Está en la página 1de 98

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA

COMUNICACIÓN, TURISMO Y DE
PSICOLOGIA

ESCUELA PROFESIONAL DE PSICOLOGIA

MANUAL DE TÉCNICAS DE INTERVENCIÓN


INDIVIDUAL

PROFESORA:

DINA FIGUEROA GUZMAN

VIII CICLO SEMESTRE 05 - II

Centro de Reproducción de Documentos de la USMP Material didáctico para uso exclusivo en clase
MANUAL PARA EL MANEJO DE TECNICA DE INTERVENCION
INDIVIDUAL

INTRODUCCIÓN:

El presente manual para el manejo de las técnicas de intervención individual consta de


diferentes temas útiles y de vital importancia para el aprendizaje del extenso conjunto
de técnicas conductual – cognitivo en la intervención individual de diferentes
problemas y/o trastornos psicopatológicos y tiene por finalidad servir de una guía
practica para el alumno que le permita desarrollar el curso teniendo en cuenta los
aspectos teóricos y prácticos para un mejor entendimiento del mismo.

El conjunto de técnicas incluidas dentro del ámbito de la Modificación de Conducta ha


crecido considerablemente y de forma progresiva a través de la evolución de ésta y de
la propia psicología que sirve de soporte básico a la misma.

Estas técnicas que en la actualidad pueden sobrepasar el número de 200 se agrupan


dentro de uno u otro de los cinco modelos básicos de intervención en el que
actualmente consideramos construida la modificación de conducta: un modelo basado
en el Condicionamiento Clásico, un modelo fundamentado en el Condicionamiento
operante o Instrumental, un modelo derivado del aprendizaje social, un modelo
cognitivo-conductual y un modelo denominado más específico, propiamente modelo
cognitivo.

Asimismo, el desarrollo tanto de la psicología como de la modificación de conducta han


generado grandes cambios en su evolución, tanto a nivel conceptual como
epistemológico, no necesariamente incompatibles entre sí, pero que pueden haber
creado cierto nivel de confusión en el campo. Esta evolución ha desembocado en
definiciones que han tratado de integrar los aspectos conceptuales y metodológicos
que siempre han caracterizado a la modificación de conducta. (Carboles, 1992).

Según datos de los lineamientos para la acción de la salud mental, la conceptualización


de salud implica que esta es una responsabilidad de toda la colectividad. Es decir, se
enfatiza que la salud mental no solo debe ser vinculada a la enfermedad, sino al
bienestar emocional que debe lograr el individuo y por ende su comunidad. En este
sentido el ámbito promocional, preventivo y de tratamiento debe de contar con
propuestas y técnicas exitosas y de fácil aplicación.

Por estas razones la intención de este manual es que sirva de ayuda al estudiante para
facilitarle no solo una buena selección de las principales técnicas utilizadas, sino
también señalar una buena descripción del procedimiento específico de aplicación de
la misma, donde se consideran además ejemplos ilustrativos al respecto, el cual será
de gran ayuda para la comprensión práctica de las técnicas.

Así también este manual, busca desarrollar y promover en el estudiante la


competitividad necesaria para lograr una transición saludable hacía la madurez
profesional que permita mayor efectividad en la toma de decisiones y solución de
conflictos.

OBJETIVO:

• Dotar y/o fortalecer al alumno del conocimiento teórico- práctico sobre las técnicas,
principios y estrategias conductual cognitivas en la intervención individual de
trastornos psicológicos y/o psiquiátricos dentro del abordaje terapéutico.
• Favorecer en los estudiantes el conocimiento de la descripción del procedimiento en
la aplicación de las técnicas estudiadas.

• Desarrollar en los estudiantes habilidades y competencias cognitivas y sociales


adecuadas para el buen manejo de las técnicas conductual-cognitivas desarrolladas
en el curso.

METODOLOGÍA:

Las sesiones descritas en el manual estarán acordes con las clases teóricas y prácticas
que va desarrollando el docente en cada clase-sesión, y servirán de guía para el
estudiante, tiene como finalidad reforzar y complementar la clase.
Este manual ha sido diseñado para ser aplicado en el salón de clase, con un número
aproximado de 50 alumnos, a fin de que el alumno puede seguir el entrenamiento de
los temas tratados, el cual será reforzado con las practicas de campo en el ámbito
clínico hospitalario y el apoyo de lecturas complementarias.

TEMÁTICA:

El Manual de Técnicas de Intervención Individual contiene 4 Unidades con contenidos


básicos e importantes para lograr un adecuado manejo de las herramientas y
estrategias psicoterapéuticas que permitan un manejo adecuado de los problemas
psicopatológicos hallados en el quehacer clínico profesional. El manual se desarrolla en
16 sesiones e incluye los siguientes temas:

Unidad I: Marco Teórico-Conceptual:

1. La psicoterapia: Conceptos básicos, Modelos actuales y escuelas de


Psicoterapia, técnicas, tipos de intervención psicoterapéuticas.
2. Componentes del proceso psicoterapéutico.
3. Evaluación de las psicoterapias.
4. Intervención terapéutica bajo el enfoque Conductual –Cognitivo
5. Técnicas de Intervención Individual basados en la: Terapia de la Conducta y la
Terapia conductual-cognitiva.
6. La entrevista Conductual, Perfil del terapeuta Conductual.

Unidad II: La ansiedad y el estrés

1. Ansiedad: definición, adquisición del miedo a través del condicionamiento


clásico. Componentes de la ansiedad, características.
2. Técnica de Relajación Muscular de Jacobson.
3. El Estrés: Concepto, Diferencias entre el Eutrés y el Distrés. Fases del Estrés.
Variables personales y de afronte.
4. Técnica de Inoculación al Estrés
5. La Desensibilización Sistemática

Unidad III: Técnicas Conductuales: Control miedos, fobias, baja asertvidad o


dificultades en las relaciones interpersonales.

1. La Desensibilización Sistemática: Elaboración de Jerarquías


2. Entrenamiento en Habilidades Sociales

Unidad IV: Técnicas Cognitivas: manejo de distorsiones y cogniciones


erróneas.

1. Modelo Cognitivo de la depresión


2. Terapia Racional Emotiva de Ellis
3. Técnicas de Condicionamiento Encubierto : Sensibilización Encubierta
4. Técnicas conductual – cognitivas en niños.

LAS PSICOTERAPIAS

Introducción a las orientaciones psicoterapéuticas para profesionales


sanitarios

DESARROLLO HISTORICO DE LA PSICOTERAPIA

Las raíces de la psicoterapia se remontan hasta diferentes tipos de saberes


desarrollados en la cultural occidental y procedentes de la magia, la medicina, a
filosofía y la religión. Todas estas actividades se refieren al hecho de que la vida
humana es inherentemente problemática. El hombre se ve enfrentado a vivir consigo
mismo y con los demás. Esta convivencia subjetiva y relacional genera problemas que
suele ser clasificados como conducta anormal o desviadas socialmente. Este elemento
convivencial junto con el de la anormalidad ha sido. abordado de diferente manera a lo
largo de la historia.

A. Sociedades Primitivas:

En las sociedades tribales primitivas las explicaciones sobre las causas de la


anormalidad están conectadas a las metáforas sobrenaturales y místicas. Las
explicaciones son de tipo animista.
La enfermedad se debe a un fenómeno de posesión, un alma extraña ocupa el lugar
del alma del paciente. La ceremonia terapéutica consiste en un ritual, ejercido por el
hechicero o chaman, por lo general en presencia de la tribu, que tiene por objetivo el
retorno del alma del paciente y la expulsión del alma posesiva. La practica exorcista
(Ellenberger,1970) como ejecución de este ritual puede adoptar tres formas:

La primera consiste en expulsar al espíritu maligno mediante procedimientos


"mecánicos" como los ruidos, los malos olores, o incluso golpeando al poseído; la
segunda consiste en transferir el espíritu maligno a otro ser, en general un animal, y la
tercera consiste en intentar extraer el espíritu maligno por medio de conjuros o
procedimientos psíquicos (práctica que luego retomó y normalizo la Iglesia católica).

Las religiones organizadas también desarrollaron sus propias concepciones sobre la


anormalidad y su tratamiento, y sirvieron de base a un pensamiento mas racional que
aparece después en Grecia y el mundo antiguo. Las obras de Lao Tse en China, Buda
en la India, Tales de Mileto y Protágoras en Grecia, aunque aparecen alejadas y
divergentes tienen en común el distinguir entre un mundo "aparente" y otro mundo
mas "real o verdadero".

B. Grecia y el mundo antiguo:

Es en Grecia donde surge el origen de la psicoterapia actual, sus orígenes derivados


de su tradición filosófica y médica. Se produce una transición desde el animismo
hasta la mentalidad racional (Lain,1958).

Aristóteles se refiere a los distintos usos de la palabra, que se usaba en Grecia para
fines curativos. Se refiere a la palabra persuasiva como ensalmo. Platón habla de
como el discurso bello produce un estado de armonía en todas las partes del alma
(sophrosyne), que facilita la acción de los productos químicos. Incluso algunos
historiadores han visto en la obra de Platón observaciones sobre las pasiones, sueños
e inconscientes que anteceden al pensamiento de Freud.
Otro aspecto destacable de la sociedad griega era la existencia de las escuelas
filosóficas (p.e Academia platónica, Liceo aristotélico, Casa Jardín de Epicúreo, etc)
donde se cultivaban formas o estilos de vida con su propio entrenamiento psicológico
, como las técnicas de autocontrol, recitación, memorización y control de la dieta.
Estas escuelas no solo eran contextos bien estructurados alrededor de una doctrina
filosófica sino también, como se ha apuntado, formas o estilos de vida. De estas
concepciones destacamos las de Aristóteles que proponía la doctrina de la virtud
como forma de llevar a cabo los fines racionales de la naturaleza humana. La virtud
era el medio de establecer el justo término medio entre dos extremos viciosos. La
alternativa estoica (Zenon de Citio, Epicteto,..) consistía en el control de las pasiones
que generaban excesos irracionales. Para ello se trataba de modificar las falsas
opiniones que la generaban (representaciones engañosas de las cosas) mediante
ejercicios escritos o verbales de meditación y concentración (un claro antecedente de
las terapias cognitivas).

Grecia es también una de las principales cunas de la medicina occidental. El


pensamiento racional produjo cambios relevantes en la concepción y clasificación de
las enfermedades y la conducta anormal. Hipócrates (s. IV a. de C.) se contrapone a
las concepciones animistas y atribuye causas naturales a las enfermedades. Son los
estados internos del organismo los que producen las enfermedades. En concreto
postula la existencia de cuatro "humores" (sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra)
que se localizan en determinados órganos (corazón, cerebro hígado y bazo) y que a
su vez se asocian a temperamentos específicos (sanguíneo, flemático, colérico y
melancólico). La salud resultaría del equilibrio de tales humores y la enfermedad de
su desequilibrio. El tratamiento de tales desequilibrios era de tipo somático, y aunque
se intentaba ganar la confianza del paciente se obviaba las motivaciones
psicológicas. La importancia de este olvido de lo psicológico, según López Morales
(1970), ha limitado la historia posterior de la medicina, que ha relegado en gran
medida los aspectos psicológicos del ser humano.

Galeno(128-200) desarrolló la medicina hipocrática. Dividió las causas de las


enfermedades en orgánicas y mentales. Entre las causas mentales se encontraban
las lesiones de la cabeza, los excesos de alcohol, los temores, cambios en la
adolescencia y en la menstruación y adversidades económicas o amorosas. Ante
estos trastornos proponía la guía de un tutor o pedagogo que aconsejaba como llevar
una vida serena, aunque en la mayoría de los casos era necesario un tratamiento
somático.

C. Edad media y renacimiento:

Aunque el modelo galénico de la medicina sobrevivió durante la edad media, fue la


Iglesia la que jugo un papel central al considerar los trastornos mentales como
producto de una voluntad sobrenatural, del diablo. El pecado se constituye en la
raíz de todo mal y la confesión en el procedimiento terapéutico para evitarlo. En
este contexto general predominaron dos tendencias sobre el pecado y su
resolución: por un lado estaba la postura inquisitorial, que alcanzo su auge durante
el papado de Inocencio VIII con su "Summis desiderantes affectibus"(1484) y la
obra de J.Sprenger y K.Kraemer "Malleus Malleficarum"(1488) que animaban a
descubrir y capturar los herejes y brujas y su "tratamiento",que podía llegar a la
tortura y quema; por otro lado estaban los que animaban a alejarse del pecado de
un modo mas personal y humanitario como Melchor Cano e Ignacio de Loyola.

La obra de Melchor Cano "Tratado de la victoria de si mismo" propone una guía


para evitar la vida viciosa, centrada en los ejercicios espirituales periódicos que
debían durar prácticamente toda la vida (concebía a la naturaleza humana como
débil). Ignacio de Loyola en sus "Ejercicios Espirituales" mantenía una visión mas
optimista del cambio personal. Proponía una guía no solo para los ejercicios
espirituales sino también para la vida diaria. Desde el punto de vista
psicoterapéutico actual, Ignacio de Loyola anticipó métodos como el manejo de
imágenes, jerarquías de acercamiento a problemas y especificidad de tareas
(métodos parecidos a los conductuales actuales).

Otro autor destacable, y contra la corriente dominante de la quema de brujas


inquisitorial, fue el padre Gilberto Jofré que en el siglo XV creó el primer hospital
psiquiátrico de occidente, en concreto en Valencia (1410). En esta institución se
potenciaba una terapia similar a la actual terapia ocupacional.

D. Siglos XVI a XVIII

Durante el siglo XVI y XVII aparecieron una serie de intelectuales brillantes que se
opusieron a la visión demonológica dominante, y ofrecieron un enfoque mas
humanista de los enfermos mentales. J.Luis Vives (1492-1540) defiende la causa de
los pobres y marginados, incluso cuando su marginación deriva de la demencia o
rareza de su conducta, y resalta el papel de la expresión de las emociones y
sentimientos de los marginados. Paracelso (1493?1541) rechazo la idea
demonológica y enfatizó que las enfermedades mentales era de naturaleza no
divina. En concreto la influencia de los astros era la que producía el trastorno
mental (de hay el termino lunático usado posteriormente). El médico Robert
Burton (1576?1640) era partidario de las causas psicológicas y sociales de la
enfermedad mental, y realzo las causas emocionales de estos trastornos. Thomas
Sydenham (1624?1689) fue de los primeros en describir las neurosis y de afirmar
que la histeria no estaba ligada a las mujeres exclusivamente..

Paralelamente a los desarrollos anteriores se va humanizando la asistencia de los


enfermos mentales. En el periodo de la revolución francesa Pinel introduce el
tratamiento moral que básicamente consistía en suponer que los problemas
mentales derivaban de conflictos morales; y animaba al personal de los hospitales
a contactar con los problemas de los enfermos a través de actividades
ocupacionales, respetando los intereses particulares..

E. Siglo XVIII y comienzo del XIX

Desde la óptica de la psicoterapia y la psicopatologia, dos son los nombres


destacables de este siglo : F.J.Gall (1758?1826) y A.Mesmer(1758?1826).

Gall estaba convencido que determinadas funciones corporales y emocionales


estaban controladas por determinadas áreas del cerebro. Incluso los rasgos del
carácter derivaban de áreas especificas del cerebro. Además afirmaba que la forma
del cráneo se relacionaba con el grado de extensión y preponderancia de las zonas
cerebrales, y que en base a ello se podía estudiar el carácter. A este método de
diagnóstico le llamó "frenología".

Mesmer, un médico vienés, proporciona un empuje clave a lo que después será la


psicoterapia. Su aportación básica consistió en explicar la enfermedad mental
como derivada de una causa natural y no del diablo. Defendió, apoyado por la
ciencia de su tiempo en voga de la electricidad, el magnetismo y la astronomía,
que las personas tenían un fluido en el cuerpo (reminiscencia de la tradición de los
cuatro humores hipocráticos) de carácter magnético que cuando se desequilibraba
hacia enfermar a la persona. En un principio propuso restaurar tal desequilibrio con
el, uso de imanes (magnetismo), para después evolucionar hasta la interacción del
magnetismo del terapeuta (Mesmer) y el del paciente. El método de Mesmer
básicamente consistía en la colocación de imanes cerca del paciente, la ingesta de
un fluido de hierro y pases de mano de imanes por determinadas zonas corporales.
Con este método Mesmer obtuvo ciertos éxitos, especialmente ante síntomas y
males de tipo histérico.
El médico británico J.Braid (1795-1860) retomo las practicas magnetistas, pero las
reformuló como producto de un estado neurofisiológico, como un estado de "sueño
nervioso". Para explicar estos fenómenos acuñó el término "hipnosis".

F. De la hipnosis al psicoanálisis

A principios del siglo XIX, Francia era el centro de los avances médicos en Europa,
en concreto de la neurología.

En el contexto de la neurología resurge el interés por la hipnosis en dos grandes


centros o escuelas : La escuela de Nancy con las figuras de Liébault (1823-1904) y
Berheim (1840-1919) y La escuela de la Salpetriere en torno a Charcot (1825-
1893). En ambos centro estudió Freud.

Liébeault practicaba la hipnosis sugiriendo a sus pacientes que le miraran fijamente


a los ojos le decía que se iban adormeciendo gradualmente. Una vez conseguido el
estado de somnolencia le indicaba la desaparición de los síntomas. Con este
procedimiento llego a tratar todo tipo de enfermedades. Berheim, aprendió este
método de Liébeault y lo explicó como producto de la sugestión.
La sugestionabilidad era para el una característica común a las personas y era su
"aptitud para transformar una idea en acto".

Posteriormente Berheim prescindió de la hipnosis y se basó en la sugestión directa


del enfermo, llamando a esta práctica psicoterapia.

La actitud de Charcot era marcadamente opuesta a la escuela de Nancy. Aunque


practicaba la hipnosis, la explicaba como un proceso neurológico (Charcot era el
neurólogo mas famoso de su época). En concreto, investigo la relación entre la
histeria y la hipnosis. La parálisis histérica podía reproducirse y eliminarse bajo
hipnosis, según su concepción porque activaba una lesión neurológica específica;
incluso la sugestionabilidad era un signo de debilidad neurológica.

En esta época, P.Janet había estudiado con Charcot (como Freud), y se había
interesado en la hipnosis como vía de estudio de la "mente subconsciente". En
1886,aplicó la hipnosis a un caso de histeria (Lucile), a la que pedía liberar
determinadas emociones y recuerdos(en esto se anticipó unos años a Breuer y
Freud en el método catártico).

El método catártico fue descrito por J.Breuer (aunque Janet ya lo practicaba). Este
médico comenzó un trabajo conjunto con Freud de la que fue producto su obra
conjunta "Estudios sobre la histeria(1895) donde aparece el famoso caso de la
paciente Ana O. que desarrolló un cuadro histérico a partir del periodo en que
cuidaba a su padre moribundo. Breuer había comenzado a tratar a esta paciente
con hipnosis repetidamente, hasta que la paciente comenzó a hablar de sus
experiencias especificas del pasado en las que había aparecido el síntoma,
desapareciendo este al hacer esto. El procedimiento terapéutico se fue centrando
así en las sesiones hipnóticas donde se animaba a la paciente a hablar sobre los
incidentes relacionados con sus síntomas (método catártico).

Sigmund Freud(1856-1939),que tenia una sólida formación neurológica,y que había


aportado destacables contribuciones a este campo como varios trabajos sobre las
parálisis cerebrales en niños y la neurobiología de la afasia y la agnosia, comenzó
su práctica abordando numerosos casos de histeria. En un principio practicaba el
método catártico que desarrolló con Breuer.

Su experiencia le confirmó que el método catártico hacia desaparecer los síntomas


pero no que volvieran a aparecer, pues según su concepción, no modificaba la
estructura inconsciente subyacente. Progresivamente fue descubriendo los
procesos defensivos del Yo que rechazaban los recuerdos y emociones
insoportables y la importancia de la relación terapéutica para vencer y trabajar
contra tales resistencias inconscientes, lo que le llevó a abandonar el método
catártico y a desarrollar la asociación libre.

Básicamente la asociación libre consistía en sugerir al paciente recostado en un


diván (parte derivada del método hipnótico) que a partir de un tema de su biografía
debía hablar sin ninguna inhibición. Cuando el paciente se bloqueaba, Freud le
ponía la mano en la frente y le indicaba, por sugestión, recordar un hecho.
Posteriormente abandono esta presión y la proposición de un tema especifico y la
asociación libre se realizaba sobre el material que el paciente traía a consulta,
indicando el terapeuta solo la regla de la asociación libre. Este método constituyo
la base del psicoanálisis.

G. El desarrollo de la psicoterapia hasta la actualidad

La psicología clínica se constituye en los Estados Unidos a principios del siglo XX.
En Europa la concepción dominante del tratamiento era médica o bien derivada de
la orientación psicoanalítica freudiana o de sus "desviaciones" (Adler, Jung, etc),
que tuvo una buena acogida en Estados Unidos en los medios psiquiátricos (no
tanto en los psicológicos).

En el campo de la psicología, y a partir de las dos guerras mundiales la


intervención de los psicólogos en los asuntos sociales y públicos fue creciendo. En
un primer momento en la selección de personal para el reclutamiento y selección
de puestos, y progresivamente se fue reivindicando una labor mas allá de la
puramente psicodiagnóstica. La psicoterapia paso a ser un campo de trabajo de los
psicólogos, que adoptaron inicialmente en su mayoría la orientación psicoanalítica.

A partir de la segunda guerra mundial comienza a reconocerse socialmente el


trabajo psicoterapéutico de los psicólogos, y en la conferencia de Boulder
(1949,Colorado, EEUU) se define el rol del psicólogo clínico que debe de recibir
formación en tres áreas: diagnóstico, investigación y terapia. Poco después la
Asociación de Psiquiatría Americana defiende que la psicoterapia solo debe de ser
practicada por médicos psiquiatras. En este contexto se genera el inicio de las
polémicas entre ambas profesiones.

Los psicólogos comienzan a generar modelos terapéuticos ajenos al psicoanálisis


(dominante entre los psiquiatras americanos) y los presentan como alternativas
mas científicas a este. Carl Roger sobre 1943 crea la terapia centrada en el cliente
como una alternativa nueva de psicoterapia, e inicia un proceso de investigación
sobre la relación terapéutica (grabación de las sesiones, análisis del proceso y
contenido, etc). Desde el ámbito académico se acentúa el conductismo y la terapia
de conducta. Desde este último punto de vista se propone que los trastornos
mentales sin base orgánica son trastornos aprendidos, derivados de las leyes del
condicionamiento y por lo tanto susceptibles de ser modificados en base a
procedimientos de reaprendizaje.

Los conductistas Eysenck, Skinner y Wolpe van a desarrollar esta nueva concepción
de la psicoterapia. Eysenck(1952) cuestiona la efectividad de la psicoterapia
psicoanalítica que refiere equiparable al no tratamiento, incluso inferior. Skinner
desarrolla su paradigma de condicionamiento operante, y en su obra "Ciencia y
conducta humana"(1953) llega a reexplicar la psicoterapia como efecto del
condicionamiento operante substituyendo los mecanismos intra psíquicos por
principios de aprendizaje. Wolpe a partir de su obra "Psicoterapia por inhibición
reciproca"(1958) demuestra como la terapia conductista es aplicable y efectiva en
el tratamiento de las neurosis, sin necesidad de recurrir a los procedimientos largos
y costosos de la terapia psicoanalítica. Todo ello sirve a los psicólogos para
alimentar sus deseos de autonomía en esta época de reivindicaciones teóricas y
laborales.

El enfoque conductista se hace dominante hasta los años sesenta en los ámbitos
académicos de América y Europa, y en gran parte de los clínicos(mas entre los
psicólogos). En esta época sin embargo, comienza a ser cuestionado por parte de
los propios psicólogos que le atribuyen, reconociendo su efectividad potencial en
muchos casos, una imagen del hombre demasiado mecanizada y olvidada de los
aspectos mas subjetivos.

Ante este clima de insatisfacción se produce un doble rechazo, por un lado del
modelo psicoanalítico que se considera excesivamente especulativo (aunque rico
en aportaciones) y del conductista (potencialmente efectivo) que se considera
demasiado reduccionista y mecanicista. Las nuevas alternativas son la psicología
humanista, entre las que destaca C.Rogers, que llega a expandirse en EEUU,
aunque poco en Europa; el modelo sistémico de terapia familiar (Bateson, Jackson,
Haley, Minuchin, etc) y el modelo cognitivo (Ellis, Beck, Meichenbaum ,Mahoney,
etc..), a los que nos referiremos en otro apartado de este capitulo.

En los últimos años las tendencias mas actuales en el campo de la psicoterapia son :
(Feixas y Miró,1993):

1º La tendencia a la investigación de resultados. La constatación de que la


psicoterapia es mas efectiva que el placebo y el no tratamiento, pero que
prácticamente todos los enfoques o modelos son igualmente de efectivos.

2º La tendencia, impulsada sobretodo por el hecho anterior, hacia la búsqueda de


modelos eclécticos e integrativos que den cuenta del hecho anterior o seleccione
el tipo de terapia en función del cliente ? problema? terapeuta especifico. En este
contexto se proponen diferentes concepciones de como debe de ser estos nuevos
modelos, supuestamente mas abarcadores de la diversidad y especificidad.

LOS COMPONENTES DE LA SITUACIÓN PSICOTERAPÉUTICA

La especificación de los elementos que componen una situación es, sin lugar a
dudas, uno de los pasos fundamentales de toda investigación: en el campo
psicoterapéutico se ha aceptado en general que tales elementos pueden agruparse
en cuatro grandes categorías: el terapeuta (T), sujeto (S), la técnica de intervención
(P) y el medio ambiente (M); aquí preferimos darle el nombre de categorías o
“componentes” de la situación terapéutica, en lugar del nombre más tradicional de
“variable”, pues en realidad cada uno de esos componentes agrupa una multitud de
variables que son tratadas alternativamente como dependientes, naturales,
independientes o Intervinientes.

Todas se influyen mutuamente, y el resultado observado luego después de una


psicoterapia parece ser una intrincada red de combinaciones de efectos, lo cual
hace sumamente ardua la tarea de aislar apropiadamente las variables; de todas
formas el aislamiento en cuestión no dejaría de ser un artificio, puesto que ninguna
variable psicoterapéutica opera en el vació ni esta determinada por un factor único;
por esto, al hablar de cualquiera de los “componentes” de la psicoterapia es
inevitable referirse a los otros; de lo contrario, no es posible comprender las
dimensiones reales de cada uno de ellos.

El componente T (El Terapeuta)

Al igual que todos los elementos de la situación terapéutica, “T” constituye una
dimensión extremadamente compleja, con relación a la cual se esta muy lejos de
conocer incluso los rasgos más sobresalientes, como podría ser la influencia de la
personalidad, de la orientación clínica, de la experiencia, de la edad, del sexo, de la
posición socioeconómica y el entrenamiento recibido. Hay, ciertamente, decenas
de investigaciones que intentan poner en claro uno u otro de los factores citados,
pero las conclusiones son muy contradictorias, siempre vagas y no representan, en
general, más que un punto de vista: el de la teoría definida por el investigador.

El origen de tales confusiones no es difícil de encontrar, si se examina un poco la


historia de la psicoterapia: no hace mucho tiempo se aceptaba todavía la idea de
un terapeuta “pantalla”, es decir , completamente neutro, siempre igual así mismo
y a los otros terapeutas de la misma orientación o escuela, quien no hacía más que
“reflejar”, gracias a una técnica “precisa” y también uniforme, los pensamientos,
actitudes, sentimientos y conflictos del paciente. Tal idea permaneció durante todo
el tiempo que la psicoterapia mantuvo un status secreto, privado y un poco sacro,
que debía por definición tener lugar a puerta cerrada; solo se llegaba a admitir la
existencia de “variaciones sin importancia fundamental”, y cuando las diferencias
comenzaban a hacerse demasiado evidentes, se anunciaban como cismas.

El mito se vino abajo gracias, principalmente a las investigaciones de Rogers y


colaboradores; pero, por una extraña dialéctica, la investigación actual continúa
siendo víctima de un a priori que se ha abandonado a nivel teórico: la mayor parte
de los trabajos actuales en este campo parecen considerar que los terapeutas son
equivalentes porque pertenecen a la misma escuela.

Según Kiesler (1966) y Gendlin (1967), la única manera de asegurar un control


adecuado de este componente terapéutico sería creando varios grupos
experimentales (GE) con terapeutas que se sitúen a diferentes niveles con respecto
a variables consideradas como relevantes; o bien empleando un solo GE con
terapeutas apareados con relación a esas variables. La práctica ordinaria que
consiste en asignar simplemente “al azar” a los terapeuta en los GE y GC sería
fútil, pues vendría a ser como experimentar una droga sobre un GE y un placebo
sobre un GC, pero permitiendo que algunos de los sujetos pertenecientes al GE no
reciban la droga y que algunos del GC si la reciban.

El componente “S” ( el sujeto)

Los conocimientos adquiridos hasta el presente sobre este elemento de la situación


psicoterapéutica son , tal vez, un poco más específicos y menos contradictorios de
los que se poseen respecto del componente T; sin embargo, muchas fuentes de
confusión impiden todavía la formulación de conclusiones netas y la proposición de
generalizaciones válidas. En efecto, en este campo y esto es cierto también para
los otros “componentes” la tendencia a revisar las investigaciones presuponiendo
la uniformidad total de los sujetos que se han clasificado sobre una fórmula
cualquiera (de tipo diagnóstico), refuerza la creencia según la cual todos esos
sujetos reaccionaran de manera idéntica ante la terapia.

Es verdad que en la actualidad que el rol de ciertos factores y de ciertas


características del sujeto se hace cada vez más claro; si ese rol se ve confirmado
por estudios posteriores, será posible no solo formular hipótesis más precisas en
cuanto la influencia del sujeto sobre el proceso terapéutico, sino que también será
posible especificar las posibilidades de la aplicación de una u otra forma de terapia
sobre tipos particulares de sujetos.

En todo caso, por el instante debemos plantear que ciertos problemas


fundamentales como la precisión del diagnóstico, heterogeneidad de los sujetos en
los estudios, la diversidad de rasgos, perturbaciones y comportamientos que se
agrupan bajo la etiqueta de “neurosis”, deberán ser definidos y resueltos antes de
iniciar la investigación que permitan ofrecer resultados relevantes.
El componente P (La Psicoterapia)

En nuestra breve discusión de la definición de la psicoterapia, señalamos


algunos de sus componentes esenciales; trataremos de determinar aquí con un
poco más de precisión cuales son los elementos conocidos de este conjunto
intrincado de variables y como se las ha manejado hasta el momento a nivel
investigativo.

Anotemos en primara instancia que los nombres dados a los sistemas


psicoterapéuticos “Psicoanálisis”, “Terapia centrada en el cliente”, “Terapia del
comportamiento” no dan más que una idea muy grosera sobre las técnicas
empleadas en ellas; de hecho, esos nombres designan simplemente grandes
tendencias y no verdaderas escuelas. Si en 1959 Harper se refería a 36 sistemas
psicoterapéuticos, pensando que la lista no estaba completa, en 1971 Lazarus
hablaba de más de 85. Es probable que en la actualidad haya más de 100, y eso sin
incluir “métodos” como los de Miller y Bloomberg (1969). (“no terapias como
métodos terapéuticos”), o el conjunto de recomendaciones cáusticas de Halley
(1969), a propósito de las estrategias certeras para ser un fracaso como
psicoterapeuta, ni la hipótesis de Bordatta (1959) sobre la “limboterapia”.

Así, cuando se examinan las inscripciones sobre la manera de poner en práctica, la


“asociación Libre”, el “interrogatorio”, la “relación terapeuta paciente”, la
“transferencia” o la “empatía”, es fácil constatar que estos nombres conceptuales
designan un conjunto de procedimientos frecuentemente bien elaborados, cada
uno de los cuales no constituyen una operación sino un todo de elementos
interligados, hablar de la técnica “tal” en términos generales , ve la heterogeneidad
de los procedimientos y reduce la precisión con la cual deben comunicarse la
operaciones terapéuticas a otras personas ( por Urban, 1963).

Por otra parte aún como términos” psicoanálisis” o terapia “rogeriana “ se


encuentran asociados a conjuntos de procedimientos mas o menos precisos, no
sucede lo mismo cuando se habla de “terapia gestáltica” o “terapia
comportamental”: en la primera, la improvisación es de rigor, en la segunda se
rechazan las técnicas “estándar” que llevarían de regreso al modelo médico; por lo
demás, el término “terapia comportamental” cobija una extensa gama de
procedimientos altamente diferenciados, los mismos que dependen de mecanismos
diferentes.

Subrayemos de paso que ninguna forma de terapia es “pura”, y que en realidad la


casi totalidad de sistemas psicoterapéuticos es el producto de combinaciones
“eclécticas” de principios y técnicas que se inscriben en contextos o en
perspectivas filosóficas muy variadas. Sin embargo, al hacer un examen detallado
de la situación, se descubre que el número de principios básicos y de mecanismos
explicativos es bastante reducido, y que la incidencia de las infinitas perspectivas
filosóficas dentro de las cuales se las inscribe, las mas de las veces tienen
influencia mínima sobre su práctica.

El componente M (El medio ambiente)

Ninguno de los componentes de la situación terapéutica no es tan desconocida y


permanece tan fuera de control de los investigadores como el medio ambiente del
sujeto. En este contexto, el medio ambiente se compone de factores muy diversos
y recubre un universo mucho más amplio que la misma psicoterapia; recubre todos
los elementos, todos los sucesos de la vida del sujeto fuera de las horas de
consulta terapéutica.

La reflexión más elemental pone en evidencia la influencia decisiva de este


conjunto de factores sobre los resultados de la psicoterapia; parece incuestionables
que tales resultados están determinados y condicionados en gran medida por las
situaciones externas que vive el individuo.

Muy pocos autores se mostrarían dispuestos a negar la influencia del medio y de


los eventos externos a la psicoterapia en la evolución y el desenlace de ésta;
incluso se reconoce sin dificultad que, de una manera demasiado frecuente para
ser fortuita, los cambios que el terapeuta atribuye a su intervención coinciden con
cambios importantes en el medio del sujeto; esto implica que, o bien los cambios
eran inminentes en el momento en el cual el sujeto comenzó a buscar la ayuda o
bien que la terapia le dio la “energía” necesaria para afrontar un cambio que de
todas maneras se habría producido. Sin embargo, el número de investigadores que
tiene en cuenta estos hechos en la ejecución de sus trabajos es ínfimo.
¿Investigación que traten de establecer la influencia del medio ambiente sobre los
resultados de la psicoterapia?. Personalmente, yo no conozco ninguna, y –hasta no
probar lo contrario- creo firmemente que no existen.

Tal vez el éxito más notable en cuanto al control del medio ambiente sea el que
han logrado los terapeutas que trabajan con técnicas operantes; por ejemplo, la
célebre “economía de fichas” de Ayllon y Azrin (1965; 1968), aplicable
fundamentalmente a medios institucionales; los tratamientos para niños autistas
de Ferster (1961, 1968, 1970), y de Lovaas (1965; 1968), quienes han demostrado
que los cambios logrados repercuten positivamente en el personal encargado de
atender a estos pacientes. Infortunadamente, todo esto se encuentra bastante
alejado de las neurosis y, aunque muchas de las técnicas propuestas dentro de
este enfoque son aplicables en todo tipo de situaciones, el manejo del ambiente
escapa totalmente de las manos de quienes las aplican dentro del marco corriente
de la situación psicoterapéutica.

En un nivel más amplio, diversos estudios han comprobado que cuando el


ambiente es demasiado negativo no existe ninguna terapia que pueda compensar
este obstáculo (Hollingshead y Redlich, 1958; D’Angelo y Walsh, 1967; Aikin, 1970;
Rhinard, 1970). Así, el conjunto de factores y de elementos agrupados bajo el
nombre de “componente M” posee una influencia indudable, pero totalmente
desconocida en cuanto a sus dimensiones, sus directivas, su peso y su
significación, y totalmente incontrolada sobre los resultados obtenidos por la
aplicación de psicoterapias a casos de neurosis. De verdad, sería exageradamente
pretensioso creer que una hora de conversación puede ser más determinante que
23 horas (o 47 o 71, etc.) de eventos.

El control de este componente terapéutico básico sólo parece posible dentro de


instituciones cerradas, y aun en este caso no seria fácil hacerlo. El problema es que
a la enorme mayoría de las personas con conflictos no se ocurrirá nunca dejarse
hospitalizar para ayudar a la ciencia , aunque parece que no hay nada imposible,
pues los métodos de persuasión son cada vez más eficaces.

INTERVENCIÓN TERAPEUTICA BAJO EL ENFOQUE CONDUCTUAL - COGNITIVO

MODELOS CONDUCTUALES Y COGNITIVOS

MODELOS CONDUCTUALES.

La terapia o modificación de conducta hizo su aparición en la escena de los


tratamientos psicológicos a finales de los años cincuenta como una alternativa radical
a los modelos existentes en la época, especialmente al modelo psicodinamico. La
terapia de conducta parte de la idea de que la mayor parte de la conducta (incluida la
inadaptada) es aprendida y de que los principios descritos por las teorías del
aprendizaje pueden utilizarse en la practica clínica. Así pues, en lugar de investigar
sobre posibles conflictos subyacentes, los terapeutas de conducta centran el
tratamiento en el cambio de la conducta observable en si misma. Para ello, desarrollan
una metodología de diagnostico y evaluación conductual que les permita identificar e
intervenir en las contingencias y parámetros que mantienen la conducta inadaptada en
el presente. Además, los terapeutas de conducta conciben la terapia como una
empresa empírica a la que hay que aplicar el rigor y los procedimientos
experimentales de la investigación científica.

Estos principios han convertido a la modificación de conducta en una orientación


“revolucionaria” en la conceptualización de los problemas psicológicos y su
tratamiento, que ha contribuido decisivamente a la génesis de una psicoterapia
científica. Sin embargo, la ausencia de una teoría unificada del aprendizaje, las
continuas controversias acerca del papel de las variables cognitivas, y el pragmatismo
clínico, han hecho de la terapia de conducta un ámbito difícil de definir
conceptualmente en la actualidad (Rimm y Cunningham, 1985). No obstante, aunque
algunos autores consideren que más que un modelo terapéutico, se trata de un
conjunto de técnicas eficaces (Lazarus, 1977), el énfasis en la metodología científica y
la validación empírica de los tratamientos son los rasgos distintivos de los terapeutas
de conducta (Kazdin, 1978). En este apartado nos ocuparemos de los modelos
clásicamente conductuales, mientras en el apartado siguiente nos ocuparemos de los
modelos cognitivos dada la autonomía que estos últimos han adquirido en la
actualidad.

Desarrollo histórico

Aunque la eficacia del castigo y del refuerzo para modificar la conducta ha sido
conocida desde hace mucho tiempo, la terapia conducta no se convirtió en una
alternativa tecnológica sólida durante los años sesenta partiendo de la nada. Los
esfuerzos por aplicar los principios del aprendizaje a los problemas clínicos contaban
ya cierta tradición, y su origen se remonta a principios de este siglo concretamente a
la escuela de fisiología rusa creada por I.M. Col. (1829-1905). Este autor consideraba
que toda conducta podía aplicarse apelando a los reflejos, sin hacer referencia alguna
a la ciencia u otros procesos mentales, y estableció el marco para la aplicación de los
métodos de la fisiología al estudio de los problemas psicológicos. Sus discípulos mas
destacados fueron I.P. Pavlov (1848-1936) y W.M. Bechterev (1857-1927).

De entre las numerosas contribuciones de Pavlov a la psicología (véase Razran, 1965),


para la psicoterapia destacan fundamentalmente dos: en primer lugar, el estudio
experimental de los procesos de condicionamiento, esto es, la demostración de cómo
estimulo anteriormente neutros podían adquirir la capacidad de elicitar respuesta-
principios sobre los que se sustentan las terapias de recondicionamiento, que veremos
mas adelante-. En segundo lugar, Pavlov inicio el estudio de las “neurosis
experimentales” en ánimos que fue un paso necesario para depurar métodos y
principios terapéuticos durante este primer periodo.

Sin embargo, fue Bechterev mas que Pavlov quien desarrollo la idea de que el
condicionamiento podía explicar gran variedad de conductas humanas. Su
planteamiento influye decisivamente sobre Watson (Kazdin, 1978; Pelechano, 1979).
J.B. Watson (1878-1958) fue el autor del manifiesto conductista con el que se cristalizo
un movimiento que fomentaba la introducción de métodos objetivos de investigación
psicológica. Con las tesis de Watson triunfo la idea de que la conducta podía
investigarse estudiando los reflejos simples y sus combinaciones. En la historia de los
tratamientos psicológicos, Watson ocupa también un lugar destacado por su aplicación
de los principios del condicionamiento en la reducción de los miedos. Sus
planteamientos fueron seguidos por su discípula, M.C. Jones, que llego a recopilar
hasta siete métodos para eliminar los miedos infantiles (deshabituación,
engatusamiento verbal, adaptación negativa, represión, distracción, condicionamiento
directo, imitación social). Los trabajos de Jones, además, mostraban que los miedos
podían ser tratados al nivel de la conducta manifiesta, en lugar de al nivel de los
procesos subyacentes que los psicoanalistas suponían como causas.
Conviene destacar que a principios de siglo se desarrollan los estudios de Thorndike
sobre el condicionamiento instrumental, en el que el aprendizaje se entendía como un
proceso que obedece a diversas leyes de asociación estimulo-respuesta, siendo la más
importante la ley del efecto. En síntesis, esta ley afirma que la conducta esta
controlada por sus consecuencias. Estos trabajos sirvieron de fuente de inspiración a
Skinner para establecer su programa de investigación sobre el condicionamiento
operante. También por esta época merece mencionarse la aportación de Jacobson
(1929) y su método de relajación progresiva debido al gran uso que de este
procedimiento se ha hecho dentro de la terapia conductual.

A partir de los años 30 la terapia de conducta entro en una fase de búsqueda de una
mayor fundamentanción teórica. El interés de los investigadores se centro en el
desarrollo del aprendizaje y hacia los finales de los años 50 la terapia de conducta
parece ya configurada como una alternativa fundamentada en los principios de la
psicología científica. Por esta razón, Pelechano, 1979 a denominado esta fase “Periodo
de latencia o incubación” y se extiende desde 1938, publicación de la tesis doctoral de
Skinner, a 1958, publicación de psicoterapia por inhibición reciproca, de Wolpe. En
cierto modo esta fase puede describirse como la “búsqueda de una ecuación
conductual”.

En esta búsqueda de los parámetros de la ecuación conductual destacan las


aportaciones de Hull, Githrie, Tolman y Skinner. Las investigaciones de Hull influyeron
decisivamente sobre Wolpe en la génesis de la “psicoterapia por inhibición reciproca”,
que fue una pieza clave en la constitución de la terapia de conducta. Las aportaciones
de Tolman, por otro lado, abrieron la puerta a las orientaciones de cognitivas en
terapia de conducta (Mayor y Labrador, 1984). Y el trabajo de Guthrie, que destacaba
la importancia de la contigüidad, es decir, del emparejamiento de estímulos con
conductas especificas en el aprendizaje, este presente en muchas técnicas de la
terapia de conducta (Kazdin, 1978).

Skinner merece una mención especial en el desarrollo de las teorías del aprendizaje.
Apoyándose en el trabajo de Thorndike, Skinner adopto un nuevo punto de partida
para la explicación del aprendizaje, hecho que le permitió establecer un nuevo
paradigma: el condicionamiento operante. Desde este punto de vista, el parámetro
esencial que gobierna la conducta reside en las consecuencias que se siguen de esta:
dicho técnicamente, reside en los estímulos reforzantes (o refuerzos) que se definen
como aquellos hechos ambientales que acompañan o se dan con las respuestas y que
cambian la probabilidad de que estas aparezcan en el futuro.

Además de la investigación experimental, Skinner indico la relevancia clínica y social


de la conducta operante. Entre los primeros frutos tecnológicos de su modelo de
aprendizaje, destaca la técnica de manejo de contingencias que inicialmente fue
aplicada en un ambiente hospitalario con pacientes psicóticos (Skinner, Solomon y
Lindsey, 1953) y más tarde sistematizada por Ayllon y Azrin (1964). Skinner también
contribuyo a crear el análisis funcional de la conducta, sistematizado por Kanfer y
Saslow (1965) como una alternativa a la taxonomía psiquiatría tradicional. Pero quizás
la contribución esencial de Skinner reside en que alentó un ambientalismo radical que,
en la practica, potencio el diseño de ambientes terapéuticos-aspecto que había sido
sugerido en su popular novela Walden Dos-. Como aplicación mas especifica
característica de este periodo, cabe mencionar los trabajos de Bijou (1957, 1958),
sobre el condicionamiento operante en la infancia, que abrieron la puerta a la
aplicación de las técnicas de la modificación de conducta a los deficientes mentales.

Así, durante la década de los años cincuenta empieza a utilizarse el termino “terapia
de conducta” por parte de tres grupos de investigadores diferentes. En 1953 aparece
el termino en el mencionado trabajo de Skinner, Solomon y Lindsey, en el que
aplicaron el condicionamiento operante en enfermos psicoticos. De un modo
independiente, en Sudáfrica Lazarus acuño el termino “terapia de conducta” para
referirse a la utilización de procedimientos de laboratorio en la psicoterapia tradicional.
Y Eysenck, en 1959, utilizo el termino para referirse a la terapia basada en las teorías
del aprendizaje, incluyendo el condicionamiento clásico tanto como el
condicionamiento operante (Franks, 1991).

Durante los años sesenta y setenta, la terapia de conducta se consolido como enfoque
terapéutico. Para ello, los trabajos desarrollados por Wolpe, Eysenck y los ya
mencionados del propio Skinner, fueron clave. Wolpe publico Psicoterapia por
inhibición reciproca (1958), que supuso un hito fundamental en la modificación de
conducta. Inspirándose en la obra de Hull, Principios de la conducta (1943), Wolpe
exploro la idea de que si la ansiedad condicionada podía inhibir la respuesta de comer
en los gatos, a los que utilizaba en su investigación sobre neurosis experimentales,
entonces la respuesta de comer podría servir para inhibir la ansiedad. Wolpe comprobó
esta hipótesis utilizando una graduación de la situación estimular para cambiar la
ansiedad condicionada. A partir del éxito alcanzando con animales, Wolpe busco
respuestas humanas que pudieran utilizarse para reacondicionar la ansiedad. De este
modo, la relajación profunda, que podía obtenerse por medio del método de la
relajación progresiva de Jacobson (1929), se convirtió en la base de la de
sensibilización sistemática. Utilizando la misma lógica, el uso de respuestas asertivas
para inhibir la ansiedad se convirtió en las bases del entrenamiento asertivo. Y la
activación sexual para inhibir la ansiedad se convirtió en el punto clave de nuevos
enfoques de terapia sexual.

Desde Inglaterra, Hans Eysenck desempeño un papel fundamental en la consolidación


del movimiento de terapia de conducta. Sostuvo que el psicólogo profesional debía ser
un investigador que aplicara en su practica clínica los resultados de la investigación
básica, como proponía el modelo instaurado en Boulder (EE.UU).

Compartiendo este propósito, Shapiro inicio sus trabajos sobre “estudios


experimentales de caso único”, en los que se especificaban hipótesis clínicas sobre
una N=1, que se ponían a prueba por medio del diseño del tratamiento. Este enfoque
influyo a su vez en el desarrollo de la evaluación conductual al proponer el uso de
medidas conductuales especificas para cada cliente, en lugar de baterías, tests
estandarizados. Eysenck, arropado por un grupo de prestigiosos clínicos, como Gelder,
Jones, Marks, Rachman y Yates, entre otros fundo la revista Behavior Research and
Practice, que facilito la consolidación de la terapia de conducta en ese país.

Durante la década de los años sesenta se publicaron varios manuales en los que se
presentaban fundamentos científicos de los procedimientos terapéuticos; algunos de
ellos aspiraban también a unificar el campo de las terapias basadas en las teorías del
aprendizaje (véase Mayor y labrador, 1984). Merece una referencia especial obra de
Bandura y Walters Aprendizaje social y desarrollo de personalidad (1963), porque en
ella se habla del otro tipo de aprendizaje: el aprendizaje observacional, a través del
cual, poco a poco, ira introduciendo la complejidad del mundo social en el que la
aprendizaje ocurre en realidad (en contraposición a la súper simplificación que supone
la caja de Skinner como modelo de ese mundo) en consonancia con ello, se ira
reconociendo el papel de los procesos cognitivos.

Durante las dos ultimas décadas la terapia de conducta se ha desarrollado en diversos


frentes. Han proliferado las técnicas de tratamiento así como el tipo de desordenes que
pueden abordarse con planteamientos conductuales. Los terapeutas de conducta
también han desarrollado nuevas áreas de trabajo, como la medicina conductual. A la
vez, la fragmentación teórica y la “cognitivizacion” de la psicología han producido una
creciente reserva respecto al poder explicativo de las teorías del aprendizaje.

MODELOS COGNITIVOS.

Aunque en los últimos años han aparecido muchos enfoques terapéuticos, las terapias
cognitivas han sido quizás las que han adquirido un mayor protagonismo en el
contexto de la psicoterapia actual. Varios son los factores que han contribuido a este
auge, Por un lado, la convergencia de las terapias cognitivas con la orientación
cognitivo-conductual en terapia de conducta. Por otro lado, durante las dos ultimas
décadas se ha producido una “cognitivizacion” de la psicoterapia, hasta el punto de
que, como señala Villegas (1990), “apenas resulta concebible algún tipo de
psicoterapia en la actualidad, independientemente de su escuela de adscripción, que
no postule de forma directa o indirecta alguna modalidad de cambio cognitivo”.

El rasgo común más destacable que unifica a todos los modelos cognitivos reside en la
importancia que otorgan a las cogniciones, tanto en la génesis de los trastornos
psicopatológicos como en el proceso de cambio terapéutico. El termino “cognición” se
utiliza aquí en un sentido amplio que incluye ideas, constructos personales, imágenes,
creencias, expectativas, atribuciones, etc. En este sentido amplio, este termino no
hace referencia únicamente a un proceso intelectual sino a patrones complejos de
significado en los que participan emociones, pensamientos y conductas. Como propone
Bruner (1990), “el concepto fundamental de la psicología humana es el de significado y
los procesos y transacciones que se dan en la construcción de los significados”.

Otro rasgo importante es el énfasis en el método cinético, que esta presente no solo en
la investigación sobre los procesos y resultados terapéuticos, sino también en los
mismos modelos teóricos propuestos en sicopatología y psicoterapia. Por ultimo, su
alto nivel de sistematización constituye otro rasgo destacable que es compartido por la
mayor parte de las terapias cognitivas y que ha contribuido en la gran medida a cercar
la investigación psicoterapéutica a la psicología científica.

Desarrollo histórico.

Aunque muchos son los enfoques terapéuticos que han aparecido en los últimos años,
las terapias cognitivas han adquirido en poco tiempo un protagonismo muy destacable
en el contexto de las psicoterapias. Como hemos indicado, varios son los factores que
han contribuido a este auge espectacular, derivados en gran parte de las condiciones
históricas en que se desarrollaron. Las terapias cognitivas no solo surgieron de
pensadores independientes de gran calibre (Beck, Ellis, Kelly), sino que convergieron
con una particular orientación de la terapia conductual: el enfoque denominado
cognitivo-conductual. De hecho, en la actualidad se siguen utilizando simultáneamente
ambas denominaciones para algunas terapias. Por otro lado, el auge paralelo del
paradigma cognitivo en psicología ha creado un clima socio científico favorable a estos
enfoques. Otro factor importante, además de los socio históricos, es el notable nivel de
sistematización que normalmente presentan estas terapias. Por lo general, cada
terapia cuenta con una obra básica (p. Ej., Beck, Rush, Shaw y Emery, 1979) que
constituye un manual donde se indican con precisión, además de las bases
conceptuales, los pasos específicos a realizar por el terapeuta con clientes de una
patología concreta. Finalmente, cabe destacar el interés por la investigación y la
verificación empírica de estas terapias. Tal vocación investigadora se refleja en el gran
numero de estudios empíricos realizados comparable, a pesar de su juventud, al de
enfoques terapéuticos ya clásicos (p. Ej., conductismo y psicoanálisis) y muy por
encima de otros con mas historia (p. Ej., terapias humanistas).

En las reconstrucciones históricas de su perspectiva, los terapeutas cognitivos suelen


mencionar como principal referente histórico al estoicismo. Concretamente, la cita que
aparece con mas frecuencia corresponde al Enchiridion de Epicteto (siglo I d.C.), que
reza: “No son las cosas mismas las que nos perturban, sino las opiniones que tenemos
de esas cosas”. En efecto, los estoicos (desde Cicerón hasta Marco Aurelio), al destacar
el lado subjetivo de la realidad y el papel del pensamiento en las “pasiones”, captaron
algunos de los supuestos que resultan básicos para las terapias cognitivas. Mas tarde,
tanto Hume como Spinoza señalaron la primacía del pensamiento sobre las emociones.
Kant sostuvo que lo característico de los trastornos mentales es la perdida del sentido
común y el desarrollo de un “sentido privado”. También podemos encontrar otros
antecedentes filósofos de las terapias cognitivas en vivo, Vaihinger, con ciertas
reservas también, en la concepción fenomenológico-existencial. El valor, como
antecedente de estos enfoques filosóficos, depende en parte del tipo de terapias
cognitivas a que nos refiramos, tal como se desarrolla más adelante.
Dentro del contexto de la psicología, entre los factores que propiciaron la aparición de
las terapias cognitivas destacan los siguientes:

1. La aparición del conductismo mediacional o covariente. En sus inicios, el


enfoque cognitivo constituye un desarrollo del modelo S-O-R de Woodworth, en
el que la “O” del organismo se interpreta en términos, Osgood y Tolman(véase
Tous, 1978, 1989 a). El conductismo covariante de homme (1965) sugirió que
los contenidos mentales siguen los mismos principios del aprendizaje que
operan en la conducta manifiesta. Así propone Homme (1965) que un mismo
estimulo puede provocar dos respuestas distintas, una encubierta y otra
manifiesta, que cavarían la una con la otra, forma que también los contenidos
mentales tienen una relación de contingencia con los estímulos y las conductas.
La conducta anormal, según Homme, se da cuando la conducta y el
pensamiento no cumple una misma y única función adaptativa. Muchos
autores coinciden en considerar también al aprendizaje social de Rotter como
un predecesor de las terapias cognitivas.

2. El descontento existente con los tratamientos, tanto conductuales como


psicoanalíticos. La efectividad de los primeros se veía limitada generalmente a
aquellos trastornos con notables correlatos conductuales. A la dificultad de
contratación de los supuestos psicoanalíticos se añaden su larga duración y la
cuestionada evidencia sobre la eficacia de las terapias psicodinamicas .

3. La emergencia de la psicología cognitiva como paradigma, y el progreso


desarrollo de modelos clínicos sobre el procesamiento de la información (véase
Igranm, 19869. sin embargo, tanto Tous (1989) a) como Ibáñez (1988)
coinciden con la afirmación de Ingram (1986) sobre la falta de fundamentación
real de las terapias cognitivas en la psicología cognitiva ( hecho que, por otra
parte, reconocen también Beck et al., 1979), Así las terapias cognitivas no se
pueden considerar como un desarrollo tecnológico de la psicología cognitiva,
sino que solo podemos hablar de una influencia convergente en la formación de
un nuevo Zeitgeist que otorga un papel central a la cognición.

La aparición de las terapias cognitivas.

Las terapias cognitivas han nacido de la mano de diversas autores pioneros que, a
pesar de sus diferencias, han coincidido en su enfoque sobre el papel de los
procesos mentales, Se pueden distinguir así tres orígenes principales de las
terapias cognitivas.

1. Se considera a Kelly (1955) el primer teórico que presenta una teoría de la


personalidad, y un enfoque de la clínica y de la terapia que se puede considerar
cognitivo (Weishaar y Beck, 1987), según su postulado principal, la anticipación es
la principal responsable de los procesos psicológicos del individuo. Su teoría se
basa en la sistematización de las estructuras de significado del individuo, y su
practica clínica en la comprensión de tales estructuras en los propios términos del
sujeto. El cambio psicológico resulta de la adopción de una construcción alternativa
que aporta un nuevo sentido al si mismo y al mundo. A pesar de precederlas en el
sentido en el tiempo, la influencia de Kelly ha sido escasamente reconocida en la
emergencia del resto de terapias cognitivas, Sin embrago, en la ultima década se
ha considerado a la terapia de los constructos personales como uno de los
enfoques más originales y característicos de la reciente orientación cognitivos-
constructivas ( Mahoney, 1991 ). Así, este enfoque se halla en la curiosa situación
de ser la terapia cognitiva más antigua y una de las que presenta mas retos en la
actualidad.

3. Tanto Albert Ellis como Aarón T. Beck fueron destacados fundadores, y aun
pueden considerarse los principales representantes, de las terapias cognitivas.
Ambos se formaron en el psicoanálisis, pero su trayectoria los llevo a rechazar
tanto los conceptos como la terapia psicoanalítica por falta de eficacia y
evidencia empírica, respectivamente. Ellis (1962) reemplazo la escucha pasiva
por una actitud activa y directiva con la que dialogo con sus clientes acerca de
las filosofías en las que se inspiraban. Su enfoque se basa en la creencia de que
la persona puede sustituir conscientemente los pensamientos irracionales por
otros más razonables.

Beck (1967; véase el prologo de Beck et al., 1979) por su parte, sumo a su
insatisfacción con la terapia psicoanalítica, sus hallazgos empíricos discrepantes
con las postulados freudianos. En sus investigaciones con los sueños de sus
pacientes depresivos no encontró las temáticas deseables desde la teoría
psicoanalítica (p. Ej., perdida, agresividad hacia el Yo) sino que en ellos los
pacientes se veían persistentemente como personas derrotadas, frustradas,
desvaloradas, anormales o feas. Es decir, se trataba de situaciones en las que estos
pacientes aparecían casi invariablemente como victimas. El enfoque que desarrollo
Beck supone que el depresivo tiene pensamientos negativos acerca de sí mismo,
del mundo y del futuro, lo que se conoce como la tríada cognitiva de la depresión.
Estos pensamientos pueden identificarse y modificarse con la obtención de
datos que cuestionen su validez.

Varios lideres en la terapia de conducta desarrollaron sus modelos terapéuticos hasta


hacerlos también cognitivos. Esto ha dado lugar a que se hable a menudo de terapias
“cognitivo-conductuales” casi en la mayoría de las obras sobre este tema previas a
1985. Si bien es cierto que el empuje proporcionado por estos lideres conductistas ha
sido determinante para las terapias cognitivas, la anterior denominación híbrida no
parece apropiada dado el actual panorama.
Mahoney y Arnkoff (1978) señalan a Bandura (1969) como el iniciador de la tendencia
cognitiva dentro del enfoque conductual.

Su aportación propicia:
- la aceptación de un determinismo reciproco entre el organismo y su entorno,
dejando ya de lado el determinismo ambiental de los conductistas clásicos, y
- la postulación de procesos básicos de cambio conductual que implican
mecanismos centrales de tipo cognitivo-simbólico.

Posteriormente, Bandura (1977a) reafirmo la importancia de la expectativa de


refuerzo, un concepto claramente cognitivo, para el control de la conducta. Por otro
lado, tanto Mahoney (1974) como Meichenbaum (1969) otorgaron un papel
determinante al autocontrol (en contraposición al control ambiental externo).
Meichenbaum se vio influido por los psicólogos soviéticos (especialmente Vygotsky)
que habían puesto de manifiesto el papel autorregulador del lenguaje. También
Lazarus (1971), que había trabajado en el paradigma Wolpiano de la dé sensibilización
sistemática, empezó a postular la importancia de los componentes cognitivos e
imaginativos en esta forma de tratamiento.

Así fue como en los años setenta las terapias cognitivas conocieron un auge
importante al confluir el trabajo de autores independientes (Beck, Ellis, Kelly) con el
enfoque cognitivo-conductual. En la década de los ochenta la contribución de autores
como Guidano y Liotti y el giro conceptual adoptado un papel relevante la orientación
constructivista de estas nuevas terapias cognitivas. Esta diversificación de los modelos
cognitivos parece haber dejado paso a un panorama mucho mas complejo que
intentaremos abordar en el apartado de desarrollos actuales.

LA ENTREVISTA CONDUCTUAL, PERFIL DEL TERAPEUTA CONDUCTUAL

Se utiliza la entrevista conductual dentro del marco de la evaluación psicológica,


referido a un instrumento que se utiliza para obtener información de interés
psicológico, y se usa del mismo modo, la entrevista para establecer un contacto entre
el psicólogo y otras personas, para “tratar o resolver” un asunto psicológico.
En este sentido se puede definir la entrevista, de manera genérica, como un
procedimiento de obtención de información mediante la conversación con una ó varias
personas, en la cual una de las partes: “Entrevistador” tiene como rol establecido y
como misión el indagar mediante preguntas orientadas a fin de reunir la información
que desea obtener, mientras que la otra parte “entrevistado” tiene el papel asignado
de responder en relación a las preguntas que se le efectúan. Esta definición cumple las
características, que según el análisis hecho por Silva (1992), tienen en común diversas
definiciones de entrevista:
• Una relación entre personas (dos ó más)
• Una vía de comunicación simbólica bidireccional, preferentemente oral.
• Unos objetivos prefijados y conocidos al menos por el entrevistador.
• Una asignación de roles que significa, al menos idealmente, un control de la
situación por parte del entrevistador.

Proceso de la entrevista conductual para la evaluación de problemas:

Debe realizarse en primer lugar, la indagación sobre el funcionamiento actual del


sujeto, de modo que se pueda detectar la posible existencia de comportamientos
inadecuados en una o varias áreas de funcionamiento.
Para poder valorar adecuadamente cada uno de las conductas problemas, se ha de
hacer una descripción lo más exacta posible de los mismos y se necesitará conocer
con precisión sus parámetros de frecuencia, intensidad y duración en relación con las
distintas situaciones en las que ocurren, lo cual nos permitirá observar si estamos
frente a comportamientos que podemos considerar problemas por “excesos” o por
“déficit” (Kanfer y Saslow, 1969, Llavona, 1984).

Por otro lado para determinar el proceso de mantenimiento de una conducta dada,
desde el enfoque conductual de la explicación del funcionamiento humano, se ha de
recabar información pormenorizada de los elementos situacionales anteriores y
posteriores al funcionamiento que se realiza, así como las circunstancias en que se
encuentra ese organismo cuando tiene lugar dicho proceso.

Otro dato importante una vez identificado los problemas principales y secundarios será
interesante indagar sobre la historia de ese problema; momento y circunstancias de
su aparición, sobre el desarrollo y sobre el curso que haya seguido su evolución hasta
la situación actual.

Es importante tener una guía práctica que facilite el desarrollo del mismo.
A continuación se darán algunas pautas de entrevista general:

1. Delimitación de la Conducta problema:


• Describa el problema por el que ha venido.
• Explique con exactitud que es lo que pasa o siente
• Describa detalladamente la última vez que le ocurrió esto.

2. Importancia del problema:


• Cómo afecta el problema a su vida?
• Cómo afecta el problema a las personas que se relacionan con Ud.?
• En que medida está interesado en solucionar este problema?

3. Parámetros de la conducta problema:


• Frecuencia
• Intensidad
• Duración
4. Determinantes de la conducta problema:
• En qué situaciones aparece?
• Qué esta haciendo Ud. cuando aparece el problema?
• Qué hace Ud. y otros después?

5. Evolución y desarrollo:
• Cuándo esto que le sucede empezó a ser para ud. un problema?
• Qué paso entonces?
• El problema ha permanecido igual desde entonces? Ha mejorado o no?
• Qué circunstancias hacen que el problema se agrave, disminuya o
desparezca?
• A qué causas atribuye Ud. la aparición del problema?

6. Expectativas y objetivos:
• Qué ha hecho Ud. para solucionar su problema?
• Qué espera conseguir al finalizar este tratamiento.

LA PROGRAMACIÓN DE LAS SESIONES

En cuanto a la duración de la entrevista esta se presenta entre 45 minutos a 1 hora se


puede utilizar adicionalmente registros conductuales, auto registros o auto informes de
parte del paciente.

Otra de las características diferentes de la entrevista conductual respecto a otras


terapias es la programación del contenido de las sesiones. La preparación de las
llamadas "Agendas" (p.e Harrison, 1981) permite al terapeuta planificar cada sesión y
al proceso terapéutico. Se debe de tener en cuenta que la duración media de la
entrevista C. es de una media de 10 a 20 sesiones de aproximadamente 45 minutos
cada una (aunque en problemas clínicos mas severos como los trastornos de
personalidad y la esquizofrenia se pueden emplear 80 y más sesiones; p.e Perris, 1988;
Freeman, 1988).

Estas sesiones suelen tener una frecuencia semanal de media. La confección de la


"agenda del día" suele ser comentada con el paciente en los primeros minutos de la
sesión, estableciendo ambos un
contenido apropiado para el tiempo disponible (Beck, 1979; Harrison y Beck, 1982).

Vamos a presentar uno de los registros de "Notas terapéuticas" usados para la


recogida de información de cada sesión
(Harrison y Beck, 1982):
- NOTAS TERAPÉUTICAS -

PACIENTE: FECHA: SESIÓN Nº

Datos objetivos (BDI, EAZ, etc..):

Plan para esta sesión:

Agenda:

Sumario narrativo (Continuar por detrás si es necesario):

Tareas para casa:

Otros datos (Medicación, contactos telefónicos, contactos colaterales, etc):

También presentamos una adaptación de la estructura general de una sesión en la


entrevista C. y de la programación general de las sesiones (una a una) de una
entrevista de 10 sesiones media (Beck, 1976, 1979; Harrison y Beck, 1982; A.
Maldonado, 1990):

- ESTRUCTURA TÍPICA DE UNA SESIÓN - ENTREVISTA

I. Fase inicial:
1- Establecer el rapport: empezar y acabar positivamente.
2- Establecer la agenda de trabajo con el paciente.
3- Valorar la evolución de los problemas (p.e BDI)
4- Programar número de sesiones (generalmente 10; si quedan
problemas por tratar se pueden programar hasta 20).
5- Objetivo: No son las mejorías transitorias, sino el aumento de los
intervalos de recaídas.

II. Fase de desarrollo:


1- Explicar tareas para casa. Demostración de las mismas.
2- Educación en conceptos cognitivos aplicados a los problemas.
3- Discusión de 2 problemas como máximo por sesión (focalización).

III. Fase terminal:


1- Programar trabajo para casa: tareas como "pruebas de realidad" para
los pensamientos automáticos y los significados asociados.
2- Resumen de la sesión: Se pide al paciente que lo haga. Se le da
feedback al respecto.

MODELO DE HISTORIA CLINICA CONDUCTUAL: ANÁLISIS Y DIAGNOSTICO


FUNCIONAL
La historia clínica suele tener el siguiente formato: (A. Maldonado, 1990; Karataos,
1991) (Fig.10)

Historia clínica para la Terapia Conductual-Cognitiva

1. DATOS DE FILIACIÓN (Nombre, edad, trabajo..etc)

2. ENUMERACIÓN DE LOS SÍNTOMAS:


- Nivel cognitivo
- Nivel afectivo
- Nivel conductual
- Nivel motivacional
- Nivel físico
- Diagnostico (p.e DSM-IV/CIE-10)

3. ÁREAS AFECTADAS EN LA VIDA DEL SUJETO (Trabajo, familia..)

4. HISTORIA DE LA QUEJA ACTUAL Y EPISODIOS PREVIOS:


- Atribución sobre los problemas.
- Historia del problema.
- Episodios previos similares.
- Tratamientos anteriores y otros tratamientos actuales.

5. OTROS PROBLEMAS (Trabajo, matrimonio..)

6. HISTORIA FAMILIAR:
- Antecedentes psíquicos y físicos. Tratamientos seguidos.
- Relaciones del paciente con sus familiares y percepción que tiene de
ellos
(carácter, apoyo..).

7. HISTORIA PERSONAL:

- Conceptualizaciones del paciente (p.e atribuciones, categorizaciones).


- Historia familiar, social, laboral, educacional y sexual-afectiva.

En cuanto a los auto registros, estos deben ser adaptados al nivel de comprensión del
paciente y su nivel evolutivo (p.e niños). Aquí presentamos una adaptación del auto
registro formulado por Beck (1976). También es frecuente que los clínicos adapten los
auto registros al tipo de problema tratado (p.e obsesiones, fobias, etc).

(Adaptación Ruiz.1990)

SITUACIÓN Y ESTADO PENSAMIEN CONDUCT CAMBIO DE CAMBIO NUEVO


ACONTECIMIE EMOCION TO AY PENSAMIEN DE ESTADO
NTO AL AUTOMÁTIC RESULTA TO CONDUC EMOCION
.Intensidad O DO AUTOMÁTIC TA AL
(0-10) .Grado de O .Intensidad
creencia (0- .Grado de (0-0)
10) creencia (0-
10)

Los cuestionarios utilizados en la Terapia conductual-cognitiva van dirigidos a recoger


información de los círculos interactivos o viciosos entre pensamientos- afectos y
conductas, la intensidad de estos componentes y las distorsiones y supuestos cognitivos
subyacentes. A nivel conductual se utilizan escalas como las de evaluación de la
asertividad, habilidades sociales o autonomía personal, según el caso. A nivel emocional
se utilizan escalas para la medición de estados emocionales (como el inventario de
depresión de Beck, la escala de ansiedad de Zung, etc). A nivel cognitivo son frecuentes
los inventarios de pensamientos automáticos, distorsiones cognitivas y Supuestos o
creencias. Datos al respecto pueden consultarse de manera sobrada en las obras de R.
Fernández Ballesteros (1987). Nosotros vamos a
referir algunas escalas o cuestionarios cognitivos generales usados con frecuencia.

(1) Cuestionario de creencias irracionales de Ellis (adaptación de Davis, Mackay y


Eshelman, 1982). Consiste en 100 ítems que formulan creencias racionales e
irracionales, organizados al azar y que el sujeto puntúa en función del grado de
acuerdo con los mismos. El clínico puntúa las agrupaciones en las 10 creencias
irracionales prototípicas referidas por Ellis (1962), detectando las mas relevantes.

(2) Escala de actitudes disfuncionales de Weisman. Consiste en 35 items que


agrupan 7 tipos de creencias disfuncionales o supuestos personales, a semejanza
de las referidas por Beck (p.e 1976). El paciente puntúa el grado de acuerdo de los
distintos items. El clínico agrupa las puntuaciones en
función de la puntuación total para cada creencia.

(3) Cuestionario de pensamientos negativos (ATQ. Hollon y Kendall, 1980).


Consiste en 30 items donde el paciente puntúa la frecuencia en que lo piensa en la
actualidad. El clínico los agrupa por los contenidos tipos de pensamientos
automáticos puntuados.

En cuanto a las escalas o cuestionarios psicométricos el más usado es el M.M.P.I y


versiones del mismo (p.e Beck, 1976, Cottraux, 1991). Este cuestionario puede ser
usado para inferencias psicopatológicas y para determinar áreas problemáticas que
pueden ser evaluadas mas precisamente
tras su detección (p.e utilizando escalas conductuales).

Actualmente los tests proyectivos (p.e T.A.T) están siendo reconsiderados como
procedimientos útiles para la recogida de datos cognitivos-conductuales, al permitir
que el sujeto utilice mas libremente sus significados personales que en pruebas mas
estandarizadas (p.e. Meichenbaum, 1977; Avila Espada, 1988).

ANÁLISIS FUNCIONAL DE LAS CONDUCTAS

Este es un procedimiento por el cual se busca identificar de manera precisa y objetiva


qué ocurre en el paciente en el aquí y en el ahora. Se especifica cual es la
característica principal de la respuesta en términos de su frecuencia, o de su duración,
y a continuación se identifica cuáles son los estímulos antecedente discriminativos que
provocan las conducta y ocurren inmediatamente antes de que éste se presente, y
también cuáles son los estímulos consecuentes reforzantes que ocurren
inmediatamente después que la conducta aparece y aumenta su probabilidad de
ocurrencia. En otros términos es un análisis de las contingencias que provocan y
mantienen una conducta.
Su esquema es:

Ed R Er

DIAGNOSTICO FUNCIONAL- CONDUCTUAL


El diagnóstico conductual es la especificación precisa y objetiva de las conductas
problema del sujeto. El nuevo diagnóstico psicológico acorde a la metodología del
análisis experimental del comportamiento del operacionalista, descriptivo, analítico y
funcional . Es decir dice qué realmente tiene y qué no tiene “el paciente” o al
estudiante en su repertorio de conductas.
Se específica las conductas en función a sus componentes:
• Motor
• Cognitivo
• Emocional
• Conductual
• Social
• Verbal

Y se clasifican según las categorías de: Déficit, Debilitamiento y Excesos conductuales.

ESTRÉS Y ANSIEDAD

El término “estrés” deriva del latín stringere, que significa originalmente “oprimir”,
“apretar” o “atar”. En el siglo XVII la palabra estrés se utilizó frecuentemente para
expresar el sufrimiento, la privación, las pruebas, calamidades y adversidades que
tenían que padecer las personas. Más tarde, en el siglo XVIII, el concepto estrés dejó
de referirse a las consecuencias emocionales y comenzó a denotar el factor
desencadenante de tales reacciones en el individuo. La palabra “estrés” se relaciona
con el vocablo inglés strain, que alude a la tensión excesiva, conducente a comprimir y
constreñir y que, en el caso de las ciencias biológicas, se usa para describir las
características fisiológicas de la respuesta
corporal al estrés.

En 1920 el fisiólogo Walter B. Cannon introdujo, y usó por primera vez, el término
“estrés” en la medicina para hacer referencia a las condiciones internas y externas
bajo las cuales el organismo responde con activación del sistema nervioso simpático
para restaurar el equilibrio del medio interno. Años más tarde, Hans Selye definió al
estrés como el estado del organismo manifestado por un síndrome inespecífico que
consiste en una serie de cambios dentro del sistema biológico que buscan hacer frente
a la emergencia.

Actualmente el término estrés se utiliza para aludir a cualquier condición que


perturba seriamente la homeostasis (o alostasis , equilibrio dinámico del organismo)
fisiológica y psicológica, y que el organismo percibe como aversiva.
La palabra estrés es un concepto multidimensional que también se ha empleado para
denotar sus tres componentes: el estresor la respuesta del organismo al estresor, y los
estados fisiológicos intermediarios entre estresor y reacción corporal o pro c e s o s
de evaluación cognoscitiva y emocional.

Los estresores se definen como cualquier estímulo, externo o interno (físico, químico,
acústico, somático y sociocultural), que de manera directa o indirecta propicie
desestabilización en el equilibrio dinámico del cuerpo (homeostasis o alostasis).
Los estresores pueden estar presentes de manera aguda o crónica y también pueden
ser resultado de la anticipación mental acerca de lo que puede ocurrir. Los estresores
psicológicos son los más potentes para desencadenar respuestas fisiológicas y
conductuales. Debido al proceso cognoscitivo de evaluación al que es sometido todo
estímulo estresor, los efectos que ejerce sobre el organismo dependen, además del
estresor per se, de factores psicológicos que modulan la respuesta de estrés; dichos
factores incluyen el control y la predictibilidad que el organismo tiene sobre el estresor
y la existencia de otras actividades que sirve, para evitar la frustración producto del
estímulo estresor y, concomitantemente, para reducir los efectos del estrés; todo eso,
en conjunto constituye la experiencia individual al estrés.

La falta de control sobre el estresor contribuye a la aparición de enfermedades


derivadas del estrés, al deterioro en la capacidad de memoria y aprendizaje, a la
exacerbación de las disfunciones cognoscitivas asociadas con la edad y al incremento
en la susceptibilidad de las neuronas hipocámpicas a atrofia o necrosis en respuesta a
cambios metabólicos.
Por otro lado, la “respuesta al estrés” puede definirse como el conjunto de reacciones
fisiológica y conductuales dirigidas a restablecer la homeostasis del organismo, cuya
ocurrencia está determinada por la percepción que el organismo tiene del estresor. Por
tanto, se puede decir que el “estrés es vida”, ya que se trata de un mecanismo
adaptativo cuya meta es neutralizar los factores que alteran el estado de homeostasis;
pero si el estrés se mantiene por periodos prolongados puede también ser “muerte”,
debido a que el estrés crónico conlleva a múltiples estados patológicos, físicos y/o
psicológicos.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Walter B. Cannon puede ser considerado como uno de los padres de la teoría del
estrés; él enfocó su trabajo en el aspecto adaptativo de la re s p u e s t a al estrés
para hacer frente a las emerge n c i a s . E n 1915 Cannon propuso su “reacción de
alarma” para explicar el incremento en la secreción de adrenalina después de la
exposición del organismo a cualquier estresor; demostró así que esto se lleva a cabo
como una forma de adaptación a la situación de estrés. Durante los años treinta,
Cannon estudió la respuesta de activación neurovegetativa y de la médula suprarrenal
ante la presentación de estímulos que amenazan la homeostasis; él denominó a esta
reacción inespecífica y generalizada, respuesta de “pelear o huir” y demostró que con
tal activación el organismo hacía frente a la emergencia y recuperaba el estado de
equilibrio para el funcionamiento óptimo. Cannon encontró que en la reacción de
pelear o huir participaban dos componentes, el sistema nervioso simpático y la médula
suprarrenal, los cuales actúan juntos, el primero secretando noradrenalina y el
segundo adrenalina, que producen efecto difuso y extendido a lo largo de todo el
cuerpo para de esta manera hacer frente a los estresores, sean externos o internos.
Demostró también la influencia decisiva de la médula suprarrenal sobre la respuesta
al estrés, ya que cuando se practicaba adrenalectomía a los animales de
experimentación, no reaccionaban apropiadamente al estrés debido a la incapacidad
para restablecerlos mecanismos homeostásicos.

A Hans Selye, uno de los principales exponentes en la teoría del estrés, también se le
considera como uno de los padres de dicha teoría. Selye describió las consecuencias
patológicas del estrés crónico, así como las características generales de la respuesta al
estrés;1,3,4,15 definió al “síndrome general de adaptación” (o estrés) como la
respuesta del organismo a algo perdido, un desequilibrio al que se debe hacer frente.

Selye estudió también la reacción del segundo sistema endocrino involucrado en la


respuesta de estrés, los glucocorticoides, y descubrió la inespecificidad de este
sistema, ya que los glucocorticoides responden virtualmente a cualquier estresor. Él
descubrió el síndrome general de adaptación mientras intentaba investigar y
caracterizar los efectos de una nueva hormona ovárica; encontró que inyecciones
diarias de la hormona a un grupo y de solución salina al grupo control, producían en los
animales de ambos grupos úlceras pépticas, hipertrofia corticosuprarrenal e involución
de los órganos inmunes fundamentales (p. Ej. el timo y el bazo). Interpretó dicha
respuesta como inespecífica y debida a lo displacentero del procedimiento (por lo que
inicialmente denominó a los estresores como agentes nocivos). El síndrome general de
adaptación (re s p u e s t a al estrés) descrito por Hans Selye consistía en tres etapas :

Fase de alarma: etapa en que el organismo se percata del agente nocivo (estresor),
activa su sistema nervioso simpático y la corteza y médula de las glándulas
suprarrenales (que secretan glucocorticoides y adrenalina, respectivamente) para
movilizar los recursos energéticos necesarios que harán frente a la situación.

Fase de resistencia o adaptación: en la segunda etapa el organismo hace frente al


estresor; para ello utiliza los recursos energéticos disponibles y, al mismo tiempo, los
sistemas y órganos innecesarios para sobrevivir a la emergencia disminuyen sus
funciones, por ejemplo, los sistemas digestivo y reproductivo, mientras que otros,
como el inmune incrementan su actividad.

Fase de desgaste ó agotamiento: es la última etapa del síndrome se caracteriza


por imposibilidad del organismo para hacer frente al agente estresor debido al enorme
requerimiento y desgaste energético. Por lo tanto, si el estresor continúa activo, el
organismo desarrolla múltiples patologías e incluso puede llegar a la muerte.

LA ANSIEDAD

Es la reacción de un organismo ante un estimulo nocivo. La respuesta de ansiedad


posee la capacidad de anticipar o señalar un peligro o amenaza para el propio
individuo.
Cuando se anticipa un peligro irreal, se convierte en una respuesta inadaptativa
(ansiedad patológica o clínica).

CUALES SON LOS COMPONENTES DE LA ANSIEDAD:

PSICOFISIOLÓGICAS: palpitaciones, temblor de manos, sudoración, enrojecimiento,


tensión, aceleración cardiaca, respiratoria, vómitos.

MOTORAS (conductas de escape y evitación), atraer la atención, evitar el contacto


visual, autocensurarse en lo que dice, evitar hacer pausas en el habla, dar una buena
imagen.

COGNITIVAS( evalúa los estímulos y estados) creencias, pensamientos e imágenes


centrados en el peligro y la evaluación negativa por los demás, la autoimagen negativa
(Sevilla y Pastor, 2000).

QUÉ ES EL TRASTORNO DE ANSIEDAD O FOBIA SOCIAL?

Temor excesivo e irracional a afrontar situaciones sociales y a la interacción con los


demás.
Miedo intenso a ser juzgado y evaluado negativamente por otras personas, y
Sentir vergüenza, humillación y depresión.

Según (APA,1994, 2000) Considera a la ansiedad o fobia social como el temor


persistente e intenso a una o más situaciones sociales o de actuación en público en las
que la persona se ve expuesta a gente desconocida o al posible escrutinio por parte de
los demás. Teme “ponerse nervioso” (mostrar síntomas de ansiedad) que pueda ser
humillante o embarazosa.

Sus características son:

• La exposición a la situación social provoca ansiedad que puede tomar forma de


ataque de pánico situacionalmente determinado o asociado.
• Reconoce que el temor es excesivo o poco razonable.
• Evita con ansiedad intensa, las situaciones sociales.
• La evitación y la ansiedad o pánico asociado interfieren en su funcionamiento
psicosocial.
• Se presenta más en menores de 16 años, la duración es menos de 6 m
• El temor o evitación social no se debe ni se explica por otro trastorno mental,
consumo de SPA o enfermedad médica.

Formas de FOBIA SOCIAL:

Fobias a situaciones especificas (Comer en presencia de otros, hablar en público,


relacionarse con el sexo opuesto, escribir ante otras persona).
Fobias difusas o generalizadas: todas las situaciones sociales fuera del contexto
familiar.

Problemas comunes en los fóbicos sociales

• Iniciar conversaciones

• Mantener conversaciones y tener temas apropiados.

• Prestar atención y recordar. Cambio de temas.


• Establecer y mantener amistades nuevas. Habilidad para llamar por teléfono.
• Interacciones heterosexuales.
• Habilidades asertivas
• Elegir un tema y desarrollarlo
• Estrategias para evitar que el público se distraiga y cómo empezar una charla
de forma eficaz.
• Terminar una charla, forma y lenguaje.
• Elementos no verbales; discusiones y charlas informales (Turner,1994).

Etiología y mantenimiento de la fobia social:

¿Cómo se aprende?

MODELO DE CONDICIONAMIENTO CLÁSICO:

En Animales: Ej.: Salivar ante el sonido de la campana después de “n”veces.

En Humanos: Ej.: Salivar al ver un menú, sonido de los cubiertos, sonido del
microondas.
Contribuciones y Aplicaciones del Condicionamiento a la Conducta Humana
- 1882 – 1961 : Krasnogorski
- 1920 : Watson y Rayner
-Sugiere que cualquier EN puede elicitar Rs. de miedo al asociarse a E. Nocivos(EI). El
EN se convierte en un EC de miedo, por lo que su presencia evoca RC de Temor.

Modelo de la Ansiedad Condicionada (Curran,1977)


La ansiedad ha sido adquirida por la exposición repetida a experiencias aversivas
en situaciones sociales.

El condicionamiento respondiente o clásico se logra apareando un (En) con un estímulo


provocador o incondicionado(EI) hasta que el EN provoca la respuesta. Ese estímulo
neutral previo es el (EC). .…..la ansiedad es entendida como una respuesta emocional
condicionada.

Elementos del condicionamiento clásico:

EI: Estímulo que provoca la respuesta refleja.(g)


RI: Conducta refleja provocada por un estímulo.
- Sobresaltarse ante un ruido fuerte(grito)
En: Es el que inicialmente no provoca ninguna respuesta.
EC: El estímulo que por sí solo provoca la respuesta condicionada.(tener que opinar)
RC: Respuesta ante un estímulo condicionado. (síntomas de la fobia)

Representación gráfica

EN
EI-----àRI
EC----àRC

La ansiedad ó el miedo se adquiere por C. Clásico (asociación entre el objeto fóbico-


EC- y la experiencia aversiva) y Se mantiene el componente de evitaciòn por el
principio de reforzamiento negativo(C. Operante) El miedo motiva la evitación..Cuando
el temor es aprendido al observar el temor en los demás o por la transmisión de
información y/o de instrucciones, hablamos del condicionamiento observacional o
vicario (Bandura 1976).
Asimismo, el modelo cognitivo, Valora: el contenido de los pensamientos y distorsión
de sus auto percepciones.
el miedo o temor a tener una exposición inadecuada ante los otros, a ser evaluado
negativamente y hacer el ridículo. (Chambless y Hope,1996)

COMO AFRONTAR EL ESTRÉS?

LA INOCULACION DEL ESTRÉS

La inoculación del estrés es una técnica conductual-cognitiva que nos enseña


como afrontar y relajarse ante una amplia variedad de experiencias
estresantes. Gracias a esta técnica ya no es preciso evitar o amortiguar
situaciones productoras de estrés. Por el contrario, permite desarrollar
nuevas formas de reaccionar, aprendiendo a relajarse en lugar de la habitual
respuesta de miedo o cólera.

Los procedimientos básicos fueron formulados como “entrenamiento en técnicas de


afrontamiento”, por Marvin Goldfried en 1973 y por Suin y Richardson en 1971, como
una prolongación del trabajo de Wolpe en relajación muscular profunda y en
desensibilización sistemática. Meichenbaum y Cameron extendieron estas técnicas en
1974 en su programa de inoculación de estrés.

Donald Meichenbaum expuso en su libro, Modificación de la conducta cognitiva”, que


una respuesta de miedo o cólera puede concebirse como una interacción de dos
elementos fundamentales: 1. Una elevada actividad fisiológica (aumento de la tasa
cardiaca y respiratoria), sudor, tensión muscular, escalofríos, un “nudo en la
garganta”); y 2. Pensamientos que interpretan la situación como peligrosa,
amenazadora, o injusta, y que atribuyen la activación fisiológica las emociones de
miedo o cólera. Hay poca relación entre la situación real de estrés y la respuesta
emocional. Las fuerzas que realmente crean las emociones son la apreciación del
peligro, el resultado esperado, la intención que se atribuye a otras personas y como se
interpretan las propias repuestas somáticas.

Decirse algo a si mismo en situaciones de estrés es normal. Algunas personas


magnifican automáticamente el peligro, otras se ven automáticamente victimas de la
malevolencia, y un tercer grupo espera derrumbarse o fracasar. La inoculación del
estrés ayuda a relajar la tensión y la activación fisiológica y a sustituir las antiguas
interpretaciones negativas por un arsenal de pensamientos de afrontamiento al estrés.

El entrenamiento en inoculación del estrés incluye aprender a relajarse utilizando la


respiración profunda y la relajación progresiva, de modo que cada vez que se
experimente estrés, donde y cuando sea, se puede relajar la tensión. El primer paso es
elaborar una lista personal de situaciones de estrés y ordenarla verticalmente desde
los items menos estresores. Después se aprenderá a evocar cada una de estas
situaciones en la imaginación y como relajar la tensión mientras se visualiza
claramente la situación estresora. El segundo paso es la creación de un arsenal propio
de pensamientos de afrontamiento del estrés, los cuales se utilizarán para
contrarrestar los antiguos pensamientos automáticos habituales. El tercer paso es la
utilización de las habilidades de relajación y de afrontamiento “in vivo”, para ejercer
presión sobre los hechos estresores que se consideran perturbadores mientras se
respira profundamente , aflojando los músculos y utilizando pensamientos de
afrontamiento del estrés.

Eficacia contra el síntoma

La inoculación del estrés es eficaz para conseguir la reducción de la ansiedad


interpersonal y general, así como la ansiedad ante entrevistas, a hablar en público, y
ante los exámenes, Diversos estudios han mostrado su utilidad en el tratamiento de las
fobias, especialmente el miedo a la altura. Novaco adoptó la inoculación del estrés al
tratamiento de la cólera crónica en 1975.

Tiempo necesario para dominar la técnica

El aprendizaje de la relajación progresiva llevará cuatro días. Ekl desarrollo de la


jerarquía de inoculación del estrés y la lista eficaz de pensamientos de afrontamiento
del estrés necesitará aproximadamente una semana. Cuando sea posible relajarse
ante situaciones imaginadas, es preciso poner esta habilidad en práctica ante hechos
estresores reales. El tiempo necesario para reemplazar las antiguas respuestas
habituales por este nuevo hábito dependerá de la practica realizada y la dedicación.

Instrucciones:

Aprender a relajarse

El éxito del programa de inoculación del estrés depende de lo bien que usted haya
aprendido a relajarse. Primero, será necesario que domine la relajación progresiva, tal
como se ha descrito en el capitulo anterior sobre desensibilización sistemática. Debe
ser capaz de alcanzar la relajación muscular profunda en unos dos minutos. La
relajación progresiva debería estar “más que aprendida”, de modo que pueda hacerse
automáticamente sin tener que pensar en cada paso. Puede aplicarse la misma
coordinación inconsciente con que se anda o conduce un coche, de modo que la
secuencia de tensar y relajar los músculos se realice con precisión.

El segundo componente de la relajación es la respiración profunda. La respiración


profunda. La respiración profunda no consiste solamente en llenar los pulmones de
aire. Significa impulsar el aire hacia abajo, en dirección al abdomen y relajar al mismo
tiempo los músculos rígidos del diafragma y del estomago. Para conseguir la
respiración profunda deben colocarse ambas manos sobre el vientre, justo encima del
área púbica. Inspire de forma que el aire extienda su vientre y empuje sus manos.
Apriete las mismas sin dejar de encontrarse cómodo, a un ritmo que sienta adecuado.
Exhalar con su suspiro e imaginar que la tensión abandona el cuerpo a medida que se
va expulsando el aire. Mientras se esta respirando profundamente pensar: “relax...
calma... déjate ir”. Utilizar estas palabras cuando se sienta la mínima tensión, como
señales para relajar los músculos y respirar profundamente estas palabras pueden dar
lugar a imágenes o recuerdos de escenas agradables. Utilice las palabras e imágenes
conjuntamente para hacer la relajación mas profunda.

Cómo construir una jerarquía de hechos estresores

Una vez ya ha aprendido a relajarse. Se encuentra preparado para hacer una lista de
situaciones de su vida ordinaria que considera estresoras. Deben incluirse en la lista
hechos principales de la vida – trabajo, familia, relaciones sexuales, amigos.
Responsabilidades diarias, salud – y en los lugares específicos y las personas
implicadas en situaciones que usted asocia típicamente a situaciones desagradables.
Debe ligera hasta una lista de 20 items que recorra toda la gama, desde la molestia
ligera hasta las experiencias mas espantosas.

Posteriormente puede convertirse las listas en una jerarquía ordenando las


experiencias estresoras, desde la menos perturbadora hasta la mas perturbadora.
Cada items de la lista debería ser ligeramente mas estresor que el que precede y los
aumentos deberán graduarse en incrementos aproximadamente iguales.

Wolpe diseño un sistema para ordenar los hechos estresores basado en una medida a
la que le llamo “unidades subjetivas de ansiedad “(usas). La relajación total se valora
con ceros usas, y al hecho mas estresor se le asigna un valor de 100 usas. Entre otros
estos extremos se valora el resto de los items dependiendo de la impresión subjetiva
que produce cada situaciones en relación a los items mas y menos estresores. Si el
items mas estresor de la jerarquía es “mi ex marido esta deprimido y quiere
regresar a casa” y se valora con 100 usas, entonces “recibir una factura enorme”
podría valorarse con 60 usas y apresurarse para recoger a los niños de la guardería”
podría recibir 25 usas. Dado que cada cual se conoce a si mismo y sabe como
reacciona ante los hechos, cada persona puede decidir fácilmente donde colocar cada
hecho estresor en relación a los demás. Es aconsejable en una lista de 20 items,
separar los items por incremento de cinco usas. De este modo se podrá ir avanzando
en los items en pasos relativamente iguales.

La siguiente jerarquía fue construida por una madre soltera de profesión enfermera.

Rango Items Usa


(unidades subjetivas de ansiedad)

1. Los niños se comportan un poco bruscamente con mi novio 5


2. noche semanal de encuentro con el grupo, preocupada por lo que
voy a decir 10

3. Se rompe alguna cosa de la casa hay que repararlo 15

Una vez terminada su jerarquía puede utilizarla para prender a relajarse mientras
experimenta estrés. Debe empezar por la primera escena (la que esta valorada con
menos usas) y representarla en la imaginación inclúyase una imagen clara de donde
esta con quien esta, sonidos, olores, y todo lo que sea importante para dar realidad a
la escena. Mantenga la imagen estresora durante 30 o 40 segundos. Observe como
reacciona su cuerpo: cambios de ritmo cardiaco y respiración, especialmente el inicio
de cualquier tensión muscular. Utilice estas sensaciones como señales para efectuar
la relajación muscular progresiva y la respiración profunda.

La tensión muscular es como un sistema de alarma de que Será mas adelante un


malestar emocional real. Si las sensaciones de activación fisiológica se interpretan
como ansiedad o cólera, se sentirá realmente estas emociones. Pero si la misma
activación se utiliza como indicador para relajarse, pueden cesar los nervios la cólera
y empezar el afrontamiento. Es posible relajar la tensión aunque se imagine una
situación estresante concreta. Mantenga la escena en su mente con toda claridad
mientras se relaja. Utilice las palabras “relax... calma...déjate ir” como indicadores
verbales para el alivio de la tensión.

Una vez imaginada una determinada escena dos veces sin tensión o ansiedad,
manteniendo la imagen claramente durante 30 segundos cada vez, se podrá pasar al
siguiente ítem de la jerarquía, Durante un periodo de tres o cuatro días recorra
lentamente toda la jerarquía de situaciones estresantes. Utilizando el mismo
procedimiento para aliviar el estrés, se avanzara desde los items mas fáciles a los mas
difíciles. Al final se habrá aprendido donde y cuando aparece la tensión en el cuerpo, y
se dará la bienvenida a los pequeños signos de tensión como una señal para iniciar la
relajación. A medida que consiga relajarse ante los items que tienen mas usas,
aumentara su confianza en la posibilidad de la reducción del estrés, incluso de las
situaciones mas amenazantes.

Para que su jerarquía funcione correctamente, cada escena debe ser clara y real.
Utilice todos sus sentidos para crear la imagen: sonido, olor, color, formas conocidas,
temperatura y textura. En un principio, puede ser difícil-sentirse dentro-. Sin embargo,
a medida que vaya practicando aumentara su capacidad para utilizar una gran
variedad de impresiones sensoriales para situarse en la imagen. Si tiene dificultad para
evocar una escena grábesela en una cassette con realismo y detalle. Conéctese el
aparato para que reproduzca la descripción mientras se mantienen los ojos cerrados y
deje que las palabras evoquen los detalles de la situación problemática. Incluya en las
dos caras de una cinta diálogos con otras personas que le produzcan ansiedad. A
medida que va escuchando y visualizando la escena, observe el inicio de cualquier
tensión física para empezar la respuesta de relajación. En lugar de ser una señal para
ansiedad o la cólera, la tensión física es ahora, una señal para la relajación.

El primer día que se empiece a trabajar con su jerarquía no deberá visualizar mas de
tres o cuatro escenas. Es aconsejable parar antes de encontrarse cansado o aburrido.
Avanzando con lentitud se podrá terminar la jerarquía en cuatro días. Cuando la
persona se haya relajado en todos los items de la lista dos o tres veces, tendrá una
mayor confianza en si mismo cuando se enfrente a estas mismas situaciones en la vida
real.

Pensamientos de afrontamiento del estrés.

Hasta ahora ha aprendido como relajarse mediante estresores imaginarios. Antes de


enfrentarse con situaciones de la vida real es necesario aprender otra habilidad. La
principal fuente de dolor emocional son los pensamientos negativos que una persona
se dice a si misma: “Algo terrible va a suceder...no puedo soportarlo... Me esta
provocando... voy a hacer un mal trabajo... es demasiado egoísta para conceder algo”.

Mientras intenta hacer frente a una situación, luchando por tomar las mejores
decisiones y superarla de algún modo, también se esta maldiciendo con un flujo
continuo de pensamientos automáticos negativos. Meichenbaum lo ha denominado
“dialogo interno del conflicto”. Un dentista que siempre estaba muy apenado cuando
su esposa se enfurecía solía pensar “!Oh no! No podré con esto...debería poder
resistirlo...quizás, en realidad, quiere abandonarme...será una tarde terrible...lo hablare
con ella...que humor mas desagradable”. Por un lado, intentaba animarse para
mantenerse firme, por el otro se convencía de que todo era horrible y que pronto seria
abandonado.

Para superar estos pensamientos automáticos se necesita elaborar una lista personal
de pensamientos de afrontamiento del estrés. Los pensamientos de afrontamiento del
estrés actúan como un interruptor del circuito de las emociones dolorosas. Para
entender como funciona conviene analizar los componentes de una respuesta
emocional:

La situación estimulo: La esposa del dentista acaba de lamentarse de que llegue tan
tarde de la consulta.
Relaciones físicas: El sistema nervioso autónomo produce síntomas como temblor de
manos, tensión en el estomago, sudor, palpitaciones. Se empiezan a hacer suspiros
cortos y rápidos.

Pensamientos: Interpreta las emociones y las intenciones de su esposa, predice las


consecuencias de la situación, valora las acciones de ambos como buenas o malas y,
finalmente, califica las sensaciones internas de su cuerpo: “Estoy asustado,
furioso”..Mientras interpreta los comentarios negativos de ella y sus propias reacciones
fisiológicas, empiezan a sentir una emoción. Esta emoción, a su vez, puede aumentar
el temblor de las manos, tensión en el estomago, etc. Cuando nota el aumento de los
síntomas de tensión, es posible que piense: “Ahora me estoy asustando de verdad” o
“Ahora si que estoy furioso”. Se crea una retroalimentación positiva en al cual los
pensamientos negativos aumentan la tensión fisiológica, y esta tensión intensifica los
pensamientos negativos.

El sistema de retroalimentación puede funcionar a favor o en contra de la persona. Los


pensamientos no deben aumentar necesariamente el miedo ola cólera. Por el
contrario, pueden calmar. Alejar las emociones dolorosas y actuar como un
tranquilizante en un estomago tenso. Los pensamientos de afrontamiento del estrés le
dicen al cuerpo que no hay necesidad y activación fisiológica, que pueden relajarse.
El programa de inoculación de estrés de Meichenbaum y Cameron, se sugieren cuatro
pasos para afrontar cualquier situación de estrés: preparación, confrontación real con
la situación, afrontamiento de la activación emocional durante la situación y
reforzamiento del éxito. A continuación proponemos una serie de pensamientos de
afrontamiento del estrés para cada uno de estos casos. Es posible que algunos sean
útiles en algunos casos pero los mejores serán, probablemente. Lo que escriba cada
persona.

1. Preparación

No hay motivo para preocuparse.


Me siento perfectamente.
Ya lo resolví con éxito en otra ocasión.
¿Qué debo hacer exactamente?
Se que puedo hacer cada una de estas tareas.
Es mas fácil cuando haz empezado.
Voy a lanzarme y aceptarme.
Mañana ya habré terminado.
No dejare lugar para los pensamientos negativos.

2. Confrontación con la situación de estrés

Voy a mantener el control.


Lo tomare con calma, sin prisas.
Puedo hacerlo-lo estoy haciendo.
Solo puedo hacerlo muy bien.
Cualquier tensión que sienta es una señal para utilizar mis pensamientos de
afrontamiento.
Puedo conseguir ayuda si la necesito.
Si no pienso en el miedo no lo tendré.
Si estoy tenso, respirare profundamente y me relajare.
Cometer errores es normal.

3. Afrontamiento de la activación emocional

¡Ahora me relajo!
Respira profundamente.
Hay un final.
Me concentrare en la tarea.
Puedo mantenerlo dentro de unos limites manejables.
Siempre puedo llamar a _________________.
Solo tengo miedo porque he decidido estar aquí. Puedo decidir
He sobrevivido a esto y a otras cosas peores anteriormente.
La actividad disminuye el miedo.

4. Reforzamiento del éxito

¡Lo conseguí!
Lo hice perfectamente.
La próxima vez no tendré que preocuparme tanto.
Puedo disminuir la ansiedad relajándome.
Tengo que decírselo a ______________________.

Llegado este punto cada persona puede elaborar su propia lista de pensamientos de
afrontamiento del estrés. Memoriza algunos de ellos para cada uno de los cuatro fases
del afrontamiento. Deben de ser pertinentes y significativos para usted. Deberán
cambiarse si empiezan a perder eficacia. La lista debe tenerla a mano en todo
momento: en la mesita de la noche, en la puerta principal, en el lado interior de la
cartera o portafolios, pegado en la víscera del coche, etc. Léalo una y otra vez hasta
familiarizarse completamente con ellos.
De todas las fases de afrontamiento, la que se olvida con mayor facilidad es el
reforzamiento del propio del propio éxito. Atribuirse el merito del afrontamiento del
merito facilita el tomar conciencia de la propia habilidad para cambiar antiguos
hábitos. El reforzamiento del éxito también ayuda a recordar el uso de las habilidades
del afrontamiento la próxima vez que la persona se encuentres ante un síndrome de
estrés.

Afrontamiento en la vida real

El paso de la inoculación del estrés es la aplicación de sus habilidades a situaciones de


la vida real. Para ello, elegiremos un ítem de la jerarquía que tenga pocos “usas” y que
le sea fácil encontrar “in vivo”. Cuando se sienta preparado, se colocara realmente en
esta situación. A empezar el afrontamiento utiliza la tensión corporal como una señal
para relajarse. Al mismo tiempo los pensamientos del estrés irán fluyendo de forma
continua tranquilizadora.
Arreglen las cosas de antemano de modo que pueda abandonar la situación del estrés
cuando lo desee. Permanezca en ella el tiempo suficiente para relajar parte de la
tensión y utilizar el repertorio de pensamientos de afrontamientos sin llegar al
agotamiento.
Es previsible que el afrontamiento “in vivo” sea mas difícil que eliminar la tensión ante
escenas imaginadas. Algún revés en inevitable. Pero la practica hará que la relajación
y los pensamientos de afrontamiento del estrés sean tan naturales y se pongan
inmediatamente en acción al mismo signo de tensión.

Cuando el guardabosque domino por completo las técnicas de relajación,


empezó aplicarlas a esta jerarquía. Intento la primera situación estresante (5
“usas”) visualizando senderos solitarios en el crepúsculo. Sin embargo, tuvo
cierta dificultades, por lo que escribió todo lo que habitualmente se siente en
un bosque oscuro: olor de los pinos, frescor del aire, trinos de pájaros,
árboles altos que en la oscuridad oculta los senderos, tocones muertos, la
corteza roja de la manzanita, el suelo del bosque lleno de piñas y agujas, al
camino que sube abrupto por la cueva de la colina. Grabo los elementos de la
escena en una cinta y la escucho. Repitió la cinta hasta que pudo imaginarse
claramente la escena. Los esfuerzos que invirtió en mejorar su visualización
de la primera escena fueron recompensados a medida que avanzaba en la
jerarquía. Las demás escenas fueron mas fáciles de visualizar y aprendió que
si tenia una dificultad podía grabar una descripción detallada.
Gracias a la jerarquía, su habilidad para reconocer los primeros signos de tensión. La
tensión solía aparecer, primero, en el diafragma y en parte superior del abdomen.
Pronto se convirtió en la señal para relajarse y aliviar el estrés. Manteniendo la imagen
de la escena durante 30 o 40 segundos, observo cuidadosamente los cambios que se
producía en el cuerpo mientras se concentraba en la respiración profunda y en la
relajación progresiva. Después de visualizar la escena dos veces durante un minuto de
30 segundos sin tensión o activación emocional, paso al siguiente ítem de la jerarquía.
A veces tuvo que visualizar la situación 6 veces o mas antes de que la imagen quedara
libre de estrés. Se programaron sesiones de practica de mañana y tarde durante 20
minutos. Pudo relajar la tensión con éxito ante unas 5 escenas por día, y en 4 días
completo la jerarquía. Entonces repitió la jerarquía 2 veces mas.
Aprender a relajarse constituyo solamente la mitad de la tarea. El guardabosque
también había estado su lista de pensamientos de afrontamiento del estrés,
escribiendo un mínimo de 5 para cada una de las fases de la situación del estrés.

1. Preparación

Puedo dominar, lo he hecho antes.


Puedo relajarme en lugar de permanecer tenso.
Voy a considerar las cosas una a una.
Haré un plan para el afrontamiento.
Olvidare la preocupación y haré algo.

2. Confrontamiento con la situación del estrés

Pronto habrá terminado.


Nada de pensamientos de temor.
Seguiré cada plazo de mi plan.
Cuidare de mi mismo, todo ira bien.
No me preocupa lo que piense los demás.

3. Afrontamiento de la activación emocional

¿Qué parte de mi cuerpo esta tensa? Puedo relajarla.


Me concentrare en la respiración.
Tensare mi estomago y después lo relajare.
Respiro profundamente y pienso únicamente en el afrontamiento.
Los pensamientos negativos son el enemigo. Detenlos ahora.

4. Reforzamiento del éxito

Puedo eliminar mi preocupación ahora.


Me relaje y lo conseguí.
Voy aprendiendo afrontar el estrés.
No tengo tanto miedo de las cosas.
He hecho un buen trabajo.

Escribió en una tarjeta la frase “puedo relajarme en un lugar de permanecer tenso” y


la coloco en el tablero del camión. Coloco copias adicionales en el espejo del cuarto del
baño, en su llavero, y en su armario.
Cuando el guardabosques empezó a utilizar sus habilidades en la vida real, lo hizo con
el ítem numero cinco: “Conducir un camión de basura o un camión de cisterna por
carreteras estrechas de montañas”. Condujo el camión cisterna a un campamento
remoto, reparando profundamente y relajándose mientras conducía. Se dijo: “Nada de
pensamientos de temor...únicamente me concentrare en la respiración...¿Qué parte de
mi cuerpo esta tensa?. Puedo relajarla”. Cuando regreso comprobó que había hecho un
buen trabajo. Durante los días siguientes siguió el mismo procedimiento para
enfrentarse con los excursionistas que habían violado la legislación sobre el fuego y
mientras estuvo trabajando cerca de la zona toxica de Robles.
Mientras se fueron sucediendo hechos estresores en su vida real fue aplicando las
habilidades de relajación y seleccionando pensamientos de estrés, fue modificando y
añadiendo pensamientos de afrontamiento. Con el tiempo fue adquiriendo la habilidad
de reconocer cuando se acercaba una situación de estrés y empezar pensamientos de
afrontamiento en el acto. Apreciaba el primer signo de tensión fisiológica. El proceso
de observar su cuerpo e iniciar las habilidades de afrontamiento fue cada vez mas
automático.

Inoculación del estrés para el control de la cólera

La cólera es una de las emociones mas devastadoras y fisiológicamente nocivas. En


1975, Novaco aplico la inoculación del estrés al tratamiento de la cólera. En su libro. El
control de la cólera: desarrollo y evaluación de un tratamiento experimental. Novaco
explica que la cólera puede redefinirse como un problema que requiere una solución,
en lugar de cómo una amenaza que requiere un ataque. Deberá centrarse la atención
en los mecanismos de afrontamiento en lugar de hacer o en los pensamientos
automáticos que instigan la cólera como “lo esta haciendo a propósito...quien
demonios crees que es...le importo un comino”.
La técnica de inoculación del estrés para el tratamiento de la cólera del Novaco consta
de cinco fases. Redefinir la cólera. Hacer un análisis situacional de los mecanismos
hostigadores, aprender habilidades de relajación y una secuencia de pensamientos del
estrés, aplicar las habilidades de afrontamiento a una jerarquía de situaciones
provocadoras de cólera y aplicar estas habilidades a provocaciones de la vida real.

1) Redefinir la cólera

El hecho de encolerizarse como respuesta a alguna provocación depende de lo que se


piensa de lo que sucede en el interior del cuerpo y de las opciones conductuales que
se hacen Cognitivamente. Su cólera esta determinada por las atribuciones (motivos
que usted asigna a otras personas ), evaluaciones (lo que usted cree que le están
haciendo a usted) y las expectativas. Si usted llega a la conclusión de que los demás
lo están atacando o provocando deliberadamente, que son malvados o que usted es
victima de la injusticia, provocaran la cólera. Usted puede incluso aumentar la cólera
imaginando escenas de desquite en las que “estalla” o pega a alguien y se dice cosas
del tipo “te voy a enseñar”.
Lo que sucede en el interior del cuerpo también influye en al cólera. La tensión y la
agitación aumenta la probabilidad de una respuesta colérica. La conducta
interpersonal también contribuye a la escalada de la cólera. Los pequeños actos de
antagonismos dan lugar a conductas vengativas por parte de los demás y empieza el
circulo vicioso.

Las estructuras del pensamiento rígidas son un campo fértil para el desarrollo de la
cólera crónica. La intolerancia hacia los errores, la creencia en el valor de la
vergüenza, las expectativas estrictas sobre como debería actuar la gente, la sensación
de que toda critica es verdadera y que por lo tanto debemos defendernos de ella, o las
exigencias y razonables de éxito constituyen la estructura de una vida llena de cólera.
La cólera actúa como una barrera contra las amenazas a estas creencias.
Lo que pensamos en fuente subyacente de toda cólera. Novaco dice que “Las
autoafirmaciones que se hacen en situaciones provocativas fomentan, mantienen e
influyen la cólera”. Cambiar una respuesta de cólera requiere, por lo tanto, cambiar la
estructura de los pensamientos.

2) Análisis de la situación

Se presenta tener información especifica de cómo se dispara la cólera. Para ello,


podemos revisar una experiencia de cólera reciente cerrando los ojos y “Pasando la
película” de todo lo que se pensó, de lo que se sintió en el interior del cuerpo, y de lo
que se hizo en realidad. Prestaremos especial atención a las atribuciones,
evaluaciones, y a como se cree que debería. ¿Qué motivos describimos a los demás?
¿Cómo etiquetamos o que estaban haciendo?. Si tuvieron pensamientos automáticos
del tipo “debería haber dejado que lo hiciera... No voy a tolerarlo...Ella no tiene razón,
no dejare que se salga con la suya” ¿Se ensayan mentalmente escenas de venganza o
de explosión colérica?.
Mientras va pasando la película que observa la sensaciones del cuerpo y en donde se
concentra la tensión. Nótese si hay en el cuerpo alguna signo que se interpreta el
aumento de la cólera.
Finalmente hay que recordar lo que se hizo realmente. ¿cuál fue la primera respuesta y
que efecto tuvo? ¿tienden las respuestas a producir un empeoramiento de la situación
por el contrario, a calmarlas?
Realiza una análisis de la situación de un mínimo de cinco situaciones recientes
instigadoras de cólera. Pasar la película a cámara hasta que se tenga información
detallada de los pensamientos, sentimientos y acciones.

3) Habilidades de relajación y pensamientos de afrontamiento del estrés.

Se deberá leer y seguir las instrucciones anteriores para el aprendizaje de la relajación


progresiva y la respiración profunda. Son las habilidades básicas que se necesitan para
contrarrestar la tensión fisiológicas que pueden disminuir el umbral de la cólera.
Cuando la persona pueda relajarse a voluntad en uno a dos minutos, podrá hallarse
antes situaciones de provocación sin encontrarse tenso.
Cuando ya se dominen las técnicas de relajación se deberá trabajar con los
pensamientos. Las reacciones de cólera pueden dividirse en las mismas 4 fases que se
comentaron anteriormente. Novaco recomienda los siguientes pensamientos de
afrontamiento del estrés para los cuatro fases.

1. Preparación para la provocación

Esto me va a enfurecer, pero se como tratar.


¿Qué es lo que debo hace?.
Puedo trazar un plan para dominarlo.
Puedo controlar las situación. Se como regular mi cólera.
Si noto que empiezo a enfadarme se lo que debo hacer.
No habrá necesidad de discutir.
Intentare no tomarlo demasiado en serio.
Podría ser una prueba, pero estoy seguro de mi mismo.
Tiempo para unas cuantas inspiraciones profundas de relajación. Me siento cómodo,
relajado y el calma.
Es fácil, recuerda mantener tu sentido del humor.

2. Impacto y confrontación

Mantén la calma. Sigue relajándote.


Mientras me mantenga en calma, controlo la situación.
Limítate a encajar los golpes. No pierdas la compostura.
Piensa que pretendes obtener de esto.
No necesitas probar nada.
No vale la pena enfurecerse.
No hagas un problema de un grano de arena.
No lo dejare que me enfurezca.
Mira el lado positivo. No supongas lo peor ni saques conclusiones definitivas.
Realmente es una vergüenza que tenga que actuar como lo hace.
Alguien que sea tan irritable debe ser terriblemente infeliz.
Si empiezo a enfurecerme, pronto estaré dándome golpes contra la pared. En lugar de
ellos seria mejor relajarme.
No es necesario dudar de mi mismo. No importa lo que dice.
No puedo cambiarlo con cólera. Solo conseguirá enfurecerme.
Estoy ganando y tengo esta situación bajo control.

3. Afrontamiento de la activación fisiológica


Empiezo a sentir mis músculos en tensión. Es el momento de relajarme y tomármelo
con calma.
Tesarme no servirá de nada.
No vale la pena montar en cólera.
Dejare que se ponga en ridículo.
Tengo derecho a estar preocupado pero no me abandonare.
Es el momento de respirar profundamente.
Vamos a examinarlos punto x punto.
Voy a razonar, la cólera no resolverá nada.
Mi cólera es la señal de lo que debo hacer. Es el momento del afrontamiento.
No voy a ganar pero por ello no me volveré loco.
Intenta a razonar. Trátalos con respeto.
Intentemos un enfoque de cooperación. Quizás los demás tengamos razón.

4. Reflexión sobre la provocación

a) Cuando el problema no esta resuelto

Olvida la irritación. Pensar en ello solo consigue aumentar tu enfado


Son situaciones difíciles y resolverlas llena tiempo
Intenta olvidarlo no permitas que interfiera.

b) Cuando el conflicto esta resuelto o el afrontamiento tiene éxito

Lo domine bastante bien. Funciones


No era tan difícil como pensaba
Podía haber sido peor

4) Afrontamiento por una jerarquía de situaciones instigadoras de cólera.

Se ascenderá desde la escena de menos usas a mas, mantener la imagen y observar


como reacciona el cuerpo. Los pensamientos de afrontamiento del estrés se repetirá
continuamente en el lugar de los pensamientos coléricos automáticos. Cualquier
tensión del cuerpo o aumento del ritmo cardiaco o el sudor deberían ser el sistema de
alerta de que la cólera es eminente.

5) Afrontamiento de la cólera en la vida real.

Hay que empezar por situaciones que despierten pocas usas, repetir este
procedimiento con los demás items de la jerarquía hasta que la relajación y los
pensamientos sean casi automáticos.

TÉCNICA DE RELAJACIÓN MUSCULAR PROGRESIVA DE JACOBSON

Bases teóricas y experimentales:

El interés por las técnicas de relajación muscular ha surgido desde hace muchos años
dentro de la medicina y de la psicología clínica. Sin embargo, la valoración de su
auténtica relevancia solo ha sido posible a la luz de los recientes desarrollos en el
campo de la psicología de la salud y de la llamada medicina comportamental. A
diferencia de otras técnicas de modificación de conducta, las bases teóricas de los
procedimientos de relajación y de respiración no proceden de la psicología del
aprendizaje, sino de la psicofisiología. El modelo de respuesta fisiológica de la
relajación, difiere del sueño y de la hipnosis y aparece como opuesto al de defensa-
alerta descrita por Cannon cuando analiza el estado fisiológico correspondiente a la
reacción huir-combatir (García y de Rivera, 1992).

Los pioneros en el campo de la relajación han sido Jacobson (1929) quién con su obra
Progressive Relaxation expone los fundamentos de su técnica de relajación progresiva
y Schultz (1932) publica su obra Das Autógeno Training en la que expone los
fundamentos del entrenamiento autógeno, estos autores fueron quienes vislumbraron
la enorme importancia que la tensión y los estados emocionales en general podían
tener en la aparición de numerosos problemas médicos. Jacobson en sus primeros
trabajos sobre la relajación progresiva, defendía su aplicación terapéutica a problemas
tan diversos como el insomnio, el dolor crónico, la hipertensión, la ansiedad y las
fobias. Sin embargo el reconocimiento de la influencia de los factores no directamente
médicos o biológicos en el enfermar humano ha sido un proceso lento.

La relajación en un sentido estricto hace referencia a un estado del organismo definible


como ausencia de tensión o activación y que se manifiesta a tres niveles:

a) Nivel fisiológico: incluye los cambios viscerales, somáticos y corticales


(cambios en tasa cardiaca, tensión muscular, sudoración, temblor , ritmos
electroencefalográficos, etc)
b) Nivel conductual: incluye los actos externos directamente observables del
organismo (inactividad, hiperactividad, lucha, huida, expresiones corporales y
faciales de tensión, etc.)
c) Nivel cognitivo: se refiere al estado interno del sujeto teniendo en cuenta la
experiencia de las emociones y afectos (sensación de malestar, calma, tensión,
aprehensión, etc).

El organismo humano reacciona con un incremento importante de la activación de la


rama simpática del sistema nervioso autónomo ante estímulos que constituyen un
peligro para su integridad. Así si una persona que teme mucho a los perros se viera
sorprendido por uno de ellos, probablemente experimentaría un aumento de las
contracciones cardíacas o taquicardia que se percibiría como palpitaciones, además de
incremento de la presión sanguínea y tasa de pulso, una elevación del tono muscular,
aceleración de la respiración, etc. Todos estos cambios vegetativos desempeñan una
importante función adaptativa porque activan los recursos del organismo en
situaciones de amenaza, de modo que las personas están más preparadas para la
huída o para la defensa / ataque.
Cuando el ,organismo se encuentra expuesto a una situación de peligro genera una
respuesta de alarma. Se trata de una respuesta automática del organismo ante
cualquier cambio ambiental, externo o interno, mediante el cual se prepara para hacer
frente a las posibles demandas que le plantee la nueva situación. Su finalidad es poner
a disposición del organismo unos recursos excepcionales, principalmente un aumento
en el nivel de activación fisiológico cognitiva, para facilitar la respuesta del organismo
ante los nuevos estímulos y sus posibles consecuencias. De esta forma el organismo
puede percibir mejor la nueva situación, interpretar más rápidamente lo que le
demanda, decidir cuál debe ser la conducta o conductas que hay que llevar a cabo y
realizar éstas de la forma más rápida e intensa posible. Cuando las amenazas de la
situación se han solucionado cesa la respuesta de ansiedad y el organismo vuelve a su
estado de equilibrio. (Labrador, 1992).

La respuesta de ansiedad no es perjudicial en sí misma, sino que facilita el disponer de


más recursos para hacer frente a las situaciones que se suponen amenazantes. Para
saber si el organismo dará una respuesta de ansiedad o estrés hay que considerar un
aspecto muy importante: la persona tiene que percibir el ambiente como amenazante
y evaluar negativamente las habilidades o0 conductas para hacerle frente. El que la
persona dé una respuesta de ansiedad depende de las demandas objetivas del medio
(la situación estresante) y de la percepción que tiene de la misma, así como de los
recursos para hacerle frente.
Esta activación del organismo originada por un estimulo amenazante provoca
respuestas de ansiedad o miedo. Si se trata de una reacción situacional de duración
limitada podemos hablar de ansiedad. Si esta activación o Arousal se mantiene
durante un largo período de tiempo sin recuperar los niveles anteriores a la situación
que la originó hablamos de estrés. (Martínez, 1995).

Por lo general, se ha tendido a identificar la tensión y la relajación con el nivel


fisiológico asumiendo que los dos niveles dependen directamente de él. De hecho, la
investigación sobre la activación ha estado estrechamente vinculada al estudio de los
cambios fisiológicos que acompañan a las reacciones emocionales intensas, ansiedad,
ira, miedo, etc. Y a las respuestas defensivas ante situaciones amenazantes tanto
física como psicológicamente: las respuestas de lucha o huida ó respuestas al estrés.
En ambos casos la investigación ha puesto de manifiesto la existencia de procesos
neurofisiológicos y humorales que determinan la aparición de importantes incrementos
en el nivel e la activación fisiológica. Este exceso de activación de las funciones
biológicas del organismo: sistema cardiovascular, gastrointestinal, respiratorio, etc.
Podría constituir el mecanismo que relaciona el estrés psicológico y los estados
emocionales con el mayor riesgo de trastornos orgánicos específicos: úlceras,
hipertensión, problemas coronarios, asma, neumonía, tuberculosis, diabetes, cáncer,
etc. Tal como han puesto de manifiesto los recientes estudios clínicos y
epidemiológicos. Por lo tanto, si la activación fisiológica constituye un mecanismo de ,
riesgo la respuesta de relajación en cuanto proceso opuesto constituye
necesariamente un mecanismo positivo facilitador de la salud.

Entre las técnicas clásicas de relajación, la de Jacobson ocupa un lugar particularmente


relevante al haber sido objeto de numerosas investigaciones y aplicaciones clínicas .
Sus supuestos básicos son los siguientes:
1. Pretende ser unas técnica fisiológica centrada en la relajación de la
musculatura esquelética motora: la tensión se define específicamente como
la activación y contracción de las fibras musculares esqueléticas mientras
que la relajación se define como el proceso opuesto de desactivación y
alargamiento de las fibras musculares.
2. El programa de entrenamiento se debe usar en la discriminación de las
señales de tensión – relajación.
3. La relajación de la musculatura esquelética-motora conlleva
automáticamente la relajación del sistema autonómico-vegetativo y la
relajación del sistema nervioso central.
4. La relajación fisiológica produce efectos paralelos de relajación emocional (a
través de sus efectos en el sistema nervioso vegetativo) y de relajación
cognitiva (a través de sus efectos del sistema nervioso central).

El estrés, la ansiedad la tensión son perjudiciales en nuestra sociedad, tanto para los
adultos como para los niños. La tensión ejerce un efecto negativo sobre nuestras vidas
dañándonos física y mentalmente, reduce nuestra capacidad para disfrutar de la vida y
adaptarnos a ella.
En la literatura científica existe cada vez más evidencia de que la gente puede
aprender a reducir sus niveles de tensión a través de una procedimiento llamado
relajación. Se ha encontrado que esto es verdad aún cuando, en muchos casos, los
factores o los acontecimientos de la vida que producen el estrés aún persistan. La
literatura también ha sugerido que los procedimientos de relajación son útiles en la
prevención y recuperación de enfermedades orgánicas y en la reducción de
movimientos espasmódicos como: insomnio y tics.

En este sentido, la relajación y la respiración son estrategias muy adecuadas y eficaces


para disminuir la activación excesiva. No es extraño pues, que exista hoy en día una
gran demanda social de los entrenamientos en relajación y respiración.

La relajación se puede considerar como un estado de hipo activación que puede ser
facilitado por diversos procedimientos o técnicas. (Labrador, 1995). Se supone que las
técnicas de relajación producen sus efectos como resultado de una disminución de
tono hipotalámico, lo que conllevaría una disminución de la activación simpática.
Las modificaciones en las respuestas psicofisiológicas van acompañadas de cambios
en las respuestas motoras (estado de reposo) y en las respuestas cognitivas
(percepción de tranquilidad). Terapéuticamente es difícil actuar teniendo en cuenta
una única dimensión ya que si entendemos la respuesta del sujeto en función de tres
niveles: cognitivo, motor y fisiológico; tendremos que tener en cuenta estos tres
sistemas también al planificar una intervención. Las posibilidades de alterar estados
desadaptativos de activación son variadas, por ello se han desarrollado procedimientos
de relajación diferentes en función de la vía por la que se ha tratado de conseguir este
efecto de dependiendo de si se ha considerado los factores cognitivos o los
psicofisiológicos como los principales implicados en la activación emocional.

Una parte importante del proceso de consolidación de las técnicas de relajación se ha


debido a la existencia de unos marcos conceptuales derivados de la investigación
experimental sobre los procesos emocionales y motivacionales, desde lo que nos ha
sido posible entender la naturaleza y los mecanismos de acción de dichas técnicas.
Vera y Vila (1991) señalan tres marcos conceptuales para abordar el estudio
psicofisiológico de la relajación:

a) Relajación y Emoción: la emoción puede ser considerada como un estado


psicofisiológico con características fisiológicas subjetivas y conductuales
similares a las de los estados emocionales, pero de signo contrario. La teoría
de la activación-cognición explica la emoción como el resultado de la
interacción entre la activación fisiológica y el proceso cognitivo de
atribución de ese estado en base a ciertas claves ambientales.
b) Relajación y estrés: El estrés se puede definir como el patrón de
respuestas emitidas por el sujeto en situaciones que la persona considera
que le plantean demandas excesivas y los recursos de los que dispone son
evaluados como insuficientes para enfrentar con éxito esas situaciones. Esta
forma de entender el estrés destaca, junto con la respuesta fisiológica del
organismo, el componente cognitivo de la respuesta de adaptación, que
vendría dado por la valoración que hace la persona tanto de la situación
como de sus capacidades para hacerle frente. Así la relajación se considera
desde el punto de vista conceptual, una respuesta biológicamente
antagónica a la respuesta de estrés, que puede ser aprendida y convertirse
en un importante recurso personal para contrarrestar los efectos negativos
del estrés.
c) Relajación y Aprendizaje: Las diferentes técnicas de relajación utilizan
procedimientos distintos para facilitar el aprendizaje de este patrón
específico de activación que se produce en la respuesta de relajación. Según
vera y Vila (1991) los mecanismos de aprendizaje que subyacen a estas
técnicas son:
• Entrenamiento autógeno: el mecanismo estaría relacionado con la
representación mental de las consecuencias motoras de la respuesta de
sensación de peso y calor, que activarán las eferencias somáticas y viscerales
correspondientes.
• Relajación progresiva: el mecanismo de aprendizaje sería la discriminación
perceptiva de los niveles de tensión – relajación de cada grupo muscular a
través de los ejercicios de tensión – distensión.
• Respiración: las técnicas de respiración operan mediante las interacciones
cardiorrespiratorias de control vagal, puesto que tasas inspiratorias bajas,
amplitudes amplias de cada inspiración y respiraciones predominantemente
abdominales aumentan el control parasimpático del funcionamiento
cardiovascular.
• Biofeedback: la respuesta de relajación puede ser explicada mediante
procesos de condicionamiento instrumental u operante como el reforzamiento
positivo, las instrucciones y el feedback.

En este manual solo desarrollaremos la técnica de Relajación Progresiva de Jacobson


(1929) y la técnica de Respiración abdominal.

Relajación Progresiva:

Esta técnica desarrollada originalmente por Jacobson (1929) es una de las más
utilizadas en la terapia de conducta. Esta dirigida a conseguir niveles profundos de
relajación muscular. Para ello se enseña al sujeto a identificar el nivel de tensión
muscular que experimenta en las distintas partes del cuerpo a través de ejercicios de
tensión – relajación. Posteriormente la persona podrá poner en marcha estas
habilidades, una vez que haya identificado la tensión en alguna zona de su cuerpo.

Aunque en la practica clínica se pueden utilizar distintos programas de entrenamiento,


adaptándolos a las características de cada paciente, hay una serie de consideraciones
previas que son comunes al empleo de esta técnica y que es necesario tener en cuenta
antes de iniciar un entrenamiento de estas características.

CONSIDERACIONES PREVIAS AL ENTRENAMIENTO:

a) Recomendable que la relajación se lleve a cabo en una habitación


silenciosa, en penumbra con temperatura agradable.
b) Utilizar un sillón reclinable y acolchado, para colocarse completamente
apoyado sobre él.
c) Llevar ropa cómoda y suelta. Antes de la sesión es conveniente que se
quiten los lentes si los llevan, zapatos, relojes o cualquier otro objeto para
reducir estimulaciones extrañas y permitir la libertad de movimientos.
d) Importante evitar interrupciones una vez iniciados los ejercicios de
relajación: timbre del teléfono, entrada de otras personas, visitas al baño,
comentarios del cliente, etc.

POSTURAS RECOMENDABLES PARA LA PRACTICA DE LA RELAJACIÓN:

• Postura idónea: sentado cómodamente en un sillón que permita apoyar la


cabeza, con toda la espalda descansando sobre el respaldo. Los pies es
conveniente que reposen en el suelo sin hacer ningún tipo de esfuerzo. Los
brazos pueden estar apoyados sobre los muslos con las palmas de la mano
hacía abajo o bien sobre los reposabrazos.

• Postura Tumbado: debe llevarse a cabo sobre una superficie dura que
permita apoyar completamente sobre todo el cuerpo y con la cabeza
ligeramente elevada para que el cuello no permanezca tenso.

• Postura del Cochero: sentado en una silla y con el cuerpo un poco


inclinado hacía adelante, con la cabeza sobre el pecho y los brazos
apoyados sobre las piernas.

PROCEDIMIENTO DE LA TÉCNICA:

La primera sesión de entrenamiento es muy importante, ya que en ella el terapeuta


dará una explicación apropiada y la justificación de los procedimientos que se van a
seguir. El objetivo de esta sesión es que el paciente comprenda como se presentan sus
síntomas de ansiedad y que función tiene la técnica de relajación como respuesta
antagónica, además que entienda el procedimiento y tome conciencia de la
importancia de que practique en casa.
El contenido básico de la presentación de la relajación incluirá una presentación y
explicación de la técnica, posteriormente irá describiendo los ejercicios de tensión y
relajación, a la vez que los irá realizando para asegurarse que el paciente los entienda.

El proceso que se tiene que seguir durante el entrenamiento en relajación progresiva


es el siguiente:

1. La atención del paciente debe centrarse en un grupo de músculos.

2. A la señal del terapeuta, el sujeto tensa los músculos, manteniendo


esa tensión alrededor de 5 segundos.

3. Cuando el terapeuta lo indique el sujeto relajará rápidamente sus


músculos.

4. El sujeto tiene que concentrarse ahora en las sensaciones que


experimenta en la zona relajada.

EJERCICIOS DE TENSIÓN PARA CADA UNO DE LOS GRUPOS MUSCULARES DEL


ENTRENAMIENTO EN RELAJACIÓN PROGRESIVA
(Méndez y Romero, 1993)

Orden Grupos Musculares Ejercicio de tensión

1º Manos y Antebrazos Apretar los puños.


EXTREMIDADES
SUPERIORES 2º Brazos Apretar codo contra
brazo del sillón.

3º Frente Levantar las cejas


4º Ojos y nariz Apretar los párpados y
CABEZA Y arrugar la nariz
CUELLO
5º Boca Apretar los dientes, los
labios y la lengua contra
el paladar

6º Cuello Empujar la Barbilla


contra el pecho y evitar
que lo toque. (tira y
afloja)

7º Hombros, pecho y espalda Echar los hombros hacia


(2) atrás, intentando que se
TRONCO toquen los omóplatos.

8º Estómago Encoger el estómago


como preparándose para
recibir un golpe en él.

9º Muslos Apretar los muslos


EXTREMIDADES contra el sillón
INFERIORES
10º Piernas (3) Doblar los dedos de los
pies hacia arriba y luego
hacía abajo

2. A partir de este proceso se introducen las instrucciones: “inspire profundamente y


contenga la respiración” durante la tensión, “suelta el aire y respira despacio y
rítmicamente” durante la relajación.
3. Los músculos de los pies no se deben de tensar más de 5 segundos para evitar la
aparición de calambres musculares.

El terapeuta después de explicar los ejercicios de tensión relajación de los diferentes


grupos musculares, procederá a la practica misma.

Primera Instrucción: Tensar el grupo muscular correspondiente. Por ejemplo;


“Cuando yo le de la señal va a tensar los músculos de su mano y de su antebrazo
derecho, apretando sus puños con fuerza, ¡Ya¡”.
Segunda Instrucción: Focalizar la atención en el grupo muscular en tensión. Ejemplo:
“Sienta los músculos de sus mano y antebrazo en tensión, note que están tirantes y
duros. Cada instrucción debe ser breve: 5 – 10 segundos, para no tener tanto tiempo el
grupo muscular en tensión.
Tercera Instrucción: Relajar el grupo muscular correspondiente. Ejemplo: “Bien
relaje esos músculos, ¡ya¡”.
Cuarta Instrucción: Focalizar la atención en el grupo muscular en relajación.
Ejemplo: “Siga soltando los músculos de su mano y de su antebrazo. Experimente las
sensaciones agradables de relajación que fluyen por las yemas de los dedos, por sus
dedos, por sus manos y por su antebrazo. Diferencie las sensaciones antes de tensión
y ahora de relajación. Tranquilo, sereno, sosegado. Estos comentarios prolongarlos
durante un período de 30 – 45 segundos, después del cual se repite la misma
secuencia, pero esta segunda vez se alarga el tiempo de relajación: 45 – 60 segundos.

El volumen y la velocidad de la voz del terapeuta deben reducirse progresivamente


durante la sesión. El tono de voz debe ser más fuerte cuando se indica tensión y a un
ritmo más rápido y al relajar el tono de voz debe ser suave, muy suave.
Una vez que se ha iniciado los ejercicios de tensión-relajación de todos los grupos
musculares se recomienda dejar varios minutos al, paciente disfrutando del estado de
relajación mediante una cuenta atrás. Cinco, mueva las piernas, cuatro, mueva los
brazos, tres, mueva el tronco, dos, mueva la cabeza, uno abra los ojos y cero, estire su
cuerpo como si recién se estuviese levantando.

Al terminar es importante que el terapeuta pregunte al sujeto acerca del desarrollo de


la relajación y resuelva los problemas que éste le plantee.
El número y la duración de las sesiones varía según los sujetos, en muchos casos son
suficientes de 4 a 6 sesiones de 15 a 30 minutos, pero este programa se puede
adaptar de acuerdo a las características de cada paciente.

Luego se le da la Tarea en casa: consiste en que el sujeto practique en casa los


ejercicios todos los días, dos veces una por la mañana y otra en la noche, durante 15 a
20 minutos cada vez. Es conveniente que realice un registro de las practicas que
realiza y la tensión y relajación que experimenta en cada sesión. De esta forma la
persona puede ir evaluando los progresos que va logrando.
A continuación le ofrecemos un modelo de registro que se le puede proporcionar al
paciente para cumplir este objetivo.

MODELO DE AUTOREGISTRO DE LA PRACTICA DE RELAJACIÓN EN CASA

Fecha Hora Pulso(*) Sesión Observacione


s
I F I F
Ejemplo: 7.00 7.25 72 64 Nº 1:Brazos y Sentí un poco
25/5/05 a.m. a.m. manos de calma pero
no pude
concentrarme
mucho.

(*) La medición del pulso se puede hacer con la ayuda de un familiar

PROBLEMAS ENCONTRADOS DURANTE LAS SESIONES DE ENTRENAMIENTO

1.Turbación o timidez: en algunos casos especialmente si el terapeuta es un


hombre y esta relajando a una mujer, ésta se muestra ansiosa ante la mirada directa
del terapeuta particularmente si usa vestido. Hay pacientes que interpretan esto como
sexualmente amenazante. Por ello importante, al programar la primera sesión, podría
ser conveniente informar al paciente de antemano y sugerirle que use pantalones si así
se va sentir más cómoda. Sin embargo, la ropa no debe estar nunca demasiado
ajustada para no dificultar los juicios de tensión y de relajación.
2. Problemas que surgen con grupos particulares de músculos: durante el
entrenamiento, algunos pacientes tienen problemas con ciertas partes del cuerpo, por
ejemplo; no sienten especial tensión cuando intentar tensar la frente, o no pueden
relajar la nariz con la suficiente lentitud. Nosotros les pedimos que dediquen tiempo
extra a estas partes, asegurándoles que no esperamos que todo el mundo aprenda
durante la sesión de entrenamiento y que después de la práctica en casa lo harán
correctamente. También le sugerimos usar el espejo para mejorar los ejercicios
especialmente del , rostro.
3. Miedo al fracaso: uno de los problemas más frecuentes en la practica clínica es
que los pacientes tienen un pobre concepto de sí mismos y un autentico miedo al
fracaso. Es importante no criticarlos en ningún caso sino más bien asegurarles que lo
están haciendo bien. El terapeuta deberá elogiar cualquier aproximación a la conducta
deseada.
4.Miedo a la reducción de la motivación para trabajar o estudiar: algunas
perdonas creen que relajarse equivale a poner la guardia baja o a hacer a una perdona
más vulnerable, se debe explicar que la relajación les ayudará a enfrentarse con éxito
a algunas situaciones de su vida cotidiana.
5. Enfermedades durante el entrenamiento en relajación: por ejemplo resfrió y
si creen que ello puede intervenir con la eficacia del entrenamiento se puede postergar
la sesión.

ALGUNAS CONSIDERACIONES A EVALUAR AL APLICAR LA TÉCNICA:

La utilización de la relajación en el campo clínico nos ha permitido conocer un


importante numero de factores que se deben de considerar cuando se enseña la
técnica a otra persona o a un grupo. Los problemas más frecuentes que se pueden
presentar al momento de aplicar la técnica son:
a) Problemas orgánicos: es conveniente consultar con el médico antes de
aplicar la técnica de relajación a pacientes con trastornos orgánicos. Por ejemplo,
debemos tener cuidado que sufren de presión sanguínea alta durante algunos
años, ya que dicha presión aumenta al tensar los músculos o al realizar ejercicios
generales.
b) Problemas encontrados en las tareas a realizar en casa: los pacientes a
veces informan que tienen dificultades para concentrarse en el procedimiento
debido a ruidos extraños o a la aparición de pensamientos que le distraen, que no
tienen tiempo para practicar o que creen que el procedimiento es más efectivo
cuando lo hacen con el terapeuta. Ante ello se recomienda las siguientes
sugerencia:
• El terapeuta deberá insistir en la importancia de la relajación como una habilidad
que necesita practicarse.
• El reforzamiento encubierto, un procedimiento basado en la imaginación ha
demostrado, ser útil para fomentar la practica en casa.
• Es conveniente pedir la cooperación del cónyuge o de la familia de forma que se
garantice al paciente algún tiempo de tranquilidad para practicar la relajación en
casa.
• El paciente deberá comprometerse a realizar un programa regular de las sesiones
de relajación y el terapeuta deberá exigirle un control preciso del número, lugar y
duración de estas sesiones.
• Las cintas cassette pueden ser útiles para aquellas personas que sientan
necesidad de la asistencia adicional del terapeuta. El terapeuta puede grabar las
instrucciones y el paciente usar la cinta en todas las sesiones durante las dos
primeras semanas, en una única sesión diaria durante la tercera semana, y un día
si y otro no en la cuarta semana. A partir de entonces el paciente puede practicar
por si solo.
• Hay dos procedimientos que pueden utilizar aquellas personas que se distraen
con pensamientos extraños: la detención del pensamiento y la recepción pasiva
de los mismos. Poco después notarán menos pensamientos distractores e
interferencias imaginativas. Una ventaja del entrenamiento en relajación mes que
requiere concentración en la acción de los músculos; de esta forma el mismo
procedimiento puede actuar como una técnica de detención de pensamientos
negativos y no relacionados con el proceso de la relajación.

COMO TERMINAR LA SESION

Las sesión debería terminar siempre con un sentimiento de éxito y relajación. A los
pacientes se les dice siempre que la sesión practica fue buena o, al menos, tan bien
como se podía esperar en esta fase del entrenamiento y que la practica en casa hará
disminuir gradualmente la dificultades que tiene para relajar diferentes partes de su
cuerpo y para conseguir la relajación completa.

Al final de cada sesión, el terapeuta deberá preguntar siempre si hay alguna


duda.

PAPEL DEL REFUERZO EN EL APRENDIZAJE DE LA RELAJACIÓN:


Es importante conocer el concepto de refuerzo ya que una adecuada aplicación del
mismo es una condición necesaria para enseñar con éxito la relajación. Los
reforzadores incrementan la probabilidad de que las conductas a las que sigan vuelvan
a ocurrir en el futuro, es decir, incrementen la frecuencia de esas conductas. Deberá
utilizarse ampliamente el elogio verbal y las expresiones de ánimo, como por ejemplo:
asentamiento y la sonrisa. Es importante asegurarle al paciente que no debe
preocuparse si al principio no domina bien la técnica, se le puede decir: “No se
preocupe, es un ejercicio difícil para mucha gente y Ud. conseguirá realizarlo en su
momento”, ó si tiene problemas para relajar algunas partes del cuerpo decirle: “Bien
muchas personas tienen problemas con ciertas partes de su cuerpo, nosotros no
esperamos que lo haga bien todo las primera vez, dominar todas las zonas les llevará
algún tiempo y le exigirá cierta practica”. Usar también frases como: “ Ahora si parece
estar realmente tenso” “Ha hecho un importante progreso” “Parece que Ud. esta
consiguiendo dominar la técnica”; todo ello puede generar en el paciente mayor
confianza y lo puede tranquilizar generando mayor éxito en el aprendizaje de la
técnica.

LA RESPIRACION ABDOMINAL

El control adecuado de nuestra respiración es una de las estrategias más sencillas,


para hacer frente a las situaciones del estrés y manejar los aumentos en la activación
fisiológica producidos por éstas. (Labrador 1992).

Bajo condiciones de tensión o de estrés, muchas personas tienden a respirar de


manera demasiado rápida y superficial o demasiado profunda. Si esta forma de
respirar se prolonga, aparecen sensaciones somáticas molestas tales como dificultades
respiratorias, palpitaciones, dolor o malestar en el pecho, mareo, sudoración, temblor,
etc. En cambio, una forma correcta de respirar ayuda a sentirse mejor física y
mentalmente.

La mayor parte de las personas respiran únicamente ensanchando y contrayendo su


pecho (respiración torácica). A veces, levantan incluso los hombros para llenar los
pulmones en su parte superior (respiración clavicular). En estos tipos de respiración no
interviene prácticamente el diafragma y resultan insuficientes e inadecuadas.

En cambio, la respiración diafragmática o abdominal, es la que permite con menos


esfuerzo un intercambio más eficiente entre el oxígeno que inspiramos y el dióxido de
carbono que expulsamos. El diafragma es un músculo en forma de bóveda que se halla
en la base de los pulmones y separa el tórax del abdomen. Cuando se respira
abdominalmente, el arco formado por el diafragma se aplana en gran medida durante
la inspiración, lo que permite que entre más aire en los pulmones. Al espirar, el
diafragma vuelve a su posición original.

La persona promedio respira de 12 a 16 veces por minuto cuando no está excitada o


profundamente relajada. La técnica de la respiración controlada va encaminada a
conseguir una respiración lenta, regular y no demasiado profunda. Dicha técnica puede
ser utilizada para afrontar la ansiedad y, en general, para reducir la activación
fisiológica. Labrador (1995) ha diseñado un programa de entrenamiento y aprendizaje
que debe de generar los mismos resultados que en la relajación y de debe de
contemplar los mismas requisitos con respecto al ambiente y las condiciones de éste.

Como cualquier otra técnica, la respiración controlada puede ser aprendida. Al igual
también que otras técnicas o habilidades, su aprendizaje requiere una práctica
frecuente por su parte . Si no practica, los resultados que consiga serán nulos o
escasos. Por otro lado, no espere conseguir mucho en seguida; con la práctica irá
mejorando, pero esta mejora se producirá poco a poco.

A continuación, se detallan los pasos para aprender la técnica de la respiración


controlada:
1. Elija u momento para practicar en el que no sea interrumpido. Seleccione un
lugar sin luces o sonidos distractores. Durante los cuatro primeros días, practique
con los ojos suavemente cerrados. Posteriormente, hágalo con los ojos abiertos.

2. Para empezar a practicar, adopte una posición sentada. Si no consiguiera


respirar correctamente, puede comenzar por una posición reclinada o hendida; por
Ej. echado en un sillón reclinable o tumbado en la cama. Cuando haya aprendido a
respirar en esta posición, pase a practicar sentado.

3. Afloje cualquier ropa o correa que pueda apretarle, especialmente en la zona de


la cintura o abdomen. Adopte una posición cómoda y coloque una mano sobre el
pecho y otra sobre el abdomen, con el dedo meñique justo encima del ombligo.

4. Inspire por la nariz, ya que el aire se calienta y humidifica y además queda


filtrado y depurado de partículas nocivas. Espire por la nariz o por la boca. Si tiene
algún problema o dificultad que le impida inhalar bien por la nariz, hágalo por la
boca, pero sin abrirla demasiado.

5. Inspire por la nariz durante 3 segundos utilizando el diafragma . El abdomen se


elevará y usted podrá notarlo con la mano que tiene sobre él. No eleve sus
hombros ni mueva prácticamente el pecho.

6. Espire lentamente por la nariz o por la boca durante 3 segundos. El abdomen


volverá a su posición original. Haga una breve pausa antes de volver a inspirar.
Inspirando y espirando durante 3 segundos y haciendo la pausa antes de volver a
inspirar, usted respirará 8 veces por minuto. Si este ritmo es demasiado lento para
usted, puede comenzar por uno más rápido de 12 respiraciones por minuto en el
que la inspiración y la espiración duran 2 segundos cada una. Posteriormente,
tendrá que aproximarse poco a poco al ritmo de 8 o menos respiraciones por
minuto.

7. No respire demasiado profundamente, ya que esto podría producir


hiperventilación. La respiración tampoco debe ser tan superficial que se encuentre
incómodo. La profundidad debe ser tan superficial no le cueste casi esfuerzo
después de un periodo de práctica.

8. Si lo desea, puede también llevar a cabo durante la práctica alguna de las cosas
siguientes, las cuales se han mostrado útiles:
▪ Repetirse mentalmente la palabra “calma”, “relax” o “tranquilo” cada vez que
se espira.
▪ Concentrarse en el aire que entra y sale con cada inspiración y espiración,
respectivamente
▪ Imaginar que la tensión se escapa con el aire inspirado.
▪ Contar mentalmente cada ciclo respiratorio hasta llegar a 8, momento en el que
se vuelve a empezar otra vez. (Si se sigue el ritmo de 12 respiraciones por
minuto, hay que contar hasta 12.)
▪ Contar interna y lentamente de 1 a 3 en la inspiración, de 4 a 6 en la espiración
y 1 en la primera pausa. Con cada nuevo ciclo, aumenta en uno este número
hasta llegar a 8, momento en el que se vuelve a empezar otra vez. (Si se sigue
el ritmo de 12 respiraciones por minuto, hay que contar de 1 a 2 en la
inspiración, de 3 a 4 en la espiración y hay que llegar hasta 12 ciclos antes de
empezar de nuevo)
9. Practique la respiración controlada dos veces al día, a razón de 10 minutos cada
vez; los 5 primeros minutos de cada vez deben ser con ayuda de la cinta y los
segundos 5 minutos, sin dicha ayuda. Durante los cuatro primeros días, practique
con los ojos cerrados y los días restantes con los ojos abiertos.
10.Si en alguna ocasión encuentra dificultades para conseguir una
respiración lenta y regular, pude hacer lo siguiente: haga una
inspiración lenta y algo más profunda, retenga el aire unos 5 segundos y luego
espire lentamente durante unos 10 segundos. Repita esto una o dos veces más y
vuelva al procedimiento de respiración controlada.

Al terminar cada práctica de respiración, complete el siguiente registro:

Fecha Hora Comentarios Dificultades


importantes encontradas
I F

Dentro de un par de semanas pasará a practicar la respiración controlada tanto


estando de pie como caminando. Posteriormente, practicará en situaciones no
tranquilas (por Ej. en lugares ruidosos) y también después de haber realizado algún
ejercicio físico. Finalmente, deberá practicarla en aquellas situaciones en que
experimente tensión física o emocional, con le fin de reducir esta. Esta práctica
comenzará por aquellas situaciones que le alteran menos y, conforme vaya
adquiriendo gradualmente a situaciones más estresantes.

Naturalmente, no será necesario que usted utilice la respiración controlada a lo largo


de todo el día; sin embargo, deberá practicarla frecuentemente y emplearla como
estrategia para afrontar las situaciones de tensión. En estas situaciones puede que no
logre de entrada una respiración lenta y regular; no se preocupe, simplemente deberá
intentar conseguirla poco a poco.

Respiración Diafragmática:

1. Colocar la mano encima del estómago para sentir el diafragma y el


abdomen expandirse y encogerse.
2. Inspirar lentamente por la nariz contando hasta 3, lentamente.
3. Mantener la respiración, contando también hasta 3, lentamente.
4. Exhalar lentamente el aire por la boca, contando hasta 6, muy
despacio.
5. Hacer que el aire pase por el diafragma metiendo el abdomen,
durante la inspiración.
6. Hacer que el aire que se ha exhalado deje el abdomen cada vez
más encogido.
7. Hacer que el paciente busque el ritmo ideal de la respiración dentro
de este estilo.
Como podemos ver, el campo de aplicación de las técnicas de control de la activación
fisiológica es muy amplio. Se ha intentado en este capitulo de dar una visión
específica de la relajación muscular progresiva y la respiración diafragmática por
estar su uso muy extendido en la práctica clínica. La relajación y la respiración son
herramientas muy útiles en la modificación de conducta para reducir la activación
fisiológica. Sin embargo, es importante saber que su uso como única técnica
terapéutica no es frecuente, sino que suele ir incluida en intervenciones más
amplias que buscan modificar los tres niveles de respuesta: cognitivo,
psicofisiológico y conductual.

LECTURAS RECOMENDADAS:

• Bernstein, D.A. y Borkovec, T.D. (1983). Entrenamiento en Relajación


Progresiva. Un Manual para terapeutas. 2º Edición: Bilbao, Descleé de Brouwer.
En este libro se exponen los fundamentos de la técnica, así como el modo didáctico de
proceder a la aplicación de la técnica en la práctica clínica.

• Cautela, J.R. y Gorden J. (1985) Técnicas de Relajación: Manual práctico para


adultos, niños y educación especial. Barcelona , Martínez Roca.
Es un manual muy práctico en el que se presentan los procedimientos para enseñar a
relajar a los adultos, niños y niños con necesidades especiales.

• Labrador, F. J. De La Puente, M.L. y Crespo M. (1995). Técnicas de control de la


activación: Relajación y respiración. Madrid. Pirámide
Aquí se analizan especialmente la relajación progresiva, el entrenamiento autógeno y
las técnicas de respiración.

• Rodríguez O., J. Y Méndez C. F.( 2001). Técnicas de Modificación de Conducta. 3


º Edición. Biblioteca Nueva. España.
Este libro presenta de manera didáctica y actualizada la aplicación de éstas y otras
técnicas conductual – cognitivas.

TÉCNICA DE DESENSIBILIZACION SISTEMATICA

Se trata de una técnica muy utilizada en el tratamiento de los desórdenes de ansiedad,


especialmente en las fobias. Consiste en la aplicación de una jerarquía de estímulos
estresantes a través de imágenes visuales. Es decir, paciente y terapeuta diagraman
un conjunto de situaciones típicas a las cuales el paciente teme, especificando la
mayor cantidad de detalles posibles. Luego, mientras el paciente se encuentra en un
profundo estado de relajación, se lo guía para que vaya imaginando estas escenas
temidas de acuerdo al grado de ansiedad que le provocan.

El objetivo consiste en que la relajación inhiba progresivamente a la ansiedad que


disparan las situaciones imaginadas, de manera tal que se rompa el vínculo entre la
imagen estresora y la respuesta de ansiedad. De este modo, el paciente aprende una
nueva asociación: lo que antes le provocaba miedo, ahora queda conectado a un
estado de calma y tranquilidad inducido mediante la relajación muscular profunda.
Esta forma descripta de la Desensibilización Sistemática se denomina Variante
Imaginaria; es la primera parte del procedimiento completo tal como es utilizado en la
actualidad por los terapeutas cognitivos conductuales.

El siguiente paso consiste en guiar al paciente a que enfrente sus temores de manera
real, ya no imaginariamente. En este caso se habla de la Variante “in vivo”. Por
supuesto, el ejercicio imaginario previo ha ayudado a cambiar la imagen mental
aterradora que el paciente tiene de algunas situaciones lo cual facilita esta segunda
fase, el afrontamiento en la vida real. Sin embargo, en algunos casos, y con previo
consentimiento del paciente, la Desensibilización Sistemática se aplica directamente
en su variante “in vivo”, obteniendo resultados exitosos en plazos más breves.

Por ejemplo, en los pacientes que padecen de Agorafobia (miedo a salir a la calle) la
aplicación de la Desensibilización Sistemática “in vivo” consiste en acompañar al
paciente mientras éste sale de su casa y va alejándose de ella lentamente, por
aproximaciones sucesivas muy graduales, al tiempo que se lo induce a realizar
respiraciones abdominales profundas y a relajar su cuerpo. De esta manera, se logra
mantener la respuesta de ansiedad en niveles bajos o incluso suprimirla casi por
completo. Este aprendizaje de una respuesta nueva (la relajación) frente al estímulo
estresor (salir a la calle) facilitará que el paciente salga finalmente por sí sólo, tranquilo
y sin experimentar ansiedad.

EVOLUCION HISTORICA:

El famoso experimento de Watson y Rayner (1920 / 1978) que explicaba el


condicionamiento de las reacciones emocionales, fue uno de los aportes más
importantes en el estudio de los miedos y fobias humanas. El caso del niño Aubert un
niño de 11 meses fue muy famoso. Antes de iniciar el experimento los investigadores
comprobaron que el niño no tenía miedo ante la manipulación de una rata blanca. Tras
dos meses de verificar esta ausencia de reacciones emocionales ante el animal,
decidieron intervenir y le volvieron a presentar la rata blanca. Pero justo en el
momento que el niño empezaba a tocar al animal se dio un martillazo d una barra de
hierro situada ligeramente detrás de su cabeza. Después de 7 apareamientos de la
presentación de la rata y el ruido (ensayos de condicionamiento) Albert reaccionaba
llorando cuando veía la animal e intentaba huir rápidamente de ella aunque el ruido ya
no se presentara. Transcurridos 5 días Watson y Rayner observaron que las respuestas
condicionadas de miedo también se habían generalizado a estímulos parecidos a la
rata blanca, como: conejo, algodón, hasta el mandil blanco del experimentador.

De este modo los autores demostraron que era posible aprender respuestas de miedo
siguiendo los principios del condicionamiento Pavloviano. Así si el miedo podía
aprenderse entonces también podría eliminarse según los mismos procedimientos de
condicionamiento. Así proponen la eliminación de miedos como el recondicionamiento
mediante estimulación táctil de zonas erógenas o por medio de la comida. (Olivares y
Maciá, 1977).

Años más tarde Mary Cover Jones (1924) realizó un experimento con un niño de 34
meses para descondicionar un miedo al conejo en el niño , para ello uso la comida
como respuesta antagónica a la ansiedad y aproximó al niño al estímulo temido de
manera gradual hasta demostrar que la presencia de un estímulo agradable como la
comida era posible la eliminación gradual del miedo. Este caso muestra la eficacia del
descondicionamiento.

Luego surge Wolpe (1979) creador de la Desensibilización Sistemática (D.S.) quién


ante la imposibilidad de usar la comida como respuesta antagónica y realizar la
exposición del sujeto al estímulo fóbico en vivo, consideró más convenientes las
respuestas de relajación que las alimentarías y más fácil para el terapeuta la
presentación en la imaginación de los estímulos que su presentación en vivo. De este
modo nacía una técnica nueva que se conocería con el nombre de Desensbilización
Sistemática.

La D.S. es una intervención terapéutica desarrollada por Joseph Wolpe (1958), sirve
para reducir o eliminar las respuestas de ansiedad y a la vez eliminar las
conductas motoras de evitación.
Tiene 2 componentes:

a) Consiste en señalar al paciente una respuesta contraria ó incompatible a la


ansiedad, una emoción puede contrarrestar otra emoción ejemplo: Relajación
o conductas asertivas. Inhibición recíproca .
b) Exposición graduada al estímulo provocador de miedo. Esta puede ser en vivo o
imaginal. Es posible acostumbrarse a las situaciones amenazadoras.
contracondicionamiento.

BASES TEORICAS DE LA D.S.

)A Adquisición de respuestas condicionadas: Wolpe demostró a


través del trabajo con gatos como éstos podían adquirir el miedo cuando eran
expuestos a descargas eléctricas asociado a un sonido vibrante. Este aprendizaje
se explica a través del condicionamiento clásico.
)B Generalización de respuestas condicionadas: la conducta de
miedo se generalizó a otras situaciones y/o estímulos similares al inicial generando
la misma respuesta de miedo.
)C Eliminación de respuestas condicionadas: Wolpe utilizó el
procedimiento de contracondicionamiento para eliminar las respuestas de miedos
de los gatos.

CUANDO UTILIZAR LA TÉCNICA DE D.S.

La Desensibilización se utiliza para el tratamiento de miedos evocados por situaciones


que no se prestan a manipulación, donde el paciente manifiesta una actitud pasiva
ante el estímulo o huye de él.

La D.S. Es un tratamiento adecuado para la eliminación de:

– Miedo y ansiedad justificadas por creencias o ideas sobre valoradas


ejemplo: entrar a un ascensor y asfixiarse, perder a sus padres y temer la
oscuridad por miedo a que se le aparecieran, creer que el cáncer es
contagioso y temor a entrar hospitales o temor acercarse a alguna persona
que tenga contacto con el cáncer.

Número de fobias clásicas y reducida y que no presente ansiedad generalizada
ejemplo: miedo a la soledad, rechazo, ser ridiculizado.
– Miedo y ansiedad irracionales ya que la persona posee habilidades para hacer
frente a las situaciones y no existe objetivamente un peligro. Ejemplo: temor a
hablar en público.

Casos de trastornos fóbicos, disfunciones sexuales, asma, insomnio,
alcoholismo y otras adicciones.

Se pueden agrupar en cuatro temas:

Miedo a lugares Miedo al rechazo Miedo a lugares Miedos


cerrados altos básicamente
razonables
• Quedarse •Estar sola • Carreteras • Accidentes graves
encerrada •Salir a bailar de montañas de auto
• Lugares oscuros •Gente burlándose • Escaleras • Muerte
• Recorridos en •Temor al ridículo empinadas • Fuego
ascensor • Montañas • Enfermedades
• Grandes rusas • Complicaciones
muchedumbres del embarazo
PROCEDIMIENTO DE LA D.S.

1.PRESENTACIÓN DE LA TÉCNICA AL PACIENTE Y ENTRENAMIENTO EN EL


EMPLEO DE LA ESCALA DE SUDS.
Dar una correcta explicación al paciente para motivarlo, hacerle
comprender la estrategia básica y los principios de la eficacia de la técnica. Se le
entrena en el uso del USA (Escala de unidades subjetiva de ansiedad). Sirve
para hacer las jerarquías y para valorar la ansiedad durante y después de la
técnica.

2.HACER UN ANÁLISIS CONDUCTUAL Y EL DESARROLLO DE UNA JERARQUÍA DE


MIEDOS.

Análisis funcional:
Pilar es un ama de casa de 42 años que generalmente tiene muchos
dolores de cabeza y sufre de artritis, por ello tiene que acudir constantemente al
médico para que le alivien sus dolores. Sin embargo, ella se estresa cada vez
que tiene que ir al médico, porque tiene mucho temor a las inyecciones y
generalmente prefiere evitar tal situación. Cuando está en el consultorio siente que
su cuerpo suda frío, le tiemblan las manos, su corazón se acelera, la vista se le
nubla y se siente mareada, además de pensar “No lo voy a resistir” “y si se me
pongo peor” “me voy a morir” “ya me quiero ir” el cual incrementa sus síntomas los
mismos que calman cuando sale del consultorio.

ED R ER

Inyecciones Sudoración fría Sensación síntomas


Estar enfermo Temblor corporal Pensamientos (-)
Ir al médico, hospital Corazón acelera
Pensar “me van poner una Vista nubla, mareos Querer huir del
inyección” Pensamientos:”no lo Voy consultorio.
a resistir” Me voy a Salir consultorio y
morir” “Y si se me desaparecer los síntomas.
ponen mal”.

Elaboración de la jerarquía de miedos:

Una jerarquía de ansiedad es una lista de estímulos que suscitan ansiedad,


ha de estar relacionada temáticamente y ordenada según el nivel de
ansiedad que provocan dichos estímulos (Wolpe,1990). Los estímulos deben ser:

a) Realistas, sujeto reconoce como amenazantes y que le pueden suceder.


b) Concretos, que especifiquen los detalles de lo que ha de imaginar ejemplo: “Veo
un perro atacándome” no sería lo correcto se generaría mayor ansiedad, lo correcto
sería: “veo un perro pastor, a 15 metros de distancia, esta echado en el suelo
durmiendo”. Se tiene que especificar distancia, tamaño, tipo y actitud agresiva o
no.
c) Propuestos por el propio sujeto: ya que resulta importante que la jerarquía que
se construya sea válida para cada persona. Una jerarquía hecha para un sujeto no es
válida para otro aunque tengan el mismo miedo.

La jerarquía la construye el sujeto sin estar relajado y con la ayuda del terapeuta.
Para evaluar el grado de ansiedad que produce cada escena se utiliza la Escala
Subjetiva de Ansiedad (ESA) que va desde cero (Ansiedad Nula) a cien (Ansiedad
máxima) o el termómetro del miedo una escala de 10 puntos cuyos extremos son uno:
completamente relajado y Diez: extremadamente tenso.
Una jerarquía suele incluir desde 10 hasta 20 escenas, aunque puede incluir muchas
más. No es infrecuente que aquellas jerarquías
que representan un temor muy específico contengan menos elementos, mientras
aquellas que se refieren a temores más complejos contengan más de un ítem.
Es preciso elaborar una jerarquía para cada problema. En el caso que el mismo sujeto
presente más de una fobia han de construirse una jerarquía para cada una de ellas.
Para seleccionar los temas hay que tener en cuenta el qué más perturba a la
persona.
De ese tema se elegirá el miedo específico o tipo de situación que provoca mucho
sufrimiento emocional.
Ejemplo: Tema: Preocupación por enfermedad
Miedo: Recibir inyecciones

Para la elaboración de la jerarquía se le entrega al paciente una ficha o tarjeta donde


tiene que describir la escena en la que haya experimentado, o en la que se imagine
que experimentará, el nivel de ansiedad máximo y se le asigna un valor de 100. En
otra ficha ha de escribir una escena que no le suscite ninguna ansiedad asignándole el
valor de cero (0). Tras haber establecido los puntos de anclaje superior e inferior de la
jerarquía se le proporcionan unas 20 fichas con el fin de que indique y describa
diversas escenas referidas al mismo problema. Se le indica que ha de considerar toda
la gama completa de posibilidades de intensidad de la ansiedad: mínima, leve,
moderada, fuerte, muy fuerte.

En la practica, puede resultar más fácil para el paciente completar las situaciones en
una escala que pensar en una lista de situaciones o estímulos y luego graduarlas.

Las jerarquías pueden ser de varios tipos. (Ver cuadro)

JERARQUÍA CONTENIDO DE LAS ESCENAS

TEMATICA Las escenas se refieren a distintas situaciones del


mismo tema.
ESPACIAL-TEMPORAL Las escenas están graduadas en función de la
distancia al objeto temido o de la cercanía
temporal.
MIXTA Combina criterios temáticos y espacio-temporales.

Para la elaboración de jerarquías resulta muy útil utilizar variables físicas que permite
una fácil gradación
, como distancia en metros, tiempo en segundos, número de personas, intensidad de
los ruidos, tipo de estímulos fóbicos etc. A continuación se presenta un ejemplo de
una jerarquía temática relativa al miedo a las inyecciones.

1.Ver una película en la que un actor secundario recibe una inyección 5


2.Una amiga cuenta que le han puesto una inyección contra la hepatitis 10
3.Pincharse el dedo con un alfiler 15
4.Concertar una cita con el médico 20
5.Dirigirse al consultorio médico 25
6.Llegar a la puerta del consultorio médico 30
7.Pensar en las inyecciones mientras espera turno 35
8.Ver a una mujer del consultorio frotándose el brazo 40
9.Ver a una enfermera pasar con una cesta de jeringas 45
10.Entrar al consultorio 50
11.El médico le pregunta sus síntomas 55
12.El médico le sugiere una inyección 60
13.La enfermera entra al consultorio con la inyección 65
14.El médico carga la jeringa 70
15.Empapa con alcohol una bola de algodón 75
16.Ver la aguja en las manos del doctor lista para inyección 80
17.Recibir una inyección en las nalgas 85
18.Recibir una inyección contra la gripe en el brazo 90
19.Extraer una muestra de sangre 95
20.Recibir una serie de inyecciones contra rabia en estómago 100

Ejemplo de una jerarquía espacio-temporal frente al miedo a una operación


quirúrgica.

1. Una semana antes de la operación mientras el médico me informa en


qué consiste mi operación.
2. Hablando con mi familia sobre la operación.
3. Preparando en casa la bolsa de viaje antes de ir al hospital.
4. Al pedir el taxi para dirigirme hacia el hospital.
5. Mientras hago el trayecto en taxi para dirigirme hacia el hospital.
6. esperando en la sala de espera del hospital a que se efectué el ingreso.
7. Dirigiéndome a mi habitación en el ascensor del hospital.
8. Mientras me estoy poniendo el camisón en la habitación del hospital.
9. Esperando en la habitación del hospital a que pase el médico y me
informe sobre la intervención.
10. Mientras la enfermera me coge una vía en el brazo.
11. Cuando me informan de que van a trasladarme al quirófano.
12. Dirigiéndome en el ascensor hacia el quirófano.
13. Estando tumbada en la camilla en el quirófano.

3.ENTRENAMIENTO EN LA RELAJACIÓN MUSCULAR PROFUNDA U OTRO


PROCEDIMIENTO DE RELAJACIÓN.

Consiste en enseñar al paciente la técnica de la relajación muscular, se puede


sugerir asociar a ello una cinta de relajación. Luego es muy importante entrenarlo
en la relajación imaginal. No es necesario que llegue a una relajación
muy profunda para la D.S. (Ya desarrollado en el capítulo anterior).

4. LA D.S. PROPIAMENTE DICHA: La combinación de la exposición a la jerarquía de


miedos junto con el establecimiento de una respuesta de relajación profunda en el
paciente, la D.S. propiamente dicha.

En esta fase se procede a la aplicación de la desensibilización sistemática


propiamente dicha, es decir, a la aplicación combinada de las respuestas de relajación
versus de la ansiedad.
Durante los primeros minutos el terapeuta induce al sujeto el estado de relajación
profunda. Una vez relajado el paciente se procede a describirle por primera vez la
escena de la jerarquía que corresponda hasta que el sujeto indique con una señal de
su dedo que ya se ha formado con claridad la imagen de la escena. A continuación se
presenta de manera práctica como se desarrolla la técnica de desensibilización
sistemática:

EJEMPLO PRACTICO: EXPLICACIÓN Y FUNCIONAMIENTO DE LA TÉCNICA,


SIGUIENDO LOS 4 PASOS ANTES SEÑALADOS:
Terapeuta: Ya le comenté como su problema de hablar en público se debe a una
serie de experiencias desagradables, que Ud. ha experimentado o ha visto en otras
personas. Igual que Ud. aprendió estas asociaciones entre hablar en público y la
conducta de ansiedad o miedo, usted puede desaprenderlas. Se trata de romper la
secuencia actual y conseguir que las sensaciones de ansiedad sean reemplazadas por
otras conductas de tranquilidad. Entiende lo que le quiero decir?

Para aprender bien la técnica, primero tendrá que aprender a obtener una respuesta
antagónica a la ansiedad y ello lo logrará a través de la técnica de relajación muscular.
Cuando usted consiga relajarse completamente, le iré exponiendo en imaginación las
situaciones que le provocan ansiedad en forma gradual al mismo tiempo que se relaja.
Empezaremos por situaciones que le generen un mínimo de ansiedad, para ir
avanzando poco a poco a situaciones que le generen mayor ansiedad o son más
dificultosas. De esa manera nos iremos acercando de forma lenta y gradual a
situaciones más problemáticas. Se trata de que usted logre asociar las situaciones
ansiógenas a la relajación, en lugar de las sensaciones de miedo a que están
asociadas en este momento. Es importante que usted imagine lo más vívidamente
cada una de estas escenas mientras se encuentra en estado de relajación.
Su problema obedece a una respuesta desadaptativa producto de un mal aprendizaje,
por lo tanto Ud. no esta enferma (o) y puede aprender a manejar mejor estas
situaciones. Lo importante es que al imaginar las situaciones éstas sean tan vívidas
que sean capaces de generar respuestas fisiológicas de forma semejante a los
acontecimientos reales. Quiere hacer una prueba?

Cierre los ojos......concéntrese en imaginar que tiene en la mano un limón, se lo


imagina vívidamente como si lo tuviera delante, ahora toma un cuchillo y lo parte en
dos....lo huele de cerca, lo aprieta, se desprende jugo y lo paladea lentamente......Qué
sensaciones siente?..... La boca se me hace agüita....

Bien este es un ejemplo de una respuesta fisiológica suscitada por la imaginación,


sucede lo mismo cuando se imagina uno una situación ansiógena con respecto a las
sensaciones musculares. Usando escenas en la imaginación podemos ir más rápido
que usando escenas en vivo.

Luego se insistirá con el paciente que este procedimiento es progresivo y va


gradualmente, pero que es muy importante que siga lo siguiente:
a) Practicar la relajación en casa para aprender correctamente la técnica
b) Importancia de la creación de una jerarquía adecuada. Relevancia de la
búsqueda de ítems para la misma y su correcta graduación.
c) Realzar el papel primordial que juega la consecución de imágenes mentales
vívidas y concretas.
d) Mantener un esquema de comunicación con el terapeuta durante la
presentación de los ítems.

Cómo enseñar al paciente a elaborar su jerarquía de ansiedad:

Una vez identificados los tipos de situaciones que provocan ansiedad en la evaluación
conductual, se procederá a la construcción de la jerarquía, para ello conviene
entrenarlo bien en el manejo de las USAS y pedirle al sujeto que imagine situaciones
ansiógenas y las ordene de mayor a menor y busque el punto intermedio entre ambos.
No es suficiente decir que una situación le genera mayor o menor miedo, es necesario
ser más preciso, y ello puede lograrse asignando números a las situaciones, se puede
usas una escala de 0 a 100, donde 100 refleja el nivel máximo de ansiedad y 0 a 5
corresponderá a situaciones que apenas generan un mínimo de malestar. Se practica
con un ejemplo con el paciente: se le pregunta: ¿Cuál es su nivel de ansiedad en este
momento? Probablemente le dirá que se encuentra en 05 ó 10, le dirá ahora
centrémonos en el tema por ejemplo de las inyecciones, traté de imaginar cuál sería la
escena que mayor ansiedad le generaría (Mayor jerarquía): Puede ser:
El momento que veo como están preparando la aguja, aprietan la jeringa y sale un
poco de liquido, cuál es su puntuación? 100 ..... Bien.. ahora considere la puntuación
que menos ansiedad le produciría, paciente: podría ser ver en la TV. como le inyectan
a una persona..... cuál sería su puntuación o SUD? (menor jerarquía).... bueno ... 10... y
cómo sería una escena del nivel intermedio? Y así el terapeuta va pidiendo al paciente
que imagine situaciones de diferentes niveles y van armando en conjunto la jerarquía.
Si el paciente se bloquea el terapeuta intervendrá y propondrá situaciones las cuales
tiene que ser valoradas por el paciente. Lo ideal es conseguir establecer 20 ó 30 ítems
de los cuales se seleccionará para trabajar 10 ó 15, generalmente aquellas fobias que
son específicas requieren pocos ítems por ejemplo: miedo a los perros, al dentista, a la
sangre, inyecciones, etc.

La desensibilización propiamente dicha:

Una vez que la persona ha sido instruida en la relajación y se ha construido la


jerarquía, se procederá a presentar al sujeto los ítems en la imaginación mientras se
aplica la relajación. Previamente es importante saber y estar seguros si el paciente es
capaz de imaginar situaciones vívidas sin dificultad. Para ello se puede comprobar de
la siguiente manera:
a) Utilizar un ítem neutro y constatar si el sujeto imagina correctamente y
rápido. Por ejemplo imagínate que estás en la sala de tu casa y estas leyendo el
periódico. Preguntar: dónde estaba sentado? Qué muebles habían alrededor? Había
suficiente iluminación?, etc.
b) Usar un ítem que genere una emoción fuerte para constatar si aparecen las
respuestas esperadas de ansiedad.

Una vez que estemos seguros que el paciente se puede imaginar las situaciones, se
pasará a la presentación de los ítems. Un ejemplo de comienzo de la primera sesión
sería:

T= Ha practicado la relajación durante la semana?


P= Sí
T= Intente relajarse ahora, necesita mi ayuda?
P= No puedo hacerlo solo(a)
T= Colóquese lo más cómodo que pueda y empiece a relajarse. Cuando llegue a 0
indíquemelo levantando el dedo índice de su mano derecha.
(*) En caso de que el paciente no tenga el entrenamiento correcto, el terapeuta debe
de inducir y guiar la relajación hasta que el paciente llegue a 0.
T= Ahora le voy a pedir que imagine una escena de la forma más vívida posible. Me
indica levantando el dedo índice de su mano derecha cuando haya conseguido la
escena. Luego el terapeuta presenta la escena: “Ahora va a ir imaginando las
escenas que le voy indicando, concéntrese en visualizarlas de la forma más vívida
y clara que sea posible, como si estuviera allí”. Si en algún momento se siente
perturbado(a) o preocupada (o) hágamelo saber levantando su dedo índice de la
mano izquierda. Cuando haya visualizado la imagen vívidamente me lo hará saber
levantando el dedo índice de la mano derecha. Ahora en relajación..... Va a
imaginar que esta viendo la TV. Y ve a un médico que va a poner una inyección a
una paciente (1 ítem de la jerarquía), después de 10’’ levanta el dedo derecho la
paciente, siga imaginando, deja pasas 5 a 7 segundos y luego le dice: deja de
imaginar, sin abrir los ojos, dígame a que nivel subió la ansiedad.
P= 5
T= Relájese de nuevo y dígame cuando este listo (pasan 20’’ y la persona levanta el
dedo), ahora vuelve a imaginar que esta viendo la TV. Y ve a un médico que va a
poner una inyección a una paciente (pasan 5’’ y la persona levanta el dedo derecho
indicando que tiene la imagen) siga imaginando (se dejan transcurrir 10’’), deje de
imaginar... nivel de ansiedad?
P= 0
El procedimiento ha de seguir lo siguiente: sujeto se relaje, indicar con el dedo índice
de la mano derecha que se relajó, momento en que el terapeuta introduce la escena,
paciente indica que imagina la escena con el dedo índice de la mano derecha y
mantiene la imagen hasta que el terapeuta lo indique. Si la ansiedad se eleva 25 ó más
el paciente deberá indicar al terapeuta levantando el dedo índice de la mano izquierda,
ante lo cual el terapeuta tendrá que relajar al paciente hasta lograr que quede con 0
de ansiedad.
La primera vez que se presente el ítem se hará con un intervalo temporal de 5 a 7’’
tras haberlo imaginado el sujeto. La primera escena tiene carácter tentativo, las
siguientes se puede alargar un poco más el tiempo 10’’ y después 15’’. Cuanto mayor
es el tiempo de presentación de la escena mayor es su eficacia.
Se debe de seguir presentando el ítem hasta que el paciente en 2 veces consecutivas
informe que tiene 0 SUD, tras lo cual se pasará al siguiente ítem.
Si después de 3 ó 4 presentaciones la persona sigue dando la misma puntuación, s le
pedirá que describa verbalmente a escena que esta imaginando, sino no ha
introducido ninguna deformación, entonces convendrá hacer un ítem intermedio o
reformular la jerarquía.
La sesión de desensibilización ha de terminar con un ítem desensibilizado a nivel de 0.
La siguiente sesión se deberá comenzar por el último ítem que fue desensibilizado con
éxito, ya que así se da la continuidad entre sesiones, y se hace frente a una posible
recuperación espontánea de la ansiedad ante el estímulo condicionado que es la
escena de la jerarquía.
Generalmente dentro de cada sesión se suelen trabajar 4 escenas y la sesión suele
tener una duración de 30 a 40’. Debe considerarse que la persona necesita un estado
de atención y concentración elevada, por lo que depende de la persona la duración de
la sesión. Generalmente una sesión de 1 hora permite:
a) Revisar las tareas realizadas fuera de la sesión
b) Relajación inicial y presentación de los ítems
c) Comentario de la sesión y tareas para la casa

El intervalo de las sesiones puede ser diario, ínter diario o 2 veces por semana.
Con el objeto de fomentar la generalización se pueden diseñar tareas a diseñar fuera
de la sesión, que implique la exposición a los estímulos ansiógenos reales. Sin
embargo es importante reconocer que la persona sola se puede exponer a estímulos
inferiores a los ya desensibilizados en la sesión, ya que si se expone a estímulos
mayores puede reacondicionarse el miedo y retroceder en el tratamiento. Solo se debe
de indicar estas tareas cuando el sujeto haya llegado a niveles medios o altos de la
desensibilización.

Consideraciones que hay que tener en cuenta en la aplicación de la D.S.


(Modificado por Martín y Pear, 1988)

1. Antes de iniciar la D.S. asegúrese de que:


• El sujeto esta convenientemente entrenado para ser capaz de relajarse.
• Se han identificado todos los estímulos evocadores de ansiedad y están
graduados en una jerarquía válida.
• El sujeto puede imaginarse las situaciones claramente. Si no es así se le ha
de entrenar en imaginación.
2. Durante las sesiones de desensibilización:
• Hay que presentar las escenas de manera que provoquen el mínimo de
ansiedad posible. Si se lleva a la persona demasiado rápido por los ítems de
la jerarquía, o si no, está suficientemente relajado, no se obtendrá el
resultado esperado.
• Tener cuidado en no proporcionar reforzamiento (Por ejemplo diciendo
“bien”) cuando el sujeto imagina una escena sin información de ansiedad.
Este refuerzo podría conducir al sujeto a no informar de ansiedad cuando lo
experimente.
3. Después de que el sujeto haya programado con éxito a través de todos los
ítems de la jerarquía, el terapeuta deberá programar (si es posible) que, al
menos en las primeras ocasiones en que el sujeto interactúa con los estímulos a
los que la D.S. iba dirigida, obtuviera reforzamiento positivo.
4. Deberán llevarse a cabo seguimientos para asegurar que el tratamiento
permanece efectivo s lo largo de un período de tiempo. Si sucediera una
recaída se programarán sesiones de recuerdo.

Se han diseñado diferentes variaciones de la aplicación de la técnica, pero por cuestiones


metodológicas y los objetivos del curso no serán analizadas en este capítulo.

Lecturas recomendadas:

• Cruzado, J. A.; Labrador, F.J. y Muñoz, M. (1993). Desensibilización Sistemática.,


en Labrador y cols. Manual de técnicas de modificación y terapia de conducta,
Madrid, Pirámide.

En este libro se encuentran valiosos aportes sobre el procedimiento de la


técnica además de ejemplos ilustrativos para ayudarnos a entender y manejar
mejor la técnica.

• Turner, R. (1991). La Desensibilización Sistemática. En V.E. Caballo (ed.) Manual


de Técnicas de Terapia y Modificación de Conducta, Madrid. Siglo XXI.

Analiza aspectos de la D.S. tales como: consideraciones teóricas y hallazgos


empíricos, procedimiento, aplicación y variantes.

• Wolpe J. (1979) . Práctica de la Terapia de la Conducta. 1º Impresión. México.


Trillas.
Obra clásica y fundamental dentro de la terapia del comportamiento. Se
desarrolla didácticamente el procedimiento y aplicación de la técnica de D.S.

• Rodríguez O., J. Y Méndez C. F.( 2001). Técnicas de Modificación de Conducta. 3


º Edición. Biblioteca Nueva. España.

Este libro presenta de manera didáctica y actualizada la aplicación de éstas y


otras técnicas conductual – cognitivas.
ENTRENAMIENTO ASERTIVO
TÉCNICAS TERAPÉUTICAS

Habilidades Sociales:

Definición
A pesar de los intentos de numeroso autores por conceptualizar y delimitar el campo
de las habilidades sociales, carecemos hasta el momento de una definición única y
universal. Esto se debe en parte a que la conducta socialmente competente no
constituye un rasgo unitario ni generalizado, pues vendrá determinado no sólo por las
características personales del sujeto sino también del contexto.
Toda habilidad social es un comportamiento o tipo de pensamiento que lleva a resolver
una situación de manera efectiva, es decir, aceptable para el propio sujeto y para el
contexto social en que está. Es decir, son un conjunto de comportamientos
interpersonales complejos, aprendidos, adquiridos y eficaces que llevamos a cabo
dentro de las interacciones sociales y que nos llevan a conseguir lo que deseamos:
poder desenvolvernos libremente y sin temores.

Características
Las habilidades sociales son conductas manifiestas, observables y que se adquieren a
través del aprendizaje, y que presentan las siguientes características:
- Presentan tres sistemas de respuesta: motor o conductual (son las acciones
concretas como hablar, moverse), cognitivo (pensamientos, atribuciones o
interpretaciones de situaciones de interacción social) y fisiológico (las
emociones y sus correlatos psicofisiológico)
- Están dirigidas a la consecución de reforzamiento social, es decir, que aquellas
personas con que interactuamos, nos valoren, acepten, que podamos dar a
conocer nuestros deseos, sentimientos y opiniones.
- El contexto social es el que “dice” si una conducta es o no adecuada
- Las habilidades sociales son respuestas específicas a situaciones específicas,
varían de contexto a contexto y de persona a persona.

¿Cuáles son las “habilidades necesarias para la vida”?

O.M.S, 1993

❚ Conocimiento de sí ❚ Empatía
mismo(a)
❚ Comunicación efectiva ❚ Relaciones
(asertiva) interpersonales
❚ Toma de decisiones ❚ Solución de problemas
y conflictos
❚ Pensamiento creativo ❚ Pensamiento crítico
❚ Manejo de emociones ❚ Manejo de tensiones o
y sentimientos estrés

Competencia Psicosocial:

“ Es la Capacidad de una persona para enfrentar con éxito las exigencias y desafíos de
la vida diaria…”

Según la Organización Mundial de la Salud, 1993

“…y para mantener un estado de bienestar mental que es evidente mediante un


comportamiento positivo y adaptable, en la interacción con las demás personas y con
el entorno social y cultural.”
Organización Mundial de la Salud, 1993.

¿Cómo aprender “Habilidades para la Vida”?


… A través del manejo de Herramientas
Las herramientas son estrategias didácticas que:
Facilitan la apropiación de un procedimiento, unos conocimientos, valores, actitudes
experimentados como útiles para afrontar su cotidianidad . Hacen del aprendizaje en
Hay algo tangible y fácil de recordar.

La educación en Habilidades Sociales busca:

• El “empoderamiento” de las personas, a partir del fortalecimiento de su


competencia psicosocial:
• Desarrollar un
• Pensamiento crítico
• Asumir y manejar una adecuada Toma de decisiones
• Brindan a niñ@s y jóvenes una oportunidad para construir ambientes
saludables
• Pueden hacer parte del repertorio de HV de una persona, o estimularla a crear
sus propias herramientas.

Asertividad es la capacidad de expresar los pensamientos y sentimientos propios sin


ansiedad ni agresión y de manera socialmente aceptable. Durante la terapia, el
paciente puede aprender a comunicarse de un modo eficaz, manifestando sus propias
opiniones.

Ejemplo:

Mantener un desacuerdo: Un paciente puede sentirse molesto pues un compañero


de trabajo le da órdenes frecuentemente. El malestar que siente se debe a que no se
anima a decirle que no, por temor a que su compañero se disguste con él. El
entrenamiento en comunicación asertiva tendrá como objetivo que el paciente
enfrente la situación, exprese verbalmente su mensaje y pueda mantener el
desacuerdo con su compañero de trabajo. Si el paciente ha aprendido adecuadamente
estas conductas durante la terapia, se sentirá tranquilo y capacitado a la hora de
enfrentar nuevas situaciones interpersonales en las cuales tenga que expresar su
opinión.

LA COMUNICACIÓN

OBJETIVO:

Iniciar, mantener y terminar una conversación con una persona conocida y


desconocida.

DEFINICION DE CONCEPTOS:
 Qué es Comunicación? es la conversación que se da entre dos ó más personas.
 Cuántas formas de comunicación hay?

Hay dos formas de comunicación:

Verbal: aquella que se transmite a través de las palabras y se debe considerar lo


siguiente:

Tono de Voz: es el volumen de voz con el que hablamos. No debe ser muy alto
porque perturba a los demás, ni muy bajo porque no nos pueden escuchar.

Velocidad: es la “rapidez” con la que hablamos. Lo importante es que no sea muy


lento ni muy rápido.
Fluidez Verbal: Se refiere a la continuidad en la conversación. Lo apropiado es que
no sea interrumpido por períodos de silencio o muletillas, ejemplo (esté, esté.......,
espérate, espérate).

No Verbal: es aquella que se expresa a través de gestos y movimientos del


cuerpo, y estas son:

La sonrisa
- Sonrisa auténtica: es la que se utiliza en la expresión de experiencias
emocionales auténticas.

- Sonrisa Conquistadora: empleada frecuentemente en situaciones de flirteo,


consiste en una sonrisa auténtica con desviación de la mirada y reinicio con mirada
furtiva.

- Sonrisa de turbación: se sonríe a la vez que se baja o se aparta la vista para no


encontrarse con los ojos de la otra persona.
- Sonrisa mitigadora: es la que intenta suavizar un mensaje crítico o desagradable,
forzando al receptor de la crítica a que devuelva la sonrisa a pesar de la molestia
que puede sentir en esos momentos.

- Sonrisa de acatamiento: a través de la cual se reconoce la aceptación de un


acontecimiento desagradable sin protestar.
- Sonrisa de interlocutor: es la sonrisa que empleamos cuando queremos indicar que
hemos comprendido el mensaje.

- Sonrisa falsa: tiene como objetivo convencer al interlocutor de que se siente una
emoción positiva cuando en realidad no es así. Suele tener una duración
exagerada.
Recordemos que:
- La sonrisa tiene una función amortiguadora frente a la
agresión.
- Forma parte de los saludos convencionales y de las
conductas sociales de cortesía.
- En ocasiones se emplea para ocultar emociones distintas a la que se expresa
verbalmente.

Los gestos
Estos se localizan principalmente en las manos, y en menor grado en la cabeza y los
pies. Según la relación que tengan con el mensaje verbal se pueden clasificar en:

- Emblemas: la traducción de estos es conocida por la mayoría de los miembros de


un grupo de comunicación, y pueden llegar a sustituir a una palabra o a un
mensaje verbal. Por lo general se utilizan cuando no tenemos canales verbales
disponibles. Por ejemplo, asentir con la cabeza al querer decir "si".

- Ilustradores: son los que acompañan a la comunicación verbal y están


relacionados con el mensaje que se está trasmitiendo o cuando no encontramos la
palabra justa para expresar una idea. Por ejemplo, decir no sé y acompañarlo de un
encogimiento de hombros.

- Muestras de Afecto: son gestos faciales y corporales que expresan nuestros


estado afectivos. Estos gestos pueden repetir, aumentar, contradecir o no guardar
relación con las manifestaciones afectivas verbales (al igual que la sonrisa). Por
ejemplo un cuerpo lánguido es indicador de tristeza.

- Reguladores. Cuando los gestos tienen por función controlar y regular la


interacción en que se produce la comunicación verbal. Pueden indicar que el
interlocutor inicie o termine de hablar o que vaya más despacio. Por ejemplo
asentir con la cabeza al ritmo del que va hablando.

- Adaptadores: consisten en la manipulación del propio cuerpo con la finalidad de


controlar, dominar emociones propias, satisfacer necesidades, cumplir acciones o
desarrollar contactos sociales. Por ejemplo, frotarse las manos en señal de frío;
jugar con el cabello en señal de ensoñación o aburrimiento, entre otros.

La Expresión Facial.
El rostro es una de las partes del cuerpo más expresivas y complejas en la
comunicación no verbal. Los movimientos de la boca, ojos, cejas y demás reflejan
nuestras expresiones emocionales.

Hay seis principales expresiones de las emociones y tres áreas de la cara responsables
de su manifestación. Las 6 emociones son: alegrías, sorpresa, tristeza, miedo, ira y
asco; y las tres regiones faciales: la frente / cejas, ojos / párpados y parte inferior de la
cara.
Tomemos las cejas como ejemplo.

Posición de las cejas Interpretación


Completamente elevadas incredulidad
Medio elevadas sorpresa
Normales sin comentarios
Medio fruncidas confusión
Completamente fruncida
enfado

La expresión facial, al igual que la mirada, nos va dando un feedback de cómo está
llegando nuestro mensaje y cómo lo está recibiendo la otra persona. Muchas personas
pueden fingir una expresión alegre, triste o enojada, pero lo que no saben es cómo
hacerla surgir súbitamente, cuanto tiempo mantenerla o con qué rapidez hacerla
desaparecer. Estar atentas a los cambios en la cara nos ayuda a descifrar el mensaje
de nuestro interlocutor.

La Postura y la orientación corporal


La postura que adoptamos frente a nuestro interlocutor es determinante para
transmitir determinadas actitudes y sentimientos, además de comunicar estados
emocionales (ansiedad, cansancio, etc.). las convenciones sociales influyen en
nuestras posturas corporales, indicándonos de qué manera es más adecuado sentarse,
caminar, etc.
Dentro de la postura, la orientación corporal se refiere a la posición que nuestro cuerpo
adopta con respecto a nuestro interlocutor. Así:

POSTURA SIGNIFICADO
Cualquier postura idéntica al interlocutor acuerdo
Desplegar brazos y piernas como barrera distanciamiento
Ligera inclinación del cuerpo hacia delante atención
Ligero retroceso hacia atrás rechazo hacia el interlocutor
Ladearse respecto al interlocutor actitud negativa
Elevar los hombros y expandir el tórax dominio, orgullo
Pecho hundido, cabizbajo, inclinado hacia delante depresión, abatimiento
Posición asimétrica de las piernas relajación muscular
Músculos tensos en cualquier parte del cuerpo ansiedad

Distancia al conversar: es recomendable ubicarnos en una distancia no mayor de 1


mt. ni menor de 50 cm.

Postura: es la forma como colocamos nuestro cuerpo, no es adecuado


ponerlo ni muy rígido ni muy relajado.

 Ventajas de una adecuada comunicación?

• Comunicarnos apropiadamente
• Ser comprendidos por los demás
• Ser agradable
• Hacer amigos

CLAVES PARA UNA ADECUADA CONVERSACION

1.-Mira a la otra persona mientras hablas

2.-Sonríe, frunce el ceño, levanta las cejas o ponte


serio
según las circunstancia

3.-Utiliza un volumen y tono de voz adecuados

4.-Mantén una conversación clara y comprensiva

5.- Mueve las manos mientras hablas

6.- Muestra una postura relajada

POSTURA CORPORAL: DE PIE, AL CAMINAR Y SENTADO

OBJETIVO: Al término de la sesión cada participante será capaz de:

 Reconocer la importancia de mantener una postura apropiada para causar “buena”


impresión en relación con los demás.

 Identificar la postura corporal apropiada de pie, al caminar y sentado.

DEFINICION DE CONCEPTOS:

a) Postura Corporal: Es la forma como colocamos nuestro cuerpo. La impresión que


causamos a los demás muchas veces se debe a nuestra postura.
b) Postura de Pie: Lo apropiado es mostrar el cuerpo relajado y erguido, los pies
ligeramente separados, los brazos a los lados del cuerpo, la cabeza erguida y el
cuello extendido. No es conveniente estar muy encorvado o muy rídigido.
c) Postura al caminar: Cuando nos trasladamos de un lugar a otro es necesario
mantener la misma posición que de pie.
Al caminar ó desplazarnos los brazos se deben de mover alternadamente y deben
de guardar armonía con nuestras piernas. Los pies se “despegan” del piso y las
rodillas se “doblan” ligeramente.
La cabeza debe de estar ligeramente levantada sin exagerar porque puede denotar
“altanería o soberbia” ni agachada porque puede denotar “sumisión ó temor”.
d) Postura sentado: Lo adecuado es colocar las nalgas en el centro de la silla y
apoyar la espalda en el respaldar, el cuello extendido y la barbilla ligeramente
hacía abajo.
Las manos y los pies pueden colocarse como les resulte más cómodo.
Evite cruzar las piernas porque afecta la circulación o hágalo de manera muy
esporádica.
En el caso de una mujer no es apropiado que se siente con las piernas abiertas o
separadas, más aún si esta con falda o vestido.
e) Apariencia y presencia personal: Para brindar una adecuada impresión a otras
personas con las cuales converso o interactuó es necesario que además de
considerar todo lo antes expuesto, también me preocupe por mi apariencia física
con respecto a mi vestimenta y aseo.
Mi ropa es necesario que este limpia, planchada y se encuentre en buenas
condiciones, así como los zapatos limpios y con los pasadores bien amarrados si los
hay.
Es importante que tenga la cara lavada y limpia, el cabello bien cortado (en caso de
varones), limpio y bien peinado, las manos limpias, uñas bien cortadas y limpias.
En caso de mujeres no es conveniente usar maquillaje muy exagerado.
Los dientes deben de lavarse después de cada alimento, no deben presentar
“sarro”.
En general mi apariencia física debe de demostrar limpieza, orden y un olor
agradable a “agua y jabón”.

TECNICAS APLICADAS:

♦ Instrucciones y Modelado
Refuerzo positivo
♦ Rol Playing o ensayo de roles
♦ Retroalimentación
♦ Sobre corrección

RECONOCIMIENTO DE EMOCIONES

I.- OBJETIVOS : Al término de la sesión el participante estará en capacidad de


Identificar en si mismo y en los demás las emociones básicas : alegría, afecto, tristeza,
cólera y miedo.

DEFINICIÓN DE CONCEPTOS :

A.- Emoción : Es un sentimiento que tienen las personas frente a una situación.
Ejemplo : sentir tristeza cuando fallece un ser querido.

B.- ¿Cómo se reconocen las emociones? : Las emociones se reconocen


observando las conductas verbales y no verbales. La cara (el rostro) es la principal
fuente de expresión de nuestras emociones.

C.- Emociones básicas : Las emociones básicas son alegría, afecto, tristeza, cólera y
miedo.

d.- Conductas verbales y no verbales de las emociones :

EMOCIONES CONDUCTAS VERBALES CONDUCTAS NO VERBALES

ALEGRIA ¡ Estoy feliz ! Movimiento de manos.


¡ Me siento contenta ! Movimiento del cuerpo.
¡ Viva ! Sonreír.
¡ Bravo ! Aplaudir.
Volumen aumentado e inflexión Saltar.
particular.
AFECTO “Te quiero” Besos
“Te amo” Abrazos
“Me agrada tu compañía” Apretón de manos
“Me gustas” Caricias
TRISTEZA “Estoy triste” Llanto
“Siento pena” Postura encorvada
“Me siento sola” Rostro flácido
“Nadie me quiere” No mira, etc.
“No sirvo para nada”
Volumen disminuido e inflexión
particular.
COLERA “Siento cólera cuando...” Cuerpo rígido
“Me molesta cuando....” Rostro contraído, serio,
“Estoy molesto....” ceño fruncido.
Volumen alto e inflexión particular.
MIEDO “Siento miedo” Cuerpo rígido
“Tengo miedo a......” Rostro contraído
Ojos muy abiertos
Corre o se queda paralizado

BENEFICIOS:

• Reconocer sus propias emociones.


• Bienestar.
• Comprender y apoyar a los demás.

DAR Y RECIBIR HALAGOS

DAR HALAGOS

OBJETIVO : Al término de la sesión el integrante estará en capacidad de Dar halagos


en forma apropiada.

DEFINICIÓN DE CONCEPTOS:

Dar halagos.- Es decirle a otra persona sus cualidades, atributos y otros elogios que
corresponden a la verdad. Ejemplo : “Me gusta tu corte de cabello”, “Te queda muy
bien ese vestido”, “Que lindos ojos tienes”, “Está deliciosa la comida que preparaste”.
Cuando des un halago utiliza correctamente las conductas verbales y no verbales.
¿A quienes podemos halagar?
Podemos dar halagos a nosotros mismos, a personas conocidas y desconocidas en
diferentes situaciones de la vida social; por ejemplo : en el hogar podemos dar
cumplidos a nuestros familiares, en la calle a una persona conocida, en una fiesta a
nuestros amigos, etc.
BENEFICIOS:

• Comunicarse mejor.
• Mejorara nuestras relaciones con los demás.
• Sentirnos libres de expresar lo que sentimos.
• Aumentar nuestra autoestima.

RECIBIR HALAGOS

OBJETIVOS : Al término de la sesión el integrante estará en capacidad de:

• Recibir halagos en forma apropiada.


• Disfrutar de los halagos recibidos.

DEFINICIÓN DE CONCEPTOS:
Recibir un halago : significa aceptar el halago, (o los halagos) que nos dan. Algunas
veces tenemos dificultad para aceptarlos, por ejemplo, pensamos : “no me lo
merezco”, “te estás burlando de mi”, “son tus ojos los que me ven así”.

¿Cómo recibir halagos?

• Escuchar el halago.
• Aceptar el halago.
• Responder al halago con una conducta verbal : gracias, y no verbal : sonreír y mirar a
la persona que nos halaga.

Ejemplo :
Halago : “Que bonita estás hoy”
Respuesta : gracias eres muy gentil; sonríe y mira a la persona.

BENEFICIOS:

• Aumentar nuestra autoestima.


• Lograr bienestar.
• Comunicar mejor nuestras emociones y pensamientos.

CLAVES PARA DAR Y RECIBIR HALAGOS:

1.- Date los halagos a que tienes derecho.

2.- Cuando no te den los halagos que mereces, pídelos.

3.- Disfruta dando abundantes halagos a los demás.

4.- Desecha las creencias negativas que te impiden aceptar


un halago.

5.- Acepta los halagos que te dan, tú te los mereces.

6.- Responde a los halagos con una sonrisa y un gracias.

MANTENER UNA CONVERSACION

OBJETIVOS:
Al término de la sesión el integrante estará en capacidad de: Mantener una
conversación fluida al menos durante tres minutos.

DEFINICION DE CONCEPTOS

Mantener una conversación.- Es continuar la conversación ininterrupidamante, una vez


iniciada.
Para mantener una conversación fluida es necesario que ambos conversen en un
mismo nivel de autodescubrimiento, lo que da lugar a la libre información.

Libre información.-Es una técnica que consiste en dar información adicional a la


que se nos pide durante la conversación; es decir, ampliar las respuestas.
Para mantener conversaciones, las preguntas y respuestas deben ser abiertas, no
cerradas ( Ej., de pregunta abierta ¿Qué opinas del clima? Ej.,de pregunta cerrada
¿Qué edad tienes?. También, necesitas estar atento a lo que dice la otra persona,
para poder seguir la conversación, en lugar de estar pensando: ¿Y ahora qué digo?,
‘¿qué diré después?, ¿ahora como reaccionaré ?.
Durante la conversación es necesario también, utilizar apropiadamente las conductas
verbales (volumen, velocidad, articulación, inflexión y fluidez verbal) y las conductas
no verbales (contacto visual, expresión facial, movimiento de manos, distancia al
conversar y postura corporal).

BENEFICIOS
• Mejorar y prolongar nuestra comunicación con los demás
• Hacer más amigos y conocerlos mejor
• Ser agradable
• Ser aceptado por las personas que nos rodean

TERMINAR UNA CONVERSACION

OBJETIVOS: Al término de la sesión el integrante estará en capacidad de: Terminar una


conversación en forma apropiada

DEFINICION DE CONCEPTOS
• Muchas veces nos vemos precisados a terminar una conversación porque: Tenemos
algo que hacer a pesar de lo amena e interesante que esté la conversación.
• No nos interesa o estamos aburridos con la conversación.
• No es grata la compañía de la persona con quien conversamos, entre otros.

¿Cómo terminar una conversación?

Existen algunas claves que pueden ayudarlo a terminar una conversación en forma
apropiada; estas son:

- Evita incomodarte o sentirte culpable por terminar la conversación.

- Evita disculparte, sólo se ofrece disculpas cuando se atenta contra los derechos del
otro.

- No es necesario utilizar autodescubrimiento alto, es decir explicar el motivo por el


cual se termina la conversación.

- Señala lo agradable que ha sido conversar con la persona

- Si te gustaría continuar conversando, fija una próxima cita o queda en comunicarte


telefónicamente para continuar conversando.

- Ofrece el saludo de despedida.

BENEFICIOS

• Mantener amistades
• Ser aceptado por los demás
• Ser respetado por los demás
• Evitar problemas en la relación con los demás
TÉCNICAS DE REESTRUCTURACION COGNITIVA

SU MAYOR OBJETIVO
VIVIR EN UN MUNDO EMOCIONALMENTE INTELIGENTE.

Cuando se habla genéricamente de reestructuración cognitiva en realidad se alude a


un conjunto heterogéneo de enfoques y técnicas que conviven hoy en día, cada uno
con sus peculiaridades y puntos distintivos, pero todos con un elemento común: el
reconocimiento del papel mediador de la cognición en la conducta.
La orientación ha tenido un desplazamiento desde los enfoques iniciales basados en el
condicionamiento operante y clásico hasta otros que resaltan la importancia de las
variables cognitivas en el control de la conducta humana.
El enfoque cognitivo-conductual destaca el papel de los procesos cognitivos en el
desarrollo, mantenimiento y modificación de la conducta.
Las teorías Darwinianas sobre la evolución han ejercido una profunda influencia sobre
los principales orientaciones psicológicas que florecieron a fines del siglo XIX y
principios del siglo XX.
Atkinson (1964) y Weiner (1972) citados por Gilbert (1992), señalan tres aspectos
fundamentales de los principios Darwinianos que tuvieron una clara incidencia en las
ideas y teorías psicológicas:
a) Las diferencias interindividuales en las capacidades de los
organismos para adaptarse y sobrevivir.
b) La capacidad de modificar el comportamiento por el aprendizaje
y el condicionamiento que les permite adaptarse a situaciones cambiantes del
medio, conformaron las bases teóricas del comportamiento.
c) La fuerza de los instintos y la persistencia de objetivos
destinados a la satisfacción de necesidades relacionadas con la supervivencia
individual y la especie. Es evidente la correspondencia, en este punto, con las
teorías psicoanalíticas de los instintos y con las del aprendizaje por reducción del
impulso de las teorías del comportamiento.

La reestructuración cognitiva es un procedimiento técnico por el cual las personas


aprenden a cambiar algunas maneras de pensar distorsionadas que conducen a
malestar emocional y frustración.

La piedra angular de la reestructuración cognitiva son los pensamientos automáticos,


un tipo de ideas que las personas tenemos involuntariamente en muchas situaciones
de nuestras vidas. Justamente, estos pensamientos se llaman automáticos porque no
hacemos ningún esfuerzo para que se presenten, simplemente, ellos aparecen.

Por ejemplo, Silvia, quien padece de ansiedad severa, se encontraba en su casa


esperando la llegada de su hijo mayor cuando sonó el teléfono. Silvia pensó: “tuvo un
accidente”. Inmediatamente sintió mucho miedo, su corazón latía rápidamente y una
desagradable sensación de opresión recorría su estómago. Cuando levantó el teléfono,
se encontró con que se trataba de una amiga que sólo llamaba para saludarla.
Es posible que en el trajín de la vida, no siempre nos demos cuenta de lo que estamos
haciendo y menos aún lo que estamos pensando. Actuamos por hábito y
“automáticamente”. Por eso, nuestros pensamientos automáticos pueden pasar
desapercibidos para nosotros. Lo que es muy difícil que podamos pasar por alto son
nuestras emociones. Por algo les decimos sentimientos, es decir, que se sienten.
Entonces, si queremos identificar nuestros pensamientos automáticos, nuestros
sentimientos nos pueden servir de guía. Cada vez que tengamos algún sentimiento
negativo, como ansiedad, miedo, tristeza, enojo, podemos preguntarnos, ¿qué es lo
que acabo de pensar?, ¿cuál es la idea que recién cruzó mi cabeza? Si estoy sintiendo
algún afecto negativo, eso significa que hace instantes tuve un pensamiento
automático. Una vez que logré encontrarlo, lo mejor es anotarlo, pues estos
pensamientos se olvidan rápidamente.

Sin embargo, el solo hecho de detectar nuestros pensamientos automáticos no hace


que mejoremos nuestro estado emocional. Aprender a encontrar los pensamientos
automáticos es sólo el primer paso para poder cambiarlos.

Nuestras reacciones emocionales son muchas veces exageradas con respecto a la


situación en que se presentan porque los pensamientos automáticos que anteceden
dichas emociones pueden contener algunas distorsiones o exageraciones. Por lo tanto,
aunque nuestros pensamientos automáticos parezcan lógicos y plausibles, el siguiente
paso consiste en someterlos a prueba.

En Terapia Cognitivo Conductual la detección y cambio de los pensamientos


automáticos es una de las tareas centrales. Sin embargo, el trabajo no se detiene allí.
Los pensamientos automáticos son, por así decir, un fenómeno de superficie, el
aspecto visible de todo un estilo de interpretación del mundo que es crucial encontrar
para lograr una auténtico cambio cognitivo. Lentamente, los pensamientos
automáticos van delineando creencias y supuestos básicos, vale decir, reglas de vida
muy poco conocidas por nosotros mismos, pero sobre las cuales las personas armamos
nuestra interpretación del mundo y damos sentido a nuestra experiencia cotidiana. El
último objetivo de la terapia consiste en modificar alguno de estos supuestos básicos
que se transforman en un obstáculo para la felicidad y bienestar humanos.

Para cambiar los estados emocionales negativos es muy importante aprender a


identificar los pensamientos automáticos pues, ellos anteceden al disparo de las
emociones y, en parte, provocan esas emociones negativas.

¿Cuáles son las características de los pensamientos automáticos?

» Ellos anteceden al disparo de las emociones, es decir, se presentan antes de


aparezcan los sentimientos desagradables. En el caso de Silvia, ella primero pensó
“tuvo un accidente” y luego sintió miedo.

» Tienen forma visual o verbal, vale decir, pueden aparecer en palabras o en


imágenes visuales que se presentan a nuestra mente. Silvia tuvo pensamientos
automáticos de manera verbal pero ella también podría haber tenido la imagen de su
hijo lastimado en la calle, lo cual le habría provocado un sentimiento similar.

» Son específicos y discretos, con un estilo telegráfico; vale decir, se trata de


frases cortas, pero concisas y con un menaje concreto. Así, Silvia pensó puntualmente
“tuvo un accidente.” No son resultado del razonamiento y reflexión sino que ocurren
como “por reflejo”, son relativamente autónomos. El pensamiento “tuvo un accidente”
se le presentó a Silvia repentinamente, sin haber razonado en absoluto al respecto.

Aparecen como razonables y plausibles para nosotros, esto es, en el momento


en que los experimentamos, los pensamientos automáticos son altamente creíbles
para nosotros, no dudamos de ellos. De ahí su poder para provocar emociones. Como
Silvia, quien luego de pensar que su hijo había tenido un accidente, sintió mucho
miedo pues dicha idea le sonaba creíble.

La reestructuración cognitiva es un procedimiento técnico por el cual las personas


aprenden a cambiar algunas maneras de pensar distorsionadas que conducen a
malestar emocional y frustración.

La piedra angular de la reestructuración cognitiva son los pensamientos automáticos,


un tipo de ideas que las personas tenemos involuntariamente en muchas situaciones
de nuestras vidas. Justamente, estos pensamientos se llaman automáticos porque no
hacemos ningún esfuerzo para que se presenten, simplemente, ellos aparecen.

Por ejemplo, Silvia, quien padece de ansiedad severa, se encontraba en su casa


esperando la llegada de su hijo mayor cuando sonó el teléfono. Silvia pensó: “tuvo un
accidente”. Inmediatamente sintió mucho miedo, su corazón latía rápidamente y una
desagradable sensación de opresión recorría su estómago. Cuando levantó el teléfono,
se encontró con que se trataba de una amiga que sólo llamaba para saludarla.

LA TERAPIA COGNITIVA DE A. BECK

Sobre 1956, A. Beck trabajaba como clínico e investigador psicoanalista. Su interés


estaba centrado por entonces en reunir evidencia experimental de que en las
depresiones encontraría elementos de una "hostilidad vuelta contra si mismo" en los
pacientes depresivos tal como se seguía de las formulaciones freudianas. Los
resultados obtenidos no confirmaron esa hipótesis. Esto le llevó a cuestionarse la teoría
psicoanalítica de la depresión y finalmente toda la estructura del psicoanálisis.
Los datos obtenidos apuntaban más bien a que los pacientes depresivos
"seleccionaban" focalmente su visión de sus problemas presentándolos como muy
negativos. Esto unido a los largos análisis de los
pacientes depresivos con la técnica psicoanalítica habitual, y con escasos resultados
para tan alto costo, le hicieron abandonar el campo del psicoanálisis. Su interés se
centró desde entonces en los aspectos cognitivos de la psicopatología y de la
psicoterapia.

En 1967 publicó "La depresión" que puede considerarse su primera obra en la que
expone su modelo cognitivo de la psicopatología y de la psicoterapia. Varios años
después publica "La terapia cognitiva y los trastornos emocionales" (1976) donde
extiende su enfoque terapéutico a otros trastornos emocionales. Pero es su obra
"Terapia cognitiva de la depresión" (1979) la que alcanza su máxima difusión y
reconocimiento en el ámbito clínico. En esta obra no solo expone la naturaleza
cognitiva del
trastorno depresivo sino también la forma prototípica de estructurar un caso en terapia
cognitiva, así como descripciones detalladas de las técnicas de tratamiento. La obra
referida llega así a convertirse en una especie de manual de terapia cognitiva. Más
actualmente el propio Beck ha desarrollado su modelo a los trastornos por ansiedad
(p.e "Desordenes por ansiedad y fobias: una perspectiva cognitiva (C.T) a otros
desordenes diversos, como por ejemplo: esquizofrenia (Perris, 1988), obsesión-
compulsión (Salkovskis, 1988), trastornos de la personalidad (Freeman, 1988),
trastornos alimenticios (McPherson, 1988), trastornos de pareja (Beck, 1988)...etc.

1- Principales conceptos teóricos

A-ESTRUCTURA DE SIGNIFICADO Y PSICOPATOLOGÍA:

La terapia cognitiva (C.T) es un sistema de psicoterapia basado en una teoría de la


psicopatología que mantiene que mantiene que la percepción y la estructura de las
experiencias del individuo determinan sus sentimientos y conducta (Beck, 1967 y
1976). El concepto de estructura cognitiva suele recibir otros nombres como el de
ESQUEMA COGNITIVO y en el ámbito clínico el de SUPUESTOS PERSONALES (Beck,
1979).

Equivalen también a las Creencias según la concepción de A. Ellis (1989 y 1990). Con
todos estos términos equivalentes nos referimos a la estructura del pensamiento de
cada persona, a los patrones cognitivos estables mediante los que conceptualizamos
de forma ideosincrática nuestra experiencia. Se refiere a una organización conceptual
abstracta de valores, creencias y metas personales, de las que podemos, o no, ser
conscientes. Los esquemas pueden permanecer "inactivos a lo largo del tiempo" y ante
situaciones desencadenantes o precipitantes (de orden físico, biológico o social), se
activan y actúan a través de situaciones concretas produciendo distorsiones cognitivas
(procesamiento cognitivo de la información distorsionado) y cogniciones automáticas
(o pensamientos negativos, que
serían los contenidos de las distorsiones cognitivas).

B-COGNICIÓN:

Se refiere a la valoración de acontecimientos hecha por el individuo y referida a


eventos temporales pasados, actuales o esperados. Los pensamientos o imágenes de
los que podemos ser conscientes o no En el sistema de cogniciones de las personas
podemos diferenciar (Beck, 1981):

UN SISTEMA COGNITIVO MADURO-Hace referencia al proceso de información real.


Contiene los procesos que podemos denominar como racionales y de resolución de
problemas a base de contratación de hipótesis o verificación.

La tendencia creciente hacia la terapia breve en base a criterios de economía


terapéutica y social bajo criterios de efectividad y eficiencia.

UN SISTEMA COGNITIVO PRIMITIVO-Hace referencia a lo anteriormente expuesto


bajo el epígrafe de Supuestos personales. Esta organización cognitiva sería la
predominante en los trastornos
psicopatológicos. Esta forma de pensamiento es muy similar a la concepción freudiana
de los "procesos primarios" y a la de Piaget de "Egocentrismo" y primeras etapas del
desarrollo cognitivo.

C-DISTORSIÓN COGNITIVA Y PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS:


Los errores en el procesamiento de la información derivados de los esquemas
cognitivos o supuestos personales recibe el nombre de distorsión cognitiva.
Básicamente serían errores cognitivos. Beck (1967 y 1979) identifica en la depresión
no psicótica los siguientes:

INFERENCIA ARBITRARIA: Se refiere al proceso de adelantar una determinada


conclusión en ausencia de la evidencia que la apoye o cuando la evidencia es
contraria.
ABSTRACCIÓN SELECTIVA: Consiste en centrarse en un detalle extraído fuera de
contexto, ignorando otras características más relevantes de la situación, y .3.
SOBREGENERALIZACIÓN: Se refiere al proceso de elaborar una conclusión general a
partir de uno o varios hechos aislados y de aplicar esta conclusión a situaciones no
relacionadas entre si.
MAXIMIZACIÓN Y MINIMIZACIÓN: Se evalúan los acontecimientos otorgándole un
peso exagerado o infravalorado en base a la evidencia real.
PERSONALIZACIÓN: Se refiere a la tendencia excesiva por la persona a atribuir
acontecimientos externos como referidos a su persona, sin que exista evidencia para
ello.
PENSAMIENTO DICOTÓMICO O POLARIZACIÓN: Se refiere a la tendencia a
clasificar las experiencias en una o dos categorías opuestas y extremas saltándose la
evidencia de valoraciones y hechos intermedios.
Otros autores han aumentado el repertorio de distorsiones cognitivas detectadas en
distintos estados emocionales alterados (p.e Mckay, 1981). Lo esencial es destacar que
aunque algunas distorsiones pueden ser específicas de determinados trastornos, lo
normal es que estén implicados
en diversos trastornos y estados emocionales alterados. Solo la organización cognitiva
es ideosincrática y personal a cada individuo, aunque pueden encontrarse semejanzas
en sus distorsiones y Supuestos personales.

Los pensamientos automáticos serían los contenidos de esas distorsiones cognitivas


derivadas de la confluencia de la valoración de los eventos y los Supuestos personales.
Las características generales de los pensamientos automáticos son (Mckay, 1981):

1- Son mensajes específicos, a menudo parecen taquigráficos.


2- Son creídos a pesar de ser irracionales y no basarse en evidencia suficiente.
3- Se viven como espontáneos o involuntarios, difíciles de controlar.
4- Tienden a dramatizar en sus contenidos la experiencia.
5- Suelen conllevar una VISIÓN DE TÚNEL: tienden a producir una determinada
percepción y valoración de los eventos. Así tenemos:
a. Los individuos ansiosos se preocupan por la anticipación de peligros.
b. Los individuos deprimidos se obsesionan con sus pérdidas.
c. La gente crónicamente irritada se centra en la injusta e inaceptable
conducta de otros...etc...

2. Conceptualización de los problemas

Los datos básicos para la terapia cognitiva consisten principalmente en las


cogniciones de los pacientes, fundamentalmente a partir de los pensamientos
automáticos (Beck, 1981). Los pensamientos automáticos se suelen recoger de tres
fuentes principales: (1) informes orales del mismo paciente al expresar las
cogniciones, emocionales y conductas que experimenta entre las sesiones y referidos
a determinadas áreas problemáticas; (2) los pensamientos, sentimientos y conductas
experimentados durante la terapia; y (3) el material introspectivo o de auto registro
escrito por el
paciente como parte de las tareas terapéuticas asignadas entre las sesiones.

Una vez recogidos estos datos básicos, el terapeuta en colaboración con el paciente,
pueden conceptual izarlo en tres niveles de abstracción:

A- El significado que el paciente da a su experiencia de los hechos pasados,


relacionados con sus áreas problemáticas. Estos datos se suelen obtener a partir de
preguntas del siguiente estilo: "¿Cómo
interpretaste la situación en que te sentiste mal?", "¿Qué significó para ti el que
sucediera x?".

B- Los significados dados por el paciente a su experiencia son agrupados por el


terapeuta en patrones cognitivos. Tipos comunes (p.e "creer que debe tener apoyo
permanente para afrontar las situaciones", "aplicar el rechazo a situaciones
personales",etc); (2) En función del tipo de error cognitivo o distorsión cognitiva
(p.e. "sobregeneralización", "polarización", etc); y (3) En función del grado de
realidad y adaptación de las cogniciones.

C- Articular a modo de hipótesis los patrones cognitivos en Significados personales o


Esquemas cognitivos subyacentes y tácitos. Esta articulación permitirá formular el
núcleo cognitivo a la base de
los problemas del paciente y permitirá su contrastación empírica.

En resumen (Beck, 1979), el terapeuta traduce los síntomas del paciente en términos
de situaciones evocadores-pensamientos- afectos-conductas implicadas como primer
paso; después detecta los pensamientos automáticos y su base de distorsiones
cognitivas y por último genera hipótesis sobre los Supuestos Personales subyacentes,
haciendo esto último en base a las distorsiones cognitivas más frecuentes, contenidos
comunes (p.e empleados en palabras "clave" o expresiones del paciente), como
defiende el paciente una creencia y de momentos asintomáticos o "felices" del
paciente (donde se suele confirmar el reverso del Supuesto Personal.

3- Aplicaciones Prácticas

La terapia cognitiva es un proceso de resolución de problemas basado en una


experiencia de aprendizaje. El paciente, con la ayuda y colaboración del terapeuta,
aprende a descubrir y modificar las distorsiones cognitivas e ideas disfuncionales. La
meta inmediata, denominada en la C.T "terapia a corto plazo" consiste en modificar la
predisposición sistemática del pensamiento a producir ciertos sesgos cognitivos
(distorsiones cognitivas). La meta final, denominada "terapia a largo plazo" consiste en
modificar los supuestos cognitivos subyacentes que harían VULNERABLE al sujeto.

Los pasos anteriores tienen su puesta en práctica en distintos aspectos:

a- La relación terapéutica: El terapeuta tiene una doble función: como guía,


ayudando al paciente a entender la manera en que las cogniciones influyen en sus
emociones y conductas disfuncionales; y como catalizador, ayudando a promover
experiencias correctivas o nuevos aprendizajes que promuevan a su vez
pensamientos y habilidades más adaptativas. El manejo de ciertas habilidades
facilita la colaboración, en especial el de la empatía emocional y cognitiva
(entender y reflejar el como el paciente parece vivir sus estados emocionales y su
visión de su situación), la aceptación del cliente (no rechazarlo por sus
características personales o tipo de problema presentado) y la sinceridad del
terapeuta (pero con cierta diplomacia). (Beck, 1979).

Un punto importante es que lo que sucede en la relación entre terapeuta y paciente es


entendido como reflejo del intercambio cognitivo entre ambos. Así los fenómenos
de "Resistencia", "Transferencia" y "Contra transferencia" serían resultado de las
distorsiones cognitivas y Supuestos personales y de otros factores (p.e falta de
acuerdo sobre las metas de la terapia, imposibilidad de proveer racionalidad en el
tipo de cuestionamiento..etc) (Beck, 1979).

b- Estrategias de tratamiento: Una vez conceptual izados los problemas del


paciente se genera se genera un plan de tratamiento con el fin de modificar las
distorsiones cognitivas y los supuestos personales.

Para ello el terapeuta se vale tanto de técnicas cognitivas como conductuales.


Estas técnicas son presentadas en las sesiones, se pide feedback de su
entendimiento, se ensayan en consulta y se asignan como tarea para casa a un
área problema seleccionada.

c- Técnicas de tratamiento: La finalidad de las técnicas cognitivo-conductuales es


proporcionar un medio de nuevas experiencias correctoras que modifiquen las
distorsiones cognitivas y supuestos personales.
c.1. Finalidad de las técnicas cognitivas: Facilitar la exploración y detección de los
pensamientos automáticos y supuestos personales. Una vez detectados comprobar
su validez.
c.2. Finalidad de las técnicas conductuales: Proporcionar experiencias reales y
directas para comprobar hipótesis cognitivas y desarrollar las nuevas habilidades.

Conviene señalar que la C.T, en principio, es "ecléctica" en cuanto a las técnicas


empleadas. Lo relevante es revisar y contrastar la validez, a modo de hipótesis, de
las distorsiones y supuestos
personales, EL PROCESO que conlleva tal revisión.

A continuación presentamos algunas técnicas empleadas con frecuencia en la


terapia conductuales:

TÉCNICAS COGNITIVAS:

1- DETECCIÓN DE PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS: Los sujetos son entrenados


para observar la secuencia de sucesos externos y sus reacciones a ellos. Se utilizan
situaciones (pasadas y presentes)
donde el sujeto ha experimentado un cambio de humor y se le enseña a generar
sus interpretaciones (pensamientos automáticos) y conductas a esa situación o
evento. También, a veces se pueden
representar escenas pasadas mediante rol-playing, o discutir las expectativas
terapéuticas para detectar los pensamientos automáticos.

La forma habitual de recoger estos datos es mediante la utilización de auto


registros como tarea entre sesiones.

2-CLASIFICACIÓN DE LAS DISTORSIONES COGNITIVAS: A veces es de ayuda


enseñar a los pacientes el tipo de errores cognitivos más frecuentes en su tipo de
problema y como detectarlos y hacerle frente.

3- BÚSQUEDA DE EVIDENCIA PARA COMPROBAR LA VALIDEZ DE LOS


PENSAMIENTOS AUTOMÁTICOS: Puede hacerse de diferentes maneras: (1) A
partir de la experiencia del sujeto se hace una recolección de evidencias en pro y
en contra de los pensamientos automáticos planteados como hipótesis. (2)
Diseñando un experimento para comprobar una determinada hipótesis: el paciente
predice un resultado y se comprueba. (3) Utilizar evidencias contradictorias
provenientes del terapeuta u otros significativos para hipótesis similares a las del
paciente. (4) Uso de preguntas para descubrir errores lógicos en las
interpretaciones del paciente (sin duda el método más usado). Para comprobar los
supuestos personales se usan métodos similares.

4- CONCRETIZAR LAS HIPÓTESIS: Las formulaciones vagas del paciente sobre


sus cogniciones deben de ser operacionalizadas lo más claramente posible para su
contrastación. Para ello se le pregunta al
paciente que refiera características o ejemplos de sus formulaciones vagas e
inespecíficas.

5- REATRIBUCIÓN: El paciente puede hacerse responsable de sucesos sin


evidencia suficiente, cayendo por lo común en la culpa. Revisando los posibles
factores que pueden haber influido en la
situación de las que se creen exclusivamente responsables, se buscan otros
factores que pudieron contribuir a ese suceso.

6- DESCENTRAMIENTO: El paciente se puede creer el centro de la atención de


otros, sintiéndose avergonzado o suspicaz. Mediante recogida de información
proveniente de otros (p.e diseñando un
experimento a modo de encuesta) puede comprobar esa hipótesis.

7- DESCATASTROFIZACIÓN: El paciente puede anticipar eventos temidos sin


base real y producirle esto ansiedad. El terapeuta puede realizar preguntas sobre la
extensión y duración de las consecuencias predichas así como posibilidades de
afrontamiento si sucedieran, ensanchando así la visión del paciente.
8- USO DE IMÁGENES: El terapeuta puede usar las imágenes para que el
paciente modifique sus cogniciones o desarrolle nuevas habilidades. Por ejemplo
pueden ser utilizadas imágenes donde el
paciente se ve afrontando determinadas situaciones, instruyéndose con
cogniciones más realistas.

9- MANEJO DE SUPUESTOS PERSONALES:

(1) Uso de preguntas:


- Preguntar si la asunción le parece razonable, productiva o de ayuda.
- Preguntar por la evidencia para mantenerla.

(2) Listar las ventajas e inconvenientes de mantener esa asunción.

(3) Diseñar un experimento para comprobar la validez de la sunción.

A continuación se presentan algunos ejemplos del MÉTODO DE LAS PREGUNTAS, en


algunas de las técnicas cognitivas:
1. COMPRENSIÓN DE SIGNIFICADOS ASOCIADOS A LOS PENSAMIENTOS
AUTOMÁTICOS:
. "¿Qué quiere decir con...?"
. "¿Por qué razón piensa o cree eso?"
. "¿Por qué es tan importante eso que piensa para ud.?
2. CUESTIONAMIENTO DE EVIDENCIAS:
. "¿Qué pruebas tiene para creer eso?"
3. REATRIBUCIÓN:
. "¿Pueden haber otras causas que expliquen ese suceso?"
. "¿Ha pensado usted en la posibilidad de que influyera..?
4. EXAMEN DE OPCIONES ALTERNATIVAS DE
INTERPRETACIÓN:
. "¿Puede haber explicaciones distintas para ese suceso, otras formas de verlo?"
. "¿Son posibles otras interpretaciones?"
. "¿Qué otras cosas pensó ante ese suceso?. Veamos las evidencias para cada
interpretación y sus consecuencias."
5. EXAMEN DE CONSECUENCIAS ANTICIPADAS:
. "¿A qué le lleva pensar eso?"
. "¿Le es de alguna utilidad?"
6. COMPROBAR LOS EFECTOS:
. "Si ocurriera lo que teme, ¿sería tan horrible?"
. "¿Se podría hacer algo si ocurriese?
7. EXAMEN DE LAS VENTAJAS Y DESVENTAJAS:
. "¿Qué ventajas tiene mantener ese pensamiento, y qué desventajas?"
8. ESCALAR UN PROBLEMA:
. "¿Podríamos acercarnos gradualmente a ese problema?"
. Hacer jerarquías
9. CAMBIO DE IMÁGENES:
. "¿Podríamos afrontar esa situación preparándose con la imaginación como paso
previo al real?"
. Técnicas de inoculación al estrés.
10. ETIQUETAR LA DISTORSIÓN COGNITIVA:
. "De los errores cognitivos vistos, ¿qué tipo de error sería este?"
. "¿Qué alternativas podríamos encontrar a ese error?
11. ASOCIACIÓN GUIADA PARA ENCONTRAR SIGNIFICADOS ASOCIADOS ENTRE SI:
. "¿Y si eso fuera así, entonces que significaría para ud.?"
12. DISTRACCIÓN COGNITIVA:
. "¿Podríamos probar algún método para desviar su atención?"
. Uso de relajación, imágenes incompatibles, recuerdos positivos, etc.
13. AUTOINSTRUCCIONES:
. "¿Podíamos probar a cambiar su diálogo interno?"
. Uso de autoinstrucciones.
14. VALORAR LAS PROBABILIDADES DE OCURRENCIA DE UN EVENTO TEMIDO:
. "¿Qué posibilidades hay de que ocurra eso?"
. "Otras veces lo pensó, ¿y qué ocurrió en realidad?"
15. PREVENCIÓN COGNITIVA:
. "¿Podríamos comprobar qué sucede en realidad si ud. no actúa como piensa que
debería, y ver así, si eso es tan grave como cree?"
16. ROL PLAYING:
. "¿Podemos representar esa escena y ver que pasos podría seguir, a modo de guía
mental?"
17. USO DE EXPERIMENTOS PERSONALES:
. ¿Podríamos comprobar esa idea, ideando una prueba a modo de experimento?
. Uso de técnicas conductuales
18. RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS:
. "Podríamos pensar en varias alternativas a ese problema, valorar cual podría ser
más ventajosa, ponerla en práctica y comprobar sus resultados?"

TÉCNICAS CONDUCTUALES

1- PROGRAMACIÓN DE ACTIVIDADES INCOMPATIBLES: Se utiliza para que el


paciente ejecute una serie de actividades alternativas a la conducta-problema (p.e
actividad gimnástica en lugar de rumiar)

2- ESCALA DE DOMINIO/PLACER: El paciente lleva un registro de las actividades que


realiza a lo largo del día y vá anotando para cada una de ellas el dominio que tiene en
su ejecución y el placer que le proporciona (p.e utilizando escalas de 0-5). Esta
información es utilizada para recoger evidencias de dominio o para reprogramar
actividades que proporcionan más dominio o placer.

3- ASIGNACIÓN DE TAREAS GRADUADAS: Cuando el paciente tiene dificultades


para ejecutar una conducta dada, el terapeuta elabora con el paciente una jerarquía de
conductas intermedias de
dificultad hasta la conducta meta.

4- ENTRENAMIENTO ASERTIVO: Se utiliza para que el paciente aprenda a manejar


con más éxito sus conflictos interpersonales y exprese de modo no ofensivo ni
inhibido, sus derechos, peticiones y
opiniones personales.

5- ENTRENAMIENTO EN RELAJACIÓN: Se utiliza para que el paciente aprenda a


distraerse de las sensaciones de ansiedad y la inhiba a través de la distensión
muscular.

6- ENSAYO CONDUCTUAL Y ROL PLAYING: Se recrean escenas que el paciente ha


vivido con dificultad y mediante modelado y ensayo de otras conductas se van
introduciendo alternativas para su puesta en práctica.

7- EXPOSICIÓN EN VIVO: El paciente se enfrenta de modo más o menos gradual a


las situaciones temidas sin evitarlas, hasta que desconfirma sus expectativas
atemorizantes y termina por habituarse a ellas.

Deseamos presentar también un listado basado en la recopilación de McKay, Davis y


Fannig (1985) de distorsiones cognitivas y su manejo:

1- FILTRAJE / ABSTRACCIÓN SELECTIVA ("No lo soporto", "Horroroso")


A- ¿Qué ha ocurrido otras veces?. ¿Realmente fue tan malo?
B- ¿Se puede hacer algo si volviera a ocurrir?
2- POLARIZACIÓN ("Bueno-Malo", "Blanco-Negro")
A- ¿Entre esos dos extremos, podrían existir puntos intermedios?
B- ¿Hasta qué punto o porcentaje eso es así?
C- ¿Con qué criterios o reglas está midiendo esto?

3- SOBREGENERALIZACIÓN ("Todo, ninguno, siempre, nunca...")


A- ¿Cuantas veces a sucedido eso realmente?
B- ¿Qué pruebas tiene para sacar esas conclusiones?
C- ¿Donde está la prueba de que las cosas sean siempre así?

4- INFERENCIA ARBITRARIA O INTERPRETACIÓN DEL PENSAMIENTO ("Me


parece..")
A- ¿Qué pruebas tiene para pensar eso?
B- ¿Podríamos comprobar si eso es cierto?

5- VISIÓN CATASTRÓFICA ("¿Y si ocurriera..?)


A- Otras veces lo ha pensado, ¿y qué ocurrió en realidad?
B- ¿Qué posibilidades hay de que ocurra?

6- PERSONALIZACIÓN ("Se refieren a mi", "Compararse con otros")


A- ¿Qué consecuencias tiene compararse cuando sale perdiendo?. ¿Le
ayuda en algo?
B- ¿Qué pruebas tiene para pensar eso?
C- ¿Qué criterios está usando? ¿Es razonable?
D- ¿Podríamos comprobar si eso es así?

7- FALACIA DE CONTROL ("No puedo hacer nada con esto", "Toda la responsabilidad
es mía")
A- ¿Qué pruebas tiene para pensar eso?
B- ¿Pueden haber otros factores que hayan influido en eso?

8- FALACIA DE JUSTICIA ("Él / ella es injusto/a")


A- ¿Qué pruebas tiene para mantener ese criterio?
B- ¿Tiene derecho esa persona a tener un punto de vista diferente al suyo?
C- ¿En realidad usted no está tan solo deseando que las cosas sean de otra manera?

9- FALACIA DE CAMBIO ("Si esa persona o situación cambiara, entonces yo entonces


podría..")
A- ¿Qué pruebas tiene para mantener que el cambio dependa de eso?
B- Aunque eso no cambiase, ¿se podría hacer algo?

10- RAZONAMIENTO EMOCIONAL ("Si me siento mal eso quiere decir que soy un
neurótico")
A- ¿Qué pensó para sentirse así?. ¿Pudo sentirse así a consecuencia de esa
interpretación errónea?
B- ¿Sentirse así de qué modo prueba de que usted sea un X?

11- ETIQUETACIÓN ("Soy/Es un X, y tan solo un X")


A- ¿Esa calificación prueba totalmente lo que es Ud. o esa persona?
B- ¿Está utilizando esa etiqueta para calificar una conducta? ¿Una conducta describe
totalmente a una persona?
C- ¿Pueden haber otros aspectos o conductas de esa persona que no puedan ser
calificados con esa etiqueta?

12- CULPABILIDAD ("Por mi culpa", "Por su culpa")


A- ¿Qué pruebas tiene?
B- ¿Pudieron haber otros factores que intervinieran en ese suceso?
C- Sentirse y creerse culpable, ¿qué cambia de ese asunto?
13- DEBERÍAS ("Yo debo, no debo, Él / ellos deben..")
A- ¿Qué pruebas tiene para mantener que eso tenga que ser así necesariamente?
B- ¿Realmente es tan grave que eso no sea como debe?. ¿Podíamos comprobarlo?
C- ¿Está usted quizás confundiendo sus deseos con sus exigencias?. Esa exigencia,
¿cómo le está perjudicando?

14- FALACIA DE RAZÓN ("Tengo la razón y no me la dan")


A- Dígame, para Ud. ¿qué es tener la razón?. ¿Y ese criterio es razonable?
B- ¿Puede tener el otro puntos de vista diferente?. ¿Los está escuchando?

15- FALACIA DE RECOMPENSA DIVINA ("Aunque ahora sufra, el día de mañana


todo se solucionará y yo tendré mi recompensa")
A- ¿Qué pruebas tiene para pensar que la situación no pueda ser modificada ya?. ¿Qué
podría hacer ya?
B- ¿Pensar eso puede ser de ayuda o tan solo un consuelo pasajero?

PRIMERA FASE: EVALUACIÓN, CONCEPTUALIZACIÓN Y SOCIALIZACIÓN


TERAPEÚTICA

1- OBJETIVOS GENERALES DE LA EVALUACIÓN:

Los objetivos generales de la C.T (Beck, 1976, Maldonado, 1990) son:

(1) Elicitar los pensamientos automáticos y significados asociados ideosincráticos.

(2) Buscar evidencias para los pensamientos automáticos y significados personales.

(3) Diseñar experimentos conductuales para probar la validez de los pensamientos


automáticos y significados personales.

Dentro del contexto de objetivos de la C.T el primer paso consiste en evaluar los
problemas que el paciente trae a consulta y conceptual izarlos en términos cognitivos-
conductuales. Los objetivos generales de la evaluación y conceptualización serían:

1º Determinar las áreas problemáticas del sujeto en términos de componentes


conductuales (Conductuales, Emocionales, Cognitivos, Motivaciones y Físicos). Ello
supone traducir las expresiones de malestar "sintomática" a términos conductuales.
Esto se ha denominado en el campo de la modificación de conducta con el término de
"Análisis topográfico" (p.e Paterson, 1967).

2º Determinar qué áreas relacionales afectan y se ven afectadas por los "síntomas" del
sujeto, y el como están afectadas. Esto se suele hacer mediante el llamado "Análisis
funcional conductual" (p.e. A.Godoy, 1991).

3º Recogida de datos sobre la Historia del problema (Desarrollo, Factores precipitantes,


tratamientos anteriores) y otros datos socio familiares (antecedentes familiares..).

4º Conceptualización cognitiva de los problemas. Este punto es propio de la C.T, ya


que los tres anteriores son similares a los realizados en otras orientaciones
conductuales. Los problemas se agrupan y clasifican en categorías "inferenciales"
cognitivas; fundamentalmente en términos de hipótesis sobre distorsiones cognitivas y
supuestos personales.

2- MÉTODOS GENERALES DE LA EVALUACIÓN:

Los métodos de evaluación empleados en la C.T son diversos. Los más empleados
suelen ser la HISTORIA CLÍNICA (cognitiva-conductual), LOS AUTORREGISTROS y los
CUESTIONARIOS (tanto de tipo cognitivo-conductual como psicométricos). La primacía
de emplear estos métodos (p.e en vez de la observación directa) viene dada por la
relevancia de los aspectos subjetivos (cognitivos, emocionales) en este enfoque.

3- EL FORMATO DE CONCEPTUALIZACIÓN DE BECK:

Una vez evaluados los problemas, el clínico cognitivo puede agruparlos en una especie
de taxonomía cognitiva, que le vá a permitir diseñar intervenciones precisas. Beck,
utiliza en la C.T el siguiente formato de conceptualización de los problemas: (Fig.1)

-CONCEPTUALIZACIÓN DE LOS PROBLEMAS (Fig.1)-

1. EVALUACIONES INADECUADAS DE LOS HECHOS: Se refiere al tipo


de distorsiones cognitivas que aparecen en el sujeto-problema en
cuestión.

2. ATRIBUCIONES INADECUADAS: Se refiere a atribuciones causales


erróneas que mantiene el sujeto sobre su conducta, la de los demás y los
eventos. Creencias causales erróneas.

3. AUTOEVALUACIONES INADECUADAS: Se refiere a los conceptos,


imágenes y autovaloraciones erróneas que mantiene el sujeto al
describirse así mismo.

4. EXPECTATIVAS IRREALISTAS: Se refiere a las predicciones erróneas


o inadecuadas que mantiene el sujeto sobre lo que puede esperar de los
demás, el terapeuta o la terapia.

5. CONDUCTAS MALADAPTATIVAS: Se refiere a las estrategias de


acción inadecuadas o deficientes usadas o deficientes usadas por el sujeto
para resolver sus problemas (p.e evitación).

6. NECESIDADES DE RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS REALES: Se


refiere a condiciones reales de deficiencia o inadecuación (p.e problemas
legales o económicos y que el terapeuta puede orientar para su resolución
(p.e derivación a servicios sociales, policía, etc).

7. SUPUESTOS PERSONALES: Se refiere a las creencias tácitas,


asunciones o reglas que el sujeto utiliza para conceptualizar su realidad y
así mismo, y que constituye el factor nuclear de vulnerabilidad personal.

8. ESQUEMAS TEMPRANOS: Se refiere a asunciones o supuestos


relacionados con el Supuesto Central del problema y que se generaron en
épocas tempranas de la vida del sujeto.

6- PROBLEMAS FRECUENTES DURANTE LA PRIMERA SESIÓN. MANEJO:

Durante la primera sesión es frecuente que se presenten uno o mas de los tres
problemas reseñados a continuación. Exponemos estos problemas y algunas
estrategias para su manejo:

1º El paciente no identifica los pensamientos automáticos ("Yo no pienso nada cuando


me siento así") El terapeuta puede usar un listado de pensamientos típicos para ese
tipo de problemas (p.e "Algunas personas que he tratado, en situaciones similares
suelen pensar..", o un listado por escrito, cuestionario..etc) y preguntar al paciente a
cuales se parece sus pensamientos.

2º El paciente dice no poder identificar los pensamientos automáticos porque está muy
trastornado ("Estoy muy mal y ahora no puedo pensar en nada") El terapeuta puede
utilizar la distracción cognitiva (p.e relajación, concentrarse en un estímulo de la
habitación durante un rato, etc) y cuando el paciente esté mas calmado pedirle de
nuevo esa información.

3º El paciente manifiesta que el registrar los pensamientos automáticos le trastornará


aun más ("Si yo tomo nota de esas cosas me pondré peor"). El terapeuta puede usar
alguna de las siguientes opciones:

a- Cuestionar: "¿Por qué se va a poner peor?. Antes no los recogía y ¿no le daba
vueltas?"
b- Cuestionar: "Puede que ocurra lo que usted dice. ¿Podemos comprobar si usted es
un paciente de los que al hacer esta tarea empeora o no lo hace?"
c- Indicar: "Podría usted recoger sus pensamientos 1 o 2 veces al día y el resto cuando
le asalte alguno usar alguna técnica de distracción (p.e relajación, parada y
alternativas de pensamientos, etc)".

SEGUNDA FASE DEL PROCESO TERAPÉUTICO: ALTERNATIVAS COGNITIVAS Y


CONDUCTUALES A LOS CÍRCULOS VICIOSOS INTERACTIVOS Y LOS SUPUESTOS
PERSONALES

Una vez que el paciente ha entendido la base del procedimiento de autorregistro y


la relación pensamiento-afecto-conducta, el terapeuta puede comenzar a trabajar con
éste la búsqueda de alternativas cognitivas- conductuales a las interacciones
problemas, las distorsiones cognitivas y los
significados personales subyacentes (p.e ver capítulo 2 de este volumen referente a la
C.T).
Nosotros vamos a exponer en este apartado una clasificación de las estrategias
básicas para la generación de alternativas cognitivas- conductuales.

1- ESTRATEGIAS COGNITIVAS:

a- Métodos que utiliza el repertorio cognitivo del paciente:

a.1. Distinguir pensamiento de realidad (situación):


1- Uso de situaciones imaginarias: "P.e vas por la calle, ves a un conocido y no te
saluda. ¿Qué pensarías?. ¿Qué otras cosas podrías haber pensado?". También puede
utilizarse un listado de situaciones imaginarias con distintas interpretaciones a las
mismas y preguntar después por las consecuencias emocionales y conductuales de
cada interpretación.

2- Uso de situaciones personales: Pensar en situaciones similares a las analizadas


pero con distinta respuesta emocional y conductual. Preguntar por pensamientos
asociados. "P.e ¿Te ha ocurrido antes algo parecido a esto, y sin embargo te sentiste y
actuaste de una manera más tranquila?. Si responde que si, preguntarle: ¿Y qué
pensaste entonces?".

3- Uso de situaciones personales pero pensando en otra persona actuando


ante ella con una respuesta emocional y conductual mas adaptativa: "P.e
piensa por un momento en una persona que ante esta situación se sintiera y actuara
de la forma X. ¿Qué podría pensar para lograr eso?". También el terapeuta puede
plantearle al paciente si algún conocido ha pasado por una situación similar y
reaccionó de una manera mas adaptativa, o realizar un rol-playing con el paciente (P.e
"Yo voy a hacer de un amigo suyo, p.e Antonio, Bien..yo he vivido una situación
parecida a la suya (se describe) y me he sentido X y actuando de la forma X; y ahora le
pregunto, ¿Qué me aconsejas para superar esta situación?".

4- Uso de situaciones personales induciendo verbalmente o por escrito un


listado de pensamientos diferentes a los mantenidos por el sujeto ante esa
situación; y preguntando por sus efectos posibles, emocionales y conductuales.

Después de usar una o varias de estas estrategias el terapeuta puede referirle al


paciente como conclusión: "Lo que quiero que vea es lo siguiente: La situación es
exactamente la misma, pero cuando te vienten los pensamientos X, tu te sientes X y
actúas de la forma X; y cuando te vienen los pensamientos Y, piensas de la forma Y, tu
te sientes Y actúas de la forma Y. La diferencia está en el pensamiento, la situación, la
realidad sigue siendo la misma. Además el tipo de pensamiento que viene a la cabeza
condiciona tanto la forma en que tu te sientes y actúas, en uno y otro caso" (A.
Maldonado, 1990).

a.2. Identificar el proceso de error o distorsión cognitiva:

Se usan tanto situaciones personales como imaginarias.


1- Presentamos al sujeto una lista de pensamientos típicos en esas situaciones (p.e
"depresivas, ansiógenas.."). Le pedimos al paciente que elija en esas situaciones
imaginarias los pensamientos mas adaptativos en función de sus consecuencias
emocionales y conductuales, y le preguntamos por qué ha seleccionado esos y no
otros.
2- Sobre el auto registro del sujeto intentamos ir elicitando una lista de pensamientos a
la misma situación, y entre ellos le pedimos al sujeto que seleccione los mas
adaptativos en función de sus consecuencias emocionales y conductuales, y le
preguntamos por qué eligió esos y no otros.

Después de usar estas estrategias, y si la selección ha sido realmente adaptativa lo


contrastamos con su pensamiento automático original y sus consecuencias
emocionales y conductuales. Esto nos será de gran ayuda para programar las tareas
para casa (A. Maldonado, 1990).

a.3 Generar pensamientos y conductas alternativas .

b- Métodos centrados en las preguntas empíricas:

b.1. Petición de pruebas para mantener los pensamientos automáticos o


supuestos personales (P.e "¿Qué pruebas tiene para creer que ..? ¿Hay alguna
prueba de lo contrario?")

b.2. Petición de alternativas interpretativas a los pensamientos automáticos


o supuestos personales (P.e "¿Podría haber otra interpretación distinta para ese
suceso?".."¿Podría haber otra forma de ver esa situación?").

b.3. Consecuencias emocionales de mantener un pensamiento automático o


supuesto personal (P.e "¿A qué le lleva pensar eso?..¿Le ayuda en algo?").

b.4 Comprobar la gravedad de las predicciones negativas (P.e "¿Qué


posibilidades hay de que ocurra eso?..Suponiendo que ocurriese cuanto durarían sus
efectos?..¿Podría hacerse algo?").

b.5 Conceptualizar pensamientos o supuestos vagos en su formulación: (P.e "¿Qué


quiere decir con..?").
LA TERAPIA RACIONAL EMOTIVA DE ELLIS

Albert Ellis (1913- ) (1913- ) recibió su título de graduado de psicología en 1934 en el


City College de Nueva York. Nueve años más tarde, en 1943 obtuvo el título de
"Master" y en 1947 el de Doctor, estos dos últimos en la Universidad de Columbia. Ya
en 1943 había comenzado su labor clínica en consultas privadas, tratando problemas
matrimoniales, familiares y sexuales. Al poco tiempo empezó a interesarse por el
psicoanálisis, y procuró instruirse en este tipo de psicoterapia, pasando 3 años de
análisis personal. En esta época ocupó varios cargos y dedicaciones como psicólogo
clínico en un centro de salud mental anejo a un hospital estatal, fue además psicólogo
jefe del centro de diagnóstico del departamento de Nueva York de Instituciones y
Agencias, también fue profesor de las Universidades de Rutgers y Nueva York, pero
podemos decir que la mayor parte de su vida la dedicó a la práctica privada de la
psicoterapia.

Su práctica privada fue inicialmente psicoanalítica, con énfasis en la teoría de Karen


Horney. Revisando los resultados de su trabajo, estimó que el 50% de sus pacientes
mejoraban y el 70% de los pacientes neuróticos (cifras similares al resto de los
psicoanalistas). Pero Ellis no estaba satisfecho con estas cifras ni con la teoría
psicoanalítica que fundamentaba su trabajo. Sus puntos de cuestionamiento a esta
teoría se centraban en la excesiva pasividad del terapeuta y del paciente y la lentitud
del procedimiento. Para ello acercó más su labor psicoterapéutica a un enfoque
"neofreudiano", obteniendo un 63% de mejoría en sus pacientes y un 70% en sus
pacientes neuróticos. Todo esto se había conseguido con menos tiempo y menos
entrevistas. Pero aún así, observó que sus pacientes se solían estancar en la mera
comprensión de su conducta ("Inshigts") sin que la modificasen necesariamente. En
este punto empezó a buscar métodos más activos en la teoría del aprendizaje y las
técnicas de condicionamiento. Sus resultados mejoraron aún más. Pero no estaba
todavía satisfecho del todo. Fue en 1955 cuando comenzó a desarrollar su enfoque
racional-emotivo de la psicoterapia. En 1958 publicó por primera vez su famoso
modelo A-B-C para la terapia, donde exponía que los trastornos emocionales derivaban
de un continuo "autodoctrinamiento" en exigencias irracionales. La terapia tenía así
como fin, no solo tomar conciencia de este autodoctrinamiento en creencias
irracionales, sino también en su sustitución activa por creencias más racionales anti-
exigenciales y anti-absolutistas y su puesta en práctica conductual mediante tareas
fuera de la consulta.

Entre 1950 y 1965 publica una serie de obras centradas preferencialmente en el área
sexual (p.e "sexo sin culpa", 1958, "Arte y Técnica del Amor", 1960 y "La enciclopedia
de la conducta sexual", 1961), que le hicieron ocupar un lugar relevante en este área.
También en 1962 publica su primera obra relevante en el campo de la psicoterapia
("Razón y Emoción en Psicoterapia") donde expone extensamente su modelo de la
terapia racional-emotiva. A partir de los sesenta, Ellis se dedicó a profundizar y
ampliar las aplicaciones clínicas de su modelo, publicando una gran cantidad de obras,
que tenían como eje central convertirse en "métodos de autoayuda".

Ahora vamos a exponer los principales conceptos de su obra (Ellis, 1962,1981,1989 y


1990).
1- Principales conceptos teóricos

a- Metas y racionalidad:

Los hombres son más felices cuando se proponen metas y se esfuerzan por
alcanzarlas racionalmente. Las principales metas humanas se pueden englobar en:

a- Supervivencia.

b- La felicidad. Esta última puede ser perseguida a través de una o


varias de las siguientes submetas:

- Aprobación o afecto.
- Éxito y Competencia personal en diversos asuntos.
- Bienestar físico, emocional o social.

En este punto, Ellis, destaca la fuerte concepción filosófica de su terapia (siguiendo en


gran medida la tradición estoica) donde los humanos son seres propositivos en busca
de metas personales, que constituyen a su vez, las "filosofías personales" de cada
cual.

b- Cognición y procesos psicológicos:

a- Pensamiento, afecto y conducta están interrelacionados, afectándose


mutuamente.

b- Los principales componentes de la salud y los trastornos psicológicos


se encuentran a nivel del pensamiento, a nivel cognitivo. Estos
componentes determinantes son:

- Las Creencias Irracionales (Exigencias) en los procesos de trastorno


psicológico.
- Las Creencias Racionales (Preferencias) en los procesos de salud
psicológica.

c- Enfasis humanista-filosófico del modelo:

a- Las personas, en cierto modo, sufren por defender filosofías vitales


centradas en perseguir sus metas personales de modo exigente,
absolutista e irracional.

b- Las personas son más felices, de modo general, cuando persiguen sus
metas de modo anti-exigente, anti-absolutista, preferencialmente o de
manera racional.

El modelo A-B-C del funcionamiento psicológico

La mayoría de las personas suelen mantener un modelo atribucional o causal


sobre su propia conducta centrado en los eventos externos. Podemos representar
ese modelo:
A: Llamémosle acontecimientos. C: Llamémosle consecuencias

De modo que podíamos representarlo:


A----------------------------------------------------------------- C
(Acontecimiento) (Consecuencia)

Temporales :

.Emocionales
-Actuales (p.e "despido laboral") (p.e "ansiedad","depresión")
-Pasados o históricos (p.e "niñez sin afecto")
.Conductuales

.Espaciales (p.e "evitación social", "llanto")

-Externos (p.e "rechazo amoroso") .Cognitivos


-Interno (p.e "recuerdos negativos") (p.e "obsesiones","autocríticas")
El modelo de la terapia racional-emotiva propone que el proceso que lleva a
producir la "conducta" ola "salud" o "trastorno emocional" es bien distinto, ya que
propone:

A------------------------- B-------------------------------------------- C
(Acontecimiento) ("Belief":Creencia sobre A) (Consecuencias)
.Temporales: .CREENCIAS

Pasados / actuales -Racionales

.Emocionales -Irracionales
.Espaciales .Cognitivas
.Distorsiones cognitivas o inferencias
situacionales derivadas de las creencias
.Conductuales
Externos/Internos

En resumen, no son los acontecimientos externos por lo general (salvo eventos


externos o internos extremos: p.e "terremoto", "dolor extremo") los que producen las
consecuencias conductuales, emocionales y cognitivas. Más bien el propio sujeto,
aplicando su proceso de valoración personal sobre esos eventos, es quién en ultima
instancia produce esas consecuencias ante esos eventos.
El que esos eventos tengan una mayor o menor resonancia en sus consecuencias, es
decir produzcan estados emocionales perturbadores extremos e irracionales o
racionales dependerá fundamentalmente de las actitudes valorativas (creencias) de
ese sujeto particular.

Esos acontecimientos serán valorados en tanto y en cuanto impliquen a las metas


personales del sujeto. Ahora bien esas metas podrán ser perseguidas de modo
irracional, produciendo un "procesamiento de la información absolutista" y
consecuencias psicológicas trastornantes, a bien siguiendo un "procesamiento de la
información preferencial" (Campell,1990) y consecuencias emocionales saludables. El
que predomine uno u otro "procesamiento de la información" hará que el perfil "salud
psicológica / trastorno psicológico" varíe en cada caso.

La naturaleza de la salud y las alteraciones psicológicas


El trastorno psicológico, como ya ha quedado expuesto, deriva de las CREENCIAS
IRRACIONALES. Una creencia irracional se caracteriza por perseguir una meta personal
de modo exigente, absolutista y no flexible.

Ellis (1962, 1981, 1989 y 1990) propone que las tres principales creencias irracionales
(CREENCIAS IRRACIONALES PRIMARIAS) son:

a-Referente a la meta de Aprobación / afecto:


"Tengo que conseguir el afecto o aprobación de las personas importantes para mi".

b- Referente a la meta de Éxito / competencia o Habilidad personal:


"Tengo que ser competente (o tener mucho éxito), no cometer errores y conseguir
mis objetivos".

c- Referente a la meta de Bienestar:


"Tengo que conseguir fácilmente lo que deseo (bienes materiales, emocionales o
sociales) y no sufrir por ello".

Estas experiencias entrecomilladas serían representaciones-modelos de las tres


principales creencias irracionales que hacen VULNERABLE a las personas a padecer
TRASTORNO EMOCIONAL en los aspectos implicados en esas metas.

Hay tres creencias irracionales, derivadas de las primarias (CREENCIAS


SECUNDARIAS), que a veces son primarias, que constituirían el segundo eslabón
cognitivo del "procesamiento irracional de la información":

a- Referente al valor aversivo de la situación: TREMENDISMO.


"Esto es horroroso, no puede ser tan malo como parece".

b- Referente a la capacidad para afrontar la situación desagradable:


INSOPORTABILIDAD.
"No puedo soportarlo, no puedo experimentar ningún malestar nunca".

c- Referente a la valoración de si mismo y otros a partir del acontecimiento:


CONDENA.
"Soy/Es/Son...un X negativo (p.e inútil, desgraciado...) porque hago/hace-n algo
indebido".

En un tercer eslabón cognitivo, y menos central para determinar las consecuencias


emocionales, estarían las DISTORSIONES COGNITIVAS o errores inferenciales del
pensamiento y que serían evaluaciones cognitivas más ligadas a las situaciones
específicas y no tan centradas como las creencias irracionales. (Ver apartado referente
al modelo de Beck).

La salud psicológica, por su parte estaría ligada a las CREENCIAS RACIONALES.


Ellis, es el único terapeuta cognitivo que llega a distinguir entre consecuencias
emocionales negativas y apropiadas o patológicas. El hecho de experimentar
emociones negativas no convierte ese estado en irracional necesariamente, ni la
racionalidad de la terapia racional emotiva (R.E.T) puede ser confundida con un estado
"apático, frío o insensible" del sujeto. Lo que determina si una emoción negativa es o
no patológica es su base cognitiva y el grado de malestar derivado de sus
consecuencias. Así en la R.E.T se distingue entre:

EMOCIONES -VERSUS- EMOCIONES


INAPROPIADAS APROPIADAS
1.TRISTEZA: Derivada de la Creencia Racional: "Es malo haber sufrido esta pérdida,
pero no hay ninguna razón por la que no debería haber ocurrido"
-VERSUS-
1.DEPRESIÓN: Derivada de la Creencia Irracional: "No debería haber sufrido esta
pérdida, y es
terrible que sea así". Si se cree responsable de la pérdida se condena: "No soy bueno",
y si la cree fuera de control las condiciones de vida son : "Es terrible"

2.INQUIETUD: Derivada de la Creencia Racional: "Espero que eso no suceda y seria


mala suerte si sucediera"
-VERSUS-
2.ANSIEDAD: Derivada de la Creencia Irracional: "Eso no debería ocurrir, seria
horrible si ocurre"

3.DOLOR: Derivada de la Creencia Racional: "Prefiero no hacer las cosas mal,


intentaré hacerlas mejor, si no ocurre !mala suerte!"
-VERSUS-
3.CULPA: Derivada de la Creencia Irracional: "No debo hacer las cosas mal y si las
hago soy Malvado/a"

4.DISGUSTO: Derivada de la Creencia Racional: "No me gusta lo que ha hecho, y me


gustaría que no hubiese ocurrido, pero otros pueden romper mis normas."
-VERSUS-
4.IRA: Derivada de la Creencia Irracional: "No debería haber hecho eso. No lo soporto
y es un malvado por ello."

Las principales CREENCIAS RACIONALES PRIMARIAS serían:

a- Referentes a la Aprobación / afecto:


"Me gustaría tener el afecto de las personas importantes para mi".

b- Referentes al Éxito / competencia o Habilidad personal:


"Me gustaría hacer las cosas bien y no cometer errores".

c- Referente al Bienestar:
"Me gustaría conseguir fácilmente lo que deseo".

Las principales CREENCIAS RACIONALES SECUNDARIAS serían:

a- Referentes al valor aversivo de la situación: EVALUAR LO NEGATIVO.


"No conseguir lo que quiero es malo, pero no horroroso".

b- Referentes a la capacidad de afrontar la situación desagradable:


TOLERANCIA.
"No me gusta lo que sucedió pero puedo soportarlo, o modificarlo si me es posible".

c- Referentes a la valoración de si mismo y otros en el evento: ACEPTACIÓN.


"No me gusta este aspecto de mí o de otros, o de la situación, pero acepto como es, y
si puedo la cambiaré".
Estas creencias facilitarían la consecución de las metas personales, aunque no
siempre, y al no producirse disminuirían su impacto sobre el sujeto. La salud
psicológica sería todo aquello que contribuiría a que el sujeto consiguiera sus metas
con más probabilidad; es decir el autodoctrinamiento en las creencias racionales y su
práctica conductual.

Adquisición y mantenimiento de los trastornos psicológicos.

Ellis (1989) diferencia entre la ADQUISICIÓN de las creencias irracionales y el


MANTENIMIENTO de las mismas. Con el término adquisición hace referencia a los
factores que facilitan su aparición en la
vida del sujeto. Estos serían:

a-Tendencia innata de los humanos a la irracionalidad:


Los seres humanos tienen en sus cerebros sectores precorticales productos de su
evolución como especie que facilitan la aparición de tendencias irracionales en su
conducta.

b- Historia de aprendizaje:
Los seres humanos, sobretodo, en la época de socialización infantil, pueden aprender
de su experiencia directa o de modelos socio-familiares determinadas creencias
irracionales.
También se destaca en este punto que una persona puede haber aprendido
creencias y conductas racionales que le hacen tener una actitud preferencial o de
deseo ante determinados objetivos, pero debido a su tendencia innatas puede
convertirlas en creencias irracionales o exigencias.

De otro lado con el termino mantenimiento Ellis se refiere a los factores que
explican la permanencia de las creencias irracionales una vez adquiridas. Se
destacan tres factores (Ellis, 1989):

a- Baja tolerancia a la frustración: La persona, siguiendo sus exigencias de


bienestar, practica un hedonismo a corto plazo ("Tengo que estar bien
ya!") que le hacen no esforzarse por cambiar ("Debería ser más fácil").

b- Mecanismos de defensa psicológicos: Derivados de la baja tolerancia a la


frustración y de la intolerancia al malestar.

c- Síntomas secundarios: Derivados también de la baja tolerancia a la


frustración y de la intolerancia al malestar. Constituyen problemas
secundarios y consisten en "ESTAR PERTURBADOS POR LA
PERTURBACIÓN" (p.e ansiedad por estar ansioso: "Estoy ansioso y no
debería estarlo").

En resumen se destaca el papel de la baja tolerancia a la frustración derivado de una


creencia irracional de bienestar exigente o inmediato.

Teoría del cambio terapéutico:

En la R.E.T se distingue varios focos y niveles de cambio (Ellis, 1981, 1989 y 1990):
En cuanto a los focos del cambio, estos pueden estar en:

a- Aspectos situacionales o ambientales implicados en el trastorno emocional (p.e


facilitar a un fóbico social un ambiente con personas no rechazantes y reforzantes
de la conducta pro-social). Sería un cambio en el punto A del modelo A-B-C.
b- Consecuencias emocionales, conductuales y cognitivas o sintomáticas del
trastorno emocional (p.e en el mismo fóbico medicar su ansiedad, enseñarle
relajación para manejar su ansiedad, auto reforzarse positivamente sus logros
sociales y exponerse gradualmente a las situaciones evitadas. Sería un cambio en
el punto C del modelo A-B-C.

c- En las evaluaciones cognitivas del sujeto implicadas en el trastorno emocional.


Aquí se distinguirían a su vez dos focos:

c.1. Distorsiones cognitivas o inferencias anti-empíricas (p.e "Me voy a


poner muy nervioso y no voy a poder quedarme en la situación")

c.2. Creencias irracionales (p.e. "Necesito tener el afecto de la gente


importante para mi... y no soporto que me rechacen").

Serían cambios en el punto B del modelo A-B-C.


Para Ellis (1981, 1989 y 1990) los tres focos pueden, y suelen producir modificaciones
emocionales, cognitivas y conductuales. Y de hecho los tres focos se suelen trabajar
conjuntamente en una terapia del tipo R.E.T. Pero el foco más relevante para el
cambio está en el punto B del modelo A-B-C, sobretodo en la modificación de creencias
irracionales.

Por otro lado existen diferentes niveles en cuanto a la "profundidad" y generabilidad


del cambio. Estos niveles serían:

- INSHIGT Nº 1: Que el sujeto tome conciencia de que su trastorno deriva de B


(Irracional) y no directamente de A.

- INSHIGT Nº 2: Que el sujeto tome conciencia de como él mismo por


autodoctrinación o auto refuerzo mantiene la creencia irracional.
-
- INSHIGT Nº 3: Que el sujeto trabaje activamente la sustitución de las creencias
irracionales por creencias irracionales mediante taras intersesiones de tipo
conductual, cognitivo y emocional.

La terapia R.E.T. en suma, recorre secuencialmente esos tres niveles; soliendo ser
muy directiva (aunque no siempre) en los primeros niveles y permitiendo convertirse
en un método de autoayuda, más cercano al fin del tercer nivel.

Principales técnicas de tratamiento en la R.E.T.

Ellis (1989) clasifica las principales técnicas de la RET en función de los procesos
cognitivos, emocionales y conductuales implicados en ellas:

A- TÉCNICAS COGNITIVAS:
1- Detección: Consiste en buscar las Creencias irracionales que llevan a las emociones
y conductas perturbadoras. Para ello se suele utilizar auto registros que llevan un
listado de creencias irracionales, permitiendo su identificación (p.e el DIBS) o un
formato de auto / preguntas para el mismo fin.

2- Refutación: Consiste en una serie de preguntas que el terapeuta emplea para


contrastar las creencias irracionales (y que posteriormente puede emplear el
paciente). Estas suelen ser del tipo: "¿Qué evidencia tiene para mantener que?",
"¿Dónde está escrito que eso es así?", "¿Por qué sería eso
el fin del mundo?", etc.

3- Discriminación: El terapeuta enseña al paciente, mediante ejemplos, la diferencia


entre las creencias racionales o irracionales.

4- Tareas cognitivas para casa: Se utilizan con profusión los autorregistros de eventos
con guías de refutación (p.e el DIBS), Cintas de casete con las sesiones donde se ha
utilizado Refutación, Cintas de casetes sobre temas generales de RET y biblioterapia
RET.

5- Definición: Se enseña a utilizar el lenguaje al paciente de manera más racional y


correcta ("p.e en vez de decir No puedo, decir, Todavía no pude..")

6- Técnicas referenciales: Se anima al paciente ha hacer un listado de aspectos


positivos de una característica o conducta, para evitar generalizaciones polarizantes.

7- Técnicas de imaginación: Se utilizan, sobretodo, tres modalidades:


(1) La Imaginación Racional Emotiva (IRE) donde el paciente mantiene la misma
imagen del suceso aversivo (Elemento A, del ABC) y modifica su respuesta emocional
en C, desde una emoción inapropiada a otra apropiada, aprendiendo a descubrir su
cambio de la creencia irracional.
(2) La proyección en el tiempo: dl paciente se ve afrontando con éxito eventos
pasados o esperados negativos a pesar de su valoración catastrofista.
(3) Hipnosis: Técnicas hipnosugestivas en conjunción con frases racionales.

B- TÉCNICAS EMOTIVAS:

1- Uso de la aceptación incondicional con el paciente: Se acepta al paciente a pesar de


lo negativa que sea su conducta como base o modelo de su propia auto aceptación.

2- Métodos humorísticos: Con ellos se anima a los pacientes a descentrarse de su


visión extremadamente dramática de los hechos.

3- Autodescubrimiento: El terapeuta puede mostrar que ellos también son humanos y


han tenido problemas similares a los del paciente, para así fomentar un
acercamiento y modelado superador, pero imperfecto.

4- Uso de modelado vicario: Se emplea historias, leyendas, parábolas, etc... para


mostrar las creencias irracionales y su modificación.

5- Inversión del rol racional: Se pide al paciente que adopte el papel de representar el
uso de la creencia racional en una situación simulada y comprobar así sus nuevos
efectos.

6- Ejercicio de ataque a la vergüenza: Se anima al cliente a comportarse en público de


forma voluntariamente vergonzosa, para tolerar así los efectos de ello. (p.e "Pedir
tabaco en una frutería")

7- Ejercicio de riesgo: Se anima al paciente a asumir riesgos calculados (p.e hablar a


varias mujeres para superar el miedo al rechazo).

8- Repetición de frases racionales a modo de auto instrucciones.


9- Construcción de canciones, redacciones, ensayos o poesías: Se anima al paciente a
construir textos racionales y de distanciamiento humorístico de los irracionales.

C-TÉCNICAS CONDUCTUALES:

1- Tareas para casa del tipo exposición a situaciones evitadas.

2- Técnica de "Quedarse allí": Se anima al paciente a recordar hechos incómodos


como manera de tolerarlos.

3- Ejercicios de no demorar tareas: Se anima al paciente a no dejar tareas para


"mañana" para no evitar la incomodidad.

4- Uso de recompensas y castigos: Se anima al paciente a reforzarse sus


afrontamientos racionales y a castigarse sus conductas irracionales.

5- Entrenamiento en habilidades sociales, especialmente en asertividad.

CONDICIONAMIENTO ENCUBIERTO

Antecedentes del C. Encubierto son todos aquellos estudios sobre imaginación


donde se da importancia a las imágenes relacionadas con la memoria,
pensamiento, conducta verbal y la utilización de la imaginación en el
ámbito terapéutico con resultados satisfactorios.

Sus primeros inicios lo vemos en Wolpe con la D. Sistemática,


7 años después se ve la posibilidad de modificar la Frecuencia, Intensidad o
duración de las conductas simbólicas mediante la manipulación de las
conductas ambientales.

Cautella, Joseph (1966) inicia sus trabajos basados solo en imágenes mentales y
trabaja con la conducta compulsiva mediante el nuevo procedimiento llamado
Sensibilización Encubierta.

Su supuesto se basa en la manipulación del proceso de imaginación de la conducta y


sus consecuencias, con el fin de generar cambios conductuales. La diferencia
fundamental de esta técnica en comparación con otras cognitivas, es que las
encubiertas se ocupan de fenómenos en el marco de las teorías del aprendizaje.

La técnica se fundamenta en tres supuestos:

1) Existencia de homogeneidad entre las conductas observables y las encubiertas.

2)
La conducta humana observable y encubierta estaría regida de forma semejante
por las leyes del aprendizaje operante y social.

3)
Existencia de una interacción entre los fenómenos encubiertos y manifiestos, por lo
cual toda Cx. encubierta puede influir en la conducta manifiesta y viceversa.

TECNICAS ENCUBIERTAS:
Reforzamiento Positivo Encubierto: técnica consiste en el usos de instrucciones para
que el sujeto se auto refuerce imaginariamente, tras la aparición de la conducta
deseada.

Reforzamiento (-) Encubierto: incremento de la probabilidad de una Cx mediante el


cese de un evento aversivo imaginario.

Extinción Encubierta: Disminución de la Frecuencia de la ocurrencia de una


conducta problema como consecuencia de la retirada en la imaginación de los
refuerzos materiales o sociales que la mantiene.

Costo de respuesta Encubierto: Eliminar un reforzador (+) imaginario contingente a


la respuesta real o imaginaria que se intenta disminuir.

OTRAS TECNICAS ENCUBIERTAS

• Modelado Encubierto
• Ensayo de Conducta encubierto
• Detención del Pensamiento
• Aserción Encubierta
• Sensibilización Encubierta
• Otras variantes

REQUISITOS PARA APLICAR LA TÉCNICA

Capacidad Imaginativa: visual, auditiva, gustativa, táctil, olfativa, somática,


psicológica. (Inventarios, E. Prácticas).
Técnica: Todas

Elección de reforzadores en imaginación (Cuestionario de refuerzos).


Técnica: Reforzamiento Positivo Encubierto

Elección de estímulos aversivos imaginarios: ver que E genera más ansiedad y se


ajusta a las circunstancias del problema.
Técnica: Reforzamiento Negativo Encubierto

Identificación de E muy apreciados por el paciente: Ej. Le roban el coche, pierde a su


esposa, hijos, pierde el trabajo, etc.
Técnica: Costo de Respuesta Encubierto

Identificar pensamientos que provocan ansiedad.


Técnica: Detención del pensamiento.

PROCEDIMIENTO: TECNICAS ENCUBIERTAS

Incluye los siguientes pasos:

a)Presentación de la técnica al cliente.

b)Evaluación y entrenamiento del cliente en imaginación. (Similar a la D.S.).

c)Sesiones de entrenamiento y aplicación del Condicionamiento Encubierto.

d)Tareas para la casa

SENSIBILIZACION ENCUBIERTA
Consiste en aplicar una consecuencia imaginaria de máxima intensidad, en su valor de
repugnancia o nivel de ansiedad de forma contingente a la ejecución de la conducta no
deseada.
Es una variación de la terapia aversiva, diferencia los Es. Se presentan en forma
imaginal y no físicamente por ello también se denomina técnica de Aversión
Encubierta.

CASOS DE APLICACIÓN

• Casos donde la D.S. En vivo sería la opción pero por cuestiones éticas no se puede
hacer, Ej.. Casos de disfunciones sexuales ó trastornos de identidad sexual.
• Casos de alcoholismo y drogas . Juego patológico.
• Trastornos de alimentación: Bulimia, anorexia, obesidad.

APLICACIÓN: CASO EXHIBICIONISMO: Escenas aversivas + Respuestas De


escape

La nausea y el vómito son las imágenes más Frec. utilizadas.


“Esta en un parque desolado donde solo hay una joven que esta sentada en el banco
del frente. Tiene bonitas piernas. Ud. se levanta y le muestra sus genitales. Ella mira el
tamaño enorme de su pene. Esta viendo la cara de admiración de la chica. Se siente
muy excitado. De pronto se da cuenta que ella tiene una herida infectada, es
asquerosa, resuma pus amarillenta, mezclada con coágulos de sangre. Se le revuelve
el estómago. Empieza a marearse, siente una su boca agria y caliente y quiere arrojar,
se siente muy mal ...da media vuelta se viste de prisa. Inmediatamente empieza a
sentirse mejor. Se aleja corriendo y el aire fresco que recibe por la cara hace que le
pase las nauseas. Huele el agradable aroma de las flores y se siente a gusto y
relajado.”

APLICACIÓN: CASO ADICCIONES: Escenas aversivas + Rs. De escape

“Imagínate que te diriges a tu trabajo, y pasas por la calle Mendosita de la


Victoria, y ves venir hacía ´ti un “pasero” conocido, él se para y te saluda, comenta
que tiene algo especial y que hacía tiempo no venías. Piensas en lo bien que te
sentaría ponerte algo para ir a trabajar. En ese mismo momento en que estas
pensando en la droga, comienzas a sentir un fuerte dolor localizado en el hígado, que
cada vez se va haciendo más doloroso e insoportable, te llevas la mano hacía el lado
derecho y te retuerces de dolor. Piensas en tu salud y le dices al “pasero” que ya no
quieres nada, y ya has dejado de consumir. Vas notando que te sientes mejor, a
medida que te relajas y percibes tu cuerpo sano y ágil. Te sientes contento de haber
tomado la decisión de rechazar la droga”.

APLICACIÓN

Cuando se quiere reforzar el autocontrol, se busca que el paciente retrase la


consecución del alivio, que conlleva a una respuesta de escape y/o evitación y se pone
en marcha el emparejamiento de las escenas aversivas con las escenas de autocontrol

VENTAJAS DE LA TÉCNICA

• No emplea estimulación física


• Disminuye el riesgo de abandono de terapia
• Evita la ocurrencia de efectos secundarios
• Es más flexible, se puede adaptar a la situación personal del paciente.
• Incrementa el autocontrol y la generalización.
• Aplica consecuencias (-) realistas.
ANEXOS

HABILIDADES SOCIALES – DAMOC

Nombres y
Apellidos: ....................................................................................................................

Edad: ........................ Grado de instrucción: ......................................


Fecha: ........................

INSTRUCCIONES:
Lea atentamente cada una de las siguientes afirmaciones y marque con una equis (X)
la opción que lo identifique más a Ud. No hay respuesta buena ni mala. Ud. tendrá
que marcar en cada ítem en función a la siguiente escala de frecuencia:
1 = Nunca 4 = La mayor parte de las veces
2 = Rara vez 5 = Siempre
3 = La mitad de las veces

N° ITEMS 1 2 3 4 5
01 Digo lo que quiero decir en la mayoría de las
situaciones
02 Es muy importante para mi decir lo que quiero
03 Generalmente no hablo hasta que otros me hablen
04 Intervendría en una reunión para oponerme a aquello
con lo que no estoy de acuerdo
05 Evito mirar de frente a la persona con la que converso
06 Como escondo mis verdades sentimientos, la mayoría
de las personas no se dan cuenta cuando me han herido
07 Evito personas del sexo opuesto porque temo decir o
hacer algo equivocado
08 Me aseguro que la gente conozca cuál es mi posición
respecto a algún punto
09 Me cuesta elogiar o alabar a otros
10 Me siento incómodo cuando me felicitan por hacer
algo mejor que otros
11 Me niego a hacer cosas con las que no estoy de
acuerdo
12 Puedo entrar a una sala aún cuando no conozca a nadie
13 Evito hablar con la gente a menos que los conozca bien
14 Me siento muy mal cuando cometo algún error social
15 Me preocupa lo que la gente piense de mi aún cuando
sepa que no es importante
16 Me siento tenso y/o nervioso si sé que alguien me está
evaluando
17 Me cuesta mucho trabajo contar algo acerca de mi
18 Me gusta ser el centro de atención de los demás
19 Me da miedo negarme a hacer favores a mis amigos
por temor a que ya no me quieran
20 Preferiría quedarme sin lo que necesito antes de pedir
un favor
21 Dudaría en devolver la comida en un restaurante
aunque estuviera quemada
22 Cuando trabajo en un grupo no me gusta ser el líder ni
encargarme de las cosas

ESCALA DE ANSIEDAD SOCIAL (SPS) – DAMOC

Nombres y
Apellidos: ......................................................................................................................

Edad: ........................ Grado de instrucción: ......................................


Fecha: ........................

INSTRUCCIONES:
Frente a cada pregunta, por favor marque en el espacio que indique el grado en el
cual siente que la afirmación es característica o verdadera respecto a sí mismo. La
escala es la siguiente:
0 = Nada característico o verdadero sobre mí
1 = Ligeramente característico o verdadero sobre mí
2 = Moderadamente característico o verdadero sobre mí
3 = Muy característico o verdadero sobre mí
4 = Extremadamente característico o verdadero sobre mí

N° ITEMS 0 1 2 3 4
01 Me pongo ansioso si tengo que escribir frente a otra
gente
02 Me pongo en alerta si tengo que usar los baños públicos
03 Repentinamente puedo llegar a ser consciente de mi
propia voz y de que otros me están prestando atención
04 Me pone nervioso que la gente se fije en mí cuando
camino por la calle
05 Temo que pueda ruborizarme cuando estoy con otros
06 Me pongo en alerta cuando tengo que entrar a una
habitación donde otros ya están sentados
07 Me preocupa temblar o estremecerme cuando soy visto
por otra gente
08 Me pondría tenso si tengo que sentarme mirando a otra
gente en un micro
09 Me daría pánico de que otros puedan verme
desfalleciente o como un enfermo
10 Me resultaría difícil beber algo si estuviera en un grupo
de gente
11 Me haría poner en alerta el hecho de comer frente a un
extraño en el restaurante
12 Me preocupa que la gente piense que mi conducta es
rara
13 Me pondría tenso si tuviera que llevar una bandeja a
través de una cafetería llena de gente
14 Me preocupa que pueda perder el control frente otra
gente
15 Me preocupa que pueda hacer algo que llame la
atención de otra gente
16 Cuando estoy en un ascensor, me siento tenso si la gente
me mira
17 Puedo llegar a sentirme notorio cuando estoy en medio
de una cola
18 Puedo ponerme tenso cuando hablo frente a otra gente
19 Me preocupa que mi cabeza vaya a temblar o moverse
frente a otros
20 Me siento atemorizado y tenso si sé que la gente me está
viendo