Está en la página 1de 15

Monster World

Capítulo 4
¡Los 4 protectores han sido
derrotados, el entrenamiento de
Rafa ha terminado!

En el capítulo anterior dio comienzo la batalla entre los 4


protectores de Tale y la bruja del viento.

Fireas, líder de los 4 protectores, se acordó de un viaje que


hizo tiempo atrás en el cual encontró un libro donde salía un
árbol genealógico, gracias a esa información descubrió la
identidad de la bruja del viento.

La bruja del viento se llamaba Gust, cuando Fireas revelo su


nombre ella entro en estado de cólera y devasto la zona con
sus ataques.

Después de que los 4 protectores ejecutaran un par de veces


la táctica del elemento múltiple, que consistía en lanzar
ráfagas elementales desde distintas posiciones a un mismo
objetivo, Gust se canso y uso la primera de sus técnicas
especiales.

Después del potente ataque, los 4 protectores quedaron


tendidos en el suelo y sangrando, solo uno logro levantarse,
era Fireas, estaba furioso y decidido a usar su mejor técnica
ígnea.

-Fireas: ¡No te lo perdonare! ¡Mi hermano! ¡Mis amigos! ¡Los


has matado a los tres!

-Gust: ¡No esperaba que te quedara tanta energía todavía!


Gust empezó a reír, no parecía que le asustara el próximo
ataque de Fireas.

-Gust: Si tanto te molesta que haya eliminado a tus tres


amigos… ¡Entonces también acabare definitivamente contigo!

-Fireas: ¡Que te jodan! ¡Te convertiré en cenizas con mi fuego


espiritual! ¡¡Llamarada!!

El fuego que se retorcía entre las manos de Fireas empezó a


extenderse por el aire y se dirigía como una exhalación hacia
Gust.

Parecía un manto carmesí que avanzaba hacia la bruja del


viento, Gust observaba esa masa ígnea con una sonrisa
malévola.

-Gust: ¿Solo es eso? ¡¿Tu mejor técnica es esta miseria de


ataque?!

-Fireas: ¡¿Qué dices?!

-Gust: ¡Esto me lo quito de encima en un momento! ¡¡Bola de


Viento!!

Gust hizo aparecer otra esfera de aire en la palma de su mano


y la lanzo contra el fuego de Fireas.

La bola avanzo entre las llamas disolviéndolas como si nada


hasta que llego al lugar donde se encontraba el líder de los 4
protectores.

-Fireas: ¡Es imposible!


El ataque de Gust estaba a punto de alcanzar a Fireas pero,
de repente, Aquon se planto delante de su hermano.

-Aquon: ¡¡Congelación!!

Aquon lanzo una ráfaga de energía congelada contra el


ataque de Gust, la esfera de aire quedo convertida en una
bola de hielo.

-Gust: ¡Pensaba que había acabado contigo!

-Venyo: ¡Estúpida bruja! ¡Pagaras por todas las destrozas que


has ocasionado!

-Terry: ¡No nos derrotaras tan fácilmente! ¡Para algo somos


los 4 protectores de Tale!

Venyo y Terry estaban detrás de Fireas, el líder del equipo no


se lo podía creer.

-Fireas: ¡Chicos! ¡No os mováis! ¡Estáis perdiendo mucha


sangre!

-Aquon: ¡Hermano! ¡No te dejaremos luchar solo contra esa


mujer!

-Venyo: ¡Nosotros somos un equipo!

-Fireas: Amigos… ¡De acuerdo! ¡Vamos a terminar el trabajo


de una vez por todas!

-Aquon, Terry y Venyo: ¡¡Sí!!


Gust ya se estaba hartando de tantas estupideces, esa batalla
se estaba convirtiendo en una completa pérdida de tiempo.

-Gust: Payasos imbéciles… ¡¿Es que no podéis parar de hacer


gilipolleces?! ¡Me estoy cansando de aguantar a unos
humanos patéticos como vosotros!

-Fireas: Tú dices que somos patéticos, que somos imbéciles,


que somos estúpidos, pero, ¿Sabes una cosa? ¡Estos humanos
insignificantes te patearan el trasero!

Gust sabía que era inútil seguir allí, decidió volver a ejecutar
la técnica especial.

-Gust: Veo que vuestros cerebros no ven la diferencia entre el


poder de un humano y el de una bruja del viento, ¡No me
quedara más remedio que enseñaros cual es vuestro lugar!

-Venyo: ¡Estar alerta! ¡Seguro que usara alguna técnica de


viento!

-Gust: Eses muy listo… ¡Pero eso no te salvara! ¡¡Súper


Ráfaga de Flechas de Viento!!

Gust volvió a usar la misma técnica especial que antes,


alrededor de la bruja del viento apareció una energía enorme,
ese poder salió disparado en forma de flechas de aire
comprimido que destruyeron todo lo que había por la zona.

Los 4 protectores de Tale habían vuelto a ser acertados por el


potente ataque de Gust, todo lo que había por los alrededores
eran ruinas de casas destrozadas por la bruja del viento.
-Gust: Ya era hora, por fin podre dirigirme hacia el lugar
donde hace rato que debería estar.

La bruja del viento no se dio cuenta de que tres aldeanos que


estaban escondidos por ahí habían presenciado la derrota de
los cuatro guardianes.

Gust continúo el camino hacia la casa del alcalde, mientras


tanto, los aldeanos, aterrados por la horrible visión de sus
cuatro héroes sangrando en el suelo y derrotados, fueron
corriendo hacia el templo sagrado en donde entrenaba el
guerrero.

Los aldeanos llegaron hasta el templo pero estaba vigilado


por un guardián que protegía la entrada, mientras había
alguien dentro no podía pasar nadie.

Ese guardián era el maestro que enseñaba las artes del


combate cuerpo a cuerpo, era el entrenador del guerrero que
se hallaba en el interior del templo.

El maestro guardián era un hombre que parecía un gigante de


lo grande y musculoso que era, llevaba una armadura de
cobre y un casco en la cabeza, su cara estaba semi tapada por
una barba larga y negra que llegaba hasta la cintura.

Los tres aldeanos eran hombres jóvenes, posiblemente


trillizos ya que eran idénticos, llevaban el pelo corto y negro y
unas ropas de tela baratas, parecían indigentes más que
aldeanos, aunque eso se debía a la gran polvareda que
levanto Gust con sus ataques y que ensuciaron a estas tres
personas.

-Maestro guardián: ¡¿Donde vais?! ¡No tenéis permiso para


adentraros en el templo sagrado!

-Aldeano 1: ¡Es una urgencia!


-Aldeano 2: ¡Los 4 protectores de Tale han caído ante el poder
maléfico de la bruja del viento!

-Maestro guardián: ¡¿Qué decís?! ¡Es terrible!

-Aldeano 3: ¡Necesitamos la ayuda del guerrero más poderoso


de Tale!

-Maestro guardián: ¡En estos momentos está haciéndose más


fuerte en el interior del templo sagrado! ¡Hasta que no
termine el entrenamiento no podrá salir!

-Aldeano 1: ¡Pero los ladrones arrasaran Tale!

-Maestro guardián: ¡Ya lo sé! ¡Por mucho que lo digáis no


podrá salir! ¡Los entrenamientos son necesarios!

-Aldeano 3: ¡¿Pero cuándo saldrá?!

-Maestro guardián: ¡Dentro de poco terminara el tiempo


fijado!

-Aldeano 2: ¡¿Entonces solo podemos esperar?!

-Maestro guardián: Recemos para que el guerrero que se


encuentra en el interior del templo consiga terminar el
entrenamiento a tiempo, en un año se habrá vuelto muy
fuerte y podrá derrota a los ladrones…

Mientras tanto, en el interior del templo seguían las


explosiones continuas, la silueta de un guerrero con un arma
enorme no paraba de moverse a toda velocidad por el espacio
ilimitado de la dimensión.
-Guerrero: ¡Solo necesito un poco más de tiempo para
dominar esta técnica milagrosa!

Isaac seguía en el bosque, no paraba de correr pero no


encontraba la salida por ninguna parte.

-Isaac: ¡¡Gyyyyyyyyaaaaaaaaaa!! ¡¿Donde está la salida de


los cojones?!

Isaac se paro y se puso a pensar, algo iba mal, parecía como


si todo el rato estuviera yendo en círculos.

Isaac: (A ver, esta parte del bosque me suena mucho… ¿Eh?


¡Claro que me suena! ¡He vuelto al punto donde me dieron la
paliza!)

Isaac estaba en la zona donde los ladrones le habían atacado,


algunos árboles estaban perforados por las flechas de viento
de Gust y el suelo estaba igual.

-Isaac: ¡Con razón no llego nunca! ¡Estoy dando vueltas todo


el rato!

Isaac tuvo una idea, miro hacia arriba y se fijo en las copas de
los arboles.

-Isaac: (¿Sería posible? ¡Decidido!)

Isaac empezó a trepar por el árbol más cercano y llego hasta


arriba, hecho un vistazo rápido, desde allí se veía todo el
bosque.
-Isaac: (Si que es grande este maldito bosque, pero no tiene
ni punto de comparación con el que destruyo mi hogar…)

Isaac miro por todas partes hasta que descubrió donde


quedaba la salida, bajo del árbol de un salto y se preparo para
correr a la máxima velocidad.

Isaac: (¡No puedo perder más tiempo aquí! ¡Debo llegar antes
de que sea demasiado tarde!)

Isaac se impulso hacia adelante y empezó correr a toda


velocidad yendo dirección norte, debía darse prisa para
encontrar a los ladrones.

En el interior del templo empezaban a haber cambios, las


explosiones luminosas cesaron y el guerrero se tumbo en el
suelo para descansar.

-Guerrero: ¡Por fin he terminado! Ahora descansare un poco,


después de un año entrenándome sin descanso, finalmente
podre reposar tranquilamente…

Ese guerrero era el más fuerte de Tale, después de estar un


año entrenando se había vuelto más poderosos que cualquier
otro luchador del pueblo, incluso más que los 4 protectores
juntos.

-Guerreros: (Ha pasado un año dentro del templo, supongo


que no habrán habido muchos cambios ahí fuera, espero que
esos sucios ladrones no hayan tenido la mala educación de
atacar Tale mientras yo estoy aquí.)

Quedaban apenas diez minutos dentro del templo sagrado, el


guerrero los aprovecho al máximo para dormir.
Cuando el tiempo termino se empezaron a oír voces en el
exterior.

-Aldeano 1: ¡Que salga ya! ¡Necesitamos su poder para acabar


con los ladrones!

-Maestro guardián: ¡Os he dicho que esperéis! ¡Debemos


esperar hasta que salga él mismo del templo!

El guerrero se despertó por los gritos, ya era hora de salir así


que se sacudió el polvo de la ropa y se dispuso a irse por la
puerta.

Fuera del templo era de noche, el cielo estaba teñido de un


azul marino precioso pero el panorama de Tale era espantoso,
todo lleno de fuego y destrucción.

El guerrero salió del templo y bostezo somnoliento, los que


había allí presentes se llevaron una grata sorpresa al verle.

El nombre de ese guerrero era Rafa, en la espalda llevaba el


arma que había estado usando para entrenarse, era un hacha
enorme cuyos materiales de la cual estaba forjada hacían que
tuviera tonalidades verdes.

@Rafa

Rafa es un chico de 17 años, mide 1,65m, pesa 69Kg, es


bastante musculoso por sus continuos entrenamientos, lleva
el pelo un poco largo, hacia arriba y castaño, tiene los ojos
negros y los rasgos faciales curiosamente parecidos a los de
un roedor, lleva una camisa verde y encima una cazadora
marrón, también lleva unos pantalones negros, unas botas
negras de cuero y en la espalda lleva su gran hacha colgada
por una cuerda trenzada con pelos de lobos salvajes de los
alrededores de Tale.
Rafa era conocido como el cazador de recompensas de Tale,
siempre que había criminales por los cuales ofrecían algún
tipo de beneficio, él lo atrapaba y entregaba lo que sacaba al
pueblo.

Como en la mayoría de sitios, en Tale hay gente que se aburre


y suelta rumores sin fundamento sobre él, cosas como lo que
decían de que Rafa había derrotado a un dragón legendario
con sus propias manos y que ahora tenía el poder de
transformarse en bestia, solo es una trola y nada más.

De hecho, Rafa jamás ha luchado contra ningún dragón, sea


legendario o no, para empezar, en Angara Central es poco
probable encontrar alguno, así que es algo difícil que
derrotara a uno.

-Rafa: ¡¿Qué es este alboroto?! ¡¿No se puede ni descansar o


qué…?! ¡Mierda! ¡El maestro guardián!

-Maestro guardián: ¡¡Rafa!! ¡¿Qué significa eso que acabas de


decir?! ¡¿No me digas que te has dedicado a gandulear en vez
de entrenar?!

-Rafa: ¡No! ¡Claro que no! (No me acordaba que estaba el


maestro vigilando la entrada al templo…)

-Aldeano 1: ¡Corre! ¡Tienes que ayudarnos!

-Rafa: ¿Qué pasa? ¿Otro grupo de lobos salvajes que están


causando problemas? ¡¿Para eso tanto escándalo?!

-Aldeano 2: ¡No es eso! ¡Rafa! ¡Tienes que buscar a la bruja


del viento!

-Rafa: ¡¿Cómo dices?!


-Aldeano 3: ¡Los ladrones han llegado a Tale y están
destruyéndolo todo!

-Rafa: ¡¿Y qué hacen los 4 protectores?! ¡¿Se están rascando


los huevos o qué?!

-Aldeano 1: ¡Los 4 protectores han sido derrotados así que


solo quedas tú!

Rafa: ¡Vale! ¡Pero antes de eso tengo que hacer una cosa
importante!

-Maestro guardián: ¡¿Qué puede ser más importante que


salvar Tale?!

-Rafa: ¡Pero primero tendré que comer algo! ¡No sois vosotros
los que se han pasado un año entero entrenándose sin apenas
tener tiempo de probar bocado!

El maestro saco una especie de bolsa de tela azulada, era


bastante grande.

-Maestro guardián: ¡Toma! ¡Son pipas de girasol mágicas!


¡Comételas por el camino y recuperaras las fuerzas
enseguida! ¡¡Ahora vete a buscar a esa bruja de viento!!

El maestro lanzo la bolsa a Rafa y este la cogió al vuelo con la


mano izquierda.

-Rafa: ¡Aprovechare hasta la última gota de energía para


derrotarles!

-Maestro guardián: ¿Estás seguro de poder vencerles?


-Rafa: ¡Claro que sí! ¡Es la hora de la revancha!

Rafa se fue corriendo hacia el suroeste, se dirigía al lugar


donde se suponía que había habido la batalla entre Gust y los
4 protectores.

-Rafa: ¡Tengo que confirmarlo con mis propios ojos! ¡Debo


comprobar que están vivos!

Rafa llego hasta la zona donde reposaban los cuatro cuerpos


inconscientes de los protectores, aun estaban vivos pero muy
malheridos.

-Rafa: ¡Siguen con vida!

Parecía que estaban los cuatro sin conocimiento, cuando Rafa


se acerco para ayudarles se escucho una voz.

-Fireas: ¿Rafa…? ¿Eres tú…?

Rafa corrió hasta donde estaba Fireas, tenía la cara


empapada de sangre y la ropa agujereada y chorreando.

-Rafa: ¡¿Fireas?! ¡Qué bien que estéis vivos!

-Fireas: No queda tiempo… esa bruja es muy poderosa… se


dirige al noroeste a toda velocidad….

-Rafa: ¡¿Ha sido la bruja del viento?!

-Fireas: Si… su verdadero nombre es Gust… ten mucho


cuidado con ella…
-Rafa: ¿El nombre de la bruja del viento es Gust? ¡Está bien!
¡Juro que le hare pagar todo lo que ha hecho!

-Fireas: No dejes que te derrote…

-Rafa: No te preocupes… ¡Le enseñare lo que he aprendido


mientras estaba en el templo sagrado!

-Fireas: Si te das prisa la atraparas… ¡Aaaaaagh…!!

Mientras Fireas hablaba, una roca misil lanzada por el golem


destructor cayo por la zona y la explosión afecto a los 4
protectores.

Rafa consiguió esquivar la onda expansiva a tiempo gracias a


la velocidad que había conseguido en el templo sagrado.

-Rafa: ¿Fireas? ¡Fireas! ¡Maldita sea! ¡Eso ha sido obra del


golem destructor!

Rafa se quedo pensando un rato en lo que debería hacer


primero.

-Rafa: (Tengo que hacer algo rápido… ¡Sí! ¡Primero iré a por
el golem destructor y acabaremos la batalla que empezamos
en Vault!

Rafa salió corriendo hacia el sur, mientras tanto, Isaac seguía


avanzando por el bosque y estaba a punto de encontrar la
salida.

-Isaac: (¡Ya queda poco para llegar!)


Gust seguía avanzando rápidamente por Tale, pronto llegaría
al lugar donde se encontraba la casa del alcalde y el emblema
de Tale, mientras volaba reía malévolamente.

Gust: ¡Cada vez estoy más cerca! ¡Lo presiento!

La batalla en la entrada de Tale empezara pronto, dos fuerzas


están a punto de colisionar.

El próximo capítulo se titula: ¡El combate entre Rafa y el


Golem Destructor va a empezar!

Final del capítulo 4

Información especial 1: Brujos del viento, 1 parte

En algunos capítulos añadiré información explicita sobre razas


que aparezcan o lugares como por ejemplo Tale y sus
historias.

En este capítulo pondré una explicación sobre la raza de los


brujos del viento y sus características.

Los brujos del viento es la raza a la que pertenece Gust, sus


principales características son la habilidad de volar y su
estupenda agilidad.

Esta raza era originariamente de humanos pero evolucionaron


para adquirir el ADN del viento y por eso son tan ligeros y
pueden flotar.
Además de levitar, esta raza puede controlar el viento a su
antojo y usarlo para lo que les venga en gana, tanto para
luchar como para divertirse.

Esta raza tiene una extraña característica, todos tienen un


gemelo del sexo opuesto, todos los brujos del viento nacen
con un hermano o hermana gemelos.

Su alta longevidad les permite vivir de 200 a 400 años o


incluso más, al morir se convierten en aire para siempre ya
que en cierto modo están conectados al elemento del viento.

Hay más características pero la 2 parte la pondré cuando


aparezcan otros brujos del viento como Gust.

Intereses relacionados