Está en la página 1de 2

Foro pensamiento economico

La realidad de nuestro país es que un número significativo de la población que desea un
microcrédito que fácilmente supera los 6 millones de personas, las cuales son trabajadores
independientes y como lo vemos de manera dramática en todo el país por no tener
posibilidades de acceder a un crédito formal del sistema bancario para financiar sus
actividades comerciales recurren a los gota a gota o paga diarios que cobran intereses
exorbitantes, sumiendo aún más a la población Colombiana en la informalidad de un
sistema alterno de crédito de la economía gris (ilegal) que permite incluso el lavado de
activos de dudoso origen ( aunque las grandes corporaciones financieras irónicamente son
las que lavan grandes capitales de dineros de grandes capos de la droga, y otros dineros mal
habidos tal como se ha demostrado y se ha sancionado)
Según un estudio el 80% de esas más de 6 millones de personas no solicitan préstamos
pequeños porque el sistema bancario les niega los créditos por no tener activos que los
respalden, ya que la información de sus proyectos de negocio es deficiente ante la banca, lo
anterior demuestra la alta informalidad de la población en relación a su vinculación
bancaria (constituido por la Ley 550 de 2000), lleva a la gente necesariamente a acudir a los
gota a gota que les cobran según el estudio tasas de interés superior al 90% mensual, o sea
por un préstamo de 100 mil pesos a 30 días, deben pagar 3 mil pesos diarios.
Así mismo y motivados por esta situación en 2006 el gobierno implemento el programa de
la Banca de las Oportunidades en conjunto con Bancoldex, para fomentar el microcrédito
en las zonas rurales del país, por medio de entidades financieras y los corresponsales no
bancarios, lo que permitió el desembolso de 7.5 millones en microcréditos beneficiando a
más de 2 millones de familias que accedían por primera vez a un crédito formal. Y según
un estimado de Superfinanciera hasta enero de 2013, el total de los microcréditos llegaba a
los 7 billones de pesos.
Lo anterior demostró que a pesar de los esfuerzos la cobertura sigue siendo mínima,
porque según datos oficiales a enero de 2013 el microcrédito tenía una participación de
solo el 2.89%, en relación con la composición de la cartera de crédito nacional, la cual se
halla concentrada en los Bancos Agrario, Bancamía, Precredit y el Banco de la Mujer.
Ante esta triste realidad hay esfuerzos para radicar en el congreso de la republica un
proyecto de ley que obligue a las entidades financieras a destinar el 5% de sus capitales a
préstamos de microcrédito , remplazar el modo de hipoteca por un plan de negocios de la
persona interesada en el microcrédito al mejor estilo de selección de proyectos de
emprendedores y que el gobierno se comprometa a estimular el acceso al microcrédito en
el sector rural con un esquema similar al del Grameen Bank de Muhammad Yunus
(Premio Nobel de la Paz)
Lo interesante de todo esto es que hay iniciativa para lograr consolidar este tipo de
microcréditos logrando que el sistema bancario nacional ofrezca préstamos acordes en
plazos y montos con el flujo de caja de las microempresas, haciendo que se conviertan en
créditos rotativos y desembolsos inmediatos, en solicitudes de créditos simples con
requisitos mínimos, tiempos cortos de estudios de aprobación y desembolso y disminución

de costos administrativos. . Todo esto sin modificar los esquemas de supervisión y riesgo consignados en las propuestas de Basilea respecto a las entidades que ofrecen microcréditos. Lo anterior como lo había dicho en otro aporte demuestra que es posible que el sistema financiero colombiano con sus billonarias ganancias al ser un intermediario financiero y que no aporta al sector real de la economía como es nuestra vapuleada industria por nefastos acuerdos comerciales no solo debe tener el compromiso sino la obligación de ayudar en el crecimiento y desarrollo económico de nuestro país para mejorar los ingresos de los colombianos más pobres y acabar con la informalidad de la usura y por ende propendiendo por la formalización comercial de millones de Colombianos.