Está en la página 1de 3

Aditivos pArA lubricAntes

Los aditivos ayudan al lubricante a cumplir eficazmente las cuatro funciones principales que desarrollamos en el capítulo anterior:

LUBRICAR, REFRIGERAR, SELLAR y PROTEGER.

capítulo anterior: LUBRICAR, REFRIGERAR, SELLAR y PROTEGER. A continuación se describirán los aspectos más

A continuación se describirán los aspectos más importantes de la interacción de estos aditivos con el lubricante,

las partes lubricadas y otras sustancias presentes en los mismos, como el caso de los productos de la combus- tión que ingresan al cárter del motor.

Aditivo AntiespumAnte:

La función de este aditivo como su nombre lo indica es evitar la formación de espuma. La misma es un cúmulo de burbujas, el aditivo impide la generación de estas burbujas y por ende la consecuente espuma.

Es bueno detenernos a reflexionar un momento en las siguientes cuestiones:

¿Qué hay dentro de la burbuja?

Dependiendo del tipo de mecanismo y las tempera- turas del sistema, dentro de las burbujas podemos encontrarnos con dos cosas:

>Si se tratara de un mecanismo hidráulico o similar donde el aceite fuera “batido” se incorporaría aire al

mismo y al quedar atrapado formar las burbujas. En un circuito hidráulico (por ejemplo el de la pala de una ma- quinaria de movimientos de suelo) esto se traduciría en un comportamiento errático de los mecanismos debido

a la presencia de estas burbujas.

>En el caso de un motor o un transmisión (que trabajan además a altas temperaturas) dentro de las burbujas que se generan en el seno del lubricante en contacto con las partes más calientes, lo que encontraremos es “vapor de aceite”. El lubricante cambia su estado de agregación, pasando de líquido a vapor, este vapor de aceite forma burbujas y la acumulación de dichas burbujas genera espuma.

¿Qué hay de malo en que se formen las burbujas?

Como se menciona anteriormente, en el caso de un circuito hidráulico la primer consecuencia evidente será la pérdida de rendimiento del mecanismo, ineficacia en la transmisión de potencia hidráulica.

Ahora es momento de volver a reflexionar un poco acerca de las burbujas y la espuma.

Si tomamos el caso de un motor de combustión interna y suponiendo que en la película lubricantes que se halla entre el cilindro y el pistón se generaran burbujas, ¿qué sucedería?

Dentro de la burbuja existe vapor de aceite. El lubrican- te al pasar de líquido a vapor se expande alrededor de 1200 veces (aumenta su volumen) como consecuencia en el espacio que ocupa la burbuja hay 1200 veces me- nos aceite del que debiera. Al destruirse la burbuja, las partes metálicas entrarían en contacto, produciéndose fricción, aumento de la temperatura y eventualmente desgaste.

rerservA AlcAlinA:

La reserva alcalina es la encargada de contrarrestar la presencia de los contaminantes generados en la com- bustión.

Cabe recordar que en la combustión se forman com- puestos ácidos que deben ser neutralizados para no causar daños (corrosión) a las piezas del motor. Las partículas que se forman al reaccionar la reserva alca- lina con los ácidos producidos en la combustión, son mantenidas en suspensión por el aditivo dispersante, para no generar inconvenientes posteriormente.

dispersAnte:

El aditivo dispersante cumple la función de evitar que los contaminantes presentes en el aceite (por ejemplo los ácidos neutralizados por la reserva alcalina, partícu- las de carbón, etc.) se aglutinen formando partículas de mayor tamaño. Si las partículas de contaminante no fueran dispersadas podrían obstruir el filtro de aceite, depositarse en el cárter e incluso ocluir las galerías de lubricación.

¿Cómo funciona el aditivo?

Las partículas poseen carga eléctrica, como pequeños imanes, una parte cargada positivamente y la otra ne- gativamente, las partículas pequeñas se atraen de esta manera formando núcleos cada vez de mayor tamaño. El dispersante hace que las partículas se comporten de manera tal que la carga sea la misma, todas positivas por ejemplo, de esta manera al igual que los imanes las partículas se repelen entre si impidiendo la creación de partículas contaminantes de mayor tamaño.

detergente:

Los detergentes mantienen cierto tipo de contaminan- tes (por ej. los denominados barnices) solubilizados en el aceite impidiendo además al adhesión de éstos a las partes del motor. En ciertos casos estos aditivos solubi- lizan (limpian) depósitos de contaminantes en motores que con anterioridad hubieran utilizado un lubricante que causara los mismos.

AntioxidAnte:

La oxidación es una forma de deterioro químico de los productos derivados del petróleo que comprende la adición de átomos de oxígeno y es acelerada a tempe- raturas sobre los 70 ºC. Por cada 10 ªC que se eleve la temperatura la velocidad de la reacción de oxidación

se duplica. Tengamos en cuenta que la temperatura media del lubricante en el motor ronda los 100ºC, registrándose en ciertos sectores temperaturas que alcanzan inclusive los 200ºC. La oxidación también es promovida y catalizada por metales como cobre y otros. Los radicales peroxil que son los productos iniciales de la oxidación son, por si mismo, agentes oxidantes.

» Para disminuir el efecto de oxidación, se añaden antioxidantes a la base lubricante. Los antioxidantes interrumpen la etapa de propagación del mecanismo de oxidación de los hidrocarburos y descomponen la oxidación de los productos formados.

desActivAdores metAlicos:

La velocidad de reacción para la oxidación de la base lubricante, es acelerada por metales. Muchos de estos elementos provienen de los aditivos del lubricante y otros provienen de la corrosión y contaminación del lubricante. Los desactivadores de metales tienen la función de reducir esta velocidad de reacción, mediante la formación de una capa inactiva en la superficie del metal. Los desactivadores de metales son aditivos orgánicos polares que contienen nitrógeno, azufre, aminas y fosfitos como átomos o grupos de átomos donadores para enlazarse al metal y formar la especie compleja inactiva.

Antifricción:

La fricción entre superficies metálicas, provoca el deca- pado o la remoción de las capas metálicas superficiales de un motor. Los aditivos antifricción son muy polares y se utilizan para mantener una capa protectora entre las partes movibles de un motor, sometido a condiciones de alta temperatura y stress, reduciendo la fricción entre estas partes (el contacto metal-metal).

modificAdores de fricción:

Los aditivos modificadores de fricción alteran el co- eficiente de fricción del aceite de lubricación. Estos aditivos son utilizados para optimizar el consumo de combustible.

Anticorrosivos:

Los inhibidores de corrosión son sustancias especiales que se les añaden a la base lubricante para suminis- trarle mejores propiedades de adhesión. Hacen que el lubricante mejore sus propiedades para adherirse a la superficie metálica interna de un motor (evitando la corrosión de los metales) ya que forman una barrera que evita el contacto de la superficie metálica con el agua y otros ácidos extremadamente corrosivos (que se forman en el aceite de lubricación).

elevAdor de indicede viscosidAd:

El índice de viscosidad es un valor adimensional (no posee unidad de medida) y es el resultado de una fórmula que se basa en la relación de la variación de la viscosidad en función de la variación de la temperatura del lubricante.

» Un aceite lubricante no debe ser muy viscoso a bajas temperaturas para permitir un arranque fácil, pero tampoco debe ser muy poco viscoso a elevadas temperaturas para prevenir demasiada fricción y demasiado consumo de aceite

La variación de la temperatura es inversamente pro- porcional a la variación de la viscosidad, vale decir, al aumentar la temperatura del lubricante disminuye su viscosidad. Los elevadores de índice de viscosidad “amortiguan” dicha variación haciendo que al regis- trarse un aumento de la temperatura no disminuya tan marcadamente la viscosidad.

El elevador de índice imparte en el aceite mejor fluidez del mismo a temperatura ambiente, de esta manera el lubricante puede llegar más rápidamente a los lugares de mecanismo donde se requiere su presencia. Por tal motivo es que un aceite multigrado de alto índice de viscosidad sea más fluido (parezca más liviano) que uno normal o monogrado. En el caso de un motor esto favorece el arranque en frío. A elevadas temperaturas la viscosidad no disminuye tan drásticamente a medida que la ésta aumenta, mejorando la protección de la película de lubricante.

El aditivo, que es un polímero de alto peso molecular, se dilata aumentando su tamaño a medida que la temperatura aumenta reduciendo la velocidad de movi- miento de las moléculas en el seno del aceite.

depresor del punto de escurrimiento:

Los aceites minerales poseen compuestos parafínicos, que a bajas temperaturas desmejoran la libertad de fluir del lubricante.

Como el nombre lo indica, estos aditivos rebajan el punto de congelación y el punto de escurrimiento del lubricante y aseguran el flujo del mismo a bajas tem- peraturas. Cuanto menor sea el pour point, mejor es el lubricante para trabajar en invierno ya que presenta mejor fluidez a bajas temperaturas.