presiones importantes, se deberán extremar las precauciones.

Para evitar este efecto (y posible daño), puede optarse por el montaje de una descarga externa. El problema queda solucionado.

Si se opta por una descarga externa, se deberá representar simbólicamente (a continuación se muestra tanto alimentación como descarga externa, pero no deben de coincidir obligatoriamente).

Figura 4.38.

Representación simbólica de una descarga externa.
Representación simbólica de una descarga externa.
Figura 4.39. Desarrollo interno de una descarga externa.
Figura 4.39.
Desarrollo interno de una descarga externa.

42 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Mecánica para la decisión

Una vez decidido como han de ejecutarse tanto la alimentación como la descarga, deberemos de configurar la válvula para que esto suceda. Para ello los fabricantes se sirven de una serie de cursores, los cuales en función de cómo sean introducidos cerraran la comunicación interna (requiriéndose por tanto el conexionado externo de x o y) o bien la establecen (debiendo entonces colocarse tapones sobre x o y).

Figura 4.40. Válvula de servopiloto y detalle de la selección (interno / externo). Cortesía REXROTH.
Figura 4.40.
Válvula de servopiloto y detalle de la selección (interno / externo).
Cortesía REXROTH.
Válvula de servopiloto y detalle de la selección (interno / externo). Cortesía REXROTH. Válvulas direccionales 4

Válvulas direccionales

43

Formación Abierta

4.7. Selección de válvulas

A la hora de seleccionar (o dimensionar) una válvula para una aplicación hidráulica, deberemos en primer lugar seleccionar el tipo de válvula (cumplimiento de las funciones requeridas). Una vez que la tengamos, deberemos decidir su tamaño (TN6, 10, 16, etc.). Para que la selección sea correcta, deberemos

Asegurarnos que soporta la presión de trabajo.

Comprobar el caudal direccionable por la misma.

Comprobar la pérdida de carga que esta provoca para las condiciones particulares de nuestro trabajo (presión y caudal).

Todo ello lo podemos realizar de forma sencilla mediante las tablas que aporta el fabricante para cada uno de los tamaños. Veamos un ejemplo de selección.

Un cilindro de doble efecto ha de ser gobernado por una electroválvula que fuerce descarga en condiciones de inicio (centro PT/A/B). Se desea direccional un caudal máximo de 40 l/min y trabajará a 150 bar).cada uno de los tamaños. Veamos un ejemplo de selección. Con estas informaciones, acudiremos a la

Con estas informaciones, acudiremos a la tabla general de fabricante (para comprobar que tipo de corredera se monta sobre un centro tandem).

Hay que tener en cuenta que no todos los fabricantes identifican las correderas con la misma numeración, si bien el proceso de selección es similar. identifican las correderas con la misma numeración, si bien el proceso de selección es similar.

44 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

“a” Referencia Forma de la corredera Símbolo Centro “b” conect. conect. Según 1 P-A B-T
“a”
Referencia
Forma de la
corredera
Símbolo
Centro
“b” conect.
conect.
Según
1
P-A
B-T
P-B
A-T
fabricante
Según
2
fabricante
Según
3
fabricante
P-B
A-T
P-A
B-T
Según
Ver
4
fabricante
esquema
Según
5
fabricante
Según
6
fabricante
P-A
B-T
P-B
A-T
Según
13
fabricante
Según
2
fabricante
P-B
A-T
P-A
B-T
Según
29
fabricante
P-B
A-T
Según
4
fabricante
2 fabricante P-B A-T P-A B-T Según 29 fabricante P-B A-T Según 4 fabricante Válvulas direccionales

Válvulas direccionales

45

Formación Abierta

 

Forma de la corredera

 

Selenoide

 

Selenoide

Referencia

Símbolo

conectado

desconectado

Según

 
Según   P-A B-T  

P-A

B-T

 

fabricante

7

(Cerrado)

P-B

A-T (Cerrado)

Según

 
Según      
   

fabricante

8

P-A

B-T

 

P-B

A-T

Según

 
Según   P-B A-T  

P-B

A-T

 

fabricante

17

(Cerrado)

P-A

B-T (Cerrado)

Según

 
Según      
   

fabricante

18

P-B

A-T

 

P-A

B-T

Como se puede comprobar, para un centro tandem la forma de corredera que asigna un fabricante “X”, es la 1. En la tabla también encontramos otras informaciones de interés, como por ejemplo las correspondencias entre la activación de las bobinas a o b con sus respectivas salidas en A o B (aplicaciones). Con la forma de corredera, pasaremos a identificar los gráficos de caudal (aproximando la serie con presiones máximas de 315 bar, suficientes).

En nuestro ejemplo, para un caudal de 40 l/min parece adecuado un TN6, con una limitación genérica de 80 l/min. Las gráficas de caudal suelen tener este aspecto

Presión en bar.
Presión en bar.
genérica de 80 l/min. Las gráficas de caudal suelen tener este aspecto Presión en bar. 46
genérica de 80 l/min. Las gráficas de caudal suelen tener este aspecto Presión en bar. 46
genérica de 80 l/min. Las gráficas de caudal suelen tener este aspecto Presión en bar. 46

46 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Como la tabla anterior, nos indicaba una forma de corredera 1 acudimos a la curva A. Entraremos con nuestro datos de presión (150 bar) y caudal 40 (l/min).

con nuestro datos de presión (150 bar) y caudal 40 (l/min). Podemos comprobar, como el punto
con nuestro datos de presión (150 bar) y caudal 40 (l/min). Podemos comprobar, como el punto

Podemos comprobar, como el punto de intersección queda entre los límites de la curva. Se entiende por tanto que la válvula es capaz de direccional el caudal requerido a la presión de trabajo.

direccional el caudal requerido a la presión de trabajo. Debemos tener cuidado en la selección. Si
direccional el caudal requerido a la presión de trabajo. Debemos tener cuidado en la selección. Si
direccional el caudal requerido a la presión de trabajo. Debemos tener cuidado en la selección. Si

Debemos tener cuidado en la selección. Si por ejemplo nuestra aplicación trabajase a la misma presión pero se necesitase un caudal de 70 l/min.

nuestra aplicación trabajase a la misma presión pero se necesitase un caudal de 70 l/min. Válvulas

Válvulas direccionales

47

Formación Abierta

LIMITE DE POTENCIA

Serie distribuidores TN 10

315 300 C B 250 A 200 150 100 50 10 20 30 40 50
315
300
C
B
250
A
200
150
100
50
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
110

Caudal en l/min

Forma de Curva corredera 1 - 6 A 2,3,4,5,8,13,18 B 7 - 17 C
Forma de
Curva
corredera
1 - 6
A
2,3,4,5,8,13,18
B
7 - 17
C

Se observa que quedaríamos fuera de los límites de la válvula (aún cuando como información genérica se indicaban caudales de paso de 80 litros).

Retomando el ejemplo, todavía deberemos de comprobar la pérdida de presión ya que en ocasiones (sobre todo cuando nos movemos por zonas límite), es posible que si se llegue a direccional el caudal pero a costa de generar una pérdida de carga excesiva. En estos casos suele ser más recomendable seleccionar el tamaño superior.

suele ser más recomendable seleccionar el tamaño superior. No debemos olvidar las comprobaciones de pérdida de

No debemos olvidar las comprobaciones de pérdida de carga, ya que en numerosas ocasiones esta es la responsable de la selección de tamaños superiores.

48 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Para conocer la pérdida de carga, deberemos de nuevo indicar la forma de corredera para conocer la curva adecuada a nuestra aplicación.

Forma corredera

P-A

P-B

A-T

B-T

P-T

1

6

6

2

1

3

2

8

8

5

7

---

3

8

8

5

7

---

4

9

9

5

7

4

5

8

8

5

7

---

6

6

6

2

1

3

7

8

8

---

---

---

8

5

4

3

4

---

13

9

9

5

7

---

17

5

4

---

---

---

18

5

4

3

4

---

Observamos que para un centro tandem, y comunicaciones P con A o B, la curva correspondiente es la 6. Puede observarse otras indicaciones (como por ejemplo las pérdidas entre las aplicaciones y tanque o la alimentación y descarga en aquellas válvulas cuyos centros ejecuten este tipo de comunicación).

Forma corredera

P-A

P-B

A-T

B-T

P-T

1

6

6

2

1

3

2

8

8

5

7

---

3

8

8

5

7

---

1 6 6 2 1 3 2 8 8 5 7 --- 3 8 8 5

Válvulas direccionales

49

Formación Abierta

En nuestro caso, seguiremos la curva 6.

Formación Abierta En nuestro caso, seguiremos la curva 6. Podemos comprobar como la pérdida de carga
Formación Abierta En nuestro caso, seguiremos la curva 6. Podemos comprobar como la pérdida de carga

Podemos comprobar como la pérdida de carga para 40 litros (en curva 6), es de aproximadamente 2 bar. Esto es algo totalmente aceptable, y por tanto se valida la selección de tamaño TN6, ya que es capaz de soportar la presión (315 bar), direcciona de forma sobrada el caudal y además lo hace con una pérdida de carga muy reducida).

50 Válvulas direccionales

Hidráulica

04

Resumen

Las válvulas hidráulicas pueden ser de asiento o corredera. Mientras que las primeras son totalmente estancas, las segundas presentan fugas (sobre todo a presiones importantes).

A pesar de ello, las válvulas de corredera son las más empleadas, en combinación con otras válvulas de bloqueo si son requeridos bloqueos rigurosos (por ejemplo combinación con válvulas antirretorno de piloto).

Las válvulas más comunes en las aplicaciones hidráulicas son las 4 vías (conexiones P, A, B y T). En realidad, cada aplicación dispone en zona lateral de su propia descarga pero la unión de ambas (a nivel interno), las convierte en 4 vías.

En cuanto al número de posiciones, es frecuente encontrar 2 ó 3, siendo estas últimas las más frecuentes. El centro de las válvulas es del todo variado, y mediante su selección pueden conseguirse numerosos efectos sobre la aplicación.

Las válvulas se clasifican en tamaño por los caudales que pueden direccional. Estacan los tamaños nominales o TN 6, 10, 16, 25 y 32.

Las válvulas direccionales TN 6 y 10 presentan accionamientos directos. Mientras, los tamaños superiores son montados con válvula de premando (denominadas entonces válvulas de accionamiento indirecto, precomando o servopiloto).

En las válvulas indirectas, el auxiliar puede ser alimentado o descargado a nivel interno o externo. Para ello deberemos estudiar cuidadosamente la aplicación donde estas han de ser instaladas.

Para la selección del tamaño adecuado de válvula, entre otros factores ha de tenerse en cuenta: máxima presión que soportan, máximo caudal direccionable y pérdida de carga para las condiciones particulares de trabajo.

caudal direccionable y pérdida de carga para las condiciones particulares de trabajo. Válvulas direccionales 5 1

Válvulas direccionales

51