Está en la página 1de 42

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES

PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

1

PROLOGOS, PRESENTACIONES, PALABRAS
EL OFICIO DE HABLAR Y ESCRIBIR
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO
norojor@cablenet.com.ar

01
CRISTINA ASPRELLI: LA DIDACTICA EN LA FORMACION DOCENTE
JULIO 2010

01.

Los libros, los árboles, los hijos. La verdad popular interpreta que los tres le otorgan realización
plena a la vida y aseguran algún tipo de trascendencia. Los tres están atravesados por la siembra y por la
paciente espera. Uno sabe que algo se está gestado, que está tomando vida y que finalmente lo
podremos ver, disfrutar (=“sacar y gozar de los frutos”). En este caso he tenido el raro privilegio de ir
viendo (de algún modo) todos los pasos de esa gestación académica que finalmente se ha convertido en
parto. Y aquí está entre las manos y comienza a mostrarse, a volverse público, a formar parte del
paisaje, de la vida, del mundo real. Nuestros hijos son prolongación de nosotros; nuestros libros son
expresión objetiva de los tesoros subjetivos, de nuestros universos profundos, del microcosmo de
nuestras ideas. Y hay un verdadero esfuerzo intelectual al intentar sacar socráticamente de nuestro
interior ideas y pensamientos para traducirlos en palabras, en frutos. Esto es muy significativo en
alguien como Cristina que muestra particular empeño en buscar y atesorar las obras, los autores, las
citas, las referencias que acompañan la presencia y el desarrollo de las buenas ideas. Aquí los roles han
cambiado: la autora es ella, la obra es su obra, la cita es su propia producción. Ese ha sido el proceso
que en silencio, pacientemente, sin estridencia ha vivido Cristina, desde aquellos días en que le daba
forma a su tesis de licenciatura a estos, cercanos, en que revisaba las pruebas y se reconciliaba con los
últimos formatos del libro, definitivamente entregado al juego de la lectura y de las interpretaciones. Y
confieso que me resulta muy grato compartir este momento de profunda satisfacción y alegría, con esta
colega y fiel compañera de gestión de estos años.

02.

Creo que en la vida nada sucede por casualidad, pero hay coincidencias felices. Este libro llega en
un momento profesional muy oportuno. Después de un responsable y continuado trabajo en la
docencia, en diversas instituciones y funciones, Cristina “está cerrando” una etapa laboral, para

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

2

concentrarse en cuestiones académicas más específicas. La aparición de este libro representa un
excelente pasaporte porque si bien la didáctica involucra a todos los niveles del sistema, es en el nivel
superior y universitario en el que se producen los debates más profundos, no sólo en el plano teórico,
sino especialmente en la formación profesional de los docentes y en la incorporación o en la vigencia de
la didáctica en el ejercicio de la docencia en el nivel superior, ámbito en el que peso de los saberes
disciplinares parece resolverlo todo. Este libro es también una excelente excusa para prolongar su
producción y su trabajo, ya que la didáctica en el nivel superior es una cenicienta a la que nunca le llega
la hora del príncipe salvador. Tal vez este libro se proyecte en otros, y su actividad académica acompañe
la puesta en marcha real y efectiva de las ideas escritas, para multiplicar los príncipes que transformen a
la cenicienta en la merecida princesa.

03.

Este libro de didáctica no podía no ser didáctico: el orden de su desarrollo se estructura
claramente en tres partes o capítulos en los que se atiende a sucesivas y necesarias etapas del tema: el
recorrido histórico, el abordaje de las categorías y la diversas corrientes y propuestas que abordan la
problemática de la didáctica en la formación de los docentes. Tanto en la primera como en la última la
autora nos entrega una generosa síntesis de corrientes, autores, obras e ideas relacionadas con la
Didáctica y la formación de los docentes. Al claro y ordenado desarrollo expositivo se le suman, además,
casi veinte páginas de cuadros (en total 11) que representan una síntesis gráfica de gran parte de la
exposición, y que – lo sé porque he sido testigo de los desvelos de su autora – representaron un valioso
y original aporte, y una expresión cabal de su particular manera de organizar sus propias clases y
trabajos académicos.

04.

Representa, además, una producción coherente con su función institucional: como Regente estuvo
primordialmente al frente del espacio de la práctica docente, es decir al frente del ejercicio del rol, de la
producción de mediaciones. Aunque este libro de didáctica se vincula con la vasta experiencia docente
de Cristina pareciera responder m al eje de su gestión en el Instituto. Nos la imaginamos presurosa,
caminando por las galerías para decirnos “Este es el libro que escribí: hay mucho de lo que ustedes y sus
alumnos deben hacer”. Y hasta es posible que, además, nos pida que completemos una planilla o le
acerquemos un proyectito.

05.

Más allá de los diversos usos y lecturas que puedan realizarse sobre el libro, quisiera efectuar mi
propio abordaje porque los libros expresan lo que el autor escribe y – en definitiva - lo que los lectores
ponemos en su interpretación. En realidad la didáctica constituye el corazón mismo de la enseñanza, y la
enseñanza representa la labor primordial de todo docente. El que enseña es quien pretende que otro
incorpore, se apropie de un saber, que lo construya subjetivamente a través del aprendizaje. Todo
docente pretende garantizar con su enseñanza el aprendizaje en los saberes específicos en los que
trabaja. No es el contenido en sí mismo el que se vuelve enseñanza, sino que es el saber a enseñar el
que puede ser transmitido, porque está mediatizado por la intervención del maestro, atravesado por
recursos para lograr que ese saber se haga accesible a cada uno de los estudiantes. En ese proceso de
necesaria mediación que se arma de palabras, presencia, gestos, estrategias, tecnologías, actividades,
recursos está presente la didáctica. Por supuesto que sin los contenidos la didáctica es vacía, es una
simple categoría, mera forma o posibilidad. Pero – por su parte – los contenidos (cualquiera sea: un
libro, un proceso histórico revolucionario, una ley de la física, un ejercicio de análisis matemático, un
poema, la compleja geografía de un continente, un texto en idioma extranjero) sin la didáctica, sin sus
mediaciones, se convierte en material inerte, ciego, extraño, desarticulado. Epistemológicamente los
contenidos en sí mismos, están mucho mas próximos a la ciencia, a la investigación, a la producción del
conocimiento, pero en el aula, en la clase, el maestro o el profesor no cumplen el rol de expositores de
un congreso de especialistas, sino que operan como gestores del aprendizaje del otro (de todos los
otros) a partir de su enseñanza, de su propuesta mediadora.

06.

Lo dice claramente la autora y no podemos no coincidir con ella: la didáctica debe desempeñar un
papel clave en la agenda de la formación: porque los alumnos que se arman profesionalmente en las

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

3

disciplinas, deben apropiarse de los insumos o instrumento con los que van a operar convirtiendo los
saberes disciplinares en saberes enseñados, en saberes aprendidos. Por supuesto que – por ejemplo - la
rigurosa lectura de la CRITICA DE LA RAZON PURA, de SER Y TIEMPO o del TRACTATUS - como
hermeneutas que avanzan paso a paso en el territorio de la escritura de Kant y de Heidegger - tiene una
cercanía mayor con la filosofía de esos autores. Pero si estamos para enseñar filosofía, debemos
convertir a ambas obras en transmisibles y ponerlas en condiciones de ser comprendidas y procesadas
por los que aprenden: no será todo Kant, todo Heidegger o todo Wittgenstein, pero sin traicionarlos,
debemos encontrar el modo de explica, con la mayor fidelidad posible, ambas filosofías. El esfuerzo que
como docentes ponemos en la interpretación debe asociarse al esfuerzo que necesariamente
aportamos para lograr la comprensión y la apropiación. De allí que el ejercicio de la profesión docente
esté atravesada por muchos saberes y sea realmente compleja.

07.

Todos tenemos o tuvimos experiencias de “profesores-contenidos”: eran los que tenían todo el
saber, disponían de todas las referencias, presentaban con absoluto rigor la totalidad de los temas, y
exigían de nosotros todo el esfuerzo por apropiarnos de lo presentado. Parecían decirnos: “Aquí está lo
que necesitan. Este es el saber. Esto es lo que deben aprender. Ya lo deposité ante la vista de ustedes.
Vean cómo pueden hacer para aprehenderlo, para dominarlo”. Los docentes del presente y los de
futuro tienen otra función: son los mediadores, los mostradores de los conocimientos, utilizando todas
las estrategias, monitoreando permanentemente los rostros y los comportamientos para certificar si
están cumpliendo bien con su oficio.

08.

Y para un formador de formadores (los docentes de estos institutos) esto es clave, porque
solamente si es consciente de su carácter de mediador, si hace lugar a la didáctica trabajando cualquier
tipo de conocimiento (ninguno se le resiste a esta cenicienta que sabe que finalmente concurrirán todos
los príncipes – aun los mas orgullosos – a probar el zapato) cumple doblemente su rol: ejerce
verdaderamente su rol como profesor, como docente, es decir, enseña y deja de ser un mero
presentador… y además forma los futuros docentes en la transmisibilidad de los conocimientos.

09.

Pero además – y en esto el libro de CRISTINA es un instrumento excelente y de uso recomendado –
un formador de formadores (no sólo los encargados del espacio de la práctica) sabe elegir, optar entre
diversas formas de mediación y de intervención, trabajando con diversas interpretaciones de los saberes
docentes: diversos enfoques, modelos u orientaciones. Un formador es un pensador crítico que sabe
elegir, cambiar, integrar, desplazarse de uno a otro paradigma. Cristina nos regala – especialmente en el
capítulo 3º - una excelente GPS didáctico, como si fuera una voz que nos va preguntando, señalando,
orientando, pero que no decide el viaje, porque eso lo deciden los diseños curriculares, los proyectos
institucionales y el criterio con que aborda su responsabilidad cada profesor.

10.

Enseñar a “los que harán del enseñar su profesión”, su forma de vida, representa un verdadero
compromiso social y político. El ejercicio de la profesión docente implica poner en acto diversas
orientaciones en el proceso educativo, atentos a los signos que nos vienen desde los sujetos que están
para aprender y las circunstancias en donde se produce el encuentro pedagógico. Aunque este rasgo
tiene componentes técnico-profesionales, no podemos soslayar el compromiso político que implica
asumir la función de educador con una determinada concepción del saber, de los sujetos que
intervienen en la co-relación, de las coordenadas espacio-temporales, de la función misma de la
educación y de la sociedad. Ese saber elegir, ese optar involucra una didáctica que comparte, expresa y
acompaña esas decisiones.

11.

Si la didáctica es una disciplina con un objeto específico: el enseñar, la didáctica no representa un
espacio o una materia en la formación de los docentes, sino un transversal – como señala la autora –
que no sólo cruza zigzagueante todos los espacios, sino que logra articular con cada uno de ellos y que
interpreta el espacio de la práctica, como el lugar en el que se pone en cuestión, se somete a prueba
toda la formación. He aquí la utilidad de este libro que seguramente será aprovechado por quienes

4

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

saben que no pueden ser formadores de futuros docentes sin conocer los temas claves de la didáctica,
por quienes tienen a su cargo los espacios de fundamentación y de práctica porque representa una
síntesis disponible para la lectura, la consulta, el uso inmediato con los alumnos. Y es bueno
recomendarlo porque se trata de un producto muy cuidado: primero por la autora que gestó un
material académico serio, documentado, sistemático, riguroso. Y en segundo lugar por la editorial que
nos entrega una excelente producción que invita a la lectura.

12.

El mejor augurio que podemos hacerle a la autora es que el libro tome vuelo propio, que las ideas,
los capítulos, los fragmentos, las citas vayan poblando las cátedras, las aulas, los proyectos, los trabajos
de investigación. Ella comprobará que – como los árboles, como los hijos – el libro deja de pertenecerle
para tener vida autónoma, y le demandará que continúe con su producción, que ya vaya ordenando los
borradores y documentos en el que se van insinuando las páginas del próximo.
Finalizamos con unas palabras de Heidegger:
“Enseñar es más difícil que aprender. Se sabe esto muy bien, más pocas veces se lo tiene en
cuenta. ¿Por qué es más difícil enseñar que aprender? No porque el maestro debe poseer un
mayor caudal de conocimientos y tenerlos siempre a disposición. El enseñar es más difícil que
aprender porque significa: dejar aprender. Más aún: el verdadero maestro no deja aprender
nada más que “el aprender”. El maestro posee respecto de los aprendices como único privilegio
el que tiene que aprender todavía mucho más que ellos, a saber: el dejar-aprender.” (QUE
SIGNIFICA PENSAR. 1964)
¡Felicitaciones, Cristina! ¡Misión cumplida! ¡Que lo disfrutes!
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro
Julio 2010

02
“Y CON LA ARENA SE NOS VA LA VIDA”
ALBERTO DARIO VALENZUELA: LIBRO DE ARENA
SETIEMBRE 2009

Tuve el libro no-nato, no nacido aún de Darío entre mis manos, en el 2006. Por algún extraño o
providencial motivo no pudo asomarse a la luz en ese momento, sino en el 2009 y en otro contexto,
mucho más generoso en reconocimientos. Entonces (y ahora) no pude dejar de preguntarme: ¿por qué
un nuevo libro de poemas? ¿Es necesario? ¿Tiene tanto para decirnos el autor?
A los que fuimos testigo del proceso previo y celebramos el nacimiento del anterior no deja de
sorprendernos gratamente este nuevo milagro de la vida. Y suponemos, al recorrer cada una de sus
páginas que – en este limitado tiempo – han ido apareciendo nuevas palabras que no han podido

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

5

guardarse y que necesitan brotar, así como ideas, mensajes, vivencias que han pujado por encontrar la
luz. Han debido esperar “el tiempo oportuno”, prolongar el embarazo, para finalmente cobrar vida
propia y comenzar a caminar
Hay una actitud generosa en Darío, porque se ha hecho cargo de la demanda y ha ordenado el torbellino
creador para crear este cosmos que abre sus puestas en el nuevo libro. Hay silencios rotos y necesidad
de prolongar el diálogo, provisoriamente interrumpido. Sobre todo hay una realidad insobornable que
ha cambiado, que ha sufrido las transformaciones propias del tiempo y las mutaciones propias de la
existencia humana. Frente a este cambio que involucra al creador y al entorno, la poesía pretende
convertirse en el registro que atesora los sentimientos, las sensaciones, las vivencias, los pensamientos
que el tiempo fugaz goza en cambiar. Resuenan en nuestros oídos los fragmentos de la filosofía de
Heráclito, el oscuro, en esa maravillosa síntesis presentada por otros filósofoso, Borges. en el poema
homónimo:
¿Qué trama es ésta/ Del será, del es y del fue? /¿Qué río es este cuya fuente es
inconcebible? / Es inútil que duerma./ Corre en el ensueño, en el desierto, en un sótano./
El río me arrebata y soy el río./ De una material deleznable fui hecho, de misterioso
tiempo.
No es extraño que Darío comparta esos dos mundos que se cruzan: la literatura y la filosofía, cuyos
límites son difíciles de definir y establecer. Nunca se sabe a qué ámbito pertenecen las palabras. O bien,
las palabras gozan en pertenecer ambos territorios, generando curiosas y creativas resonancias. Pero lo
importante es marcar que – con el irrefrenable paso del tiempo – ni Darío, ni el río son los mismos: el río
de las cosas, de la realidad y de los seres queridos (incluido, por supuesto, Francisco y el poema que lo
instala al final casi al concluir el libro). Todo – incluidas estas efímeras palabras - ha seguido su curso y
ha sufrido la necesaria metamorfosis junto a los cambios del autor que ha sabido desplazar sus miradas,
su voces, sus acentos.
Y eso es, en suma, lo que justifica la presencia de este nuevo libro que surge de la inspiración del poeta
pero que sabe cobrar nueva vida en nuestras manos y en nuestra lectura: cada libro, cada poesía es
también el testimonio de una mirada, de un amor, de un interrogante que el tiempo se habrá de llevar
pero que Valenzuela deposita en el registro indeleble de las páginas que comparte con nosotros. El que
escribe, escribe para sí mismo; pero el que escribe y publica escribe para los lectores: la poesía deja de
ser de su propiedad para convertirse en propiedad de todos. Y cada uno sabrá que hace con los textos y
los discursos.
Hay, sin embargo, temas recurrentes porque los libros son plurales y milagrosamente siempre el mismo
libro en infinitas páginas y tomos. Los libros, las palabras son el autor, se parecen a él, son su
prolongación y su espejo. No se puede ignorar el entorno poético de Darío que lo identifica y lo
justifica… pero hay otros acentos, otras cadencias, como una expresión del necesario paso del tiempo.
Las diversas partes de estos VERSOS DE ARENA (Paisaje, Playa Bristol, Claudia, Memorias consagradas,
Palabras entre Batallas cotidianas, La palabra, Sentires del después de haber vivido, Salmos y plegarias)
hacen recordar las resonancias que la arena tenía para el ya citado Borges, asociada a los desiertos, a los
relojes, al paso incesante del tiempo, y que Darío expresa cuando dice:
La arena viste la noche/ de caracoles dormidos/ la playa murmura
canciones de espuma/ para los pies descalzos/que mecerá la mañana
y arrastrarán la olas.
Las palabras/ Cabalgan/ una espalda de espuma
El tiempo es aguja invisible/ una mueca en el crepúsculo/ una línea sin rostro
En la boca obscura.(Paisaje)

6

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

Y allí están sus temas: el amor (que recorre todo el libro y se identifica plenamente con la palabra
misma), la presencia persistente de su mujer con las diversas voces y miradas del amor de pareja, el
pensamiento (que con creatividad y atrevimiento asoma principalmente en Tercero excluido, como una
necesidad vital), la propia tierra, las resonancias de las palabras, la oración o la plegaria, amor familiar
que lo integra todo, el juego de los cuerpo que se asocia a una interioridad encarnada y expansiva, el
recuerdo de los amigos o al misteriosa presencia de los referentes de su existencia.
Al leer los poemas uno va encontrándose con el estilo de Valenzuela que prolonga los formatos de sus
creaciones anteriores y que exhibe innegables avances con verdaderos hallazgos expresivos. Hay una
cadencia que acompaña la escritura, la distribución gráfica y la lectura de cada uno de las creaciones.
Como lectores lentamente vamos ingresando en la geografía de las páginas para sentirnos cómodos
entre sus referencias y sus propuestas.
Trabaja de manera persistente el juego de las anáforas, la fuerza persistente de los paralelismos, recurre
a diversos nombres y referencias para facilitarnos la iniciación al universo interior, y disfruta
regalándonos las preguntas que no van a la caza de alguna respuesta sino simplemente a despertar en
nosotros las mismas inquietudes que lo movilizan, de la misma manera que las metáforas que sirven
para abrir el pensamiento.
Pero uno no solamente ingresa en el estilo y en la creación de Darío, sino en su propia existencia. Cada
poema en un microcosmos que, como si fuera un laberinto, nos va guiando a la búsqueda de la
definición y del íntimo secreto de la realidad. Y el poema es el maestro que nos conduce de rincón en
rincón a través del curioso territorio en que lo senderos se bifurcan, aunque realidad – subjetiva y
objetiva - goza en ocultarse.
Al concluir la lectura, al deleitarnos con sus páginas quedan resonando en nuestros oídos algunas frases
que trascienden el ámbito de lo estético para ingresar al campo del pensamiento:
¿En qué rincón del tiempo nos quedamos con el eco vacío de los nombres?
¿Quién sostiene la verdad de los que aún creen?
¿Cuándo desborda el alma las tristezas que amanece?
¿En qué lugar del alma abandonada se duermen las promesas de la infancia?
Mis sinceras felicitaciones para el amigo y autor Darío Alberto Valenzuela y mi profunda alegría por su
libro y por los merecidos reconocimientos de jurados y editorial. Sabemos que nos esperan nuevas
producciones de Darío Valenzuela. Al disfrutar del libro que tenemos entre manos, parece que desde
algún lugar – cómplice, próximo, humano - nos saluda y nos promete nuevos encuentros con un verso
que lo sintetiza: “se sienta en la ventana del presente y me sonríe, tristemente me sonríe”.
Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro
Setiembre 2009

03
“Y CON LA ARENA SE NOS VA LA VIDA”
ALBERTO DARIO VALENZUELA: LIBRO DE ARENA
PRIMERA VERSION

Al tener entre las manos el nuevo libro de Darío Valenzuela, uno no puede dejar de preguntarse: ¿por
qué un nuevo libro de poemas? A los que fuimos testigo del proceso previo y celebramos el nacimiento

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

7

del anterior no deja de sorprendernos gratamente este nuevo milagro de la vida. Y suponemos, al
recorrer cada una de sus páginas que – en este limitado tiempo – han ido apareciendo nuevas palabras
que no han podido guardarse y que necesitan brotar, así como ideas, mensajes, vivencias que han
pujado por encontrar la luz.
Generoso, el autor, se ha hecho cargo de la demanda y ha ordenado el torbellino creador para crear
este cosmos que abre sus puestas en el nuevo libro. Hay silencios rotos y necesidad de prolongar el
diálogo, provisoriamente interrumpido. Sobre todo hay una realidad insobornable que ha cambiado,
que ha sufrido las transformaciones propias del tiempo y las mutaciones propias de la existencia
humana. Frente a este cambio que involucra al creador y al entorno, la poesía pretende convertirse en
el registro que atesora los sentimientos, las sensaciones, las vivencias, los pensamientos que el tiempo
fugaz goza en cambiar. Resuenan en nuestros oídos las ideas de Heráclito, el oscuro, y esa maravillosa
síntesis presentada por Borges en el poema homónimo:
¿Qué trama es ésta/ Del será, del es y del fue? /¿Qué río es este cuya fuente es
inconcebible? / Es inútil que duerma./ Corre en el ensueño, en el desierto, en un sótano./ El
río me arrebata y soy el río./ De una material deleznable fui hecho, de misterioso tiempo.
Ni Darío, ni el río son los mismos: el río de las cosas, de la realidad y de los seres queridos, ha seguido su
curso y ha sufrido la necesaria metamorfosis junto los cambios del autor que ha sabido desplazar sus
miradas, su voces, sus acentos.
Y eso es lo que, en suma, justifica la presencia de este nuevo libro que surge de la inspiración del poeta
pero que sabe cobrar nueva vida en nuestras manos y en nuestra lectura: cada libro, cada poesía, en
suma, es también el testimonio de una mirada, de un amor, de un interrogante que el tiempo se habrá
de llevar pero que Valenzuela deposita en el registro indeleble de las páginas que comparte con
nosotros.
Hay, sin embargo, temas recurrentes porque los libros son plurales y milagrosamente siempre el mismo
libro en infinitas páginas y tomos. Los libros, las palabras son el autor, se parecen a él, son su
prolongación y su espejo. No se puede ignorar el entorno poético de Darío que lo identifica y lo
justifica… pero hay otros acentos, otras cadencias, como una expresión del necesario paso del tiempo.
Las diversas partes de estos VERSOS DE ARENA (Versos de Arena, Claudia, Memorias consagradas,
Palabras entre Batallas cotidianas, Sentires del después de haber vivido, Salmos y plegarias) hacen
recordar las resonancias que la arena tenía para Borges, asociada a los desiertos, a los relojes, al paso
incesante del tiempo:
La arena de los ciclos es la misma /E infinita es la historia de la arena; / No se detiene nunca
la caída /Yo me desangro, no el cristal./ El rito de decantar la arena es infinito / Y con la
arena se nos va la vida. (BORGES, RELOJ DE ARENA)
Y allí están sus temas: el amor (que recorre todo el libro y se identifica plenamente con la palabra
misma), la presencia persistente de su mujer con las diversas voces y miradas del amor de pareja, el
pensamiento (que con creatividad y atrevimiento asoma principalmente en Tercero excluido, como una
necesidad vital), la propia tierra, las resonancias de las palabras, la oración o la plegaria, amor familiar
que lo integra todo, el juego de los cuerpo que se asocia a una interioridad encarnada y expansiva, el
recuerdo de los amigos o al misteriosa presencia de los referentes de su existencia.
Al leer los poemas uno va encontrándose con el estilo de Valenzuela que prolonga los formatos de sus
creaciones anteriores y que exhibe innegables avances con verdaderos hallazgos expresivos. Hay una
cadencia que acompaña la escritura, la distribución gráfica y la lectura de cada uno de las creaciones.

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

8

Como lectores lentamente vamos ingresando en la geografía de las páginas para sentirnos cómodos
entre sus referencias y sus propuestas.
Trabaja de manera persistente el juego de las anáforas, la fuerza persistente de los paralelismos, recurre
a diversos nombres y referencias para facilitarnos la iniciación al universo interior, y disfruta
regalándonos las preguntas que no van a la caza de alguna respuesta sino simplemente a despertar en
nosotros las mismas inquietudes que lo movilizan, de la misma manera que las metáforas que sirven
para abrir el pensamiento.
Cada poema en un microcosmos que, como si fuera un laberinto, nos va guiando a la búsqueda de la
definición y del íntimo secreto de la realidad. Y el poema es el maestro que nos conduce de rincón en
rincón a través del curioso territorio en que lo senderos se bifurcan y la realidad goza en ocultarse.
Al concluir la lectura, al deleitarnos con sus páginas quedan resonando en nuestros oídos algunas frases
que trascienden el ámbito de lo estético para ingresar al campo del pensamiento:
¿En qué rincón del tiempo nos quedamos con el eco vacío de los nombres?
¿Quién sostiene la verdad de los que aún creen?
¿Cuándo desborda el alma las tristezas que amanece?
¿En qué lugar del alma abandonada se duermen las promesas de la infancia?
Sabemos que nos esperan nuestras producciones de Darío Valenzuela. Al disfrutar del libro que
tenemos entre manos, parece que desde algún lugar – cómplice, próximo, humano - nos saluda y nos
promete nuevos encuentros con un verso que lo sintetiza: “se sienta en la ventana del presente y me
sonríe, tristemente me sonríe”.
Jorge Eduardo Noro
Junio 2006

04
NOVELA “EL TERCER MILAGRO”
OSVALDO BACCARO Y EL REALISMO MAGICO
AGOSTO 2009

01.

Cuando uno aborda el tema de la verdad, siempre saltan a escena los “juegos de la verdad”, sus
mutaciones, sus eternas transformaciones. Porque en torno de la verdad (muy pocas en la vida) rondan
las opiniones, las aproximaciones, las conjeturas, las verosimilitudes. Lo que efectivamente es contrasta
con “lo que tal vez sucedió, lo que podría ser o llegar a ser”. Sin embargo, uno puede defender una
certeza: la verdad mora en algún lugar, y en otros lo verosímil y lo conjetural. No se juega con las
verdades, pero se puede jugar con lo verosímil y se puede vivir de conjetura en conjetura. La vida, los
padecimientos, los éxitos, los fracasos, los dolores de los personajes literarios moran en el campo de la
verosímil: son historias posibles y cualquier parecido con la realidad es deliberada o involuntaria

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

9

coincidencia. Muchos de ellos merecerían haber existido, pero no existieron más que en la generosa
imaginación de los creadores. Sólo en nuestro diario vivir podemos movemos en medio de certezas y
evidencias. Lo que verdaderamente es, hace esfuerzos denodados por revelarse como tal, hay una
aceptable adecuación entre la realidad y el juicio o la versión sobre los hechos. La muerte misma – que
es la última evidencia, la última certeza, la verdad definitiva - puede ser también algo verosímil y hasta
conjetural, como si fuera la última broma que hace alguien a quien consideramos inmortal.

02.

No es de filosofía ni del problema gnoseológico que tengo hablar en esta oportunidad, porque –
es esta una verdad inapelable – hay aquí 525 páginas verdaderas, evidentes, ciertas que constituyen la
última entrega (al menos publicada hasta la fecha, uno, nunca sabe) de Osvaldo: EL TERCER MILAGRO.
Este libro – del que informalmente y desde hace años me diera vagas noticias, Guillermo, su nieto – es
la expresión más cabal de lo que es BACCARO, de su existencia misma. Hay un juego manifiesto entre la
realidad y la ficción, entre el entorno real y el universo construido, entre el autor y la obra, entre los
personajes y los diversos tipos humanos que han poblado o han atravesado la vida de Osvaldo. Y allí
está el secreto no sólo de esta novela, sino también el de sus anteriores escritos y - tal vez - el de su
propia existencia.

03.

OSVALDO BACCARO no sólo escribe jugando con los límites precisos – una línea demarcatoria sutil
- entre lo verdadero y lo verosímil, entre lo real y lo conjetural, entre lo palpable y lo virtual, entre
evidente y lo posible, entre la constatación y la fe, sino que toda su existencia es expresión de esa
mezcla exquisita que le permite vivir numerosas vidas, existencias plurales, múltiples versiones de lo
real.

04.

En el preciso momento en que uno toma conocimiento de lo que hace y de lo que hizo, de los
diversos frentes y escenarios en los que se desempeñó y actuó, de las actividades que llevó adelante y
de las que se hizo cargo – al mismo tiempo o de manera sucesiva – reconoce a alguien que ha elegido
este universo en el que ficción y realidad se mezclan: no es extraño que haya una novela voluminosa,
una especie de microcosmos criollo en el que todo cabe dentro, en el que todo posible. Cuando, en el
último capítulo, ARROYO DEL TERO anticipa la presencia de una ciudad que amaga convertirse en parte
del Gran Rosario, de la que depende comercialmente, y que comparte la ruta que une a la segunda
ciudad de la República con la Capital, es fácil descubrir que todo forma parte del mismo universo del no
se pueden distinguir el creador y la criatura, la realidad y la fantasía.

05.

Es verdad que la Literatura Latinoamericana estuvo atravesada a partir de 1960 por el Realismo
Mágico y que a todos nos suena esa denominación convencional, pero mas nos suenan las arbitraria,
fantásticas creaciones de sus representantes que deliberada o involuntariamente cruzan – sin permiso
alguno – las frágiles fronteras entre lo real y lo posible, entre lo imaginario y lo constatable, entre lo
creíble y lo disparatados, entretejiendo la realidad narrativa con elementos fantásticos y fabulosos, no
con la intención de reconciliarlos sino para jugar con su aparente discordancia En palabras de GARCIA
MARQUEZ: “Mi problema más importante era destruir la línea de demarcación que separa lo que parece
real de lo que parece fantástico. Porque en el mundo vivido, esa barrera no existía. Pero necesitaba un
tono inocente, que por su prestigio volviera verosímiles las cosas que menos lo parecían, y que lo hiciera
sin perturbar la unidad del relato”. El reto que esto supone para la noción común de la realidad lleva
implícito un cuestionamiento de la verdad misma que a su vez socava de manera deliberada el texto y
las palabras, y en ocasiones, la autoridad del propio relato. La realidad como verdad casi sagrada (“la
única verdad es la realidad” resuena una conocida frase de nuestra historia política, hija del realismo
aristotélico-tomista) se ve quebrada abruptamente por elementos fantásticos que se mezclan en un
contexto donde son parte de esa realidad y en donde sus personajes entran y salen sin traumas ni
complejos.

06.

No pretendo afirmar que esta obra y las producciones anteriores de BACCARO pueden pertenecer
al realismo mágico. Creo, por el contrario, que son fieles representantes del realismo costumbrista, de

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

10

cierto grotesco que – jugando con los lugares comunes – nos permiten rescatar dichos y hechos, formas
de ser y de hacer de un pasado remoto y próximo, una historia que pertenece al pasado de todos, ya
que - cuando uno lee las obras de BACCARO - se encuentra con la forma de hablar y de escribir de
padres y abuelos, de antiguos maestros o sacerdotes (en cartas, conversaciones formales, discursos,
sermones), y con las páginas de los libros y manuales con los que nos educamos. Esos “lugares comunes
del buen decir” son un testimonio y un homenaje al más puro realismo, que recupera el tiempo que ya
no está.

07.

¿Y entonces, de qué estamos hablando? Se trata de otro realismo mágico, que recupera el sentido
último de los creadores latinoamericanos, en donde uno descubre que tal realismo mágico es lo que
envuelve la existencia misma de América y que todo es – en suma – una mezcla entre lo real y lo
fantástico, entre lo cierto y lo imposible. Es OSVALDO BACCARO el que tiene una existencia atravesada
por el realismo mágico, él lo expresa. Tal vez dándole forma a esa manera tan especial que tenemos
todos nosotros de ser y de vivir, esas costumbres y maneras que nos cruzan como individuos y sociedad,
en donde nada es como debe ser, sino como efectivamente es. Lejos de las ordenadas sociedades
desarrolladas que proclaman los visitantes de las ciudades perfectas, ésta es nuestra realidad, en donde
todo se vuelve posible. Lo fantástico es que la gente, la sociedad, la economía, la educación, la vida
sobreviva en medio de la complejidad, la fantasía, el juego, la imaginación, la pluralidad de tareas, la
variedad de tipos sociales… y que ésa no sea un estado de excepción sino la realidad cotidiana.
BACCARO es un representante de ese estado de cosas y es un hermeneuta, un recopilador, un
intérprete, un cronista, como esos viejos “cronistas de indias” que no podía apresar en sus limitadas
crónicas todo lo que veían, porque sus ojos no lograban decodificar las cosas fabulosas que descubrían
en América. BACCARO es un cómo habitante de esta realidad, porque ha hecho de su vida, de sus
innumerables trabajos, ocupaciones, proyectos, iniciativas, compromisos, comisiones, instituciones,
actuaciones, amistades un permanente realismo mágico, en una muy curiosa mezcla de cosas y de ideas
imposibles, que solamente en OSVALDO pueden ser conjugadas. Es alguien que entra y sale de la
realidad con absoluta libertad y naturalidad, fiel solamente a sí mismo y a los universos plurales que
fluyen desde su interior.

08.

Párrafo aparte merece el lugar construido: ARROYO DEL TERO. En la antigüedad fueron las
Repúblicas de Platón, en el Renacimiento y en la modernidad: la Utopia (Tomás Moro) , la Ciudad del Sol
(Camapanella), la Nueva Atlántida (Francis Bacon), Océana (Harrington), Cristianópolis (Johan Andreae),
Tamoé (Marqués de Sade), New Lanark (Owen), Icaria (Etiene Cabet), o las Fantásticas ciudades de
Jonathan Swiff, en el siglo veinte las preciosas invenciones de Italo Calvino y sus “ciudades invisibles”. Y
entre nosotros, no sólo Macondo de García Márquez, sino Santa María de Onetti, Comala de Rulfo y
hasta Colonia Vela de Soriano… pero la cosmología estaba incompleta, a los GPS literarios les faltaba
una ciudad, un pueblo: allí irrumpió ARROYO DEL TERO, la creación de OSVALDO. Y si es verdad que
ninguna utopía es sólo producto de la imaginación, sino que cada autor lo construye desde lo que
consciente o inconscientemente vive…, aquí, BACCARO ha edificado – ladrillo tras ladrillo – en mas de
quinientas página, ese microcosmos baccariano que es totalmente otro y es totalmente suyo, reflejo de
todo lo que él mismo ha vivido. Las creaciones no son más que proyecciones de lo que somos, y en
Arroyo del Tero hay demasiado BACCARO dando vuelta por sus calles y sus personajes.

09.

¿Para qué una historia? ¿Para qué un pueblo o una ciudad? BACCARO necesita – como
atinadamente dice Guillermo - jugar, encontrar su propia seguridad en otro tiempo y en otro espacio, un
ámbito utópico y ucrónico en donde todo es posible Y la novela es eso, un largo viaje hacia un pasado
que vuelve relativo el espacio y lo transforma, lo convierte en un territorio mítico en el que puede
manejar las historias, jugar con los personales, definir el rumbo de las existencias, encontrarle el giro
necesario a todo. Arroyo del Tero fue – durante años – seguramente la geografía imaginaria que
asomaba como una especie de refugio. Osvaldo – al escribir - no estaba ya en ningún lado, estaba
seguro allí, porque en ese pueblo aislado, primitivo, tenía más libertad para mover a los personajes y
armar un universo en donde – con absoluta naturalidad – el mundo se podía convertir en algo fantástico
y lo imaginario podía mutar en realidades.

11

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

10.

Hace tiempo nos sorprendió con LOS VELORIOS NO SON TRISTES, luego con CUENTOS QUE NO
SON CUENTOS y ahora con EL TERCER MILAGRO. En épocas en que los autores multiplican sus historias a
gustos de los lectores, sólo le pedimos a BACCARO que siga convirtiendo en palabras sus universos
interiores, las ciudades y las historias subjetivas que asoman en sus relatos, que comparta con nosotros
el realismo fantástico en el que viven. Porque todos nosotros necesitamos esos refugios de tiempos
remotos y espacios increíbles para poder sobrevivir en un mundo que cada día nos hace mas huérfanos
y menesterosos.
Me permito, para concluir, sustraerle a ITALO CALVINO el final de sus CIUDADES INVISIBLES con la última
respuesta que MARCO POLO le da al GRAN KAHN:
“El infierno no es algo por venir; hay uno que ya existe aquí, el infierno que habitamos todos
los días, que formamos estando juntos. Hay dos maneras de no sufrirlo. La primera es fácil
para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de dejar de verlo. La
segunda es riesgosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber quién y qué, en
medio del infierno, no es infierno, y hacer que dure, y dejarle espacio”.

Prof. Dr. JORGE EDUARDO NORO
AGOSTO 2009
norojor@cablenet.com.ar

05
ARBOL DORMIDO, ESPERANZA MILITANTE
DARIO ALBERTO VALENZUELA

 La poesía es una voz en el desierto, un atrevimiento del alma, un ritual que desnuda el interior para
exhibir pensamientos, afectos y emociones en la vidriera del lenguaje. Por eso la lectura de cada poesía
o de una colección de poesías es siempre un contacto con una vivencia interior y vital a través de ese
puente símbólico y sublime que constituyen las palabras
 Es lo que uno descubre al leer las poesías de Darío Valenzuela: nos abre la puerta de sí mismo para
mostrarnos sus pensamientos, sus ideas, sus luchas, sus sentimientos, su pasado y su porvenir. Allí está
todo lo que nos ha permitido ver, lo que nosotros mismos tenemos la capacidad de descubrir, ya que la
puerta abierta exige alguien que ingrese, que se atreva a emprender el recorrido, que deposite la
mirada en cada detalle, que haga la hermenéutica de lo dicho y lo velado.
 Los árboles no duermen ni sueñan; o tal vez lo hagan cuando, metafóricamente, se transforman en el
lugar del refugio, de la lucha, de la esperanza, de los sueños imposibles pero no por eso menos
constructores de futuro. Esa utopía necesaria es lo que le hace decir al autor: “Como quien ve a los
árboles, ¿quién los ve todavía?”. El árbol dormido es la metáfora de un futuro armado de esperanza, de

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

12

justicia, de saludable revancha y envuelto en las palabras que siembra, recoge y ensambla la poesía: “Y
el espíritu descansa bajo la sombra de un árbol nuevamente dormido”.
 El recorrido por las poesías de Darío permite descubrir una serie de temas que atraviesan su vida y
que milagrosamente las palabras han sabido recoger:
 Hay una primera línea que une las diversas poesías vinculándola con un amplio y
antropológico sentido del amor: amor de pareja, amor de padre, amor filial, amor político y social,
amor y reconocimiento a sí mismo, amor ecológico, amor necesario. Como si un torrente de
orfandad ontológica lo obligara a salir a la búsqueda de los referentes, para compartirlos con
nosotros o para asociarnos de una manera cómplice en la búsqueda. Una fresca, natural manera
de correr los velos y hacernos contemplar su propia intimidad, ese juego de afectos que solemos
pudorosamente reservar para nuestra intimidad y nuestros refugios.
 Emerge una permanente preocupación social con una piel particularmente sensible a todo lo
que pasa y lo que nos pasa. Frente a una vida repleta de hechos y noticias, Valenzuela transforma
a muchos de ellos en acontecimientos que necesitan ser revelados, decodificados, transformados
en palabras. Es allí donde surge el filosófico asombro y la poesía le pone ojos nuevos y nuevas
resonancias al lenguaje
 Irrumpe un compromiso político amplio y generoso que se expresa en la condena a los
responsables (“Setenta veces siete oirán el mortal grito sagrado de mi pueblo”), la apertura a la
responsabilidad social, al llamado transformador, al fuego del cambio (“¡El hombre siga su
existencia y ame!" / “Y pacientes esperan/ en las ruinas de la tierra/ las generaciones nuevas”)
 Brota la fidelidad a una geografía y a un espacio que asume el pasado de los primitivos
habitantes de este lugar, prolongándolos desde la historia hasta los sectores más humildes y
populares de las geografías suburbanas, recogiendo los intereses y los recorridos teóricos del
autor, siempre preocupado por desentrañar la trama de nuestra cultura popular.
 Se insinúa de manera permanente, la apertura a la palabra y al misterio como formas de
apertura al ser. Y como el ser siempre es escurridizo, evanescente, nouménino, se trata de
circunvalarlo, de rodearlo con palabras para poder apresarlo: allí aparece la voz del poeta y su
poesía como celebración de la vida y de sus dones: “El manso vuelo de la palabra solitaria” / “El
corazón encendido, otra palabra, otro verso, otra poesía presta para cantar la vida”
 No es extraño que la poesía se transforme naturalmente en juegos del lenguaje, constituidos en
trampas cómplices para renombrar el mundo y correr los velos del misterio, aproximarse a la verdad,
aun utilizando textos con resonancias religiosas (“Fue el principio y el fin de quinto día”) Y allí se suceden
palabras y giros que se repiten para otorgarle identidad: espera/esperanza, árbol, tiempo, silencio,
soledad, piel, alta… o el cruce de los adjetivos que se asocian a los sustantivos para encontrarle una
resonancia especial: piel amanecida, ósculo dormido, aire nupcial, besos contenidos, soledad ejecutada,
labios llagados, manos mudas, espíritu dormido. La poesía se transforma en una particular perspectiva
para contemplar la realidad: como que desde ella todo adquiere otra dimensión y una nueva armonía:
“Te vi, contemplé tu cuerpo en la poesía de la tarde”

Conocemos desde hace mucho tiempo a Darío Valenzuela, sus trayectos formativos, sus
inquietudes, y sus preocupaciones en el campo de las ideas. Hemos compartidos, además, ámbitos de
trabajo, proyectos y perspectivas educativas, y en torno a numerosos temas hemos podido dialogar
abordando autores, visiones o interpretaciones. Celebramos su voluntad de hacer públicos, de
entregarnos generosamente, estos textos. Lo encontramos plenamente identificado en sus palabras y
en su poesía: está todo él en cada una de sus creaciones… y eso, en suma, le da sentido y trascendencia

13

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

a su producción: “Tengo una esperanza sin nombre/ bajo el ala sumisa de mis sienes/ la voluntad
suprema de los versos/ corriendo por mis venas”.

Prof. Dr. Jorge Eduardo Noro
San Nicolás, abril de 2005

06
PRESENTACIÓN DEL LIBRO MAESTROS, ALUMNOS Y CONOCIMIENTO
EN CONTEXTO DE POBREZA
MARIA JOSE MIRANDA Y MARIA INES VEGA

01.

Conozco a las colegas que hoy dan a conocer su libro desde hace mucho tiempo. Compartimos la
misma tarea en el Instituto, nos encontramos en funciones complementarias en otros contextos y –en el
pasado – compartimos también el proyecto educativo de una misma Institución. Sé de la
profesionalidad que las caracteriza, la dedicación al estudio y a la investigación y la seriedad con que
llevan adelante las tareas que emprenden. Confieso que cuando escuché la presentación de la
investigación quedé gratamente sorprendido y supuse que el destino de esta tesis de licenciatura – mas
allá de los imponderables de un país errático como el nuestro – era la publicación. Es un honor
participar de esta presentación y un verdadero placer compartir con ellas este momento, al tiempo que
celebro el éxito alcanzado.

02.

Todos suponemos que las escuelas tienen cuentas pendientes con la comunidad, que es una
institución adormecida por las circunstancias que padece pero que intenta sostenerse sin saber a ciencia
cierta qué puede hacer. Y en ese desacierto ha terminado por olvidar qué debe hacer en este contexto
en que un corte ideológico y universal ha desplazado violentamente a su protectora, la modernidad, y
ha instalado una serie de síntomas e interrogantes que numerosos autores se han encargado de
calificar de diversa manera.

03.

Pero esta escuela tiene diversas cuestas pendientes, y cuando se obliga a sí misma a revisar sus
propias deudas, repara que las facturas impagas más significativas están entre aquellos que menos
vienen a reclamar, pero que más esperan de la escuela lo que la escuela definitivamente no le sabrá
otorgar. Y estos son los sectores desposeídos. Nadie elige ser pobre o excluido, pero muchos
contribuyen con su historia, sus opciones y sus pensamientos a reforzar la idea de que la situación de
pobreza y de exclusión son un mal incurable del que nunca podrán salir.

04.

Sabemos que los docentes (y en ciertas manera los padres y la misma sociedad) podemos estar
manejándonos con una serie de preconceptos o representaciones que operan en nosotros de una
manera involuntaria pero con singular eficacia. Hay situaciones inmodificables, consagradas definitivas,
inevitables... y frente a ellas, a los docentes, a la escuela, a los padres y a la sociedad solo les
corresponde hacer lo que inevitablemente se puede hacer. Es como si el fin de las utopías se hubiera

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

14

instalado en todos estos ámbitos para certificar que el mundo y la realidad están definitivamente
hechos y que nada se puede cambiar de él.

05.

Sabemos que hay diversos niveles de educación y que cada uno se sienta a la mesa de la cultura y
del conocimiento como lo hace – si puede y tiene - a su mesa familiar: para comer comidas exquisitas,
balanceadas en proteínas, recomendadas por los especialistas, para comer lo que le presentan ,
literalmente, para no comer. Algunos tienen el paladar y los conocimientos asociados para pedir, elegir,
descartar, demandar... y otros sólo tienen capacidad para pedir y recibir lo que le den. De la misma
manera en la “mesa del conocimiento” que (aun y de manera restringida) es la escuela, se exhibe
análogamente una muestra de la variedad de platos, alimentos y comensales. El ritual es
cotidianamente el mismo, pero su contenido es variado, y no todos salen fortalecidos, satisfechos,
saludables. Por el contrario, muchos ni siquiera han sido invitados a mesa, o reciben alimentos escasos
y deficientes, multiplicando su desprotección.

06.

Todas estas son realidades demasiado conocidas: las sabemos, las decimos, las criticamos o
soslayamos, son las que murmuramos o las que alimentan las conversaciones formales (en los
perfeccionamientos, en las capacitaciones, en las clases) o informales (sala de maestros, vereda, galerías
o supermercados). Pero esto es precisamente lo que María José y María Inés han tratado de buscar y de
probar. Investigar lo obvio, que muchas veces ser lo nunca tematizado. Y ese es un mérito absoluto,
porque partiendo de nuestros discursos, de nuestras palabras, de nuestro malestar, y ensamblándolo
con el riguroso marco téorico de las diversas corrientes del pensamiento educativo (sobre todo crítico)
han tratado de construir un discurso nuevo y probado con el ánimo de despertarnos, alentarnos, de
construir alternativas, de salir del universo de las palabras y de construir con ellas una realidad mejor. En
términos de Freire: pedagogía y política, crítica y propuesta, denuncia y anuncio.

07.

Los libros están hecho para ser leídos, consultados, re-trabajado, citado... Y los autores desean
eso. No los voy a privar del placer de hacerlo sino que –por el contrario – voy a recomendar su lectura.
Cumpliendo este ritual de presentación quisiera compartir algunas frases, pasajes, ideas que han
despertado en mí particulares resonancias, simplemente para que se renueve la apuesta a favor de un
acceso voluntario y placentero. Son simples grageas o anticipos que reflejan la riqueza del texto. Dicen
las autoras:
7.1. “En las escuelas que funcionan en contextos pobres se han instalado prácticas que dedican
una gran cantidad de tiempo a actividades recreativas y asistenciales, restándolo a las
actividades de aprendizaje. Se observa que los docentes enfatizan la acción socializadora de la
escuela, pero relegando la mediación del conocimiento. Es como que la urgencia de las
respuestas a situaciones acuciantes, pospone lo importante: la escuela termina no enseñando a
todos, de todo y para todo”. Y eso es precisamente lo que debe hacer, lo que abre las puertas a
todas las otras acciones.
7.2. “La cuestión que nos inquieta es cómo juega en esta situación la representación que los
docentes, que trabajan en contextos de pobreza, tienen sobre la relación entre el conocimiento
y estos niños; y cómo influye en la organización de las tareas de enseñanza. ¿Cuáles son las
representaciones acerca de la función que el conocimiento escolar desempeña en la vida del
niño pobre? ¿es posible pensar en otras alternativas?”
“Los distintos grupos sociales, entre ellos los docentes, construyen representaciones como un
conocimiento socialmente elaborado y compartido, y con un cariz práctico que permite una
determinada construcción social de la realidad. Surgidas a partir de procesos de elaboración
cognitiva y simbólica, están estrechamente relacionadas con la posición que se ocupa en la
sociedad, y trascienden la esfera de las simples opiniones, imágenes y actitudes”

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

7.3. “La inmodificabilidad es para el docente el rasgo central de las relaciones que se establece
en estos contextos. Inmodificabilidad del objeto de conocimiento, sobre el que no se puede
actuar; inmodificabilidad de la “cultura de la pobreza” que bloquea las puertas al conocimiento
escolar. Este tipo de saberes ha sido aprendido en la práctica docente. No tiene la forma de
teoría y no es totalmente consciente, “o por lo menos no lo es en su estructura ni en su lógica
de constitución”. Es de fundamental importancia trabajar con las representaciones de los
docentes sobre el conocimiento y su vínculo con el niño de niveles socioculturales
desfavorecidos , porque los maestros son los agentes de la legitimación de los contenidos ya
que para la sociedad, otorgan garantía de validez y relevancia a los conocimientos
transmitidos.“
7.4. “Es indudable que los alumnos desarrollan diferente calidad de conocimientos
experienciales según su origen social (socialización primaria). Permitir que la cultura
experiencial se reproduzca sin más en la escuela, con el único argumento de estar adaptada al
medio, es la mejor estrategia para legitimar y perpetuar la reproducción de la desigualdad”.
(...) “Estos niño ,de alguna manera, intentan no reproducir lo que las escuelas transmiten. Pero
sus modos de resistencia primitiva, que no alcanzan a ser leídos como tales por los docentes,
no hacen más que consolidarlos en el lugar social de donde provienen. Aún negándolo, con sus
actitudes, legitimidad a la escuela y dificultando el desempeño de su función reproductora, el
resultado final es la reproducción de las relaciones sociales existentes.”
7.5. “Desde las escuelas se culpabiliza a las familias por la baja calidad de los aprendizajes . Los
docentes perciben a estos niños como carentes de estimulación, con lenguaje deficitario , con
una socialización primaria muy precaria, que hace difícil el trabajo pedagógico. En las
representaciones de los maestros se advierte una fuerte tendencia a colocar las causas de los
magros resultados en el afuera. Sin embargo, algunos docentes reconocen que cuando
modifican sus acciones de mediación, los alumnos, aún los más difíciles se interesan y pueden
producir al mismo nivel de los demás. Pero, se advierte que estas son conceptualizaciones
aisladas.”
7.6. “La demanda de los docentes se centra en la búsqueda de la analogía entre la institución
familiar y la escuela, relacionada con la lógica del disciplinamiento. Esperan, como en otros
tiempos, que los niños ingresen al sistema con ciertos hábitos que les permitan aceptar
rápidamente los códigos institucionales. Esperan una familia que sostenga las pautas
escolares. Pero esta situación no se da, y es especialmente notable en los sectores
desfavorecidos. El habitus que pretende inculcar la escuela no tiene continuidad con el habitus
familiar. Esta discontinuidad se lee como inmodificabilidad. Podría hablarse de “sojuzgamiento
simbólico” entendiendo por tal la ruptura de las conexiones entre el habitus familiar y el
escolar provocada por un exceso de violencia simbólica, de manera tal que el niño queda
atrapado en su contexto, imposibilitado de pensarlo y de actuarlo de otra manera. Los
docentes están convencidos de que no puede y terminan colaborando con ese no poder. El niño
queda atrapado en su contexto, cumpliendo con la actuación que la biografía, anticipada por
las representaciones docentes, le ha asignado.”
7.7. “Que la actividad docente se centre en los conocimientos “prácticos”, hace que la escuela
deba relegar su función académica, cumpliendo otras que no cumple la familia o el Estado. Si
se priorizan este tipo de saberes es porque la representación de las posibilidades de aprender
de los niños de contextos de pobreza, señala claramente que no pueden acceder a otros
saberes. Si los conocimientos prácticos son los que le van a permitir una mejor adaptación a su
medio, se da por supuesta la inmodificabilidad de la realidad que rodea a estos niños, realidad
en la que ellos ocuparían un lugar bien determinado y subalterno del cual carecerían de las
herramientas para salir. Si bien , la escuela no crea la división social del trabajo, estas acciones
y otras por el estilo, la legitiman.”

15

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

16

08. Al texto lo recorren numerosas categorías que han sido rigurosamente ancladas para el abordaje y
el desarrollo de la hipótesis formulada : (1) representación, (2) conocimiento escolar, (3) qué se
aprende, cuáles son las características de ese objeto de estudio, (4) reproducción social y cultural, (5)
fracaso escolar, (6) sectores populares y la escuela, (7) vida cotidiana en la escuela, (8) maestro como
trabajador, (9) conocimiento real adquirido en la escuela, (10) saber del sentido común o hábitus. Y el
mismo sentido metodológico de (11) la entrevista (que apuntaba a desenmarañar los aspectos
simbólicos de la representación de los docentes acerca del conocimiento en la escuela,) y (12) la
metáfora como disparador de lo implícito, de lo pensado y no verbalizado. Tales categorías ofrecen al
lector no sólo el fundamento del desarrollo, sino un recorrido metodológico para ampliar las búsquedas
o profundizar algunas delas variables.

09. Hay numerosas razones – mas allá de las expresadas – por las que este libro representa un aporte
sumamente valioso e innovador, mayor aún en el contexto de los Institutos formadores de docentes.
Quiero destacar las siguientes:



la claridad, la pertinencia y la actualidad del planteo.
el rigor metodológico de su desarrollo
un marco teórico construido con una bibliografía actualizada y pertinente.
una articulación discursiva impecable en que se ensambla la experiencia, la prueba, la
explicación y la fundamentación, en un juego dialéctico entre el adentro y el afuera, entre la
práctica y la teoría, entre lo descubierto y lo presupuesto.
 la capacidad de producción conjunta, el esfuerzo común de dos colegas y estudiosas, lo que
implica com-partir las tareas de investigación, acordar criterios y redacciones, y definir un
discurso único.
 la utilidad inmediata del material para el trabajo en la Instituciones formadora y en las
Instituciones educativas y en los estamentos de decisión (porque sería muy oportuno que
numerosos funcionarios haga una lectura detenida del mismo).
 la utilidad mediata del libro: convertirse en un instrumento a imitar, una verdadera guía para
la investigación.

10. Quiero concluir robando una frase del texto que abre el libro: “Cuando en los jardines nace por
mutación una rosa nueva, todos los jardineros se conmueven. Se aísla la rosa, se la cultiva, se la
favorece... Pero para los hombres no hay jardineros.” (Saint- Exupery) MARÍA JOSÉ y MARÍA INÉS nos
proponen hacernos cargo de este jardín de hombres que es la escuela, sin descuidar ninguna:
atendiendo a la fortaleza y a la belleza de todos aquellos que nacen con todas las gracias... y reforzando
– alguna vez en serio – las atenciones, la dedicación, la preocupación por esos brotes pobres,
disminuidos, deteriorados, desvalidos, casi muertos. Sin estos necesarios jardineros, no habrá sociedad
futura. Y este libro es al mismo un llamado y una guía para que se aparezcan y se multipliquen los
“descubridores y cuidadores de rosas nuevas que son capaces de conmoverse con todos los
nacimientos”.

PROF. DR.JORGE EDUARDO NORO
San Nicolás, noviembre 2003

07
EL JUEGO DE LOS ENDECASILABOS

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

17

Soy el que pese a tan ilustres modos
de errar, no ha descifrado el laberinto
singular y plural, arduo y distinto,
del tiempo, que es uno y es de todos.
Soy el que es nadie, el que no fue una espada
en la guerra. Soy eco, olvido, nada.
BORGES, SOY (1975)

 Conocí a MARIANO a través de una de las redes sociales. Fue el azar el que nos conectó en torno al
pensamiento, la palabra, la literatura, la poesía. Hubo dos encuentros de reconocimiento y trabajo. Y En
medios de ambos, su producción. En el primero de ellos, me quedé con un anticipo de su prometida
publicación. Y allí comenzó mi trabajo.
 La idea de poner los PENSAMIENTOS en VERSOS parecía tentadora, aunque suponía que se trataba
de una empresa nada fácil. Pero, ¿por qué no confiar en alguien que se mostraba como un lector
atrevido y autodidacta que gustaba merodear o internarse por los campos del pensamiento y de la
filosofía, al mismo tiempo que circulaba por los territorios de la literatura y de la poesía?
 La apuesta de Mariano De León era a todo o nada. Siendo su primera publicación era una apuesta
arriesgada, atrevida, poco habitual en nuestros días. No resulta fácil construir poesías apelando a los
versos clásicos: el metro perfecto, la rima sonora, la musicalidad del ritmo, la elección del vocablo
justo. Y no es simple, por cierto, construir pensamientos, entretejer ideas, darle forma a las reflexiones,
ponerle palabras a la realidad.
 No hay demasiado espacio – en nuestro tiempo – para la palabra y para el pensamiento. Y menos
aun lo hay para la palabra justa y el pensamiento crítico, ese que se arriesga a marcar los defectos, a
proponer alternativas, a proponer otras miradas sobre todo lo que vivimos.
 Pero había más. Y esa fue la mayor sorpresa, al recibir sus escritos por primera vez. El autor
redoblaba la apuesta: podía haber optado por darle a la poesía la fuerza del sentimiento, y hacer que
allí hablara el corazón, brotara toda la fuerza de la emoción; y , a la vez, reservar para el pensamiento el
formato del aforismo, el comentario, el ensayo o el artículo. La distinción de los ámbitos hubiera
representado una propuesta lógica con posibilidades reales de armonizar en el mismo plano con la
creación literaria.
 Pero no: Mariano pretendía unir ambos cometidos, la poesía y el pensamiento, la literatura y las
ideas, hacer que la forma y el fondo, el contenido y el continente, se encontraran, se ensamblaran, se
articularan para lograr el mayor efecto: las ideas envueltas en poesía, el pensamiento profundo
atrapado en los versos breves de los pares endecasílabos.
 Y esta es su obra, este es el libro: un número notable de versos, pensados, creados y organizados en
torno a diversos temas que se van sucediendo como si se tratara de una enciclopedia poética del
pensamiento, de la vida, de la reflexión, de los temas y problemas que nos quejan o nos preocupan.
 El autor conoce, retoma y rinde homenaje a la tradición de la literatura española en el manejo de los
versos. Creo que lo hace con una cierta nostalgia, pensando en la riqueza productiva de aquellos
tiempos. Y se detiene en la figura de un escritor del siglo XVII, Baltasar Gracián, porque también
demuestra su admiración por la simplicidad, la brevedad, el cruce veloz e hiriente del pensamiento:
apela así a una estructura concisa y a la profundidad conceptual, volcando las ideas en el molde poético.
Se trata de una tarea para nada fácil.

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

18

 Si Mariano hubiera optado por un verso generoso, las ideas podían ser elaborada con mayores
recursos; si optaba por refranes, máximas o aforismos, las exigencias del vocabulario resultaban
menores; si optaba por breve reflexiones la posibilidad de expresar las ideas encontraba un respaldo
más simple: pero no, pretendió en su momento - y presenta ahora - lo que ha decidido: que la poesía en
sólo dos versos de once sílabas (endecasílabos encadenados) lograra envolver y expresar cada una de
sus ideas.
 Es curioso: en tiempos en que las intervenciones en las redes sociales se miden en palabras o en
caracteres, Mariano opta también por una medida, por un encuadre del que no puede salirse: dos
versos, veintidós sílabas, entre quince y veinte palabras y alrededor de sesenta caracteres en cada una
de sus producciones. Pero aquí no es el sistema el que impone y regula el número de palabras, silabas o
caracteres, sino el mismo Mariano, al elegir los pares endecasílabos. En realidad muchísimo antes que
las redes sociales, la poesía (especialmente en algunos de sus formatos) fue la primera que reguló la
extensión del discurso. Por ejemplo el SONETO (ideal): catorce versos endecasílabos, ochenta palabras y
cuatrocientos caracteres. He aquí un par de ejemplos de la producción del autor:
“Quien para impresionar siempre se excede,
conmover a su espíritu no puede.”
“Sirve la soledad de compañía
suele ser implacable todo el día.”
 Cuando las ideas se revisten de poesía tienen mayor impacto, porque la inteligencia se cruza con la
emoción, el pensamiento con los sentimientos. “Por eso necesito - afirma en una de sus novela, el
español Carlos Ruiz Zafón - algo más poderoso que una simple exposición retórica. Necesito la fuerza
del arte, de la puesta en escena. La letra de la canción es lo que creemos entender, pero lo que nos hace
creerla es la música” (El Juego del Ángel). Creemos que entendemos las ideas al leer, pero es la fuerza
del verso la que cierra la propuesta del autor en el lector.
 Este trabajo y su autor no pueden desconocer sus límites y sus posibilidades: el verso ejerce una
tiranía sobre las palabras de tal manera que a veces cuesta encontrar el vocablo justo para cerrar el
pensamiento, y se termina recurriendo a un neologismo, una palabra desusada o bien a un término cuya
acentuación no logra el éxito deseado. Por momentos, la idea debe negociar el contenido. Es lo que
hace Mariano: lucha y lucha hasta donde puede, hasta donde le dan las fuerzas y luego, nos pide que
seamos comprensivos: que más allá de las exigencias métricas hay reflexiones, ironías, observaciones,
advertencias, opiniones, pensamientos, que necesitan encontrar su lugar en el mundo de las palabras
 Hasta aquí esta innecesaria introducción, una manera de responder a la generosa invitación y
solicitud de MARIANO. De aquí en más, lo que los lectores esperan. Y el mejor augurio para el autor que
ha escrito mucho y que comienza a compartir con todos sus producciones.
“Si tras la adulación no ves la espada,
muy dócil sentirás su puñalada”
“Sencillez es amiga de los breve,
y dejo el tema, o no tendrá relieve”
JORGE EDUARDO NORO
San Nicolás, agosto 2011

08

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

19

TAL VEZ, ENTONCES, FUIMOS FELICES
EDUCADORES Y MICRO-RELATOS
Tenía diez años y un gato peludo, funámbulo y necio,
que me esperaba en los alambres del patio
a la vuelta del colegio.
SERRAT: MI NIÑEZ

Ha sido un verdadero acierto haber creado este espacio en el que se cruzan la educación, la escuela, los
relatos y los recuerdos. La posibilidad de escribir, de volcar vivencias en un formato acotado, mínimo
implicaba un desafío a la creatividad. El tema representaba un desafío a los recuerdos. Vista la
participación variada de diversos autores, y revisando la organización que realiza la responsable del
proyecto, son oportunas algunas reflexiones.

01. Los relatos, los micro-relatos operan sobre la propia subjetividad. Por más empeño que pongamos
en querer seleccionar o recortar hay algo de nuestra propia historia, de los rincones de nuestra memoria
que se cuela entre los intersticios. Y la experiencia de la escuela o de la educación está adherida a las
paredes de nuestro pasado, próximo o remoto. Cuando algo o alguien los despierta, los recuerdos van
apareciendo envueltos en sentimientos y valoraciones, como fantasmas errantes o como viejas fotos
atesoradas (que duermen en algún lugar olvidado y que solamente accedemos a desempolvarlas en
ciertos momentos íntimos, especiales, mágicos).

02. Estos relatos despiertan los recuerdos escolares que se atrincheran, se arrinconan en los pliegues
de la subjetividad para ubicarlos en una geografía incierta en la que se entrecruzan la verdad de los
hechos con lo verosímil. Será por eso, tal vez, que – en las reuniones de egresados o de promociones –
los hechos, las palabras o las figuras del pasado son objeto de una construcción colectiva. De manera
nostalgiosa o risueña, cada uno va agregando su propia muesca en el rompecabezas de la memoria y
todos terminan reconstruyendo un pasado que no es de ninguno y que, posiblemente, no guarde
fidelidad o adecuación con los hechos de entonces. Pero están allí, disponibles para las carcajadas, los
gritos, los abrazos o las lágrimas.

03.

Debemos recordar que un relato es tal si hay algo verdaderamente interesante para quien lo
construye, y es un buen relato, si ese algo lo es también para el que lo lee. En este caso, a pesar de la
singularidad de los relatos, de la convenida economía de las palabras, uno encuentra en la lectura de los
mismos un repertorio generoso de la experiencia escolar, que – como otros rituales de paso – siempre
es una experiencia única y necesaria. A veces nos deja huellas y en ellas germinan nuestros
crecimientos; otras nos dejan marcas, y por allí supuran frecuentemente nuestras heridas.

04. Nosotros decidimos a quienes

convocar, con quienes poblar de palabras el testimonio. El juego
siempre es un mapa imperfecto, mezcla de presencias y de ausencias, de explícitos e implícitos. Qué
elegimos, qué dejamos, qué incorporamos, qué silenciamos, qué nombramos, qué eludimos, que
insinuamos, porque hasta en la selección de los nombres y de las palabras son gambetas que hacemos
inconscientes para nombrar lo que queremos, usando los recursos que nos resultan más convenientes.

05. Pero la escuela – la maravillosa máquina de educar de la modernidad - es un territorio familiar, que
se puede reconocer, transitar, merodear. Lo que digamos de ella no necesita traductores. Con cada
relato se despierta en nosotros lo que todos de alguna manera vivimos (pasado y presente) en ella. No
necesitamos lazarillos que nos guíen, porque todos estuvimos – al menos una vez – en ella, como un
segundo útero en el que la vida toma nueva fuerza. Es como circular de manos de los recuerdos por los
lugares de siempre. Todos pasamos por la escuela, se nos ha pegado como una segunda piel, una
naturaleza alternativa, una experiencia ineludible en la que todos estamos iniciados. ¿Será por eso que

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

20

siempre aparece en los temas de conversación y que el “simple haber pasado” les otorga a todos la
suficiente veteranía como para hablar como entendidos en el tema?

06.

La misma clasificación de los relatos refleja este reconocimiento de territorio. No hay una
construcción extraña o ajena, sino una re-construcción categorial de lo sabido, de lo ya dado. Porque en
cada relato emerge un recuerdo de una dimensión de la escuela. Y se arma una mágica simetría entre
los recuerdos que rescatan lo valioso, lo posible, lo correcto, la norma, lo reglamentado… y aquellos que
descubren el encanto de lo prohibido, lo censurado, lo castigado, lo perseguido. Así, por ejemplo,
recordar la tarea de enseñar o los inicios del ejercicio de la profesión; los contextos conflictivos o
favorables en los que las escuelas viven ; los diversos tipos de relaciones que acompañan los vínculos
entre los alumnos, particularmente aquellos más dificultosos o atravesados por agresiones o injusticias,
o la densidad del tiempo de las horas de clase con su carga de aburrimiento; la particular configuración
de figuras docentes o de los roles escolares; o el escenario de las travesuras, los atrevimientos, las
transgresiones. De alguna manera el índice y la posterior lectura de la colección de relatos se
constituyen en una improvisada hoja de ruta por la que recorremos los diversos sitios de una realidad
que nos es familiar y con la que guardamos una secreta unión, una identidad funcional, con la que
terminamos identificándonos.

07.

Hay algunos interrogantes y observaciones formulados por la responsable1 de la idea que es
oportuno abordar: efectivamente la experiencia de la escuela parece estar más próxima a las jóvenes
generaciones, como si allí los recuerdos pudieran fluir con mayor naturalidad. Los relatos decrecen a
partir de esa edad, porque no siempre resulta sencillo hacerse cargo de la memoria, apropiarse
nuevamente de los recuerdos, darle entrada a la verdad, simplemente porque los recuerdos no vienen
solos, puros, incontaminados, sino que emergen asociados a todas las historias y no siempre queremos
despertar los fantasmas del pasado.
Pero, además, hay tres ejes temáticos que sobresalen: los afectos, la violencia y las clases de educación
física. La escuela tiene mucha carga afectiva, para bien y para mal. Allí se juegan o se han jugado
momentos muy intensos de alegría y de sufrimiento, de goce y de profundo dolor. En natural que
aparezcan ellos, y que en la reconstrucción uno vuelva a sentir aquello que íntimamente lo conmovió
(logrando, a veces, perturbar al mismo lector). Una lección, un aplazo, un fracaso, una advertencia, un
castigo, un premio esperado, una palabra, una mirada o una sonrisa son demasiado importantes en el
día a día de la escuela y en esos años en que todo es descubrimientos y aprendizajes.

08. La escuela es también el sitio en el que aparecen diversos tipos de violencia: real, directa, simbólica,
indirecta. Casi ha nacido con la escuela: la presencia de los educadores, atentos y vigilantes. El
conocimiento, el aprendizaje, la atención, los errores, las correcciones, los castigos. A la distancia
pueden ser nimiedades, en el momento: un mundo. Algo similar puede afirmarse de la presencia
inolvidable o amenazante de los compañeros: recuerdo imborrable para toda la vida o presencia
molesta, perturbadora, inquietante, cruel. Como si fuera un microcosmos que anticipa el cosmos de la
vida real, los compañeros de la escuela no son sino una muestra de todo lo que nos aguarda en la vida
misma.
Finalmente, la dinámica de las clases de educación física y la particular psicología de sus profesores
deposita muchos ejemplos: los alumnos no están allí encadenados a sus bancos ni las aulas (dos formas
de encierro), sino en un clima más distendidos, en espacio y actividades más relajadas y libres ; el
1

Algunas conclusiones: (1º) Las tres temáticas más desarrolladas en orden decreciente son La escuela: lugar de los
afectos, ¿lugar de los afectos? (11 relatos) ¿Qué pasa en la clase de Educación Física? (10 relatos) La escuela: lugar
de violencia (9 relatos) (2º) ¿Por qué el mayor número de relatos enviados pertenece a los autores menores de 20
años? En el extremo opuesto, ¿por qué el número más reducido de relatos pertenece a la franja de 30 a 40 años?

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

21

cuerpo habla a través de sus movimientos; la relación y el contacto con los docentes y los compañeros
son distintos; la forma de enseñar, aprender y evaluar cambian… y entonces, todo es posible: hay un
universo diferente – de travesuras y acontecimientos – que se asoma en ese rincón en donde la escuela
y la educación asumen otros formatos.

09. A partir de la rápida lectura de los micro-relatos hay algunas frases que quedan flotando como una
melodía que resuena en nuestros oídos o palabras que se caen de nuestros labios.
“La calma y la paz de saberla viva, me hizo dar cuenta que por fin cerré esta historia.”
“Los primeros días de clases son y serán los tiempos de conocerse.”
“Desde entonces, aunque inocente, a los ojos de todos me convertí en la maldita.”
“Nerviosa e inexperta por el pasillo, rezando un Padrenuestro, entré al aula .Necesitaba otras
estrategias para calmar a los ingeniosos terribles del grupo.”
“Conmovida, propuse al instante, leer el próximo capítulo que sabía terminaba bien. “
“La que recoge sus cosas y, con los ojos cargados de lágrimas explica por qué se march, no es la
profesora, es otra.”
“En la última hora del último día de clases nadie hace caso.”
“Fue desde primer año la chica diez, la preferida por los profesores. Su frase era: Hazte la fama y
échate a dormir. “
“Todos tiran y exigen de mí, y estoy a punto de perder mi vida. ¡Basta! ¿No se dan cuenta que
además, soy un ser humano? “
“Pensó en su esfuerzo, en los amigos que lo ayudaron a estudiar. Sin embargo no pudo con ella.
Firmó la hoja y entregó.”
“Van haciendo silencio, parece que se ponen de acuerdo, se chistan unos a otros…”
“Profe, explique, si no quieren escuchar que no escuchen, pero yo quiero entender.”
“Con el tiempo, esta realidad adversa le permitió darse cuenta que hay otras formas de vivir.
Consideró distintos proyectos a futuro. “
“Hoy me sorprende que recuerden exactamente lo enseñado, agradezcan su utilidad.”
“Era una tarde de invierno, me levanté con dolor de cabeza pero igual fui a la escuela.”
“Me alejé con la cabeza baja sin pronunciar ninguna palabra porque en ese momento eran
innecesarias.”
“Abrí la puerta del aula, pero no había nadie.”
“Ella no era muy linda, pero me gustaba su personalidad.
“Nos quedamos en silencio y comenzamos a escribir.”

22

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO
Julio 2008

09
INSTRUCCIONES PARA LEER EL LIBRO DE POESIA DE PIERO DE VICARI
AL TEMBLOR DE LA HOGERA. NOVIEMBRE 2012
 Un libro de poesía no se lee como se leen las novelas, o los ensayos, o los tratados. Hasta podríamos
discutir si es un libro: ¿un libro de poesía es pensado como libro? Por eso es necesario seguir algunas
INSTRUCCIONES para no perderse en el laberinto de las palabras.
 Un libro de poesías tiene un orden absolutamente arbitrario, dispuesto por la subjetividad del autor,
que seguramente no dispondría del mismo orden si – por alguna casualidad – un viento literariamente
inoportuno volara las hojas ordenadas para una edición o un virus subversivo alterara los archivos de los
documentos en la computadora. No es extraño que así sea: la poesía es arbitraria, las metáforas los
son, la construcción poética lo es: quitada la estructura inviolable del soneto, ¿qué ley universal, qué
imperativo categórico hace que una poesía finalice en el último verso que leemos, y no se extienda
cuatro versos o concluya tres versos antes? Es el autor el que lo determina
 Por eso este libro de poesía no pide que avancemos desde la tapa a la contratapa, revisemos la
información de las solapas, obviemos las páginas iniciales (aunque allí hay información importante),
epígrafe, dedicatorias…para ir avanzando por sus cuatro partes, y en cada una de ellas las 11, 14, 4 y 14
poesías, desembocar finalmente en el índice final.
 Pero el lector siempre es arbitrario: no lo es en la creación, pero si en la lectura y en el acceso al
libro. Está despojado del autor, lo desconoce, es un ausente supuesto pero sin posibilidad de intervenir,
y podría (de hecho lo hace) hacer su propio recorrido…
 He aquí un GPS poético para el territorio de la creación literaria de PIERO:
1º. Lea los poemas de la vida doméstica, las cosas, los lugares, los afectos en el que la escritura teje su
trama con lo familiar y cercano. Los encontrará en las páginas: 8, 9, 10, 11, 16, 18, 28, 31, 48, 56.
2º. Construido el contexto emocional aparecen los que reflejan la existencia humana, los estados de
ánimo: página 8, 15, 17
3º. Es hora de salir a la realidad, de recorrer el mundo en donde la poesía debe hacer maravillas para
poder asociar ciertos hechos con la belleza: páginas 12, 21, 22, 23, 37, 42, 66, 59
4º. Y allí asoman los paisajes que concentran en las palabras el tesoro de la mirada: 47, 33, 49, 50, 57
5º. Las cosas, los objetos quedan reflejados en 7, 13, 65, 60
6º. Las referencias y las remisiones a la historia o a los clásicos: 24, 35, 39, 40, 53, 55, 63,
7º. Y finalmente las referencias a los poetas y a la poesía: 26, 61
8º. Ahora que lo ha recorrido todo, puede mirar el título y preguntarse por qué el libro ha sido escrito,
soñado, pensado “al temblor de la hoguera”, porque PIERO asocia creación poética, hoguera y temblor,

23

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

y con absoluta libertad responda lo que le parezca bien. Y dése una vuelta por el índice, las partes en
que está dividido (y sus títulos), la contratapa, las solapas, los epígrafes, las dedicatorias y otros…
9º. El libro, sin embargo admite otros abordajes, una especie de “elige tu propia poesía” y el orden
puede ser el del autor, algunos de las clasificaciones, pero en otro orden, o simplemente ir abriendo
páginas al azar y leyendo.
 Ahora sí. Ahora que ya lo ha leído y degustado, combinado con su pensamiento y con su mundo,
puede emitir su juicio de lector. Y seguramente descubrirá que son poesías maceradas, guardadas en
barricas de buen roble por algunos años, corregidas una y otra vez, de trabajadas, poesía que muestra el
oficio de PIERO y que se descubre en el estilo que lo identifica. Es buena poesía. Y para alguien que se
alimenta de poetas y poesía, y que a su vez la distribuye a manos llenas no es poca cosas. Hacer buena
poesía, viviendo de ella, es un privilegio.

JORGE EDUARDO NORO
San Nicolás, diciembre 2012

10
ROMERO JOSE, ROMERO PEDRO (2013)
LA MARRANA. INFIDELIDAD, CELO MELANCOLIA. UNA NOVELA DE LA EDUCACION
ROSARIO. HOMO SAPIENS EDICIONES
 ¿Una novela de la educación? Fue mi primera pregunta. ¿Qué quisieron hacer sus autores? ¿Hacer
una novela en el marco de la educación y la escuela? ¿Jugar con sus actores: alumnos, directivos,
profesores? Pero NO, no era eso. Era LA EDUCACION la que entraba en la novela en una curiosa y
atrapante historia de amor…
 Mi memoria literaria quiso rastrear otros modelos. Confieso que no fue sencillo, pensando en
nuestra literatura argentina. Por momento se me apareció la obra de ALBERDI: PEREGRINACION DE LUZ
DE DIA. Pero ésta no era sólo una novela alegórica, sino una historia de amor, de un amor muy curioso.
 En esta historia está la EDUCACION ARGENTINA (la educación moderna, en general), la educación del
presente que intenta desandar el camino para encontrarse con su pasado gloriosa. Esta educación en
sus momentos de intimidad, antes de acostarse o en ciertos soliloquios se pregunta: ¿quién fue, qué fui
y por qué he llegado a ser lo que ahora soy ¿ ¿Es verdad lo que fui, es verdad lo que ahora soy? ¿AMA
DE CASA o MARRANA? Casi nos sobresaltan los interrogantes gnoseológicos del racionalismo barroco:
“Soy la escuela gloriosa y estoy soñando que todo se ha desarmado y ya nada queda de lo que con
orgullo era… o SOY LA ESCUELA MARRANA, siempre lo sido y sueño que alguna vez he sido una ESCUELA
GLORIOSA, ORDENADA, EFICIENTE, AJUSTADA Y DISCIPLINADA como sueñan las AMAS DE CASA? LA EDUCACIÓN MODERNA HA CRECIDO AL CALOR DE TRES PILARES ARTICULADOS = el ESTADO
MODERNO, la FAMILIA y la ESCUELA. Esa educación es una BUENA MUJER, UN AMA DE CASA, celosa de
sus deberes y de sus responsabilidades que ha construido todo lo que la modernidad necesita,
sembrando hábitos, actitudes, valores necesarios para la vida social, el ejercicio de la ciudadanía, el
trabajo y los afectos familiares. ¿Qué ha quedado de ellas? ¿A dónde han ido a parar la familia, la
escuela, el estado? Por cierto no son lo que en algún momento fueron, ¿sueñan con recuperar su lugar?
 Con el paso del tiempo y la consolidación de la escuela y la escolaridad (siglo XIX – siglo XX) esa
educación encontró en LA ESCUELA la forma de modelar a los sujetos que pasaron por ella (la idea de la

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

24

fabrica moderna, el hierro, da pie a la siderurgia educativa que le da forma a toda una forma de
MODELA a los sujetos y a la sociedad que crece vigilada, controlada y con las leyes y los imperativos
(familiares, escolares, sociales) debidamente subjetivados.
 Pero lentamente (como las crisis, el malestar, los comentarios, el deterioro de los materiales) este
estado de “bienestar educativo” comenzó a transformarse en SINDROME DE PLACER DISFRUNCIONAL=
la educación en la escuela y en las instituciones seguían repitiendo ritualmente lo que debían (el
ESTADO y los SISTEMAS EDUCATIVOS nunca se bajaron del mandato y los principios) pero comenzaron
a comprender que no hacían lo que quería, lo que realmente deseaban, lo que entendían que debían
hacer.
 Pero esa educación que se gestaba en la familia, se afianzaba en la escuela, y se volvía central con el
respaldo y las manos del estado, comienza a perder el amor original, comienza a perder el deseo, a
olvidar el placer, a mirar con buenos ojos otros amores, a pensarse a sí misma viviendo otro tipo de vida.
 Y allí aparece LA MARRANA, la cualquiera, la que no tiene lugar ni nombre, sino solamente un
nombre despreciable y despreciado. Es la educación que ha cerrado la exclusividad de sus agencias, la
que no se sabe bien donde está y en donde atiende, pero que – sin embargo - sabe cómo funciona y qué
enseña. Y lo curioso es que se pasa del amor habilitado y legal, al amor censurado. Lo que antes estaba
prohibido y era heterodoxo se ha instalado en el escenario y allí está polarizando el amor, robándole
(sin hacer esfuerzo) el amor a la ortodoxia, porque marrano es el hereje, aunque también la que roba el
marido.
 ES UN LIBRO QUE SE LEE EN LOS DOS PLANOS = uno es la historia central, la historia de amor, y otro,
es el lugar de las citas, del para texto. Parece que los autores hubieran estado escribiendo o sobreescribiendo la misma historia con dos registros: la historia y las referencias, el devenir del relato y los
autores, el juego de los hechos y de la realidad, los discursos académicos. Y hasta se les puede discutir
por qué algunos párrafos o títulos están en un lugar o el otro, pero una novela es una arbitrariedad
consentida y tienen derecho a decidirlo…
 El problema es el que el LECTOR también se encuentra con esos dos PLANOS y tiene que hacer sus
opciones. A veces quiere seguir el ritmo de la historia, y otra queda atrapado (como en el viaje de
Odiseo hacia su inapresable ITACA) en uno lugar o en otro. Y debe regresar, buscar el hilo, recuperar la
historia o las referencias. Una virtud, por cierto, de quienes nos entregan el libro.
 La fuerza del relato verosímil (novela) avanza mas afianzado porque se respalda en variados y muy
valiosos autores que ayudan a entender el tiempo que vivimos. Son las lecturas que pueblan las clases
de la universidad y las lecturas que ayudan a decodificar las claves de nuestro mundo. Pero es posible
que haya lectores de la novela, SOLO del relato, de la historia de amor… y otros que fijarán sus ojos
PRINCIPALMENTE en las notas, en los AUTORES, en las citas, en las páginas de la introducción y del final.
 Y aquí asoma otra observación: no hay o no habrá un solo tipo de LECTORES, sino muchos, varios,
múltiples, y esa es otra de sus riquezas. No sucede con todos los libros o con todas las novelas. Aquí, sí.
Porque aparecen reflexiones e interrogantes
(1) ¿Es una NOVELA PARA TODOS? Por momento parece más una novela para INICIADOS que
han vivido la historia y que saben de qué se está hablando, saben las aventura y las
desventuras de la EDUCACION MODERNA y saben qué está pasando hoy, aunque no conozcan
o nunca hayan oído habla de la MARRANA… y que para otros, les puede resultar complejo
avanzar sin interpretaciones y comentarios previos.

25

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

(2) Para muchos lectores se convierte en una NOVELA DE INICIACION porque han nacido y han
vivido siempre en la etapa de la MARRANA y les cuesta pensar o imaginar un cambio al
respecto, tomar nota del viejo amor, conocer la vieja historia, el pasado de AMA DE CASA, la
vigencia plena del ESTADO, la ESCUELA, la FAMILIA. Para ellos la novela le pone nombre y
relato a los que les pasa.
(3) Hay también quieres PREFERIRÁN NO VER, no oír, no continuar, no intentar: para ellos es
cómodo – personal o profesionalmente hablando - seguir hablando del amor eterno, de la
fidelidad, del valor de las promesas y de la vigencia de los sacramentos, sin reparar que allí
precisamente donde ellos ven continuidad, compromiso y fidelidad, está instalada la
MARRANA alterando totalmente la realidad.
(4) Otros se verán reflejado LOS DIVERSOS MOMENTOS DE SUS VIDAS personales y
profesionales – el DVD que acompaña el texto es una ayuda necesaria – y que no reniegan del
pasado que disfrutaron, pero que están viendo el presenta de la MARRANA que los asalta por
todos los lados, sin que aun el sistema haya tomado nota de ello.
(5) Porque hay muchos interrogantes que acompañan y cierran la lectura: ¿qué lectura puede
hacer el sistema educativo y sus administradores de esta novela? La MARRANA está en
algunos lugares y con una presencia que avanza o hace tiempo que está instalada en
PROFESORES MARRANOS, ESCUELAS MARRANAS, CLASES MARRANAS, METODOS MARRANOS,
FORMACION MARRANA… Y a su vez, para muchos - que no logran formar parte de la antigua
escuela, sin familia y sin estado- esta EDUCACION MARRANA puede ser el lugar deseado para
una tarea que se muestra humanamente ineludible.
 Se cierra el libro, hay una última mirada sobre la CUIDADA EDICION, las imágenes, el diseño. Vuelve a
su lugar el DVD. Uno comienza a pensar con quienes va a compartir este material, con quiénes puede
divulgarlo o debatirlo. Y de pronto aparecen demandas: saber qué pasara con esta MARRANA, qué
futuro tiene o tendrá, o tal vez su secreto y su esencia sea casualmente no tenerlo nunca y renovarse
siempre, e ir adquiriendo formas proteicas de amor siempre heterodoxas, siempre tentadorass y
misteriosamente eficaces. Se lo dejamos a JOSE y a PEDRO que seguramente seguirán con la historia de
la MARRANA.

Prof. Dr. JORGE EDUARDO NORO
Agosto 2013
norojor@cablenet.com.ar

11
UNAS PALABRAS INNECESARIAS
LIBRO DE POESIA DE MARIO CACERES
 Allí están las palabras, allí están los versos agazapados y esperando la lectura. Ellos son los que se
deben robar la mirada, la atención, el silencio o el balbuceo de la lectura. Por eso, estas palabras son
innecesarias. Porque aquí el que habla y escribe, el que piensa y emociona, el que conmueve y provoca
es MARIO. Creo que su juventud y su empuje, su inquietud y esfuerzo, sus ganas de conocer y de
cambiar el mundo son los motores de estos versos.
 Lo que MARIO hace es ponerle palabras a su vida, a sus miradas, a sus vivencias, escuchando las
voces que vienen de su interior y también los mensajes de la sociedad en la que habita y con la que se

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

26

compromete. Las palabras, sabias y dóciles, le obedecen, y MARIO nos va regalando – página a página
– sus sueños, sus recuerdos, sus convicciones, sus lecturas, su amor a la vida, sus experiencia, el juego
insobornable de los éxitos y de los fracasos, sus fantasmas… Y se nos entrega para que lo descubramos:
un poeta es alguien que ama desnudar su interior para que nos hospedemos en él.
 Es curioso observar como hay una variedad de títulos, temas y lenguajes que otorgan una particular
originalidad a su producción. Y también uno sabe que detrás de las palabras, está el pensamiento, que
siempre necesita abrazarse a las palabras para tener vida, y uno necesita detenerse, llamar a MARIO y
pedirle que nos amplíe su versión, que nos explique cosas, que nos dé razones. Pero un libro está hecho
para ser leído por el lector, por un lector solitario y ajeno al autor: lo dicho, dicho está entre estas
páginas, sus tapas, su portada y su final. Siempre hay un gesto arbitrario de quien escribe y elige sumar
versos y de pronto interrumpirlos, y dejarlos allí navegando en el mar de las preguntas y de las
sospechas.
 Demos un paso mas, abramos las puertas de la poesía, y entremos al corazón de la creación que allí
nos está esperando MARIO con versos como estos, para comenzar la verdadera historia:
Entonces esta religión de escritor adquirida
En la peregrinación por mil caminos recorridos
me permitirá saber que soy liberado de la esclavitud
Llegó el alba pero no despertemos aun,
Dejemos que este sueño dure un poco más
La luna entra por la ventana, haz que proyecta una única sobra.
No me pida que describa de otra manera lo que vivo
En la contemplación de mi universo
te noto ausente de mis tristeza

PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO
Diciembre de 2013

12
AQUELLOS TIEMPOS, ESTAS PALABRAS
CRISTIAN FRAU = DECIRES

Algo, que ciertamente no se nombra
con la palabra azar, rige estas cosas.
BORGES
 El correo deposita en mi pantalla una sorpresa: hay un autor, unas líneas, un archivo adjunto, un
pedido y… finalmente, las páginas de un LIBRO. ¡Vaya sorpresa!. Allí está la nueva criatura, esperando
aun el momento del nacimiento: “DECIRES” de CRISTIAN GABRIEL FRAU. Recorro lentamente las
páginas, mientras el cursor me va llevando de poesía en poesía y entorno los ojos tratando de seguir
leyendo frases, títulos, versos, y al mismo tiempo regresar al pasado.
 Hay una imagen en algún lugar de la memoria. Una imagen que da vueltas para encontrar el lugar
justo y la definición exacta. Allí esta CRISTIAN sentado en uno de los bancos del aula, adelante y a la
derecha, serio y responsable dedicado a sus cosas. Aquel CRISTIAN es el que sigue atento las clases de

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

27

LITERATURA y entrega con responsable puntualidad a los trabajo. La memoria para volverse
pensamiento tiene que generalizar los días, los lugares, los recuerdos, y es por eso que CRISTIAN se
vuelve un estudiante más que merodea entre los textos de BORGES, CORTAZAR, BENEDETTI, NERUDA,
GARCÍA MARQUEZ, SARMIENTO, HERNANDEZ O ECHEVERRIA. Allí CRISTIAN es uno más y en algún lugar
de entonces duermen sus notas y sus trabajos, las producciones, los esfuerzos y los resultados.
 Pero de pronto CRISTIAN se ha vuelto otro: seguramente le fue sumando a esas energías escolares
sus propios atrevimientos creativos. Algunos habrán llegado como cierre de alguno de los trabajos y de
las obligaciones, pero seguramente muchos otros habrán quedado sepultado en alguna carpeta,
cuaderno o rincón a la espera de la resurrección anunciada. No se puede obligar a crear, pero se puede
alentar el trabajo del creador, aunque uno nunca pueda imaginar el destino de sus creaciones, ni saber
las íntimas razones por las que cada uno elige los sonidos en la música, la textura y los colores en la
pintura, las imágenes en la fotografía o el cine, y el incesante juego de las palabras en la creación
poética, para poder expresarse, construir, proyectarse.
 En el adolescente de entonces estaba en potencia el hombre de hoy, en el estudiante se estaba
plasmando el creador de nuestros días, en aquellas producciones iniciales, escolares, clandestinas
estaban los versos de hoy. Y aquí está todo CRISTIAN en una síntesis existencial, porque quien publica
los versos, quien los hace público y los entrega sin vergüenza, desnuda sus sentimientos, su manera de
pensar y de ver la vida, los secretos de su corazón, el murmullo interior de las emociones contenidas.
 Un libro de poesía es siempre una reunión arbitraria y al mismo tiempo racional de las producciones
que se han ido sumando con el paso de los días. Seleccionar implica imponer un orden, un antes y un
después, un elegir y postergar, un preferir y desechar… pero al mismo tiempo sabemos que por alguna
intrínseca razón algunas poesías estarán en este libro y otras seguirán en los archivos o desaparecerán
sin remordimientos. Este es el libro que CRISTIAN hizo, conatrutó, no sólo porque lo escribió, sino
porque le fue dando el orden que observamos: sus tres partes, la serie de poesías, los títulos, los
epígrafes, cada detalle. Publicado, el libro pierde su libertad original y se clausura en el producto que
tenemos ante nuestra mirada. El escritor, el poeta nos dicen: aquí está lo que he hecho, esto es en
definitiva lo que quiero comunicar y expresar.
 Y es así: CRISTIAN nos ha dejado asomarnos a su pensamiento y su vida, sus emociones, sus vivencia,
su obsesiones, lo que normalmente la vida cotidiana se empeñan en ocultar: uno no conoce los detalles
de su existencia personal y familiar, la suma interminable de sus horas y de sus días, pero apenas leer los
poemas, esos íntimo secretos van asomando entre sus líneas. El amor, los otros, la mujer, el universo
cotidiano, los recuerdos, los sueños, detalles del entorno, los delirios, eso cálidos amores familiares, las
pequeñas cosas que le ponen nombre a la felicidad, el tiempo que entretejen lo que fuimos y lo que
somos, los estados de ánimo, figuras, retratos, o simplemente el fluir de la creación que construye
nuevos mundos con palabras.
 Y entonces resuenan algunas voces que nos sorprenden y nos invitan a continuar la lectura: “el que
sabe del amor/ no se atreve a decir nada”; “no ha de perder la razón/si un cielo oscuro se mueve”; “en
el triste atardecer/tomó su ausencia el dolor”; “en el cielo de las dudas/estoy contigo”; “colonicé mis
palabras en tus oídos”; “anudado en la garganta/tengo un llanto desbordando”. Y tantas más.
 Aquí está CRISTIAN, el de ayer y el de hoy, el de sus lecturas y el de su vida, el de sus palabras y el de
su escritura. Hace tiempo estuve en su vida de estudiante guiando sus aprendizajes: hoy, su generosidad
me permite estar acompañando su proceso de creación. Curiosa pirueta del destino. Seguramente
cuando vayan pasando las páginas y elijan la forma de leer sus poesías, sabrán mucho más de él, cosas
que nunca se atrevería a explicitar, pero que los versos se han encargado de plantarlas. Y lo sé, CRISTIAN
no se detendrá en esta creación, porque cuando uno árbol ya está dando frutos es porque a su lado ya

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

28

se están plantando muchos otros que esperan su momento para florecer, ya que “la poesía es el cielo de
los que creen vivir en el infierno”.
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO
San Nicolás, 2014

13
LA PALABRA, LA IDENTIDAD CULTURAL Y LA EDUCACION
FERIA DEL LIBRO SAN NICOLAS. OCTUBRE 2007

01.

El dinamismo propio de la cultura pide el soporte de una educación que contribuya a su sistemática
transmisión. La educación se asocia a la transmisión por impregnación, lo natural con lo construido, lo
asistemático con lo formal. No hay identidad cultural sin identidad educativa que se asocie para
sostenerla y asegurarle continuidad.

02.

Pero, ¿puede haber identidad cultural, si negociamos al mejor postor el modelo educación que
asumimos? La educación parece ajena a las identidades culturales: el peso de las demandas globales ha
desplazado el valor de las demandas regionales y las cosmovisiones identitarias. No es extraño entonces
que representemos la contracara de los orígenes del sistema educativo: entonces, la educación operó
como una constructora de identidad y nacionalidad; hoy la educación no hace más que aplicar fórmulas
exitosas o vulgarizadas de otras latitudes. No nos ganamos un lugar en el mundo por ser lo que somos
(conscientes de tales) sino que somos en la medida en que formamos parte de un mundo que proclama
la homogeneidad y rechaza la heterogeneidad, la diversidad, la identidad.

03. La educación tironeada

- acorde a su historia – aparece tironeada por dos vertientes: la fidelidad al
tiempo (la época en que vivimos, el ritmo de la historia) o la fidelidad al espacio (el lugar en el que
nacemos y el mundo que construimos).y sometida al eterno juegos de antinomias: tradición /
innovación, tecnología / artesanía; regional / global; vecinos y ciudadanos / consumidores; nativos /
migrantes; idioma nacional / lenguas universales; valores / modas; permanente / efímero; verdades /
simulacros.

04.

La identidad se construye también a partir de la designación, de las palabras. Y las prácticas
educativas han quedado huérfanas de palabra, han renunciado al lenguaje. Sin palabras no hay mundo,
no hay designación de entes, de cosas. Sin palabras no se pueden construir, modular, transmitir ideas. Y
cuando no hay palabras emerge el grito, la redundancia, la violencia de los gestos, las frases hechas, las
imposiciones. La ausencia de palabras construye asimetrías entre el que sabe hablar y el que no se sabe
expresar, entre el que habla y el que solamente escucha, entre el que construye los discursos y el que
los repite, entre el que manda porque sabe y el que sólo debe obedecer y callar porque no sabe. Hay un
problema de cantidad (número de palabras), de calidad (pobreza de vocablos o sinonimia), de
modulación, de escritura, de reconocimiento de código.

05.

Particularmente el universo escolar se ha vuelto refractario a la palabra: no se reconoce, no
escucha la palabra del otro (maestro, directivo, compañero, padres). Se desvaloriza la palabra del otro
(porque no sabe, porque no se sabe expresar, porque repite lo mismo, porque no tiene autoridad,
porque se mete en mi vida, porque me inoportuna). Pero se desvaloriza la propia palabra: no hablo, no
escribo porque tengo miedo a equivocarme, saber expresarme, no tener ideas, generar burlas o
rechazos. Las clases se vuelven monólogos autistas o multiplicación caótica de diálogos cruzados. Se ha

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

29

perdido la capacidad de construir la polifonía de un discurso único con muchos hablantes habilitados: el
maestro, el profesor, el director, la autoridad, los alumnos (cada uno de ellos, con sus caracteres y sus
capacidades).

06. Sólo el ejercicio de la palabra libera (Freire), porque la palabra libera el interior. “Habla corazón, por
en palabras tu dolor. Si no lo haces vas a estallar en mil pedazos” (Hamlet). El que habla se libera y libera
sus ideas, sus proyectos, sus propuestas. Se constituye en sujeto en la medida en que su subjetividad
puede hacerse objetiva: se muestra, se exhibe, se da a conocer (es lo que pienso, es lo que siento, es lo
que quiero). Pero también se constituye en un ser social, porque la palabra es ínter subjetiva. Y se
convierte en un ser político, porque el ciudadanos es el que sabe hablar, denunciar, demandar, pedir,
criticar, proponer, elegir, controlar. Si se renuncia a la palabra se pierden todos estos registros. Por eso
la historia de los pueblos permite reconocer tiempos en que las palabras están habilitadas para la
construcción democrática de las identidades y tiempos en que las palabras están censuradas porque hay
un discurso único y hegemónico que piensa y construye (o destruye) por todos.

07. En todo esto hay algo de la educación como civilización y contra la barbarie, propia del siglo de las
luces y de los escritos de Sarmiento y Alberdi (salvados los criticables criterios de inclusión y de
exclusión que formularon). Cuando alguien no se educa (porque no recibe educación, no aprovecha la
que le brindan o recibe una pésima educación) pierde las posibilidades de ser él (sujeto), de ser con los
otros (intersubjetividad, relaciones, sociedad) y de ser con todos (nación, ser político). Y cuando un
docente no ejerce su rol como debe, priva a sus alumnos de estas tres funciones vitales, porque quien
no logra esto no ejerce el rango de ser humano, más allá de que ontológicamente lo sea.

08.

Educar en la palabra implica desencadenar procesos de lectura, de escritura, de escucha y de
emisión de discursos: saber leer, escribir, escuchar y hablar. Son procedimientos acompañados de
actitudes que se respaldas en conocimientos. Hablo porque quiero y porque sé. Escribo porque tengo
cosas para decir y porque he aprendido a hacerlo.

09. Es necesario salir a la búsqueda de la palabra, del empalabramiento (DUCH) Palabras plenas de
sentido, de significados, de referencias, de acepciones. Es necesario construir en cada sujeto
diccionarios que operen desde el interior: recursos a la mano para reconocer y nombrar. El hombre se
vuelve pastor del ser (HEIDEGGER) porque opera como “pastor de la palabra”, las cuida, las alimenta,
sale a buscarlas cuando se pierde, las convierte en su rebaño simbólico.

10. ¿Qué palabra? ¿Qué lenguaje? Todas, todo: “nada de lo humano puede considerarse ajeno”. Pero
esa universalidad dialoga con el sentido de la ubicación y el criterio. En cada momento, el lenguaje
necesario, oportuno, efectivo. Para comunicarme, para demandar, para amar, para gritar, para rezar,
para enseñar, para explicar, la informar, para defenderme, para convencer. El sentido de la oportunidad
y la fuerza del lenguaje. No es sólo el lenguaje culto, pero tampoco es siempre la jerga socialmente
desvalorizada. Esa es la tarea de la escuela: lograr en los alumnos el proceso subjetivo de clasificación y
de ubicación de los vocablos y de las expresiones. Es Borges y es Soriano, es Cervantes y es Neruda, es
Cortázar y el Fontanarrosa, es el lenguaje formal de los académicos y el informal y desenfadado de los
momentos de diversión, el ceremonioso, acartonado y distante, y el confianzudo y cercano, el de los
exámenes y el de los recreos, el refinado y el tosco. De lo que se trata es de encontrar para cada
momento y lugar (situación de hablar) la palabra justa que facilita la comunicación sin desacreditar al
hablante.
Ardua tarea le aguarda a la educación y a la escuela en los inicios de un siglo que debe procesar de
manera vertiginosa demasiados cambios, en tiempos que amenazan con dejarnos huérfanos y
abandonados en un mundo demasiado grande e inseguro.

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

30

14
LA METÁFORA.
FILOSOFÍA, LENGUAJE Y POESÍA

01. "La metáfora es probablemente la potencia más fértil que el hombre posee... parece un trabajo de
creación que Dios se dejó olvidado dentro de una de sus criaturas al tiempo de formarla." La metáfora
no nombra el ser, sino que crea el ser: su función no es epistemológica, sino ontológica: en la metáfora
no es el pensar el que devela al ser, sino que es el mismo ser que habla y nosotros, al recibirlo, lo
podemos nombrar.

02. MARIO VERANDI:
“Un árbol se hace colgando un río,/ o abriendo la jaula de los pumas verdes.”
“Y un pájaro, sólo uno, /se hace con todo el aire que pasa”. PRODIGIOS
“se despierte donde se despierte/ el poema siempre es un animal sagrado”. SUPERVIVENCIA
“Levantar la cara a los relámpagos y a las gotas/ ha dejado de ser privilegio de los dioses.” ÓRBITAS

03.

El mundo, las cosas llegan a ser ‘verdaderamente reales’ sólo cuando son reapropiadas y asidas
con toda la fuerza a través de la palabra: la metáfora liga dos conceptos en una frase, aparentemente
contradictorios, pero que en dicha relación tensionante, se libera un sentido nuevo, una especie de
innovación semántica que irrumpe el curso del mundo. De esta forma, la metáfora conecta al
interpretante con los múltiples sentidos del ser verdadero que no se agota en una sola referencia a lo
real. La realidad se descubre desde las metáforas con su impertinencia semántica, porque no sólo
aporta la comprensión de un mundo posible, sino a su constitución. (RICOEUR) El mundo es
demasiado pobre, demasiado obvio, demasiado referencial: sólo las metáforas pueden crear mundo
innovadores, absolutamente imprevisibles. La palabra del poeta no está libre de la visión ordinaria de
las cosa, sino porque se ha vuelto libre para el ser nuevo que debe llevar al lenguaje. Lo propio del
lenguaje poético es, en general, abolir la referencia del lenguaje ordinario, descriptivo en primer
grado, didáctico, prosaico, y, en virtud de esta epoché de la realidad natural, abrir una nueva
dimensión de realidad que queda significada por la fábula.

04. MARIO VERANDI:
“En este momento el poeta cruza el jardín/ hacia el faro del fin del mundo/ y lo persiguen las chispas
del otoño.” JARDINES
“Estalla el cielo / entre las hojas del agua /, entre las hojas verdes de la tierra en viaje”. ÓRBITAS

05. La metáfora es una palabra viva que el uso aún no ha vuelto común, y en este sentido la metáfora
irrumpe en el discurso, y recoge la tensión, entre designación y sugerencia, imaginario y relevancia,
denominación y plurisignificación, precisión y resonancia afectiva... en vez de una correspondencia
absoluta entre lo expresado y lo referido, se da una analogía o una correspondencia del “ser como” de
un orden extralingüístico: entonces la analogía no es sólo un rasgo del lenguaje, sino un rasgo de la
relación del lenguaje con el mundo; el mundo no se manifiesta como un conjunto de objetos
manipulables, sino como el horizonte de entes posibles que en muchos casos nos son dados, pero que
en muchos otros son construidos a través de la palabra viva.

06. MARIO VERANDI
07. RASGOS Y CARACTERES DE LA METÁFORA (RICOEUR)

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

31

7.1. LA METÁFORA ES UN RECURSO DE LA FRASE, NO DE LA PALABRA. La metáfora procede de una
semántica de la frase antes de implicar una semántica de la palabra. Se trata de un fenómeno de
predicación. Es resultado de poner dos términos en tensión (“manto de dolor”, por ejemplo).

7.2. LA METÁFORA PROCEDE DEL CONFLICTO ENTRE DOS SIGNIFICACIONES. La interpretación
metafórica supone una interpretación literal que se destruye. Se trata de producir una “contradicción
significante”, la tensión de la que antes hablábamos es una tensión, más que entre dos términos del
enunciado, entre dos interpretaciones suscitadas por la metáfora. Esta transformación impone una
torsión, que provoca una extensión de sentido, lo cual produce, a su vez, la creación de sentido de las
palabras. La metáfora aparece por una inconsistencia del enunciado interpretado literalmente; esta
inconsistencia es una “impertinencia semántica”.

7.3. LA METÁFORA PERMITE CAPTAR SEMEJANZA. Lo que está en juego en el enunciado metafórico
es captar un “parecido”, una semejanza, allí donde la visión ordinaria no percibe ninguna
conveniencia mutua; es un error calculado, asimilar cosas que no van juntas. Decía Aristóteles, en
este sentido, que “hacer buenas metáforas es percibir la semejanza”. El funcionamiento de la
metáfora es aproximar lo que está distante. Opone a la teoría clásica de la sustitución una teoría de
la tensión: si nos quedamos en la concepción clásica, la metáfora no es más que un tropo, una
sustitución de una palabra por otra, y la semejanza entre ambas es la que permite tal intercambio. La
metáfora es una creación instantánea, es una innovación semántica en el choque entre dos
interpretaciones. El momento creador reside en la emergencia de una nueva pertinencia sobre las
ruinas de la predicación impertinente. Aquí es importante la semejanza. No por la semejanza aparece
la metáfora, sino porque se da la metáfora aparece la semejanza, la aproximación; esto es, la
asimilación predicativa. Esta nueva pertinencia suscita la extensión del sentido de las palabras
aisladas: el fenómeno principal para la retórica clásica pasa a ser segundo en esta nueva comprensión
de la metáfora.

7.4. LA METÁFORA NOS INFORMA SOBRE LA REALIDAD. La metáfora no es un ornamento del
discurso. La metáfora tiene mucho más que un valor emocional, es una información nueva, nos dice
algo sobre la realidad. La innovación semántica está constituida y producida por el trabajo de la
imaginación. La imaginación desempeña el papel de un libre jugar con las posibilidades, en un estado
de no compromiso con el mundo de la percepción y de la acción. En este estado ensayamos nuevas
ideas, nuevos valores, nuevas maneras de ser en el mundo

08. FILÓSOFOS Y POETAS
HEIDEGGER: LA PALABRA
Nada, nadie, nunca
Ante cada algo, a todo luego y allí
Se eleva la palabra
Desde el abismo, que prestó,
Lo que a todo fundamento
Malogra,
Dado que sólo la alianza con lo dicho
A cada cosa arma en cosa
Y dispersa, confusos,
A los perseguidos sentidos.
HEIDEGGER: ALGUNOS
Sólo unos pocos,

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

32

pero de acuerdo
en lo solitario
de lo único uno,
de lo mismo:
sólo ellos escuchan el lenguaje
de los lenguajes.
El lenguaje es la conversación de la diferencia del ser.
El lenguaje juega en el sonido del silencio.
El lenguaje es la noticia primordial que da testimonio del mundo.
El lenguaje irradia el cielo a la tierra.
VERANDI MARIO: JARDINES VIII
Ellos no harán nada para impedir
que los veamos morirse
gota a gota como canillas mal cerradas
grillos vaquitas de San Antonio
escolopendras escarabajos
bichos.
Aparentemente la muerte
de los efímeros no complica
para nada la
salida del sol o el nudo de los lujuriosos.
Y sometidos como estuvieron
a la tiniebla a la penumbra
vagan erróneos en el resplandor
acuden con ojos vendados
a la camilla de tortura
entregan sus cáscaras sin ningún encono
igual que las valijas para un viaje.
Como nosotros
son una circunstancia del sueño.

15
DOÑA JULIA
HORACIO INSINGER (PATO SINGER)

01. ¿Qué es DOÑA JULIA?

Una hermosa historia surgida de la memoria del AUTOR, que ha trabajado
con su pasado para construir un relato simple, verosímil, inquietante. La imaginación no es nuestra
facultad más rica, pero tiene un gran poder de creación y de combinación, a partir de todos los datos
que le van cargando los sentidos. Las fotos que asoman entre las páginas (como se afirma en el prólogo)
son fotos familiares, los lugares pueden ser algunos de los conocidos sitios de esta ciudad, y las palabras
son las que cualquier vecino puede pronunciar. Con esa tela, con esa trama está construida esta novela.

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

33

02. Hay

UN LENGUAJE sencillo, directo, coloquial, atravesado siempre de breves descripciones y
muchos diálogos, con personajes que se encuentran y se muestran tal como son. Hasta los nombres son
los que utilizamos en cada barrio o familia, y funcionan con una absoluta naturalidad en el desarrollo del
relato. Los títulos de los diecisiete capítulos navegan entre las viejas costumbres de las novelas del
pasado y las concisas menciones de nuestro tiempo. El autor no ha querido construir otro discurso,
crear otro clima narrativo o elegir otras estrategias literarias, porque ha fijado su intención en la historia
que quiere presentar. De alguna manera hay cierta continuidad con las historias con finales
inesperados de sus CUATRO CUENTOS DE LA VIDA (2013), en donde el lenguaje, la trama, las relatos
respiran un clima análogo.

03. Pero

sólo con estos INGREDIENTES NO HABRÍA NOVELA, sino un simple relato costumbrista
(relaciones familiares, violencia, papel de hombre y de la mujer, celos e infidelidades, amores,
soledades, solterías, cumpleaños, secretos nunca revelados, chismes y comentarios, trabajos,
borracheras2). Y aquí brota el aporte original. Porque hay una historia, una historia simple que en su
simplicidad logra sorprendernos con giros inesperados, posibles, verosímiles, y es allí donde la historia
comienza a caminar con pasos propios y eligiendo su rumbo. Porque allí se corre el telón para poder
ver el verdadero brillo del relato y la astucia del escritor para ir desatando y cruzando los hilos de la
trama.

04.

Detrás de una aparente linealidad del relato, hay UNA HISTÓRICA CÍCLICA. Las historias cíclicas son
historias que se repiten y vuelve a repetirse. El autor juega con el lector que acepta el reto: disfrutamos
tratando de adivinar qué es lo que va a pasar y al mismo tiempo no tenemos certeza alguna sobre el
desarrollo y sobre el final. Porque las historias cíclica o las concepciones cíclicas del tiempo y de la
historia, saben que el tiempo, la vida, la existencia se repiten, pero que nunca son copias exactas de lo
sucedido, sino siempre, una nueva versión. Entonces comprendemos que lo cíclico es siempre una
combinación entre lo sabido y lo inesperado, entre lo conocido y lo impensado. Por eso el autor juega
con nuestra confianza y sorprende sagazmente nuestra ingenuidad, porque hasta las palabras en boca
de otros no son las mismas, no significan lo mismo. No vivimos nunca la misma vida, aunque los lugares,
las personas y los hechos aparezcan como análogos o similares: no nos bañamos dos veces en el mismo
río.

05.

Los CAMBIOS DE TIEMPOS, los juegos de nombres, las personas que se muestran y se ocultan, que
son unas en la realidad y que son otras en el recuerdo, revelan un quiebre con la TEMPORALIZACIÓN
LINEAL (coincidencia plena entre el orden cronológico propio de la historia y el orden textual del
discurso): ese tiempo que se quiebra, a veces, es solamente una proyección de lo que nosotros mismos
queremos, de nuestros propios fantasmas. ¿Quién no quiere ser y haber sido, vivir y descubrir la vida de
los que fueron antes? ¿Quién no quiere burlar al tiempo, salirse del presente, encontrar los secretos
del pasado, y algunas imágenes del porvenir? El autor camina siempre con nosotros: primero nos
engaña con una historia que parece demasiado esperada, pero luego produce el giro narrativo y nos
sobresalta: cuando uno cree que ya lo sabe todo, en realidad no sabe nada, porque hay que avanzar de
su mano, abriendo una a una las puerta que nos señala para que nos asomemos al relato.

06. Y aquí hay otro recurso que cruza ESPACIO Y TIEMPO: el espacio conserva la linealidad, mientras
que el tiempo juega con los cambios. Los cambios de mundo no son cambios de escenarios sino cambios
de épocas. El topos de mantiene mientras el cronos se altera, y con el cambio en el tiempo cambian los
habitantes del espacio. Uno puede atravesar el espacio, recorrerlo, ir de aquí para allá, pero no puede
2

Es curioso como el AUTOR reconstruye el pasado con los retazos de su memoria, de los dichos de terceros y de
sus propias experiencias: JULIA guarda un regalo muy querido, una cámara fotográfica. Por el nivel social de los
personajes, debería ser una máquina popular y propia de su tiempo, pero la afición del AUTOR por la fotografía le
hace incorporar la CÁMARA LEICA. Los discursos dicen porque lo que explícitamente queremos decir y por aquello
que también nombramos, a pesar de nosotros.

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

34

moverse en el tiempo, sino en una sola dirección: del presente hacia el futuro, dejando atrás el pasado.
Podemos avanzar, pero no podemos retroceder: tenemos memoria, pero no tenemos el poder la
anticipación. Siempre el espacio se asocia al tiempo, pero en este caso se disocia pidiendo mantener el
espacio en el ámbito de lo real y el tiempo en lo irreal. Este recurso temporal es clave y lo será hasta el
final, porque utiliza una TEMPORALIZACIÓN ANACRÓNICA, es decir aquella por la que el orden del
tiempo de la historia se altera en el tiempo del discurso, mediante saltos desde el relato hacia atrás
(ANALEPSIS) o hacia adelante (PROLEPSIS)3. Y de allí también el carácter cíclico del relato.

07. No podemos dejar de reconocer el valor asignado al SUEÑO y la VIGILIA, a ese tránsito de cuasi
muerte en el que dejamos la conciencia para sumergirnos en un estado de tránsito interior a un mundo
atravesado por la imaginación. En palabras de BORGES: “Si el sueño fuera (como dicen) una tregua, un
puro reposo de la mente, ¿por qué, si te despiertan bruscamente, sientes que te han robado una
fortuna?” Sueño y vigilia, dormir y despertar, conciencia e imaginación. Pero el sueño, en esta novela,
siempre provoca una situación de PASAJE, de cambio, de mágica e inexplicable transformación, porque
el relato sabe jugar con estos cambios bruscos, repentinos, inesperados, allí donde se cifran los mayores
sobresaltos. Podría ser una enfermedad, un fármaco, un viaje, una muerte, pero no; aquí, es el sueño.
Hay dos capítulos – el quinto y el décimo sexto – en el que dormir significa transformarse. No es algo
propuesto o buscado, sino que deviene como fuerza del destino. No se trata de cualquier sueño, sino el
sueño que nos regala un despertar en el que todo ha cambiado y todo se ha transformado, sin poder
retornar al mundo abandonado, sin despedidas, sin adiós.

08.

Me voy a permitir una digresión que permita relacionar al autor con la literatura universal. El
SUEÑO ha sido y es el soporte que permite pasar de un mundo a otro, de un tiempo a otro, de una
vivencia a otra. Y aquí el autor parece hacerse eco de las mas reconocidas tradiciones literarias: (1) el
sueño de ADÁN en el paraíso, que al despertar encuentra que Dios ha formado a EVA, (2) el sueño
profundo de ODISEO que regresa a su isla Ítaca, conducido por los Feacios que lo depositan en las playas
de su tierra para cerrar su periplo heroico, (3) el sueño de SEGISMUNDO en la obra de CALDERÓN DE LA
BARCA que le permite pasar de la prisión para despertar en el palacio, y regresar nuevamente a la
prisión, confundiendo mundos y realidades, (4) el trágico volver a la realidad de GREGORIO SAMSA en la
Metamorfosis de KAFKA, que despierta una mañana después de un sueño intranquilo, convertido en un
monstruoso insecto (el espacio, la habitación, sigue siendo el mismo, pero el es ontológicamente
distinto, aunque en su interior siga deliberando y sufriendo el mismo sujeto). (5) los recurrentes sueños
de BORGES que no logra distinguir en qué mundo está o vive: “¿Quién serás esta noche en el oscuro
sueño, del otro lado de su muro? Con frecuencia he soñado que estoy atrapado en un cuarto. Trato de
salir, pero vuelvo a entrar al mismo o a otro cuarto. ¿Se trata del mismo cuarto?, me pregunto. ¿O acaso
escapo a un cuarto exterior? ¿Estoy en Buenos Aires o en Montevideo? ¿En la ciudad o en el campo?
Toco la pared para intentar descubrir la verdad sobre mi paradero, para encontrar una respuesta a estas
preguntas. Pero las paredes son parte del sueño. De modo que la pregunta, al igual que el que la hace,
regresa eternamente a ese cuarto.”4
3

La ANALEPSIS es una técnica narrativa, utilizada tanto en la literatura como en el cine y las series de televisión.
Consiste en trasladar momentáneamente la acción a un momento del pasado, para luego volver al punto temporal
actual de la historia. La analepsis, que en su acepción anglosajona se conoce como flashback y es, también, en
castellano, muchas veces referida con esa denominación, se utiliza generalmente para narrar eventos que
sucedieron en un momento previo al segmento temporal principal de la historia. PROLEPSIS es una palabra que
proviene del griego prolambanein, que significaba, literalmente, anticipación. Cuando se aplica a un contexto
literario se refiere a un salto narrativo hacia adelante, mediante el cual el receptor recibe algún tipo de adelanto
de lo que va a suceder posteriormente con la trama. De este modo, antes del final, el lector ya sabe lo que va a
ocurrir, o parte de lo que va a ocurrir.
4
BORGES: EL OTRO hay dos BORGES, uno que vive en 1969 o en 1972… y otro que aparece sorpresivamente en un
banco de una plaza y que es el mismo Borges del pasado, de 1918. ¿Quién sueña o ha creado a quien? “Si esta
mañana y este encuentro son sueños, cada uno de los dos tiene que pensar que el soñador es él. Tal vez dejemos
de soñar, tal vez no. Nuestra evidente obligación, mientras tanto, es aceptar el sueño, como hemos aceptado el
universo y haber sido engendrados y mirar con los ojos y respirar.” Hay cierto horror en estos cambios de tiempo,

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

35

09. EL

AUTOR TIENE SU PROPIO ESTILO, construido – tal vez – en el trabajo en los medios, en ese
curioso maridaje entre la música y las palabras, y con otros soportes creativos. Rápido, directo, con las
acotaciones mínimas y atravesado por diálogos permanente. No sabemos si se pudo escribir mejor esta
historia. Es SU historia y generosamente nos la entrega para que disfrutemos de ella. No es fácil asignar
valor literario a cada producción, aunque es verdad que algunos autores tienen mayor oficio que otros.
Lo cierto es que es una historia que merece ser leída, paso a paso (sin adelantarse para no tropezar),
para poder llegar al final.

10. Esta novela es UNA BELLA HISTORIA DE AMOR. Y las bellas historias de amor no tienen finales que
podamos o debamos anticipar. Son bellas porque son inesperadas, imposibles de imaginar: no nos
depositan en un final conocido, en el que ya sabemos que será de la vida de unos y de otros. A eso
apuesta el autor: una bella historia de amor tiene algo de esfuerzo cíclico y permanente, como un SÍSIFO
cotidiano se debe a la recurrente tarea de olvidar y recordar, de llorar y de reconstruirlo todo. Aunque
muchos intenten olvidar, la piedra que cada día suben a la montaña volverá a caer: no hay olvido, sino
siempre futuro.
DOS AUGURIOS para cerrar estas palabras mínimas: (1) que abunden los lectores que se enamoren de
los personajes de la historia y que se contagien de esos sueños imposibles que moran en el interior de
cada vida; libros y escritores reclaman numerosos e inquietos lectores para que las historias tengan vida
propia; (2) que el autor siga firme en sus producciones y que nos sorprenda con otros regalos frutos
todos de su pensamiento, su escritura y su siembra. Hay muchos personajes que están aguardando
para nacer y tener vida, personajes a quienes se les pueda escuchar decir: “La noche que le prometas
amor eterno y estar con ella hasta el día de su muerte será la última en este tiempo”.
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO
AGOSTO 2013

16
PRO-LOGO
ABRIR LAS PUERTAS A LA PALABRA SIN VERGÜENZA
IGNACIO VILLANUEVA: LA VERGÜENZA INSTALADA
 A veces los prólogos son innecesarios. ¿Para qué anteponer nuevas palabras a las buenas palabras?
Se corre el riesgo de convertir al prólogo no sólo en innecesario sino en inútil porque suelen ser páginas
que rápidamente se eluden para ir directamente al corazón del libro. Este prólogo responde a una
generosa invitación del autor, a quien conozco desde hace muchos años, y sólo pretende ser una llave,
un picaporte que abra las puertas de entrada a los quince buenos cuentos que nos regala.
 Estos cuentos no necesitan presentación simplemente porque tienen vida propia, tienen fuerza
narrativa y los personajes van saliendo a nuestro encuentro para colgarnos sus historias, sus males, sus
desventuras, sus ocurrencias o sus padecimientos.

porque uno no parece poder escapar. Por esa huida final: “Al día siguiente no fui. EL otro tampoco habrá ido. He
cavilado mucho sobre este encuentro, que no he contado a nadie. Creo haber descubierto la clave. El encuentro
fue real, pero el otro conversó conmigo en un sueño y fue así que pudo olvidarme; yo conversé con él en la vigilia y
todavía me atormenta el encuentro”.

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

36

 Sucede algo curioso que seguramente sabrán comprender los futuros lectores: estos cuentos han
sido producido con oficio, sobre todo con buen dominio en el uso de la palabra. Ignacio Villanueva sabe
lo que hace y hace lo que sabe. Se mueve en un territorio conocido y da cuenta de ello. No sólo es una
buena escritura, sino que los cuentos parecen reproducir su palabra, su voz: uno lee y tiene la sensación
es estar escuchando al autor que pronuncia con nosotros cada palabra, haciendo las acotaciones o
dando sus explicaciones, ya que es su voz la que está contando o teatralizando cada una de las historias.
 Y eso es lo bueno de estos cuentos que seguramente resultarán del interés y el agrado de muchos:
son cuentos de buena factura, cuentos que vale la pena leer, comentar, analizar, cuentos para leer
solos, de a dos, en orden progresivo o aleatorio, en clase, en cualquier sitio. Cuentos para volver a
contarlos, para traducirlos en dibujos, volcarlos al papel o para representarlos.
 Esa buena escritura – que seguramente proviene de su vocación de educador y del ejercicio de la
profesión docente en la especialidad – le permite elegir las palabras, construir los giros, hacer
remisiones a textos de otros autores (sin mencionarlos), dosificar la tensión narrativa, demorar los
hechos, buscar paso a paso el final de cada historia. Construye bien los escenarios, entreteje los
momentos y las situaciones, hace que cada cuento se sienta cómodo en los lugares y contextos que se
requieren, y juega con pequeñas digresiones para distraernos mientras la historia toma fuerza y nos
conduce hasta las palabras definitivas.
 Hay una galería de curiosos personajes, pero también abundan las referencias geográfica: uno va
recorriendo la Argentina de mano de esos desconocidos que habitan el paisaje porque el autor quiere
que nosotros encontremos el sitio justo para que cada personaje tenga vida propia: esas existencias se
explican por lo que son y por lo que han sido, por lo que les toca vivir y por lo que la existencia previa ha
hecho de ellos. Ignacio nos recuerda que somos lo que hemos hecho de nosotros y también lo que los
demás han hecho con nosotros. Aquí la muestra es generosa.
 Siempre nos esperan buenos finales, finales que no adelanto, pero que encuentra el remate justo, las
palabras necesarias, como para explicarlo todo y cerrarlo de una manera precisa: “A una cuadra las
esperaba el carro de la policía”; “A la mañana siguiente supe que también se la había tragado el río”;
“Metió su mano en la orilla, se mojó la cara, prendió el ultimo puro casero, se acomodó en el madero y
lloró a su Josefa hasta la caída del sol”; “El dueño de las cadenas festejaba en la mesa contigua el triunfo
de la democracia”; “Por la luneta trasera del colectivo se pudo ver al ciego cruzando del brazo con la
anciana en un vaivén acompasado de desgracia y soledad”; “Y se fue en aquel Falcon verde cuando la
familia de su amigo lloraba en la sepultura”.
 Así como hay territorio, hay contexto histórico y hechos de nuestra sociedad. Villanueva pone en
sus cuentos los escenarios geográficos que vive y que ha conocido en su vida. Pero también ubica a sus
personajes en los vaivenes de la historia distante y reciente de la Argentina: el proceso y las noches
oscuras, la democracia, los inmigrantes, el mundo del trabajo, las grandes ciudades, las costumbres
atemporales de los pueblos del interior, se instalan en las diversas páginas.
 Nos resta preguntarnos POR EL CURIOSO TÍTULO de la colección de cuentos: LA VERGÜENZA
INSTALADA. Puede que sobrevuele la perplejidad en la lectura de cada uno, hasta que finalmente se
encuentre la razón de ese título preciso. ¿Fue el título el que guió el proceso se creación o fueron los
relatos reunidos los que motivaron el título definitivo?
 Lo primero que nos viene es la VERGÜENZA que José Hernández y su gaucho sabio parece descubrirla
en el canto XXXII de la segunda parte y no la quiere soltar: (1) “y es bueno que lo recuerden:/ si la

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

37

vergüenza se pierde/ jamás se vuelve a encontrar.” (2) “Procuren de no perder ni el tiempo ni la
vergüenza”; (3) “Pues no es vergüenza ser pobre/ Y es vergüenza ser ladrón.5
 Ignacio Villanueva trata de explicar esta decisión en sus palabras iniciales y en un epígrafe de la
retórica de Aristóteles (que también aparece en uno de sus cuentos). ¿Qué es la VERGÜENZA?
Relacionada etimológicamente por la verecundia, hace referencia a la reserva, a lo privado, al pudor, al
respeto por la propia intimidad. Y aparece defendida por la buena gente, en quienes operan principios y
referencias, moral y conducta, y que por lo tanto se avergüenzan ante sí o ante lo demás por lo que
pueden haber hecho, por lo sucedido. Para otros, la vergüenza es desconocida o negada y aparece en
reconocidas frases: Perder la vergüenza: ¡Qué vergüenza!; Ser un sinvergüenza; Vergüenza ajena:
¡Debería darte o darles vergüenza!
 En la filosofía, ARISTÓTELES no es el único que ha escrito sobre el tema: son relevantes los aportes de
dos filósofos imprescindibles: SPINOZA y SARTRE. SPINOZA – un especialista en las pasiones del alma –
afirma que “La vergüenza es una tristeza, acompañada por la idea de alguna acción que imaginamos
vituperada, condenada por los demás” Y establece diferencia entre la vergüenza y el pudor. La
vergüenza es, en efecto, una tristeza que sigue a la acción de la que uno se avergüenza. En cambio, el
pudor es un miedo o temor a la vergüenza, en virtud de lo cual el hombre se abstiene de cometer algo
vergonzoso. A quien puede sentir vergüenza le antecede el pudor. Mientras que al desvergonzado se le
suma la impudicia, la incapacidad de pensar que algo puede ser considerado malo
 En SARTRE – por su parte - la vergüenza se asocia a las relaciones intersubjetivas y remite a la
situación de ser sorprendido en algo no decoroso, indigno, malo. No se trata de ser observado, sino
sorprendido. La mirada del otro nos hace conscientes de nosotros mismos pues el otro nos objetiva, y
sentimos vergüenza de hacer manifiesto nuestro ser y nuestro hacer. En la vergüenza se da una cierta
duplicidad, porque es vergüenza de uno mismo, pero de uno mismo al ser visto por otro, es por lo tanto
una de las más importantes expresiones de la experiencia intersubjetiva, de la experiencia o presencia
del otro, que siempre amenaza nuestra libertad.
 ¿Por qué la vergüenza es una línea transversal que atraviesa estos cuentos? Porque las historias y/o
las acciones de los personajes provocan vergüenza por lo que son, por lo que hacen o por lo que
muestran. La labor del autor consiste en mostrar, exhibir, iluminar, des-cubrir lo que no se ve, lo que
nosotros manejamos en privado, solos o en la intimidad con otros. Es lo no público, no necesariamente
malo, pero sí ridículo, gracioso, condenable, vergonzoso. Estos cuentos – tal vez sin proponérselo reflejan nuestras vidas y nuestra sociedad, nuestra historia y los lugares en que vivimos, los fantasmas
que habitan nuestro interior, y por eso Ignacio no hace mas que mostrar lo que todos nosotros (como
individuos y como sociedad) vivimos y no queremos ver o descubrir o hacer ostensible: nuestros
infiernos, nuestras debilidades, algunas de nuestras costumbres indignas.
 Cada uno de los personajes - en la intimidad, cuando nadie los ve, ni lo imagina – se vuelven
violentos, ejercen un poder sin límites, traicionan, descubren todos sus defectos, no temen violar o
amedrentar a otros, torturan, hacen desaparecer, se pierden para siempre, matan. Y estos hechos
55

HERNANDEZ, MARTIN FIERRO Y LA VERGÜENZA. EL VIEJO VIZCACHA = ¿SIN-VERGÜENZA?
Procuren de no perder
Ave de pico encorvado
Muchas cosas pierde el hombre
Ni el tiempo ni la vergüenzaLe tiene al robo aficiónQue a veces las vuelve a hallar;
Como todo hombre que piensa
Pero el hombre de razón
Pero les debo enseñar,
Proceder siempre con juicioNo roba jamás un cobreY es bueno que lo recuerden:
Y sepan que ningún vicio
Pues no es vergüenza ser pobre
Si la vergüenza se pierde
Acaba donde comienza.
Y es vergüenza ser ladrón.
Jamás se vuelve a encontrar.

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

38

graves, se asocian con otros menos relevantes: no soportan su cuerpo, no toleran sus defectos,
confunden sus horarios, tienen extrañas costumbres domésticas o son demasiado caricaturescos y
ridículos. La vergüenza no está en el desenlace, sino en la historia misma porque la vergüenza está
definitivamente instalada en nosotros y en la sociedad.
 No debemos recomendar la lectura de los cuentos de Ignacio Villanueva porque sería un gesto
redundante. Sólo no queda abrir la puerta e invitarlos a entrar, a dar vuelta las páginas y encontrarse
con el COMISARIO, DOÑA MIRANDA, JOSEFA, SAMUEL, IRMA, JERONIMA, EL SOLDADITO, LA SEÑORA
MAYOR, EL POLACO, EL CORRENTINO, LA ROSARINA, GIGI, EUSEBIO, OMARCITO, EL AMA DE CASA
VICTOR, MARIO: nos están aguardando impacientes para conocernos y transmitirnos sus historias. Y
seguramente nos quedaremos con ellos y trataremos de comprenderlos.
 Pasen, el lugar estar servido: “La tardecita estaba tibia y el sol no quería abandonar el poniente, ideal
para una pesca tranquila. La gente tomaba mates en la orilla del canal sobre la entrada que hace el
brazo del Yaguarón. Bajé de la bici armé una línea y me senté a esperar”. ¿No es maravilloso?
JORGE EDUARDO NORO
Noviembre 2014

17
UNA REVUELTA CONTAGIOSA
PROLOGO AL LIBRO ADN- 2014
ANTOLOGIA DOCENTES NICOLEÑOS

No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte, que es casi un deber.
No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo.
WALT WHITMAN
 En el movimiento educativo y literario iniciado con la REVUELTA LITERARIA, se puede observar una
constante: hay una producción expansiva que al tiempo que compromete cada vez a más adolescentes e
instituciones escolares, va ampliando el número de sus manifestaciones creativas: cantidad y amplitud
de producciones y de expresiones artísticas. Pareciera que no tiene límites: se propone llegar a todos y
se propone involucrarlo todo. Tal vez por eso tenga relevancia educativa: partió de la creación literaria,
pero trata de involucrarlo todo lo que encuentra, y en educación siempre hay que apuntar a la totalidad
porque se trata de lograr el desarrollo integral y armónico de la persona.
 Pero este movimiento permanente nos provoca nuevas e inesperadas sorpresas. Revuelta: alboroto,
alteración, sedición; desorden o agitación que produce una alteración del orden público; punto en que
una cosa cambia de dirección de forma pronunciada. Y aquí una nueva razón para pensar su rasgo
educativo: educar es alterar el orden, es quitar de un lugar acostumbrado, es sacar de la comodidad y el
sosiego. Educar es despertar, perturbar, mover, provocar una revolución en los sujetos, ayudarlos a
construir paulatinamente sucesivas y dialécticas formas ordenadas (cosmos) a partir del caos. La
educación es una revuelta, una serie de revueltas que producimos en nosotros mismos y en los otros.

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

39

 Revuelta = revolución. ¿Puede pensarse una REVOLUCIÓN sin los ideólogos militantes de la
revolución? ¿Puede imaginarse que el movimiento es espontáneo y natural, o se trata de una respuesta
generosa por parte de los estudiantes a la semilla que van sembrando los docentes comprometidos con
la enseñanza de la LENGUA y la LITERATURA? ¿No se trata de una respuesta a los estímulos que con
astucia han sabido manejar profesores comprometiéndose vocacionalmente con su tarea de
educadores?
 Y aquí aparece la novedad: la REVUELTA y los REVOLTOSOS necesitan de adultos generadores del
movimiento, no sólo a través de las órdenes o las consignas, sino por la capacidad y el gesto de
involucrarse en los mismos rituales de la REVUELTA. Y entonces un nuevo salto: los docentes debieron
abandonar sus lugares de autoridad y referencia, de saber y enseñanza, para convertirse en creadores,
escritores, operarios del verso y la palabra. Y el propósito no es aquí respetar el canon o trabajar la
interpretación, sino dejar que la inspiración y la escritura den rienda suelta al verso o al texto; en
palabras de GABRIEL CELAYA: “No es una poesía gota a gota pensada. No es un bello producto. No es un
fruto perfecto. Es algo como el aire que todos respiramos y es el canto que espacia cuanto dentro
llevamos”.

Estos docentes y adultos se han sumado al proyecto de la REVUELTA con una ANTOLOGÍA que los
compromete en su tarea. No son sólo usuarios de los conocimientos que deben transmitir, sino que se
han convertido en creadores de esos conocimientos, y han dignificado y le han dado relevancia a su
tarea habitual. No se trata solamente de RECUPERAR LAS PALABRAS, sino de desnudar las palabras, la
interioridad, el dolor, el recuerdo, el pasado, la emoción, la vida. Curioso: los docentes mostrando sus
vidas, su mundo interior, sin pudor, con atrevimiento, sueltos, creativos, plenos.
 La convocatoria fue amplia, y finalmente respondieron a la propuesta veintidós docentes (algunos
con antecedentes en el campo de las letras, pero otros profesores de diversas disciplinas: Matemáticas Lengua - Maestra - Artística - Historia – Comunicación) y la única consigna fue mostrar, exhibir, hacer
público escritos propios y originales, del presente o del pasado, asociado con el formato literario (poesía
o prosa).
 ¿Muchos? ¿Pocos? ¿El numero esperado? No podemos responder. No se trata de un número, sino
de creaciones. Sí podemos decir que hay una variedad interesante de docentes que producen sus
materiales desde lugares diversos, pero que se encuentran y se homogeneízan en torno a la producción
literaria, y en la decisión de “publicar” lo que les pertenecía. El lugar de los docentes es un lugar
incómodo para estas tareas, porque ocupan un lugar de poder, de administración del conocimiento y
del saber, de juicio sobre las producciones y trabajos de sus alumnos (en cada una de sus disciplinas): al
hacer ostensible sus producciones, se exponen al juicio de terceros, al juicio de todos. Cada uno de
ellos se somete a los comentarios, a las versátiles opiniones, a las preguntas: ¿por qué escribió eso?, ¿es
lo que usted ha vivido?, ¿sigue pensando así?, ¿tiene otras cosas escritas? De alguna manera hay cierta
privacidad que se desborda, cierta ventana que se abre, cierta puerta que se entorna para muchos
curiosos puedan asomarse o entrar.
 Es bueno este RECUPERAR LA PALABRA por parte de los docentes nicoleños, es buena esta antología,
es saludable, porque humaniza la tarea educativa, y la vuelve una construcción común, un aprendizaje
compartido. Estos textos en manos de los docentes nos remite a ciertas escenas de películas como THE
WALL, LA SOCIEDAD DE LOS POETAS MUERTOS o DESCUBRIENDO A FORRESTER, películas en las que los
educadores son capaces de ejercer todo el poder de su autoridad para censurar o corregir a sus
alumnos, pero son absolutamente incapaces de crear, de producir, de manifestar lo que ellos pueden
realizar. Aquí, la historia ha sido otra.

40

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

 Es bueno encontrar ADULTOS REVOLTOSOS, porque la poesía y la revuelta no son sólo cosas de
chicos y de escuelas, es cuestión de humanidad: la creación es un rasgo ontológico de ser humano:
somos porque tenemos capacidad de creación, y – sobre todo – de crear con palabras.
 Será provechosa y placentera la lectura de esta antología. Y esperemos que sean comentadas y
queden resonando en los oídos, en los pizarrones, en los anotadores, en las páginas de las redes
sociales algunas de sus frases: “llevamos en la mirada el color del hierro/ mientras desandamos un suelo
sin identidad”: “comer las palabras/ y nunca purificarme”; “¿En qué afectaría esta decisión a las
personas que conocía? De alguna u otra manera, volverían a encontrarse”; “Colgar el corazón en la
percha de tu amor./Estar colgada a la voluntad de tus miradas”; “pensamientos frustrados de una
alegría que envejece/ en cada lágrima moribunda y susurrante”; “Tratando de entender/de compaginar,
de rescatar/ para lograr una identidad”; “por eso busco cómplices y la entrego/ a aquellos que saben
que no existe la poesía/ desde el margen de la hoja, hacia adentro”; “Escribe sentada a su lado/
Tendiendo un verso sobre el tiempo Caprichoso”; “quisiera aliviarte la tristeza/ del peso en los ojos”;
“alivia el ahogo que padece mi aire/ libera mi mano en los temblores del alba”; “Me vuelvo a tu alegría,
/me quedo en tu ternura. /Abrazo este silencio cargado de recuerdos”; “quizás la muerte se acercó a
recordarle que "no es tiempo de perder el tiempo"; “Por si alguien pregunta y viene buscando/ voy
naciendo en vez de morir”; “fuego terrestre de nuestros días/ dame un aliento de tus entrañas/ para
robarle las banderas al tiempo”; “eres dispersa y ordenada, intemporal y espaciada, eres lo que los otros
quieren que seas”; “Las imágenes del tiempo recuestan la memoria entre los árboles ”; ““soy ángel
póstumo/ rincón de esperanza/ que en llagas tiende las manos”;”navegamos alucinados/ borrando el
templo de la palabra/ que no se escucha”; “Es hoy cuando el clamor/ que se yergue urgente/ debe ser
abastecido.”
 El don de la palabra es el mejor regalo que podemos hacernos a nosotros mismos y a quienes nos
rodean, y es una riqueza imprescindible para quienes disfrutan de la pasión de enseñar.
JORGE EDUARDO NORO
AGOSTO 2014

18
PALABRAS DE PUERTA A PUERTA
RICARDO SCAGLIONE: CUENTOS DE BITACORA. 2014
 ¿Qué distancia hay entre mi casa y la casa de un vecino que ha vivido en frente toda la vida? ¿Podría
uno calcular la distancia exacta que hay entre los respectivos escritorios? Esas distancias se miden en
metros, en pasos, en medidas decididamente humanas: las dos veredas, la calle, los metros que hay
entre la puerta de entrada y su escritorio, los que median entre la línea de edificación y el mío suman
veintisiete metros, es decir, unos treinta pasos.
 Pero esa manifiesta cercanía no es tal. Porque a veces nadie está mas lejos que un vecino,
precisamente porque de tan cercano terminamos por suponer que siempre lo tendremos a mano:
“Mejor es un vecino cerca, que un hermano lejos”, afirma la Biblia en el libro de los Proverbios. Y pasan
los días y los años y frecuentemente sólo sabemos de ellos por los saludos lejanos o las palabras al paso
que nos cruzamos.

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

41

 ¿Podría imaginar yo que en el escritorio y en la computadora de RICARDO SCAGLIONE, a escasos
pasos de mi casa, en la diversa geografía de la suya se estaban escribiendo estos cuentos y muchas cosas
más? Sabía ya de su dedicación al arte, a través de la pintura (con refinada técnica) y a la música, a
través de la autoría de varias canciones, pero le desconocía esta veta creativa que lo tiene aquí entre
estas páginas.
 De pronto, mágicamente, el vecino de toda la vida emergió de su casa y me disparó con estos
cuentos, accionados a distancia por el correo que los depositó prolijamente en el archivo de mi
computadora. Y sus cuentos eran todo el RICARDO que conocía y que desconocía: estaba todo en sus
palabras, en las historias, en cada uno de los personajes.
 Y se produjo el milagro: ese vecino que la vida me había mostrado de manera informal, azarosa,
mezquina, se fue revelando en cada una de las páginas. Porque las palabras tienen ese mágico encanto,
ese poder infinito, el de re-velarnos lo que no imaginamos, ni sospechamos, lo que duerme en el interior
de cada ser humano.
 RICARDO está atravesado por sus actividades y sus pasiones. Una de ellas es el RIO y no podía sino
llenar de agua, barco y río a este libro de cuentos, a su criatura. Y no me extraña por tanto que la
escritura se haya mimetizado con los rincones de su casa, y abunde en referencias a este tema, aunque
luego, las historias, sigan su propio rumbo.
 Todos sabemos que la BITÁCORA es una especie de armario inmediato al timón en el que se pone la
brújula o aguja náutica. Para los barcos que acompañaron el nacimiento de la palabra, la BITÁCORA era
un lugar seguro para guardar más seguro: la BRÚJULA. Pero el origen de la palabra es más rico aun,
porque remite al lugar en donde se vive, el lugar en el que se guardan materiales importantes de la
navegación como el CUADERNO DE BITÁCORA. Y este libro es eso: es un lugar seguro que RICARDO
quiso construirse para tener allí la brújula y al mismo tiempo para atesorar las variadas historias que
quería rescatar.
 Para alguien que ha navegado y navega en el río y es amante fiel de las embarcaciones, este nombre
y este titulo tienen muchos significados y resonancia, como lo tienen otros términos que ha utilizado en
sus palabras preliminares y en uno de sus cuentos. Hay un goce secreto en llamar a las cosas por su
nombre, especialmente a las cosas que forman parte de nuestro universo querido. Y si el autor nos abre
su casa y nos invita a entrar, es natural que nos desafíe con esos vocablos que pueden no ser habituales
para muchos de nosotros, pero que surgen espontáneamente en su palabra y en su escritura.
 Cuando RICARDO decide hacer público este CUADERNO DE BITÁCORA – tarea nada sencilla, porque
lo sé amante del detalle y la perfección – nos está invitando a compartir sus historias y sus personajes.
No pensemos, sin embargo, que su galería de cuentos obedece a una lógica propia de la navegación o
del río: aquí el AUTOR suelta amarras, pero también suelta la imaginación y la deja fluir y navegar sin
rumbo, para que vaya saltando de escenario en escenario, como quien ha descuidado la brújula y los
sistema de navegación, y deja que sea que la embarcación quien lo lleve a donde quiere ir.
 Es normal además, que quien ejerce las artes plásticas tenga capacidad para colorear los escenarios
y definir los paisajes para que cada personaje pueda hablar su idioma y presentar los secretos de su
vida. Y el autor goza moviéndonos en territorios diversos, en relatos variados y personajes increíbles.
Nos sube a su embarcación y el viaje comienza: Ivana en Parque Liond, la Aparecida del pueblo perdido,
el viaje y la muchacha que bajó en San Blas, Herlinda Gómez en ese pueblo olvidado, el reportero de
guerra en el frente, la señora Prescot y su sobrino en el extraño castillo, Dominique en el taller del
artista, los desaparecidos de la fiesta, ese largo regreso al pueblo para un reencuentro inesperado, los
vecinos del pueblo y la llegada del progreso…

LIBROS: PROLOGO Y PRESENTACIONES
PROF. DR. NORO JORGE EDUARDO

42

 A estos cuentos, RICARDO les ha asociado una serie de producciones bajo el formato de prosa
poética. Si los cuentos le han permitido dar rienda suelta a su imaginación, estos escritos le han
permitido darle un lugar a sus recuerdos y a sus emociones. Para alguien que se ha movido – por
motivos diversos – por la historia y las calles de la ciudad, conociendo a muchos de sus habitantes y
amigos, este es un lugar necesario y esperado. Y uno lee con placer esas expresiones que asoman entre
sus versos: “Lloro por la Patria cuando padece un dolor innecesario”, “la ficción se durmió para siempre
abandonada en algún rincón asustado y oculto”, “te busco en el destino inalcanzable de una mariposa
empecinada”.
 Dicen que todo ser humano tiene dentro de sí una cultura subjetiva, propia, íntima que nace y se va
con uno. Cada expresión artística es una manera de hacer que eso subjetivo y personal se vuelva
objetivo y disponible para todos: eso es lo que sucede especialmente en esta obra que con la cordialidad
y el conocido sentido de la amistad nos regala RICARDO.
 ¿Qué distancia hay entre mi casa y la casa de un vecino que ha vivido en frente toda la vida? No es
una pregunta que deba hacerme. El vecino se ha convertido en el amigo que me ha hecho partícipe de
su mundo. Un mundo que tiene la misma ciudad como escenario, ciudad “donde habito, donde intimo,
donde vivo, donde sueño, donde amo y donde también, habré de morir un día”. Y cuando suceden
estas cosas, no hay distancias.

JORGE EDUARDO NORO
San Nicolás, setiembre 2014