Está en la página 1de 40

RONIN
Hernán D’Ambrosio

©2013 Hernán D’Ambrosio

Ronin #01: Que no parezca un accidente
I kept a chain upon my door
that would shake the shame of Cain
into a blind submission
-Gotta knock a little harder - The Seatbelts
El Lungo arrima el auto al cordón; no se puede considerar que estaciona porque el VW Bora
modelo 2010 gris perlado (que consiguió como parte de pago por una deuda de un gil
cocainómano) queda muy lejos de la vereda y, además, en diagonal. Se baja con desgano del
auto, acomodándose la Luger PO8 que antaño fue de su bisabuelo en la cintura del jean,
tapándola con su buzo canguro; introduce las manos en los bolsillos para acariciarla. Camina en
dirección a la remisería de su hermana, la Bicha, pero se detiene, prefiere pasar primero por el
almacén, comenzar a trabajar con una buena provisión de cervezas. Ve que todavía no llegó el
Morta de su turno, estará haciendo horas extras. La Renault Traffic 1987 blanca todavía no está
estacionada.
Bufando se desplaza El Lungo hasta la esquina, le cuesta mover su extenso metro noventa.
Acomoda su gorra como intentando encender el motor de su voluntad, no da más de la pereza,
recién acaba de despertarse. La resaca lo está matando, ni doce horas de sueño lo pudieron
rescatar de la movida de la noche anterior.
Entra al almacén que se mantiene abierto hasta altas horas de la noche a pesar de la zona, que
todos marcan como rabiosamente insegura. El lugar es pequeño, pero, sin embargo, el espacio
está maximizado. Cuatro góndolas temáticas separan la puerta de entrada de los congelados. En
las paredes hay snacks, golosinas, tentaciones y pecados capitales. A la derecha de la entrada
hay un fortín de cigarrillos, revistas y chindogus, la zona del cajero.
En una tv de 24 pulgadas ubicada arriba de las heladeras, un informe del canal de noticias habla
de un asesinato ocurrido durante el fin de semana:
"El cuerpo de La Anguila fue encontrado muerto por la mañana, pero se presume que fue
asesinado alrededor de la medianoche cuando el mismo salía de la whiskería de La Gran Dama
con dirección hacia su auto. Se descarta el móvil del robo ya que la víctima tenía todas sus
pertenencias. Todo parece indicar que se trata de algún tipo de venganza. Recordemos que La
Anguila fue públicamente acusado por el periodista Javier Heredia de haber mantenido
secuestrada y presuntamente violado a su hija Catalina Heredia, de dieciséis años"
Algo perdido entre las góndolas, El Lungo le presta más atención a la tv que a su caminata. Se
dirige lentamente al fondo del comercio para agarrar cuatro litros de cerveza rubia no
retornable.

Se acerca a la caja para pagar. El informe termina y le deja lugar a la conductora del canal de
noticias, que traza un paralelismo entre el asesinato y el incendio de la whiskería del Rey David,
ocurrido el jueves por la medianoche:
"Con esta muerte ya no estamos tan seguros de que el incendio de la whiskería que se llevó siete
vidas sea un accidente. Comienza a entreverse un accionar violento y puntual contra un sector
de la sociedad cuya moralidad estaba puesta en duda. El jueves murió quemado El Rey David
junto con sus hijos y varios asociados. Las trece mujeres que trabajaban en el lugar resultaron
ilesas, siete de ellas eran menores de edad y declararon haber sido secuestradas y obligadas a
ejercer la prostitución. El sábado le tocó a La Anguila. Ahora nos preguntamos: ¿habrá más?
¿Es esto una venganza? ¿Tenemos que hablar de criminales o justicieros?"
Mientras le dispara al código de barras con su pistola láser, el cajero busca la complicidad del
cliente, a quien conoce desde hace tiempo ya que le compra cerveza día por medio porque se
turna con El Morta para ir al almacén:
- Ya era hora de que empiecen a matar a todos esos hijos de puta -mira la tele, no tanto al
Lungo, procesa las cuatro ventas y se prepara para embolsar las botellas de cerveza, pero
cuando levanta la vista para decirle el precio, ve que una pistola Luger le apunta casi a
quemarropa entre las cejas. Eso es lo último que ve. Se va de la vida un pobre cajero, sin decir
nada grandilocuente antes de morir, sin despedirse de nadie, de pronto, Bang-.
Con tranquilidad, El Lungo se guarda la pistola y agarra las botellas, dos en cada mano, sin
bolsas, siempre odió las bolsas. Le parece de doña o de idiota ir cargando bolsas que se
bambolean como si jugaran, cuán poca seriedad, cuánta falta de masculinidad, por Dios.
La Renault Traffic modelo 1987 que era de algún perejil del sur del país ya está estacionada,
hace años que tiene el motor limado y una patente trucha, sin embargo, no deja de pasar
verificaciones y controles policiales. El Morta debe estar adentro intentando levantarse a su
hermana como todos los malditos días, hasta que El Lungo se canse y le meta un balazo en la
pierna como viene amenazando. No es un mal amigo El Morta. Cuando están juntos, salen a
emborracharse y encaran lo que venga, pero, cada vez que aparece La Bicha, al Morta se le
traba la cabeza y El Lungo es un tipo muy celoso y violento. Más violento que celoso.
Empezó a robar cuando tenía diez años. Salía con su padre los viernes y sábados por la noche.
Eran más bien hurtos y pequeños engaños, excentricidades de una relación padre ladrón de
camiones blindados e hijo.
A los catorce, cuando se metió en la movida del paco y el poxi, necesitaba robar cinco autos y
tres maxikioscos para llegar a fin de mes.
Se escapó de tres correccionales de menores hasta que, cuando cumplió los 18, celebró su
mayoría de edad con un bautismo de sangre: se vengó en un duelo de pistolas del Malevo, ex
compañero del Negro TNT, su padre, a quien vendió sin piedad condenándolo perpetuamente a

La Bicha lo recibió con una casa prefabricada propia. hábitos y caminos de una o más mujeres. encima. entraban para arrestarlo. Cuando está de humor. sino porque le recordaba al perejil que venía del sur del país haciéndose el hippie. ordenadas por nivel de dificultad. En el amplio asiento único de la Traffic siempre hay una carpeta apoyada. Ahora usa la Traffic para trabajar. improvisa. un Peugeot 504 modelo 1991 y un turno de remisero. cuando las luces azules y rojas de los patrulleros se metían por las ventanas y golpeaban la puerta. así se tiene más ganas de abusar de ellas adentro de la Traffic hasta que llega el momento pautado de entrega y las despacha en un galpón al azar. Le recordaba cómo se dio el gusto de cagarlo a trompadas hasta noquearlo y de violarse a la pibita sin nadie que los viera al costado de la ruta. El Negro TNT le enseñó todos sus trucos. El Malevo gatilló primero. La Bicha paga muy bien las horas extras. La Bicha le había rescatado la Traffic blanca modelo 87 que tanto le gustaba. lo prendió fuego. se elevó hacia el mentón y penetró la cabeza del Malevo desde la mandíbula hacia los sesos. pero le hizo prometerle que sentaría cabeza. con una minita que estaba re linda. contiene fotos.la cárcel a cambio de su propia libertad. se lo pidió desde lo más puro posible de su corazón de padre. Hay una sola regla: el Lungo tiene prohibido bajar del vehículo y mirar los rostros de los que descargan. apretando acostumbrado el gatillo de su viejo Colt Python calibre . A veces usa cloroformo. Cuando salió de prisión. luego de haber compartido celda con su padre. cada vez que La Bicha le pide que haga horas extras. otras las noquea de una trompada en la cara. Al Lungo le dieron diez años de prisión. no porque estuviera bien de motor ni en buen estado.357. El proceso de descarga es rápido. Desviada por el disparo en el hombro. descripción. Salió a los siete por buena conducta. unos mandados. Él haría todo lo que le piden por placer y diversión simplemente. que justo en ese momento jalaba el gatillo de la Luger que pocos días atrás había recibido de manos de su padre. tenía que hacerle unas changuitas. El viejo le pidió que laburara con su hermana. nombre. las chupa por el trasero de su Traffic blanca modelo 87. justo como lo había planeado. Para vengarse del Taunus. La bala dio en el hombro derecho del Lungo. con las luces apagadas de la Traffic y del Taunus modelo 83 que había robado horas atrás y yacía con el motor fundido. cuya dirección figura en la carpeta. lo calienta jugar al límite. A cambio. Todos los presentes se marcharon del lugar. . El Negro TNT le legó a su hijo la única herencia de la familia. Metió a los dos chicos adentro del auto sólo para aprovechar la ocasión. El Lungo levanta mujeres de la calle. con caño de 6". la bala de la Luger. la derribaban. Como esperaba. Un tipo tan impune como para pavonearse por el cumpleaños del hijo de su viejo amigo. pero. nadie quería limpiar ese desastre. que le ayudara en la remisería. que iba a impactar en el corazón.

deshaciéndose de la sombra. estallando en mil esquirlas de vidrio que se clavan en las piernas del Lungo. Utilizando sus brazos como si fueran resortes. aunque todo está oscuro. Sacada. Lo último que ve El Lungo antes de morir no lo puede vivir porque lo ve tan sólo en tercera persona. el hombre disfrazado salta hacia la pared que tiene a su derecha para apoyar sus pies y tomar impulso hacia el techo. está aterrorizada-. que no se da cuenta por la exaltación y los nervios. El jueves pasado incendió la whiskería del Rey David y el sábado asesinó a La Anguila. El Lungo apura sus pasos para llegar al comercio. En la parte de atrás hay una luz anaranjada. Seis llamaradas se agigantan en la calle. eyecta una patada en el mentón del Lungo. como si fueran llamas. En el medio del cuarto que usan para comer o acostarse a dormir un par de horitas cada turno. guantes y un pasamontañas con dos lentes espejados de anteojos modelo aviador cosidos. lanzándose hacia él. con los cuellos quebrados. Los otros tres remiseros. Sin embargo. Es pequeño. Cuando el Lungo está por entrar. El Lungo está inmóvil. Cuando no responde el cerebro. Está sentado en el umbral de una casa desconocida junto a su padre. El Lungo suelta las botellas. Tantea la manija. tendrá unos doce años. No puede hacerlo porque una soga amordaza cruelmente su boca. Una sombra se desprende del techo. lo cual tendría que significar que los cuatro remiseros están adentro del local. Una especie de mameluco entallado negro. Le habla con una voz distorsionada por un modulador de voz: . El Lungo rápidamente desenfunda su Luger y le da tres balazos en el pecho al enmascarado. las luces están apagadas. Tal vez hubo un corte interno. Ahora se para frente a La Bicha. Entra corriendo al local. no puede procesar la escena. Casi logra hacerlo caer sobre el cuerpo en llamas del Morta. prendido fuego. Cuatro rubias mueren en la entrada de la remisería.¿Qué querés? . la Renault Traffic blanca y su VW Bora explotan repentinamente. contando las monedas que obtuvieron de un engaño. A un costado.Soy Ronin -le responde con voz gruesa y anónima. Como si no hubiera pasado nada. La Bicha está atada a una silla.La situación es extraña. El tipo es escalofriante. borcegos. . los cuatro Peugeot 504 estacionados. El enmascarado se llama Ronin. El Lungo apenas alcanza a cubrirse con los brazos y empuja hacia adelante. intenta gritar. muertos sobre la cama.¿Querés vivir? -La Bicha sólo ve un rostro negro y fuego. En la cuadra hay luz.¿Quién sos? -le pregunta aterrado desde el suelo. la puerta está abierta. Una torre de un metro noventa se derrumba. Saca su 9 mm Sig P220 y le dispara en la cabeza-. los músculos toman el control. sobresaltado. . Todos los remises están estacionados en la vereda que le correspondía a la remisería. El Morta yace tirado en el piso.

Te digo lo que quieras. no sé lo que hacen -La Bicha llora. Yo te entiendo.. está actuando. no todavía. La Bicha grita de dolor unos segundos y luego muere. te lo juro. Ronin saca de su bolsillo una petaca de metal cargada con nafta y moja a La Bicha. cumpliendo aún un papel. Ronin le corta la atadura que la amordaza-. mete más presión-. Los patrulleros están tan sólo a un par de cuadras. Luego se instala en el techo de la remisería. Yo te juro que ni las miro. Se escapa de la escena saltando entre los tejados. No quiere pelear contra ellos. Se siente en el suelo el calor de las llamas del interior. yo no tengo nada que ver.. intenta suplicar. . hago lo que quieras… dejame ir. A esas hay que prestarles más atención. hay mucha fantasía en su pose. -intenta decir. A veces me las pasa El Sheriff en persona..A mí me pasan las carpetas unos policías cuyo nombre no conozco. los vi a estos hijos de puta –señala a sus empleados muertos-. yo sólo atiendo la remisería.. Rubrica su tarea tirándole un fósforo encendido. es lo único que sé..S. . Ronin sale a la calle. pero sé. a mí no me mates -la mujer está desesperada. esta vez para intentar salvar su vida-.¿Quién es tu jefe? -la voz impersonal funciona perfectamente. . que es el jefe de todos ellos. le cuesta modular debido al dolor que siente en su boca ultrajada por la soga-. Toma impulso en un tacho de basura para saltar contra la pared de la remisería y de ahí salta al balcón de la casa vecina. pero la soga apenas le deja mover la boca.

conviértete en monstruo. El Buitre sintió que había saldado su deuda con mi familia y me sacó todos los privilegios ¿Qué deuda? La vida de mi abuelo. sin los cambios que quería hacerle. sin embargo en ese momento yo también sentí que algo no andaba bien-. suspiró. cerrando una nota sobre tribus urbanas. exprimiendo hasta el último minuto para que pudiera salir publicada al día siguiente. Tengo un mal presentimiento -siempre tenía malos presentimientos. yo hice lo que quise. .No puedo ubicar a Catalina -intentó serenarse. tranquilicémonos primero -yo estaba algo nervioso. Eran mis primeros años como periodista. Mi viejo murió seis años atrás de un ACV. tenía una marcada tendencia (casi diaria) a perder el eje y a preocuparse de más por las cosas. principalmente cuando se trataba de algo relacionado con nuestra hija. Javier. pero me importaba muchísimo más Catalina. pero El Buitre lo hizo desaparecer en el . si miras al abismo. . -Friedrich Wilhelm Nietzsche "Estaba trabajando en la redacción del diario. pero tenía que serenarme para que la situación no se pusiera border-. el abismo te devuelve la mirada. pero no le salió-. Mi abuelo era el dueño del diario. Silvia me llamó al celular.Crónicas de Ronin #01: Cómo me convertí en un monstruo No luches contra monstruos. así nomás. Se la notaba nerviosa y también malhumorada. ¿te parece bien? Silvia se tranquilizó un poco. El Buitre Magnus seguramente se iba a enojar. Muerto mi viejo. Por otra parte. . Vení rápido. Mientras mi padre fue director general. Sin embargo. volvió a llamar y luego llamó otra vez hasta que me decidí a contestar el teléfono. la situación en el diario ya era insostenible. ahora me salta directamente el contestador. Ya salgo para casa. El diario me pagó posgrados alrededor del mundo y notas que me permitían viajar a lugares increíbles. Primero el celular sonaba y no atendía. decidí no atender. Además. Javier -se largó a llorar-.Por las dudas voy llamando a la policía.Bueno. El puesto de director editorial fue ocupado por el mismísimo dueño del diario. por el camino voy pasando por los lugares donde suele estar Cata. Como estaba ocupado. Lord Carlos Magnus. Mandé a publicación el artículo sobre las tribus urbanas sin corregir. cada vez que perdía su eje empezaba a sentir que el mundo era ineficiente o se complotaba para joderle la vida. Las amigas no saben nada. Tendría que haber llegado a casa hace más de tres horas -no quería ponerse a llorar-.

no quiso involucrarlo en cosas que estaban más allá de su coraje. no lo conocía. Tal vez. Yo. Al principio. El Buitre me sacó viajes. más allá de su cabeza chata. No era un refugio ni nada parecido sino tan sólo un simple bar secreto donde podían tomar algo sin tener que andar tirándoles bananas a los gorilas. jamás sospechó nada. Así como hay bares secretos en Buenos Aires o en New York. conociendo la forma de ser de su hijo. pero siempre ellos dos solos. Él me llevó a recorrer el bunker y los pasajes cuando hacía ya décadas que todo estaba abandonado. Catalina tenía diez años. Durante la gloriosa década peronista. jamás protestó por la desaparición de su padre. Por eso a mi viejo no lo desesperó la desaparición de mi abuelo. respetar los artículos de mi abuelo. a tal punto que jamás conoció el bunker que había debajo de su propia casa. El Buitre modificó completamente mi situación laboral en el diario. amenazando a mi familia. de paso. en cambio. siempre se identificó con sus ideas de dirección. sacándome todos los privilegios y hostigándome durante cada día. Lo que a mí más me gustaba eran las anécdotas que me contaba. el viejo siempre me apoyó.´76 para quedarse con la empresa. entré al diario para saber la verdad sobre su secuestro. me la aguanté. Me enseñó a usar las cámaras que estaban conectadas a la casa y a las diferentes entradas. Una red de túneles magnífica permitía el ingreso desde varios puntos de la ciudad. Al instante siguiente de que se murió mi viejo. Mi abuelo me contó que a Perón y a Evita les gustaba jugar a las escondidas en el laberinto de túneles. Mi padre nunca supo nada. No sé si por inocencia o idiotez. Y tengo que reconocer que. ordenando que me destinaran las investigaciones más intrascendentes posibles. Incluso. el diario de mi abuelo estaba en la cima de las ventas y el prestigio. yo también aceptaba y acepto trabajar en el diario. al contrario. Perón le tenía tanta confianza y eran tan buenos amigos que montaron un bunker debajo de la casa de mi abuelo. me bancó económicamente tanto como mi abuelo me bancó ideológicamente. la misma que luego habitó mi padre y que ahora habito yo. lo tomé por el lado bueno: dejar de viajar me iba a permitir estar mucho . Algo habría hecho. Yo no protesté. nunca con nadie más. Le salió más barato pagarle a los milicos que comprar un diario o instalarse uno propio y. Muchas veces le pregunté a mi abuelo por qué no lo incluía a mi padre en nuestros encuentros. Jamás sospechó de Carlos Magnus. intenté investigar a fondo y reclamar ante la ley y mi entorno mediático por el paradero de mi abuelo. Él me respondía siempre lo mismo: "Tu padre es de otra cepa". luego me fueron calmando a los telefonazos. Yo no diría que mi viejo era un tonto. privilegios y me asignó artículos sobre idioteces como las tribus urbanas. Cuando mi papá falleció. Mi viejo le caía bien. mi abuelo construyó un bunker que funcionó como bar secreto para reuniones y copetines de jerarcas peronistas. Mi abuelo me mostró a mí lo que a él le negó. a fin de cuentas. Las únicas excentricidades que cometía mi padre tenían que ver con mis ideas repentinas o proyectos ambiciosos. nunca tuvieron la confianza para entenderse.

Ese campo con canchas deshabitadas y agua de piscina ondulada por el viento era más tétrico que la escuela. imploramos al . el supuesto noviecito de la nena. resultaba bastante tétrico. pero instantáneamente le habló la impersonal voz del contestador. Me dijo que no había nadie. Le conté que la policía no quería ayudarnos y aceptó. que le había enviado varios mensajes y ella no le respondió ninguno. Silvia estaba sentada en el sillón. con un coherente terror hacia mis celos. Primero fui a la escuela. había que esperar veinticuatro malditas. llamalos continuamente hasta que cedan para que no les sigas hinchando las pelotas. Una portera me interceptó en el patio central. Se manifestaba a través de algún plan secreto bastante dañino. Creyó que no tendría crédito o estaría ocupada. Ante las presiones del Buitre. sollozando en la oscuridad. le dije. mandé todo así nomás y bajé prácticamente corriendo hasta el estacionamiento. larguísimas horas para que la policía interviniera. intentó llamarla. Cuando Silvia me llamó tan preocupada. más obligada que predispuesta. El lugar. Silvia me llamaba continuamente por teléfono. no respeté ningún semáforo. Yo ya lo sabía. la conductora que ahora está obligada por la moda a hablar continuamente de incendios y asesinatos relacionados con la trata de personas. Contra mis hábitos obsesivos compulsivos cotidianos. prometimos y rogamos. los dos le habían respondido lo mismo. a destinarle al tema unos minutos de aire. todo quedó desordenado. intenté respetar al pie de la letra sus dictámenes. no se encontraba como debía estar. Nadie sabía nada. admitió a regañadientes. A mí se me ocurrió llamar a mi ex novia. intentó aportar recordando que el curso de mi hija había tenido gimnasia de dos a cuatro de la tarde. El complejo donde la escuela daba las clases de gimnasia fue mi segunda opción.más tiempo con Silvia y Catalina. a veces. la solapa del morral se había desprendido un poco por el impacto contra el asiento. cada vez más cada tanto. Tracé una ruta rápida en mi cabeza y excedí todos los límites de velocidad. como cambiar los titulares o las fotos de la tapa justo en el momento de la publicación y hacer escraches anónimos a impunes criminales de la dictadura que se llevó a mi abuelo. Pasé por las plazas. Había hablado con la policía y con el 911. Pasé por las calles que frecuentaba Catalina. Mi juvenil rebeldía igualmente se mantuvo latente. todas las luces estaban apagadas. cedí mis libertades y me coloqué bajo su ojo. No me importó. Por los comercios que solía visitar. Insistí. Me subí a mi Ford Focus 2011. Algo preocupado. Allí tampoco había nadie. incluso. Edgardo. tiré el morral y el saco así nomás en el asiento del acompañante. no me importaron las potenciales quejas de Magnus. vacío. Nos abrazamos durante decenas de minutos sin hablar. Natalia Schwartz. Estábamos tan desesperados que rezamos los dos juntos en voz alta. Cuando entre a mi casa. convulsionada. me crucé con algunos de sus amigos y con sus mejores amigas. sin nada para decir. No sabían nada de ella desde que terminaron de hacer gimnasia. Apenas se veía su silueta iluminada en la noche.

En el set de grabación del noticiero pretendí ir directamente hacia Natalia Schwartz para que pasara en vivo el testimonio de Norma y todas las malditas Traffics blancas del mundo fueran interceptadas cuanto antes.. nos tocó el timbre. Habían dicho en el noticiero que Catalina estaba desaparecida. Salí corriendo hacia el noticiero. pinchadora serial de pelotas del barrio. Instantáneamente. luego una trompada muy fuerte. Mi mujer y yo pasamos semanas prácticamente sin comer ni beber. no con la creación. Mi mujer. . Pero el Señor que manejaba los hilos estaba relacionado con la usurpación. otra. ella la vio alrededor de las cinco de la tarde en la esquina subiéndose a una camioneta Traffic blanca.. Yo. Echándonos a mí y a Norma con bastante violencia hacia la calle. Silvia se quedó en casa haciendo guardia. era un manojo de frustración y preocupaciones. esperándome al día siguiente. llevándome a Norma a pesar de que no entendía muy bien el vértigo de la escena. No se me ocurrió en ningún momento avisar al diario que me tomaría licencia.Señor. Volví desahuciado hacia mi casa. comenzó poco a poco a organizarse en el momento más desesperante y solitario. entre en un estado de shock. Juro que jamás se me cruzó por la cabeza nada relacionado con el diario. salvo descargarla. le dijeron que tomarían nota de la Traffic y que se ocuparían del tema al día siguiente. que antes estaba nerviosa y desarticulada. me despidió malintencionadamente. No era lo único que compartían… tenían una conducta avara y soberbia en común y los excitaba el mismo tipo de noticias morbosas. Silvia estuvo en la calle prácticamente todo el tiempo. Comencé una seguidilla de golpes cortos y no paré. tenía tanta ira que. El productor del canal era Ariel Magnus. como el saco no me alcanzaba. moviéndonos de un lado a otro. Como la policía no se comprometió con la desaparición de nuestra hija y los medios de comunicación no difundieron la noticia. decidimos hacernos cargo de buscarla y rescatarla. Norma. de pensar y de vestir. Silvia había llamado nuevamente a la policía y al 911. la frustración sólo me motivaba a tirar piñas y trompadas contra los objetos contundentes de mi casa. por lo que a él le constaba y viendo despectivamente mi forma de ser. por si regresaba Catalina o sonaba el teléfono. decía que ya me habían dado demasiado tiempo. no podía arriesgarse a dejar en ridículo al canal. Cada vez que volvía a casa. No pude llegar hasta la conductora porque me detuvo el productor general del canal de noticias. Mi hija. No quería pasar la nota. A las dos semanas. Ambos me odiaban con la misma potencia y perseverancia. Primero di un par de golpes y descansé. en cambio. la vecina de al lado de nuestra casa. Me fui hasta el patio de la casa y comencé a darle trompadas a la bolsa de boxeo que tenía colgada en un rincón olvidado. podría estar drogándose con algún pibe en una plaza. No sé cuántos días después agregué patadas y cabezazos. no podía hacer nada. me la agarré con el inmenso árbol que mi abuela había plantado setenta años atrás. hijo de mi jefe.

No sabemos si están vivas o muertas. en el cual los militares tomaron el poder argentino desde el 24 de marzo de 1976 al 10 de diciembre de 1983. Pero las mujeres no sólo son trasladadas a prostíbulos. No quisimos mencionar directamente que al Buitre no le interesaba el secuestro de mujeres. pero lo dimos muy bien a entender. Se crearon lugares y cadenas de mando. tiene que estar en manos de otras personas. marca a las mujeres y le pasa los datos a las remiserías. Silvia se hizo pasar por prostituta para buscar a su hija e investigar las llamadas whiskerías desde adentro. desde donde las trasladan al prostíbulo de La Gran Dama. que mandan Traffics blancas para que las levanten de la calle y las lleven a galpones. Que de la misma policía surjan los pedidos de secuestro les asegura a todos los implicados una inmunidad prácticamente irrompible. también las llevan a algún otro lugar. fingen ser bares de copas con mujeres contratadas simplemente como paisaje hot. todo un sistema pensado para desaparecer mujeres a cambio. Suponíamos que Catalina había sido secuestrada para ser vendida a algún prostíbulo de la zona.Aceché y perseguí a todas las Traffics blancas de la ciudad. Decidimos enviar la investigación al resto de los diarios y a todos los canales de noticias. Están desaparecidas. ¿Quién es el jefe del Sheriff? ¿Qué hacen? ¿A dónde llevan a las mujeres cuando no las venden a las whiskerías? Redactamos un informe denunciando lo que habíamos descubierto y las sospechas que teníamos sobre el paradero de Catalina. hubo un genocidio sostenido por la extrema patologización del odio que masticó la oligarquía contra las clases populares. creyendo que nuestra fatalidad iba a comenzar a terminar. El organizador de todo es el oficial Charles Reaper. Esta mujer las mantiene ocultas durante unos días y luego las distribuye en distintos prostíbulos. El fantasma del monstruoso milico dictador reencarnó en un secuestrador de mujeres. direcciones y datos. . En el living de nuestra casa íbamos pegando papelitos con nombres. Pasaron dos días y no recibimos ninguna respuesta ni hubo un mísero recuadro publicado en el diario ni unos segundos de mención en la tv. Además. Lo que no logramos descubrir con Silvia es qué más hay detrás. No están. Por un breve momento estuvimos ilusionados. Denunciamos todo. Ahora hay una sistematización comercial de lo patológico. lo evidente. con funciones y zonas de movimiento detalladas. Todo es demasiado evidente. se mueven con total impunidad. se hacen llamar whiskerías. se lo mandamos por mail a Carlos Magnus y a mis editores. publicamos todo en varios blogs y lo promocionamos a través de las redes sociales. Durante el Proceso de Reorganización Nacional. Por esto no pudimos encontrar a Catalina. para no llamar la atención. conocido como El Sheriff. sino simplemente de dinero. ya no de poder. Armamos un mapa conceptual que desarrollaba el sistema jerárquico de la trata de personas en la ciudad. que. sólo pudimos ver la superficie. roles. Un numeroso grupo de policías corruptos coordina la acción.

hace una semana. "Eso les pasa por meterse donde no deben". dándole a su ajado rostro un sutil tinte siniestro esa vez. Su celular estaba apagado… ni sus padres ni sus amigas sabían nada de ella. es el que organiza la distribución callejera de paco y anfetaminas. los policías. no pude rescatar a mi hija ni proteger a mi mujer. Estaba barbudo y tenía el pelo enmarañado. Fui así nomás. Me retiré del despacho de Carlos Magnus prometiendo no investigar más sobre el tema. Camino por la calle de la deshonra en la ciudad de la derrota. Soy un guerrero solitario. dejando a seis mujeres sin trabajo. El primer día que salí. lamentablemente. Ronin se hará cargo de la denuncia de la familia Heredia. Cuando fui a la comisaría para denunciar la desaparición de mi mujer.Perico. errante como una ola en el mar. Vi a varios sonreír. Bajé al viejo bunker peronista en el que estás encerrado ahora y me puse por primera vez esta máscara que para vos será un simple pasamontañas con lentes espejadas. Todos están metidos. quería verme en su despacho. impunemente. Lo único que me queda es una deuda vencida y elijo aferrarme a esa migaja. Me sugirió que no investigara nada más sobre la trata de personas. denunciando a gente prestigiosa o con contactos que podrían tomar muy duras represalias. Silvia no volvió a aparecer. según lo que investigó mi mujer. uno que patrulla solo y. Cuando regresé a mi casa. Y varias miradas se dirigen a vos. mi mujer no estaba. todos confiesan y delatan. jamás me la había cambiado. Llevaba la misma vestimenta que tenía puesta el día que Catalina desapareció. presionando con mucha fuerza mi hombro izquierdo. La mayoría de mis compañeros de la redacción y casi todos los trabajadores del diario me dedicaron un gesto de preocupación y condescendencia. Con la máscara me convierto en Ronin y recojo el guante que la justicia y los medios de comunicación no quisieron tener en cuenta. Hasta ahora. El Buitre me mandaba a llamar. aunque no figurás en mi investigación . tocó el timbre de nuestra casa muy temprano al día siguiente de la difusión de nuestra investigación. No podría decir sanas y salvas. se rieron en mi cara. Volví de la comisaría derrotado. Perico me acompañó hasta la salida. Entré al despacho del Buitre. desplomándome hasta la medianoche. ya que jamás se podrá volver a decir eso de ellas. Muchos me tocaron el hombro y me dijeron frases hechas. me acosté a dormir tirándome en la cama. la investigación que realizamos no se equivocó. Me recibió con esa capacidad única de manifestar su desidia posicionando de diferentes maneras su nariz aguileña. Yo fui doblemente derrotado. Perdí mi misión y mi destino. el esbirro que cumple la función de patovica de mi jefe. liquidé al Rey David y prendí fuego su whiskería. Dijo que me estaba llenando de mierda. dijo Ramírez. rescatando a siete chicas que fueron devueltas a sus respectivas familias. Perico no me dejó asearme ni cambiarme de ropa.

Mi única duda aún es qué pregunta te voy a hacer antes de sacarte la mordaza y decidir si sobrevivís a mí o no." El gordo intentó moverse en la silla sin lograr ningún cambio.preliminar. hasta que los policías golpearon la puerta de mi casa. Una incómoda silla de madera es difícil de vencer con el cuerpo inmovilizado. Amanecía en la ciudad. Esbocé un plan de mis próximos movimientos y me fui a dormir varias horas. . Estaba sentado frente a las cámaras que enfocan diversas partes de los túneles y ciertos lugares de la ciudad. Subí a la casa y me preparé un café. También tenía una tv encendida en el canal de noticias que le pertenece al Buitre.

Todas las habitaciones.Ronin #02: La venganza es un plato que se come con mucho ketchup "Ayer por la noche fueron asesinados cinco remiseros y la dueña de la remisería. se da cuenta de que alguien estuvo dentro de su hogar. no se puede remendar ni mucho menos modificar lo pasado. Una puerta se abre y. . . impasible. La respuesta siempre es la misma: Javier estuvo todo el tiempo en su casa. pero se puede reivindicar el futuro. en un pasillo de frías luces blancas. Javier vuelve a salir de su casa. cometido el pasado sábado. Al abrir la puerta. hay objetos desparramados por todo el piso. Una mujer que vive enfrente de la remisería logró capturar el momento en el que el asesino se retiraba del lugar. En su fuero interno justificó que una masacre es más que una venganza. el acusado respondió que no. la cocina y el living están completamente desordenados. El interrogatorio es corto y conciso. la noche del sábado y ayer por la noche. En la filmación casera se puede ver a un hombre enmascarado que misteriosamente trepa la pared y se escapa a través de los techos. Se cree que esta persona también fue artífice del crimen de La Anguila. La policía ha citado a declarar a Javier Heredia. Javier Heredia mira la tv sentado en una silla incómoda. El oficial le pregunta al sospechoso qué estaba haciendo durante la noche del jueves. Recordemos que esas acusaciones fueron desestimadas por la justicia ya que Javier Heredia no mostró pruebas concluyentes y los acusados ni siquiera poseían antecedentes relacionados con la trata de personas. Al salir de la comisaría. y del incendio del jueves a la whiskería del reconocido playboy de la noche apodado El Rey David. como si contara un evento trivial-. habían explotado los remises de las víctimas y una Traffic blanca.Alguien entró a mi casa y revolvió todo -les informa sin nerviosismo. Cruza la vereda y le golpea la ventanilla al patrullero que lo perseguía. la ola atípica de calor que padece la ciudad en el mes de septiembre. Un patrullero sigue sus movimientos sin disimulo. por ahora el único sospechoso. no les quedó ni un mueble por vaciar. A preguntas a fin de que indicara si estaba cometiendo crímenes vengativos. Previamente. cruza la calle y entra en un kiosco para comprar cigarrillos y un sándwich de jamón y queso. acusándolos de formar parte de una red de trata de personas. El lugar fue incendiado con los cuerpos sin vida adentro. Las fuerzas de la ley se basan en las reiteradas denuncias periodísticas que semanas atrás realizó en contra de las víctimas. El oficial sentado del lado del acompañante baja la ventana visiblemente malhumorado. desde adentro del cuarto." Natalia Schwartz lee la noticia por una pequeña pantalla. Javier Heredia va directo hacia su casa. Rápidamente pasa a otro tema completamente diferente. lo llama un policía.

un . sin poder moverse. eso te pasa por pelotudo -le responde el oficial que maneja el patrullero. no le presta atención al desorden. Los primeros segundos la pantalla está completamente negra. abriendo el ingreso secreto al bunker que décadas atrás construyó su abuelo para que los muchachos peronistas pudieran reunirse. Vuelve a mirar el antaño hermoso rostro de Silvia. Se detiene en el living. hinchado y con olor a muerte. lo inspecciona sin tocarlo. mirando la mesa. Adentro de la caja está la cabeza cercenada de su mujer. La bañera se eleva. la que hasta hace una semana compartía con su mujer. basta". Javier intenta sacar lo que le pusieron. Acciona un botón oculto. despojado de su cuerpo. Su hija. El gordo atado a la silla duerme. cuando Cata tenía tan sólo doce años. llora. Sale de la habitación para buscar algo comestible en la heladera. Abre la boca de Silvia y saca un Dvd Le pasa un trapo para limpiarlo de sangre y lo pone en el reproductor. completamente negra. dice casi susurrando "Basta. Una mampara celeste separa al baño de la ducha. como si algo se destrabara. primero un clac seco. un objeto llama su atención. no hay ninguna bomba. levanta la tapa de la caja. Desde que su hija fue secuestrada sólo sueña recuerdos. Se agacha tanteando detrás del lavatorio. Javier se muerde la mano. ubicada bien en el centro. Se escucha un ruido. Es un lugar amplio con bañera. apenas come. por favor. Javier se despierta angustiado. no aguanta más la impotencia. Nuevamente adentro de su casa. No pasa nada. Una caja negra de un metro cuadrado es lo único que está apoyado en la mesa. no tiene ninguna inscripción. bidet y lavatorio. El video termina. Habría sido mejor que la caja explotara para que no viera lo que contenía. Javier Heredia se viste de Ronin y sale por uno de los túneles. Acto seguido enciende el motor y sale a gran velocidad. Ya es de noche en la ciudad. inodoro. Entre todo el caos desparramado. incapaz de procesar toda la locura que está padeciendo. va directamente hacia su habitación. Apenas puede mantener la vista unos segundos y luego Javier se desploma en el piso. descubriendo en el piso unas escaleras. Tira sin cuidado al piso todo lo que lo que está encima de la cama y se acuesta a dormir. enfoca una cama en donde hay una chica atada de pies y manos. Catalina chapotea en el agua y se sumerge dentro de las olas mientras Javier y Silvia la observan abrazados desde la orilla de la playa. pero vomita. una filmación hecha con un teléfono celular muestra una habitación sin muebles ni adornos.Jodete. Esta vez soñó con las últimas vacaciones que pasaron en Mar del Plata. Es Catalina.. Su traje. huele a mierda. Alejado lo más posible. luego. con mucha dificultad para hablar. Hace días que está cautivo. casi le aplasta el pie derecho a Javier-. Tiene algo en la boca. Es una caja simple. Se acerca con cautela al objeto. ahora desfigurado a golpes. dentro del pie que sostiene la pileta. después engranajes desperezándose y moviéndose. Va a la cocina y agarra un cucharon. Javier va hacia el baño principal de su casa.

retenidas por la fuerza. Monigote. el servidor más leal y destructivo de La Gran Dama. Allí son retenidas y ofrecidas por primera vez las mujeres secuestradas. O casi todo. especialistas en kickboxing y en ninjutsu. rodeada de sirvientes y matones que frustran todo intento de ataque en su whiskería. De acuerdo a lo que investigó junto a Silvia. invoca al resto de los matones. Reparte pocos golpes en comparación a la cantidad que le quieren propinar. Cuando se dirige a la cocina para liberar a las mujeres que están descansando. Ronin se desplaza por el techo sin que lo perciban. en el techo. Una vez adentro. Como cuando peleó contra El Lungo. pero todos sus movimientos son letales. Desde allí las venden a otras whiskerías o a otras ciudades. principalmente. pero la cabeza de Silvia y el video de Catalina le subieron los decibeles.mameluco negro ajustado al cuerpo cubierto por un chaleco antibalas. alejado del lugar de combate. Saca una cerbatana y dardos envenenados con cianuro. Tiene muy buena puntería. que en total suman seis. lo descubre. Ronin utiliza las paredes para impulsarse y esquivar los golpes y los disparos que intentan acertarle. La whiskería de La Gran Dama es la más importante de la ciudad. guantes de cuero negro con tachas en los nudillos y borcegos también negros con punta de metal. de momento. Es más maleable de lo que aparenta ser. Se mueve saltando de techo en techo hasta llegar a su objetivo. tiene que ser muy rápido. Coloca pequeñas bombas de C4 en la pared trasera de la whiskería y. Es un negro descomunal con mirada de psicópata. Se mete en los cuartos donde las mujeres atienden a los clientes y asesina a los consumidores mientras obliga a correr a las chicas hacia el patio. Las mujeres salen de la cocina para ver qué pasa y él aprovecha para abrirles el camino y obligarlas a correr hacia el patio. Accionando rápidamente la radio que lleva. Esta noche no tenía planeado salir a la calle ni asesinar a nadie. sólo observa. Los seis guardias de La Gran Dama atacan conjuntamente a Ronin. que La Gran Dama le compró trece años atrás a una banda de traficantes de diamantes. Necesita expurgar toda la bronca que tiene contenida. . Las habilidades que aprendió desde pequeño le permiten moverse como si fuera una sombra. de las cuales seis están secuestradas. El enmascarado es experto en Wing Chun. en el lugar trabajan quince mujeres. Monigote. Hay dos matones fumando bajo la pequeña luz que alumbra el patio. Ronin observa la parte de atrás del establecimiento. La Gran Dama lo controla todo personalmente desde hace treinta años. las tachas y la puntera de metal aumentan su capacidad de impacto. Es el centro de todos los movimientos que ocurren. Son todos luchadores de vale todo. El cuerpo de Ronin entraría en uno de sus brazos. Lee. la variante del kung fu desarrollada por James Y.

le dispara dos tiros a Monigote que. no detiene su marcha hacia él. tres disparos más de la Sig P220. no piensa otra cosa que trompadas y patadas. desde su incómoda posición en el suelo. La Gran Dama llora. La Gran Dama llegó desde París hace unos cuarenta y siete años. a pesar de los impactos en su estómago. . La Gran Dama sale al pasillo sobresaltada. apenas puede esquivar los tiros. es un gigante pelado que sólo fue educado para golpear a la gente. Aprieta tres botones de un control remoto que lleva en el bolsillo y estallan tres bombas del techo. Salen dos. Su mayor logro artístico fue idear el nombre de whiskerías para camuflar las actividades que realizaba en su prostíbulo. sabe que le va a costar demasiado derribar a semejante mole. Fue trepando hasta lograr tener su propio prostíbulo. En poco tiempo su whiskería se convirtió en la más importante de toda la región. suplica por su vida. industriales. Les transmitió sus conocimientos. . no tiene otro remedio que decir algo.Todos. Ronin la intercepta. Ronin saca su 9 mm y. les enseñó su metodología.Con quien tengo contacto directo es El Sheriff. Monigote se acerca con grandes zancadas hacia el enmascarado. prevenido por un pop out. logrando derribar a Monigote cuando estaba a punto de aplastar la cabeza de Ronin. pero ya debés saber de él. No pierde el tiempo. vio demasiadas cosas y sobrevivió a grandes males.¿Quién es tu jefe? . Ronin le pregunta lo mismo que le preguntó a La Bicha y al Rey David: . hay mucha gente detrás de todo esto. Pero jamás tuvo que lidiar con bombas explotando en el techo de su propia casa. Ronin reacciona con rapidez. empujándola contra una pared al lado de la puerta de su habitación. sabe que es imposible. El enmascarado hace explotar dos bombas más del techo. aunque su voz es tapada por el aullido de la whiskería derrumbándose y los gritos de dolor de Monigote. golpeándose contra una pared y recibiendo dos fuertes golpes en su rostro que lo tiran al piso violentamente. . . Ella grita. cubriendo la trata de mujeres con la nocturna excusa del bar de copas. Tiene un punzante dolor. Todos dan en su cuerpo. Poco a poco fue conociendo diferentes jerarcas políticos. aterrorizada. Al principio ejerció la prostitución. lo que sea para conformarlo. gente con poder.Cuando quedan sólo dos matones. Monigote apunta su Beretta SV10 Prevail y le dispara en el medio del pecho a Ronin. En tantos años de ilegalidad y vida nocturna. desorientando a Monigote.¿Quién es tu jefe? La Gran Dama intenta zafarse de la presión que ejerce sobre sus brazos. pero sin lesiones graves. quien.¿Qué hacen con las chicas secuestradas? -la voz distorsionada de Ronin aterroriza a La Gran Dama-.

pero igualmente amedrenta con su tono-. Son dos roperos toscos y huecos que corren hacia Ronin.No lo sé. ya no está contra la pared. no sé a dónde se las llevan. dejame ir.. que todavía grita de dolor. El enmascarado le agarra la nuca y el mentón y. Pero no sé a dónde las llevan cuando las sacan de acá. . Ronin hace estallar el resto de las bombas y se escapa por los fondos de las casas vecinas. El enmascarado vuelve a los túneles y a su bunker. En el interior de su casa lo está esperando El Sheriff con sus muchachos. Sale de la whiskería pasando al lado de Monigote. Javier no tiene la amenazante voz distorsionada de Ronin. El gordo que tiene secuestrado intenta reírse a pesar de la fuerte mordaza que tiene.¿Qué tienen de especiales las que pide Fatso? . Aprovechá para reír ahora. quiebra su cuello. mirando el cuerpo sin vida de su madre. a muchas las vendemos. fulminándolos. mientras mira las pantallas. Chumbo y Bufoso. No sé nada más. a quien no conozco ni sé cómo es. En el patio las diez mujeres miran el derrumbe del lugar. te juro que si no van a otra whiskería. te lo suplico.Falta poco para que me toque hablar con vos. Fatso -sin el disfraz. La policía está llegando. Ronin le suelta los brazos. La Gran Dama se libera. torciéndole rápidamente la cabeza.Las retenemos poco tiempo. a veces dice que la pidió especialmente un tal Fatso. . entran a la whiskería saltando a través del fuego. por favor. los hijos de La Gran Dama. ellos te van a dar mejor información. Tenés que buscar a los que te nombré. que todavía tenés boca y fuerzas. El enmascarado les dispara un tiro a cada uno. . Dejame ir. A las especiales se las vuelve a llevar El Sheriff.

mejoraba mi puntería.Crónicas de Ronin #02: No vendrán tiempos mejores Miré por medio de las cámaras cómo El Sheriff y sus esbirros se acomodaban en los sillones de mi living. Por otro mi abuelo. con su calle y sus rebusques. me explicaba cómo armar explosivos y cómo utilizar el contexto de combate a mi favor. Crecí fingiendo buenos modales en la mesa y vistiendo camisa. pasó de ser bar a depósito de alimentos. y me llevaba a entrenar Wing Chun con un chino anciano que se movía como un pibe de veinte años. Mientras mis padres me obligaban a leer la Biblia. su rictus. Mi padre no estaba a favor del peronismo ni de las ideas revolucionarias de su progenitor. A veces creía que me lo hacía sólo a mí. Entrené con él durante quince años. mi abuelo me llevaba al bunker y me enseñaba él mismo a utilizar diferentes armas. Cambió la función del bunker. Mi héroe favorito siempre fue . aún luego de la desaparición de mi abuelo. mucho de pluma y poco de espada. Después del bombardeo a Plaza de Mayo y del exilio del Teniente General. que cuando terminaba mi entrenamiento se iba a un bar a contarles a sus amigos en un perfecto dialecto rioplatense cuán incómodo me sentía con su silencio. Yo tenía doce años cuando lo desaparecieron. Fatso ya no se reía. chaleco y corbata. Necesitaba procesar verbalmente mi vida para encontrar las energías para seguir: "Podría decirse que mi abuelo me preparó para todo esto porque me enseñó a pelear contra un mundo lleno de villanos. se puso muy paranoico. mientras en mi mente me columpiaba sobre ciudades y combatía con los más diversos villanos que la humanidad pudiera concebir. Por un lado me criaron mis viejos con sus costumbres normalizadas. armas y explosivos. Mi padre era muy blando. Volví a utilizarlo como interlocutor amordazado para poder repasar mi vida en voz alta sin sentir que perdí por completo la cordura. Mi abuelo pasaba por mi casa con la excusa de llevarme al circo o al teatro o a pasear. También me regalaba libros y me llevaba a ver películas policiales. Creo que debe haber dado muy buena pelea. Me hubiera gustado que fuera diferente. Jamás me dirigió la palabra. excepto el día de su muerte. decía mi abuelo. Luego de mis entrenamientos de Wing Chun. mi abuelo me compró los primeros comics de lo que ahora es una extensa colección. se debe haber llevado a unos cuantos antes de ceder. tampoco se supo ni siquiera el cuándo exactamente. que me dijo algo en chino que no entendí ni recuerdo. Nunca se supo cómo ni dónde. Siempre me pregunté cómo haría para hacer compras. Me enseñó la perspectiva moral de los superhéroes. de fantasía o thrillers hipnóticos. Jamás lo incluyó en sus ideas y proyectos ni le enseñó sus destrezas. Él era el dueño del diario más importante del país durante la década que Perón estuvo en el poder. Me encantaba su forma de relacionar cualquier hecho de la vida cotidiana con una teoría filosófica.

predecir un disparo gracias a que veo el sonido del dedo apretando el gatillo. Esos idiotas. . tengo una percepción conjunta de un mismo estímulo. Cada ruido que escucho hace que vea un color en el punto visual desde donde proviene. Mi misión es rescatarla. Todavía puedo rescatarla. Duraba un par de segundos. justamente. desnuda. Por una activación cruzada de áreas adyacentes de mi cerebro que procesan diferentes informaciones sensoriales. Cuando Silvia desapareció. Peor para ustedes. puedo ver los sonidos. Si el sonido se encuentra a mis espaldas. me confirman que Catalina sigue viva. decía "Basta. ahora vuelve a ser un rescate. pero el cabeza de red es increíble. por favor. He recibido un horrendo regalo. leo de todo. rastrearla y rescatarla como fuera. Sabía que tendría que salir y asesinar a los sospechosos. Viajé a Francia con la excusa de un posgrado y me quedé como corresponsal siguiendo la noticia de moda sobre los "hombres araña" que asaltaban departamentos sólo para aprender parkur con los mejores equilibristas urbanos del mundo. destruiría a mi familia. Luego de que desapareció. En un instante perdí a mi mujer y me acerqué a mi hija. rescatándola o no. conseguiría prometedoras ventajas. Puedo. aún así irradia sabiduría. Lo que comenzó como una venganza. Catalina. Me mudé al norte de América con la excusa de investigar a los Maras Salvatruchas para perfeccionarme en la lucha callejera. Cuando desapareció mi hija me atacó. por ejemplo. atada a una cama. sería apresado o me convertiría en un fugitivo. un shock de responsabilidad. sino que siento la interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos. Cuando murió mi maestro de Wing Chun. Yo entrené mis pop out para reconocer qué tonalidades tienen los movimientos de mis contrincantes durante una batalla. O no podía asumir que. Ojo. yo seguí aprendiendo y entrenando solo. Allí verdaderamente temí por mi vida. ya no tuve nada que perder. Mi abuelo me preparó para este momento. por ejemplo. Mi forma de percibir es llamada segregación sensorial o pop out. Si conseguía desarrollarla. Aunque la frase "Un gran poder conlleva una gran responsabilidad" ya es un tremendo cliché. elegí trabajar bajo las órdenes de mi viejo para viajar y perfeccionarme en otros estilos de combate. una pulsión de poder. Llegué a estar tan cerca de la muerte que tuve que explotar mis capacidades al límite para poder sobrevivir. el color me indica de qué lado y a qué distancia se encuentra.Spider-man. Tenía un Dvd metido en la boca. La cabeza de mi mujer adentro de una caja negra. Tengo un sesgo cognitivo llamado sinestesia. basta" llorando. Con la necesidad de velocidad y respuesta que requerían los combates con los Maras Salvatruchas me di cuenta de que tenía una ventaja genética a mi favor. queriéndome enviar un mensaje amenazante. En un acto perceptivo no se involucra sólo un sentido. No me sentía preparado. Soy un sinésteta auditivo-visual.

tenía que salir a investigar. Ahora ya es tarde para todo en mi vida.. ya no me queda nada que defender ni nada por qué vivir. El disfraz cayó en el olvido por años. no a pasear por la ciudad. pero es peor para ustedes. Me dediqué a investigar a los criminales libres de la última dictadura militar y desenmascarar sus conexiones e influencias de poder actuales. Me confeccioné una máscara. Una noche estaba preparándome un sándwich en la cocina cuando entró Silvia. Recién ahora me di cuenta de que. Inventé un seudónimo y publiqué todo en un blog. Jamás me tope con un asalto. Recorrí tejas. Preferí disfrutar de Catalina y de Silvia. Cada vez me siento más cerca de Catalina. chapas ruidosas y membranas por doquier. Cuando volví del norte se me ocurrió utilizar mis destrezas para luchar contra el crimen. para combatir contra los criminales. Salí a patrullar la ciudad mirando desde los techos la vida nocturna. .. en realidad. Silvia estaba embarazada en esa época. salí sólo un par de noches. secuestraron a mi mujer. e incluso si está descubriendo su guardia. Nunca me descubrió. Lo hice a espaldas del Buitre. Con la vista los percibo por medio de diferentes tonos y matices que me indican si alguien está preparando un golpe o se va a mover.Hoy rescaté a tres chicas -no tenía fuerzas para sonreír y sin embargo lo hizo como pudo-. Dos días después.Ver los sonidos me permite potenciar mi audición porque no importa que no pueda distinguir los sonidos. un tipo entrenado para matar que no tiene nada que perder quiere patearles el culo. llegaba cansada luego de haber estado alternando entre whiskerías. Nunca le hablé del bunker. cosiéndole dos lentes de anteojos aviadores a un pasamontaña. Desde ese momento me di cuenta de que inevitablemente tendría que ponerme el viejo traje que confeccioné y salir a la calle a asesinar a los secuestradores de mi hija. Bah. . infiltrándose durante meses. Mi frustrado intento de ser un vigilante nocturno se trasladó a mi profesión. Esto puede ser muy malo para mí. ni siquiera con una pelea. Silvia creía que estaba en la redacción cerrando artículos urgentes. Javier. también el bunker y mis ejercicios.

casi sin poder hablar debido a la presión de la bota sobre su cuello. No tengo escapatoria. la vida lo convirtió en un inefable canalla. simplemente es un aprovechador. un voraz machista del dinero. inspirados por el accionar del vengador enmascarado. puede perder cualquier moral. . lo va devolviendo a la realidad la voz que sale del televisor. Tené algo de compasión. por favor. la garganta le duele. la puerta cede. Voy a morir.Sé que me vas a matar -no se entiende muy bien lo que articula.¿Qué querés. el oficial se agacha para escucharlo: . Otros prefirieron el accionar individual y asesinaron a hombres que fueron acusados por "los artículos que publicó Javier Heredia en su blog". El Sheriff no fue un villano toda su vida. olvidarse de las más básicas normas de educación. turrito? -le pregunta con un tono de voz que demuestra todo el asco que siente por él-. Aún nublado por el dolor y la inconsciencia. . Lo reciben en seguida desde adentro. desmayado.Ronin #03: De paseo por la muerte Seasons don't fear the reaper nor do the wind. Javier comienza a despertarse del golpe. dándole un culetazo de Ithaca Stakeout en la nuca que lo desparrama en el piso. los golpes lo endurecieron. No se puede decir que sea completamente malo. donde aprovechó las influencias de su descendencia de altos jerarcas del KKK para realizar numerosas impunidades. Natalia Schwartz les cuenta a los televidentes que. the sun or the rain and we can be like they are (Don't fear) The Reaper.¿Te das cuenta de lo que causaste? -no se desmaya. Javier alcanza a balbucear "Por favor". Javier intenta incorporarse. concedeme un último deseo. queda acostado boca arriba. Largo rato después. decidieron juntarse y marchar por la ciudad incendiando las whiskerías que aún quedaban abiertas. pero El Sheriff le da una patada en el estómago. muchos padres cuyas hijas fueron secuestradas.Blue Öyster Cult La llave penetra la cerradura y se retuerce hacia la izquierda. Con tal de ganar plata. Las alabanzas que se le hacen en estos lugares a todo lo relacionado con el norte rápidamente lo posicionaron en un lugar jerárquico dentro de la Federal que le . El Sheriff apoya su bota texana en el cuello del hombre caído. aliviando la presión. No le costó tanto. con escasas fuerzas. Entonces. Javier repite "Por favor". Adentro todo está oscuro. Javier Heredia entra a su casa por la puerta principal. la cabeza le palpita en el lugar del golpe-. Vivió treinta años en Texas. Repite la pregunta con más vehemencia¿¡¿Te das cuenta de lo que causaste?!? Como puede. Un crimen mal cometido lo obligó a exiliarse en el sur de América y empezar de nuevo. El Sheriff saca el pie.

Se limita a esperar que Javier haga su pedido.El Sheriff sonríe. El alcohol lo anestesia un poco. Como si estuviera solo. al rostro asquerosamente soberbio del Sheriff. contándole a su familia las experiencias de su viaje a Nueva York. El gas soman es un neurotóxico que produce la muerte casi inmediata de quienes son expuestos a la sustancia química. se levanta. tendrá la misión de amortiguar lo que está por escuchar. por favor -El Sheriff resopla.Yo te puedo contar qué pasó con tu hija. apuntándole a Javier.. Lo remataría de un tiro en ese instante. pero te advierto que no te va a gustar la historia” . pero a él le gusta hacer sufrir. Dura . luego de darle un disparo en el medio de la nuca con el mismo revólver que aún carga.permitió aplicar sus conocimientos en un nuevo entorno y reescribir las impunidades que ocurrían antes de que él llegara. No concede ni rechaza. lo mira fijo.. . mientras. Javier se incorpora con muchísimo esfuerzo. Cuando El Sheriff comienza a contar la cruenta historia da el primer sorbo de su vaso de whisky. Le duele todo. pero El Sheriff le hace un gesto con la mano. El Sheriff se sienta en un sillón.Decime qué pasó con mi hija. se enajena unos segundos. llenándolo de puntos rojos. como si no hubiera diez armas apuntándole.Así que vos querés saber qué pasó con tu hija antes de morir. Javier le convida a regañadientes. con el cuero y el pelo del primer caballo que domó. como si estuviera tomando un whisky en ese mismo living. deteniéndolo. Tiene un aire paternal. Javier logra encontrar dos vasos y una botella de whisky. Acomoda su sombrero y prende el cigarrillo que Javier le ofreció con un encendedor Zippo que le robó a un negro en Texas cuarenta años atrás. Es un tipo sentimental. de padre infame-. Contarle a un padre lo que hicieron con su hija y luego pegarle hasta matarlo es más tentador y barato que gastar un disparo-. Vuelve al presente. aferrándose a ellos para que duren años en su mente. era cantado que iba a pedir eso. Él mismo hizo su cinto. -El Sheriff es un tipo grande. El Sheriff fue una vanguardia de ilegalidad para las mentes perversas y corruptas de esta zona. Lo prende. tendrá unos sesenta años. . qué aburrido. al menos con los souvenirs que colecciona de sus triunfos. pero charlando con su esposa mientras Catalina juega entre ellos. con disimulo. Acomoda un sillón frente al Sheriff y sirve dos vasos de whisky. quiere darle una trompada para que vuelva al piso. Sus esbirros se quedan parados. Uno de los policías sale de su posición. . aprieta el botón del control remoto que lleva en el bolsillo derecho de su pantalón de gabardina beige. El Sheriff le pide un cigarro. Imperceptiblemente comienza a disiparse gas soman por medio de las rejillas de climatización de la casa. revuelve entre el desorden de cosas de un rincón de su living. Javier no dice nada. con el último sabor del trago de whisky. Usa jeans negros ajustados y una camisa azul oscuro metida adentro del pantalón. Toma un largo trago de whisky. Saca un cigarrillo. espera.

También cobra algunos favores que le deben al Diablo. fetiches para perversiones. Siempre supimos que nos vigilaban.¿Qué es Pomba Gira? -Javier rompe el silencio y a la vez su postura. Causó furor. La mandaron a Pomba Gira. los hicimos girar en círculos sobre su propio culo. leyendo un libro. esclavas y andá a saber qué más. se encarga de transportarle las minas que él elije de la calle o de los prostíbulos. todavía-. que me ofreció quinientos pesos más que El Rey David. Te felicito por tu hija. que es lo peor que le puede pasar a una pobre piba. Pomba Gira es un lugar secreto. todo lo que investigaron tu mujer y vos es prácticamente lo que pasó. Lo que sí sé es que ahí se juntan los capos. lo mejor que les puede pasar es que las sacrifiquen. para que dejes de molestarnos. . me dijo Fatso. por las dudas. los grosos de los grosos. canibalismo. Sinceramente la extraño. Desde Pomba Gira las exportan al resto del mundo. sino están condenadas a años o décadas de las peores experiencias que puede soportar un ser despojado de toda su humanidad. Sacrificios. El tipo es el secretario del Diablo. Cuando una pibita se hace "famosa" se vende muy bien.misión. . La vi sentada sola en un banco de la plaza. mientras menos personas sepan dónde queda. desaparecimos a tu mujer. Las pibitas que se salvan se subastan como órganos. La disfruté alrededor de un mes. Ahora ya se cansaron de ella. hasta que me aburrí y me calenté con otra piba. bien maquillada. Finalmente tiene una pista de dónde está su hija. La vendimos a los vips. Tu mujer seguramente creía que era buenísima infiltrándose cuando nos calentaba la idea de tener sexo con una investigadora encubierta. Como te darás cuenta. que la pidieron a gritos desde que apareció en la televisión. Termina su whisky y continúa hablando-. Sólo mira continuamente a los ojos al Sheriff. de eso se encarga Fatso. Te aseguro que. Fue de las pocas pibitas que visité exclusivamente en la whiskería. Nadie se da cuenta. Algo me quedó con ella. ya ahí. Me encantó. Se muestra impaciente por primera vez. Con su mano izquierda. era linda tu hija. tomando unos mates. sabe lo que quiere provocar. No suelo hacer eso. No te das una idea de la cantidad de cholulos que hay en este ambiente. juega con el pequeño control remoto que lleva en el bolsillo de su pantalón de gabardina beige mientras el gas invade el living. la siente cerca-.No sé muy bien qué es ni dónde queda. El norteamericano elige las palabras con cautela. che -incluso ante esta última frase Javier mantiene su frialdad. más bien se asustaron de tus crímenes. Entonces se la vendí a La Gran Dama. . violaciones colectivas. que hizo que El Lungo me la consiguiera. algo raro. Y hacen las peores cosas. Toma un poco de whisky para olvidar casi todo lo que acaba de escuchar. . analiza sus gestos. Cuando llevaste las cosas a los medios de comunicación y a la justicia. Y a tu hija la ocultamos. mejor. aunque estábamos muy bien protegidos. ¿Creías que no nos dábamos cuenta de que nos estaban investigando? Les movíamos a la piba en sus narices. Ella la tuvo retenida y la puso a la trabajar en su whiskería bien vestidita.A tu hija la fiché yo mismo mientras paseaba por el centro. Entonces se la marqué a La Bicha.

. Javier salta de su sillón y le quiebra la mano derecha. Convirtiéndose en Ronin. Tardarán días en saberlo. Cuando apunta y está por apretar el gatillo. en una milésima de segundo. Javier sonríe. pero se distrajo hablando demasiado y la situación se le fue de las manos. quiere ir cuanto antes a ese lugar y rescatar a su hija-. todo el tiempo lo estuvo filmando. Javier saca la máscara del bolsillo derecho de su pantalón y se la coloca. Javier agarra la botella de whisky y se la vuelca al Sheriff desde la cabeza hasta los pies. Once cuerpos en el living de su casa. forzando su inmutabilidad. se siente ligeramente presa. El ejército está llegando a la puerta de su casa. . Rompe el sistema de apertura y cierre de la bañera. El texano sigue sentado en el sillón. le saca al Sheriff el encendedor Zippo versión Harley Davison que utilizó para prender el cigarrillo que le pidió a Javier Heredia. El Sheriff ve fuego a través de las ventanas y sólo escucha explosiones.Ya te dije que no sé ni quiero saber. porque ya no volverá a su casa. a mí me interesa marcar pibitas. De eso se ocupa Fatso. volteármelas y venderlas.A ellos los maté con gas soman. una versión plush de Sonic thehedgehog. prendiéndolo fuego. . Sumados a todos los patrulleros y la comisaría explotados con fuertes dosis de C4. haciendo que suelte el arma. Desenfunda un revólver Smith & Wesson 460 y le quita el seguro-. En la tv aparece él contando lo que acaba de decirle a Javier. luego de que apareciera el video en todos los noticieros. creía que tenía todo controlado. parece que ha llegado tu hora. quién sabe cuántos muertos. Todos los guardias caen desplomados al piso. se llevaron esos fuegos artificiales. Ya no puede ser Javier Heredia.A pesar de que te crees muy inteligente. bueno. Rápidamente agarra el portarretrato con la foto del día de su boda y el peluche favorito de Catalina. . La situación destruye cualquier tipo de esperanza para la continuidad de su vida.¿Dónde queda Pomba Gira? -Javier se muestra impaciente. La policía se acerca a la casa de Javier. El Sheriff recuerda que tiene el revólver empuñado y preparado para disparar. Se mete en el baño para ocultarse en el bunker. Pero todos los patrulleros explotan al mismo tiempo y la comisaría junto con ellos. Nosotros tomamos una dosis de bromuro de piridostigmina con el whisky. Le tira el encendedor sobre la entrepierna. Más que cazador. con su mano fracturada continuamente presionada por su enemigo. Quiero que veas algo antes de morir.¿Por qué yo no estoy muerto y ellos sí? -pregunta El Sheriff prácticamente derrotado-. Qué idiota. Bueno. incluso inocentes. Soy un tipo sencillo -al Sheriff le huele mal el nerviosismo y la impaciencia de Javier. . sos bastante lento -ahora el soberbio es Javier-. El Sheriff mira atónito.

.A partir de ahora será tan sólo RONIN.

Por favor -suplicó. conocía muy bien los caminos. Te lo juro. libres al fin sus brazos luego de tanto tiempo. yo no hice nada.Crónicas de Ronin #03: Pomba Gira Oh! Linda Poderosa Pomba Gira de los Siete Exus Cuando bajé al bunker me di cuenta de que Fatso se había escapado. Lo primero que hizo fue lanzarse sobre mí con sus escasas fuerzas. dale. El asiento estaba caído. Ahora ya sé qué preguntarte. El respaldo seguiría atado a su espalda. repitiendo su monólogo anterior-. Matame. . una de 19 y otra de 14. No creía que fuera posible. Me trepé al balcón de un lúgubre hotel y salté delante de Fatso. Se encontraba cerca de una salida. cambió de tópico. Tengo hijas. Si hablo. la voy a pasar muchísimo peor. moviendo la cabeza para todos lados. Seguramente. sufriendo una especie de ataque de pánico-. . mi voz de Ronin-. Cuando veía en el cine escenas como la que estaba viviendo siempre me parecía ilógico que una persona hablara sabiendo que de todas formas iba a morir. Me vestí de Ronin. Aún llevaba los brazos y el respaldo de la silla atados el torso. No tuvo éxito. Primero me saque la ropa que llevaba puesta. Era cierto que tenía hijas. agruesada. Yo saqué una daga y. . La máscara no le permitía notar la mueca de asco de mi rostro.No no no -empezó a decir. desparramado en el suelo. Lo derribé nuevamente con un certero puñetazo en la mandíbula. Y vos sabés qué te voy a preguntar. le corté las ataduras. Observé por las cámaras en qué túnel estaba Fatso. con un rápido movimiento. Al principio. por eso jamás ni siquiera se lo mencioné. que cayó hacia atrás.Por favor -seguía diciendo. matame ya mismo. pero su terror se acrecentó. Se retorcía en el suelo. no supo qué hacer. mucho miedo. Igualmente. Me limité a mirarlo desde lo alto. Era mentira que no tuviera nada que ver. Ya no era Javier Heredia. Sólo nos daba claridad la tenue luz de una luna ofuscada por las nubes. dos. Fatso tenía miedo. El problema aquí era que Fatso mostraba más miedo a sobrevivir por contarme todo lo que sabía que a morir. . Era obvio que no lo iba a dejar con vida. . Es ciertamente increíble que un hombre que ha tenido la experiencia de ser padre de dos hijas tenga el grado de perversión para abusar de la libertad de pequeñas niñas inocentes. pánico. la víctima alberga esperanzas de sobrevivir hasta el último momento aunque sean contrarias a cualquier discurrir normal de la razón.Callate le boca -le ordené con mi voz distorsionada. En realidad. Lo alcancé cuando llevaba pocos metros de libertad en un callejón oscuro y mugriento. Por suerte.yo no tengo nada que ver. Sabía que iba a morir.

A tus hijas las secuestraron hace dos días -le mentí sin siquiera pensarlo. . su seguramente amado y desconocido padre. .Una vez El Diablo me encontró caminando por la plaza de la mano de mis hijas. Si igualmente vas a morir. No encontraba la manera de sacarle la información que necesitaba.¿Vos solo podés destruir a las grandes mentes de una red mafiosa? Vos sos un boludito traumado que se disfraza de pajero porque no puede asumir que su hija desapareció. -mas que negarlo. Fatso se quedó mirándome un momento y luego se río de mí con carcajadas estruendosas. Miró a mis hijas con una sonrisa asquerosa en su rostro. Igualmente.. Su peor terror. Vos no te das cuenta en el quilombo que estás metido. Yo me quedé helado. “Me saludo con mucho cariño. tan fácil era. yo sólo apreté play. Le pegué con la puntera de metal de mi borcego en el pecho. No esperaba algo así. Quedó retorciéndose en el piso espasmódicamente.. Me creía porque lo temió durante años. les dijo . oculto mi rostro delator por un pasa montañas negro con dos lentes espejadas-. dejame estar con ellas.hablá y morite. hablá.Vos no te das una idea de las cosas que esos tipos pueden hacerte.¿Vos.? -me señalo para ridiculizarme. eh. Ya estaba entregado. .No le va a pasar nada a tus hijas. dándome un abrazo.. Matame de una vez.. Como El Sheriff. no quería que lo conocieran y mucho menos que las conociera. Dejame ir con mis hijas.No puede ser. Cuando tienen suerte. un miedo obsesivo a que sus hijas cayeran en manos de mercenarios de su calaña. Entonces le mentí. .. lanzándolo varios metros hacia atrás. terminan siendo consoladores humanos de tipos con mucha guita que les dan todos los lujos. Ni siquiera conocía sus nombres. Tenía todo recreado en su cabeza. un beso en la mejilla y tres palmadas en el hombro. . Y ojo que capaz que la está pasando bien.Entonces -le hablé con un tono displicente. mis hijas. apenas sabía que Fatso tenía dos hijas. Le costaría muchísimo volver a ponerse de pie. si salgo de esta van a creer que hablé. Yo todavía puedo.. . Por mi aparte. . . cargadas de nervios. La vas a pasar mal. no quería creerlo.Por favor -parecía que le dolía hablar-. Fatso quedó boquiabierto largo rato. Capaz que tu hija la está pasando bien.No. no puedo hablar. Lo descoloqué. Extraña criatura asesino-adorador de mujeres. Seguramente estarían en su casa o con alguna amiga. El castigo de Fatso era el miedo a sí mismo. me pidió que intentara rescatar a sus hijas o que las vengara. Se reía de mí. no lo dejaba pensar. Vos me entendés. ¿para qué la vas a sacar de su nueva vida? Estaba arrodillado mirándome como si fuera un gigante. Fatso manejaba el discurso vilmente. Yo los voy a matar primero.. Guiñándoles un ojo.. Yo las trasladé a la miserabilidad de mi vida mugrienta y la inmundicia de Fatso. Fatso se largó a llorar.

Es uno más. Aún apoyándole el arma con el dedo a punto de accionar el disparo que lo liquidaría me quedé mirándolo fijamente durante unos breves minutos. desenfundé mi arma y se la apoyé en la frente. . Te puedo ayudar.No me mates -me dijo con serenidad-. cada vez más cerca de mi objetivo final-. me alcanzó y caminó a mi lado. rescatar a mis hijas. . . Yo sólo conozco el lugar porque trabajaba como nexo entre las whiskerías y ellos. Fue escalofriante. . como si le resultara insignificante-. Ahí se reúnen a cumplir sus perversiones. Dejame acompañarte. Me quedé en silencio apoyándole aún el frío caño de mi Sig P220.Gracias -fue lo único que dijo. Guardé mi Sig P220 y le di la espalda.que me pidieran que las llevara un día a Pomba Gira. . Sólo caminando por la orilla del río se puede encontrar.Vamos a tener que ir en tu auto -le dije. estoy entregado a la muerte. Yo no le respondí-. Él me suplicaba con todos sus gestos. alejándome de él. sé cómo se organizan.Es un templo nefasto oculto en el bosque.¿Dónde queda? . su cuerpo maltrecho por mí recargaba energías succionando la adrenalina que el deseo de salvar a sus hijas le proporcionaba. por favor. . Conozco el camino. Cerró los ojos. Los dos estábamos en silencio. los cientos o miles de pibas que secuestramos. un empresario con mucha plata -perecía molesto por la pregunta. aceptando su compañía-. a la orilla del río. Fatso se incorporó con poco esfuerzo.¿Quién es El Diablo? -le pregunté aprovechando que había soltado la lengua-. Las despidió con un pellizcón sádico en sus mejillas. Sabiendo lo que necesitaba. Pero todavía no puedo morir. Resoplé. Muy pocas personas fueron invitadas allí. parecía que se entregaba a la justa muerte.¿Qué es Pomba Gira? -le pregunté. Cerré los ojos.Ya te dije que en el bosque -por un instante volvió a aparecer su soberbia. Mirame. . Cuando estén a salvo. te prometo que me entrego a vos para que me ajusticies. No está bien lo que hicimos con tu hija ni con el resto. Importante.Es mi jefe.Sé que merezco que me mates como a los otros. pero hay muchos como él en Pomba Gira. Él seguía arrodillado. A unos cinco kilómetros de la ciudad. No importa quién es. Yo intentaba encontrar en su rostro una nueva artimaña. Rápidamente. pero luego debe haber recordado a sus hijas y volvió a tener un tono caído y sumiso-. . Pomba Gira es el templo secreto donde se reúne una secta de selectos pervertidos. Dejame ir con vos. . .

Me pagaban mucha plata por no hacer nada. un Mitsubishi Lancer modelo '94 bastante maltrecho. Creen estar cerca de invocar a Exú. Están todos enfermos. Al principio dudé y estuve al borde de echarme para atrás. la noche de viernes provocaba efervescencias hormonales en la gente de la city que se embotellaba para beber algo y bailar un poco. ni mi mujer ni mis hijas ni mis amigos. yo nunca participé en nada. Pero podía tener plata y mis hijas podían dejar de pasar hambre y mi mujer al fin podría tener todo lo que le prometí. No pudimos atravesar muy rápido la ciudad. son villanos escalofriantes. En la secta del Diablo creen que ritualizando todo tipo de violencia contra las mujeres lograrán invocar al dios Exú. Es tu culpa. Yo no tuve una vida fácil. obtuvimos algo de velocidad. Pomba Gira es la parte femenina de Exú. quien. Bajé la ventanilla porque no aguantaba el nauseabundo hedor de Fatso. Nos subimos sin mediar palabras. El día que conocí al Diablo estaba limpiando vidrios en un semáforo. Bajó la ventanilla trasera de su Mercedes Benz. fue caminando. . Jamás tuvo intenciones de escapar o de alertar a alguien.¿Qué significa Pomba Gira? -cuando lancé la pregunta. . como si hubiera sido perseguido y alcanzado por otro auto. ofendido-.Sabiendo tanto. Él manejaba. El paquete resultó ser una mujer amordazada y maniatada que revoleaba patadas hacia todos lados. . Un día me la jugué y se lo pregunté directamente al Diablo.A mí también me intrigaba. . Ya afuera. Nadie sabe a qué me dedico. teniendo hijas. Yo lo seguía ocultándome en los techos. Me explicó que lo más importante son los rituales. por no poder conseguir un laburo permanente. Cada vez que la secta se reúne.Aguantateló -me dijo. se turnan para ejecutar varios rituales en simultáneo y sucesivos. por vivir de changas esporádicas. . Mi mujer nos mantenía a los cuatro limpiando cinco casas por semana. según sus concepciones religiosas. Vi a mis hijas pasar hambre por mi culpa. a medida que descendía el polarizado. ¿cómo podés estar metido en todo esto? El gordo hace una mueca extraña y un chasquido con la boca. Fatso sonrió-. siguiendo con atención sus pasos y sus movimientos. . aparecía el anciano rostro del Diablo. el resto es accesorio. es una especie de dios supremo.Como a él lo buscaban menos que a mí o ni siquiera lo buscaban. Me dijo que me veía cara de hombre de confianza y me ofreció el primer mandado.Siempre me consolé repitiéndome una y otra vez que yo no era como ellos. está representada por una mujer de buen pasar económico que sufre un violento desamor y muere trágicamente. Fatso. Rápidamente llegamos a su auto. Me daba un VW Bora a cambio de que llevara un paquete desde una dirección que me pasó anotada en un papel hasta su barco. en la ruta. chocado atrás y en la puerta del lado del conductor.

únicamente trasladaba a las chicas.No le respondí nada. . pero sabía pelear. mantuve una posición defensiva. al departamento que tenemos en Mar del Plata. Verdaderamente. Yo ni siquiera le respondí. lo considerara menos responsable. podría pretender remendar una parte del mal que causó. Yo tenía muy buen estado físico. . Por las dudas. Veía diez mercenarios alrededor del templo. lo suficientemente alto como para dejarme observar la zona y trazar un plan. Quienes fueran capaces de contratar tantos matones. jamás tocó ni se violentó con nadie. hacer de nexo. Bajé rápidamente. él siempre prefirió limitarse a trabajar como secretario del Diablo. Fatso abrió el baúl. Fatso me explicó que los autos aparcaban en un estacionamiento escondido. como esos que usaba para espiar los edificios vecinos cuando era pequeño y salía de vacaciones con mis viejos. imaginé que sacaría un arma. Era inmenso. Estaba bloqueado por el miedo de que algo les pasara a sus hijas. Empezamos a ver a lo lejos el templo. tenía calle y mucha experiencia. un poco alejado del templo. Si bien estaba metido en esa criminalidad.No me estoy escapando -dijo con seguridad y aparente sinceridad-. Esperaba que algo de eso me sirviera y no haber traído un GPS humano simplemente. en cambio.Tenemos que tener cuidado -me dijo Fatso-. Podría justificarse y reconocer su culpa. . Me trepé a un árbol grueso. Caminamos orillando el río más o menos durante un kilómetro. seguramente contratarían un par de francotiradores. Además. Lo único que dije fue "Vamos". Rápidamente le di alcance. Contratan mercenarios para que vigilen el perímetro -. Escuché un ruido bajo mis pies. estaría treinta kilos por encima de su peso y ya se habría olvidado de lo que era esforzarse físicamente. Él. Fatso siguió excusándose. Esto último me lo juró y recontra juró. . Por un instante. Desanduvimos el kilómetro que nos separaba del auto. me mantuve en silencio. estaba terminando de estacionar. noté ligeros movimientos de ramas en al menos tres árboles. A partir de allí me encargué de organizar los movimientos. Aún así tenía demasiada mierda acumulada como para sobrevivir a mi juicio. luego que tendría unos binoculares de feria con un alcance patético. Fatso salió corriendo. Recordé que tengo unos binoculares en el baúl del auto. pero él prefería un lugar diferente que había encontrado a fuerza de ir repetidas veces a Pomba Gira.¿A dónde vas? -le pregunté mientras saltaba sobre su espalda-. Escapaba. como si por ello lo odiara menos. una lupa sobre la zona nos resultaría muy útil. saltando de rama en rama. Fatso simplemente me secundó.

bombas. portaba con alegría un gorro de cocinero. charlando. A través del primero se veían mujeres desnudas siendo sometidas sexualmente por hombres encapuchados. Él no estaba encapuchado. Los diez matones del fondo vigilaban los barcos sin interrumpir el ritual que realizaban una veintena de encapuchados. No podríamos con todos. No nos alcanzaban los ánimos para reír-. Un hombre parecía subastarlas luego de que desfilaran. cuando trabajaba de peón de albañilería. Desfilaban chicas en camisón. Una luz verde titilando indicaba que tenían GPS y. Era horrible. . igualmente en esa época estaba acostumbrado a pasar hambre. La peor posibilidad era que luego las pasaran al otro cuarto del tercer piso-. Desde lejos se veía una mujer clavada a una cruz de madera de dos metros. Se me congeló la sangre al ver a las pobres hijas de Fatso sometidas sin piedad. . por lo que veo -le dije mientras probaba el artilugio. No quise utilizar el zoom de los binoculares de Fatso.Tenemos que ir cuanto antes -afirmé-..Desde muy pibe siempre quise tener unos binoculares como los que usan en el ejército -me dijo mientras me los prestaba con cierto recelo-.Fatso sacó del baúl de su Mitsubishi Lancer unos binoculares profesionales que incluso poseían visión nocturna. Se veía el hall de entrada. A través del ventanal del segundo piso se veía una pasarela y muchos encapuchados sentados alrededor. . Los veinte verdugos encapuchados danzaban alrededor de ellas. había tipos encapuchados con vasos en la mano. En el tercer piso había dos ventanales más pequeños que el resto. . Los mercenarios sumaban quince. Me los compré con mi primer sueldo. Un hombre con delantal entró y se llevó varios trozos de mujeres despedazadas. paseando.Ahora ya no. Gracias a la visión nocturna pude contar cuatro francotiradores cubriendo por entero el entorno del templo. en donde había un pequeño puerto con barcos y lanchones anclados. posiblemente. puñaladas y motosierras. Observé los ventanales del lateral derecho del templo. Ambos sonreímos brevemente. Allá están mis hijas -me señaló el primer ventanal del tercer piso.Tenemos que ir cuanto antes -dijo sobresaltado-. que apuntó a los ventanales. El templo tenía tres pisos y dos torres pequeñas en cada extremo frontal. En el segundo ventanal las asesinaban a sangre fría con disparos. Sentí una supersticiosa culpa al ver concretada mi amarga mentira.. Le entregué los binoculares a Fatso. Era la primera broma que hacía en meses. y chicas desnudas sirviendo canapés & drinks con extraños collares de metal adheridos a sus cuellos. distribuidos cinco en el frente del templo y diez en la parte trasera. otra empalada y cinco a punto de ser incineradas en una hoguera. Fueron tres cuartos de mi salario. sería muy difícil sobrevivir. .

el resto era nebuloso. . Esbozamos un plan de ataque. Todo parecía imposible. Le di la mano. marcando sólo por dónde comenzar y cómo seguir. Y salimos al campo de batalla.Pero teníamos que luchar. Me quité la máscara por un instante para mirar a los ojos a Fatso. depositándole una Ruger p345 con un cargador de repuesto.

. Luego. Los encapuchados que estaban en la habitación se cubren detrás de un hombre de más de dos metros de altura y tres metros de diámetro. Algunas se internan en el bosque sin recordar que. las bombas de sus cuellos estallarán. No economiza disparos ni reparos. Ante la desigualdad numérica. mientras los guardias que vigilan la parte trasera del templo ingresan al lugar. Asesina al rematador y a varios encapuchados. haciendo volar por los aires bandejas de acero con bebidas y bocadillos. Al abrir la puerta de la habitación donde se encontraban sus hijas. salidos de la oscuridad de la noche. Hay decenas de chicas. Ronin busca el rostro de su hija desprotegiendo su guardia. forzándolas a escapar hacia el muelle. Ronin sale corriendo desde la oscuridad empuñando un machete.Ronin #04: La última hora Todas las horas hieren. Fatso sale de los arbustos. valiéndose de los pop ups de colores que percibe. El enmascarado se hace cargo de los tres mercenarios restantes cercenando sus cabezas con el machete. Dos encapuchados sacan a todas las mujeres. Esquiva tres disparos fácilmente. Recoge las armas de los vigilantes y las comparte con Ronin. al alejarse de la central que las controla. un encapuchado dispara tres tiros en el pecho de Ronin. Sin gastar demasiada munición logran disminuir considerablemente el número de guardias. Justo cuando le parece encontrar a Catalina. Antiguo Proverbio Dos disparos acallados por silenciadores al unísono. Fatso recibe un disparo de revólver en el hombro izquierdo que lo hace retroceder hacia el pasillo. La última mata. Fatso corre hacia el tercer piso y Ronin hacia el segundo. impactan en la frente de un guardia y en el cuello de otro. Mujeres desnudas corren asustadas. Los cinco mercenarios que vigilan el frente del templo se ponen en guardia. Ronin y Fatso se valen de las escaleras. que les sirven tanto como Termopilas a los espartanos. Ingresan al templo por la puerta principal. Dos nuevos disparos al unísono. Antes de retirarse llevándose a quien pareciera ser Catalina. Ronin ingresa al cuarto que tiene la pasarela y al rematador. lo noquea un puñetazo en la cara del guardia que vigila a las chicas en la habitación. ruido de ramas y dos cuerpos cayendo en el pasto. sorprendiendo con disparos a encapuchados y guardaespaldas por doquier. Detrás de la pasarela hay un cuarto sin ventanas en donde preparan a las mujeres para desfilar.

Mientras los encapuchados escapan con sus hijas. Ellas ni siquiera lo ven. todavía pueden detener el barco. el único lugar al que tiene posibilidades de apuntarle.. tratando de zafarse inútilmente del peso del Escuerzo. lo cubren tres guardias con ametralladoras muy buenas. Le toma el pulso. por suerte. ¡Es Catalina! Ronin se pone de pie tomando de la ropa al hombre por la espalda. las tienen completamente dopadas. Fatso le cubre la espalda. la chica también cae al piso. Primero derriba a tiros a los guardias.¡Arriba están mis hijas! Ronin salta sobre el encapuchado. luego. con muy mala puntería. Fatso los mira desde el suelo con impotencia. Increíblemente. Ronin se reincorpora recordando haber visto a su hija. intentando dirigirse entre el tiroteo hacia la cabina de mando. empuña su machete. Por efecto del violento golpe. Fatso despierta al enmascarado con unos golpes en su rostro. Sólo le da energía la posibilidad de rescatar a sus hijas. sólo hace un ligero movimiento. Al salir del templo disparan hacia todas las direcciones. se parece a su hija. . está sedada. Ve a un encapuchado a unos diez metros del barco que lleva a rastras a alguien que. prácticamente inconsciente.. pero. El Escuerzo ni siquiera lo siente. Lo llaman El Escuerzo.No tenemos que dejar que se escape ese barco -le grita. imposible de comprender. dándolo vuelta para ver su rostro. La bala atraviesa el hombro e impacta violentamente contra el cerebelo del Escuerzo. Está vivo. Fatso ve que están subiendo a sus hijas al barco. Fue criado por un luchador de sumo. El chaleco antibalas le salvó la vida nuevamente. Es increíble. Al darlo vuelta ve los tres disparos en el pecho. Se zafa del enorme cuerpo extremando sus fuerzas. Ronin corre hacia el encapuchado. está boca abajo. Bajando las escaleras divisa el cuerpo caído de Ronin. Finalmente logra ver su rostro. Fatso aprovecha la pequeña descompresión para liberar su brazo y le dispara en la axila izquierda. arrastradas por encapuchados y matones. Corre hacia él. . Se esfuerza por liberarlo del enorme cuerpo que lo aplasta. tirándolo al piso.La enorme criatura se abalanza sobre Fatso. Rápidamente le dispara a quemarropa al estómago del Escuerzo. Los dos corren hacia el muelle. vista de espalda. Todos los barcos escaparon. ya próximo a cortarle el escape. él último ya tiene el motor encendido. Con un movimiento azaroso logra destrabar un poco el Ruger p345 que Ronin le prestó. aplastándolo. Ronin se da cuenta de que aún falta que aborde gente. el lugar está infestado de mercenarios.

Dos balas escupidas por una Smith &Wesson 460 impactan en su brazo derecho y una en su pantorrilla izquierda. todo se funde a negro. explotando su cabeza. apuntándole a la cabeza. De pronto. El encapuchado que secuestró a su hija es El Buitre. No ve cómo la bala de su revólver impacta entre los ojos del Sheriff. Ronin no se cae. Ronin se apura a apuntarle. La ropa que llevaba puesta está fundida a su cuerpo. . actúa una transformación. intenta balbucear. dándole un abrazo que apenas le llega a las rodillas. no reconoce el pop up que lo pone en alerta del ataque que está próximo a recibir. Catalina grita riendo y comienza a correr. Está en el pasado: llega cansado de la redacción tarde. Ronin siente el impacto en el cuello y cae hacia atrás. sólo le quedan pellejos y carne viva. Al mirar a su enemigo se encuentra con el cuerpo incinerado del Sheriff. su voz se convierte en gruñido y sus manos en máquinas letales. el poderoso jerarca de los medios de comunicación. pero es tarde.Carlos Magnus. no alcanza a volver en sí. el brazo derecho erguido. toda su piel ha sido incendiada. logra mantenerse de pie. cubriéndose el rostro. a la hora de la cena. Tira al piso al Buitre y se da vuelta para defenderse de su atacante. No tiene pelo. su viejo revólver brillante entre tanta carne chamuscada. El Sheriff dispara cuando el enmascarado aprieta el gatillo. Javier la persigue transformado en el inefable monstruo de las cosquillas. Ronin queda perplejo y aturdido. Camina hasta la cocina para darle un beso a Silvia. Entonces. Sonríe. Catalina lo recibe en cuanto entra por la puerta. Demasiado tarde.

Poco a poco fui recobrando la claridad de mis sentidos. Por fin te despertaste. che. Mis . Lo que no pude encontrar son las luces. Se despertó al percibir mis movimientos y vino corriendo hacia mí-. Me costó muchísimo encontrar este salón. . hey! -reconocí la voz de Fatso. Se me apareció de golpe el rostro lacerado del Sheriff y casi me desmayo nuevamente.Crónicas de Ronin #04: La red El frío era insoportable. Las luces se encendieron. en mi cabeza relampagueaban flashes de lo acontecido en el templo. Mientras intentaba ubicarme. me hacía tiritar. Además. No sabía cuánto tiempo había estado inconsciente. dados mis conocimientos. reconocer en dónde estaba. aún no quería saber qué había pasado. Antes de haberte largado a hacer justicia tendrías que haber conseguido unas vendas y alcohol apenas me moví sentí una punzada en toda la pierna izquierda que invadió luego todo mi cuerpo-. principalmente porque necesitabas sangre. Vi las vendas en mi brazo derecho y en mi pierna izquierda. Fatso? . Estaba acostado sobre una superficie húmeda e incómoda. Lo del cuello es un simple rasguño. Pude recordar cómo llegar a la entrada. “Tuve que salir a robar una pequeña clínica..¿Vos estás bien? -le pregunté-. Sin hablar. le señalé.¿Dónde estamos. . No podía moverme. Cuando abrí los ojos. estaba juntando fuerzas-. encandilándome. pero creo que estuviste durmiendo unas quince horas. Intenté tocarla. La peor fue la herida de la pierna.No tengo reloj a mano -Fatso se puso a calcular-. el tratamiento es precario. una pequeña caja que protegía al disyuntor. Sentí la venda de mi cuello. Fatso se golpeó la frente insinuando que era una ridiculez no haberlo encontrado. . .. pero Fatso me detuvo.No te toques nada -me recomendó-. . casi te desangrás. Estás bien curado pero. debajo del control de mando de las cámaras y los televisores. lo primero que vi fue oscuridad.Recibí unas trompadas que aún me duelen y un tiro en el hombro que me curé yo mismo con gran éxito -me mostró la venda con orgullo-. más aún porque te estaba cargando todo el tiempo. Vi a unos metros a mi derecha una diminuta hoguera.¿Cuánto tiempo estuve inconsciente? -le pregunté.En tu bunker. No reconocí en dónde me encontraba.¡Hey. . . no disponemos de un buen botiquín ni buenos medicamentos. Mis hermanos siempre llegaban a casa con puñaladas o heridas de bala y no podían ir a un hospital porque los estaba buscando la cana. pues intentarlo me suponía un enorme dolor en todo el cuerpo.

me ayudó a sentar-. Puedo curar una herida.El encapuchado al que estabas a punto de asesinar la arrastró hasta el barco. Por lo menos logramos replegarnos.. Nos interrumpió la televisión. Suponiendo que hicieran alguna escala. ¿cómo pude haberla perdido?-. cambió el tono de su monólogo-. consiguiendo una nueva prórroga a su ejecución.No. No la habíamos notado hasta que Natalia Schwartz dijo "Pomba Gira". Combatir una ciudad fue durísimo. . Ahora podemos volver a atacar. apareció El Sheriff y casi te liquidó. Apenas pude salvarte -al notar que sonaba demasiado desanimado. Me di cuenta de que no llevaba la máscara puesta al ver que Fatso tropezaba con el cansancio y el desánimo de mi rostro.Ahora estamos juntos en esto -me dijo Fatso. Desapareció junto con mis hijas. tenía esperanzas.Gracias por salvarme. tal vez porque finalmente se había bañado-. Además. no sólo se prendieron las luces.¿Qué pasó? -no podía recordar cómo había terminado la noche. Ese era mi jefe. . el único problema es que ni un cirujano plástico puede arreglar la cicatriz que dejo. pero no puedo evitarlo -miré las vendas imaginando injertos de piel y suturas desordenadas con carne saliendo entremedio. tardarían unos diez días en llegar a Europa. grité de dolor-. . preocupado por no amargarme. se llamaba L'Archevêque. Apartamos las miradas hacia los costados. Vos alcanzaste a matarlo mientras caías. . Tenemos tiempo. .El encapuchado -recordé-: ¡El Buitre! . . se escaparon de nuestras manos. Ocurrió un silencio incómodo. Una red mundial de trata de personas está en una liga completamente diferente-. Me arqueé en el piso..padres nunca estaban en casa.Yo lo conocía con otro nombre -dijo Fatso-. . . Fatso -el gordo se acercó y me palmeó el hombro. también los televisores que mostraban lo que vigilaban las cámaras y la televisión. Te juro que hago lo mejor que puedo. Habíamos perdido la batalla. El Diablo. Seguí disparando y liquidando a los pocos mercenarios que quedaban. eso me salvó porque su siguiente objetivo era yo. Yo tenía doce años y tuve que aprender a improvisar. Pude ver que el barco llevaba una divisa francesa. La imagen hizo que todas las heridas acentuaran sus respectivos punzantes dolores. no -se apresuró a rechazar Fatso. Entonces.Estabas a punto de salvar a tu hija y juntos podíamos detener el barco -se lamentó Fatso-. Golpeé el piso con bronca. pero fue imposible llegar al barco.¿Qué pasó con mi hija? . estaba más relajado que antes de ir a Pomba Gira. . Tenía a Catalina a mi alcance.Ahora va a ser imposible encontrarlas -tenía muchísima bronca. Estábamos agotados y abatidos. algo asqueroso. Cuando Fatso accionó el disyuntor.

. en lo inmediato. La estabilidad jerárquica de la ciudad sucumbió ante tanta perversión. Tal vez sólo vuelvan a sacarte toda la mierda hacia afuera.Solos no vamos a poder seguir luchando -le dije a Fatso-. también era su misión. . Criminales desenmascarados. lo único que había a nuestro alcance era ese grupo de gente tan desesperada como nosotros. de las más amargas. como nosotros. Toda la humanidad quedó estupefacta durante el tiempo que duró la noticia. otras fueron rescatadas del interior del templo de Pomba Gira. tuvieron que acudir los del distrito vecino. no se dijo nada de los barcos ni se investigó al muelle. Además. todos sectarios ajusticiados. Fatso -le respondí mientras le daba una palmada en el hombro-. Fatso meneó la cabeza. El gordo me miró incrédulo. Ya era demasiado tarde y todo era demasiado grande como para taparlo: cuerpos desmembrados. los van a encarcelar por las venganzas que cometieron sin tener el más mínimo reparo por ocultar su identidad. No había rastro de ellos. Hegemonías como la del Buitre se desplomaron. empresarios. nos olvidamos de las heridas y saltamos hacia la pantalla. Se dio cuenta de lo que pretendía por la forma en que me encontró mirando la tv. . senadores. Yo ya no podía aparecer en la vía pública. Natalia Schwatrz mostraba a los padres reencontrándose con sus hijas. Sabía que. . Algunas chicas lograron llegar a la ruta y pedir ayuda.Imagino que no estás proponiendo que reclutemos a esos padres -dijo con tono cínico-. . Sin embargo. personajes conocidos. Fue una derrota de las peores. Fue una masacre de encapuchados y matones. tuvimos un excelente premio consuelo: decenas de mujeres fueron rescatadas.Instantáneamente. están en el mismo lugar que nosotros. merecidamente.No te preocupes. vírgenes sacrificadas. podrían castigarlo y que un mero lapsus de perdón como el mío sólo respondería a la comprensión de la necesidad de combate contra fuerzas mayores-. órganos envasados para vender. . Ni tampoco Fatso. huérfanos de rescate. Como yo asesiné a todos los policías de la ciudad. Sin embargo.¿Por qué no? Son las únicas personas en las que podemos confiar. Una caída en el último minuto. Pero estaba preocupado. Sabía que necesitábamos ayuda y. Vamos a necesitar ayuda. Todos sabían que habíamos sido los verdugos de la masacre de Pomba Gira. Debajo de las capuchas estaban los rostros del poder de la ciudad: diputados. Todas declararon que un tipo vestido de negro y un gordo que olía muy mal las salvaron. ahora. No se iba a ir porque ésta. Algunos desahuciados quedaban en el fondo de la cámara.Cuando sepan quién soy van a querer matarme -dijo con resignación. mujeres cocinadas. si no se ocultan. La ciudad colapsó de pavor.

Intereses relacionados