Está en la página 1de 8

P

Paarrttee 11
El gran Zig Ziglar, autor
de “Nos veremos en la
cumbre” y “Más allá de la
cumbre”, y grandes
bestsellers en ventas,
tiene grandes lecciones en
sus libros. Hace mucho
tiempo, saque algunas de
ellas en forma de
afirmaciones o máximas
que nos sirven para vivir mejor, así que se las comparto y
espero les sirvan tanto como a mí.
Yo aprovecho al máximo toda mi capacidad en mis
actividades diarias, pues solo así podré lograr éxito
en mi vida.
Yo desarrollo ciertas características en mi persona
para llegar a la cúspide
Yo utilizo lo que ya tengo para alcanzar el éxito y doy
a cada buena característica mía la oportunidad de
crecer.
La persona promedio llega a la tumba llevando
todavía su propia música sin tocar.
Olvidando las cosas pasadas, sigo avanzando hacia
mi objetivo.
Ganar no es todo, pero si el esfuerzo por ganar.
Para poder utilizar toda la habilidad que tengo, debo
evitar cualquier “ rengueo de perdedor”
El precio del éxito es mucho más bajo que el del
fracaso
Si ajusto mi manera de pensar puedo hacer del
trabajo un placer y no una pesada carga.
Lo más triste es no encontrar la riqueza de nuestro
interior
Mi éxito y felicidad comienzan por mí mismo.
La gente que espera hasta que todo esté a punto,
jamás hará nada.
Yo puedo obtener todo de la vida, si ayudo a otros a
obtener lo que desean.
Lo que está dentro de mí, me hará subir por la
escalera del éxito
Cuando cambie mi imagen, mi rendimiento se
modificará
Al verme en forma distinta, actuaré también distinto.
Uno de los dones que recibimos de Dios, es escoger
la forma como queremos ser.
Cuando señale con mi índice a alguien veré que hay
tres veces más índices señalándome a mí.
Yo no haría ni las tareas más banales, usando la
habilidad de otro, si actualmente no uso la habilidad
con que ya cuento.
Yo fui diseñado para mi realización, formado para
alcanzar el éxito y dotado con las semillas de la
grandeza.
Mi situación y futuro están en manos capaces: las
mías
En mis manos sostengo las semillas del fracaso o el
potencial de la grandeza: Yo decido.
La acción es la manifestación del aprendizaje.
Mientras más lea, escuche, vea, tenderé a poner en
práctica todo lo aprendido.
Si sirvo mas, puedo percibir más
Hay una gran diferencia entre lo que una persona es
y aquello que hace.
La persona que no puede recordar está mucho mejor
que aquella que no puede olvidar.
Jesús dijo: Lo que yo he hecho, vosotros también lo
podéis hacer, e incluso hacer obras más grandiosas
que éstas.
Soy alguien, ya que Dios no pierde el tiempo
haciendo un don nadie.
Para construir una imagen propia sana, debo
comenzar en un área en que sé que puedo triunfar.
Una vez logrado el éxito ahí, avanzaré otro paso y
otro y otro.
Si no me siento bien, pero actúo así, pronto me
sentiré de esa manera.
Desafortunadamente los “decididos a medias” o los
que dicen “voy a hacer”, o la gente que espera que
todo esté a punto, jamás lo harán.
El éxito se logra siendo honesto consigo mismo y con
los demás
No sólo se ve con los ojos, sino con el corazón, y así
se ve el espíritu y se revela lo bueno que hay en el
interior de otra persona.
El éxito es fácil después de creer, pero primero debo
creer.
Todo aquel que no cree en sí mismo y no utiliza al
máximo su utilidad, se está robando a sí mismo y a
su gente cercana y debido a su menor productividad,
también le roba a la sociedad.
Si no puedo amarme a mí mismo, ¿de dónde
obtendré amor para darlo a otros?
Poco se puede aprender sin hacer nada
Debo sentir que “merezco” el éxito, la felicidad, el
amor, etc. antes de que me pertenezcan.
Si yo hago algo por alguien que no me pueda
devolver el favor, obtendré mucho más de lo que
físicamente pueda dar.
Una vez que yo me acepte, ya no será cuestión de
vida o muerte que otros lo hagan. Ahí, no solo me
aceptarán, sino que seré bienvenido a donde quiera
que vaya.
Debo aceptar mi propio yo para cambiar a mejor.
Una vez que me acepte, me será mucho más fácil
aceptar a los demás y sus puntos de vista.
Una vez que yo me acepte, ya no es imperativo que
otros me acepten
Nadie me puede hacer sentir inferior, sin mi
consentimiento.
Di la verdad y hazlo siempre, sin importar su costo,
pues quién esconde el mal que hace, no deja de
hacer el mal.
Generalmente cometemos el error de comparar
nuestra experiencia (en cualquier campo) con la de
otra persona, lo cual nos crea un complejo de
inferioridad.
Debo reconocer que una experiencia distinta no
significa que seamos menos que otro, ni que otros
sean menos que yo.
Tome lo que tiene y utilícelo y su talento se verá
aumentado, lo que conlleva mayores recompensas.
Cuando identifico un problema y lo encaro, estaré en
proceso de llegar a la solución.
No debo echar tierra a las situaciones deficientes ya
que lo único que hago es perder terreno.
No cabe duda de que si realmente trabajara y
comenzara a creer en mí, podría llegar hasta la
cumbre.
Puedo comenzar en donde estoy, con lo que tengo y
repartirme una mayor tajada de la vida.
Debo ser un buen localizador, es decir, ver lo bueno
en los otros y en cada situación.
Lo que siembro es lo que cosecho.
Yo puedo obtener todo lo que quiera de la vida, si
ayudo a un número suficiente de personas a lograr lo
que ellas desean.
Todo en la vida aumenta, al trabajar con
consideración para las otras personas.
Nuestros ojos son las ventanas de nuestras almas.
Yo obtendré lo mejor de otros cuando dé lo mejor de
mí.
Aquel con auto imagen pobre es ruidoso, crítico,
vengativo y altanero. Siente que jamás se le podrá
aceptar como es.
Una auto imagen pobre se manifiesta por:
No hace todo su esfuerzo posible
Es renuente a intentar triunfar
No avanza con éxito en todo lo que emprende.
Los trece pasos para una auto imagen sana son:
1. Hacer un inventario personal
2. Arreglarme y vestirme bien, e ir hacia arriba
3. Leer con frecuencia historias de éxito
4. Escuchar a conferencistas, profesores y ministros
que construyen la humanidad.
5. reforzar la auto confianza
6. Unirse al club de la sonrisa y el elogio
7. Hacer algo por alguien
8. Tener cuidado con los asociados
9. Hacer una lista de mis cualidades positivas y
mantenerla a mano
10. Elaborar una lista de victorias que me recuerden
éxitos pasados
11. Evitar asuntos como la pornografía, telenovelas,
horóscopos, etc.
13. Asociarme a una organización con objetivos
valederos que me exija participar en conferencias
La oportunidad está en la persona y no en el trabajo
Debo actuar como si estuviera enamorado, y pronto
veré que estoy enamorado.
Debo estar inmune al SINOP (susceptible a la
influencia negativa de otras personas)
Sólo tendré éxito en esta vida si me vuelvo un
entrenador de mi propia persona y de otros, a tiempo
completo.
Suficiente “práctica sin presión” sin importar el campo
de actividad, me llevará a un mejor rendimiento
cuando haya “presión”.
Quién asciende más alto, es quién ayuda a otros a
ascender.
Cuando yo veo el alcance, sea positivo o negativo,
entonces “alcanzaré el alcance”

Intereses relacionados