Está en la página 1de 6

Dimensión Económica

A partir de la revolución industrial, se empezó la producción en serie de un sin número de bienes que permitieron al hombre una forma de vida más cómoda, pero en este producir incesante, los encargados de la producción, representantes de las empresas y dueños de industrias recibieron también con este adelanto en la calidad de vida un beneficio económico muy significativo, mismo que motivó a ellos y a otros nuevos ―visionarios de los negocios‖ a seguir produciendo en masa bienes existentes y a buscar la fabricación de nuevos bienes en aras de la mejor calidad de vida de la sociedad. En esta carrera por producir, se fue abandonando el sector primario, que con el paso del tiempo, se fue restando importancia, pues lo actual y lo efectivo era producir ya que en este sector, el secundario, era en el que se apoyaba el desarrollo, de esta forma los países industrializados fueron los que marcaron la pauta en el crecimiento y han dado la guía para aquellos que deseaban desarrollo, incrementándose así la producción masiva a nivel mundial, mediante cambios y mejoras o mayores beneficios ofrecidos en cada producto fabricado, a grados tales que los aditamentos y controles de un dispositivo llegaron a costar lo mismo o aun mas que el aparato en sí, generándose con ello, una mayor competencia entre productores, un mayor flujo de dinero entre comerciantes, y obvio un mayor beneficio para los consumidores quienes pagaban por una ―mejor calidad de vida‖. Por un largo periodo de tiempo bajo este esquema de producción, comercialización y comodidad para las personas se dio prioridad al lado económico, en virtud de la ganancia monetaria que este esquema ha venido dando a los participantes del mismo, sin embargo nadie se puso a considerar que todo lo que se ha producido, proviene de recursos naturales (sector primario), que han sido modificados por diversos procesos (mecánicos, químicos, biológicos, térmicos, tecnológicos, etc.) pero siempre a partir de los bienes que la naturaleza nos otorga y, ¿Cómo se obtienen de la naturaleza? ¿Quién ha podido establecer un estándar de precios tanto sobre los bienes mismos, como sobre los beneficios que estos bienes nos otorgan? Otros aspectos que tampoco se consideraron en este devenir del desarrollo e industrialización son el impacto que esta actividad ha generado a la naturaleza, que es precisamente la fuente de los recursos que se han venido transformando y la escasez y agotamiento de dichos recursos. Los problemas a los que nos enfrentamos son amplios y complejos y es exponencial.

El proceso de satisfacer sus deseos y necesidades está despojando a la tierra de su capacidad para producir vida; un exagerado consumo por una sola especie está esquilmando los cielos, la tierra, las aguas y la fauna‖.49

Ha sido hasta el año 1968 con el establecimiento del club de Roma en que científicos e investigadores empezaron a tomar en cuenta y a notificar al resto de

la sociedad, respecto al daño provocado al medio ambiente y al desequilibrio

existente entre el ritmo de producción y demanda de recursos naturales y la capacidad del planeta para procesar los desechos generados y de recargarse para ofrecer los bienes suficientes en la calidad y cantidad demandados.

La problemática en este sentido se centra en el hecho de que a las cosas o bienes a través de su cadena productiva hasta llegar al beneficiario final se les ha podido establecer un precio.

A si mismo que cada participante dentro de la cadena evalúa y decide si el

beneficio que va a recibir con dicho producto vale el dinero que se le está solicitando por el mismo, en esta medida se establece una competencia que permite que los mercados sean regidos por las leyes de oferta y demanda para determinar el dinero que se ha de pagar por cada producto o servicio adquirido. ―Estos precios, que informan sobre el valor que el mercado otorga a los distintos bienes y servicios, son los que contienen la información necesaria para que las personas organicen su comportamiento tanto en su papel de consumidores como en su papel de productores‖50

Sin embargo recursos tales como el agua del mar, de ríos o lagunas, el aire, la energía del sol, la oxigenación que ofrecen los bosques, selvas y otra serie de servicios y beneficios que nos brinda la naturaleza no han podido ser tarifados con

la

etiqueta de un precio, circunstancia que ha complicado aún más el problema de

la

escasez en calidad y cantidad de recursos naturales que estamos viviendo al día

de hoy, y que hasta donde se entiende, de seguir al paso que vamos se agravará

más todavía. ―Dado que el mundo de los negocios en sus miles de formas es el principal responsable consume el 80 % de la riqueza de la tierra.

Dimensión Social

A partir de que se iniciaron las acciones por concientizar al hombre respecto a la importancia de un desarrollo sustentable, diversos grupos de la sociedad han empezado a tomar conciencia de la necesidad implementar acciones de cambio en nuestra vida tanto a nivel personal, familiar como laboral, empresarial e industrial, para detener, prevenir y remediar el deterioro provocado a la naturaleza.

En buena medida estos cambios han partido de la conciencia de personas que se desenvuelven en ámbitos relacionados con las ciencias naturales (biología, química, etc.) quienes a partir de sus conocimientos, descubrimientos y observaciones empezaron a identificar resultados nocivos en el medio ambiente derivados directamente del ritmo de la actividad humana y comenzaron a expresar estas condiciones en los foros en los que se desenvuelve este grupo de personas a nivel mundial.

Por otro lado la distribución de los recursos y su consecuente escasez provocó la obligada respuesta de las personas que enfrentan severas dificultades de acceso a los recursos más indispensables para vivir o sobrevivir, dando como resultado guerras por el control y administración de los recursos y manifestaciones sociales con diversas formas de demanda respecto a una distribución justa de recursos y a un equilibrio de condiciones de vida para todas las personas.

Estas protestas sociales se han hecho patentes con manifestaciones de grupos activistas y sociedad en general, al realizarse encuentros de mandatarios de diversos países en foros económicos, quienes demandan equilibrio en la distribución de bienes y protección al medio ambiente y recursos naturales. Otras formas de manifestación social, en este sentido, es la conformación de muy diversas asociaciones y organismos no gubernamentales a nivel mundial, cuyo objetivos principal está encaminado en pro del cuidado a la naturaleza.

La organización de las naciones unidas tiene claramente identificado entre sus objetivos, el combatir la pobreza extrema en el mundo, con la plena conciencia de que, de no atender esta complicación en tiempo y forma a nivel global, las consecuencias sociales por la lucha de los recursos puede llegar a niveles de descontrol severo.

Los conflictos continúan desplazando personas de sus hogares y llevándolas a la pobreza. Un indicio del efecto de los conflictos es la cantidad de refugiados que hay en el mundo, que ha aumentado considerablemente en los últimos años, principalmente debido al conflicto en Iraq. Más de 42 millones de personas se encuentran desplazadas actualmente por motivo de conflicto o persecución, dentro y fuera de las fronteras de sus propios países. Dieciséis millones de ellos son refugiados, incluidos 11,4 millones que son responsabilidad del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y 4,6 millones del Organismo

de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS).

Dimensión Política

La dinámica actual entre los países abarca una gran diversidad de relaciones, personales, sociales, comerciales, tecnológicas, de investigación, etc. Y este es otro punto a tomar en cuenta cuando se intenta establecer acuerdos pues implica un hábil manejo político para lograr que dichas relaciones sean exitosas

Por ello, es difícil establecer una división clara ente implicaciones del desarrollo sustentable económicas y políticas dado que el aspecto que ha dominado durante largos años el desarrollo del mundo ha sido el económico, éste se ha tratado de regular mediante acuerdos políticos entre países o al interior de muchos de ellos, que a partir de las primeras acciones por implementar cambios en las formas de vida y de producción a favor del medio ambiente, y que no han dado los resultados requeridos, ha sido necesario buscar la regulación de los cambios que se implementan a través de diversas políticas que buscan de alguna manera la obligatoriedad del cambio con enfoque de sustentabilidad ambiental.

Una medida para regular los convenios comerciales y de mantener las buenas relaciones entre países es a través de tratados, que permitan una apertura de mercados con acuerdos arancelarios equivalentes, mimos que en muchos casos ya establecidos no funcionan o no se han cumplido en la práctica, pero además de buscar esta igualdad de negociación también se ha buscado que ésta no perjudique el estado del medio ambiente, que también ha representado un gran reto al momento de ejecutar los acuerdos.

En el último tiempo, sin embargo, se ha hecho evidente la necesidad de integrar estos dos conceptos que se han transformado en principios del actual Derecho Internacional. Parece evidente que de alguna forma la consolidación de un mercado mundial escasamente regulado en materia arancelaria debería al menos orientarse hacia un comercio ambientalmente sostenible.

Por otro lado lograr que estos acuerdos otorguen igualdad de trato y beneficio para los participantes, cuidando no alterar el estado del medio ambiente durante los procesos, ha resultado evidentemente complejo, puesto que intervienen situaciones tales como el grado de desarrollo de ambos países, sus condiciones sociales, económicas, geográficas y políticas internas, lo que al tratar de empatarse encuentra una serie de dificultades a considerar ―Gran parte de la dificultad está en que los estándares ambientales son muy distintos para los diversos grados de

desarrollo de cada país que, además hacen un uso muy diverso de sus recursos naturales.

De esta manera la incorporación de esta variable es generalmente evadida en los foros de integración regional comercial (APEC) o es causa frecuente de tardanza en los proceso de integración.

En el propósito de incorporar la variable ambiental en los acuerdos entre países desarrollados se consideran principios tales como el que contamina paga a escala internacional y el principio de la soberanía internacional, restricciones o diversos ordenamientos jurídicos, una de las medidas que mayor beneficio ha aportado es la aplicación de la norma ISO 14001 para la evaluación de criterios de Gestión Ambiental y otra de las medidas importantes a nivel global es el Comité de Comercio y Medio Ambiente establecido en enero de 1995 ―Se debe tener en cuenta también que si bien la iniciativa de incorporar la variable ambiental en los tratados multilaterales de integración y comercio y en la creación del Comité de comercio y medio ambiente ha correspondido por regla general a los países de la OCDE, una implementación duradera de los mismos requiere el compromiso y la adhesión voluntaria de los países en vías de desarrollo, que son quienes poseen la mayor parte de los recursos naturales y de los bienes ambientales de nuestro

planeta‖55

Dimensión Ambiental o natural Aun cuando durante mucho tiempo se pensó que para mantener el desarrollo de los pueblos era indispensable un control económico sobre los recursos, a través de los más variados sistemas productivos y económicos, para garantizar la suficiencia de los mismos, hemos vivido evidencias rotundas de que, por un lado no es posible regir estos sistemas pasando por alto el aspecto social y un equilibrio mínimo obligado en las condiciones de vida para todos los habitantes del planeta y por otro lado independientemente de lo efectivo de cada sistema, no será posible asegurar la suficiencia de recursos ni las condiciones de vida adecuadas si no se preserva y regenera a la naturaleza. Dando la importancia que tiene la principal fuente de suministro para el hombre, la tierra el objetivo 7 establecido por las Naciones unidas está enfocada a Garantizar la sostenibilidad del medio ambiente cuya primera meta es: Incorporar los principios del desarrollo sostenible en las políticas y los programas nacionales y reducir la pérdida de recursos del medio ambiente. En este sentido lo que se busca es preservar las condiciones de la tierra defender los bosques cuidar la permanencia de las distintas especies, conservar buenas condiciones del aire proteger las fuentes de suministro de agua, lograr un control de la urbanización y otra serie de factores relacionados con el medio ambiente que en su conjunto nos proporcionan las condiciones necesarias para una vida digna y sobre todo cuidar de que estas condiciones se mantengan en el futuro.

Como se puede observar existe una interrelación entre todos los aspectos mencionados, de manera tal que la implementación de actividades encaminadas a

remediar una problemática , por ejemplo económica, tiene repercusiones y reacciones en la sociedad, a las que, de no aplicárseles políticas normativas y de control pueden tener consecuencias de impactos a gran alcance, sin embargo estas políticas deben tener contemplado además de la regulación en el aspecto económico y social, el aspecto ambiental, puesto que en función de cuidar los impactos económicos, políticos o sociales, los daños en el medio ambiente pueden

y como ya lo hemos visto resultar drásticamente negativos y con sus asociadas

consecuencias en los otros aspectos. Por ello ha sido necesario implementar políticas enfocadas al cuidado de los

recursos naturales y a la evaluación del uso de dichos recursos, se pueden utilizar diversas formas de llevar a cabo estas evaluaciones, pero es necesario comprender

la interacción existente entre todos los ámbitos.

El Modelo de Presión-Estado-Respuesta (PER) fue desarrollado por la OCDE para estructurar su trabajo sobre políticas ambientales. Considera que las actividades humanas ejercen Presión sobre el ambiente y los recursos naturales, afectando su calidad y cantidad respectivamente (Estado); la sociedad responde a éstos cambios a través de políticas ambientales sectoriales y económicas generales y a través cambios en su comportamiento y conciencia hacia el medio ambiente (Respuesta de la sociedad).