CONFERENCIAS DEL MAESTRO

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
SOBRE EL TEMA

EL AMOR Y LA SEXUALIDAD

****** EL ALMA GEMELA
Sèvres 28 de Febrero de 1942 

     Conferencia improvisada (notas taquigráficas)                                         Cada ser humano tiene su alma gemela. En el momento en que el individuo ha  sido proyectado como una chispa luminosa que brota del seno del Creador, él es  en realidad dos seres en uno, dos mitades que se complementan a la perfección,  cada uno viene a ser la contraparte absoluta del otro. A partir de allí, estas dos  mitades  van  a  estar  disociadas,  van  a  evolucionar  por  separado,  moviéndose  cada  una  de  ellas  en  una  dirección  diferente  a  la  otra.  Si  ellas  pueden  llegar  a  reconocerse  a  lo  largo  de  su  evolución,  es  porque  cada  parte  lleva  grabada  la  imagen  de  la  otra  en  lo  más  profundo  de  su  ser,  es  como  si  cada  una  hubiera  marcado  a  la  otra  con  su  sello.  De  esta  forma,  todo  ser  humano  lleva  en  su  interior la imagen de su alma gemela; es cierto que se trata de una imagen muy  vaga,  pero  ella  existe.  Por  esta  razón,  cada  individuo  viene  a  la  tierra  con  una  esperanza muy incierta de que podrá encontrar en algún sitio un alma que podrá  darle todo lo que necesita y que habrá entonces entre los dos una armonía y una  fusión indescriptibles.          Vosotros  lo  sabéis,  todos  habéis  pensado  que  algún  día  podríais  encontrar  esta  alma  bienamada  de  la  que  sospecháis  vagamente  su  rostro.  Esta  es  la  imagen que lleváis dentro de vuestro ser, aunque a un nivel tan profundo que no 
  1

podéis  distinguirla  con  claridad.  Alguna  vez  habéis  vislumbrado  quizá  alguien  parecido por la calle, que os ha hecho exclamar  "Es ella, ahí está!", como si se  hubiera  producido  una  fusión  entre  aquella  persona  y  la  imagen  que  lleváis  grabada  tan  dentro.  En  un  momento  así,  toda  vuestra  vida  cambia,  hasta  el  punto  de  que  lo  daríais  todo  por  volver  a  encontrarla.  Si  esto  sucede  y  lográis  hablar con ella, todo os parece maravilloso, la vida parece borbotear en vuestro  interior,  avanzáis  en  todo  lo  que  os  proponéis.  Pero,  luego  de  un  período  de  intimidad,  vais  a  descubrir  que  aquel  ser  no  era  lo  que  vosotros  esperabais,  os  sentiréis  decepcionados  y  al  final  le  dejareis  para  proseguir  vuestra  búsqueda.  Más adelante os parecerá que reconocéis por segunda vez aquella alma gemela  en  otra  persona,  otra  vez  tendréis  una  efusión  de  alegría  e  inspiración,  nuevamente os sentiréis enamorados. Pero la historia va a repetirse y de nuevo  os daréis cuenta de que no correspondía a la imagen que buscabais.         "Pero entonces, me diréis, aquella persona no era mi alma gemela?"  Sí y no.  A  veces  pasa  que  vuestra  otra  mitad  se  proyecta  desde  el  mundo  elevado  a  través de una persona concreta. Lo más frecuente es que al estar encarnada una  de  las  dos  mitades,  la  otra  no  lo  esté.  ¿Porqué  pues  llegamos  a  tener  esta  sensación  de  haber  encontrado  nuestra  alma  gemela?    Porque  desde  aquel  plano superior en el que vive, piensa en nosotros, desea nuestro bien y nuestra  felicidad. Gracias a ese misterioso vínculo que se mantiene entre las dos mitades,  ella capta nuestra aspiración hacia una vida superior, hacia la belleza, y puede  entrar en otro ser, manifestándose ante nosotros durante un cierto tiempo. Este  hecho explica por ejemplo que una mujer pueda ver en un hombre a esa figura  bienamada:  Su  alma  gemela  ha  penetrado  por  un  tiempo  en  una  morada  terrestre, para manifestarse a través de signos y señales concretos, sin que esta  otra persona sepa lo que está ocurriendo consigo misma. Pero por lo general la  mujer  (o  el  hombre,  en  el  caso  contrario,  ya  que  este  fenómeno  va  a  ocurrir  exactamente  igual  para  ambos  sexos),  siente  la  necesidad  de  experimentar  algunos  intercambios  físicos  con  la  persona  que  es  objeto  de  su  amor,  provocando  así  la  partida  de  su  alma  gemela  que  va  a  tener  que  alejarse  con  tristeza.  Es  evidente  que  la  gran  mayoría  de  los  hombres  aprovechan  esta  confusión de la mujer que les ha tomado por su  alma gemela, hasta que ella se  vaya enterando poco a poco de que su gran amor no es más que un mentiroso y 

 

2

un ladrón, ahora que su alma gemela le ha dejado, aunque quizá más tarde la  vuelva a encontrar en otro hombre...        Esta lamentable experiencia corre el riesgo de repetirse mientras no se haya  comprendido  el  aspecto  sagrado  del  amor;  entonces  sí  podrán  las  dos  mitades  vivir  un  reencuentro  verdadero,  entonces  podrán  amarse,  envueltas  en  vestiduras de luz, inmersas en su propia felicidad sin desear ir más allá de estos  sutiles contactos, pues saben bien que de hacerlo perderían este contacto con la  luz primordial. Pero, antes de llegar a un estado tan sublime, cuántas amargas  experiencias han pasado, después de las cuales sólo pudieron decir: "He comido,  he  bebido,  para  sentirme  luego  desgraciado  e  indispuesto,  nunca  he  podido  encontrar  alegría  ni  felicidad  en  la  posesión!"  Es  terrible  ciertamente  haber  tenido  todas  las  mujeres  o  todos  los  hombres  posibles  sin  haber  llegado  a  encontrar  nunca  una  dicha  duradera.  Pero  los  humanos  se  contentan  con  espejismos tan fugaces!         Dos almas gemelas viven siempre la una para la otra, ningún otro ser en el  mundo  podría  traerles  mayor  plenitud.  Así  pues,  todos  aquellos  seres  que  vosotros  habéis  encontrado  a  lo  largo  de  muchas  vidas  y  que  han  sido  vuestra  pareja,  sin  importar  que  hayáis  sido  esposos  o  amantes,  al  final  os  han  dejado  porque no tenían que ver en realidad mucho con vosotros. Habéis pasado juntos  un  tiempo,  aunque  de  forma  semejante  a  una  taza  y  un  plato  que  no  forman  parte de la misma vajilla. En cambio, dos almas que Dios ha creado unidas entre  sí van a fusionarse con tal fuerza que nada ni nadie podría separarlas, aparte de  que  no  van  a  tener  el  más  mínimo  temor  al  respecto.  Por  eso  cuando  en  una  pareja,  uno  de  los  dos  o  ambos  se  muestran  temerosos  de  que  alguien  pueda  venir  a  seducir  a  la  otra  parte  (y  efectivamente,  nadie  puede  impedir  que  esto  ocurra!), esto significa que no se trata de la verdadera alma gemela. Una mujer  ama  a  un  hombre  y  él  se  va  con  otra;  un  hombre  ama  a  una  mujer  y  esta  le  abandona...  No  es  el  caso  de  dos  almas  gemelas.  Por  el  contrario,  ellas  se  reconocerán entre sí con una certeza absoluta y jamás querrán separarse. 

    El  ser  humano  encuentra  su  alma  gemela  doce  veces  durante  sus  encarnaciones terrestres, pero a menudo tal encuentro significa la muerte, pues  las  condiciones  de  la  existencia  se  oponen  a  la  realización  de  un  amor  tan  perfecto,  tan  absoluto.  El  drama  de  Shakespeare  "Romeo  y  Julieta"  se  basa  precisamente en el tema del reencuentro de dos almas gemelas.                                                    
  3

  Con  todo,  llegará  el  día  en  que  las  almas  gemelas  podrán  traer  hijos  al  mundo,  aunque  lo  harán  de  una  forma  muy  distinta  a  la  que  practican  los  hombres y mujeres en la actualidad: Cada una de ellas estará envuelta en luz y  proyectará  todo  su  amor  hacia  la  otra,  dando  lugar  en  la  atmósfera  a  la  formación de intensas corrientes fluídicas que les envolverán a ambos. Entonces,  todo  lo  que  el  hombre  proyecte  sobre  su  compañera  será  absorbido  por  ella  dentro  de  la  más  absoluta  pureza.  En  este  mismo  momento  será  atraída  la  presencia de otro ser, que será su futuro hijo. Naturalmente, esta criatura tendrá  una total afinidad con el padre y la madre. Desde el primer momento en que su  espíritu desciende al lado de ellos, la madre va a proyectar desde su plexo solar  una  sustancia  fluídica  que  utilizará  el  nuevo  ser  para  mostrarse  algunos  instantes  más  tarde  ante  la  mirada  de  sus  padres,  ya  revestido  con  una  forma  semejante a la de ellos.                                                                                       Está claro que hoy por hoy los humanos no tienen todavía la posibilidad de  traer  sus  hijos  al  mundo  de  esta  manera,  pero  es  algo  que  ya  se  ha  podido  vislumbrar a través de ciertas sesiones espiritas: cuando la persona que hace de  médium  entra  en  trance,  un  clarividente  puede  observar  una  especie  de  fluido  etérico que emana del plexo solar de aquel médium, para formar como una nube  luminosa  en  la  cual  va  a  plasmarse  el  espíritu  invocado.  Existen  pruebas  fotográficas  de  este  fenómeno.  Sin  embargo,  en  este  caso  el  espíritu  no  puede  permanecer visible por mucho tiempo, ya que la sustancia va a ser reabsorbida  por  el  médium  en  un  lapso  muy  corto.  Por  cuanto  hace  al  futuro  sistema  de  nacimiento  para  los  humanos,  esta  sustancia  no  será  dada  tan  sólo  como  un  préstamo, sino que irá a revestir al nuevo ser de forma permanente. Es evidente  que para hacer posible algo así, los humanos deberán perfeccionarse y trabajar  consigo mismos hasta lograr una pureza total. La forma que hoy predomina para  engendrar los hijos, sigue siendo la misma de los animales. ¿Cuál es la razón de  que muchas parejas tiendan a hacerlo en la oscuridad o bajo una luz muy tenue?  Es porque los humanos tienen la sensación de que este sistema no es digno de  los Hijos de Dios. Pero es obvio que Dios no iba a ser tan cruel o tan avaro como  para no ofrecer otras alternativas y ponerlas a su alcance. Lo que sucede es que  ellos han perdido el secreto, a causa de haber descendido muy bajo en el plano  material.                                                              Espero que no me hayáis entendido mal; el hecho de que vuestro marido o  vuestra mujer, tal y como lo explicamos antes, no sea propiamente vuestra alma 
  4

gemela, no significa en absoluto que tengáis que abandonarle o menospreciarle.   Por el contrario, a partir de ahora podéis tomar conciencia de que en realidad os  habéis asociado para realizar un trabajo estando juntos, por lo cual es necesario  que os llevéis lo mejor posible y os comprendáis mutuamente hasta que llegue la  hora de finalizar vuestra labor común.                                                                                                        

                                                      Sèvres, Febrero 28 de 1942                                                                                             

 

5

LOS CELOS
Bonfin a 24 de Marzo de 1945 

                                                         

   Conferencia improvisada (Notas taquigráficas)                                                                               

                                                                                                                                                                 Los  celos  son  algo  muy  frecuente  entre  los  enamorados,  como  también  entre  los  ricos  que  quieren  conservar  sus  bienes  a  toda  costa  y  sufren  al  verse  obligados a cederlos a sus herederos. Incluso después de muertos vienen a visitar  sus  casas  y  propiedades,  estando  tan  ligados  a  las  riquezas  que  dejaron  aquí,  que  intentan  defenderlas  y  continúan  preocupándose  por  ellas.  Como  se  muestran  incapaces  de  cortar  los  vínculos  con  este  mundo  terrenal,  esto  les  impide  ascender  hasta  las  regiones  superiores,  de  modo  que  acuden  sin  cesar  alrededor  de  sus  cosas  y  sus  dineros,  envidiando  a  los  nuevos  poseedores  y  sintiéndose muy desgraciados.                                                                                                               En  cuanto  a  los  celos  que  surgen  entre  los  amantes,  son  algo  aún  más  extraño. Son la causa de muchos disgustos y malentendidos que van a convertir  la vida en un infierno. Cuantas parejas han venido a verme, el marido acusando  a su mujer y ella a su vez afirmando que su marido le es infiel! Pero cuando he  logrado verificar las cosas, he visto que no era más que pura imaginación. En el  fondo,  ¿por  qué  surgen  estas  historias?  Por  el  temor  de  perder  al  ser  amado,  unido a un sentimiento morboso de placer que les impulsa a torturarle y hacerle  sufrir! "Es porque te amo tanto, cariño mío, que te torturo..." Vaya lógica!. Esto  lleva a tomar curiosas actitudes, como es el caso de la mujer que se siente infeliz  y desgraciada porque su marido no está celoso de ella. Ella sabe que la quiere,  que  no  la  priva  de  nada  y  que  incluso  le  da  entera  libertad,  pero  en  vez  de  alegrarse,  ella  se  inquieta  y  sospecha  que  él  tiene  una  amante  ¿Tendría  que  tenerla  encadenada  y  portarse  con  ella  como  un  dragón  para  hacerla  feliz?  Se  han  llegado  a  ver  casos  de  estos,  pero  aquí  también  la  mujer  suele  sentirse  desdichada. Nunca se llega a contentar del todo la naturaleza humana, creedme.  Si  el  marido  otorga  libertad  a  su  mujer,  ella  se  quejará:  "¿Porqué  no  quiere 
  6

guardarme,  qué  es  lo  que  hay  detrás  de  esto?  Seguramente  se  trata  de  otra  mujer."  Y  si  por  el  contrario,  su  marido  es  un  déspota,  un  tirano,  la  mujer  buscará entonces a otro hombre que la libere del primero.                                                                  Cuando se quiere poseer algo de forma egoísta, sólo para sí, es cuando se  tiene  miedo  de  perderlo  y  esto  da  lugar  a  los  celos.  Ellos  son  el  fruto  de  ese  temor  a  que  nos  puedan  quitar  aquello  que  teóricamente  nos  pertenece.  Pero,  ¿Donde está escrito  que vuestra mujer o  vuestro marido os pertenecen? Puede  ser  que  los  hayáis  conocido  hace  diez  años,  pero  ellos  fueron  creados  mucho  antes de que les conocierais. Ellos han tenido padres, tienen un Creador y existen  desde  hace  millones  de  años.  Un  marido  dirá:  "Esta  es  mi  mujer  y  puedo  matarla." Sí, es ahora su mujer pero ¿hasta cuando lo será? Sólo Dios lo sabe. De  momento,  ellos  se  han  asociado,  pero  nada  más.  Si  queréis  evitar  graves  malentendidos  y  peores  males,  os  conviene  considerar  que  se  trata  de  una  asociación  voluntaria...  o  involuntaria,  en  cuyo  caso  vaya  broma!  Os  habéis  asociado para emprender un trabajo, semejante a la construcción de una casa,  por  ejemplo.  Cuando  traéis  un  hijo  al  mundo,  estáis  construyendo  una  casa:  el  niño  es  un  espíritu  que  viene  de  muy  lejos  y  vosotros  le  vais  haciendo  su  casa,  ladrillo por ladrillo.           Este miedo a perder lo que uno tiene es la causa de todos los malentendidos.  Vosotros  teméis  perder  a  una  persona  amada,  que  imagináis  poseer,  pero  que  en  realidad  no  os  pertenece.  Ponéis  en  práctica  toda  clase  de  medios  para  retenerla, la atormentáis, la violentáis, le imponéis vuestra voluntad, pero todo  ello sólo contribuye a crear inestabilidad y, a la hora de la verdad, ¿Qué vais a  ganar  con  esto?...  Vamos  a  suponer  que  contáis  con  una  mujer  muy  atractiva,  ¿Cómo vais a impedir que otros hombres la miren, la contemplen e incluso vayan  tras  ella?  Ocasiones  no  faltarán,  por  la  calle,  en  el  teatro,  en  la  vida  social,  en  casa de los amigos, por doquier; todo el mundo va a admirar a vuestra mujer y,  si  no  sois  razonables  sufriréis  mucho.  Os  pasará  lo  mismo  que  aquel  cultivador  de flores en su jardín, que no puede impedir que su aroma se expanda y llegue a  muchas personas. En el fondo, lo que pretendéis guardar tan celosamente no es  otra cosa que el cuerpo físico de aquel ser amado, es decir,  un caparazón, una  envoltura... Pero lo que es verdaderamente valioso y esencial en un ser humano,  es decir, sus pensamientos, sus sentimientos, no puede ser retenido... La mayor  ilusión es imaginar que es posible dominar un alma humana, sería algo así como 
  7

querer gobernar el viento o retener entre los dedos arena muy fina. El alma no  puede ser aprisionada. Se puede llegar a encerrar el cuerpo físico, pero no al ser  invisible que habita dentro de él.                                                                

  Hay quienes han querido atrapar un hombre o una mujer usando la magia,  y esto es posible: Existe una multitud de fórmulas y procedimientos mágicos para  embrujar a hombres y mujeres, pero no aconsejo a nadie servirse de ellas. ¿Por  qué? Suponed que llegáis a obligar a una mujer a que os ame. Incluso puede ser  que  llegara  a  enamorarse  locamente  de  vosotros...  todo  es  posible  bajo  el  sol!  Pero  atentos:  cuando  estéis  con  aquella  mujer  y  os  abrace  y  os  dé  todo  lo  que  esperáis  de  ella,  no  sabréis  lo  que  os  está  dando  al  mismo  tiempo.  Ignoráis  lo  que hay dentro de ella, las entidades que habéis evocado. Y debéis saber que son  estas  entidades  las  que,  atraídas  por  el  poder  de  vuestras  fórmulas  se  han  metido  dentro  de  ella;  no  es  su  espíritu  el  que  viene  a  daros  amor,  se  trata  de  entidades inferiores y, si pudierais verlas por un momento, vuestros cabellos se  erizarían  y  suplicaríais  al  Cielo  que  os  librara  de  ellas.  Embrujar  a  otros  no  es  nada aconsejable. Sí, puede ser que se obtenga lo deseado, pero mientras creéis  que estáis bebiendo amor de los labios de aquella mujer, la verdad es que bebéis  un  veneno  que  os  destruirá  poco  a  poco.  Se  puede  evocar  a  las  entidades  del  mundo astral, llegando incluso a hacer que obedezcan la propia voluntad, pero  el Espíritu es libre, no puede ser encerrado ni encadenado.                                                                   ¿De donde pues el temor a perder una envoltura, el cuerpo de otro ser, que sólo  representa una morada efímera, al lado de la dicha de ganar su espíritu y tenerlo  a vuestro lado?  Me diréis que lo ideal sería tener a los dos: cuerpo y espíritu a la  vez.  Bien,  lo  comprendo,  sólo  que  hay  otros  métodos  para  lograrlo.  No  es  mediante la ira o la violencia que vais a conseguirlo, al contrario, así perderéis a  los  dos.  Es  preciso  mantener  una  actitud  muy  distinta  para  que  aquel  espíritu  que es libre llegue a estar tan afianzado a vosotros que nada pueda romper este  vínculo. Aquí es donde comienza la ciencia del amor. Para obtener que alguien os  ame  libremente,  sin  ser  forzado  en  absoluto,  sabed  que  sólo  existe  un  medio  inofensivo:  Nunca  pensar  nada  malo  en  relación  con  esta  persona,  enviarle  únicamente  pensamientos  espléndidos,  luminosos,  puros.  Aún  si  llegara  a  mostrarse  dura  y  cruel,  hay  que  ser  muy  pacientes,  soportarlo  todo,  seguirla 
  8

amando  y  ayudando.  Si  esta  es  vuestra  verdadera  actitud  hacia  ella,  tarde  o  temprano empezará a amaros, poseída también por un amor puro y elevado.                                  Los celos son un sentimiento muy difícil de vencer. Para ello no basta con  proponérselo  y  nada  más.  Como  ya  os  lo  dije,  nada  puede  hacerse  contra  una  fuerza  incontrolada  que,  al  ejercer  una  gran  presión  va  removiendo  todo  a  su  paso.  No  se  puede  parar  la  corriente  de  un  río  cuando  están  abiertas  las  exclusas:  se  llevaría  todo  por  delante  y  sería  muy  arriesgado.  Lo  único  que  podemos  hacer  es  no  abrir  las  esclusas,  entonces  seremos  dueños  de  la  situación.  Sólo  mediante  la  inteligencia  es  posible  dominar  los  celos.  Toda  solución radica en el pensamiento, en el razonamiento.        Habrá quien diga: "Sí, pero si no se guarda celosamente a la mujer, ella va a  hacer tonterías."  Os  equivocáis del todo: es precisamente cuando se la guarda  de esta forma que ella caerá más fácil en dichas tonterías. ¿Acaso podéis estar  dentro de su mente o de su corazón para  saber lo que está ocurriendo allí?  Una  mujer es capaz de engañar al mismo Dios, hasta tal punto puede llegar a fingir, y  no será precisamente el ingenuo de su marido quien va a retenerla! Hay una sola  cosa  que  no  llego  a  creer  y  es  que  un  hombre  pueda  retener  a  una  mujer.  Ella  misma puede encerrarse si quiere, pero esto es otra cosa, no es el hombre quien  la retiene. Ya puede encerrarla en una torre, ella hará venir al mismo diablo si es  preciso, para divertirse  con él y vengarse de su marido.          Los  celos  siempre  van  a  traer  consigo  desbarajustes.  A  fuerza  de  oír  los  mismos  reproches:  "Tú  me  estás  engañando...  me  traicionas...",  una  mujer  acabará diciendo algún día: "bueno, vamos a probar un poco, debe ser algo muy  interesante!" Hasta ese momento, ella había sido fiel y nunca pensó en engañar  a su marido, pero ha sido él quien, con sus infundadas sospechas, ha terminado  por  crear  las  condiciones  propicias  en  el  plano  astral.  Ahora  bien,  a  partir  del  momento en que ella empiece de verdad a engañarlo, además va a desarrollar  una gran astucia para  tranquilizarlo y hacerle ver que no pasa nada. "Querido,  ya puedes estar seguro de mi, te estoy diciendo la verdad..." Y el marido, que no 

 

9

la  creía  cuando  todo  era  cierto,  ahora  va  a  creerla,  cuando  todo  es  mentira.                                                                                  

     Pero los celos denotan también falta de inteligencia. Si alguien se obstina en  retener a otro, es porque no se da cuenta de que el alma y el espíritu de aquel  ser siguen siendo libres, por más que se intente guardar celosamente su cuerpo.  Si  comenzáis  a  percibir  que  existe  algo  más  sutil  en  los  demás  seres,  algo  que  debéis tener muy en cuenta para vuestra relación con ellos, estaréis avanzando  en  comprensión,  de  modo  que  los  métodos  que  vais  a  emplear  respecto  a  la  persona  que  amáis  van  a  resultar  siendo  más  delicados,  más  inteligentes.  A  partir de entonces, la otra persona empezará a unirse con más fuerza a vosotros,  porque  verá  que  razonáis  con  ella,  que  no  forzáis  las  cosas  y  ahora  puede  depositar su confianza en vosotros. Una vez desaparecido el miedo, dejareis de  mostraros rígidos, crueles, groseros y vengativos, estaréis más serenos y podréis  encontrar solución a los problemas que vayan surgiendo.                                                                   

   Vamos  a  suponer  incluso  que  vuestra  mujer  ya  no  os  ama.  Si  así  fuera,  entonces  debéis  ser  conscientes  de  que  su  alma  es  libre  y  no  tiene  que  estar  eternamente a vuestro lado. Pensad que antes ella ha podido tener centenares  de maridos y que vendrán muchos otros a los que amará en un futuro. ¿Por qué  vais a romperos la cabeza si ella ha dejado de amaros? ¿Y acaso, pensáis que la  amareis por siempre?...¿La habéis amado desde el principio de la creación?  No.  Ya  podéis  tranquilizaros,  sabiendo  que  sería  injusto  exigir  su  amor,  cuando  vosotros mismos os consideráis en libertad de hacer todo lo que podéis imaginar.                           Los celos son pues un sentimiento deplorable que nubla la mente. Son los  peores  consejeros  del  Infierno,  ya  que  impulsan  a  muchos  a  cometer  actos  insensatos  de  los  que  van  a  arrepentirse  en  seguida,  pero  ya  será  demasiado  tarde.  Se  puede  llegar  a  matar  a  la  persona  que  más  se  ama,  en  un  acceso  de  celos, para luego lamentarse hasta el punto de quitarse la propia vida.   

 

10

     Añadiré algo más que hasta ahora no habéis considerado: los celos arrojan al  que  los  padece  a  una  región  muy  inferior,  en  la  cual  se  va  a  desencadenar  la  sensualidad. Después de una escena de celos suele sobrevenir un acceso de amor  sensual aún más violento. Así que si queréis evitar veros dominados por pasiones  desenfrenadas,  evitad  toda  manifestación  de  celos,  de  lo  contrario  vais  a  ser  embrujados  de  seguida  y  vosotros  mismos  no  sabréis  cómo  ha  ocurrido  esto.  Cuantos  hombres  se  han  visto  que,  luego  de  montar  una  escena  pavorosa  de  celos con su mujer o su amante, hasta jurar abandonarla, acto seguido y como  poseídos por un impulso irresistible van a humillarse delante de ella, olvidando  por completo su dignidad con tal de obtener una sola de sus caricias !...                                    El discípulo deberá desterrar para siempre los celos. Resultaría vergonzoso  para  él  continuar  sumergido  en  los  mismos  pantanos,  sufriendo  las  mismas  angustias.  Si  su  mujer  le  deja,  él  debe  reflexionar  diciendo:  “Es  triste  haberla  perdido y sufriré por ello, pero me quedan el Cielo, Dios, la Luz, la Enseñanza, el  Maestro...  Tengo  pues  una  gran  riqueza!"  Cuando  sólo  se  tiene  un  pan,  no  se  puede ser muy generoso, pero cuando se dispone de muchos podemos regalarlos  sabiendo  que  no  vamos  a  pasar  hambre.  Los  celos  son  un  indicio  de  pobreza;  aquel que es rico interiormente no tiene miedo a quedarse solo, aunque todos le  dejaran,  el  sabe  que  cuenta  con  miles  de  entidades  espirituales  que  seguirán   acudiendo a visitarle.       Uno de los mejores sistemas para liberarse de los celos es el de aprender a  elevar  nuestro  amor  a  un  plano  superior.  ¿Porqué  una  mujer  que  ama  a  un  hombre  por  su  inteligencia,  su  espíritu,  su  ciencia  y  su  magnanimidad  quisiera  darlo  a  conocer  al  mundo  entero?  ¿Por  qué  ella  se  siente  feliz  cuando  todo  el  mundo respeta y admira al que ama? Porque en este caso, su amor es de otra  naturaleza,  notablemente  superior  respecto  a  la  que  se  manifiesta  en  el  amor  ordinario,  cuando  lo  que  admira  la  mujer  en  el  hombre  es  sólo  la  parte  física,  externa, unos fuertes músculos o unos pequeños bigotes... Así, lo importante es  llegar  a  saber  trasformar  el  propio  amor;  si  este  se  mueve  en  un  terreno  muy  sensual, sabed que los celos estarán allí, serán una consecuencia directa de ese  amor.  Sí,  en  la  medida  en  que  améis  físicamente  a  alguien,  más  vais  a  desear  que esta persona sea exclusivamente para vosotros y aparecerán los celos. Por el 
  11

contrario, mientras más le améis espiritualmente, os vais a sentir más orgullosos  de poder compartirla con otros seres.                                                                                       

  Debo  deciros  también  que  una  mujer  no  debería  casarse  nunca  con  un  hombre más joven que ella, pues de hacerlo así, ella misma se está exponiendo a  grandes males. En cambio, es más natural que una joven ame a un hombre más  maduro,  ya  que  los  hombres  no  cambian  tan  rápido  en  lo  físico  como  las  mujeres.  Cuando  la  mujer  comete  la  imprudencia  de  unirse  a  un  hombre  más  joven, lo más seguro es que un día le verá abandonarla para irse con otra mujer  más  atractiva  que  ella  y  esto  la  llevará  a  torturarse  incesantemente.  No  hace  falta pues lanzarse a vivir historias de esta índole.                                                                              

     No  os  asombréis  si  me  veis  volver  una  y  otra  vez  sobre  un  mismo  tema.  No  basta  con  el  conocimiento  teórico  de  todas  estas  cosas,  hay  que  llevarlas  a  la  práctica, de modo que continuaré repitiendo hasta que os decidáis a practicar de  verdad lo que os enseño. Hace siete años que os vengo hablando acerca de estas  cuestiones  y  en  particular  del  amor,  desde  distintos  enfoques  y  perspectivas,  puesto  que  veo  que  siempre  os  debatís  en  medio  de  Las  mismas  dificultades.  Cuando  me  demostréis  que  estáis  en  camino  de  resolver  vuestros  problemas  pasaremos a otras cosas. Si veo subir el nivel de conciencia colectiva, haré otras  revelaciones, pero hasta entonces no necesitareis nuevos conocimientos: tomad  una  de  las  conferencias  donde  hayan  sido  expuestos  los  principios  fundamentales  de  la  Enseñanza  y,  si  trabajáis  bien  sobre  estos  principios,  toda  vuestra vida se esclarecerá. Pero si os contentáis sólo con adquirir conocimientos  teóricos, seguiréis sumergidos en las mismas historias. Ahora llega el momento  de realizar todo aquello que habéis aprendido hasta ahora en teoría. Veréis todo  un mundo nuevo abrirse ante vosotros.                                                                                                 

                                                     Sèvres, Marzo 24 de 1945                                                                    

 

12

“LO QUE ATAREIS EN LA TIERRA SERÁ ATADO EN EL CIELO”
Bonfin a 28 de Agosto de 1960 

       Conferencia  improvisada         Las escrituras nos dicen: “Aquello que atareis en la tierra será también atado  en  el  Cielo,  y  lo  que  desatareis  en  la  tierra  será  desatado  en  el  Cielo.”    Estas  palabras  contienen  un  extraordinario  significado.    Bien  sea  conciente  o  inconcientemente,  todo  lo  que  hacéis  en  el  plano  físico  va  a  reflejarse  en  los  demás  planos.  Cuando  establecéis  un  vínculo  con  alguien  en  el  plano  físico,  también  lo  estáis  haciendo  en  los  planos  astral  y  mental,  y  si  cortáis  dicho  vínculo en lo físico,  también va a cortarse en los otros dos planos.        Os daré algunos ejemplos muy sencillos.  Cuando una madre tiene que salir y  dejar a su hijo pequeño en su cochecito de bebé, ella le atará para que no caiga.  El niño está atado en el plano físico, pero también lo está en el plano astral, al no  sentirse libre grita y llora. Cuando la madre vuelve, le libera de la atadura física,  pero  al  mismo  tiempo  le  estará  liberando  en  el  plano  astral:  el  niño  se  tranquiliza, se siente libre otra vez, y deja de llorar. Si encerráis a alguien en un  calabozo  y  le  priváis  de  alimento,  va  a  sentirse  limitado  también  en  los  planos  astral  y  mental,  por  lo  cual  sufrirá  y  será  desgraciado.  Pero  existen  muchas  formas de atar a los seres: A través de palabras, de gestos, de fórmulas... Estos  son  los  verdaderos  lazos  y  es  en  este  sentido  que  cabe  interpretar  lo  que  dijo  Cristo a sus discípulos.  El quiso decirles: “Vosotros que ya conocéis el poder de la  palabra, podéis atar a los seres en el plano físico, a fin de atarles también en el  plano espiritual. Con ello, teneis potestad para atar de ahora en adelante a los  malvados y criminales, a todos aquellos que impiden el advenimiento del Reino  de  Dios  sobre  la  tierra,  con  lo  cual  ellos  no  podrán  ya  hacer  mal  alguno.    Pero 
  13

cuando veáis un hijo de Dios atado y atormentado por estos malvados, liberadle  para que pueda hacer el bien.”              Las fórmulas, las palabras, los gestos, todo lo que se hace en el plano físico  van a reflejarse hasta los Cielos y va a generar efectos. Por eso es tan importante  recitar  ciertas  fórmulas,  por  ejemplo  cuando  estáis  contemplando  la  salida  del  sol y decís: “Así como el sol se eleva sobre  el  mundo, que el sol espiritual del  amor,  de  la  sabiduría  y  la  verdad  se  eleve  sobre  mi  corazón,  mi  alma  y  mi  espíritu!”    Las  palabras  que  vosotros  pronunciáis  favorecen  la  realización:  Tal  como  el  sol  se  eleva  en  el  plano  físico,  otro  sol  se  eleva  también  en  el  plano  espiritual.  Podéis  aprovechar  igualmente  la  fase  creciente  de  la  luna,  diciendo  por la tarde la siguiente plegaria: “Como la luna va llenándose, así mi corazón  se irá llenando de amor, mi intelecto se irá llenando de luz, mi voluntad se irá  llenando de fuerza y mi cuerpo físico se irá llenando de salud y vigor!”  Cuando  pronunciáis estas palabras, toda la naturaleza estará pronta para ayudaros. En  primavera,  cuando  contempléis  las  primeras  hojas  y  flores  podréis  decir:  “Así  como  la  naturaleza  se  expande,  que  todo  mi  ser  florezca  y  se  expanda,  que  toda la humanidad viva una eterna primavera!”  De este modo, llegareis a ser  magos blancos, os convertiréis en hijos de Dios y por doquier, usando la palabra  creadora,  el  verbo  que  ha  creado  el  mundo,  podréis  crear  un  mundo  nuevo,  vuestro propio mundo, por donde vayáis.         ¿Cuándo  se  llegará  a  utilizar  todo  lo  que  está  escrito  en  los  Evangelios?    La  letra  por  sí  sola  está  muerta  si  nadie  la  utiliza.  Pero  ahora  llega  el  tiempo  de  despertar  y  de  trabajar  con  las  fuerzas  positivas  a  fin  de  participar  en  esta  creación de un nuevo cielo y una nueva tierra.         Si  estáis  siempre  atormentados,  insatisfechos,  infelices,  esto  se  debe  a  las  ataduras visibles e invisibles que vosotros mismos habéis concertado. He aquí un  asunto sobre el cual vale la pena reflexionar a fondo: Cuales son los vínculos que  habéis  hecho  en  esta  vida  o  en  otra  vida  anterior,  puesto  que  aquí  vais  a  encontrar toda la explicación de vuestra situación actual. Cuando queréis hacer  funcionar un aparato eléctrico, una plancha, un ventilador, etc., lo primero que 
  14

hacéis  es  enchufarlos  a  la  red,  con  lo  cual  establecéis  una  conexión  que  os  permite  poner  en  marcha  el  aparato.  Si  desconectáis  la  corriente,  dejará  de  funcionar, esto es algo que todo el mundo sabe. Pero, ¿Cómo se puede trasladar  esto  a  la  vida  misma?    De  un  modo  conciente  o  inconciente,  cada  día  establecemos  conexiones  con  la  tierra,  los  árboles,  los  animales,  los  ríos,  las  montañas, las estrellas... en fin, con todo tipo de seres visibles o invisibles, con  todo  el  universo,  y  esta  conexión  es  muy  importante.  Por  eso  os  recomiendo  revisar con profundidad los diferentes vínculos que habéis establecido, para ver  cuales  son  positivos  y  conviene  mantener,  y  cortar  aquellos  que  resultan  negativos;    Así  también  será  necesario  estudiar  muy  bien  los  nuevos  lazos  que  pueden surgir con otros seres.         Si  un  recipiente  no  está  conectado  con  una  fuente  inagotable,  llegará  el  momento en que estará vacío;  entonces habrá que volver a llenarlo o sustituirlo  por  otro  que  esté  lleno.    Pero  ¿Cómo  resolver  este  problema?    Imaginaos  un  hombre  y  una  mujer  que  se  aman:  Ellos  son  como  dos  recipientes.    Pero  si  no  están  conectados  a  la  fuente  del  amor  llegará  el  día  en  que  tendrán  que  separarse, cuando uno de los dos o ambos hayan agotado sus propias reservas.   Si no queda ya nada para darle al otro, ¿Qué otra cosa puede surgir mas que un  rechazo?  *    Es  aquí  donde  entra  en  juego  el  poder  mágico  del  vínculo:  Pensad  que  vuestra  pareja  es  algo  único  y  que  depende  de  vosotros  conectarla  con  la  fuente divina, con el Padre Celestial, con el sol, con los Ángeles, los arcángeles y  con todos los Maestros de la humanidad.  El amor os da todas las posibilidades,  pero si no estáis esclarecidos por él, en vez de vincular a la persona amada con el  Cielo, os apegáis a ella sin daros cuenta de que así la estaréis vinculando con el  Infierno, y la estáis poniendo en manos de los seres inferiores, malignos.  Pasado  un  tiempo  veréis  cómo  aquella  persona  se  va  opacando  hasta  perder  su  luz.   Pero ¿De quien ha sido la culpa?  ¿Por qué no la vinculasteis con el Cielo? Ahora  os sentís inquietos, empezáis a reflexionar sobre todo esto, os preguntáis cosas,  pero en realidad es algo muy sencillo: Sois vosotros quienes le habéis conectado  con las regiones inferiores.  Debíais haberla llevado hacia las regiones celestes,  proyectándola muy alto para que ella pudiera beber, para que pudiera respirar.   Y  por  supuesto,  aquella  persona  tendría  que  hacer  otro  tanto  respecto  con  vosotros. Si ambos obráis de esta forma, dejareis de ser simples recipientes, os  trasformareis en manantiales. 
  15

       Queridos  hermanos  y  hermanas,  os  halláis  frente  a  un  problema  muy  complejo, pues no existe mayor problema que aquel concerniente a la amistad,  al amor y a la vida afectiva. Es aquí donde se necesita más luz. Cuando se ama a  alguien,  no  se  puede  ser  egoísta  y  dejar  de  lado  todo  aquello  que  es  divino  y  sagrado, para arrastrar a la persona amada a las regiones inferiores del deseo y  la codicia. El amor es algo que precisamente requiere un sacrificio, como es el de  saber ir más allá de uno mismo, y proponerse hacer algo grande por el bien del  otro, y nada puede ser más importante que vincularlo con la Fuente.         Acercaos pues a la persona que amáis, miradla, abrazadla y proyectadla hacia  el Cielo, conectándola con la Madre divina, con Cristo, con el Padre Celestial, con  el  Espíritu  Santo.    Nunca  tendréis  que  arrepentiros  por  obrar  de  esta  forma;  al  contrario,  en  ese  momento  será  como  si  se  encendiesen  lámparas  en  vuestro  interior, experimentareis una alegría y una felicidad extraordinarias. Incluso si se  trata  de  una  persona  desconocida,  sin  decirle  nada  podéis  intentar  conectarle  con  aquella  Fuente  de  luz,  deseándole  que  comprenda  esta  nueva  vida  y  que  pueda encontrar la paz que hasta ahora nunca ha podido disfrutar. Aunque esta  persona  no  pueda  comprenderos,  estos  buenos  pensamientos  tornarán  hacia  vosotros  ya  que,  si  no  son  bien  recibidos,  la  luz  y  el  amor  que  habéis  enviado  retornarán. De este modo, vuestra jornada puede estar llena de labores de esta  naturaleza  con  lo  cual,  día  tras  día,  vuestra  existencia  va  a  verse  embellecida.   De  no  actuar  así...  he  aquí  que  todo  el  esplendor  de  la  vida  se  va  a  malgastar  inútilmente.  Para  los  discípulos  hay  siempre  una  tarea,  unas  actividades  que  darán a sus vidas un sentido maravilloso, indescriptible.         Cuando un hombre y una mujer no están conectados con la Fuente, este amor  no es divino, no podrá ser duradero. Todo el mundo habla del amor, todos tienen  la  pretensión  de  conocerlo,  hasta  que  un  buen  día  se  dan  cuenta  de  que  en  realidad el verdadero amor no les ha visitado aún. Porque el verdadero amor es  algo muy duradero, algo que trasciende más allá de la muerte. He aquí el mayor  de  los  secretos,  queridos  hermanos  y  hermanas.  Sí,  el  secreto  más  importante  consiste en aprender a beber directamente de la Fuente a través de la persona  que amáis. De ser así, vuestro amor podrá durar, puesto que consagráis vuestra 
  16

vida a la Fuente; incluso si ya sois muy mayores, sentiréis fluir a través vuestro  energías de tal frescura, de tal pureza y luminosidad, que continuareis estando  siempre enamorados uno del otro;  No os fijareis en las arrugas ni en los cabellos  blancos,  sino  que  veréis  en  la  otra  persona  un  alma  y  un  espíritu  radiante  de  belleza  y  juventud.  En  cambio  los  demás,  las  parejas  que  no  se  nutren  de  la  Fuente, a los dieciocho años ya se sienten viejos, hastiados, y se separan porque  ya no les queda ni una gota en sus recipientes. Algunas veces incluso los arrojan  a la tierra y los rompen en mil pedazos!         Mis  queridos  hermanos  y  hermanas,    es  necesario  que  comprendáis  la  importancia que encierra un vínculo: atar y desatar... El amor ata, mientras que  la sabiduría desata. Con vuestro amor atáis a otros seres; con vuestra sabiduría  los liberáis, los desatáis.                                                  Bonfin, Agosto 28 de 1960       Nota  complementaria:        Vosotros  cogéis  una  manzana,  la  peláis,  la  cortáis  en  pequeños  trozos  y  la  coméis;  con ello experimentáis una sensación... Pero si mordéis directamente la  manzana la sensación va a ser distinta;  Ahora bien, si os acercáis al árbol, cogéis  una de sus ramas y empezáis a morder una manzana sin haberla separado del  árbol, encontrareis otra sensación diferente, como si la fruta estuviera más viva  y os trasmitiera un bienestar, un gusto delicioso, una alegría que parece venir del  árbol  mismo,  puesto  que  él  está  unido  a  la  tierra,  él  toma  sus  energías  de  la  tierra, de modo que al comer de esta forma sus frutos, estaréis en contacto con  las fuerzas de la tierra, podréis absorberlas directamente.         Y ¿Cual será la diferencia entre tomar un hombre o una mujer directamente  del  árbol  o  ya  desligados  de  él?  Suponed  que  aquella  persona  ha  cortado  sus  vínculos  con  el  Cielo,  entonces  será  como  una  manzana  separada  de  su  árbol: 
  17

Habrá  perdido  parte  de  su  energía,  de  su  magnetismo...  ¿Qué  es  lo  que  vais  a  tomar entonces?  Sin duda, aún pueden quedar algunas migajas de aquello, pero  tendréis  otras  sensaciones  que  no  tienen  nada  que  ver  con  la  sensación  maravillosa de estar unidos a la inmensidad que representa la fuente del amor  divino.    En  cambio,  cuando  amáis  a  un  ser  que  sigue  unido  al  árbol  de  la  vida,  absorbéis otras energías que os darán la sensación de contactar con el corazón  del mundo, con el gran océano cósmico. He aquí algo en lo que la gente nunca  reflexiona.  Que algo esté ya cortado, arrancado, desvinculado, truncado desde  hace ya tiempo, parece no tener importancia para ellos.  Pero precisamente esto  constituye  uno  de  los  temas  más  importantes,  y  no  me  refiero  aquí  al  aspecto  material sino al espiritual, porque lo espiritual es lo que verdaderamente cuenta.         Cuando  comáis  frutas  y  legumbres  pensad que,  pasado  cierto  tiempo,  van  a  estar ya muertas.  Vosotros creéis que os habéis alimentado bien por el simple  hecho de tener el estómago lleno, pero esto no es suficiente;  Es verdad que lo  está, pero está lleno en realidad de cadáveres de frutas y verduras.  Ya sé que a  menudo no es posible conseguir otra cosa.  Lo mismo va a ocurrir con el agua:  Por  lo  general  no  se  tiene  a  mano  una  fuente  para  beber  y  hay  que  recurrir  al  agua embotellada, más o menos manipulada o contaminada... No se puede subir  una  montaña  cada  día  para  buscar  agua,  pero  si  nos  referimos  al  ámbito  espiritual, veremos que aquí es mucho más fácil encontrar una fuente para ir a  beber a diario de ella.                                    Sèvres, Diciembre 31 de 1963 

 

18

APRENDER A COMER PARA APRENDER A AMAR! I
Bonfin a 14 de Agosto de 1961

Conferencia  improvisada    

 

 

 

                                                                         

   Desde  hace  siglos,  la  Iglesia  no  cesa  de  repetir  que  el  hombre  ha  sido  concebido  dentro  del  pecado  y  no  hay  nada  a  hacer.  Según  ella  estamos  concebidos  de  esta  manera,  nacemos  del  pecado.  Y  bien,  no  estoy  de  acuerdo  en  absoluto,  ya  que  precisamente  al  hacer  énfasis  en  esto,  al  propagar  esta  idea se impide el avance de la humanidad, se está reduciendo la esperanza y el  deseo de salir de esta situación. Todos estamos en el pecado y por lo tanto no  hay  nada  a  hacer  al  respecto.  Ahora  bien,  ¿Cuál  será  la  verdad  que  se  oculta  detrás de todo esto?  El hombre está concebido en pecado porque sus padres le  trasmiten una herencia que ya es defectuosa: a causa de sus pensamientos y sus  sentimientos que no son puros ni luminosos, ellos van a concebir a sus hijos en el  pecado.  Lo  que  no  es  cierto  es  aquella  idea  de  que  a  partir  de  Adán  y  Eva  el  pecado  original  deberá  trasmitirse  inexorablemente  de  generación  en  generación.  Por  supuesto  que  no.  Pero  si  los  humanos  insisten  en  mostrarse  impuros,  vulgares,  estúpidos,  entonces  el  pecado  de  Adán  y  Eva  continuará  pasando de padres a hijos durante miles de años. Por el contrario, una vez que  los  hombres  encuentren  la  luz  y  lleguen  a  ser  sabios,  puros  e  inteligentes,  el  hecho  de  que  Adán  y  Eva  hayan  cometido  un  pecado  alguna  vez  carecerá  totalmente de importancia, todo habrá cambiado, todo se habrá trasformado.                                 No  hace  falta  seguir  inculcando  a  los  humanos  estas  ideas  que  van  a  mantenerles  muy  abajo,  en  la  culpabilidad  y  la  imperfección,  sin  esperanza  alguna de poder enderezarse algún día. Se es pecador, es cierto, pero no existe la  obligación  de  seguir  siéndolo  por  toda  la  eternidad,  es  preciso  avanzar.  De  hecho, el Cielo va a tener más confianza en uno que ha pecado y luego se ha  arrepentido, que en aquel que nunca ha cometido falta, pues este último será 
  19

el que  está más próximo a caer: aún no existe algo realmente sólido en él, no  sabe lo que es el sufrimiento y por ello puede ir a ciegas en muchas cosas hasta  caer  algún  día.  Pero  en  cambio,  aquel  otro  que  ya  ha  estado  en  las  garras  del  demonio, que ha experimentado sufrimientos atroces y al final se decide a salir  de allí para cumplir con la voluntad de Dios, si triunfa en este empeño, el Cielo le  tomará  a  su  servicio  y  el  podrá  decir:    "Evidentemente,  esto  no  significa  que  ahora  tengáis  que  hacer  locuras  para  luego  poder  arrepentiros  y  mejorar,  porque esta puede ser una tarea de siglos”. En cualquier caso, los humanos ya  han  hecho  suficientes  locuras  y  ahora  es  tiempo  de  que  ellos  se  superen  para  ponerse al servicio del Cielo.                                                                                    Tomemos por ejemplo el tema del amor.                                       Con  seguridad,  al  transcurrir  los  años,  los  conceptos  acerca  del  amor  han  evolucionado. Los pueblos salvajes y primitivos se conducían en este ámbito con  una  violencia,  una  brutalidad  y  una  sensualidad  indescriptibles;  sus  manifestaciones estaban exentas de inteligencia, de atención, de conciencia, de  todo  tipo  de  comedimiento,  no  había  nada  de  esto;  eran  como  mares  tormentosos o volcanes en erupción. Al pasar el tiempo, más o menos,  junto con  el  despertar  de  la  conciencia  y  la  vida  espiritual  se  fueron  añadiendo  nuevos  elementos: la ternura, la delicadeza, el refinamiento... Y sin embargo aún hoy en  día  en  la  mayoría  de  los  casos,  la  manifestación  del  amor  continúa  siendo  primitiva. Este amor pasional e instintivo que se ha venido practicando durante  milenios se ha grabado de una forma tan profunda en el ser humano, que incluso  ahora no sabe bien cómo puede afinarlo, ennoblecerlo. En realidad, no hay nada  que  sea  más  difícil  que  esto,  pero  también,  nada  resulta  más  fácil  cuando  se  cuenta con ciertas normas que se aplican para cada actividad de la vida y no sólo  para  el  momento  en  que  se  está  abrazando  a  otro.  Las  leyes  son  valederas  en  todos los campos.                                                      El  amor  es  la  vida  divina,  que  desciende  a  las  regiones  inferiores  para  regarlas, colmarlas y purificarlas. Es algo que se manifiesta por doquier, sin que  los humanos perciban que siempre se trata de la misma fuerza, la misma energía 
  20

cósmica  que  va  asumiendo  innumerables  aspectos.  Por  lo  general,  ellos  van  a  menospreciar  esta  energía,  creyendo  que  es  sólo  un  instinto,  una  fuente  de  placer  y  un  mecanismo  de  perpetuación  del  género  humano.  Los  Iniciados  que  han logrado ir a lo alto para estudiar esta fuerza divina del amor, nos dicen que  es  la  misma  energía  que  viene  del  Sol,  la  misma  luz,  el  mismo  calor,  la  misma  vida. Sólo que, al descender como un torrente hasta nosotros, se va cargando de  las impurezas propias de las regiones por las cuales se ve obligada a pasar. Pero  esto no quita que en su origen haya brotado como un manantial puro y cristalino  en la cima de las altas montañas. Esta energía que llamamos amor, viene de las  regiones celestes y es exactamente como los rayos del Sol, como el calor del Sol,  pero a veces llega a ser muy difícil reconocerla debido a su descenso a través de  las capas inferiores hasta llegar a los humanos.                                                                                          Así pues, se nos plantea ahora la pregunta: Puesto que se trata de una  energía divina, la más poderosa y esencial, ¿Cómo hacer para que ella vuelva a  su estado original de pureza, el mismo que tenía al surgir allá arriba?  Ante todo,  hay  que  saber  que  el  amor  tiene  miles  de  grados.  Luego  hay  que  activar  el  pensamiento despierto y vigilante unido a una constante atención y a un control  inteligente,  practicando  un  trabajo  sobre  uno  mismo    para  hacer  que  esta  energía llegue a ser de nuevo tan limpia como la luz del Sol, y para que allí por  donde  pase  sólo  se  haga  el  bien,  en  vez  de  tener  un  efecto  demoledor  o  destructivo.  Hay  algunas  reglas  que  deberán  seguirse  pero,  para  ponerlas  en  práctica no hace falta esperar a tener un ser amado en nuestros brazos en plena  efusión amorosa. Más bien deberán ser aplicadas a las actividades cotidianas de  toda  índole,  antes  de  ponerlas  a  prueba  dentro  del  proceso  amoroso  propiamente dicho.                                                                                Cada  día  os  preparáis  vuestro  alimento,  coméis...  Pero  no  aprovecháis  todo,  escogéis. Ya se trate de marisco, pescado, queso, legumbres o fruta, siempre va  a haber algo que no os parece suficientemente limpio o que podría ser indigesto,  hará  falta  lavarlo  o  desecharlo.  El  hombre,  al  ser  más  evolucionado  que  los  animales,  selecciona  su  alimento,  mientras  que  los  animales  no  lo  hacen.  En  cambio, cuando se trata de ideas o sentimientos, no realiza esta selección, lo  acepta todo *. Pero, ¿por qué? ¿Cómo es que deja pasar a través de su corazón 
  21

o  su  intelecto  elementos  nocivos  sin  haberlos  limpiado  previamente,  como  lo  haría con el alimento que va a ingerir? Y porqué, cuando los enamorados van a  fundirse  en  un  sólo  abrazo,  ¿no  se  les  pasa  por  la  mente  que  tendrían  que  eliminar  muchas  impurezas  antes  de  consumir  este  otro  alimento?  Es  por  ello  que, a través de sus caricias y sus sentimientos se deslizan también gérmenes de  enfermedades a veces mortales, que su conciencia es incapaz de ver o eliminar.  Sí, la muerte se desliza furtivamente aprovechando ese amor inferior que no es  otra cosa que una estupidez donde no existe conciencia, ni control, ni luz alguna.  Y pensar que a esta clase de amor se le dedican tantos ditirambos, canciones y  alabanzas  por  todas  partes!    Nadie  parece  conocer  otro  tipo  de  amor  y,  si  les  habláis de ello, os mirarán como preguntándose si no estáis locos de remate.                                      Todo comienza por la nutrición. Antes de pasar a la mesa se lavan las manos,  incluso antaño se solía decir una plegaria, para invitar al Señor a compartir este  momento.  Puede  ser  que  todavía  hoy  algunos  campesinos  conserven  esta  costumbre, pero las gentes cultas han eliminado todas estas tradiciones. He aquí  a donde llevan a los humanos la civilización y la cultura!... Lavarse las manos e  invitar  al  Señor  a  compartir  la  mesa  eran  unas  prácticas  dotadas  de  profundo  significado. Los Iniciados que las habían preceptuado querían decir con ello a sus  discípulos:  "Antes  de  amar  a  otra  persona,  antes  de  tomarla  en  vuestros  brazos, invitad a los ángeles a participar de esta dicha, pero ante todo lavaros  las manos, es decir, purificaros con una firme voluntad de no contaminar al ser  que amáis, de no  trasmitirle vuestras debilidades, vuestras carencias o vuestra  tristeza." Pero veamos lo que ocurre por lo general: Un muchacho se encuentra  hundido,  descorazonado  y  necesita  sentir  el  abrazo  de  su  amada  para  reconfortarse. Pero, ¿Qué es lo que va a aportarle a ella? Ella se lo ha dado todo,  sus  energías,  su  inspiración  y  a  cambio  sólo  habrá  recibido  impurezas.  El  no  debería  buscarla  en  un  momento  como  este  sin  haber  reflexionado  antes  diciéndose: "Ahora estoy muy pobre, sucio, miserable, así que debo limpiarme y  prepararme  antes;  cuando  llegue  a  estar  verdaderamente  en  buena  forma  iré,  para  ofrecerle  mi  riqueza."    Pero  nadie  piensa  de  este  modo  y  en  el  futuro,  cuando  todo  esto  se  haya  comprendido,  serán  muchos  los  que  se  van  a  sentir  profundamente avergonzados y tristes al  reconocer la pesada inconciencia que  envolvía  su  relación  con  otros  seres  a  quienes  creyeron  amar.  Vosotros  diréis:  "Pero  si  todo  el  mundo  lo  hace,  cuando  alguien  está  abatido  necesita  que  lo 
  22

consuelen."  Pero  el  hecho  de  que  todo  el  mundo  sea  egoísta  y  estúpido,  no  implica  que  también  lo  seáis  vosotros.  En  adelante,  debéis  aprender  a  amar  como  el  Sol,  como  los  Ángeles  y  los  Grandes  Maestros,  que  saben  amar  sin  esperar nada, sin tomar nada, ellos se limitan a dar.                                                                         Hay días en que un individuo siente que es muy poca cosa. En tales días  os aconsejo que os mantengáis apartados de aquella persona que amáis, de lo  contrario, la ley podría pediros cuentas por haberla despojado como  lo haría un  ladrón.  Las  gentes  suelen  comportarse  de  una  manera  curiosa:  cuando  se  sienten  bien,  dan  a  otros  sus  riquezas,  pero  cuando  están  mal  y  desesperados,  intentan despojar a aquellos que aman; en esto son igual que los ladrones.   

     En el amor, como en la nutrición, la primera regla es: Antes de comer aquello  que está ante vosotros, es preciso hacer una selección; para esto hay que saber  discernir, diferenciando un sentimiento de otro, por ejemplo, distinguir entre un  sentimiento egoísta y otro desinteresado; entre un sentimiento que limita y otro  que  libera,  un  sentimiento  que  desequilibra  y  otro  que  armoniza...  Pero,  para  poder clasificar los sentimientos hay que estar alerta, porque si os dejáis llevar, o  permitís  que  duerma  vuestra  atención,  no  podréis  estar  en  la  frontera  en  el  momento  en  que  el  enemigo  se  infiltre  astutamente  para  acabar  con  vuestro  reino.  La  vigilancia,  el  control  y  un  estado  de  alerta  son  imprescindibles  para  impedir una invasión. Ahora bien, en cuanto a su amor, los humanos no piensan  otra  cosa  que  dejarse  llevar.  Allí  donde  no  hay  asomo  de  inteligencia  ni  de  conciencia,  donde  todo  ocurre  como  en  una  borrachera,  esto  es  para  ellos  un  gran amor, parecería que si no se está ebrio no se siente gran cosa! Pero, ¿Ellos  qué saben? ¿Acaso han intentado estar alerta, discernir y escoger las corrientes  superiores  para  conocer  la  dicha  que  esto  les  puede  traer  y  los  maravillosos  descubrimientos  que  podrían  realizar?  ‐Si  nunca  lo  han  ensayado  siquiera,  ¿Cómo pueden pronunciarse sobre esto?                                                                                                    Os  he  dicho  que  el  amor  inferior,  el  amor  pasional  trae  consigo  la  muerte.  Para  que  lo  entendáis  mejor  os  daré  algunas  nociones  sobre  esto  basadas  en  la  astrología.  Ya  sabéis  que  el  zodíaco  del  que  nos  hablan  los  astrólogos  es  un  libro  viviente,  donde  los  iniciados  saben  leer  las  grandes  verdades del mundo y de la vida, y que este libro está reflejado a su vez en todo 
  23

cuanto existe sobre la tierra. Son estas doce constelaciones las que han creado y  modelado  todas  las  formas  de  vida  terrestre.  Cuando  se  quiere  resolver  un  problema filosófico, hay que consultar este gran libro de la naturaleza que está  en  lo  alto,  el  zodíaco,  y  aquí  lo  hemos  hecho  delante  vuestro  en  múltiples  ocasiones. Tomemos pues ahora la cuestión del amor y la muerte, preguntemos  al zodíaco cuales son los signos que están vinculados con el amor. En realidad, es  un tema que toca varios signos, pero en particular se va a manifestar en Tauro y  Libra,  por  estar  situados  aquí  los  dos  domicilios  de  Venus.  Si  lo  miramos  con  detenimiento,  veremos  que  Tauro  representa  el  amor  primitivo,  sensual,  la  fecundidad  de  la  naturaleza.  El  buey  Apis  era  un  símbolo  de  fertilidad  adorado  por los egipcios, con el fin de  atraer las  energías de la constelación de Tauro y  fijarlas  sobre  esta  divinidad  para  que  la  tierra  produjera  abundantes  cosechas.  Por  medio  de  ceremoniales  mágicos,  los  hierofantes  egipcios  lograron  efectivamente canalizar esta abundancia. En cuanto a Libra, el otro domicilio de  Venus, va a representar por el contrario una forma más pura, más elevada del  amor. Pero esto no significa que todo aquel que tenga Venus en Libra tenga que  manifestar  un  amor  espiritual  y  divino  (hay  otros  muchos  elementos  negativos  que  pueden  influir),  pero  en  general,  Libra  es  el  signo  del  amor  espiritual,  sensible a la belleza, la música, la poesía. El amor de Tauro necesita tocar, gustar  directamente,  mientras  que  el  de  Libra  se  contenta  con  mirar,  contemplar,  escuchar.                                                            Pero los signos de Tauro y Libra deben estudiarse teniendo en cuenta los  signos opuestos, que son los de Escorpio y Aries, respectivamente. El primero de  ellos, Escorpio, está  asociado a los órganos genitales, lo que se va a relacionar  con  la  naturaleza  sensual  de  Tauro.  Pero  Escorpio  equivale  también  a  la  Casa  VIII, la morada de la muerte, lo cual nos deja entrever que,  en el amor inferior  donde  el  hombre  lo  acepta  todo  sin  discernir  ni  seleccionar,  se  deslizan  los  gérmenes de la muerte, comenzando por las discusiones y diferencias de opinión,  hasta  llegar  a  la  revuelta,  la  lucha  y  la  destrucción.  Por  contraste,  el  signo  de  Libra  tiene  su  opuesto  en  Aries,  que  gobierna  la  cabeza  es  decir,  la  audacia,  el  coraje, el deseo de explorar, de avanzar y remontarse hacia lo alto, de ampliar  los propios límites, hasta el sacrificio. Por todo esto, se ha representado al Cristo  como  un  cordero,  Aries.  Pero  la  cabeza  es  también  el  lugar  simbólico  donde  la  pasión  y  el  desenfreno  van  a  dar  paso  a  lo  medido,  lo  razonable  y  sabio.  Aries 
  24

representa igualmente la germinación, todo lo que  empieza a crecer, a  vivir.  Si  una  planta  crece,  es  porque  en  ella  se  ha  producido  un  discernimiento,  una  iluminación que le impulsa a rechazar los elementos nocivos para permitir que la  vida brote y fluya hacia arriba.           Libra  y  Aries  representan  así  el  amor  espiritual  unido  con  el  pensamiento  alerta,  que  vigila  para  no  dejar  penetrar  impurezas  de  ningún  tipo.  Por  esto  corresponde  al  signo  de  Aries  ser  el  primero  del  zodíaco,  la  entrada  de  la  primavera cuando todo renace. Es el amor, el amor del Sol, el amor espiritual de  un Iniciado que comienza a brotar como luz, calor, vida. Es un amor puro porque  el  pensamiento  está  allí,  presente.  En  la  frontera  están  bien  apostados  los  guardias que van a impedir la entrada de cualquier elemento nocivo. Así, en el  momento  en  que  abrazáis  al  ser  amado,  vuestro  pensamiento  sigue  alerta,  os  daréis  perfecta  cuenta  de  lo  que  ocurre  en  vosotros  y  en  la  otra  persona,  os  pondréis en contacto con Inteligencias superiores, descubriréis muchas cosas, os  haréis  poderosos.  ¿Creéis  que  vale  la  pena  sacrificar  todas  estas  posibilidades  por  seguir  actuando  inconcientemente  dejando  que  os  arrastre  el  delirio,  la  embriaguez?                                                                                                                               Parece  que  a  todos  les  encanta  sentirse  perdidos,  aniquilados,  como  si  fuera esta la clave de la felicidad. Incluso se suele decir por ahí: "Si no pierdo la  cabeza  no  siento  nada".  Con  ello  están  firmando  su  sentencia  de  muerte  espiritual, pero no obstante esto es lo que se acepta y se propaga. Si un hombre  se muestra vigilante, si se controla para que su amor sólo deje pasar lo que es  luminoso,  poético  y  favorable  para  su  pareja,  ella  le  va  a  mirar  con  disgusto  pensando: "Este no es un hombre como yo creía, sigue estando lúcido, no pierde  la cabeza." Por el contrario, si ella ve que se le nublan los ojos, si se estremece  como  si  se  sacudiera  el  mundo  entero  y  todo  parece  estallar  en  su  cabeza:  sus  convicciones,  sus  decisiones,  sus  proyectos,  ella  pensará  para  sí:  "Ah,  esto  es  maravilloso, esto vale la pena, esto sí que es un hombre." Pero esto no significa  que  ella  se  sienta  verdaderamente  satisfecha  de  él,  sino  que  está  orgullosa  de  haber comprobado que le tiene bajo su dominio. Al ver que el hombre pierde el  control ella estará dichosa, es como un triunfo para ella, de modo que pensará:  "Ah, ah, quería parecer muy fuerte pero ahora se acabó, haré con él lo que se me  antoje."  De  este  modo,  quien  triunfa  es  su  naturaleza  inferior,  para  que  ella  pueda dominarlo, dirigirlo y hacer que la complazca en todos sus caprichos. No 
  25

es  ciertamente  un  magnífico  triunfo,  más  bien  se  trata  de  una  crueldad  camuflada.  No  es  necesario  en  absoluto  que  una  mujer  se  precie  de  que  su  marido o su amante hayan capitulado hasta este extremo. Al contrario, esto es  algo que debería preocuparla.                                                                                             No está prohibido tener sensaciones intensas, pero es preciso velar por la  calidad de estas sensaciones, saber orientarlo todo sin perder el control. Existen  aparatos muy potentes como es el caso de los misiles y cohetes, pero al lanzarlos  al  espacio  hay  que  cuidar  de  no  perder  el  control.  Por  lo  mismo,  entre  los  humanos,  el  amor  puede  representar  una  energía  poderosísima,  pero  siempre  debe estar dirigida, equilibrada, orientada, purificada, para que el trabajo divino  pueda realizarse. Y si es el momento de concebir un hijo, este niño podrá ser un  ángel  o  un  genio,  pues  del  otro  lado  hay  seres  muy  evolucionados  que  están  esperando las condiciones más favorables para poder encarnarse!                   

       Debéis permanecer alerta, lo que equivale a mantener la luz encendida para  poder  ver  claro  y  alejar  de  vosotros  todo  lo  indeseable.  Haría  falta  otra  conferencia para explicaros los efectos de la luz sobre el plano astral y mental, la  manera  como  ella  rechaza  estas  corrientes  indeseables,  nocivas,  cuando  ellas  quieren inmiscuirse en vuestro amor para poder alimentarse de vuestra fuerza,  de  vuestras  energías.  Cuando  vosotros  proyectáis  la  luz,  ellas  no  se  atreven  a  mostrarse  puesto  que  corren  el  riesgo  de  ser  descubiertas  y  atacadas.  Estas  entidades  aman  las  tinieblas  para  poder  esconderse.  De  ahí  que  la  vigilancia  consiste en vivir constantemente en la luz para protegeros de ellas.                                                       Si  antes  de  tener  en  vuestros  brazos  a  la  persona  que  amáis  hacéis  una  invocación a la  luz,  en forma  semejante a cuando vais a tomar los alimentos y  llamáis al Señor para que participe de vuestra mesa, vais a atraer sobre aquella  persona  elementos  divinos  que  ella  aún  ignoraba,  de  modo  que  su  alma  os  estará  eternamente  agradecida  por  expresar  vuestro  amor  de  una  forma  desinteresada, por haberla iluminado y vivificado, deseando que ella se una con  Cristo  y  con  la  Madre  Divina.  Sólo  un  amor  así  puede  llegar  a  ser  constructivo.  Vosotros  diréis:  "Bien,  pero  ¿Cómo  podríamos  estar  felices  y  al  mismo  tiempo 
  26

mezclar a Cristo y a la Madre Divina con nuestro amor? Esto parece imposible!"  Todo  lo  contrario.  Sólo  bajo  tales  condiciones  podréis  ser  verdaderamente  dichosos,  porque  así  vuestro  amor  va  a  ser  duradero,  eliminando  todo  tipo  de  amargura, dejadez, angustia o temor. El amor desinteresado es el único que no  trae consigo el conflicto. Si actuáis de otra manera seréis como ladrones que han  robado  dinero  de  alguna  parte.  En  aquel  instante  están  satisfechos  pero  en  seguida comienzan a preguntarse:  "¿Me habrá visto?... ¿Podrá descubrirme?" y  ya  no  logran  estar  tranquilos.  Dentro  del  amor  egoísta,  inferior,  nunca  puede  haber  tranquilidad,  aunque  me  digáis:  "Esto  no  es  cierto,  se  puede  llegar  a  tenerla",  os  respondería  que  en  ese  caso  sois  como  animales.  Ah,  sí,  ellos  siempre  van  a  estar  tranquilos,  pensad  por  ejemplo  en  los  gatos:  Después  de  haber cazado un ratón, hay que ver con que tranquilidad se relamen los bigotes!  Pero  si  se  está  un  poco  más  evolucionado  que  ellos,  no  es  posible  tanta  parsimonia.                                                         Me  diréis  que  os  pido  cosas  imposibles.  Ya  lo  sé,  pero  el  sólo  hecho  de  conocer la verdad, el saber cual es la solución ideal de una cuestión ya constituye  de por sí un progreso, incluso aunque no logréis grandes realizaciones. A partir  del  momento  en  que  se  conoce  una  verdad,  ella  va  trabajando  dentro  de  vosotros y cada vez estaréis más cerca de practicarla. Por el contrario, si nunca  teneis  oportunidad  de  saberla  es  bien  seguro  que  no  podréis  llevarla  a  la  práctica. Su conocimiento va a significar que ya se está a medio camino, puesto  que  va  unido  a  la  imagen  de  una  perfección  ideal,  poética,  que  pone  ante  vosotros una amplia gama de posibilidades aunque haya todavía muchas cosas  por hacer.  El tema del amor será enfocado por las futuras generaciones. Todo lo  demás pasará a un segundo plano y el mundo entero se ocupará al unísono de  cuestiones tan vitales como estas: cómo se debe amar y cómo se puede, a través  del  amor,  llegar  a  vivir  en  un  plano  superior,  divino.  Porque  el  amor  es  Dios  y  Dios es amor. Si el hombre tiene una relación correcta con el amor, esto quiere  decir que también la va a tener con Dios mismo.                                                                           Cuando Jesús dijo a sus discípulos: "Son muchas las cosas que tengo para  revelaros,  pero  aún  no  podéis  cargar  con  ellas",  ¿Qué  quiso  decir  con  estas  palabras?    Precisamente  se  refería  al  amor,  acerca  del  cual  no  debía  hablarles 
  27

todavía,  por  estar  ellos  cargados  de  prejuicios  que  habían  heredado  de  la  religión mosaica!  Pensad solamente en lo que nos dice san Pablo respecto a los  vestidos y la compostura de la mujer y cómo ella deberá mantenerse sumisa a su  marido. En la actualidad esto puede parecer risible y hasta ridículo, pero podría  explicaros en otra ocasión las razones de tipo cabalístico que subyacen tras estas  normas,  con  lo  que  seguramente  ya  no  os  parecería  tan  ridículo  todo  esto.  He  aquí  un  tema  interesante  que  podemos  explicar  más  adelante.  ¿Y  porqué  no  ahora mismo?, me diréis; Porque se trata de un tema complejo y ahora no sabría  escoger entre tantos puntos importantes. Me afluyen tantas ideas que considero  necesario un proceso previo de selección. Son como pájaros que llegan de todas  las direcciones, obligándome a apartarles al menos por el momento.                                                                                                           

Jesús no había revelado todo a sus discípulos, aunque les había hablado ya sobre  muchos temas, pero en cambio la comunión que les dio con el pan y el vino fue  toda una iniciación al conocimiento de los dos principios, masculino y femenino,  un  tema  del  cual  aún  hoy  en  día  la  Iglesia  está  lejos  de  comprender  toda  su  profundidad.  El  les  decía:  "Si  vosotros  coméis  mi  carne  y  bebéis  mi  sangre,  ganareis  la  vida  eterna...”    Pero,  ¿Dónde  habrá  que  buscar  esta  carne  para  comer y aquella sangre para beber?... He aquí uno de los grandes misterios que  algún día serán revelados ante los hijos de Dios *.                                                                                                                                         Bonfin, Agosto 14 de 1961                                                            

 

28

 

AMAD A DIOS Y AMAREIS MEJOR A VUESTRO PRÓJIMO!
Sèvres el 21 de enero de 1962 

   Conferencia  improvisada         Si intentásemos pensar en los demás y no sólo en nosotros mismos, cuántas  revelaciones  podríamos  tener  sobre  todos  los  problemas  de  la  vida!    Si  los  humanos  no  comprenden  gran  cosa  es  debido  a  que  no  quieren  salir  nunca  de  sus reducidos puntos de vista;  Ellos todo lo miden, todo lo pesan y siempre van a  pronunciarse de acuerdo con su propia perspectiva, sus gustos, sus inclinaciones;  nunca tienen en cuenta a los demás.         Y lo mismo sucede con  las familias: las mujeres  y los  maridos están  siempre  pensando de una forma egoísta, quien podrá más que el otro, quien dominará al  otro,  quien  se  aprovechará  más  del  otro...  ninguna  comprensión,  ninguna  concesión,  hay  un  egoísmo  total!    La  mujer  no  admite  nunca  ponerse  en  la  situación del marido, siempre está reclamando y criticando, se vuelve huraña e  infiel... En cuanto a él, sólo intenta tomarla, saquearla, maltratarla, desfigurarla.  No es necesario poner ejemplos, ya sé que estáis al corriente de todo esto.  Así  que  hay  que  comenzar  por  la  familia,  enseñando  a  los  hombres  y  mujeres  a  comprenderse,  amarse,  apreciarse  uno  al  otro  para  poder  realizar  una  labor  común.  El marido debería pensar siempre: “Veamos si mi mujer es feliz, si nada  le  falta,  si  no  le  hecho  promesas  que  luego  no  he  cumplido.  Y  la  mujer  por  su  parte debe formularse preguntas semejantes. Las dificultades, las catástrofes y 
  29

las  mayores  desgracias  provienen  que  los  humanos  no  quieren  ensanchar  su  conciencia y preguntarse qué es lo que sienten y piensan los demás.  Cuando los  humanos  se  acostumbren  a  ir  más  allá  de  sí  mismos,  a  trascender  aunque  sea  por  un  momento  sus  propios  puntos  de  vista  y  dejar  a  un  lado  sus  juicios  de  valor,  cuántas  cosas  les  serán  entonces  reveladas!    Sus  horizontes  van  a  ampliarse y nuevas posibilidades se abrirán ante ellos.         Ahora  voy  a  daros  un  método:  Para  poder  sobrepasar  los  límites  de  vuestra  conciencia, lo primero que debéis hacer es usar la imaginación para proyectaros  muy  alto,  pensando  en  aquel  Ser  que  todo  lo  abarca,  que  porta  en  Sí  mismo  todas  las  criaturas  y  que  las  alimenta  a  todas.  Luego  debéis  preguntaros  qué  destino tiene reservado El para la humanidad y cómo evolucionará esta última,  de  acuerdo  a  los  proyectos  que  El  ha  concebido  para  ella.    Cuando  intentáis  aproximaros a un Ser tan inmenso, tan luminoso, se inicia todo un trabajo en los  niveles  subconsciente,  consciente  y  supraconsciente,  lo  que  os  lleva  a  vivir  experiencias  totalmente  indescriptibles.  Debéis  practicar  este  ejercicio  hasta  percibir  que  prácticamente  os  aniquiláis,  que  vuestra  personalidad  desaparece  como lo haría una gota de agua al fundirse con el mar, con aquel océano infinito  de luz que es Dios.  Es entonces cuando podréis encontrar el verdadero sentido  del conocimiento, de la liberación y la felicidad. Cuando esta práctica llegue a ser  para  vosotros  un  hábito  y  lleguéis  a  gozar  de  aquellos  deliciosos  momentos  en  comunión con los seres más elevados, podréis volver a descender al plano de la  humana  conciencia,  para  comprender  mejor  las  angustias  y  sufrimientos  de  vuestros  semejantes,  conocer  sus  necesidades,  sus  cualidades  y  defectos,  sus  debilidades. Incluso podréis descender hasta la conciencia de los animales...         Si lográis que esta práctica se convierta en algo fundamental en vuestra vida,  si tenéis la paciencia y el amor necesarios para perseverar y ensanchar los límites  de vuestra propia conciencia, buscando a Dios tres veces, cuatro, diez, cien veces  al día, intentando salir de vosotros para ir a fundiros en Su inmensidad, podréis  obtenerlo  todo,  y  no  se  trata  de  una  cuestión  de  tiempo.  Es  más  bien  como  cuando  uno  mismo  ha  desconectado  la  corriente  eléctrica:  Al  no  haber  luz,  se  anda tropezando con todo, con las cosas y con las personas, se corre el riesgo de  caer y producirse heridas, incluso la muerte.  Ya sé que podréis decirme: “Bien, 
  30

pero hay personas que no aman a Dios, ni siquiera creen en El, y sin embargo son  felices,  viven  muy  bien  y  tienen  mucho  éxito.”    Sí,  esto  es  cierto  en  apariencia,  pero  hay  que  mirar  un  poco  más  lejos.  Cuando  las  termitas  se  instalan  en  una  viga  y  empiezan  su  trabajo,  no  acaban  con  ella  de  un  momento  a  otro,  pero  gradualmente van consumiéndola hasta que un día ocurre la catástrofe.         Los que no aman a Dios pueden tener éxito durante algún tiempo, si disponen  de  inteligencia,  vitalidad  y  voluntad;  ellos  saben  desenvolverse,  son  emprendedores, saben imponerse.  Cuando ellos rompen su vínculo con Dios, sus  facultades no van a desaparecer súbitamente, pero las reservas se van agotando  y,  pasado  cierto  tiempo,  hay  algo  en  ellos  que  empieza  a  descomponerse;  los  seres  indeseables  se  han  instalado  dentro  de  ellos  y  les  roen,  igual  que  las  termitas  dentro  de  la  madera...  Aún  así  pueden  mantenerse  por  un  tiempo  gracias  a  su  mente  calculadora  y  a  su  violencia,  pero  ya  no  podrán  durar  demasiado:  Puesto  que  la  luz  ya  les  ha  abandonado  y  no  hay  una  corriente  de  nuevas  energías  que  pueda  venir  a  nutrirles,  los  gusanos,  los  fermentos  y  microbios  de  toda  índole  acabarán  por  consumir  su  corazón  y  su  intelecto,  y  llegará  el  día  en  que  se  derrumbarán.    La  gente  ignorante  se  fija  en  cosas  pasajeras y extrae de allí conclusiones como esta: “Mirad, no vale la pena creer  en  el  Señor  ni  estar  en  contacto  con  El,  porque  yo  conozco  a  uno  que...”      Ya  puede  ser,  pero  hay  que  mirar  un  poco  más  lejos,  conocer  cómo  trabajan  las  leyes...  unos cuantos años y  “aquel que...” es muy probable que haya caído ya.         Así  pues,  no  hay  que  dejarse  engañar  por  la  apariencia  de  las  cosas.  Si  un  hombre vive muchos años verá cómo las familias opulentas van degenerando y  disgregándose,  de  modo  que  no  hay  que  extraer  conclusiones  tomando  como  referencia  el  curso  de  una  vida  humana.    Resulta  normal  que  triunfen  aquellos  individuos  que  poseen  grandes  capacidades  unidas  a  una  voluntad  poderosa.   Pero  si  a  la  vez  ellos  están  conectados  con  la  Fuente  de  la  vida  que  riega  sin  cesar  su  alma,  su  corazón,  su  intelecto,    verán  cómo  su  familia  va  a  estar  protegida,  igual  que  su  descendencia,  y  podrán  dejar  su  nombre  como  un  ejemplo  único  en  la  historia.    Está  muy  bien  que  los  hombres  de  las  nuevas  generaciones sean capaces de triunfar, pero sin cortar sus vínculos con el Cielo;  

 

31

Que  hagan  su  tarea,  pero  con  el  objetivo  de  ir  dejando  por  doquier  una  huella  divina, una muestra de la nueva vida.     “Sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto” dijo Jesús. Hoy a todo  el  mundo  le  parece  imposible  tomar  a  Dios  por  modelo:  Se  le  considera  como  algo  tan  lejano  de  nosotros,  tan  inmenso...  Es  preferible  imitar  a  un  loco  cualquiera, por lo menos resulta más fácil... con el resultado de que al cabo de  unas semanas se estará tan loco como él, o quizá peor!         Si amáis verdaderamente a Dios, obtendréis todo lo que deseáis, puesto que  llegareis  a  ser  como  El.  Tal  es  el  poder  del  amor.  Yo  espero  que  la  ciencia  se  ocupe por fin en investigar sobre el amor y todas sus manifestaciones, y llegue a  descubrir la influencia que tiene sobre la salud, la sangre y el cerebro humanos,  así como sobre todo lo que nos rodea: los árboles, las plantas, los cristales, las  estrellas,  los  ángeles  y  hasta  Dios  mismo.  Nada  hay  que  pueda  ser  más  importante  como  objeto  de  estudio.  Si  se  hace  a  un  lado  el  tema  del  amor,  terminarán  por  ocurrir  toda  suerte  de  calamidades,  aunque  no  de  forma  inmediata, por supuesto.  Pero cuando uno se aleja, aunque sea una millonésima  de  grado,  de  ciertos  principios  y  verdades,  años  más  tarde  se  puede  encontrar  con que está a miles de kilómetros de la dirección correcta.                El amor no es otra cosa que un proceso de ósmosis entre aquellos que se  aman.    Si  amáis  a  Dios,  vuestro  amor  va  a  trabajar  desde  ahora  para  iros  nivelando  a  El,  creando  un  vínculo  entre  El  y  vosotros.    Imaginad  por  un  momento  que  amáis  a  un  ser  débil,  enfermizo,  un  poco  animal,  mientras  que  vosotros  sois  por  el  contrario  fuertes,  puros,  evolucionados,  luminosos,  inteligentes.  Creáis  vínculos  con  él  y  poco  a  poco  notareis  que  se  va  fortaleciendo,  enriqueciendo,  aclarando  y  beneficiando  de  vuestro  amor,  pero  vosotros comenzáis  a decaer:  sus debilidades van  a pasar a  vosotros al tiempo  que  le  contagiáis  vuestra  fuerza,  hasta  llegar  a  una  total  nivelación.  A  la  larga  vais  a  ser  semejantes  a  aquella  persona,  y  ella  se  parecerá  a  vosotros,  hasta  tener  incluso  un  mismo  rostro.  Cuando  amáis  a  alguien  termináis  siendo  parecidos  a  él.  La  química  nos  demuestra  que  por  todas  partes  en  la  vida  se 
  32

están produciendo intercambios, ósmosis, no sólo al nivel humano sino también  en el universo. Las estrellas también llegan a tener vínculos de este tipo que las  asemejan entre sí. Por esto es posible predecir que la tierra algún día llegará a  ser un sol, porque hay entre ambos un continuo intercambio en el cual la tierra  gana  y  el  sol  sale  perdiendo,  pero  esto  sucede  de  un  modo  totalmente  voluntario,  puesto  que  el  sol  dispone  de  muchísimo  amor  y  el  verdadero  amor  supone ante todo un sacrificio.         Si os concentráis en el Señor, si le amáis, no como nos lo presenta el Antiguo  Testamento, implacable y severo, ni como un fuego devorador, sino como algo  inmenso, como un océano de luz y de vida, vais a establecer un vínculo entre El y  vosotros,  una  sincronía:  Comenzareis  a  vibrar  con  mayor  intensidad  y  grandes  trasformaciones tendrán lugar en vuestros pensamientos y sentimientos. Hasta  vuestra  salud  va  a  mejorar.    De  hecho,  en  vez  de  tener  que  recurrir  a  los  medicamentos  para  curaros,  es  más  efectivo  pensar  en  la  Fuente  de  la  vida.   Vosotros  me  diréis:  “Sí,  pero  es  que  me  quiero  curar  pronto.”    Y  bien.  Los  medicamentos podrán hacer que los síntomas desaparezcan rápidamente, pero  de forma pasajera, mientras que la capacidad de resistencia de vuestro cuerpo  irá  disminuyendo  hasta  el  punto  en  que  no  podrá  ya  defenderse  frente  a  la  enfermedad.         Hace  poco  he  visto  en  la  televisión  un  programa  donde  varios  biólogos  hablaban  acerca  de  los  peligros  que  conlleva  el  abuso  de  los  antibióticos.  Ellos  advertían  que  el  patrimonio  genético  de  la  humanidad  está  amenazado  y  hay  riesgo  de  que  se  produzcan  cada  vez  más  nacimientos  monstruosos.  También  mencionaron el tema de las emanaciones radioactivas... Que Dios proteja a sus  hijos, pues los humanos se están volviendo locos y están llevando la tierra hacia  su  destrucción!    Incluso  los  sabios  reconocen  que  vamos  hacia  una  catástrofe,  pero aquellos que tienen en sus manos la posibilidad de arreglar esta situación  no  se  atreven  a  elevar  su  voz  para  decir:  “Escuchad  todos,  sabios  del  mundo  entero,  unámonos  para  salvar  a  la  humanidad!”  Ellos  podrían  ser  todopoderosos, pero se contentan con hablar sin resultado alguno...   
  33

     Mis queridos hermanos y hermanas, la mejor protección para el ser humano  es volver hacia la Fuente divina. Si así lo hiciera, ni las bombas atómicas serían  capaces  de  dañarle,  puesto  que  las  vibraciones  del  alma  y  el  espíritu  son  más  potentes que las de aquellas sustancias atómicas que se propagan por el aire. Si  queréis  preservar  verdaderamente  vuestra  salud,  debéis  vincularos  con  el  sol  y  amar  al  Señor.  El  sol  es  mucho  más  poderoso  que  las  bombas  atómicas;  de  hecho, en su superficie se producen constantemente explosiones miles de veces  más  potentes,  al  lado  de  las  cuales  las  de  aquí  parecerían  insignificantes.  Estableciendo  vínculos  con  el  sol,  es  posible  llegar  a  inmunizarse  contra  la  radiación atómica, y es conveniente que los humanos lo sepan. Por ahora nadie  nos cree, pero ya nos creerán más adelante cuando llegue una catástrofe de este  tipo,  sólo  que  entonces  ya  será  demasiado  tarde.  Los  únicos  remedios  eficaces  son, en el plano físico, el sol, y en el plano mental y espiritual el amor hacia Dios.           Los  humanos  propagan  sin  saberlo,  debido  a  sus  sentimientos  negativos  de  odio, celos y crueldad, unas vibraciones muy nocivas, que van a crear una zona  tenebrosa en la superficie de la tierra, en la que  muchos seres están a punto de  ahogarse. Para poder atravesar esta capa, es preciso aumentar la intensidad de  nuestras vibraciones, y esto es algo que sólo el amor a Dios puede lograr. Porque  si amáis a otros seres menos evolucionados que vosotros, estaréis disminuyendo  con  ello  la  intensidad  de  vuestra  vibración,  que  tenderá  a  nivelarse  con  la  de  dichos seres, y no podréis sobrepasar esta espesa capa de tinieblas que envuelve  actualmente al planeta. Sabed pues a quien amáis. Pero esto no significa que no  podáis  amar  a  los  humanos,  al  contrario,  es  vuestro  deber  amarles,  pero  para  evitar  nivelaros  con  ellos,  debéis  amar  ante  todo  al  Señor.  Si  amáis  a  Dios,  ya  podéis  amar  a  quien  queráis,  no  habrá  peligro  alguno  para  vosotros;    estaréis  siempre por encima de las tinieblas y no habrá riesgo de que os ahoguen puesto  que seréis más fuertes que ellas.         Cuando  un  salvavidas  se  arroja  al  agua  para  rescatar  a  un  hombre  que  se  ahoga, le dirá que se agarre de sus pies y, si el otro insiste en agarrarse de sus  brazos,  entonces  se  verá  obligado  a  darle  un  golpe,  para  que  pierda  el  conocimiento y pueda remolcarle sin problema. De otra forma él también estaría 
  34

en  peligro  de  ahogarse.  Así  también  vosotros  debéis  reservar  vuestros  brazos  para Dios y ofrecer vuestros pies a los humanos!  No les deis todo vuestro amor,  pues vais a correr el riesgo de perderos junto con ellos. Es necesario que sepáis  cómo  amar.  Pero  los  humanos  no  se  preocupan  por  conocer  esta  Ciencia  del  amor: Ellos se limitan a amar, no importa cómo, cuando ni a quien... Y luego se  quejan diciendo que este amor les ha traído todos los males!  Pero no es así, en  realidad  ha  sido  su  ignorancia  acerca  del  amor  lo  que  les  ha  acarreado  tantas  desgracias.  No ha sido el amor en sí mismo puesto que si el amor es Dios, y Dios  es amor, ¿Cómo podría traer mal alguno?  No, esto es imposible. El mal proviene  siempre  de  nuestra  ignorancia.  He  aquí  porqué  conviene  amar  por  encima  de  todo  a  Dios  e  impregnarnos  de  Sus  vibraciones;  luego  ya  podremos  amar  a  los  demás y ayudarles sin  correr peligro.  Si ya estamos conectados con la Fuente,  podemos distribuir  nuestras fuerzas sin riesgo de agotarlas, como si el agua se  renovara sin cesar dentro de nosotros. Pero si cortamos este vínculo con Dios, los  demás  van  a  agotar  muy  pronto  nuestras  reservas,  que  distan  mucho  de  ser  eternas.         Volviendo a lo que os decía al comienzo, si aprendéis a salir de sí mismos de  vez en cuando, dejando a un lado vuestro limitado punto de vista, debéis buscar  entonces  a  Dios,  intentar  fusionaros  con  El,  aprender  a  mirar  el  mundo  y  sus  criaturas a través de Sus ojos, con lo cual todo llegará a ser nuevo para vosotros.   Este  ejercicio  es  el  mejor  de  todos,  puesto  que  con  él  vais  a  desarrollar  simultáneamente la voluntad, la inteligencia y el amor.        Pero  debo  advertiros  que  al  comienzo,  este  ejercicio  puede  hacerse  muy  ingrato: Uno decide amar al Señor, pero no siente nada especial, por lo que es  fácil  distraerse,  enojarse,  dejar  volar  la  imaginación...  Pero  debéis  continuar  como si toda vuestra vida dependiera de ello, pensando firmemente que vais a  alcanzar  la  dicha,  la  inteligencia,  la  fuerza,  la  belleza.    Llegará  el  momento  en  que  ésta  práctica  será  algo  tan  maravilloso  para  vosotros  que  todo  lo  demás  palidecerá  a  su  lado.  A  partir  de  allí  podréis  amar  y  ayudar  mucho  mejor  a  los  demás. Si estáis colmados, equilibrados y en paz, podréis ayudar a miles de seres  sin salir de vuestra habitación. No existen fronteras para las ondas armoniosas  que  empezareis  a  propagar,  las  cuales  viajarán  a  través  de  la  atmósfera 
  35

influenciando benéficamente a todos los seres que encuentren a su paso. De este  modo y sin que nadie lo sepa, os convertiréis en benefactores de la humanidad,  ayudareis a toda la creación a evolucionar, incluso a los animales, las plantas y  los  minerales.    Bienaventurados  aquellos  que  llegan  a  comprender  y  a  seguir  esta  filosofía,  puesto  que  ellos  se  verán  libres  de  todas  las  miserias  y  limitaciones!... No hay palabras que puedan expresar el esplendor que adquiere  un ser humano cuando ha logrado liberarse.                                                            Sèvres, Enero 21 de 1962 

 

36

 

LOS DOS PRINCIPIOS MASCULINO Y FEMENINO EL AMOR A DIOS, AL PROJIMO Y A UNO MISMO
Videlinata 8 de abril de 1962 

 
      Conferencia  improvisada                                                                                       En  el  universo  coexisten  dos  principios  esenciales,  que  están  reflejados  en  todas las manifestaciones de la vida y de la naturaleza. La creación entera no es  más  que  la  obra  de  estos  dos  principios  que  para  mayor  comodidad  se  han  denominado:  principio  masculino  y  principio  femenino.  Estos  dos  principios  son  un reflejo, una repetición de los dos grandes principios divinos que lo han creado  todo:  el  Padre  Celestial  y  la  Madre  Divina,  que  a  su  vez  deben  comprenderse  como la polarización de un principio único, el Absoluto, el No‐Manifestado, aquel  Aïn Soph Aur de la Kábala. Se ha dicho que el hombre ha sido creado a imagen  de Dios, es decir, a imagen de estos dos principios, de forma que contiene en sí  mismo  una  parte  masculina  y  una  parte  femenina;  una  de  ellas  es  visible,  mientras  que  la  otra  permanece  oculta,  no  la  vemos  pero  está  presente.  Cada  mujer  lo  es  en  su  exterior  pero  interiormente  posee  también  el  principio  masculino;  cada  hombre  lleva  también  en  su  interior  el  principio  femenino.  Si  vosotros  llegáis  a  conocer  esta  ley      de  la  polaridad  y  aprendéis  a  usar  los  dos  principios, masculino y femenino, activo y receptivo, positivo y negativo, cuantos  problemas podréis llegar a resolver!                                                                                                            Estos  dos  principios  residen  en  cada  uno  de  nosotros  y  los  podemos  ver  impresos por doquier, en el rostro, en el cuerpo, en las manos...en la naturaleza,  las  flores,  las  frutas,  los  animales,  las  montañas,  los  ríos,  las  grutas,  las  estrellas...Por  todas  partes  aparecen  estos  dos  principios  adoptando  distintas 
  37

formas  y  dimensiones.  Bien  sea  que  miréis    sobre  la  tierra  o  bajo  ella,  que  descendáis  al  fondo  de  los  océanos  o  que  os  remontéis  por  los  aires,  no  veréis  otra  cosa  que  los  dos  principios  interactuando.                                       Conciente  o  inconcientemente,  todas  las  criaturas  presentan  las  mismas  reacciones  frente  a  esta  cuestión  de  los  dos  principios,  todas  les  confieren  una  importancia  primordial  y  nada  cuenta  más  para  ellas  que  los  dos  principios.  Cuando un hombre busca una mujer para casarse, está dispuesto a dejarlo todo  por  ella,  incluso  si  se  trata  de  un  rey,  puede  llegar  a  abandonar  su  reino,  sus  súbditos, su ejército y sus tesoros por una mujer... Pero, ¿qué posee esta mujer  para estar por encima de todo un reino con millones de súbditos? En realidad, no  es  la  mujer  lo  que  él  busca,  es  el  principio,  porque  no  hay  nada  que  pueda  superarle.  Veréis,  se  trata  de  un  hombre  fiel  que  busca  el  principio  y  deja  a  un  lado todo lo demás. Por su parte, una mujer hará lo mismo. Se enfrentará a toda  su familia y al mundo entero si es preciso por el hombre que ama. ¿Por qué? ¿Es  que acaso se ha vuelto loca? De ninguna manera. El Señor y la Madre naturaleza  han inscrito en el corazón de los humanos: "Dejarás a tu padre y a tu madre y  seguirás  a  tu  mujer  (o  a  tu  marido)."  En  el  fondo  de  cada  criatura  está  escrito  que  el  primer  principio  sólo  debe  buscar  al  segundo,  y  este  sólo  buscará  al  primero.  Los  humanos  no  siempre  son  conscientes  de  esto,  por  lo  cual  esta  búsqueda adopta un sin número de formas, según el ámbito peculiar en el cual  se realiza: La ciencia, la filosofía, el arte, la  religión.                                                                                Los místicos dicen que buscan al Señor, pero en realidad lo que ellos llaman  de esta forma no es otra cosa que la parte complementaria de ellos mismos, con  la  cual  aspiran  a  unirse  y  fusionarse  para  poder  convertirse  en  una  entidad  perfecta, completa. Hasta no lograr dicha unión, se perciben a sí mismos como  seres  divididos,  mutilados.  Todos  los  seres  no  buscan  pues  otra  cosa  que  su  principio complementario, al que la Ciencia Iniciática denomina el alma gemela,  a  fin  de  encontrar  junto  a  ella  la  plenitud,  la  paz,  la  omnisciencia  y  el  poder  soberano, llegando a ser como el Señor. Lo único que les diferencia es la forma   particular que asume esta búsqueda.                           

 

38

                                                                                                                          Reflexionad  sobre  esta  cuestión.  Todo  reside  en  el  amor.  Fuera  del  amor  sólo  existe  el  vacío,  la  nada.  Los  religiosos,  los  puritanos  y  los  hipócritas  se  niegan a admitirlo, pero en realidad ellos no buscan otra cosa que el amor. Ellos  no quieren demostrarlo, puesto que se empeñan en seguir las viejas tradiciones  de  pureza  y  castidad,  pero  la  naturaleza  no  reconoce  estos  inventos  humanos;  ella  trabaja  en  el  plano  interno  de  cada  ser  y  allí  todo  borbotea,  todo  hierve  ardientemente!  Lo  que  cuenta  ahora  es  saber  cómo  encontrar  el  amor  verdadero,  tal  como  Dios  mismo  lo  concibe,  y  luego  manifestarlo  de  acuerdo  a  las normas divinas, para llegar a vivir ese reencuentro, esa fusión perfecta.                                    

  Encontrareis  los  dos  principios  en  todas  partes,  al  comer  al  beber,  al  contemplar,  al  escuchar,  cuando  trabajáis  y  cuando  cantáis  en  la  coral...Sí,  vosotros  no  os  dais  cuenta  de  lo  que  ocurre  cuando  cantáis:  las  voces  altas  y  agudas  de  las  hermanas,  en  contraste  con  las  voces  graves  y  profundas  de  los  hermanos, ¿acaso creéis que estos sonidos van a diluirse en el espacio?  No. Ellos  van  a  fusionarse  por  encima  de  vuestras  cabezas,  dando  lugar  a  un  fenómeno  que  tiene  algo  de  maravilloso,  de  divino.  Vuestra  voz  está  impregnada  con  vuestro  propio  magnetismo,  con  vuestra  vitalidad  y  vuestro  perfume.  Estáis  ligados  a  vuestra  voz,  como  si  ella  fuera  una  pequeña  cometa  que  vuela  sostenida por un hilo muy largo. Vuestra voz se aleja y se pasea por encima de  todos  vosotros,  encontrando  allí  las  otras  voces  con  las  que  se  fusiona,  para  volver luego a vosotros amplificada, enriquecida con todo lo que ha recibido en  esta  fusión.  A  través  del  canto,  se  lleva  a  cabo  un  sutil  y  elevado  intercambio  entre  los  hermanos  y  las  hermanas  quienes,  de  esta  manera,  pueden  recibir  elementos  etéricos  que  no  podrían  llegarles  por  otros  medios  más  burdos.  Con  este sutil intercambio de las voces, el alma y el espíritu se alimentan de aquello  que  han  recibido,  sin  olvidar  algunas  migajas  para  el  cuerpo  físico,  para  que  sacie a la vez su hambre y su sed.                                                                                                                 Como  podéis  ver,  a  través  del  canto  los  dos  principios  masculino  y  femenino  realizan  un  trabajo  en  lo  alto.  Lo  que  ellos  han  creado  vuelve  en  seguida a nosotros, haciendo que nos beneficiemos de una labor pura y divina.  Allí, nadie podría reprocharnos por transgredir las leyes de la pureza y en cambio 
  39

nos sentimos nutridos, repuestos. He aquí la razón por la cual el hábito de cantar  uniendo las voces existe desde siempre. Hoy, sin embargo, la luz se ha perdido y  las  nociones  Iniciáticas  más  profundas  se  han  olvidado,  hasta  el  punto  de  que  sólo  persiste  la  parte  práctica:  hombres  y  mujeres  siguen  cantando,  formando  duetos, tríos, corales, hasta los campesinos más sencillos cantan y danzan y así  son felices. Porque sin ser conscientes de ello, gracias al canto y a la música, se  ponen  en  contacto  sus  almas  y  espíritus  haciendo  que,  al  menos  por  unos  momentos, lleguen a sentirse plenamente colmados.                                                                                          

      Existen cientos, miles de formas que la naturaleza ha inventado para permitir  a  los  humanos  realizar  estos  intercambios  sutiles,  cuando  no  pueden  hacerlo  físicamente: Por ejemplo, las piscinas, las playas, los bailes e incluso las iglesias  !...  Ahora  bien,  no  hay  duda  de  que  la  historia  no  podrá  juzgar  si  estos  intercambios  son  "católicos"  o  no  lo  son...bien  sea  que  se  trate  de  un  templo  católico, protestante u ortodoxo !... Un chico que va siguiendo por la calle a una  graciosa y atractiva muchacha, observa que ella entra en una iglesia..."Vaya!",  piensa el joven, "si hubiera entrado en una discoteca, me sentiría más atrevido a  hablarle..."  Pero  si  él  entra  a  su  vez  en  la  iglesia  y  ella  lo  percibe,  la  chica  cambiará de actitud y de gesto, y cuando él se acerque más a ella, en lugar de  poner  atención  al  cura  y  a  la  misa,  él  no  dejará  de  mirarla.  Ya  veis  cómo  los  intercambios sutiles pueden darse en las iglesias !... Y no podríamos saber si lo  que  tienen  estos  jóvenes  en  su  pensamiento  es  algo  católico  o  más  bien  protestante !...                                                                                                                                                                         Pero volvamos a la cuestión del canto. Sin la boca, es decir, sin la lengua y  sin los labios, vosotros no podríais hablar, ni cantar. Así que la palabra y el canto  dependen de los dos principios, masculino y femenino, representados aquí por la  lengua y los labios.* Diréis que me ocupo de cosas escabrosas... No. Me limito a  constatar,  es  la  naturaleza  la  que  ha  fabricado  la  boca,  no  he  sido  yo.  Aunque  sólo se trate de proferir unas pocas palabras, es preciso que la lengua y los labios  hagan  su  trabajo,  de  lo  contrario,  no  habrá  palabra  ni  canto  alguno.  Tanto  la  palabra como el canto son un resultado, como un hijo de un padre y una madre  que  son  bastante  evolucionados  y  espirituales,  ya  que  Dios  los  colocó  en  la  cabeza. De este modo, la lengua y los labios tienen una función análoga a la de  los  órganos  sexuales,  puesto  que  al  juntarse  son  capaces  de  crear,  aunque  lo 
  40

hacen  en  un  nivel  espiritual:  la  región  de  la  palabra.  "En  el  principio  era  el  Verbo..." Si de veras  queremos  encontrar los dos principios, debemos buscarlos  en  lo  alto  antes  que  en  lo  bajo,  ya  que  en  lo  bajo  los  órganos  del  hombre  y  la  mujer son una copia, un reflejo más tosco de los otros dos principios superiores  que  también  son  creadores  y  que  pueden  dar  la  vida,  igual  que  lo  hacen  los  principios inferiores.                                                                                                               

     He  aquí,  queridos  hermanos  y  hermanas,  unas  pocas  palabras  que  os  dejan  ver  la  importancia  del  canto  y  sobre  todo  de  los  cantos  místicos  y  espirituales  que solemos cantar aquí. Hasta ahora, para vosotros el canto  ha sido solamente  un pasatiempo, una  forma de  distracción. En adelante, debéis comprender que  se  trata  de  un  alimento  capaz  de  colmar  una  necesidad  espiritual.  Si  no  aprendéis a nutriros con la música y el canto, los intercambios menos sutiles que  podáis emprender no os aportarán más que inquietud y amargura.                                                  

     El  tema  de  los  intercambios  sigue  estando  mal  entendido.  Algunos  místicos,  ciertos ascetas y eremitas, haciendo gala de una terrible ignorancia han llegado  a  destruir  su  equilibrio  y  su  propia  salud  y  felicidad,  al  rehusar  todo  tipo  de  intercambios,  con  lo  cual  sólo  han  conseguido  marchitarse  y  convertirse  en  cadáveres sin vida, sin frutos, sin nada. Lo peor es que creían estar haciendo con  ello la voluntad del Señor! Como si el Señor estuviera de parte de la muerte y la  desolación!...El está del lado de la vida, de la creación, y su labor no es otra que  crear incesantemente. Son los humanos los que han tergiversado todo, llegando  a imaginar que el Señor está en contra del amor, del matrimonio, de los hijos...  Incluso llegan a decir que tal  actitud es religiosa. Vaya especie de religiosos !.                                    Vosotros  podéis  replicar:  "Pero  muchos  de  los  grandes  Iniciados  y  Maestros  nunca  llegaron  a  casarse,  ¿acaso  eran  también  como  estos  fanáticos?"  Desde  luego que no. Los grandes Maestros y los Iniciados son muy amplios en su forma  de  pensar,  comprenden  el  sentido  de  la  creación  de  Dios,  ven  las  cosas  con  claridad, y si eligen vivir de una forma pura y casta, es porque ellos realizan otro  tipo de intercambios sutiles y maravillosos en los planos elevados, de modo que  no  necesitan  bajar  demasiado  al  nivel  material  que  les  podría  limitar,  o 
  41

sobrecargar. Ellos han elegido la castidad y el celibato no por estar en contra del  amor,  por  el  contrario,  ellos  se  nutren  de  él  y  beben  en  su  propia  fuente,  en  regiones  desconocidas  para  el  común  de  las  gentes,  donde  todos  los  intercambios  se  realizan  en  un  nivel  muy  elevado  de  pureza  y  de  luz...  Los  ángeles y arcángeles les asisten, el sol y las estrellas les miran sonriendo, hasta  los  humanos  les  brindan  su  amor  y  su  confianza.  De  este  modo,  ellos  se  ven  colmados  en  todos  los  sentidos  posibles!  ¿Qué  podrían  desear  más  allá  de  esto?...  ¿Porqué  tendrían  que  renunciar  a  una  riqueza  semejante  para  sumergirse en las regiones pantanosas donde sólo van a encontrar decepciones?  Es posible que aún no lleguéis a comprender del todo lo que os digo, pero llegará  el día en que lo entenderéis.                                                                       

Está escrito: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu pensamiento y todo tu espíritu; y amarás a tu prójimo como a tí mismo." Ya lo veis, amar al Señor y amar al prójimo; en parte alguna dice que uno debe amarse a sí mismo. Sin embargo, ¿qué es lo que ocurre? Los humanos se aman ante todo a ellos mismos; en segundo lugar, y si es que algo queda en el plato, piensan en el prójimo; en cuanto al Señor, una vez al año se acuerdan de ir a la iglesia a encender una vela. ¿Cómo puede darse esto? En ninguna parte se ha dicho "Ámate a ti mismo" y no obstante no hacen otra cosa que esto; para los dos mandamientos verdaderos, simplemente no queda tiempo. Los Iniciados nunca han predicado que sea necesario amarse a sí mismo, ya que son conscientes de que esta tendencia es de por sí la más natural, la más arraigada y la más tenaz: amarse, satisfacerse, comer, beber, tomar incluso lo que pertenece al vecino... El amor hacia uno mismo es lo que estamos viendo día y noche. Con todo, la realidad es que al expresar la necesidad de amar al Señor y al prójimo, ya se está diciendo "amaros a vosotros mismos". Aunque no se haya dicho directamente a propósito, para evitar una mala interpretación, esto es lo que nos han querido decir.  
     El amor a sí mismos, el amor al prójimo y el amor a Dios; estas tres formas de  amor corresponden a otras tantas etapas de la vida del hombre. El niño se ama a  sí  mismo  y  no  piensa  más  que  en  él;  mas  tarde  empieza  a  proyectar  su  amor  hacia sus padres, hermanos y hermanas, amigos... y luego a su mujer y sus hijos. 
  42

En  fin,  después  de  haber  amado  a  muchas  personas  que  a  menudo  le  han  engañado y decepcionado, él se vuelve hacia el Señor y es a El a quien busca, es  a El a quien ama. En realidad, puedo demostraros que los grados superiores del  amor  están  ya  incluidos  en  el  amor  a  sí  mismo,  ya  que  amando  a  los  demás  y  amando  a  Dios,  es  siempre  uno  mismo  el  que  ama.  Se  trata  de  un  amor  más  refinado, más luminoso y espiritual, pero sigue siendo siempre uno mismo el que  ama.  ¿Por  qué  en  lugar  de  amar  a  todas  las  mujeres,  el  hombre  concentra  su  amor  en  una  sola  de  ellas?  Porque  ésta  refleja  algo  de  él  mismo  y  esto  que  refleja es, precisamente, el otro lado de él mismo. El ser humano está polarizado  y es por ello que se siente impulsado a buscar la otra parte de sí mismo a través  de las mujeres, de los hombres, o incluso a través del Señor. Es siempre esto lo  que busca y lo que ama, pero no es algo tan simple como verse reflejado en un  espejo; lo que se busca es el otro principio, el otro polo. Si se trata de un hombre,  el  polo  opuesto  será  el  principio  femenino  y  si  se  es  mujer,  lo  será  el  principio  masculino.                                                                                                                                       Pero  el  ser  humano  tal  y  como  lo  conciben  los  Iniciados,  es  un  ser  completo.  Aquí  los  dos  polos,  positivo  y  negativo,  son  las  dos  partes  de  una  unidad que ha llegado a dividirse en el curso de todo un proceso evolutivo. En su  origen, el ser humano era a la vez hombre y mujer, es lo que se conoce como el  andrógino. A partir del momento en que se produjo la separación de los sexos,  cada  uno  ha  sido  separado  de  su  otra  mitad,  aunque  cada  principio  lleva  en  sí  mismo la huella y la imagen del otro, profundamente grabadas en su alma. Por  esta razón, cuando un hombre ve, entre cientos y miles de mujeres, un rostro que  se aproxima a esa imagen que él lleva en su alma, se siente feliz y hace todo lo  posible para gozar de su presencia. Desgraciadamente, suele ocurrir que pasado  un  tiempo  él  descubre  que    esta  imagen  no  correspondía  del  todo  a  lo  que  él  esperaba, y la deja para ir en busca de otra que pueda responder mejor a lo que  él querría encontrar en su otra mitad, su alma gemela. Esto es cierto igual para  los hombres que para las mujeres y no hay excepción alguna. Pero algún día, el  reencuentro  de  los  dos  principios  deberá  realizarse  efectivamente,  ya  que  el  amor entre ellos es más poderoso que todo.            

 

43

    En  realidad,  el  alma  gemela  es  uno  mismo,  es  el  otro  polo  de  uno  mismo.  Si  estamos abajo, el otro polo se hallará arriba, en comunión con el Cielo, con los  Angeles,  con  Dios,  en  medio  de  la  perfección  y  la  plenitud.  Es  por  esto  que  en  todas  las  Iniciaciones  se  enseña  a  los  discípulos  la  forma  de  unirse  a  este  otro  polo. En la India, el Jnani‐yoga proporciona los métodos por los cuales el yogui  puede  llegar  a  unirse  con  su  Yo  superior,  sabiendo  que  dicha  unión  es  equivalente  a  la  unión  con  Dios  mismo.  En  Grecia,  encontramos  la  misma  idea  expresada en el pórtico del templo de Delfos: "Conócete tu, a ti mismo". En este  caso,    conocerse  no  se  refiere    solamente  a  saber  cómo  es  el  propio  carácter,  mejor o peor, con sus cualidades y defectos. No, esto sería algo demasiado fácil.  Está escrito en el Génesis: "Adán conoció a Eva", o "Abraham conoció a Sara"...  El verdadero conocimiento es una fusión de los dos principios. Conócete tú, a ti  mismo", significa: encuentra el otro polo dentro de ti mismo y llegarás a ser algo  divino. Si se es un hombre, el otro polo es una mujer, y se la deberá conocer tal y  como  un amante  conoce  a  su  bien  amada.  Quizá  no  exactamente  de  la  misma  manera, si tenemos en cuenta que este conocimiento y esta fusión van a darse  en  las  regiones  de  la  luz.  Es  precisamente  allí,  al  penetrar  en  esta  luz,  que  es  posible llegar a ser uno consigo‐mismo.                                                                                                        El mismo precepto, expresado en términos un poco distintos, lo encontramos  también  en  los  Evangelios:  "Amarás  al  Señor  tu  Dios  con  todo  tu  corazón,  con  toda tu alma, con toda tu mente y todas tus fuerzas" Con ello, se sobreentiende  que sólo es posible comunicar con el Señor a través del Yo superior. Es lo mismo  que  quiso  expresar  el  Cristo  cuando  dijo:  "Nadie  puede  llegar  al  Padre,  sino  a  través  mío."  El  Cristo  es  el  símbolo  de  la  Divinidad,  del  Verbo,  del  Hijo  de  Dios  que está en cada alma, igual que una chispa que se ha separado de la luz, y se  encuentra  momentáneamente  perdida,  velada.  Al  unirse  con  su  Yo  superior,  el  ser humano se une con este principio Crístico que se halla por doquier, en todas  las  almas  y,  a  través  de  él,  se  une  con  Dios.  Vosotros  sólo  podéis  ir  hacia  Dios  mediante vuestro Yo superior, puesto que allí está todo lo referente a vuestro ser  y  él  representa  lo  mejor  y  lo  más  puro  de  vosotros  mismos.  Por  ello,  todas  las  prácticas  de  meditación  aconsejan  trabajar  a  través  del  pensamiento  a  fin  de  elevarse al máximo posible por encima del mundo material, hasta los planos más  luminosos, para acceder a la Divinidad, al principio que reside en nuestra alma  superior.  Y  como  siempre  va  a  existir  una  polarización,  se  creará  una  afinidad, 
  44

una  simpatía,  un  vínculo  respecto  al  principio  complementario,  ya  que  el  masculino siempre será atraído por el femenino y viceversa.        Cada ser posee en sí mismo el otro principio, y sólo puede encontrar a Dios a  través de este. Es por esto que la mujer encuentra a Dios a través del hombre,  puesto que él representa su otro principio, que la vincula con el Padre Celestial.  Por  su  parte,  el  hombre  sólo  puede  llegar  a  encontrar  lo  Divino  a  través  del  principio femenino, ya se trate de una mujer o de la misma naturaleza (que de  por sí es ya un principio femenino), o de la Madre Divina. Si falta este principio  femenino no habrá impulso, inspiración ni trabajo creativo, no habrá nada. Y sin  la  presencia  del  principio  masculino,  la  parte  femenina  se  quedará  estéril,  informe  e  inerte.  Si  os  fijáis  en  la  forma  que  la  naturaleza  ha  hecho  las  cosas,  veréis cómo el sol, que representa el principio masculino, proyecta su calor y su  luz  y  todos  los  seres  son  vivificados.  Así  también  en  nuestra  vida  interna,  debemos ser animados, fertilizados y vivificados por este principio divino del sol.  Esto  es  más  fácil  para  las  mujeres,  dado  que  ellas  son  más  receptivas,  pero  en  este caso los hombres, cuya naturaleza es positiva y emisora, deben cambiar su  polarización para llegar a ser también receptivos.                                                                                                                  

     Volvamos  ahora  sobre  los  tres  grados  de  amor,  de  los  cuales  os  he  hablado  anteriormente.  Si  reflexionamos,  nos  vemos  obligados  a  admitir  que  los  humanos no sólo no saben amarse, sino que incluso llegan a destruirse. ¿Acaso  amarse a sí mismos significa comer y beber no importa de qué modo, fumar, o  hacer  todo  tipo  de  tonterías?  En  cuanto  se  da  rienda  suelta,  por  ejemplo,  a  la  cólera o al odio, ¿Creéis que esto es actuar bien consigo mismo? Por descontado  que  no.  Esto  es  envenenarse.    Vosotros  diréis:  "Pero  lo  que  se  quiere  es  envenenar a otro". De acuerdo, pero el veneno tiene que pasar a través de uno  mismo  antes  de  poder  salir  a  cumplir  su  cometido,  de  modo  que  uno  es  el  primero en envenenarse, antes que el otro. Ya lo veis, cuan grande puede llegar  a ser la incomprensión y la ignorancia! No se sabe amar, y es necesario aprender  a amar como es debido.                                                                             

 

45

    Suponed  que  no  queréis  dejar  entrar  nada  impuro  en  vosotros...  En  ese  momento,  sí,  os  amáis,  ya  que  a  través  de  vuestra  pureza  vais  a  preparar  las  condiciones más favorables para que los ángeles vengan a habitar en vosotros.  Cuando estáis alerta de no hacer ningún mal a través de vuestros pensamientos,  sentimientos  o  palabras,  estáis  preparando  interiormente  las  cualidades  para  que el Señor venga a residir dentro de vosotros. En este caso, el amor hacia uno  mismo tiene algo de divino y es así como hay que amarse. Aquellos que no saben  amarse  tampoco  aman  a  Dios  y  menos  aún  a  los  demás.  El  amor  a  Dios  comienza por el amor a uno mismo, puesto que también el amor debe pasar a  través de nosotros para poder proyectarse hacia el otro Yo que habita en lo alto;  hay  aquí  un  anhelo  de  manteneros  en  la  pureza  y  la  luz,  no  sólo  para  complaceros a vosotros mismos aquí abajo, sino también a la parte más elevada  de vuestro ser, que os está vigilando. Es así como hay que amarse, conservando  todo intacto dentro de vosotros.                                                              Amarse  es  lo  normal,  es  la  propia  naturaleza  quien  ha  dado  a  sus  hijos  el  amor hacia ellos mismos. Sólo que ellos deben aprender a hacerlo respetando el  orden  y  la  armonía,  siendo  conscientes  de  su  dignidad,  de  su  divinidad.  La  mayoría de la gente piensa que el amor se limita a la satisfacción de sus deseos,  a la búsqueda del placer, mientras que en realidad hay que comprender el amor  como  sacrificio,  inteligencia,  pureza,  renuncia  y  entrega.  De  esta  buena  comprensión  del  amor  va  a  depender  nuestra  felicidad  y  nuestro  propio  desarrollo. Pero, debido a la experiencia que los humanos tienen del amor, este  asunto no acaba de estar claro para ellos. Cuando un hombre ama a una mujer,  por ejemplo, en vez de comprender que hay en ello algo de divino y aprovechar  esto  para  emprender  extraordinarias  realizaciones,  se  limita  a  dar  salida  a  su  deseo hasta estropearlo y destruirlo todo. ¿Cómo es posible que su impaciencia  le lleve a esto, en lugar de resultar beneficiado de esta atracción, de este amor?  Si amáis a alguien, no lo digáis, no lo expreséis, limitaos a bendecir al Cielo por  permitiros  sentir  este  amor.  Sí,  al  obrar  de  este  modo  estaréis  creando  unas  condiciones excepcionales para afrontar lo que sea necesario, con entusiasmo e  inspiración,  hasta  lograr  la  victoria.  No  echéis  por  tierra  esta  posibilidad,  al  querer abrazar a vuestra amada o acostaros a su lado cuanto antes. Entonces,  todo  esto  se  esfumará,  vendrán  historias  y  complicaciones..."Tú  me  has  dicho 

 

46

esto...Tú  me  has  hecho  aquello..."  Y  ya  está,  toda  la  alegría,  la  inspiración  y  la  dicha se habrán perdido.                                                                                         

  Amar es una bendición, por lo que debéis proteger vuestro amor durante  el máximo tiempo posible, ya que el día que intentáis obtener de él un resultado,  estaréis dando vuelta a una nueva página donde están inscritas toda suerte de  disonancias  y  desgracias.  El  amor  es  Dios  mismo,  os  aporta  todo:  la  vida,  la  felicidad,  la  inspiración,  las  riquezas...  ¿Por  qué  entonces  querer  apresurarlo  todo y derrocharlo sin llegar a ninguna parte, en lugar de vivir gracias a él la vida  eterna,  la  vida  divina?  Podéis  vivir  el  amor  día  y  noche,  pero  a  condición  de  realizar  intercambios  con  las  regiones  y  criaturas  más  sublimes,  sin  dejaros  arrastrar  por  la  vulgaridad  y  la  grosería  hasta  que  sólo  queden  pequeños  montones  de  ceniza.  Así  que,  amaos  a  vosotros  mismos  pero  en  relación  con  vuestra  parte  divina  y  hacedlo  todo  por  ella.  Ningún  sacrificio  deberá  parecer  difícil, si se trata de conquistar esta  bien amada, tenerla entre los brazos y dejar  que toda la naturaleza cante...                                                                                                  

  Todo  nuestro  éxito,  toda  nuestra  felicidad  depende  de  este  centro,  de  este  punto  que  llamamos  Dios.  Veréis,  ahora  tengo  en  mi  mano  una  pluma  fuente, sobre la cual he mandado grabar un símbolo que contiene toda la Ciencia  Iniciática: un círculo con un punto en el centro *. Cómo interpretarlo? Pensad en  lo que ocurre en un salón de clase; cuando el profesor está ausente los alumnos  hacen  de  las  suyas,  juegan,  gritan,  patalean...  es  normal,  el  profesor  no  está  y  hay que divertirse.  Pero he aquí que el profesor llega: rápidamente, los alumnos  van a colocarse en sus sitios respectivos. Lo mismo si se trata de un ejército: Si  está  ausente  el  comandante,  los  soldados  van  a  desbandarse  en  retirada,  sin  ningún orden, de forma que la batalla estará perdida, pero si aparece su general,  todos juntos van a ponerse bajo sus órdenes hasta lograr la victoria!                                                  Aún  podría  citaros  otros  ejemplos,  pero  lo  esencial  es  que  comprendáis  que las leyes que actúan aquí son las mismas que existen ya dentro de nosotros.  El  Señor,  es  el  comandante,  la  cabeza,  el  centro;  cuando  no  está  El...  ocurre  lo  que  dice  el  refrán:  En  ausencia  del  gato,  los  ratones  bailan  y  todo  el  queso 
  47

desaparece. Por lo mismo, cuando alguien comenta: "Yo no necesito al Señor, ya  puedo  desenvolverme  sin  El",  puedo  responderle  que  efectivamente,  podrá  desenvolverse  pero  en  su  fuero  interno  las  ratas  y  ratones  querrán  bailar,  aprovechando la ausencia de la cabeza. Es ella, es decir, es el Señor, quien pone  orden  en  nuestras  células.  Bajo  su  Presencia,  todas  ellas  trabajan  en  paz  y  armonía,  permitiendo  el  fluir  de  la  vida.  Si  falta  la  cabeza,  un  hombre  puede  actuar en apariencia como si nada, ir a su trabajo, más en su interior habitará el  descontrol  e  incluso  la  descomposición.  Los  humanos  no  han  comprendido  la  ventaja de llevar al Señor como un centro interno, pero yo puedo deciros que, si  pretendéis instaurar el orden y la armonía dentro de vosotros, debéis encontrar  la cabeza y colocarla en el centro del círculo, pues desde este punto central se va  a organizar todo. No existe una verdad superior a esta.                                                                       

  Debemos  amar  a  Dios  por  nosotros  mismos,  antes  que  por  El.  En  realidad,  El  no  necesita  de  nosotros,  es  inmensamente  rico!  .Por  cierto,  han  hecho una película que se titula "Dios necesita de  los hombres"... Sí, puede ser  cierto,  pero  sabemos  con  certeza  que  El  podría  pasar  perfectamente  de  los  humanos.  ¿Acaso  podemos  añadirle  algo  que  no  posea  ya?  ¿Nuestro  orgullo?  ¿Nuestra  vanidad?  ¿Nuestra  crueldad?  ¿Nuestra  mediocridad?  Menudas  cosas  hemos adquirido para ofrecer al Señor !... En realidad, somos nosotros quienes le  necesitamos a El, aunque parezca que quienes pasan de El hacen prueba de una  gran inteligencia y evolución... pero esto es sólo una apariencia, y si no fuera así,  ¿Cómo  puede  ser  que  estas  personas  tan  inteligentes  y  evolucionadas  vivan  siempre  insatisfechas,  descentradas  y  enfermas?  Está  claro  que  se  han  equivocado de camino. Si estudiáis la Kábala, veréis que todo está basado en el  concepto de una cabeza venerable, ornada de cabellos blancos como la nieve, y  se puede estudiar por separado lo que corresponde a estos cabellos, a la barba,  a las orejas, etc... Toda la Kábala tiene como punto de partida este concepto de  la  Cabeza  venerable  de  Dios,  y  tenemos  que  oír  todavía  a  estos  pobres  diablos  alucinados que aconsejan eliminar aquella cabeza !...                                                                             Comprendedme  de  una  vez  por  todas:  Os  hablo  de  una  verdad  que  he  experimentado. Para mí, esto no es algo teórico; toda mi vida ha estado basada  en este símbolo del círculo con el punto central. Debemos buscar este centro que 
  48

se halla en nosotros mismos.  Esta allí,  en alguna  parte, pero no está  centrado.  Por  eso  es  preciso  localizarlo  y  ponerlo  en  el  centro.  No  existe  criatura  alguna  que carezca de este centro, pero este gravita en algún lugar de la periferia, como  si se tratara de algo sin importancia, mientras que el lugar central está ocupado  por  cualquier  otra  cosa:  un  oficio,  una  amistad,  una  relación  amorosa,  un  automóvil...Ahora,  vosotros  debéis  ocuparos  en  localizar  al  Señor  y  colocarlo  como centro de vuestra existencia. A partir de este momento, todo va a mejorar  en  vosotros:  la  salud,  la  comprensión,  todo.  Incluso  los  demás  comenzarán  a  amaros, puesto que van a percibir en vosotros un centro viviente, un manantial  que brota impetuosamente, una fuente. Si no llegáis a ser como una fuente, si no  surge nada de vosotros, ¿Cómo vais a pretender que os amen? No se aman los  cementerios, ni tampoco los agujeros, los abismos. Sólo se ama aquello que está  vivo.                                                                                                    Avanzad  pues  provistos  de  una  fe  extraordinaria  por  ese  camino  luminoso  donde  está  resumida  toda  la  Ciencia  Iniciática  y  todos  los  Libros  sagrados. Los años pasarán y los acontecimientos de la vida van a demostraros  que os estoy diciendo ahora la verdad. No se puede amar a Dios si antes no se ha  aprendido el amor a sí mismo. Puesto que el amor debe pasar por la región más  elevada de nosotros mismos para poder proyectarse hacia Dios. Sí, aquí hay todo  un  itinerario.  Cuando  queréis  enviar  un  mensaje  por  radio,  tenéis  que  ir  a  una  cabina, donde estén  los aparatos más adecuados para enviar vuestro mensaje.  No  podéis  gritar  y  esperar  que  os  oigan  a  miles  de  kilómetros  de  distancia...  hacen  falta  los  transmisores.  Pero  también  llevamos  dentro  de  nosotros  estos  aparatos de transmisión: nuestro Yo superior, el Alma universal que habita en lo  interno  de  nuestro  ser...  Para  las  mujeres,  se  trata  de  un  principio  masculino,  mientras  que  para  los  hombres  va  a  ser  un  principio  femenino.  Mientras  el  mensaje  no  haya  sido  trasmitido  a  través  del  otro  polo,  no  podrá  ser  recibido.  Cuando los místicos y los Iniciados rezan, llegan a identificarse de tal modo con  sus propias plegarias que se olvidan por completo de sí mismos. No son ellos, son  su alma y su espíritu quienes se elevan en oración y, gracias a estos transmisores  su  plegaria  va  a  ser  acogida  en  el  Cielo.  Mientras  vuestra  oración  no  sea  lo  suficientemente  intensa,  hasta  el  punto  de  ser  trasmitida  por  el  otro  polo  de  vuestro  ser,  el  lado  espiritual,  no  merecerá  ser  escuchada.  Y  el  hecho  de  que 
  49

llaméis  a  este  otro  polo  bajo  distintos  nombres,  el  espíritu,  el  Cristo,  vuestra  Alma, o vuestra bien‐amada, esto no reviste importancia alguna.                                                        Se  ha  dicho  en  la  Ciencia  Iniciática,  que  no  es  posible  hallar  nada  en  lo  exterior que antes no haya sido encontrado en lo interior, ya que en el caso de   que encontraseis algo fuera que no hubierais hallado antes dentro, pasaríais de  largo  sin  percibirlo.  Mientras  más  capaces  seáis  de  apreciar  la  belleza  interior,  más podréis descubrirla exteriormente en el plano físico. Puede ser que penséis  que  no  la  veíais  antes  porque  no  estaba  allí...  Pero  en  realidad,  allí  ha  estado  siempre, sólo que no podíais captarla porque había algo dentro de vosotros que  aún  no  estaba  potenciado  hasta  ese  nivel.  Pero  una  vez  que  hayáis  logrado  percibirla en el plano interno, podréis verla igualmente en lo externo, puesto que  el mundo exterior es sólo un reflejo del mundo interior. Así que nunca busquéis  algo fuera de vosotros, sin haber hecho antes el esfuerzo necesario para hallarlo  en vuestro interior.                                          Cuando hayáis contactado en lo interno con vuestro Yo superior, cuando  hayáis  encontrado  vuestra  alma  gemela  en  vuestras  meditaciones  y  contemplaciones,  podréis  hallarla  por  doquier  en  el  mundo  exterior,  en  los  rostros,  los  lagos,  las  montañas,  las  plantas,  los  pájaros...podréis  también  escuchar  su  voz.  He  aquí  una  verdad  importante,  que  deberían  conocer  todos  aquellos que se aman. De lo contrario, la unión o el matrimonio van a terminar  en una catástrofe. Si el hombre ha encontrado dentro de sí el principio femenino  y  la  mujer  el  principio  masculino,  de  forma  que  ambos  pretenden  servirle  y  trabajar  para  él,  entonces  podrán  amarse,  podrán  unirse  y  su  amor  será  una  continua fuente de bendiciones!        Por esto, ya os he dicho que la mujer debe ver al Padre Celestial a través de su  amado, puesto que este debe convertirse para ella en el representante de Dios  sobre  la  tierra  Pero  también  el  hombre  deberá  contemplar  en  su  amada  a  la  Madre  Divina,  para  servirla  y  amarla  a  su  vez.  En  aquel  momento,  todos  los  tesoros se abrirán delante de esta pareja y ellos vivirán día y noche en medio del  éxtasis,  el  arrobamiento  y  la  belleza.  De  no  ser  así,  sufrirán  y  se  verán  decepcionados, comenzarán a hablar con disgusto el uno del otro. Y esto pasará  simplemente porque no habrán llegado a conocerse verdaderamente en su alma  y  en  su  espíritu,  se  habrán  limitado  a  conocer  lo  más  superficial,  sus  andrajos, 
  50

sus  despojos  gastados,  enfermizos...  He  aquí  lo  que  sucede  a  los  que  no  han  podido  ser  instruidos,  a  los  que  han  abandonado  la  escuela  Iniciática  y  no  quieren saber nada de esto, hasta que se quiebran la cabeza. El ser humano se  castiga a sí mismo cuando huye de la luz que debería abrir sus ojos y  esclarecer  su camino.                                                                            

  Todos  los  libros  sagrados  empiezan  ahora  a  adquirir  un  sentido  para  vosotros... ¿Porqué mantener los viejos temores? Avanzad en vuestro presente,  que nada pueda deteneros y que Dios esté siempre con vosotros!...                                                

                              Centro de Vidélinata, Suiza, 8 de Abril de1962.                                                      

                                                                                                                                                                                     

 

51

LA SERPIENTE ISIS SIN VELO
Bonfin a 24 de Julio de 1962     

     Conferencia improvisada 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       Lectura del pensamiento del Maestro Peter Deunov:                                                                              "Cuenta  una  leyenda  que  Buda  se  enamoró  una  vez  de  una  hermosa  jovencita. El amaba en ella el Principio divino. Pero un día mientras la miraba  se sintió de tal modo arrobado por su belleza que se dejó caer en un estado de  ensueño. La joven tenía que irse a su trabajo y le dejó, es decir, aquel principio  divino  que  había  estado  presente  en  ella  se  marchó,    quedando  sólo  su  naturaleza humana, aquello que conocemos como la mujer astral, que se vino  a enrollar alrededor de él como una serpiente y no quería soltarlo. Buda poseía  un  gran  saber,  pero  el  único  medio  que  pudo  usar  para  liberarse  fue  la  humildad,  la  facultad  de  auto‐disminuírse.  Hasta  ese  momento,  el  había  aprendido  a  crecer  y  expandirse,  pero  para  liberarse  de  esta  serpiente  era  preciso  menguar,  de  no  ser  así  moriría.  Poco  a  poco,  logró  ir  reduciendo  su  tamaño  hasta  que  casi  no  quedaba  nada  de  él  y  esta  fue  la  única  forma  de  escapar de la serpiente."    * * * * * *      En algunas regiones de la India aún hoy se rinde culto a las serpientes. Hay  toda  una  religión,  con  sus  sacerdotes  y  sacerdotisas.  La  serpiente  tiene  sus  servidores que la veneran como a una divinidad. En los días señalados para ello,  se le ofrendan sacrificios durante los cuales la sacerdotisa unge todo su cuerpo 
  52

con  aceite  y  con  el  polvo  extraído  de  cierta  piedra  y  comienza  a  danzar  en  su  honor.  Entonces,  la  serpiente  se  levanta  y  comienza  una  extraordinaria  lucha  entre  ella  y  la  mujer,  hasta  que  ésta  última  queda  totalmente  fascinada  por  la  serpiente;  el  final  es  asombroso,  pues  parecería  que  ambas  quieren  abrazarse  entre sí...Muchas sacerdotisas han muerto, al ser mordidas por la serpiente en el  curso de esta ceremonia ritual, pero la tradición continúa.                                                                  

  En  casi  todos  los  pueblos  volvemos  a  encontrar  esta  imagen  de  la  serpiente  o  el  dragón,  cuyo  simbolismo  es  más  o  menos  idéntico.  Muchos  cuentos,  incluso  en  Europa,  hablan  del  dragón  que  ha  capturado  una  bella  princesa, inocente y pura, haciéndola prisionera en su castillo. La pobre princesa  llora, languidece y suplica al Cielo que envíe un caballero para liberarla pero, uno  tras otro, los caballeros que se atreven a intentarlo terminan siendo devorados  por el dragón, quien se apodera de sus riquezas y les confina en las mazmorras  del castillo. En fin, un día llegará un caballero, un príncipe más joven, más bello y  más puro que los demás, a quien una maga ha revelado el secreto para vencer al  dragón:  cual  es  su  punto  débil,  en  qué  momento  o  de  qué  forma  es  posible  reducirle o herirle... Y he aquí que este príncipe privilegiado, bien armado y bien  instruido  va  a  lograr  la  victoria  y  finalmente  podrá  liberar  a  la  princesa.  Entonces, qué besos más dulces se darán! Todos los tesoros que habían venido  reuniéndose  durante  siglos  en  el  castillo  pasarán  a  ser  de  este  caballero,  este  bello  príncipe  que  ha  obtenido  el  triunfo  gracias  a  sus  conocimientos  y  a  su  extraordinaria pureza. Luego la pareja montará sobre el dragón, conducido por  el príncipe y se irán a recorrer el mundo.                                                                                                    En  la  historia  que  nos  cuenta  el  Maestro,  incluso  el  Buda  ha  estado  a  punto de sucumbir, puesto que en realidad esta serpiente no se encuentra en el  exterior sino en el interior del hombre, ella es el símbolo de la energía sexual que  todos llevamos dentro de nosotros y con la que es preciso luchar. El dragón, la  serpiente, es la fuerza sexual. El castillo es el cuerpo físico o el cuerpo astral del  ser humano. La princesa es el alma que debe ser liberada por el caballero, el ego  del  individuo,  del  discípulo.  La  espada  u  otras  armas  de  las  que  se  vale  para  vencer al dragón, representan los medios de que dispone: la voluntad y la ciencia  para  dominar  esta  energía  y  saber  utilizarla.  Al  final,  el  dragón  se  pone  al 
  53

servicio del discípulo y le sirve incluso de cabalgadura para viajar por el espacio,  Ya lo veis, todo es muy claro, es demasiado simple, es el eterno lenguaje de los  símbolos.           

          Podemos  encontrar  una  variante  de  esta  leyenda  en  la  historia  de  Teseo  quien,  gracias  al  hilo  que  le  ha  dado  Ariadna,  logra  orientarse  a  través  del  laberinto hasta matar al Minotauro. Aquí, el monstruo es otra representación de  la  energía  sexual,  bajo  la  imagen  del  toro  potente  y  prolífico,  de  la  naturaleza  inferior  que  debe  ser  amaestrada  hasta  trasformarla  en  un  manso  buey  que  ayudará a trabajar la tierra. En cuanto al laberinto, viene a ser lo mismo que el  castillo  del  dragón:  el  cuerpo  físico;  por  su  parte,  Ariadna  simboliza  el  alma  superior que conduce al hombre hacia la victoria.                                                                             El tema de la serpiente es inagotable. Pero este reptil que conocen tan bien  los humanos no es más que el pálido reflejo de otra fuerza, de otra entidad que  existe  en  la  naturaleza.  En  la  antigua  astrología,  el  Zodíaco  se  representaba  como una serpiente sobre la cual, en correspondencia con las diversas partes del  cuerpo humano se colocaban los doce signos comenzando por Aries, la cabeza y  terminando por Piscis, los pies.                                                                                                                 Lo  que  resulta  más  interesante  de  la  historia  que  os  he  leído,  es  que  se  trata del Buda, de este Maestro excepcional que también tuvo que luchar contra  la  serpiente.  Si  el  propio  Buda  no  fue  excluido  de  esta  lucha,  mucho  menos  los  demás!                                        Todos los Iniciados han tenido que pasar por esta prueba. La jovencita que él  amaba se nos presenta bajo su doble naturaleza divina y humana (o astral), con  lo cual se asemeja a todas las mujeres, poseedoras de ambas naturalezas y que,  según el caso, van a manifestar bien sea la una o la otra. Se nos dice que Buda  ama  en  esta  joven  el  principio  divino.  Sí,  mientras  él  sea  capaz  de  resistir  a  la  atracción  física  ejercida  por  la  belleza  de  la  mujer,  mientras  se  mantenga  en  aquella región impersonal donde no existe el deseo ni la malicia sino sólo existe 
  54

el  arrobamiento,  no  correrá  peligro  alguno.  Pero  el  hecho  es  que,  sin  querer  e  influido  por  el  encanto  de  la  joven,  Buda  cae  en  una  especie  de  sopor,  dando  paso  a  que  despierte  su  propia  naturaleza  inferior,  más  egoísta  y  personal...  Porque  cuando  esta  naturaleza  inferior  se  despierta  en  el  ser  humano,  la  otra  naturaleza  se  adormece,  con  el  resultado  de  que  se  olvidan  la  sabiduría  y  los  buenos  propósitos,  para  escuchar  sólo  los  consejos  de  la  parte  inferior.  En  seguida,  él  se  muestra  asombrado  por  haber  olvidado  las  promesas  que  antes  había hecho con la mayor sinceridad.            

      Al  dormirse  el  Buda,  la  joven  le  abandona  para  ir  a  hacer  su  trabajo.  Esto  significa  que  el  principio  divino  se  ha  eclipsado  y  al  no  estar  allí  más,  para  protegerle y mantenerle dentro de su luz y su esplendor, la serpiente aprovecha  la  ocasión  para  rodearle  con  sus  anillos.  El  Buda  ha  luchado  pero,  a  pesar  de  toda  su  sabiduría  y  todos  sus  conocimientos,  no  consigue  liberarse.  Al  final,  él  comprende  que  su  propia  personalidad  ‐es  decir,  su  naturaleza  limitada‐  no  basta para vencer a la serpiente, y en lugar de intentar por sí sólo hacer frente a  esta formidable fuerza cósmica que ha venido acumulándose en el subconsciente  por generaciones y generaciones, decide disminuir su propio tamaño, por la vía  de la humildad, dando así todas las posibilidades al principio divino para que se  manifieste a través suyo. Es pues la potencia divina la que vence, después de que  él mismo ‐su personalidad‐ ha disminuido tanto que le ha sido posible escapar.  ¿Qué significa todo esto? Para que lo comprendáis mejor, os daré un ejemplo.                                 Vamos  a  suponer  un  discípulo  que  ha  logrado  algunas  victorias;  se  ha  topado con mujeres jóvenes y bellas y no se ha dejado atrapar. En consecuencia,  él  está  orgulloso  de  sí  mismo  y  piensa:  "Qué  fuerte  soy  !,  he  podido  vencer  las  tentaciones". Precisamente ahora es cuando está en peligro, pues él ignora que  le está preparada una trampa de tal sutileza que le hará sucumbir. Su actitud de  autosuficiencia  no  es  precisamente  humilde.  En  su  soberbia,  cuenta  demasiado  consigo mismo y se vanagloria de los pequeños resultados que ha obtenido, sin  conocer  aún  hasta  donde  puede  llegar  la  astucia  de  la  serpiente.  Ya  ha  sido  escrito en  el Génesis que "la serpiente era el más  astuto de todos los animales  que el Eterno había creado".    

 

55

        Así que, cuando se siente más seguro de sí mismo es cuando la serpiente le  tiene preparada una sorpresa. Un discípulo que posea el verdadero conocimiento  sabe que después de superar algunas victorias es cuando debe comenzar a sentir  temor;  ante  todo,  él  se  hará  una  pregunta:  "¿Qué  es  lo  que  me  puede  esperar  ahora? No basta con haber triunfado, aquello ha sido demasiado fácil!" Y no sólo  seguirá estando alerta, sino que tendrá la convicción de que él no puede luchar  por  sí  sólo  y  suplicará  al  Señor  que  le  ayude  en  la  batalla  ya  que  sólo  así  será  posible vencer. De hecho, en los cuentos y leyendas podréis observar que nunca  se afirma que el caballero ha logrado vencer por sí sólo, siempre hay alguien que  le aconseja o pone en sus manos las armas necesarias para el combate.                                            Lo  que  resulta  valioso  de  esta  historia  es  el  hecho  de  que  Buda  logra  finalmente  vencer  el  ataque  de  la  serpiente  usando  la  humildad,  antes  que  la  fuerza. Porque, si se trata de fuerzas humanas, la serpiente siempre será la más  poderosa  por  estar  sus  raíces  profundamente  hundidas  en  toda  la  naturaleza.  Esto  os  hará  comprender  que,  si  bien  hasta  ahora  habéis  fracasado  en  vuestra  lucha con la serpiente, es porque lo habéis hecho solos, intentando agrandaros  en  vez  de  disminuir.  Esto  es  algo  muy  importante,  pero  son  pocos  quienes  lo  conocen! Nadie piensa en achicarse, en reducirse, con excepción de unos cuantos  insectos  que  lo  han  comprendido:  para  engañar  al  enemigo  y  escapar  ellos  simulan estar muertos. Los insectos han descubierto un secreto, pero no siempre  les dará resultado, hay quien sabe que se trata de un simulacro y que no están  muertos en realidad...                                                             

         Volvamos  ahora  a  otro  de  los  puntos  más  interesantes  de  esta  historia,  cuando  el  Buda  dice  amar  en  esta  joven  el  principio  divino.  Os  lo  he  repetido  multitud  de  veces:  el  hombre  y  la  mujer  deben  verse  mutuamente  como  portadores del principio divino; si hacen esto, no correrán peligro alguno: por el  contrario,  se  superarán,  tendrán  alas,  descubrirán  el  mundo,  serán  creadores.  Desde esta perspectiva, todo cambia. Por esto, hay que contemplar la creación  entera como un medio para llegar hasta el Creador, como una escala, la misma  escala  de  Jacob  si  queréis.  Cada  cosa  y  cada  ser  van  a  representar  un  peldaño  más para poder subir hasta el Señor.                                                                                                       
  56

  Si toda la naturaleza os muestra una riqueza indescriptible: las piedras, las  flores,  los  árboles,  las  mariposas,  los  pájaros,  los  peces,  de  tal  modo  que,  a  través  de  todo  ello  llegáis  a  comprender  los  proyectos  del  Creador,  ¿Porqué  al  tratarse del hombre y la mujer las cosas llegan a embrollarse tanto? Veamos por  ejemplo  la  prescripción  dada  muchos  siglos  después  del  cristianismo,  según  la  cual  hay  que  huir  de  la  mujer,  evitar  mirarla  y  mucho  menos  admirarla  en  su  desnudez. Si estas normas existen, podemos estar seguros que ello se  basa en la  debilidad  humana,  y  es  ahí  donde  reside  todo:  en  el  grado  de  evolución  de  los  individuos.  Para  aquel  que  está  en  un  grado  alto,  el  hecho  de  que  una  mujer  vaya  vestida  o  desnuda  no  altera  nada;  él  permanecerá  sereno,  con  su  mirada  puesta en el Cielo y verá siempre la Divinidad.                                          

  En los Misterios se dice que el Iniciado debe llegar a poder contemplar a  Isis  sin  velo.  Gracias  a  su  pureza  y  sabiduría,  el  Iniciado  debe  saber  observar  a  Isis, es decir, a la Madre Divina, a la Madre Naturaleza por doquier, bajo todas  sus manifestaciones. Es la propia Isis quien, finalmente,  le otorgará la felicidad  de  conocer  todos  sus  secretos,  toda  su  belleza,  su  pureza  y  su  luz.  Por  tanto,  desde  un  punto  de  vista  simbólico  e  ideal,  una  mujer  desnuda  delante  de  su  amado  representa  a  Isis  sin  velo  ante  los  ojos  del  Iniciado.  Pero  las  gentes  no  entienden nada de esto. Durante toda su vida no hacen otra cosa que reproducir  los misterios de la Iniciación, los misterios de Isis, pero sin llegar a comprender  nada.  ¿Porqué  la  novia  va  envuelta  en  sus  velos  y  la  noche  de  bodas  debe  despojarse  de  todos  ellos  ante  su  amado  para  ser  contemplada  por  este?  Casi  nadie  conoce  el  significado  profundo  de  estas  costumbres  y  más  bien  se  las  interpreta por el lado más inferior, más vulgar y material, en vez de disponerse a  comprender  uno  de  los  misterios  más  elevados.  No  hay  una  preparación  para  ello y de ahí vienen luego tantas anomalías. Los jóvenes esposos van en viaje de  bodas:  a  esto  se  llama  "luna  de  miel",  y  ellos  interpretan  que  durante  dicho  período  deben  entregarse  a  los  placeres  sexuales  hasta  llegar  a  la  náusea.  He  aquí lo que ellos traducen de aquel símbolo eterno del Iniciado que se presenta  delante  de  su  amada,  Isis,  para  celebrar  las  bodas  !                                  Se    habla  también  de  las  Bodas  del  cordero,  para  referirse  a  los  mismos  misterios iniciáticos, pero en un grado superior de conocimiento. Aquí ya no se  trata de las bodas tal y como la gente las entiende o las practica actualmente, 
  57

puesto  que  en  ellas  no  van  a  encontrar  luz,  ni  ciencia,  ni  conocimiento,  ni  liberación, ni alegría ni paz; más bien al contrario, es justamente a partir de ahí  que se acaba la paz. Si ellos siguen enfocando las cosas de esta forma errónea,  poca esperanza pueden tener de encontrar lo que buscan! Le preguntamos a una  madre por su hija y nos contesta "Se han ido junto con su marido a Venecia, a  pasar  su  luna  de  miel".  Vaya,  otra  luna  de  miel,  está  bien  pero  ¿Qué  van  a  producir estos dos ingenuos sin poseer conocimiento alguno de lo que deberían  hacer?  Seguramente  lo  que  harán  será  abusar  del  placer  hasta  agotarse  mutuamente. En su ceguera, ninguno verá la belleza del otro, no querrán ver su  alma ni su espíritu, con el esplendor que estos pueden tener; sólo verán lo más  superficial, su piel, sus piernas, su materia, ahí acabará todo. Pobre humanidad!   En cuanto al Iniciado, lejos de todas estas trivialidades, va a prepararse como es  debido para las Bodas del Cordero, para su amada, para experimentar con ella  los éxtasis más inefables.   

  Cuando  estas  verdades  lleguen  a  comprenderse,  todo  lo  demás  pasará  a  un  segundo  plano.  Todas  las  nociones  erróneas  que  han  llenado  la  mente  de  tantos  religiosos  se  eclipsarán  ante  la  luz  poderosa  del  saber.  Al  final,  la  humanidad podrá respirar un aire más puro y todos  participarán en la dicha de  las  Bodas  del  Cordero,  pues  todos  están  predestinados  para  experimentar  esta  alegría. Vosotros diréis "¿Incluso los de edad más avanzada?" Precisamente, son  ellos los que están en mejor disposición para vivir unidos a otro ser, más aún que  los jóvenes puesto que su amor es diferente, sus pensamientos son más elevados  y también su ideal, están más dispuestos a gozar las alegrías del amor divino.                                  Llegado  el  momento  en  que  los  hombres  sepan  ver  en  una  mujer  el  principio  divino,  sin  importar  para  nada  que  ella  vaya  vestida  o  desnuda,  no  sentirán el impulso de abalanzarse sobre ella, no perderán más la cabeza. Más  bien  dirán:  "Oh,  Divina  Madre,  qué  bella  eres!  Ahora  comprendo  porqué  el  mundo entero te busca y necesita de Ti, porque Tú eres la fuente de la vida."     

 

58

     Sin duda, habréis tenido ocasión de comprobar el poder de los dos principios.  ¿Qué  mujer  negaría  el  estremecimiento  interno  que  algún  día  sintió  al  ver  un  rostro de hombre por la calle, en un tren, en una película o incluso en un libro?...  Y ¿Donde está aquel hombre que no se ha estremecido a su vez al contemplar el  rostro  de  una  mujer  joven?...  Esto  es  algo  muy  claro,  está  demostrado  que  se  trata de dos principios muy poderosos y activos, que se influencian mutuamente  con el fin de crear.            Nadie  puede  negarlo.  Pero  lo  que  no  se  conoce  es  la  proporción,  las  distancias,  las  medidas,  la  forma  de  relacionarse  a  fin  de  producir  estados  armoniosos,  divinos,  en  vez  de  dar  paso  a  disonancias,  disgustos  y  perturbaciones.  ¿Quien  podría  negar  que  el  principio  masculino  o  el  femenino  constituyan  un  poder?  El  mundo  entero  se  mueve  merced  a  la  energía  que  se  desprende de estos dos principios cuando entran en interacción: ellos se exaltan  y  precisamente  de  esta  exaltación  nacerá  el  poder  del  láser,  del  cual  ya  os  he  hablado antes.                                                  Los  Iniciados  han  conocido  y  han  utilizado  desde  siempre  el  poder  de  los  dos  principios,  masculino  y  femenino.  El  conocimiento  de  estas  fuerzas  les  ha  permitido crear formidables baterías para producir los efectos que ellos quieren.  Estas  baterías  estaban  constituidas  por  personas  de  ambos  sexos  reunidos  de  forma  consciente  y  armoniosa.  Los  hombres  y  mujeres  no  sospechan  aún  el  inmenso  poder  de  las  fuerzas  que  la  naturaleza  ha  puesto  en  ellos.  Si  están  correctamente  utilizadas,  estas  energías  son  capaces  de  proyectar  haces  lumínicos de una potencia tal que podrían producir fenómenos a escala cósmica.  Pero  para  ello  es  preciso  que  se  trate  de  seres  puros,  esclarecidos,  iluminados,  pues de no ser así los resultados serían catastróficos.                                                       Es  necesario  pues  trabajar  con  prudencia  y  guiados  por  la  razón,  para  ir  preparando el terreno, aumentando el nivel de conciencia y, sobre todo, avanzar  mucho en lo que atañe a la comprensión de lo que significa la pureza. Se piensa  que un joven o una jovencita son puros porque ignoran aún todo lo referente a la  relación entre los dos sexos. Pero si fuera posible ver lo que pasa por la cabeza o 
  59

por  el  corazón  de  algunos  jóvenes,  quedaríamos  espantados  al  descubrir  que  ellos  pueden  ser  incluso  más  viciosos  y  desvergonzados  que  los  adultos.  La  imaginación  suele  trabajar  más  en  los  adolescentes  que  en  algunas  personas  adultas.  Hay  aquellos  que  son  puros,  por  supuesto,  pero  al  mismo  tiempo  tan  vulnerables  e  ignorantes  que  cualquiera  podría  engañarles.  Una  pureza  ignorante no puede durar mucho tiempo. Pero la verdadera pureza no radica en  el simple hecho de abrazarse o dejar de hacerlo; la pureza reside en la luz. Si la  luz  está  ausente  no  habrá  pureza.  Es  la  luz  lo  que  todo  purifica.  Ante  todo  es  preciso  tener  la  mente  clara  y  luego  añadir  a  esto  el  sentimiento.  En  aquel  momento, el sentimiento será puro.                                                                                        

       Pero volvamos un poco sobre el tema de la desnudez. Los Iniciados dicen que  hay que conocer la verdad desnuda. Esta verdad totalmente desnuda no es otra  que  Isis,  a  quien  ellos  deberán  contemplar  sin  velo  alguno.  Los  velos  corresponden  a  los  siete  planos:  físico,  etérico,  astral,  mental,  causal,  Búdico  y  Átmico.  Cuando  se  levanta  el  séptimo  velo,  se  podrá  contemplar  a  la  Madre  Divina,  a  la  Madre  Naturaleza  en  total  desnudez,  es  decir,  en  su  materia  más  pura  y  sutil,  completamente  fusionada  con  el  espíritu.  En  esta  vida,  sea  lo  que  sea  aquello  que  os  interesa  conocer,  intentad  conocerlo  en  su  esencia,  por  sí  mismo. No basta con quitarle sus ropajes externos. Si queréis conocer a vuestro  Maestro, no es suficiente con verle comer o beber, ya que os quedareis tan sólo  al nivel de su envoltura externa. Es necesario ir retirando poco a poco todos sus  velos  hasta  entrar  en  contacto  con  el  nivel  donde  él  verdaderamente  se  encuentra.  Entonces  podréis  afirmar  que  habéis  llegado  a  conocerle.  Yo  no  soy  Isis,  pero  en  cambio  soy  Osiris  velado,  y  si  deseáis  deteneros  solamente  sobre  uno  de  mis  velos,  sobre  el  aspecto  externo,  vais  a  cansaros  pronto.  Pero  en  cambio,  si  descubrís  aquello  que  está  más  allá  de  la  apariencia,  nunca  os  sentiréis decepcionados y más bien tendréis una fuente inagotable de alegría.                                 Por mi parte existe un proceso semejante respecto a vosotros. Si no fuera  así,  hace  mucho  que  me  hubiera  cansado  de  vosotros,  hubiera  dicho.  "No  hay  nada  en  estos  que  pueda  interesarme,  siempre  van  con  las  mismas  caritas!".  Afortunadamente,  no  tengo  esta  forma  de  pensar.  Desde  hace  tiempo  os  he 
  60

desnudado, análogamente a lo que hacen los hombres cuando encuentran una  mujer.  Pero  no  debéis  pensar  nada  malo.  Nunca  se  ha  sabido  interpretar  bien  esta  tendencia  que  posee  el  hombre,  de  querer  desnudar  a  la  mujer  para  contemplarla. Hay en ello un instinto que le ha sido dado por la naturaleza para  obligarlo  a  ir  más  allá  de  toda  apariencia  externa,  más  lejos  y  más  alto,  hasta  llegar  allí  donde  ella  está  verdaderamente  desnuda,  es  decir,  en  su  mayor  pureza, su mayor esplendor, su mayor luz. Allí en lo alto, nada hay que pueda ser  motivo de oprobio, puesto que aquello que se contempla no es el cuerpo físico de  la  mujer,  no  son  sus  pechos  ni  sus  cabellos,  sino  su  alma,  su  parte  más  Divina.  Los  humanos  no  saben  interpretar  el  lenguaje  de  la  naturaleza:  se  limitan  a  sentir  lo  instintivo  en  ellos  mismos  y  a  expresar  las  manifestaciones  más  groseras, ellos capitulan, optan por lo más sombrío y todo acaba allí.                                                 De  modo  que  al  deciros  que  os  he  desnudado,  no  me  comprendáis  mal;  quiero  decir  con  ello  que  no  me  limito  a  conoceros  simplemente  en  el  plano  físico, sino que os busco más allá, en el plano divino y al miraros veo hijos e hijas  de Dios. Entonces todo llega a ser tan extraordinario que continúo viviendo en el  gozo, y he aquí que la vida fluye. De no ser por esto, hace tiempo que os hubiera  dejado.  ¿No  deberíais  vosotros  intentar  esto  también  respecto  a  mí,  en  vez  de  mirarme siempre en mi aspecto externo? Es sólo un momento, no hace falta que  os  detengáis  mucho  tiempo  en  ello,  no  ganaríais  gran  cosa.  Os  digo  todo  esto  para vuestro bien, para que lleguéis a encontrar esa fuente de alegría perenne  que  es  la  vida.  La  forma,  por  supuesto,  es  necesaria,  pero  ella  por  sí  sola  no  puede satisfaceros mucho tiempo, sólo es un punto de partida. Viene a ser como  un envase que sólo tiene utilidad para proteger el perfume que contiene, aquella  quintaesencia que es la vida.                                            Debéis  pues  poner  toda  vuestra  atención  en  este  espíritu  que  irradia  la  vida, que vibra y crea los mundos... Así, nunca vais a sufrir decepciones mientras  que  de  otra  manera,  tarde  o  temprano  os  sentiréis  frustrados.  La  forma  no  puede  satisfaceros  si  no  está  animada  en  su  interior  por  el  espíritu.  Pero  si  lo  está,  entonces  todo  cambia  y  vale  la  pena  detenernos  a  contemplarla,  pero  sabiendo  en  nuestro  inconsciente  que  es  la  vida  lo  que  hay  detrás.  Es  algo  parecido a cuando miramos un cuadro; la pintura nos maravilla porque guarda 
  61

en sí una vida; Sí, puede haber vida incluso en un cuadro, la vida de su creador  que ha dejado allí una parte de sí mismo al pintarlo. Los hombres y mujeres son  semejantes  a  cuadros  en  los  que  el  Creador  ha  dejado  impresa  Su  propia  vida,  por  esto  es  preciso  buscarla  en  ellos.  Pero  si  es  algo  distinto  lo  que  estamos  habituados  a  buscar,  no  es  extraño  que  nos  encontremos  con  querellas,  divorcios, y tragedias de toda índole. Es fatal.                                                                                           Ahora bien, si os preguntáis cómo es que los Iniciados están admirados a  veces  ante  la  belleza  de  una  criatura,  os  lo  diré.  Los  verdaderos  Iniciados,  que  siempre van a la búsqueda de la armonía y la perfección que se encuentran en lo  alto,  saben  que  ellas  se  reflejan  en  las  piedras,  los  animales,  las  plantas,  las  montañas, los lagos, los ríos, los mares, las estrellas; pero saben también que en  parte  alguna  está  representada  esta  belleza  y  armonía  mejor  que  en  el  cuerpo  humano. Todas las demás cosas la expresan pero disgregada: los océanos vienen  a ser una parte del cuerpo cósmico, los ríos, otra; las montañas, el cielo, serán a  su vez otros fragmentos. Sólo el hombre y la mujer reflejan el cuerpo cósmico en  su totalidad. Dios ha resumido todo el universo en el hombre y la mujer. Por esta  razón, cuando los Iniciados ven una criatura que puede reflejar mejor que otras  los esplendores del universo, la contemplan con arrobamiento a fin de unirse con  la divina belleza. Ellos piensan: He aquí una criatura que me habla de las virtudes  de Dios." Al verla de este modo, ellos vuelven a experimentar la belleza divina.  En cambio, los hombres y mujeres vulgares, en lugar de saber que los humanos  son un reflejo del Cielo, se arrojan sobre ellos y les echan a perder, como caballos  desbocados  que  irrumpen  en  un  prado  lleno  de  flores  y  las  estropean  sin  remedio. Si se tratara de Iniciados, estarían diez veces más maravillados ante tal  esplendor del Cielo. Entonces, qué inspiración, qué fuerza, qué energía y cuanta  voluntad obtendrían para continuar su trabajo !                                                                              Aún puedo deciros un par más de cosas interesantes respecto al tema que  venimos tratando. Sabéis que todos los miembros, todos los órganos del cuerpo  humano se corresponden con energías que circulan dentro del cosmos. Desde su  creación,  estos órganos ya se  encuentran vinculados con dichas energías. Hace  unos  años,  hablaba  con  otros  acerca  de  la  relación  que  tienen  los  pechos  femeninos con ciertas regiones del cosmos, y mis oyentes se mostraban bastante 
  62

asombrados.  Todo  el  mundo  piensa  que  sólo  están  hechos  para  cumplir  con  la  función de alimentar al recién nacido. Nadie lo niega, pero hay que añadir a esta  otra  función  casi  totalmente  desconocida.    Los  que  les  decía  es  que  el  seno  izquierdo  está  vinculado  con  las  energías  lunares,  mientras  que  el  derecho  se  relaciona con la vía láctea. Ahora bien, si la mujer llega a ser consciente de esta  relación, esto le podrá ser de gran utilidad para su evolución espiritual. La mayor  parte  del  tiempo  ella  ignora  que  está  en  comunicación  con  toda  la  naturaleza,  incluida la humanidad. Pero aunque lo ignore, esta comunicación que se da en  los planos etérico y magnético seguirá produciéndose a través de sus pechos que  actúan como receptores y transmisores. Algún tiempo después de haber recibido  esto, tuve oportunidad de ver un cuadro en un museo de España, firmado por un  pintor  prácticamente  desconocido,  que  representaba  una  mujer  desnuda  con  una  luna  sobre  el  seno  izquierdo  y  la  vía  láctea  brotando  de  su  seno  derecho.  Esto me dejó estupefacto y al mismo tiempo me alegró muchísimo, al obtener así  la comprobación de una verdad Iniciática. Es muy posible que el pintor de aquel  cuadro fuera un Iniciado.                                                                                

     El cuerpo del hombre y el de la mujer son un resumen del universo. El discípulo  debe aprender a mirarlo, respetarlo y maravillarse ante él, considerando que se  trata de un punto de partida para ir hacia el mundo sublime, hacia lo alto, para  glorificar al Señor y avanzar así en el camino de la evolución. Entonces, él podrá  descubrir todos los secretos de la naturaleza ya que Isis, estando segura de que  él no va a despojarla, a violar ni a destruir su cuerpo, se revelará por completo  ante  él  diciendo:  "He  aquí  un  ser  comedido,  que  verdaderamente  me  ama,  me  respeta y me admira, voy a mostrarme a sus ojos". La verdad le será revelada de  esta  manera,  pues  Isis  es  la  verdad.  Su  desnudez  se  mostrará  totalmente,  tal  como  ella  es  en  lo  alto,  puesto  que  abajo  está  cubierta  por  múltiples  velos  de  ilusión, de maya. De forma análoga, esta verdad surgirá ante la mirada de aquel  que sabe comportarse correctamente ante los misterios del amor.                                                   

                                          Bonfin, Julio 24 de 1962                                                                                  

 

63

Nota complementaria    Hay quienes tienen una idea bastante incongruente en lo que  refiere al estado  que  puede  tener  el  ser  humano  arriba,  en  el  Cielo,  como  aquellos  que  afirman  que lleva sólo la cabeza y nada más, ya que otros órganos tales como el hígado,  el estómago, los intestinos y sobre todo el sexo, no son nobles como para entrar  allí. Pero yo os digo que el ser humano entrará intacto al Paraíso y os sería muy  difícil  imaginar  su  esplendor,  su  belleza  y  su  pureza!...  Volverá  a  ser  tal  como  Dios  le  había  creado  en  su  origen.  Seguirá  teniendo  pulmones,  pero  bajo  otra  forma, un cerebro, oídos, ojos, pero siempre bajo otra forma o, mejor, bajo una  quintaesencia,  ya  que  no  existen  formas  propiamente  dichas  allá  arriba,  sino  más  bien  corrientes,  luces,  energías.  Sin  embargo,  todo  en  él  sigue  estando  organizado y funciona como si tuviera un estómago, brazos, piernas, etc. Nada  le  falta,  todo  sigue  estando  allí,  pero  ahora  bajo  el  aspecto  de  cualidades,  virtudes y facultades. Pues los órganos de nuestro cuerpo físico vienen a ser en  realidad una representación, un reflejo de cualidades y virtudes condensadas. Si  pudieseis  ver  al  ser  humano  en  aquel  estado,  con  aquellas  luces  y  aquellos  colores  que  surgen  y  brotan  de  él  sin  cesar,  no  os  cansaríais  jamás  de  contemplarlo.                                                                                       Es lamentable, pero la ciencia oficial se encuentra aún muy lejos de saber lo  que  es  el  ser  humano,  tal  como  Dios  lo  ha  formado  en  sus  laboratorios  celestiales.  Sólo  los  grandes  clarividentes  y  los  grandes  Maestros  han  logrado  remontarse hasta allí para verlo, y nos han revelado que el ser humano en esta  región  elevada  no  ostenta  una  forma  determinada.  Está  compuesto  solamente  por  energías,  por  corrientes  de  luz  y  por  emanaciones,  cuya  condensación  ha  dado  lugar  a  sus  órganos  físicos  tal  y  como  los  conocemos.  De  este  modo,  el  hígado, el estómago, el bazo, el cerebro, los oídos, los ojos, las piernas y brazos,  son  representantes  de  estas  fuerzas  superiores.  Y  cuando  el  individuo  no  es  razonable, comienza a opacar sus propias luces, a perder todas sus virtudes, de  forma que los órganos correspondientes a estas virtudes empiezan a debilitarse.  Esto explica todos los desórdenes físicos, todas las enfermedades.                                                      Bonfin, Agosto 1 de 1975     
  64

                                                                                                                                                                       

“ÉL SUBE DE LA TIERRA Y BAJA DEL CIELO”
Bonfin a 9 de Agosto de 1962 

     Conferencia  improvisada         Los  alquimistas  buscaban  la  piedra  filosofal  para  trasmutar  los  metales  en  oro, pero esto no era más que el aspecto externo de la cuestión.  En realidad, lo  que  ellos  buscaban  no  era  exactamente  el  oro;    detrás  de  todos  aquellos  procesos  de  trasformación  de  los  metales,  ellos  investigaban  fenómenos  de  la  vida interna, cuyos procesos pertenecen al ámbito de lo psíquico, lo espiritual. La  verdadera  piedra  filosofal  es  el  amor,  el  amor  divino.  Cuando  el  ser  humano  logra  encontrar  este  amor  y  llega  a  manifestarlo  correctamente,  está  en  condiciones  de  trasformar  todos  los  elementos  impuros  y  vulgares  que  hay  dentro de él, en una materia noble, luminosa...         Así  pues,  no  se  trata  de  suprimir  el  amor;    tampoco  hay  que  limitarlo  ni  rechazarlo,  pero  es  preciso  buscar  los  métodos  y  los  instrumentos  para  poder  manifestarlo de una forma correcta.  El amor es una energía que viene de lo más  alto,  cuya  esencia  es  la  misma  del  sol;  el  ser  humano  tiene  la  tarea  de  recibir  esta  energía  y  hacerla  circular  dentro  de  sí,  para  luego  enviarla  nuevamente  hacia el Cielo, de donde ella proviene. Está escrito en la Tabla de Esmeralda: “El  sube de la tierra y baja del Cielo, y recibe su fuerza de las cosas superiores y de  las cosas inferiores... Es la fuerza más poderosa de todas las fuerzas...”  He aquí  pues  el  trayecto  normal  de  esta  energía:  del  Cielo  a  la  tierra  y  de  la  tierra  al  Cielo.  Pero como para la mayoría de los humanos este camino no es viable por  estar  repleto  de  impurezas,  ocurre  que  esta  energía  se  desvía  de  su  curso  y  se  precipita a la tierra para convertirse en alimento de los demonios.   
  65

     Entendedme  bien:    Los  Iniciados  no  tratan  de  impedir  que  esta  energía  descienda,  nunca  lo  han  hecho  ya  que  sería  tonto  intentar  luchar  contra  Dios  mismo, esto es algo que sólo se les ocurre hacer a los cretinos y puritanos, que al  oponerse  a  los  designios  divinos  lo  único  que  consiguen  es  verse  siempre  derrotados  y  fulminados,  por  querer  luchar  contra  la  fuerza  solar,  contra  un  torrente  que  fluye  y  que  es  el  propio  Cristo  cuando  dijo:  “Yo  soy  el  camino,  la  verdad y la vida.”  Cuando las capas de impurezas se han sedimentado en el ser  humano  a  causa  de  sus  pasiones  y  sus  bajos  impulsos,  esta  energía  no  puede  remontarse y se lanza entonces sobre la tierra, malgastándose.  Pero cuando un  ser  humano  es  puro  y  ha  adquirido  dominio  sobre  sí,  cuando  está  verdaderamente unido a Dios, esta energía que desciende cada día sin cesar, ya  no va a perderse sino que volverá a encontrar su camino hacia lo alto, con lo cual  va a crearse una corriente ininterrumpida...         Cuando el hombre comprenda las obras de Dios y pueda ver cómo está hecho  el mundo, cuyo punto de partida y de llegada no es otro que el Cielo, la tierra ya  no será un obstáculo para él. El amor proviene del Cielo y debe volver al Cielo. No  hay dos, ni tres, ni cuatro amores diferentes, siempre es el mismo amor, sólo que  se vive o se comprende a distintos niveles.  Se ha dicho que Dios es amor, pero  nadie ha dicho nunca que el Diablo es también amor... El amor viene de Dios y, si  al  descender,  no  encuentra  ninguna  resistencia,  va  a  fluir  correctamente  sin  llegar a provocar ardor ni fiebre, pues aquel amor que incendia es un amor que  ha sido bloqueado en su fluir. Observad, cuando estáis en cama con fiebre, esta  última  es  producto  de  las  impurezas  que  bloquean  el  flujo  sanguíneo  y  las  fuerzas vitales;  Es la lucha del propio organismo por eliminar estos obstáculos lo  que da origen a la fiebre.         Así pues, queridos hermanos y hermanas, teneis que comprender que no está  en vuestras manos cambiar un orden de cosas que el Señor mismo ha creado con  un fin determinado, un objetivo tan glorioso que aún no podéis haceros una idea  de ello.  El día que lo comprendáis quedareis maravillados, sobrecogidos frente a  estos proyectos de Dios. En cuanto a mí, aunque no tenga que ver directamente  con todo esto, estoy aquí para explicároslo y, si no estáis contentos podéis ir a  depositar  vuestras  quejas  ante  el  Señor,  diciéndole  que  no  os  gusta  la  forma 
  66

como El ha creado los órganos sexuales, que os parecen burdos y sin razón, en  fin, que teneis otros proyectos para crear un mundo mas sensato.  Andad pues a  quejaros, ya veréis lo que El os va a responder.         Puesto  que  las  cosas  ya  han  sido  establecidas  de  esta  forma  y  no  está  en  vuestras  manos  cambiarlas,  es  inútil  que  malgastéis  la  vida  discutiendo  y  luchando;  aceptad  esta  estructura,  esta  divina  sabiduría;  inclinaos  ante  ella  en  vez  de  criticarla;    intentad  solamente  saber  cómo  actuar  para  ser  verdaderos  conductos  de  esta  formidable  energía  que  trasformará  el  mundo,  capaz  de  trasmutar las cenizas y el plomo en oro, en diamantes y piedras preciosas. Una  trasformación  tal  sólo  puede  darse  por  la  fuerza  del  amor,  no  existen  otros  medios, así que debéis buscar la actitud correcta, los pensamientos, sentimientos  y  proyectos  que  cabe  emprender  para  poder  controlar  y  dirigir  esta  energía  divina.  No  hay  otra  solución.  Si  decidís  reprimirla  no  sólo  va  a  hacer  explotar  todo, sino que moriréis, sí, estaréis muertos espiritualmente, marchitos, estériles.         Al  ser  esta  una  energía  que  proviene  de  lo  alto,  todo  el  secreto  reside  en  enviarla  nuevamente  hacia  lo  alto;  eso  es  todo.    Esto  será  posible  sólo  cuando  dejéis de preocuparos por la búsqueda del placer y en su lugar vayáis en pos del  trabajo.  Los  humanos  son  desgraciados  por  no  haber  comprendido  que  la  energía del amor no está destinada exclusivamente al placer, sino que también  puede  servir  para  despertar  ciertas  facultades  que  les  permitirían  realizar  una  labor  psíquica  y  espiritual  de  la  mayor  importancia.  Y  esta  labor  consiste  precisamente  en  hacer  retornar  la  energía  hacia  el  Cielo.    Cuando  obren  así,  estarán poniendo en práctica el precepto de Hermes Trismegisto que dice:  “Tú  separarás  lo  sutil  de  lo  denso  con  gran  ingenio  y  habilidad.”      Cuando  vais  a  comer,  de hecho no consumís la totalidad del alimento, sino que escogéis lo que  resulta más comestible, separando en unos casos la corteza, en otros la semilla o  las  espinas,  etc.  No  se  puede  comer  sin  antes  haber  escogido;  y  en  forma  análoga,  cuando  se  trata  de  nutriros  en  el  ámbito  del  pensamiento,  de  los  sentimientos  y  las  sensaciones,  siempre  conviene  separar  lo  que  es  puro  de  lo  que es impuro, para conservar lo que es más agradable y guardar sólo aquello  que sirve a vuestra tarea espiritual, luminosa, divina.   
  67

     El  secreto  del  dominio,  el  secreto  de  la  sublimación,  residen  en  buscar  el  trabajo  antes  que  el  placer.  Vosotros  me  diréis:  “Bien,  pero  supongamos  que  tengo en mis brazos a la persona más amada... Si en ese momento no busco el  placer,  la  situación  va  a  resultar  paradójica!”    Pero  vosotros  no  me  habéis  comprendido,  en  absoluto.  Por  encima  del  placer  debéis  buscar  la  dicha,  la  inspiración, el arrobamiento, el éxtasis... No es esto acaso mejor que el placer?   Cuando un hombre y una mujer se proponen intercambiar un sentimiento divino,  sin dejarse llevar por la inercia que los arrastraría hacia las regiones inferiores,  esta comunión y esta mutua ternura puede llegar a ser algo tan expresivo, tan  hermoso! Se trata sin duda de un placer, pero de un placer superior, divino, que  los  va  a  inmortalizar.  De  lo  contrario  pasará  como  en  aquella  canción:  “Amor,  amor  que  nos  arrastra...”  En  cuanto  a  los  que  sólo  buscan  la  pasión,  esta  se  apodera de ellos y les ata de tal forma que no pueden escapar, se convierten en  esclavos de ella.  Por desgracia, esta es la forma como la gente enfoca el amor,  ese amor que les atenaza y les consume hasta dejarles sin fuerzas.  Ellos dicen:  “Por  fin  he  encontrado  aquel  amor  que  tanto  deseaba...”,  cuando  en  realidad  debieran decir:  “Ay de mí, por esta desgracia que me ha sobrevenido...”         Ahora llega el  momento,  mis queridos hermanos y hermanas, en que debéis  prepararos para comprender los misterios del amor tal como Dios lo ha creado,  unido  a  la  luz,  la  paz,  el  equilibrio,  la  dicha  y  el  arrobamiento,  muy  lejos  de  aquellas  erupciones  volcánicas  desmesuradas.  Así  pues,  preparaos  para  emprender  una  tarea  divina  que  va  a  servir  a  la  humanidad  entera.  Esto  es  lo  que  el  Cielo  espera  de  vosotros,  que  hagáis  una  labor.    Porque  hasta  ahora  no  hacéis nada con vuestro amor... Lo reserváis únicamente para el placer y por ello  vuestras energías se convierten en venenos. En adelante, tratad de hacer que se  remonten  hacia  su  origen  diciendo:  “Señor,  yo  te  consagro  todas  mis  energías  para  Tu  gloria,  para  el  advenimiento  de  Tu  Reino...”    Pero  los  enamorados  piensan que no pueden consagrar su amor al Cielo, creen que sus intercambios  son  algo  que  sólo  les  concierne  a  ellos  mismos,  de  modo  que  si    se  alimentan,  esto es sólo para ellos y el Cielo no puede participar.  Pero lo que ocurre es que  entonces va a ser el Infierno el que participará de todo aquello, porque cuando  ellos dicen “yo”, esto ya es una parte del Infierno. La gente no cuenta con el Cielo  al  amarse  porque  piensa  que  esto  es  algo  vergonzoso  (Y  si  es  así,  ¿por  qué  lo  hacen?)  y  que  el  Cielo  no  debería  verlos.    Pero  en  cambio,  ellos  no  se  ocultan 
  68

ante  el  Infierno,  no  sienten  vergüenza  alguna,  con  lo  cual  el  Infierno  acaba  devorándolo todo.  Contemplad a los humanos: Nada para el Cielo, todo para el  Infierno. La Iglesia tampoco se encarga de explicar nada de este asunto, sólo se  limita a repetir: “Creced y multiplicaos”, y todos siguen acoplándose en medio de  las tinieblas, para mayor regocijo del Infierno.  Se habla del matrimonio como un  sacramento, pero en realidad aunque los humanos se hayan casado conforme a  las reglas, lo que hacen con sus maridos o sus mujeres sigue siendo un desastre  que invita a todo el Infierno a participar. Cuando van a la cama no se les ocurre  otra  cosa  que  ensayar  todo  tipo  de  posturas  que  les  hagan  experimentar  el  máximo de sensaciones posibles, rebajándose al nivel de los animales... Y a esto  lo llaman la santidad del matrimonio!  Pobre humanidad!...         Y este amor humano, ¿De donde proviene sino de Dios mismo que lo ha dado  al hombre?  Se dice que Dios es amor, pero se desconoce lo que es este amor y se  suele  separar  el  amor  físico  y  sensorial  del  amor  divino.    Pero  no,  no  hay  tal  distinción. Se trata de una sola energía, una sola fuerza que descienda de lo más  alto.    Vosotros  aún  no  tenéis  claro  lo  que  es  el  número  Uno,  indivisible  e  inseparable,  y  así  es  exactamente  el  amor:  Es  a  partir  del  número  Uno  que  se  forman  todos  los  demás,  el  2,  el  3,  el  4,  todos  ellos  no  son  otra  cosa  que  manifestaciones, grados, aspectos del Uno.  Por esto es preciso retornar hacia la  unidad;  Nosotros estamos en la multiplicidad, en la periferia, y cuando se habla  de volver a la unidad, esto significa que hay que retornar hacia Dios, hacia este  amor que es Uno.  Cuando os digo que debéis hacer que el amor regrese al Cielo,  es porque el amor debe volver a su fuente.  No se ha llegado a comprender bien  el  significado  de  la  afirmación  “Dios  es  amor”,  del  mismo  modo  que  no  se  comprende lo que representa la palabra “Unidad”.  Sin embargo, para mí esto es  algo  tan  claro!    La  unidad  es  Dios,  Dios  es  amor  y  es  necesario  retornar  hacia  este amor.                                                           Bonfin, Agosto 9 de 1962 
  69

 

APRENDER A COMER PARA APRENDER A AMAR! II
Bonfin a 12 de Agosto de 1962     

   Conferencia  improvisada                                                                                                                           Cuando  un  hombre  y  una  mujer  se  aman,  ellos  no  deben  separarse  del  Todo,  del  universo,  del  cosmos,  de  Dios  mismo.  Ellos  deben  mantener  la  conciencia de unión con esta Totalidad, pensando en Ella y enviándole todas sus  energías.  Si  sólo  piensan  en  ellos  mismos,  sus  energías  serán  dirigidas  hacia  abajo,  devoradas  por  la  personalidad,  con  lo  cual  van  a  ser  siempre  pobres,  aunque  crean  que  se  alimentan  de  amor,  por  así  decirlo.  ¿Por  qué  se  buscan  mutuamente  hombres  y  mujeres?    El  hambre  los  empuja  a  hacerlo,  ellos  están  hambrientos  y  quieren  comer.  En  efecto,  el  amor  es  como  un  alimento  y  una  bebida, comparable al pan y al agua. Amar es lo mismo que alimentarse, existen  para ambas cosas las mismas leyes, las mismas normas, los mismos procesos.       En  realidad,  el  hambre  se  manifiesta  más  allá  del  cuerpo  físico.  Por  ejemplo, hay personas que comen hasta saciarse pero al levantarse de la mesa,  teniendo el estómago lleno aún sienten hambre, querrían seguir comiendo pero  ya  no  pueden  más.  Su  cuerpo  físico  está  satisfecho,  pero  es  su  cuerpo  astral  el  que  sigue  hambriento.  En  principio  debería  existir  acuerdo  entre  ambos  y  normalmente  ocurre  que  si  el  cuerpo  físico  está  colmado,  el  astral  también  lo  estará;  peo  a  veces  se  puede  producir  un  desequilibrio  entre  los  dos:  el  cuerpo  físico  necesita  más  alimento  cuando  el  astral  ya  está  ahíto,  y  viceversa.  Esto  indica que hay una perturbación, una anomalía.                                                                         
  70

   El  mismo  desequilibrio  puede  presentarse  en  el  terreno  del  amor:  un  individuo  puede  estar  satisfecho  físicamente,  pero  su  parte  astral  sigue  deseando más y esto es terrible, porque el cuerpo físico ya no da para más y el  astral  sigue  queriendo,  reclamando,  necesitando  más  aún...    Algunas  personas  sufren y se sienten desgraciadas debido a esta falta de sincronía entre el plano  físico y el astral. Pero el desequilibrio puede ir todavía más alto, hasta el plano  mental...           Puede que estéis un poco asombrados por esta comparación entre el amor y  la  nutrición,  por  estas  semejanzas  con  los  mecanismos  del  hambre,  la  sed,  la  comida y bebida... Pero se trata de los mismos principios. Ya os he dicho en otras  ocasiones  respecto  a  la  alimentación  que,  cuando  coméis  debéis  olvidar  absolutamente  todo  lo  demás  para  concentraros,  pensando  en  los  vínculos  de  este proceso de la nutrición con todo el cosmos, a fin de que estas energías no  sólo  vayan  a  alimentar  vuestro  cuerpo  físico,  sino  que  sean  proyectadas,  dirigidas  hacia  lo  alto.  En  tal  caso,  la  nutrición  será  correcta,  perfecta,  y  sus  resultados  serán  divinos:  contareis  con  nuevos  pensamientos,  nuevos  sentimientos  y  nuevos  impulsos  para  actuar.  Si  no  habéis  comprendido  los  procesos  de  la  nutrición,  tampoco  podréis  entender  los  del  amor,  los  intercambios entre el hombre y la mujer. Mientras sigáis comiendo de un modo  automático, únicamente por placer y sin ningún asomo de proyección espiritual,  seréis incapaces de realizar labor alguna en el ámbito de la interacción amorosa,  permaneciendo  siempre  limitados,  cerrados.  En  cambio,  si  comenzáis  por  la  nutrición,  si  aprendéis  a  comer  siguiendo  otras  normas,  llegareis  a  nutriros  también en el plano divino, de los efluvios, las emanaciones, las corrientes que  manan  de  la  fuente  celestial...  Hay  aquí  toda  una  ciencia  prodigiosa  que  los  humanos querrán comenzar pronto a estudiar.       Sí,  hace  años  que  vengo  insistiendo  sobre  algo  aparentemente  sin  importancia:  la  forma  de  comer,  y  lo  hago  con  un  objetivo  muy  claro,  ya  lo  he  repetido  tantas  veces!  Pero  hasta  ahora  no  se  ha  comprendido  ni  practicado  aquello que os pido. Se continúa comiendo sin pensar, sin meditar, sin establecer  la conexión con el Cielo, incluso sin darle gracias. Yo querría que este proceso de  la nutrición se realizara aquí de una manera verdaderamente Iniciática, ya que 
  71

esto  es  lo  que  va  a  posibilitar  otra  clase  de  alimentaciones  mucho  más  sutiles:  por  ejemplo  alimentarse  de  las  estrellas,  de  los  ríos,  de  las  montañas,  de  los  árboles y plantas, de los sonidos, de los perfumes, de la música, de la luz solar.  Todos estos procesos nutritivos van a estar gobernados por las mismas leyes, por  idénticas correspondencias.                                                         Sin  embargo,  para  los  humanos  la  manera  de  alimentarse  no  tiene  importancia,  hay  otras  cosas  más  dignas  de  atención!  Y  con  ello  no  saben  que  están despreciando la más valiosa riqueza, los dones que la naturaleza ha venido  preparando para ellos durante millones de años. Ellos sólo saben que es preciso  comer  para  vivir.  Sí,  por  supuesto,  pero  ellos  no  saben  comer,  lo  hacen  de  una  forma mecánica, inconsciente. Es algo mal hecho y prueba que no han entendido  nada. Hay que comer, sí, pero lo esencial es proyectar estas energías al Cielo en  vez de pretender guardarlas para sí mismos. Esto ayudará a desarrollar también  facultades  como  el  desapego  y  la  generosidad.  En  adelante,  intentad  ofrecer  estas energías, estas fuerzas que acumuláis durante la comida diciendo: "Señor,  ven  a  compartir  conmigo  este  alimento  para  que  te  nutra  lo  mismo  que  a  mí"  Invitad también a los ángeles y arcángeles a recibir esa energía junto a vosotros,  con  esta  actitud  lograreis  muchas  trasformaciones.  Cuando  comprendáis  la  forma de hacerlo ‐puesto que hasta hoy no lo habéis entendido y no veo que lo  hagáis  aún  como  es  debido‐,  contareis  con  una  base  sólida  para  empezar  a  avanzar en otros terrenos, como el de los sentimientos y el amor. Sentiréis como  una nueva luz dentro de vosotros y gozareis de nuevas posibilidades para ir más  lejos, pero siempre de acuerdo con las mismas leyes divinas. Así pues, en lugar  de querer absorberlo todo y guardarlo exclusivamente para vosotros, en vez de  seguir  siendo  egoístas,  violentos  y  crueles,  estaréis  haciendo  una  verdadera  labor.                                                                                                                Para alimentarse como es debido, hombres y mujeres deberán aprender  a  nutrir  el  principio  divino  que  hay  en  ellos,  antes  que  el  principio  animal  o  infernal. Por otra parte, cuando ellos se abrazan, cuando hablan, cuando pasean  juntos  o  cuando  engendran  un  hijo,  suelen  dejar  siempre  de  lado  el  principio  divino,  simplemente  lo  ignoran,  o  lo  ponen  en  último  lugar.  De  tal  forma,  los  intercambios  que  realizan  no  podrán  aportarles  ninguna  bendición,  por  el 
  72

contrario,  van  a  ser  fuente  de  disgustos,  enfados,  tristeza,  ira,  desacuerdo,  enfermedad,  desorden  y  hasta  suicidios,  con  lo  cual  nada  puede  ir  bien  en  la  sociedad.  Todo  está  conectado  con  todo  y  hasta  las  cosas  más  insignificantes  llegan hasta el Cielo.                                                                                         Aprended pues primero que todo a comer y luego podréis alimentaros en  otros planos. Cuando los hombres y mujeres empiecen a nutrirse del amor en un  nivel  elevado,  todo  será  bello,  irreprochable,  el  Cielo  estará  maravillado  y  participará en este amor descendiendo a la tierra, lo divino podrá ir entonces al  lado de lo humano... Pero, ¿Cómo pretendéis atraer las entidades e inteligencias  sublimes  si  permanecéis  siendo  groseros,  cerrados,  ignorantes,  egoístas  e  incapaces de ver nada? Esto que os digo podrá parecer terrible pero es la pura  verdad. Estoy obligado a decirlo y precisamente a eso he venido, si me callara, el  Cielo no estaría contento de mí y podría demandarme diciendo " Y tú, ¿A quien  sirves...  ¿Qué  haces  ahí?...  Vete,  no  necesitamos  de  tí!"  Vosotros  diréis:  "Pero  esto no es agradable para nosotros". Con todo, más vale aceptar este desagrado  para evitar sufrir peores males.       Tal como yo la comprendo, la nutrición me revela todos los secretos del  universo.  Para  mí  ella  es  todo  un  mundo,  un  cosmos  infinito...  Mientras  que  sigáis  comiendo  con  prisa,  hasta  el  punto  de  no  disponer  de  una  hora  para  hacerlo  como  es  debido,  o  para  poder  meditar,  os  veréis  privados  de  grandes  posibilidades  de  comprender  la  vida  y  sobre  todo  de  trasformar  las  energías  sexuales  en  fuerzas  de  luz,  de  inteligencia  y  esplendor;  continuareis  empantanados  en  las  regiones  inferiores.  Mientras  no  conectéis  vuestras  actividades  con  el  cosmos,  vais  a  seguir  comiendo  y  amando  de  una  manera  imperfecta, con lo cual no podréis obtener ningún resultado que valga la pena.  En  cambio,  si  sabéis  proyectaros  al  mundo  divino,  al  Alma  universal,  cuando  estéis amando a vuestro marido o a vuestra mujer, vais a atraer sobre su alma  destellos,  gérmenes  de  luz  que,  veinte  o  treinta  años  más  tarde  continuarán  actuando y produciendo frutos. Todo esto se explica porque, en vez de unir este  otro ser a vuestra pequeña y egoísta personalidad, para exprimir sus energías y  luego arrojarle fuera como lo haríais con un limón estrujado, lo habréis unido al  Todo.  El  poder  del  amor  no  tiene  límites.  El  poder del  amor  dura  eternamente, 
  73

cuando se trata del amor más elevado y divino, es decir, aquel que está unido al  Todo, proyectado hacia el Todo.                                                               Bonfin, 12 de Agosto de 1962 

 

74

COMO AMPLIAR EL CONCEPTO DEL MATRIMONIO I
Bonfin a 15 de Agosto de 1962 

 

   Conferencia  improvisada                                                                                                                          La mayor parte de los humanos se encuentran tan limitados en cuanto a  su amor que, a excepción de su mujer o su marido se olvidan del mundo entero,  para  ellos  no  existe  nada  más,  no  salen  de  allí  y  si  lo  hicieran  estarían  como  perdidos no se sabe donde, en la inmensidad del espacio. Los seres humanos no  están habituados aún a entender el amor de una forma más abierta, más vasta;  por el contrario, ellos lo reducen, lo limitan, lo mutilan y empobrecen. Ya no se  trata de aquel amor divino que fluye para apagar la sed de todas las criaturas. El  verdadero  amor  es  algo  que  lo  abarca  todo,  sin  pretender  limitarse  a  una  sola  criatura, sin echar raíces en ningún ser individual. Pero, ¿Cómo van a reaccionar  aquellas  personas  cuyo  marido  o  cuya  mujer  se  dedique  a  amar  al  mundo  entero? Seguramente van a decir que nuestra Enseñanza encierra toda clase de  anomalías y, en vez de liberarse van a permanecer atados a los viejos conceptos,  y tanto que lo harán!                                        

  Esta Enseñanza está destinada a quienes, viendo que los viejos caminos no  les  sirven  para  llegar  a  salvarse,  a  preservarse,  a  estar  libres  y  felices  para  ir  hacia el Cielo, intentan buscar una nueva vía. Hace ya largo tiempo que ha sido  señalada esta nueva vía, que está esperando que los humanos la sigan; pero no  se  les  podía  revelar  porque  no  estaban  preparados  para  aceptarla.  Era  mejor  entonces  dejar  que  siguieran  atados  a  algo  ya  que,  con  estas  revelaciones 
  75

hubieran podido cometer muchos descalabros. Mientras los humanos insistan en  mostrarse vulgares y primitivos, se hará necesario poner trabas a su libertad. Por  consiguiente  resulta  mejor  dejar  que  sigan  viviendo  con  su  pareja,  hombre  o  mujer, ya  que esto les impedirá ir a hacer el animal por todas partes. Así, esta  Enseñanza  no  es  para  todo  el  mundo,  va  dirigida  sólo  a  aquellas  almas  y  aquellas mentes que no van a usar mal su propia libertad.                                                                  

  Es  preciso  pues  que  no  tergiverséis  ahora  mis  palabras:  Nunca  he  dicho  que  no  conviene  casarse  y  tener  hijos,  sino  que  marido  y  mujer  deberán  ser  instruidos  bajo  unos  conceptos  más  amplios,  de  modo  que  esto  redunde  en  actitudes menos posesivas, menos celosas: El marido tendría que ser feliz al ver  que  su  mujer  ama  al  mundo  entero  y  a  la  vez,  la  mujer  debería  regocijarse  al  encontrar que su esposo tiene un corazón muy amplio. Ambos permanecerán en  la mayor pureza y sabiduría. Si es así, el matrimonio podrá verse salvaguardado,  dentro de unas reglas y tradiciones verdaderamente magníficas, donde marido y  mujer  van  a  experimentar  una  gran  amplitud  de  conciencia,  que  les  llevará  a  comprender cuan limitados vivían antes de ensanchar su corazón y amar a todas  las criaturas sin transgredir las normas de fidelidad y sabiduría.                                                              He aquí la verdadera solución. Aquí no estamos en contra del matrimonio, no  estamos predicando la unión libre tal y como se la viene practicando en algunos  países.  Después  de  haberla  experimentado  muchos  han  comprendido  que  esta  novedad  no  mejoraba  nada  y  han  dado  marcha  atrás  hacia  una  postura  tradicional, en lugar de encontrar una tercera opción, que es la más adecuada.  Por  cierto,  la  gente  se  comporta  de  una  forma  muy  curiosa,  yendo  siempre  de  uno  a  otro  extremo  sin  darse  cuenta  de  que  existe  una  tercera  posibilidad.  La  verdad es que para cada problema hay siempre una tercera solución, esta es la  que yo siempre busco... Y a propósito del amor, del comportamiento que se debe  adoptar en el amor, surge también un tercer camino. Mientras los humanos no  lo  conozcan  van  a  estar  insatisfechos.  Los  que  han  optado  por  permanecer  solteros  sienten  que  les  falta  algo  y  a  menudo  se  arrepienten  de  no  haberse  casado;  los  que  han  decidido  casarse  casi  nunca  son  felices  y  van  a  lamentar  también  esta  decisión.  Prácticamente  nadie  encuentra  la  solución  correcta,  la 

 

76

tercera opción, pero quienes lleguen a encontrarla, ya sean solteros o casados,  van a estar siempre felices y plenos.            No hace falta abolir el matrimonio, es algo que existe desde hace ya miles  de años y ha llegado a formar un atavismo en los seres humanos, de forma que  su  abolición  traería  consigo  toda  clase  de  problemas.  Supongamos  que  todo  el  mundo se pusiera de acuerdo diciendo:  "No, la familia no sirve para nada; hay  que  hacer  ahora  lo  que  cada  uno  quiera,  con  todos  los  hombres  y  todas  las  mujeres...Viva la libertad absoluta!" En un corto espacio de tiempo se verían sin  duda  una  serie  de  anomalías  en  todos  los  ámbitos:  físico,  social,  económico,  psíquico... y se volvería de nuevo a la familia. Pero más adelante vendrá otra vez  el descontento, de nuevo se predicará el libertinaje, el desorden y el desenfreno,  hasta que la gente agotada, exhausta de tantos excesos, decepcionada, clamará  una  vez  más  por  restablecerlo  todo  y  dirá  "Definitivamente  la  familia  es  lo  mejor",  y  así  sucesivamente,  seguirán  yendo  de  uno  a  otro  extremo  sin  cesar,  hasta el día en que vislumbren la tercera opción. Esta solución no se vincula del  todo a la familia, pero tampoco al amor libre, sino que va a inspirarse ante todo  en la inteligencia: ella empieza por comprender que existen otros aspectos en el  amor,  otras  formas  de  manifestarlo  que  son  mucho  más  perfectas,  bajo  una  expresiones  mucho  más  amplias,  más  puras,  donde  tanto  el  hombre  como  la  mujer van a esforzarse por tener un concepto más noble y elevado de su pareja,  otorgándose  una verdadera libertad mutua.      La  mayoría  de  la  gente  aún  no  está  en  condiciones  de  adquirir  esta  concepción  del  amor:  hay  demasiadas  tendencias  caducas  que  van  a  hacer  resistencia  desde  su  interior.  Pero  el  hecho  es  que  cuando  dos  seres  verdaderamente  evolucionados  se  unen  en  matrimonio,  ya  desde  el  comienzo  van a concederse cierta libertad mutua, pues cada uno va a sentirse dichoso al  poder extender su amor a todas las criaturas, sin que esto signifique en absoluto  cometer  desatinos  con  ellas:  la  mujer  comprende  a  su  marido,  el  marido  comprende  a  su  mujer  y  así  ambos  pueden  ascender,  ir  juntos  hacia  el  Cielo  estando  cada  vez  más  plenos,  más  iluminados,  hasta  llegar  a  vivir  la  vida  verdadera, ilimitada. Si vosotros no conseguís encontrar una persona que pueda  ser  un  marido  o  una  mujer  que  no  esté  siempre  poniendo  límites  a  vuestra 
  77

libertad,  más  vale  que  no  os  caséis  y  que  sigáis  siendo  libres  de  amar  a  quien  queráis,  sin  que  nadie  tenga  el  derecho  de  reprocharos  nada.  Si  hay  quienes  prefieren  seguir  siendo  tan  egoístas,  tan  cortos  de  mente  y  tan  posesivos,  es  obvio que no vale la pena atarse a ellos sólo para empezar a vivir desde aquel  momento un verdadero infierno día tras día!                                                            Bonfin, Agosto 15 de 1962                                            

 

78

EL FILTRO ESPIRITUAL
Bonfin 16 de Agosto de 1962   

Conferencia  improvisada                                                                                                             

   Habéis podido percibir, queridos hermanos y hermanas, la extraordinaria  pureza  que  nos  ha  envuelto  a  todos  esta  mañana!  Vosotros  pensareis:  "¿Pero  porqué  nos  hablará  tanto  del  tiempo?"  Bien,  puede  ser  porque  a  veces  no  le  prestáis  la  debida  atención.  Mirad  esta  luz,  estas  tonalidades  de  color,  esta  transparencia!...Nunca  dejará  de  impresionarme  esta  pureza  del  cielo….                              Mirad ahora aquel helicóptero... Es un privilegio poder estar allí volando. Al estar  envuelto  en  esta  aura,  en  este  cono  de  luz  que  nos  llega,  algo  bueno  seguramente  le  llegará.  Si  el  piloto  se  halla  en  un  estado  armonioso,  esto  va  a  ser  para  él  como  tener  una  puerta  abierta  por  la  cual    podrá  entrar  todo  lo  positivo.  Luego,  él  podrá  propagar  los  gérmenes  que  ahora  está  recibiendo.  Es  como  si  le  estuvieran  dando  un  saco  lleno  de  cartas  que  más  adelante  él  irá  distribuyendo inconcientemente. Sí, las cosas funcionan de esta manera.          A  veces,  al  ir  por  las  calles  de  una  ciudad  os  veis  obligados  a  caminar  por  lugares  sórdidos,  donde  se  cometen  actos  tenebrosos,  criminales.  Si  en  aquel  momento  sintonizáis  en  vuestro  interior  con  las  vibraciones  que  se  desprenden  de  allí,  captáis  sus  influencias  y  puede  ser  que  vosotros  mismos  os  sintáis  impulsados  a  actuar  de  una  forma  extraña  o  deshonesta,  sin  saber  que  es  a  causa  de  estas  emanaciones  etéricas,  fluídicas,  que  habéis  recibido  al  caminar  por  aquellos  lugares  nocivos.  Es  preciso  aprender  a  cerrarse  a  todo  lo  que  es  negativo    y  abrirse  solamente  a  lo  que  es  armonioso,  luminoso.  Pero,  ¿cómo  poder hacerlo?   Podéis quedaros muy sorprendidos por las cosas que os puedo  explicar al respecto.  
  79

                                                                                              

     Os hablo constantemente de los dos principios masculino y femenino, porque  para mí son como una llave maestra, que me permite abrir muchas  puertas. A  menudo he repetido ante vosotros que la naturaleza del principio masculino es  ser emisor, mientras que la del principio femenino es receptora. Esto os ayudará  a  comprender  que,  a  través  de  sus  órganos  sexuales,  la  mujer  está  expuesta  a  captar sin saberlo emanaciones impuras o tenebrosas. Por esta razón ella debe  construir una especie de filtro con su pensamiento, para detener todo lo que se  presente  y  permitir  la  entrada  únicamente  a  las  corrientes  benéficas.  Pero  las  mujeres no piensan nunca en esto, nadie les había revelado hasta ahora que, a  través de una parte de su cuerpo ellas actúan como esponjas que absorben los  fluidos  etéricos.  Es  preciso  pues  que  las  mujeres  sean  concientes  de  este  fenómeno, para no seguir siendo un receptáculo de todas las impurezas que los  hombres  van  dejando  a  su  paso.  Hay  muchos  hombres  en  las  calles  que  se  dedican  a  desnudar  a  las  mujeres  con  su  imaginación,  anticipando  todo  lo  que  podrían  hacer  con  ellas!...  Y  las  mujeres,  que  a  menudo  lo  captan,  se  sienten  orgullosas y halagadas sin tener idea de las inmundicias que están absorbiendo.                              Si  no  se  protege  convenientemente,  la  mujer  no  puede  conservar  su  pureza;  por  esto  es  muy  importante  que  ella  llegue  a  ser  consciente  de  los  mecanismos  que  la  naturaleza  ha  puesto  en  ella,  además  de  meditar,  orar  y  reflexionar  para  evitar  la  absorción  a  través  de  estos  medios,  de  larvas,  impurezas  y  elementales  que  más  adelante  podrán  causarle  toda  clase  de  desórdenes  en  lo  psíquico  e  incluso  en  lo  físico.  De  hecho,  si  muchas  mujeres  sufren dolencias en sus órganos genitales, es porque no han sabido preservarlos  mediante un filtro etérico que hubiera impedido la entrada de impurezas que les  están  afectando.  Entonces,  van  a  consultar  a  los  médicos  que  no  sabrán  ayudarlas, puesto que ignoran que habría que buscar los remedios en el mismo  terreno etérico, fluídico.                                                                                                En cuanto a los hombres se refiere, es diferente. Por su naturaleza ellos  son  emisores,  no  son  receptores.  Lo  que  ocurre  es  que  casi  siempre,  en  vez  de  tratar de proyectar energías armoniosas, luminosas, vivificantes, lo que va a salir  de  ellos  es  una  corriente  tenebrosa,  fruto  de  una  actitud  machista  exagerada 
  80

que  sólo  genera  impurezas  en  el  plano  astral.  Pero  esta  actitud  se  apoya  en  parte, en el orgullo de las mujeres que ingenuamente se van a sentir halagadas y  admiradas.                                                                                                                       La naturaleza ha estructurado el organismo femenino de tal forma que,  como también ocurre con el varón,  por encima de la función visible de su órgano  sexual  hay  otras  seis  funciones  adicionales,  es  como  si  ella  tuviera  otros  seis  órganos  hasta  ahora  desconocidos.  Por  el  momento,  la  mujer  sólo  sabe  hacer  vibrar la primera de estas cuerdas, la más densa, y las otras seis aún están por  despertar. Pero llegará un día en que ella podrá hacer que todas estas cuerdas  vibren al unísono con las corrientes más sutiles del universo. Entonces la mujer se  convertirá en una maravillosa arpa de Eolo, que resonará al menor soplo de aire.  Cuando  las  mujeres  gocen  de  una  mayor  evolución  espiritual,  serán  concientes  de que pueden captar y reaccionar a través de sus órganos sexuales todo lo que  sucede  en  torno  a  ellas,  todo  tipo  de  presencias.  Se  darán  cuenta  entonces  de  que cuentan con un instrumento de alta precisión que está ahí para avisarles de  todas las influencias, buenas o malas, a fin de que ellas tomen las precauciones   del  caso.  Por  el  momento,  debéis  excusarme  si  os  digo  que  ellas  sólo  perciben  este  tipo  de  reacciones  cuando  tienen  relaciones  con  un  hombre.  Sólo  las  mujeres  más  evolucionadas  percibirán  que  poseen  un  aparato  que  les  informa  sobre  toda  clase  de  cosas.  Vale  la  pena  pues  que  toda  mujer  se  disponga  a  colocar en esta zona de su cuerpo un filtro fluídico que impida la entrada de todo  lo que pueda ser nocivo para ella.                                                                                                             Hoy estamos tratando un tema que permanece prácticamente ignorado  por  todos.  Los  médicos  se  limitan  a  estudiar  la  anatomía  o  la  fisiología  del  ser  humano,  ignorando  lo  concerniente  al  lado  etérico,  fluídico,  que  es  el  más  importante.  No  obstante,  un  día  se  verán  obligados  a  investigar  también  este  aspecto, cuando no puedan ir más allá, pues por el camino que ahora siguen, se  encontraran  con  una  valla  que  no  les  dejará  avanzar.  La  única  salida  posible  entonces estará en el estudio de los cuerpos sutiles del hombre. En la actualidad  se  conoce  exhaustivamente  todo  lo  referente  a  la  estructura  y  función  de  los  órganos sexuales masculinos  y femeninos, pero no se ha penetrado por debajo  de  la  corteza,  del  soporte  material  que  ya  de  por  sí  es  absolutamente 
  81

maravilloso; se han dejado de lado las energías, las corrientes que fluyen y que  son lo verdaderamente esencial. Quienes se encuentran bien informados acerca  de estas energías son precisamente los Iniciados, pero esto parece importar muy  poco a la gran mayoría, son muy pocos los que llegan a apreciar este saber de  los Iniciados.                                                                                              Como  ya  os  dije,  el  carácter  emisor  y  proyector  que  es  propio  del  sexo  masculino, hace que el hombre esté más protegido espiritualmente. La corriente  que circula a través de él rechaza las impurezas en vez de atraerlas como era el  caso de la mujer. El hombre ejerce atracción por arriba, por la cabeza, mientras  que  la  mujer  lo  hace  por  abajo  y  es  allí  donde  ella  debe  poner  los  filtros  adecuados.  Percibo  que  en  su  interior  las  hermanas  me  están  preguntando:  "¿Pero  cómo  se  pueden  preparar  estos  filtros?"  Por  medio  del  pensamiento.  Debéis  ante  todo  orar,  meditar,  pedir  al  mundo  elevado  que  os  envíe  una  entidad  protectora,  que  vigile  para  alejar  de  vosotras  las  corrientes  impuras  formadas  a  causa  de  los  deseos,  las  pasiones  y  la  codicia  de  los  hombres.  Si  lográis  atraer  una  entidad  luminosa  del  mundo  divino  para  protegeros,  vais  a  experimentar  una  dicha,  una  pureza,  una  inocencia  que  nunca  antes  habíais  llegado a sentir y, poco a poco, os iréis convirtiendo en receptáculo del espíritu  divino, en un templo viviente de Dios.                                                                                                      Así, debéis ejercitaros, meditar, reflexionar... Durante esta labor vuestra  salud  y  vuestro  equilibrio  irán  mejorando  y  podréis  comprender  lo  que  es  la  verdadera  pureza.  Entenderéis  que  entre  hombres  y  mujeres  todo  es  vibración,  intercambios,  influencias  que  se  interpenetran  a  todos  los  niveles,  pero  que  no  deben  limitarse  a  las  regiones  inferiores  sino  que  hay  que  llevar  siempre  más  hacia lo alto, cada vez con mayor pureza. Es así como podréis hacer que vuestra  vida sea en algo semejante a la de los ángeles... Sin cesar, ellos se encuentran y  se fusionan como rayos de luz y, en tales intercambios, no existe el menor asomo  de  impureza.  Ellos  viven  de  esta  manera,  constantemente  inmersos  en  el  amor  pues, en lo alto, sólo existe el amor. La vida de los ángeles es una eterna fusión,  un continuo intercambio de amor dentro de la más absoluta pureza. Cuando los  seres humanos aprendan a hacer vibrar las siete cuerdas que poseen, llegarán a 

 

82

ser  como  los  ángeles.  Su  música  será  entonces  indescriptible.  Bienaventurados  aquellos que me habéis comprendido.                                                                           Meditad  ahora  sobre  este  tema,  procurando  hacerlo  con  mucha  pureza  y  mucha  luz.  Intentad  iros  liberando  de  nociones  caducas  que  os  impiden  comprender e ir hacia adelante. Es así como os convertiréis en verdaderos hijos e  hijas de Dios.         Evidentemente, aún hay más que decir acerca de los filtros. No sólo el órgano  sexual  femenino  necesita  esta  protección.  El  discípulo  sabe  que  se  encuentra  inmerso en el océano cósmico y que todos sus cuerpos, desde el físico hasta los  más sutiles, adquieren forma con ayuda de los elementos buenos o malos que él  esté en capacidad de captar o recibir. El principal problema que se le presenta es  saber cómo atraer lo bueno, con su mente y con su corazón, rechazando todo lo  que es nocivo. En realidad, el filtro más eficaz, que va a resumir todos los demás  filtros,  es  el  aura.  *    Así  que,  si  queréis  verdaderamente  estar  protegidos,  meditad  sobre  el  aura:  imaginad  que  estáis  rodeados  de  tonalidades  violeta,  verde, azul, amarillo‐dorado, etc., y que estos colores forman alrededor vuestro  un  aura  inmensa,  poderosa,  vibrante,  resplandeciente.  Este  será  el  filtro  por  excelencia. A través de un aura así, no sólo es imposible que penetre algo nocivo,  tenebroso o impuro, sino que gracias a ella podréis acceder al conocimiento del  esplendor  del  mundo  divino,  podréis  beber,  respirar,  absorber,  nadar  en  este  océano cósmico de amor y plena felicidad.       Por supuesto, para formar el aura no basta sólo con imaginar tonos de color  alrededor  nuestro.  El  aura  no  podrá  mantenerse  si  no  está  sostenida  por  cualidades  y  virtudes.    Es  sabido  que  cada  color  simboliza  una  virtud  y  por  consiguiente  los  tonos  áuricos  no  podrán  persistir  mucho  tiempo  al  no  estar  respaldados,  nutridos  por  las  correspondientes  virtudes.  Es  por  esto  que  los  Iniciados  han  dado  preceptos  y  métodos  que  van  a  permitir  precisamente  el  desarrollo  de  las  virtudes  que  luego  se  van  a  manifestar  como  tonalidades  de  color y de luz en el aura. En la actualidad, los espíritus de lo alto que observan la  tierra y por doquier no ven otra cosa que tinieblas, perciben de pronto, en medio  de  esta  oscuridad  un  Iniciado,  un  discípulo  que  irradia,  que  emana  haces 
  83

luminosos, entonces ellos se le acercan, cuidan de él, le riegan como a una flor,  le alimentan, esclarecen su alma.     Así, queridos hermanos y hermanas, no olvidéis lo que hoy hemos dicho:  el filtro más eficaz de todos es nuestra propia aura.                                                    Bonfin, Agosto 16 de 1962 

 

84

                                                  

EL PAPEL DE LA MUJER EN LA NUEVA CULTURA
Bonfin a 11 de Septiembre de 1962 

    Conferencia  improvisada   

   La  Biblia  nos  relata  que  el  rey  Salomón  tuvo  setecientas  mujeres  y  trescientas  concubinas...  En  general,  se  ignora  lo  que  él  podía  hacer  con  todas  estas féminas, o bien se piensa que las tenía exclusivamente para darse placer y  que  vivía  junto  con  ellas  dentro  de  un  desenfreno  mayúsculo  y  total.  Pero  la  verdad es que Salomón era un gran sabio y un mago que podía hacerse obedecer  por espíritus del mundo invisible. ¿Cómo  hubiera podido tener tales poderes si  hubiera  vivido  en  medio  de  tal  descontrol?  Precisamente,  lo  que  él  hacía  era  mantener  otra  clase  de  intercambios  con  estas  mujeres.  Vosotros  ignoráis  el  papel  que  puede  jugar  la  mujer  al  lado  de  un  hombre  que  ha  sido  inspirado,  iluminado, y que practica la verdadera magia sagrada. Más tarde, es cierto que  Salomón  sucumbiría  al  no  poder  resistir  o  controlar  todas  las  fuerzas  que  él  mismo  había  desatado  pero,  durante  el  apogeo  de  su  reinado  llegó  a  tener  un  enorme poder material y espiritual, que le permitió llevar a cabo la construcción  de  aquel  templo  extraordinario  en  Jerusalén,  así  como  expresar  juicios  y  sentencias de una gran sabiduría, todo lo cual contribuyó a expandir su fama por  todo el mundo, esclareciendo su época a través del esplendor de su reino.                                          Con todo, el reino de Salomón no llegaría a alcanzar aún aquel esplendor  espiritual por el que han venido trabajando los grandes Iniciados; y es por esto  que  Salomón,  a  los  ojos  de  los  Iniciados  no  se  sitúa  en  una  categoría  muy  elevada,  puesto  que  él  trabajó  demasiado  para  sí  mismo,  buscando  su  propia  gloria y renombre. Si cabe la comparación, Salomón era semejante en esto a un 
  85

Luis XIV, y su magia no llegó a ser una completa teurgia. Hay diferentes tipos de  magia  y  son  muy  contados  los  magos  que  han  logrado  alcanzar  ese  grado  superior donde sólo puede existir un interés por la magia en sí misma, de modo  que  no  se  piensa  en  emprender  operaciones  mágicas,  evocando  a  los  espíritus,  los  genios  y  los  elementales  para  satisfacer  ambiciones  personales.  Los  verdaderos  magos,  los  más  grandes  que  han  existido,  nunca  pensaron  en  fines  egoístas;  ellos  trabajaron  exclusivamente  para  el  Reino  de  Dios,  de  modo  que  consagraron  todas  sus  fuerzas  y  todos  sus  conocimientos  a  promover  el  advenimiento de este Reino de Dios. Ellos se dedicaron a la teurgia, es decir, la  magia sagrada, divina, y su labor estuvo caracterizada por la ausencia de interés  personal.  Ahora  bien,  para  poder  acceder  a  este  nivel,  ellos  tuvieron  que  vivir  dentro de una abnegación y una pureza excepcionales, renunciando a la fama y  el  placer,  deseando  sólo  trasformar  la  tierra  para  que  Dios  pueda  venir  y  establecer su Reino entre los seres humanos.                                                                                             Aunque Salomón no lograra elevarse a este grado, es cierto que llegó a  tener  grandes  conocimientos  y,  en  particular,  él  sabía  que  la  mujer  está  en  condiciones  de  aportar  la  materia  prima,  aquella  sustancia  con  la  cual  el  principio divino, la mente divina puede crear formas. El principio divino produce  los gérmenes, las chispas, el fuego, el poder, pero se trata de esencias tan sutiles  que por sí solas no son susceptibles de fijarse y van a dispersarse en lo infinito.  De  modo  que  para  poder  obtener  formas  fijas,  sólidas,  estables,  reales  y  tangibles  en  el  plano  físico,  se  necesita  la  participación  del  principio  femenino.  Por  ello,  la  mujer  mediante  sus  emanaciones  fluídicas,  etéricas,  puede  proporcionar esta materia prima que permite realizar las ideas, los proyectos y  objetivos  superiores  que  habitan  en  la  mente  del  teúrgo.  Así,  la  teurgia  va  a  servirse  de  todas  estas  emanaciones  que  las  mujeres  lanzan  en  forma  inconsciente  al  espacio.  Gracias  a  ellas,  es  posible  realizar  los  más  sublimes  proyectos,  orientados  siempre  al  advenimiento  del  Reino  de  Dios.  Sin  las  mujeres, sería imposible materializar esta idea del Reino!           Las  mujeres  generan  esta  sustancia  indispensable  y  la  propagan  por  la  atmósfera,  pero  si  no  entra  en  juego  la  mente,  la  idea,  el  principio  divino  que  puede  aprovechar  esta  sustancia,  ellas  van  a  ser  absolutamente  estériles  y 
  86

marchitas, nada podrá producir. Por esto, ellas van a necesitar también de aquel  principio  divino  para  crear  los  hijos...  que  serán  hijos  invisibles,  hijos  en  el  pensamiento,  en  la  mente,  en  el  alma,  en  el  corazón.  Estos  hijos  serán  como  ángeles  que  incesantemente  van  a  traer  bendiciones  sobre  toda  la  tierra.  He  aquí en qué consiste el trabajo de los grandes teúrgos. Salomón practicaba este  tipo  de  operaciones  mágicas,  apoyado  por  las  energías  de  las  numerosas  mujeres que le rodeaban. Y llegó a tener éxito, sin duda, aunque no entró en el  ámbito de la magia sagrada. La magia divina es la sabiduría. Magia y Sabiduría  son  una  sola  cosa,  están  reunidas  en  la  misma  Luz  divina;  pero  han  sido  muy  contados los seres que han logrado elevarse hasta allí. La inmensa mayoría se ha  servido  de  sus  conocimientos  mágicos  para  practicar  la  hechicería,  para  tener  más dinero, fama, mujeres, posesiones... Toda práctica que se lleva a cabo para  satisfacer la personalidad y los deseos inferiores no es otra cosa que hechicería.  Muchos ocultistas famosos han caído en ello y están muy lejos de ser auténticos  teúrgos.       La magia sagrada consiste en saber utilizarlo todo, absolutamente todo  para implantar el Reino de Dios: utilizar el agua, la tierra, el aire, las plantas, los  ríos,  las  rocas,  utilizar  también  aquello  que  emana  de  los  hombres  y  mujeres,  estas  energías  desconocidas  que  ellos  desprenden  y  van  a  propagarse  por  el  espacio sin que nadie sepa de su utilidad. Pero también se da el caso de que si  alguien  lo  sabe,  las  use  para  su  beneficio  personal,  como  lo  hiciera  Salomón.  Y  como el lado personal, ya os lo he dicho antes, alimenta las fuerzas del Infierno,  ciertos  espíritus  infernales  acudían  allí  para  aprovecharse;  él  intentó  reducirlos  mas de una vez pero, al final, no pudo resistir más a ellos y sucumbió.                  Bien, si os parece vamos a dejar tranquilo a Salomón y volveremos sobre  lo  esencial.  En  este  caso,  lo  más  esencial  es  que  las  mujeres  comprendan  que  ellas  deben  consagrar  toda  esta  materia  sutil  que  emana  de  ellas,  que  deben  consagrar todo su ser y toda su existencia al principio divino superior, para que  los ángeles y arcángeles puedan servirse de esta materia que es verdaderamente  preciosa, única, a fin de preparar las formas de la nueva vida. En lugar de servir  siempre a los hombres, la mujer debe servir a la Divinidad. He aquí el ideal que 

 

87

les  propongo.  Ignoro  cuantas  llegarán  a  realizarlo,  pero  estoy  aquí  para  invitarlas a hacerlo.                                                                               Durante siglos el hombre ha venido abusando de su autoridad sobre la mujer,  mostrándose egoísta, injusto, violento, cruel. Ahora es el momento del despertar  para  la  mujer,  qué  duda  cabe,  pero  ella  no  está  despertando  a  una  verdadera  luz,  sino  que  lo  está  haciendo  para  tomar  venganza  y  con  esto  no  mejora  las  cosas ni siquiera para ella.  Por el contrario, es preciso que  la  mujer perdone al  hombre, puesto que ella es la madre, porque la ha sido dado más amor que al  hombre,  porque  su  naturaleza  la  impulsa  a  ser  buena,  indulgente,  generosa,  pronta a sacrificarse, no hace falta que ella busque la venganza. La mujer debe  despertar  ahora  a  las  virtudes  superiores,  elevándose  por  encima  de  sus  intereses personales... Todas las mujeres de la tierra deben unirse para una labor  constructiva, para un trabajo consciente con los hijos que ellas traen al mundo, y  también  con  los  hombres.  En  vez  de  intentar  seducir  a  los  hombres  diciendo:  "  Ah,  soy  hermosa,  soy  atractiva,  voy  a  aprovecharme  de  serlo..."  y  seguir  halagando  su  propia  vanidad,  ellas  deberán  entrenarlos  para  una  labor  de  regeneración de la humanidad. Por suerte o por desgracia, la naturaleza ha dado  grandes  poderes  a  la  mujer,  esto  es  indiscutible,  pero  lo  que  importa  es  el  uso  que ella va a dar a sus poderes, ya que, si se lo propone, puede emplearlos para  atormentar al hombre y hacerlo desgraciado.           En realidad, Dios ha concedido grandes poderes tanto al hombre como a la  mujer, sólo que se trata de poderes muy distintos: la mujer puede hacer lo que  el  hombre  no  puede  y  viceversa.  La  mujer  genera  la  materia  y  el  hombre  genera  el  espíritu,  la  vida.  Todo  el  mundo  sabe  que  esto  sucede  en  el  plano  físico,  pero  también  va  a  ocurrir  en  otros  planos  más  elevados  que  por  ahora  pertenecen  al  nivel  de  los  grandes  misterios.  En  adelante,  todas  las  mujeres  deben  unirse  para  constituir  juntas  una  Mujer  colectiva  que  va  a  generar  una  nueva  vida  para  la  humanidad.  Sin  esta  materia,  el  espíritu  divino  no  podría  encarnarse.  Un  fenómeno  análogo  es  aquel  que  tiene  lugar  en  algunos  grupos  espiritistas  donde la persona que hace de médium va a facilitar una porción de  su propia materia y de sus emanaciones a las entidades espirituales que quieran  manifestarse a través de ella. Los espíritus se envuelven por así decirlo en esta 
  88

sustancia,  para  poder  hacerse  visibles,  tangibles,  llegando  incluso  a  actuar  directamente  sobre  el  plano  material,  moviendo  los  objetos  y  hasta  destruyéndolos a veces. Si se comprueba el peso del médium se puede constatar  que,  durante  la  sesión  suele  perder  hasta  varios  kilos,  pero  al  terminar  va  a  recuperar  su  peso  normal.  Esta  variación  dependerá  de  la  cantidad  de  materia  sutil que haya sido utilizada.        Queridos hermanos y hermanas, el conocimiento de estas leyes os llevará  a  comprender  hasta  qué  punto  es  importante  que  os  consagréis  a  las  fuerzas  divinas para que ellas puedan nutrirse a través de vosotros. Si se ha dicho que el  ser  humano  debe  ofrecerse  en  holocausto  al  Señor,  es  precisamente  en  este  sentido, para que el Señor pueda alimentarse de él. Pero todo esto es simbólico,  naturalmente.  En  los  cultos  religiosos  de  la  antigüedad  se  hacían  sacrificios  animales para nutrir a ciertas entidades del mundo invisible. En nuestros días, se  quema  incienso  y  se  colocan  flores  en  los  altares  para  que  este  humo  y  las  emanaciones del perfume de las flores sirvan de alimento a los espíritus de luz.  Pero el ser humano puede ir más allá, ofreciéndose él mismo en holocausto para  que  el  Señor  venga  a  alimentarse  de  él,  de  sus  pensamientos,  de  sus  sentimientos .         El Señor sólo podrá nutrirse a través nuestro si, viéndonos como si fuésemos  árboles y plantas de su jardín, nos esforzamos en producir para El los frutos más  perfectos y deliciosos. Por supuesto, El no va a tocar el árbol sino que recogerá  sus  frutos  y  la  planta  permanecerá  intacta.  Estos  frutos,  no  son  otra  cosa  que  nuestros pensamientos y sentimientos, que El vendrá a recoger sólo si ellos son  verdaderamente maravillosos. Es así como los Iniciados nutren al mundo divino:  son los árboles frutales del Señor, quien desciende para alimentarse de ellos. En  cuanto  a  los  otros,  los  que  nada  producen,  son  comparables  a  aquella  higuera  estéril del Evangelio. Ya conocéis este episodio... Un día Jesús sintió hambre y se  detuvo  al  lado  de  una  higuera,  pero  el  árbol  no  tenía  frutos,  entonces  Jesús  le  maldijo y la higuera se marchitó por completo. Aquí es evidente que nos hablan  bajo  la  forma  de  un  símbolo,  ya  que  Jesús  no  iba  a  ser  tan  cruel  con  el  pobre  árbol.  En  realidad,  la  higuera  representa  el  Sanedrín.  Cuando  Jesús,  el  gran  jardinero, vino para recoger los frutos que él esperaba del pueblo de Israel, este 
  89

no tenía nada que ofrecerle y por eso le maldijo, agregando con lágrimas en sus  ojos: "Jerusalén, Jerusalén, tú que has asesinado a  los profetas y que lapidas a  quienes te son enviados, cuantas veces he querido reunir a tus hijos como un ave  que reúne a sus polluelos bajo sus alas y tú no lo has permitido! He aquí que tu  casa  quedará  desierta."  Y  así  sucedió.  Pero  lo  mismo  podría  pasar  con  toda  la  cultura  europea  si  ella  no  hace  nada  por  ofrecer  sus  frutos  al  Eterno,  aunque  esto parece que no la preocupa demasiado...                                                                    Es preciso que las mujeres tomen conciencia de la magnitud de la labor  que  ellas  pueden  emprender.  Ellas  constituyen  una  gran  reserva  de  sustancias  extraordinarias,  que  pueden  contribuir  a  realizar  los  proyectos  del  Cielo.  Es  lamentable que, por ahora ellas sólo se dediquen a realizar las ideas retorcidas  de todos los mequetrefes, cretinos y criminales que hay en la tierra, sin participar  para nada en los proyectos superiores. Esto es lo que ocurre con ellas hoy en día.  Pero si deciden consagrarse al Cielo y ofrecer todas estas maravillosas sustancias  para  que  puedan  servir  a  los  fines  más  elevados,  toda  la  superficie  de  la  tierra  verá  encenderse  hogueras  de  luz  y  el  mundo  entero  comenzará  a  hablar  el  lenguaje de la nueva cultura, de la nueva vida, el lenguaje del Amor divino. ¿Qué  esperan ellas para decidirse? Están sumergidas aún en ocupaciones demasiado  bajas y vulgares. Desde la infancia sólo se las prepara para casarse como sea y  criar  a  sus  vástagos.  Pero  son  ellas  quienes  se  fabrican  por  adelantado  un  destino mediocre y luego no hacen más que lamentarse diciendo "Vaya vida que  llevo!" Es a causa de su propio descuido, ¿Porqué nunca llegaron a plantearse un  ideal más elevado?  Si lo hubieran hecho, todo su destino habría cambiado.         Hoy pongo ante vosotros uno de los grandes arcanos de la Ciencia Iniciática.  Todos los Iniciados, los profetas, los ascetas que se han apartado de la mujer,  que no han comprendido la importancia de su papel y no han trabajado junto  con  ella,  no  han  podido  realizar  nada,  pues  las  ideas  sólo  pueden  materializarse con el concurso de la mujer.                                                                     Por  esto  quisiera  pedir,  al  menos  por  lo  que  hace  a  las  hermanas  de  la  Fraternidad,  que  se  consagren  conscientemente  al  Cielo...  No  a  mí,  al  Cielo. 
  90

Entonces el Cielo a través mío podrá realizar Sus proyectos ya que lo que cuenta  es la conciencia sublime antes que la parte física.  Sus miradas, sus sonrisas, sus  emanaciones,  sus  buenos  sentimientos  y  pensamientos  serán  la  materia  prima  con  la  cual  podré  realizar  mi  labor.  Para  crear  formas  bellas  en  el  mundo  elevado,  se  requiere  del  principio  masculino,  sólo  él  es  capaz  de  hacerlo.  Una  mujer no puede ser un mago. Su naturaleza no se presta para ello: ella podrá ser  muy receptiva, podrá servir de médium, clarividente, pitonisa, incluso podrá ser  una hechicera, una bruja. Pero para ser un mago es preciso desarrollar un gran  dinamismo y ser muy activo, poseer el principio masculino en perfecto estado y  bajo  perfecto  control.  ¿De  qué  va  a  servir  una  varita  mágica  que  está  fragmentada en dos o tres trozos? Esto ya no es un instrumento mágico. Tener la  vara mágica significa que se es activo, que se cuenta con una voluntad poderosa  para  poder  llegar  hasta  la  cima,  acceder  al  Alma  universal  y  fundirse  con  ella.   ¿Acaso los impotentes, los flojos, los incapaces podrían llegar a una fusión con el  Alma  universal  para  realizar  una  labor  creadora?  Esto  es  como  si  un  hombre  impotente quisiera tener un hijo. Las mismas leyes operan en todos los planos y  si alguno de vosotros se siente molesto, lo mejor que puede hacer es esconder la  cabeza bajo la tierra o taparse las orejas!                                                                                                 Bonfin, Septiembre 11 de 1962                                 

 

91

EL ESPIRITU Y LA MATERIA: LOS ORGANOS SEXUALES I
Bonfin a 8 de Agosto de 1963   

   Conferencia  improvisada                                                                                                                          Nuestra época trae consigo una nueva cultura, una cultura universal de la  colectividad,  de  la  fraternidad;  los  hombres  del  mundo  entero  formarán  una  familia  y  aprenderán  a  comprenderse,  a  amarse.  Cuando  hablo  de  formar  una  familia,  esto  no  quiere  decir  que  todos  se  acuesten  en  el  mismo  lecho  ni  que  deban tener un dormitorio común, pero en cambio para trabajar, para meditar,  para orar, será magnífico estar reunidos.      La naturaleza ha puesto en cada ser el instinto de percibir la soledad como  algo  pesado,  aterrador.  Así  es,  pero  hay  que  saber  también  que  existe  un  método para escapar de la soledad. Son tantos los jóvenes de ambos sexos que  aún no han podido resolver este problema! Ellos son muy desgraciados, ya que  les  gustaría  tener  una  pareja  para  cantar  a  dúo  pero,  al  no  encontrarla,  se  desesperan  y  languidecen.  Pero  ¿Por  qué  están  empeñados  a  toda  costa  en  formar el dúo en un plano puramente físico? ¿Acaso no pueden hacerlo de otra  manera?  Existen múltiples vías para salir de la soledad, ¿Porqué empeñarse en  seguir a rajatabla con las viejas tradiciones en el sentido de pretender poseer a  alguien?      

        La  mujer  es  quien  tiene  más  arraigada  esta  tendencia  de  la  posesión.  Ella  necesita tener algo entre las manos, aunque sea un niño. Ella ve cómo el hombre  siempre se le escapa, siente que no puede retenerle y se apega entonces al niño  que, al ser pequeño, requiere de su protección; ella será feliz al cuidar de él. Pero 
  92

llegará un momento en que este niño crecerá y se escapará a su vez de ella, con  lo  cual  volverá  a  sentirse  desgraciada  comprendiendo  que,  al  final,  no  puede  poseer nada. Esta necesidad de posesión por parte de la mujer suele complicarlo  todo. Vosotros diréis: "¿Pero, acaso el hombre no quiere también poseer?" No, lo  que  a  él  le  interesa  es  disfrutar  ‐en  el  sentido  vulgar  del  término‐,  en  el  plano  físico. Para él la posesión consiste en gozar y luego irse. Mientras que la mujer  piensa ante todo en retener al hombre para darse luego por completo a él, el le  dirá. "No  te preocupes, después se arreglará todo, ahora disfrutemos  de esto".  Puesto  que  la  mujer  no  es  tonta,  ella  sabe  muy  bien  que  él  se  irá  una  vez  que  haya  satisfecho  sus  deseos  y  es  por  eso  que  le  responde:  "No,  antes  deberás  firmar  aquí",  obligándole  a  hacer  un  contrato,  adquiriendo  de  esta  forma  un  compromiso.                                                                                                                                      Todas las manifestaciones del hombre y la mujer, todos los misterios que  ellos  representan  en  el  curso  de  su  vida  ordinaria,  física,  afectiva,  moral,  intelectual,  tienen  su  origen  y  raíz  en  lo  que  se  ha  dado  en  llamar  "las  partes  íntimas".  Estos  órganos  son  como  un  resumen  de  la  totalidad  del  hombre  y  la  mujer.  Cada  uno  lleva  pues  consigo  su  propio  resumen,  sin  saber  que  es  allí  donde reside la clave de todo. Pero no hay que limitarse a conocer la estructura  geométrica,  ya  que  las  funciones  de  estos  órganos  pueden  ayudarnos  a  comprender  las  cuestiones  filosóficas  más  profundas.  Y  bien,  llevamos  consigo  todas  las  riquezas,  todas  las  claves,  pero  ignoramos  que  somos  ricos,  que  poseemos todo tipo de criterios y de ciencias, todo. Es increíble!      Es normal en la mujer el saber guardar, retener, mientras  que el hombre  tiende por el contrario a esparcir y derrochar. Todo el mundo sabe esto, pero no  se  han  detenido  a  pensar  en  el  origen  de  tales  actitudes.  En  realidad,  es  muy  sencillo,  pero  el  caso  es  que  los  humanos  no  han  sabido  establecer  la  relación.  Tanto en la mujer como en el hombre, ello se explica a partir de la conformación  de  sus  órganos  sexuales.  La  mujer  es  posesiva  ya  que,  de  no  ser  así,  no  habría  lugar a ninguna procreación. Su papel es así el de recoger, retener, preservar y  conservar. En Bulgaria solemos decir: "Gracias a lo que la mujer guarda, llega a  haber  muchas  reservas  en  la  casa"  Por  supuesto,  existen  también  mujeres  derrochadoras,  pero  en  este  caso  no  se  trata  de  auténticas  mujeres  sino  de 
  93

hombres  disfrazados.  Es  sin  duda  por  una  razón  muy  poderosa  que  la  Inteligencia  cósmica  ha  dado  a  la  mujer  la  facultad  de  atraer  y  retener:  es  preciso  que  ella  no derroche  pues  de  lo  contrario los  hijos  no  podrían venir.  En  cambio,  si  es  el  hombre  el  que  dispersa,  esto  no  es  grave,  siempre  sigue  habiendo  materias  primas.  Hacen  falta  muchos  granos,  muchas  semillas  para  recoger  muy  poco.  La  naturaleza  ha  comprendido  que  el  hombre  debe  ser  generoso  para  que  pueda  producirse  al  menos  un  nacimiento.  De  otra  forma,  todo se esparciría o vendría a caer sobre un suelo improductivo. Pero si la mujer  actuara  como  lo  hace  el  hombre,  esto  conllevaría  la  esterilidad;  por  esto  ella  guarda celosamente lo poco que ha logrado recoger.                                                                              Esta disposición física a guardar y conservar, que ha sido dada a la mujer,  volvemos  a  encontrarla  en  su  carácter  bajo  la  forma  de  un    grave  defecto:  los  celos. Recordad el caso de los reyes y sobre todo de los sultanes...¿Qué es lo que  ocurre  con  sus  mujeres,  con  sus  favoritas?  Todas  las  mujeres  que  tienen  alrededor de ellos, en la corte o el harén, desean seguramente acaparar a aquel  rey  o  aquel  sultán,  llegar  a  ser  las  primeras,  las  favoritas.  Y  para  lograrlo,  no  escatiman  esfuerzos,  desde  la  calumnia  hasta  el  complot.  Se  observa  en  estos  casos  una  lucha  implacable  entre  estas  mujeres  por  poseer  los  favores  del  monarca. Pero, ¿Porqué tal deseo de poseer? Porque esto conlleva ventajas y la  mujer  que  accede  a  este  rango  se  siente  orgullosa  de  ser  la  primera  y  que  las  miradas del sultán caigan sobre ella. Ah, entonces habrá sido colmado un anhelo  muy importante y para ello, no importan los medios de que se haya podido servir  para  eliminar  a  sus  rivales.  Vosotros  diréis:  "Sí,  pero  todo  esto  ocurría  en  el  pasado y entre los turcos!" Ah, ¿Acaso no pasaba lo mismo en Francia?  Oh! lá  lá, la historia está repleta de intrigas de este género en las cortes reales de Luis  XIV, Luis XV... Todos estos Luises tan brillantes, cuantas mujeres iban detrás de  ellos!                                                                                  Es  pues  natural  que  una  mujer  acepte  siempre  el  papel  de  una  figura  decorativa, al lado de un hombre que merece la pena. Pero lo que es lamentable  para ella, es que no aceptará que las demás gocen de las mismas ventajas o los  mismos  favores.  Ella  lo  hará  todo,  no  para  vencer  este  defecto  sino  para  amplificarlo. Las mujeres no pueden vivir sin los celos; paradójicamente, los celos 
  94

les atormentan pero no pueden pasar sin ellos. Se diría que si no los tienen, se  sienten  desmotivadas  y  se  aburren.  En  cambio,  si  los  celos  les  impulsan  hacia  cosas secretas y clandestinas, entonces la vida les parece apasionante!                                             La  mujer  tiende  siempre  a  envidiar  las  ventajas  que  ostentan  otras  mujeres, si son para ellas un motivo para sentirse importantes y admiradas. No  existe  mujer  alguna  en  la  práctica  que  os  perdone  si  habéis  dado  un  poco  de  vuestro  amor  y  ternura  a  otra  mujer  distinta  de  ella;  su  reacción  será  ponerse  furiosa, e invocar todas las leyes de la moral y la justicia para haceros condenar.  Ahora  bien,  si  es  a  ella  a  quien  habéis  manifestado  estos  sentimientos,  ah,  entonces  todo  cambia,  todo  será  diferente,  justo  y  normal.  En  este  caso  seréis  irreprochables.  Cuando  una  mujer  se  enfada  con  un  hombre,  a  menudo  es  porque este no le ha dado lo que ella esperaba y en cambio se lo ha dado a otra.  Y si una chica llega a detestar a un joven, sabed que es porque él ha tomado en  sus brazos a otra, cuando es ella la que lo desearía. Diréis que estoy haciendo un  análisis muy crudo, pero no; es un análisis impecable. ¿Qué mujer podría sentirse  desgraciada por recibir el amor de un hombre? Ella no quiere, no pide otra cosa  que  ser  amada  y,  si  su  hombre  prefiere  a  otra,  ella  va  a  exagerarlo  todo,  agrandando  las  cosas  para  que  él  resulte  acusado,  condenado  y  eliminado  si  hace falta. He aquí porqué es muy importante que las mujeres trabajen mucho la  propia generosidad, aprendiendo a gozar con la felicidad de los demás.                                                                     

          Vamos a tocar ahora un aspecto más filosófico en relación con el tema de  los órganos sexuales del hombre y la mujer.                                                                                      Si  el  mundo  invisible  influye  a  veces  sobre  algunas  criaturas  poniéndoles  trabas y límites, es para despertar en ellas el deseo y la voluntad de vencer, de  liberarse.  Es  muy  parecido  a  lo  que  sucede  con  la  pólvora,  si  se  la  comprime  y  limita,  basta  con  encender  la  mecha  y  todo  saltará  por  los  aires.  Pero  si  está  esparcida  en  un  espacio  suficiente,  incluso  al  acercarle  el  fuego  simplemente  hará fff ! y nada más. Lo mismo va a ocurrir con el ser humano, si este lleva una  vida muy fácil, lo único que hará en su existencia será fff! y ya está. Pero si se ve  agobiado por las limitaciones, surgirá algo en él que le hará reaccionar y esto no 
  95

es  otra  cosa  que  su  espíritu,  el  cual  le  impulsará  a  realizar  grandes  esfuerzos  para  superar  la  limitación.  El  hombre  sufre  y  se  queja,  pero  el  espíritu  se  regocija.  Es  lo  mismo  que  pasa  con  las  relaciones  entre  el  hombre  y  la  mujer:  ¿Por qué va a necesitar el hombre verse limitado, frenado, recortado en el amor?  Porque  de  esta  forma  va  a  surgir  algo  importante  en  él,  que  será  motivo  de  regocijo.  En  cambio,  si  la  mujer  le  concede  un  espacio  ilimitado,  nada  podrá  surgir.                                                                                           

  Vosotros no habíais reflexionado anteriormente en estas cosas, creyendo  tal vez que ya lo conocíais todo en este dominio. Por lo que a mí respecta, lo que  más  me  interesa  no  son  las  manifestaciones  físicas,  sino  lo  que  hay  detrás  de  ellas:  el  aspecto  filosófico,  profundo  y  divino  que  subyace  oculto  bajo  estas  manifestaciones. Corresponde pues a la mujer rodear siempre al hombre, estar  alrededor  de  él  como  si  fuera  una  cinta  envolvente,  situándole  dentro  de  un  espacio  limitado,  de  forma  similar  al  espíritu  que  se  encuentra  envuelto  en  la  materia. ¿Porqué es la materia la que siempre debe poner límites al espíritu?  En  esta,  como  en  tantas  otras  cuestiones,  los  humanos  siguen  sin  entender  nada.  Toda  la  filosofía  de  la  creación  ‐incluidas  las  relaciones  entre  el  espíritu  y  la  materia‐, se halla inscrita en estos órganos que todos poseen y de los cuales se  sirven día y noche sin comprenderlos. Es preciso intentar, tratar de comprender!                          

  Los humanos están sumergidos hasta el cuello en la parte física del amor;  día  y  noche,  no  hacen  otra  cosa,  pero  no  han  llegado  a  entender  las  verdades  más sublimes contenidas en este acto, puesto que no han contado con el tiempo  ni  con  la  lucidez  necesaria  para  comprender:    ellos  siguen  hundidos  en  las  sensaciones.  Pero  en  cambio,  aquellos  que  no  practican  tienen  tiempo  para  entender lo que los otros practican y si no fuera así... ¿Cómo se explica que yo  haya  tenido  tiempo  para  comprender  los  más  grandes  misterios  de  la  creación?...                                                                                                                                                                

                                                     Bonfin, Agosto 8 de 1963                                                                     
  96

EL AMOR SU PUREZA
I
Bonfin el 10 de Agosto de 1963 

         Conferencia  improvisada         Cuando  se  ama  a  alguien,  no  cabe  preguntarse  cómo  es  que  esto  sucede;  simplemente  se  dice:  "Yo  te  amo,  yo  te  amo..."    Y  bien,  esto  es  seguramente  cierto,  nadie  lo  pone  en  duda,  pero  la  gente  no  suele  preguntarse  acerca  de  la  naturaleza  de  este  amor,  y  se  llama  amor  a  cualquier  deseo,  pasión  o  apetito.  Pero  cuando  se  ama  a    algo  o  a  alguien,  es  definitivo,  uno  está  subyugado,  sumiso a quien ama. Desde el momento en que aparece el amor es preciso ceder  ante él, incluso el razonamiento está fuera de lugar: el intelecto se ve obligado a  callar. Frente al corazón que se ha enamorado, el intelecto no tiene voz ni voto.  El  corazón  le  ordena:  "¡Cállate!,  el  amor  y  yo  estamos  hablando,  ¿Qué  podrías  decir  tú?"    Pero  en  realidad,  si  el  corazón  y  el  intelecto  trabajaran  juntos  colaborando mutuamente, el amor se podría manifestar bajo formas y matices  más elevados.         Cuanto más bajo es el nivel evolutivo de un ser humano, más va a ceder ante  la  insistencia  de  su  amor  sin  detenerse  a  pensar  si  se  trata  de  un  amor  desinteresado,  puro,  útil.  En  el  momento  en  que  se  enamora,  desaparece  toda  reflexión. Esto explica la proliferación de novelas, películas y obras de teatro que  nos relatan las aventuras de aquellos que se aman. De hecho, si no se tratara de  un  tema  tan  apasionante,  de  qué  vivirían  entonces  los  novelistas,  poetas    y  dramaturgos?    Hay  que  ver  las  increíbles  posibilidades  que  ofrecen  algunos 
  97

temas  como  la  desesperación,  la  venganza,  el  asesinato!...  Son  interesantes,  divertidos, dan trabajo a todo tipo de personas, incluso a quienes se  dedican a  fabricar  ataúdes,  incluso  a  los  bomberos!  Imaginaos  una  escena  donde  un  hombre  desesperado  prende  fuego  a  su  casa  queriendo  vengarse  de  un  desengaño amoroso... He aquí todo un barullo de cláxones y sirenas:  Pin‐pam, pin‐pam, pin‐pam, y la multitud q que  se  aparta  dando  paso  a  los  bomberos  que  intentan  apagar  el  incendio  causado  por  aquel  imbécil  enamorado!...         No hay que dejarse influenciar exclusivamente por el corazón, sino más bien  reflexionar con el objeto de despertar interiormente otras facultades capaces de  controlar,  equilibrar,  supervisar.  El  amor  es  ciertamente  un  magnífico  impulso,  pero si está demasiado cargado de elementos pasionales es preciso aligerarlo un  poco, para que pueda surgir su naturaleza más verdadera y esencial. Cada amor  lleva  en  sí  algo  de  divino,  pero  es  preciso  purificarlo  ya  que  siempre  va  a  estar  envuelto  en  materiales  impropios,  tal  y  como  sucede  con  los  animales  en  el  momento  de  su  nacimiento:  un  cabrito,  o  un  ternero,  al  llegar  al  mundo  lo  primero que hacen es someterse a la limpieza que les hace la madre, y lo mismo  va  a  pasar  con  los  niños  recién  nacidos.  En  cuanto  al  amor,  ocurre  algo  muy  semejante: Es como un niño que trae consigo todo lo que es divino, pues detrás  de  toda  forma  de  amor  está  siempre  Dios.  Lo  único  que  hay  que  hacer  es  limpiarlo,  purificarlo,  educarlo,  reforzarlo,  liberarlo  hasta  descubrir  en  él  la  Divinidad.  Hasta  el  amor  más  egoísta,  más  inferior,  más  sensual,  esconde  una  quintaesencia  divina.  Dios  está  siempre  allí,  pero  hay  a  veces  demasiados  elementos  entremezclados  que  se  van  añadiendo  hasta  el  punto  de  que  no  es  posible entreverlo, El tiene que atravesar ciertas capas y estas no se encuentran  suficientemente  limpias,  un  espíritu  impecable  no  va  a  pasar  a  través  de  una  chimenea llena de hollín. Hasta las cosas más elevadas que nos llegan del Cielo,  se ven obligadas a atravesar estas capas que los humanos van acumulando: los  pensamientos  y  deseos  inferiores,  unidos  a  toda  clase  de  falsedades  y  elucubraciones.  Es  por  esto  que  por  ahora,  muchas  cosas  permanecen  recubiertas  de  suciedad,  como  piedras  preciosas  que  necesitan  limpiarse  y  removerse.   
  98

     Mientras  que  un  individuo  no  decida  purificarse,  todos  los  impulsos,  las  energías, los influjos que vienen del Cielo, llegarán a él a través de todas aquellas  capas  que  aún  no  ha  sabido  limpiar,  de  modo  que  sufrirán  deformaciones.  Observad por ejemplo lo que pasa cuando un rayo de sol atraviesa una masa de  agua:  Es  como  si  tuviera  que  sortear  un  obstáculo,  desviándose  más  y  más  a  medida que aumenta el espesor de la capa de agua. O pensad lo que va a ocurrir  con una lámpara de petróleo cuyo cristal se ha empañado: Su llama no llegará a  ser  tan  brillante,  bella  y  luminosa  hasta  que  no  se  limpie  bien  el  cristal.  Pues  nosotros somos en esto semejantes al cristal de la lámpara: La luz que habita en  nuestro interior y que busca salir fuera, esta luz que es el amor, se ve obligada a  atravesar  todas  las  capas  de  suciedad  que  hayamos  acumulado;  y  cuanto  más  espesas,  opacas  e  impuras  sean  estas  capas  residuales  de  nuestro  ser,  menos  podrá irradiarse dicha luz.         Así  que  esto  es  muy  claro,  muy  sencillo,  hasta  los  niños  pueden  comprender  que es necesario purificarse, limpiarse y trabajar con nosotros mismos para que  todos  estos  residuos  provenientes  de  nuestros  cuerpos  físico,  etérico,  astral  y  mental  se  trasmuten  y  conviertan  en  algo  totalmente  puro  y  transparente  que  permita  el  paso  de  aquella  chispa,  de  aquella  luz  divina  escondida  en  nuestro  interior,  que  se  esfuerza  por  atravesar  la  oscuridad  para  poder  irradiar  hacia  fuera. Si esto no sucede con mucha frecuencia, es debido a los hábitos que nos  han  llevado  a  acumular  tantas  materias  densas,  opacas:  los  celos,  el  odio,  la  crueldad, la venganza, la sensualidad grosera, el deseo de apoderarse de todo a  expensas  de  los  demás...  Todas  estas  impurezas  forman  un  verdadero  caparazón,  un  recubrimiento  corporal  tan  espeso  y  tan  denso  que  sólo  apenas  alcanzan  a  filtrarse  algunos  rayos,  unos  pocos  destellos  de  aquella  luz.  Esto  es  algo  que  los  Iniciados  han  comprendido  muy  bien  y  por  esto  han  decidido  trabajarlo  a  través  de  sucesivas  encarnaciones,  de  modo  que  siempre  están  transitando de una forma conciente un mismo camino de perfección, llegando a  purificar  y  sutilizar  hasta  tal  punto  la  materia  de  sus  cuerpos  que  Dios,  quien  reside en su interior, puede entonces manifestarse a través de ellos.         Ahora,  os  pido  que  trabajéis  sobre  la  pureza:  Anhelándola,  deseándola,  meditando sobre ella. Esto es  lo único que puede permitiros llegar muy lejos sin 
  99

peligro.  Buscad la pureza bajo todas sus formas, puesto que en ella y frente a  ella  todos  los  misterios  pueden  ser  revelados.  Estos  misterios  que  los  humanos  siempre  han  querido  descubrir  y  que  hasta  ahora  permanecían  sellados  bajo  siete sellos, serán revelados a condición de que viváis dentro de la pureza.         Y  no  permitáis  jamás  que  vuestro  corazón  deje  de  amar.  Hay  que  amar  siempre,  sin  límite,  a  toda  la  creación,  a  todas  las  criaturas  y  sobre  todo,  al  Creador; Y siempre procurad ser concientes de la forma y la dirección que adopta  vuestro  amor.  El  amor  es  lo  único  capaz  de  inspiraros,  de  vivificaros.  Sí,  es  lo  único; él es el mayor benefactor, es Dios mismo. Por el momento, sin duda existe  aún el peligro de que alguien pueda abusar de vuestro amor, pero la sabiduría  debe venir a ayudaros. Cuando estéis delante de personas que pudieran abusar  de  vuestro  amor,  no  debéis  mostrarlo,  pero  esto  no  quiere  decir  que  dejéis  de  amar:  guardadlo  interiormente  y  él  seguirá  haciendo  su  labor  en  silencio.  No  matéis vuestro amor, ya que esto significa que seréis vosotros los que moriréis.         Todo  el  mundo  necesita  sólo  dos  cosas:  amar  y  ser  amado,  dar  amor  y  recibirlo. Por ello hay que apartarse de todas aquellas tradiciones que impiden la  expansión  del  alma.  Vosotros  diréis:  "Pero,  ¿Acaso  está  dando  la  razón  a  esa  juventud que sólo piensa en trasgredirlo todo para manifestar y vivir libremente  el amor?" No, porque allí no hay ciencia, no hay sabiduría, no hay una directriz  iniciática.  Su  anhelo  de  amar  y  ser  amados  es  magnífico,  es  propio  de  la  vida,  pero a condición de estar en la luz y de obrar conforme a lo que han señalado los  Iniciados.                                                     Bonfin, Agosto 10 de 1963         
  100

EL AMOR MATERNAL
Bonfin a 10 de Agosto de 1963 

    Conferencia  improvisada         Imaginaos ahora una jovencita que, antes de casarse y tener hijos, piensa que  lo primero y lo más importante es el amor a Dios, la pureza y la sabiduría; ella  practica  la  oración  y  la  meditación  y  querría  verdaderamente  llegar  a  ser  un  ejemplo  en  todo  esto.  Pero  un  día  ella  se  casa,  tiene  un  hijo...  Y  entonces  para  ella  lo  más  importante  viene  a  ser  su  familia,  su  vida  conyugal,  su  hijo,  por  encima de todo lo demás. Analicemos esta actitud.          Sin  duda,  todos  darán  la  razón  a  la  madre,  les  parecerá  normal  que  ella  sacrifique  todo  por  su  hijo,  incluso  la  vida  espiritual...  todas  las  madres  y  los  padres estarán de acuerdo con ella. Pero yo no, me niego a compartir este punto  de vista, pues esta madre lo ha olvidado todo, para ella su hijo es lo primordial y  estaría dispuesta a transgredir todas las leyes divinas, a pelearse con el Señor si  fuera  preciso,  acusándole  de  injusto  y  cruel  si  su  hijo  llegara  a  enfermar  o  a  morir. Todo el mundo se muestra maravillado ante este amor menos yo. Con tal  actitud, ella deja de lado a todos los demás niños al concentrar todo su amor en  el suyo, deja de lado al Señor, y todo esto porque en realidad es a ella misma a  quien ama a través de su hijo, ella piensa únicamente en sí misma, antes que en  aquel niño. Veamos  porqué: Ella se ha alejado de la Divinidad y de  la  Luz para  consagrarse  por  entero  a  este  hijo  y,  al  hacerlo,  ella  está  rechazando  todo  lo  divino, todo lo que representa la vida, toda esta inmensidad de la cual su hijo no  podrá beneficiarse puesto que con este amor tan ciego ella lo aleja precisamente  de  aquello  que  le  podría  traer  mayor  bien,  aquello  que  podría  otorgarle  la  inmortalidad.  Creyendo  favorecerle,  en  realidad  ella  le  está  precipitando  en  el  infierno, al alejarle de la Luz y la Armonía.                 
  101

    Como  podéis  ver,  nos  hallamos  aquí  ante  un  malentendido  secular,  que  se  remonta a miles de años. Lo cierto es que la madre que ama a su hijo no debería  alejarle  nunca  del  Cielo,  pues  allí  es  donde  todas  las  criaturas  deben  crecer  y  expandirse. Pero si ella se olvida de Dios para pensar exclusivamente en su hijo,  su  pensamiento  dejará  de  contener  el  poder  nutricio  de  la  Divinidad,  de  forma  que sólo podrá dar a este último un alimento muerto.         La  madre  nunca  debiera  ocuparse  de  su  hijo  antes  de  haberse  ocupado  de  Dios,  de  quien  va  a  tomar  esta  vida  para  trasmitirla  al  niño.  En  su  ignorancia,  ella piensa que el niño morirá si no está pendiente de él constantemente... No es  así, al contrario, incluso si él muriera cuando ella está en contacto con Dios, al  volver a su lado ella podrá resucitarle! Pero si ella se olvida de Dios por completo  para dedicarse a su hijo, en caso de que este muera le será imposible volverle a  la  vida.  Ya  sé  que  para  vosotros  es  muy  difícil  comprender  lo  que  os  estoy  diciendo. Pero sabed que si la madre se aparta de Dios, obsesionada por cuidar a  su hijo, va a dejar de lado todo lo que es siempre vivo y luminoso, por lo cual no  podrá ya atraer hacia el niño las partículas luminosas que podrían hacer de él un  ser excepcional. Su amor ordinario va a producir entonces una criatura ordinaria  que  aunque  vivaz  y  bien  cuidado  será  un  niño  vulgar,  como  todos  los  demás  puesto  que  ha  sido  formado  lejos  de  la  presencia  de  Dios.  Por  contraste,  la  madre  que  ha  recibido  la  instrucción  propia  de  la  Ciencia  Iniciática  se  volverá  hacia Dios diciéndole: "Señor, voy hacia Ti para rogarte que otorgues a mi hijo la  luz,  al  amor,  la  belleza,  la  salud...",  de  modo  que  al  regresar  al  lado  del  niño,  podrá  impregnarlo  con  ciertos  elementos  que  las  madres  ordinarias  nunca  han  llegado  a  conocer  ni  a  percibir.  Ellas  alegan  que  no  tienen  tiempo  para  estas  cosas... Sí, pero es su amor egoísta el que las lleva a rechazar esta filosofía. Por  ello, la tierra seguirá siendo poblada por seres vulgares, ordinarios, debido a la  ignorancia de las madres.         Mientras los padres y las madres permanezcan tan atados a su familia que ni  siquiera  se  atrevan  a  dejarla  por  unas  horas  para  ir  a  instruirse,  nunca  podrán  trasformarla  ni  hacerla  verdaderamente  feliz.  No  es  posible  trasformar  a  otros  seres  estando  siempre  demasiado  cerca  de  ellos.  Pero  no  se  trata  de  abandonarlos físicamente, sino de cambiar la forma de pensar respecto a ellos, 
  102

lo  cual  implica  más  bien  abandonar  una  forma  errónea  de  amarlos  y  de  comprenderlos.  Cuando  se  está  casado  y  se  tiene  hijos,  parecería  que  hay  que  estar subyugado a ellos, pero esto no es más que un atavismo, el de la "gallina  madre", como suele decirse; y hoy abundan estos especimenes gallináceos!                               Vosotros  me  diréis:  "Pero  esto  parece  una  cruzada  en  contra  de  nuestros  hijos!" Pues no es así, y puede ser que yo ame a vuestros hijos incluso más que  vosotros  mismos,  es  algo  que  habría  que  analizar.  Si  hay  alguien  que  ame  a  vuestros hijos, ese soy yo; porque vosotros no sabéis amarlos. En una ocasión, un  muchacho  reclamaba  a  su  madre  una  suma  de  dinero  para  hacer  locuras,  llegando a amenazarla con quitarse la vida si no se la entregaba. La respuesta de  la madre fue: "Bien, hijo mío, ve a matarte, la tierra no necesita gente como tú.  He  querido  hacer  de  tí  una  persona  noble,  grande,  y  tú  te  conduces  como  lo  haría  un  criminal...  Ve,  suicídate,  es  mejor  así...  Daré  gracias  al  Cielo  cuando  desaparezcas."  Gracias a estas palabras tan llenas de audacia por primera vez  aquel  muchacho  entró  en  razón  y  con  el  tiempo  llegó  a  convertirse  en  un  ser  maravilloso.  Años  más  tarde  él  mismo  decía:  "Es  mi  madre  la  que  me  ha  salvado!"  Pero si en lugar de esto, la madre se hubiera rasgado las vestiduras  diciendo:  "Oh,  pobre  hijo  mío,  no  lo  hagas,  te  daré  el  dinero  que  me  pides",  lo  habría  convertido  en  un  verdugo.  Y  esto  es  lo  que  hacen  la  mayoría  de  los  padres:  A  causa  de  su  bondad  ciega,  de  su  debilidad  y  su  molicie,  convierten  a  sus  hijos  en  verdugos  y  luego  dicen:  "Sí,  pero  nosotros  les  amamos"...  Ellos  intentan  justificar  de  este  modo  toda  su  estupidez,  su  falta  de  pedagogía  y  psicología,  sólo  con  esta  frase.  "Nosotros  les  amamos".  Vaya  manera  de  entender  el  amor!  En  vez  de  admitir:  "Sólo  somos  unas  personas  débiles  y  estúpidas!", ellos pregonan: "Les amamos". Soy el único que no se lo cree. Detrás  de estas palabras oigo en realidad otra cosa: "Qué idiotas somos!" Sí, esto es lo  que oigo.         La  madre  no  debe  alejarse  del  Cielo  para  permanecer  junto  a  su  hijo;  debe  más  bien  llevarlo  consigo  al  Cielo,  y  decírselo  así.  Hasta  en  la  cuna,  cuando  el  niño  aparentemente  no  es  capaz  de  comprenderla,  ella  debería  decirle:  "Voy  a  llevarte conmigo al Cielo, a la Luz, a la Armonía", puesto que el alma del niño la  sabrá  escuchar  y  comprenderá.  He  aquí  la  forma  en  que  la  madre  debe 
  103

comenzar a educar a su hijo recién nacido. De no ser así, el niño va a crecer como  una persona ordinaria, o incluso como un criminal. "¿Cómo, diréis, un criminal?  Pero si mi hijo es un ángel!" Después de unos años ya veréis si es un ángel! Si os  comportáis como brutos, ya veréis lo que pasa, pero si sois inteligentes, así será,  incluso más que un ángel, llegará a ser un ser divino. Esto para mi es muy claro,  es  matemático.  Ahora  bien,  lo  que  vosotros  penséis  acerca  de  todo  esto,  ya  es  otra cuestión. Yo os digo lo que pienso, y es muy importante. A  ver si comenzáis  a ser audaces y a pensar como yo!               Abraham amaba a Isaac, no obstante aceptó sacrificarle. Dios quiso verificar  si Abraham le amaba a El más que a su propio hijo. Esta cuestión de saber cual  amor  es  el  que  predomina,  si  el  amor  paternal  o  el  amor  a  Dios,  está  siempre  presente,  pero  los  padres  y  madres  no  sospechan  que  detrás  de  esto  haya  una  prueba.  Dios  quiso  probar  el  amor  de  Abraham  pidiéndole  a  su  hijo  en  holocausto.  Vosotros  diréis:  "¿Pero  cómo,  acaso  Dios  no  es  clarividente  y  no  sabía de antemano cual era el amor mas grande de Abraham? ¿Qué necesidad  tenía entonces de verificarlo?" Por supuesto, el Señor ya sabía lo que iba a hacer  Abraham, puesto que conocía su corazón y sus pensamientos, pero era el propio  Abraham  el  que  no  lo  sabía  y  era  necesario  que  lo  supiera.  Por  esto  Dios  le  sometió a esta prueba. No iba dirigida hacia el Señor, sino hacia Abraham. Por lo  mismo,  todas  las  pruebas  que  Dios  nos  envía  son  útiles  para  conocernos  más.  Somos  nosotros  los  que  ignoramos  hasta  qué  punto  podemos  ser  fuertes,  resistentes,  fieles,  generosos,  buenos,  inteligentes,  o  hasta  donde  podemos  ser  débiles y estúpidos... La imaginación hace que muchos piensen: "Yo soy un genio,  yo soy esto o aquello", pero al verse frente a una pequeña prueba, suelen ser los  primeros en capitular y no entienden cómo es que han caído de esta forma. He  aquí  que  Abraham  amaba  verdaderamente  al  Señor  por  encima  de  todo  y  comprendía  que  era  Dios  quien  le  había  dado  a  su  hijo  y  también  El  podía  quitárselo.         Entonces,  ¿Porqué  las  madres  no  razonan  de  la  misma  manera?  Ellas  pretenden  salvar  a  sus  hijos  dando  la  espalda  al  Señor,  pensando  que  les  será  suficiente  con  su  protección,  pero,  ¿Como  van  a  poder  protegerlos  si  ellas  a  su  vez  están  desprotegidas  por  haber  rechazado  al  Señor,  que  es  el  mayor 
  104

Protector? Cuánto orgullo y cuanta vanidad! Pero Abraham, que era un Iniciado,  no pensó en rebelarse y acató la voluntad de Dios, preparándose para sacrificar  a  su  hijo.  Con  esto  era  suficiente  para  Dios,  que  no  es  ningún  monstruo  sanguinario,  de  forma  que  en  el  último  minuto  le  hizo  poner  un  cordero  en  el  lugar de Isaac. Ahora Abraham sabía hasta qué punto amaba al Señor, de qué  sacrificios era capaz.          Una madre que no esté dispuesta a seguir el ejemplo de Abraham, en primer  lugar no es una madre inteligente, y en segundo, es demasiado orgullosa. En su  ignorancia,  ella  imagina  que  sabe  más  que  el  Señor,  sobre  la  conveniencia  de  que su hijo viva o muera. Pero bajo una concepción tan simple del amor, incluso  si este niño continúa viviendo, va a aportarle grandes sufrimientos, puesto que  en vez de llevarle hacia la luz, ella hace todo lo contrario, lo aparta de la luz. Ella  piensa que su amor está por encima de todo, pero más tarde tendrá que pagar  su error de una u otra forma, puesto que no ha cumplido con su deber hacia el  Cielo, y es el Cielo el que le ha dado a su hijo.         Nunca, por nada en el mundo hay que darle la espalda al Cielo, ya se trate de  un hijo, una esposa, un marido, la única forma de hacerle bien a esta persona es  permaneciendo  al  lado  del  Cielo.  Si  os  alejáis  de  la  luz  para  complacer  a  cualquiera  que  sea,  estaréis  llamando  todas  las  desgracias,  ya  que  en  esa  situación no contáis con el Cielo ni con la tierra, es decir, que no contáis con el  Señor,  pero  tampoco  con  aquel  o  aquellos  por  los  que  tanto  os  sacrificáis,  de  modo  que  en  realidad  estaréis  solos.  En  cambio,  si  buscáis  el  Cielo,  ganareis  también la tierra, en tanto que esta se halla sometida a los designios del Cielo y   nunca podría dejar de obedecerlos. Pero, si vosotros preferís  abandonar el Cielo  para sumergiros en las cosas terrenales, no vais a tener ni lo uno ni lo otro, os  quedareis solos.         Si predomina siempre el sentimentalismo y el apego ciegos, tarde o temprano  vais a sufrir. Para evitar este sufrimiento, debéis colocar por encima de todo la  inteligencia, la sabiduría y el Señor; en aquel momento, todo lo que améis será  vuestro,  todos  los  hijos  que  améis,  pero  de  una  forma  pura,  divina,  os 
  105

pertenecerán,  pero  no  pueden  pertenecer  a  una  madre  que  les  ama  de  una  manera estúpida. Vosotros diréis: "Esto no es posible!, hay que tener en cuenta  el  poder  de  los  lazos  de  sangre"  Sí,  pero  existen  otros  lazos  más  poderosos,  creedme,  hay  muchos  tipos  de  vínculos...  En  realidad,  solo  os  pertenecerán   aquellos  a  quienes  sepáis  amar,  ya  sean  niños,  hombres  o  mujeres.  En  apariencia, los lazos carnales son los más poderosos, pero ocurre muy a menudo  en  la  realidad  que  los  miembros  de  una  misma  familia  no  son  afines  entre  sí,  porque  en  realidad  ellos  pertenecen  a  distintas  familias  espirituales.  Así  por  ejemplo, hay quienes nacen en una familia de campesinos, pero espiritualmente  forman parte de una familia de reyes. Y también puede suceder lo contrario, que  alguien  haya  nacido  en  una  familia  real,  pero  en  cambio  a  nivel  espiritual,  sea  miembro de una familia de miserables vagabundos.         Veamos  ahora  ¿cómo  actuará  en  caso  de  necesidad  aquel  que  ama  a  su  propia  familia?    Puede  ser  que  tenga  el  coraje  suficiente  para  abandonarla,  durante un tiempo, para ir al extranjero y ganar dinero, mientras que otro, que  no tiene el mismo amor, no tendrá el valor de partir. Aquí, ya veis, en apariencia  el  primero  ha  abandonado  a  los  suyos,  aunque  en  realidad  lo  ha  hecho  queriendo ayudarles; él podrá así reunir el dinero necesario en el extranjero para  luego  regresar  y  hacerlos  felices  a  todos;  entre  tanto,  aquel  que  no  ha  querido  separarse  de  la  familia,  lo  que  ha  logrado  es  sumirla  en  la  miseria  y  de  paso,  hundirse él también. Si  analizamos este caso, veremos que el verdadero padre, o  la verdadera madre, es capaz de abandonar a su familia para ir a buscar trabajo  a otro país, es decir, al plano celestial, donde podrá amasar grandes riquezas de  modo  que,  al  volver,  todos  estarán  en  la  opulencia.  Pero  aquellos  que  no  comprenden nada se obstinarán en permanecer al lado de los suyos y, ¿Qué van  a poder aportarles? Nada que valga la pena, algunas migajas, algunas cortezas  de  pan  mohoso.  El  verdadero  padre,  la  verdadera  madre  irán  al  "extranjero",  ¿Por cuanto tiempo? Depende, puede ser media hora, una hora... Puede ser un  día  entero  o  tres  meses,  el  hecho  es  que  al  regresar,  van  a  venir  colmados  de  riquezas. Así, ya lo veis, mis argumentos son muy sólidos y resisten incluso todo  el  peso  de  vuestra  lógica.  Ahora  bien,  si  hay  madres  que  no  están  de  acuerdo,  decidles que pueden venir a hablar conmigo, yo les diré: "Vosotras creéis amar a  vuestros hijos, pero  analicemos por un momento  si en realidad les amáis; Si es  así,  vosotras  iréis  allí,  al  "extranjero",al  menos  durante  diez  minutos  o  media 
  106

hora  y  veréis  cuanta  abundancia  se  vuelca  sobre  ellos"  Sí,  bien  puede  ser  que  aquí  en  Bonfin  estemos  como  en  un  país  extranjero,  adonde  podéis  venir  para  ganar  en  conocimientos  y  experiencias  luminosas  que  luego  podréis  aportar  a  vuestras familias.         El único amor verdadero es el de aquel que intenta llevar a los demás hacia el  Señor,  Cualquier  otra  clase  de  amor  no  es  más  que  un  interés,  un  afecto  calculado. A menudo, las gentes se acercan a los demás, son amables con ellos,  les  hacen  regalos,  pero  todo  esto  responde  a  un  interés  para  obtener  su  protección.  Incluso  si  no  regalan  nada,  suele  haber  una  actitud  calculadora  detrás.  Es  muy  raro  que  los  seres  humanos  actúen  desinteresadamente.  Los  dones y regalos son calculados y siempre hay algún interés de por medio. Hasta  el  amor  a  los  grandes  Maestros  suele  ser  interesado.  Los  Iniciados  también  quieren  obtener  favores,  por  supuesto,  ellos  quieren  ganarse  el  amor  y  la  protección del Señor. Sí, pero en este caso no se trata de intereses terrenales; los  Iniciados buscan la Gloria de Dios y esto es lo único que está permitido buscar:  ellos aspiran a ser como el Señor, creadores y luminosos como El.                        Por  lo  que  a  mi  respecta,  no  podría  afirmar  que  mi  amor  es  totalmente  desinteresado, pero sí puedo decir que hay en él un reemplazo, un cambio en el  objeto de este amor. Interesa amar al Señor, puesto que si lo hacemos vamos a  ganar la vida eterna, la luz, la libertad, todas ellas son adquisiciones divinas. Así  que  ya  veis,  al  mismo  tiempo  hay  que  estar  interesados  y  hay  que  estar  en  contra  de  muchos  intereses.  Se  trata  de  superar  el  interés    inferior,  para  sustituirlo  por  un  interés  más  elevado.  Si  sólo  pensáis  en  satisfacer  vuestros  apetitos,  vuestros  instintos,  vuestra  personalidad,  seguro  que  respondéis  a  un  interés  inferior.  Pero  si  comenzáis  a  tener  otras  necesidades  que  satisfacer:  la  necesidad  de luz, de  vida eterna, de Dios, habrá entonces un interés superior  y  allí  reside  todo!  Siempre  tiene  que  haber  algún  interés.  Si  se  dice  que  alguno  actúa  en  forma  desinteresada,  esto  es  sólo  una  forma  de  hablar.  En  realidad,  habría que cambiar los términos y hablar no de un desinterés, sino de una clase  superior y más elevada de intereses.   
  107

     Bien,  queridos  hermanos  y  hermanas,  si  aún  quedan  preguntas  por  resolver  no os preocupéis, ya llegará el momento de las respuestas. Aquí vosotros estáis  como en una escuela, cada día hay una lección, un programa para llevar a cabo.  Es preciso estudiar con atención y pensar que todos los demás problemas que os  preocupan  serán  aclarados  a  su  debido  tiempo.  No  os  impacientéis;  por  hoy,  basta con que os ocupéis con esta cuestión del amor: Cómo teneis que amar a  vuestros hijos, a vuestras familias. Esto es todo.                                                    Bonfin, Agosto 10 de 1963            

 

108

LO VACÍO Y LO LLENO POROS Y PENIA
Bonfin Septiembre de 1963 

   

   Conferencia  improvisada                                                                                                                           Existe una ley que hay que respetar si se quiere actuar con inteligencia y  con eficacia en la vida. Esta ley es la de polaridad, basada en la existencia de dos  polos, masculino y femenino, emisor y receptor, positivo y negativo.       Seguramente  conoceréis  la  vieja  usanza  por  la  cual,  cuando  se  iba  a  visitar  a  un  príncipe,  un  rey,  un  sabio,  se  les  llevaba  una  ofrenda,  un  presente,  animales,  frutos,  objetos  de  arte.  En  la  India,  cuando  vais  a  visitar  un  guru,  debéis  llevarle  fruta,  al  menos  una  naranja  o  un  mango;  nunca  hay  que  llegar  ante  ellos  con  las  manos  vacías.  Esto  tiene  relación  con  la  historia  de  los  tres  Reyes magos que vinieron para ofrecer al niño Jesús el oro, el incienso y la mirra;  en  su  calidad  de  reyes  y  sabios,  ellos  conocían  esta  ley  y  por  eso  traían  sus  manos llenas de ofrendas.    

   Aquel  que  se  mueve,  que  se  muestra  activo,  representa  el  principio  masculino,  mientras  que  aquel  que  permanece  inmóvil  esperando  lo  que  ha  de  venir  hacia  él,  como  por  ejemplo  Jesús  en  la  cruz  o  un  rey  sobre  su  trono,  representa el principio femenino. Ahora bien, para poder ofrecer un regalo, hay  que  estar  pleno.  El  principio  masculino  simboliza  de  este  modo  la  plenitud  y  el  principio  femenino  la  vacuidad,  que  el  primero  deberá  llenar  y  colmar  con  sus  dones. He aquí el significado de esta tradición que data de miles de años y es el  resultado del conocimiento de las leyes que gobiernan la vida.                                                          
  109

      Platón  nos  habla  del  tema  en  uno  de  sus  diálogos,  "El  Banquete".  Allí,  Sócrates cuenta que en la fiesta de bodas de Afrodita había un hombre muy rico  llamado  Poros  (Recurso),  mientras  que  una  pobre  mujer  llamada  Penia  (Indigencia) mendigaba a la puerta. Y sucedió que al caer la noche, Poros y Penia  se encontraron en el jardín, se amaron y de su amor nació un hijo que no es otro  que Eros. El amor es así un resultado, un fruto de la unión de los dos principios:  la  plenitud  (o  la  riqueza)  y  el  vacío  (o  la  pobreza).  Siempre  es  lo  pleno  quien  decide  aportar  su  riqueza  a  lo  vacío.  Lo  vacío  es  semejante  a  un  abismo,  un  hueco, algo que espera ser colmado y debe ser lo pleno quien toma la iniciativa y  se mueve hacia lo vacío para darle lo que este anhela.                                                                             Supongamos entonces que debéis ir a visitar a alguien: puesto que en ese  momento  estáis  haciendo  la  función  propia  del  principio  masculino,  os  corresponde  a  vosotros  la  plenitud:  las  manos  llenas  de  flores,  de  frutos,  de  regalos,  o  bien  vuestra  alma  colmada  de  buenos  pensamientos,  de  buenos  sentimientos,  es  igual,  lo  importante  es  no  llegar  vacíos.  De  hecho,  el  principio  femenino  nunca  va  a  sentirse  feliz  y  encantado  con  los  seres  vacíos,  es  decir,  inertes, desnudos, miserables. La mujer (que representa la materia), sólo estará  maravillada  ante  aquellos  que  poseen  la  riqueza,  la  plenitud,  la  fuerza.  Imaginaos un hombre que va por la calle y que, al cruzarse con una mujer la mira  con unos ojos adormecidos, opacos; ¿Creéis que ella puede sentirse maravillada  o atraída hacia él? Oh, con las mujeres todo es posible, las hay tan extrañas que  alguna  de  ellas  podría  sentir  una  atracción  irresistible  hacia  un  hombre  así,  a  causa de su mirada "lunar", pero lo cierto es que la mayoría de las mujeres van a  preferir un hombre que les fulmine con una mirada plena de pasión, que les haga  pensar  "esto  es  un  hombre!",  con  lo  cual  se  están  refiriendo  en  realidad  a  su  riqueza,  su  poder,  su  plenitud,  su  actividad  y  dinamismo.  ¿No  es  así  como  suceden estas cosas?  Sí, y esto es el libro de la vida, pero es preciso aprender a  leerlo.                                                                                     Si cuando vais a ver a vuestros amigos lleváis siempre las manos vacías en un  sentido real o simbólico, ellos terminarán por retiraros la amistad y dirán: "Pero,  ¿qué se habrá creído este? Cuando viene, llega con las manos vacías y además  me  deja  vacío  a  mí  también",  y  poco  a  poco  empezarán  a  desconfiar,  a  tomar 
  110

precauciones, hasta el día en que os van a cerrar definitivamente la puerta de su  corazón y de su alma. Es así como las gentes estúpidas pierden a sus amigos, por  querer  aprovecharse  siempre  de  ellos.  Así  pues,  nunca  deberéis  ir  a  buscarlos  cuando  os  sintáis  verdaderamente  vacíos,  si  no  estáis  en  condiciones  de  aportarles  por  lo  menos  una  mirada  o  una  sonrisa  amables,  unas  palabras  de  aliento,  que  van  a  constituir  para  ellos  regalos  preciosos,  vivientes.  Si  comprendéis  bien  el  sentido  profundo  de  esta  tradición  de  portar  ofrendas  y  presentes, vais a mejorar notablemente desde ahora vuestra forma de actuar.       Pero vayamos un poco más lejos. Cuando vais camino de una fuente o un  manantial  con  un  recipiente  en  la  mano,  ¿qué  papel  desempeñáis?  Está  claro  que  hacéis  la  función  propia  del  principio  masculino,  os  desplazáis,  os  movéis,  mientras que la fuente os espera inmóvil. Pero una vez que hayáis llegado a ella,  si no efectuáis un cambio de polaridad no podréis llenar vuestro recipiente. Así,  por  un  determinado  lapso  de  tiempo  debéis  identificaros  con  el  principio  femenino, volveros receptivos para poder llenar aquella vasija. De esta forma, la  fuente que es femenina por su inmovilidad, es en cambio masculina por el agua  que  fluye  de  ella,  y  vosotros,  que  sois  masculinos  porque  os  habéis  desplazado  hasta allí, en el acto de recoger el agua con la vasija estaréis desempeñando la  función propia del principio femenino. El agua fluye, la vasija se llena y vosotros  os iréis satisfechos. Bien, ahora diréis: "Pero esto es algo evidente, es demasiado  simple!" Sí, ciertamente, pero esperad a ver la conclusión que podemos extraer  de este ejemplo.         Cuando vayáis hacia Dios, ¿cómo vais a presentaros ante El? Dios está allí, en  Su  sitio,  El  os  espera,  El  representa  en  este  caso  el  principio  femenino.  Por  vuestra  parte,  teneis  que  elevaros  hacia  El,  teneis  que  moveros  para  ir  hasta  donde El habita; en esto, representáis el principio masculino. Es entonces cuando  debéis  ir  plenos  de  ofrendas  y  depositarlas  ante  El,  ofrecerle  todo  vuestro  corazón,  toda  vuestra  alma  diciendo:  "Señor,  yo  te  doy  todo..."  Después  de  realizar esta entrega absoluta, estaréis vacíos y cambiareis de polaridad hacia el  principio femenino. Entonces el Señor, que es una verdadera Fuente de agua viva  y sempiterna, colmará vuestra alma y vuestro corazón, os sentiréis ricos, plenos,  esclarecidos,  pletóricos  de  energía  y  de  poderes.  He  aquí  cómo  se  realiza  la 
  111

polarización.  En  un  comienzo  debéis  mostraros  muy  activos,  dinámicos,  emprendedores, todo lo cual implica pensar, concentrarse, meditar. Pero cuando  hayáis  alcanzado  vuestro  objetivo  ‐como  el  ave  que  remonta  el  vuelo  con  esfuerzo y, al llegar a la altura deseada extiende sus alas y comienza a planear  suavemente,  casi  inmóvil‐,  tendréis  que  dejar  de  ser  activos  y,  sin  hacer  nada,  gozar  de  la  paz,  la  luz,  el  silencio...  En  esos  momentos  sentiréis  que  os  estáis  llenando de fuerzas, de bendiciones, estaréis colmados.                                                                      

   Actividad y pasividad, he aquí dos estados en los que he podido verificar  las diferentes posibilidades. Es preciso aprender a utilizarlos por igual. Aquel que  sólo  conoce  la  actividad  va  a  estar  siempre  tenso,  crispado,  sin    tener  jamás  acceso  a  ese  otro  estado  de  apaciguamiento,  descarga  y  eufórica  serenidad,  como  la  sensación  de  estar  planeando  sobre  un  mundo  nuevo...  Pero  no  se  puede llegar aquí sin haber pasado por el primer estado, agitando y removiendo  las  corrientes  energéticas.  Y  si  me  dijerais:  "Oh,  pero  esto  no  vale  la  pena,  yo  prefiero quedarme siempre en el estado receptivo",  Pues bien, os diría que sois  entonces  como  aquellos  médium  exageradamente  sensibles  y  vulnerables  que  corren graves riesgos porque no han desarrollado en ellos el principio masculino  para  aprender  a  defenderse,  a  orientarse  conscientemente  y  conocer  el  mundo  invisible, de forma que están expuestos tontamente al peligro y se convierten en  víctimas de las fuerzas desordenadas y anárquicas de la naturaleza. Para evitar  ser  manipulados  de  esta  manera,  deberéis  manifestaros  ante  todo  como  seres  activos,  enérgicos,  dinámicos  y  luego  sí,  una  vez  que  os  hayáis  armado  de  voluntad  podréis  relajaros  y  permanecer  pasivos,  puesto  que  todas  las  emanaciones  y  las  radiaciones  luminosas,  armoniosas,  que  habéis  generado  antes,  van  a  constituir  una  protección,  impidiendo  que  las  fuerzas  hostiles  penetren  vuestro  ser  para  destruirlo.  Así,  hay  que  aprender  a  ser  al  mismo  tiempo  hombre  y  mujer.  Queridos  hermanos  y  hermanas,  hoy  os  he  trasmitido  un ejercicio muy importante, espero que no lo olvidéis nunca.                                                                  Respecto a lo lleno y lo vacío, aún cabe decir algo más. Debéis saber que cada  uno de nuestros gestos es mágico. Por esta razón, cuando vayáis por la mañana  a  casa  de  alguien,  nunca  le  deis  los  buenos  días  si  lleváis  en  la  mano  un  recipiente vacío de cualquier índole, ya sea una taza, una botella o una cesta del 
  112

pan, porque sin quererlo y sin saberlo, lo que le estáis deseando en realidad es  que tenga un día completamente pobre, vacío, fracasado. Vosotros diréis: "Pero  hoy  en  día  estas  cosas  no  tienen  importancia,  la  gente  no  se  preocupa  ya  por  esto!" Bien, pero si la mayoría de la gente vive en la inconciencia, no veo porqué  tengáis que imitarlos. Dejadlos que hagan lo que quieran. Nosotros estamos aquí  para  aprender  las  leyes  de  la  vida  y  debemos  aprender  a  estar  concientes  por  medio de un acecho y un dominio constantes sobre nosotros mismos. Os lo pido,  grabad esto en vuestra memoria, hace años que lo vengo repitiendo y es como si  nunca  hubiera  hablado  de  ello.  Cuando  vayáis  a  decir  buenos  días  a  vuestros  amigos,  depositad  primero  en  tierra  y  un  poco  apartados  todos  los  recipientes  vacíos que portáis en ese momento. Tomad en cambio algo que esté lleno, o en  todo  caso,  llenaos  de  buenos  pensamientos  y  buenos  sentimientos  en  vuestro  corazón  y  entonces  deseadles  un  buen  día.  Si  aprendéis  a  trabajar  usando  las  fuerzas positivas de la naturaleza, seréis amados, respetados y estimados.                                                    

     En algunos países existen mujeres que practican la hechicería y conocen esta  influencia  mágica  que  tienen  los  recipientes  llenos  o  vacíos,  de  modo  que  se  presentan a propósito con un recipiente vacío en sus manos, en casa de alguien  a  quien  desean  hacer  daño,  justo  en  el  momento  en  que  aquella  persona  va  a  salir.  Esto  es  algo  que  puede  llegar  a  provocar  un  accidente  grave  e  incluso  mortal,  es  algo  que  nunca  debería  hacerse,  ni  siquiera  inconcientemente  y  mucho menos ex profeso, pues el castigo sería terrible.                                                                          Y todavía algo más: Aquel amigo que vais a visitar tiene derecho, si así lo  quiere a vivir rodeado de objetos vacíos, pero vosotros al ir a verle, no debéis ir  vacíos  sino  al  contrario,  llevar  la  intención  de  llenar  todos  sus  recipientes.  Cualquiera que se desplace en dirección a otro, debe ir con plenitud. Alguno dirá:  "Yo nunca estoy vacío, por el contrario, estoy lleno de ira, lleno de rencor, lleno  de remordimientos y voy a compartir todo esto con aquel!" Evidentemente, hay  muchas clases de plenitud... Por supuesto, pero aquí nos estamos refiriendo solo  de  la  plenitud  luminosa  divina...  Porque  también  podríamos  llenarnos  de  estiércol  y  pasearnos  con  una  plenitud,  pero  ésta  olería  mal  por  toda  la  eternidad!!!                                                   Bonfin, Septiembre de 1963 
  113

     Nota  complementaria                                                                            

                                                                                                                                                                             Lo  vacío  busca  lo  pleno  para  sentirse  al  fin  colmado,  en  tanto  que  lo  pleno  busca lo vacío para llenarlo con su plenitud. Uno se pregunta si esto se llegará a  lograr algún día, pues lo vacío parece tan inmenso... Pero, el caso es que lo pleno  también  es  inmenso  y  así  los  dos  principios  se  organizan  los  dos  desde  la  eternidad,  he aquí lo que ha puesto al mundo en movimiento.         En  cuanto  al  alma  humana,  que  es  virgen,  deberá  ser  receptiva,  pasiva,  humilde,  para  atraer  así  al  Espíritu  de  Dios  y  ser  fertilizada  por  El.  Lo  lleno  rechaza lo lleno, pero la humildad implica una carencia que al mismo tiempo es  una riqueza ya que nos permite acercarnos a Dios. Frente a El, es necesario ser  humildes,  para  poder  ser  colmados  por  su  Plenitud.  Mientras  alguien  continúe  estando  inflado,  orgulloso,  lleno  de  vanagloria,  esto  va  a  ser  imposible.  Ahora  bien,  con  los  humanos  la  actitud  será  diferente:  si  queréis  ayudarles,  o  queréis  evitar que os influencien de forma nociva, debéis ir ante ellos con plenitud. Hay  que mostrarse rico, lleno, ante los humanos y pobre, vacío ante Dios. 

                                                                                                                                                                                                                          Bonfin, Julio 23 de 1963                                                                                                  

 

114

UN MAESTRO... UNA AMANTE *
Bonfin Septiembre de 1973 

         Conferencia improvisada         En Occidente, no es muy frecuente encontrarse con personas que tengan un  maestro; en cambio hay muchos hombres que tienen una amante, la cual va a  representar al Maestro, trasformado en mujer, es decir, una Maestra. Cuando  un  hombre  tiene  una  amante,  suele  estar  satisfecho,  vivaracho,  lleno  de  entusiasmo, parecería que todo le va mejor de este modo! Por supuesto, todo  dependerá de cada caso en particular: Si se trata de un hombre soltero, que no  tiene un marimacho a su lado que le esté vigilando y espiando, puede ir bien  ya  que  podrá  sentirse  tranquilo,  sosegado,  relajado...  Pero  si  este  hombre  es  casado,  se  le  verá  más  inquieto,  más  tenso,  más...  Sí,  más  dubitativo  y  profundo!  Y,  ¿Qué  es  lo  que  busca  aprender  al  lado  de  aquel  Maestro  femenino  al  que  reconoce  como  su  amante?    Si  vosotros  le  dijerais  que  es  mejor  tener  un  Maestro,  el  os  responderá:  "Pero,  ¿De  qué  sirve  un  Maestro?  Con  una  amante  al  menos  uno  se  siente  excitado."  (En  Francés  amante  se  dice 
Maîtresse y Maestro, Maître. Hay aquí  un evidente juego de palabras en el idioma francés. N. del T.)   

     Vaya tema este que intentamos abordar hoy! La verdad es que nunca antes lo  habíamos  tratado.  Puede  parecer  un  poco  humorístico,  algo  divertido,  pero  en  realidad es algo muy interesante.         Si  un  hombre  prefiere  tener  una  amante  antes  que  un  Maestro,  es  porque  piensa que va a ser más feliz, que va a tener muchas ventajas en el terreno de las  sensaciones  y  los  placeres.  Como  comprenderéis,  un  Maestro  suele  ser  viejo  y  arrugado, mientras que una amante puede ser mucho más hermosa, más dulce y  apetitosa!  Pero  la cosa no acaba aquí:  Ante todo, un Maestro va a exigiros, a 
  115

forzaros para que os instruyáis, es algo espantoso... Mientras que al lado de su  amante,  el  hombre  ya  cuenta  con  una  buena  instrucción!...  Hay  pues  buenas  razones para preferir a esta última antes que a un Maestro...         Es  curioso  que  en  francés  se  diga  que  un  hombre  tiene  una  "maîtresse"  (amante), mientras que para una mujer se usa directamente la palabra "aman"  (amante). Es algo por lo menos curioso, como seguramente lo habréis pensado  alguna vez. Esto se debe a que la mujer, que suele ser muy inteligente, sabe bien  que su hombre no es su maestro; él está allí para amarla, mientras que ella es la  que domina. Ya lo veis, estas dos palabras nos revelan la forma como los seres  humanos  enfocan,  incluso  inconcientemente,  las  relaciones  entre  hombres  y  mujeres,  y  esto  es  lo  que  me  parece  más  interesante:  comprender  cómo  estas  nociones están registradas en la mente de los humanos.         Si  un  hombre  prefiere  tener  una  amante  antes  que  un  Maestro,  es  porque  coloca  en  primer  lugar  a  los  instintos,  las  sensaciones,  los  deseos;  él  tiene  una  fuerte  necesidad  de  "vivir",  como  suele  decirse,  de  divertirse  y  experimentar  fuertes  sensaciones.  El  piensa  que  esto  le  va  a  traer  la  dicha,  la  expansión,  la  felicidad, pero se engaña puesto que él no ha profundizado suficientemente en  estas nociones, no sabe lo que es la verdadera felicidad. Es verdad que al lado de  un  Maestro,  la  existencia  no  siempre  es  tan  fácil:  Hay  que  aprender,  hay  que  ejercitarse,  hay  que  hacer  sacrificios  y  renuncias,  hay  que  esforzarse  para  desarrollar  la  propia  voluntad,  y  esto  no  le  gusta  a  la  gente,  todos  tienen  apetitos, todos están hambrientos y quieren comer. Ciertamente parece mucho  más agradable satisfacer los propios apetitos que emprender una labor de tipo  espiritual!         Hay quienes se las arreglan para tener a la vez un Maestro que les sirva para  aparentar, gracias a lo cual pueden tener cierta fama como espiritualistas, y una  amante  para  solazarse  y  gozar  de  todos  los  placeres.  Pero  si  se  les  obligara  a  elegir  radicalmente  entre  ambos,  es  evidente  que  preferirán  conservar  a  su  amante y abandonar a su Maestro. Por contraste, los Orientales suelen tener un  gran amor y un alto grado de respeto por su Maestro, hasta el punto de que aun 
  116

siendo  pobres,  enfermos,  desgraciados  o  moribundos,  ellos  se  sienten  reconfortados y encuentran consuelo sólo con pensar en que existe su Maestro,  gracias  a  lo  cual  llegan  a  vencer  toda  clase  de  pruebas.  Sí,  la  sola  idea  de  la  existencia  de  su  Maestro  ya  les  impulsa  a  evolucionar,  a  instruirse  y  hacerse  fuertes.  La  dicha  y  la  felicidad  de  un  hombre  están  en  función  de  sus  pensamientos  y  de  la  perspectiva  que  tenga  sobre  las  cosas.  Pero  los  Occidentales  no  piensan  que  un  Maestro  puede  hacerlos  más  felices,  esto  no  cuenta  para  ellos,  no  es  algo  esencial:  ¿Acaso  un  Maestro  podría  cambiar  el  curso de su existencia, de su destino, de su vida psíquica...?  Esta es una tradición  que  se  ha  perdido  en  Occidente  a  causa  de  una  educación  errónea.  Los  Occidentales  no  suelen  tener  respeto  por  nada  ni  por  nadie,  ni  siquiera  por  los  mayores genios, ni siquiera por el Señor. Parecería que el hecho de no respetar  nada  fuera  en  sí  mismo  una  cualidad,  una  virtud.  El  caso  es  que  mientras  más  corteses  y  educados  seáis,  mientras  más  respetuosos  y  comedidos  os  mostréis,  más se van a burlar de vosotros.         Cuando veo que un hombre se ilusiona con una amante, ya sé de inmediato  donde está situado. ¿Cómo puede haber alguien tan palurdo? ¿Cómo es posible  que  haya  escogido  para  gobernar  su  existencia  a  una  criatura  que  no  es  en  absoluto mejor que él, que no es más sabia ni más honesta que él mismo? Si este  hombre fuera inteligente, sin duda preferiría tener un Maestro... Pero tampoco  quiero verme acusado de fanatismo o estrechez; admitamos que, por lo menos,  cuando  un  hombre  consigue  una  amante  va  a  sentirse  al  comienzo  extraordinariamente  feliz,  como  si  toda  su  vida  se  hubiera  llenado  con  la  presencia de aquella mujer. Pero, ¿Porqué no se produce un fenómeno similar en  su  alma  cuando  encuentra  un  Maestro?...  ¿Porqué  no  se  regocija  con  igual  intensidad por el sólo hecho de haberlo encontrado? De la misma forma que él  tiene  una  amante,  por  lo  menos  en  su  mente  puede  colocar  a  su  Maestro  por  encima de ella, de manera que represente siempre para él algo más importante  que ella!         Por  descontado,  cuando  os  hablo  de  un  Maestro  me  refiero  a  un  instructor  completamente  desinteresado  que  no  busque  explotar,  limitar,  agotar  ni  debilitar  a  sus  discípulos,  sino  por  el  contrario,  liberarles.  De  no  ser  así,  resulta 
  117

mejor  tener  una  amante.  De  hecho,  un  verdadero  Maestro  no  tiene  ningún  interés en explotar  a nadie, puesto que  ya es  inmensamente rico! Así que ante  todo debéis buscar un Maestro auténtico y luego, si todavía sentís la necesidad  de  gastar  vuestra  energía  dando  una  salida  a  ciertas  inspiraciones,  entonces  podéis  buscaros  una  pareja.  Pero  nunca  la  pongáis  por  encima  de  vuestro  Maestro. Si sois inteligentes os daréis cuenta de que la mujer sólo piensa en ella  misma, busca ser adulada, recibir cumplidos y regalos; ella se considera el centro  del universo y es preciso que todo converja hacia ella, de modo que os convierte  en su esclavo. Un hombre inteligente se dará cuenta de que con el Maestro va a  ocurrir precisamente lo contrario, tendrá ocasión de liberarse, de progresar, de  fortalecerse, por lo cual no dudará en colocarlo por encima de su amante.         Por  su  parte,  si  es  la  mujer  quien  tiene  un  amante,  va  a  planteársele  un  problema  muy  semejante.  Si  no  hay  lugar  en  su  mente  y  en  su  alma  para  un  protector, para un ser que pueda ponerla en contacto con el Cielo y con la luz,  esto  va  a  generar  un  sufrimiento  para  ella.  Es  en  la  luz  y  no  en  la  oscuridad  donde  pueden  encontrarse  las  cosas  magníficas,  pero...  ¿Cuantos  son  los  que  buscan  la  luz?  Supongamos  que  estáis  en  la  oscuridad  y  os  topáis  con  un  saco  que contiene animales muy diversos, palomas, escorpiones, serpientes, ratones,  avispas...  Sin  poder  ver  nada,  metéis  la  mano  en  aquel  saco  pensando:  "  Ya  veremos  qué  nos  depara  el  azar!"    Y  bien,  el  azar  puede  escoger  un  escorpión  que os picará. Es muy difícil esclarecer a la gente: Cada uno necesita pasar estas  experiencias,  sufrir  y  romperse  la  cabeza  antes  de  comprender,  y  no  podemos  impedírselo. ¿Os parece que estoy exagerando? Pues no, incluso esto que os digo  es suave comparado con la verdad; estoy al tanto de lo que sucede en el mundo.  Cuántas personas acuden a mí para revelarme entre sollozos que no saben qué  hacer  o  qué  camino  tomar!  ¿Por  qué  se  han  empecinado  tontamente  en  no  querer buscar o reconocer aquel Maestro que podría guiarles y esclarecerles del  todo?          Os he venido hablando acerca de la felicidad que puede significar la sola idea  de  contar  con  un  Maestro.  En  realidad,  esto  es  algo  que  debe  consolidarse  primero  en  el  plano  psíquico,  mental.  Un  día  me  encontré  con  un  joven  que  sentía  una  inmensa  alegría:  estaba  inspirado,  sentía  la  necesidad  de  crear, 
  118

escribir,  pintar...  Le  pregunté  cual  era  la  razón  de  sentirse  tan  feliz  y  me  respondió: " Estoy dichoso porque he conocido a una muchacha... Ella vive muy  lejos de aquí, por eso no puedo verla, pero desde el día en que la conocí, ella vive  en mi  alma y en mi corazón, es como si viviera junto a ella, siento que ella me  acerca a la belleza, a la poesía..."  Pues bien, interiormente este joven ya era un  discípulo,  en  el  sentido  de  que  le  bastaba  una  idea,  una  imagen,  un  pensamiento;  no  necesitaba  ir  a  abrazar  a  aquella  chica  para  ser  feliz.  En  realidad,  la  idea  que  un  ser  humano  se  forja  de  una  cosa,  es  a  menudo  más  importante que la cosa misma. Casi siempre la idea que os hacéis de alguien es  más  eficaz  y  más  poderosa  para  el  desarrollo  de  vuestra  vida  que  la  persona  misma. Puede ser que esto os parezca un poco difícil de comprender, pero yo sé  que es verdad: nuestras ideas y opiniones acerca de los seres y las cosas juegan  un  papel  sumamente  importante  en  nuestra  vida,  incluso  sin  que  seamos  concientes de ello, sea que nos demos cuenta o no, esto es así.           Si  necesitáis  absolutamente  tener  un  amante  o  una  amante,  porque  estáis  ansiosos  de  afecto,  de  caricias,  de  ternura,  pues  tenedlos,  pero  un  Maestro  también os será útil para aprender a llevar vuestra relación con aquella persona  sin peligros, sin riesgo de sucumbir. Un Maestro puede enseñaros cómo amar de  forma  que  no  os  mintáis  terminéis  desgraciados  y  no  estéis  alimentando  al  Infierno  con  este  amor.  Si  el  Infierno  es  algo  tan  poderoso,  es  precisamente  a  causa  de  que  los  humanos  que  ignoran  las  verdades  iniciáticas  lo  están  reforzando  noche  y  día,  nutriéndolo  con  sus  emanaciones  sensuales.  Ellos  no  saben  adonde  dirigir  estas  energías,  no  saben  canalizarlas  ni  espiritualizarlas,  por  lo  cual  el  Infierno  se  aprovecha  de  ellas  para  continuar  reinando  sobre  la  tierra y causando desgracias de toda índole. Sí, las peores calamidades nacen del  amor mal entendido y mal vivido.            Son los enamorados quienes, con sus excesos de sensualidad, se encargan de  alimentar a todas las entidades bajas, a los elementales y larvas que devoran y  desgarran a la humanidad. El amor espiritual en cambio va a desterrar a estas  entidades  nocivas,    para  ir  a  nutrir  a  los  ángeles  y  los  arcángeles  que  trabajan  para  salvar  a  la  humanidad.  En  cuanto  a  aquellos  lugares  nocturnos,  cabarets,  discotecas, etc., destinados a actividades degradantes, no podéis imaginaros la 
  119

cantidad de entidades oscuras que hay allí, no solamente larvas sino también las  almas  inferiores  de  los  seres  humanos  que  han  ido  allí  para  tomar  estas  energías. Sí, hay también humanos que no pudieron saciar su propia voracidad  durante  su  vida  y  ahora  deambulan  por  aquellos  sitios,  alimentándose  de  las  más vulgares emanaciones de aquellos que acuden allí para desahogar sus bajos  instintos.         Es lamentable que sólo después de haber caído y de haber perdido todo, sea  cuando  algunos  deciden  consagrarse  al  Cielo.  Evidentemente,  el  mundo  divino  no  necesita  inválidos;  lo  que  le  hace  falta  son  seres  jóvenes,  fuertes,  capaces.  Pero  los  jóvenes  sólo  piensan  en  obtener  placer;  ellos  dicen:  "Ahora  que  soy  joven debo aprovechar, quiero vivir mi vida."  Es pues inútil tratar de orientarlos  hacia  una  labor  divina.  Sólo  más  adelante,  cuando  ya  lo  han  gastado  y  derrochado todo, cuando ya están llenos de achaques, roídos por el reumatismo  o  paralizados,  entonces  se  deciden  a  venir  diciendo:  "Señor,  ¿me  necesitas?  ahora quiero servirte..." Pero ya no tienen nada, ni salud, ni fuerzas, ni dientes,  ni  pelo,  y  es  ahora  cuando  exclaman:  "Señor,  qué  quieres  Tú  de  mí?    Pobres  ilusos!  ¿Qué queréis que haga el Señor con ellos?         Con  toda  sinceridad,  queridos  hermanos  y  hermanas,  esta  es  una  cuestión  muy importante. Si os analizáis a fondo veréis que la mayoría de vosotros optáis  por vivir primero vuestra vida y pensais: "Más tarde, si es que me queda tiempo,  ya  le  serviré  al  Señor  y  le  ayudaré  a  realizar  Sus  proyectos...  Pero  entre  tanto  sigamos disfrutando de la vida!"       Si os contara la alegría y el amor que he llegado a sentir en la época en que  encontré  a  mi  Maestro,  no  me  creeríais.  Y  es  algo  que  hoy  todavía  perdura.  Vosotros  me  diréis:  "Pero  ¿Cómo  es  que  un  Maestro  como  Vd.  ha  tenido  necesidad  de  otro  Maestro?    Pues  así  ha  sido,  e  incluso  si  yo  llegase  a  ser  el  mayor  de  todos,  siempre  sentiría  el  mismo  gran  respeto,  la  misma  estima  y  el  mismo amor hacia todos los Maestros. Cuando encontré a mi  Maestro, tuve la  impresión  de  que  en  mi  mente  y  en  mi  corazón  estaban  contenidos  todos  los  tesoros  del  universo.  Me  sentí  rico,  fabulosamente  rico...  Pensaba:  "Con  un  Maestro como este, llegaré a poseer el mundo entero!"  Y es probable que esto  se haya cumplido no de un modo material, por supuesto, ya veis que mi bolsillo 
  120

no es suficientemente grande como para guardar allí toda la tierra. Y sobretodo,  porque no es la tierra misma lo que quiero, sino las almas de todos los seres que  la habitan.       Sí,  me  gustaría  ver  que  algún  día  todos  estos  seres  y  yo  llegáramos  a  comprendernos, ya que podría darles unas riquezas que son aún insospechadas.  Este  es  pues  mi  deseo.  No  se  trata  de  poseer  la  tierra,  es  algo  que  nunca  he  deseado,  aunque  son  legión  los  que  anhelan  conquistarla,  es  inútil  pretender  contarlos,  pero  nunca  lograrán  su  cometido  ya  que  la  tierra  pertenece  sólo  a  Dios.  Es  por  esto  que  me  inclino  por  otros  deseos  y  otras  ambiciones.  Uno  de  ellos es entrar en contacto con mis hermanos y hermanas de todo el mundo, a  fin  de  hacerles  llegar  el  mensaje  que  me  han  dado  para  ellos  desde  lo  Alto,  mostrándoles lo que les espera en el  futuro, cual  es su porvenir  y a  lo que han  sido  predestinados.  Si  los  humanos  conocieran  cual  es  su  verdadero  fin,  seguramente  actuarían  de  otro  modo,  dejando  de  lado  tantas  actividades  y  preocupaciones que son del todo inútiles y hasta nocivas para ellos. Mi labor no  es otra que mostrarles donde está ese fin y cual es su verdadero objetivo. Esto es  lo único que sé a ciencia cierta: Dónde se encuentra su meta, su objetivo final. En  otros  terrenos  soy  francamente  incapaz,  pero  cuando  se  trata  de  mostrar  este  objetivo a los humanos, nadie resulta ser más capaz que yo.       Ahora, reflexionad sobre lo que puede representar un Maestro en vuestra vida  interna;  no  me  refiero  al  aspecto  externo  de  la  vida  sino  al  interno.  Aún  desconocéis cuán trasformador puede llegar a ser un Maestro para la mente de  un  discípulo  que  cree  en  él,  incluso  si  este  Maestro  no  es  en  sí  mismo  tan  poderoso. Cuando estuve en la India llegó a mis oídos una anécdota que, aunque  sin duda envuelve una leyenda no por ello deja de ser muy significativa: Había un  Maestro  que  tenía  muchos  discípulos  y  entre  estos  uno  que  le  amaba  de  tal  manera  que  no  hacía  otra  cosa  que  repetir  incesantemente  el  nombre  del  Maestro, como si se tratara de un conjuro mágico. Un día, llevado por esta fe y  este  amor,  empezó  a  caminar  por  encima  de  las  aguas.  Los  otros  discípulos  corrieron a contar el prodigio a su Maestro quien, asombrado, llamó a su lado al  discípulo  en  cuestión  diciéndole:  "Me  he  enterado  de  que  te  ocurren  cosas  extraordinarias, como andar sobre las aguas: ¿Cómo lo haces?"  "Oh, Maestro,  le respondió el discípulo, lo único que hago es pronunciar tu nombre con amor."   El  Maestro  pensó  para  sí  que  él  podría  hacer  otro  tanto;  fue  a  la  orilla  del  río,  empezó  a  entrar  en  el  agua  diciendo  su  propio  nombre,  y  se  hundió  en  ella 
  121

ahogándose. No había logrado pues el mismo grado de amor. Pero si él hubiera  tenido  por  encima  de  él  a  otro  Maestro  y  hubiera  sentido  por  este  la  misma  devoción,  la  misma  confianza  y  afecto  que  sentía  su  propio  discípulo  hacia  él,  seguramente hubiera llegado a caminar sobre las aguas como lo hizo aquel.       Así pues, queridos hermanos y hermanas, aunque hayáis llegado a convertiros  en  catedráticos,  ministros,  sacerdotes,  reyes  o  Maestros,  no  debéis  deteneros  allí. Siempre debéis procurar amar y servir a un ser superior a vosotros, a fin de  que, gracias a él, seáis capaces de hacer prodigios y obrar el bien. De no ser así,  os  ahogareis  y  serán  vuestros  discípulos  quienes  logren  cosas  maravillosas.  Es  verdad  que  aquel  Maestro  de  la  leyenda  no  conocía  muy  bien  las  verdaderas  leyes espirituales. Por mi parte, sigo amando y admirando con todo mi corazón a  todos  los  Maestros  de  la  humanidad.  Incluso  si  les  sobrepasara,  seguiría  haciéndolo, pues soy conciente de que esta admiración es la que me proporciona  todo, no son los Maestros en sí mismos. Puede que ellos ni siquiera sepan de mi  existencia y no me hayan dado nada, pero en cambio, mi amor y mi respeto por  ellos  me  lo  da  todo,  y  hasta  sería  posible  que  un  día  camine  sobre  las  aguas  gracias a este respeto y a este amor.       Y  bien,  para  demostraros  que  soy  más  justo  y  amplio  de  lo  que  pensais,  añadiré  lo  siguiente:  Puede  ocurrir  que  un  hombre  tenga  una  amante  de  una  espiritualidad,  una  pureza  y  una  inteligencia  excepcionales,  de  forma  que  ella  llegue a hacer de él un escritor, un artista, un héroe... En tal caso, sin duda no  hay nada malo en tenerla. Lo que hay que evitar es estar repitiendo siempre los  mismos errores sin  aprender nada... eso no!  Podéis tener una amante, siempre  que  ella  sea  una  persona  desinteresada  y  que  en  vez  de  exprimiros  y  agotaros  hasta  la  médula,  se  convierta  en  una  fuente  de  inspiración  que  haga  surgir  de  vosotros  lo  más  noble  y  genial  que  lleváis  dentro.  Por  su  parte,  también  una  mujer podrá tener un amante, a condición de que este la moldee, la gobierne y la  oriente  hacia  Dios.  En  ese  caso,  ¿Porqué  no?    Tened  pues  amantes,  siempre  y  cuando os ayuden a elevaros hasta el Señor.       Un Maestro nunca va a reteneros a su lado, sino que os proyectará hacia Dios.  Si  vosotros  decidís  quedaros  cerca  de  él,  esperándolo  todo  de  este  Maestro,  os  dirá: No, no debéis contar conmigo hasta ese extremo. No puedo daros todo, no  puedo colmaros: esto es algo que corresponde sólo a Dios." Ahora bien, si no se  trata  de  un  verdadero  Maestro,  actuará  de  otra  forma.  Pero  un  auténtico  Maestro  siempre  os  dirá:  "Yo  no  soy  más  que  una  cabina  telefónica  que  os 
  122

permite comunicaros con el Señor, con las jerarquías celestiales y con otros seres  evolucionados sobre la tierra..." Por eso es indispensable que sepáis hacia donde  o  hacia  quien  os  dirige  aquel  ser  que  habéis  elegido  como  objeto  de  vuestro  amor. Aquí reside todo; lo fundamental es saber hacia qué punto converge toda  vuestra vida. Pero lo cierto es que los humanos no se detienen a pensar en estas  cosas cuando se enamoran de cualquiera y se encadenan a él; por lo general, son  incapaces  de  juzgar  acerca  de  la  naturaleza  de  este  otro  ser  y  se  limitan  a  seguirlo ciegamente, sin saber a ciencia cierta donde van a ir a parar en el curso  de algunos años.       Pero lo anterior no significa que vosotros, los maridos, tengáis que abandonar  a  vuestras  mujeres,  ni  las  mujeres  a  sus  maridos,  con  el  pretexto  de  que  haya  que centrar todo vuestro afecto exclusivamente en un Maestro. No es esto lo que  he  querido  decir,  en  absoluto.  Tened  lo  que  queráis:  maridos,  mujeres,  hijos,  obreros,  fábricas,  armarios,  canapés...  pero  mirad  de  tener  un  Maestro  por  encima de todos los demás afectos y posesiones.                                                  Bonfin, Septiembre de 1963             

 

123

COMO AMPLIAR EL CONCEPTO DEL MATRIMONIO II
Sèvres a 31 de Diciembre de 1963 

Por la mañana         Conferencia  improvisada         Nunca  he  reprochado  a  nadie  por  buscar  la  riqueza.  Lo  encuentro  perfectamente  normal  y  apruebo  este  deseo.  Querer  la  riqueza  es  algo  inteligente y justo. Yo también la busco,  así que en este punto nos entendemos:  vosotros  perseguís  la  riqueza,  yo  también.  Lo  único  que  me  pregunto  es  si  estaréis verdaderamente satisfechos cuando la hayáis encontrado. Mientras no  busquéis  la  otra  riqueza,  aquella  a  la  que  se  refirió  el  Cristo  cuando  dijo:  "Amasad  tesoros...",  no  vais  a  poseer  gran  cosa.  El  Señor  fue  quien  dio  a  los  humanos este instinto de amasar tesoros. Pero en lugar de buscarlos en lo alto,  ellos se dedican a buscarlos en lo bajo; He aquí la diferencia.         En  cuanto  a  vosotros,  queridos  hermanos  y  hermanas,  si  buscáis  la  riqueza  dentro  de  vosotros  mismos  (que  viene  a  ser  lo  mismo  que  buscarla  en  lo  alto),  cuando la encontréis vais a sentiros completamente satisfechos, dichosos, ricos y  libres.  Por  lo  que  respecta  a  los  demás,  esto  ya  no  es  tan  seguro.  Así  que  es  preciso  decir  a  los  humanos:  Está  bien  que  deseéis  la  riqueza,  esto  es  maravilloso,  pero  deberíais  intentar  subir  un  poco el  nivel  de  vuestro  deseo.  Lo  mismo  va  a  ocurrir  con  el  amor  sexual...  ¿Quien  ha  dado  a  los  humanos  esta  tendencia  a  buscar  una  mujer  o  un  hombre?  Ha  sido  también  el  Señor.  Lamentablemente,  se  les  busca  sólo  en  el  plano  físico,  por  lo  cual  incluso  al  encontrarlos no se es feliz.   
  124

      Todos  los  seres  humanos  quieren  encontrar  el  amor  y  esto  es  normal,  es  legítimo, pero lo que tienen que pensar, es si basta con buscarlo solamente en un  nivel,  o  si  deben  intentar  ir  un  poco  más  alto.  Si  planteáis  la  cuestión  de  esta  forma vais a resolver por adelantado muchos problemas y os evitareis multitud  de  tristezas  y  decepciones.  No  hay  nada  malo  en  buscar  el  amor  en  el  plano  físico,  siempre  y  cuando  este  sea  sólo  un  punto  de  partida  para  encontrar  el  verdadero amor más arriba, en planos cada vez más elevados. Ya se que todos  andáis buscando vuestra alma gemela, todo el mundo lo hace, excepto yo. ¿Por  qué?  Porque ya la he encontrado. Ya veo que vais a preguntarme quien es y si se  encuentra  entre  las  presentes...  Pues  no,  no  es  eso  exactamente.  Mi  alma  gemela está en todas las mujeres de la tierra. Con una sola mujer uno se rompe  la cabeza, pero en cambio con todas ellas uno se salva. De este modo, todas las  mujeres de la tierra constituyen mi alma gemela. Tal es mi forma de enfocar esta  cuestión. En lo alto, todas las mujeres vienen a ser una sola. Allí no hay más que  un sólo hombre y una sola mujer, Adán Kadmón y su compañera, que se reflejan  luego  aquí  en  la  tierra  en  una  multitud  de  formas  humanas  masculinas  y  femeninas.  Pero  en  realidad,  sólo  existe  una  mujer  y  esta  es  precisamente  mi  alma  gemela.  Así  que  si  alguna  se  pregunta  "¿Entonces  yo  también  estoy  incluida  allí  junto  con  todas?"  Por  supuesto,  todas  forman  parte  de  mi  alma  gemela.         Aquel que crea haber hallado su alma gemela, en realidad sólo ha encontrado  un reflejo de aquella que está en lo alto; no es ella, es solamente un aspecto que  se manifiesta a través de una mujer o un hombre concretos. Una prueba de ello  es el hecho de que cada mujer aquí en la tierra refleja sólo una parte de la gran  belleza  de  la  Mujer  cósmica,  un  rasgo,  uno  de  sus  matices:  puede  ser  por  ejemplo  la  piel,  los  cabellos,  los  ojos...  Toda  esta  belleza  que  vemos  así  distribuida  entre  todas  las  mujeres  es  la  belleza  de  la  única  Mujer,  la  Madre  Divina  que  tiene  todas  las  perfecciones  y  condensa  todos  los  esplendores.  Por  eso,  si  deseáis  acceder  a  la  perfecta  belleza  tendréis  que  remontaros  hasta  la  Madre  Divina,  pues  sólo  en  Ella  se  resumen  todas  las  maravillas,  todas  las  virtudes. Por su parte, todos los hombres de la tierra están reflejando cada uno  un  aspecto,  una  parte  de  la  fuerza  y  la  belleza  del  Padre  Celestial,  en  mayor  o  menor medida según el caso. Por ello, si se ama solamente a un hombre o a una 

 

125

mujer, nunca se llegará a estar satisfecho ni colmado, puesto que toda la belleza  no puede estar incluida en él o en ella.         Pero esto que os estoy diciendo no debe llevaros a despreciar a los humanos  para amar solamente al Padre Celestial o a la Madre Divina. En una familia, por  ejemplo,  el  padre  constituye  un  símbolo  del  Padre  Celestial  y  por  ello  hay  que  amarle  y  considerarle  como  un  medio  para  llegar  hasta  El.  Y  si  teneis  un  instructor,  un  Maestro,  él  también  será  como  un  representante  del  Padre  Celestial;  al  seguirlo  podréis  acceder  más  fácilmente  a  la  Divinidad.  Pero  no  os  hagáis ilusiones: Puede ayudaros a ir hacia el Padre Celestial, pero él mismo no  es  el  Padre  Celestial.  Así  que  todo  depende  de  como  se  enfocan  las  cosas.  Algunos seres como Jesús o Buda, pueden ayudarnos a ir más rápidamente hacia  el Padre, ya que ellos cumplen mejor esta función que, por ejemplo, un padre de  familia,  ¿Acaso  hay  alguno  que  esté  a  la  altura  de  ellos?  Pero  si  lo  miramos  desde  el  punto  de  vista  simbólico,  por  más  que  se  trate  de  un  padre  borracho,  embrutecido e ignorante, él seguirá siendo el padre y como tal, representará al  Padre Celestial dentro de su familia. Lo mismo va a ocurrir con la madre, aunque  sea  una  tontuela  o  una  bestezuela  indomable,  no  hay  nada  que  hacer,  ella  representa (aunque de forma lamentable por supuesto), a la Madre Divina.          Cuando  llegue  a  reinar  la  verdadera  filosofía,  no  penséis  que  van  a  desaparecer el amor o el matrimonio, todo lo contrario, será entonces cuando se  amará como es debido, puesto que se sabrá poner cada cosa en su lugar. ¿Acaso  os parece sensato que por causa de un mequetrefe una mujer llegue a olvidarse  del  mundo  entero  y  pretenda  descolgar  las  estrellas  si  fuera  preciso  para  conservar a su lado a tal espécimen con sus pequeños bigotes?...                La necesidad de amar es algo completamente natural, pero hace falta saber  donde  debemos  concentrar  este  amor,  hacia  quien  debemos  dirigirlo  y  de  qué  manera. Podéis casaros, tener hijos y ser fieles a vuestros compañeros, pero no  os hagáis ilusiones: Una pareja y unos hijos sólo van a daros aquello que están  en condiciones de dar.   
  126

     Por  lo  que  a  mí  respecta,  no  conozco  sino  un  camino,  no  he  estudiado  otra  cosa distinta al poder del amor. Es necesario aprender a amar y es precisamente  este amor lo que puede llevarnos a coronar la cima, por sobre todo lo demás. Las  histerias, las neurosis y depresiones provienen siempre de una mala comprensión  del  amor,  cuando  las  energías  están  mal  encaminadas,  mal  orientadas  y  mal  administradas.  Por  eso  hay  que  tratar  de  remontar  cada  vez  más  alto  con  nuestro  amor,  buscando  siempre  llevarlo  a  una  región  superior,  hasta  que  alcance por fin los dominios del Padre Celestial y de la Madre Divina.                                                                            Sèvres, Diciembre 31 de 1963  (mañana)      

 

127

COMO AMPLIAR EL CONCEPTO DEL MATRIMONIO III
Sèvres a 31 de Diciembre de 1963  TARDE  

  Conferencia  improvisada           Esta mañana os hablaba acerca de aquella gran Alma del Universo, La Madre  Divina, de la cual todas las mujeres son sólo un reflejo. Pero no he querido decir  que los hombres deberían amar a la Madre Divina a través de todas las mujeres  de  la  tierra,  sin  llegar  a  casarse  con  ninguna  de  ellas;  hay  muy  pocos  que  son  capaces  de  esto,  la  mayoría  no  puede  amar  sino  una  mujer  a  la  vez,  al  menos  durante un cierto tiempo. Y bien, no hay nada malo en amar sólo a una mujer  pero, ¿Porqué no intentar ver en ella a todas las mujeres a la vez? Ya sé que si  vosotros  decís  a  vuestra  mujer:  "Querida,  estoy  viendo  a  todas  las  mujeres  a  través tuyo", esto puede resultar catastrófico. Así es. Pero si se instruyera a las  mujeres para que hicieran lo mismo con sus maridos, viendo a todos los hombres  a través de ellos, todo estaría en orden. Soy consciente de que la cultura en que  vivimos es imperfecta y una cosa así es muy difícil, pero con el tiempo esto será  una  realidad  gracias  a  la  educación    y  la  instrucción.  Entonces  hombres  y  mujeres  dejarán  de  ser  celosos,  limitados  y  egoístas.  De  hecho,  ¿Qué  es  lo  que  hace que una persona sea celosa?  Es su propia ignorancia, tal como lo prueba el  siguiente  caso:  Un  marido  está  junto  a  su  mujer  y  está  tranquilo  debido  a  su  ignorancia, pues no tiene idea de los pensamientos que pasan por la mente de  ella, no sabe nada de lo que está pasando allí!  Su mujer puede estar en contacto  con las entidades de la tierra, del fuego, del aire, de modo que cuando ella mira  hacia  el  Sol  vienen  a  ella  muchos  ángeles  que  van  a  abrazarla  y  a  darle  sus  regalos.  Pero  el  ingenuo  marido  no  dice  nada,  porque  no  se  entera  de  nada. 
  128

Ahora  bien,  si  alguien  viniera  a  tocarla  en  el  plano  físico,  seguro  que  iría  en  busca de su fusil... Pero también puede ocurrir lo mismo en sentido inverso, sólo  que  pasará  en  menor  escala,  puesto  que  el  hombre  es  menos  activo  en  lo  psíquico  que  la  mujer  y  por  esto  tiene  menos  contacto  con  las  entidades  del  mundo invisible.           Sé  muy  bien  que  esta  filosofía  no  va  a  encontrar  mucha  resonancia  en  la  mente  de  los  humanos,  ya  que  ellos  vienen  trabajando  desde  hace  siglos  y  milenios  en  la  consecución  de  un  orden  determinado,  de  modo  que  si  queréis  hacerles salir de sus tradiciones podéis incluso exponeros a serios peligros. Pero  vosotros debéis conocerla,  queridos hermanos y hermanas, si queréis ser libres,  felices  y  útiles,  si  queréis  vivir  en  lo  infinito,  intentad  ir  en  pos  de  la  belleza,  relacionad todo lo bello que podéis observar en todas las mujeres con la belleza  de  Aquella  que  está  en  lo  alto.  Cread  una  imagen  de  tal  belleza,  de  tal  expresividad que lo contenga todo: los colores, la música, los aromas, todas las  dulzuras,  toda  la  vida...  Pero  esto  no  debe  impedir  que  los  discípulos  ‐sean  hombres o mujeres‐ amen a otras mujeres o a otros hombres; pero como ellos ya  tienen todo su corazón y su alma dispuestos a apreciar, amar y admirar todo lo  que  es  superior,  celeste,  esto  les  pondrá  siempre  al  abrigo  de  tentaciones  y  caídas. Y si un día deciden casarse a pesar de todo, pero siguen guardando esta  filosofía del Cielo, estoy absolutamente seguro de que serán mucho más libres y  vivirán en la paz, la luz y la alegría.          Pero  si  os  atáis  por  entero  a  una  sola  persona,  es  evidente  que  ella  va  a  sentirse  orgullosa  de  teneros  como  esclavos,  de  que  no  podáis  hacer  nada  sin  ella; pero en cuanto a vosotros mismos, es bastante improbable que seáis felices  de esta manera. Cuando es el hombre quien se halla sometido a estas ataduras y  a esta odiosa esclavitud, la vanidad de la mujer va a verse exaltada, sin duda va  a estar muy satisfecha al comprobar que aquel pobre imbécil no puede vivir sin  ella.  Pero  ¿Acaso  esto  es  deseable  para  aquel  hombre?  Desde  hace  milenios,  hombres  y  mujeres  se  han  venido  encadenando  mutuamente  con  el  fin  de  complacer  su  propia  vanidad;  que  ello  esté  en  contra  de  la  verdad  y  el  sentido  común,  parece  no  tener  ninguna  importancia,  ellos  están  satisfechos,  sus  egos 
  129

están  colmados,  así  que  tanto  peor  para  la  verdad  y  el  sentido  común!  Los  hombres y las mujeres se convierten así en verdugos unos de otros.                  Pero llegará el día en que los humanos verán la luz acerca de esta cuestión y  entonces  todo  cambiará.  Vosotros  podréis  pensar:  "Pero  esto  supondrá  la  desaparición de la familia, el desorden y la anarquía!" Pero no será así, puesto  que se impondrá el amor verdadero, aquel que no está sometido a limitaciones  de esta índole, que no arroja sombras, que siempre intenta ir más lejos, que fluye  y  riega,  que  asciende  hasta  el  Señor.  Entonces,  hombre  y  mujer  llegarán  a  entenderse, a comprenderse; trabajarán unidos como si fueran socios, sin asomo  de celos entre ellos y expandiendo su benéfico influjo sobre el mundo entero.                                       Sèvres, Diciembre 31 de 1963                                                                                                            (tarde)                         
  130

LAS DOCE PUERTAS DEL HOMBRE Y DE LA MUJER
Sèvres a 3 de Enero de 1965       Conferencia  improvisada       En el pasado, os he hablado sobre las doce puertas de la Jerusalén Celestial y  cómo ellas representaban simbólicamente otras doce puertas que existen en el  cuerpo humano.  ¿Cuales son estas puertas? Hay siete en lo alto, en la cabeza:  dos  ojos,  dos  oídos,  dos  ventanillas  nasales  y  una  boca.  Todas  estas  puertas  están abiertas y funcionan, pero por el momento en la mayoría de los humanos  este  funcionamiento  está  restringido  exclusivamente  al  plano  físico.  Así,  es  preciso  desarrollar  ojos,  oídos,  olfato  y  gusto  en  el  plano  espiritual...Cuando  se  llega  a  tener  clarividencia,  clariaudiencia,  cuando  se  comienza  a  percibir  los  efluvios y a gustar los sabores del mundo divino, a crear a través de la palabra,  esto  significa  que  han  comenzado  a  abrirse  en  otro  nivel  las  primeras  siete  puertas.                                                                             Veamos  ahora  las  otras  cinco  puertas:  dos  de  ellas  están  situadas  en  el  pecho;  están  abiertas  en  la  mujer  para  alimentar  al  hijo,  pero  en  el  hombre  se  encuentran cerradas. Hay otra puerta a la altura del plexo solar, en el ombligo;  esta  va  a  estar  cerrada  en  la  mayoría  de  los  casos,  pero  aquellos  que  han  logrado abrirla espiritualmente se comunican a través del plexo solar con todas  las regiones celestiales. En cuanto a las dos últimas puertas ‐no es necesario que  las nombre‐, aquí también puede que ocurra que sólo se conoce su función física  y será necesario abrirlas espiritualmente. Tomemos por ejemplo una de ellas, la  correspondiente  al  hombre.  Todos  saben  que  esta  puerta  tiene  funciones  de  procreación y eliminación. Pero si la enfocamos desde el punto de vista iniciático,  descubriríamos  que  tiene  además  otras  cinco  funciones  hasta  ahora  desconocidas,  con  lo  cual  posee  siete  en  total,  y  veríamos  que  estos  órganos  pueden  servir  para  resolver  ciertos  problemas  y  realizar  otro  tipo  de  trabajos.  Vosotros diréis:  "¿Cinco funciones desconocidas hasta ahora? Oh, habladnos de  ellas, esto nos interesa!" Pero aún hoy resulta muy difícil abordar este asunto, ya  que  la  gran  mayoría  de  los  humanos  han  sido  instruidos  desde  la  infancia  de 
  131

acuerdo  a  unas  concepciones  que  les  han  deformado  de  tal  manera  que  sería  incluso peligroso revelarles ahora estas cosas.                                                                                         Lo que sí puedo deciros aquí, es que existe la posibilidad de emprender un  trabajo gigantesco  con estas  puertas, teniendo en cuenta  que la naturaleza ha  hecho  grandes  proyectos  al  crear  al  hombre  y  a  la  mujer,  y  sólo  espera  el  momento  en  que  los  humanos  lleguen  a  tener  la  suficiente  madurez  para  revelarles estas nuevas posibilidades creadoras. De hecho, tanto hombres como  mujeres ignoran que tienen allí las claves mediante las cuales pueden acceder a  todos  los  misterios,  los  medios  que  les  permitirán  realizar  las  más  fantásticas  creaciones.  Ellos  aún  no  saben  servirse  de  ellas,  pero  cuando  estén  preparados  para  entenderlo,  recibirán  estas  revelaciones.  La  humanidad  está  predestinada  para conocer en profundidad estas doce puertas, para explorarlas y acceder a las  riquezas que ellas guardan en su interior.                                                        Cuando  hablamos  de  una  puerta,  esto  implica  siempre  un  umbral,  un  pasaje  hacia  otra  cosa.  No  se  hace  una  puerta  sin  motivo,  sin  que  haya  nada  delante  o  detrás,  excepto  en  el  teatro...  En  principio,  una  puerta  permite  el  acceso a una región nueva, un templo, un palacio, una villa, donde puede haber  riquezas  y  tesoros  insospechados,  pero  también  podemos  hallarnos  frente  a  cosas  terroríficas.  Son  numerosos  los  cuentos  donde  se  hace  alusión  a  esas  puertas misteriosas que a veces hay que abrir o dejar cerradas, bajo el riesgo de  verse asaltado por toda clase de monstruos que pondrán en peligro la vida del  héroe. Y es cierto que existen  en la realidad puertas que no deben ser abiertas  antes de tiempo.                                                                                                         La  kábala  nos  habla  de  cincuenta  puertas.  Las  doce  puertas  de  la  Jerusalén  Celestial,  que antes  mencionamos, corresponden a los doce signos del Zodíaco,  pero estas cincuenta de la Kábala son las puertas de la Inteligencia, situadas en  Binah  y  vinculadas  con  el  Árbol  sefirótico,  el  Árbol  de  la  Vida.  El  número  de  cincuenta  va  a  relacionar  cada  una  de  ellas  con  una  de  las  cinco  regiones  que  hay  en  cada  esfera  del  Árbol  y,  al  ser  diez  esferas,  resultan  en  total  cincuenta  puertas. Un Iniciado que haya llegado a la perfección podrá abrir estas puertas y  disponer  de  todos  los  tesoros  del  universo,  guardados  desde  la  eternidad.  Pero  antes  de  abrirlas,  deberá  recorrer  todos  los  senderos  de  la  sabiduría,  que  son  treinta  y  dos,  lo  cual  requiere  sin  duda  alguna  tiempo,  energía,  ciertas  cualidades  espirituales  y  la  ayuda  de  un  guía.  De  estos  senderos,  hay  veintidós  que  son  canales  de  comunicación  entre  las  esferas.  Por  ejemplo,  el  primer 
  132

sendero, al que le corresponde la primera letra del alfabeto hebreo:    Aleph, va a  unir  a  Kether  con  Hochmah...  Si  añadimos  a  estos  veintidós  los  diez  sefirots,  tendremos  finalmente  treinta  y  dos  senderos.  Recorrer  un  sendero  implica  realizar  determinadas  experiencias    a  fin  de  comprender  su  nombre  y  sus  propiedades.  Los  senderos  se  pueden  recorrer  uno  tras  otro,  o  bien  simultáneamente, pero es sabido que el sendero treinta y dos es el más terrible  de todos ellos.    Vamos a volver nuevamente al tema de las doce puertas del hombre y la  mujer y en particular a las que hay en sus órganos sexuales. Ya hemos dicho que  el conocimiento de las cinco funciones ocultas de estos órganos va a posibilitar la  realización  de  creaciones  maravillosas.  Pero  por  el  momento  estoy  obligado  a  guardar silencio acerca de esto. De hecho, los Iniciados siempre han corrido un  velo  sobre  estas  verdades  y,  si  algunos  han  mencionado  algo  sobre  la  conveniencia  de  ocultar  esta  parte  del  cuerpo,  no  ha  sido  precisamente  por  razones de pudor o higiene sino para indicar que deben permanecer ocultas, por  tratarse de órganos que contienen en sí un gran significado y un enorme poder.  Podría  daros  muchas  revelaciones  al  respecto,  pero  no  me  parece  conveniente  hacerlo  ahora.  Sin  embargo,  os  diré  algo  que  puede  llevaros  por  buen  camino.  Algunos Iniciados, que saben utilizar esta fuerza divina se han servido de ella  no  sólo  para  su  propio  placer  sino  para  hacer  el  bien  y,  sobre  todo,  para  obtener resultados multiplicadores, hasta el punto de que un pueblo entero ha  llegado  a  vivir  en  la  abundancia  y  la  prosperidad,  sin  que  nadie  allí  se  percatara  de  la  verdadera  causa  de  tal  bienestar.  Ya  podéis  ver  hasta  que  punto se aleja esta actitud de lo que practican la mayoría de los humanos, para  quienes sus órganos sexuales sólo sirven para ser vaciados en un derroche inútil,  para  desequilibrarse  y  despreciar  las  mayores  riquezas,  nada  más  que  para  disfrutar de un brevísimo instante de placer !                                                                                       Os  preguntareis:    "¿Pero  cómo?  ¿Es  posible  acaso  trabajar  con  estas  partes del cuerpo? ‐ Sí, justamente los trabajos más importantes tienen que ver  con  ellas.‐  Ah,  pero  ¿entonces  no  son  cosas  perversas,  diabólicas  y  vergonzosas?...  ‐  Y  si  así  fuera,  ¿Cómo  es  que  los  niños  vienen  precisamente  a  través de estos órganos? Dios no hubiera concedido la capacidad de crear la vida  a  algo  vergonzoso,  y  de  hecho  no  la  ha  depositado  en  el  cerebro,  ni  en  los  pulmones ni en los ojos, los brazos o las piernas. Todo esto nos prueba que allí se  está ocultando el más grande de los misterios. ¿Conocéis un misterio mayor que 
  133

el  de  la  vida?      ¿Porqué  Dios,  que  es  todo  Sabiduría  e  Inteligencia,  se  habría  puesto a colocar distraídamente la cosa más preciosa y más sagrada en un lugar  tan  bajo  y  despreciable?"    Ha  llegado  ya  el  momento  de  rectificar  todas    estas  opiniones  erróneas  de  los  humanos,  que  han  dado  lugar  a  tantas  anomalías  y  desequilibrios, a tanto sufrimiento.                                                                                               Es  a  través  de  los  órganos  sexuales  que  viene  la  vida,  el  impulso    y  la  inspiración; de ellos depende el equilibrio físico y psíquico de los seres humanos;  ellos  son  las  fábricas  donde  se  va  a  producir  todo  lo  que  más  necesitan  y,  no  obstante,  dichos  órganos  suelen  ser  menospreciados  y  escarnecidos,  ya  que  hombres  y  mujeres  se  limitan  a  servirse  de  ellos  para  cometer  torpezas  o  desatinos. Por el contrario, ellos deberían maravillarse y exclamar "Oh, Dios mío,  que tesoro y que gran riqueza me has otorgado, ¿Cómo puedo utilizarlo mejor,  para  el  bien  de  todos  y  del  mundo  entero?"  Para  ello,  lo  primero  que  hay  que  hacer  es  reemplazar  los  diversos  términos:  "placer",  "voluptuosidad",  "satisfacción", por la palabra "labor" y todo va a cambiar. Vosotros diréis "Bien  pero, ¿en esta labor podré tener al menos un poco de alegría y de placer?" Por  supuesto!  En  este  caso  vuestra  dicha  y  placer  van  a  ser  dos,  tres...cien  veces  mayores que antes.         Aún  no  estoy  autorizado  para  haceros  muchas  revelaciones  sobre  estos  asuntos  que  son  verdaderamente  sagrados.  Pues  nada  hay  más  sagrado  que  esto. Ya era así en los antiguos Misterios de la India, Egipto, Grecia y Tracia. No  ha habido otros. Son estos los que han dado origen a todos los demás Misterios.  Ellos  constituyen  el  Alfa  y  Omega  de  toda  la  Ciencia  sagrada.  Y  cuando  la  tradición alquímica nos habla del elíxir de la vida inmortal, de la varita mágica y  la piedra filosofal, la mayoría de los alquimistas todavía ignoran de qué se trata.  Ellos  se  quedarían  estupefactos  si  un  día  llegaran  a  descubrir  que  estos  tres  símbolos  están  designando  realidades  que  pertenecen  al  dominio  sexual.  Algunos  autores  se  han  permitido  hacer  leves  alusiones,  al  ser  conocedores  de  esta  simbología,  pero  sin  llegar  a  decir  nada  explícitamente.  Entre  estos  destacan  los  Árabes,  que  fueron  grandes  alquimistas,  sobre  todo  algunos  que  vivieron en España donde llegaron a crear escuelas y trasmitieron su arte a los  Europeos.    En  su  lengua,  ellos  daban  a  la  piedra  filosofal  un  nombre  muy  significativo,  como  era  la  palabra  "tachak"  que  designa  las  dos  glándulas  del  hombre y a la vez significa  "piedra". Ahora bien, estas dos piedras constituyen  la  base  de  todo  y,  espero  no  ser  mal  comprendido  si  os  digo  que  podemos 
  134

interpretar  bajo  este  mismo  enfoque  las  palabras  de  Jesús:  "Tú  eres  Pedro  y  sobre  esta  piedra  edificaré  mi  Iglesia."  Si  se  conociera  el  valor  alquímico  de  aquella piedra... y lo que quiere decir con "mi Iglesia”!...                                                                     Por  su  parte,  las  mujeres  desconocen  igualmente  el  significado  profundo  de  ciertas  partes  de  su  cuerpo,  ignorando  aquello  con  lo  cual  se  encuentran  vinculadas.  Por  ejemplo,  no  saben  que  de  sus  pechos  emana  una  energía  invisible que se relaciona con la vía láctea en uno de ellos y con la luna en el otro  (algún  pintor  se  ha  inspirado  en  este  mismo  conocimiento).  ¿Os  asombra  todo  esto? Pues ya era conocido por los Antiguos. En algunas mujeres estas corrientes  llegan a ser tan puras, intensas y luminosas que los que están cerca de ellas van  a sentirse como atraídos por un efluvio encantador. En cambio otras mujeres, a  pesar  de  tener  unos  senos  bien  formados,  bellamente  redondeados,  graciosos,  no tienen nada a hacer en este aspecto, nada emana de allí. Y si esto ocurre con  el  pecho,  ¿por  qué  no  habría  de  ocurrir  algo  parecido  con  todo  el  resto  del  cuerpo?  De  ahí  que  en  ciertos  seres  se  van  a  producir  emanaciones  verdaderamente  repugnantes,  mientras  que  en  otros  parecerá  que  brota  un  manantial cristalino y puro.                                                     En  otras  conferencias  ya  hemos  explicado  que,  incluso  sin  que  haya  un  contacto  físico,  las  mujeres  deben  ser  concientes  de  ciertas  corrientes  que  pueden recibir de los hombres a través de sus órganos sexuales, ya que todo se  encuentra mezclado: lo bueno y lo malo, lo puro y lo impuro, de modo que ellas  deberían disponer una especie de filtro espiritual para seleccionar estos influjos.  De  hecho,  lo  que  los  hombres  distribuyen  y  emanan  por  este  conducto  no  siempre  va  a  ser  puro.  Por  eso  ellas  deben  saber  vigilar  y  cuidarse.  Más  aún,  añadiré que estos órganos que Dios ha dado a la mujer pueden llegar a ser a tal  punto  sensibles  e  intuitivos  que  son  capaces  de  actuar  como  un  radar,  que  les  advertirá y permitirá identificar la naturaleza de cada ser que se les aproxime y  de  cada  acontecimiento  que  se  prepare.  Algunas  mujeres  más  evolucionadas  pueden  incluso presentir peligros a través de este tipo de percepción, lo cual les  permite  tomar  las  debidas  precauciones  para  evitarlos.  Pero  también  hay  muchas infelices que, para tomar conciencia de su propia sensibilidad, necesitan  irse a la cama con alguien.                                                                                            Quisiera volver a referirme ahora a aquella puerta que se halla en el plexo  solar. He aquí una de las puertas más importantes que será preciso abrir, puesto  que  es  a  través  de  ella  que  podremos  comunicarnos  con  la  matriz  de  la 
  135

naturaleza, con aquello que nos nutre. Vivimos en el seno de la naturaleza igual  que  el  niño  en  el  seno  materno,  recibiendo  a  través  del  cordón  umbilical  todos  los  elementos  nutrientes  necesarios.  Vosotros  pensareis:  "Sí,  pero  una  vez  nacidos, este cordón se ha cortado." El hecho es que existe otro cordón que no se  ha  cortado:  aún  estamos  inmersos  en  el  seno  de  la  naturaleza.    Es  cierto  que  hemos  nacido,  en  el  plano  físico,  pero  nos  falta  todavía  nacer  a  otro  plano,  de  modo  que  la  naturaleza  nos  sigue  alimentando  mientras  seguimos  sumergidos  en la inconsciencia. Cuando llegue el próximo nacimiento, vendrá también otra  conciencia. Esto es lo que se conoce como el segundo nacimiento. En el primero  se  cortó  el  cordón  umbilical  que  nos  unía  a  una  madre  física.  Al  esperar  el  segundo  nacimiento,  estamos  unidos  aún  a  la  madre  naturaleza  a  través  del  plexo solar. Cuántas cosas he podido captar por el plexo solar! Durante años he  venido trabajando con él y he tenido tantas revelaciones gracias a él!                                           

  Todo el mundo sabe que, para engendrar un hijo, el hombre y la mujer van  a  desempeñar  un  papel  complementario:  corresponde  al  hombre  aportar  la  semilla,  el  germen  de  la  vida,  mientras  que  la  mujer  va  a    proporcionar  la  materia necesaria para envolver dicho germen, darle una forma, hacerlo crecer...  Todos  lo  saben,  pero  lo  que  ignoran  es  el  papel  que  va  a  tener  la  mujer  en  el  plano espiritual. Allí también, ella va a aportar una materia, pero en este caso se  trata  de  una  materia  fluídica  que  puede  servir  para  plasmar  realidades  muy  elevadas,  divinas.  Mediante  estas  emanaciones  y  fluidos,  ella  va  a  contribuir  a  que  las  ideas  se  concreten  y  lleguen  a  materializarse,  exactamente  como  en  el  caso  de  un  hijo.  Por  esto,  los  ascetas  y  eremitas  que han  huido  de  la  mujer  no  han comprendido lo importante que puede ser su presencia. Es ella quien tiene la  clave de la realización material y cada mujer está en condiciones de emanar de  ella misma esta quintaesencia que envolverá las ideas más sublimes.                                               El  papel  de  la  mujer  es  algo  grandioso:  por  esto  quiero  tanto  a  las  hermanas,  a  las  mujeres,  pero  siempre  manteniendo  la  distancia  correcta,  ya  que a través de sus miradas, de sus sonrisas, ellas me están aportando ya esta  quintaesencia, esta materia con la que trabajo para hacer que el mundo se llene  de  miles  de  criaturas  angélicas.  No  tengo  miedo  a  la  mujer,  nunca  la  he  considerado  una  hija  del  Diablo  sino  que,  al  contrario,  la  he  visto  como  una  divinidad.  Sólo  las  mujeres  me  aportan  un  material  tan  necesario  para  realizar  una  labor  divina.  En  cuanto  a  los  hombres,  es  diferente.  De  ellos  voy  a  recibir  otra  cosa  que  las  mujeres  serían  incapaces  de  dar...  Si  todos  los  seres  que 
  136

buscaron  la  castidad  hubieran  tenido  estos  conocimientos,  unidos  a  la  pureza  que todo  ello conlleva, sin duda hubieran podido llegar a las realizaciones más  formidables. Pero ellos volverán a encarnarse y en algún momento van a recibir  esta luz ¿Porqué pues huir de la mujer?  No hace falta huir de ella, en cambio es  preciso comprenderla. Es lo que yo intento hacer.                                                                                     Antes  de  terminar  quisiera  deciros  algo  que  espero  no  olvidéis  nunca.  No  existe en el universo entero ninguna forma, ninguna función, ninguna actividad  que  no  se  halle  condensada  y  sintetizada  en  los  dos  principios  masculino  y  femenino. Ellos son el resumen de todo cuanto existe. Cualquier cosa que hagáis:  viajar, contemplar las montañas, los ríos, las grutas, ir a ver a los amigos, hablar,  escuchar, comer, verter el agua, beber, construir una casa, coser, escribir, pintar,  tocar  el  violín...  No  encontrareis  ninguna  ciencia,  técnica  u  oficio  que  no  tenga  alguna  correspondencia,  sea  en  su  estructura  o  en  su  funcionamiento,  con  los  órganos  del  hombre  y  la  mujer.  Vosotros  diréis.  "Qué  falta  de  vergüenza,  atreverse a relacionar todo con estas cosas." Pero no soy yo, ha sido el Creador  mismo quien ha dispuesto que cada manifestación de la vida, en cualquier sitio,  bajo cualquier forma o condición sea una imagen de estas dos funciones. Dios las  ha  considerado  como  unos  moldes  para  confeccionar  todas  sus  criaturas,  de  modo  que  si  no  estáis  de  acuerdo  tendréis  que  ir  a  reprochárselo  a  El!  Decidle  que esto os resulta chocante, o que os molesta... Oh! la lá, Dios va a sonreir ante  vuestros  enojos;  El  ha  hecho  las  cosas  así  y,  si  esto  no  está  de  acuerdo  con  los  principios  que  os  han  inculcado,  no  creo  que  esto  le  afecte  en  lo  más  mínimo,  creedme.                                                                                                           

      Ahora  comenzareis  a  comprender  porqué  los  Iniciados  consideran  estos  dos  símbolos  como  los  más  sublimes,  los  más  ricos  y  profundos;  la  creación  entera  está  resumida  en  ellos  y  todos  los  demás  símbolos  van  a originarse  a  partir  de  aquí. Para mí, estos símbolos son sagrados y voy a sentirme siempre maravillado  ante  esta  Inteligencia  que  ha  hecho  crecer  todo  el  Árbol  de  la  Creación  basándose en estos dos pequeños granos. En cuanto a vosotros, os invito a que  os  remontéis  también  muy  alto  para  poder  contemplar  todo  este  esplendor  y  comprender cómo y con qué intención creó Dios estas maravillas.                                                         Cuando  Hermes  Trismegisto  dijo:  "Lo  que  está  abajo  es  como  lo  que  está  arriba", muchos creyeron que "abajo" se refería a la tierra, o al infierno. Aunque  tal interpretación no llega a ser del todo errónea, él se estaba refiriendo también  a otra cosa que ahora podéis comprender mejor. Aquello que "está abajo" es tan 
  137

inteligente, tan sublime, tan divino como aquello que "está arriba", en el Cielo...  Esta  primera  frase  de  la  Tabla  Esmeraldina  es  realmente  prodigiosa  por  su  sentido,  pero  sólo  quienes  han  recibido  la  luz  Iniciática  están  en  capacidad  de  descifrarla.                                                                                                                                                   

                                                    Sèvres, Enero 3 de 1965                                                                                                                                                               

 

138

                                                                                                                                                                       

EL CORAZON Y EL INTELECTO LA FRATERNIDAD BLANCA UNIVERSAL
Sèvres el 17 de Abril de 1965 

   Conferencia  improvisada           En  la  Edad  Media,  lo  que  predominaba  era  el  corazón,  el  sentimiento.  La  época  medieval  tuvo  un  marcado  carácter  místico,  religioso...  Este  dominio  del  sentimiento  y  de  la  religión  produjo  creaciones  formidables  en  el  terreno  del  arte;    pero  esta  orientación  basada  exclusivamente  en  el  corazón,  es  evidente  que  también  trajo  consigo  anomalías:  supersticiones,  fanatismo,  intolerancia.   Por  ello,  los  humanos  quisieron  librarse  de  esta  esclavitud  del  sentimiento  y  desarrollar al intelecto, hasta el punto de que hoy este último ha conquistado las  cimas  más  altas;  por  todas  partes  encontramos  su  huella  y  esto  nos  parece  magnífico, maravilloso, como antes sucedía con el corazón. Pero el hecho es que  cuando uno de los dos trabaja sin la ayuda del otro, siempre se van a producir  lagunas  y  defectos  *    He  aquí  porqué  la  cultura  actual,  con  su  predominio  del  intelecto,  se  caracteriza  por  la  frialdad  y  el  egoísmo.  La  inteligencia  sólo  pretende  sacar  el  mayor  provecho  y  aconseja  a  los  humanos  diciéndoles:  "No  seas  tonto,  guarda  para  ti  todo  lo  que  puedas,  tu  tiempo,  tus  energías...  No  frecuentes  demasiado  a  los  demás,  estarás  más  tranquilo  si  permaneces  apartado  de  ellos."  Hasta  que  un  día,  aquellos  que  han  cerrado  su  alma  y  su  corazón a los intercambios con otros seres se dan cuenta de que lo único que han  hecho es empobrecerse.          Por eso, aquel que siempre ha escuchado a su intelecto, va a encontrarse a  disgusto en el seno de la Fraternidad: Se preguntará qué utilidad tiene todo esto,  qué provecho puede sacar y, una vez que haya reflexionado, optará por volver a 
  139

donde estaba antes. El pensará: "Pero, ¿Qué hacen estas personas?  Nada que  pueda ser famoso, por consiguiente yo no puedo sacar nada de aquí... Sí, ellos no  me  aportan  nada  que  valga  la  pena".  Tal  será  su  razonamiento!    Pensando  de  este modo, ¿Cómo van los intelectuales a poder desarrollar cualidades como la  paciencia,  la  generosidad,  la  dulzura,  la  bondad?    Resulta  muy  difícil  conseguir  estas cualidades cuando uno piensa sólo en sí mismo.         Es necesario comprender las ventajas que presenta el vivir en forma colectiva,  en  una  fraternidad.  Allí  vamos  a  encontrarnos  bajo  circunstancias  poco  habituales;  habrá  personas  con  diferentes  grados  de  evolución,  y  habrá  que  esforzarse por entenderlos a todos: su naturaleza, las energías y entidades a los  que  están  vinculadas;  incluso  si  se  trata  de  gentes  poco    simpáticas,  sin  atractivo,  hay  que  procurar  amarles,  con  la  fuerza  de  carácter  suficiente  para  soportarles  y  hacer  lo  que  haga  falta  por  ellos.  Estando  en  la  Fraternidad,  el  discípulo  tiene  la  oportunidad  de  evolucionar  haciendo  abstracción  de  aquello  que le es agradable y placentero. Pero de momento la gente sólo va a buscar lo  que le es útil y agradable, y no, lo que tendrían que hacer es buscar aquello que  va  a  servirles  para  su  evolución  espiritual.  De  hecho,  quienes  no  buscan  un  verdadero  adelanto  espiritual,  tarde  o  temprano  van  a  irse  de  la  Fraternidad.  Pues todos sabéis que aquí carecemos de ciertas condiciones materiales, y que es  raro  encontrarse  con  cosas  agradables  dentro  de  una  colectividad,  con  rostros  que  despierten  en  vosotros  un  recuerdo  del  pasado,  un  anhelo,  un  amor,  una  inspiración... Esto suele ser muy raro... Por eso, todos aquellos que sólo buscan  las cosas agradables no tienen mucha opción de hallarlas aquí. Pero si en cambio  están  buscando  los  métodos  y  las  condiciones  necesarias  para  progresar  y  evolucionar,  entonces  me  parece  que  difícilmente  podrán  encontrar  otro  lugar  que sea más adecuado para este cometido!         Cuando  comencéis  a  ver  las  cosas  como  yo  las  veo,  vais  a  bendecir  todas  vuestras  dificultades.  Son  los  débiles  y  los  perezosos  quienes  van  buscando  siempre  la  calma  y  el  bienestar,  pero  los  humanos  nunca  podrán  evolucionar  bajo esas condiciones. Al menor conflicto, frente al enemigo más insignificante,  ellos  van  a  rendirse  aún  antes  de  que  el  otro  haya  llegado,  basta  con  hacerles  un..."Pfff"  y  ellos  se  derrumban!    Parecería  que  los  seres  humanos  se  vuelven 
  140

cada vez más cobardes, son incapaces de soportar nada y esto se debe a que no  han sido educados en la verdadera filosofía. Incluso cuando llegan a ella, siguen  quejándose:  "Ah,  esto  no  es  para  nosotros,  es  demasiado  difícil..."  Por  Dios!  ¿Qué hay que hacer para que los humanos se aclaren? Ahora que pueden tener  acceso  a  una  filosofía  formidable,  capaz  de  convertirlos  en  héroes  geniales,  dentro de la Fraternidad Blanca Universal, sólo dicen: "No, esto no es para mí"  Entonces, ¿Qué creen que han venido a hacer aquí?          Dentro de la Fraternidad, el discípulo se esfuerza para comprender a todos y  cada uno de los otros: sus necesidades, sus flaquezas, sus dificultades... Y cuando  se  encuentra  con  otros  seres  que  sufren,  que  se  sienten  desgraciados,  que  intentan  levantarse  y no pueden hacerlo, el amor  y la compasión empezarán  a  invadir  su  corazón  y  se  dirá  a  si  mismo:  "¿Cómo  puedo  ayudar  mejor  a  estos  hermanos y hermanas que sufren y son desgraciados?" En ese momento, todos  los tesoros que han sido depositados en él desde hace milenios y que corrían el  riesgo de enmohecerse a fuerza de estar olvidados, comenzarán a brotar en su  interior para luego ser irradiados a su entorno.         Ahora bien, no digo que sea necesario estar eternamente juntos haciendo una  vida  colectiva.  No,  esto  sería  exagerado.  También  hace  falta  estar  solos  para  poder acumular ciertas energías: para descansar, rezar, meditar... Pero una vez  que  se  han  restaurado  las  fuerzas,  y  uno  vuelve  a  sentirse  pletórico  gracias  a  todo lo que han recibido en el silencio y la soledad, hace falta ir nuevamente al  lado de los demás para darles lo que les haga falta, para hablar con ellos... En  esto  se  basa  el  equilibrio:  Dar  satisfacción  a  esa  parte  de  nuestra  propia  naturaleza  que  necesita  aislarse  y  también  a  la  otra  parte,  que  busca  intercambios con los demás seres.         Si  observáis  a  muchas  personas  que  han  escogido  vivir  solas,  veréis  que  su  ánimo  es  triste,  apagado,  incluso  con  cierto  brillo  inquietante  en  la  mirada...  Pero si miráis a otras que siempre están rodeadas de mucha gente, tampoco vais  a encontrarlas muy felices que digamos.   
  141

     Cuando una mujer se siente un poco indispuesta o no tiene nada que ponerse  para  salir,  permanece  en  casa.  El  deseo  de  soledad  conlleva  en  sí  mismo  una  carencia: La persona siente que no está a punto para presentarse ante el mundo  y es mejor no salir de casa. Pero ahora imaginaos una mujer que acaba de recibir  mucha  ropa  y  joyas;  sin  duda,  su  primera  idea  va  a  ser  ir  a  lucirlas  en  alguna  parte.  Algo  similar  va  a  ocurrir  en  otros  ámbitos:  Cuando  alguien  tiene  la  sensación de estar colmado de riqueza y de belleza en su interior, tiende a salir  fuera para poder irradiar a otros estas cualidades y este esplendor;  en cambio,  si lo que percibe en sí mismo es opaco y pobre, tenderá a ocultarse a la vista de  los demás.          Cuantas veces he podido constatarlo! Por ejemplo, es el caso de una joven y  un  muchacho  que  se  encontraron  aquí,  en  la  Fraternidad...  Antes  de  conocerse  cada  uno  de  ellos  venía  regularmente  pero,  una  vez  que  se  conocieron  y  se  sintieron atraídos el uno por el otro, empezaron a buscar pretextos para irse aquí  o allá. Luego vinieron juntos a decirme que había nacido en ellos la vocación de  irse a instruir a los negros, o de ir al extranjero para difundir allí las ideas de la  Fraternidad...  En  principio  les  creí,  siempre  me  gusta  creer  en  lo  que  me  dicen;  pero más tarde, al analizar todo esto, descubrí otra cosa: descubrí que la mutua  atracción  que  ellos  sentían,  que  no  era  propiamente  espiritual,  les  hacía  avergonzarse  de  permanecer  en  la  Fraternidad.  No  tenían  ya  el  deseo  de  elevarse,  de  aprender,  y  por  eso  buscaban  ir  a  otro  lugar,  donde  nadie  les  conociera,  para  poder  sentirse  más  tranquilos.  Por  supuesto,  ellos  nunca  llegaron a confesarme que este era el verdadero motivo para querer alejarse. Y  sin  embargo,  si  no  hubiera  sido  así,  si  en  realidad  su  amor  hubiera  estado  imbuido de una gran poesía y espiritualidad, ellos hubieran querido que todos les  viesen, les conociesen y estuvieran maravillados de ellos diciendo: "Dios mío, qué  radiantes están! Es maravilloso contemplar a dos seres que se aman!"             Pero el caso es que ellos sentían que lo estaban haciendo no era tan bello y  por  eso  quisieron  partir,  alegando  otros  motivos  extraordinarios.  Como  es  natural, les dejé totalmente libres, no les retuve en absoluto, pero ya sé lo que  debe  haber  ocurrido  entre  ellos:    Luego  de  haberse  dejado  arrastrar  por  un  placer ciego, al no tener a su lado a nadie que les pudiera guiar y esclarecer, se 
  142

habrán alejado cada vez más, hundiéndose en las marismas. Y si un día alguien  les  encuentra,  comprobará  que  se  han  empobrecido  al  malgastar  tontamente  sus energías comiendo y bebiendo sin ton ni son.         Aquí  podéis  constatar  la  ventaja  de  formar  parte  de  la  Fraternidad  Blanca  Universal,  donde  todos  los  hermanos  y  hermanas  que  trabajan  juntos  para  evolucionar  han  creado  una  atmósfera  que  ayuda  a  no  ceder  frente  a  los  embates  de  los  pensamientos  inferiores.  De  esta  forma,  podría  ser  que  alguno  viniera aquí pensando: "Tengo algunos vicios que  no puedo dejar, pero iré a la  Fraternidad Blanca Universal, puesto que allí voy a encontrarme con hermanos y  hermanas  que  están  llevando  a  cabo  una  labor  espiritual  y,  gracias  a  ellos,  no  será  ya  necesario  que  siga  sumergido  en  estos  abismos  infernales!"  Pero  no,  porque cuando se vive dominado por la pasión y el desorden, no se piensa en ir a   un sitio como este, sino en hundirse más y más en ellos.         Yo  no  estoy  en  contra  del  amor,  ni  del  amor  físico.  Sólo  me  opongo  a  todo  aquello que los humanos hacen sin inteligencia y sin belleza. Es necesario que los  seres  se  amen,  que  tengan  hijos;  pero  también  es  deseable  que  todo  ello  se  realice de una forma más elevada, más bella y luminosa.         Quienes no acaban de comprender la utilidad de la Gran Fraternidad Blanca  Universal,  deberían  esforzarse  por  hacerlo  ahora,  puesto  que  todo  su  porvenir  reside  en  este  esplendor:  la  colectividad.  Cada  vez  más,  la  conciencia  de  esta  colectividad y esta Fraternidad Blanca Universal, se abrirá camino en el corazón  y en la mente de los humanos. Los acontecimientos van a sucederse de tal modo,  que  esta  vida  colectiva  se  extenderá  a  toda  la  tierra.  La  ciencia  va  a  seguir  estando allí, ofreciendo toda clase de medios cada vez más perfeccionados para  desplazarse a los cuatro confines del mundo y visitar a los hermanos y hermanas  por más alejados que puedan estar, disfrutando de esta gran variedad, de esta  riqueza,  de  toda  esta  belleza.  Sólo  que,  para  obtener    mayor  felicidad,  no  hay  que  presentarse  delante  de  estos  seres  con  las  manos  vacías,  no  hay  que  ir  a  ellos  a  menos  que  les  podamos  aportar  algo  bueno.  Por  esto  es  conveniente  enriquecerse  aquí,  siguiendo  la  Enseñanza,  para  poder  mostrarles  el  camino, 
  143

explicándoles cómo se puede vivir y cómo se puede amar. Creedme, aquel que no  sea capaz de hacer felices a los demás, va a carecer siempre de algo, en una u  otra forma.         Si, queridos hermanos y hermanas, os puedo decir que existe una escala de la  alegría, porque la dicha, como tantas otras cosas tiene también sus grados... El  comer  nos  produce  una  alegría,  pero  también  la  tenemos  al  respirar,  al  pasearnos,  al  leer,  al  cantar,  al  abrazar  a  la  persona  amada,  y  así  sucesivamente,  cada  vez  va  a  ser  una  alegría  diferente,  de  distinta  naturaleza.  Así, dentro de esta escala de la alegría, la mayor de todas las dichas, la mayor  plenitud es la fusión con Dios. Dios ha dado a sus criaturas infinitas posibilidades  de  alegría,  pero  ha  reservado  la  mayor  de  todas  para  aquel  que  logre  llegar  a  fusionarse con El, y luego de haber gozado de esta unión, empiece a irradiar la  Divinidad,  extrayéndola  de  sí  mismo  de  forma  conciente,  para  beneficiar  así  a  todas las criaturas del Universo y sobre todo a los seres humanos, ayudándoles,  indicándoles el camino, actuando como un salvador para ellos. He aquí el grado  más alto de la alegría.         Sin duda, existen miles y miles de otras alegrías pero os repito que la mayor  de ellas es la que se obtiene al servir a la Divinidad, al unirse completamente a  Ella  y  también  a  los  ángeles  y  arcángeles,  que  son  Sus  servidores,  todo  ello  sin  que esto implique dejar a un lado la humanidad, como hacen algunos que sólo  buscan acceder al Nirvana, sin pensar en volver para ayudar a los demás. Cada  uno de vosotros es libre ahora para escoger su propia alegría.  ¿Iréis a buscarla a  los lugares de diversión o a las discotecas...? O quizá la encontrareis en las joyas  o en el football?  Esto ya es asunto vuestro...         La Fraternidad Blanca Universal constituye un lugar único, una escuela donde se  enseñan  las  verdades  divinas,  esenciales,  aquello  sin  lo  cual  la  vida  carece  de  sentido. Así que despreciar esto significa toda una catástrofe!   

 

144

     Hay  muchas  personas  que  sienten  deseos  de  suicidarse  porque  no  pueden  soportar  la  soledad.  Aunque  estén  rodeadas  por  mucha  gente,  continúan  sintiéndose sólas y esto se debe a que mantienen una actitud cerrada, egoísta. Y  sin embargo, no hay razón para que nadie se sienta sólo, si tenemos en cuenta  que  el  amor  está  siempre  ahí,  que  la  luz  sigue  estando  allí!    Esta  sensación  de  soledad se debe a que ellas mismas han optado por alejarse de la luz y del amor.  Vosotros  me  diréis:  "Pero  no,  en  muchos  casos  no  es  así,  existe  tal  o  cual  motivo..."  Y  acaso,  ¿Qué  sabéis  vosotros?    Ya  sé  cual  es  vuestra  forma  de  analizar  todo  esto,  pero  escuchad,  yo  os  puedo  decir  exactamente  lo  que  ellas  han  hecho  para  llegar  a  tal  estado,  y  comprobareis  que  existe  toda  una  intrincada red de pensamientos, actos y sentimientos que desde hace tiempo les  han  venido  proyectando  en  esta  dirección.  Resulta  muy  peligroso  no  razonar  como es debido.         Aquí  podéis  tener  acceso  a  todos  los  tesoros  del  universo;  siendo  así,  ¿Qué  más podéis pedir?  Sólo es preciso que comencéis a trabajar. Dedicaos pues cada  uno a vuestra labor, día y noche, trabajad con los medios que habéis recibido de  Dios, con luminosidad, con generosidad, y dejad que fluyan los ríos, que manen  las fuentes, que brille el sol y que todo el espacio cante a la gloria de Dios!                                                                                   Sèvres, Abril 17 de 1965          Nota  complementaria           El  intelecto  humano  ha  olvidado  su  misión,  he  aquí  algo  en  lo  que  nadie  ha  pensado. Todos aprecian al intelecto, le cantan alabanzas, y en realidad, este se  ha  extraviado  de  su  verdadera  misión  que  era  la  de  glorificar  el  corazón,  haciéndole comprender su papel y su importancia. Pero el intelecto ha hecho que 
  145

los  seres  humanos  se  vuelvan  astutos,  pérfidos,  egoístas,  olvidando  que  su  misión era la de presentar bajo una explicación científica y filosófica, la grandeza  y  las  posibilidades  del  corazón  humano,  mostrando  cómo  el  amor  y  la  bondad  pueden  aunarse  para  que  el  Reino  de  Dios  y  Su  justicia  se  instauren  sobre  la  tierra. Pero hasta ahora, el intelecto se ha desarrollado independientemente del  corazón, y esto va a causar la destrucción a escala mundial, ya que sólo se usa el  intelecto  para  separar  y  desunir...  Sí,  siempre  se  habla  de  lo  intelectual,  lo  intelectual,  lo  intelectual...  y  es  precisamente  esto  lo  que  va  a  devastar  todo,  puesto  que  se  han  dejado  de  lado  las  cualidades  morales  del  corazón,  se  han  cortado los vínculos con este último; he aquí el mayor de los errores del intelecto,  por  ello  está  condenado  a  opacarse.  Los  humanos  van  a  recibir  una  lección  terrible.  Aquí,  dentro  de  la  Enseñanza  de  la  Fraternidad  Blanca  Universal,  el  discípulo  aprende  que  el  intelecto  debe  glorificar  al  corazón,  y  gracias  a  esta  colaboración entre el corazón y el intelecto, es posible llegar a convertirse en un  ser integral.                                                                               Sèvres, Enero 11 de 1976 

 

146

TODO RESIDE EN LA MIRADA
Bonfin a 31 de Julio de 1965 

    Conferencia  improvisada           Todos los dramas de los humanos provienen del hecho de que no saben mirar.  Os sentís atraídos por las mujeres ‐o por los hombres‐ y lucháis, lucháis sin llegar  nunca  a  vencer  aquello,  sea  lo  que  fuere,  porque  no  sabéis  cómo  hacerlo  e  incluso  llegáis  a  trastornaros  por  creer  que  sois  lo  bastante  fuertes  como  para  poder  enfrentaros  con  unos  poderes  tan  formidables.  Todo  esto  a  causa  del  orgullo  y  la  suficiencia...  Pero,  ¿Cómo  creéis  que  vais  a  vencerlos?  Creéis  que  podéis  hacer  frente  a  estas  fuerzas  desconocidas,  con  el  resultado  de  que  os  veréis arrojados a tierra en el primer intento.         En una Escuela Iniciática, el discípulo aprende que para vencer deberá unirse a  una fuerza superior que  luchará en su  lugar. Veamos un ejemplo:  Supongamos  que  pretendéis  escapar  al  poder  de  seducción  de  una  hermosa  joven  que  se  encuentra  delante  de  vosotros,  vestida  de  una  forma  algo  insinuante,  un  poco  excitante.  Si  para  ello  contáis  sólo  con  vuestras  propias  fuerzas,  por  más  que  luchéis, os vais a sentir cada vez más impulsados hacia ella. Pero en cambio si la  veis  como  un  aspecto  más  de  la  Madre  Divina,  no  sólo  estaréis  a  salvo  de  la  tentación, sino que iréis mucho más allá y podréis pasaros días enteros absortos  en la poesía, en la maravilla... Delante de cada jovencita, de cada mujer, pensad  que es la Madre Divina que os hace el honor de presentarse ante vosotros bajo  alguna de sus diversas manifestaciones, bien sea en su rostro, en su mirada, en  su sonrisa, lo cual debéis agradecer. De este modo, en lugar de representar una  tentación, todas estas hijas de la Madre Divina os van a aportar una sensación  maravillosa,  como  una  plenitud  y  una  riqueza  indescriptibles.  Por  donde  vayáis 

 

147

percibiréis  que  la  tierra  está  poblada  de  criaturas  que  están  allí  para  vuestro  deleite, para vuestra expansión...             Por no saber mirar, las gentes se convierten en víctimas de sus deseos y sus  debilidades, llegando a ser candidatos para ir a los hospitales. Luchar y luchar sin  tregua no es la solución, basta con aprender a mirar, ahí está todo el secreto. Y si  es  la  mujer  la  que  se  siente  atormentada  por  estar  siempre  atraída  hacia  los  hombres,  no  tiene  porqué  seguir  así,  debe  aprender  a  verlos  como  si  fueran  manifestaciones  del  Padre  Celestial,  partícipes  de  Su  esplendor,  de  Su  inteligencia  y  Su  fuerza.  A  partir  de  aquí  ya  no  habrá  más  tentaciones,  desaparecerán  aquellos  peligros  abismales.  Cuántas  cosas  han  llegado  a  escribirse  sobre  todo  esto!  y  así  ha  sido  porque  las  gentes  carecen  de  aquellos  conocimientos  iniciáticos  que  les  hubieran  permitido  enfocar  las  cosas  de  una  forma correcta.            Evidentemente, a veces nos encontramos con aspectos muy deformados del  Padre  Celestial,  en  el  caso  de  los  borrachos,  por  ejemplo;  pero  esto  no  tiene  importancia, hay que pensar: "Bien, estamos frente a un aspecto triste, un poco  deformado, distorsionado, lo dejaremos para luego..." Qué le vamos a hacer, no  es  culpa  del  Padre  Celestial,  El  querría  manifestarse  a  través  de  este  hombre,  pero  el  pobre  ha  preferido  irse  por  los  bares  y  el  Padre  Celestial  le  ha  abandonado, El no querría que fuese así, pero... Por otra parte, a veces podemos  encontrarnos con una de aquellas mujeres coléricas que nos lanza todo tipo de  insultos,  y  también  debemos  pensar  que  ella  no  deja  de  ser  un  aspecto  de  la  Madre  Divina,  aunque  de  momento  la  pobre  no  muestra  precisamente  su  lado  bondadoso y benéfico; ella podría reflejar mejor el esplendor de la Madre Divina,  pero puede ser que no haya tenido oportunidad de hacerlo, por estar sometida a  circunstancias muy difíciles. Por eso debemos tener piedad hacia ella, puede ser  que en el fondo sea una persona generosa y de buen corazón, dispuesta a hacer  por otros lo que no haría una mujer más joven o más bella.         Hay que trabajar constantemente con esta idea, viendo a hombres y mujeres  como  si  fueran  representantes  del  Padre  Celestial  y  la  Madre  Divina.  Entonces 
  148

podréis  constatar  que  esto  os  da  una  gran  alegría,  que  es  toda  una  fuente  de  riqueza  y  avance  para  vosotros!  Cada  ser  humano  sigue  siendo,  incluso  sin  saberlo, merced a su estructura y sus emanaciones, un camino para conduciros  hacia el Padre Celestial. Es como si a través de vuestros semejantes se abrieran  puertas y oportunidades para ir en busca de El, puesto que sólo a El corresponde  la perfección, El es el único que puede contenerlo todo. Los demás seres sólo van   a ser cada uno un aspecto separado y, aunque reunierais a todos los hombres de  la  tierra,  esto  no  bastaría  para  representar  totalmente  lo  que  es  el  Padre  Celestial,  sería  algo  todavía  insuficiente,  pálido.  Así,  debéis  tomar  a  cada  individuo que os encontréis como un punto de partida, una puerta abierta que os  permite  acceder  hasta  donde  está  el  Padre  Celestial;  de  este  modo,  en  unos  instantes vais a olvidar casi del todo el aspecto concreto que estáis viendo, será  el  Padre  Celestial  lo  que  ocupa  vuestros  pensamientos.  No  es  necesario  que  hagáis  contacto  directo  con  esa  persona,  ya  que  en  este  caso,  ella  sólo  es  un  puente  para  remitiros  al  Padre;  debéis  enviarle  sí  vuestros  sentimientos  de  gratitud y luego alejaros.         Y  si  se  trata  de  una  jovencita  encantadora,  miradla  maravillados,  como  si  estuvierais delante de la Madre Divina... Pues ¿Quién creéis que le ha dado tanta  belleza?    ¿Acaso se la ha podido dar ella misma?... En tal caso, ya podría ser  aún más bella. Pero no, ella no puede añadirse ni un sólo cabello, ni aumentar o  reducir un milímetro de su nariz. ¿Qué sabe ella de altas matemáticas para dar a  su  cuerpo  unas  medidas  tan  armoniosas?  Ella  lleva  consigo  unas  proporciones  maravillosas, pero no ha hecho nada por sí misma para ser así... Tiene que haber  entonces  una  gran  Inteligencia  por  encima  de  ella  que  se  las  ha  otorgado,  así  que  ¿Porqué  no  extasiarnos  ante  esta  Inteligencia?  Ya  lo  veis,  en  cuanto  se  razona  bien,  nos  vemos  impelidos  a  buscar  al  autor  de  todo,  al  Creador,  para  decirle:  "Madre  Divina,  ¿Cómo  es  posible  que  hayas  podido  expresar  algo  tan  bello?  ¿Cómo  has  logrado  modelar  estas  formas  tan  puras,  tan  luminosas,  tan  expresivas?  Cuán  digna  de  admiración  llegas  a  ser!  Habladle  así,  de  esta  manera, permaneced un tiempo con Ella... Puede ser que durante este lapso la  jovencita se haya marchado, pero no hace falta que vayáis a buscarla, ella no es  lo  que  cuenta  ahora;  su  papel  ha  sido  el  de  servir  como  un  instrumento  para  proyectaros  hacia  aquel  Ser  del  cual  ella  ha  recibido  todos  sus  maravillosos  dones.  No  es  pues  a  ella  a  quien  debéis  dirigir  vuestro  amor  y  vuestra 
  149

consideración,  ni  tampoco  teneis  que  sentiros  perturbados,  ni  desgraciados,  ni  pensar que vuestra existencia está acabada por su culpa.        Debéis  comprender,  queridos  hermanos  y  hermanas,  que  las  debilidades,  las  anomalías, seducciones y caídas tienen su origen en el hecho de no saber mirar.  Por  lo  general,  la    mirada  se  fija  únicamente  en  aquella  persona,  hombre  o  mujer, en el cuerpo físico, carnal, no va más allá de esto. De este modo ¿Cómo  podréis luego escapar?  Quedareis atados, a merced de unas fuerzas formidables  y ya está, se habrá acabado todo.         Nunca  lo  habíais  enfocado  de  esta  forma,  ¿no  es  verdad?  Y  os  preguntareis  ¿Cómo  es  que  yo  he  llegado  a  encontrar  todas  estas  cosas?    Y  cuántas  otras  verdades he podido comprobar, si supierais!... Pero ¿Cómo revelarlas? La gente  no  está  lista  aún,  de  modo  que  aunque  lo  hiciera  no  sería  comprendido,  ni  me  harían caso ni lo practicarían. Con un cinco por ciento que entendieran, ya sería  mucho.  Incluso  aquellos  que  vienen  aquí  ignoran  el  valor  que  esto  puede  tener  para trasformar sus vidas. Todo les parece lejano, imposible, irrealizable.         Ya sé que es difícil, pero intentad comprenderlo y con ello tendréis una llave  en  vuestras  manos.  De  lo  contrario  vais  a  estar  siempre  dando  vueltas  y  repitiendo: " Yo no podré llegar allí, nunca lo voy a lograr..." Y es verdad, no vais  a  lograr  nada  si  no  hacéis  un  esfuerzo  por  comprender  lo  que  os  estoy  trasmitiendo. Así que aprended a mirar. Conozco la tragedia de tantas y tantas  familias: O es el marido el que engaña a su mujer, o es la mujer la que engaña a  su marido... viven sumidos en la mentira, pero si supieran cómo mirarse, ambos  podrían estar fuertes y felices.                                                                                   Bonfin, Julio 31 de 1965                   
  150

COMO AMPLIAR EL CONCEPTO DEL MATRIMONIO IV
Sèvres el 1º de Noviembre de 1965 

   Conferencia  improvisada           Cuando se adquiere un vínculo exclusivo con una mujer o con un hombre, esto  es algo que puede traer alegrías, es cierto, pero también va a acarrear disgustos  y tristezas. Si se estuviera suficientemente evolucionado se podría amar a todas  las  mujeres  o  a  todos  los  hombres,  sin  limitarse  a  un  sólo  individuo  en  forma  excluyente.  Vosotros  diréis:  “Y,  ¿porqué?,  ¿Acaso  para  tener  más  ocasión  de  divertirse?”  No,  desde  luego,  pero  sí  para  trabajar  mejor  por  el  mundo  entero.  Cuando un hombre se casa, su mujer suele ser tan exigente que acapara toda su  atención; ella se va a mostrar celosa y no le permitirá amar ni siquiera al Señor,  puesto que quiere tenerlo todo para sí. Resultado: una pérdida de libertad. Por lo  que respecta a los hombres, ocurrirá la misma cosa: ellos querrán para sí todo el  amor y toda la atención de su mujer.         Así que no me habléis de los maridos y las esposas! Todos tienen las mismas  tendencias:  Poseer,  dominar,  disponer  del  otro...  He  aquí  porqué  en  algunos  casos es preferible no casarse;  Para poder trabajar, en lugar de intentar hacer  feliz a una sola mujer (lo cual es imposible por otra parte!), vale más buscar la  felicidad de toda la humanidad. Me diréis: “Pero cómo, ¿No es posible hacer feliz  a una mujer?”  Pues no. Se puede hacer feliz a miles de ellas pero a una sola no.  “¿Por qué?”  Porque sea lo que sea que hagáis por ella, una mujer no va a estar  nunca satisfecha. Puede ser que llegue a estarlo tras la muerte de su marido, sí,  es algo que ocurre a veces,  pero mientras viva, el pobre sólo va a ser un infeliz, 
  151

un incapaz, es el vecino quien lo hace todo mejor, quien le compra de todo a su  mujer, una lavadora, una nevera, un abrigo de pieles... Hagáis lo que hagáis no  podréis tener contenta a una sola mujer, pero sí a miles de ellas.         Ahora  bien,  no  debéis  pensar  por  ello  que  lo  mejor  es  separaros  de  vuestra  mujer o vuestro marido. “Sí, me diréis,  pero es que después de lo que acabamos  de oír no es extraño que saquemos esta conclusión.”  No, en absoluto. Está bien  casarse y tener hijos, pero lo que hay que cambiar un poco es el enfoque de todo  esto  y  decirse:  “Ah,  mi  marido  es  un  aspecto  del  Padre  celestial,  y  esto  es  una  bendición!... Habréis visto sin duda aquellas caricaturas en las que una robusta  mujer espera a su marido a la puerta de su casa con un rodillo de pastelería en la  mano,  y  cuando  llega  el  pobre  ¡Pam!,  un  buen  golpe  en  la  cabeza  que  le  hace  caer  redondo...  Pero  al  menos  ella  está  allí  a  su  lado  para  reanimarle...  En  fin,  que  todo  es  un  teatro...  Vosotros  reís  ahora,  pero  tratad  de  tomaros  en  serio  esta  idea  que  os  hará  ver  las  cosas  de  otra  manera:  En  aquel  momento,  todo  cambia;  la  mujer  soporta  y  acepta  los  defectos  de  su  marido  pensando:  “Ya  cambiará, ya llegará el cambio...”  Y ella vive siempre con la esperanza de que   algún día llegue a verle convertido en algo divino. Es cierto que mientras ese día  llegue,  hay  que  soportar  algunos  inconvenientes,  pero  ella  sigue  pensando:  “Si  me  han  dado  a  este  hombre  por  marido  es  porque  seguramente  lo  merezco,  a  causa de mi conducta en anteriores existencias, puesto que hay una justicia en el  mundo.  Así  que  me  he  propuesto  aceptarlo  en  esta  vida,  con  el  ánimo  de  aprender  y  evolucionar.”    De  este  modo,  en  vez  de  contraer  nuevas  deudas  al  intentar evadirse, ella va a borrar sus deudas del pasado. Pero si ella se conduce  mal, la deuda aumentara, con el resultado de que volverá a encontrarlo en otra  vida futura, para compensar la deuda en la misma forma o en otra semejante.         Desde  este  nuevo  punto  de  vista,  vale  la  pena  aceptar  esta  filosofía  si  se  quiere verdaderamente liberarse. Porque también el marido puede preguntarse:  “¿Cómo  es  que  habiendo  miles  de  millones  de    mujeres  he  podido  ir  a  dar  con  esta?”    Al  reflexionar,  se  dará  cuenta  de  que  es  algo  que  no  ha  ocurrido  por  azar...  es  verdad  que  las  posibilidades  eran  amplísimas!...  Y  precisamente  la  tenía que encontrar a ella, porque gracias a este encuentro tiene la posibilidad  de  efectuar  un  trabajo  interno  que  le  permitirá  desarrollar  ciertas  cualidades  y 
  152

virtudes.  Ya  lo  veis,  la  gente  no  razona  de  esta  manera  porque  no  ha  sido  instruida  acerca  de  la  reencarnación,  ni  tampoco  ha  oído  hablar  de  la  ley  del  Karma, o ley de causa y efecto.         Hay que decir también que por el hecho de considerar a su marido como una  manifestación  del  Padre  celestial,  la  mujer  establece  un  vínculo  mágico  con  el  propio Padre celestial. Y  ¿acaso creéis que esto no trae ningún resultado?  Pues  os equivocáis, ya que a partir de ese momento las cualidades del Padre celestial  comenzarán  a  manifestarse  en  su  compañero,  y  he  aquí  que  aquel  hombre  empezará  a  cambiar  sin  saber  porqué  lo  hace.  Esto  sucede  gracias  a  que  su  mujer no deja de repetirle cuando se están amando: “Sí, para mí tú eres el más  bello, el más inteligente, el más sabio!”, con lo cual le está parangonando con el  Padre  celestial;    aunque  en  realidad  él  hombre  no  ostente  dichas  cualidades,  estas  palabras  le  seguirán  rondando  en  la  cabeza  y  empezará  a  esforzarse  en  esta dirección para no decepcionar a su esposa. Así pues, una mujer que actúa  de una forma tan lúcida va a lograr mejorarse ella misma con este trabajo y a la  vez será capaz de trasformar a su marido.         En  el  pasado,  las  gentes  casi  nunca  llegaban  a  divorciarse,  mientras  que  ahora  muchos  no  llegan  a  estar  ni  unos  pocos  meses  juntos,  sobre  todo  en  los  Estados  Unidos.  Son  demasiado  egoístas,  demasiado  personalistas,  todos  quieren que las cosas vayan a su manera.  Si esta tendencia continúa, pronto no  existirá ya ninguna estabilidad en el seno de la familia. Los psicoanalistas y los  pensadores tendrán que buscar el modo de resolver este problema y al final van  a  encontrarse  con  lo  que  nosotros  venimos  afirmando  desde  el  comienzo,  no  podrán  hallar  otro  camino.  Por  ello,  los  que  ahora  están  casados  no  deberían  separarse  sin  antes  reflexionar  muy  bien,  porque  existen  otras  soluciones;    El  Señor  ha  dado  a  los  seres  humanos  soluciones  para  todas  las  circunstancias,  pero hay que encontrarlas.  En cuanto a los que no están casados, les diría que  no  se  apresuren,  que  se  lo  piensen  con  cuidado  ya  que  una  vez  casados  es  preferible no separarse. Es preciso aprender a vivir una vida familiar que pueda  ser un modelo de armonía y de amor.   
  153

     Se puede ser feliz dentro del matrimonio. Sí, esto es posible, pero a condición  de aprender a  mirarse uno al  otro, de buscar en  la pareja el  lado divino, antes  que el aspecto externo. Si no se busca este lado divino, por el cual vale la pena  hacer toda clase de sacrificios, el otro lado, el exterior, no va a ser suficiente para  satisfaceros. Observad: si le quitáis a un hombre su alma y su vida, se convierte  en un cadáver y lo primero que dirá su mujer será: “Enterradle...”  aunque ella le  ame,  porque  se  ama  aquello  que  está  vivo,  es  la  vida  lo  que  amamos,  no  el  cuerpo.    Pues  bien,  lo  que  está  vivo  en  un  ser  es  su  parte  divina,  su  lado  espiritual,  pero  esto  es  algo  que  casi  siempre  se  olvida.    Por  esto  no  es  conveniente  casarse  mirando  sólo  el  aspecto  físico  del  otro,  hay  que  buscar  también un intercambio de ideas, de sentimientos. El cuerpo físico es siempre el  mismo y al cabo de un tiempo va a producir hastío... En cambio la vida interna es  siempre  distinta,  renovada,  como  el  agua  que  corre.  Si  el  ser  físico  no  tuviera  dentro de sí un alma, con todos sus buenos sentimientos, sus ideas y proyectos  positivos,  ¿qué  sería  de  él?  ¿Por  cuanto  tiempo  se  puede  vivir  al  lado  de  una  mujer tonta y cruel por más hermosa que ella sea?...             Aquellos  que  ya  están  casados,  deben  cumplir  con  su  deber,  haciendo  lo  posible  para  mejorar  la  situación  y,  si  llega  un  día  en  que  quieren  ser  libres  de  nuevo, podrán serlo, pero a condición de que no haya ninguna deuda por pagar.   Es frecuente hoy encontrarse con muchos hombres y mujeres que desconocen las  leyes del Karma y afirman: “Yo no me casaré nunca!”   Pero pasado un tiempo  conocen a alguien y capitulan, casándose con esta persona. No se trata pues de  un  tema  sencillo,    ¿O  acaso  creéis  que  todos  aquellos  que  quieren  quedarse  solteros  lo  consiguen?    Por  supuesto  que  no!    Está  escrito:  “Son  muy  pocos  los  que pueden permanecer libres. Pero hay algunos solteros que lo llevan como un  castigo,  que  no  ven  la  soltería  como  una  libertad  sino  como  un  pesado  fardo,  mientras que para otros es una bendición.”  Así que todo es relativo...         Vosotros  no  podéis  saber  aún  lo  que  es  el  matrimonio.  El  matrimonio  es  un  gran  misterio.  Antes  de  que  el  matrimonio  se  celebre  entre  los  humanos,  debe  haber ocurrido ya en la naturaleza y en el Cosmos. El verdadero matrimonio es  aquel que tiene lugar entre el espíritu y la materia;  De allí nace toda la creación.  Este matrimonio existe dentro de cada átomo y cuando se produce una ruptura 
  154

entre  el  marido  y  la  mujer  (por  la  fisión  atómica),  esta  separación  lo  pulveriza  todo.    El  marido  furioso  destruye  a  su  mujer.  Mientras  estaban  casados  ellos  vivían en paz y creaban; pero al verse separados por la fuerza, ellos sólo van a  generar explosiones y catástrofes.             El matrimonio es un fenómeno cósmico. En principio es algo que tiene lugar en  lo alto entre el Padre celestial y su esposa, la Madre Naturaleza.  Los humanos al  haber  sido  creados  a  imagen  y  semejanza  de  Dios,  repiten  inconcientemente  aquello que se produce en el mundo elevado. Pero esto es algo que la cristiandad  está  muy  lejos  aún  de  comprender;  según  ella,  el  Padre  celestial  permanece  soltero.    Si  así  fuera,  ¿porqué  nos  casamos  nosotros?...  Si  hacemos  algo  que  el  Señor nunca ha hecho, entonces es que no somos verdaderamente una imagen  Suya.  Pero  los  cristianos  siguen  sin  aceptar  a  la  Madre  divina.  Todas  las  religiones  la  veneran,  excepto  el  cristianismo.  Pero  por  supuesto,  este  cristianismo  no  refleja  la  auténtica  enseñanza  de  Cristo.  Según  la  Cábala,  Dios  tiene una esposa, la Shekinah, que es una quintaesencia emanada de El mismo,  con la cual El trabaja para crear los mundos. Pero los cristianos piensan que el  Señor se vería disminuido si se dice que El también está casado. Si así fuera, ¿Por  qué entonces El permite que los hombres se casen?  ¿De donde han sacado ellos  esta idea del matrimonio?         En realidad, todo lo que se hace aquí abajo es un reflejo de lo que se hace en  lo  alto.  “Todo  lo  que  está  abajo  es  como  lo  que  está  arriba”,  ha  dicho  Hermes  Trismegisto, o sea que lo que se da aquí, entre los humanos, es semejante a lo  que  se  da  allí  arriba  en  el  Cielo  entre  los  Arcángeles,  porque  ellos  también  se  unen, sólo que sus matrimonios no son exactamente como los de aquí abajo, allí  no esparcen arroz al salir de la iglesia. Por su parte, el Sol también se casa con la  tierra  y,  gracias  a  esta  unión  nacen  muchos  hijos:  los  árboles,  los  frutos,  las  flores, las criaturas...         Si  la  energía  no  estuviera  unida  a  la  materia,  ésta  última  desaparecería  o  quedaría  informe.  Es  pues  la  fuerza,  el  espíritu,  quien  le  confiere  su  forma  y  la  moldea.  Y  como  todo  se  refleja  en  todo,  el  mismo  fenómeno  va  a  producirse 
  155

entre el hombre y la mujer: Es el hombre quien moldea a la mujer y este proceso  se repite por doquier, en toda la creación, desde el nivel del átomo hasta el del  panadero  que  amasa  la  harina  y  le  da  forma.  Bajo  millones  de  apariencias  distintas,  siempre  hay  lo  mismo  en  el  fondo,  el  matrimonio  del  espíritu  y  la  materia.           En lugar de casarse con una mujer a la que nunca van a poder satisfacer del  todo y que les hará perder su libertad, impidiéndoles ayudar a la humanidad, los  Iniciados buscan solucionar el problema del amor descifrando el gran libro de la  naturaleza,  puesto  que  es  allí  donde  Dios  ha  ocultado  las  claves  para  solucionarlo. Observad por ejemplo a las abejas y las mariposas... En general, los  humanos consideran el matrimonio a la manera de las orugas, que devoran las  hojas y estropean los árboles. En cambio, un Iniciado es como la mariposa que  no  devora  las  hojas  sino  que  va  directamente  a  las  flores,  sin  llegar  a  estropearlas; ella se nutre de su néctar. Del mismo modo, las abejas se posan en  las flores para recoger el polen y el néctar, y luego se van a trabajar fabricando  la miel que es el mejor de los alimentos. En esto, una abeja obra como lo haría  un alto Iniciado, que ama a todas las flores, es decir a todas las mujeres, pero sin  estropearlas; se limita a tomar de ellas un átomo muy pequeño y más tarde, en  sus laboratorios fabrica la miel que será útil a toda la humanidad.  Como veis, las  soluciones  a  todos  los  problemas  están  allí,  en  la  naturaleza.  Es  allí  donde  hay  que ir a buscarlas.         El  matrimonio,  queridos  hermanos  y  hermanas  es  un  reflejo  del  mayor  misterio que se celebra en lo alto, entre Dios y su esposa, la Naturaleza, Isis.  Por  eso  lo  que  hasta  ahora  han  venido  haciendo  los  humanos  de  una  forma  inconciente  y  ciega,    deberán  hacerlo  en  un  futuro  no  lejano  con  una  plena  comprensión de lo que significa. El marido debe aprender la manera de trasmitir  a su esposa las cualidades del Padre celestial y la mujer debe saber impregnarse  de  esta  conciencia,  al  tiempo  que  trasmite  a  su  esposo  las  cualidades  de  la  Madre divina. Esto es algo que ellos deberán conservar siempre. Si así lo hacen,  manteniendo ambos la conciencia de darse y trasmitirse recíprocamente aquello  que les falta, llegarán a amarse eternamente.  Aunque hayan llegado a una edad 
  156

muy  avanzada,  podrán  amarse  igual  o  mejor  que  el  día  de  su  matrimonio,  puesto que aquello que amarán entonces ya no será el cuerpo, la carne, sino el  alma,  el  espíritu.  Si  el  cuerpo  ya  está  ajado,  envejecido,  es  algo  que  carece  de  importancia para ellos... Por debajo de sus arrugas hay un alma radiante, y un  alma es algo que no tiene precio!  Incluso encontramos expresiones como: “Alma  de mi alma..!”, sólo que hoy por hoy, cuando un hombre le dice esto a una mujer,  en realidad está pensando en otras cosas y sólo intenta encender un poco más el  fuego... Sí, él le está diciendo “Alma de mi alma!” y lo cierto es que se encuentra  a miles de kilómetros de su alma.         Casarse  puede  ser  maravilloso,  y  para  evitaros  sufrimientos  es  bueno  que  sepáis  esto:  Nunca  debéis  considerar  a  vuestra  mujer  o  vuestro  marido  como  algo  que  poseéis,  de  lo  contrario  vais  a  correr  el  riesgo  de  veros  envueltos  en  grandes contradicciones, puesto que llegará el momento en que sabréis a ciencia  cierta  que  él  o  ella  no  os  pertenecen,  de  modo  que  sufriréis  por  ello  o  haréis  sufrir  a  vuestra  pareja.  No  hay  que  pensar  nunca  que  una  mujer  os  pertenece:  Ella  ya  existía  antes  de  conoceros  y  seguirá  existiendo  sin  vosotros,  no  sois  vosotros  quienes  la  habéis  creado;    Por  el  momento,  ella  está  a  vuestro  lado  solamente como alguien asociado a vosotros. Tenéis que lanzar fuera de vuestra  mente  aquellas  ideas  caducas  que  son  el  origen  de  tantas  tragedias.    Así  que  podéis  considerar  a  vuestra  mujer  como  si  fuera  un  socio  para  esta  vida,  con  derecho a su propia libertad. Si ella quiere ayudaros en algo, regocijaos, pero no  existe  ley  alguna  que  le  obligue  forzosamente  a  hacerlo.  Ella  está  unida  a  vosotros por su propio consentimiento, y antes de vosotros había tenido ya otros  maridos, no creáis que seáis su esposo para toda la eternidad.         Si  un  hombre  y  una  mujer  estuvieran  juntos  para  toda  la  eternidad,  ellos  vivirían en perfecta armonía; ahora bien, si ocurre precisamente lo contrario, es  porque  ellos  no  se  conocían  de antemano.  Puede  ser  que  se  hayan  encontrado  por  vez  primera  y  que  aquella  mujer  haya  tenido  antes  tantos  maridos  que  la  pobre no podría siquiera recordarlos a todos!  Y algo parecido puede suceder con  él, que haya tenido antes muchas otras mujeres!  Por otra parte, nadie ha dicho  que  en  su  próxima  encarnación  tendrá  que  tener  la  misma  pareja...  Así  que  es  mejor no atormentarse ni hacerse ilusiones. Lo más apropiado es que hombres y 
  157

mujeres  piensen:  “Bien,  ya  que  somos  socios,  debemos  colaborar  lo  mejor  posible, procurar ser honestos, y eso basta!  Y si ellos logran mantener entre sí  una buena relación, nuevamente podrán volver a estar juntos. Ya veis como con  esto se van aclarando las cosas.       Debéis  comprender  que  nadie  os  pertenece,  ni  la  mujer,  ni  el  marido,  ni  los  hijos;  respecto a estos últimos sólo sois unos tutores, nada más. Ellos están con  vosotros  para  que  les  eduquéis  y  debéis  hacerlo  correctamente  o  seréis  sancionados.  Porque  no  basta  con  traer  los  hijos  al  mundo  para  luego  desentenderse  de  ellos.  Hay  quien  sólo  les  tiene  por  el  placer  que  esto  proporciona y luego llama a otras personas para que cuiden de ellos!... No está  bien, pues así sólo se logra crear un karma de cara a estos hijos.       Como  podéis  ver,  queridos  hermanos  y  hermanos,  estamos  frente  a  una  Ciencia  que  es  infinita,  como  la  vida  misma.  Aún  tengo  la  sensación  de  no  haberlo dicho todo respecto a estos temas, ni a los demás asuntos que venimos  explicando.  No  obstante,  espero  que  con  la  gracia  de  Dios  y  vuestra  buena  voluntad, llegaremos a profundizar cada vez más en todas estas cuestiones, para  que  os  convirtáis  progresivamente  en  verdaderos  hijos  e  hijas  de  Dios,  libres,  dichosos...  Sí,  felices  y  libres  dentro  de  una  completa  paz,  incluso  con  vuestros  maridos, mujeres e hijos!...                                                         Sèvres, Noviembre 1 de 1965                   

 

158

EL AMOR, LO MISMO QUE EL SOL ORGANIZA LA VIDA I
Sèvres a 8 de Mayo de 1966 

  Conferencia  improvisada           Lo  que  está  organizado  está  vivo,  puesto  que  es  la  vida  la  que  organiza  las  cosas. Dejad correr el agua y veréis cómo ella se encarga de ir dando su sitio a la  arena, a las piedras... Dejad fluir la vida y veréis cómo su poderosa corriente se  encarga  de  organizarlo  todo.  Cuando  la  vida  se  detiene,  todo  se  dispersa.  En  invierno, el Sol está ausente y nada brota, pero he aquí que llega la primavera  trayendo  la  luz  y  el  calor,  la  vida  comienza  a  circular,  los  gérmenes  y  semillas  empiezan a crecer, a brotar. ¿Qué ocurre con el ser humano?  Para él, mientras  el  Sol  espiritual  no  brilla,  la  vida  divina  no  podrá  fluir  y  todas  sus  semillas  permanecerán allí, latentes.        Todos, hasta los niños saben que el Sol hace brotar los gérmenes, pero no han  llegado a comprenderlo del todo ya que, si así fuera, buscarían el Sol espiritual  para  exponerse  más  y  más  a  sus  radiaciones  de  sabiduría  y  amor,  con  lo  cual  verán germinar todo lo que Dios ha depositado en ellos bajo la forma de virtudes  latentes,  talentos  y  capacidades.  Además  del  Sol  físico,  necesitamos  del  Sol  espiritual que de una manera análoga hará fluir a los ríos, cantar a los pájaros,  florecer y dar frutos a las plantas.       
  159

   Hay  mucho  que  decir  sobre  la  palabra  "organización".  Por  lo  general,  los  humanos  la  emplean  exclusivamente  en  su  sentido  mecánico,  lo  cual  es  francamente  insuficiente!  El  que  organiza,  es  el  amor.  Cuando  hay  amor  entre  los seres, no hay necesidad de organizar ya que todo se va a ordenar de forma  espontánea.  Cada  uno  ya  sabe  lo  que  le  corresponde  hacer  y  todo  marcha  de  forma  impecable.  Pero  si  les  quitáis  el  amor,  se  hará  necesario  entonces  amenazar, condenar y, aún así, las cosas no marcharán.  Cuando existe amor en  el  seno  de  una  familia,  todo  funciona  por  sí  solo  pero,  si  deja  de  existir  este  amor,  ya  podréis  amenazarlos  a  todos  con  metralletas,  no  os  servirá  de  nada.  Cuando impere el verdadero amor en el mundo, no habrá que imponer ya leyes a  los  humanos,  ni  obligarles  a  obedecer  norma  alguna.  Cada  uno  sabrá  perfectamente  lo  que  debe  hacer  y  así  actuarán  en  perfecta  armonía  unos  con  otros. El amor es lo único que puede organizar las cosas, impulsándolas a crecer,  a  florecer.  Poned  amor  en  la  familia  y  en  la  sociedad  y  veréis  como  ya  no  es  preciso decir a sus miembros: "Haced esto o aquello, y pobres de vosotros si no  lo  hacéis!",  puesto  que  todos  cumplirán  su  deber  con  alegría  y  no  habrá  más  leyes. Allí donde reina el amor, la ley se vuelve del todo obsoleta.                                                                        La ley tuvo su origen el día en que el amor se alejó de la humanidad. En  la  época  en  que  los  seres  eran  capaces  de  amarse  y  de  permanecer  fieles,  la  institución del matrimonio no existía. El matrimonio se ha creado precisamente  porque  los  humanos  no  sabían  amarse;  ellos  se  unían  de  cualquier  forma,  sin  saber  muy  bien  porqué,  para  luego  separarse.  Por  ello,  era  preciso  crear  este  vínculo que los retuviera, inventar leyes, sacramentos, etc. ¿Acaso se necesitan  papeles, contratos, curas o funcionarios cuando existe amor? Y aún así, con todo  esto son muchas las parejas que luego se divorcian, no se les puede impedir que  lo  hagan.  Cuando  hay  amor,  no  es  necesaria  ninguna  bendición  sacerdotal  ni  nada  parecido,  para  hacerlo  duradero,  puesto  que  Dios  mismo  ha  dado  ya  su  bendición. Dios está presente siempre en el amor de aquellos que se quieren de  verdad, y el amor mismo es su mejor bendición.         Pero  esto  no  significa  que  yo  esté  en  contra  del  matrimonio,  ni  de  las  bendiciones  eclesiásticas.  Me  limito  a  explicar  que  se  trata  de  instituciones  humanas, y que si falta el amor, esto es inútil, no podrá arreglar nada. Pero no 
  160

estoy diciendo que no haya que ir a la iglesia o al registro civil para regularizar  una situación. Os repito tan sólo que aquellos que se aman ya están casados por  la  naturaleza,  aunque  ellos  mismos  no  lo  sepan;  mientras  que  los  que  no  se  aman, aunque estén bendecidos por la ley o por la iglesia, no están casados por  la naturaleza.                                                         Sèvres, Mayo 8 de 1966                                                                       
  161

MATERIALISMO, IDEALISMO Y SEXUALIDAD "ASI EN LA TIERRA COMO EN EL CIELO"
Bonfin 18/8/1966 

   Conferencia  improvisada         Desde  hace  siglos  y  milenios,  han  hecho  su  aparición  en  la  historia  un  gran  número  de  religiones,  ideologías  y  corrientes  filosóficas;  pero  todas  estas  tendencias pueden ser clasificadas en dos grandes categorías: Las que mueven al  ser humano a elevarse por encima de la tierra, y las que al contrario, le impulsan  a vincularse más con ella.         El  sistema  filosófico  que  promueven  los  seguidores  de  abandonar  la  tierra,   por  ser  esta  un  valle  de  lágrimas  y  tinieblas,  lo  podemos  parangonar  con  el  Budismo,  el  cual  a  su  vez  ha  influido  sobre  otros  muchos  movimientos  espirituales,  incluyendo  algunas  sectas  gnósticas  como  los  cátaros,  etc.  Por  su  parte,  la  filosofía  que  intenta  llevar  al  ser  humano  a  estrechar  sus  lazos  con  la  tierra,  hasta  el  punto  de  no  querer  abandonarla,  es  sin  duda  alguna  el  materialismo.         "Entonces,  me  diréis,  "¿Donde  podríamos  ubicar  al  cristianismo?"  Ah,  el  cristianismo es otra cosa; en sí mismo no sabe a ciencia cierta lo que es, no se  conoce. Pues una cosa es el cristianismo y otra la filosofía de Cristo. Si yo hubiera  estado satisfecho de todo lo que la Iglesia y los teólogos nos cuentan sobre los  evangelios, no habría tenido que acudir directamente al pensamiento  de Jesús.  Ya os he comentado varias veces que, durante años estuve dedicado a penetrar  en su pensamiento, intentando comprender lo que él decía en realidad, y os he  dado ya muchas pruebas al respecto. Evidentemente, estas no pueden constituir  pruebas  tangibles  para  vosotros,  pero  si  accedéis  al  menos  a  reflexionar,  a  observar  y  comparar  las  cosas  entre  sí,  es  probable  que  aceptéis  estas 
  162

explicaciones,  puesto  que  bajo  esta  óptica  las  cosas  van  a  corresponder  mejor,  van a parecer más valiosas, más acordes con la realidad, más aplicables.         Ahora, para que podáis comprender mejor lo que os acabo de explicar acerca  de  estas  dos  tendencias  filosóficas,  veamos  lo  que  ocurre  con  el  ser  humano:  Cuando  nace,  el  niño  sólo  busca  acercarse  a  la  tierra  y  lo  hace  al  punto  de  moverse  sobre  sus  cuatro  extremidades,  queriendo  tocar  todo  lo  que  ve,  o  llevándolo  todo  a  la  boca.    Luego,  a  medida  que  va  creciendo,  he  aquí  que  su  corazón se despierta, comienza a interesarse por el sexo opuesto, se enamora y  sólo desea fundar un hogar... En este momento aún se encuentra muy pegado a  la  tierra,  sólo  piensa  en  poblarla  con  su  progenie  y  ofrecerle  sus  propias  realizaciones.  Va  a  ser  mucho  más  adelante,  cuando  la  persona  ha  gastado  ya  todas  sus  energías,  y  estando  agotada  comprende  que  ha  envejecido  y  que  no  llegará a realizar todos sus deseos... sólo entonces sobreviene el cambio: la tierra  deja de interesarle tanto y comienza a pensar en el otro mundo, a distribuir sus  riquezas.  Aquel  individuo  que  hasta  hace  poco  sólo  pensaba  en  comer,  beber,  tener  hijos  y  acumular  riquezas,  como  si  fuera  a  vivir  eternamente  sobre  la  tierra,  de  pronto  cambia  y  se  trasforma  en  otro  ser,  desmotivado,  impersonal,  fatigado,  frío,  aburrido,  que  se  prepara  para  abandonarlo  todo  e  ir  al  otro  mundo. ¿Pero, qué ha ocurrido?  La causa primordial de esta trasformación se  basa simplemente en el debilitamiento del instinto sexual.         Veréis ahora cómo es la fuerza sexual la que determina en el ser humano la  naturaleza de su filosofía. Mientras la persona posee esta energía, acepta vivir  sobre  la  tierra,  pero  cuando  esta  fuerza  le  abandona  quiere  morir.  Esta  es  la  razón por la cual algunos Iniciados de la antigüedad, al ser conocedores de este  fenómeno, de donde se originaba y de qué dependía, enseñaron a sus discípulos  que,  si  se  proponían  dejar  atrás  la  tierra,  junto  con  todas  sus  limitaciones  y  sufrimientos, para ir hacia un mundo de gozo, de luz y beatitud, debían suprimir  las manifestaciones de la fuerza sexual, abolir las relaciones amorosas, desechar  las pasiones y deseos, abstenerse de mirar los cuerpos desnudos y de frecuentar  personas del otro sexo, etc. De lo contrario, volverían a verse sujetos dentro del  engranaje material y obligado a permanecer pegados a la tierra.   
  163

     Así,  queridos  hermanos  y  hermanas,  este  ha  sido  el  origen  de  las  diversas  tendencias filosóficas y religiosas. En lo más básico se sitúa  la fuerza sexual,  el  amor  entre  los  sexos  y,  en  segundo  lugar,  la  actitud  que  los  seres  humanos  adoptan  respecto  a  esta  energía,  que  dará  lugar  a  dos  enfoques  filosóficos  opuestos:  Uno  intenta  darle  salida  mientras  que  el  otro  intenta  suprimirla.  Por  supuesto,  hay  también  otras  filosofías,  pero  todas  ellas  pueden  incluirse  en  mayor  o  menor  grado  dentro  de  estas  dos  categorías.  Si  se  trata  de  no  seguir  sufriendo  aquí  en  la  tierra,  si  lo  que  se  busca  es  acceder  a  la  eternidad  y  a  la  inmortalidad, no hará falta preocuparse por la propagación de la especie, ya que  este sería un vínculo con lo terrenal, que lleva consigo otros lazos, con el padre (o  la madre) de estos hijos, aparte del vínculo físico con los propios hijos, que son  de  la  misma  carne  y  sangre  que  los  padres,  y  de  los  otros  lazos  psíquicos  que  pueden establecerse con ellos, ya que también van a heredar algunos rasgos del  carácter,  del alma y del espíritu de los padres. Es por esto que la filosofía budista  enseña  que  incluso  cuando  un  ser  humano  ha  dejado  ya  su  cuerpo  y  puede  pensarse que se ha liberado totalmente, esto no es del todo cierto,  puesto que  aún van a perdurar los vínculos con sus hijos y parientes, de forma que durante  un  tiempo  se  verá  obligado  a  permanecer  en  las  regiones  inferiores  del  plano  astral, para estar así cerca de los humanos, y sobre todo de los miembros de su  propia  familia,  observándoles,  guiándoles,  participando  en  sus  vidas  e  incluso  nutriéndose a través de ellos. Según la  misma filosofía, para poder ser libre hay  que  evitar  el  matrimonio  y  los  hijos,  puesto  que  aquellos  que  han  aceptado  casarse y tener una familia para que su nombre pueda subsistir, serán atraídos a  través  de  su  descendencia,  y  la  zaga  de  su  propio  nombre  les  obligará  a  descender a la tierra ya que desde aquí, su familia pensará en ellos y les llamará.  Así,  todos  estos  vínculos  que  los  humanos  han  creado,  les  van  a  impedir  permanecer en las regiones superiores.         Los  Iniciados,  que  son  conocedores  de  estas  realidades,  han  trasmitido  toda  una filosofía para aquellos que verdaderamente no quieren echar raíces sobre la  tierra; es la filosofía del ascetismo, del idealismo, de la castidad. Esta filosofía es  verdadera  puesto  que  se  basa  en  conocimientos  profundos  y  ocultos,  pero  si  puede adaptarse más o menos a nuestra época, esto ya es otra cuestión; puede  ser que hoy por hoy no sea la más conveniente, y este es uno de los problemas  que hay que saber resolver. 
  164

       Vamos a dar ahora una ojeada a la filosofía de los epicúreos, los materialistas  y  todos  aquellos  que  se  inclinan  totalmente  hacia  la  tierra,  buscando  incluso  servirse  de  los  descubrimientos  de  la  ciencia  con  el  único  fin  de  prolongar  al  máximo  su  existencia.  Puede  ser  que  ellos  también  estén  en  lo  cierto.  Nuestra  tarea es pues la de sopesar y examinar a fondo estas dos tendencias, para luego  considerar la posibilidad de una tercera filosofía, que podría ser la más acertada.         Aquellos  que  sólo  piensan  en  vivir  lo  mejor  posible  aquí  en  la  tierra,  comer,  beber,  traer  hijos  al  mundo,  enriquecerse  y  abrir  luego  sucursales  por  todas  partes, con el objeto de tener el mundo entero entre sus manos, ¿Acaso no están  actuando bien?    Sí,  no  hay  duda,  ellos  son  en  esto  idénticos  a  los  gusanos:  Los  gusanos son útiles, ellos aspiran la tierra y la hacen pasar a través de su cuerpo,  para luego expulsarla por el otro extremo, de forma que esta tierra que ha sido  trabajada de esta forma va a ser más propicia para las plantas y la vegetación.  Los  materialistas  hacen  lo  mismo  que  los  gusanos:  tragan  y  tragan,  es  decir,  trabajan  sobre  la  materia  bruta,  inerte,  trasmitiéndole  parte  de  su  vitalidad  y  preparándola  para  otros  procesos.  Así  que  no  hay  que  calumniar  a  los  materialistas;  ellos  son  de  utilidad  puesto  que  ayudan  a  trasformar  la  tierra  haciéndola pasar a través de ellos. El Creador ha distribuido muchos oficios entre  los humanos y aquellos que han optado por este oficio son útiles para el planeta.  Observad:  Hay  tanta  materia  para  ser  trasformada!    Y  una  vez  que  ha  sido  trasformada,  los  espiritualistas  van  a  usarla  en  un  nivel  superior,  ya  que  ellos  están empezando a trabajar sobre una materia más sutil: Los espiritualistas van  a trabajar sobre las ideas y los sentimientos, que a su vez van a ser trasformados  para  servir  a  otros  seres  más  elevados.  Existe  así  toda  una  cadena  ininterrumpida  de  seres  que  laboran  para  trasformar  la  materia.  Las  plantas  trasforman la  materia mineral; los animales trasforman la materia vegetal; los  humanos trasforman la materia animal, y así sucesivamente hasta llegar a Dios.  Ya  os  he  comentado  que  Dios  se  nutre  de  los  frutos  que  le  aportan  los  Querubines  y  Serafines,  aunque  ésta  es  sólo  una  imagen  para  facilitar  vuestra  comprensión.   

 

165

     Ahora bien, ¿Cual puede ser esta tercera solución a la que me refería antes?   El  cristianismo  podría  ser  la  verdadera  filosofía  si  los  cristianos  tomaran  conciencia  de  que,  además  de  ser  religiosos  y  espiritualistas,  deben  ocuparse  también  de  la  tierra,  trabajar  sobre  ella  con  sus  ideas,  sus  sentimientos  y  sus  actos para hacer de ella un jardín donde Dios pueda venir a pasearse. Ni los que  sólo quieren gozar de lo terrenal, ni los que piensan que hay que dejar la tierra  para  poder  realizar  algo,  tienen  razón  del  todo.  La  tercera  solución,  que  es  la  verdadera  filosofía  de  Cristo  y  es  también  la  nuestra,  no  consiste  en  huir  ni  desertar de la tierra, sino en impregnarse de todas las cosas celestes para hacer  que el Cielo descienda sobre la tierra hasta convertirla en el paraíso, en el Reino  de Dios. De este modo, trabajar sobre la materia no significa ser materialista, y  tampoco hay que ser un asceta o un budista, ya que no se trata de evadirnos de  la  tierra  Esta  es  precisamente  la  filosofía  que  Jesús  vino  a  trasmitir  a  la  humanidad.         Existe  una  tradición  según  la  cual  Jesús  estuvo  en  la  India  siendo  aún  muy  joven;    Allí  entró  en  contacto  con  los  brahmanes  y  les  increpó  diciéndoles:  "Vuestra filosofía es muy completa pero entonces ¿Para qué habéis venido a la  tierra? ¿Sólo para intentar dejarla?... No, habéis venido para hacer una labor en  ella, se os ha enviado para que seáis obreros. Cuando hayáis terminado vuestra  tarea, es evidente que podréis retornar a vuestra patria para descansar un poco  y  para  tener  nuevas  inspiraciones  antes  de  volver  a  descender  aquí  para  continuar  vuestra  labor.  Pero  aquí  habéis  venido  a  trabajar."  Y  les  reprochó  diciéndoles: "Sois temerosos y débiles, sólo estáis pensando en huir de aquí. Pero  si realmente vuestro sitio fuera el Nirvana, entonces ¿que os ha hecho bajar a la  tierra?"  Hubo así terribles discusiones con los brahmanes, hasta el punto de que  llegaron  a  perseguir  a  Jesús  para  matarle,  pero  él  ya  había  partido  siguiendo   una  caravana  que  venía  hacia  Palestina,  donde  tendría  que  enfrentarse  a  los  fariseos, los saduceos y los doctores de la ley de Israel. Pero aquí ya él no quiso  escapar  a  la  muerte.  Jesús  fue  un  gran  revolucionario,  pero  los  cristianos  desconocen  muchos  detalles  de  su  vida,  como  el  de  haber  estado  con  los  brahmanes en la India. Por donde iba, Jesús provocaba toda una revolución. Por  supuesto, no puedo probaros estos hechos, por lo que debéis considerarlos como  un  tema  de  reflexión  para  vosotros,  pero  aún  siendo  así,  por  encima  de  la 

 

166

controversia que esto pueda suscitar, yo os lo digo. Que lo creáis o no, es asunto  vuestro.         En realidad, Jesús no llegó a criticar la filosofía de Buda, la cual no es de modo  alguna ingenua; Buda vino para aportar una enseñanza luminosa y formidable,  pero  cuya  validez  estaba  circunscrita  a  una  época  determinada.  Cada  Maestro  que viene a encarnarse aporta un nuevo aspecto de la verdad. Por eso Jesús, en  lugar de seguir haciendo como Buda, orientando a los humanos hacia el mundo  causal que para ellos es algo tan lejano, optó por dirigirlos hacia el trabajo que  les  corresponde  llevar  a  cabo  aquí  en  la  tierra.  Ya  os  he  dicho  que  esta  es  la  razón por la cual toda la filosofía de Jesús está resumida en aquella plegaria que  nos  enseñó.  *    Esta  oración  constituye  todo  un  programa:  "Padre  Nuestro  que  estás en el Cielo, santificado sea Tu nombre, venga a nosotros Tu reino, hágase  Tú  voluntad,  así  en  la  tierra  como  en  el  Cielo..."  Los  budistas  nunca  han  dicho  que la tierra debe ser como el Cielo, al contrario, buscan abandonarla para ir al  Cielo,  sin  pensar  en  que  es  posible  que  la  tierra  se  trasforme.  En  cambio  Jesús  afirma  que  llegará  un  día  en  que  los  humanos  se  unirán  para  trasformarla  y  hacer de ella una morada para que los espíritus de luz puedan habitarla. El así lo  creía y nos dejó todo un programa para realizarlo.        Con  todo,  para  que  la  tierra  llegue  a  ser  como  el  Cielo  no  basta  con  rezar  y  decirle al Señor: "Hágase Tu voluntad en la tierra como en el Cielo!"  Así no se va  a  lograr  nada.  Somos  nosotros  con  nuestra  labor  quienes  estamos  llamados  a  realizar  este  proyecto.  Que  nadie  se  imagine  que  sólo  por  estar  cruzado  de  brazos y meditando en dejar la tierra, el Señor va a venir a ordenarlo todo, por  supuesto  que  no!    Esta  plegaria  sólo  podrá  realizarse  mediante  el  trabajo  de  cada uno. Y puesto que en el Cielo reinan el orden, la armonía, la felicidad y el  amor,  hay  que  intentar  instaurar  aquí  en  la  tierra  un  orden,  una  armonía,  una  dicha y un amor en todo semejantes a aquellos...         Si  algunos  cristianos  que  han  sido  influenciados  por  el  budismo  quieren  abandonar  la  tierra,  esta  es  otra  cuestión;  pero  ellos  deben  saber  que  Jesús  nunca  predicó  esta  clase  de  filosofía,  y  que  se  trata  de  ideas  que  han  venido 
  167

surgiendo  posteriormente.  Es  natural  que  una  religión  no  permanezca  siempre  con el mismo nivel de pureza que tuvo en su comienzo, sino que vaya recibiendo  influencias  sucesivas  de  otras  religiones  y  filosofías.  Es  el  caso  de  la  religión  judaica,  que  ha  sido  matizada  por  la  influencia  de  otras  religiones  próximas  a  ella, como las de los Asirios y los Babilonios, y en esto fue responsable Salomón,  por haberlo permitido. Ya sabéis que Salomón tuvo muchas mujeres, la mayoría  de  ellas  extranjeras  que  provenían  de  diferentes  países,  con  distintas  creencias  religiosas.  Y  puesto  que  cada  mujer  estaba  consagrada  a  su  respectivo  dios,  Salomón para complacerlas a todas tuvo que permitir que se les rindiese culto a  todos ellos: Belfegor, Baal, Astarté, etc.         La  religión  de  Jesús,  queridos  hermanos  y  hermanas,  nos  ofrece  la  mayor  espiritualidad  orientada  hacia  una  labor  que  es  preciso  desarrollar  aquí  en  la  tierra.  De  modo  que  todos  aquellos  que  han  buscado  refugiarse  en  cuevas,  conventos  o  monasterios,  aunque  vayan  bien  intencionados  sólo  piensan  en  salvar su alma, y esto no es amor, no es esta la enseñanza de Cristo. Ellos han  cedido  a  la  influencia  de  algunas  religiones  orientales,  que  siempre  han  tenido  un  marcado  carácter  individualista.  Sí,  los  espiritualistas  orientales  son  individualistas e incluso cuando están reunidos entre ellos, cuando van a orar o a  comer  juntos,  cada  uno  está  pensando  en  desarrollar  sus  propios  poderes,  sus  chakras, su clarividencia. Es sólo hoy en día, cuando han empezado a entrar en  contacto  con  los  países  de  Occidente  y  especialmente  con  Inglaterra,  que  los  orientales  empiezan  a  hablar  de  la  colectividad  y  la  fraternización  entre  los  hombres, aunque siguen siendo de todos modos bastante  individualistas.         En el pasado, cuando este ideal de fraternidad no era patrimonio de ninguna  religión,  fue  Jesús  quien  se  refirió  a  él  cuando  dijo:  "Jerusalén,  Jerusalén...  cuántas  veces  he  querido  reunir  a  tus  hijos,  como  el  ave  que  reúne  a  sus  polluelos bajo sus alas..."  Con esto, él ya estaba refiriéndose tácitamente a un  camino de fraternidad y amor entre los humanos. Y cuando rezaba pidiendo que  todo fuera en la tierra como en el Cielo, esto es porque allá en lo alto todos los  seres son como uno sólo; ellos se aman y se comprenden mutuamente, mientras  que  aquí  en  la  tierra  todo  está  separado,  desunido,  disperso,  hostil.  En  tales  condiciones no es posible instaurar aquí abajo el orden que prevalece en el Cielo. 
  168

       Jesús  ha  traído  la  enseñanza  del  amor,  mientras  que  los  demás  han  dado  mensajes de sabiduría, de conocimiento, de separativismo, de poder. Ya sé que  vais a decirme que Buda también predicó la compasión, sí, es verdad, pero nadie  ha llegado a hacerlo como Jesús, con la misma altura y claridad; en este campo,  Jesús se muestra verdaderamente excepcional, y fue por esto que le crucificaron,  porque  él  quiso  cambiar  el  orden  establecido.  Al  frecuentar  las  gentes  más  sencillas  e  incluso  algunos  criminales  y  mujeres  públicas,  estaba  tergiversando  todas las normas. Era algo nunca visto: personas que habría que lapidar, y él se  sentaba a la misma mesa con ellas, las invitaba y aceptaba ser invitado por ellas.  Aquellos que velaban por mantener la estricta separación de las clases sociales  nunca  podrían  aceptar  algo  así.  Y  cuando  vieron  que  él  estaba  revelando  las  cosas  más  sagradas  a  las  gentes  comunes  y  corrientes,  decidieron  que  debía  morir. Jesús fue crucificado porque al traer la religión del amor estaba echando  abajo  las  barreras  que  se  mantenían  incólumes  por  muchos  siglos.  Es  por  esto  que yo veo a Jesús como un ser verdaderamente grande, como un Prometeo. El  trajo a la humanidad el fuego del amor y es lógico que terminara en la cruz, pues  tal es el fin de todos los Prometeos.          Os venia diciendo que la fuerza sexual es lo que ata los seres humanos a la  tierra,  pero  sin  llegar  a  esclarecerles,  sin  que  puedan  vincularse  a  las  regiones  más superiores, de modo que no es suficiente. Por su parte, la sabiduría que ha  iluminado a ciertos Iniciados les ha impulsado hacia las regiones más sublimes,  haciendo que pierdan todo deseo de continuar viviendo aquí en la tierra, lo cual  tampoco es aconsejable. Aquellos que han intentado suprimir de raíz esta fuerza  que Dios les ha dado, sólo piensan en morir y abandonarlo todo, ya que sólo la  energía  sexual  puede  mantenerles  cercanos  a  la  vida,  hacerles  amar  la  vida.  Si  dejáis que esta fuerza circule dentro de vosotros sin que por ello seáis causantes  de inundaciones y desastres, sino que la dediquéis a regar aquellas flores divinas  del jardín celestial, la vida llegará a ser para vosotros algo tan maravilloso que  nunca querríais interrumpir por motivo alguno. Pero si suprimís esta energía, la  vida perderá todo su sentido y sólo pensareis en morir. La fuerza sexual y el amor  van  estrechamente  ligados  a  la  vida.  Por  esto,  para  sentir  auténticamente  la  belleza de la vida, es preciso que la energía sexual fluya armoniosamente. Nunca  se debería suprimir esta fuerza; los místicos, los religiosos y tantos otros que así 
  169

lo han hecho, han incurrido en el mayor de los errores, aunque para ellos haya  estado  justificado  por  su  anhelo  de  acceder  al  Nirvana,  han  elegido  un  camino  tan  frágil,  tan  blando,  que  uno  se  pregunta  si  algún  día  llegarán.  Porque  si  en  realidad se quiere llegar al Nirvana, el amor tiene que formar parte del camino.  Por ello, aquel que tiene claro todo esto se unirá al Cielo, al Creador, guardando  al  mismo  tiempo  esta  energía  para  consagrarla  al  Reino  de  Dios,  con  lo  cual  obtendrá  finalmente  ambas  cosas:  vivir  la  vida  intensamente  y  luego  fundirse  con el Creador, con el Cielo. Y cuanto más se haya elevado, más podrá trabajar  para  la  tierra,  de  modo  que  ésta  solución  será  la  más  perfecta  de  todas:  al  mismo tiempo se vive para el Cielo y se trabaja sobre la tierra. De cualquier otra  forma la vida no tendrá pies ni cabeza, no podrá haber verdadera armonía.           Es lamentable que los humanos no hayan llegado a comprender esto y por lo  mismo  siempre  estén  inclinados  a  irse  a  los  extremos,  bien  sea  adoptando  actitudes totalmente materialistas o lo contrario, aunque en este caso no cabe el  término  "espiritualistas",  puesto  que  los  que  sólo  quieren  morir  no  son  precisamente espiritualistas, no sé cómo podríamos denominarlos... En cualquier  caso, aquellos que han optado por suprimir la fuerza sexual con el fin de evitar  sucesivas  encarnaciones,  sin  duda  van  a  encarnarse  de  nuevo,  y  no  se  sabe  cuantas veces!, hasta que aprendan que no hay que suprimirla. El Cielo los hará  retornar  a  la  tierra  diciéndoles:  "Ignorantes!  Pero,  ¿Quien  ha  cometido  la  simpleza  de  induciros  a  suprimir  una  energía  que  Dios  creó  hace  millones  de  años con tan alta sabiduría?  ‐Ah, responderán algunos, es que lo hemos leído en  tal  o  cual  libro  donde  dice  que..."    Lo  han  leído  en  los  libros!  Acaso,  ¿Cuántas  verdades  dicen  los  libros?  Sólo  Dios  lo  sabe!...  La  gente  no  se  preocupa  por  verificar lo que se afirma en los libros, sino que se limita a creer ciegamente y de  ahí  proviene  tanto  despropósito!    Y  puesto  que  muchos  de  los  autores de  tales  libros ya se han ido al otro mundo, no se les puede reprochar lo que pasa luego,  aunque  más  de  uno  debe  estar  ardiendo  en  las  marmitas  del  Infierno  para  purgar sus crímenes contra el amor. Se ha dicho que el único pecado que resulta  imperdonable  es  el  pecado  contra  el  Espíritu  Santo.  Y  este  no  es  otro  que  el  pecado  contra  el  amor,  ya  que  el  Espíritu  Santo  es  el  Amor  mismo  y  las  faltas  contra este Amor no se perdonarán jamás. * 
  170

       Por  esto,  teneis  que  comprender  que  no  hace  falta  suprimir,  bloquear  ni  aniquilar esta fuerza, que es la más poderosa, la más divina de todas las fuerzas.  Sólo hay que aprender a canalizarla, saber utilizarla, santificarla. De lo contrario,  no  querréis  vivir  más  sobre  la  tierra  y  sólo  buscareis  la  muerte.  Pero  no  os  imaginéis que vayáis a ser más felices estando al otro lado, no. Si habéis vivido  como bestias aquí en la tierra seguiréis viviendo como bestias en el otro mundo.  Allí no se recibe instrucción, simplemente se verifican las cosas, hay un continuo  proceso de verificación... Cada uno podrá verificar la profundidad de sus errores  o la calidad de su inteligencia, o el esplendor de sus aspiraciones artísticas... Es  aquí,  en  la  tierra,  donde  recibimos  instrucción,  y  si  no  lo  hemos  hecho  aquí  no  esperemos  recibirla  en  el  más  allá,  porque  lo  único  que  podremos  hacer  será  constatar  que  no  hemos  aprendido  nada,  y  nada  podremos  hacer,  ni  siquiera  corregir los errores que cometimos. Si por ejemplo, uno se da cuenta de que ha  sido  cobarde,  celoso,  colérico  y  vanidoso  en  este  mundo,  nada  podrá  cambiar  desde  el  otro.  La  única  forma  de  poder  trasformar  algo  es  volver  a  descender  aquí,  lo  cual  equivale  a  encarnar  de  nuevo  para  intentar  reparar  los  daños  causados. He aquí algo que no sabíais: vosotros pensabais que, por el hecho de  abandonar  la  tierra,  hasta  los  más  burros  se  convertirían  en  modelos  de  sabiduría...! Ya os podéis figurar que no es así. Por esta razón, cuando se llama a  través  de  un  médium  al  espíritu  de  algún  imbécil  muerto  hace  ya  siglos,  se  comprueba que este continúa  razonando de igual forma.  ¿Cómo es posible que  después  de  tantos  siglos  no  haya  cambiado  y  al  menos  haya  aprendido  a  expresarse un poco mejor?  Pero dejémoslo...es un tema sobre el que se podrían  decir tantas cosas!         Si bien es verdad que se ha difundido una filosofía que induce a los hombres a  cortar  todo  vínculo  con  las  mujeres  y  no  traer  más  hijos  al  mundo,  permaneciendo  castos,  solitarios...  en  fin,    convirtiéndose  en  solterones  empedernidos!,  es  porque  hubo  una  época  en  que  los  hombres  sólo  anhelaban  dejar  la  tierra  para  vivir  un  estado  de  dicha  infinita  en  el  Nirvana.  Los  que  no  aceptaron esta idea siguieron casándose, teniendo hijos y estando apegados a la  materia;  pero  en  realidad  ninguno  de  los  dos  bandos  está  en  la  verdad,  yo  no  votaría  por  ninguno  de  ellos.  Está  claro  que  no  quiero  irme  al  Nirvana, 
  171

abandonando  a  mis  hermanos  y  hermanas,  siendo  que  precisamente  vengo  de  allí.           Ya  he  disfrutado  bastante  de  todo  aquello  y  por  eso,  cuando  veía  a  los  humanos  y  les  oía  llorar,  lamentarse,  sufrir,  pedí  que  me  dejaran  bajar  a  la  tierra.  Ya  se  que  esto  es  algo  que  no  puedo  probaros,  pero  como  tampoco  es  necesario hacerlo, vamos a dejarlo así.         Por ahora, intentad aceptar esta filosofía. Dejad a un lado los libros y todo lo  que otros han podido deciros y que no llega a poseer ni  la  mitad de  la verdad.  Todos aquellos que no han llegado a ver las cosas con claridad y  amplitud, han  tenido  que  contentarse  con  interpretaciones  limitadas,  insuficientes  para  expresar  la  verdad.  Yo    os  presento  la  tercera  solución:  al  seguirla,  estaréis  unidos a la Fuente con toda vuestra alma y todo vuestro espíritu, sin que por ello  tengáis  que  dejar  la  tierra,  ya  que  seguiréis  desarrollando  vuestra  labor  aquí  abajo. Esta es la tercera vía de solución y más adelante podréis comprender que  es  la  más  adecuada.  Hasta  ahora,  los  que  han  intentado  ganar  el  Cielo  han  olvidado por completo la tierra, y esto no constituye una solución. La verdadera  solución es tener al mismo tiempo los dos, Cielo y tierra, es decir, tener la cabeza  en el Cielo y los pies sobre la tierra, procurando ser a la vez realistas y místicos.  Pero vais a encontrar pocos ejemplos de ello, todos han sido una cosa o la otra.  Nunca  habéis  encontrado,  por  ejemplo,  un  religioso  o  un  místico  que  esté  comiendo y diga "Oh, que maravilla, está delicioso, extraordinario!"  No,  todos  ellos  comen  como  si  estuvieran  obligados  a  hacerlo,  como  si  el  alimento  no  tuviese gusto alguno pues, según ellos, si se experimenta algún placer al comer,  esto  no  es  ni  místico  ni  religioso!  Si  algunos  me  vieran  a  mí  comiendo,  inmediatamente  me  clasificarían  diciendo:  "Este  no  es  un  espiritualista",  observad  lo  que  hace,  está  encantado,  lo  dice  él  mismo  al  comer,  esto  es  algo  que nunca se debería hacer, un espiritualista no suele comer con tanto apetito."  Pues  bien,  me  da  lo  mismo  lo  que  piensen.  Por  mi  parte,  estoy  absolutamente  convencido de que, incluso al comer, es posible unir la tierra y el Cielo.   

 

172

     Aunque  mis  explicaciones  no  lleguen  a  convenceros  del  todo  por  ahora,  las  cosas  pueden  dar  muchos  cambios  de  aquí  a  un  tiempo,  cuando  hayáis  comprobado  que  he  logrado  encontrar  soluciones  para  muchos  problemas  que  otros  no  habían  podido  encontrar,  bien  sea  porque  no  se  habían  atrevido  a  enfrentarlos,  o  porque  no  habían  realizado  la  correspondiente  síntesis:  o  bien  daban libre curso a la fuerza sexual hasta terminar en el caos, o la suprimían por  completo  para  convertirse  en  eunucos,  ya  que  cortar  esta  energía  equivale  a  aniquilarse y a perder el gusto, el sentido de la vida, trasformarse en seres fríos,  crueles,  insensibles...  ¿Qué  podemos  esperar  de  un  eunuco?  ¿Acaso  podrá  escribir poemas o componer sinfonías?  No, con un eunuco no hay posibilidad de  creación alguna, es como si estuviera muerto, acabado.         Naturalmente, la tercera solución es algo que en principio va a hacer trabajar  a los discípulos, ya que se trata de un método innovador y como todo lo nuevo es  algo  que  requiere  esfuerzo  para  ponerlo  en  práctica.  Ocurre  a  menudo  que  las  gentes  tienden  a  hacer  a  un  lado  aquello  que  les  exige  una  dedicación  y  una  labor metódica. Pero suprimir algo que uno mismo no ha experimentado aún, no  es una buena solución. Por ejemplo, suprimir a un enemigo que nos amenaza no  es  la  mejor  solución;  hay  que  dejarlo  entrar  en  acción,  dejar  que  nos  ataque  y  entonces sí, buscar el mejor medio para llegar a ser tan fuertes y poderosos que  lleguemos  a  sobrepasarle  y  a  vencerle.    Pero  no  hay  que  suprimirlo,  sencillamente porque si lo hacemos estaremos suprimiendo también algo dentro  de  nosotros  mismos.  Los  seres  humanos  desconocen  estas  leyes  y  por  esto  piensan  que  es  conveniente  suprimir  la  fuerza  sexual,  para  poder  estar  tranquilos. Ya, ya, pero observad: Allí donde hay un río o un torrente siempre va  a haber riesgo de inundación ¿Qué es pues lo más indicado?  Suprimir el torrente  por el temor a la inundación no lleva a ninguna parte, no es inteligente, ¿Porqué  no  pensar  más  bien  en  utilizarlo?    De  hacerlo  así,  habrá  agua  suficiente  para  regar  vuestros  campos,  o  incluso  obtener  de  allí  electricidad.  En  cambio,  si  lo  anuláis,  se  va  a  generar  una  sequía  tal  que  moriréis  de  hambre.  De  un  modo  análogo, al suprimir la energía sexual, estaréis anulando muchas otras cosas en  vosotros mismos.   

 

173

     Vosotros  diréis:  "Pero,  es  que  resulta  tan  difícil  trabajar  con  esta  energía!"  Pues  bien,  precisamente  por  ser  difícil,  hay  allí  una  inmensa  potencialidad  y  la  promesa  de  grandes  adquisiciones.  Oh,  por  Dios!    ¿Cuántas  veces  tendré  que  repetiros lo mismo?  Parecería que nadie quiere tomar el toro por los cuernos, y  esto es justamente lo que representa el toro: la fuerza sexual. El Signo de Tauro  está  regido  por  el  planeta  Venus,  pero  la  energía  sexual  está  influenciada  también  por  la  Luna,  es  decir,  por  la  imaginación.  Hay  pues  una  relación  simbólica  entre  los  cuernos  de  la  Luna  y  los  del  toro;  tomar  al  toro  por  los  cuernos  es  dominar  la  fuerza  sexual  y  la  imaginación.  Aquel  que  no  emprenda  esta labor siempre va a ser derribado por el toro. Pero no se trata de matar al  toro, sino de domesticarlo, saberlo controlar. Nunca he dicho que matéis al toro;  como acabamos de ver, esto significaría anular del todo esta energía primordial  que sostiene la vida, con lo cual sólo se va a desear la muerte. De hecho, cuando  me encuentro con personas que están afectadas por una profunda tristeza y que  han  perdido  el  deseo  de  vivir,  ya  sé  que  existe  una  anomalía  en  este  ámbito,  puesto que no es normal deprimirse hasta el punto de querer la propia muerte.  El  amor  trae  consigo  la  alegría,  la  dicha  de  vivir;  y  si  alguien  ha  perdido  esta  alegría  es  porque  el  torrente  de  agua  ha  sido  desviado  y  hay  otros  que  están  usándolo para regar su jardín, o bien, existe una deficiencia en cuanto al caudal  mismo. En todo esto va a jugar un papel muy importante la psicología.         Durante siglos, la religión ha venido propagando teorías totalmente erróneas,  con  el  resultado  de  que  hoy  en  día  la  gente  suele  tener  tantos  complejos  que  resulta casi imposible curarla. Hagan lo que hagan, van a sentir remordimientos,  van a estar atormentados.  Para salvar a la juventud hará falta toda una nueva  educación que puede durar años. Nunca es necesario suprimir la fuerza sexual,  por  el  contrario,  es  preciso  disponer  de  muchos  mecanismos,  muchos  conocimientos,  mucha  energía  y  voluntad  para  poderla  impulsar  hacia  lo  alto.  Nada puede ser más útil, más provechoso, más maravilloso que esta energía. Es  una  fuerza  divina  que  proviene  de  lo  más  alto,  de  Dios  mismo.  Allí  donde  la  vemos manifestarse, en realidad sólo estamos viendo sus recipientes, y se suele  confundir la fuente con el recipiente. Lo mismo pasa con la lluvia, que se recoge  en las cisternas y otros recipientes, pero en realidad viene de lo alto.   
  174

     En los tiempos actuales, la gente se halla tan lejos de la verdad que, cuando  ven a una jovencita o a un muchacho que poseen mucha energía de este tipo, lo  que hacen es reprochárselo. Cómo si los jóvenes tuvieran que ser insensibles!, o  como si estuvieran muertos! Vaya mentalidad la de estos adultos. Al pensar de  este  modo  sólo  están  demostrando  su  propia  ignorancia,  puesto  que  esta  energía es la que permite que todo crezca y todo florezca, la que da vitalidad a  todo. Pero ahora, cuando surge un muchacho pletórico de esta energía, todo el  mundo  le  critica,  le  avergüenza,  le  condena,  siendo  que  se  trata  de  un  ser  privilegiado,  es  como  si  poseyera  una  mina  de  carbón,  o  un  pozo  de  petróleo;  pero  el  caso  es  que  en  lugar  de  ayudarle,  todos  quieren  quitarlo  del  camino,  atacarlo; nadie va a decirle. "Bravo, muchacho, que suerte has tenido al contar  con esta riqueza!...Pero debes saber también que si no actúas con inteligencia,  esta  misma  riqueza  será  la  causa  de  tu  desgracia."  Esto  es  lo  que  habría  que  decirle, pero por el contrario, le hacen a un lado y en cambio, cuando se trata de  un joven frío, se le acoge. Pero, ¿Qué podrá hacer este con su frigidez? Nada en  absoluto!  Yo  mismo  también  fui  educado  de  esta  forma  y  todavía  peor  que  vosotros. Si supierais cómo se nos educaba en Bulgaria hace sesenta años!... De  modo  que  mientras  las  aguas  fluyan  y  podáis  beneficiaros  de  ellas,  debéis  trabajar  con  ellas.  Si  no  lo  hacéis  así,    llegará  el  día  en  que  se  agotarán  los  manantiales  y  no  os  quedará  otro  remedio  que  recoger  vuestro  equipaje  y  emprender  la  retirada  al  otro  mundo,  ya  que  seréis  del  todo  inútiles,  muertos  vivientes, cadáveres que aquí ya no sirven para nada. Sólo esta energía es capaz  de limpiar, de purificar, de vivificar.         Vosotros  diréis:  "Pero  hay  también  personas  de  edad  avanzada  que  no  disponen  ya  de  esta  fuerza  y  no  obstante  son  tan  gentiles,  tan  brillantes,  tan  puros..." Es cierto, estas personas ya no tienen esta energía, pero el hecho es que  han  vivido  de  una  forma  tan  razonable  e  inteligente  que,  incluso  habiéndose  agotado en ellos esta fuente, aún pueden gozar de sus resultados. Cuando aún  disponían del caudal, ellos tuvieron la precaución de llenar sus cisternas para el  día en que dejara de fluir, de modo que aún ahora en la vejez parecen jóvenes  llenos  de  vida,  gracias  a  que  han  obrado  con  inteligencia.  En  cambio  los  otros,  aquellos que lo han derrochado tontamente, al llegar a viejos ‐si es que llegan‐  es preferible que no vayáis a ver lo que les habrá ocurrido! 

 

175

     En  esta  vida,  todo  está  puesto  delante  de  vuestros  ojos, pero  vosotros  no  lo  comprendéis.  Todo  lo  que  os  digo  lo  he  aprendido  directamente  del  libro  de  la  naturaleza,  no  estoy  inventando  nada.  Sigue  siendo  muy  claro,    queridos  hermanos y hermanas, dejando aparte los detalles y las excepciones, que existen  dos filosofías en el mundo: El materialismo y el idealismo (aparte del budismo, el  maniqueísmo,  el  catarísmo  y  algunos  aspectos  aún  desconocidos  del  cristianismo,  puesto  que  este  último  ha  sido  muy  mal  comprendido);  estas  dos  filosofías  corresponden  también  con  las  dos  grandes  etapas  de  la  vida:  la  juventud  y  la  vejez.  Los  jóvenes  se  interesan  por  la  vida,  la  tierra,  los  hijos,  mientras que los viejos piensan en lo que les espera en el más allá. Por supuesto,  hay  excepciones,  pero  aquí  no  las  tendremos  en  cuenta.  Lo  esencial  es  comprender  que  existen  estas  dos  tendencias  filosóficas  y  que  la  verdad  va  a  encontrarse  en  la  tercera  solución,  que  toma  de  cada  corriente  el  lado  más  positivo. ¿Necesitáis todavía más aclaraciones?  Pues bien, ya irán llegando a su  debido tiempo.         Por  ahora  me  parece  que,  sean  cuales  sean  las  explicaciones  que  yo  puedo  daros,  sólo  retenéis  una  parte  de  ellas,  aquella  que  se  adapta  más  al  nivel  de  cada uno de vosotros; el resto lo dejáis de lado. Así, en el curso de unos días o  unas semanas, podréis ir guardando otros aspectos de estas explicaciones hasta  que vayáis completando gradualmente vuestros conocimientos. Sé que ninguno  de  vosotros  está  preparado  para  retener  todo  lo  que  os  acabo  de  decir,  sólo  podéis  recoger  unos  trozos  por  acá,  otros  por  allá,  de  modo  que  lo  demás  se  queda sin digerir, sin aceptar, como si no lo hubierais recibido. El cerebro es en  cierta forma como un estómago que tiene afinidades con tal o cual alimentación,  y esta es la que va a poder digerir mejor, rechazando las demás. Por ejemplo, si  preguntáis a una mujer qué es lo que ella recuerda mejor de toda su vida... No os  citará nada que tenga que ver con las matemáticas, la física o la filosofía,... pero  en cambio os hablará de aquellos días en que conoció a su amado, los primeros  encuentros  que  tuvieron,  los  besos,  las  promesas,  los  aniversarios,  los  regalos  que ella recibió... veréis qué memoria más prodigiosa!...                                                                                  Bonfin, Agosto 17 de 1966 
  176

VIVID CON AMOR ¡ I
Sèvres el 23 de Enero de 1966 

       Conferencia  improvisada         Ya  sé  que  os  parecerá  que  vuelvo  muy  a  menudo  sobre  un  mismo  tema.  No  estáis acostumbrados a este método y os gustaría oír hablar de otras cosas. Lo  cierto  es  que  siempre  hay  que  ocuparse  de  lo  mismo,  pero  analizándolo  bajo  diferentes perspectivas: Según se trate de la mañana, de la tarde, de la noche o  de  los  momentos  antes  de  ir  a  comer...  descubriréis  que  una  cosa  adquiere  contornos  distintos,  ella  respira,  ella  cambia.    Si  observáis  un  mismo  jardín  en  primavera,  verano,  otoño  e  invierno,  veréis  cuantas  variaciones  pueden  tener  lugar  en  él!    En  cuanto  a  la  espiritualidad,  es  necesario  volver  constantemente  sobre un mismo tema, estudiándolo bajo todas sus facetas.         Son  ya  tantas  las  veces  que  os  he  recomendado  comer  con  amor,  sonreír,  pensar, vivir con amor!  Pero vosotros no lo habéis tomado en serio, es algo que  está  por  fuera  de  vuestro  interés,  porque  ni  siquiera  habéis  comenzado  a  practicarlo.  Sin  embargo,  cuando  os  decidáis  podréis  comprobar  lo  maravilloso  que resulta comer, respirar, estudiar, trabajar, vivir con amor... y dar gracias por  ello.         Ayer  me  encontré  con  un  hombre  que  se  sentía  muy  desgraciado.    Le  pregunté:  “¿Se  ha  acordado  hoy  de  dar  gracias?”    Me  respondió:  “¿Gracias  de  qué?  ¿Porqué  habría  de  darlas?”  “Venga,  le  dije,  ¿Puede  usted  caminar  y  respirar?...‐Sí.  “¿Ha  desayunado?”  ‐Sí.  ¿”Puede  abrir  la  boca  y  hablar?”  ‐Sí.   “Pues debería agradecerlo al Señor, ya que hay muchos que no pueden caminar,  ni  comer,  ni  abrir  la  boca  siquiera.    Usted  se  siente  tan  desgraciado  porque 
  177

nunca piensa en dar gracias. Para superar su situación tiene que reconocer ante  todo  que  no  hay  nada  más  maravilloso  que  el  hecho  de  estar  vivo,  poder  caminar, ver, hablar.”  Pero los humanos no se dan cuenta de esto, sobre todo  aquellos que se consideran inteligentes y sabios; esto es lo que les lleva a tener  que  experimentar  pruebas  y  desgracias,    para  que  aprendan  finalmente  a  ser  agradecidos.             El  peor  crimen  de  los  humanos  es  su  ingratitud.  Ante  ella,  el  Cielo  se  cierra,  negándoles toda dicha y felicidad. ¿Habéis pensado alguna vez cuántos miles y  miles  de  partículas  y  elementos  tienen  que  unirse  para  mantener  a  un  sólo  ser  con  vida?    Vosotros  no  sois  concientes  de  esto,  pero  en  cambio  estáis  siempre  insatisfechos,  rebeldes.  !  Sed  mas  agradecidos!    Cada  mañana  cuando  os  levantáis  dad  gracias  al  Cielo.    Hay  tantos  que  no  pueden  levantarse  por  estar  paralizados!  Decid:  “Gracias, Señor. Hoy todavía me concedes la vida y la salud;   Voy a cumplir con Tu voluntad.”  Pero nadie lo hace así. Los seres humanos sólo  saben  reclamar,  pedir,  exigir,  vociferar,  rebelarse  e  insultar  al  mundo  entero;   son incapaces de agradecer. Pero ¿Que bien han hecho ellos a la humanidad o al  Señor para tener derecho a reclamar de esta forma?  Cuando el mundo invisible  se inclina hacia la humanidad y ve a un hombre que sabe agradecer y que repite:  “Gracias,  Señor!..Gracias,  Señor...”  se  maravilla  y  se  regocija.  Y  vosotros  os  negáis a darle esta sorpresa...¡Qué avaricia!         Si  se  hiciera  una  estadística  para  saber  cuantos  son  los  que  agradecen,  resultaría  un  exiguo  porcentaje.  En  cambio,  si  se  midiera  a  los  que  insultan,  se  rebelan  y  reclaman,  otro  sería  el  resultado.  Parece  que  hubiera  fábricas  por  todos los rincones de la tierra, encargadas de producir el virus de la rebelión, un  virus  que  por  cierto  nunca  ha  sido  estudiado  en  los  laboratorios.  Y  cómo  proliferan los individuos contagiados por este virus de la protesta! Es algo que se  extiende por doquier... toda la tierra está contaminada.  Sólo aquí, en el seno de  la Fraternidad Blanca Universal se enseña Cómo preparar el antídoto que puede  apaciguar,  reconfortar,  curar  a  los  humanos.  Lo  que  más  falta  hace  en  este  mundo es el espíritu de paz. Se habla mucho de la paz, pero en realidad lo que se  hace siempre es preparar la guerra.   
  178

     Al  comienzo  os  decía  que  es  necesario  comer,  vivir,  respirar  con  amor.  Vosotros creéis que ya sabéis hacer todo esto, pero estáis equivocados. Cuando  empecéis a comprender de verdad lo que es vivir con amor, con todo vuestro ser,  os  vais  a  sentir  deslumbrados:  El  amor  brotará  sin  cesar,  día  y  noche,  incluso  cuando estéis dormidos. Entonces podréis apoyar a otros con vuestro amor. Yo  me he propuesto mostrarme duro y exigente en lo exterior, pero en cambio tener  mucho amor en lo interior. Es algo difícil, pero es posible de lograr.  Siempre he  dicho  que  las  madres  deben  ser  exigentes  con  sus  hijos,  castigarles  si  fuera  necesario, pero en cambio sentir siempre un gran amor hacia ellos en su interior.  Por lo general no es así; cuando una madre regaña a sus hijos y les reprende por  algo, se deja llevar por la ira y la crueldad, llegando a golpearles con verdadero  odio. Los niños se dan cuenta de ello, hasta el punto de no poder olvidar jamás la  mirada de su madre en aquel momento, con lo cual no sólo no van a mejorar su  conducta, sino que llegará el día en que busquen vengarse de ella.         Vivid  pues  con  amor,  queridos  hermanos  y  hermanas.  Vivir  con  amor  es  mantener un estado de conciencia muy elevado que va a reflejarse en todos los  actos de la vida, que lo armoniza todo y permite conservar un perfecto equilibrio  en  todo  vuestro  ser;    Tal  estado  de  conciencia  va  a  representar  una  continua  fuente  de  alegría,  de  salud,  de  fuerza.  Dad  gracias  por  ello  durante  todo  el  tiempo,  puesto  que  el  reconocimiento  neutraliza  todos  los  venenos.  Este  es  el  mejor  antídoto  que  he  podido  descubrir  en  el  laboratorio  que  Dios  me  dio:  Agradeced, dad gracias siempre, en todo momento, y todo lo que es negativo en  vosotros se disipará. Esto es algo que yo mismo he verificado, y ya sabéis que no  os  engaño.    Día  y  noche,  he  llegado  a  tener  experiencias  extraordinarias,  tan  sutiles  que  no  podríais  siquiera  sospechar.    Nunca  os  recomiendo  nada  que  no  haya verificado antes durante largo tiempo.                                                  Sèvres, Enero 23 de 1966       
  179

 

LA JUVENTUD FRENTE AL PROBLEMA DEL AMOR
I - LAS NUEVAS CORRIENTES
Sèvres a 1º de Enero de 1967 

     Conferencia  improvisada         Es necesario que todo el mundo pueda comprender y aplicar la nueva luz que  viene.  Y  la  prueba  de  que  está  en  camino  es  que  todo  bulle,  todo  se  agita.  Observad, nunca había ocurrido como ahora. Tomemos por ejemplo el caso de la  juventud, esta juventud que se niega a seguir los pasos de sus mayores. Desde  ahora,  esto  nos  muestra  que  Dios  está  creando  un  nuevo  Cielo  y  una  nueva  tierra, pues las revoluciones se producen  a través de los seres humanos. Hoy  por hoy, los jóvenes buscan la felicidad pregonando la revolución sexual, y esto  es  algo  que  no  hay  que  despreciar,  por  el  contrario,  es  un  indicador  del  surgimiento de nuevos esquemas, aunque de momento, evidentemente, no es  algo  acabado.  Nadie  debe  imaginarse  que  todas  las  innovaciones  son  formidables  y  que  es  preciso  aceptarlas;  no,  hará  falta  que  antes  sean  evaluadas, revisadas y sancionadas por una autoridad de luz y sabiduría.          Por el momento, lo que se ve es agitación, revueltas, fuerzas que surgen pero  aún  carecen  de  una  organización,  hay  todo  un  trabajo  por  delante.  Es  algo  similar  a  la  época  en  que  la  tierra  estaba  en  formación,  cuando  las  erupciones  volcánicas sacudían la corteza terrestre, que aún no estaba muy solidificada. La  vida  no  era  posible  todavía  para  los  vegetales  ni  los  animales,  mucho  menos 
  180

para los humanos. Había que esperar a que todas estas fuerzas se apaciguaran,  para que vinieran las inteligencias organizadoras, haciendo de la tierra un lugar  apropiado  para  la  vida  vegetal,  animal  y  humana.  Pero  hay  muchos  humanos  que  aún  continúan  viviendo  aquel  estadio  primitivo  del  planeta:  La  ira,  la  rebeldía,  las  energías  sexuales  que  no  son  canalizadas  ni  controladas,  van  a  manifestarse de una forma muy semejante a las erupciones volcánicas y con ello  demuestran el estadio evolutivo del individuo; de este modo, hay quienes viven  como en aquella época en que la tierra no era suficientemente segura como para  que las entidades inteligentes pudiesen habitarla. Mientras un ser humano siga  llevando en su interior estas fuerzas brutas a las que deja totalmente libres, todo  él va a resultar muy inestable, ante la mirada de los Ángeles, los Arcángeles o los  Iniciados, quienes van a esperar que se apacigüe antes de intentar proyectarle su  luz  y  su  sabiduría.  Cuando  el  ser  humano  adquiere  la  razón  y  comienza  a  controlarse,  va  a  representar  la  tierra  en  su  estadio  actual.  Aquí,  las  entidades  superiores  pueden  empezar  a  ocuparse  de  él:  Se  le  cultiva,  se  le  planta  y  se  le  cuida,  con  lo  cual  brotan  luego  las  diversas  culturas  y  civilizaciones,  toda  una  humanidad viene a instalarse en el planeta, bajo la mirada de los Ángeles y otras  entidades superiores.         Lo  que  ocurre  en  la  sociedad  actual  es  un  signo  de  que  las  fuerzas  que  se  están  manifestando  carecen  aún  de  organización,  de  orientación,  pero  estas  tienen que llegar. Todas las nuevas corrientes que se entrechocan, serán objeto  del trabajo de otras entidades organizadoras. Puesto que el nuevo Cielo ya está  aquí,  hay  una  nueva  luz  que  se  abre  camino.  Por  esto,  no  debéis  inquietaros  cuando escuchéis hablar acerca de tantos acontecimientos extraños que ocurren  en el mundo de hoy.         Respecto  a  la  juventud,  por  ejemplo,  nunca  había  sucedido  lo  que  estamos  viendo  hoy.  En  las  otras  épocas,  era  mucho  más  dócil,  obedecía  con  mayor  facilidad.  No  digo  que  esto  fuera  maravilloso,  no.  Pero  era  diferente.  Hoy  la  juventud  se  complace  en  desobedecer,  en  autoafirmarse,  en  ostentar  su  independencia  en  todos  los  ámbitos,  y  esto  debería  servir  al  menos  para  hacer  reflexionar a los adultos.   
  181

     La  juventud  actual  reclama  la  libertad  sexual  pensando  que  esto  va  a  promover  su  expansión,  su  bienestar,  su  dicha.  Pero  no  es  así!  Los  jóvenes  desconocen  la  estructura  del  ser  humano  y  esta  ignorancia  terminará  por  destruir por completo su equilibrio, su salud e inteligencia. No estoy diciendo que  tengan  que  rechazar  sus  impulsos,  sus  deseos;  no,  esto  sólo  serviría  para  consumirles; la fuerza sexual es algo muy potente y milenario, contra lo que no  se puede luchar, así que no estoy predicando el rechazo, ya es suficiente con ver  el  aspecto  que  suelen  tener  aquellos  que  la  rechazan!  No  es  preciso  pues  ni  rechazarla  ni  caer  por  el  contrario  en  un  desbordamiento  sin  límites,  lo  que  acarrearía otra clase de males. En la verdadera Iniciación se enseña que no hay  que  luchar,  sino  más  bien  orientar,  enfocar.  Es  parecido  a  lo  que  ocurre  en  el  terreno de la educación: Los padres que luchan y se oponen a ciertos defectos de  sus  hijos,  terminan  rompiéndose  la  cabeza;  no  hay  que  suprimir,  hay  que  reorientar,  canalizar,  aprovechar.  Pero  como  los  padres  suelen  ser  ignorantes,  los hijos hacen caso omiso de ellos, no les escuchan.         De  hecho,  los  padres  no  se  preocupan  mucho  por  instruir  a  sus  hijos  e  hijas  acerca del tema sexual, aunque en el pasado era aún más fuerte esta tendencia,  de  forma  que  la  ignorancia  de  los  niños  en  este  ámbito  era  algo  tradicional.  Apenas  hace  unos  años  que  se  ha  empezado  a  hablar  de  la  educación  sexual,  pero esto no siempre significa un avance pues todos se precipitan a opinar sobre  unas cosas que aún desconocen.         Hace  poco,  tuve  ocasión  de  ver  un  programa  de  televisión  donde  varios  médicos, padres y educadores debatían sobre la forma más idónea de explicar a  los  niños  el  nacimiento  de  un  bebé.  Allí  proyectaron  un  video  en  el  cual  una  madre    hablaba  con  su  hijo  de  nueve  años,  explicándole  estas  cosas:  Me  sorprendió mucho ver la forma como ella lo enfocaba, con una total ausencia de  psicología! Le trasmitía al niño toda una gama de términos técnicos, la hablaba  de los períodos de fecundidad, los procesos de ovulación y demás, en tanto que  el pobre niño se limitaba a abrir mucho los ojos sin llegar a entender nada...Sentí  piedad por él. En seguida, la madre le informaba sobre el papel del padre, de un  modo  bastante  crudo,  le  hablaba  de  la  fecundación,  la  gestación,  para  decirle 

 

182

finalmente por donde nacía el bebé. El niño, le escuchaba inocentemente, pero  se veía claramente que no llegaba a entender todo aquello.         No  es  así  como  hay  que  proceder,  yo  lo  hubiera  hecho  de  otro  modo,  totalmente distinto: De entrada, hubiera llevado al niño al mundo de las plantas  y las flores, explicándole cómo se fecunda la flor gracias al polen, cómo se forma  el fruto... Luego le hablaría de los insectos y otros animales, mostrándole lo que  ocurre en la naturaleza, directamente en el campo. Esto capacitaría al niño para  entender con facilidad todo el resto, de una forma mucho más poética que si le  explican  cómo  el  órgano  sexual  masculino  tiene  que  estar  rígido  para  poder  penetrar  el  órgano  femenino.  Aquella  madre  tenía  sin  duda  la  mejor  voluntad  para educar a su hijo, pero había tomado un camino equivocado. En este como  en otros muchos terrenos, los humanos aún siguen estando mal orientados y así  no podrán obtener buenos resultados!         Actualmente,  es  sabido  que  en  todo  el  mundo,  desde  USA  y  los  Países  Nórdicos  hasta  India  y  los  Países  Árabes,  la  píldora  se  ha  generalizado.  Ello  obedece en parte a razones de equilibrio demográfico, pero al lado de estas hay  también otras razones, como puede ser el deseo de hombres y mujeres de poder  gozar sin trabas. Decidme si os parece normal que una jovencita de quince años  tenga  necesidad  de  usar  la  píldora...  Sin  embargo,  ya  está  permitido  que  lo  hagan,  incluso  en  algunas  escuelas  son  los  mismos  profesores  quienes  se  encargan de distribuirla entre sus alumnas; sí, los propios maestros...  (Así hablaba 
el Maestro en 1967, como lo haría hoy?) 

       No soy partidario del ascetismo, pero tampoco de una actitud desvergonzada.  Al  dejar  que  los  jóvenes  se  precipiten  así  como  así  en  un  ámbito  desconocido  para ellos, se les está induciendo a todo tipo de desequilibrios físicos y psíquicos.  Ellos  acceden  a  una  experiencia  más  amplia,  es  cierto,  pero  sin  saber  que  a  la  larga van a encontrarse descentrados, enfermos. En realidad, ni los partidarios ni  los  oponentes  de  la  píldora  han  sabido  entender  gran  cosa.  Los  primeros  lo  hacen porque saben que los humanos son débiles y ellos han cedido frente a esta  debilidad,  mientras  que  los  segundos,  en  su  hipocresía,  van  a  oponerse  a  la 
  183

píldora  por  estar  alineados  con  las  viejas  tradiciones  que  ellos  mismos  ya  no  respetan.         Cada sensación, cada efervescencia, cada erupción volcánica va a suponer la  combustión  de  numerosos  materiales.  Pero  los  humanos  actúan  como  si  sus  energías  fueran  inagotables.  Por  supuesto,  no  es  así:  Todo  está  calculado;  al  nacer, cada individuo trae consigo una determinada reserva de energías, y si no  actúa de una forma razonable va a malgastarlas, las agotará y no habrá forma  de reponerlas. Es algo semejante a lo que ocurre con la vida misma: Hay casos  en que a una persona le haría falta sólo una pequeña porción de vida para poder  terminar  su  trabajo,  pero  no  la  puede  obtener.  Los  humanos  suelen  derrochar  sus energías como si se tratara de un océano inagotable, creyendo que les está  permitido hacer con ellas toda suerte de tonterías. Pero no, todo está calculado.  Ahora,  con  el  pretexto  de  la  píldora,  la  gente  actúa  sin  freno  ni  medida,  no  se  dan  cuenta  de  que  con  ello  están  quemando  sus  reservas,  incluso  aquellos  materiales que deberían estar arriba, en el cerebro, de forma que pasado algún  tiempo se verán embrutecidos, agotados. La píldora les ha hecho creer que ya no  es  necesario  reflexionar  ni  controlarse,  que  no  es  preciso  el  autodominio,  nada  de eso, ahora sólo basta con cerrar los ojos y dejarse llevar!...         Si los humanos están dispuestos siempre a derrochar las energías del amor, es  porque el mundo entero se ha acostumbrado a rendir culto a la personalidad. No  hay  ya  preocupaciones  de  tipo  colectivo,  gloriosas,  elevadas;  se  busca  sólo  el  propio bien, el propio placer y parece totalmente normal ir a buscarlo allí donde  más satisfacción se pueda obtener. Parece algo justo y bueno, pero en realidad  con ello se adopta un comportamiento puramente animal. Si se quiere obtener  algo  más  elevado  que  esto,  no  es  posible  seguir  acatando  los  deseos  de  la  personalidad  exclusivamente;  hay  que  dejar  su  sitio  a  la  individualidad,  a  la  parte  divina,  acometiendo  otras  actividades  que  ya  no  estén  encaminadas  tan  sólo  a  obtener  placer,  pues  el  placer  encierra  y  limita  al  ser  humano  En  un  pequeño círculo de acción, tan estrecho que le lleva a perderse hasta el punto de  que  un  día  ya  ni  siquiera  va  a  darse  cuenta  de  que  está  vivo.  Para  llegar  a  ser  algo diferente, alguien que pueda ser verdaderamente útil a los demás, hay que  trabajar en otra dirección. 
  184

       Cuando hago estas revelaciones a todos estos jóvenes aquí presentes, cuando  les hablo de su futuro y de todos los conflictos que pueden surgir si continúan por  donde  van,  hay  muchos  que  deciden  cambiar,  y  no  podéis  imaginar  la  alegría  que esto me trae. Es maravilloso ver que los jóvenes han empezado a buscar lo  que  es  bueno,  aún  sin  saber  del  todo  cómo  hallarlo!  Pero  si  es  así,  no  es  propiamente por culpa de ellos, puesto que no se les ha instruido y sin embargo  buscan lo que es valioso, noble y bello. Por esto me gusta tanto trabajar al lado  de los jóvenes.         Ahora, ya para concluir les diré: Vosotros, que tenéis a vuestras novias, ojala  intentéis no querer devorarlas por completo, pues a través de estas actitudes tan  fogosas comenzareis a descuidaros, a descubrir el lado negativo de las cosas, os  veréis  decepcionados  y  perderéis  vuestra  alegría,  vuestra  inspiración.  ¿Porqué  pretender hundirse en los abismos, ir hasta el mismo Infierno si es preciso para  conocerlo todo?  Si os contentarais con vuestra propia belleza, esto es algo que  nunca se agotará. Pero los humanos en su debilidad quieren conocerlo todo de  inmediato,  destruyéndolo  todo.  Por  eso,  una  vez  que  ha  trascurrido  algún  tiempo, ya no se sienten atraídos, ya ni quieren volver a verse! Y esto porque ya  han visto demasiado, han comido, han bebido y están saturados. He aquí el final  de  los  más  bellos  amores!  Y  sin  embargo,  este  amor  les  traía  toda  clase  de  bendiciones,  les  traía  el  mismo  Cielo,  y  ellos  han  sacrificado  todo  por  unos  instantes  de  placer.  ¿Porqué  mas  bien  no  intentar  esperar  el  mayor  tiempo  posible,  para  seguir  beneficiándose  de  esta  inspiración,  de  este  elíxir  de  la  inmortalidad que ahora están probando?  Pero no, ellos prefieren terminar con  todo...  y  casi  siempre  acaban  mal.  Incluso  cuando  llegan  a  casarse  y  a  tener  hijos, suele ocurrir que siguen viviendo juntos para seguir la costumbre, para no  ir en contra de las convenciones sociales, para aparentar delante de los parientes  y amigos, aunque en realidad hace ya tiempo que ellos han dejado de amarse.  Son  las  sensaciones  más  sutiles  las  que  conservan  el  amor;  son  ellas  las  que  embellecen y prolongan la vida, trayéndole fuerza.                                                      Sèvres, Enero 1 de 1967 
  185

        

EL NUDISMO LA DESNUDEZ Y SU SIGNIFICADO INICIATICO II
Sèvres a 1 de Enero de 1967 

 
    Si el nudismo se expande por el mundo, esto dará qué pensar pero también va  a generar reacciones de indignación. Pero, ¿cómo se va a impedir que la gente  esté en contacto con la naturaleza, expuesta al Sol e intentando liberarse de las  viejas  tradiciones?  Parece  que  incluso  un  país  tan  lleno  de  pudor  y  decencia  como ha sido Bulgaria, admite hoy en día los campos nudistas!. En fin, Bulgaria  quiere estar también a la altura de los países modernos. Y bien, supongamos que  cada  vez  más  la  juventud  se  empeña  en  practicar  el  nudismo,  ¿acaso  esto  es  como para indignarse o rasgarse las vestiduras?  Oh, la, estos jóvenes se van a  reír  mucho  de  vuestra  indignación.  Vosotros  pensareis:  "Ah,  ah,  ahora  nos  predica el nudismo para irnos preparando a nosotros también!" Pero no es así,  no...  por  lo  menos  todavía!...  Dentro  de  unos  siglos,  cuando  las  madres  hayan  aprendido  a  influir  sobre  sus  hijos  por  nacer  para  traer  al  mundo  entidades  divinas, entonces sí, será el momento en que la belleza podrá manifestarse. ¿Por  qué habría de ocultarse lo que es más bello y puro? Pero debéis esperar, no hay  que  apresurarse.  Para  lo  que  hay  que  ver  actualmente,  en  lugar  de  ir  hacia  el  Cielo, os alejaríais de él. Hasta que llegue el momento, poneos a trabajar en ello! 
  186

   Conferencia  improvisada                                                                                                                     

Que las madres vayan empezando a moldear a sus hijos con una belleza y una  pureza  tales,  que  sin  importar  que  vayan  vestidos  o  desnudos,  conformen  una  nueva  humanidad  esencialmente  pura.  De  hecho,  si  le  preguntásemos  a  la  naturaleza: "¿Te molesta que los humanos vayan desnudos por tus playas y tus  bosques?"  seguramente  respondería:  "Me  es  indiferente,  si  esto  les  hace  bien,  por  mí  pueden  ir  como  quieran,  de  hecho,  cuando  los  traje  al  mundo  no  portaban  ningún  vestido.  Han  sido  ellos  quienes  se  lo  han  pensado  y,  para  no  sentir frío, o para evitar heridas, o por estar conformes con curiosas ideas, han  decidido que les iba mejor vestirse, pero yo los he diseñado desnudos."                                               Así, gracias al trabajo de las madres en miras al mejoramiento de las futuras  generaciones,  llegará  el  día  en  que  los  humanos  podrán  vivir  desnudos.  Las  ciudades  serán  térmicas  ya  que  para  entonces  la  energía  solar  se  sabrá  aprovechar para todo, de forma que ellos podrán pasearse totalmente liberados,  ligeros,  maravillados.  Os  diré  incluso  que  bajo  la  luz  de  aquel  nuevo  Cielo,  volverá  a  darse  aquello  que  ya  los  Iniciados  de  Grecia  habían  comprendido,  en  cuanto  que  la  energía  sexual  al  ser  sublimada,  se  convierte  en  una  fuente  de  inspiración.  Por  esto  Grecia  produjo  en  su  momento  los  más  grandes  filósofos,  arquitectos y escultores que han pasado sobre la tierra y que hasta hoy no han  podido ser igualados. Este fue uno de los resultados del conocimiento relativo a  la  sublimación  de  la  energía  sexual.  Los  Iniciados  habían  fijado  la  fecha  de  las  fiestas, donde las muchachas más bellas, más jóvenes, más puras iban a pasear  y  a  danzar  por  las  calles,  vestidas  sólo  con  un  velo  transparente.  Todos  los  hombres que las miraban quedaban maravillados por su gracia y belleza, por la  sutileza de sus gestos y actitudes. De este modo tal admiración iba generando y  acumulando  en  ellos  una  energía  inspiradora  que  invadía  su  cerebro  y  se  convertía  en  proyectos  y  creaciones  verdaderamente  grandiosas.  En  aquel  momento del pasado ya se llegó a conocer el nuevo Cielo, pero los humanos no  duraron  mucho  en  abandonar  estas  costumbres.  Quizá  pensareis  que  os  aconsejo  recomenzar  como  en  la  antigua  Grecia,  pero  no  es  así.  Los  humanos  están  ahora  tan  retrasados  que  no  se  obtendría  un  resultado  positivo.  Para  lograrlo, es preciso estar muy evolucionado, de no ser así, el fracaso es seguro.   

 

187

       Este es también el origen de las Vestales. Ellas eran jóvenes vírgenes, las más  puras y hermosas, que danzaban desnudas en presencia de los Iniciados, quienes  se  limitaban  a  mirarlas  con  el  único  fin  de  buscar  la  inspiración,  sin  llegar  a  tocarlas.  De  cara  a  la  multitud  ignorante  de  estos  misterios  que  no  hubiera  sabido  comprender,  se  habían  inventado  varias  leyendas,  como  aquella  de  que  las Vestales tenían como función avivar el fuego para que no se apagara. Pero,  ¿Acaso  tendría  sentido  mantener  a  estas  jóvenes  en  los  templos  con  el  único  papel de cuidar del fuego? En realidad, el fuego que ellas avivaban no era otro  que el fuego sagrado de los grandes Maestros. Vosotros diréis:  "Pero, ¿Porqué  necesitaban  ellos  de  este  fuego?"  Hasta  tal  punto  les  era  necesario,  que  sin  su  recurso los Iniciados no hubieran podido realizar nada. Ellos ya habían llegado a  una edad avanzada, no tenían contacto alguno con las Vestales, pero utilizaban  los  fluidos  que  emanaban  de  ellas  para  llevar  a  cabo  sus  operaciones  de  alta  magia blanca.                                                                                      

   El poder con que la Madre Naturaleza ha dotado a la mujer, sobre todo  cuando  ella  es  joven  y  pura  es  de  tal  eficacia,  que  los  propios  Iniciados  no  han  podido  encontrar  nada  que  lo  sustituya.  Ellos  lo  usan  para  avivar  su  propio  fuego,  con  el  cual  van  a  preparar  una  sustancia  nutriente  muy  sutil,  que  proyectarán hacia lo alto para conseguir bendiciones para un país entero. Pero  ellos siempre lo harán con un fin benéfico, como una labor a cumplir que nada  tiene  que  ver  con  la  búsqueda  del  placer.  Esto  no  significa  que  puedan  experimentar cierto placer, ya que es imposible separar una cosa de otra, pero lo  importante  es  que  no  se  trata  de  esto.  Cuando  vosotros  buscáis  el  placer,  vuestras fuerzas se proyectan hacia la tierra, pero en cambio si emprendéis una  labor, puede ser que esto os haga sentir también algo placentero, pero en este  caso  vuestras  energías  van  a  dirigirse  hacia  el  Cielo,  y  vuestra  alegría  será  incluso  mayor  que  si  lo  hicieseis  sólo  por  el  placer.  Esta  dicha  nunca  será  para  vosotros  motivo  de  menosprecio,  al  contrario,  os  va  a  ennoblecer.  Lo  único  es  que para comprender bien todas estas cosas hay que acudir a una Ciencia más  elevada, que pertenece al mundo de lo psíquico.                                                                                       Estas nociones acerca de la sublimación de la energía sexual vienen de la  más  remota  antigüedad.  Por  desgracia,  muchos  de  los  que  han  intentado 
  188

llevarlas a la práctica han sido incapaces de mantener un alto grado de pureza y  han caído en la magia sexual. Ellos quisieron ir más lejos de lo necesario, porque  no  sabían  limitarse  a  las  dosis  precisas,  homeopáticas,  y  empezaron  a  administrarse  dosis  más  fuertes  de  carácter  alopático,  que  ya  no  generaban  la  misma influencia y actuaban no en el plano psíquico como las primeras, sino más  bien en el plano físico. Es sabido que la homeopatía va a actuar primero sobre la  psique y esta a su vez inducirá efectos  secundarios sobre el cuerpo físico. En el  futuro,  se  revelará  a  los  humanos  la  manera  de  tomar  el  amor  a  dosis  homeopáticas,  de  modo  que  este  amor  no  sea  para  ellos  una  fuente  de  cansancio, agobio y desaliento, sino que les ayude a remontarse hacia el Cielo.  Todos los que han logrado vivir este amor han subido muy alto ya que poseían,  “gracias a él”, un poder insospechado.                                                                                                        Yo  podría  enseñaros  a  nutriros  con  dosis  homeopáticas,  pero  no  estoy  seguro  de  ser  bien  comprendido.  Algunos  podrían  extrañarse,  por  ejemplo,  lo  que a mí me ocurre al contemplar las mujeres en la playa. Ellos dirán: "Este no  puede ser un verdadero Iniciado ni un Maestro; nosotros no haríamos tal cosa,  no  estamos  para  ponernos  a  observar  a  las  mujeres  en  traje  de  baño".  Pero  la  verdad es que yo lo hago de forma consciente, con una intención muy concreta y  sin tener que avergonzarme en lo más mínimo por ello. Incluso en ocasiones he  intentado llamar a algunos hermanos a mi lado y les he dicho. "Intentad ahora  comprender la forma en que yo las observo, el porque, el cómo y el verdadero fin  de lo que estoy haciendo". Ellos han entendido que existe toda una ciencia en la  mirada. ¿Para qué están allí todas estas criaturas sino para ser contempladas?  Pero el hecho es que las gentes no saben mirar y ahí radica lo más fundamental,  en la mirada.                                                                   Os  enseñaré  pues  cómo  hay  que  mirar.  Lo  explicaré  no  sólo  a  los  hermanos,  sino  también  a  las  hermanas  puesto  que  tampoco  ellas  saben  hacerlo.  Les  han  venido llenando el cerebro con ideas erróneas que las mantienen bloqueadas por  todas partes, y ellas piensan que su salvación reside en el matrimonio! Muchas  mujeres  viven  encerradas,  amargadas,  sufren  porque  no  saben  cómo  pensar,  cómo mirar, cómo comprender y cómo dirigirlo todo para la gloria de Dios; ellas  no hacen otra cosa que preocuparse por los asuntos ajenos, con el fin de criticar 
  189

a los demás y así, se van tornando crueles, agrias, celosas, incluso histéricas. Hay  que salvar a estas mujeres, pero también es preciso salvar a los hombres, para lo  cual  hay  que  superar  los  viejos  conceptos,  las  ideas  ya  caducas  que  no  sirven  para mejorar nada, no facilitan nada, sólo van a ser útiles para dar trabajo a los  médicos  y  psiquiatras.  Con  todo,  la  solución  es  fácil:  si  se  cambia  la  forma  de  mirar y de comprender, todo el resto se arreglará.                                                                  Es necesario saber mirar y observar sin destruir la belleza. Ella no ha sido  hecha para ser devorada, sino para ser contemplada. Esta forma de contemplar  la belleza os hará remontar al espacio y todo se os dará: la pureza, la nobleza, la  paciencia,  la  comprensión;  a  medida  que  vayáis  ascendiendo,  os  iréis  trasformando en una fuente...                                                                 Buscad  la  verdadera  belleza.  Es  ella  la  que  podrá  salvaros  pues  os  va  a  enseñar  a  escoger  lo  que  es  más  luminoso,  más  puro.  Si  llegan  a  vosotros  imágenes  de  mujeres  desnudas  podréis  comprobar  que,  cuando  su  cuerpo  es  perfectamente bello no vais a experimentar deseo alguno sino que os quedareis  admirados, maravillados. Muchos artistas han podido comprobarlo. Es la belleza  imperfecta la que incita el deseo. Se dice que la desnudez es casta, pero no... Es  la belleza la que es casta, bien sea que se presente vestida o desnuda. En cuanto  a la desnudez... hay  muchas gentes que  la practican por razones opuestas a la  castidad.                                                        

      Así,  mis  queridos  hermanos  y  hermanas,  ¿qué  más  puedo  deciros?  ¿Comenzáis ahora a entender lo que es la verdadera pureza? La pureza reside en  lo bello. Hay que amar entonces la belleza para llegar hasta lo puro, pues sólo  este amor por lo más puro podrá evitar que os perdáis en las regiones infernales.                         

                                           Sèvres, Enero 1 de 1967                                                                                  

                                                                                                                                                                         
  190

LOS PRINCIPIOS MASCULINO Y FEMENINO EL TEMA DE LOS INTERCAMBIOS I
Sèvres a 2 de Enero de 1967 

    Conferencia  improvisada                                                                                                                         Todo  el  mundo  sabe  que  por  lo  general,  en  su  comportamiento  mutuo,  es  el  hombre  el  que  toma  la  iniciativa  de  acercarse  a  la  mujer.  Hablo  en  líneas  muy  generales  ya  que  hoy  en  día,  si  observamos  lo  que  está  pasando  en  el  mundo,  son más bien las mujeres quienes dan el primer paso. Pero lo normal es que la  mujer  permanezca  en  su  sitio  y  el  hombre,  como  lo  haría  un  cazador,  salga  a  buscarla. Vosotros diréis: "Pero él va hacia ella porque ella lo atrae!" Y es cierto,  ella  sabe  atraerlo,  va  arrojando  sobre  él  sutiles  hilos  de  los  cuales  va  tirando  y  cuando  el  hombre  se  acerca,  él  estará  atado,  capturado.  Aquí  la  mujer  actúa  como un pescador que está quieto en el muelle y se contenta con tirar del hilo  para ir trayendo lo que ha pescado. Tal es el comportamiento de la mujer; ella  no necesita agitarse, es el pez quien viene y muerde el anzuelo. Me diréis: "Pero  el hombre también atrae, en muchos casos las mujeres comentan que se sienten  atraídas por un hombre!" Sí, porque también el hombre va a proyectar un fluido  invisible, pero él actúa más parecido a un escalador, un alpinista: arroja primero  una  cuerda  que  se  va  a  fijar  en  lo  alto  de  la  roca  y  acto  seguido  la  usa  para  escalar.  La  diferencia  con  la  mujer  estriba  en  que  él  proyecta  algo  que  le  sirve  para desplazarse a sí mismo, en tanto que la mujer emana algo que le sirve para  incitar al hombre a moverse hacia ella. Pero ambos se atraen, en una especie de  guerra donde cada uno tiene su táctica pero los dos van a perseguir un mismo  objetivo: juntarse y establecer intercambios.                                                                      
  191

     Veamos por ejemplo un baile, una fiesta donde van a reunirse los jóvenes  de ambos sexos: Ellos se miran entre sí, se cruzan unas pocas palabras y están  felices. Entre ellos circula una especie de corriente que les lleva a sentirse ligeros,  brillantes.  No  es  necesario  el  contacto  físico  porque  sus  emanaciones  ya  se  encargan  de  combinarse  en  planos  más  sutiles...  Otra  cosa  sucede  cuando  los  hombres  y  mujeres  descienden  a  regiones  mas  espesas,  de  mayor  densidad,  como  es  el  caso  de  la  sexualidad.  Lo  que  ellos  van  a  realizar  físicamente  no  es  otra  cosa  que  una  concretización  de  algo  que  antes  se  ha  producido  ya  en  el  plano etérico, aunque no hayan sido concientes de aquellos sutiles intercambios.  Por  lo  general,  las  personas  sólo  tienen  conciencia  del  amor  cuando  este  se  expresa directamente en el plano físico, Ah, sí, entonces se enteran de que algo  está  pasando!,  pero  hasta  llegar  a  ello,  su  conciencia  ha  estado  dormida,  no  habían percibido nada.                                                                                                   

      Veámoslo  de  otra  manera:  Cuando  alguien  toma  la  palabra  está  siendo  emisor,  su  polaridad  en  ese  momento  es  positiva.  Quienes  lo  escuchan,  sean  hombres  o  mujeres,  están  en  actitud  receptiva  es  decir,  representan  el  polo  negativo.  Al  recibir  la  palabra  ellos  van  a  ser  fertilizados  de  forma  divina  o  diabólica  de  acuerdo  a  la  bondad  o  maldad  que  encierra  el  mensaje.  La  naturaleza  trabaja  con  los  mismos  principios  en  todos  los  planos,  pero  los  humanos  sólo  perciben  los  niveles  más  concretos  y  lo  que  es  invisible,  sutil,  aquello  que  se  manifiesta  en  el  origen  de  toda  realización  concreta,  esto  no  lo  perciben, no lo comprenden, son totalmente inconcientes de lo que pasa. Pero es  allí  precisamente  donde  debería  existir  mayor  claridad,  con  un  horizonte  más  amplio que les permitiera ver todo el esplendor que la naturaleza ha obsequiado  a sus hijos para el día en que su conciencia despierte.                                                                                El  hombre  es  emisor  a  través  de  todo  su  cuerpo,  de  sus  ojos,  su  cerebro,  su  boca,  sus  manos  y,  sobre  todo,  de  su  sexo  que  ha  sido  preparado  específicamente para dar. Por su parte, la mujer es receptora también en toda la  extensión de su cuerpo, pero especialmente a través de aquel órgano construido  para  desempeñar  esta  función.  Nadie  puede  impedir  que  se  realicen  intercambios  etéricos  entre  hombres  y  mujeres.  Y,  ¿Cómo  es  que  todos  ellos  prefieren ir vestidos cuando salen? ¿Acaso es necesario para poder ir de compras 
  192

o  encontrarse  con  los  amigos?  No  es  sólo  por  esto  evidentemente.  La  gente  ignora  que  la  costumbre  de  ir  vestidos  responde  a  un  motivo  más  profundo,  y  que si les agrada pasear por las calles y lo parques, es precisamente porque allí  van  a  ocurrir  intercambios  con  otros  seres  humanos  y  con  la  naturaleza,  intercambios que son necesarios para la vida.                                                                                              "Pero  entonces,  os  preguntareis,  ¿Qué  hacían  los  ascetas  y  los  ermitaños  aislados del mundo en sus cuevas, sin tener contacto con los demás hombres y  mujeres?"  En  realidad,  ellos  suprimían  una  clase  de  intercambios  para  llevar  a  cabo  otros  diferentes,  con  el  objeto  de  abrir  su  alma  y  su  mente  a  otras  influencias menos tangibles, más allá del plano físico; de hecho, cuando uno se  cierra a una influencia, automáticamente se está abriendo a otra. Si os negáis a  ver  o  a  escuchar  algo,  en  el  mismo  momento  van  a  abrirse  otros  ojos  y  otros  oídos  dentro  de  vosotros  para  recibir  impresiones  distintas.  Si  dejáis  de  ser  emisores  o  receptores    a  través  de  vuestros  cinco  sentidos  externos,  otros  sentidos  empezarán  a  despertar  en  la  mente  y  en  el  alma  para  que  podáis  ser  emisores o receptores en otros planos *. Es por esto que algunos Iniciados han  aconsejado    el  aislamiento  en  los  bosques  o  en  las  montañas,  pero  nunca  han  buscado con ello que sus discípulos dejen de ser emisores o receptores; se trata  de  promover  en  ellos  un  cambio  de  nivel,  hacia  regiones  cada  vez  más  sutiles.  Siempre  hay  que  estar  emitiendo  o  recibiendo,  de  lo  contrario  se  producirá  la  muerte y allí no va a haber intercambios, estos constituyen la base fundamental  de  la  vida,  y  aquel  que  logre  aprender  a  establecerlos  en  el  plano  ideal,  va  a  poseer la ciencia de la verdadera vida.                                                                           Hemos mencionado ya los intercambios que efectuamos con la materia sólida  cuando  comemos,  con  la  materia  líquida  cuando  bebemos,  con  el  aire  y  los  elementos gaseosos al respirar, con la luz y el calor a través de la vista y el tacto  de  la  piel,  puesto  que  la  piel  absorbe  el  calor  y  los  ojos  reciben  la  luz.  Pero  los  intercambios no se limitan a estos, existen otras muchas posibilidades en otros  niveles diferentes...                                                     

 

193

     Es lamentable que hombres y mujeres se queden sólo en el primer peldaño de  la escala y sólo efectúen intercambios en el plano físico, ya que en este nivel, los  intercambios no podrán ser elevados y más bien su naturaleza les va a situar en  el  plano  más  vulgar.  Toda  la  ciencia  de  los  intercambios  está  contenida  en  el  símbolo  del  arpa  de  Eolo,  aquel  instrumento  de  siete  cuerdas  que  el  aire  hacía  resonar... En realidad, el arpa representa al ser humano, ya sea hombre o mujer.  Cada individuo lleva consigo estas siete cuerdas y su tarea consiste en aprender  a  hacerlas  resonar  y  vibrar.  Por  eso  no  hay  que  pensar  que  al  concentrarse  solamente en la primera cuerda, es posible obtener una fuerza, una expansión o  una  felicidad  completas.  El  hombre  y  la  mujer  no  están  hechos  para  ser  instrumentos  monocordes  sino  que  deberán  comenzar  a  vibrar  las  otras  seis  cuerdas  que  poseen,  con  lo  cual  tendrán  acceso  a  otras  sensaciones,  otras  alegrías  y  a  una  plenitud  mucho  más  perfecta,  comparada  con  el  placer  que  puede  derivarse  de  un  contacto  puramente  físico.  Pero  esto  es  algo  que  no  es  posible  explicar  con  palabras,  como  no  se  puede  explicar  a  los  ciegos  el  Sol,  la  luz,  el  color.  Es  algo  que  hay  que  llegar  a  ver,  a  sentir,  no  es  suficiente  una  explicación ajena.                       Cuando  se  reúnen  personas  de  ambos  sexos  surgirá  una  corriente,  una  tensión  que  se  va  acumulando  en  cada  una  de  ellas,  y  esto  es  normal.  La  naturaleza  lo  ha  dispuesto  así.  Pero  lo  importante  es  saber  si  esta  pequeña  tensión  les  impulsa  a  malgastar  y  a  derrochar  sus  fuerzas.  Es  precisamente  en  este punto donde comienza la sabiduría... o la tontería!  Si ellas malgastan estas  valiosas  energías  haciendo  locuras,  entonces  no  han  comprendido  nada.  El  fin  que  persigue  la  naturaleza  no  es  llevarles  a  deshacerse  de  esta  tensión  cuanto  antes o de cualquier manera, sino hacer que ellas reflexionen sobre el cómo y el  porqué de lo que está pasando, a fin de que puedan comprender el verdadero fin  de  este  proceso  y  utilicen  esta  energía  para  realizar  trabajos  magníficos,  enviándola hacia lo alto y repartiéndola por todo su cuerpo de forma que todas  las células puedan recibirla,  impregnarse y ser fertilizadas por ella. El hecho de  que  se  hayan  registrado  algunas  sensaciones  es  normal,  pero  no  hay  que  detenerse en ello, sino al contrario, hacerlas a un lado, ocuparse de otra cosa y  procurar enviarlas siempre hacia lo alto, hacia el cerebro.                                                                                                            

        Si la naturaleza ha creado la tensión, no hay que aniquilarla. Está bien que  se  quiera  estar  tranquilo,  pero  si  desaparecen  los  impulsos  y  los  deseos,  esto 
  194

puede llevar a un atontamiento producido por la ausencia de tensión. Puede ser  que haya una buena intención en querer anular las tensiones, pero en este caso  es  indispensable  conocer  los  métodos  para  que  esto  no  vaya  a  influir  negativamente sobre la propia evolución. La tensión es necesaria en realidad, si  se  pretende  hacer  subir  el  agua  hasta  el  piso  superior  del  edificio.  Pero  para  poder resolver adecuadamente un problema tan importante como este, hay que  estudiar más profundamente al ser humano partiendo de la base de que no sólo  su parte física requiere ser colmada. Experimentar una sensación agradable o un  placer  animal  está  en  su  sitio,  ya  que  la  propia  naturaleza  lo  ha  dispuesto  así,  pero  no  hasta  el  punto  de  sacrificarlo  todo  por  una  sensación  puramente  instintiva,  biológica.  La  tensión  debe  aprovecharse  para  proyectar  las  energías  hacia  arriba,  pero  la  gran  mayoría  de  los  humanos  lo  ignoran,  de  modo  que  intentan anular la tensión a través de una descarga inmediata, parece como si  esta  tensión    les  atormentara.  Los  Iniciados,  por  el  contrario,  la  querrán  acumular  durante  el  máximo  posible  de  tiempo...  hasta  ciento  cincuenta  o  doscientos  años!  Lo  que  a  ellos  les  interesa  es  la  tensión  en  sí  misma  y  no  la  descarga. Esta última puede ser muy nociva. Si vosotros no aprendéis a controlar  y  dirigir  esta  energía  para  la  realización  de  una  determinada  labor,  de  manera  que  ella  se  encargue  de  poner  en  marcha  vuestros  propios  engranajes,  vais  a  permitir  que  se  disperse  en  todas  direcciones  y  esto  puede  dar  lugar  a  verdaderas catástrofes.                                                                                                                        Volvamos  ahora  a  la  cuestión  de  los  intercambios.  En  el  libro  de  la  naturaleza  viviente  está  escrito  que  un  ser  no  puede  ser  puro  si  se  limita  solamente a recibir. La pureza parte de la necesidad de dar, de emanar... Es con  esta abundancia y esta actitud generosa que podréis llegar a ser puros y hacer  que la Ley vaya a vuestro favor; la Ley os condena sólo por lo que tomáis, ya que  si os limitáis a tomar actuáis como ladrones. Los humanos suelen llamar a esto  amor,  pero  se  equivocan,  en  realidad  se  trata  de  un  robo!    Un  joven  tiene  hambre y esto le lleva a lanzarse sobre una muchacha diciéndole: "Yo te amo, yo  te amo!"  Y todos los que ven esto piensan: "Es normal, él la ama." Pero quienes  observan desde lo alto en el mundo invisible dirán: "Es un ladrón, no hace otra  cosa que tomarlo todo." Cuando vais a por algo obedeciendo exclusivamente a  vuestros deseos es cuando os vais a convertir en ladrones. Es preciso hacer a un  lado esta necesidad de recibir, para sustituirla por el deseo de dar.    
  195

          En  realidad,  siempre  hay  un  polo  emisor  y  otro  receptor,  para  que  la  corriente  pueda  circular.  Cuando  un  hombre  y  una  mujer  están  unidos  en  estrecho abrazo, el hombre trasmite a la mujer una energía que ella recibe y que  sube a lo largo de su columna vertebral hasta llegar a la cabeza. Desde allí, y a  través de la boca, ella proyectará esta energía al cerebro del hombre, que en un  momento  dado  se  convierte  así  en  receptor.  El  hombre  recibe  en  lo  alto  y  proyecta en lo bajo, mientras que la mujer recibirá en lo bajo y proyectará en lo  alto.  La  mujer,  tan  tierna,  tan  débil,  tan  delicada,  y  no  obstante  es  ella  la  que  emite  en  lo  alto:  si  las  mujeres  fueran  concientes  de  esto  podrían  trasformar  a  los  hombres  con  su  pensamiento.  Por  esto,  durante  el  acto  amoroso  la  mujer  demuestra ser más fuerte con su pensamiento, mucho más que el hombre, quien  fácilmente va a perder la cabeza. Prueba de ello es que, cuando una joven pareja  se  ve  sorprendida  por  intrusos  en  aquellos  momentos,  el  chico  sólo  podrá  balbucear algo, mientras que la muchacha se mostrará mucho más lista y va a  encontrar todo tipo de explicaciones; ella no pierde la cabeza.                                                      Con  todo,  no  debemos  pensar  que  los  intercambios  físicos  entre  los  hombres y las mujeres son malos o reprobables en sí mismos. Si así fuera, ¿Cómo  se  explica  que  la  naturaleza  lo  haya  dispuesto  de  esta  forma  para  la  inmensa  mayoría de las especies desde que existe el mundo?  Si el acto en sí fuera algo  malo,  ¿Acaso  lo  toleraría  la  propia  naturaleza?  ¿Y  acaso  el  Cielo  no  habría  exterminado ya a todo el que lo practicara? De hecho, el acto por sí mismo no es  malo ni bueno, es la actitud hacia esto lo que lo va a convertir en al criminal o en  algo santo. Veamos un ejemplo para dar más claridad a este punto: ¿Qué es más  importante, el grifo o el agua que sale por él?  El grifo podrá ser de oro, pero si el  agua que pasa a través de él está contaminada... Lo que cuenta, es que el agua  sea  potable.  De  forma  semejante,  una  mala  intención  es  comparable  al  agua  contaminada y una buena intención al agua cristalina y vivificante. No son pues  culpables  los  órganos  ni  tampoco  los  gestos  del  amor.  Lo  importante  es  saber  qué  calidad  tienen  las  energías,  las  quintaesencias,  los  fluidos  que  van  a  desprenderse,  cual  es  la  naturaleza  de  todas  estas  fuerzas  sutiles  que  emanan  del hombre y de la mujer cuando se aman.                                                                               Si  el  hombre  no  ha  trabajado  consigo  mismo,  para  purificarse  y  ennoblecerse, si abriga intenciones egoístas o deshonestas, aunque esté de por  medio  un  compromiso  matrimonial,  aunque  todos  lo  aprueben  y  aplaudan, 
  196

aunque  la  familia,  la  sociedad  civil  y  la  Iglesia  le  den  su  bendición  y  le  regalen  con una gran fiesta nupcial, la naturaleza le condenará. ¿Qué es lo que él va a  trasmitir a su esposa?  Nada más que enfermedades, vicios e influencias nocivas.  Así  pues,  aunque  el  mundo  entero  apruebe  su  conducta,  las  leyes  de  la  naturaleza  viviente  se  pronunciarán  en  su  contra  por  haber  contaminado  a  su  mujer. En otros casos sucede todo lo contrario, un hombre puede ser reprochado  si no está casado con su pareja, pero si él ha traído el Cielo y lo ha ofrecido a la  mujer que ama, a su alma, de forma que esta mujer se ha trasformado en un ser  divino, todos los ángeles de lo alto estarán aplaudiendo maravillados.                                              Es preciso que comprendáis, mis queridos hermanos y hermanas, que el  bien  y  el  mal  no  radican  necesariamente  en  el  mayor  o  menor  respeto  a  las  convenciones sociales, sino en la naturaleza y en la calidad de lo que aportáis. A  los  Iniciados  no  les  preocupa  saber  si  la  unión  de  un  hombre  y  una  mujer  es  legítima o no lo es; para ellos lo que interesa es lo que esta pareja intenta darse  mutuamente  para  el  bien  de  ambos,  para  su  avance  y  evolución  recíprocos.  Es  sobre estos criterios que ellos van a pronunciarse, pues allí reside lo esencial. Los  Iniciados conocen muy bien el trabajo que los seres humanos tienen que realizar  antes  de  casarse,  con  el  fin  de  purificarse,  armonizarse  y  perfeccionarse  a  sí  mismos,  a  fin  de  que  su  descendencia  pueda  ser  ofrecida  al  Cielo  para  que  se  manifieste a través de ella. Pero incluso los Iniciados que nunca llegan a casarse  van a trabajar sobre sí mismos constantemente para esclarecerse, purificarse y  convertirse en seres luminosos, sin conceder mayor importancia al qué dirán o a  las críticas que puedan recibir por haber escogido el celibato. En realidad, ellos  están lejos de practicar un total celibato, pero este es un tema que veremos más  adelante.  Por  ahora  puedo  deciros  que  muchos  Iniciados  han  realizado  intercambios con algunos espíritus de la naturaleza, seres muy puros como son  las  ondinas,  las  sílfides,  las  salamandras,  los  propios  devas...  Se  trata  aquí  de  intercambios  sutiles  y  maravillosos,  que  les  han  producido  una  felicidad  incomparable.                                                                                   Voy  a  contaros  algo  personal  en  relación  con  todo  esto:  Muchas  veces  durante  la  noche,  me  he  despertado  al  percibir  la  presencia  de  unos  seres  diáfanos, traslúcidos, de increíble belleza. Ellos me rodeaban, me miraban de tal  forma  como  si  su  mirada  me  fundiera  en  un  amor  indescriptible.  Ellos  no  me  tocaban,  se  limitaban  a  estar  alrededor  mío  observándome  y  todo  su  poder 
  197

estaba  en  sus  ojos.  No  recuerdo  haber  visto  nunca  entre  los  humanos  una  mirada como esta. Parecía venir de muy lejos, de una región muy elevada. Esto  se  prolongaba  durante  horas...  Luego  he  podido  enterarme  de  que  estas  criaturas  eran  Devas,  y  he  comprendido  que  ellos  venían  a  visitarme  para  mostrarme  que  existe  en  la  naturaleza  una  belleza  que  sobrepasa  todo  lo  imaginable. Me permitían experimentar un estado así para que al menos supiera  que  esto  era  posible.  Estos  Devas  me  abrieron  a  un  mundo  nuevo.  No  podría  describiros  aquella  pureza  absoluta,  aquella  luz,  aquella  irradiación,  aquellos  colores...  La  Madre  Divina  que  sabe  donde  está  mi  corazón,  mi  alma,  mi  ideal,  los  había  enviado  para  instruirme;  son  ellos  quienes  me  han  revelado  tantas  cosas  sobre  el  amor,  el  verdadero  amor  que  no  requiere  de  manifestaciones  físicas.                                                                          

   Vosotros  diréis:  "Sí,  pero  aquel  es  un  mundo  de  ilusiones!"  Pero,  ¿Qué  sabéis acaso de todo esto?... Y aunque se tratara de ilusiones, para mí estas son  preferibles a eso que llamáis la realidad, que a menudo es bastante pesada. Es  infinitamente  mejor  vivir  en  el  mundo  de  la  belleza,  donde  los  conocimientos  y  sensaciones que nos llegan están por encima de toda imaginación. Nada va a ser  tan deseable como vivir en la pureza, estando siempre maravillados ante aquel  esplendor, sin llegar a desearlo de una forma vulgar. Allí, una sola mirada puede  proporcionaros  mayor  felicidad  que  ninguna  otra  cosa.  Aquel  que  sabe  contentarse con una mirada está acercándose a la perfección.                                                                  Un día, siendo yo todavía muy joven, el Maestro Peter Deunov me dijo: "A ti,  te  basta  con  una  mirada".  Estuve  muy  asombrado  pues  ignoraba  en  ese  momento  lo  que  me  quería  decir,  pero  luego  me  he  observado,  me  he  estado  estudiando y he podido constatar que era cierto lo que decía el Maestro: él había  vislumbrado lo más profundo de mi naturaleza, las raíces y la estructura de mi  ser, resumiéndolo todo en una sola frase: Sólo necesito una mirada. A partir de  aquí, he podido servirme con frecuencia de la mirada y he descubierto grandes  leyes; por ejemplo, he vislumbrado la forma como hay que dirigir la mirada para  bendecir y santificar, para maravillarse, para encontrarse colmado y pleno, todo  ello sólo a través de la mirada. Hace años que vengo trabajando con ella, es toda  una ciencia que aún no he llegado a revelaros.   
  198

            Hay  algo  que  para  mí  es  absolutamente  necesario  y  es  contemplar  la  belleza. Nunca querría privarme de esto. No me importa lo que puedan decirme,  yo les responderé: "Haced lo que vosotros queráis, pero a mí dejadme tranquilo,  yo  voy  por  otro  camino.  Admito  que  podéis  ser  personas  muy  santas  e  impecables  de  acuerdo  a  las  tradiciones,  me  inclino  ante  ello  pero  dejadme  tranquilo puesto que no sabéis por donde voy... Yo he encontrado mi camino." Y  sin atender a lo que digan, continuaré contemplándola. Hay tanta belleza sobre  la tierra que sería una lástima dejar de apreciarla. 

       Lo que hay que evitar es lanzarse sobre la belleza para devorarla, pero es un  crimen dejar de ir en pos de ella para contemplarla. Si bien los humanos se sirven  de la belleza para precipitarse mutuamente a los abismos, esto no es por culpa  de la belleza. Son ellos quienes no están aún suficientemente preparados y van a  alimentar  en  su  interior  un  fuego  que  se  convertirá  en  humo  a  causa  de  todas  sus  impurezas.  La  belleza  no  esta  hecha  para  hacer  caer  a  los  humanos,  sino  todo  lo  contrario,  para  elevarlos  al  mundo  Divino,  para  proyectarlos  hasta  el  Cielo.  Por  mi  parte,  querría  alimentarme  exclusivamente  de  belleza  y  puedo  deciros:  "Si  Dios  no  fuera  bello,  si  solamente  fuera  sabio,  omnisciente  y  todopoderoso, yo no le amaría tanto. Si por algo le amo precisamente es por ser  bello y es por esto que anhelo ser como El." Sólo me siento atraído por la belleza,  pues tengo de ella una idea diferente; allí donde la mayoría de las personas ve  algo espléndido, yo sólo veo una cosa opaca, pesada. Pero allí donde ellos no ven  nada, yo percibo un oculto esplendor.                                                                                                            Os decía al comienzo que en las reuniones donde suelen encontrarse jóvenes  de ambos sexos, los hombres van a proyectar a la atmósfera sin ser concientes  de ello ciertas radiaciones y partículas etéricas que las mujeres, al ser receptoras,  van  a  absorber  también  de  manera  inconsciente.  Estos  intercambios  van  a  producirse en un nivel etérico, mucho antes de que se llegue a un contacto físico,  y  esto  es  suficiente  para  hacerlos  felices.  Sería  muy  deseable  que  los  hombres  tomaran conciencia  de este fenómeno,  a fin de que se  esforzaran en  proyectar  solamente partículas muy puras, capaces de vivificar y armonizar a otros seres.  En cuanto a las mujeres, deberían preocuparse por activar sus filtros protectores  para impedir que les llegue cualquier fluido contaminado que provenga del plano  psíquico. Hay algunas que son como verdaderas esponjas y lo absorben todo. En  todo  esto,  existen  muchas  reglas  por  conocer  y  muchas  veces  ciertas  dolencias 
  199

que las mujeres padecen en determinados puntos del cuerpo se deben a que han  recibido un exceso de influencias nocivas que no supieron filtrar en su momento.                        

   Puesto  que  todos  estos  intercambios  etéricos  se  dan  en  la  realidad,  ¿Porqué  no  efectuar  un  trabajo  consciente  con  ellos  para  que  se  realicen  de  la  manera  más  elevada  posible?    Ni  los  santos,  ni  los  profetas,  ni  los  grandes  Maestros  pueden  impedir  que  estas  grandes  leyes  de  la  naturaleza  se  manifiesten  en  ellos;  incluso  en  los  seres  más  puros,  más  santos,  van  a  producirse  ciertas  reacciones.  Sólo  que  en  este  caso  ellos  son  concientes  de  lo  que está pasando y todo lo que emana de ellos es divino. La única preocupación  de un Iniciado es que a través de él pueda proyectarse la Divinidad para bien del  mundo entero. No se puede impedir que la fuente brote, que el río fluya. Lo único  importante es que la corriente sea pura.                                                                                                                                                     Sèvres, Enero 2 de 1967                   

 

200

SABER UTILIZAR LOS PODERES DEL AMOR I
Bonfin a 20 de julio de 1967   

     Conferencia  improvisada           Son tantas las historias que se han contado acerca de los Iniciados!  Pero en  realidad,  la  gente  no  sabe  nada  de  ellos.    Cuantas  veces  os  he  dicho  que,  respecto a la sexualidad los Iniciados no han sido hechos de una forma distinta a  los  demás  hombres  y  que  incluso  es  frecuente  que  ellos  cuenten  con  una  sexualidad más viva, más poderosa. La única diferencia entre los Iniciados y los  demás  es  que  ellos  conocen  la  forma  de  dirigir  y  controlar  sus  energías.  Para  ellos todo es útil, todo tiene un sentido. Ellos nunca se mutilan ni se convierten  en  eunucos,  como  han  hecho  tantos  religiosos  que  huyen  de  la  mujer  y  que  terminan por marchitarse y perder toda sensibilidad hacia la belleza y la poesía.  Y  hay  quienes  llaman  a  esto  misticismo  y  santidad!  Pero  no!...en  absoluto.  No  hace falta mutilarse, no hay que cortar nada ni despojarse de nada, basta contar  con los conocimientos necesarios para dirigir y utilizar bien la energía sexual.         Si construís un dique sobre un río, este puede llegar a desbordarse y arrasar  con todo; vuestro dique no impide que las aguas sigan fluyendo. Lo mismo va a  suceder en el ser humano: Si el se empeña en poner barreras a las fuerzas que  emanan  de  él  mismo,  las  tensiones  irán  acumulándose  en  el  subconsciente  y  llegará el momento en que se desbordarán, llevándose todo por delante. Cuando  no se conoce bien la naturaleza humana, mis queridos hermanos y hermanas, es  imposible  lograr  nada.    Así  que  no  debéis  bloquear  vuestras  energías,  sino 
  201

abrirles  un  canal  para  que  puedan  irrigar  la  tierra  entera,  como  hicieron  los  antiguos Egipcios, cuando construyeron canales a través de los cuales las aguas  del Nilo pudieran fluir y fertilizar el país. En realidad, la misma naturaleza ya se  ha  encargado  de  dotar  al  ser  humano  con  ciertos  canales,  por  los  que  las  energías  sexuales  pueden  ascender  hacia  lo  alto,  hacia  el  cerebro.  Pero  hasta  hoy,  los  humanos  están  muy  poco  habituados  a  trabajar  en  estos  aspectos,  de  modo que los canales se han cegado y las energías tienen que fluir hacia abajo,  con el consiguiente derroche.       Pero  también  los  Iniciados  pueden  llegar  a  verse  turbados  y  a  experimentar  ciertos  deseos.  No  obstante,  lo  que  les  diferencia  del  ser  humano  corriente  es  que  un  Iniciado  está  siempre  atento  a  todo  lo  que le  ocurre:  él  ha  aprendido  a  vigilarse  y  a  poner  remedio  a  las  cosas,  mientras  que  los  demás  simplemente  permiten que las cosas ocurran, para luego convertirse lógicamente en víctimas.  Pero frente a las fuerzas de la naturaleza, al fuego, al aire, al agua, los humanos  no  se  quedan  sin  hacer  nada.  Desde  hace  milenios  ellos  han  aprendido  a  defenderse,  y  poco  a  poco  han  sabido  aprovecharse  de  ellas.  Sin  embargo,  resulta  triste  ver  que  la  vida  espiritual  no  es  precisamente  la  que  ha  salido  beneficiada  con  estos  avances,  sino  que  por  el  contrario,  ellos  han  sido  hechos  para  satisfacer  fines  personales  y  egoístas,  para  dominar  a  los  demás  y  enriquecerse, a veces incluso para destruir a otros seres.       El  problema  fundamental  es  cómo  amar,  y  he  aquí  justamente  lo  que  no  se  sabe hacer. A  las gentes se les enseña que el amor no es más que un instinto al  cual es preciso abandonarse. Pero no es así. Se está lejos aún de saber lo que es  el amor y cómo Dios lo ha puesto todo en el amor.  Es necesario amar, no cabe  duda,  pero  hay  que  aprender  a  usar  bien  de  este  amor.  Cuando  dos  seres  se  aman  ¿Porqué  tienen  que  agotarse  tan  rápido?    ¿Porque  ellos  no  han  comprendido  que  les  espera  la  promesa  de  un  amor  más  grande,  de  una  expansión  mucho  mayor,  a  condición  de  saber  emplear  bien  sus  miradas,  sus  palabras, sus efluvios, para comprenderse, purificarse y ennoblecerse? El día en  que  hombres  y  mujeres  encuentran  su  amor,  es  como  si  se  precipitaran  en  un  abismo  para  luego  no  reconocerse  más,  sólo  les  queda  el  rechazo.  Entonces  ¿Porqué  no  guardar  una  cierta  distancia  y  utilizar  todas  aquellas  emanaciones  para poder superarse, para sentirse cada vez más inspirados e irradiar este amor  al  mundo  entero?    Sí,  hacer  que  todos  exclamen  al  verles:  “Pero,  ¿quienes  son  estos  seres?  parece  que  emanara  de  ellos  una  luz,  algo  divino...”    He  aquí  la 
  202

verdadera finalidad del amor. Pero para llegar a esto hay que conocer primero  todos los aspectos de esta formidable energía.         No  os  dejéis  influenciar  por  las  novelas  o  las  películas.  Todas  estas  son  historias que sólo os llevarán a hacer locuras. Debéis buscar en cambio el saber  iniciático, a fin de poder utilizar esta energía del amor para obtener la luz, en vez  de  gastarla  yendo  al  lecho  precipitadamente  como  suele  hacerse  hoy  en  día.  Cuando un hombre o una mujer han tenido una docena de amantes, ¿Acaso les  queda  algo  limpio,  algo  bello  por  emprender?    Nada  en  absoluto.  Ya  se  es  del  todo  inútil,  ya  se  está  acabado.  Debéis  amar  sí,  pero  sabiendo  cómo  hacerlo,  para el bien de vuestra alma, de vuestra mente y de todo vuestro ser.  “Sí,  me  diréis, pero cuando las cosas arden, todo se quema!”  Pues tanto mejor, ya os he  dicho muchas veces que cuanta mayor sea la presión más arriba subirá el agua  en  aquel  rascacielos  que  representa  al  ser  humano.  Si  no  hubiera  presión,  el  agua no podría llegar a los habitantes de los pisos superiores, que viven dentro  del cerebro. Pero la ignorancia de las gentes es tal, que sólo piensan en eliminar  la  presión,  con  lo  cual  en  realidad  todo  queda  suprimido.  Los  ocupantes  del  cerebro carecerán de agua por ser insuficiente la presión. No hay nada que sea  más bello, más poderoso, más divino que el amor, pero los humanos se empeñan  en derrochar este don tan precioso que les ha regalado el Creador.       Tan sólo los verdaderos Iniciados han llegado a tener la revelación del amor,  gracias  a  la  cual  ellos  han  podido  sanar,  profetizar  y  hacer  milagros.  Por  mi  parte, sólo creo en el poder de esta fuerza, del amor, pues he recibido al respecto  revelaciones  ciertamente  extraordinarias.  Sé  que  el  amor  es  la  única  fuerza  capaz de dar al ser humano todo lo que este anhela, pues es algo que está en el  origen de  todas las  demás fuerzas. Sí, todas las energías que la física conoce y  utiliza  no  son  otra  cosa  que  distintas  trasformaciones  del  calor,  es  decir,  del  amor.  En  el  principio  de  todas  las  cosas  está  el  fuego,  el  calor,  el  amor.  Si  aprendéis  a  trabajar  con  esta  energía,  entonces  podréis  obtenerlo  todo.  Desgraciadamente,  en  lugar  de  aprovecharla,  los  humanos  sólo  piensan  en  gastarla, en deshacerse de ella... Pero no, es algo que no se debe derrochar, ya  os  lo  he  dicho,  de  esta  energía  depende  el  cerebro  mismo,  de  modo  que  al  hacerlo,  estaréis  perdiendo  vuestra  materia  gris,  agotando  vuestro  propio  cerebro. 
  203

       Resulta  pues  muy  claro,  queridos  hermanos  y  hermanas,  es  necesario  amar  pero hay que orientar vuestras energías hacia las ramas del árbol vital, en vez de  permitir que se dirijan únicamente hacia abajo, hacia las raíces. Esta energía que  bulle  dentro  de  vosotros,  es  preciso  llevarla  hacia  el  cerebro  (es  decir,  a  las  ramas), a fin de que este sea regado y nutrido por ella y así pueda producir flores  y frutos. Para acceder a ella, habrá que permanecer unidos siempre a la Fuente  inagotable,  no  contentarse  con  beber  una  pequeña  porción  (que  estaría  representada aquí en un marido o una mujer),  que luego os veréis obligados a  rechazar  una  vez  que  se  haya  agotado.  Es  hacia  aquella  Fuente  de  agua  viva  donde tendréis que ir para poder apagar vuestra sed.       Mientras  permanecéis  aquí  y  aprovechando  las  condiciones  propicias  que  tenéis, podéis intentar que esta energía  del amor fluya por caminos distintos a  los  habituales,  para  que  pueda  llegar  a  despertar  ciertos  centros  superiores  y  espirituales,  en  lugar  de  tomar  el  camino  de  siempre,  que  ha  sido  tan  trillado  desde la época prehistórica. Sin duda, os costará triunfar al primer intento: Los  primeros días, los primeros años van a ser los más difíciles; pero sucesivamente  podréis  contar  con  la  ayuda  del  mundo  invisible,  hasta  que  un  día  gocéis  de  vuestro triunfo!                                                              Bonfin, Julio 20 de 1967  

 

204

 

EL AMOR TRASFORMA LA MATERIA
Bonfin el 26 de Julio de 1967   

     Conferencia improvisada         Para moldear e informar la materia, hace falta introducir en ella una energía  capaz  de  removerla.  Tomad  un  bloque  de  arcilla  y  derramad  agua  sobre  él,  veréis cómo la arcilla  se humedece al contacto y emblandece. Si tenéis azúcar o  sal  y  las  cubrís  con  agua,  van  a  fundirse;  en  algunos  casos,  en  lugar  del  agua  habrá  que  usar  el  calor...  En  el  terreno  espiritual,  este  agua  o  este  calor  que  permite  trabajar  sobre  la  materia,  es  el  amor.  Como  sucede  con  el  agua  y  el  calor, el amor penetra las partículas de la materia, las funde y las trasforma.         Cuando  queréis  apoderaros  de  un  objeto,  asirlo,  primero  teneis  que  atraerlo  hacia vosotros para dominarlo y poder trabajar sobre él. Esto es lo que hace el  amor,  como  el  calor  que  penetra  las  partículas  de  la  materia.  Es  como  si  hubierais lanzado un gancho: tiráis de él y el objeto viene hacia vosotros. El amor  engancha de esta forma con el ánimo de apropiarse de algo, de dominarlo, en  última instancia.         Acordaos del análisis que hemos hecho anteriormente acerca de las diferentes  actitudes  del  hombre  y  la  mujer  en  lo  que  se  refiere  a  su  vida  sentimental.  La  mujer  se  mantiene  a  la  espera,  sin  agitarse,  pero  a  través  de  su  sonrisa,  de  su  mirada,  ella  lanza  algo;  luego,  ella  simplemente  recoge  lo  que  ha  lanzado  y  el  hombre viene a su lado, ha sido atrapado. Por su parte, el hombre actúa como lo  hacen los alpinistas: arroja una cuerda cuyo extremo lleva atado un gancho de 
  205

sustentación  y  luego  tira  de  ella  para  subir.  Ahora  bien,  en  ambos  casos  el  objetivo va a ser el mismo: hacerse con su presa. La mujer atrae al hombre sin  necesidad  de  moverse,  mientras  que  el  hombre  se  tiene  que  desplazar  hasta  llegar a ella.         Por  acción  del  calor  y  del  amor,  vosotros  vais  a  impregnar  un  objeto  o  una  persona,  con  lo  cual  es  como si  lanzarais  una  cuerda  hacia  ellos,  dotada  de  un  gancho  que  va  a  penetrarles,  a  sujetarles  de  modo  que  podáis  dominarles.  De  modo  semejante,  si  queréis  dominar  la  materia,  vuestra  propia  materia,  será  preciso  sujetarla  proyectando  sobre  ella  un  amor  formidable,  capaz  de  enganchar  las  partículas,  los  electrones,  y  ponerlos  a  vuestro  servicio  para  que  hagan  vuestra  voluntad.  Mientras  no  logréis  sujetar  de  esta  forma  a  una  persona  o  a  un  animal,  van  a  estar  fuera  de  vuestro  alcance,  no  podréis  dominarlos. Dominar significa que uno dicta su ley a los seres o a las cosas. Lo  mismo  va  a  suceder  en  el  plano  espiritual:  vosotros  podéis  dictar  órdenes  a  vuestras  células  y  ellas  obedecerán,  puesto  que  han  sido  impregnadas  por  vuestro calor, por vuestro amor y vuestro pensamiento.         La  cuestión  estriba  en  saber  sujetar  aquellas  partículas  que  os  presentan  oposición y llegar a capturarlas. Si el ser humano pudiera observar lo que ocurre  en su interior, en su estómago, sus pulmones o su sexo, no vería otra cosa que  diminutas  partículas  animadas  que  se  agitan  en  todas  direcciones,  haciendo  lo  que ellas quieren; de modo que el individuo, que suele verse a sí mismo como un  monarca dentro de su reino, en realidad está siendo combatido sin cesar por su  pueblo, integrado por seres anarquistas y revolucionarios. Todo esto le produce  malestar, desazón y sufrimiento. Las voluntades contradictorias de sus súbditos y  sus  constantes  riñas  van  a  reflejarse  en  su  estado  general.  Para  encontrar  nuevamente  la  armonía,  la  paz  y  la  felicidad,  la  persona  tiene  que  poner  a  sus  células  a  caminar  en  la  dirección  correcta,  domesticándolas,  tal  como  se  hace  con algunos animales destinados a trabajar en los circos: leones, elefantes, osos,  panteras... ¿Porqué no podría el ser humano domesticar también a sus propias  células? Si es capaz de sujetar a los animales, incluso a las fieras, también está  en condiciones de adiestrar a esas fieras salvajes que habitan dentro de él, a sus  propias células, haciendo que marchen en la dirección más adecuada. Pero ello 
  206

supone  una  labor  ardua,  llena  de  voluntad  y  sobretodo  de  amor.  Mediante  vuestra  fuerza,  vuestro  deseo  y  vuestro  amor,  llegareis  a  capturarlas,  adiestrarlas y hacer de ellas vuestras servidoras. Se dice que este es un trabajo  sobre  la  materia,  pero  no  hay  que  olvidar  que  se  trata  de  una  materia  viva,  habitada.  Si  es  necesario  poseer  una  gran  ciencia  para  dominar  la  materia,  es  justamente  porque  se  encuentra  informada  por  criaturas  vivientes,  puesto  que  todo  está  vivo;  y  para  que  estas  criaturas  lleguen  a  obedeceros  debéis  penetrarlas,  impregnarlas  con  vuestras  energías  y  vuestros  fluidos  hasta  dominarlas,  haciendo  que  sigan  una  dirección  determinada,  del  mismo  modo  que  las  células  de  vuestros  pies  siguen  el  rumbo  espiritual  que  vosotros  habéis  fijado. En ese momento, todo cambia, puesto que sentiréis una inmensa armonía  por doquier. He aquí, queridos hermanos y hermanas, el primer grado en cuanto  al dominio de la materia.         Después de miles de años, la solución a todos los problemas se halla frente a  los ojos de los humanos, pero ellos no la ven. Está aquí mismo, escrita en todo lo  que nos rodea, sólo es necesario aprender a mirar y comprender las cosas, verlas  como  un  reflejo  de  otras  realidades  espirituales,  celestiales,  divinas,  sin  dudar  nunca que en las más ínfimas manifestaciones de la vida, Dios ha dejado inscrita  la solución a los problemas más complejos.         El amor es el primer grado del poder. Ensayad y veréis: Cuando estéis frente a  personas  conflictivas,  coléricas  o  excitadas,  limitaos  a  tocar  su  mano  o  su  espalda  sin  decir  nada  y  concentraos  al  mismo  tiempo  para  enviarles  mucho  amor.  Los  humanos  no  suelen  hacer  esto  con  frecuencia;  conocen  aquel  otro  amor que también es fuerte y poderoso, pero que no trae consigo un efecto tan  benéfico.  Hay  que  aprender  a  usar  el  poder  del  amor desinteresado,  exento  de  toda sensualidad, de toda pasión, pero capaz de producir verdaderos milagros.  Con  él  podréis  llegar  a  mejorar  el  mundo  entero.  Se  piensa  que  es  imposible  actuar sobre la humanidad para mejorarla y ayudarla diciendo: "Son demasiado  numerosos,  es  algo  imposible!"    Sin  duda,  se  trata  de  una  empresa  gigantesca  pero,  si  sabemos  cómo  hay  que  hacerlo,  llegará  a  ser  posible.  Intentad  imaginaros por ejemplo que toda la humanidad está concentrada en un sólo ser;  Sí, tratad de ver al mundo entero como un ser que está allí, cerca de vosotros, y 
  207

tendedle  la  mano  ofreciéndole  vuestro  amor.  En  ese  momento,  pequeñas  partículas  de  vuestra  alma  serán  irradiadas  en  todas  direcciones  y  lo  que  vosotros  hacéis  por  este  ser  va  a  reflejarse  sobre  una  multitud  de  personas,  cuyos pensamientos y deseos van a empezar a trasformarse. Si hubiera sobre la  tierra  centenares  o  miles  de  hombres  y  mujeres  que  practicaran  este  ejercicio,  podríais  observar  en  aquel  momento  algo  así  como  un  nuevo  aliento,  un  soplo  divino que iría pasando a través de las criaturas, hasta que un buen día, sin que  ellas mismas supieran porqué, se despertarían completamente trasformadas.         En  verdad,  aquello  que  ha  sido  revelado  en  las  Escuelas  iniciáticas  de  la  antigüedad,  es  totalmente  aplicable  a  lo  que  ahora  os  estoy  explicando:  Cómo  dominar  la  materia  a  través  de  la  mente.  Sí,  la  verdad  es  una  sola,  aunque  se  revista  de  infinitos  aspectos,  formas  y  matices.  Hay  que  comprender  sólo  una  cosa;  hay  que  intentar  solamente  una  cosa:  la  unión,  la  fusión,  la  perfección.  Pero  no  obstante,  ¡Hay  que  ver  todo  lo  que  hay  que  conocer  y  entender  para  llegar  a  lograr  esto!  Todas  las  ciencias  están  ahí,  al  servicio  de  un  único  fin:  Unirse a la Divinidad, fusionarse con la Causa primordial.          Por el momento, vosotros buscáis... a saber qué... Pero en realidad, no haría  falta buscar nada; no puede haber nada superior a la unión con Dios, a vibrar en  armonía con El. Todos los descubrimientos en los distintos campos de la ciencia  sólo  deberían  dirigirse  a  este  objetivo;  ninguna  ciencia  puede  aportar  nada  superior  a  esto;  Por  el  contrario,  todo  aquello  que  la  ciencia  va  encontrando  debería usarse exclusivamente para reforzar y realizar la mejor actividad posible:  El intento de unión con Dios.                                                           Bonfin, Julio 26 de 1967 

 

208

LOS PRINCIPIOS MASCULINO Y FEMENINO: SUS MANIFESTACIONES I
Bonfin 27 de Agosto de 1967 

   Conferencia  improvisada                                                                                                                           En  presencia  del  principio  masculino,  e  incluso  a  distancia,  el  principio  femenino  reacciona  activándose,  dinamizándose.  Lo  mismo  va  a  ocurrir  con  su  contrario.  Son  como  dos  potencias  que,  cuando  se  encuentran  frente  a  frente  comienzan  a  realizar  un  trabajo  establecido.  Sólo  que,  para  la  mayoría  de  los  hombres  y  mujeres,  esto  sucede  de  una  forma  inconsciente,  instintiva.  Ellos  avanzan, galopan, se buscan y se abrazan sin preguntarse porqué la naturaleza  ha puesto en acción todos estos mecanismos y cómo podrían ellos trasladarlos a  otros terrenos.                                                        Así,  el  principio  masculino  y  el  femenino  interactúan  de  una  forma  determinada  y,  aunque  el  hombre  o  la  mujer  no  se  enteren  de  nada,  este  intercambio  va  a  producirse.  El  principio  masculino  se  torna  activo,  voluntario,  dinámico, en tanto que el principio femenino va a aumentar su receptividad. Esto  ocurre  siempre,  de  forma  automática  en  todas  las  criaturas  que  gozan  de  normalidad. Pero los Iniciados siempre quieren ir más allá en la comprensión de  todos  los  fenómenos  y  saben  utilizar  esta  ley  en  el  camino  espiritual,  para  despertar  ciertas  cualidades.  A  este  nivel  no  se  trata  ya  de  simples  hombres  y  mujeres,  sino  de  principios  divinos.  Cuando  se  trata  de  adquirir  las  cualidades  femeninas de receptividad, dulzura, humildad u obediencia, un Iniciado, que no  deja de ser un hombre, se pondrá en contacto con el Padre Celestial, ya que esta  es  la  única  forma  de  llegar  a  tener  las  virtudes  correspondientes  al  principio  opuesto. Pero hará exactamente lo contrario, si pretende adquirir las cualidades 
  209

masculinas  de  autoridad,  fuerza  y  poder,  entrando  en  contacto  esta  vez  con  el  principio  femenino,  a  través  de  la  Madre  Divina.  De  tal  modo,  gracias  al  armonioso  desarrollo  de  las  cualidades  masculinas  y  femeninas,  el  Iniciado  avanza hacia la perfección.                                                              Cuantas  veces  se  ha  podido  comprobar  esto  en  la  vida  ordinaria!  El  principio femenino influye sobre un joven volviéndolo caballeresco, insuflándole  coraje.  Delante  de  una  chica,  hasta  el  más  patoso  va  a  darse  importancia.  Vosotros  pensareis  que  sólo  se  trata  de  bluff.  Puede  ser,  pero  ¿de  donde  sale  precisamente  esta  necesidad  de  inflarse  y  hacer  aspavientos?  ¿Por  qué  se  intenta  jugar  al  héroe?  Es  la  mujer  quien  lo  incita.  Veamos:  Un  marido  llega  a  casa y le cuenta a su mujer que se ha topado con fulano de tal y que le ha dicho  esto  y  aquello.  "¿Pero  cómo?,  responde  la  mujer,  eres  tonto,  tendrías  que  haberle  roto  la  cara  por  decirte  eso"  "Bueno",  dice  el  marido,  herido  en  su  orgullo, "ahora iré a darle su merecido!"; bebe algo para sentirse más decidido y  parte... Pero por el camino el coraje le abandona y vuelve a casa explicando a su  mujer: "Fui a buscarle, pero ya no estaba allí". Y la mujer lo cree todo, se siente  orgullosa de tener un marido heroico.                                 

  ¿Por  qué  esta  necesidad  del  hombre  de  alardear  ante  la  mujer?  Instintivamente, él sabe que ésta es la forma de ganarla para sí..., pues la mujer,  que es débil, necesita el apoyo de un ser fuerte y admira la fuerza. En los torneos  medievales  era  costumbre  que  fuera  una  mujer  la  que  entregaba  el  premio  al  vencedor,  junto  con  una  sonrisa  o  una  rosa.  En  aquella  época,  la  mujer  era  mucho más sensible al heroísmo y admiraba al guerrero que volvía del combate  cubierto de gloria. Algo semejante se puede observar entre los animales: cuando  los machos se pelean entre sí por una hembra, aquel que resulta victorioso será  el escogido por ella. La hembra tiende siempre a escoger el más fuerte, el más  audaz,  haciendo  a  un  lado  a  los  débiles.  Pero  qué  duda  cabe  de  que  existen  excepciones, como es el caso de aquellas mujeres superprotectoras que prefieren  a los débiles para poder protegerlos.                                                                                                        

 

210

     Veamos ahora una panorámica más amplia de la vida, para observar cómo la  Inteligencia cósmica ha puesto por doquier signos de diferenciación entre los dos  principios:  en  la  forma  como  actúan,  en  su  manera  de  mirar,  de  hablar,  de  trabajar...    Todo  lo  que  es  hueco  y  profundo  en  la  naturaleza  representa  el  principio  femenino,  mientras  que  todo  aquello  que  se  yergue  simboliza  el  principio masculino. Por contraste, al hablar o al cantar, los hombres tienen un  registro bajo de voz, mientras que las mujeres lo hacen en un registro alto. ¿Por  qué? Es muy sencillo: Todo aquello que está abajo tiende a ir hacia lo alto y todo  lo que está en alto tiende a ir hacia lo bajo. Cuando se está arriba, al llegar a la  cima, no se mira más hacia arriba pues ya se está allí, de modo que se tiende a  mirar abajo, mientras que aquel que se encuentra abajo, tenderá a mirar hacia  arriba.  De  hecho,  esto  se  constata  igualmente  en  la  vida  cotidiana:  el  pobre  anhela la riqueza, el ignorante, el saber, el débil, la fuerza, etc. Así la mujer, que  representa las profundidades, los abismos, el vacío, se tiende hacia la plenitud,  hacia  las  alturas;  ella  mira  hacia  el  Cielo,  hacia  su  amado,  mientras  que  él  se  inclina hacia ella, por eso su voz tiene un tono más bajo, más profundo. A través  del  tono  de  su  voz,  el  hombre  y  la  mujer  van  a  expresar  las  tendencias  fundamentales de su naturaleza. *                            Por  otra  parte,  ¿habéis  notado  que  cuando  un  hombre  y  una  mujer  se  abrazan, la mujer levanta los brazos para rodear el cuello del hombre, mientras  que  él  tiende  a  colocar  sus  manos  más  abajo?  No  os  digo  esto  para  distraer  vuestra imaginación hacia temas escabrosos, no. Lo que me interesa es subrayar  el  aspecto  filosófico  que  hay  en  el  trasfondo  de  los  gestos  más  usuales    en  momentos  en  que  el  hombre  y  la  mujer  actúan  instintivamente,  ya  que  veo  detalles  muy  significativos.  La  mujer  refleja  las  tendencias  de  la  materia  que  quiere  evolucionar  y  elevarse,  mientras  que  el  hombre  va  a  reflejar  las  tendencias del espíritu que quiere descender para explorar las profundidades.         En  las  actividades  propias  del  hombre  y  de  la  mujer,  también  podremos  apreciar  algunas  diferencias.  El  hombre  es  ante  todo  creador,  mientras  que  la  mujer es formadora. Para que un hijo llegue a nacer, por ejemplo, es el padre el  que hace el papel de creador, aportando la semilla, el espíritu, mientras que la  madre  va  a  contribuir  con  los  materiales  necesarios  para  darle  forma.  Así,  el 
  211

hombre crea, la mujer da forma. El creador de una casa es aquel que levanta el  plano,  el  arquitecto.  Aunque  la  casa  no  se  haya  construido  y  no  podamos  habitarla, ya ha sido creada en la mente de alguien. Queda luego el trabajo de  levantarla, con ayuda de toda clase de materiales. La creación precede siempre a  la formación y tiene lugar en lo alto, en la cabeza, en el plano mental. Cuando  Dios creó el mundo, esta creación fue instantánea. Lo que necesita tiempo es la  formación y es precisamente durante esta etapa que hizo su aparición el tiempo.  Por  ello  se  habla  de  los  seis  días  de  la  creación,  pero  esto  es  un  concepto  simbólico  ya  que  en  realidad  estos  seis  días  representan  el  tiempo  que  fue  necesario para la formación. La creación es instantánea ya que tiene lugar en la  eternidad.         ¿Y  porqué  cuando  un  hombre  y  una  mujer  se  unen  en  un  abrazo,  la  mujer  tiene una tendencia a introducir su lengua en la boca del hombre? Sencillamente  para  mostrar  que  aquello  que  ocurre  abajo,  en  el  plano  físico,  es  un  reflejo  inverso de lo que pasa arriba, en el plano astral. En el plano físico el hombre es  emisor  y  la  mujer  es  receptora,  pero  en  cambio  en  el  plano  astral  es  la  mujer  quien emite y el hombre quien recibe. Y esto es así, porque la mujer es allí el polo  más fuerte y el hombre el más débil; en el terreno de los sentimientos, la mujer  es más fuerte; en lo alto da y en lo bajo recibe, mientras que el hombre va a dar  en  lo  bajo  y  a  recibir  en  lo  alto.  Esta  inversión  de  la  polaridad  según  el  nivel,  constituye  un  gran  misterio.  Por  esta  razón,  muchos  se  equivocan  al  querer  interpretar las realidades del mundo invisible. No saben que existe esta inversión  y mezclan todos los planos. Los clarividentes nos dicen que, en el plano astral, las  figuras y los números están invertidos, y esto explica un fenómeno ya bastante  conocido: Cuando una persona ha estado a punto de morir, ha llegado hasta la  frontera entre la vida y la muerte pero ha regresado, es frecuente oírle decir que  en  esos  instantes  ha  visto  como  si  le  proyectaran  una  película  de  toda  su  existencia,  pero  al  revés,  y  esto  es  porque  ha  puesto  un  pie  en  el  otro  mundo,  donde todo se encuentra invertido.                                                                                   Todo  lo  que  está  abajo  es  como  lo  que  está  arriba:  en  lo  alto  está  la  cabeza y en ella la boca, los labios, la lengua, y esto es como lo que está abajo, el  sexo.  Pero  las  palabras  "arriba"  y  "abajo"  que  usara  Hermes  Trismegisto,  sólo 
  212

nos proporcionan una idea muy vaga. En todos los ámbitos será preciso saber a  qué corresponden estos dos términos de arriba y abajo: el Cielo y la tierra (o el  Cielo y el Infierno), el cerebro y el sexo (o el cerebro y el estómago)... El hecho es  que todo lo que está en alto es como lo que está abajo, pero invertido. E incluso  en  la  estructura  anatómica  del  hombre  y  la  mujer  podemos  encontrar  esta  inversión:  en  el  hombre  todo  está  al  exterior,  visible,  mientras  que  en  la  mujer  todo se halla al interior, oculto, misterioso.          Suponed ahora el caso de una joven cándida, inocente hasta donde es posible,  que sin querer ‐por así decirlo‐ ha atraído a un muchacho hasta incitarle a una  relación  íntima  con  ella...  ¿Cual  va  ser  la  forma  de  reaccionar  de  esta  chica?   Ante  todo  llorará,  se  lamentará,  acusará  al  joven  de  haberla  seducido,  se  va  a  declarar  arrepentida  por  lo  sucedido.  Y  entre  tanto  su  compañero,  que  actúa  honestamente,  querrá  reparar  el  daño  a  cualquier  precio,  comprometiéndose  con  ella  para  casarse  o  lo  que  sea...  En  su  interior,  la  joven  siente  que  ha  triunfado, pues eso era lo que ella buscaba. Por supuesto, no siempre ocurre así;  en  otros  casos  el  chico  se  escapa  dejando  encinta  a  la  pobre  muchacha,  pero  esto no es lo que más nos interesa aquí.                                                                                  En  realidad,  si  estudiamos  la  estructura  del  órgano  sexual  de  la  mujer,  veremos  que  todo  él  está  hecho  para  retener  al  hombre  y  hacer  de  él  su  prisionero. Aunque el hombre siempre piensa que él es el vencedor y la mujer es  su  pobre  víctima...  esto  no  es  así.  En  realidad  es  ella  quien  le  retiene,  le  comprime  y  limita,  convirtiéndole  en  su  esclavo  y  en  la  verdadera  víctima.  En  apariencia,  es  la  mujer  la  que  acepta  y  se  somete,  pero  en  realidad  ella  quiere  retener al hombre para que la satisfaga y trabaje toda su vida para ella, etc. Si lo  vemos con objetividad, es el hombre quien disminuye, es él quien deja algo, es él  quien se empobrece en tanto que la mujer va a enriquecerse, al recibir la semilla  de la vida, la cual va a poner en marcha todo un proceso en su interior. Ah, sí,  cambia mucho de la apariencia a la realidad... El hombre parece más fiero y la  mujer más débil, pero no es verdad. Ella es más astuta, mientras que él es más  ingenuo. Eso es lo que pasa.                                                                              
  213

  Así va a ocurrir con todo en la naturaleza. Si pretendéis atrapar un pájaro,  un  insecto,  una  mariposa,  tenéis  que  rodearlo  y  tenderle  trampas.  El  ser  humano,  al  estar  inmerso  en  la  naturaleza,  se  halla  dominado  por  ella.  La  naturaleza le rodea como si fuera una casa y ya sabéis que, al entrar en una casa  las  puertas  se  cierran  detrás  de  vosotros  y  quedáis  dentro  como  prisioneros  o  víctimas  de  ella.  Aquel  que  domina  la  situación  tiene  siempre  al  otro  a  su  merced. Lo mismo va a pasar si se trata de la mujer y el hombre. Ella es la más  fuerte,  por  ser  ella  quien  domina  en  un  momento  dado  y,  aunque  sea  sólo  por  unos  minutos,  él  va  estar  en  sus  manos.  La  mujer  necesita  al  hombre  y,  para  atraerlo  va  a  jugar  el  papel  de  víctima  mostrándose  débil,  tierna,  delicada,  temerosa, ya que sabe por instinto que al hombre le agrada pensar que él es el  mas fuerte y sentirse héroe, vencedor, conquistador. Pero todo esto es un truco  de ella para poder retenerlo y así obtener de él lo que desea.                                                             

       En realidad ambos se sitúan al mismo nivel, puesto que los dos van a hacer  sus cálculos; lo que cambia es su forma de actuar. Por eso el amor ordinario es  una  guerra,  una  batalla  donde  uno  ha  de  vencer  al  otro.  Lo  que  se  ve  en  apariencia es todo lo contrario: sonrisas, besos, camaradería, pero en el fondo se  trata  de  una  lucha  implacable  entre  ambos  sexos,  una  guerra  camuflada,  es  cierto,  ya  que  para  vencer  aquí  al  adversario  es  preciso  usar  de  una  gran  diplomacia y tendrán que pasar años para saber cual de los dos ha sido el más  esquilmado. Vosotros diréis: "Pero todo esto es muy desagradable", Cierto, pero  no  deja  de  ser  verdad,  excepto  en  aquellos  casos  en  que  el  hombre  y  la  mujer  tienen una filosofía, un ideal que les impulsa a trabajar por el Reino de Dios. De  ser así, ellos dejarán de ser adversarios camuflados para convertirse en mutuos  colaboradores: ambos van a participar conscientemente, aunando las diferentes  cualidades que les ha otorgado la naturaleza.                                                                                           Si en apariencia el hombre es agresor y la mujer es su víctima, ello se debe  a que el hombre es activo y voluntario, no esconde nada y lo demuestra todo con  su actitud. En cambio, la mujer está hecha para disimular, nunca se sabe lo que  realmente ocurre dentro de ella... Por lo mismo, ella está en su propio terreno si  se  trata  de  fingir  algo,  y  no  cree  que  esto  pueda  ser  malo  ni  deshonesto.  Ella  puede  estar  esperando  a  un  hombre,  por  ejemplo,  y  al  llegar  este  mostrarse 
  214

asombrada o hacer como si no le viera. Jamás se sabrá lo que una mujer piensa  o  desea,  ya  que  ella  se  manifiesta  conforme  a  su  polaridad  estructural,  donde  todo  se  halla  invertido.  Lo  que  en  el  hombre  es  externo  va  a  ser  interno  en  la  mujer, va a estar del revés, de forma que al disimular o incluso al mentir, ella no  hará otra cosa que obedecer a la ley de su naturaleza. En cambio el hombre, al  seguir  igualmente  los  dictados  de  su  propia  ley,  va  a  expresarse  directamente,  sin rodeos y en muchos casos de una manera brusca, agresiva.                                                         

  La multitud de pequeños detalles anatómicos, fisiológicos, psicológicos...,  diplomáticos,  van  a  ser  muy  importantes  para  ayudarnos  a  entender  tanto  el  carácter como las manifestaciones del hombre y la mujer.                                                                         Para  terminar,  os  diré  que  tanto  el  hombre  como  la  mujer  deben  trabajar  para  desarrollar  interiormente  su  principio  complementario.  La  mujer  debe  desarrollar  en  ella  el  principio  masculino,  el  hombre  el  principio  femenino.  Cuando estuve en la India, pude visitar numerosos templos y en casi todos ellos,  aún  en  los  más  pequeños,  había  una  representación  del  lingam,  símbolo  de  unión de los dos principios masculino y femenino. En varias ocasiones, hablando  con algunos yoguis les decía: "¿Habéis llegado a comprender bien este símbolo?"  Y  ellos  me  miraban  estupefactos!    ¿Cómo  podía  ser  que  un  europeo  tuviera  la  desfachatez de preguntarles si comprendían uno de los símbolos más arraigados  desde hacía siglos en su Tradición? "Bien, les decía, pero entonces cómo puede  ser que hagáis todo lo contrario de lo que habéis comprendido? Vosotros estáis  casados, y no digo que haya nada de malo en ello, pero esto significa que estáis  buscando el otro polo el principio femenino en algo externo a vosotros mismos,  en un ser extraño, distinto a vosotros, mientras este símbolo os dice que los dos  principios no deben estar separados. El lingam representa la perfección del ser o  sea  el  andrógino,  que  posee  simultáneamente  los  dos  principios.  Puesto  que  buscáis fuera aquello que os falta, esto indica que no habéis comprendido bien  este  símbolo"  Entonces,  se  quedaban  mirándome  como  si  hubieran  captado  estas  verdades  por  vez  primera.  Algunos  de  ellos  reflexionaban,  pero  hubo  también quienes se enfadaron bastante.                                                                                              
  215

     El  discípulo  debe  trabajar  para  poder  manifestar  las  cualidades  de  los  dos  principios:  Por  un  lado  la  fuerza,  voluntad,  resistencia,  estabilidad,  actividad,  dinamismo  y  ambición  propias  del  principio  masculino  que  busca  dominar,  gobernar,  imponerse...  y  por  otro  la  suavidad,  el  encanto  y  delicadeza  características del principio femenino, que sabe someterse, sacrificarse.. Cuando  llegue  a  tener  la  doble  naturaleza  del  hombre  y  la  mujer,  el  discípulo  será  entonces  un  ser  perfecto,  conocido  por  la  Ciencia  Iniciática  como  el  andrógino.  Ser  andrógino  era  el  ideal  de  todos  los  Iniciados,  ya  fueran  alquimistas,  cabalistas,  etc.,  pues  se  trataba  de  poseer  plenamente  los  dos  principios,  tal  y  como existen en la Divinidad. Dios reúne en Sí los dos principios y esto explica Su  amor hacia todas Sus criaturas. El es indulgente y atiende a sus ruegos. Aunque  a  veces  se  le  representa  sólo  bajo  su  aspecto  de  un  Padre  terrible,  o  un  fuego  devorador, esto no es apropiado. El es al mismo tiempo Padre y Madre.                                           

                                                                    Bonfin, Agosto 27 de 1967                                                        

Nota  complementaria                                                                                                                                   Muchos músicos, incluso aquellos que estudian la música bajo un enfoque  puramente  teórico,  no  se  han  detenido  a  reflexionar  sobre  el  significado  profundo  del  sostenido  y  el  bemol.  El  bemol  disminuye  la  nota  en  medio  tono,  mientras que el sostenido, por el contrario, le aumentará un semi‐tono. De este  modo,  el  sostenido  y  el  bemol  vienen  a  ser  también  una  imagen  de  los  dos  principios femenino y masculino, que han creado todo en el universo: la materia  y el espíritu.  El espíritu desciende, es el principio masculino con su mirada puesta  siempre hacia lo bajo; en cambio el principio femenino que está abajo y que mira  siempre hacia lo alto, está obligado a elevarse, a remontar. Por ello, el principio  femenino va unido a los procesos evolutivos, mientras que el principio masculino  se asocia con los procesos involutivos. El sostenido y el bemol simbolizan así los  dos principios, femenino y masculino no sólo por su forma, que recuerda la de los 
  216

órganos  sexuales  de  la  mujer  y  el  hombre,  sino  principalmente  a  causa  de  la  función  que  ejercen  dentro  de  la  escala,  subiendo  y  bajando  la  nota  un  semi‐ tono.                                

  El espíritu desciende para reunirse con la materia,  es decir, para regarla,  fecundarla, resucitarla y vivificarla. Es algo semejante a lo que hace el hombre al  amar una mujer: él desciende hacia ella y al hacerlo va a perder sin duda algo,  que luego le hará sentirse un poco abatido y disminuido, mientras que la mujer  habrá recibido algo y ello le llevará a estar contenta, a expandirse, a remontar,  igual que lo hace el sostenido.                                                                                                                                                                          Sèvres, Mayo 30 de 1965       

 

217

 

LOS PRINCIPIOS MASCULINO Y FEMENINO: SUS MANIFESTACIONES II
Bonfin a 27 de Agosto de 1967 

 

                                                                                                                                                                       

    Conferencia  improvisada                                                                                                                       

  Añadiré ahora algunas palabras al mismo tema que venimos tratando.  Os  decía que el hombre debe saber convertirse en mujer y esta a su vez debe llegar  a ser hombre. Pero por supuesto, no me refería a lo externo sino a la actitud, los  pensamientos  y  sentimientos,  la  forma  de  actuar.  Aprender  a  mostrarse  según  las circunstancias, positivos o negativos, emisores o receptivos, activos o pasivos,  es algo que puede ayudar a resolver muchos problemas.                                                                        Tomemos  el  ejemplo  de  lo  que  ocurre  en  una  familia:  el  marido  llega  a  casa  descontento,  enfadado  porque  su  patrón  ha  sido  injusto  con  él,  de  modo  que  al  menor  pretexto  intentará  descargar  su  ira  sobre  su  mujer.  Si  ella  es  razonable  y  sabia,  su  actitud  será  pasiva,  receptiva,  permanecerá  en  calma  sin  replicar nada. En este caso, el marido se irá apaciguando ya que se ha producido  un  intercambio  adecuado  entre  los  dos  polos,  positivo  y  negativo.  Si  la  mujer  sabe  polarizarse,  ella  misma  absorberá  estas  energías,  las  trasformará  y  las  devolverá a su marido bajo una forma que permite esclarecer, elevarse. En caso  contrario,  cuando  es  la  mujer  la  que  se  enfada,  el  hombre  debería  saber  polarizarse  negativamente.  Sí,  pero  desgraciadamente  sucede  que  ambos  ignoran estas posibilidades y, en cuanto uno de los dos, monta en cólera, el otro  le  imita  con  igual  violencia  y  sobrevienen  las  querellas,  los  golpes,  las  separaciones...                                                                                                                              
  218

    Ya  sea  hombre  o  mujer,  el  discípulo  debe  aprender  a  ser  los  dos  a  un  mismo tiempo.                                                                       

     Veamos  todavía  algo  más:  Vosotros  estáis  siguiendo  a  un  Maestro  y,  sin  embargo actuáis como emisores, habláis, dais explicaciones como si el Maestro  fuese ignorante y quisierais instruirle, estando él obligado a escucharos... Pero lo  que debéis hacer es precisamente lo contrario! Al lado de un Maestro o de un ser  muy  valioso,  debéis  estar  receptivos,  callaros,  escuchar  para  enriqueceros.  En  cambio, si estáis rodeados por personas deshonestas, débiles, viciosas, entonces  sí tenéis que polarizaros en positivo, pero no sólo para evitar recibir lo que ellas  emanan,  sino  para  rechazar  con  fuerza  aquello  que  es  negativo  y  poder  darles  algo  bueno.  Ahora  bien,  cuando  estéis  al  lado  de  una  fuente,  al  costado  del  Maestro, ensayada ser absolutamente receptivos. Hay muchos que han venido a  mí  alrededor  hablando  de  tal  modo  que  no  me  han  dejado  decirles  ni  una  palabra.  Luego  se  han  marchado,  contentos  por  haber  podido  desahogarse  de  aquella manera... No he podido ayudarles, no me han dado opción ni lugar para  decirles algo, para colocar alguna cosa positiva, estaban tan llenos, tan inflados  de sí mismos!  Un Iniciado va a comprender de inmediato que nada puede hacer  con  seres  como  estos,  no  saben  escuchar,  no  saben  ser  útiles,  es  imposible  aclararles  nada.  Es  preciso  pues  aprender  la  forma  de  usar  los  dos  principios:  saber cuando conviene polarizarse en positivo y cuando en negativo.                                                  Tened pues en cuenta que si sois desgraciados y no conseguís tener éxito  en nada, es porque aún no sabéis trabajar con los dos principios. Si os persiguen  los  infortunios,  es  porque  vosotros  mismos  les  habéis  atraído,  os  habéis  polarizado para atraerlos y lo que hay que hacer es cambiar de polaridad para  alejarlos.  Debéis  aprender  a  repeler  el  mal  que  habéis  atraído  y  comenzar  a  atraer  de  nuevo  aquello  que  antes  rechazasteis,  ignorando  que  era  lo  más  conveniente para vosotros.                                            

 

219

  Dios ha puesto ante nuestros ojos la solución de todos los problemas, pero  como  no  sabemos  inclinarnos  para  leerla  y  descifrarla,  no  la  vemos,  aunque  la  propia naturaleza nos la esté proporcionando.                                                                                                           Bonfin, Agosto 27 de 1967   

 

220

 

LOS PRINCIPIOS MASCULINO Y FEMENINO EL TEMA DE LOS INTERCAMBIOS II
Sèvres a 1º de Enero de 1970 

   

   Conferencia  improvisada                                                                                                                          Poco a poco vais comprendiendo que, cuando menciono los distintos grados del  amor, me refiero siempre a la misma fuerza pero con diferentes manifestaciones  y  con  sensaciones  también  diversas.  Cuando  un  hombre  abraza  a  una  mujer,  puede  ser  que  experimente  sensaciones  múltiples;  si  en  lugar  de  abrazarla  se  limita  a  mirarla  con  ternura,  va  a  tener  otro  tipo  de  sensación,  que  aunque  puede  ser  menos  fuerte  en  el  plano  físico,  no  por  ello  deja  de  ser  muy  plena  e  intensa  en  los  planos  más  sutiles,  y  esto  le  puede  proporcionar  una  profunda  alegría. Sí, a veces una sonrisa o una mirada son suficientes para trasportarlo.       Un  día,  estando  en  París,  caminaba  por  los  bulevares  buscando  despejarme  después  de  haber  estado  trabajando  y  meditando  con  gran  concentración.  Las  calles  estaban  llenas  de  gente  y  me  había  cruzado  ya  con  cientos de personas. Estaba seguro: ellas me miraban y yo también les miraba.  De repente, vi que se acercaba una pareja, ambos eran muy jóvenes y, al pasar,  la  chica  me  lanzó  una  mirada  verdaderamente  indescriptible,  inexpresable,  era  como si todo el cielo estuviera en sus ojos, como una luz fulminante de belleza y  amor. ¿Quien me estaba mirando a través de esta jovencita?  Con seguridad no  era ella misma la que miraba de aquella manera, sino alguien a través de ella. La 
  221

muchacha se limitaba a ser un instrumento del mundo invisible donde a menudo  hay seres que quieren manifestarnos su amor: ¿Puede ser acaso nuestra propia  alma  gemela  que  aunque  no  está  encarnada  nos  acompaña  y  puede  a  veces  manifestarse a través de la mirada de otra persona?... Durante muchos días no  pude borrar de mi  mente aquella mirada. Vosotros diréis:  "Pero, ¿cómo es que  no llegó a hablarle, a intentar verla de nuevo?" No, porque hay cosas que yo sé y  que  vosotros  ignoráis,  porque  no  era  ella  misma  la  que  me  había  mirado  y,  si  hubiera  vuelto  a  encontrarla  esperando  recibir  de  nuevo  algo  semejante,  me  habría sin duda decepcionado, sus ojos nunca hubieran podido expresar lo que  una criatura celestial había querido regalarme por su intermedio.                                                          Creedme, queridos hermanos y hermanas, si alguna vez alguien os envía de  forma  semejante  un  regalo  divino,  guardad  esta  impresión  para  vosotros,  no  corráis  detrás  de  aquella  persona  para  encontrar  de  nuevo  aquella  mirada,  ya  que será incapaz de dárosla por sí misma. Vosotros aún no conocéis este ámbito  sutil del alma humana; ninguna mujer sobre la tierra hubiera podido mirarme de  aquella  forma,  a  tal  punto  se  trataba  de  algo  celeste,  divino.  Es  evidente  que  hubiera querido seguir recibiendo esta maravilla,  pero es algo demasiado bello  como para que pueda suceder más a menudo.                                                                                        

   No existe nadie, hombre ni mujer que pueda permanecer insensible ante  una mirada celestial. Si algunos intentan resistir, es porque son como de piedra,  aunque ellos mismos se denominen Iniciados, en realidad no son más que seres  pétreos, muertos. Un verdadero Iniciado está vivo, siente, percibe lo que es bello.  Esto no significa que pierda la cabeza delante de lo bello, sino que lo comprende,  capta su belleza. Ser puros no tiene nada que ver con ser como piedras. Muchas  teorías  y  otras  tantas  prácticas  de  tipo  místico,  llevan  en  sí  la  marca  de  una  desviación, de una deformación, no son más que anomalías                                                                                                                            

   Es  preciso  pues  saber  realizar  intercambios  a  través  de  la  mirada,  pero  esta  mirada  nunca  debe  parecer  una  invitación  dudosa,  sino  que  debe  caracterizarse por ser afable y no ser demasiado insistente. *                                                          

                                                      Sèvres, Enero 1 de 1970                                                                         
  222

    

ABRÍOS Y SEREIS AMADOS
Bonfin a 1º de Septiembre de 1967 

            Conferencia  improvisada           He observado algunas personas que viven quejándose y he concluido que es  dicha  actitud  la  que  les  hace  infelices,  debido  a  que  no  pueden  abrirse,  no  pueden amar, son incapaces de pronunciar unas palabras de ánimo, de consuelo,  son incapaces de dar;  están siempre a la espera de que sean los demás quienes  vengan  a  ellas,  pero  el  hecho  es  que  los  demás  están  por  lo  general  muy  ocupados, tienen que atender a sus propios problemas y conflictos, de modo que  no tienen tiempo para pensar en ellas o para visitarlas. Entonces, ellas se quejan:  "Nadie  viene a  verme,  nadie  me  ama,  ninguno  se  interesa  por  mí."    Pero,  ¿Por  qué  tienen  que  ser  siempre  los  demás  quienes  tienen  que  venir  a  verlas  e  interesarse  por  ellas?    Estos  seres  seguirán  siendo  desgraciados  hasta  que  comprendan  que  no  existe  ley  alguna  según  la  cual  un  ser  humano  debe  ser  siempre mimado y consentido por los demás. Veamos incluso lo que sucede con  los  niños:    Cuando  son  muy  pequeños,  los  padres  se  ocupan  de  ellos,  les  alimentan,  les  llevan  en  brazos,  les  lavan,  les  visten...  pero  luego  son  ellos  mismos quienes deberán aprender a comer, a lavarse, a vestirse, a caminar y a  desenvolverse por sí solos. En un sentido simbólico, el discípulo está al comienzo  en una situación análoga a la del niño: Es su Maestro quien le lleva, le nutre, se  ocupa  de  él.  Pero  el  Maestro  no  puede  llevar  eternamente  al  discípulo  en  sus  brazos... o sobre sus hombros! Es preciso que este le siga y, en caso de que no  sea capaz de hacerlo, que no se queje de que su Maestro no viene a buscarle. 
  223

       Cuantas  veces  he  insistido  en  aconsejaros  que  dejéis  un  poco  a  un  lado  vuestra personalidad, vuestro egocentrismo, a fin de hacer algo por los demás.  Pero  es  evidente  que  muchas  veces  no  lo  hacéis,  a  causa  de  la  educación  que  habéis recibido. Los padres repiten a sus hijos: "No seas tonto, no tienes porqué  dar  tú  el  primer  paso,  es  mejor  que  esperes  a  que  los  demás  vengan  a  ti."  Sí,  seguramente  que  los  demás  vendrán  a  buscarles,  pero  sólo  cuando  estén  seguros de que pueden sacar alguna utilidad... Si se es panadero, por ejemplo, la  gente va a venir en busca de pan, pero siempre habrá que dar algo a cambio de  ser  buscado.  Si  alguno  se  niega  a  dar  y  permanece  impávido,  cerrado  sobre  sí  mismo,  ¿Quien  vendrá  a  buscarle?    Los  seres  humanos  sólo  aman  aquello  que  está vivo, cálido, radiante; en cambio evitarán aquello que se muestra apagado,  opaco, inerte.        Es el amor lo que otorga la felicidad. Si vosotros no amáis, si no sois amados,  ¿Qué  felicidad  podéis  tener?    Incluso  si  sois  ricos,  poderosos,  si  no  amáis  y  si  nadie  os  ama,  estaréis  desolados,  como  muertos.  Esto  que  os  digo  es  algo  tan  elemental,  que  no  debería  ni  decirse,  es  algo  que  todos  los  humanos  tendrían  que  saber  desde  la  infancia;  pero  el  hecho  es  que  no  lo  saben  y  esto  es  ciertamente muy triste.         Así pues, si no queréis extinguiros y partir hacia el otro lado, debéis empezar a  amar.  Es  igual  que  al  principio  el  objeto  de  vuestro  amor  sea  un  gatito,  o  un  pájaro... Llevadle a casa y amadle, puede ocurrir que a través de este animalito  se  vaya  despertando  en  vosotros  el  amor  universal...  Buscad  un  perrito,  una  tortuga, lo que queráis, pero comenzad a amarles. Hoy en día nadie ama, sólo se  aman  a  sí  mismos,  y  esto  suele  crear  un  círculo  tan  reducido  que  nadie  puede  entrar  en  él.  Es  preciso  olvidarse  un  poco  de  uno  mismo  y  empezar  a  amar  las  flores,  las  montañas,  las  estrellas...  Poco  a  poco  el  círculo  se  irá  ensanchando,  iréis  siendo  más  ricos,  más  expresivos,  más  profundos.  ¿Qué  le  dice  el  enamorado  a  su  amada?    El  se  limita  a  mirarla  y  exclama:  "Cuando  te  miro,  siento  que  mi  alma  se  dilata,  todo  el  universo  cabe  en  mi  corazón,  todo  se  convierte  en  música!  Vosotros  diréis  que  él  exagera  un  poco...  Si  y  no.  Pero  si 
  224

aprendéis  algo  de  los  enamorados,  sabréis  que  pueden  enseñaros  a  ser  felices.  Amor...dicha...son inseparables uno del otro.         Ya  se  sabe  que  hay  mil  razones  para  que  los  seres  humanos  se  muestren  cautelosos, reservados, distantes con relación a los demás. Puede ser su propia  estructura  que  aún  no  es  bastante  firme,  puede  ser  la  educación  que  han  recibido,  pueden  ser  también  los  defectos  que  ellos  mantienen  en  el  terreno  psíquico,  o  quizá  una  enorme  timidez  que  tendrían  que  superar...  Pero  casi  siempre  es  el  egocentrismo,  un  egoísmo  que  nace  de  su  propia  ignorancia,  ya  que  ellos  no  saben  que  en  realidad  no  les  favorece  en  absoluto  esta  clase  de  actitud. Puede ser que ellos estén satisfechos con mostrarse así, en cuyo caso no  hay nada a hacer. No es recomendable vivir aislados, sin frecuentar a los demás;  incluso está mal visto, pero no obstante también nos encontramos con algunos  que  viven  contentos  bajo  tal  actitud.  No  son  estos  de  quienes  hablo  ahora:  os  hablo  de  aquellos  que  sufren  con  esta  situación,  y  que  deberían  cambiarla,  puesto que les hace desgraciados.         Si  no  sois  felices,  es  porque  habéis  trasgredido  las  leyes,  por  haberos  enfrentado a las fuerzas o a las entidades, y esto es un indicio de que es preciso  cambiar.  Deberías  comenzar  por  frecuentar  un  poco  a  los  demás,  está  en  vuestras  manos  dar  el  primer  paso.  No  esperéis  a  que  la  montaña  venga  a  vosotros, sois vosotros quienes debéis ir hacia ella. Al intentarlo, tendréis ocasión  de  practicar  la  humildad  y  os  veréis  reforzados  puesto  que  habéis  decidido  avanzar hasta venceros a vosotros mismos. Pero si no hacéis nada, llegará el día  en que os veréis amortajados bajo tierra, completamente acabados, puesto que  vuestro sistema nervioso no podrá soportar por más tiempo un peso como este.  Así  que  lo  primero  que  teneis  que  hacer  para  cambiar  es  moveros  un  poco,  desplazaros  para  ir  a  ver  a  alguien.  Con  frecuencia,  la  gente  lo  hace  de  una  forma  instintiva;  cuando  un  hombre  está  disgustado  porque  ha  tenido  una  discusión  con  su  mujer,  lo  más  natural  es  que  salga  a  pasearse,  a  caminar  un  poco  para  tomar  el  aire  y  ver  otras  caras...  De  este  modo,  poco  a  poco  se   producirá  un  cambio  en  él,  hasta  el  punto  de  que,  al  regresar  abrazará  a  su  mujer  y  ambos  podrán  olvidar  la  discusión  anterior,  gracias  al  paseo  que  él  ha  dado. Así, muchas veces las gentes actúan por instinto, ellos ya saben lo que les 
  225

conviene  hacer.  Lo  que  no  se  explica  es  porqué  no  aplican  concientemente  el  mismo sistema en otras circunstancias, en lugar de quedarse  estancados en un  rincón  esperando  siempre  a  que  los  demás  hagan  algo,  ¿Porqué  no  dan  aquí  también el primer paso y van hacia ellos?          Incluso  aquí,  dentro  de  la  Fraternidad,  he  tenido  que  aconsejar  a  algunos  hermanos  y  hermanas  que  se  encontraban  demasiado  replegados  hacia  sí  mismos  diciéndoles:  "Vamos,  moveos  un  poco,  por  Dios,  estáis  totalmente  atrincherados!    Cuando  alguien  está  así  se  convierte  en  un  ser  huraño  y  poco  agradable, no resulta atractivo para nadie. No viene al caso que reprochéis a los  demás  por  no  acercarse  a  vosotros;  tornaos  agradables  y  veréis  cómo  ellos  vuelven  a  venir!  Observad  una  rosa  cuando  está  abierta:  Ella  expande  por  doquier  un  perfume  delicioso  y  todos  vienen  hacia  ella  para  disfrutar  de  él,  incluso  las  abejas  y  las  mariposas,  porque  ella  se  mantiene  abierta.  Así  pues,  ¿Cómo es que permanecéis cerrados y no exhaláis perfume alguno?"         Sin  duda,  habrá  quienes  vendrán  a  decirme:  "Pero  si  seguimos  este  consejo,  no  tiene  usted  idea  del  riesgo  que  vamos  a  correr;  la  gente  se  lanzará  sobre  nosotros." Bien, si vuestra filosofía es tan elevada, haced lo que queráis, no es mi  intención obligaros.  Pero intentad al menos comprenderme un poco en lugar de  responder siempre: "Sí, pero esto... Sí, pero aquello."  Si se trata de encontrarle  peros a las cosas, siempre va a surgir algo, incluso en lo que os acabo de decir.  En  realidad,  de  acuerdo  con  la  filosofía  que  me  ha  sido  trasmitida,  esto  que  ahora os explico está en total consonancia con el fin que nos hemos propuesto:  Enseñar a los seres humanos a perfeccionarse, a expandirse, a fin de que puedan  vivir la nueva vida. Si actualmente existen otras ideas y otros conceptos, se trata  precisamente  de  ir  reemplazando  estas  ideas  con  las  ideas  contrarias.  Lo  que  nosotros  buscamos  es  la  Fraternidad  universal,  queremos  el  Reino  de  Dios  y  debemos tratar de que todo converja hacia este objetivo que es luz, esplendor,  expansión,  belleza,  dicha,  amor.  Si  yo  tuviera  una  meta  distinta,  entonces  cambiaría de filosofía, creedme.   

 

226

     Los  fines  y  los  medios  no  deben  ignorarse  unos  a  otros,  no  deben  entrar  en  contradicción.  Todo  lo  que  os  estoy  explicando,  todos  los  métodos  que  os  recomiendo se corresponden idealmente con un fin que nosotros hemos fijado y  estoy muy feliz de poder instruir a los humanos en esta dirección. Pero esto no  excluye que pueda haber otros caminos, y los hay por centenares, sólo que van a  ser diferentes, van a aportar otras cosas. De modo que si no queréis seguir aquel  que yo he escogido, haced lo que queráis,  pero ya veréis los resultados, cuando  os encontréis enfermos y todos os hayan abandonado, entonces es posible que  comprendáis  el  gran  error  que  cometisteis  al  permanecer  cerrados...  En  este  mundo, por doquier vemos que los padres aconsejan a sus hijos diciéndoles: "No  te  confíes,  pues  ya  verás  lo  que  te  va  a  pasar..."    Lo  cual  es  comprensible  si  pensamos  que  el  mundo  está  lleno  de  ladrones,  estafadores,  pillastres  y  mentirosos;  pero  estando  aquí,  entre  todos  vuestros  hermanos  y  hermanas,  es  evidente que si vais a visitarles con una sonrisa en los labios no es probable que  vayáis  a  ser  estafados  o  engañados  por  ellos.  Además,  si  hubiera  el  menor  indicio de algo así, yo seré el primero en detener tal cosa.  Así que podéis estar  tranquilos, no vais a correr mayor peligro.         Debéis frecuentar a los humanos, debéis vivir con ellos, pero sin compartir sus  debilidades, su oscuridad. Debéis intentar ayudarles, acompañarles, sin que por  esto vayáis a perder vuestras cualidades y virtudes; por el contrario, al irradiar  sobre ellos algunas partículas y emanaciones de vuestro corazón y vuestra alma,  podréis  sentiros  orgullosos  y  reconfortados  por  haber  contribuido  en  algo  al  mejoramiento  del  género  humano.  Si  los  discípulos  trabajan  siguiendo  las  normas de la Ciencia iniciática, podrán ayudar a sus parientes, a sus amigos y a  la  sociedad  en  general,  sin  llegar  a  debilitarse  ellos  mismos.  Pero  para  esto  es  necesaria  la  Ciencia  iniciática;  aunque  algunos  me  digan  que  es  posible  frecuentar al mundo sin ella y permanecer intacto, invulnerable, os digo que no  es así. Los que piensan de esta forma no son psicólogos, ignoran lo que pueden  llegar a perder. Ellos dicen: "Yo soy fuerte y poderoso, por lo tanto resistiré sin  contaminarme."  Pero  no.  Nunca  ha  existido  nadie  sobre  la  tierra  que  haya  podido  resistir,  a  menos  que  fuera  poseedor  de  grandes  conocimientos  y  que  haya tomado la decisión de fortalecer su voluntad. Aquel que presume de estos  poderes  sin  tenerlos  en  realidad,  va  a  sucumbir  como  los  demás,  frente  a  un  mundo  tan  rico,  tan  seductor,  que  al  cabo  de  algún  tiempo  le  absorberá  por 
  227

completo.  Una  vez  que  se  haya  abierto  una  sola  puerta,  van  a  entrar  por  ella  toda  clase  de  impurezas  y  van  a  esconderse  dentro,  allí  donde  no  es  posible  alcanzarlas;  entonces  serán  ellas  las  que  trabajan  y  todo  habrá  terminado.  No  olvidéis nunca que, para saber cómo hay que vivir estando entre los humanos, es  indispensable poseer la Ciencia iniciática.                                                  Bonfin, 1º de Septiembre, 1967                                         
  228

EL NUDISMO LA DESNUDEZ Y SU SIGNIFICADO INICIATICO I
Bonfin a 12 de Septiembre de 1967     

   Conferencia  improvisada       Hace  dos  años,  algunas  personas  que  dirigían  un  campo  nudista  me  invitaron  a  conocerlo  para  que  pudiera  hacerme  una  idea  de  cómo  era.  Entre  todas aquellas gentes desnudas, era yo quien se veía más raro al ser el único que  iba vestido. Poco a poco se fueron acercando personas muy diversas, jóvenes de  ambos sexos, hombres, mujeres, y lo que me pareció mas extraordinario es que  al  encontrarse  ante  tantas  personas  desnudas,  esto  no  producía  ninguna  impresión extraña. Yo mismo estaba asombrado... les miraba y me decía: "Pero  si  realmente  no  hay  nada  de  qué  escandalizarse!"  Todo  parecía  tan  simple  y  natural, las personas, sus expresiones... Luego nos sentamos y hubo varios que  empezaron  a  conversar  conmigo  y  hacerme  preguntas.  Noté  que  escuchaban  con  gran  atención.  Lo  más  curioso  es  que  muchos  me  dijeron.  "Por  la  forma  como  miráis  y  habláis  se  percibe  que  sois  un  Maestro.  Ah,  si  pudierais  darnos   algunas  conferencias  para  instruirnos!"  Yo  estaba  algo  asombrado  al  escuchar  cosas como esta de parte de ellos, pero tenía prisa y no pude prolongar mucho  tiempo mas la visita.                      Vosotros  queréis  saber  ahora  si  soy  partidario  de  los  campos  nudistas.  Bien,  no estoy ni en pro ni en contra, pero diría que hay algunas cosas que todavía no 
  229

están  a  punto  en  este  terreno.  Me  habían  dicho  que  los  nudistas  habían  avanzado un poco más que los otros, al liberarse de ciertos complejos y que, de  esta forma, les era más fácil encontrar la salud, el equilibrio e incluso la pureza.  Por esto me interesaba mucho comprobar si era verdad, y lo que vi es que no era  tanto como me habían dicho. Para empezar, noté que ellos se aburrían un poco,  no  hacían  mayor  cosa;  pero  sobre  todo,  ellos  carecían  por  completo  de  un  conocimiento  iniciático  acerca  de  la  fuerza  de  los  elementos  y  por  ello,  no  estaban en condiciones de obtener un beneficio más concreto. Pude ver también  que  seguían  sumergidos  en  deseos  y  pasiones,  que  al  vivir  desnudos  podían  satisfacer más que otros, pero la desnudez no les había despertado a la pureza,  puesto  que  la  pureza  es  algo  más  que  ser  capaces  de  desnudarse  sin  sentir  vergüenza.                                                                                                                                

      El año pasado hicimos aquí todo un ciclo de conferencias sobre el tema de la  pureza,  explicamos  en  qué  consiste  la  verdadera  pureza,  cómo  encontrarla,  las  ventajas  que  conlleva  poseerla,  el  gran  poder  que  representa...  La  mayoría  de  personas piensan que la pureza se restringe al ámbito de la sexualidad, pero esto  no es así. La pureza abarca todos los niveles, todos los ámbitos de la existencia.  Para  que  un  ser  humano  pueda  comprender  algo,  debe  haber  pureza  en  su  intelecto;  si  también  la  posee  en  su  voluntad,  entonces  será  poderoso;  si  la  pureza entra en su cuerpo físico esto le dará buen porte y, si entra en su corazón,  en  su  alma,  va  a  darle  clarividencia.  "Bienaventurados  los  puros  de  corazón,  porque ellos verán a Dios", fueron las palabras de Jesús. Así que limitar la pureza  al ámbito de la sexualidad no es suficiente.                                                                                     

   Actualmente,  el  nudismo  se  practica  en  todo  el  mundo,  se  editan  revistas,  se  escriben artículos, pero los conocimientos humanos al respecto son insuficientes.  Por esta razón, el nudismo sólo podrá aportarles lo que ellos puedan imaginar;  se trata tan sólo de ensayos que no llegan muy lejos.                                                                            Lo  que  sí  hay  de  positivo  en  los  nudistas  es  que  han  comprendido  lo     importante que es comunicarse con las energías de la naturaleza, con el aire, con  el  Sol.  Sí,  pero  al  no  contar  con  mayores  conocimientos  sobre  la  estructura  del 
  230

ser humano, todo puede llegar a decaer. ¿Acaso ellos saben por lo menos cómo  hay  que  tomar  el  Sol?  Pues  no,  lo  ignoran.  Puede  que  sus  poros  físicos  estén  abiertos,  pero  sus  poros  espirituales  permanecen  cerrados  ya  que  no  saben  lo  que  representa  exponerse  a  las  fuerzas  de  la  naturaleza.  Así,  no  saben  beneficiarse de ellas, aunque vivan en pleno contacto con la natura. Sólo nuestra  Enseñanza  podría  traerles  la  luz,  el  equilibrio  y  el  crecimiento  en  todas  sus  actividades,  en  todos  los  sectores  de  la  vida.  Pero  si  no  tienen  un  Maestro,  un  heredero  de  esta  luz  y  esta  Ciencia,  pasarán  años  y  años  sin  que  los  seres  humanos puedan penetrar con su propia experiencia en los grandes misterios de  la naturaleza.                                                                                        Nada hay de malo en el hecho de estar desnudo, en su propia casa todos  se desvisten, toman sus baños, etc. Está permitido ir de esta manera cuando se  está sólo, es ante los demás que no se admite. Como los humanos no tienen la  fortaleza  necesaria  para  dominarse  al  no  ser  inteligentes  ni  puros,  se  ven  obligados a inventar estas normas para protegerse. Pero en realidad la desnudez  no  es  condenable  de  por  sí.  Preguntad  a  una  mujer  hermosa  lo  que  piensa  de  esto;  es  probable  que  ella  esté  tan  maravillada  consigo  misma  que  pase  horas  contemplándose  en  su  cuarto  de  baño.  Pero  si  se  trata  de  una  mujer  poco  agraciada,  lo  más  probable  es  que  no  le  agrade  mirarse  y  adopte  una  actitud  moralmente  pudorosa.  Cuando  una  mujer  es  bella,  la  moral  no  tiene  importancia.  Ella  querrá  mostrarse  a  cualquier  precio  para  ser  contemplada,  admirada...                

   La necesidad de mostrarse desnuda va a existir casi en todas las mujeres,  pero  no  sucede  lo  mismo  con  los  hombres;  ellos  sienten  mayor  vergüenza  al  tener que exhibirse ante los demás, pero en cambio les gusta ver a las mujeres  desnudas, lo mismo que a ellas mostrarse. Es parte de su propia naturaleza. La  verdad  siempre  quiere  mostrarse  desnuda.  Y  si  la  mujer  llegara  a  identificarse  con  la  verdad,  si  ella  llegara  a  ser  tan  pura  como  la  verdad,  no  podría  haber  nada malo en que  ella aparezca desnuda; pero en tanto que no este todavía a  esta altura, será preferible que siga vestida ante la mirada de los demás.                                       
  231

     Es cierto que las mujeres presentan una tendencia natural a desnudarse y que  esto no las cohíbe. Precisamente el día que estuve en aquel campamento nudista  observé  unas  jovencitas  que  se  mostraban  con  tal  candor  que  me  quedé  estupefacto. Todo su ser y la expresión de sus rostros eran tan inocentes!  Hace  siglos que nos quieren hacer creer que la desnudez es contraria a la pureza y al  pudor,  pero  está  demostrado  que  algunas  mujeres  no  han  llegado  a  asimilar  esto;  aunque  ellas  obedezcan  y  vayan  vestidas,  ellas  no  lo  han  aceptado  en  su  fuero interno por ser una idea que no corresponde a su naturaleza profunda, que  sigue siendo cándida y casta en medio de la desnudez. Con frecuencia, no es el  vicio  ni  la  desvergüenza  lo  que  las  incita  a  despojarse  de  sus  ropas,  ya  que  al  hacerlo  obedecen  a  su  naturaleza  y  no  ven  ningún  mal  en  ello.  El  mal  viene  posteriormente, cuando la mujer se da cuenta de la debilidad del varón, que se  ve  turbado  y  confundido  ante  su  desnudez,  con  lo  cual  ella  piensa  en  aprovecharse  de  esto  y  comienza  a  utilizar  sus  encantos  para  dominar  a  los  hombres, para explotarlos o para vengarse de ellos.                                                                                 Es  pues  el  uso  que  la  mujer  haga  de  su  desnudez  lo  que  puede  ser  censurable, no la necesidad natural que tiene de mostrarse desnuda. En nuestra  época, esto ha llegado a ser ya tan corriente que casi no existen mujeres sobre la  tierra que ignoren los poderes de su cuerpo físico y que no traten de influir sobre  los hombres a través de esto para someterlos a sus caprichos. Por tal razón, una  de las metas de nuestra Enseñanza consiste en instruir a las mujeres, a fin de que  ellas puedan recobrar su verdadera inocencia. Que sean bellas y encantadoras,  nadie va a oponerse a que lo sean, pero en lugar de servirse de los poderes que  les ha otorgado la naturaleza para tentar al hombre y hundirlo en las tinieblas,  ellas  deberán  emplear  estos  mismos  poderes  para  apoyar  al  hombre,  para  inspirarlo. El poder de la mujer es enorme, tanto para el bien como para el mal;  todo  va  a  depender  de  la  forma  en  que  ella  administre  sus  encantos,  todo  dependerá de cual sea su meta y su ideal.                                                          Pero volvamos al tema del nudismo.                                   Los  cuerpos  del  hombre  y  la  mujer  están  dotados  con  antenas  etéricas,  a  través de las cuales ellos se comunican con la naturaleza. Por esto, al ir desnudos  van a recibir mucho mejor las energías de la naturaleza, sus mensajes. Así, ellos 
  232

pueden  experimentarlo  estando  en  el  bosque  o  en  la  playa,  para  hacer  un  trabajo  espiritual  con  la  tierra,  el  aire,  el  agua,  el  Sol.  De  este  modo,  se  verá  facilitada la emisión y recepción de corrientes fluídicas, para obtener resultados  concretos.  Los  brujos  y  sobretodo  las  brujas,  conocedoras  del  gran  poder  de  la  desnudez,  la  utilizan  para  sus  prácticas  y  rituales.  En  muchas  obras  literarias  sobre el tema, vamos a encontrar relatos donde una o varias brujas realizan sus  conjuros  e  invocaciones,  echan  suertes  o  profieren  maldiciones,  etc.,  permaneciendo totalmente desnudas.   

     La  desnudez  es  susceptible  de  atraer  tanto  el  mal  como  el  bien,  y  por  esto  practicarla puede conllevar ciertos riesgos, cuando no se es bastante consciente  y no existe suficiente autocontrol para cerrarse a todo lo que pueda ser negativo,  tenebroso, estando abiertos sólo a lo positivo y luminoso.                                                                         Ahora,  gracias  a  la  Ciencia  de  los  símbolos  eternos,  voy  a  revelaros  el  significado de la desnudez. El acto de desnudarse equivale a despojarse de todos  los conceptos erróneos, de todas las maldades. Sólo la verdad puede permitirse ir  desnuda así que, para lograr una verdadera desnudez hay que liberarse de todo  aquello  que  sea  opaco,  denso,  vulgar,  impermeable  al  mundo  divino.  Con  esto,  se  puede  ir  muy  alto  a  fin  de  recibir  los  mensajes,  los  consejos,  la  sabiduría,  el  amor y la ayuda del Cielo.                                                                             Si  los  humanos  no  reciben  gran  cosa  durante  sus  meditaciones,  es  porque  intentan elevarse sin haberse despojado antes de sus viejas vestiduras, sucias y  desgarradas  ‐en  un  sentido  simbólico‐.  De  tal  modo,    ¿Cómo  podrían  percibir  nada  a  través  de  sus  antenas?    Delante  del  Cielo  es  indispensable  presentarse  totalmente desnudos, desprovistos de toda astucia, sin actitudes calculadoras o  ideas falsas. Así, mientras más desnudos estemos más podremos elevarnos... Al  volver  a  bajar  podremos  vestirnos  de  nuevo,  retomar  nuestros  proyectos,  nuestras estrategias. Para estar en el mundo las necesitaremos, pero el Cielo no  admite sino a quienes van "desnudos". Ya veis cuan acertada es aquella imagen  que nos han trasmitido los Iniciados cuando se refieren a la verdad totalmente  desnuda, Isis sin velo. 
  233

       En nuestros días, un gran numero de potencias y entidades que permanecían  encerradas desde hace siglos en las regiones subterráneas, han sido liberadas a  causa del desorden y la anarquía que reinan en todos los sectores de la vida y la  cultura.  Observad  en  qué  han  llegado  a  convertirse  las  costumbres,  las  artes...  Los hombres han abierto las puertas de los inframundos y ahora están invadidos  por ellos. Para estar protegidos, es preciso unirse a la luz, al Señor, a los poderes  celestiales, analizarse y controlarse a sí mismo, no dejarse llevar, ya que vivir hoy  por hoy es como estar en una posada donde pueden entrar todos los indeseables  y  cometer  pillajes.  Si  no  queréis  creerme,  la  vida  misma  se  encargará  de  mostraros la verdad de lo que os digo. Vosotros mismos podéis experimentar la  presencia  de  estas  fuerzas  destructivas  y  hostiles.  Es  indispensable  que  sólo  abráis  vuestra  alma  y  vuestro  corazón  a  quienes  demuestren  ser  inteligentes,  razonables,  luminosos,  evitando  que  os  arrastren  todas  las  locuras  que  provienen  del  mundo  que  os  rodea,  ya  que  esto  sería  vuestro  fin,  queridos  hermanos y hermanas. 

   La  Enseñanza,  ya  es  algo  valioso  en  sí!    Pero  si  no  la  practicáis,  ella  seguirá  siendo  maravillosa  pero  vosotros  no  lo  seréis.  Ahora  bien,  si  la  incorporáis a vuestra vida ella os va a proteger de todas las maldades, de todas  las cosas nocivas y, en vez de permanecer en las tinieblas expuestos a peligros y  riesgos,  habréis  escogido  el  mejor  de  los  caminos  y  recibiréis  todas  las  bendiciones.                                                                                                                                                                                                                                       Bonfin, Septiembre 12 de 1967 

 

234

BUSCAD EL AMOR EN LA FUENTE! I
Bonfin el 23 de Septiembre de 1967 

    Conferencia  improvisada           La mayor parte de los matrimonios culminan en un fracaso. Sin embargo, de  forma  instintiva  y  subconsciente,  tanto  el  hombre  como  la  mujer  siguen  alimentando  la  esperanza  de  que  aquello  sea  algo  maravilloso,  divino,  que  podrán  encontrar  a  su  alma  gemela  y  juntos  gozarán  la  mayor  plenitud.  Pero,  ¿De donde proviene entonces esta esperanza? De un recuerdo del pasado lejano,  de un conocimiento muy profundo que ha sido imbuido en ellos. Porque arriba,  en  el  mundo  divino,  la  unión  de  los  dos  principios  masculino  y  femenino  se  realiza dentro de la mayor pureza y con el mayor esplendor. El hombre y la mujer  no logran encontrar la plenitud debido a que su unión se realiza en un nivel muy  bajo. A veces, durante un segundo, llegan a tener aquella sensación de éxtasis...   Lamentablemente  esto  suele  ser  algo  muy  raro  y  ellos  terminan  por  descubrir  que son dos seres en todo distintos, separados, y que su esperanza no era más  que una ilusión. Pero no es así en realidad; sus creencias y sus esperanzas no les  engañaban.  Si  ahora  se  sienten  decepcionados,  es  porque  no  han  llegado  a  comprender la verdad acerca del verdadero matrimonio, el cual se produce sólo  cuando  el  hombre  y  la  mujer  se  unen  en  alma  y  en  espíritu.  Cuando  llegan  a  estar unidos así, en lo alto, la felicidad es posible y todo lo que ellos esperaban  puede realizarse plenamente.         Estas  verdades  están  inscritas  en  el  fondo  de  todos  los  seres  humanos,  de  modo que no son propiamente sus creencias y aspiraciones las que les engañan,  sino  más  bien  la  forma  en  que  buscan  realizarlas.  El  error  más  común  a  los 
  235

humanos es que pretenden hallar la felicidad en un nivel demasiado bajo, y ya se  sabe  que  abajo  sólo  se  puede  encontrar  lo  que  es  más  grosero  e  impuro;  la  felicidad no reside allí, sino en lo alto, en la pureza y en la luz.         Todas las iniciaciones se dirigen al mismo fin: enseñar a los discípulos la forma  como  deben  casarse.  Hoy  por  hoy,  casarse  consiste  en  alquilar  durante  algún  tiempo  una  pareja,  hombre  o  mujer,  con  la  cual  se  van  a  intercambiar  experiencias  con  miras  a  realizar  algún  día  un  verdadero  matrimonio.  Así,  en  realidad  ocurre  que  la  mujer  que  tenéis  hoy  en  día  no  resulta  ser  vuestra  verdadera mujer; existe alguien que le corresponde como su verdadero marido y  si  ellos  llegan  a  encontrarse  algún  día,  podéis  estar  seguros  de  que  os  abandonará, no importa lo que hagáis para evitarlo. Y en cuanto a los hombres  va a ocurrir algo parecido: Se casan y después de algún tiempo van a encontrar  otra mujer que les va a parecer definitiva! Pero he aquí que tampoco resulta ser  ella...  Hay  que  equivocarse  muchas  veces,  es  preciso  pasar  a través  de  muchas  ilusiones  para  aprender,  para  sufrir  y  comprender  al  fin  lo  que  es  el  verdadero  matrimonio.         El matrimonio no es algo que haya sido inventado por los humanos, existía ya  antes  de  ellos  en  toda  la  naturaleza  puesto  que  se  trata  de  un  fenómeno  cósmico. El significado profundo del matrimonio ‐y ahora me estoy refiriendo al  verdadero  matrimonio‐  *  es  algo  que  escapa  incluso  a  los  religiosos  y  a  los  espiritualistas. No debéis pues imaginar que ya lo habéis comprendido tan sólo  por el hecho de estar casados. Al contrario, los casados suelen ser los últimos en  comprender  el  sentido  del  matrimonio.  La  mayoría  de  los  matrimonios  que  se  ven  actualmente  no  pasan  de  ser  meros  simulacros,  imitaciones  groseras  y  desdichadas del verdadero matrimonio, del que aún no se ha llegado a entender  en  qué  consiste.    Las  gentes  practican  el  amor  pero  no  logran  encontrar  el  verdadero amor, porque para esto es necesario poseer de una forma absoluta,  todo el saber, toda la pureza, todo el poder de la voluntad.         Por eso cabe preguntarse ¿qué ocurre con el ser humano?, ¿cómo es posible  que haya llegado a tal grado de ceguera?  Existe una realidad tan vasta, tan rica, 
  236

tan bella y luminosa; hay una Inteligencia sublime que abarca todo el universo y  que posee una generosidad, una bondad, un amor sin igual.  Ella nos lo ha dado  todo: la vida, el cuerpo, la salud, el alimento, el agua, el aire, el sol, las flores, los  frutos y tantas otras riquezas inmensas que no podríamos ni siquiera enumerar.  Pero esta Causa primordial, este divino Ser que nos sostiene y está dispuesto a  darnos  la  vida  eterna,  el  saber,  el  poder,  la  victoria  definitiva...  el  hombre  ha  llegado a olvidarle, pensando que va a encontrar su felicidad, su fuerza, su salud  y  su  plenitud  en  una  criatura  de  carne  y  hueso,  débil    limitada,  ignorante,  enclenque y enfermiza!  ¿Que estarán pensando los humanos para enamorarse  con  todas  sus  fuerzas,  con  toda  su  mente  y  con  todo  su  corazón  de  un  ser  tan  débil, que sólo puede proporcionarles sufrimientos, cargas y disgustos?... ¿Cómo  puede ser que hayan olvidado hasta este punto lo más esencial?              Ahora, con seguridad vais a presentarme todo tipo de objeciones: “Este Ser  del cual nos habláis está tan lejano!, es como si no existiera; no podemos verle,  oírle o tocarle, pero en cambio podemos ver, oír y tocar a ese otro ser humano  tan bien vestido, tan bien maquillado y perfumado, en una palabra, tan real...”   Ya  lo  sé  de  antemano,  no  hace  falta  que  me  expliquéis  las  razones  por  las  que  escogéis  a  un  ser  tan  limitado,  tan  pobre  e  ignorante  para  llenar  vuestra  vida,  anteponiéndolo al Creador de todos los mundos. Por eso incluso vuestra alma y  vuestra mente resultarán contaminados por aquel ser tan predilecto que habéis  decidido acoger en vuestro corazón.         Ya  sé  que  no  vais  a  aceptar  mis  palabras  y  que  pensáis  que  no  estoy  en  lo  cierto. Pero comprendedme bien, yo no he dicho que no améis a un hombre o a  una  mujer,  sino  que  no  debéis  ponerlos  en  primer  plano.  Cuando  hayáis  emplazado  al  Señor  en  vuestro  corazón,  si  os  queda  algún  sitio  en  cuanto  al  plano físico, si aún teneis espacio en vuestro lecho, podéis acoger a otra criatura  para llenar vuestra soledad. Pero por encima de todo hay que amar, reconocer y  apreciar al Ser de todos los seres, Aquel que todo lo distribuye. Que vuestra alma  acoja en primer lugar al Esplendor de los esplendores, Luz de todas las luces y, en  seguida, si así lo disponéis, podréis albergar a otro ser, podéis casaros si queréis,  no hay nada que objetar. Pero nunca pongáis en primer plano a vuestra mujer ni  a  vuestro  marido,  pues  entonces  vais  a  enteraros  de  lo  que  pasa!  Todo  se 
  237

trastocará de tal modo que vuestra cabeza se arrastrará por el suelo polvoriento,  en tanto que vuestros pies se agitarán en el aire.         Un verdadero discípulo sitúa al Señor por encima de todo, en su corazón, en  su  alma,  en  su  mente  y  en  su  espíritu,  y  luego  va  en  busca  de  aquella  criatura  que sea más capaz de hacerle recordar al Creador: Entonces la acoge para sí y la  reconoce  como  una  persona  que  colabora  con  él  en  el  plano  físico,  puesto  que  hay algo en ella que le recuerda la Fuente, es como si fuera una mensajera que le  hablase  del  mundo  divino.  En  este  caso,  todo  cambia.  Pero  encapricharse  por  alguien que no os recuerda para nada al Señor, que no os ilumina, ni os purifica,  ni os ennoblece, por el contrario, introduce en vosotros el desorden, los celos, la  crueldad y la destrucción, es algo insensato!  He visto tantos casos de gente que  se  ha  casado  con  personas  que  les  apartan  del  Cielo,  que  les  impiden  conectar  con el mundo divino, orar, meditar, estudiar y hasta practicar la bondad! Estas  gentes se han dejado absorber de una forma estúpida, sin darse cuenta siquiera  del abismo en que iban a verse arrojadas con el tiempo. Sí, no han demostrado  ningún discernimiento, ningún criterio! No estoy en contra del matrimonio, ni de  las asociaciones, las amistades o los intercambios, pero antes de comprometerse  es  necesario  tener  un  mínimo  de  conocimientos.  Hay  quien  se  olvida  de  aquel  tipo    de  amor  al  cual  es  posible  acudir  en  cualquier  momento,  día  y  noche,  y  sentirse  colmado;  hay  quien  no  hace  nada  para  unirse  a  él  y,  por  el  contrario,  intenta  abrevar  su  sed  en  las  pequeñas  marismas,  en  los  arroyos  pantanosos,  esperando encontrar allí la maravilla y la plenitud; ¿Será posible tanta locura?          Cuando se han realizado estudios al lado de un Iniciado, cuando se han hecho  trabajos, cuando se ha comprendido lo esencial, cuando se ha aprendido a beber  sin  cesar  de  aquella  Fuente  inagotable  de  luz,  amor,  bondad  y  generosidad,  entonces  se  hace  posible  ir  al  lado  de  otras  criaturas  para  ayudarlas,  esclarecerlas,  vivificarlas.  Pero  ignorar  aquella  sublime  realidad,  apartarse  de  ella  para  ir  a  hundirse  en  los  pantanos  y  marismas,  donde  abundan  los  renacuajos  y  pululan  todo  tipo  de  impurezas,  es  algo  sencillamente  incomprensible.  No  obstante,  esto  es  lo  que  hace  la  mayoría  de  los  humanos,  que sólo piensan a ir a sumergirse allí, para luego vivir mesándose los cabellos y  

 

238

lamentándose,  buscando  liberarse  de  aquello  sin  saber  cómo  hacerlo,  para  terminar luchando y destruyéndose unos a otros.         Es  preciso  aprender,  ante  todo,  al  lado  de  aquellos  que  saben  y  luego  sí,  dedicarse  a  construir  la  propia  vida.  Pero  se  prefiere  permanecer  en  la  ignorancia  y  galopar  en  la  inconciencia,  como  los  animales,  lanzándose  a  aventuras pasionales y estúpidas, con el pretexto de que es lo que hace todo el  mundo. Pero, ¿Acaso es necesario imitar lo que hacen todos?  Si alguien actúa  siguiendo esta corriente va a ser tan desgraciado como los demás, va a tener los  mismos  disgustos  y  al  final  estará  tan  enfermo  y  miserable  como  todos...  ¿Es  esta una vida magnífica?  No hace falta imitar a todo el mundo, sino seguir los  pasos de aquel escaso número de Iniciados que existen sobre la tierra, que han  logrado hallar el significado de la vida, de la luz, la verdad, la libertad y la paz.  Estos seres sí van a estar en condiciones de ayudaros, ellos conocen los métodos  y poseen los medios necesarios.       Y  bien,  mis  queridos  hermanos  y  hermanas,  todo  esto  podrá  pareceros  monstruoso  e  inverosímil,  pero  ya  lo  he  dicho  y  es  demasiado  tarde  para  volvernos  atrás.  Por  supuesto,  podría  borrar  la  grabación,  pero  en  cambio  no  puedo borrar el registro que han efectuado vuestros cerebros, ya es tarde para  ello.  Así que recordad: mientras no vayáis a buscar el amor allí donde está, en su  Fuente,  y  os  sigáis  contentando  con  buscar  sólo  algunas  pequeñas  condensaciones  en  otros  sitios,  bebiendo  gota  a  gota  lo  que  podáis,  en  aguas  que  tampoco  van  a  estar  limpias  ni  transparentes,  continuareis  siendo  desgraciados y jamás vais a encontrar el amor verdadero. Pero si vais a buscarlo  allí donde está, en el mundo divino, en Dios mismo, entonces el amor os colmará  siempre,  nunca  más  tendréis  sed;  podréis  sentirlo,  beberlo,  comerlo,  y  siempre  estaréis plenos, sin cesar. Entonces, vosotros seréis los primeros en asombraros y  diréis: “¿Pero, ¿Cómo es posible? Ahora que no tengo pareja, ni tampoco hijos, y  sin embargo parece que el amor estallara dentro de mí!”         Por eso, buscad primero el amor en su Fuente y luego, si queréis, id a buscarlo  en otros lugares donde se han depositado algunas gotas de este amor. Pero esto 
  239

os  va  a  parecer  tan  pobre,  tan  poca  cosa  al  lado  de  la  Fuente!  ¿Qué  podréis  hacer con unas pocas gotas de rocío?  Y sin embargo decís: “Pero es un regalo  poder  beberlas!”    Sí,  pero  a  la  mañana  siguiente,  cuando  vayáis  a  buscar  más  gotas,  encontrareis  que  se  han  evaporado,  os  quedareis  sin  nada.  Vosotros  pensáis que habéis encontrado el amor por el hecho de que un joven o una chica  os  sonríen,  os  abrazan  y  os  juran  amor  eterno,  pero  veréis  cómo  mañana  os  abandonan  para  ir  a  los  brazos  de  otros...  El  amor  humano  es  tan  cambiante!  Por eso los Iniciados no se contentan con unas cuantas gotas de rocío, sino que  acuden  directamente  a  la  Fuente  que  es  inagotable.  Cada  día  beben  incesantemente  de  forma  que  pueden  ayudar  incluso  a  los  demás  a  calmar  su  sed. ¿Porqué entonces olvidar toda esta riqueza, esta reserva tan inmensa, para  ir  a  mendigar  en  otro  sitio  un  poquito  de  amor,  algunas  miradas,  algunas  sonrisas, unas cuantas palabras, unos pocos besos, pensando que con esto vais a  ser colmados?  Sí, hoy puede ser que hayáis comido bien, pero mañana volveréis  a sentiros hambrientos...         Y no me vengáis con historias: “Es que necesito amar.” ¿Creéis acaso que sois  los únicos? ¿Pensáis que yo no lo necesito también?  Podría ser que mi necesidad  fuera  mayor  que  la  vuestra;  pero  entre  vosotros  y  yo  existe  una  pequeña  diferencia,  y  es  que  yo  ha  aprendido  a  buscar  y  sé  donde  puedo  encontrar  el  amor, mientras que vosotros seguís buscando por otros lados. Es una diferencia  muy  pequeña  en  verdad,  pero  basta  para  que  todo  cambie!  Me  queréis  convencer  de  que  estáis  ardiendo  de  amor,  que  necesitáis  amar.  Pero  yo  os  puedo afirmar que hace miles de años que tengo esta necesidad, no es cosa de  ayer ni de hoy. Lo único es que he aprendido a buscar el amor allí donde está,  como  algo  inmenso,  grandioso  e  inagotable.  ¿Porqué  pues  intentáis  hacerme  cambiar de filosofía?  Muchas veces en mi vida las mujeres han venido a mí, con  la  promesa  de  que  me  harían  feliz...  Siempre  lo  mismo:  ¿Cómo  puede  alguien  que es desgraciado hacer feliz a otro? Un hombre le dice a una chica: “Yo podré  hacerte  feliz,  querida.”    Pero,  si  él  todavía  no  conoce  la  felicidad,  ¿como  va  a  poder darle algo que en realidad no posee?  Puede que no exista sobre la tierra  alguien con mayor necesidad de amor que yo, pero cuando he comprobado que  ningún ser humano podía darme aquello que yo necesitaba, entonces me dirigí a  otra parte. ¿Por qué no podéis vosotros hacer lo mismo?   
  240

     Todo  el  mundo  se  queja  de  estar  unidos  con  gentes  que  carecen  de  conocimiento, que no tienen fe, ni esperanza, ni amor hacia Dios. Es increíble!  La  gente  acepta  casarse  con  seres  que  no  tienen  nada,  que  son  como  piedras!  Y  claro,  ellos  mismos  no  tardan  en  convertirse  a  su  vez  en  pedruscos...  ¿Qué  podrán hacer dos piedras juntas?  En todo caso, no podrán construir una casa;  sólo podrán quejarse de la intemperie y puede que de cuando en cuando salten  algunas  chispas  entre  ellas.  Esto  es  todo.  Por  eso,  antes  de  casarse,  es  indispensable saber lo que el otro alberga en su cabeza y en su alma. Y si no hay  gran  cosa,  pues  no  hay  que  casarse  con  aquella  persona,  a  menos  que  dispongáis  de  una  gran  fe,  y  enormes  cantidades  de  esperanza,  amor,  calor,  bondad, paciencia y buena voluntad. Si es así, podréis casaros, pero por supuesto  sin esperar nada de aquel ser tan materialista y tan pobre, sino que lo haréis con  el  ánimo  de  ayudarle,  esclarecerle,  maravillado  al  ver  que  estáis  dispuestos  a  darlo todo sin esperar nada a cambio y esto traerá también una bendición para  vuestra  pareja,  puesto  que  podréis  ciertamente  esclarecerle,  animarle  y  purificarle,  ayudándole  a  vivir  mejor.  Estaréis  haciendo  algo  muy  noble,  muy  digno y muy grande.         Tales  casos  de  sacrificio  y  generosidad  suelen  verse  con  mayor  frecuencia  entre las mujeres. Desgraciadamente, el deseo de salvar a alguien no basta, y a  menudo  ellas  no  logran  su  cometido,  ya  que  no  cuentan  con  un  saber,  unos  medios, una resistencia física suficiente. Todo esto es imprescindible si se quiere  salvar  a  un  bebedor  o  a  un  granuja,  de  lo  contrario  resultará  que  él  será  más  fuerte y no sólo no cambiará sino que destruirá a su mujer. Muchas veces hemos  visto  cómo  ciertas  mujeres  bien  intencionadas  se  han  propuesto  redimir  a  un  hombre del vicio de la bebida y han terminado por morir de tristeza! Su marido  sigue  pasando  noche  tras  noche  en  las  “salas  de  alterne”    y  al  regresar  a  casa  ellas sólo reciben golpes. No es tan sencillo salvar a una persona; es preciso ser  muy fuerte para poder resistir y continuar hasta la victoria.  Por eso vosotros no  debéis sobrevalorar vuestras capacidades, sino medirlas objetivamente diciendo:  “Yo  quiero  salvar  a  aquel  o  aquella,  pero  no  dispongo  de  los  medios  para  hacerlo.”  Entonces tendréis que dirigiros a otro ser más poderoso, un ángel o un  Iniciado, suplicando al Cielo que ayude a aquella criatura que amáis y que es tan  débil. Pero para hacerlo vosotros mismos tendríais que ser muy fuertes y, cuando  no se poseen los medios, hay que ir a buscarlos allí donde estén. 
  241

       Y bien, queridos hermanos y hermanas, os he hablado sobre esta cuestión del  amor y del matrimonio, porque es necesario disponer de mucha claridad frente a  un asunto que es tan importante. Es aquí donde con gran frecuencia se tropieza,  se fracasa y se llega a perder toda la herencia celestial. Hay que pensárselo muy  bien, con toda justicia. Ante todo, debéis buscar el amor que está en Dios mismo,  interiorizarlo  definitivamente  en  vuestro  ser  y  luego,  si  aún  os  veis  capaces  de  ayudar  a  alguien,  podéis  buscar  el  amor  en  el  plano  físico,  pero  nunca  debéis  poner vuestra vida exclusivamente en función de este último.         Si  albergáis  nociones  justas  y  correctas  acerca  del  amor,  entonces  podréis  trabajar y colaborar con las fuerzas de la luz. Una buena comprensión del amor  es absolutamente indispensable para vuestro avance futuro y, si vosotros no os  percatáis bien de la relación entre ambas cosas, en cambio yo puedo verla con  toda claridad: Vuestro futuro depende de la idea que tengáis del amor.         Hace  algún  tiempo  un  hermano  y  una  hermana  vinieron  a  verme  y  mantuvimos una larga conversación acerca de su situación. Yo dije al hermano:  “Tú amas a esta hermana y quieres casarte con ella...” “No podría vivir sin ella”,  me respondió. “Ah, pero tu ya estás casado, incluso tienes hijos?” “Sí”.  Entonces  le  expliqué:  “Es  muy  claro,  aquí  hay  dos  caminos:  Uno  es  el  del  placer  y  la  satisfacción personal del que no se preocupa por los otros. Si decidís tomar por  este  camino,  con  el  único  fin  de  ser  felices,  os  veréis  obligados  a  trasgredir  algunas  leyes.  Esto  significa  que  optareis  por  el  camino  más  ordinario,  el  que  toman los débiles, los egoístas, los sensuales; con ello vais a cargaros de deudas  y  siempre  vais  a  sentir  remordimientos  por  haber  basado  vuestro  futuro  en  la  desgracia  de  otros.  Al  final  no  vais  a  estar  felices  ni  satisfechos.  Poco  tiempo  después de disfrutar aquello que ahora deseáis, os sentiréis saturados y entonces  vendrán  los  disgustos.  Por  esto  no  os  aconsejo  que  toméis  este  camino.  Puede  ser  que  estéis  satisfechos  por  un  corto  tiempo,  pero  enseguida  van  a  surgir  los  malentendidos y habrá que pagar las deudas. En cuanto al segundo camino, este  es  el  camino  de  la  grandeza,  del  sacrificio,  del  renunciamiento,  el  camino  celestial  que  muchos  han  seguido  y  que  les  ha  permitido  convertirse  en  seres  importantes.  Si  tomáis  este  camino  será  preciso  estudiar,  reflexionar,  luchar, 
  242

combatir,  comprender  que  hay  que  estar  por  encima  de  todo  deseo,  de  las  pasiones,  de  todo  lo  que  pueda  pareceros  atractivo  y  exuberante;  tendréis  que  llegar  a  ser  los  amos  de  la  situación.  En  este  camino  luminoso  del  deber  y  el  cumplimiento  de  la  voluntad  divina,  no  vais  a  experimentar  desilusiones,  sino  que vendrá a vosotros la paz y el triunfo.”         En  cuanto  a  la  mujer  que  este  hermano  quería  tomar  por  esposa,  le  dije    lo  siguiente: “Pero, vamos a ver! Entre los miles y miles de hombres que hay sobre  la tierra, ¿no has podido encontrar uno que no estuviera casado? ¿Por qué te has  fijado  en  alguien  que  ya  está  comprometido,  sabiendo  que  vas  a  desunir  y  a  destruir toda una familia? ¿Acaso piensas que vas a estar orgullosa de ello algún  día?  Tendrías  que  dejarlo  tranquilo!”  “Sí,  pero  nos  amamos”  “Ya  conozco  este  tipo de amor, y es precisamente esto lo que debe terminarse.”         Más aún, le dije a él: “Si te dejas llevar por tu deseo, vas a encontrarte en una  próxima vida con la obligación de pagar las deudas contraídas hacia tu esposa.  Supongamos que ella sufre por tu abandono y no ha hecho nada para merecerlo;  ¿Crees acaso que el destino va a dejarte impune?  No. Tendrás que pagar esta  deuda  y  no  vale  la  pena  endeudarse  de  esta  forma.  Aquí  estás  recibiendo  una  Enseñanza,  una  luz  que  te  brinda  todos  los  conocimientos  necesarios  para  remediar  tu  situación,  y  tú  quieres  dejarla  de  lado...  Si  no  estuvieras  en  esta  Escuela, comprendería que cometas las mismas locuras que hace todo el mundo,  tendrías excusa. Pero no puede haber excusa para quien ha tenido el privilegio  de conocer la forma correcta de obrar.”         Finalmente  les  dije  a  ambos:  “Así  que  escoged:  Si  seguís  el  camino  que  os  tienta, puedo deciros desde ahora punto por punto lo que os espera...” Y ellos se  fueron, decididos a seguir mi consejo. Aquello fue algo magnífico, pues no me lo  esperaba.  Entonces  le  dije  a  aquel  hermano  que  trajera  a  su  mujer,  ya  que  disponía  de  métodos  para  arreglar  la  situación  entre  ellos,  pero  para  que  esto  sea posible, es indispensable la presencia de la mujer.   
  243

     Casos como este son muy frecuentes en el mundo de hoy. Por todas partes no  se ve más que adulterios, maridos y mujeres engañados; nadie se da cuenta de  que al hacer sufrir a la otra persona está cargando con un pesado karma y que  tendrá que volver a encarnar para poder repararlo.         Sí, mis queridos hermanos y hermanas, os lo digo también a vosotros: “No os  dais  cuenta  de  la  suerte  que  tenéis  al  estar  dentro  de  esta  Enseñanza.  Si  no  la  hubierais  conocido,  sólo  Dios  sabe  en  qué  condición  y  en  qué  miseria  interior,  bajo cuantas limitaciones y tristezas estaríais viviendo actualmente!  Pero no es  así.  Gracias  a  la  Enseñanza,  estáis  alimentando  y  reforzando  sin  cesar  vuestro  lado  bueno,  hasta  llegar  a  obtener  algún  día  la  plenitud.  Por  esto  siempre  hay  que  reflexionar  y  estudiar  las  cosas  antes  que  dejarse  llevar  por  los  impulsos  propios de la naturaleza inferior.”         Os invito pues a todos a reflexionar. La cuestión del amor es un asunto de la  mayor importancia, pues del amor va a depender todo lo demás. Todo reside en  la forma de concebir y manifestar el amor. Y esto es algo que hasta ahora no se  le  ha  prestado  suficiente  atención.  Todo  se  basa  en  el  amor  y  esto  es  verdad  incluso en los niveles anatómico y fisiológico, aunque el amor no depende de los  órganos  a  través  de  los  cuales  se  manifiesta,  sino  de  algo  superior  a  ellos.  Cuando se estudian los aspectos anatómico y fisiológico de los órganos genitales  se concluye que, si bien ellos están perfectamente construidos, el ser humano lo  ignora  todo  desde  el  punto  de  vista  funcional.  Todo  viene  de  allí;  toda  la  vida  humana  depende  de  aquellas  células:  Su  estructura,  su  estado,  son  cosas  que  van  a  reflejarse  en  todos  los  demás  ámbitos.  Gracias  a  estas  células  que  componen los denominados “órganos del amor”, un ser humano va a ser capaz o  va a ser impotente para todo.                                             Bonfin, Septiembre 23 de 1967         
  244

 

VIVID CON AMOR! II
Bonfin el 29 de Agosto de 1967 

       Conferencia  improvisada          Si  al  terminar  el  año  escolar  los  maestros  se  sienten  agotados,  esto  pasa  sencillamente  porque  no  aman  a  los  niños,  no  se  preocupan  por  realizar  una  labor  divina  con  ellos.  Si  emprendieran  esta  labor,  los  ángeles  guardianes  que  han sido encargados de velar por estos niños les recompensarían sobradamente  y  no  estarían  tan  fatigados.  Al  ejercer  su  oficio,  la  mayoría  de  los  maestros  y  profesores no buscan otra cosa que ganar dinero, son como los mercenarios y no  son  concientes  de  que  pueden  llevar  a  cabo  una  misión  grandiosa,  trabajando  sobre  el  alma  de  aquellos  seres  que  el  Cielo  les  ha  confiado,    ya  que  los  elementos espirituales que ellos pueden introducir concientemente en el alma y  en el corazón de los niños, van a seguir acompañándoles durante toda su vida y  ellos  recordarán  siempre  con  gratitud  a  aquellos  hombres  y  mujeres  que  les  ayudaron a forjar sus almas. Pero tal como están las cosas hoy en día los niños ni  se acuerdan luego de sus maestros o si lo hacen, es para reírse de ellos o para  odiarlos aún después de muchos años. Esto significa que su labor ha sido inútil,  porque ha estado desprovista de luz, de conciencia, de amor.         Por mi parte, tengo un concepto distinto de la pedagogía, y de hecho lo aplico  con  vosotros,  aunque  yo  no  sea  un  profesor  y  vosotros  no  seáis  tampoco  unos  niños. Soy conciente de que habéis venido aquí a la tierra para evolucionar, y sé  que si hago bien mi tarea, con amor, los espíritus de lo alto que todo lo ven me  recompensarán y me ayudarán diciendo: “He aquí un ser excepcional, no es muy 

 

245

frecuente ver sobre la tierra a un individuo que no trabaja por el dinero!”  Y así,  sé que voy a salir ganando.         Sí, cuando los maestros están exhaustos al final del curso, es porque no han  comprendido  la  importancia  de  su  labor.  No  hay  tarea  más  esencial  que  la  educación. Pero en realidad, si hay que educar a alguien antes que a los niños, es  a  sus  padres  y  maestros.  No  os  imagináis  la  cantidad  de  ideas  erróneas  que  meten  en  la  cabeza  de  los  niños!  Son  raros  los  educadores  concientes  de  su  responsabilidad,    dispuestos  a  introducir  elementos  divinos  en  el  alma  de  sus  pupilos.         La  razón  por  la  cual  las  gentes  están  siempre  fatigadas,  es  porque  trabajan  sin amor. El amor es lo que reconforta, vivifica y resucita... Cuando no se dispone  de amor y se trabaja exclusivamente por dinero, para ganarse la vida, no puede  haber buenos resultados.  Se puede hacer dinero, por supuesto, pero la salud se  verá quebrantada por el nerviosismo y la tensión. Aunque se ejerza un estupendo  oficio,  al  final  vendrá  la  depresión  nerviosa,  como  prueba  de  que  no  se  ha  comprendido  gran  cosa.  Los  maestros  deben  saber  que  tienen  delante  de  ellos  unas  criaturas  que  el  Cielo  les  ha  confiado  y  que  se  trata  de  realizar  una  labor  divina con ellas.  Cuando he explicado esto a algunos educadores, han cambiado  de  actitud  y  han  intentado  despertar  en  sí  mismos  este  amor,  este  sentido  del  deber  y  esta  luz;  más  adelante,  han  podido  constatar  la  gran  diferencia,  ya  nunca volvieron a sentirse fatigados como antes.         Podéis  trabajar  durante  horas  con  amor  sin  fatigaros,  pero  en  cambio  si  trabajáis  aunque  sea  unos  minutos  sin  amor,  con  sentimientos  de  rabia  o  de  frustración,  todo  estará  como  bloqueado  alrededor  vuestro  y  al  final  caeréis  agotados  por  tierra.  Actualmente  han  surgido  unas  ideologías  que  predican  el  descontento  y  la  rebelión  entre  los  trabajadores  del  mundo  entero  y  que  han  tenido mucho éxito, porque son como chispas que lo inflaman todo. Predicad la  rebelión y triunfareis, pero decidle a la gente que el descontento es nocivo y que,  por el contrario, es preciso trabajar con amor... no tendréis precisamente mucho 

 

246

éxito.  Los  seres  humanos  no  han  madurado  todavía  lo  suficiente  como  para  comprender donde radica su verdadero interés.         Es  preciso  tomar  conciencia  del  poder  y  la  eficacia  del  amor.  Todo  lo  que  hacéis, hacedlo con amor. De no ser así, es mejor que no lo hagáis!  Pues aquello  que  hacéis  sin  amor  os  va  a  fatigar,  no  debéis  sorprenderos  si  luego  estáis  completamente agotados. Si no hay amor, todo lo que hagáis se convertirá en un  veneno  así  que  poned  amor  en  todos  vuestros  actos!    Intentadlo,  es  algo  que  depende  de  vosotros.    Un  día,  una  de  las  hermanas  me  preguntó  cual  es  el  secreto para ser infatigable y le respondí:  “Yo puedo darte la fórmula, pero eres  tú quien tiene que llevarla a la práctica: El secreto está en amar aquello que se  hace; en ese momento, nos llegarán las fuerzas. De lo contrario muy pronto nos  veríamos cansados, consumidos, bloqueados...”         Sí, mis queridos hermanos y hermanas, estáis en una Escuela divina donde se  os enseña a reconstruiros y adoptar nuevas formas. Pero aún no os dais cuenta  de  la  importancia  de  esta  labor.  Debéis  regocijaros  ante  esta  posibilidad  de  enderezar vuestra existencia.         Cuando  se  gana  el  corazón  de  los  niños,  se  obtiene  también  un  rejuvenecimiento, se gana la vida eterna... Por eso lo peor de todo es no sentir  amor  por  esos  niños  que  hay  que  educar.  Algunos  maestros  y  algunas  madres  dirigen  a  veces  miradas  de  odio  a  los  niños  cuando  están  enfadados  con  ellos.  ¡Qué  ignorancia,  Dios  mío!  Esto  es  algo  que    los  niños  van  a  recordar  toda  su  vida, porque ellos saben muy bien lo que contiene una mirada.  Es cierto que de  vez en cuando conviene darles un sopapo, unos azotes, pero  hay que hacerlo sin  poner odio en la mirada; en ese caso, los niños olvidarán pronto aquel castigo,  pero  se  acordarán  siempre  de  la  forma  como  los  mirabais.  Yo  mismo  he  dado  este  consejo:  Cuando  tengáis  que  castigar  a  un  niño  que  ha  hecho  alguna  barbaridad,  id  a  buscarle,  habladle  con  suavidad  pero  con  firmeza,  decidle  que  va a ser castigado, porque existen unas leyes, unas reglas que están por encima  de  vosotros;    Luego  abrazadle,  llorad  junto  con  él  si  es  el  caso  y  después...  propinadle una paliza!  De este modo, el niño comprenderá que aquel castigo es 
  247

justo  y  necesario,  puesto  que  habéis  llorado  por  él  y  le  habéis  abrazado  con  amor. Es así como iréis introduciendo en su mente nociones divinas acerca de la  justicia superior. Si no obráis así, el niño os acusará de ser injustos, os odiará y  algún día se vengará de aquel odio que pudo percibir en vuestra mirada.       Los niños tienen un sentido muy estricto de la justicia. Luego esto se pierde a  medida  que  van  haciéndose  mayores,  pero  aún  jóvenes,  tienen  una  verdadera  pasión por aquello que consideran justo.  Mirad si no lo que sucede cuando una  madre o una maestra dan un trato preferente a alguno de sus niños: Puede ser  que  tengan  razón  al  hacerlo  y  que  ese  niño  tenga  mayores  cualidades  que  los  demás,  pero  nunca  deberían  exteriorizar  esa  actitud  de  preferencia  hacia  él.  Tienen  derecho  a  preferirlo,  claro  está,  pero  no  deben  demostrarlo,  porque  los  otros niños van a sentirse menospreciados y no le querrán ya más.         Así pues, ya lo veis, es a los maestros a los que hay que educar antes que a los  niños, y no sólo en este aspecto...                                                            Bonfin, Agosto 29 de 1967     

 

248

NUNCA DEJEIS DE AMAR!
Sèvres a 25 de diciembre de 1967   

     Conferencia  improvisada         Esta mañana, queridos hermanos y hermanas, os prometí que os revelaría un  gran secreto.  Ya sé que es una de las cosas que más os gustan, los secretos. Pero  si  se  trata  de  pequeños  secretos,  no  os  servirán  de  gran  cosa;  aunque  algo  podéis sacar de ellos sin duda. Pero en cambio los grandes!...          En  realidad,  el  secreto  que  me  propongo  revelaros  hoy  es  algo  que  ya  conocéis,  pero  no  en  los  niveles  superiores.  Lo  conocéis,  sí,  pero  aún  no  habéis  llegado  a  comprenderlo  y  esta  es  la  causa  de  que  no  podáis  obtener  grandes  resultados.  Incluso con la repetición que haremos hoy, no sé lo que vais a hacer  con él. Y no es que me esté volviendo escéptico ni pesimista, no, pero de acuerdo  con mis observaciones y mis experiencias he podido comprobar que, sea lo que  sea  que  se  otorgue  a  los  humanos,  ellos  nunca  están  satisfechos,  felices  y  contentos,  excepto  por  un  lapso  muy  corto,  que  una  vez  trascurrido  va  a  dar  paso nuevamente a la insatisfacción, el descontento y la tristeza. ¿No lo habéis  constatado?  Habéis obtenido, poseído, saboreado, tantas y tantas cosas!... Pero  nada perdura, ni la alegría, ni la plenitud, ni la satisfacción. Es preciso volver a  empezar de nuevo, comenzar a cavar, a buscar... Ayer, sin ir más lejos, estabais  felices, dichosos, vivíais un éxtasis que parecía ser definitivo. Sin embargo hoy, al  levantaros,  vuestra  conciencia  ha  vuelto  a  su  dimensión  ordinaria,  como  un  río  después de una crecida que parecía capaz de inundar el mundo entero. Pues no,  de  nuevo  las  cosas  retoman  su  curso  normal,  apacible,  tranquilo,  sosegado.  Aquel desbordamiento no ha durado mayor cosa.         Volvemos  pues  al  eterno  problema:  Cómo  encontrar  una  felicidad  que  sea  estable,  invariable,  que  dependa  exclusivamente  de  nosotros  mismos  y  que 
  249

resida  firmemente  en  nuestra  alma,  sin  riesgo  de  perderla.  Con  este  fin  hay  quienes  se  fabrican  talismanes,  objetos  que  influyan  sobre  ellos  o  sobre  sus  circunstancias sin que tengan que realizar esfuerzo alguno.  Por otra parte, esta  misma  razón  es  la  que  ha  impulsado  la  invención  de  tantos  aparatos  y  máquinas!... Pero el caso es que después de cierto tiempo, hasta los talismanes  más poderosos pierden su eficacia;  no existen piedras, pantáculos ni talismanes  que  puedan  durar  eternamente.  Para  que  una  cosa  sea  realmente  duradera  tiene que estar bajo la influencia del espíritu, pues sólo el espíritu es eterno, todo  lo  demás  está  sujeto  a  variaciones  y  cambios.  Así  que  no  os  hagáis  ilusiones:  Nada  es  duradero,  ni  vuestra  salud,  ni  vuestra  riqueza,  ni  vuestro  amor,  nada.  Muchos  hombres  y  mujeres  se  juran  amor  eterno  y  he  aquí  que  unos  días  después  ya  están  discutiendo,  peleando,  separándose.    Dos  amigos  se  encuentran  y  uno  le  dice  al  otro:  “Amigo  mío,  cuanto  tiempo  sin  verte!  ¿Qué  estás haciendo ahora?”  Y el otro le responde: “Pues verás, estoy empezando a  divorciarme...Pero, no sé porqué te digo esto, lo que quería decirte es que me he  casado  hace  poco!”  Para  él,  el  matrimonio  era  en  realidad  el  comienzo  del  divorcio.  He  aquí  un  hombre  inteligente  que  sabe  prever  con  antelación  cómo  van a desenvolverse los acontecimientos...         Así pues, ¿Qué es lo que buscáis?... Ni siquiera sabéis apreciar los secretos que  se os han revelado ya que, según decís vosotros, no eran eficaces. Y si os dijera  que aquel gran secreto del que quiero hablaros hoy se llama amor... Ya sé que  esto  no  os  producirá  ningún  efecto,  por  el  contrario,  os  quedareis  decepcionados...  Es  lo  que  me  había  imaginado.  Ahora  pensareis:  “Ah,  conque  ese es el tan famoso secreto!”  Pues así es. No existe un secreto mayor que este.  Lo  que  pasa  es  que  estáis  tan  acostumbrados  a  oír  por  todas  partes,  en  la  televisión,  en  la  radio,  en  los  teatros,  en  las  canciones  de  moda:  “Amor,  amor  que  nos  vuelves  locos!...”,  que  la  palabra  “amor”  ha  llegado  a  perder  todo  su  significado  para  vosotros,  y  sin  embargo  el  amor  sigue  siendo  la  fuerza  más  grande de todas las fuerzas, pero hay también tantos grados de amor...         El  amor  es  algo  imposible  de  definir  o  explicar,  pues  contiene  demasiadas  cosas. Es al mismo tiempo una energía, un principio, un sentimiento, un impulso,  una inteligencia y un estado de conciencia.  Todo está incluido en el amor, pero 
  250

para  que  pueda  ser  eficaz  es  preciso  comprenderlo  bien  y  usarlo  como  un  instrumento,  como  una  fuerza  mágica  a  la  que  siempre  hay  que  remitirse.  Por  ejemplo,  cuando  no  van  bien  las  cosas,  cuando  estáis  tristes,  apagados,  descorazonados, cuando parece que todo os falta y que el mundo entero se ha  vuelto en contra vuestra, cuando sentís interiormente un gran desorden y reina  la  oscuridad  hasta  el  punto  de  que  no  sabéis  qué  hacer  ni  donde  ir...  En  esos  momentos,  sólo  el  amor  puede  ser  eficaz:  A  pesar  de  todo  lo  que  os  está  sucediendo, la única solución es no dejar de amar, amar a toda la humanidad, a  toda  la  creación.  La  mayor  filosofía,  la  mayor  luz,  la  mayor  sabiduría  están  escondidas en estas palabras: Continuad amando!         Por todas partes en la vida vemos manifestarse dos tendencias contrarias: lo  positivo y lo negativo, el bien y el mal, la luz y las tinieblas, el amor y el odio, etc.  Pero ahora no vamos a abordar este asunto desde un  punto de vista filosófico,  para demostrar que la existencia de estos dos polos opuestos no es más que una  apariencia,  y  que  existe  en  realidad  un  principio  único  que  los  reúne,  ya  que  ambos  no  son  más  que  manifestaciones  de  una  misma  entidad  *.    Hoy  me  limitaré a hablaros de un aspecto mucho más práctico relacionado con el mismo  tema: La tendencia que tienen los seres humanos a fijar más su atención sobre el  lado negativo que sobre el lado positivo de las cosas. Se trata de una tendencia  muy perjudicial para ellos, pues a fuerza de ver sólo el aspecto negativo, ya no  ven  otra  cosa.  Esto  es  algo  que  no  les  permite  evolucionar.  Al  concentrarse  exclusivamente sobre el lado negativo de la naturaleza humana, ellos terminan  por  malograr  su  carácter,  y  ya  no  pueden  amar,  no  pueden  ser  comprensivos,  indulgentes, generosos.  También es cierto, por supuesto,  que existe la maldad,  la bestialidad y la crueldad, y aunque no se manifestaran en el mundo, seguirían  existiendo en el Infierno.         No  obstante,  deteneos  por  un  momento  a  considerar  las  consecuencias  que  puede  traer  este  hábito  de  estar  siempre  criticando  y  fijándose  sólo  en  el  lado  malo de los seres y de las cosas. Os daré solamente un pequeño ejemplo: Si yo le  muestro  un  vaso  a  alguien  y  le  pregunto:  “¿Qué  ves  aquí?”,  me  responde:  “Un  vaso medio vacío”;  Luego voy con el mismo vaso a otro y le pregunto: “¿Qué ves  aquí?”,  me  responde:  “Un  vaso  medio  lleno”    Uno  de  ellos  se  fija  en  lo  vacío  y 
  251

otro en lo lleno, y la naturaleza de cada respuesta va a determinar el futuro de  estas  dos  categorías  de  personas.  Cuando  alguien  se  fija  sólo  en  lo  vacío,  todo  comienza a parecerle vacío, es decir, que sólo va ver por todas partes defectos,  carencias, deficiencias. Para la perspectiva humana, un vaso puede estar medio  lleno  o  medio  vacío,  pero  siempre  será  mejor  percibir  lo  primero.  ¿Por  qué?   Porque el vacío actúa sobre los seres y tiende a su vez a vaciaros, mientras que la  plenitud hará lo contrario, os colmará.  En lo pleno vais a encontrar materiales  que  os  servirán  durante  toda  la  vida  para  trabajar  con  ellos  y  hacer  descubrimientos.    Es  necesario  pues  adquirir  nuevos  hábitos  de  percepción  y  empezar  a  educar  a  los  niños  bajo  este  enfoque,  lo  cual  no  impide  que    se  les  muestre también el lado defectuoso, para que ellos puedan defenderse. Lo que  no  hay  que  hacer  es  detenerse  exclusivamente  en  lo  negativo  y  olvidar  todo  lo  que hay de bueno y positivo!          Hay que ver cómo son los humanos! Durante todo el día no hacen otra cosa  que  nutrirse  de  cosas  negativas,  sin  darse  cuenta  siquiera  de  que  todo  aquello  les  envilece.  Sólo  tienen  ojos  para  los  defectos  de  los  demás,  aunque  sea  pensando en corregirlos o en mejorarlos. Pero yo les digo: “Así no vais por buen  camino!    Para  mejorar  a  otros  hay  que  comenzar  por  mejorarse  a  uno  mismo,  pues es vuestro ejemplo el que les hará ver que están equivocados, que no han  entendido  nada.  Sí,  esto  lo  podréis  hacer  gracias  a  vuestro  ejemplo,  a  vuestra  perfección.  Al  trabajar  consigo  mismos  estaréis  trabajando  también  sobre  los  demás:  ellos  se  darán  cuenta  de  que  hay  algo  extraordinario  en  vosotros,  algo  que  les  sobrepasa,  y  esto  hará  que  mejoren  pues  querrán  imitaros.  En  cambio,  fijarse siempre en los defectos y los vicios de otras personas es algo lamentable,  porque estaréis criticándoles continuamente, y al final os volveréis tan sombríos  y  antipáticos  como  ellos.  Así  que  procurad  ante  todo  mejoraros  y  dejad  tranquilos  a  los  demás.  Pensad  lo  que  pasaría,  en  mi  caso,  si  yo  me  fijara   únicamente en las debilidades de los hermanos y hermanas de la Fraternidad, al  cabo de un tiempo sin duda moriría envenenado!  Por eso no me ocupo de estas  cosas, es asunto de ellos; en cambio, me ocupo de perfeccionarme y es gracias a  ello  que  se  ha  producido  una  pequeña  mejora  en  la  colectividad.  Hay  que  aprender  a  no  estar  pendientes  de  los  demás,  pero  en  cambio  aceptarles,  tolerarles,  tener  mucha  paciencia  con  ellos  y  trabajar  día  y  noche  con  ahínco, 

 

252

para  demostrarles  que  existen  cosas  maravillosas  que  se  pueden  conseguir.  Puesto que aún no lo saben, no es algo que podáis enseñarles con palabras.”         Cuando os halléis deprimidos y decepcionados, sin que nadie os brinde apoyo,  bondad,  generosidad,  apelad  a  vuestro  amor.  Concentraos  en  esta  inmensa  riqueza, en toda esta abundancia y esplendor que hay en el mundo y que tienen  una existencia real, verdadera...  Y He aquí que el amor vendrá a vosotros y os  aportará todos sus elementos, haciendo que volváis a disfrutar de la vida; De un  momento a otro os sentiréis nuevamente fuertes, bellos, luminosos, expresivos...  La  memoria  y  las  energías  propias  de  la  juventud  volverán  a  vosotros,  porque  esto es lo que da el amor: la plenitud.         Sin embargo, los humanos a pesar de mostrarse tan inteligentes y eruditos no  han llegado a comprender que, cuando están sumergidos en estados de ánimo  negativos,  pueden  apelar  al  amor  para  remediar  su  situación  y  ubicarse  en  un  camino nuevo. Por el contrario, suelen ir en busca de todo tipo de remedios que  sólo  van  a  envenenarles  más  aún;  no  se  les  ocurre  acudir  al  amor!    Si  así  lo  hicieran,  todo  cambiaría  súbitamente.    Podéis  amar  u  odiar,  eso  depende  de  vosotros. El amor estará allí siempre que le llaméis, lo único que tenéis que hacer  es decidir si amáis o no amáis.         Para  adquirir  el  saber,  hace  falta  instruirse  durante  largo  tiempo.  Para  adquirir  los  poderes,  también  es  preciso  ejercitarse  y  practicar  por  mucho  tiempo.  En  cambio,  si  se  trata  del  amor,  es  algo  que  podéis  obtener  de  inmediato.  Cuántas  veces  he  podido  experimentarlo!  Viéndome  obligado  a  consumir  los  peores  venenos,  no  podía  estar  en  lugar  más  adecuado  para  detestar  al  mundo  entero.  Pero  entonces  me  dije:  “No,  espera...si  haces  a  un  lado al amor serás tú el que desaparezca.” Y aferrándome a él logré continuar.  Por  más  que  las  gentes  sean  malvadas,  falsas  e  ingratas,  por  más  que  os  persigan,  debéis  considerar  todo  esto  como  algo  normal  en  ellas,  son  así.  Pero  ¿Acaso  debéis  permitir  vuestra  desaparición  para  llenarles  de  regocijo?    Las  gentes ya son como son, no podéis hacer nada. Para vosotros lo fundamental es  no dejar de amar, así de sencillo. Y este amor os va a traer el conocimiento, los 
  253

poderes,  la  gloria,  os  va  a  llevar  hasta  la  perfección,  hasta  la  Divinidad.  ¿Os  parece  poco?...  Ya  veis,  las  gentes  razonan  muy  mal,  ante  la  más  pequeña  humillación abandonan el amor.         Hoy os he revelado el mayor de los secretos. Si queréis vencer los obstáculos y  las  dificultades,  hasta  llegar  a  obtener  la  vida  eterna,  debéis  seguir  amando.  Y  no sólo a tal o cual persona en concreto, no. Debéis amar a toda la humanidad, a  todo el universo, a la Creación entera. Empuñad vuestro amor como un escudo,  es la única forma de no perecer;  y no os preocupéis por saber si la humanidad  reconoce o no vuestro amor. En aquellos momentos en que os sintáis tentados a  abandonarlo todo debéis decir: “No, porque seré yo quien perezca; la humanidad  va  a  continuar,  el  mundo  seguirá  existiendo,  los  malvados  no  van  a  perecer  y  siempre vendrán otras plagas: insectos, mosquitos, lagartos, serpientes... todos  van  a  seguir  propagándose.  Por  eso  no  debo  actuar  tontamente.  Ven  pues,  amor, mi querido y único amor, el más poderoso antídoto, la panacea universal!   Entonces el amor vendrá, brotará y lo restablecerá todo en vosotros. Allí donde  todo  se  ha  ensombrecido,  sólo  el  amor  puede  seguir  adelante.  He  aquí  la  gran  solución. Si no se comprende esto, será porque es algo demasiado sencillo.         Vosotros diréis que todo el mundo ama. Sí, pero con un amor que trae consigo  la desolación. Puede que tenga también su lado bueno, pero no hay duda de que  no  se  trata  de  algo  definitivo  ni  absoluto.  En  cambio,  cuando  amáis  con  aquel  amor impersonal hacia todo lo que ha sido creado por Dios, entráis en contacto  con un verdadero océano de vida, de donde podéis extraer fuerza, salud, alegría,  luz, para llegar a ser mejores, más capaces, más lúcidos. Ya lo veis, al final este  amor  nos  conduce  a  adoptar  la  actitud  más  apropiada  hacia  la  vida,  es  decir,  hacia  Dios,  hacia  los  seres  humanos,  hacia  la  naturaleza.  Mientras  no  tengáis  esta  actitud,  no  podréis  gozar  de  la  dicha  y  la  inspiración,  y  ya  en  vuestra  mirada,  en  vuestro  rostro  se  notará  que  habéis  tomado  el  camino  más  deplorable.          Sin  duda  estoy  de  acuerdo  y  reconozco  que  en  la  vida  se  pueden  correr  grandes riesgos si se cierran los ojos al lado negativo de los seres humanos. Todo 
  254

el  mundo    está  ya  advertido  de  esto  y  considera  que  es  necesario  desconfiar.  Pero  yo  me  coloco  en  otro  punto  de  mira,  el  de  la  perspectiva  espiritual,  el  enfoque mágico de las cosas, que precisamente no suele ser el más corriente. Lo  que me interesa y lo que vale la pena aclarar aquí es saber con exactitud lo que  ocurre  en  el  fuero  interno  de  un  individuo  que  está  habituado  a  fijarse  únicamente en el lado malo, es decir, cuales serán las leyes que actuarán sobre  él, cuáles  serán las fuerzas que van a despertar y a entrar en acción  dentro de  esta  persona.  Aquel  que  sólo  ve  los  defectos  de  los  demás  para  criticarles  o  incluso  para  regocijarse  descubriéndolos  ante  otros,  va  a  generar  en  su  propio  ser  las  mismas  manifestaciones  negativas,  hasta  que  un  día  puede  llegar  a  sobrepasar en sus debilidades a todos los que antes fueron blanco de sus críticas,  al tiempo que habrá contraído una deuda con ellos. Al haber mancillado a otros  con sus pensamientos, sentimientos, palabras o escritos, ha faltado a la ley del  amor.         Aunque  algunos  seres  hayan  caído,  debéis  ayudarles  a  levantarse.  Vuestra  conducta  hacia  ellos  no  debe  ser  un  impedimento  para  que  se  purifiquen,  avancen  y  puedan  llegar  a  la  cima.  De  lo  contrario,  aunque  estas  personas  no  sean clarividentes, van a percibir las corrientes negativas que les enviáis, con lo  cual  se  apartarán  de  vosotros  y  os  detestarán.  Si  estáis  habituados  a  captar,  a  sentir, a pensar en el lado bueno de los demás seres, al mismo tiempo que vais a  reforzarlo  en  ellos  lo  despertareis  también  en  vosotros.  De  este  modo,  todo  lo  que  admiréis  en  otros  tarde  o  temprano  será  también  vuestro.  Esta  es  una  ley  mágica. Cuando sospecháis de otra persona, ésta percibe una corriente fría que  le lleva a tomar sus precauciones. Puede que no sepa bien de donde proviene la  corriente,  pero  os  evitará  de  una  forma  instintiva,  se  alejará  y  perderéis  su  amistad.  Si  queréis  atraer  a  otra  persona  para  que  os  ame,  tenéis  que  hablar  siempre  muy  bien  de  ella;  sin  saber  porqué,  irá  siendo  atraída  gradualmente,  seréis  cada  vez  más  valorados  por  ella.  ¡Pero  estas  verdades  permanecen  tan  ignoradas!  Es  increíble  el  número  de  personas  que  pueden  llegar  a  hacerse  un  daño recíproco, por el hecho de alimentar malos pensamientos entre sí.         Por eso, mis queridos hermanos y hermanas, debéis aprender a saber todo lo  que  perdéis  o  ganáis  a  causa  de  vuestra  actitud.  Los  Iniciados  son  seres  que 
  255

también  realizan  ciertos  cálculos:  No  les  gusta  perder,  siempre  quieren  ganar,  pero lo que ellos ganan son las bendiciones divinas, que luego van a repartir  a la  humanidad  entera;  no  guardan  nada  para  ellos.  Así,  el  mayor  de  los  secretos  consiste  en  ser  positivos  para  luchar  contra  el  lado  negativo.  No  se  trata  de  cerrar  los  ojos  para  no  verlo,  por  supuesto,  pero  tampoco  hay  que  fijarse  exclusivamente en él, hasta el extremo de llegar a destrozar la propia vida sólo  porque existen otros seres malvados.         Si  no  sois  felices,  no  importa  lo  que  hagáis,  es  porque  la  felicidad  no  es  solamente  un  derivado  de  la  riqueza,  la  ciencia  o  la  actividad.  La  dicha  está  ligada al amor y sólo el amor puede traer la felicidad. Es muy importante que lo  sepáis.  Es  cuando  se  ama  que  se  es  verdaderamente  feliz,  aunque  hay  algunos  que  afirmarán  exactamente  lo  contrario,  es  decir,  que  son  infelices  desde  que  han empezado a amar, lo cual puede ser cierto para ellos, pero  ¿Acaso se han  detenido  a  pensar  cual  es  la  naturaleza  de  aquel  amor?    Es  verdad  que  sólo  el  amor  aporta  la  dicha  y  la  vida,  incluso  cuando  no  tengáis  ninguna  razón  concreta  para  estar  felices,  os  sentiréis  dichosos  simplemente  porque  el  amor  está  allí,  pero  estamos  hablando  del  amor  desinteresado,  que  no  os  pone  en  ningún compromiso sino que os deja libres, completamente libres.         Cuando  se  trata  de  otras  clases  de  amor,  siempre  van  a  existir  ataduras,  compromisos,  papeles,  promesas...  todo  lo  cual  no  es  más  que  una  forma  de  esclavitud.  No  podréis  ser  felices  por  mucho  tiempo  a  menos  que  seáis  libres.  Pero  en  cambio,  cuando  amáis  a  toda  la  humanidad,  a  toda  la  Creación,  sin  esperar nada a cambio, entonces sois verdaderamente libres y al mismo tiempo  estáis colmados de algo que os hará dichosos. En ese momento, todo se vuelve  fácil,  todo  lo  que  hagáis  será  mucho  mejor  pues  habrá  en  ello  un  amor  verdadero. Otro tipo de amor os va a distraer, a perturbar... Si por ejemplo estáis  leyendo, no podréis concentraros ni comprender bien lo que leéis, porque aquel  amor os influye, dispersando vuestro pensamiento con imágenes que no vienen  al  caso...  No  es  pues  algo  que  puede  ayudaros  bajo  cualquier  circunstancia.  Únicamente  el  amor  divino,  desinteresado,  puede  ayudaros  en  todo  lo  que  hagáis, como un apoyo incondicional que siempre está ahí; podréis ver entonces  resultados,  progresos  que  os  harán  sentir  verdaderamente  ricos.  Todos  los 
  256

demás  amores  os  atan,  os  aprisionan  y  os  impiden  hacer  lo  que  queréis.  Son  como  poderosas  fuerzas  que  os  violentan  con  insistencia  y  pretenden  doblegar  vuestra voluntad, hasta que al fin os obligan a capitular. Pero ahí no acaban las  cosas,  pues  además  de  haber  cedido,  vais  a  perder  todas  vuestras  energías,  hasta caer abatidos por el agotamiento.         El  verdadero  amor  nunca  os  va  a  fatigar;  todo  lo  contrario,  os  va  a  nutrir  constantemente, os reforzará y sustentará. Es algo inagotable, inmenso, infinito,  como un manantial continuo al cual os habéis conectado, para hacer que fluya  dentro de vosotros y enviarlo nuevamente a su origen, a su fuente, mientras que  los  otros  amores  están  a  niveles  muy  inferiores,  encerrados  en  frasquitos  y  pequeños  recipientes.  Todo  esto  prueba  que  los  seres  humanos  no  son  demasiado  inteligentes,  puesto  que  ponen  todo  su  interés  en  aquellas  pequeñeces,  en  cosas  débiles,  limitadas,  y  dejan  de  lado  algo  que  es  inmenso,  divino, inagotable.          Ya sé que pensareis: “Pero, ¿De donde sacará todo esto? ¿Por qué nos habla  de esta forma? Parece que no se entera!”  Pues bien, vosotros creéis que no soy  conciente  de  que  puede  parecer  insensato  insistir  sobre  una  cuestión  así,  teniendo en cuenta que desde hace milenios el mundo entero está acostumbrado  a  verla  de  otra  forma...  Pero  el  hecho  es  que  sé  también  que  han  existido  y  existen  aún  Grandes  Iniciados  que  han  penetrado  los  secretos  de  la  naturaleza  viviente, donde les han sido revelados otros aspectos del amor;  Ellos han visto  que el Creador ha dado a los humanos amplias posibilidades de manifestación de  acuerdo  a  su  grado  de  evolución.  Pero  aquellos  que  han  penetrado  en  los  grandes  misterios  han  sabido  salvaguardar  sus  descubrimientos  para  ellos,  confiándolos  únicamente  a  aquellos  discípulos  que  están  preparados  para  acceder  a  ellos,  mientras  que  el  resto  de  la  humanidad  se  limita  a  seguir  fielmente las tradiciones de sus ancestros. Sé que no voy a ser comprendido por  la  mayoría  de  la  gente,  y  que  ellos  van  a  continuar  amando  de  una  forma  ordinaria,  todavía  durante  un  largo  tiempo.  Pero  aunque  no  espero  ser  comprendido ni seguido, por lo menos albergo la esperanza de que en un futuro  habrá algunos que van a proponerse  amar y vivir conforme a otras leyes.   
  257

     Si  el  Señor  ha  impulsado  a  las  criaturas  a  amarse  entre  sí,  es  porque  este  amor es necesario y útil, pero no es un amor absoluto. Así que no hace falta que  cortéis los lazos con aquel o aquella a quien amáis, pero tampoco debéis ataros  demasiado.  Sobre  todo,  no  os  imaginéis  que  ya  lo  tenéis  todo  allí  y  que  podéis  cortar  el  vínculo  con  el  Señor,  para  concentraros  exclusivamente  en  un  amor  pequeño y miserable.  ¿Por qué no pensáis más bien en iluminaros, enriqueceros  y  expandiros  gracias  a  esta  nueva  comprensión  del  amor,  a  este  vínculo  que  podéis  proyectar  muy  alto,  hasta  Dios  mismo?    Sólo  así  lograreis  que  vuestro  amor  se  convierta  en  algo  verdaderamente  bello,  sensato,  luminoso.  Sin  estas  nociones,  sin  estos  nuevos  elementos,  no  es  conveniente  que  os  atéis,  pues  entonces  vuestro  amor  va  a  ceder  su  lugar  tarde  o  temprano  a  las  ruinas,  los  sinsabores, los remordimientos. No os pido renunciar al amor que sentís hacia un  hombre  o  una  mujer,  si  lo  hiciera  me  convertiría  en  el  más  tonto,  ignorante  e  insensato  de  los  hombres.  Cada  cosa  tiene  su  valor  y  tiene  su  lugar  en  la  vida;   No obstante, sin dejar de reconocer este valor, hay que admitir que no lo es todo.   Por  eso  os  digo:  “Conservad  lo  que  ya  teneis,  pero  añadidle  la  comprensión  nueva de este amor elevado, inmenso, omnipotente, cósmico; Si así lo hiciereis,  conoceréis  otras  alegrías,  otras  esperanzas,  otros  horizontes,  otras  puertas,  otros mundos se abrirán para vosotros... quedareis deslumbrados.”         Cuando  decimos  que  Dios  es  amor,  nos  referimos  a  esta  clase  superior  de  amor,  al  amor  que  ha  creado  los  mundos.  El  amor  humano  sólo  es  un  pálido  reflejo  de  aquello  en  un  plano  inferior,  que  nos  ayuda  a  comprender  las  relaciones  y  las  leyes  que  existen  en  lo  alto,  pero  no  lo  es  todo.  De  ahora  en  adelante,  no  importa  lo  que  suceda  decid:  “Yo  seguiré  amando,  la  fuente  no  tiene que dejar de fluir.” Cuando estéis agobiados por un problema, amargados,  decepcionados,  miraos  bien  los  ojos,  las  mejillas,  la  boca  y  el  tono  de  vuestra  piel,  y  luego  llamad  al  amor,  llamadlo  con  toda  vuestra  alma!  Unos  minutos  después,  si  os  contempláis  de  nuevo  vais  a  constatar  un  cambio:    Os  notareis  más  expresivos,  como  si  algo  emanara  de  vosotros,  algo  muy  suave,  tierno,  delicado...  algo  que  os  reconforta  y  que  os  vuelve  más  sensibles  al  aspecto  estético.    Si  tenéis  un  espejo  y  queréis  comprobar  hasta  que  punto  os  opacáis  cuando  estáis  sumergidos  en  aquellos  estados  negativos,  estoy  seguro  de  que  renunciareis  a  ellos,  hasta  tal  punto  vais  a  encontraros  desagradables...  Y  entonces comenzareis a vibrar en otras frecuencias más elevadas hasta volver a 
  258

recobrar  el  brillo  de  vuestra  mirada.    Pero  esto  es  algo  que  la  gente  no  suele  hacer,  nunca  se  miran  de  esta  forma,  aunque  desde  luego  esto  no  se  puede  afirmar categóricamente si se trata de mujeres!...         Las  personas  que  han  venido  a  mi  casa  se  han  sorprendido  un  poco  al  encontrar  allí  muchos  espejos,  incluso  parece  que  algunos  me  han  perdido  aprecio a causa de esto; según ellos, es el Diablo quien ha inventado los espejos  y los ha dado a la mujer para buscar su perdición. Pero como no soy mujer, no  corro el riesgo de perderme, al contrario, salgo ganando, evoluciono cuando me  miro  al  espejo.  Ahora  bien,  si  me  decís  que  también  existen  otros  espejos  internos, estoy completamente de acuerdo en ello y  son los que más recomiendo  usar, pero ¿Cuántos hay que practiquen el ejercicio de contemplarse a sí mismos  en  estos  espejos  interiores?    Si  la  gente  no  se  mira  casi  en  los  espejos  físicos,  ¿Cómo  creéis  que  podrá  estudiarse  en  aquellos  espejos  psíquicos?    Si  nos  atenemos a la moral tradicional, no está muy bien visto verse a menudo en un  espejo;  pero  sin  embargo,  ¿Cómo  creéis  que  yo  puedo  adivinar  ciertos  estados  ocultos en otros seres?  Porque primero he tenido que estudiar la manifestación  de  tales  estados  sobre  mí  mismo.  Si  no  abordáis  un  estudio  semejante  nunca  llegareis a ser buenos fisionomistas, y cualquiera podría engañaros. No podréis  leer en otros rostros si antes no habéis leído y estudiado en el vuestro.  Ya lo veis,  antes de criticarme con el pretexto de que no hago caso de algunas tradiciones  morales,  sería  mejor  que  me  hicierais  preguntas  al  respecto.  A  través  de  las  preguntas  podríais  aprender  algo  útil  y  comprobaríais  que,  si  alguna  vez  me  aparto de ciertas costumbres, es porque no aportan nada para la nueva vida, no  aclaran  la  inteligencia,  no  ensanchan  la  conciencia  ni  liberan  la  voluntad.  En  cambio, las verdades que he podido encontrar están en completo acuerdo con la  moral superior.           Siempre he buscado lo lleno antes que lo vacío, porque lo lleno siempre puede  aportar  algo.  Ahora  bien:  podéis  deteneros  sobre  lo  vacío,  pero  a  condición  de  comprenderlo  como  plenitud.  Si  así  lo  hacéis,  vais  a  realizar  grandes  descubrimientos al comprobar que está compuesto por partículas etéricas, más  sutiles  que  las  que  integran  lo  lleno.  Para  tener  una  idea  de  lo  que  es 
  259

verdaderamente el vacío hay que proyectarse muy alto, hasta llegar a descubrir  que,  en  realidad,  el  vacío  es  una  plenitud.  Esta  experiencia  del  vacío  ha  sido  investigada  en  Oriente,  donde  no  se  considera  lo  vacío  como  algo  negativo,  perjudicial o peligroso, sino al contrario, como algo valioso y superior. Incluso el  mal  puede  aportar  las  mayores  riquezas,  siempre  y  cuando  se  tomen  ciertas  precauciones  para  abordarlo,  como  puede  ser  una  gran  pureza  y  una  preparación  concienzuda.  Sólo  los  Hierofantes  y  los  Grandes  Iniciados,  que  han  logrado  llegar  a  la  cima  de  la  evolución,  han  podido  descender  a  los  Infiernos  para explotar sus riquezas sin correr riesgo alguno. Ellos estaban bien equipados  para  hacerlo.    Ya  sabéis  cómo  tienen  que  ir  equipados  los  mineros,  los  espeleólogos,  los  bomberos,  los  buzos  y  todos  los  que  tienen  que  bajar  a  las  profundidades para exterminar a las plagas o encontrarse con gases asfixiantes.  Sí,  es  posible  enfrentarse  al  mal,  pero  a  condición  de  estar  fuertes  y  armados  como es debido.         Pero  volvamos  sobre  aquel  amor  superior  del  que  hemos  venido  hablando.   Invocadle con todo el corazón, con toda el alma, con toda vuestra mente, y él os  responderá: “Pase lo que pase, sea que los humanos lo reconozcan o no, seguid  amando,  nunca  dejéis  de  amar!”    A  menudo  percibo  que  algunos  de  vosotros  piensan  para  sí:  “Pero,  ¿será  de  verdad  un  Maestro  este  buen  hombre?    El  no  parece  enterarse  del  estado  en  que  me  encuentro,  de  dónde  acabo  de  salir,  hasta  qué  punto  me  he  manchado!    Hay  que  ver  cómo  me  recibe,  cómo  me  sonríe!    No  es  posible  que  sea  un  clarividente  puesto  que  continúa  siendo  el  mismo conmigo, amable, gentil”...Yo leo estos pensamientos en su mirada.  Pero  si  tuviera  que  dejar  de  amar  a  los  humanos  porque  ellos  no  están  al  nivel  deseado, o simplemente porque no son merecedores de ello, sería entonces yo el  que se hundiría. Es preciso que sepan que no es precisamente a ellos a quienes  amo, sino a mí mismo; lo único que cuenta para mí es mi evolución, mi porvenir.  Porque  les  sonrío  y  les  recibo  con  amor  a  pesar  de  las  barbaridades  que  van  haciendo aquí y allá, ellos creen que no veo nada, que no me entero de nada...  Pero  a  estos  les  digo:  “Dejadme  tranquilo,  yo  ya  sé  lo  que  hago;  no  es  por  vosotros  sino  por  mí  mismo  que  actúo  de  esta  manera,  porque  así  me  siento  mejor.  Y  si  acaso  salís  ganando  algo  a  causa  de  mi  actitud,  pues  tanto  mejor  para vosotros!...”  Así ya está resuelto el enigma. Ahora bien, si hay quienes se  obstinan en conservar su filosofía caduca y no quieren comprenderme, no voy a 
  260

decirles  “Me  da  lo  mismo!”,  porque  soy  amable  y  bien  educado,  pero  seguiré  adelante con lo mío, que es amasar tesoros para enseguida poderlos distribuir.         Si decidís hacer lo mismo que yo, tanto mejor, saldréis ganando también, pues  esto  es  el  Reino  de  Dios:  amar.  Me  he  encontrado  con  tanta  gente  que  sólo  busca el poder o el saber! Ni siquiera piensan en el amor, pues para ellos es la  cosa más inútil e ineficaz. Pero yo los he sopesado a los tres: el amor, el saber, el  poder. Nunca he dicho que haya que menospreciar el poder ni el saber, pero hay  que  conceder  el  primer  lugar  al  amor,  porque  es  el  centro,  el  corazón  de  todo,  pero  también  porque  él  depende  exclusivamente  de  nuestra  voluntad.   Cualquiera puede amar, aunque sea un niño, o un analfabeto. En cambio, para  obtener  el  saber  hace  falta  un  cerebro  bien  preparado  y  organizado;  para  obtener  los  poderes,  es  preciso  un  buen  acopio  de  voluntad,  tenacidad,  estabilidad,  cualidades  que  no  han  sido  dadas  a  todo  el  mundo;  pero  todo  el  mundo es capaz de amar, porque es la cosa más fácil, más natural. Y de hecho,  el  amor  influye  también  sobre  las  otras  dos  facultades,  ya  que  trae  consigo  el  poder y el saber. Cuando estéis acabados, desesperados, llamad al amor y veréis  cómo  de  un  sólo  golpe  os  pondréis  de  nuevo  en  pie  y  diréis:  “Ya  podré,  ya  llegaré.”    Entonces  tendréis    poderes,  aunque  no  sea  para  resucitar  a  los  muertos, por lo menos sí para resucitaros a vosotros mismos primero que todo.  Más  adelante  iréis  a  resucitar  a  otros,  llegado  el  momento.  Pero  el  amor  también os ayudará a comprender mejor, puesto que una parte de su calor y su  fuego  va  a  trasformarse  en  luz,  que  os  permitirá  ver  las  cosas  con  mayor  claridad.           Gracias al amor, podréis obtener también el poder y el saber.  Pero si lo hacéis  a  un  lado  para  ocuparos  sólo de  los  otros  dos,  aunque  lleguéis  a  obtenerlos  se  van a convertir en algo muy peligroso.  El saber sin amor os volverá orgullosos,  altaneros,  soberbios,  mientras  que  tener  los  poderes  sin  amor  os  volverá  fríos,  crueles, implacables... En tal caso, ¿Para qué os servirán los poderes cuando os  hayáis convertido en verdaderos monstruos?  Y ¿De qué os servirá el saber si os  habéis  vuelto  lejanos  e  inaccesibles?    Pero  si  teneis  amor,  entonces  vuestros  conocimientos van a esclarecer a los humanos, y dedicareis vuestros poderes a 
  261

salvarles,  curarles,  resucitarles.    El  amor  es  capaz  de  reconciliarlo  todo,  de  armonizarlo todo. Por eso estoy trabajando con él. Supongamos que no tuviera  ningún saber, ningunos poderes; sin embargo, al tener el amor, contaría con la  fe  y  la  esperanza,  y  todos  sabemos  que  se  puede  vivir  teniendo  fe  y  esperanza  aunque no se tengan poderes ni conocimientos.                                                     Izgrev, Diciembre 25 de 1967   

 

262

EL PODER DEL DRAGON
Sèvres a 4 de Abril de 1968 

       Conferencia  improvisada   

      En la religión cristiana, el dragón es algo semejante al diablo, y este último,  como  suele  decirse,  huele  a  azufre.  Todos  los  productos  inflamables  como  la  gasolina, el petróleo, la pólvora o aquellos gases mixtos que producen llamas y  olores  muy  fuertes,  todos  ellos  son  semejantes  al  dragón.  Pero  este  dragón  existe igualmente dentro del ser humano, es un fuego, una esencia combustible  gracias  a  la  cual  podemos  ser  proyectados  por  el  espacio.  Pero  si  no  sabemos  usarla, en lugar de vernos propulsados hacia las alturas, hacia el Cielo, vamos a  correr el peligro de ser precipitados a la tierra y devorados por ella.                                                    Llevamos  el  dragón  en  nosotros  mismos.  Hay  pues  un  dragón  individual,  pero  también  existe  un  dragón  colectivo,  del  cual  nos  habla  San  Juan  en  el  Apocalipsis, diciéndonos que será atado por mil años y arrojado al abismo. Esto  significa  que  llegará  un  día  en  que  esta  fuerza  colectiva  de  la  sexualidad,  que  impulsa  a  los  humanos  en  direcciones  que  no  son  precisamente  divinas,  provocando  guerras  y  asesinatos,  llegará  a  ser  educada,  orientada,  sublimada.  De no ser así, ¿Qué pensáis que va a pasar con el dragón sobre la tierra? ¿Se le  dejará  estar  como  ahora?  No.  Será  objeto  de  atención  y  educación,  contando  con  magníficos  pedagogos  que  le  proporcionarán  un  buen  aprendizaje,  pero  también  habrá  pedicuros,  manicuros,  dentistas,  para  volverlo  comedido,  inofensivo, razonable.                                No  se  mata  al  dragón;  se  le  educa...  o  se  le  utiliza  como  alimento.  ¿Os  reís?... Veamos lo que nos dicen los judíos en el Talmud: En el fondo del océano  vivía  un  monstruo  marino,  el  Leviatán  ‐este  monstruo  representaba  el  mal‐,  hasta que un día fue capturado, troceado, salado y puesto en conserva para el 
  263

deleite  de  los  Justos.  Y  bien,  así  ha  sido  escrito...  Esto  nos  da  una  idea  de  los  festines que esperan más  adelante a los humanos, a condición por supuesto de  que estén entre los Justos. Los demás, no sé muy bien lo que podrán comer; pero  nosotros, los Justos (sí, hay que decirlo, no debemos esperar que sean otros los  que  lo  digan  ya  que  podríamos  quedarnos  esperando  por  mucho  tiempo),  debemos prepararnos para darnos un banquete con la carne de este monstruo.  Esto no dejará de traer algunas complicaciones, por ejemplo si esta carne resulta  ser  dura  como  la  suela  de  un  zapato  y,  si  no  tenemos  dientes,  qué  podremos  hacer?  Puede  que  hayan  preparado  salsas  y  todo  tipo  de  condimentos  para  hacerla  más  tierna.  Pero  depende  también  de  la  parte  que  nos  toque.  En  este  caso,  existen  posibilidades  muy  diversas,  según  como  haya  sido  el  descuartizamiento.  Por  último,  esto  es  seguro,  se  meterá  todo  en  botes  de  conserva... Qué magnífica perspectiva! Fábricas enteras destinadas a envasar el  Leviatán,  puesto  que  habrá  millares  de  gentes  esperando,  y  su  tamaño  es  considerable.  Así  pues,  los  Justos  se  regocijarán  y  ya  pueden  ir  frotándose  las  manos pues tienen asegurado su futuro!                                                                                                 

  Ya lo veis, queridos hermanos y hermanas, hay muchas formas de utilizar  el  mal,  pero  importante  es  que  toméis  conciencia  de  que  lleváis  dentro  de  vosotros  todas  estas  energías  formidables,  estos  combustibles  que  pueden  propulsaros hacia las alturas. Hasta que no sepáis bien que se trata de fuerzas  que podéis utilizar, seréis quemados por ellas, reducidos a cenizas o precipitados  a  lo  profundo  de  la  tierra.  Considerad  para  empezar  el  amor  sexual  como  el  dragón, como la fuerza más  formidable que puede impulsar a las criaturas. De  hecho,  es  esta  fuerza  la  que  les  lleva  a  actuar,  la  que  les  hace  trabajar.  Es  siempre el amor, bueno o malo, el verdadero móvil de la acción y no el dinero,  como  suele  creerse.  El  dinero  se  busca  para  usarlo,  para  ganarse  a  tal  o  cual  mujer a la que se ama, o comprar un objeto cualquiera que le ha encaprichado.                              Es  necesario  aprender  a  utilizar  esta  fuerza  propulsora  tan  maravillosa.  Para  ello,  en  la  vida  misma  podemos  encontrar  multitud  de  ejemplos  que  nos  pueden servir. ¿Qué es lo que hace una cocinera? Para hervir el agua, primero la  pondrá  en  un  recipiente,  de  no  ser  así,  el  fuego  se  expandiría  inútilmente  o  el  agua se evaporaría. Es necesaria una materia que separe los dos elementos. En 
  264

cuanto a las máquinas de locomoción, el carburante tiene que estar colocado de  tal manera que impulse el avance del vehículo, ya se trate de un auto, un barco o  un avión, sin que haya peligro de quemar a los pasajeros. De forma análoga, el  discípulo deberá descubrir el secreto para que su amor no incendie el corazón o  el  alma  de  aquel  a  quien  ama.  Muchas  jovencitas  piensan  cosas  adorables  respecto  al  amor,  pero  después  de  una  primera  experiencia  con  un  hombre,  su  pensamiento  ya  no  es  tan  poético  ni  tan  elevado,  más  bien  se  muestran  decepcionadas, descorazonadas. Pero si esto sucede,  es seguramente porque el  hombre  ha  empleado  unos  medios  que  no  eran  los  más  adecuados.  Si  muchos  seres pierden así lo que hay de más maravilloso en su alma, esto se debe a que el  amor puede ser también un fuego destructivo, que hace arder aquello que nunca  debería  consumirse  sino,  por  el  contrario,  ser  exaltado,  animado  y  vivificado  para  que  las  criaturas  puedan  avanzar  en  su    camino  hacia  el  Cielo.  ¿Por  qué  tiene el amor que contribuir a destruir aquello que es bueno, siendo que su papel  es absolutamente distinto y debería más bien enriquecerlo y reforzarlo?                                         

  Ante  todo,  hay  que  saber  que  existen  dos  clases  de  amor.  Hay  un  amor  puramente  sensual,  donde  queda  excluida  toda  ternura,  delicadeza  o  inteligencia.  Se  tiene  hambre  y  se  reacciona  igual  que  las  fieras:  ellas  se  abalanzan sobre su presa y luego se relamen tranquilamente las fauces. El hecho  de haber devorado al otro carece ahora de importancia, se sienten satisfechas,  contentas... En cuanto al segundo tipo de amor, el amante intentará olvidarse de  sí mismo y, aunque padezca hambre y sed, pensará ante todo en el ser que ama  para protegerlo, esclarecerlo, traerle la paz y la riqueza. Cuando dos seres llegan  a vivir esta clase de amor, su evolución no encuentra ya límites. Su amor es como  el fuego del sol que regenera, resucita y eterniza. Los cielos se abren ante estos  dos  seres  que  han  descubierto  el  sentido  de  la  vida  y  lo  que  emana  de  ellos  es  algo tan luminoso y sutil, que todos se hacen a un lado para dejarles pasar...                                   Desde el momento en que estáis en esta Escuela de la Fraternidad Blanca  Universal,  vuestro  propósito  debe  ser  por  lo  menos  el  de  aprender  una  mejor  forma de amar. Pues ya sabemos, queridos hermanos y hermanas, que el dragón  es  muy  poderoso,  que  posee  una  energía  formidable  y  que,  si  la  llegáis  a 

 

265

controlar,  si  lográis  domarla  y  ponerla  a  vuestro  servicio,  esta  energía  podrá  proyectaros al universo entero.                                                                                                                                                                Sèvres, Abril 4 de 1968                                               
  266

LA JUVENTUD FRENTE AL PROBLEMA DEL AMOR
II - EL MATRIMONIO
Sèvres a 13 de abril de 1968 

      Conferencia  improvisada         La  naturaleza  ha  creado  a  los  humanos  de  tal  manera  que  ellos  tienen  necesidad de afecto, de ternura, de realizar intercambios. Esta es una necesidad  universal, nadie, sea quien fuere, podría objetarla o ponerla en duda.          Imaginemos  ahora  el  caso  de  una  jovencita:  Ella  necesita  afecto,  de  modo  que apresuradamente, sin reflexionar mucho acerca del carácter de aquel joven  que le agrada, va y lo escoge. De tal modo, para poder llenar su necesidad, ella  se ve obligada a aceptar todo lo demás que tiene él, su personalidad, sus ideas,  sus  sentimientos  que  pueden  ser  bastante  vulgares  y  otras  cosas  que  ella  no  siempre compartirá. De acuerdo, él le va a dar algo, pero ella tendrá que cargar  con  todo  el  resto.  Así  ocurre  con  tantos  y  tantos  jóvenes  de  ambos  sexos:  A  cambio  de  algunas  migajas  de  alegría  y  bienestar,  se  ven  forzados  a  acarrear  todo tipo de inconvenientes, que les harán quejarse por el resto de su existencia,  sintiéndose desgraciados y sin saber qué hacer ya que, para poder salir de esta  situación deben transgredir un buen número de normas.         Como  podéis  ver,  queridos  hermanos  y  hermanas,  la  realidad  es  bastante  triste. Para tener acceso a una pequeña satisfacción, todos van a complicarse la  vida. Ellos experimentan una necesidad y, para poder colmarla, van a sacrificar  todo  el  resto.  Por  recibir  unas  migajas,  se  ven  obligados  a  aceptar  todas  las 
  267

impurezas, todas las deformaciones de su pareja. Por eso, al menos es necesario  buscar  unirse  con  un  ser  noble,  luminoso,  y  si  no  lo  encontráis,  pues  más  vale  tener paciencia y permanecer solteros, ya que de lo contrario el precio va a ser  muy alto. Por desgracia son muy pocos aquellos que se proponen salvaguardar  su  pureza  para  realizar  algo  grande;  por  experimentar  unas  pequeñas  sensaciones,  van  a  dejar  que  entren  en  ellos  todas  las  impurezas,  todo  parece  poco a cambio de aquellas sensaciones sexuales.         Antes  de  comprometerse  a  ciegas  en  una  u  otra  aventura  amorosa,  la  juventud debería conocer los criterios de la Ciencia Iniciática, para no arrojarse  sin  pensar  a  los  brazos  del  primero  que  aparece  en  su  camino.  Vale  más  ser  pacientes,  saber  esperar  hasta  encontrar  la  persona  con  la  cual  se  es  verdaderamente  afín,  que  pueda  complementaros  desde  todo  punto  de  vista,  incluso  en  el  terreno  de  la  magia.  Entonces  sí  que  podréis  llegar  a  tener  experiencias muy variadas, podréis casaros y tener hijos. Pero si no encontráis un  ser complementario, lo que no vale la pena es que os aventuréis con cualquiera,  esto  puede  resultar  muy  caro.  Buscad,  esperad,  y  cuando  lo  encontréis,  todo  vuestro ser podrá vibrar al unísono con el Cielo, pues viviréis un amor de aquellos  que solamente un poeta podría describir; sí, podéis estar seguros de ello. Pero si  os dedicáis a probar y tenéis diez, veinte, cien experiencias distintas con todo lo  que  esto  implica,  altibajos,  decepciones,  rupturas,  es  evidente  que  será  catastrófico, es mejor en tal caso rehusarse antes de caer en una situación como  esta.  Si  se  quiere  encontrar  el  amor,  que  sea  este  un  amor  verdadero,  de  lo  contrario es mejor abstenerse!          Este es mi consejo a los jóvenes: No os apresuréis, no queráis precipitaros y  malgastar toda vuestra vida con el primero que encontréis. Ante todo estudiad,  intentad ver con claridad todo lo que se refiere a estas cuestiones y entonces sí,  podréis  ir  en  busca  de  vuestro  complementario.  Pero  debéis  dilucidar  muy  a  fondo si esta persona está realmente preparada para emprender una tarea junto  a  vosotros  y  marchar  por  la  misma  senda;  De  no  ser  así,  vais  a  pasar  la  vida  entera tratando de destruiros mutuamente. Examinad con atención si estáis bien  armonizados  en  los  tres  planos:  físico,  emocional  e  intelectual,  o  si  solamente  estáis  respondiendo  al  llamado  del  placer.  Si  estáis  en  desacuerdo  con  vuestra 
  268

pareja  respecto  a  temas  importantes  no  digáis:  "Oh,  ya  se  arreglará,  con  el  tiempo  vamos  a  entendernos",  pues  lo  más  probable  es  que  suceda  todo  lo  contrario;  Al  cabo  de  algún  tiempo,  una  vez  que  se  dejen  de  lado  aquellas  efusiones  iniciales  del  placer,  cuando  los  sentimientos  se  vayan  apaciguando,  entonces descubriréis que vuestros gustos, vuestras ideas y tendencias son muy  diferentes, con lo cual llegarán los conflictos, las rupturas, la separación. Estar de  acuerdo en el plano de las ideas y de los gustos es algo en extremo importante  para  una  pareja.  La  simple  atracción  física,  incluso  matizada  con  un  poco  de  amor no será suficiente; es algo que se agota, se marchita rápidamente. En tal  caso,  si  además  las  ideas  no  concuerdan  y  no  se  puede  siquiera  mantener  una  conversación medianamente interesante, renovadora, aquella pareja terminará  en un vacío y un mutuo aburrimiento.         Por contraste, hay otras parejas que no se aman físicamente, pero en cambio  se quieren mucho porque siempre tienen algo que decirse, algo que explicar, que  contar.  Es  formidable!  Aunque  lo  ideal  es  que  haya  una  buena  armonía  en  los  tres planos, que exista una mutua atracción física, unida a un acuerdo en cuanto  a los gustos y los sentimientos, pues si uno prefiere el ruido y otro el silencio, si a  uno  le  gusta  leer  y  al  otro  bailar,  si  uno  es  amante  de  salir  a  divertirse  y  otro  gusta  de  permanecer  en  casa,  todo  esto  terminará  por  crear  conflictos.  Por  último,  y  sin  duda  lo  más  importante  de  todo,  debe  haber  una  comunidad  de  ideas, de objetivos y metas. Si se llega a tener armonía en estos tres planos, no  puede haber nada más bello y maravilloso que la unión de estos dos seres, pues  será como una fuente inagotable de dicha, bienestar y comprensión.         Pero,  desgraciadamente,  los  jóvenes  de  ambos  sexos  no  suelen  tener  en  cuenta  estos  criterios;  ellos  son  más  superficiales,  tienen  mucha  prisa  y  dejan  muchos factores al azar en el momento de elegir una pareja. Imaginaos un saco  repleto de serpientes, lagartos, cocodrilos, ratones, palomas... y alguien piensa:  "Si  meto  la  mano  aquí,  seguramente  pescaré  una  paloma."  Pero  como  no  ha  mirado primero el contenido del saco, al meter la mano recibe la mordedura de  una víbora. Hace falta ser demasiado ingenuo para creer que a partir de un azar  ciego se puede encontrar una encantadora palomita, o una simpática ardilla. La  gente se imagina que la providencia está siempre ahí, para proteger a los ciegos, 
  269

para  ayudarles  o  para  salvarles.  Pues  no  es  así!  Ella  los  ve  venir  y  lo  que  hará  será  ponerlos  en  manos  del  destino  y  este,  como  sabéis,  no  tiene  reparos  en  someterlos a prueba. Pero si en vez de encontrarse con ciegos, la providencia se  topa  con  dos  personas  que  saben  usar  sus  ojos,  entonces  dirá.  "Ah,  esto  me  gusta,  ahora  voy  a  ayudarles!"  Sin  embargo,  lo  más  extraordinario  de  todo  es  que algunos ciegos, luego de haber sido mordidos por una víbora van a buscarla  de  nuevo  para  hacerse  morder  por  segunda  vez.  He  tenido  oportunidad  de  conocer  algunas  mujeres, cuya  gran  tenacidad  les  impulsaba  a  afirmar:  "Voy  a  comenzar de nuevo con aquel hombre, puede ser que mejore."  Pero, ¿Acaso se  ha visto alguna vez que una víbora o un cocodrilo mejoren?         La  atracción  física  es  importante,  por  supuesto,  pero  no  constituye  lo  más  esencial. Cuántas veces se da el caso de parejas que prácticamente se devoran el  uno al otro con gran intensidad y algún tiempo después no pueden ni verse! Sin  embargo, nada ha cambiado en lo físico... Veamos un ejemplo: Un muchacho se  casa con una atractiva joven, tan radiante que le lleva de cabeza; pero pasa un  tiempo y él se da cuenta de que en realidad ella es superficial, infiel, caprichosa,  tonta,  y  cada  vez  va  a  amarla  menos,  incluso  su  belleza  deja  de  excitarle  al  ir  tomando  conciencia  del  horrible  vacío  que  ella  alberga  en  su  interior.  Por  contraste,  también  se  da  el  caso  de  aquel  joven  que  empieza  a  salir  con  una  chica que no es precisamente bella, pero a medida que la va conociendo, se va  prendando cada vez más de su inteligencia, su paciencia, su bondad, su espíritu  de  sacrificio...  Ella  le  irá  ganando  a  tal  punto  que  todas  las  demás  mujeres  palidecen ante esta chica que en principio no le atraía, pues interiormente es una  maravilla; es fiel, honesta, estable, siempre está dispuesta a consolarle, a curar  sus  heridas,  a  darle  consejo.  Con  todo  esto,  el  plano  físico  no  tiene  mayor  importancia para él, la ama y cuando la presenta a otros, si alguien le critica por  haberse unido con una mujer poco atractiva, él piensa: "Si supieran estos tontos  el  tesoro  que  he  encontrado  en  ella!"  Es  sabido  que  muchos  hombres  se  pavonean al lado de una mujer elegante, que para ellos no pasa de ser un objeto  decorativo;  todo  el  mundo  les  admira,  ignorando  que  en  realidad  ella  se  comporta como una diablesa, haciéndoles sufrir noche y día. Sí, es cierto que ella  posee una bella figura, que les convierte en la envidia de muchos cuando van a  exhibirse  por  el  mundo,  de  modo  que  estos  hombres  sufren  ,  pero  encuentran  una compensación cuando van a la ópera, o a los salones a lucir a su mujer. He 
  270

aquí, ellos la valoran como lo harían con una joya, pero en este caso, se trata de  una joya que les sale muy costosa.         Mi consejo pues a los jóvenes y chicas que quieren casarse, es que no tomen  una decisión precipitada, que estudien primero atentamente las leyes del amor.  Cuando  ellos  hayan  aprendido  la  forma  idónea  de  amar,  cuando  estén  preparados  para  traer  hijos  al  mundo  y  saber  educarlos,  entonces  podrán  decidirse. Pero si ellos se precipitan van a verse luego, cuando ya han nacido los  hijos y cuando tengan que enfrentarse a las dificultades y las enfermedades, sin  saber qué hacer, desesperados buscando los médicos y los libros indispensables  para instruirse, mientras que antes afirmaban: "Oh, ya habrá tiempo para todo,  ya nos iremos desenvolviendo!"  Pero no. Ante todo es preciso instruirse.          Ha ocurrido a veces que un miembro de la Fraternidad se ha casado fuera de  aquí y ha elegido una mujer hermosa pero que no está preparada para seguirle  en nuestra Enseñanza, no quiere saber nada de la espiritualidad, no le interesa  perfeccionarse ni adquirir estos conocimientos. Así, el pobre se ha encontrado en  una  situación  muy  difícil,  que  incluso  le  ha  obligado  a  dejar  la  Escuela  para  complacer a esta cabecita hueca. Con ello sólo estará probando que ha cometido  un  error  que  sin  duda  le  traerá  sufrimiento.  Lo  mismo  va  a  ocurrir  cuando  se  trata  de  una  mujer  que  se  casa  con  uno  que  no  acepta  sus  ideas:  ella  se  verá  obligada  a  sacrificar  lo  mejor  de  su  alma  y  su  corazón  para  complacer  a  este  mequetrefe y esto la hará muy desgraciada. No es así como van a solucionar sus  problemas;  no  hay  que  apresurarse.  Me  diréis:  "Pero  entonces  nos  haremos  viejos!"  Bien,  es  preferible  casarse  ya  mayores  pero  eligiendo  la  persona  adecuada.  ¿Para  qué  precipitarse?  ¿Quizás  para  envejecer  más  pronto  a  causa  de  tantos  sufrimientos?...  A  veces  me  he  encontrado  con  algunas  mujeres  después  de  tres  o  cuatro  años  de  matrimonio:  Las  penas  y  las  privaciones  las  habían envejecido de tal modo que se hacía difícil reconocerlas. Por el contrario,  cuando se encuentra aquel príncipe azul, aunque sea en la vejez, se puede llegar  a  rejuvenecer  casi  de  inmediato...  aunque  sea  a  los  ochenta  años,  no  importa,  vais a rejuvenecer tanto que os sentiréis como si tuvierais veinte.   
  271

     En realidad, sea que esperéis más o menos, que sepáis o no discernir, que las  cosas estén a punto o no lo estén, es difícil que salga bien. Para casarse hay que  estar preparados. ¿Quien podrá aceptaros si no lo estáis?  Vosotros pensáis: "Yo  quiero casarme con una princesa, con una mujer celestial..." Sí, pero ¿Acaso ella  se  casaría  con  vosotros?  Si  se  es  débil,  tonto,  incapaz,  sólo  se  podrá  encontrar  una mujer a esa medida, o quizás una mujer atractiva pero que no sabe hablar,  no conoce nada, está vacía, es incapaz de comprender a su pareja, de ayudarle   o  de  consolarle;  sólo  se  preocupa  por  su  cuerpo.  Pues  bien,  de  esta  forma  su  marido  terminará  cansándose  de  ella,  la  olvidará  puesto  que  ella  no  ha  sabido  darle  nada  que  pueda  alimentar  su  alma  o  su  espíritu.  Incluso  si  esta  mujer  encuentra  al  mejor  de  los  hombres,  entonces  va  a  ser  ella  la  que  se  siente  desgraciada al comprobar que no tiene nada en su interior que pueda brindarle.  El  tendrá  sin  duda  intereses  artísticos,  espirituales;  pero  ella  no  podrá  compartirlos y sufrirá al ver que hay un abismo entre ellos! Por esto,  si vosotros  no  hacéis  nada  para  estar  a  la  altura  de  la  situación,  es  mejor  que  no  soñéis  encontrar un príncipe o una princesa!         Lo  primero  es  prepararse  para  poder  estar  a  punto  cuando  llegue  el  momento. Si no lo hacéis, podéis estar seguros: aunque seáis los mejores, la cosa  no  marchará.  Vuestras  parejas  os  dejarán  para  ir  en  busca  de  otros  seres  más  diestros, más inteligentes; no os quedará otro remedio que lamentaros. Así pues,  preparaos,  buscad  obtener  toda  clase  de  tesoros  y  piedras  preciosas,  es  decir,  cualidades y capacidades que nadie pueda igualar. En este caso, la persona que  habéis escogido permanecerá a vuestro lado, ¿Qué necesidad tendría de buscar  a otro? Pero por lo general, las cosas no se plantean así; cuando una chica quiere  a  un  muchacho,  no  se  pregunta  cómo  va  a  conservarle  y,  si  ella  es  incapaz  de  saberlo, la cosa no va a durar mucho tiempo. Es preciso saber prepararse... irse  preparando durante  años. Ya sé que  me  diréis: "Pero para entonces estaremos  ya viejas, fofas..." No tiene importancia; podéis ser poco atractivas en lo exterior  pero de una belleza y una juventud internas que mantendréis a vuestro príncipe  siempre con vosotras. Lo importante es trabajar, prepararse sin estar pensando  en el tiempo, en la vejez.   

 

272

     El tema del amor es algo que interesa a todo el mundo y que seguirá siendo  apasionante  por  toda  la  eternidad.  De  hecho,  la  humanidad  va  avanzando  progresivamente hacia un estadio superior donde su principal pensamiento será  el  amor,  su  búsqueda  primordial  será  el  amor  y  su  vida  entera  estará  fundamentada en el amor. Así, el amor llegará a ser el centro de todo, todas las  cosas van a confluir hacia él. La ciencia, el arte, la religión, tendrán todos como  única  meta  propagar  el  amor,  infundirlo  por  doquier.  Aquí  reside  la  verdadera  felicidad:  en  el  deseo  de  dar  amor  a  todo  cuanto  existe.  Sin  embargo,  considerando la forma en que los seres humanos actuales han sido educados y  estructurados,  de  momento  resultaría  peligroso  intentar  expresar  el  amor  tan  abiertamente,  a  menos  que  vaya  acompañado  de  una  gran  sabiduría.  Cuantos  casos  se  han  dado  de  ingenuas  jovencitas  que,  inspiradas  por  su  generosidad  sólo  se  proponen  hacer  feliz  a  un  hombre,  y  que  después  de  haber  sido  devoradas  por  este,  han  sido  desechadas  como  se  haría  con  la  corteza  de  un  fruto que  ya se ha probado! Por eso, antes de  manifestar vuestro amor, tenéis  que  aprender  a  amar  pero  sin  dejar  que  os  devoren,  de  forma  que  luego  se  pueda decir aquello de: "El pastel está intacto y sin embargo los invitados están  ya  colmados."    Esto  significa  que  podéis  regar  el  mundo  entero  con  vuestro  amor, sin perder vuestro magnetismo, sin opacaros ni debilitaros... Al contrario,  seréis  cada  vez  más  luminosas,  más  fuertes  e  inteligentes.  "Alimentareis"  a  los  invitados  y  vosotras  mismas  permaneceréis  intactas.  Pero  si  no  hay  sabiduría,  terminareis  siendo  devoradas  y  luego  arrojadas  lejos.  Este  consejo  puede  resultar muy valioso para las jóvenes.         Un  día,  hablando  con  una  jovencita  le  decía:  "Tú  puedes  amar  al  muchacho  que  más  te  guste,  pero  no  hace  falta  que  él  lo  sepa."  ‐Y,  ¿porqué?‐  Porque  es  precisamente este amor lo que te hace tan feliz, lo que te da tanto ánimo y tanta  alegría  de  vivir.  Pero,  puesto  que  aquel  chico  está  todavía  muy  lejos  de  ser  perfecto,  si  él  se  entera  de  que  lo  amas,  sin  pensarlo  mucho  va  a  echarte  a  perder...  Tú  puedes  decirle  que  es  mejor  esperar  a  que  ambos  estéis  mejor  preparados, más fuertes; en este caso no correrás peligro alguno. De no ser así,  es  mejor  que  sigas  amándole,  pero  sin  revelar  tu  amor.  Por  supuesto,  si  él  ya  estuviera bastante evolucionado, no habría ningún riesgo que temer, pero en su  nivel actual, lo más seguro es que quiera aprovecharse de ti; él pensará: "He aquí  una  buena  oportunidad,  no  debo  desperdiciarla."  Y  con  ello,  te  robará  toda  tu 
  273

frescura,  tu  juventud.  Estarás  luego  tan  decepcionada  que  dirás:  "El  no  me  ha  comprendido, ahora le detesto." Este será el final  de tu amor, pero tú también  estarás acabada. Tu amor te da alas y no debes sacrificarlo por un chico que no  está  a  la  altura  de  comprenderlo.  Sigue  pues  amándolo,  pero  en  silencio.  Que  aquel  muchacho  sea  o  no  merecedor  de  tu  amor,  es  algo  que  no  tiene  importancia.  Lo  importante  es  que  el  amor  te  da  este  impulso,  esta  ilusión  por  vivir y superar todos los obstáculos. Así que no lo pierdas, recuerda siempre que  lo  que  cuenta  es  tu  amor,  no  la  persona  que  amas,  pues  tu  amor  es  lo  que  te  nutre y te alimenta.                                                            Sèvres, abril 13 de 1968                             
  274

 

EL OBJETIVO DEL AMOR: LA LUZ
Sèvres 13/4/68 

         Conferencia  improvisada         El  amor  es  un  ámbito  muy    extenso  y  rico.    Se  le  puede  observar  ‐y  se  le  ha  observado‐  desde  muy  distintos  puntos  de  mira:  orgánico,  fisiológico,  psicológico, social, moral, religioso... Pero lo que no se conoce aún es el punto de  vista iniciático, ya que este no ha sido revelado, por así decirlo, hasta hoy.         He oído hablar de ciertos experimentos audaces emprendidos recientemente  por  médicos  e  investigadores  americanos.  Con  el  objeto  de  estudiar  todos  los  fenómenos  fisiológicos  que  se  producen  durante  la  unión  amorosa,  ellos  han  aplicado electrodos en diversas partes del cuerpo de dos voluntarios, hombre y  mujer, estando unidos dichos electrodos a través de múltiples conexiones con los  aparatos de registro, de forma que todo esto les permite obtener diagramas que  van  a  variar  a  medida  que  la  pareja  va  llevando  a  cabo  la  unión,  etc.  Así  han  llegado a enredarse con esta maraña de cables y conexiones! Puesto que en los  Estados Unidos hay gentes que se consideran muy emancipadas y libres de todos  los viejos prejuicios morales, parece que surgen centenares de voluntarios para  este tipo de experimentos. En cuanto a los que llevan a cabo estos estudios, ya  podemos suponer si lo que realmente les interesa son los diagramas!. La historia  no  termina  de  decirnos  los  les  sucede  a  ellos  observando  a  estas  gentes;  es  de  suponer que ellos también deben experimentar reacciones interesantes y es una  lástima  que  a  su  vez  no  estén  conectados  con  otros  aparatos  similares.  En  cualquier  caso,  sean  cuales  sean  sus  observaciones,  ellos  están  muy  lejos  de  conocer lo que la Ciencia iniciática nos revela acerca del amor.  
  275

       Incluso  si  se  llegara  a  conocer  a  la  perfección  la  estructura  biológica  del  hombre  y  la  mujer,  estos  científicos  no sabrían  nada,  puesto  que  han  ignorado  todo  lo  que  se  refiere  a  las  emanaciones,  las  radiaciones,  las  proyecciones  fluídicas,  etéricas,  sutiles.  Ellos  ni  siquiera  sospechan  que  puedan  existir  manifestaciones de esta índole. Y precisamente este aspecto del ser humano es  el  que  a  mí  más  me  interesa,  puesto  que  es  el  más  importante.  En  el  amor,  lo  fundamental    consiste  en  saber  en  qué  dirección  se  proyectan  las  energías  y  lo  que  pueden  generar  en  el  mundo,  ya  sea  destruyendo  y  arrasando,  o  por  el  contrario,  construyendo  y  realizando.  ¿Quien  va  a  aprovecharse  de  estas  energías?  ¿Se  trata  de  simples  erupciones  volcánicas  que  van  a  caer  sobre  la  cabeza  de  algunos  y  a  destruir  ciudades  enteras,  simbólicamente  hablando?...  Así, esto es lo que deberían saber los hombres y mujeres: Si lo que ellos buscan  se  limita  solamente  al  placer,  ciertas  entidades  negativas  tales  como  elementales,  larvas  y  otras  fuerzas  oscuras  de  la  naturaleza  van  a  captar  las  energías que ellos emanan y van a alimentarse a sus expensas.         Todo esto es algo que los Iniciados han venido estudiando desde hace mucho  tiempo. Si el fin del amor es inferior, si el hombre y la mujer van sólo en busca del  placer, sabed que entonces ellos van a abrir en sí mismos una puerta por la cual  se  deslizarán  las  entidades  inferiores,  causando  todo  tipo  de  males  y  desastres  en  corto  tiempo!    Las  energías  del  amor  son  energías  divinas  y  por  ello  deben  retornar al mundo divino. Cuando aquellos que se aman son concientes de esta  verdad,  en  aquel  momento  la  naturaleza  pone  a  su  disposición  multitud  de  fuerzas  que  dirigen  sus  energías  y  las  canalizan  para  el  bien  de  la  humanidad  entera  e  incluso  de  todo  el  cosmos,  ya  que  se  trata  de  fuerzas  vivientes,  formidablemente vivas! Así pues, lo que cuenta es el objetivo, cuando el hombre  y  la  mujer  son  concientes  de  la  grandeza  del  acto  que  les  une,  pueden  aprovechar  sus  energías  para  realizar  una  labor  extraordinaria.  Entonces  los  ángeles  y  otras  entidades  superiores  serán  quienes  aprovechen  estas  energías,  viniendo  para  ayudar  a  estos  dos  seres  que  van  a  verse  constantemente  sostenidos, mejorados sin cesar. Existe toda una ciencia al respecto que ha sido  desarrollada  en  Egipto,  en  la  India  y  sobretodo  en  el  Tibet,  y  aquellos  que  han  puesto  en  práctica  estas  grandes  verdades  han  llegado  incluso  a  prolongar  su  vida y a obtener poderes, ya que la fuerza del amor es lo más potente que puede 
  276

haber en el mundo, no hay otra fuerza que pueda superarla, ni siquiera igualarla,  el amor es todopoderoso.         Revisando  algunos  libros  y  artículos  que  se  han  publicado  recientemente  sobre  el  amor,  a  menudo  me  pregunto  porqué,  en  lugar  de  consultar  a  los  Iniciados,  sus  autores  se  ocupan  en  hacer  encuestas  a  la  gente  más  ordinaria,  aquellos que practican el amor como lo hacen los animales. Es evidente que sus  conclusiones son verídicas, ya que resumen la experiencia de muchas personas,  pero a la vez resultan ser falsas, ya que sus preguntas no han sido dirigidas a los  seres más evolucionados. Habría que contar con estos últimos, ya que ello podría  representar  una  verdadera  revelación  para  muchos.  Por  el  momento,  los  médicos aconsejan a los jóvenes hacer  el amor para evitar, según ellos, ciertos  desequilibrios.  Varias  veces  he  tenido  ocasión  de  conversar  directamente  con  algunos  de  los  que  han  recibido  este  tipo  de  consejos  y  que  los  han  puesto  en  práctica,  pudiendo  comprobar  que  en  realidad  han  empeorado.  Me  pregunto:  ¿cómo  se  atreven  a  aconsejar  cosas  semejantes,  sin  conocer  apenas  la  estructura del ser humano? Puede que esta sea una solución para algunos, pero  no se puede aplicar a todo el mundo.         Cuando Dios creó al hombre y a la mujer, les dotó con un complejo sistema de  canales, tejidos y ramificaciones a través de los cuales la energía sexual puede ir  encontrando  su  camino  hacia  lo  alto  si  se  sabe  dirigirla.  Todas  estas  instalaciones  están  ahí,  cada  individuo  las  tiene,  pero  en  la  mayoría  se  encuentran oxidadas, bloqueadas, obstruidas. Dios ha dado al ser humano una  estructura  tan  prodigiosa,  que  el  día  en  que  los  científicos  empiecen  a  descubrirla  van  a  quedarse  boquiabiertos.  Por  ahora,  puesto  que  se  trata  de  canales fluiditos, considerablemente más finos que los del sistema nervioso, sólo  los  clarivendentes  pueden  percibirlos  y  discernir  el  trayecto  que  siguen  estas  energías  que,  salidas  de  lo  más  bajo  se  dirigen  hacia  lo  alto  para  alimentar  el  cerebro.         Ahora  bien,  si  en  un  comienzo  no  se  llega  a  poder  sublimar  como  es  debido  estas energías, no por ello hay que desanimarse; nunca hay que retroceder con 
  277

el  pretexto  de  que  es  difícil;  hay  que  ensayar  e  intentar,  volviendo  a  comenzar  constantemente,  a  la  manera  de  la  araña  que  teje  su  tela  sin  cesar,  aunque  el  viento se la destruya, ella seguirá tejiendo sin parar, recomenzando cada vez que  sea  preciso  hasta  que  al  final  el  viento  cesa  y  ella  logra  su  objetivo.  Cuando  el  discípulo renuncia a su ideal al sufrir el primer fracaso, va a retornar sin duda a  una vida mediocre, y todo ello sólo por haber fracasado una vez! Pero un fracaso  nada significa, hay que tomar aliento de nuevo y seguir avanzando!         Con  su  manera  de  amar,  la  mayoría  de  los  humanos  está  habituada  a  satisfacer exclusivamente su cuerpo físico. El alma y el espíritu no cuentan para  nada,  todo  es  para  el  cuerpo;  ellos  lo  acarician,  lo  abrazan,  le  admiran,  le  hablan,  hacen  las  cosas  más  inverosímiles  con  él  para  extraer  de  allí  el  mayor  placer  posible.  Entre  tanto,  no  importa  que  el  alma  y  el  espíritu  permanezcan  hundidos en las tinieblas y la desesperanza, esto les da igual. Nunca he dicho que  esté mal darse mucho amor, sólo que hay que darlo a otro nivel más elevado, en  vez de reducirlo todo al plano físico, como si todo fuera excitarse, satisfacerse y  luego  tumbarse  a  roncar...  Pero  la  gente  no  va  más  allá,  y  en  lugar  de  tomar  conciencia de la importancia del acto sexual se va siempre con prisas, ansiosas  prisas  para  hundirse  cuanto  antes  en  las  ciénagas,  donde  no  hay  lugar  para  la  reflexión.  Observad  lo  que  suele  ocurrir  de  ordinario:  unos  cuantos  gestos  exagerados, entrecortados, febriles, unas miradas inyectadas de sensualidad... el  hombre  sólo  piensa  en  absorber,  tomar,  desgarrar...  mientras  que  la  mujer  en  medio  de  su  estulticia  cree  sentirse  feliz  al  ver  en  la  mirada  de  su  pareja  este  deseo  de  devorarla.  Si  la  mujer  estuviera  más  evolucionada,  tendría  que  mostrarse  por  el  contrario  espantada  al  ver  que  pretenden  saquearla  y  despojarla del todo, pero no, a ella le gusta así y esto es lo que pide, de forma  que  si  el  hombre  la  mirase  con  respeto  y  devoción,  proyectando  en  su  mirada  una gran luz y una gran pureza, ella no estaría tan contenta: "De este no puedo  esperar gran cosa", pensará, y luego le abandonará. Parecería que por instinto la  mujer  necesitara  sentirse  como  la  masa  en  las  manos  del  panadero,  sentirse  manipulada,  retorcida,  atormentada,  siendo  esto  lo  que  prefiere  antes  que  un  trato  respetuoso  o  una  mirada  sublime,  que  no  van  a  decirle  mayor  cosa.  Hay  excepciones, por supuesto, pero en general es así!   
  278

     Si  optáis  por  conservar  vuestra  lucidez,  poniendo  el  amor  al  servicio  de  un  verdadero  trabajo  espiritual,  para  ir  a  beber  el  agua  de  las alturas  en  lugar  de  frecuentar  los  pequeños  estanques  poblados  de  bacterias  ‐simbólicamente  hablando‐, cuando os miréis entre sí, vuestra mirada estará a tal punto llena de  luz y resplandor, que no podréis olvidaros de ella durante varios días.         No  debéis  tener  como  objetivo  el  placer.  Ya  sé  que  os  estaréis  preguntando  qué os quedará si quitáis el placer... En realidad seguiréis sintiéndolo, hasta diez  veces mayor, sólo que será un placer mucho más puro y lo fundamental es que  vuestras  energías  no  se  verán  quemadas,  con  lo  cual  el  resultado  será  muy  distinto:  todo  se  iluminará  con  profusión  de  luz...  y  el  Cielo  vendrá  a  compartir  con regocijo la belleza de vuestro amor. (Conf. Buscar el trabajo no el placer XXX)         Algunos de vosotros me diréis: "Pero, Maestro, lo que nos está Vd. pidiendo es  algo imposible de realizar. Todo el mundo sabe que la lucidez mata el placer, que  en la medida en que la mente es conciente, el placer disminuye". Pero la verdad  es  que  el  pensamiento  ha  sido  dado  al  ser  humano  para  vivir  mejor  el  amor  verdadero y si no fuera por él, la parte más animal y primitiva le gobernaría por  completo.  Es  precisamente  la  inteligencia  quien  debe  controlar,  a  través  del  pensamiento, orientando y sublimando las energías. Es un hecho que la mayoría  de  los  humanos  buscan  el  placer  en  aquellas  erupciones  volcánicas  del  amor,  ignorando  que  éstas  resultan  ser  las  más  costosas  y  destructivas,  ya  que  en  aquellos  momentos  están  quemando  dentro  de  sí  mismos  los  materiales  más  preciosos:  sus  ideas,  sus  proyectos,  sus  mejores  inspiraciones,  todo  esto  se  consume,  de  forma  que  ellos  ya  no  podrán  sentir  los  mismos  anhelos  y  entusiasmos, y esto es algo que podrán constatar de inmediato. Por el contrario,  si  conserváis  la  lucidez  de  vuestro  pensamiento  durante  el  amor,  si  este  permanece  vigilante,  controlando  y  dirigiendo  las  energías,  es  evidente  que  no  vais  a  experimentar  un  placer  grosero,  animal,  carente  de  nobleza  y  espiritualidad,  que  puede  resultar  incontrolable,  sino  que  gracias  a  vuestro  pensamiento,  podréis  hacer  todo  un  trabajo  espiritual,  con  lo  cual  el  placer  se  trasformará en dicha, en algo maravilloso, parecido al arrobamiento, al éxtasis...  todo  ello  gracias  a  la  luz!  Es  una  lástima  que  los  seres  humanos  no  quieran  esforzarse por llegar hasta aquí, para ver cómo puede trasformarse su amor. Tal 
  279

como  lo  practican  hasta  ahora,  puede  ser  que  por  un  corto  lapso  se  sientan  aliviados,  consolados,  liberados  de  una  tensión  muy  fuerte,  pero  al  cabo  de  algún  tiempo,  de  unos  meses  o  años,  ellos  estarán  debilitados,  espesos,  sin  inspiración.  En  cambio,  aquellos  que  optan  por  emplear  esta  poderosa  energía  primaria  que  es  un  don  de  Dios,  para  fines  elevados  y  celestiales,  gozarán  de  otra  clase  de  alegrías,  tendrán  otros  placeres  y  vivirán  maravillados  al  comprobar que nunca dejan de descubrir nuevos gozos... hasta lo infinito.          Ya  lo  veis,  queridos  hermanos  y  hermanas,  no  hay  que  detenerse  a  medio  camino, hay que ir más allá del límite del placer, salir del estancamiento propio  de los niveles inferiores; es preciso remontarse y atravesar las nubes hasta llegar  a contemplar la luz y el sol. No hay que permanecer por debajo de las nubes, y es  por ello que nunca debéis olvidar de dirigir todas vuestras acciones hacia un fin  luminoso. Cualquier cosa que hagáis, bien sea que vayáis a comer, a pasearos, o  a brindar vuestro amor a alguien, debe tener como objetivo la luz. Vuestra meta  no  tiene  porqué  limitarse  únicamente  al  placer.  La  humanidad  desvaría  precisamente por esta obsesión que todos tienen por el placer. Podréis decirme:  "Pero si no hay placer alguno al hacer las cosas, todo va a perder su sentido!" Sí,  todo  va  junto:  desde  que  existen  la  luz  y  el  calor,  es  decir,  la  inteligencia  y  el  amor, existe también el placer como una consecuencia lógica. Pero lo que debe  cambiar es la calidad del placer, su naturaleza, su intensidad. Así que meditad,  reflexionad y nunca olvidéis que vosotros debéis ir hacia la luz. Cuando vuestro  amor  no  os  lleve  en  esta  dirección,  será  un  signo  de  que  no  vale  la  pena  continuar.  "Si,  pensareis,  puede  que  sea  así  una  y  diez  veces,  pero  quizás  la  undécima..." Pero no, os vais a romper el alma y al final nada vais a obtener.         Si me escucháis y ponéis en práctica  mis palabras, veréis  cómo cambia toda  vuestra vida y llega a ser algo extraordinario. Es algo que podéis percibir desde  ahora:  muchos  de  vosotros  me  lo  han  dicho.  Y  si  os  mostrara  las  cartas  que  recibo!  Hay  algunas  de  una  poesía,  de  una  profundidad,  de  tal  belleza  e  inteligencia que me siento tentado a leerlas ante todos vosotros, para que sepáis  lo que pasa en el corazón y en el alma de estos hermanos y hermanas que me  escriben. Pero de momento prefiero no hacerlo, para que no penséis que se trata  de  vanidad  por  mi  parte.  No  obstante,  algún  día  podréis  leer  todo  esto  y  ya 
  280

veréis,  es  algo  maravilloso.  Es  imposible  escribir  de  esta  forma  a  menos  que  la  nueva vida ya haya florecido en estas personas, como un narciso‐de‐las‐nieves.         Pensad por un momento en esta flor: Qué energía, qué fuerza tiene que tener  para ordenar a la tierra y la nieve:  “! Apartaos, que voy a salir!". Y no obstante, ella es tan frágil, con unos pétalos  tan tiernos y delicados que podrían romperse con un simple roce!... Pero el hecho  es  que  la  tierra  y  la  nieve  le  obedecen,  le  permiten  pasar  para  que  brote  y  florezca, parece algo increíble! ¿Qué fuerza puede ser ésta que obliga a la tierra  a  entreabrirse?  El  narciso‐de‐las‐nieves  cuenta  con  un  pequeño  vástago  muy  potente,  y  es  aquí  donde  reside  su  fuerza,  es  la  fuerza  del  amor  la  que  triunfa  siempre! Ahora bien, ¿Acaso no sois vosotros más fuertes y poderosos que esta  pequeña flor?  Por supuesto que sí, pero ocurre que no sabéis cómo usar vuestra  fuerza.  Tenéis  que  encarar  las  situaciones,  las  circunstancias,  las  dificultades  y  limitaciones  diciéndoles:  "Apartaos,  dejadme  pasar,  quiero  salir,  quiero  brotar,  quiero  admirar  al  Creador,  quiero  rezar,  así  que  apartaos!"  Y  si  persistís  en  vuestra actitud, si sois tan obstinados como este narciso, al final lograreis salir,  os remontareis, podréis contemplar y dominar todo aquello.         Ya  sé  que  os  veis  obligados  a  vivir  en  condiciones  difíciles.  Pero  cuando  os  sintáis  sobrecargados,  faltos  de  energía,  ensombrecidos  y  prácticamente  hundidos en la tierra, en este mundo que no es precisamente propicio a vuestra  condición, no olvidéis que el hecho de venir aquí, al seno de la Fraternidad, para  volver  a  tomar  contacto  con  aquella  vida  superior  para  la  cual  estamos  trabajando,  podréis  restaurar  de  nuevo  el  vínculo,  volver  a  encontrar  vuestro  vigor,  vuestra  resistencia,  de  modo  que  estaréis  en  condiciones  de  volver  al  mundo para hacer frente a todas las dificultades.  Sólo aquellos que  mantienen  su  conciencia  despierta  y  permanecen  constantemente  unidos,  ligados  a  los  seres superiores que van por delante de nosotros en el camino de la evolución,  serán  capaces  de  engancharse  al  avance  de  estos,  renovando  sus  energías  y  recibiendo su ayuda. Pero si cortáis los vínculos con el mundo divino, aunque al  comienzo digáis "Oh, qué bien me siento ahora que soy libre!", puesto que aún  contáis  con  algunas  reservas,  las  iréis  gastando...  y  cuando  las  hayáis  agotado  del  todo,  no  sabréis  cómo  remplazarlas,  ya  que  se  trata  de  partículas  etéricas 
  281

que provienen de una vida superior. Entonces es cuando verdaderamente vais a  decaer. No hay que contar demasiado con los propios recursos, sino a condición  de permanecer vinculado constantemente con aquella Fuente inextinguible.        Cuando estamos juntos, la vida nos parece bella porque unidos somos capaces  de hacer una labor fantástica. Ya sabéis que los ingenieros construyen baterías  eléctricas muy potentes, que permiten luego abastecer todo tipo de servicios en  muy  diversos  terrenos.  Pues  bien,  debéis  saber  que  nosotros  también,  al  estar  juntos  constituimos  una  gran  batería,  capaz  de  producir  acontecimientos  en  toda  la  tierra.  Las  ideas  de  los  seres  humanos  son  las  verdaderas  baterías;  es  preciso  unirlas,  conectarlas,  ponerlas  a  funcionar...  todo  esto  llegará,  pero  de  momento  hay  que  fortalecer  las  baterías  que  ya  existen,  con  el  objeto  de  que  resistan una corriente que es cada día más poderosa. Esto es algo de lo cual me  vengo ocupando, e incluso hago ciertos experimentos de vez en cuando sin que  lo sepáis: intento hacer desde aquí algunas conexiones con las instalaciones de  lo  alto.  Por  ahora,  vosotros  venís  aquí,  cantáis,  meditáis,  sin  percibiros  de  los  resultados  que  ha  producido  esta  labor.  Mirad  sin  embargo  los  cambios  que  están  ocurriendo  en  el  mundo  entero:  Una  nueva  luz,  nuevas  ideas  se  están  expandiendo y nadie sabe de donde salen.        La Fraternidad es una gran fuerza, cuyas realizaciones podréis apreciar cuando  hagáis este trabajo de forma conciente. Es para este cometido que estáis siendo  preparados. Los físicos pueden seguir construyendo toda clase de baterías, pero  ellos ignoran que la más potente de todas ellas es el cerebro humano que, una  vez  conectada  y  orientada  en  una  dirección  determinada,  puede  generar  una  energía prodigiosa. Esta es la gran tarea que os aguarda, queridos hermanos y  hermanas,  pues  no  se  trata  sólo  de  venir  aquí  a  cantar  un  poco,  bailar  y  compartir. Aquí hay una formidable batería, constituida por  potentes cerebros.  Así  que  no  debéis  malgastar  vuestras  energías,  sino  conservarlas  como  algo  precioso  para  poder  desarrollar  una  actividad  única,  colosal.  Pocas  veces  se  presenta en la historia una ocasión como esta.                                                         Sèvres, abril 13 de 1968 
  282

 

DE YESOD A KETHER: LA SUBLIMACION DE LA ENERGIA SEXUAL
Sèvres a 2 de Febrero de 1969 

 

Conferencia  improvisada                                                                                                                             En el Árbol Sefirótico la pureza está representada por Yesod, la esfera de  los Ángeles, de los Querubines que trabajan todo lo relativo a la vida. Por esto, al  representar  esta  región  en  el  cuerpo  del  hombre  cósmico,  el  Adán  Kadmón,  Yesod,  la  pureza,  corresponde  a  los  órganos  genitales:  es  aquí  donde  va  a  generarse la vida. Ahora bien, es obvio que en los humanos, al menos por ahora,  la pureza  y los órganos sexuales no van  tan ligados, pero llegará el día en que  tendrán  que  ir  juntos  para  que  la  vida  pueda  ser  santificada.  La  Santidad  está  vinculada  a  una  buena  comprensión  de  las  cuestiones  sexuales.  Cuando  el  ser  humano llegue a controlar todas sus energías sexuales, en aquel momento podrá  ser  santo,  antes  no  le  es  posible.  No  es  pues  necesario  ir  a  buscar  la  santidad  fuera de uno mismo.                                                                            En  el  otro  extremo  del  Pilar  central  del  Árbol  sefirótico,  está  situada  la  esfera de Kether, regida por el Orden de los Serafines. Son estas criaturas de tal  pureza,  de  tal  santidad,  que  pueden  glorificar  directamente  al  Señor.  Día  y  noche,  nos  dice  el  Apocalipsis,  el  Señor  es  glorificado  por  boca  de  los  Serafines  que no cesan de repetir:  "Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el  que era, el que es y el que vendrá." La Santidad, que está situada siempre en lo  alto,  depende  en  realidad  de  lo  bajo.  Kether,  la  Corona,  representa  el  florecimiento, la sublimación de la energía sexual, de ésta fuerza que el Iniciado,  ha  logrado  sublimar  gracias  a  la  pureza.  He  aquí  la  santidad  que  va  a  manifestarse  en  lo  alto,  con  una  luz  dorada  por  encima  de  su  cabeza.  La 
  283

santidad no se queda abajo, tiende siempre a subir y por ello se la sitúa siempre  arriba, pero ella viene de abajo.      Las esferas de los Sefirot representan los órganos cósmicos, de modo que  Yesod  corresponde  al  órgano  sexual  en  el  universo.  Por  esto,  cuando  todo  funciona  armoniosamente  en  ese  Árbol  Sefirótico  reducido  a  la  escala  del  hombre, cuando él se ha purificado abajo, en la pureza de Yesod, la fuerza sexual  que  afluye  hasta  su  cabeza,  hasta  Kether,  se  trasforma  en  un  aura  luminosa.  Kether  no  es  la  cabeza,  es  la  Corona  que  está  sobre  ella,  el  aura  dorada,  este  resplandor de santidad que vemos representado en los templos sobre la cabeza  de los profetas, los santos y los apóstoles.                                                                           

  Los  verdaderos  Iniciados  son  aquellos  que  han  logrado  realizar  en    ellos  mismos  la  pureza  de  Yesod.  Ellos  poseen  los  mismos  órganos  que  los  demás  seres  humanos  y  van  a  producir  quizá  la  misma  materia,  pero  en  ellos  esta  materia ha sido sublimada, ascendiendo para alimentar sus centros espirituales  superiores y proyectándose por encima de ellos como una radiación luminosa.                                

                                   Sèvres, Febrero 2 de 1969                                                                                                                                                                                
  284

LAS VESTALES LA NUEVA EVA I
Sèvres 1º de Enero de 1970   

       Conferencia  improvisada           Si  los  religiosos,  los  místicos  y  los  puritanos  sólo  piensan  en  obstaculizar  el  fluir  de  sus  propias  fuentes,  con  lo  cual  sólo  van  a  tornarse  improductivos,  eunucos,  estériles,  este  es  su  problema;  en  cambio,  los  verdaderos  Iniciados  poseen una filosofía muy distinta, pues... ¿Qué puede esperarse de un eunuco?  Por  el  contrario,  los  Iniciados  hacen  lo  posible  por  prolongar  la  vida  de  estas  fuentes, porque nunca lleguen a agotarse, sabiendo que esto les permitirá seguir  siendo creativos, seguir trabajando con su mente sobre el mundo invisible, seguir  sosteniendo y propagando la luz y la vida.         Por eso, considero indispensable explicar a los humanos la forma de conservar  esta  vitalidad,  esta  fuente  divina  que  constituye  el  más  precioso  don,  y  que  algunos  intentan  suprimir  imaginando  que  esto  les  va  a  permitir  ser  puros  y  santos... Incluso yo mismo así lo creía cuando era muy joven, pero al ir pasando  el  tiempo  me  he  percatado  cada  vez  más  claramente  de  la  verdad:  Es  precisamente esta fuerza sexual la que permite a los seres humanos acceder a la  santidad.  Sin  la  vida,  sin  el  amor,  sin  esta  energía  que  nos  impulsa,  no  puede  haber pureza. Muchos piensan que son castos y puros simplemente porque han  rechazado  el  contacto  con  la  mujer;  lo  que  en  realidad  han  hecho  con  esto  es  convertirse en fuentes secas, y ya se sabe que alrededor de una fuente seca sólo 
  285

puede  haber  moho  y  fermentos.  Es  el  agua  que  corre  la  que  rechaza  las  impurezas,  no  el  agua  estancada.  Así,  yo  creo  que  esta  agua  es  capaz  de  vivificar, inspirar, purificar y hasta resucitar, siempre y cuando que esté dirigida,  orientada  hacia  un  ideal  elevado,  pues  de  lo  contrario  sólo  producirá  inundaciones  y  desastres.  Es  preciso  instruir  a  la  juventud,  y  también  a  los  adultos, dentro de esta nueva filosofía que ciertamente ha sido adoptada desde  siempre  por  aquellos  seres  privilegiados  que  han  logrado  comprender  lo  más  esencial respecto a la pureza, la santidad y el amor verdaderos. Llegará el día en  que  esta  luz  vendrá  para  irradiar  a  toda  la  humanidad;  para  entonces,  cuando  los hombres y mujeres se amen, no habrá ya decepciones, estarán colmados por  la felicidad, y la vida que llevarán juntos será extraordinariamente armoniosa y  poética.              Hoy, queridos hermanos y hermanas, me gustaría que nos detuviésemos un  poco  sobre  el  tema  de  las  Vestales.  Ya  os  he  hablado  en  otras  ocasiones  del  trabajo  que  ellas  hacían,  y  de  cómo  en  apariencia  se  trataba  de  una  labor  insensata  e  ilógica  pues,  ¿Qué  necesidad  había  de  tantas  jóvenes  con  el  único  objetivo de mantener encendido el fuego sagrado día y noche?... En realidad, de  trataba de algo simbólico. No  era precisamente un fuego físico, sino otra clase  de  fuego...  el  sagrado  fuego  de  los  Iniciados.  Las  Vestales  eran  escogidas  e  instruidas  en  las  normas  de  la  verdadera  pureza,  ya  que  existen  ciertas  partículas,  ciertas  emanaciones  que  sólo  pueden  darse  en  una  mujer  casta  y  pura,  como  un  perfume  que  nace  de  todo  su  ser  y  que  los  Iniciados  podían  captar.  Los  Iniciados  necesitan  de  estas  emanaciones  femeninas,  del  mismo  modo que necesitan algunos sonidos, colores o aromas estimulantes. Dios creó  el Cielo y la tierra y si creó la tierra es porque ella es necesaria, sólo que hay que  utilizarla en dosis homeopáticas. Aquellos que dicen ser espiritualistas, místicos,  idealistas, etc. y que han optado por rechazar todo lo que concierne a la tierra,  están equivocados. La tierra es un ser viviente, actuante, con el cual es  posible  ponerse en contacto, hablar con ella y curarse. Los Iniciados saben que la mujer  puede emanar algunas partículas muy valiosas y han aprendido a utilizarlas para  reforzar su labor.   

 

286

     Vosotros  diréis:  "Pero,  ¿Acaso  los  Iniciados  y  los  santos  son  sensibles  a  los  encantos  femeninos?"  Y  bien,    ¿Porqué  no?    ¿Qué  sabéis  vosotros  de  los  Iniciados?  Hay  quienes  se  imaginan  que  no  tienen  estómago,  ni  sexo,  ni  nada,  que no comen ni duermen... Pero estas son sólo tonterías: Los Iniciados son como  todos los demás hombres, poseen estómago y sexo y sienten las mismas cosas.  Estaréis  pensando:  "Los  Iniciados  deben  estar  furiosos  al  oír  hablar  de  ellos  de  este  modo!"  Pero  no  es  así,  al  contrario,  los  verdaderos  Iniciados  no  necesitan  hacer comedias, son otros los que han inventado aquellos cuentos para engañar  a los ingenuos! Los Iniciados son como todo el mundo, comen, duermen, sienten  fatigas y son sensibles a los encantos de ciertas  mujeres. Pero la diferencia está  en  que  ellos  no  sucumben  a  estos  encantos,  puesto  que  buscan  sólo  lo  que  es  constructivo, lo que es divino y eterno.         Los Iniciados han comprendido que la mujer es todo un laboratorio, una flor  que segrega ciertos efluvios que pueden impregnar la atmósfera, de modo que si  algunas  mujeres  ‐como  en  el  caso  de  las  Vestales‐  aprenden  a  emanar  estas  esencias  puras,  ellas  van  a  convertirse  en  canales  a  través  de  los  que  se  manifestará  la  Madre  Divina.  Así,  al  aspirar  tales  efluvios,  los  Iniciados  van  a  estimular  y  a  extraer  las  potencias  latentes  dentro  de  ellos  para  hacer  el  bien.  Por supuesto, aquellos que no saben nada acerca de esta ciencia, se limitarían a  excitarse y esto no conlleva nada bueno. Los Iniciados no desprecian a la mujer,  por el contrario, ellos tratan de educarla para que llegue a ser verdaderamente  un canal de inspiración.         Hubo mujeres  en  el  pasado  ‐y  algunas  de  ellas  aparecen  en  los  anales  de  la  historia‐,  que  emanaban  perfumes  de  flores:  rosa,  violeta,  jazmín...  y  puedo  contaros  que  hace  unos  años  estando  en  Lyon,  durante  una  excursión  con  un  grupo de hermanos y hermanas había entre ellas una jovencita que exhalaba un  perfume idéntico al de una flor que sólo crece en las cimas de las montañas, no  recuerdo  ahora  su  nombre;  sólo  sé  que  era  un  aroma  delicioso,  tan  puro,  tan  fragante! Al principio creí que se trataba de una ilusión, le pregunté si ella solía  perfumarse... pero no, y estoy seguro de que ella decía la verdad. Este caso era  todo un enigma para mí pues ¿Cómo podía esta muchacha exhalar tal perfume?   Es  cierto  que  era  una  persona  muy  pura,  pero  ello  no  bastaba  para  explicar  el 
  287

fenómeno.  Antes  había  encontrado  muchas  jóvenes  semejantes  a  ella  y  nunca  había ocurrido algo así, de modo que en ella tenía que haber algo excepcional.  Yo  pensaba:  "Ah,  Señor,  si  todas  las  jóvenes  de  la  tierra  pudieran  emanar  un  perfume  parecido,  el  mundo  sería  otra  cosa!"    Y  si  existe  una  mujer  sobre  la  tierra capaz de hacer esto, quiere decir que otras también podrían hacerlo; sí, lo  que hay que trasformar es toda una forma de vivir.         De  hecho,  ¿habéis  pensado  alguna  vez  porqué  la  mayoría  de  las  mujeres  se  perfuman?  Es una costumbre que se remonta a un pasado muy lejano, cuando  el Señor había confiado a Eva, en el Paraíso, el cuidado de la vegetación. Eva fue  en realidad la primera especialista en botánica, ya que se ocupaba de los árboles  y  las  flores,  mientras  que  Adán  por  su  parte  fue  el  primer  zoólogo,  al  estar  al  cuidado  de  los  animales.  Ahora  bien,  parece  que  Eva  había  llegado  a  identificarse tanto con las flores que emanaba sus mismos perfumes, hasta que  llegó  a  ser  como  una  flor.  Pero,  junto  con  el  pecado  original  que  provocó  la  expulsión  de  Adán  y  Eva  del  Paraíso,  Eva  perdió  esta  facultad  de  exhalar  tales  aromas y, como estaba habituada a hacerlo empezó a buscarlos en su entorno,  en las diversas plantas que la rodeaban. Antes de esto, los perfumes emanaban  de ella misma, porque poseía ciertas virtudes y cualidades que se manifiestan en  el  plano  físico  bajo  la  forma  de  diversos  aromas.  Cada  aroma  representa  una  virtud de  lo alto que se  trasforma en un perfume  en lo bajo, lo mismo que un  vicio en lo alto va a trasformarse en un olor nauseabundo en lo bajo.         Al  perfumarse,  las  mujeres  buscan  de  alguna  forma  recuperar  aquel  aroma  natural  que  han  perdido,  pero  este  no  es  el  mejor  método.  Está  bien  que  se  perfumen,    que  se maquillen  y  acudan a  los  institutos  de  belleza,  pero  si  se  les  pudiera  enseñar  a  desarrollar  ciertas  cualidades  y  ciertas  virtudes,  ellas  recobrarían  su  belleza  y  su  perfume  naturales.  Por  eso  más  vale,  queridas  hermanas, que dejéis a un lado los institutos de belleza, puesto que aquí teneis  ya uno de ellos donde no hace falta que os gastéis sumas astronómicas por unos  arreglos que no duran más de veinticuatro horas y que además van a marchitar  vuestra  piel..  Si,  esto  es  así,  pero  es  preciso  que  confiéis  en  mí  y  que  invoquéis  estas cualidades, estas virtudes y estas fuerzas para que vengan y echen raíces  dentro de vosotras. Este es el verdadero centro de belleza, ¿Porqué buscar otro? 
  288

       La mujer es una maravilla, y no hay nada en el mundo que me pueda hacer  cambiar de opinión al respecto. El día en que no tenga esta buena opinión de la  mujer, estaré acabado. Vosotros diréis: "Pero seríais más perfecto!"  Y no es así,  por el contrario, sería más tosco, puesto que ahora me purifica el pensar en la  mujer  como  una  criatura  de  Dios,  que  tiene  en  sí  todas  las  posibilidades  de  hacernos llegar la inspiración divina.  Esta es la manera como puedo evolucionar  y avanzar. En cuanto a los demás, que sigan durmiendo si es lo que quieren!  Los  espiritualistas  que  desprecian  a  la  mujer  se  quedan  sin  la  materia  prima  para  realizar  cualquier  cosa  que  ellos  intenten.  Es  la  mujer  la  que  nos  aporta  esta  materia, pero es preciso buscarla en los niveles más sutiles de su ser. Ya sé que  estos  planos  sutiles  no  agradan  a  todos  los  hombres,  y  que  la  mayoría  no  quieren saber nada de ellas que no sea algo sustancial, pues esto es lo que les  parece más placentero. Está bien, no pienso contradecirles, pero sin duda sería  preferible que ellos intentaran trabajar un poco en estos aspectos más sutiles.       Es la mujer quien va a trasformar el mundo entero. Si esto no ha ocurrido aún  es porque ella no ha llegado a tomar conciencia de su misión; está muy ocupada  todavía  con  sus  joyas,  sus  cosméticos  y  otras  cosas  banales,  en  vez  de  preocuparse  por  mejorar  la  humanidad.  Pero  lo  que  el  mundo  necesita  son  mujeres dispuestas a usar su poder sobre los hombres, no ya para seducirlos sino  para dignificarlos. Por ejemplo sería el caso de una chica que se negara a dar un  beso  a  un  muchacho  mientras  este  fume,  o  mientras  se  muestre  vulgar  e  irrespetuoso. ¿Qué no hará entonces este pobre infeliz para obtener aquel beso?   Pero por desgracia hoy por hoy las mujeres se muestran tan fáciles, que incluso  se insinúan ellas mismas, con lo cual los hombres siguen estando iguales, no se  preocupan por mejorar. Es necesario que las mujeres se unan, como en la obra  de  Aristófanes  "Lisís‐trata",  en  la  cual  ellas  se  ponen  de  acuerdo  para  no  complacer a sus maridos mientras estos sigan haciendo la guerra. Por supuesto,  se trata de una comedia, pero detrás de esto hay una idea muy importante. Las  mujeres tienen mucho poder sobre los hombres, sólo que no quieren usarlo para  el  bien,  puesto  que  esto  les  llevaría  a  privarse  de  pequeñas  cosas;  por  eso  se  muestran débiles y se rinden, puesto que tienen necesidad de sus señores, de sus  guerreros...  Ya  sé  que  mis  palabras  tienen  pocas  probabilidades  de  éxito,  pero  confío en que al menos algunas mujeres empiecen a reflexionar y a comprender 

 

289

que ellas deben colocar este alto ideal por encima de todo, en su mente y en su  corazón.         Se  dice  que  Eva  fue  la  culpable  de  que  los  humanos  fueran  expulsados  del  Paraíso.  Ahora, deberá surgir una nueva Eva con la misión de reparar esta falta  y recuperar el Paraíso perdido. Esta nueva Eva se ajusta totalmente a la nueva  idea de la mujer propugnada por la Fraternidad Blanca Universal. Pero cuando  hablo  de  la  "Nueva  Eva"  no  estoy  aludiendo  en  ningún  aspecto  al  cabaret  parisino  que  ostenta  este  mismo  nombre!    Me  refiero  aquí  a  una  nueva  categoría  de  mujeres  que  han  decidido  consagrar  su  vida  para  contribuir  al  servicio de una idea divina.       La  Ciencia  iniciática  nos  revela  que  el  hombre  está  vinculado  al  espíritu,  mientras  que  la  mujer  está  unida  a  la  materia.  Pero  esto  no  significa  que  el  hombre  sea  únicamente  espíritu  o  la  mujer    solamente  materia,  desde  luego;  ambos  constan  de  materia  y  espíritu,  pero  simbólicamente,  la  mujer  se  inclina  más del lado material y el hombre del lado espiritual. Prueba de ello es que, para  concebir un hijo, el hombre va a aportar al espíritu, el germen, la vida, mientras  que  la  mujer  aporta  la  materia.  La  mujer  no  crea,  sino  que  da  forma,  en  contraste con el hombre que no da forma, pero crea. Por esto vuelvo a deciros  que  aquellos  espiritualistas  que  han  rechazado  y  menospreciado  a  la  mujer,  como si sólo existiera el hombre sobre la tierra, están en el error.      "No  obstante,  dirán  algunos,  la  mujer  suele  ser  ten  falsa,  tan  curiosa,  tan  frívola,  tan  coqueta,  tan  pérfida,  que  no  se  puede  tener  confianza  en  ella!"  A  estos yo les preguntaría: ¿Cómo es que si la mujer tiene tales defectos, la Madre  Divina continué dándole tanta belleza, tanto encanto y poder seductor?"  Sí, si os  dirigis a la Madre Divina Ella os dirá que todos estos defectos son superficiales y  están encaminados a dar ciertas lecciones al hombre, pero que un día la mujer  cambiará.  Cuando  el  hombre  cambie,  la  mujer  cambiará.  En  realidad,  todos  estos defectos de la mujer no son otra cosa que mecanismos de defensa, sin los  cuales  estaría  perdida.  Es  pues  la  propia  Madre  Divina  quien  ha  ideado  estos  recursos  para  que  tantas  Mujeres  puedan  seguir  en  su  sitio.  Ella  misma  les  ha  insinuado:  “Vamos,  tenéis  que  mentir  un  poco,  ser  algo  coquetas,  engañar  un  poco..."    Y  gracias  a  estos  trucos  la  mujer  ha  logrado  subsistir.  Para  la  Madre  Divina, tales defectos no representan nada, al lado de todo lo que hace la mujer, 
  290

de sus sacrificios por los niños... estas cosas son pequeñeces y Ella no las tiene en  cuenta. Sí, es verdad, todos estos defectos femeninos constituyen sus armas;  si  no  los  tuviera,  la  mujer  estaría  derrotada,  no  podría  tener  nada  ya  que  el  hombre  tiende  a  tomarlo  todo  para  él,  incluso  la  palabra;  él  permanecería  sentado  a  la  mesa  y  ella,  de  pie,  se  vería  obligada  a  servirle  en  silencio;  día  y  noche  tendría  que  estar  pensando  en  cómo  subsistir,  no  sólo  ella  sino  también  sus  hijos,  en  vista  de  que  el  hombre,  dedicado  por  completo  a  la  caza  y  a  la  guerra, no podía ocuparse de los niños. Es gracias a la madre que la humanidad  existe  aún  y,  frente  a  esto,  su  curiosidad,  su  coquetería  o  sus  caprichos  son  pequeñas cosas!         Con  todo,  hay  quienes  se  creen  más  sabios  que  el  Señor  y  piensan  que  El  cometió un error al crear a la mujer, ellos no lo hubieran hecho, ya que son más  inteligentes. Pero todos estos místicos y pensadores que han excluido a la mujer  de sus sistemas filosóficos, nunca han podido llevar sus ideas a la práctica en el  plano físico, pues carecían del instrumento adecuado para ello y por sí solos no  eran  capaces.  Son  las  mujeres  quienes  tienen  las  claves  de  la  materia  y  no  los  hombres, de modo que sólo con su concurso será posible realizar en la tierra el  Reino  de  Dios  y  su  Justicia.  Es  preciso  que  un  gran  Iniciado  aporte  la  idea,  el  germen espiritual, y que todas las mujeres protejan esta semilla, este futuro hijo,  mediante  sutiles  emanaciones  de  sus  quintaesencias.  Pero  de  momento,  las  mujeres  no  están  siendo  útiles  a  este  plan,  puesto  que  en  vez  de  reunirse  para  realizar esta idea, sólo piensan en seducir a los hombres para su propio placer,  para  construir  su  pequeña  felicidad,  compitiendo  con  las  otras  mujeres  y  peleándose  entre  ellas  por  poseer  a  tal  o  cual  hombre.  Mientras  las  mujeres  sigan  así,  desunidas,  desconcertadas,  pensando  únicamente  en  su  placer  en  lugar  de  colaborar  entre  todas  para  realizar  esta  idea  del  Reino  de  Dios  en  la  tierra, es imposible que esta se lleve a cabo.         No  obstante,  las  mujeres  no  siempre  son  culpables.  Hasta  hoy  se  han  concentrado en sus deberes familiares y maternales, pero llegará el día en que  todas las mujeres de la tierra tomarán conciencia de su fuerza y de lo que ellas  son capaces de hacer. Ya veréis lo que va a pasar entonces. Los hombres pueden  generar ideas, pero si las mujeres no están allí para darles un cuerpo,  sus ideas 
  291

no  pueden  materializarse.  Observad  la  historia:  Es  siempre  la  mujer  la  que  ha  realizado;  el  hombre  aporta  la  idea,  pero  por  más  extraordinaria  que  esta  sea  necesita el apoyo de la mujer para ser llevada a la práctica, no podría realizarse;  de  no  ser  así,  la  idea  permanece  en  lo  alto,  en  el  mundo  que  le  corresponde.  Unicamente la mujer tiene el poder de hacerla visible, tangible.       De  hecho,  y  todos  lo  sabéis  muy  bien,  aunque  una  mujer  no  haya  ido  a  la  escuela y tampoco haya recibido instrucción alguna en cuanto a lo maternal, es  capaz  de  tener  un  hijo  con  todos  sus  órganos  perfectamente  formados,  con  su  nariz, sus ojos, su boca, sus orejas... todo en el sitio que le corresponde!  Aunque  ella sea totalmente ignorante en el terreno de la física, la química o la política o  la  economía,  todo  estará  de  acuerdo  a  las  exigencias  de  estas  materias:  los  brazos, las piernas, los pequeños dientes que van saliendo... Todo ello nos lleva a  comprender  lo  que  es  una  mujer!  ¿De  donde  ha  sacado  toda  esta  inteligencia  capaz de combinar y dosificar tan bien los elementos químicos? Puede que ella  no  sepa  hacer  una  simple  operación  aritmética,  pero  en  cambio  va  a  obtener  resultados que ningún matemático podría lograr!...                                                           Sèvres, Enero 1 de 1970       

 

292

LAS VESTALES LA NUEVA EVA II
Sèvres el 1º de Enero de 1970  POR LA TARDE 

       Conferencia  improvisada         Añadiré algo más aún a lo que os he dicho esta mañana, pues sé que estaréis  pensando:  "Pero,  ¿A  quien  se  le  ocurre  hablar  de  Vestales  en  pleno  siglo  XX?   Esto  es  algo  que  no  puede  existir  hoy  por  hoy!"  Pero  sí,  las  Vestales  pueden  existir  en  pleno  siglo  XX,  aunque  por  supuesto,  ya  no  se  trata  de  mantener  encendido el fuego sagrado, de modo que ellas no tienen que seguir las mismas  normas  que  en  el  pasado,  pero  en  su  mente  deberán  tener  el  ideal  de  llegar  a  irradiar todo aquello que es más elevado y celeste.         Por mi parte, dejo que las mujeres sean libres de hacer lo que ellas quieran, yo  no  obligo  a  nadie,  no  fuerzo  a  nadie;  me  limito  a  presentar  las  cosas  tal  como  eran  en  la  antigüedad  y  tal  como  podrían  ser  hoy  en  día,  a  sabiendas  de  que  serán  muy  pocos  quienes  verdaderamente  acepten  consagrarse  a  la  luz,  a  la  pureza,  a  la  libertad.  Incluso  si  las  hermanas  de  la  Fraternidad  deciden  vivir  como  todo  el  mundo,  ellas  son  libres  de  hacerlo,  nadie  se  lo  impedirá;  pero  en  ese caso, ellas sufrirán a la par que todo el mundo, seguirán teniendo disgustos y  decepciones igual que todo el mundo...         Es cierto que, muy a menudo en el pasado, las mujeres que no se casaban por  haber  decidido  permanecer  vírgenes  y  castas,  solían  volverse  agrias,  crueles, 
  293

hurañas. Pero esto sucedía porque no se había entendido bien esta cuestión de  la  castidad.  La  verdadera  castidad  no  debe  convertir  a  la  mujer  en  un  ser  desgraciado, marchito e improductivo. Sin necesidad de casarse y sin mantener  relaciones  físicas  con  los  hombres,  una  mujer  puede  llegar  a  ser  extraordinariamente viva, bella y expresiva; todo depende de cómo ella enfoque  las  cosas.  Si  ella  se  limita  a  suprimir  y  apagar  en  sí  misma  la  fuerza  viva  del  amor,  por  supuesto  que  se  va  a  destruir.  Si  alguien  suprime  lo  más  divino  que  posee,  pensando  que  con  ello  va  a  ser  más  santo,  más  puro,  lo  único  que  va  a  lograr  es  pudrirse  por  dentro.  Es  el  amor  quien  limpia  y  purifica,  como  un  torrente que fluye y arrastra consigo todas las impurezas. Toda la cuestión reside  ahí: La gente no sabe amar, por eso reprime su amor y al hacerlo sólo consigue  marchitarse, inhibirse; si algún beneficio puede salir de esto, va a ser sólo para  los psicoanalistas.         Incluso en la religión, este es un tema que siempre ha estado mal explicado:  Se predica la castidad y la continencia, y las pobres mujeres que lo acatan de una  manera  ciega  y  cándida,  encuentran  que  su  vida  se  convierte  en  un  verdadero  infierno. Aquellos que aconsejan a los demás en este ámbito del amor tendrían  que  ser  psicólogos,  puesto  que  tienen  una  enorme  responsabilidad.  Vosotros  diréis: "Pero vos también os lanzáis a esta empresa tan peligrosa sin explicarnos  nada!"  Pero lo que es preciso explicar, ya os lo explico. Si sois verdaderamente  sinceros  y  honestos,  si  buscáis  la  perfección,  comprenderéis  con  toda  claridad  cómo  hay  que  amar.  De  lo  contrario,  es  cierto  que  vais  a  estar  en  un  continuo  desequilibrio, y seré yo el que señalareis como responsable de ello. Por ahora, no  puedo daros consejos más detallados para deciros la forma como hay que hacer  esto o aquello, no tengo esta intención.         Me limito a deciros lo que considero más importante y fundamental, de modo  que si no lo estudiáis bien, si no meditáis acerca de mis consejos, no llegareis a  comprenderlos jamás, aunque os los explicara con todo detalle.         Así, cuando hablo de las Vestales, no quiero decir que las mujeres del siglo XX  tengan que vivir encerradas en los templos con el objeto de alimentar el fuego;  
  294

Más  bien  las  estoy  invitando  a  meditar,  a  reflexionar,  a  ponerse  cada  día  en  manos  del  Cielo  para  pedir  ser  convertidas  en  receptáculos,  en  canales  conductores  de  la  pureza  y  la  belleza  divina,  a  fin  de  poder  ayudar  a  los  humanos. Y como nada de lo que se ha pensado, se ha deseado o se ha soñado  permanece  perdido  para  siempre  en  la  oscuridad,  todos  estos  pensamientos  y  sentimientos  surgirán  a  través  de  su  mirada,  sus  gestos,  su  piel,  de  forma  que  cuando ellas vean a otros seres venir a inspirarse y a nutrirse cerca de ellas, van  a  sentirse  felices  al  comprobar  que  al  final  el  amor  verdadero  penetra  en  el  corazón de todos.         Evidentemente, muchas mujeres pensarán que ocuparse en esto de servir de  inspiración  a  toda  la  humanidad  es  perder  el  tiempo,  de  modo  que  preferirán  acaparar  a  un  hombre  que  va  a  atormentarlas  y  a  sacudirlas  de  tal  modo  que  perderán  todo  su  encanto  y  belleza.  Pero  aquellas  que  decidan  consagrarse  durante algún tiempo, unos años, a convertirse en divinidades, ya podrán ver los  resultados!  Sus  miradas,  sus  gestos,  sus  palabras,  van  a  irradiar  algo  que  maravillará a todo el mundo. Pero eso sí, tienen que practicarlo cada día; todos  los  días  deberán  consagrar  algunos  minutos  para  atraer  y  captar  la  belleza  verdadera.         En  cuanto  a  los  hombres,  ellos  no  buscan  del  mismo  modo  el  encanto  o  la  belleza para sí mismos, sino que van en pos del poder y la fuerza; son las mujeres  quienes  más  aspiran  a  ser  bellas,  y  esto  se  les  reprocha  a  veces,  cuando  en  realidad no tiene nada de malo. Por el contrario, si ellas no se preocuparan por  este aspecto, las generaciones venideras serían de una fealdad espantosa. Es la  madre quien debe trasmitir la belleza a sus hijos, ella es quien les da forma y a  ella  le  corresponde  captarla  para  ellos.  Por  eso  debe  desearla  también  para  sí  misma. Pero a menudo la Iglesia ha condenado este deseo de las mujeres de ser  bellas,  sin  comprender  que  esto  forma  parte  de  la  tarea  de  la  mujer  y  de  la  madre: traer la belleza a la humanidad. Los hombres no piensan en esto y si las  mujeres se olvidaran de hacerlo!... Así pues, no hay que criticarlas por este deseo  de  ser  bellas,  sólo  hay  que  explicarles  la  forma  de  buscar  la  verdadera  belleza,  para  que  si  un  día  llegan  a  casarse  y  a  tener  hijos,  estos  puedan  ser  verdaderamente divinos.  
  295

                                                       Sèvres, Enero 1 de 1970     
Leer  la  conferencia  sobre  la  Galvanoplástica  Espiritual    y  la  del  Trabajo  de  la  madre  durante  la  gestación – OM‐2 

                                   
  296

EL AMOR ESTA EXPANDIDO POR DOQUIER EN TODO EL UNIVERSO
Sèvres a 11 de Enero de 1970   

   Conferencia  improvisada                                                                                                                          Lo que se busca siempre es el amor, no se trata de buscar un hombre o  una  mujer.  La  prueba  está  en  que  un  hombre  abandonará  a  su  mujer  (o  una  mujer a su marido), porque ha encontrado el amor en otro sitio, en otro ser. No  era  una  persona  concreta  lo  que  ellos  buscaban,  era  el  amor.  Y  si  no  lo  encuentran en ese otro ser, seguirán buscándolo a través de un tercero... de un  cuarto...  Es  el  amor  lo  que  cuenta,    no  aquellos  hombres  o  mujeres,  de  lo  contrario, nadie dejaría su pareja. Pero si alguien ha encontrado el amor en un  plano  superior,  ya  no  lo  buscará  más  puesto  que  ya  lo  tiene.  Cuando  no  se  ha  encontrado aún es cuando se le busca en un hombre o una mujer.          En realidad, en el universo el amor está por todas partes, es un elemento, una  energía  que  se  distribuye  por  todo  el  cosmos  y  que  los  humanos  aún  no  están  preparados  para  recibir  directamente  a  través  de  su  piel,  sus  ojos  y  oídos  o  su  cerebro. Ellos se limitan a recibirla sólo muy localizada en unos escasos lugares  del  cuerpo  masculino  o  femenino,  donde  se  halla  acumulada,  de  modo  que  la  buscan  siempre  allí  con  la  idea  de    disfrutar  de  ella,  ignorando  que  están  tomando sólo unas migajas de algo que existe profusamente, omnipresente en el  universo.                                          

       El  amor  está  por  doquier,  queridos  hermanos  y  hermanas,  y  ha  sido  una  planta lo que ha llevado a entenderlo; ya os lo he dicho, me instruyo a través de  las piedras, las plantas, las flores, los pájaros... Un día, estando en Niza observé 
  297

una planta que estaba suspendida en el aire, que extraía del aire los elementos  para  subsistir;  no  estaba  obligada  a  echar  raíces  en  la  tierra.  Me  quedé  mirándola  por  un  buen  tiempo  y  ella  me  dijo:  "hubo  un  momento  en  que  encontré  aquel  elemento  (el  amor)  indispensable  para  mi  vida  en  el  aire,  ¿porqué pues debería hundirme en la tierra como lo hacen mis hermanas? Con  ello, encontré también un secreto, yo encuentro todo lo que necesito en el aire."  Este es un ejemplo que abre muchos horizontes y nos muestra que todo lo que  requiere un ser humano podrá encontrarlo también en otros planos distintos al  físico, aunque esté tan habituado a buscar solamente en este último.          Pero  dejemos  que,  por  el  momento,  la  gente  siga  buscando  en  los  sitios  habituales.  En  el  futuro,  las  criaturas  irán  estando  más  y  más  preparadas  para  recibir a través de la atmósfera este amor que está disperso por doquier, como si  fuera  un  rocío.  Los  seres  humanos  son  como  las  plantas,  unos  extraen  su  vitalidad  de  la  Madre  tierra,  otros  del  aire  que  es  el  dominio  del  pensamiento,  otros en fin, del Sol o de Dios mismo, puesto que Dios es amor. Pero volvamos a  esta imagen del rocío: este no es otra cosa que agua vaporizada suspendida en  la  atmósfera,  que  permanece  invisible  hasta  que  se  condensa,  por  la  mañana,  sobre  las  plantas.  Ellas  no  tienen  siempre  a  mano  un  jardinero  que  las  riegue,  por  lo  cual  la  naturaleza  ha  querido  ayudarlas  colocando  en  la  mañana  estas  pequeñas  gotitas  que  contribuyen  a  la  vida  de  toda  la  vegetación.  Esta  es  la  forma en que la naturaleza riega sus jardines, condensando el rocío que flota en  la atmósfera, pero ¿qué viene a representar el rocío sino es una especie de amor  que se va cristalizando? Y ¿Qué son acaso los rayos del Sol sino otra especie de  amor que se va irradiando?  Sí, todo es amor en la naturaleza.           Veamos  ahora  lo  que  ocurre  con  la  respiración.  Los  humanos  aún  no  han  aprendido  a  respirar  por  todos  los  poros  de  su  cuerpo.  Su  respiración  aún  no  llega a ser completa, ideal. Ciertos yoguis, sin embargo, han logrado respirar a  través de su piel, captando así todas las energías necesarias, todas las sustancias  vitales. Os daré un ejercicio que todos podréis hacer ya, a la salida del Sol: teneis  que concentraros para absorber los rayos solares a través de la piel y conducirlos  hasta el plexo solar. Más adelante, cuando el ser humano aprenda a respirar por 

 

298

la  piel,  podrá  incluso  ir  disminuyendo  la  cantidad  de  alimento  y  de  bebida,  ya  que habrá aprendido a asimilar otros elementos más sutiles.                          ¿Porqué pensar siempre que es necesario el contacto con un hombre o con  una  mujer  para  sentir  el  amor?    De  ahí  nacen  todas  las  limitaciones,  las  dificultades, las desgracias, la dependencia. Por supuesto, el amor es la vida, es  algo  absolutamente  indispensable,  los  propios  Iniciados  no  podrían  vivir  sin  él,  pero  ellos  saben  buscarlo,  absorberlo  y  recogerlo  por  doquier,  y  también  lo  saben distribuir del mismo modo; es como si vivieran sumergidos de continuo en  el  amor,  ellos  lo  respiran,  se  alimentan  de  él,  viven  contemplándolo,  piensan  incesantemente en el amor. Es por esto que no necesitan de las mujeres: el amor  ya está en ellos, va por donde ellos van, es algo que está hirviendo en su interior,  que les colma y que pugna por salir. Es formidable, todo su ser está inmerso en el  amor de modo que ¿por qué sería necesario buscarlo fuera? ¿Por qué tendrían  ellos que perder esta sensación de plenitud para ir a colocarse brasas ardientes  sobre su cabeza?  No estoy en contra del amor humano, ni mucho menos, lo que  digo  es  que  es  preciso  aprender  a  captar  el  amor  por  doquier;  yo  lo  he  encontrado  de  esta  forma,  e  incluso  vosotros  me  lo  dais;  Sí,  sin  que  os  deis  cuenta, cuanto amor viene de vosotros hacia mí !                                                    Vosotros buscáis el amor y eso es bueno, pero lo buscáis allí donde todos  lo  suelen  ir  a  buscar,  en  lugares  comunes,  convencionales...  aunque  se  les  atribuya mucha fantasía!  Y lo cierto es que no es para tanto; hay algo, sí, pero  se trata sólo de unas pequeñas partículas que resulta del todo insuficientes para  quienes anhelan verse colmados y podrían beberse el océano  entero. Entonces,  hay  que  saber  buscarlo  en  otros  planos.  Es  lo  mismo  que  el  rocío:  antes  de  condensarse sobre las plantas, las flores y la hierba, ya se encuentra suspendido  en  el  aire.  Todo  lo  que  existe  en  el  plano  físico  podremos  hallarlo  más  allá,  en  otros  planos  de  mayor  pureza.  Todos  los  elementos  que  hoy  están  materializados  existieron  originalmente  bajo  un  estado  etérico,  antes  de  precipitarse a los niveles más densos. Primero fueron gaseosos, luego líquidos y  finalmente sólidos. Así pues, ¿Porqué no ir a buscarlos en un plano más sutil en  vez de hacerlo siempre en las regiones más densas, donde van a estar mezclados  con todo tipo de impurezas? Fue un proceso parecido el que llevó a los yoguis de 
  299

la  India  a  descubrir  que,  a  través  de  la  respiración  podíamos  extraer  del  prana  todos los elementos indispensables para la salud. Incluso la medicina occidental  ha  llegado  a  admitir  que  estos  mismos  elementos  son  precisamente  los  más  sutiles, como es el caso de las hormonas y las vitaminas.   

  Aprended  vosotros también a  encontrar el amor en el plano etérico, ya  que  allí  lo  tendréis  por  doquier,  en  lugar  de  estar  reducido  a  unas  pocas  gotas  condensadas de rocío. Allí será como un océano del cual podréis absorber todo lo  que  queráis  sin  que  nadie  os  lo  impida.  No  hay  que  pisar  el  césped  del  vecino,  porque no teneis jardín en vuestra casa y sabéis que es saludable pisar la hierba  con  los  pies  desnudos  cuando  se  ha  posado  el  rocío  sobre  ella.  No  teneis  que  exponeros a que os echen de allí con cajas destempladas! Olvidaos de aquellas  gotitas minúsculas, id hacia el océano... donde no tendréis que pagar nada, él es  inmenso,  infinito,  inagotable.  Sólo  está  un  poquito  más  arriba,  pero  cuando  alcancéis este nivel, os envolverá por entero y os dará la plenitud.                                                          Evidentemente,  en  este  proceso  pueden  presentarse  muchos  escollos.  Sí  alguno  me  preguntara:  "¿Conviene  entonces  que  suprima  de  forma  total  y  definitiva  los  intercambios  con  mi  mujer  para  realizar  mi  deseo  de  llegar  a  descubrir  esa  forma  de  amor  más  sutil  que  nos  está  explicando?",  yo  le    diría:  "Amigo mío, no estoy en condiciones de responder a esto, es algo muy complejo,  usted  debe  hablar  con  ella,  y  los  dos  tienen  que  ponerse  de  acuerdo,  es  un  problema  que  deberán  resolver  juntos;  de  lo  contrario  puede  producirse  una  tragedia  y  ¿quien  sería  el  culpable?    Yo.  ¿Quien  sería  acusado  por  romper  las  familias?    Yo".  Esto  pasaría  por  comprender  mal  mis  palabras,  por  no  haber  captado su verdadero sentido. Ante todo, el marido y la mujer deben ponerse de  acuerdo  y,  a  partir  de  allí,  avanzar  poco  a  poco,  en  forma  progresiva,  sin  interrumpir  sus  relaciones  bruscamente  y  de  un  sólo  golpe.  Son  pocos  los  que  pueden  dar  un  viraje  total  a  su  vida,  de  un  día  para  otro,  y  los  demás  se  arriesgarían a ponerse enfermos de hacerlo así. Es preciso hacer como aquellos  que  intentan  dejar  de  fumar.  Imaginaos  que  alguno  fuma  tres  paquetes  de  cigarros al día; si pretende interrumpir el tabaco del todo y de un sólo golpe, van  a sufrir de tal modo que pocos días después volverán a fumar. Pero si lo hacen de 

 

300

un modo gradual, su organismo se irá adaptando y llegará el día en que podrán  dejarlo totalmente sin sufrir. Sí, en esto hay que saber cómo actuar.         Espero  que  más  adelante  no  me  atribuyáis  la  culpa  diciendo:  "Desde  que  estoy  siguiendo  esta  Enseñanza,  soy  de  lo  más  desgraciado".    ¿Y  antes,  erais  felices? No lo creo. Tal vez lo seríais en apariencia  puesto que cuando no se hace  ningún esfuerzo no  pasa nada, se  está tranquilo... pero durante ese tiempo las  impurezas  se  van  acumulando  y  llega  el  día  en  que  se  tiene  que  sufrir  de  un  modo  u  otro.  En  cambio,  si  alguien  decide  purificarse,  evidentemente  al  comienzo  lo pasará  mal ya que toda una revolución se desatará en su interior,  pero  en  seguida  irá  bajando  de  tono  hasta  llegar  a  una  mejora  notable  y  definitiva.  Lo  más  importante  es  comprender  este  proceso.  En  el  primer  caso,  bajo una apariencia de paz y felicidad, en realidad se está preparando la ruina. Si  no lleváis correctamente vuestra vida y pensáis "Yo me porto bien, yo me siento  bien", os estaréis engañando, seréis como una casa con una fachada muy bella,  pero  con  sus  cimientos  minados  por  las  termitas.  Por  el  momento  se  aguanta,  pero  un  día...  Así,  no  debéis  quedaros  en  lo  aparente.  Desde  que  os  habéis  incorporado  a  la  Enseñanza  es  posible  que  hayáis  tenido  que  pasar  algunos  pequeños inconvenientes, pero esto no significa que debéis volver atrás.         Algo semejante pasa con aquellos que se proponen ayunar. Cuando empiezan  a  sentir  algunas  molestias,  dolor  de  cabeza,  palpitaciones,  se  echan  atrás  e  interrumpen  el  ayuno  pensando  que  antes  de  empezarlo  al  menos  estaban  mejor. Lo que ellos no saben es que el ayuno actúa como un diagnóstico que va a  mostrarles los puntos más débiles de su organismo, allí donde han acumulado un  mayor  número  de  impurezas.  No  es  preciso  pues  abandonar  la  práctica  del  ayuno a causa de algunos síntomas molestos, pero tampoco hay que comenzar  ayunando cinco o seis días seguidos. Aquí también se hace necesario habituar al  organismo: Al comienzo ayunar sólo durante un día, un tiempo después dos días,  luego  tres...  Es  necesario  razonar  y  conocer  bien  los  métodos;  si  uno  se  queda  sólo con las apariencias o malentiende las cosas, siempre va a sacar conclusiones  erróneas.                                          
 

 
301

        La verdadera alegría no se encuentra en la relación física. Mirad por ejemplo  a dos jóvenes que empiezan a amarse: ellos no han llegado aún a estar unidos  físicamente  y,  sin  embargo,  cuanta  inspiración,  cuanta  alegría  ha  traído  este  amor a sus vidas! Ellos pasan todo el tiempo, desde que se levantan hasta que se  acuestan, pensando sólo en que el otro existe, que podrán verse, encontrarse y  hablar, hasta se vuelven poetas, se escriben un poco, se intercambian pétalos de  rosas que van a ser como talismanes para ellos... pero cuando pasan a la fase del  contacto físico gradual hasta su culminación, se acaban todas estas sutilezas, ya  no  van  a  estar  tan  dichosos  como  antes,  dejan  de  pensar  continuamente  en  el  otro  y  dan  comienzo  las  dificultades,  los  arreglos  de  cuentas.  Antes,  ellos  estaban en el paraíso. ¿Porqué pues no prolongarlo por más tiempo?   

       Sé  lo  que  vais  a  decirme:  No  es  posible  seguir  alimentándose  eternamente  con  dosis  homeopáticas  bajo  la  forma  de  miradas,  sonrisas,  palabras,  etc.  hay  que dar el paso hacia algo más sustancial. Bien, si pensáis de este modo, luego  no os asombréis por lo que sucede, ni tampoco hagáis reproches a nadie; cada  uno terminará por comer aquello que él mismo se ha preparado, esto es todo. Si  no queréis vivir inmersos de verdad en la luz y en la poesía, porque os parece que  hay  que  hacer  otras  cosas  más  sustanciales,  no  estoy  en  contra  de  ello,  sólo  quiero poneros sobre aviso. Estoy obligado a deciros que hay otro nivel del amor,  absolutamente más elevado! No hay palabras para expresarlo... Todo palidece al  lado  de  aquel  amor  sublime  que  no  depende  de  nada  ni  de  nadie,  que  podéis  recibir  sin  interrupción  y  que  envuelve  a  todas  las  criaturas.  Sí,  incluso  con  sus  fallos y debilidades, todas son bellas, agradables y dignas de vuestro amor.                                                                                          Sèvres, Enero 11 de 1970           
  302

TANTRA - YOGA I
Bonfin el 8 de agosto de 1970 

        Conferencia  improvisada           Tengo la impresión, queridos hermanos y hermanas, de que mientras más se  habla acerca del amor a los humanos, menos clara es la idea que estos tienen de  él  y  menos  comprenden  lo  que  es  el  amor.  Esto  pasa  porque  ellos  están  acostumbrados  a  permanecer  en  las  regiones  subconscientes,  donde  se  manifiesta aquel amor vulgar y ordinario que todo el mundo entiende y practica.  Pero  en  realidad,  el  amor  proviene  de  las  regiones  supraconscientes,  y  si  los  humanos  sólo  perciben  de  él  las  manifestaciones  más  bajas,  que  se  limitan  a  unas  sensaciones  de  calor  y  movimiento,  es  porque  aún  no  han  llegado  a  desarrollar en ellos los instrumentos que les permitirían captar otras cosas más  elevadas, remontándose hasta su fuente. Los seres humanos viven el amor a un  nivel subconsciente, algunas veces a un nivel conciente, referido a la conciencia  del yo, pero esto no es aún el amor verdadero.         Tomemos  el  ejemplo  de  la  electricidad:  esta  es  una  energía  que  al  pasar  a  través de un alambre conductor se convierte en calor, y si lo hace a través de una  bombilla se convertirá en luz. Pero si la hacemos pasar a través del motor de un  ventilador, se trasformará en movimiento, etc.  Algo semejante va a ocurrir con  el amor. Sólo existe una energía, la energía cósmica, la vida que emana de Dios y  que  va  a  tomar  tal  o  cual  forma  según  las  apariencias,  es  decir,  según  los  órganos a través de los cuales se manifiesta. Los Iniciados, que han comprendido  esto,  intentan  captar  el  amor  en  su  pureza  original  tal  y  como  desciende  de  lo  alto,  para  colmar  su  corazón  y  su  alma.  En  cuanto  a  las  manifestaciones  más 
  303

inferiores del amor, no ofrecen para ellos mayor interés; ellos piensan: "Es algo  normal, es natural, no puede ser de otra forma"  Pero está claro que ellos ya han  gozado,  ya  se  han  deleitado  con  el  amor  antes  de  que  este  descienda  a  los  niveles más bajos.          El amor es una energía que se halla por doquier en la naturaleza: Este amor  proviene  del  sol  y  es  él  quien  le  distribuye  a  través  del  aire,  los  árboles,  las  montañas,  los  océanos,  los  frutos...  Algunas  gotas  de  este  rocío  van  a  depositarse  también  en  el  hombre  y  en  la  mujer,  pero  es  tan  poco!   Desgraciadamente, es aquí donde los humanos van a buscar el amor, y todas las  complicaciones  posteriores  nacen  de  esta  pobreza,  de  esta  limitación.  Ellos  sufren,  lloran,  se  arrancan  los  cabellos,  incurren  en  toda  suerte  de  tonterías  y  pueden llegar hasta el crimen en su búsqueda del gran amor. Todos van en pos  de  ese  amor  ideal,  pero  se  trata  de  un  amor  que  va  a  dislocarles,  que  les  va  a  hacer infelices, que puede convertirles en criminales. Todos aquellos que lo han  encontrado han terminado por lo general de una forma trágica. No viene al caso  ahora  mencionar  los  muchos  ejemplos  históricos.  El  hecho  es  que  los  humanos  buscan un amor que les queme, que los deje reducidos a cenizas, ignorando que  existe otra clase de amor, otro fuego que no sólo no va a destruirles sino que les  puede  resucitar.  Cuando  el  Creador  nos  diseño  en  sus  laboratorios,  colocó  algunos  aparatos  dentro  de  nosotros,  ciertos  instrumentos  capaces  de  llegar  a  captar y a vivir ese  amor, pero es preciso buscarle muy arriba, en  el sol, desde  donde se irradia a todas las criaturas...         Por supuesto, el origen del amor no está en el sol; el sol es sólo una estación  donde el amor se detiene por unos minutos. La verdadera fuente del amor está  mucho  más  arriba,  más  lejana,  pero  el  amor  pasa  a  través  del  sol,  donde  adquiere  ciertas  formas  y  revestimientos,  para  descender  luego  hasta  nuestro  plano y hacia los humanos. Esta es la "fuerza más fuerte de todas las fuerzas",  de la que habló Hermes Trismegisto, es decir, el amor divino, la vida divina, la luz  divina.  No  importa  el  nombre  que  le  demos,  es  la  misma  energía  que  se  manifiesta  bajo  distintos  aspectos:  calor,  luz,  movimiento;    Hay  que  pensar  en  ella,  hay  que  ir  a  recogerla  cada  mañana  a  la  salida  del  sol.  Pero  en  lugar  de  buscar esta fuerza, la más fuerte de todas ellas, que el sol propaga y distribuye 
  304

por  toda  la  naturaleza,  los  humanos  la  buscan  en  otro  ser  individual  y  no  le  prestan  atención  al  sol,  que  está  allí  para  todos.  Esto  sucede  porque  ellos  necesitan  sufrir,  tienen  que  complicarse  la  vida  y  arrancarse  los  cabellos  continuamente.  En  vez  de  tomar  primero  que  todo  las  riquezas  que  el  sol  les  ofrece y luego ir a reunirse con otros hombres y mujeres para distribuirlas, ellos  se lanzan sobre los demás para despojarles de las escasas partículas que poseen,  hasta que ya no les queda nada, es algo lamentable. Evidentemente, se trata de  una  clase  de  amor,  pero  es  un  amor  inferior,  animal.  Los  humanos  persiguen  exclusivamente  este  tipo  de  amor,  capaz  de  procurarles  sensaciones  desbordantes, pero que al final siempre va a suponerles un precio muy elevado.         Para poder sumergirse en el piélago del amor físico sin peligros, sin correr el  riesgo  de  una  decepción,  hará  falta  estar  muy  evolucionado.  Es  el  caso  de  algunos yoguis tibetanos que han llegado muy lejos en el dominio de sí mismos,  gracias a las técnicas de sublimación de la energía sexual, conocidas en la India  bajo  el  nombre  de  Tantra‐yoga,  las  cuales  les  permiten  recorrer  sin  peligro  los  ámbitos  del  subconsciente,  donde    residen  los  instintos,  la  sensualidad,  las  pasiones,  el  océano  de  los  placeres...  Ellos  pueden  hacerlo  porque  son  muy  fuertes, muy puros y pueden permitirse bucear en las profundidades de su propia  naturaleza, llegando a encontrar en él verdaderas piedras preciosas, gracias a su  arrojo, igual que aquellos pescadores que se sumergen en el mar para buscar las  perlas, sin llegar a sucumbir ahogados o devorados por los tiburones. Pero este  tipo  de  experiencias  no  son  aconsejables  para  todos;  para  emprender  tales  hazañas  es  preciso  llegar  a  dominar  una  fuerza  muy  poderosa.  Yo  no  os  lo  aconsejaría, sólo me limito a explicarlo.         Sólo  cuando  hayáis  avanzado  mucho  en  el  terreno  supraconsciente  podréis  captar  este  amor  que  está  esparcido  por  todo  el  universo  y  que  constituye  la  quintaesencia de Dios mismo. En ese momento, todo será posible para vosotros:  nada podrá heriros ni haceros daño alguno, y tampoco podréis cometer ningún  pecado.  Pero  si  no  habéis  llegado  aún  a  este  nivel,  entonces  es  mejor  que  esperéis.  Hay  muy  pocos  seres  sobre  la  tierra  capaces  de  bajar  hasta  esas  profundidades de su propia naturaleza para trasformarlo todo, sublimarlo todo,  hacer  que  todo  llegue  a  ser  bello  y  luminoso.  Esto  viene  a  ser  lo  que  se 
  305

denomina: "Unir los dos extremos", lo alto y lo bajo, lo superior y lo inferior. Pero  si  no  habéis  logrado  llegar  aún  al  mundo  superior  y  os  lanzáis  a  los  abismos  inferiores,  seréis  aniquilados  pues  no  estaréis  protegidos  ni  armados  convenientemente;  no  dispondréis  de  ningún  instrumento  que  os  permita  trasformar  los  materiales  del  Infierno,  convirtiéndolos  en  perlas,  en  oro  y  en  piedras preciosas.         He aquí el misterio que envuelve al mal y al Infierno. Únicamente cuando se  llega  a  lo  más  alto  es  posible  comprender  el  significado  del  mal  *.  Hasta  ese  momento,  el  mal  es  algo  incomprensible,  insoluble,  indescifrable.  No  se  puede  resolver  el  problema  del  mal  a  través  de  razonamientos  intelectuales,  de  estudios  o  lecturas;  es  un  asunto  que  está  muy  por  encima  del  entendimiento  humano. En realidad, el mal no existe; el mal es mal solamente para los débiles;  existe sólo para aquellos que no están preparados, que no saben servirse de él...  Sí, en este caso se convierte para ellos en una realidad muy poderosa. Pero para  los  grandes  Maestros,  para  los  hijos  de  Dios,  ese  mal  de  que  tanto  habla  la  religión  sin  llegar  a  comprenderlo,  se  trasforma  en  una  materia  preciosa,  riquísima, que ellos pueden explotar y ponerla al servicio de su propia labor.           Cuando estuve en la India, tuve noticia de la existencia de ciertos yoguis que  reciben el nombre de Siddhas. Son unos seres para los que nada es sucio, nada  es  impuro:  pueden  alimentarse  con  desechos,  con  vísceras  de  animales,  con  excrementos, con cualquier cosa, porque tienen la facultad de trasformarlo todo  a través de su propia voluntad, para obtener poderes mágicos extraordinarios, y  es  verdad  que  disfrutan  de  tales  poderes,  yo  mismo  he  podido  verificarlo.  Pero  tampoco es necesario llegar hasta estos extremos.        Lo que os estoy revelando hoy, es algo muy profundo, muy sagrado, y no sé lo  que vais a pensar de todo esto. Pero sean bienaventurados aquellos que quieren  estudiar el amor verdadero allí en lo alto, en aquellas regiones que constituyen  su  fuente.  Este  amor  se  propaga  a  través  de  todo  el  universo,  pero  a  nosotros  nos  corresponde  despertar  aquellos  centros  que  Dios  ha  puesto  en  nuestro  ser  para poder captarlo y alimentarnos de él.                                                                   Bonfin, Agosto 8 de 1970 
  306

     Nota complementaria:       No  es  abajo  donde  vais  a  encontrar  la  pureza;  abajo  está  todo  lo  impuro.   Existen seres para los cuales nada es impuro, porque han llegado a avanzar muy  lejos  en  el  camino  espiritual,  hasta  el  punto  de  poder  trasformarlo  todo,  divinizarlo  todo.  Pero  esta  es  otra  cuestión.  Para  quienes  han  llegado  a  identificarse  con  la  Mente  universal,  no  existe  ya  impureza,  ni  pesadez  alguna,  no existe el mal, ya que para la Mente cósmica el universo es total armonía, en  la  que  no  puede  caber  nada  disonante.  Pero  cuando  se  contempla  el  mundo  desde otro nivel más inferior, sin duda no todo va a ser perfectamente bello ni  bueno; es preciso volver a mirarlo desde lo alto para percibir la inmensidad. Allí  todo cambia, por más que se trate de guerras o desgracias, todo se llega a ver de  una forma distinta.       Cuando  estáis  en  la  cocina,  cortando  y  macerando  los  alimentos,  si  estos  tuvieran una conciencia dirían que sois de lo más cruel e injusto, que no tenéis  piedad  al  martirizarlos  de  aquella  manera.  Pero  el  hecho  es  que  no  os  sentís  culpables,  puesto  que  veis  las  cosas  bajo  otra  perspectiva  y  sencillamente  pensáis: "Estoy preparando un alimento que va a ser provechoso para todos." Si  fuerais a preguntar al racimo de uvas que está a punto de ser machacados en la  prensa,  ¿Qué  creéis  que  os  diría?    Y  sin  embargo,  sabéis  que  esto  es  necesario  para hacer el vino!         El universo está gobernado por una Inteligencia que está muy por encima de  nosotros, y no es el caso criticarla. Vosotros diréis: "Pero entonces, con esto se  estarían  justificando  todos  los  crímenes  y  todas  las  guerras!"    No.  Yo  no  los  justifico. Yo creo que sencillamente no tendrían que existir y trabajo para que no  existan  más.    Pero  me  limito  ahora  a  señalaros  cual  es  el  punto  de  vista  de  la  Inteligencia cósmica. Para ella, todo es diferente, todo brilla, todo es inteligente,  todo canta, todo es armonía.                                                                         Sèvres, Enero 15 de 1967 

 

307

 

TANTRA - YOGA II
Bonfin el 8 de Agosto de 1970  Tarde  

       Conferencia  improvisada         Esta mañana os he dicho algunas cosas respecto a la ciencia de la sublimación  de la energía sexual, denominada Tantra‐yoga en la India y el Tibet. Esta ciencia  incluye todo tipo de métodos y ahora os hablaré de uno de ellos para que podáis  haceros una idea más exacta.  Durante años, el yogui estudia lo que es el amor:  medita,  ayuna,  lleva  a  cabo  diversos  ejercicios  de  respiración.  Cuando  ya  está  bien preparado, se le asigna una mujer joven que a su vez ha sido ya instruida en  estas prácticas. Durante cuatro meses ambos compartirán la misma habitación;  él  se  pone  completamente  a  su  servicio,  tratándola  como  si  fuera  una  diosa  y  considerándola  como  una  manifestación  de  la  Madre  Divina,  pero  sin  llegar  a  tocarla.  Los próximos ocho meses dormirán juntos en el mismo lecho, siempre  sin tocarse uno al otro, cuatro meses al lado izquierdo, cuatro al lado derecho.   Al  final,  cuando  ellos  hayan  adquirido  un  total  dominio  de  su  energía,  podrán  empezar a abrazarse hasta llegar a fusionarse por completo, todo ello dentro de  la más total y absoluta pureza, de forma que una fusión tal puede llegar a durar  varias horas sin que exista ningún tipo de emisión.         Es  evidente  que  son  muy  contados  los  que  pueden  tener  una  idea  de  lo  que  aquello  significa  ya  que,  por  lo  común,    apenas  se  siente  que  esta  energía  se  despierta,  la  gente  se  precipita  a  darle  una  salida.  De  acuerdo  con  la  ciencia  tántrica,  el  derroche  de  esta  energía  lleva  a  la  muerte,  en  tanto  que  la  sublimación de la misma conduce a la vida eterna. Es así como algunos Iniciados 
  308

han  obtenido  la  inmortalidad;    Sí,  no  se  trata  de  simples  palabras,  ellos  han  logrado hacerse inmortales.         Con  todo,  os  repito  que  no  estoy  totalmente  de  acuerdo  respecto  a  estos  métodos,  sobre  todo  cuando  deben  ser  llevados  a  la  práctica  por  los  Occidentales. Algunos yoguis han realizado experiencias dirigidas a trasformar la  energía  sexual,  pero  a  mi  modo  de  ver,  no  es  indispensable  llegar  hasta  estas  prácticas. Existen otros métodos que os iré revelando y ya veréis cómo nuestra  Enseñanza supera notablemente todas aquellas tradiciones acerca de la pureza y  la castidad, que en realidad lo que hacían era convertir al hombre en una especie  de  eunuco.  Pero  también  supera  por  otro  lado,  aquellas  doctrinas  que,  bajo  pretexto de seguir las pautas del tantrismo, lanzaban a la gente a toda suerte de  excesos  sexuales.  Hubo  un  ocultista  en  la  Inglaterra  de  comienzos  de  siglo,  llamado Alester Crowley, quien pretendiendo realizar experiencias semejantes a  las de los tibetanos, cayó en los abismos de la magia negra, llegando incluso a  provocar la locura en varias mujeres que se habían prestado a sus experimentos.  No  cabe    duda  de  que  él  tenía  ciertos  poderes,  pero  hay  que  ver  hasta  donde  tuvo que descender!         Así  que  no  os  lo  recomiendo,  mis  queridos  hermanos  y  hermanas;  no  os  aconsejo que os aventuréis en esta clase de experiencias, donde lo más probable  es  que  acabaréis  sin  vuestro  plumaje.  Es  preciso  volar  muy  alto,  ser  muy  experimentado,  tener  un  total  autodominio,  y  aún  así,  el  riesgo  sigue  siendo  extremo. Por eso la mejor solución, la que puede salvaros de muchos peligros, es  tomar distancia sobre todo esto. Sí, la distancia, unida a las dosis homeopáticas  es decir, aprender a contentaros con una mirada, una sonrisa, algunas palabras,  un roce de vuestras manos... Pero si deseáis reducir esta distancia con el objeto  de  acercaros  hasta  llegar  a  una  fusión,  entonces  volveréis  a  encarar  el  peligro:  Para  comenzar,  una  vez  que  os  hayáis  lanzado  a  las  llamas,  no  podréis  ya  controlaros, no podréis dominar vuestras energías; pero al mismo tiempo, va a  desaparecer  la  poesía  para  dar  paso  a  la  fealdad.  Así  que  más  vale  seguir  guardando las distancias, alimentando la ilusión de que las mujeres son lo más  bello  que  puede  haber  en  el  mundo  y  de  que  los  hombres  son  aquellos  nobles  caballeros, pues si decidís mirarles un poco más de cerca, vais a caer de lleno en 
  309

lo prosaico, os veréis desilusionados. Alejaos un poco aún, si es el caso... Desde  lejos,  siempre  seguirá  existiendo  la  maravilla  y  lo  que  cuenta  es  poder  experimentar este asombro. Siendo así, ¿Porqué no tratar de conservarlo como  algo precioso para toda la vida?         Ya sé que vais a decirme: "Pero eso sería vivir en la ilusión!"  Bien, vale más  vivir  de  ilusiones  y  estar  siempre  maravillados,  fuertes  y  poderosos,  siempre  animados  para  vuestra  labor,  que  vivir  sumidos  en  una  cruda  realidad  y  asqueados  por  la  fealdad.  Por  lo  que  a  mí  respecta,  quiero  seguir  viviendo  ilusionado  y  lo  hago  totalmente  a  propósito,  antes  que  llegar  a  conocer  la  fealdad  de  ciertas  realidades.  Yo  busco  la  poesía,  porque  lo  único  que  me  impulsa a vivir, a meditar, a trabajar, es la belleza, el esplendor. Vosotros diréis:  "Sí, pero acaso si probara un poquito...entonces veríamos que pasa!"  Pero no,  precisamente esto es lo que no quiero, no me interesa acercarme más, porque ya  puedo  adivinar  lo  que  me  espera:  sé  que  perdería  todo  lo  que  ahora  es  maravilloso para mí.         Fijaos  lo  que  ocurre  a  la  mayoría  de  los  seres  humanos:  ellos  han  explorado  todas las realidades del amor y ahora ya no ven nada; los hombres se mueven en  medio de las mujeres más espléndidas y en lugar de llenarse de admiración, con   los  ojos  extasiados  ante  tanta  belleza,  ya  ni  siquiera  se  dignan  mirarlas!  Mientras que yo, cuando viajo, no me canso nunca de contemplar a las mujeres  hermosas, es como si estuviera en el paraíso. Hace ya años que paseaba cerca de  la  playa  junto  con  otros  amigos  en  Francia,  Italia,  España  o  Grecia  y  entre  los  cientos, a veces miles de mujeres que veíamos yo buscaba siempre alguna, una  sola que pudiera emanar algo luminoso, poético... Entonces decía a mis amigos:  "Mirad,  mirad  qué  maravilla!"    Y  toda  la  jornada  me  sentía  inspirado,  encantado;  pero  ellos  no  comprendían  la  razón  de  que  yo  me  sintiera  así.  Y  si  alguna vez aquella jovencita que yo estaba mirando venía hacia mí para decirme  algo,  nunca  pasó  por  mi  pensamiento  urdir  cualquier  pretexto  para  volverla  a  ver,  precisamente  para  no  exponerme  a  perder  aquel  encanto  tan  maravilloso,  pues sabía que la inspiración ya no sería igual al mirarla un poco más de cerca.   
  310

      Sí,  ¿Cómo  no  estar  maravillados  ante  la  belleza  de  todas  estas  jóvenes,  de  todas  estas  mujeres  que  son  criaturas  de  Dios,  hechas  a  imagen  de  la  Madre  Divina? Sería como despreciar a la Divina Madre! Estas hijas suyas, en las que ha  venido  trabajando  largo  tiempo  para  ofreceros  una  inspiración,  una  alegría,  y  vosotros no os sentís maravillados ante ellas?... Así, Ella va a sentirse ultrajada y  dirá:  "Ah,  ¿De  modo  que  es  así  como  aprecias  mis  obras?  Pues  muy  bien!"  Y  entonces Ella os privará de ciertas alegrías. Pero a mí en cambio, como Ella ha  visto  que  desde  siempre  me  he  extasiado  al  contemplar  sus  obras  de  arte,  me  obsequia con la más fantástica de las alegrías.         Y,  ¿Cómo  es  que  la  moral  y  la  religión  han  llegado  a  afirmar  que  es  pecaminoso mirar a una mujer? Recuerdo una vez que me paseaba junto con un  hombre  y  su  esposa  por  una  playa  de  la  costa  azul  y,  mientras  que  yo  me  deleitaba extasiado, el pobre marido no se atrevía a levantar la mirada del suelo.  Yo le decía: "Observa las pinturas más bellas del mundo!", pero él ni las miraba,  tal vez temiendo la reacción de su mujer. Sí, hay muchos como aquel: recatados,  púdicos,  "virtuosos"  frente  a  los  demás,  ya  me  comprendéis,  incapaces  de  mostrar interés alguno en lo exterior, y aún menos de saber apreciar las cosas.  Pero  no  hay  que  ser  demasiado  suspicaces  para  saber  cómo  actúan  estos  individuos  cuando  nadie  les  ve.  Por  eso  yo  hago  todo  lo  contrario,  delante  de  todos me maravillo, pero me abstengo de hacer nada en secreto. Ya sé que mi  actitud  no  está  conforme  a  las  viejas  costumbres.  Mirad  hacia  el  suelo  y  todos  pensarán  que  sois  unos  santos...  Sí,  pero  una  vez  que  os  encontréis  solos,  qué  pasará?  Hay signos infalibles que conozco muy bien...       No soy amigo de las convenciones, por el contrario, paso totalmente de ellas.  Yo trabajo para sembrar la moral del futuro, y este tiempo ya se acerca: Llegará  el  momento  en  que,  en  lugar  de  debatirse  entre  los  consabidos  extremos  del  desenfreno,  y  el  puritanismo,  la  gente  verá  por  doquier  la  obra  del  Padre  Celestial  y  la  Madre  Divina,  y  la  contemplará  sin  sentir  la  necesidad  de  contaminarla; más bien se regocijarán y van a sentirse dichosos al contemplarla.                                                                           Bonfin, Agosto 8 de 1970          
  311

LO VACÍO Y LO LLENO: LA COPA DEL GRIAL
Bonfin el 12 de Agosto de 1970   

     Conferencia  improvisada         Algunas  enseñanzas  espiritualistas  recomiendan  como  ejercicio  detener  el  pensamiento,  hacer  el  vacío  mental.  La  idea  es  buena:  obtener  el  vacío,  tornándose  pasivos,  receptivos,  con  el  fin  de  atraer  y  retener  los  elementos  celestes. Pero hay en ello un riesgo, ya que si en lo interno el terreno aún no está  suficientemente  preparado,  si  no  os  habéis  purificado  bastante,  al  lograr  dicho  estado  de  vacio  y  pasividad  vais  a  atraer  lo  que  corresponde  a  vuestro  propio  nivel interior: larvas, entidades inferiores, enfermedades...         Hay  que  hacer  el  vacío  y  crear  en  nosotros  un  estado  receptivo,  pero  con  el  objeto  de  convertirnos  en  recipientes  donde  el  Cielo  pueda  venir  a  depositar  todos sus esplendores. Pero antes que todo, es preciso preparar el terreno. De no  existir esta preparación, vais a estar sin defensa, abandonados a toda clase de  influencias y corrientes. Recordad las conferencias que os he dado acerca de los  dos principios, masculino y femenino, activo y pasivo, donde os explicaba cómo  hay  que  servirse  de  estos  dos  principios  para  vuestra  evolución  espiritual.  Para  llegar  a  ser  un  clarividente,  un  médium,  es  preciso  ejercitar  una  actitud  de  pasividad, de receptividad. Sí, pero si antes no se ha desarrollado la voluntad y la  facultad  de  luchar  para  protegerse,  en  el  momento  en  que  surjan  entidades  maléficas,  tenebrosas,  como  suele  ocurrir  a  menudo,  no  sabríamos  como  hay  que defenderse de ellas.         Por  todo  el  mundo  pululan  criaturas  monstruosas,  generadas  por  los  pensamientos  y  sentimientos  de  la  gente  criminal  y  de  los  magos  negros,  que 
  312

buscan colarse donde quiera que vean una puerta abierta, es decir, una persona  débil  e  incapaz  de  defenderse.  Los  hospitales  psiquiátricos  están  llenos  de  personas que, llevados por el deseo de entrar en contacto con el mundo invisible  a  través  de  la  mediumnidad  o  la  clarividencia,  han  sido  invadidos  por  estas  entidades  nocivas.  He  visto  muchos  casos  de  este  tipo  y  es  por  ello  que  no  aconsejo  a  nadie  precipitarse  a  estas  experiencias,  sin  haber  desarrollado  previamente  en  su  interior  el  principio  masculino  mediante  el  estudio  y  la  práctica,  de  modo  que  les  permita  estar  dotados  de  armas  con  las  que  protegerse. La mayoría de estas personas ignoran hasta qué punto es peligroso  aventurarse  sin  protección  previa  en  aquellas  regiones  del  mundo  invisible  pobladas  por  criaturas  que  son  extremadamente  hostiles  hacia  los  seres  humanos  y  que  están  ansiosas  a  la  espera  de  nuevas  víctimas.  Parece  que  algunas  de  estas  gentes  hayan  leído  ciertos  panfletos,  o  frecuentado  a  ciertos  ocultistas que intentan aparentar cualidades de profetas con el fin de ganar más  dinero; tales gentes pueden terminar enfermas y hasta volverse locas. La ciencia  denominada  oculta  suele  hacer  muchas  promesas:  gracias  a  la  virtud  de  un  perfume,  de  un  talismán  o  una  piedra  mágica,  vosotros  podréis  obtener  esto  o  aquello... Y así, todos van engañados, inducidos al error hasta el punto de que no  es posible ni siquiera ayudarles.         En la Fraternidad Blanca Universal no enseñamos las ciencias ocultas, sino la  Ciencia  iniciática,  la  Ciencia  espiritual.  En  las  ciencias  ocultas,  el  bien  y  el  mal  están mezclados y es por esto que no me gusta pronunciar la palabra "oculto".  Conozco demasiados ocultistas que han caído en los niveles más tenebrosos de  dichas  ciencias,  debido  a  que  quisieron  utilizar  sus  conocimientos  para  obtener  riquezas, mujeres, poder... Esto es hacer magia negra. Nunca habría que servirse  de  estos  conocimientos  para  satisfacer  los  propios  apetitos,  sino  para  perfeccionarse  y  ayudar  a  la  humanidad.  Pero  el  hecho  es  que  hoy  por  hoy  abunda  la  literatura  ocultista  y  muchas  personas  poseídas  por  sus  deseos  y  apetitos  revolotean  alrededor  de  estas  cosas,  pensando  únicamente  en  encontrar satisfacciones a través de medios cómodos y rápidos. Por eso la magia  negra se encuentra tan extendida en el mundo entero mientras que la teurgia, es  decir,  la  magia  blanca,  encuentra  pocos  adeptos,  ya  que  son  escasos  aquellos  que  se  han  liberado  de  sus  deseos  inferiores  y  que  quieren  entrar  en  contacto  con el mundo divino. 
  313

       Así pues, queridos hermanos y hermanas, sólo después de haberos reforzado  y  purificado  en  forma  apropiada,  a  fin  de  que  no  podáis  ser  invadidos  por  los  seres  de  las  tinieblas,  sólo  entonces  podréis  intentar  sin  peligro  hacer  el  vacío  dentro de vosotros mismos. De hecho, algunos símbolos de la cristiandad como  la copa del Grial, no están vinculados exclusivamente a las tradiciones orientales  como el budismo zen. La copa del Grial contiene toda una enseñanza: La copa es  un  símbolo  femenino  y  nos  señala  que  el  discípulo  debe  adoptar  una  actitud  receptiva, a fin de atraer hacia sí aquella quintaesencia cósmica que es la sangre  de Cristo, el espíritu de Cristo. Cuando el espíritu crístico haya descendido hasta  el discípulo, este último se convierte en el Santo Grial, todo su ser es como una  copa en la que Cristo ha venido a habitar.         La tradición nos relata que la copa del Grial era una esmeralda. La esmeralda  es una piedra preciosa de gran valor cuyo color verde es por excelencia el color  del  principio  femenino,  Venus.  Esto  significa  que  el  espíritu  de  Cristo  no  puede  descender  a  cualquier  copa  que  contenga  impurezas  o  esté  tallada  a  partir  de  una  materia  vulgar;  El  sólo  podrá  bajar  para  habitar  dentro  de  una  mujer  celestial  (simbólicamente  hablando),  es  decir,  dentro  de  un  cuerpo  que  ya  esté  totalmente purificado y libre de impurezas. La sangre de Cristo contenida en la  copa  es  un  símbolo  del  principio  masculino;  el  rojo  es  el  color  de  Marte.  Como  veis,  la  ciencia  de  los  símbolos  nos  permite  hacer  interesantes  descubrimientos  en relación a la vida interior. El rojo y el verde son colores complementarios. Si  contempláis  el  verde  durante  un  buen  rato,  veréis  aparecer  el  rojo:  son  dos  colores  que  se  atraen  entre  sí.  Pero  si  el  verde  está  sucio,  va  a  atraer  un  rojo  también sucio... y una copa sucia, es decir, un ser humano impuro, va a atraer  los espíritus infernales.         ¿Cómo es que los malos espíritus se ven rechazados por el olor del incienso?   Porque es un olor puro. Pero en cambio, si llenáis el aire de ciertos olores fétidos,  estas  entidades  van  a  ser  atraídas  de  inmediato,  como  pasa  con  algunos  animales que acuden a los vertederos de basura. Aquellos que son atraídos por  la  suciedad,  se  ven  rechazados  por  la  pureza  y  viceversa.  Es  por  ello  que  el  principio  masculino  debe  ante  todo  preparar  el  terreno  para  que  el  principio 
  314

femenino  pueda  estar  en  un  estado  de  perfecta  pureza,  de  forma  que  las  entidades  nocivas  no  tengan  acceso  alguno.  Así  pues,  es  preciso  trabajar  ante  todo  con  el  principio  masculino,  lo  cual  implica  aprender,  practicar  y,  sólo   cuando  se  haya  obtenido  un  cierto  grado  de  dominio,  entonces  sí  cambiar  la  polaridad  y  adoptar  una  actitud  plenamente  receptiva  para  acoger  al  Espíritu  Santo. Por eso debéis ser consientes de la importancia de trabajar alternando los  dos principios: saber cuando debéis ser receptivos y cuando debéis ser emisores;  cuando hay que proyectar las energías y cuando hay que atraerlas. Si las gentes  viven  en  medio  del  desorden,  si  están  desequilibrados,  tensos,  nerviosos,  es  porque no han entendido bien la forma de trabajar con los dos principios, cómo  hay que dosificarlos y equilibrarlos.         Esta  idea  de  trabajar  alternativamente  con  los  dos  principios  masculino  y  femenino, la encontramos también en la Kábala, en cuanto al simbolismo de las  cuatro letras del Nombre de Dios: Yod‐He‐Vau‐He.                 La  primera  de  ellas,  Yod,      representa  el  principio  masculino.  Luego  viene  la  letra  He,  que  tiene  la  forma  de  una  copa  (está  invertida,  y  más  adelante  os  explicaré la razón de esto); la tercera letra, Vau, es una repetición del principio  masculino  y  la  He      final  repite  a  su  vez  el  principio  femenino.  Todo  comienza  siempre por el principio masculino. Por esto se dice que primero creó Dios a Adán  y luego a  Eva, porque siempre se debe  comenzar  por el principio masculino, es  decir,  por  el  espíritu  que  es  anterior  a  toda  otra  cosa.  La  materia,  que  viene  después, no es más que una formación, una condensación, una cristalización del  espíritu.   

 

315

     He  aquí  pues  unas  cuantas  palabras  relativas  al  simbolismo  de  la  copa  del  Grial:  Este  símbolo  contiene    toda  una  enseñanza,  indicándonos  que,  antes  de  emprender un trabajo, hay que empezar por preparar las condiciones... Cuando  teneis que verter un líquido en un recipiente, no vais a hacerlo en un recipiente  sucio, sino que le lavareis. Y tampoco se trata de verter el líquido antes de tener  la  copa,  pues  esto  significaría  que  todo  caería  por  tierra.  Así,  ya  lo  veis,  todo  tiene que estar acorde.           Los humanos deben buscar los métodos más convenientes para desarrollarse  y  avanzar.  Pero  son  muchos  los  que  no  quieren  instruirse,  no  quieren  tener  ningún Maestro, según ellos para ser libres! Y  yo les digo a estos:  "Bien, pero si  queréis  ser  libres,  ¿Cómo  es  que  dependéis  tanto  de  los  dictados  de  vuestro  vientre  y  vuestro  sexo?    Cuando  sentís  hambre,  ¿Por  qué  no  os  reveláis  contra  vuestro estómago?  Decís que no queréis someteros a ningún tipo de autoridad,  pero  esto  no  es  lógico."    Cuando  hay  algo  que  os  reclama  desde  dentro  le  obedecéis  sin  chistar,  pero  si  viene  del  exterior,  no  aceptáis  ningún  consejo,  ninguna norma... ¿Es que acaso hay alguna diferencia?...                                                                              Bonfin, Agosto 12 de 1970       

 

316

LA ENSEÑANZA DEL AMOR EN LAS INICIACIONES
Bonfin a 16 de Agosto de 1970 

Conferencia  improvisada 

  Y  bien,  queridos  hermanos  y  hermanas,  es  necesario  amar.  Me  vais  a  preguntar:  "¿Pero  acaso  no  lo  estamos  haciendo?  ¿Acaso  no  es  algo  que  hace  todo el mundo?" De acuerdo, pero tal vez no es la forma correcta de entender lo  que  es  el  amor.  En  los  grandes  santuarios  iniciáticos  del  pasado,  durante  la  celebración  de  los  Misterios  se  enseñaba  que  el  amor  es  la  única  vía  hacia  un  verdadero  perfeccionamiento,  hacia  una  auténtica  liberación.  ¿Que  es  lo  que  vemos  en  los  tiempos  que  corren?  Justamente  lo  contrario,  puesto  que  la  manera  de  comprender  y  manifestar  el  amor  lleva  a  los  humanos  a  limitarse  y  embrutecerse;  si  algo  aprenden,  es  el  Infierno  el  que  les  enseña  todo  tipo  de  tormentos,  celos,  rebeldías...  ellos  están  aprendiendo  el  lado  negativo  solamente.    Se  impone  así  volver  de  nuevo  los  ojos  hacia  esta  ciencia  que  se  enseñaba  en  aquellos  recintos  iniciáticos,  de  la  cual  he  podido  conservar  el  recuerdo  por  haber  estado  allí  en  aquel  entonces.  Sería  imposible  revivir  ahora  estas cosas si antes no las hubiera conocido.                                                                                        

   Os puedo decir también que algunos, entre los actuales miembros de la  Fraternidad, comenzaron en el pasado estudios que no llegaron a culminar. Ellos  dejaron  las  escuelas  iniciáticas  para  comenzar  una  vida  diferente  y  de  allí  provienen sus dificultades. Para poder recuperar sus conocimientos, ellos deben  comenzar a vivir de acuerdo a las leyes y normas que ya les fueron trasmitidas  en los templos de otras épocas. Es un saber que no puede aflorar a la superficie a  menos que uno viva de acuerdo con las reglas iniciáticas.                                                                      En los santuarios, el discípulo aprendía lo relativo a la relación de amor  que él debía mantener con el Creador, la creación y las criaturas. Esta enseñanza  también  se  encuentra  resumida  en  la  Kábala,  que  es  la  ciencia  concerniente  al  Creador,  el  mundo  y  el  hombre.  Siempre  es  la  misma  ciencia,  que  se  va  trasmitiendo  a  través  de  las  Eras,  desde  que  el  Cielo  la  dio  a  los  humanos  por  intermedio  del  Arcángel  Raziel.  Nunca  podrían  los  seres  humanos  concebir  tal 

 

317

esplendor,  tal  inmensidad,  si  los  Arcángeles  no  la  hubieran  dado  a  conocer  a  través de los grandes Iniciados.                                                                                                      Os venía diciendo que en aquellos santuarios se enseñaba lo que es el amor,  pero  ante  todo,  el  amor  hacia  el  Creador  ya  que  sin  este  amor  no  es  posible  realizar  progreso  alguno,  no  puede  haber  relación  ni  contacto  con  el  mundo  elevado.  Es  como  si  estuvieran  cortados  los  cables  que  os  unen  a  una  central  eléctrica:  no  podréis  encender  vuestras  lámparas,  los  aparatos  no  podrán  funcionar... Por esto, lo primero que los hierofantes enseñaban a sus discípulos  era  la  enorme  importancia  que  reviste  saber  mantener  este  vínculo  que  les  conecta con la central de energía, con el Señor. Y luego les explicaban la forma  de  preparar  internamente  todos  sus  aparatos  y  lámparas,  como  limpiarlos  y  purificarlos para aprovechar mejor este contacto.                                                                           La quintaesencia de esta enseñanza sobre el amor ha sido expresada en  el  Evangelio:  "Amarás  al  Señor  tu  Dios  con  todo  tu  corazón,  con  toda  tu  alma,  con todo tu pensamiento, con toda tu fuerza, y amarás a tu prójimo como a ti  mismo". Sí, pero entre el hombre y el Señor existe  aún algo más para amar: el  mundo,  con  todos  sus  planos  y  sus  habitantes.  Aquí  existe  también  toda  una  ciencia  que  va  a  explicar  la  forma  de  establecer  comunicación  con  los  espíritus  de  los  diferentes  planos,  las  palabras  que  hay  que  pronunciar,  los  gestos  a  ejecutar,  los  perfumes  y  símbolos  que  deben  emplearse,  las  vestiduras  apropiadas.  No  existen  muchos  textos  en  la    religión  cristiana  que  mencionen  estas  jerarquías  que  existen  entre  los  humanos  y  el  Señor.  Pero  cuando  Jesús  dijo: "Nadie puede llegar al Padre si no lo hace a través mío", estaba expresando  un aspecto de esta ciencia que se enseñaba en los santuarios, puesto que él se  presenta a sí mismo como intermediario entre los hombres y el Señor, como un  médium, un trasmisor.                                                                                                          

  Entre  la  tierra  y  el  Cielo  hay  toda  una  jerarquía  viviente,  que  se  representa en la Biblia bajo la figura de la escala de Jacob. Cuando este deja la  Mesopotámica siguiendo las órdenes del Eterno, se queda dormido en el camino,  sobre una piedra. Durante su sueño contempla una escala que une el Cielo y la  tierra, y muchos ángeles que suben y bajan por ella. Esta escala no es otra que la  jerarquía angélica mencionada en la Kábala, es el Cristo que une los dos planos,  celeste y terreno.  Y aunque la imagen de una "escala" está lejos de representar  el  esplendor  de  esta  jerarquía,  se  trata  de  una  palabra  del  lenguaje  simbólico  que intenta dar por lo menos alguna idea de aquello que se quiere expresar.                               
  318

  En las Iniciaciones, esta escala intermediaria estaba representada por el  hierofante.  Por  esto  los  discípulos  que  estaban  estudiando  el  amor  verdadero,  consideraban  al  maestro  como  un  punto  de  partida  para  empezar  a  ascender  hasta la Divinidad. Es pues el amor impersonal el que puede aportar las mayores  bendiciones, y por esto resulta lamentable que los humanos en su ignorancia, en  vez de amar al Señor y amar a su instructor, prefieran amar a cualquier hombre  o  mujer  con  el  riesgo  de  que  todo  termine  de  forma  catastrófica.    Al  final  se  darán  cuenta  de  que  han  hecho  a  un  lado  la  oportunidad  de  amar  en  otros  niveles,  por  obstinarse  en  concentrar  todo  su  amor  en  cualquier  hombre  o  cualquier mujer pensando : "Así por lo menos se tiene algo, alguna cosa que nos  puede satisfacer." Pero el precio va a ser muy alto, celos, decepciones... no hace  falta decir más!  Se llegará a la ruina por haber depositado toda la confianza en  algo que no podía ser muy sólido.  Cuando un ser no está vinculado con el Cielo y  no intenta desarrollar en su interior cualidades y virtudes, si confiáis todo a una  persona de este tipo, es como si fuerais a poner toda vuestra mercancía a bordo  de un barco que hace agua por debajo, con un riesgo evidente de irse a pique y  perderlo todo, cosa que ocurrirá tarde o temprano.                                                                               Pero  si  un  discípulo  ama  por  encima  de  todo  al  Señor  con  todo  su  corazón  y  con  toda  su  alma,  y  ve  a  su  instructor  o  a  su  Maestro  como  un  representante  del  Señor,  se  verá  confortado  y  esclarecido  por  estos  dos  sentimientos,  puesto  que  ambos  son  desinteresados.  Luego,  cuando  llegue  el  momento de amar a un hombre o una mujer, todo va a ser diferente para él, no  habrá peligro ni tampoco tragedias que lamentar. Las dos primeras formas de su  amor, al ser superiores, van a manifestarse como una protección constante, que  se  va  a  traducir  en  guías,  intuiciones,  cierta  clarividencia,  cierto  grado  de  sabiduría.  Con  ello,  podrá  gozar  de  una  plenitud  pues  habrá  entonces  amor  en  los  tres  planos.  Pero  sin  los  dos  primeros,  el  amor  humano  por  sí  solo  se  convertirá en cenizas, traumas y decepciones.                                                                                   El  hecho  es  que  los  humanos  son  a  tal  punto  ciegos  y  obtusos  que  piensan  que  es  posible  olvidarse  del  Señor  y  dar  la  espalda  al  Maestro  para  poner  en  cambio toda su confianza en seres a menudo inconcientes o imbéciles. Veamos  por un momento... El Señor es dueño de todo el poder y toda la sabiduría; por su  parte, el Maestro mantiene un vínculo permanente con el Señor y sólo piensa en  esclarecer, en ayudar a sus discípulos. Ah !  ¿Creéis que hay que enfrentarse con  ellos,  habrá  que  estar  en  contra  de  ellos?  En  cambio,  hay  que  darle  todo,  la 
  319

confianza, las riquezas, el alma, a un borracho, un vicioso, un estafador, pero al  Maestro...Oh!  no  se  sabe,  hay  que  desconfiar  de  él!  Y  sin  embargo,  es  el  que  verdaderamente  merece  ser  amado  porque  nunca  podría  traicionaros.  Pero  incluso  si  le  dijerais:    "Tómalo  todo,  te  lo  doy  todo",  él  os  respondería:  "No  lo  necesito, podéis guardarlo para vosotros". Si queréis amar a un Maestro no será  por  él  sino  por  vosotros  mismos,  porque  sois  vosotros  los  que  vais  a  avanzar  mucho con ese amor. Ahora bien, cuando digo que hay que tener un Maestro y  amarlo,  me  debéis  comprender  bien:  este  Maestro  puede  estar  en  el  mundo  físico  o  en  el  mundo  invisible,  pero  es  preciso  contar  con  algún  Maestro,  para  que  os  ayude  y  os  reconforte,  un  Maestro  que  sea  verdaderamente  elevado  y  desinteresado, un servidor de Dios.                                                                                                       Tenéis  necesidad  de  amar  y,  pudiendo  amar  al  Señor  o  al  Maestro  sin  correr  ningún  riesgo,  ¿Porqué  brindar  vuestro  amor  a  un  mequetrefe  o  a  una  mujer  atontada?    Amad  a  quien  queráis,  pero  siempre  en  tercer  lugar.  Si  lo  hacéis  así,  vuestro  amor  hacia  el  Señor  y  hacia  el  Maestro  podrá  guiaros  y  estaréis  seguros.  De  otro  modo  no  podréis  estarlo.  Al  contrario,  os  vais  a  ver  desesperados día y noche pensando: "Nunca me imaginé que él (o ella) se fuera  a  portar  así!".  Evidentemente,  no  podíais  imaginarlo  ya  que  tampoco  habíais  escuchado para nada a los únicos que hubieran sabido aclarar vuestra mente...  ¿Os  asombra  lo  que  os  digo?  Pues  bien,  yo  estoy  igualmente  asombrado,  pero  por  razones  bien  distintas;  no  salgo  de  mi  asombro  al  ver  la  forma  en  que  piensan y actúan los humanos.                                                                                                                                           Bonfin, Agosto 16 de 1970                                  
  320

 

BUSCAD EL ALMA Y EL ESPÍRITU ! I
Bonfin el 17 de Agosto de 1970 

     Conferencia  improvisada         No viene al caso explicar aquí lo que es un macho y una hembra; esto es algo  que  se  da  por  sabido,  pues  se  pueden  encontrar  tambien  entre  personas  instruidas  y  cultivadas.  En  general,  usamos  estos  términos  para  referirnos  a   aquellos  seres  que,  en  su  fuero  interno  permanecen  dentro  de  un  estadio  muy  primitivo, donde los instintos y la sensualidad van a ocupar el primer lugar. Sus  deseos  y  apetitos  son  tan  fuertes,  que  no  pueden  resistirse  ante  ellos;  la  mujer  vive sólo en función de mantener determinadas relaciones con los hombres y lo  mismo va a ocurrir con el varón respecto a las mujeres.         En  un  nivel  más  elevado,  vamos  a  encontrarnos  con  la  categoría  de  los  hombres y mujeres comunes y corrientes; aunque sus motivaciones no llegan a  ser tan primarias como los del macho y la hembra, aún no consiguen destacarse  puesto que sus necesidades siguen vinculadas a un plano físico... Si subimos un  grado más, llegaremos al nivel de los hermanos y hermanas, poseedores de una  conciencia  más  elevada  donde  el  individuo  ya  no  se  percibe  a  sí  mismo  como  aislado  y  separado  de  los  demás  seres.    Aquel  que  ama  como  un  hombre  se  considera  diferente  de los demás, separado de ellos, puesto que va  a necesitar  una mujer, que es un ser totalmente distinto a él, y por esto su comportamiento  hacia ella no va a ser el mismo que tendría un hermano con una hermana. Para  estos  últimos,  hay  un  grado  mayor  de  conciencia  que  les  permite  amar  a  los  demás seres como si todos pertenecieran a la misma familia. Por esto, entre los  hermanos y hermanas no existe este sentimiento  de separación que impulsa al 
  321

hombre a arrojarse sobre la mujer como si esta fuera su víctima o su presa. Para  un  hermano,  la  mujer  se  convierte  en  otra  hermana,  un  miembro  más  de  su  familia, y esto le lleva a cambiar notablemente su conducta hacia ella. Así, vivir  como  hermanos  significa  un  avance  en  la  evolución,  una  ampliación  de  la  conciencia, que trae consigo un comportamiento más equilibrado. De hecho, lo  único que ha cambiado es la forma de considerarse unos a otros. Aunque no se  pertenezca  a  una  misma  familia  consanguínea,  se  tiene  conciencia  de  formar  parte de una gran familia espiritual que abarca toda la humanidad; por eso sus  deseos  son  completamente  puros,  desinteresados;  en  vez  de  querer  devorarse  mutuamente, ahora intentan ayudarse entre sí.       Pero el discípulo ‐ que no deja de ser un hombre o una mujer‐, aunque haya  llegado  a  convertirse  en  un  hermano  o  una  hermana  en  cuanto  a  la  forma  de  manifestar su amor, debe ir aún más lejos. De hecho, como hermano no está en  condiciones de resolver todos los problemas, y es posible que en su fuero interno  queden  aún  cosas  por  remover;  de  la  misma  forma,  una  hermana  puede  verse  aún  sometida  a  las  tentaciones.  Es  por  esto  que  el  hermano  debe  proponerse  llegar a ser un espíritu, y la hermana llegar a ser un alma. De ser así, el ámbito  de  su  amor  va  a  ser  tan  enorme  que  podrá  abarcar  a  la  humanidad  entera,  a  todas las criaturas. De esta forma, ellos podrán sentirse tan vastos, tan nobles,  que  nada  malo  podrá  tocarles  puesto  que  el  alma    y  el  espíritu  campean  por  encima de todo. En fin, para que esta alma y este espíritu sean verdaderamente  ilimitados,  sabios  y  todopoderosos,  será  preciso  que  su  amor  siga  ensanchándose hasta cubrir todo el universo. Entonces se convertirán en dioses.         Que  los  hermanos  y  hermanas  dentro  de  la  Fraternidad,  lleguen  a  considerarse  entre  ellos  de  una  forma  cada  vez  más  noble  y  divina,  es  ya  una  labor  gigantesca.  Sí,  en  vez  de  seguir  viéndose  mutuamente  como  simples  hombres  y  mujeres,  lo  que  provoca  tantas  historias  escabrosas  y  desmoralizantes, es necesario que, al menos aquí, los discípulos lleguen a sentir  que son verdaderos hermanos y hermanas, como miembros de una sola familia.  Entonces,  la  energía  sexual  que  tanto  atormenta  a  las  criaturas  dejará  de  alimentar  en  ellas  los  deseos  y  apetitos  carnales,  para  trasformarlos  en  deseos  espirituales de dar, de ayudar, de socorrer, de aclarar, de consolar. Así, todos se  convertirán en servidores del Cielo,  y todos estos cambios psíquicos repercutirán 
  322

a la vez sobre el cuerpo físico trayendo consigo formidables trasformaciones que  la ciencia no ha llegado a estudiar aún.         Los  Iniciados  de  todas  las  épocas  han  trabajado  con  esta  energía  del  amor.  Ante todo, han aprendido cómo tenían que considerar a su pareja ya que, hasta  que  no  llegaban  a  verla  como  una  deidad,  ellos  se  abstenían  de  toda  relación  física.  Durante  años  concentraban  su  labor  en  divinizarse  a  sí  mismos  y  en  divinizar  a  su  pareja  (  exactamente  lo  mismo    hacia  la  mujer),  de  modo  que  cuando  habían  logrado  dominar  la  fuerza  sexual,  viéndose  mutuamente  como  una  parte  de  la  Divinidad,  ella  como  parte  de  la  Madre  Divina  y  él  como  un  aspecto  del  Padre  Celestial,  sólo  entonces  comenzaban  a  amarse,  a  fusionarse  hasta llegar a tocar el Cielo, viviendo día tras día sin dejar de amarse y sin que  este  amor  llegara  a  producir  el  menor  malentendido  entre  ellos,  como  podrían  ser los celos o las decepciones... Era algo maravilloso, indescriptible; a través del  otro  ser  que  tenían  entre  sus  brazos,  ellos  se  comunicaban  sin  cesar,  él  con  la  Madre  Divina,  ella  con  el  Padre  Celestial...  De  esta  forma,  todos  los  procesos  fisiológicos  quedaban  tan  completamente  divinizados  que  ellos  producían  una  luz, una emanación sublime.         Los Iniciados han comprendido que al elevar su amor hasta estos niveles tan  sutiles,  la  dicha  y  la  alegría  que  allí  se  experimenta  es  algo  que  permanece  inalterable. Así pues, los Iniciados no renuncian al amor, lo que ocurre es que no  se contentan con los aspectos puramente fisiológicos de un instinto demasiado  despierto,  demasiado  intenso,  que  suele  ser  causa  de  tantas  anomalías,  de  tantos  desordenes  y  amarguras!...  En  tanto  que  los  humanos  permanezcan  anclados  al  nivel  de  este  instinto,  su  amor  no  podrá  ser  duradero,  no  podrán  acceder al conocimiento, a la libertad, a la beatitud ni a la inmortalidad.         Por el momento, el amor humano sigue siendo semejante a una carnicería; las  gentes  se  arrojan  brutalmente  unas  sobre  otras  sin  preparación  alguna,  sin  estética,  sin  poesía.  Se  tiene  hambre  y  se  come;  una  vez  colmados  se  está  satisfecho  durante  un  tiempo  hasta  que  se  vuelve  a  sentir  hambre  y  entonces,  nuevamente hay que lanzarse en busca del alimento. Muchas personas, incluso 
  323

aquellas  que  pertenecen  a  una  sociedad  que  se  dice  civilizada,  hacen  el  amor  como  lo  harían  los  salvajes,  sin  poesía,  sin  belleza,  ni  siquiera  un  asomo  de  armonía;    se  limitan  a  saciarse  y  nada  más.  Ahora  bien,  si  por  lo  menos  los  humanos  se  preocuparan  por  embellecer  su  amor  aunque  fuera  en  el  plano  externo,  a  través  de  colores,  perfumes,  músicas...,  ellos  podrían  ofrecer  a  su  pareja  un  comportamiento  menos  primario,  más  refinado.  Pero  aunque  hagan  algo  de  esto,  aún  van  a  estar  lejos  de  lo  que  es  el  verdadero  amor,  ya  que  se  trata sólo de pequeñas florituras.                                                                                        Se puede dividir la filosofía en tres ramas: La ética, la lógica y la estética. La  primera  incluye  todo  lo  que  se  refiere  a  la  religión,  la  moral,  el  ámbito  del  sentimiento y el corazón; La segunda estudia todo lo relacionado con la ciencia,  el ámbito del intelecto y el razonamiento. En cuanto a la estética, puede ser que  os sorprenda, pero está vinculada a la voluntad. En efecto, todo lo que es creado  por el ser humano, sea pintura, arquitectura, poesía, escultura, forma parte del  arte,  y  este  no  es  más  que  una  concretización,  una  exteriorización  de  nuestros  pensamientos y sentimientos, que pertenece así al dominio de la voluntad.          Vamos  ahora  a  intentar  comprender  la  forma  como  estos  tres  ámbitos  se  hallan  dispuestos  en  la  vida.  Supongamos  que  teneis  intención  de  haceros  una  casa. Lo primero será reunir los materiales, las piedras, el cemento, los hierros y  estructuras metálicas, etc., hasta contar con todo lo necesario. Estos elementos  primarios  son  toscos,    están  desprovistos  de  belleza.  En  seguida,  comienza  el  proceso de la construcción: Se preparan los cimientos, se levantan los muros, se  agregará  luego  el  techo,  las  puertas  y  ventanas...  Sólo  al  terminar  esta  fase  podréis empezar a trabajar en el aspecto estético: las pinturas, adornos, cuadros  y tapices... Es sólo al final que la belleza podrá venir a instalarse allí.         Cuando  estáis  cocinando  algo,  al  principio  todo  está  en  desorden,  disperso;  sólo  al  final,  cuando  retiráis  la  olla  del  fogón,  se  convierte  en  algo  apetecible,  pero es entonces cuando le añadís algunos detalles y adornos para que aparezca  también agradable a la vista. Observad la forma en que trabaja la naturaleza: Al  comienzo ella se limitó a crear en profusión, sin ocuparse de la estética, de modo 
  324

que  ni  los  humanos  ni  los  animales  gozaban  de  una  belleza  notable,  por  el  contrario, más bien tendían a ser burdos, desproporcionados, incluso espantosos  a  veces...  En  cambio  ahora,  ya  podéis  ver  lo  que  ha  logrado  la  evolución!  Lo  mismo  va  a  pasar  con  un  niño,  que  al  nacer  ya  es  algo  bello,  proporcionado,  terminado,  mientras  que  en  su  origen  no  pasaba  de  ser  una  especie  de  masa  gelatinosa.  Así  pues,  la  naturaleza  no  empieza,  sino  que  acaba  sus  creaciones  por  la  parte  estética.  Ella  comienza  por  la  lógica,  haciendo  planes  y  proyectos,  diseñando estructuras geométricas, previendo, calculando. En segundo término  va a usar la ética, impregnando sus creaciones de bondad y amor. Es al final que  ella cincela y da los últimos toques a su obra, la cual es siempre una joya, una  maravilla.                Por eso ahora es la estética la que debe venir a manifestarse en el amor, ya  que  éste  se  halla  todavía  relegado  a  un  nivel  animal  y  primitivo.  Ya  sé  que  algunos  consideran  que  su  forma  de  amar  es  impecable  y  que  va  a  ser  así  por  toda  la  eternidad,  de  modo  que  continuarán  extrayendo  de  ella  un  placer  enorme, parecido al que experimentan al comer, al beber, al divertirse; no niego  que  así  sea,  pero  debéis  saber  que  aquí  falta  lo  principal,  falta  la  dimensión  divina  del  amor.  Si  el  hombre  fuera  capaz  de  amar,  añadiendo  a  su  amor  esta  dimensión, entonces su felicidad sería mucho mayor. Y es precisamente en esta  dirección  que  deben  ir  los  discípulos,  avanzando  y  diciéndose  continuamente:  "¿Cómo estoy amando ahora? ¿De qué naturaleza es este amor?  ¿Qué es lo que  busco  y  cuales  son  mis  deseos?    Debo  hacer  que  mi  amor  se  remonte  hasta  acceder  a  las  expresiones  y  manifestaciones  más  sutiles  y  más  luminosas,  para  poder conocer finalmente la vida eterna. Si me limito a continuar viviendo este  amor  instintivo,  siempre  voy  a  estar  sujeto  a  los  altibajos  de  la  alegría  y  la  tristeza... Así que debo trabajar para ennoblecer, cultivar y afinar mi amor, esta  es la manera de hacerlo avanzar."  Es así como debe pensar el discípulo.         Es necesario cambiar la forma de ver a los demás y empezar a mirarlos desde  un punto de vista cada vez más elevado. Así, cuando tengáis delante una mujer,  en vez de sentir lo propio de un macho cuando ve una hembra, con lo cual van a  producirse  deseos  que  muy  pronto  llegan  a  ser  incontrolables,  debéis  considerarla  como  una  manifestación  de  la  Madre  Divina  y,  a  partir  de  ese 
  325

momento, vais a verlo todo bajo una perspectiva muy diferente. Qué maravillas  podréis  descubrir  entonces  en  una  mujer!    Cuando  un  pintor,  un  poeta  o  un  escultor  contemplan  una  mujer,  su  mirada  no  deberá  distraerse,  puesto  que  intentan ver a través de ella la belleza que otros no podrían llegar a percibir. Si  seguís  mis  consejos,  esto  os  pasará  también  a  vosotros  pues  es  sabido  que,  a  mayor evolución, es posible captar en la mujer ciertas expresiones radiantes que  pasan  totalmente  desapercibidas  cuando  se  le  mira  simplemente  como  una  hembra. Al contemplarla como una representación  de la Madre Divina,  uno no  puede menos que sentirse dichoso y pleno de inspiración, sin detenerse a pensar  tonterías. Por esto, todo les está permitido a los Iniciados ya que incluso al mirar  cuadros  que  representan  a  hombres  y  mujeres  desnudos,  esta  belleza  les  proyecta hacia el Cielo, mientras que si los vieran  un macho o una hembra, no  tardarían en sucumbir. Por eso es muy importante desarrollar el sentido estético  ya  que,  gracias  a  él,  podremos  percibir  la  realidad  de  una  forma  más  amplia,  más rica y profunda. Sin él, es como si no viéramos nada, y la naturaleza seguirá  siendo un libro cerrado.         Imaginaos  por  un  momento  a  un  hombre  que  está  afectado  por,  llamémosle...el  síndrome  del  macho!  Este  individuo  sale  a  pasear  para  buscar  una mujer, ignorando que su actitud va a impedirle percibir el verdadero encanto  y  esplendor  de  las  mujeres  con  las  que  va  a  toparse.  De  este  modo,  no  podrá  sentirse  inspirado,  ni  maravillado,  no  podrá  experimentar  aquel  impulso  que   lleva a los seres a expresar la belleza a través de la poesía o la música... Por el  contrario,  va  a  regresar  a  su  casa  malhumorado,  decepcionado  por  no  haber  podido encontrar lo que buscaba, o si es que ha encontrado algo, el pobre, mejor  no  hablemos  de  ello,  no  podría  ser  peor!...  Nueve  décimas  partes  de  la  humanidad  viven  siempre  así,  suspirando,  buscando,  sintiendo  un  vacío  y,  entretanto,  no  ven  el  esplendor  que  hay  por  doquier;  se  sienten  desgraciados,  dispuestos  a  suicidarse,  y  detestan  a  todo  el  mundo  simplemente  porque  les  falta el sentido de la verdadera belleza. Por contraste, cuando un discípulo o un  Iniciado  sale  a  dar  un  paseo  por  las  calles  o  los  parques,  Ah!,  él  también  va  a  sentirse  desgraciado,  pero  en  este  caso  será  por  no  poder  admirar  y  contemplarlo todo, ya que en aquella multitud que desfila y desfila sin parar, él  verá divinidades que suben y bajan... Toda esta belleza que se ofrece a sus ojos  es  algo  que  le  desborda,  hasta  el  punto  de  que  regresa  a  su  casa  colmado  y 
  326

maravillado. Pero, ¿Cómo explicar esta alegría?   Parecería que estos seres viven  en otro mundo, conocen otros métodos, otras formas diferentes de ver las cosas;  pertenecen a esa categoría extraordinaria de almas y espíritus. Pero es evidente  que todo esto va a parecer inverosímil e irreal a quienes viven en el estadio de  machos y hembras, ya que todo lo juzgan a partir de sí mismos.         Por  eso,  queridos  hermanos  y  hermanas,  cuando  se  comienza  a  crecer  y  a  elevarse es cuando se puede acceder a los esplendores de la vida y a todos los  tesoros  que  están  reservados  para  los  hijos  de  Dios.  Aquellos  que  se  resisten  a  cambiar  y  a  ver  las  cosas  desde  otro  punto  de  mira,  sufrirán  eternamente.  ¿Acaso ellos no se sienten como dentro de una selva?  Y bien, en la selva lo más  natural es devorarse y destrozarse unos a otros. Pero aquí, dentro de esta nueva  filosofía  que  os  propongo,  no  existe  la  selva,  nadie  va  a  ser  destrozado  ni  masacrado.  Por  el  contrario,  saldrá  maravillado.  Si  podéis  llegar  a  comprenderme, llegareis a manifestaros aquí como seres tan esplendorosos, que  ningún  hermano  pensará  jamás  en  abusar  de  aquella  mirada  divina  que  le  ha  dirigido  una  hermana,  y  las  hermanas  nunca  van  a  aprovecharse  de  aquella  chispa que un hermano ha encendido en su corazón. Así, todos avanzarán en la  luz, todos podrán ser felices y no habrá mas decepciones. Aquí estamos en una  escuela, esto es un templo; es aquí donde podréis aprender a superaros y llegar  a convertiros en seres extraordinarios.         Veamos  ahora  el  caso  de  un  joven  y  una  jovencita  que  se  han  encontrado:  ellos  viven  un  amor  puro,  ideal,  extraordinario;  se  ven,  se  escriben,  se  dan  pequeños regalos uno al otro... y un mechón del cabello, una pequeña flor o un  pétalo de rosa vienen a ser para ellos como talismanes cargados de un sinfín de  efluvios; se sienten felices, motivados, inspirados... El es un caballero y ella es la  dama,  la  bella  durmiente  del  bosque.    Ellos  viven  en  la  poesía,  se  pasean,  se  miran, y todo adquiere belleza.  Pero el día en que deciden ir un poco más lejos,  desaparece  el  aspecto  estético  siendo  reemplazado  por  el  lado  instintivo,  prosaico, biológico. Es algo que todo el mundo sabe.  Vosotros diréis: "Sí, pero,  ¿Qué cosas nos está diciendo? No es posible permanecer demasiado tiempo en  aquellos  intercambios  sutiles  propios  del  lado  estético."    Pero  sois  vosotros  quienes  pensais  esto  último,  porque  yo  pienso  que  aquel  que  se  propone 
  327

permanecer  en  este  ámbito  de  lo  estético  se  prepara  para  ser  un  artista,  un  genio, un poeta o un músico... Si queréis bajar de nivel, pues bien, hacedlo, pero  con  ello  estaréis  dejando  atrás  los  dominios  de  la  verdadera  belleza,  y  vuestra  propia alegría nunca llegará a ser como antes. ¡Es tan verdadero esto!         Todos  habéis  vivido  esta  experiencia  ¿No  es  verdad?  Entonces,  ¿Por  qué  no  habéis  reflexionado  y  analizado  lo  que  os  sucedió?    Ante  todo,  cuando  veis  cualquier  rostro  en  cualquier  parte,  debéis  saber  que  todo  un  mundo  nuevo  se  abre  ante  vosotros,  un  mundo  de  proyectos,  de  esperanzas...  Pero  desde  que  dejasteis  esta  región  de  la  estética  todo  se  ha  ido  opacando  y  parece  menos  bello, menos puro. Por eso os digo: "Mantened un poco de distancia en el amor  pues precisamente esta distancia es lo que os hará sentir colmados, inspirados.  Gracias  a  ella  podréis  seguir  amando  eternamente,  sin  interrupción  y  sin  perjuicios.  Si  decidís  eliminar  esta  distancia,  ya  podéis  ir  preparando  vuestros  pañuelos.         La  naturaleza  siempre  nos  enseña.  La  Inteligencia  cósmica  está  siempre  allí  para darnos lecciones con ejemplos que provienen de nuestra propia experiencia,  pero nosotros no hemos sabido entenderla. Muchos se justifican diciendo:  "Qué  le vamos a hacer, es cosa de la debilidad humana!" Pero este es un argumento  puramente  biológico,  puesto  que  todos  vamos  a  estar  sometidos  a  una  "debilidad" parecida. Y para eso nos han dado la inteligencia, la única que puede  superar  e  inducir  cambios  en  el  orden  biológico.  Es  gracias  a  ella  que  la  humanidad  ha  logrado  hacer  tantos  descubrimientos  que  han  mejorado  su  suerte. Quitadle la inteligencia y de nuevo caerá en la bestialidad. Es por ella y  por el principio espiritual, que todo se va cultivando y perfeccionando. Pero si la  hacéis  a  un  lado  diciendo:  "Es  la  flaqueza  humana,  no  podemos  hacer  nada!",  nunca llegareis a lograr el menor progreso. No hay que razonar de esta forma; el  hecho de ser débiles no es una razón para ceder y capitular! No, hay que acudir a  esta facultad que está en nosotros y es capaz de mejorar y perfeccionarlo todo:  El  principio  divino,  el  espíritu.  Hay  que  tomarlo  como  guía,  apoyarse  en  él,  trabajar a su lado. Nunca más pensar "Es el instinto, qué le vamos a hacer!".  No  se trata de rechazar el instinto, sino de saber cultivarlo.                                                     Bonfin, Agosto 17 de 1970 
  328

EL CADUCEO DE HERMES
Sèvres 27 de Diciembre 1970 

                                                                                                                                                                           Conferencia  improvisada     

     Está escrito en los tratados de alquimia que, para obtener la piedra filosofal,  simbolizada por Mercurio, hay que comenzar el trabajo en el momento en que el  Sol  0 entra en la constelación de Aries y la Luna  1 en la constelación de Tauro,  pues el Sol se encuentra exaltado en Aries y la Luna lo está a su vez en Tauro * El  signo siguiente, Géminis, es el  domicilio de Mercurio. Así que, tendremos: Aries  (el Sol), Tauro  ( la Luna) y Géminis (Mercurio  2 )... Estos tres signos van juntos  para mostrar que la unión del Sol y la Luna producirán un niño, Mercurio. Este  grupo, Sol, Luna, Mercurio, lo vamos a encontrar por varios lados en el zodíaco,  pero por ahora vamos a concentrarnos sólo en estos tres signos, Aries, Tauro y  Géminis, que son  extremadamente  significativos.                                                                                  El  símbolo  de  Mercurio  2  está  formado  por  el  disco  solar  unido  a  la  media luna creciente y, para remarcar su unión, el signo  +, como un indicador de  suma,  de  adición.  Así,  el  símbolo  de  Mercurio  representa  básicamente  la  unión  del Sol y la Luna.                                                                                    Gracias a la unión del Sol y la Luna, es posible el nacimiento de un hijo,  Mercurio,  la  piedra  filosofal.  Pero  la  piedra  que  buscan  los  alquimistas  es  en  realidad un símbolo de la transformación del hombre. Los alquimistas trabajan  con  los  dos  principios,  solar  y  lunar,  que  representan  la  voluntad  y  la  imaginación. Gracias a este trabajo, ellos llegarán a trasmutar su propia materia  y  a  convertirse  simbólicamente  a  su  vez  en  el  Sol  y  la  Luna,  siendo  a  la  vez  radiantes  y  puros.  No  es  por  simple  azar  que  Aries  constituye  el  domicilio  de  Marte y Tauro el de Venus... Al trabajar con el Sol y con la Luna, es decir, con los  dos  principios  masculino  y  femenino,  sublimando  la  fuerza  sexual  (Venus)  y  la 
  329

fuerza dinámica y activa de la voluntad (Marte), el alquimista va a obtener todos  los  poderes  espirituales  simbolizados  por  Mercurio,  el  agente  mágico.                                                                                                                                                                          Para  los  Templarios,  este  agente  mágico  estaba  representado  por  el  Bafomet, aquella figura monstruosa que hizo creer a algunos que los Templarios  rendían  culto  al  Diablo.  Otros  han  llamado  a  este  agente  mágico  AZOT,  una  palabra que está construida de la siguiente forma: A, por ser la primera letra de  los tres alfabetos, latino (a), griego (alfa) y hebreo (aleph) y las letras Z, O, T, por  ser las iniciales de la última letra de los mismos alfabetos, latino (z), griego (o, de  omega) y hebreo (t, de tau). El término viene a representar que el agente mágico  es a la vez alfa y omega, el comienzo y el fin.                                                       Para  llegar  a  obtener  este  agente  mágico,  los  alquimistas  se  han  sacrificado mucho en su trabajo y a menudo sin éxito, puesto que no sabían que  este  trabajo  con  los  dos  principios,  masculino  y  femenino,  no  debe  realizarse  solamente  en  el  plano  físico,  sino  también  en  el  plano  espiritual,  con  los  dos  principios  de  la  voluntad  y  la  imaginación.  Por  ello  podría  simbolizarse  este  trabajo con la expresión "Tomar el toro por los cuernos". Para el discípulo, esta  expresión significa emprender un trabajo interno a fin de poder controlar todo lo  que  hay  en  él  de  vulgar,  anárquico  y  violento.  Desgraciadamente,  en  nuestros  días  los  humanos  no  suelen  tomar  el  toro  por  los  cuernos,  por  el  contrario,  le  otorgan libertad para pisotearlo todo. En especial entre los jóvenes, ya veréis lo  destructivo que el toro puede llegar a ser!                                                                                             Tomar el toro por los cuernos significa también el trabajo de la voluntad  sobre la imaginación, teniendo en cuenta que esta última va siempre unida a la  sensualidad. Todos aquellos que poseen una imaginación desbocada, tienden a  ser  perezosos  y  sensuales.  Venus  y  la  Luna  siempre  van  juntos.  Pero  cuando  interviene el Sol mediante su luz, para dar una correcta dirección a esta fuerza,  la  Luna  se  convierte  en  algo  extraordinariamente  útil,  puesto  que  ella  tiene  el  poder  de  concretar  las  cosas.  Os  he  hablado  en  otras  ocasiones  acerca  de  los  distintos  períodos  por  los  que  ha  pasado  la  tierra:  el  período  de  Saturno,  el  período  del  Sol,  el  de  la  Luna,  y  ahora  os  diré  que  el  período  solar  ha  sido  una  etapa  de  dilatación  y  expansión,  mientras  que  el  período  lunar  se  ha  caracterizado por los procesos de coagulación y concreción. Por esto, el Sol y la 
  330

Luna  corresponden  también  con  los  símbolos  de  las  dos  etapas  del  proceso  alquímico, "solve" y "coagula", disuelve y solidifica.                                                                            

  En  el  símbolo  de  Mercurio,  el  Sol  está  representado  por  un  círculo  y  la  Luna por un semicírculo que a la vez viene a ser como un fragmento del Sol. (Así  se explica  el texto bíblico del  Génesis, donde nos dice que  Dios formó a Eva de  una  costilla  de  Adán).  Precisamente  para  demostrar  que  Mercurio  se  forma  a  partir  de  esta  fusión,  de  esta  combinación  inteligente  de  los  dos  principios,  los  Iniciados han concebido el símbolo de Mercurio  3 formado por el Sol, coronado  por  la  Luna  y  ambos  reunidos  por  el  símbolo  de  la  tierra  (  +  ),  que  también  corresponde a la adición, a la suma aritmética. Por sí sólo, este símbolo ya nos  muestra  la  profundidad  de  la  Ciencia  Iniciática  que  lo  concibió.  Una  de  sus  numerosas variantes la vamos a encontrar en el caduceo de Hermes, que luego  se  convertiría  en  emblema  de  los  médicos  y  farmacéuticos.  Actualmente,  este  símbolo ha sido introducido en la ciencia oficial bajo la forma del láser                                                                                                                  Un cristal de rubí se encuentra rodeado por el tubo de un flash en espiral, el cual  puede aportar la energía necesaria para producir el "efecto láser". Al ponerse a  funcionar,  un  rayo  de  luz  roja  muy  intensa  va  a  salir  por  el  extremo  semi‐ platinado.                                                                                         Esta radiación  luminosa  que  se  desprende,  equivale  aquí  al  Mercurio,  que  nace  a  partir  del  trabajo  común  de  los  dos  principios.  Pero  lo  que  mas  nos  interesa  ahora,  es  centrarnos  en  el  propio  láser,  ya  que  es  aquí  donde  podremos  hallar  algo  verdaderamente prodigioso.                                                   En  realidad,  desde  la  antigüedad  más  remota,  los  Iniciados  han  venido  realizando por sí solos todos los descubrimientos que hoy por hoy son materia de 
  331

la ciencia  oficial: la  radio, el teléfono, la televisión... Los sabios oficiales no son  otra cosa que obreros destinados a materializar en el plano físico las leyes que  ya existen en el mundo espiritual. Todo debe ser realizado en la materia. Por ello,  son  los  antiguos  Iniciados,  los  alquimistas,  los  magos  y  cabalistas,  que  ahora  vienen  de  nuevo  para  dar  forma  en  lo  material  a  todo  aquello  que  ya  era  conocido  y  experimentado  por  ellos  en  el  plano  espiritual.  Si  estos  descubrimientos  no  hubieran  existido  ya  antes,  en  otros  planos,  no  habría  manera alguna de llevarlos ahora a una realidad física. Todo lo que se hace aquí  abajo  es  como  lo  que  está  hecho  en  lo  alto,  y  todo  lo  que  existe  arriba,  en  el  plano psíquico deberá concretarse abajo, en el plano físico material.                                                 Al diseñar el símbolo de Mercurio, los Iniciados han querido trasmitir a las  futuras  generaciones  la  forma  de  trabajar  con  la  energía  sexual,  usando  la  voluntad  y  la  imaginación  para  obtener  los  poderes  mágicos,  ya  que  la  verdadera  fuerza  "más  fuerte  que  todas  las  otras  fuerzas",  a  la  que  se  refiere  Hermes Trismegistos, es el amor. Sólo el amor da la vida y nada hay por encima  de la vida, es ella la que está en el origen de todo. Dios nos ha dado esta fuerza  del  amor  para  que  aprendamos  a  sublimarla  en  vivo,  dentro  de  una  elevada  intensidad  vital,  a  fin  de  obtener  de  ella  los  poderes  mágicos  que  nos  harán  todopoderosos. Ya os he dicho que el símbolo de Mercurio está formado por el  Sol, la Luna y la Tierra. Si quitamos de arriba el símbolo de la Luna, nos queda  entonces  el  círculo  sobre  la  cruz,  símbolo  de  3 Venus,  del  amor.  Todos  estos  aspectos incluidos en el símbolo de Mercurio  3 vuelven a estar vinculados con la  función del dios Hermes cuya varita mágica, el caduceo, es a su vez un símbolo  de sus poderes en todos los ámbitos.                                     En  el  símbolo  de  Mercurio,  la  Luna,  que  representa  la  imaginación  se  nos  muestra  como  un  recipiente  lleno  de  agua,  puesto  que  la  Luna  como  principio  femenino,  está  ligado  al  elemento  agua.  Por  debajo  vemos  el  círculo  solar, correspondiente al fuego, que enciende la imaginación y la orienta en una  dirección determinada. Abajo del todo, la tierra representa aquí la realización en  el plano material. Cuando un Iniciado llega a comprender este símbolo, obtiene  la  facultad  de  crear,  de  ayudar  a  otros,  de  esclarecerlos,  protegerlos  y  vivificarlos, él cuenta con todos los poderes. Bajo unas condiciones apropiadas,  sería capaz de cambiar la tierra entera, ya que ha comprendido lo más esencial:  el trabajo de la voluntad en la base de la imaginación. Del mismo modo que la  mujer  tiene  la  posibilidad  de    condensar  la  vida  en  su  seno,  la  Luna  posee  el 
  332

poder de concretizar y materializar las cosas, de trasformarlas en tierra, es decir,  llevarlas a una realización en el plano físico. Ya veis, hay que hacer hablar a los  símbolos, casi que habría que tomarlos por el cuello si es preciso y amenazarlos:  "la bolsa o la vida!", para que nos revelen todos sus secretos. Pero haría  falta  apretarla  muy fuerte!..para que hablaran..                                                                                          

  El  discípulo  debe  decidirse  a  amaestrar  el  toro,  es  decir,  a  controlar  esta  fuerza salvaje, violenta y brutal de la sensualidad, a fin de servirse de ella. Pero  dominar  al  toro  no  quiere  decir  matarlo  ya  que,  de  hacerlo  así,  no  podríamos  aprovechar  su  fuerza.  Hay  que  tomar  el  toro  por  los  cuernos,  comenzando  por  amaestrar la Luna, la imaginación que es inseparable de la sensualidad, excepto  en el caso de aquellas personas que han logrado tomar por los cuernos al toro,  como sería el caso de algunos sabios, filósofos, artistas e Iniciados que han dado  un  rumbo  a  su  propia  imaginación  y  que,  mediante  sus  creaciones  y  descubrimientos han iluminado a muchos otros. En cuanto a los demás, que no  han llegado aún a dominar al toro, siguen dando rienda suelta a su imaginación,  la cual podría compararse con una prostituta que se acuesta con cualquiera sin  importarle  nada  y  trae  luego  al  mundo  criaturas  monstruosas  y  deformes.  Hay  que esforzarse por dar una dirección y un trabajo definido a la imaginación, para  que llegue a producir las creaciones más bellas, nobles y luminosas. Un discípulo  no debería dejar que su mujer flirteara o se acostara con cualquier desconocido,  sino  que  debería  cuidarla  y  guardarla  para  él  Sí,  mis  queridos  hermanos  y  hermanas, nuestra imaginación es nuestra mujer, y es ella la que trae criaturas  al mundo.                                                                                                                                                     

   Si  profundizamos  aún  más  en  la  interpretación  del  caduceo  de  Hermes,  descubriremos que viene a ser como un resumen de la totalidad del ser humano.  Las  dos  serpientes  entrelazadas  representan  las  dos  corrientes  que  bajan  del  cerebro. Partiendo de los dos hemisferios cerebrales, izquierdo y derecho, ellas se  cruzan a la altura de la nuca, pasan por los dos pulmones izquierdo y derecho, se  cruzan  de  nuevo  en  el  plexo  solar,  pasan  por  el  hígado  y  el  bazo,  vuelven    a  cruzase  en  el  punto  conocido  como  centro  Hará  y,  finalmente,  bajan  a  las  glándulas sexuales en el hombre y a los ovarios en la mujer.                                                                 El bastón del medio, representa la columna vertebral, en la base de la cual  los Iniciados hindúes sitúan la energía Kundalini que se halla en estado de reposo 
  333

y debe ser despertada. A partir del chakra Muladara, la energía Kundalini va a  elevarse por el orificio central de la columna vertebral, denominado Sushumna.  Ella  es  activada  gracias  a  la  respiración,  por  las  dos  corrientes,  Ida  y  Pingala,  situadas  a  lado  y  lado  del  Sushumna  y  puede  elevarse  progresivamente  hasta  alcanzar el loto de los mil pétalos, el chakra Sahasrara.                                                                                                                   
                                          Hemisferio                            hemisferio                                             izquierdo                  derecho                                                                       Cerebro                                                                        Nuca                                                                                                                                     Pulmón                                 Pulmón                                              izquierdo                              derecho                                                                                                                                                                               Plexo Solar                                                                                                    Bazo                                  Hígado                                                                                                                                              Ombligo                                                Riñón Izq..                         Riñón Derecho                                                                                                                                                                           Centro Hara                                                  Glándulas                          sexuales        

        De  este  modo,  Los  Iniciados  y  los  yoguis  que  han  efectuado  este  trabajo  utilizando el Sol (la corriente positiva, Pingala) y la Luna (la corriente negativa, 
  334

Ida), han despertado la energía Kundalini y la han llevado hasta arriba. También  aquí,  vemos  reflejado  el  fenómeno  del  láser,  sólo  que  en  este  caso,  el  ser  humano se convierte en un láser viviente. Aquellos que llegan a hacer funcionar  este láser a través de ellos mismos, obtienen la fuerza "más fuerte de todas las  fuerzas", el agente mágico universal.                               

        Recordad  de  todo  lo  dicho,  que  debéis  aprender  a  trabajar  con  la  Luna,  la  imaginación, pero  dentro de la pureza (de hecho la Luna en su mas alto sentido  espiritual, está unida a la pureza de la imaginación); con el fuego y la luz del Sol,  con el amor desinteresado de Venus y, en fin, con la justicia de la cruz, la tierra,  para llegar a la realización perfecta. Mercurio es así el símbolo del ser perfecto,  en el que la circulación de las dos corrientes tiene lugar dentro de tal equilibrio y  tal  armonía,  que  le  hace  como  flotar  en  la  paz  y  le  permite  convertirse  en  un  centro radiante capaz de orientar a las criaturas hacia el bien.                                                                                                                                                                                   Cuando  la  Luna  no  está  dirigida  por  Marte  y  el  Sol,  empuja  a  los  seres  humanos a la indolencia, a buscar pretextos para no hacer nada, delegar todo a  los  aparatos,  a  las  máquinas  que  les  ahorran  todo  tipo  de  esfuerzos.  Por  el  contrario, el símbolo de Mercurio nos enseña que la actividad y el esfuerzo son  absolutamente  indispensables.  No  es  malo  en  sí  el  disponer  de  máquinas  y  aparatos,  pero  a  condición  de  que  se  limiten  a  liberar  al  hombre  de  las  tareas  materiales para que  pueda permitirse una nueva actividad de índole  espiritual,  un trabajo gigantesco basado en la voluntad y la imaginación, para crear obras  divinas.  Desgraciadamente,  por  el  momento  no  es  esta  la  forma  de  trabajar  imperante entre los humanos: ellos querrían eliminar al Sol y a Marte, es decir, al  esfuerzo y la actividad que son tan esenciales, para quedarse únicamente con la  Luna y Venus. Ellos ignoran que esta actitud constituye el camino mas apropiado  para la propia decadencia.                                                      

  Me parece que aún no os he dicho nada, aunque en realidad ya os lo he  dicho  todo.  Estáis  delante  del  océano,  estáis  delante  del  Cielo,  deberíais  estar  colmados.  Pero  si  seguís  igual  que  antes,  es  porque  uno  sólo  puede  recibir  cuando está ya preparado para hacerlo, y esto no deja de ser triste. Pero al venir 
  335

a  alimentaros  de  esta  atmósfera,  de  este  amor,  de  estos  cantos,  de  esta  luz  y  estos  conocimientos,  estáis  ya  avanzando  y,  algún  día,  seréis  capaces  de  emprender  realizaciones  fantásticas.  Aunque  ahora  no  comprendáis  nada,  continuad, pues siempre hay algo de luminoso inscrito en vosotros.                                                 

                                                        Sèvres, Diciembre 27 de 1970.                                                                                                                                                                                                                                            

 

336

TOMAR AL TORO POR LOS CUERNOS EL CADUCEO DE HERMES
II
Sèvres a 27 de Diciembre de 1970 

     Conferencia  improvisada         Interiormente,  psíquicamente,  espiritualmente,  son  muy  pocos  los  seres  que  saben  en  qué,  cómo  y  porqué  trabajar.  Hay  una  preocupación  por  dar  a  los  humanos todo tipo de conocimientos para que puedan ejercer todos los oficios  que  existen  sobre  la  tierra;  ellos  van  a  las  escuelas,  realizan  toda  suerte  de  aprendizajes... pero ellos mismos en su interior se sienten sin fuerza y sin poder,  de  modo  que  al  mínimo  problema,  al  presentarse  la  menor  dificultad  se  derrumban por tierra.                                                            Ya sé que se han traído a Occidente toda clase de prácticas orientales: el  yoga,  el  zen,  etc.,  siendo  muchos  los  que  se  vuelcan  sobre  estas  prácticas,  precisamente  porque  sienten  la  necesidad  de  hacer  algo  en  el  ámbito  de  la  voluntad,  la  concentración,  la  meditación,  para  adquirir  poderes  psíquicos.  No  tengo nada en contra y puede ser que algunos obtengan buenos resultados, pero  tengo mis dudas respecto a la mayoría, puesto que se trata de métodos muy  antiguos que fueron buenos en el pasado y para los orientales. En el caso de los  occidentales, se precisan otros métodos más conformes con su mentalidad y su  forma de vivir, y estos métodos son justamente los que presenta la Enseñanza de  la  Fraternidad  Blanca  Universal.  Aquellos  occidentales  que  se  lanzan  imprudentemente a las prácticas orientales, sin contar con una verdadera guía,  corren grandes peligros. Los orientales siempre se ejercitan bajo la dirección de  un Guru, de un Maestro que les supervisa, como lo hacen aquí los médicos con  algunos pacientes a los que tienen bajo tratamiento, observando paso a paso en  ellos  los  efectos  de  dicho  tratamiento,  llegando  a  modificarlo  si  esto  fuera  necesario.  Pero  aquellos  seres  que  van  por  su  cuenta,  contando  con  unos  conocimientos  y  posibilidades  francamente  insuficientes,  están  destinados  al 
  337

fracaso.      Con  todo,  cada  vez  es  mayor  el  número  de  aquellos  que  perciben  la  necesidad de explorar su propio interior, pero que deberían desconfiar de tantos  y  tantos  métodos  que  se  propagan  aquí  y  allá  y  que  son  con  frecuencia  peligrosos.                                                                                                          El  trabajo  iniciático  con  el  Sol  y  la  Luna,  es  decir,  con  la  voluntad  y  la  imaginación,  tal  como  lo  realizan  los  Maestros,  sigue  vigente  por  toda  la  eternidad  ya  que  estos  dos  principios  son  los  más  fundamentales  del  ser  humano. Por ello, en los libros de alquimia se puede encontrar a menudo estas  imágenes, el Sol y la Luna, el rey y la reina... Bajo todas las formas posibles, todo  se reduce siempre a estos dos polos, solar y lunar, representados por el hombre y  la  mujer  que  van  a  producir  una  criatura  de  sangre  real,  la  piedra  filosofal,  el  elíxir  de  la  inmortalidad,  la  panacea  universal,  la  varita  mágica,  el  caduceo  de  Hermes...                                                                                                               La misión del ser humano es realizar el Cielo en la tierra, hacerse semejante al  Creador, a su Padre Celestial. Pero para poder llevar a cabo con todo esplendor  una misión de tal complejidad y que no puede acabarse de un sólo golpe, deberá  tomar  conciencia  de  los  factores  indispensables  para  esta  labor:  Los  dos  principios,  activo  y  pasivo,  emisor  y  receptor,  solar  y  lunar,  masculino  y  femenino, Voluntad e Imaginación, para poder infundir a la Luna todo lo que el  Sol  tiene  de  luminoso  y  noble,  a  fin  de  que  ella  pueda  reflejar  correctamente  y  propagar las cualidades del Sol.                                                                                                 La Luna es proclive a todo tipo de influencias, ella no escoge lo que va a  manifestarse a través de ella, es como el agua que toma la forma del recipiente  en  el  cual  se  la  vierte.  La  Luna,  el  agua  y  la  imaginación  vienen  a  ser  casi  una  sola cosa. Si el Sol no se ocupa de la Luna, de la imaginación, ella puede llegar a  reflejar incluso el mismo Infierno. Por esta razón los Iniciados velan para que la  Luna  ‐que  es  lo  mismo  que  su  "esposa"‐,  representada  por  su  propia  imaginación, no se pierda deambulando quién sabe donde, sino que, gracias al  influjo del Sol, ella reciba un rayo de luz y de eternidad. En este caso, la Luna se  convierte en una mujer adorable, extraordinaria, y serán las leyes divinas las que  intervendrán para ayudar a realizar en el plano material aquello que se forma en  la  imaginación.  Esto  es  lo  que  simboliza  la  cruz  en  la  base  del  símbolo  de 
  338

Mercurio.  La  cruz  es  aquí  la  piedra  cúbica  que  representa  la  tierra.  Para  los  alquimistas, esta piedra cúbica es una expresión de la tierra virgen gracias a la   cual será posible construir todo el edificio.                                                                                                  Cada día, el discípulo debe proponerse proyectos más nobles, más grandiosos,  para poder llevarlos a cabo sobre la tierra. Pues, ante todo, él tiene que trabajar  con la imaginación, para luego añadir a esta el corazón y la voluntad, de modo  que  aquello  que  antes  imaginó  llegue  a  ser  una  plausible  realidad.  No  debe  contentarse con soñar y flotar en su ensueño sintiendo que su cabeza está llena  de  hermosos  proyectos,  ya  que  esto  no  sería  suficiente;  sus  proyectos  deben  reflejarse por entero en su comportamiento y en sus acciones, en el plano físico,  para que el mundo entero pueda ver cómo aquello que él ha creado en lo alto,  ha descendido y penetra con sus raíces en la tierra.                                                                            Bien  sea  que  la  mente  trabaje  sobre  el  alma,  o  nuestra  voluntad  sobre  nuestra imaginación; que el Sol fertilice la Luna, o el hombre fecunde a la mujer,  el  resultado  siempre  va  a  ser  el  mismo:  un  hijo,  una  criatura.  Y,  ¿qué  es  en  realidad este hijo?   Cuando ponéis fuego por debajo de un recipiente con agua  (el recipiente sería la Luna), el agua va a trasformarse en vapor. La fuerza "más  fuerte que todas las fuerzas" está representada en este caso por el vapor, por el  agua  dilatada.  Así,  con  este  trabajo  de  la  voluntad  sobre  la  imaginación,  de  la  mente sobre el alma, del Sol sobre la Luna o del hombre sobre la mujer, nace una   fuerza  que  es  el  hijo,  Mercurio,  el  cual  lleva  en  sí  la  posibilidad  de  emprender  formidables realizaciones. Por separado, el Sol y la Luna no pueden hacer gran  cosa;  si  están  lejos  uno  del  otro,  el  fuego  quema  y  el  agua  inunda.  Pero  si  se  reúnen,  producirán  una  fuerza  capaz  de  realizarlo  todo:  la  piedra  filosofal,  que  tiene el poder de trasformar todos los metales en oro. De esta fuerza se ha dicho  en la Tabla de Esmeralda: “El Sol es su padre, la Luna es su madre, el viento la ha  llevado en su vientre  y la tierra es su nodriza". La tierra, que sigue siendo la cruz,  la piedra cúbica.        Está  escrito  "creced  y  multiplicaos..."  Pero  los  humanos  parecen  haber  entendido esto sólo desde el punto de vista puramente físico, lo cual trae, como  es evidente, numerosas complicaciones: no hay sitio suficiente, ni alimento, con  lo  que  ellos  se  ven  obligados  a  destruirse  mutuamente.  Al  final,  este 
  339

mandamiento ha venido a ser nocivo, pero no soy yo quien va a corregirlo, no.  Me  limitaré  a  afirmar  que  fue  válido  solamente  durante  una  época,  y  los  humanos  han  intentado  eternizarlo,  obteniendo  los  dudosos  resultados  que  podemos  ver  hoy  en  día.  Sin  embargo,  es  preciso  entenderlo  bajo  su  sentido  simbólico, que siempre seguirá siendo válido.   (leer  conferencia  “Creced  y  multiplicaros”  Tomo IV – FBU.).                                                   El  discípulo  debe  pensar  acerca  del  trabajo  que  va  a  realiza  apoyado  en  su  voluntad e imaginación. Esta labor concierne tanto al hombre como a la mujer.  Es en el plano espiritual que el discípulo deberá fecundar a su propia mujer, para  tener luego muchos hijos, miles de hijos angelicales que viajarán por el espacio  trabajando para él. Ya sabéis cómo suelen finalizar los cuentos: "Vivieron felices  y tuvieron muchos hijos..." Pero esto no se limita exclusivamente al plano físico.  ¿Qué  es  un  Iniciado?  Es  como  un  padre  de  familia  con  numerosa  progenie,  la  cual  va  caminando  a  su  lado,  arrojándose  sobre  sus  vestidos,  hurgando  en  sus  bolsillos...pero  estos  hijos  sienten  tal  amor  por  él  que  nunca  se  va  a  sentir  molestado. Cuando él lo considera necesario, llama a sus hijos y les dice: "Tú vas  a ir a casa de fulano de tal y le llevarás estos regalos...Tú irás a tirar un poco las  orejas de aquel otro...", y ellos le obedecen. Son hijos de su propia carne y de su  misma sangre. Por contraste, un ser humano corriente es como una persona sin  hijos,  solitaria;  suele  estar  triste  y  de  mal  humor  al  verse  obligada  a  trabajar  sola, sin que nadie le ayude. He aquí un ámbito que muchos desconocen pero en  cambio es muy familiar para otros.                                                                                 

  Durante  las  fiestas  de  Navidad  os  he  hablado  del  nacimiento  del  Cristo  niño, el cual no es otro que Mercurio. Sabemos que Jesús nació en Palestina hace  dos mil años, pero es preciso comprender el significado de esta fiesta ya que, en  realidad,  ella  reviste  unas  dimensiones  cósmicas,  universales.  Es  un  nacimiento  que  debe  realizarse  también  dentro  de  cada  uno  de  nosotros.  El  Cristo  niño  representa  aquella  fuerza  que  permanece  dormida  en  nuestro  interior  y  que  debemos despertar *. (leer OM‐24 – La Natividad)        
                                                                                                     

  Antes  de  bajar  a  la  tierra,  el  hombre  ha  trabajado  ya  su  cuerpo  físico  el  cual, como ya os he explicado, es una representación del caduceo de Hermes con 
  340

las  dos  corrientes  que  descienden  de  los  hemisferios  cerebrales  izquierdo  y  derecho, y que se van cruzando a través de los diferentes órganos. El ser humano  es  así  un  resultado  del  trabajo  conjunto  de  la  voluntad  y  la  imaginación,  de  la  mente y el alma que se han materializado en el plano físico. Como el hermético  caduceo, tiene el poder de crear en los tres mundos. Por el momento sólo hace  uso de este poder en el plano físico, pero sucesivamente deberá aprender a crear  en los otros planos.                                                                                                                     El  caduceo  de  Hermes  es  la  fuerza  mas  fuerte  de  todas  las  fuerzas,  es  la  vida, en su grado superior de manifestación. Por esto, cuando el hombre llega a  desarrollar el caduceo dentro de sí mismo, esta vida fluye y se difunde a través  de todas las criaturas hasta llegar a las estrellas. Este grado superior de la vida  constituye así la fuerza verdadera, cuya manifestación no se limita solamente a  la vitalidad. Precisamente, esta fuerza vital viene a ser el toro... Todos los seres  humanos tienen vida, por supuesto, pero en cuanto a la inmensa mayoría, esta  vida se manifiesta como una fuerza devastadora. Cuando se tiene un exceso de  vitalidad,  muchos  no  pueden  llegar  a  dominarla  y  se  entregan  a  la  violencia,  destruyen,  violan,  asesinan...  Esta  vitalidad  debe  ser  dirigida,  intensificada,  espiritualizada, para trasformarse en vida superior, divina.          

  Por esto, desead de día y de noche espiritualizar vuestra vida para poderla  ofrecer,  a  fin  de  que  irradie  por  doquier  en  todo  el  universo,  esclareciendo  y  vivificando a las criaturas. Esta es la idea contenida en la imagen de Hermes, tal  como  la  concibieran  los  antiguos,  con  alas  en  sus  sandalias.  De  hecho,  los  pies  poseen  algunos  centros  muy  importantes  que,  de  ser  potenciados,  os  darían  la  posibilidad  de  desplazaros  por  el  espacio  en  forma  espiritual  e  incluso  física.                       La  vida  sublime,  esto  es  lo  que  significa  el  caduceo  de  Hermes.  De  ahí  que,  cuando irradiáis esta vida, contáis con fuerzas formidables. Si vuestra vida no se  extiende  más  allá  de  unos  centímetros  a  partir  del  cuerpo,  seréis  débiles,  no  podréis  actuar.  Pero  si  vuestra  irradiación  puede  extenderse  por  varios  kilómetros entonces sí que podréis influir sobre las criaturas. Mientras mayor sea  la  intensidad  y  la  distancia  a  la  cual  podéis  proyectar  vuestra  influencia,  más  crecerán también vuestros poderes.                  

 

341

Os he explicado la importancia de este trabajo, tomadlo pues en serio y haced a  un  lado  tantas  otras  ocupaciones  inútiles  que  nada  os  van  a  aportar,  excepto  sufrimientos. Trabajad sobre vosotros mismos hasta que la fuerza más fuerte de  todas las fuerzas empiece a manifestarse en vuestro interior. 

                                                                                                                                                            Sèvres 1ero 3 de 1971                                                                                                                                

 

342

BUSCAD EL ALMA Y EL ESPÍRITU II
Sèvres el 29 de Diciembre de 1970 

  Conferencia  improvisada         Algunos puritanos y ascetas han aconsejado al hombre huir de la mujer bajo  pretexto  de  que  ella  era  una  encarnación  del  mal,  una  hija  del  Diablo.  Pero,  ¿Cómo  queréis  que  el  amor  divino  se  despierte  en  el  hombre  teniendo  semejantes  ideas  acerca  de  la  mujer?  Esto  sólo  le  llevará  a  estar  siempre  abatido,  disgustado,  descorazonado.    ¿No  es  mejor  acaso  pensar  que,  tras  la  apariencia  de  tal  o  cual  mujer,  está  oculta  la  Divinidad  que  ha  tomado  esta  forma, como una princesa que hubiera querido disfrazarse de esta manera?  Las  gentes no saben vivir dentro de la belleza y sin embargo, es precisamente esta  belleza la que os está dando esta Enseñanza: Adoptad un cierto modo de vivir y  estaréis  siempre  dentro  de  la  belleza.  Pero  los  humanos  chapotean  sin  cesar,  sumergidos en lo turbio y pesado, así que, ¿Cómo van a poder ser felices?  Ellos  sólo se ven unos a otros bajo la forma carnal, como si fueran órganos, vísceras y  nada más. Son incapaces de percibir el esplendor que hay detrás de todo esto y  tal  actitud  sólo  puede  traerles  consecuencias  desastrosas.  Qué  se  nos  muestre  ahora  la  belleza,  pues  sólo  ella  puede  salvarnos  y  hacernos  felices.  Nosotros  tenemos un deseo absoluto de belleza.         Si  por  el  contrario,  comenzáis  a  ver  a  los  seres  humanos  como  almas  o  espíritus,  notareis  que  se  producen  a  la  vez  cambios  dentro  de  vosotros  y  que  esto  os  lleva  a  practicar  una  nueva  conducta  hacia  ellos.  Bajo  sus  ropajes  y  apariencias,  detrás  de  los  rasgos  de  su  rostro,  vais  a  descubrir  un  alma  y  un  espíritu  que  son  una  hija  y  un  hijo  de  Dios.  Si  aprendéis  a  fijaros  en  estos  dos 
  343

aspectos,  todas  las  criaturas  que  antes  habíais  despreciado,  abandonado,  desdeñado,  os  empezarán  a  parecer  verdaderamente  preciosas.  Desde  arriba,  desde el Cielo que las ha enviado disfrazadas de esta forma, se les considera a  todas como seres excepcionales que son portadoras de la Divinidad.         En cuanto a mí, por ejemplo, el hecho de que vosotros seáis bellos y ricos, o  por el contrario, un poco desgarbados, pobres o ignorantes, cuenta muy poco. Lo  que resulta esencial a mis ojos es vuestra alma. ¿Por qué no busco la compañía  de los más sabios, los más ricos o los más bellos?  Porque lo que me interesa son  las almas. A menudo he sido incluso criticado por quienes dicen: "Pero, ¿Cómo es  que  vive  rodeado  de  aquellos  que  carecen  de  influencia  en  la  sociedad,  puesto  que  no  son  ricos  ni  sabios,  ni  pueden  hacer  cosa  alguna  por  él?    ¿Cómo  puede  tener aprecio a tales gentes?"  Y, ¿Cómo actuaba Jesús?  El buscaba las almas y  los espíritus, mientras que vosotros evaluáis a la gente de acuerdo a su riqueza,  a  su  erudición,  a  su  status  o  a  su  belleza  externa,  sólo  porque  no  habéis  comprendido  lo  esencial.  Para  mí  lo  que  cuenta  son  las  almas  y  los  espíritus  pues,  vistos  desde  otro  ángulo,  estas  almas  y  estos  espíritus  son  propios  de  princesas y de príncipes.       El día en que empecéis a valorar las almas y los espíritus, esta será la mejor  prueba  de  que  verdaderamente  habéis  avanzado,  puesto  que  habéis  llegado  a  comprender lo esencial y el Cielo, que os contempla, decidirá entonces ayudaros  ya  que  sabrá  que  a  partir  de  aquel  momento  merece  la  pena  hacerlo.  Pero  si  seguís  manteniendo  vuestros  juicios  en  un  nivel  puramente  material,  os  dejará  que  sigáis  a  vuestra  suerte  diciendo:  "Seguid  desperdiciando  vuestro  esfuerzo  con  aquella  gente;  ya  veréis  lo  que  van  a  hacer  por  vosotros:  nada!"    Así  que  considerad más bien las almas y los espíritus, ya que estos sí tienen vínculos con  el mundo espiritual y no dejarán de brindaros ayuda si la necesitarais.       Cambiar  la  forma  de  considerar  las  cosas  equivale  a  cambiar  el  propio  destino.  Por  mi  parte,  he  decidido  ver  a  las  mujeres  como  almas  o  más  aún,  como  deidades,  con  lo  cual  he  sido  el  primero  en  salir  favorecido,  puesto  que  siempre me siento inspirado, henchido, entusiasmado. Hasta la mujer más fea y  más vulgar sigue siendo para mí un alma, una hija de Dios, y estoy dispuesto a  hacer un trabajo con ella. Sé que al hacer cualquier cosa por su alma, entro en  contacto con Dios mismo y que El nunca me abandonará. 
  344

    Vosotros debéis incrementar vuestra atención y vuestro amor por esta Ciencia,  adoptar una actitud sagrada frente a las verdades que os están revelando. Hoy  en  día,  cada  vez  más  los  humanos  van  perdiendo  el  sentido  de  lo  sagrado,  pretenden desmitificarlo todo, pues les parece que ya hay demasiados mitos; He  aquí  lo  que  están  obteniendo:  Lo  están  saqueando  todo  sin  darse  cuenta  de  la  pérdida  que  esto  les  produce  ya  que,  actualmente  la  naturaleza  se  ha  cerrado  ante  ellos  y  no  les  otorga  ninguna  revelación.  La  naturaleza  sólo  se  descubre  ante  aquellos  seres  humanos  que  poseen  el  sentido  de  lo  sagrado.  Es  por  esto  que, si vosotros aprovecháis y cultiváis aquí este sentimiento, puedo predeciros  que seréis objeto de extraordinarias revelaciones; y no penséis que todas tienen  que  venir  a  través  mío,  porque  las  únicas  verdaderamente  sustanciales  serán  aquellas  que  lleguen  directamente  a  través  de  vosotros  mismos.  Si  sabéis  encontrar  la  actitud  correcta,  entonces  las  revelaciones  surgirán  de  vuestro  interior  y  así  podréis  asimilar  muchas  verdades  que  hasta  ahora  no  habíais  logrado comprender.                                                                                               Sèvres, Diciembre 29 de 1970                         
  345

AMOR E IDENTIFICACION
Bonfin el 14 de Julio de 1973 

       Conferencia  improvisada           Cuando hay dos personas que se aman y establecen intercambios entre sí, su  aura  tiende  a  adquirir  un  mismo  nivel.  Por  esto,  cuando  frecuentáis  a  un  gran  Maestro  a  quien  amáis  y  con  quien  entráis  en  comunión,  va  a  producirse  también un intercambio entre él y vosotros, de modo que vuestra aura se verá  purificada,  reforzada,  amplificada.  Esta  es  la  ventaja  de  amar  a  seres  muy  elevados,  muy  evolucionados.  Hay  quienes  han  definido  el  amor  como  el  contacto de dos epidermis que se frotan una con otra. ¡Dios mío! Qué definición  más pobre y limitada!  En realidad el amor es en esencia una nivelación de las  potencialidades, una ósmosis *. Cuando mezclamos agua caliente con agua fría,  la temperatura de una se comunica a la otra y viceversa, dando como resultado  el  agua  tibia.  Esta  ley,  que  es  válida  para  todas  las  sustancias  ya  sean  estas  sólidas,  líquidas  o  gaseosas,  se  aplica  también  al  terreno  de  los  intercambios  etéricos. Amar no es otra cosa que realizar una nivelación de las auras. Incluso  cuando vuestro amor se dirige a esos grandes Maestros que han pasado por la  Tierra en otras épocas: Jesús, Buda, Krishna, Zoroastro... aquí también se van a  generar  intercambios,  ósmosis  de  las  que  vosotros  saldréis  beneficiados.    Y  si  tenéis  el  privilegio  de  poder  frecuentar  a  un  Maestro  vivo,  de  acercaros  a  su  aura,  de  impregnaros  de  ella,  mejor  todavía.  Aquí  sólo  puede  haber  un  riesgo  para  este  Maestro  y  es  que,  cuando  se  siente  la  proximidad  de  un  aura  muy  potente y luminosa, se querrá vivir demasiado cerca de ella y tomarlo todo, sin  medida, sin límite.         Cuando  los  discípulos  se  reúnen  alrededor  de  su  Maestro,  reciben  emanaciones  de  pureza  y  de  luz.  Pero,  creedme,  esto  no  es  nada  fácil  para  los 
  346

Maestros,  si  se  tiene  en  cuenta  lo  que  ellos  reciben  en  tal  intercambio!  A  menudo,  entre  los  discípulos  hay  mujeres  que  no  saben  controlar  sus  sentimientos  y  que  les  envían  pensamientos  y  deseos  abominables.  Pero  como  ellos han aceptado de antemano someterse a este tipo de sacrificios, y como han  aprendido  también  a  trasmutar,  a  sublimar,  lo  aceptan  sin  queja  alguna  y  de  esta forma siguen ayudando a sus discípulos.         Vosotros no podéis comprender aún la grandeza del sacrificio de un Maestro,  cuando  este  tiene  que  frecuentar  a  los  humanos.  Ellos,  por  supuesto,  no  se  sacrifican,  salen  ganando  si  tienen  un  Maestro,  puesto  que  así  pueden  desprenderse  de  sus  imperfecciones  e  impurezas,  a  cambio  de  las  cuales  el  Maestro va a darles una luz y un agua diáfanas, cristalinas... Para un Maestro,  igual  que  para  un  Santo  o  un  Iniciado,  no  puede  haber  sacrificio  mayor  que  aceptar  la  presencia  de  los  humanos,  ya  que  siempre  saldrá  perdiendo  en  tal  intercambio... El hecho es que él va dando y distribuyendo sin cesar. Por fortuna,  él  está  vinculado  con  el  Cielo  y  recibe  la  vida  que  viene  de  lo  alto,  porque  si  recibiera  únicamente  lo  que  le  llega  de  abajo,  muy  pronto  se  convertiría  en  un  ser ordinario como los demás. La función de un Iniciado es recibir de arriba y dar  hacia  abajo.  Por  eso  los  discípulos  ganarán  sin  cesar,  irán  mejorando,  purificándose, llegando a ser más inteligentes, más atentos, desarrollando en sí  mismos las cualidades que les vienen de su Maestro.         Hay  algo  que  está  muy,  pero  muy  claro  respecto  al  amor:  Ya  veis  porqué  se  debe amar... Pero cuando se ama a un ser débil, o a un criminal, hace falta estar  muy evolucionado, a fin de encontrar la forma de hacerle regalos magníficos sin  recibir  ninguna  impureza  de  parte  de  aquel,  y  esto  es  algo  muy  difícil.  Podéis  amar a otros seres inferiores a vosotros, pero es preferible que vuestro amor se  concentre  en  aquellos  seres  que  os  sobrepasan.  Si  se  es  muy  rico,  muy  fuerte,  muy  lúcido,  entonces  es  posible  dar  y  distribuir  a  quienes  están  más  abajo;  en  este  caso  la  riqueza  es  desbordante.  Pero  mientras  no  se  es  tan  rico,  no  es  recomendable hacer esto, ya que se corre el riesgo de recibir a cambio multitud  de impurezas y elementos nocivos.   
  347

     Los  Angeles,  los  Arcángeles,  las  Divinidades  y  Dios  mismo  nos  aman,  y  no  obstante  ellos  están  tan  elevados  en  relación  a  nosotros!    Está  escrito  en  los  Evangelios: "Dios ama tanto al mundo, que ha enviado aquí a Su Hijo unigénito."   Esta  es  la  mayor  prueba  de  su  amor.  Y  si  Dios  nos  ama,  si  los  Arcángeles  nos  aman, ¿porqué no podemos amar también nosotros a quienes se encuentran por  debajo nuestro en la escala de la evolución, así se trate de un caballo, un perro o  un  gato?...  Esto  pasa  con  algunas  personas,  que  prefieren  los  animales  a  los  humanos... El caso es que resulta raro experimentar amor hacia otros seres muy  superiores; más bien se siente respeto hacia ellos, estima o admiración, pero no  es  propiamente  amor,  puesto  que  resulta  más  fácil  amar  a  quien  no  está  tan  lejos en superioridad.         Pero hay otra posibilidad que tal vez os ha pasado inadvertida. Volvamos al  ejemplo  en  que  vuestro  amor  se  dirige  hacia  otros  seres  menos  evolucionados:  Vuestra  intención  es  protegerles,  cuidarles,  alimentarles,  pero  ¿Acaso  estáis  deseando  llegar  a  ser  como  ellos  y  veros  privados  de  lo  que  sois  actualmente?   Está claro que les amáis, pero esto no significa que tengáis que identificaros con  ellos.  Imaginad  que  tenéis  un  perro  y  este  cae  enfermo;  os  preocupáis  por  él,  lucháis  día  y  noche  para  curarle  y  salvar  su  vida...  Bien,  esto  es  amor,  pero  no  significa que tengáis que convertiros en un animal y vivir como él. Incluso puede  ser que le alejéis de vuestra mesa o vuestro lecho por encontrarlo sucio; que le  acariciéis, le deis alimento y luego le digáis: "Anda, ahora vete a dormir!"  Esto  demuestra que no tenéis ningún deseo de identificaros con él.         Ahora bien, ¿Qué es el amor?  No es otra cosa que la fusión, la identificación  con aquello que amáis. Amar supone el deseo de llegar a ser uno con el objeto de  este amor. Pero por lo general, nadie quiere parecerse a un ser inferior, ni llegar  a ser como este mientras que, si se trata de un ser superior, las cosas cambian:  Uno  no  piensa  en  otra  cosa  que  parecerse  a  él,  llegar  a  ser  tan  bello,  tan  inteligente, tan poderoso como él. Y esto, es amor. Incluso si la manifestación no  va  más  allá  del  respeto,  la  estima  o  la  admiración,  en  el  momento  en  que  empezáis a desear ser como él, esto es amor. Para el amor verdadero, lo primero  y  lo  más  inmediato  es  querer  llegar  a  ser  uno  con  el  ser  amado.  Por  esto,  sólo  podéis amar verdaderamente  a los seres que están por encima de vosotros: Si, 
  348

todos queréis convertiros en sabios, en Iniciados, en Angeles, en Deidades, pero  no os interesa llegar a ser insectos, por ejemplo, a pesar de todo el afecto que  podáis sentir por estas bestezuelas.         De  todas  las  diferencias  que  puede  haber  entre  los  Orientales  y  los  Occidentales, hay una a la que estamos  tan habituados que ya ni se repara en  ella:  La  importancia  que  los  Orientales  otorgan  a  un  Maestro,    la  forma  de  considerarle  y  la  actitud  que  tienen  hacia  él.  Para  ellos,  un  Maestro  es  de  tal  importancia,  que  toda  su  vida  cambia  y  se  trasforma  sólo  por  el  hecho  de  que  existe  dicho  Maestro.  A  menudo,  el  Maestro  ni  siquiera  les  ha  hablado,  ni  ha  llegado a ocuparse de ellos, pero no obstante, son felices al saber que él existe,  su amor por él les lleva a progresar, ellos creen en él y se sienten unidos a él. Son  concientes  de  que  este  amor  hacia  el  Maestro  va  a  posibilitar  que  el  discípulo  reciba  sus  cualidades,  sus  virtudes,  sus  energías  espirituales;  poco  a  poco,  el  discípulo va poniéndose al nivel del Maestro.         En  Occidente,  por  el  contrario,  es  muy  raro  encontrarse  con  esta  forma  de  pensar. Cuando se tiene un Maestro, es para criticarle, enjuiciarle y discutir con  él  constantemente.  No  hablo  ahora  de  lo  exterior,  por  supuesto,  sino  de  lo  interior,  de  lo  que  pasa  por  la  mente  de  los  discípulos.  Se  necesita  tener  un  blanco  donde  colocar  los  dardos,  y  este  blanco  es  el  Maestro!  Resulta  tan  excitante llevarle la contraria! Pero tal actitud es muy grave y peligrosa, puesto  que no sólo le impide al discípulo evolucionar, ‐ya que no podrá recibir la paz, ni  la  ciencia,  ni  la  dicha  de  su  Maestro‐  sino  que  además  el  Cielo  va  a  imponerle  ciertos  castigos  por  no  haber  sabido  aprovechar  esta  oportunidad  que  le  han  dado para avanzar. En estos casos, vale más no tener Maestro alguno. Pero si se  ha llegado a escoger uno de ellos, lo mínimo sería comportarse apropiadamente  con  él.  Por  lo  que  a  mí  respecta,  prefiero  que  me  dejéis  para  seguir  a  otro  Maestro, antes de cambiar vuestra actitud conmigo. Pero la solución no está en  cambiar  de  un  Maestro  a  otro,  es  la  actitud  lo  que  hay  que  mejorar,  y  no  me  refiero al Maestro, sino a vosotros. Porque el Maestro, sea que le améis o no, le  respetéis  o  no,  estará  lejos  de  preocuparse  por  ello  y  sabrá  cómo  utilizar  cualquiera  de  las  dos  actitudes,  aunque  es  evidente  que  no  dejaría  de  ser  un  poco  triste  y  decepcionante  ver  que  no  sabéis  apreciar,  ni  usar  para  vuestra 
  349

evolución en toda la Enseñanza que él ha reunido a lo largo de los siglos; pero él  podrá trasformar esta decepción, en cambio seréis vosotros quienes vais a sufrir.         Si se ha de estar todo el tiempo en desacuerdo con el Maestro, es mejor dejar  de ser su discípulo, ya que tal actitud no es favorable para ninguno de los dos, ni  para  el  discípulo,  ni  para  el  Maestro  que  sólo  busca  instruir  a  los  seres,  para  convertirlos  en  obreros  incorporados  a  una  tarea  divina.  Así  pues,  queridos  hermanos  y  hermanas,  es  necesaria  una  mayor  amplitud  de  conciencia  ya  que  para muchos, hoy por hoy, esta cuestión no está del todo clara, ellos no acaban  de comprender lo que es un Maestro.         En  una  familia,  todo  gira  alrededor  del  padre  puesto  que  él  es  la  cabeza.  Si  todos los miembros no están ligados a ella, sobreviene entonces el desorden, las  discusiones, todo se tambalea y la familia se disgrega. Lo mismo va a ocurrir en  un país cuando no existe una cabeza, todo se va a pique. Hasta los bandidos y los  animales  han  podido  comprenderlo,  de  modo  que  buscan  una  cabeza  que  les  dirija.  Siendo  así,  no  se  explica  porqué  las  personas  inteligentes  no  llegan  a  entender  que,  en  la  vida  espiritual  también  es  necesaria  e  indispensable  una  cabeza!  Sin ella, no puede haber sino el caos;  No obstante, todos están siempre  atentando contra ella.         El  Maestro  representa  ser  la  cabeza,  pero  aquí  hablamos  de  una  verdadera  cabeza,  conciente  del  valor  del  trabajo  divino  y  proyectado  siempre  hacia  el  Cielo.  Incluso  cuando  tiene  que  ausentarse  para  emprender  otros  trabajos,  él  sigue  unido  al  Cielo  y  a  su  Fraternidad.  Por  esto,  en  aquellos  momentos  de  ausencia,  hay  siempre  otras  entidades  del  mundo  invisible  que  vienen  a  manifestarse  a  través  de  él,  para  mantener  y  sustentar  la  colectividad.  Una  cabeza, es decir, un Maestro, nunca está ausente, puesto que será reemplazado  por  otros  seres  del  mundo  elevado.  Así  que  el  discípulo  nunca  le  perderá,  mientras  siga  teniendo  confianza  en  su  Maestro  y  amándole;    Siempre  se  verá  sostenido,  ayudado,  esclarecido,  vivificado,  si  no  por  el  Maestro  mismo,  por  aquellos  a  quienes  él  sigue  unido  y  que  siempre  están  ahí.  Muchos  han  podido  verificarlo: En momentos en que he tenido que ocuparme de otros asuntos y sin 
  350

que  yo  estuviera  al  corriente  de  sus  dificultades,  han  recibido  ayuda.  Ellos  pensaban  que  venía  directamente  de  mí  pero  no,  no  era  yo  quien  les  estaba  dando  apoyo,  eran  otros  amigos  del  mundo  invisible,  que  se  estaban  manifestando  a  través  mío.  Estos  seres  carecen  de  todo  orgullo  y  vanidad,  de  modo  que  no  les  importaba  tomar  mi  rostro  para  presentarse  ante  aquellos  hermanos y hermanas, pero yo era siempre el último en enterarme.         Ahora  bien,  para  poder  ser  ayudados  por  vuestro  Maestro,  es  indispensable  que le améis, que tengáis confianza en él. De lo contrario, aunque yo quiera venir  a ayudaros, serán los otros seres de lo alto quienes se negarán a ello diciendo:  "No,  ellos  no  son  merecedores,  no  saben  pensar,  no  saben  amar,  no  deben  recibir  ninguna  ayuda!",  porque  el  Cielo  no  aprueba  esta  actitud.  Pero  yo  soy  más  indulgente  y  pienso:  "No  tiene  importancia,  ellos  son  jóvenes  todavía  y  quieren crecer", de modo que continúo recibiéndoles y ayudándoles, aunque las  entidades  celestiales  no  los  acepten  y  digan:  "No,  no,  ellos  deben  aprender  a  respetar el orden universal de las cosas, deben respetar la cabeza." Y puesto que  soy  el  representante  de  algo  y  de  alguien,  entonces  si  no  es  hacia  mí,  por  lo  menos  dirigid  vuestro  amor  y  respeto  hacia  Aquel  que  yo  represento,  con  la  certeza de que El sabrá recompensaros.                                                       Bonfin, Julio 14 de 1973     Nota complementaria:   Sèvres el 3 de Enero de 1967         Cuando se habla de dos seres que se aman, suele decirse que ellos han llegado  a ser uno, una sola carne. Sí, pero esto es cierto únicamente en el caso de que  ellos  vibren  al  unísono  en  su  fuero  interno,  en  su  vida  psíquica  y  emocional,  incluso si en ese momento no existe entre ellos una fusión material, física. Esta  fusión no sólo es posible entre el hombre y la mujer, sino también con todos los  hombres  y  con  todas  las  mujeres  que  vibran  en  un  mismo  instante  con  igual 
  351

longitud  de  onda.  Ellos  van  a  constituir  una  unidad  colectiva  dotada  de  una  potencia extraordinaria.         Supongamos que un hombre vicioso y criminal se une con una mujer que se le  parece: ambos van a vibrar en la misma onda de crimen, perfidia, sensualidad y,  en ese momento, van a estar unidos con todos aquellos que tengan los mismos  vicios.  Habrá  pues  toda  una  colectividad