El proceso digestivo de un ave difiere significativamente de la mayoría de los mamíferos

,
principalmente debido a la necesidad de las aves de mantenerse lo más ligeras posible. Si
las aves se tomaran el tiempo para digerir su alimento como los humanos, el peso adicional
haría difícil o imposible el vuelo. Sin embargo, la velocidad de este proceso también
requiere que la mayoría de los pájaros se alimenten con mucha frecuencia.
Pico y boca
El proceso de la digestión en las aves comienza cuando el alimento se pone en la
boca con el pico. La forma de este último juega un papel importante para permitir
que un ave atrape y coma su presa con eficacia. Por ejemplo, la boca relativamente
grande del colibrí le permite capturar insectos, mientras está en en vuelo. El pico
del pájaro carpintero le concede taladrar en los árboles y alcanzar los insectos. Las
aves que viven cerca del agua, como los patos y los flamencos, usan sus picos para
separar sus alimentos de las plantas y los restos en el agua.
Esófago
Las aves no tienen dientes y no son capaces de tragar, como lo hacen los humanos.
Debido a esto, ellos deben inclinar la cabeza hacia atrás para que la comida entre en
el esófago. A partir de ahí, una serie de onda semejante a las contracciones
musculares conocido como peristaltismo, funciona para mover la comida dentro del
buche.
Buche
El buche sirve como un lugar de almacenamiento temporal para el alimento de las
aves hasta que el mismo está listo para entrar en el estómago. Esto es
especialmente útil para las aves que necesitan comer rápidamente con el fin de
evitar ser expuestos a los depredadores. Ellos simplemente tragan tanto alimento
como sea posible y almacenan lo que no puede ser digerido de inmediato en el
buche.
Proventrículo
La comida se mueve desde el buche hasta la primera cámara del estómago del ave,
conocido como el proventrículo. Este último libera un ácido que descompone a los
alimentos excepcionalmente bien. Debido a que muchas aves tragan su alimento
entero, esta secreción sirve para romper los insectos, frutos secos e incluso huesos
de animales.
Molleja
La comida se mueve entonces a la molleja, donde ésta trabaja para moler
completamente la comida. El interior de este órgano contiene un revestimiento
abrasivo que trabaja para quebrar los granos y otros alimentos duros. Muchos
pájaros que se alimentan de semillas también se tragan el polvo y la arena para
ayudar a la molleja a realizar su trabajo.
Intestinos y cloaca
Los alimentos que se han pulverizado en la molleja pasan al intestino delgado, que
sirve para digerir y absorber los nutrientes. Los residuos circulan en el intestino
grueso. Aquí, uno o dos intestinos ciegos ayudan a absorber el agua y romper las
fibras de plantas. Después de un corto período de tiempo, los residuos van a la
cloaca, donde se eliminan rápidamente en forma de heces

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful