Está en la página 1de 13
Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

Bahía Blanca,

AUTOS Y VISTOS:

Para resolver en esta causa N ° 740/2014, caratulada:

“SASSO, Germ á n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”, del registro de la Secretar ía Penal N ° 2 de este Juzgado Federal N ° 1 de Bah ía Blanca, la situaci ó n procesal de GERMÁ N SASSO, argentino, nacido el 25 de abril de 1980, en Bah ía Blanca, titular de DNI N ° 28.147.760, hijo de Oscar (v) y de Mar ía Elena Aspe (v), de estado civil casado, con estudios terciarios completos, de ocupaci ó n actual:

periodista; constituyendo domicilio legal y electr ó nico en los consignados por su abogado defensor;

5

de noviembre de 2014.

Y CONSIDERANDO:

1ro.) Que se iniciaron las actuaciones con el informe del fecha 10 de febrero de 2014, en el que puso en mi conocimiento “que en el programa period ístico “La Br ú jula” emitido en la sinton ía de FM 93.1 el d ía s á bado 8 del corriente mes fueron divulgadas escuchas telef ó nicas correspondientes a la causa FBB 12000124/2012. Que ello se encuentra expuesto tambi én en el diario digital “La Br ú jula 24.com”, seg ú n impresi ó n de fecha 10/02/2014” que adjuntó al informe (fs. 2). Que a fs. 3 el suscripto dispuso formar la presente causa penal, ante la presunta comisi ó n de un delito de acci ó n p ú blica (art. 157 del CP), esto es, la violació n de secreto que obviamente comprende la determinaci ó n de sus autores có mplices y encubridores, conforme manda el art. 193 del ritual, delegando la instrucció n sumarial en el Ministerio Publico Fiscal, de conformidad con lo normado por el art. 196 bis del CPPN.­ 2do.) Que a fs. 4/10 corre agregado el escrito presentado por la defensora particular de Guillermo SURIS, Nicol ás DI ROCCO, Ezequiel FERREYRA, Mario An íbal ARCE, Tamara JIMENEZ, Yolanda JIMENEZ, Carlos Cesar ALBERTI y Fernando Alexis BOND STORK, present ó un escrito denunciando la flagrante violació n de los arts. 204 in fine y 131 del CPPN, indicando que el pasado 8 de febrero, un periodista local anunci ó en un programa radial que se iban a divulgar las escuchas del caso SURIS, es decir, que se iban a escuchar los audios de las intervenciones telef ó nicas que est án incorporadas al expediente y que, al decir del periodista, son la prueba de cargo en contra de los imputados.

Señ aló además que no solo las conversaciones fueron reproducidas “al aire” en el programa con nombre ‘LA BRUJULA” emitido en el dial 93.1, sino que también se hizo en la p ágina de Internet que la emisora detenta con nombre de dominio: “Iabrujula24.com.ar”, citando y transcribiendo el art ículo titulado “La Br ú jula 24 FM 93.1 divulg ó las primeras escuchas del Caso Suris” de

Fecha de firma: 05/11/2014 Firmado por: SANTIAGO ULPIANO MARTÍNEZ , JUEZ FEDERAL SUBROGANTE Firmado(ante mi) por: MARIO A. FERNANDEZ MORENO- SECRETARIO DE JUZGADO, SUBROGANTE

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

fecha 8 de febrero de 2014, el cual se copi ó en el escrito con la siguiente cita:

http://labrujula24.com/noticias/2014/5564La­Br ú jula­24­FM­93­1­divulgo­las­ primeras­escuchas­del­Caso­Suris), se ñ alando luego que “A rengl ó n seguido en la mencionada p á gina Web obran tres conversaciones telef ó nicas que constan en el expediente que nos ocupa, las que han sido valoradas por S.S como pruebas de cargo a los fines de resolver la situaci ó n procesal…”, y que tales conversaciones fueron reproducidas por medios nacionales. 3ro.) Que con fecha 26 de septiembre del corriente a ñ o el Dr. Alejandro Salvador CANTARO, Fiscal General ante la C ámara Federal de Apelaciones de Bah ía Blanca, se presenta ante este Tribunal se ñ alando: 1) que el soporte t écnico de los audios difundidos en el programa radial LA BRUJULA, de la radio La br ú jula 24.com. por los periodistas Germ án SASSO, Virginia PASCUAL, Jesica R ÍPODAS y Mart ín NOIR, ha estado en poder exclusivamente de: a) la Delegaci ó n de Investigaciones del Tr áfico de Drogas Il ícitas de Bah ía Blanca; b) la Direcci ó n de Observaciones Judiciales de la S.I.D.E.; y c) el Juzgado Federal n ° 1 de Bah ía Blanca; 2) que se estar ía frente a la revelaci ó n de documentació n secreta perteneciente a una causa penal, realizada por un funcionario p ú blico ­reprimida por el art ículo 157 del C ó digo Penal­ a trav és de un medio period ístico; y 3) que de las consideraciones referidas por el diario digital de la empresa La Br ú jula 24.com. respecto del contenido de las escuchas que fueron difundidas por v ía radial por el medio perteneciente a esa misma empresa, surge que el medio conoc ía el origen de la documentaci ó n que se difund ía. Sobre esa base, solicit ó se le reciba declaraci ó n indagatoria a los nombrados en los t érminos del art ículo 294 del CPPN y se ordene el secuestro del soporte magn ético que contiene las escuchas telef ó nicas pertenecientes a la causa y difundidas por el medio period ístico (fs. 18/19). 4to.) Que a fs. 23/24 y con fundamento en la existencia de copia de las piezas reservadas provenientes del il ícito que es objeto de investigaci ó n criminal, las que se entiende provienen de un delito y ante la necesidad de hacer cesar los efectos de aqu él, se dispone el allanamiento de la radio La Br ú jula, al solo efecto de secuestrar soportes magn éticos que contienen escuchas telef ó nicas producidas en el marco de la “causa Suris” y que conformaron el plexo central de las tareas de inteligencia desarrolladas. Tal material habr ía sido emitido por esa FM a partir del d ía sábado 8 de febrero y en emisiones sucesivas. La medida dispuesta se cumplimenta finalmente el d ía 28 de octubre del corriente por intermedio de personal id ó neo de la Polic ía Federal Argentina e instrumenta mediante acta que luce agregada a fs.31. Que a fs. 36 y de conformidad con lo dispuesto en el art. 294 del CPPN se cita a prestar declaraci ó n indagatoria a German SASSO. A fs. 46 y en actuaci ó n complementaria se recibieron actuaciones de la Polic ía Federal Argentina con los audios difundidos en el diario digital La Br ú jula.

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

Que a fs. 48 se cumplimenta el acto indagatorio, imput ándose al Sr. German SASSO el haber recibido los audios de las escuchas telef ó nicas

reservadas en el marco de la investigaci ó n judicial llevada a cabo en la causa N ° FBB 12000124/2012, caratulada: “SURIS, Juan Ignacio y otros s/INFRACCI Ó N LEY 23.737 ­ Art. 5º­c)”, del registro de esta Secretaria Penal Nº 2, reproduciéndolas en el programa radial del cual participa denominado “La

Br ú jula” en sucesivas emisiones por la se ñ al FM 93,1 y publicadas en el diario

digital “La Br ú jula 24.com”, a partir del d ía 8 de febrero de 2014. La recepció n de dichos elementos confidenciales la concretó , con conocimiento de su origen ilícito

o sospechando, de acuerdo a las circunstancias, que los audios proven ían de un

delito. Tal il ícito del que el imputado no habr ía participado, y es objeto ­a su vez­ de investigació n en esta causa, es el previsto y reprimido por el art. 157 del Có digo Penal que incrimina al funcionario p ú blico que revela documentos secretos para todas aquellas personas ajenas al proceso penal y cuya imputació n realiza el se ñ or Fiscal Federal a fs. 18/19., poni éndose en su conocimiento las pruebas de cargo existentes en su contra, a saber: impresió n del diario digital “La

Br ú jula 24.com” de fecha 10/02/2014 (fs. 1); el informe del Actuario de fs. 2; UN

(1) sobre de papel madera con la inscripci ó n SECUESTRADO que contiene: UN (1) PENDRIVE con inscripci ó n “REPORTE DE SUSTENTABILIDAD 2013 PROFERTIL ESCUCHA SURIS 1”, el cual se hallaba en la oficina utilizada como estudio de transmisi ó n de la radio (y las copias back­up de su contenido en DOS (2) DVDs), y DOS (2) DVDs, en calidad de original y copia, con los archivos de audio que respondieron al criterio de b úsqueda “SURIS” extra ídos de la compulsa de la totalidad de los CPU habidos en la calle Paraguay N ° 496 de Bahía Blanca, lugar en donde funciona la Radio LA BRUJULA24­FM 93.1 y el diario digital “La Br ú jula 24.com”; y oficio de la PFA obrante a fs. 46, con DVD con audios complementarios obtenidos de la p ágina de acceso p ú blico http://labrujula24.com audio que se agreg ó al sobre del secuestro, con cuatro escuchas publicadas por dicho medio period ístico al respecto de Juan SURIS. El imputado, en conocimiento del hecho y las pruebas de cargo haciendo uso de su derecho, se niega a declarar.­ 5to.) Que en primer t érmino y ante las particulares caracter ísticas que presentan estas actuaciones en orden a las garant ías puestas en juego, todo lo cual, no escapa a este tribunal ha sido objeto de debate y severos cuestionamientos, habr é de abordar el an álisis de los hechos, evaluando el encuadre t ípico de la conducta del encartado, para luego formular consideraciones de índole constitucional, b ásicamente con la finalidad de establecer si en el sub examine se halla afectada la garant ía consagrada por el art 43 tercer p árrafo de nuestra carta magna. Esto es, la prohibici ó n de afectar el secreto de las fuentes period ísticas, precisando – claro está– que debe entenderse por “fuente”. Antes de ello, y como punto de partida, debe quedar aqu í claro que el art. 13 de la Convenci ó n Americana sobre Derechos Humanos (de jerarqu ía

Fecha de firma: 05/11/2014 Firmado por: SANTIAGO ULPIANO MARTÍNEZ , JUEZ FEDERAL SUBROGANTE Firmado(ante mi) por: MARIO A. FERNANDEZ MORENO- SECRETARIO DE JUZGADO, SUBROGANTE

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

constitucional –art. 75 inc. 22 de la CN­) pone un l ímite a la libertad de expresi ó n ante cuestiones que resultan de orden p ú blico, siendo el derecho penal y la violació n de sus normas, por definici ó n, de esta naturaleza en nuestro Estado de Derecho.

Dicho esto, adelanto que en mi criterio el hecho objeto de intimaci ó n, y por el cual ha sido tra ído a proceso German SASSO, claramente permite reprochar su conducta, encuadr ándola en el tipo descripto por el art. 277 del Có digo Penal, más precisamente en el supuesto descripto por el inc. 1 ° ap. c) de la citada norma legal. Con el grado de probabilidad que es exigible a este pronunciamiento, tengo por acreditado que el periodista SASSO recibi ó un soporte magn ético conteniendo íntegramente escuchas obtenidas a partir de las tareas investigativas desarrolladas por el suscripto que, por su naturaleza y alcances, son estrictamente reservadas y confidenciales. Tal como fueron obtenidos esos audios por la Secretar ía de Inteligencia del Estado (SIDE), SASSO los difundi ó . A título ejemplificativo, pueden observarse en el PENDRIVE con inscripció n “REPORTE DE SUSTENTABILIDAD 2013 PROFERTIL ESCUCHA SURIS 1”, el cual –como dije­ al momento del allanamiento se hallaba en la oficina utilizada como estudio de transmisi ó n de la radio, varios archivos de audio en formato “.mp3” y “.wav” que contienen los “crudos” de las escuchas telef ó nicas obtenidas ilegalmente de la causa N° FBB 12000124/2012 caratulada: “SURIS, Juan Ignacio y otros s/INFRACCI Ó N LEY 23.737 ­ Art. 5º­ c)” (identificados como: “01­38 reformado”, “01­44 reformado”, “01­45 reformado”, “Audio 01_34”, “Audio 01_35”, “Audio 01_39” y “Audio 01_45”). La recepció n de tan trascendente elemento probatorio, no pudo producirse ignorando su origen il ícito, sino, por el contrario, aqu él surge a todas luces, pues nadie y mucho menos un periodista conocedor del tr ámite procesal de una causa como lo es el aqu í encartado y, en particular de la mec ánica que presenta una intervenci ó n telef ó nica, puede ignorar que aqu élla proviene, necesariamente, de un funcionario p ú blico, sea que el mismo de propia mano se la proporcione, que lo haga por interp ó sita persona, o a ú n que le llegue en forma anó nima por cualquier v ía. Ninguna hip ó tesis puede justificar desconocimiento o ignorancia del origen de aquello que se estaba recibiendo. Pero m ás revelador a ú n del elemento cognitivo o bien de su conocimiento del tipo objetivo es la forma en que SASSO anunciaba la informació n, se ñ alando una y otra vez a su audiencia que exhibir ían al aire “las escuchas judiciales”, lo que era reiterado sistem áticamente como elemento tendiente a convocar la atenci ó n de los oyentes, circunstancia que se present ó como una conducta habitual. Esto, en modo alguno puede confundirse con “la fuente” merecedora de protecci ó n constitucional, como se ver á más adelante, y que fue objeto de justas defensas esgrimidas por entidades period ísticas y medios

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

de comunicació n, por cierto compartidas –a ello habr é de referirme m ás adelante–.

Claramente se corrobora lo anterior a poco de reproducir los audios grabados en los DOS (2) DVDs, en calidad de original y copia, que contienen los archivos de audio que respondieron al criterio de b úsqueda “SURIS” extra ídos de la compulsa de la totalidad de los CPU habidos en la calle Paraguay N ° 496 de Bahía Blanca, lugar en donde funciona la Radio LA BRUJULA24­FM 93.1 y el diario digital “La Br ú jula 24.com”. Esos archivos incluyen audios de distintos programas de radio en los que el aqu í imputado, entre otras cosas, explica el contenido de las escuchas

telefó nicas citadas y que all í reproduce, indicando –por ejemplo­ que se trata de “algunas de las tantas que tiene como prueba la justicia”, con conocimiento de los sujetos investigados en la causa N ° FBB 12000124/2012 y hasta de la jerga utilizada por ellos, reiterando que se trata de “prueba en contra de SURIS”, señ alando que hay muchas escuchas que califica de “fuertes” (escuchar, a modo de ejemplo, el archivo “03­05 sasso suris.mp3”, pudiendo inferirse que se trata de

la emisió n del programa del s ábado 03/05/2014). Lo mismo ocurre con el archivo

identificado –originalmente­ como “21­06 sasso suris.mp3” en la que adem ás de pasar algunas escuchas, Germ án SASSO hace referencia a la causa de las “facturas truchas” y explica algunos pormenores de ella; y con el archivo llamado –en su original­ “25­06 GERMAN SASSO SURIS SALIDAS.mp3”, en la que no se reproducen audios de la causa, pero se alude a la situaci ó n de detenció n de SURIS, entre otros temas (v. carpetas: Radio/aire). Otras tantas grabaciones de los programas radiales de Germ án SASSO

y audios pueden verse en las carpetas: Radio/Aire2, donde se observan diversos

archivos “.mp3”, entre los cuales se observan: “30­08 SASSO SURIS”, “25­06 GERMAN SASSO SURIS SALIDAS”, “21­06 sasso suris”, “07­06 SASSO SURIS”, “03­05 sasso suris”, “12­04 GERMAN SURIS”, “29­03 GERMAN SURIS”, “01­03 SURIS PARTE2”, “01­03 SURIS ESCUCHAS PARTE1”, “15­ 02 suris german y leo”, “SURIS COMPLETO ESCUCHAS”, “suris part 3 escuchas”, “suris part 2 escuchas”, “suris part 1 escuchas”, “08­02 suris escuchas part1”, “13­1 german sobre suris”, “30­12 movil german sobre suris”, “23­12 abogado suris”, “21­12 suris 2”, “21­12 suris 1”, “Suris3”, “suris2”, y “Suris 1”, entre otros.

De igual modo ocurre con otras subcarpetas de la carpeta Radio:

“estudio 1”; “estudio2 informativo/Jorge”, y “produccion”, en las que se repiten varios de los archivos analizados en primer t érmino; tal como ocurre tambi én en la carpeta “Diario digital” (y sus sub­carpetas) y en la carpeta “oficina Juan manuel”, pudiendo observarse en éstas ú ltimas los ya referidos archivos “03­05 sasso suris.mp3”, “21­06 sasso suris.mp3” y “25­06 GERMAN SASSO SURIS

SALIDAS.mp3”.

Fecha de firma: 05/11/2014 Firmado por: SANTIAGO ULPIANO MARTÍNEZ , JUEZ FEDERAL SUBROGANTE Firmado(ante mi) por: MARIO A. FERNANDEZ MORENO- SECRETARIO DE JUZGADO, SUBROGANTE

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

Cabe señ alar que algunos de esos archivos de audio coinciden con los obtenidos por la Polic ía Federal Argentina de la p ágina de acceso p ú blico http://labrujula24.com, y tal como surge de reproducir los archivos “audio.mp3”, “audio1.mp3”, “audio2.mp3” y “audio3.mp3” (conf. DVD remitido a fs. 46). Nuevamente, a t ítulo ilustrativo, en el “audio2.mp3” se reproduce parte de uno de los programas referidos, y all í el imputado SASSO se ñ ala que “estamos escuchando una m ínima muestra, una pizca de lo que es la causa judicial, de lo que son todas las escuchas de la causa, que son representativas”. Se advierte, tambi én, que el periodista hoy sometido a proceso, m ás allá de hacer a primera vista de esa conducta –recepci ó n ilegal y posterior difusió n– un hecho habitual, precedido de anuncios que ponen en evidencia el cabal conocimiento de su origen delictivo, persiste en su irregular proceder, a ú n en momentos de efectivizarse el allanamiento dispuesto por la Justicia Federal, conjeturando hip ó tesis de supuestas connivencias, lo cual, si bien no puede ser objeto de reproche en este estadio procedimental, s í denotan una conducta y actitud susceptible de evaluar en su oportunidad, de arribar los autos a la etapa plenaria (art. 41 CP). 6to.) Que el art. 277 inc. 1 ° ap. c) del C ó digo Penal incrimina a quien tras la comisi ó n de un delito ejecutado por otro, en el que no hubiera participado, “recibiere… cosas o efectos provenientes de un delito”. Recibe quien lo toma, admite o acepta de quien se lo da o env ía, siendo objeto material del mismo “efectos” esto es, bienes muebles de cualquier naturaleza (Confr. D´ALESSIO, Andr és Jorge – DIVITO, Mauro A.; C ó digo Penal de la Naci ó n, comentado y Anotado, Tº II, Editorial La Ley, 2011, p ág. 1397/1398). En cuanto al tipo subjetivo, se requiere como principio dolo directo por parte del agente, debiendo éste conocer que lo que recibe proviene de un delito. Empero, con la nueva redacci ó n de la norma –Ley 25815­ se ha eliminado el término “sab ía”, lo cual reviste crucial importancia a los efectos de la configuració n del tipo objetivo, toda vez que ese t érmino importaba un conocimiento positivo, no equiparable con la duda o sospecha. El nuevo texto de la norma permite, para un sector de la doctrina, compatibilizar el tipo con el dolo eventual, en caso de verificarse cualquiera de las actividades t ípicas. Siguiendo la doctrina citada ­que comparto­ debe tenerse al tipo objetivo abarcado por el dolo eventual del autor, en los casos en que las circunstancias f ácticas que rodean la receptació n de la cosa hagan sospechar al autor que la misma proviene de un hecho ilícito, no obstante lo cual éste actú a despreciando la producci ó n del resultado. Además, resulta dable precisar que el aspecto subjetivo no exige que el autor conozca la naturaleza del delito precedente (v. D’ALESSIO – DIVITO;

Có digo Penal de la Naci ó n, supra citado, doctrina y jurisprudencia all í reseñ ada). Si bien, como he adelantado, verifico prima facie un conocimiento directo y no eventual de la existencia de un delito cometido por un funcionario

p ú blico (aú n no determinado), deviene necesario –en mi criterio­ precisar tal tesis

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

doctrinaria, pues bien –de no compartirse mi postura– podr ía sostenerse que SASSO debi ó representarse como posible la procedencia il ícita, encubriéndolo bajo una falsa e infundada esperanza. Tengo para m í, entonces, que el encausado, al recibir los audios “judiciales” sab ía su origen, lo acept ó y, de tal manera obr ó como encubridor de una grav ísima violació n de secretos, con afectaci ó n no solo del debido proceso, sino también de elementales garant ías individuales protegidas por nuestro r égimen legal (art. 1 CPPN, art. 18 y 19 CN). Seg ú n surge del material incautado, y puede observarse sin mayor esfuerzo en el portal de la emisora radial, la revelaci ó n de conversaciones obtenidas en la etapa preliminar de la causa “SURIS” fue anunciada y puesta al aire en sucesivas emisiones semanales (cuyo n ú mero definitivo a ú n no se encuentra determinado) a lo largo de meses; siendo la ú ltima puesta al aire al momento mismo de desarrollarse el allanamiento dispuesto por este juzgado. Ello, en mi criterio, permite sospechar una entrega espaciada (o “en goteo”), que por un lado revela la existencia de distintas unidades volitivas – recepció n de lo il ícito y difusi ó n­, y por el otro ponen de manifiesto la existencia de varios hechos independientes que concurren materialmente (art. 55 CP); m ás allá de denotar “habitualidad”, lo que obra como agravante de la figura enrostrada (art. 277 inc. 3 ° ap. c) CP). Ésta requiere no solo la reiteraci ó n de actos, sino además cierta permanencia en la actividad espec ífica, revelada por la continuació n de ella (v. DONNA, Edgardo Alberto, “Derecho Penal”, Parte Especial, T III, Rubinzal Culzoni Editores, Santa Fe, 2000), todos extremos que advierto en principio concurrentes en el caso sometido a estudio. 7mo.) Resulta oportuno rese ñ ar lo resuelto por la Sala 1ª de la C ámara Federal de Apelaciones de San Mart ín dictada el 23/08/2013 en la causa caratulada "AVERIGUACI Ó N POR INFRACCI Ó N ART. 222, CPEN” en la que, en decisió n que comparto y en un caso que presenta diversas similitudes con el presente, formuló igual encuadre legal al aqu í expuesto, remiti éndome por cuestiones de brevedad a sus fundamentos (La Ley – cita on line:

AP/DOC/2865/2013).

Dicho tribunal de Alzada se ñ alo además –en opini ó n que tambi én comparto­ que: “…al desarrollar esa actividad, el m ó vil que impulsa a los periodistas es el de obtener la mayor y m ás completa informaci ó n y no, necesariamente, el de alterar el normal funcionamiento de los resortes que conforman la organizaci ó n política de una sociedad ni la de perturbar su desenvolvimiento. Sin embargo, y al margen de tal objetivo, es posible que se produzca una lesi ó n para esa especie de organizaci ó n que, si est á tipificada por la ley y responde a una conducta manifiestamente dolosa, es pasible de sanciones penales. (Cfr. 'Libertad de prensa', Ed. Abeledo­Perrot, Buenos Aires, 1991, p. 226). Esta ú ltima circunstancia es la que la sala considera que se presenta en autos, de acuerdo a lo que fuera desarrollado precedentemente en cuanto al

Fecha de firma: 05/11/2014 Firmado por: SANTIAGO ULPIANO MARTÍNEZ , JUEZ FEDERAL SUBROGANTE Firmado(ante mi) por: MARIO A. FERNANDEZ MORENO- SECRETARIO DE JUZGADO, SUBROGANTE

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

delito de encubrimiento. Por ello, la alegada protecci ó n del resguardo de las fuentes y la consecuente libertad de prensa no se han visto vulnerados. V éase que el conocimiento y la libertad son dos conceptos que van juntos al momento de

evaluar la responsabilidad. A partir de ellos, el periodista podr á elegir y decidir lo que har á con la informaci ó n que tiene en su poder. No se pone en discusi ó n que ninguno de los imputados ten ía una obligaci ó n legal de denunciar los hechos acerca de los cuales estaban teniendo noticia, pero —descartada, como qued ó , la protecció n de las fuentes que invocan— al analiz á rselos objetivamente, puede afirmarse —tal como ya se se ñ alara ut supra— que estaban recibiendo informació n que sab ían que provenía de un hecho ilícito.” En este punto, es sabido que el secreto de las fuentes de informaci ó n period ística es uno de los pilares de la libertad de prensa, y hace al derecho a la informació n, puesto que el periodista en la mayor ía de los casos de noticias referentes a la cosa p ú blica recibe aqu éllas bajo reserva del informante. La confidencialidad de las fuentes es una de las nuevas garant ías constitucionales introducida por la reforma constitucional de 1994 cuyo art. 43, al referirse al

h ábeas data dice: “Toda persona podr á interponer esta acci ó n (la del h á beas

data) para tomar conocimiento de los datos a ella referidos y de su finalidad, que consten en registros o bancos de datos p ú blicos, o los privados destinados a proveer informes, y en caso de falsedad o discriminaci ó n, para exigir la supresió n, rectificació n, confidencialidad o actualizaci ó n de aquellos. No podr á afectarse el secreto de las fuentes de informaci ó n period ística.” Sin embargo, el secreto de la fuente no es igual al encubrimiento del delincuente: lo primero exime al periodista del deber de denunciar, como bien apunt ó la C á mara Federal en el fallo citado, m ás nunca ello lo autoriza a cometer impunemente un delito penal, en el caso, un encubrimiento; y si lo cometió , el derecho a preservar la fuente, no lo hace inimputable, ni constituye una excusa absolutoria que lo exima de pena. 8vo.) En relació n con esto, Silvina G. CATUCCI explica en su obra “Libertad de Prensa – Calumnias e injurias” (ed. EDIAR, primera reimpresi ó n, 1997, p ágs. 97/99) que el tema que m ás ha dividido a la doctrina es el referente a si el secreto de la fuente period ística puede ceder cuando existe un inter és p ú blico de por medio, tal como lo es una investigaci ó n criminal. Con anterioridad a la reforma constitucional de 1994 en numerosos casos los jueces penales hicieron prevalecer la necesidad de que los delitos no quedaran impunes por sobre el secreto profesional del periodista (Sup. Trib. Just. La Rioja, Diario “El Independiente”, 23/10/69, JA t. 5­1970, (Sec. Prov.) p. 769; Cám. Penal Ec., Sala III, “N.N.”, 4/ 4/90, LL (t. 1990­E), ‘. 43; CNCrim. y Correc. Bah. Blanca, “Hanuck, Miguel A. y otro”, 29/4/93, JA 16/2/94, N °

58.689).

La citada autora indica que Jorge Reinaldo VANOSSI en el Primer Seminario Profesional sobre Aspectos Jur ídicos de la Empresa Period ística (Bs.

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

As. 28 y 29 de junio de 1988), en relaci ó n a la confidencialidad de las fuentes y el derecho a mantener el secreto profesional, distingue tres situaciones: La primera – cuando se trata de opiniones­ entiende que sobre un derecho absoluto a la confidencialidad nadie puede ser conminado a dar las fuentes sobre opiniones determinadas a ú n en el caso de que esas opiniones envuelvan un intens ísimo ejercicio del derecho de cr ítica. La segunda situaci ó n se presenta para el autor citado cuando se trata de datos no relacionados con causas penales. En este caso estima que se debe mantener la confidencialidad y hay derecho al secreto profesional. La tercera hip ó tesis –que se da en el caso de autos­ se da cuando se trata de datos relacionados con la sustanciaci ó n de causas penales. En ese caso distingue entre delitos ya juzgados y eventualmente condenados, en los que predomina la reserva de la fuente period ística [entiendo, porque ya tomaron estado p ú blico las actuaciones judiciales al celebrarse la audiencia de juicio o debate, que es oral y –valga la redundancia­ p ú blica (art. 363 del CPPN), siendo por ello l ó gico que trascienda informaci ó n de una cusa en ese tramo del proceso]; y delitos que est én en ejecució n y, agrego, en plena etapa investigativa (o de instrucció n), como aqu í ocurre, que tiene una particular diferencia con la referida etapa de juicio o debate (que le es posterior), que radica en el car ácter de las actuaciones, pues en el caso de la instrucci ó n EL SUMARIO SER Á SIEMPRE SECRETO PARA LOS EXTRA Ñ OS (art. 204 del CPPN). En este ú ltimo caso VANOSSI considera que existen razones distintas, porque el esclarecimiento de los delitos es un derecho de la sociedad que debe estar bien protegido, raz ó n por la cual en esos casos, por v ía judicial debe ceder el car ácter absoluto de la confidencialidad y tambi én cuando la falta del dato pueda llevar a la condena de un inocente. Sin embargo, no se trata aqu í de lograr que el periodista confiese quién fue el funcionario p úblico que le hizo entrega de las escuchas telef ó nicas referidas, es decir que revele su fuente period ística, sino verificar si en el presente caso su conducta –la de recibir los audios provenientes del delito de violaci ó n de secretos­ encuadran en la figura penal que se le imputa En efecto, si bien el periodista no puede ser autor de las conductas que puedan calificarse como violaci ó n de secretos (dado que no re ú ne la condici ó n de funcionario p ú blico necesaria para la autor ía) s í debe responder por el delito de encubrimiento antes mencionado, toda vez que esta figura s ó lo requiere como condició n no haber participado en el hecho delictivo precedente y que adem ás, se trata de una delicta communia, es decir, un delito que no requiere una calidad determinada en el autor (cfr. BACIGALUPO, Enrique, "Lineamientos de la Teor ía del delito"; 3ª ed., Hammurabi, Bs. As., 1994, p. 62). En este contexto, puede afirmarse tambi én la culpabilidad del periodista, por no hallarse dentro de un supuesto de “error invencible de prohibició n” (BACIGALUPO, Enrique, ídem, p. 445), caso que se dar ía cuando

Fecha de firma: 05/11/2014 Firmado por: SANTIAGO ULPIANO MARTÍNEZ , JUEZ FEDERAL SUBROGANTE Firmado(ante mi) por: MARIO A. FERNANDEZ MORENO- SECRETARIO DE JUZGADO, SUBROGANTE

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

el periodista desconociese el car ácter ilícito de la obtenci ó n de la escucha o por creencia err ó nea en el amparo de una causa de justificació n. Sin embargo, esta hip ó tesis resulta nada probable, si se piensa que los documentos o pruebas de un proceso no pueden, como dije, ser divulgadas, dado que rige el principio de que las actuaciones judiciales —en etapa instructoria— son secretas para todos los sujetos ajenos al proceso (confr. GONZ Á LEZ ­ PELLEGRINI, ob. cit.). Tampoco procede la creencia de que su actuaci ó n estaba amparada en el ejercicio leg ítimo del derecho a informar, y que este derecho es absoluto e ilimitado, por cuanto los PRINCIPIOS ÉTICOS PARA LA PR ÁCTICA PERIOD ÍSTICA, presentados en el Primer Congreso Nacional de Ética Period ística y aceptados por el Foro de Periodismo Argentino (Buenos Aires, 25/11/06, disponible en: http://www.fopea.org/Etica/Codigo_de_Etica) indica entre sus valores esenciales que las restricciones que forman parte del ejercicio period ístico cotidiano no justifican ning ú n tipo de recurso prepotente ni ileg í timo para obtener informaci ó n (art. 4), y entre los m étodos se ñ ala que: Los periodistas no aplican m étodos propios de los servicios de inteligencia para obtener informació n. El uso de procedimientos no convencionales para lograr datos u obtener testimonios puede ser considerado s ó lo cuando se viera involucrado un bien o valor p ú blico. Nunca debe afectarse con ese fin la intimidad de las personas (art. 10); indic ándose que en toda informaci ó n debe respetarse el principio constitucional de inocencia de cualquier persona mientras una culpabilidad no hubiera sido probada judicialmente (art. 35). Por su parte, el C ÓDIGO INTERNACIONAL DE ÉTICA PERIOD ÍSTICA UNESCO 1 en su art. 6 hacen parte integrante de las normas profesionales del periodista el respeto de la vida privada y de la dignidad del hombre, indicando que: “El respeto del derecho de las personas a la vida privada y a la dignidad humana, en conformidad con las disposiciones del derecho internacional y nacional que conciernen a la protecci ó n de los derechos y a la reputaci ó n del otro, as í como las leyes sobre la difamaci ó n, la calumnia, la injuria y la insinuaci ó n maliciosa”; y en el art. 7 impone que las normas profesionales del periodista prescriben el respeto total de la comunidad nacional, de sus instituciones democr áticas y de la moral p ú blica. Resulta entonces el ejercicio de la funci ó n period ística de suma importancia, m ás ello no puede admitir que, con el argumento de procurar informaciones necesarias para el desarrollo de su profesi ó n, se consienta la

1 Conclusiones del Fourth Consultative Meeting of International and Regional Organizations of Journalists, realizado en París el 20 de noviembre de 1983. Participaron: International Organiza­ tion of Journalists (IOJ), International Federation of Journalists (IFJ), International Catholic Union of the Press (UCIP), Latin­American Federation of Journalists (FELAP), Latin­American Federation of Press Workers (FELATRAP), Union of African Journalists (UJA), Confederation of ASEAN Journal­ ists (CAJ); disponible en: http://www.academiaperiodismo.org.ar/etica/unesco1.html).

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

comisió n de un delito, incurriendo en encubrimiento al receptar aquello que proven ía de un hecho ilícito (en este caso, la violació n de secreto). De las consideraciones precedentes, cabe concluir que es contrario a los principios que regulan la libertad de prensa y de expresi ó n la difusi ó n de escuchas obtenidas ilegalmente, toda vez que al ser originadas en un hecho il ícito su difusió n bajo ning ú n concepto puede estar justificada. Permitir su difusi ó n equivale a dejar sin protecci ó n al propio Poder Judicial, para que pueda comprobar si existe un hecho delictuoso, establecer sus

circunstancias, individualizar a los part ícipes y comprobar la extensi ó n del da ñ o causado; a la par que deja sin amparo a la intimidad y el honor de las personas, y desvirtú a el sano sentido que tuvo la Constituci ó n al consagrar el derecho a la libertad de expresió n e informació n. Responsabilizar penalmente esta acci ó n, como se ha dicho, en modo alguno afecta el derecho a la informaci ó n que el Juzgado reconoce como pilar de una comunidad libre y democr ática, pero –como todos los derechos­ sujeto a ciertas limitaciones, en el caso, configuradas por las normas que protegen el secreto de las causas penales en etapa de instrucci ó n (art. 204 del CPPN), que tienen por objeto resguardar no s ó lo las investigaciones penales en curso para asegurar su resultado (art. 193 del CPPN), sino adem ás el derecho de los imputados que a ú n gozan de la presunci ó n de inocencia durante esa etapa del proceso (art. 1 del CPPN y 18 de la CN). 9no.) Que por todo ello, entiendo que corresponde dictar el PROCESAMIENTO –en los t érminos del art. 306 del C.P.P.N.­ de Germ á n SASSO como AUTOR prima facie responsable del delito de ENCUBRIMIENTO, previsto en el art. 277, inc. 1 ° , ap. c) del C ó digo Penal, AGRAVADO por su habitualidad (art. 277, inc. 3 ° , ap. c) C.P.), concurriendo materialmente los hechos (art. 55 C.P.) en n ú mero a ú n no determinado. Asimismo y teniendo en cuenta que el delito por el que se lo procesa en este auto prev é una pena en expectativa que, por su m ínimo permite estimar que proceder á condena de ejecució n condicional (art. 312, inc. 1 ° del C.P.P.N., contrario sensu), a lo que se suma la circunstancia de ser el imputado una persona

p ú blica y conocida, y que posee arraigo en esta ciudad, entiendo que no

corresponde dictar la PRISI ÓN PREVENTIVA del nombrado, fij á ndole como única restricció n la de mantener su domicilio e informar a esta sede cualquier cambio que efect ú e del mismo (art. 310 del C.P.P.N.). 10mo.) Que para determinar el monto de la responsabilidad civil del imputado, de conformidad a lo establecido en el art. 518 del C.P.P.N., tengo en cuenta que dicha cifra debe ser suficiente para garantizar la pena pecuniaria, la indemnizació n civil (de corresponder) y las costas que este proceso genere. Para ello resulta necesario considerar los da ñ os que el delito pudo ocasionar a terceros ajenos al proceso y no imputados en la causa de cuyo acervo

Fecha de firma: 05/11/2014 Firmado por: SANTIAGO ULPIANO MARTÍNEZ , JUEZ FEDERAL SUBROGANTE Firmado(ante mi) por: MARIO A. FERNANDEZ MORENO- SECRETARIO DE JUZGADO, SUBROGANTE

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

probatorio se extrajeron ilegalmente (con violaci ó n el secreto) las escuchas difundidas, que fueron receptadas por Germ án SASSO (incurriendo con ello en la figura de encubrimiento) y luego difundidas p ú blicamente por él; generando con ello una injerencia no admitida contra la protecció n del derecho a la intimidad, reconocido por normas de car ácter nacional (art. 19 CN) y supranacionales (Pacto de San Jos é de Costa Rica, art. II, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, art. 17 —adla, xliv­b, 1250; xlvi­b, 1107), entre otros. Tales par ámetros fundamentan que se fije la responsabilidad civil de Germá n SASSO en la suma de PESOS DOSCIENTOS MIL ($ 200.000.­), suma por las cuales ser á intimado al pago o a dar bienes a embargo, bajo apercibimiento de que si as í no lo hiciere, dentro del quinto d ía de notificado, será inhibido de bienes, sirviendo el presente resolutorio de suficiente mandamiento y orden. Por todo ello,

RESUELVO:

1ro.) DICTAR el PROCESAMIENTO (art. 306 del C.P.P.N.) SIN PRISION PREVENTIVA de Germ á n SASSO, DNI N ° 28.147.760, cuyas dem á s condiciones personales obran al inicio, por considerarlo AUTOR prima facie responsable del delito de ENCUBRIMIENTO, previsto en el art. 277, inc. 1 °, ap. c) del C ó digo Penal, AGRAVADO por su habitualidad (art. 277, inc. 3 ° , ap. c) C.P.), concurriendo materialmente los hechos (art. 55 C.P.) en n ú mero a ú n no determinado; debiendo el nombrado fijar domicilio e informar a este juzgado cualquier cambio que efect ú e del mismo (art. 310 del C.P.P.N.). 2do.) FIJAR la responsabilidad civil de Germá n SASSO en la suma de PESOS DOSCIENTOS MIL ($ 200.000.­), suma por las cuales ser á intimado al pago o a dar bienes a embargo, bajo apercibimiento de que si as í no lo hiciere, dentro del quinto d ía de notificado, ser á inhibido de bienes, sirviendo el presente resolutorio de suficiente mandamiento y orden. 3ro.) REGÍ STRESE y NOTIF Í QUESE. 4to.) Consentida o firme que sea, comun íquese al Registro Nacional de Reincidencia.

Ante mí:

MARIO A FERN Á NDEZ MORENO SECRETARIO DE JUZGADO

SANTIAGO ULPIANO MART Í NEZ JUEZ FEDERAL SUBROGANTE

Poder Judicial de la Nación JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2 FBB

Poder Judicial de la Nación

JUZGADO FEDERAL DE BAHÍA BLANCA 1-SECRETARÍA PENAL Nº 2

FBB 740/2014

caratulada: “SASSO, Germá n y Otros S/ VIOLACI ÓN DE SECRETOS ­ ENCUBRIMIENTO (ART. 277, INC. 1, ap. c)”

Fecha de firma: 05/11/2014 Firmado por: SANTIAGO ULPIANO MARTÍNEZ , JUEZ FEDERAL SUBROGANTE Firmado(ante mi) por: MARIO A. FERNANDEZ MORENO- SECRETARIO DE JUZGADO, SUBROGANTE