Está en la página 1de 3
LLO L OOS SS CCU UUA AAT TTR RRO OO PPA AAS SSO OOS SS
LLO
L
OOS SS CCU UUA AAT TTR RRO OO PPA AAS SSO OOS SS HHA AAC CCI IIA AA EEL LL ÉÉX XXI IIT TTO OO
C
P
H
E
É
AAC CCI IIA AA EEL LL ÉÉX XXI IIT TTO OO C P H E É

El primer paso son las buenas ideas

Estos días me enfocaré un poco en la

filosofía de Jim Rohn, gran maestro

que nos dejó el pasado sábado 5 de

diciembre de 2009.

Es tanto lo que se puede aprender de este hombre, que ahora que ya no nos acompaña, creo que no hay mejor forma de rendirle un tributo merecido, que recopilando un poco de su grandiosa filosofía, así que en esta oportunidad te invito a leer sus cuatro pasos hacia el éxito…

Que los disfrutes…

Debes convertirte en un coleccionista de buenas ideas, ya que las mismas podrían pasar a tus hijos y nietos. Si tú escuchas una buena idea, captúrala y anótala. No te confíes en tu memoria.

Luego, en una tarde fría y ventosa, relee tu diario, las ideas que cambiaron tu vida, las ideas que salvaron tu matrimonio, las ideas que te sacaron de la bancarrota, las ideas que te ayudaron a ser exitoso, las ideas que te hicieron millonario. Qué buena revisión. Repasar la colección de ideas que tú recogiste durante años.

Por eso, es un coleccionista de buenas ideas para tu negocio, para tus relaciones, para tu futuro.

El segundo paso es tener buenos planes.

Un buen plan para el día, un buen plan para el futuro, un buen plan de salud, un buen plan para casarte. Construir cualquier cosa es como construir una casa. Tú necesitas tener un plan.

Construir una vida es como construir una casa. ¿ Qué pasaría si te pones a colocar ladrillos y alguien te pregunta, ¿Que estás construyendo? y tú dices: ”No tengo la menor idea”. Verás que

alguien viene y te pone fuera del asunto. Por lo tanto, no empieces la casa hasta que no la hayas acabado (en tus planes).

Ahora, ¿será posible acabar la casa antes de que la empieces? Si, suena raro pero es posible, pero sería tonto empezar antes de haberla acabado. No sería una mala idea para manejar el tiempo. No empieces el día hasta que esté muy bien definido al menos el perfil del día.

Deja algo de espacio para improvisar. Deja algo de espacio para otras estrategias, pero acábalo antes de empezarlo. (Jim Rohn hace un juego de palabras entre el plan y la acción misma, entre acabar la casa y el plan)

Aquí tienes la siguiente idea que es un poco más desafiante. No empieces la semana hasta que la hayas terminado. Desarróllala, estructúrala, luego ponla a trabajar.

Después tienes el siguiente reto un poco más difícil. No empieces el mes hasta que no lo hayas acabado. Finalmente el mayor de todos. No empieces el año hasta que no lo hayas terminado en papel.

No es una mala idea, hacia el final del año, sentarte junto con tu familia para estructurar los planes familiares, sentarte para planear tus negocios, sentarte con tus asesores financieros para ver tus inversiones y trazar un mapa de todo el año… las propiedades a comprar, las propiedades a vender, los sitios a visitar con la familia, etc.,.

El tercer paso para el éxito, es aprender a manejar el paso del tiempo.

Toma tiempo concluir una carrera, toma tiempo hacer cambios, por eso dale tiempo a tu proyecto, dale tiempo a tu gente. Si tú estás trabajando con gente, dales tiempo para aprender, crecer, cambiar, desarrollarse, producir. Y lo más importante, daté tiempo tú mismo.

Toma tiempo dominar algo nuevo. Toma tiempo hacer cambios, alteraciones y refinamientos en tu filosofía, así como en tu actividad. Date tiempo tú mismo para aprender, tiempo para hacer, tiempo para lograr algo, tiempo para finalmente alcanzar tus logros.

Date tiempo a ti mismo. Tú puedes convertirte en un mejor profesional; tú puedes dominar el arte de ser padre; tú puedes dominar el arte de administrar el tiempo, optimizar tus recursos, trabajar en equipo. Date tiempo.

Finalmente el último paso es aprender a solucionar problemas.

Problemas de negocios, problemas familiares, problemas financieros, problemas emocionales, etc. Un desafío para todos nosotros.

Esta es la mejor manera de enfrentar un problema: Como una oportunidad para crecer.

Cambia si tienes que hacerlo, haz modificaciones si lo requieres, descarta una vieja filosofía que no está trabajando bien por una nueva.

La mejor frase que puedo enseñarte es la que mi mentor me enseñó, “Sr. Rohn, si usted cambia, todo cambiará para usted.”

Esa frase me llegó al corazón y con toda seguridad conforme yo cambiaba, las cosas también cambiaban para mi.

Por eso, aprende a coleccionar buenas ideas, tener buenos planes, manejar el paso del tiempo y a solucionar problemas, y estarás en el camino a lograr más éxitos de los que hubieras podido ¡imaginar!

del tiempo y a solucionar problemas, y estarás en el camino a lograr más éxitos de
del tiempo y a solucionar problemas, y estarás en el camino a lograr más éxitos de

Intereses relacionados