Está en la página 1de 1
PORTAFOLIO NEGOCIOS & MERCADOS LIMA, MARTES 18 DE NOVIEMBRE DEL 2014

PORTAFOLIO NEGOCIOS&MERCADOS

LIMA, MARTES 18 DE NOVIEMBRE DEL 2014

& MERCADOS LIMA, MARTES 18 DE NOVIEMBRE DEL 2014 Lucy Kellaway   Columnista de Management  
& MERCADOS LIMA, MARTES 18 DE NOVIEMBRE DEL 2014 Lucy Kellaway   Columnista de Management  
& MERCADOS LIMA, MARTES 18 DE NOVIEMBRE DEL 2014 Lucy Kellaway   Columnista de Management  

Lucy Kellaway

LIMA, MARTES 18 DE NOVIEMBRE DEL 2014 Lucy Kellaway   Columnista de Management   La crisis
 

Columnista de Management

 

La crisis financiera no ha cambiado a los comerciantes groseros

que no está en él es automática- mente un idiota. La masculinidad de todo es- to es tan extrema como siempre. “Bien hecho, caballeros”, “toma eso, mijo” y “a lo grande, colega”, dicen los mensajes. El lenguaje

 

ILUSTRACIÓNVÍCTORSANJINEZ

 

está lleno de violencia, “arbítra- lo para obtener más armas”. Un operador se regodea acerca de la trampa con las palabras “combo boom”. No tengo idea de lo que eso significa, pero apuesto a que no fue escrito por una mujer. En general, la conversación se lee como el producto de una bro- ma alegre alimentada por la tes- tosterona. Un comerciante escri- bió, justo antes de la “fijación de

las 4 pm” (cuando se determina precio de la divisa de referencia):

A

la

principios de

década de

dres y Washington. No importa que en las tres décadas transcurridas hayan ocurrido la des- regulación “Big Bang” de finales de 1980, la globalización, la crisis financiera, un intento de abogar por la diver- sidad, una preferencia por la corrección políti- ca y una revolución tec- nológica. La cultura del mercado Forex parece bastante al margen de todoeso. No estoy diciendo que en ese entonces los comerciantes también fijaban el mercado. Pueden haberlo hecho o no. Me trataron con tal desdén burlón que nuncaexplicaronloque estaban haciendo. Mi corazonada es que ellos estaban involucrados en abusos mucho más pequeños como de he- cho yo misma lo estaba. Parte de mi trabajo era tratar de engañar a los clientes, que no tenían una pantalla de Reu- ters, para que pensaran

1980 pasé el añomásodioso de mi vida labo- ral en el centro de operaciones de

1980 pasé el

añomásodioso

de mi vida labo- ral en el centro de operaciones de divisas de lo que entonces era el Mor- gan Guaranty en Londres. Fue brutal por tres ra- zones. En primer lugar, fue aburrido. Las divisas subie- ron y luego bajaron de nue- vo, pero casi nunca de una manera que se pudiera pre- decir. En segundo lugar, fue estresante, si alguien se equivocaba, perdía una can- tidad desmesurada de dine- ro.Afortunadamente,nunca tuve que negociar yo misma; en cambio mi papel era el de llamar a las grandes compa- ñías y tratar de persuadirlas de comprar y vender divisas con nosotros. Pero en reali- dad, no tuve que hacer mu- cho. Me senté allí mientras observaba a los operadores pasar del ocio al frenesí al- ternativamente. Ellos fueron la tercera razón por la que todo aque-

a los operadores pasar del ocio al frenesí al- ternativamente. Ellos fueron la tercera razón por
a los operadores pasar del ocio al frenesí al- ternativamente. Ellos fueron la tercera razón por

“Vamosadarle”,aloquesuscom-

pañeros responden “venga jefe”, y entonces: “ojalá algunos mas haganlomismoyasílecaemosen grupo”. También está presente el or- gullo de ser estúpido. Se hace alardedeloserrores,delafaltade puntuación exactamente igual a lo que se solía hacer. Solo una cosa ha cambiado

en 30 años, el enfoque hacia las obscenidades. Estos operadores dicen tantas obscenidades como todoslosanteriores.Perocuando

escribensusobscenidadesfavori-

tas–como“fck”–lasabrevian. Esto plantea la fascinante cuestión del cambio de cultura en los bancos. Los departamen- tos de cumplimiento parecen ha-

llo fue tan horrible. Muchos

eran individuos groseros, malvados, sexistas y racistas que operaban un sistema feudal con su propia jerarquía viciosa. El ti- po que operaba el “cable” (dólar- libra esterlina) era el rey y el que operaba las “exóticas” (divisas insignificantes como las coronas danesas) era el objeto del abuso delresto.Comoyonierahombre, ni tenía recursos de valor alguno, era demasiado insignificante co- mo para recibir algo más que los

 

ber tenido una tasa de éxito del

100 por ciento en entrenar a los comerciantes a abreviar las obs- cenidades –como saltarse la “U”– cuando se utiliza el software de la empresa, no sea que de alguna manera se dañe la reputación del

banco.Sinembargo,hanfracasa-

lo mismo. Sus sesiones de bo- rracheras se clasificaban en tres tipos diferentes: “pequeñas”

(alrededor de tres pintas de cer- veza) “medianas” (alrededor de seis), y “monstruosas”, que se realizaban al menos dos veces por semana y siempre termina- ban en vómitos y variados deli- tos menores, los cuales ellos no tenían posibilidad alguna de re- cordar al día siguiente.

que el tipo de cambio les era un poco menos favorable de lo que realmente era. Era perfectamen- telegal,perosimplementenoera nadaagradable. Lo más evocador acerca de los mensajes de chat de la semana pasada es la mezcla incivilizada de “compinchería” y agresión:

“no quiero que se enteren otros

En otras palabras, el mercado Forex es un club cerrado y desagradable, como lo era antes, y cualquier persona que no está en él es automáticamente un idiota”.

do por completo en entrenarlos para que se abstengan de las acti- vidades ilegales, o de jactarse de ellas en línea como lo están ha- ciendo. A cambio, se ha permiti- do que los peores impulsos de los comerciantes Forex sigan fuera

idiotasdelmercado

lo eso

peronoso- ¿nos va a proteger como

comentarios de rutina ridiculi- zando mi voz y mi apariencia. Al final de cada día de grose- rías y pesadeces, se lanzaban al bar para continuar con más de

Lasemanapasadaexperimen-

 

nos protegemos nosotros?”, es- cribió uno de ellos. En otras pala- bras, el mercado Forex es un club cerrado y desagradable, como lo era antes, y cualquier persona

té de nuevo ese preciso momen- to cuando leí las conversaciones en las salas de chat hechas públi- cas por las autoridades de Lon-

de control, y por ende han segui- do “fcking” a los idiotas en todas partes. Creo que “combo boom” lo resume todo.

© he Financial Times Limited [2013]. All Rights Reserved. FT and Financial Times are trademarks of the Financial Times Ltd. Not to be redistributed, copied or modiied in anyway. El Comercio is solely responsible for providing this translation and the Financial Times Limited does not accept any liability for the accuracy or quality of the translation.