Está en la página 1de 5

Araucanía: Errores Ancestrales (El Mercurio, 14 de Mayo, 2000

)
Los antiguos indígenas de la Araucanía fueron protagonistas de su propia dominación.
Una conquista no es sólo una imposición de los dominadores, sino también una absorción por los
dominados.
A pesar de su lucha defensiva, cae en la tentación de los bienes que trae el invasor, porque le
atraen, se les hacen necesarios y su posesión otorga prestigio, a la vez que, como elementos
técnicos y armas, sirven en las disputas internas y externas. Por ese camino se produce una
aproximación a la cultura del otro y se desarrolla el mestizaje físico.
Factores que permitieron el dominio del español criollo a los araucanos:
 El roce sexual
 La esclavitud de los araucanos.
 La llegada de objetos, comidas y licores, los cuales el araucano quiso adquirir
 La expansión de la lengua castellana.
 La religión y la moral cristiana.
 La paulatina derrota de los araucanos se debió a que no presentaron un frente unido, porque
estuvieron divididos ante los españoles y chilenos. Unos resistieron tenazmente, pero otros
colaboraron con los dominadores y se adaptaron a la vida de sumisión por las ventajas que
obtenían de ella.
Salcedo en respuesta a Villalobos
La Intención de Villalobos es la de culpar sólo al pueblo mapuche de todos sus males: atraso,
discriminación, pobreza y marginación social. El autor señala que verdaderamente no existe la
etnia mapuche desde hace tres siglos, sino una población mestiza, con sus ritos y costumbres, cosa
que se vuelve inevitable con la invasión del pueblo español y chileno.
Salcedo plantea el tema de los errores ancestrales de los que habla Villalobos sobre que los
mapuches son los culpables de su propia dominación, al no formarse como un pueblo unido para
hacer frente a los invasores, y de que quienes recibían ciertas remuneraciones a cambio de
entregar a sus propios pueblos a su suerte. Con esto introduce la idea de que cuales fueron
entonces los errores del pueblo español y luego el chileno, que llevaron al pueblo mapuche a la
discriminación y expropiación de sus tierras, a cambio de una religión, con sus imposiciones
morales y monógamas, que tanto le sorprenden al autor del artículo, señalando que existe una
gran diferencia entre la homosexualidad congénita de aquella que obedece a un patrón cultural.
Finalmente recalca la idea de que el mapuche no ha renunciado a sus derechos ancestrales pese a
las "ventajas" e influencias culturales recibidas de sus dominadores y explotadores.
Valdés en respuesta a Villalobos
Los dominados son culpables (protagonista en el lenguaje de Villalobos, en adelante, V.) "de su
propia dominación" y que ello es un lugar común a toda cultura "avanzada" que subordina a otra
"menos evolucionada".
La idea del frente único, o la llamada "unidad", merece una reflexión. Siempre se nos ha criticado
por la falta de criterio único, por la falta de representantes con quien negociar, por la falta de "una
sola voz", pero los mapuche, nunca aceptaron (ni aceptarán) el principio hegemonizador (idea de
"Identidades territoriales").
"Comunidades o individuos recalcitrantes que aún pueden encontrarse como curiosidad",
hablando de la imposición del lenguaje y la religión (la lengua con sangre entra).
Estereotipos clásicos con que se define al mapuche: "flojo y borracho", la homosexualidad entre
los mapuche era una práctica corriente, la hipótesis del colaboracionismo, eufemismos, duración
de la lucha españoles-chilenos contra los mapuches.
Para cerrar el autor realiza un comentario donde alude a Villalobos como poco riguroso, racista,
poca capacidad crítica y escaso sentido científico.
El nacionalismo asimilacionista chileno y su percepción de la nación mapuche y sus luchas
Con la tesis de que “los antiguos indígenas de la Araucanía fueron protagonistas de su propia
dominación” el historiador chileno Sergio Villalobos ha abierto polémica respecto de “la cuestión
mapuche”. Por mi parte, y a través del presente escrito, quisiera opinar sobre lo puesto en
discusión por Villalobos, desde la perspectiva de un mapuche urbano y profesional.
Los argumentos de la tesis de Villalobos y contra argumentación.
1.1. La dominación como un hecho universal.
En el caso de Villalobos la posición es clara y consiste en desacreditar las demandas mapuche,
partiendo del supuesto de que los mapuche no existen en el presente. Puesto de otra forma, el
conflicto araucano/chileno estaría históricamente concluido o superado, y en algún momento de
él los araucanos se habrían desvanecido. Para Villalobos en el presente únicamente hay
“descendientes de araucanos”. Por lo tanto, los mapuche no pueden fundamentar sus demandas
en apelación al pasado o la historia, ya que ellos serían una nueva categoría de seres: los mestizos.
1.2. Culturas avanzadas imponiéndose a otras menos evolucionadas.
La tipología de cultura Villalobos se aparta de los conocimientos aportados por las ciencias sociales
respecto de la cultura. En el presente las ciencias sociales reflejan una posición neutral, cuidadosa
y respetuosa, en cuanto emitir juicios dirigidos a rankear las culturas humanas como “superiores”
e “inferiores” o “mejores” y “peores”. La tipología de cultura de Villalobos resulta así un
argumento puramente funcional, La superioridad de una cultura, en el supuesto de Villalobos, es
la imposición de ésta sobre otra, lo que equivale a un acto de violencia o barbarismo.
- superioridad de las armas
- la ideología de la bestialidad
1.3. La conquista no es sólo una imposición de los dominadores, sino también una absorción por
los dominados.
La clave de la aceptación y valoración de lo exterior a la cultura propia, perece estar en la libre
adopción de los préstamos culturales, y en los pequeños toques modificatorios que lo hacen más
familiar a las costumbres y gustos de la cultura que adopta lo que no le es propio. Cuando los
préstamos son introducidos por la imposición y la violencia de los grupos dominantes, entonces la
historia es otra dado que los mecanismos de ajuste en la cultura no alcanzan a operar: son
neutralizados. En situaciones como esa, claramente coloniales y de colonialismo interno, la
imposición se acompaña de la ideología del desprecio por lo que viene de la cultura dominada.
Pero, y al cerrar el punto, concedamos crédito a Villalobos respecto del hecho de que en los
dominados también hay culpa por entrar en esa relación dominador/dominado y por mantenerse
bajo la posición de dominados
¿Por qué habría de renegar una persona de su cultura en una situación de relaciones culturales de
igual estatus?
1.4. Los llamados araucanos –eufemísticamente, mapuches– no son más que mestizos, aunque
sean notorios los antiguos rasgos.
Otra línea de argumentación de Villalobos apunta a la negación de la existencia de mapuche,
reconociendo la existencia sólo de “descendientes de araucanos”.
- “inevitable roce sexual”
El machismo en Villalobos es el que lo hace fiero crítico de la homosexualidad mapuche, expresada
con toda seguridad –y sin que de nombre– en los machi.
¿es importante la pureza racial para sostener una demanda nacionalitaria?
El punto es que hoy tienen una identidad, se reconocen como mapuche (me incluyo), y se lo deben
en parte a las propias relaciones de colonialismo interno en que viven en Chile.
1.5. Las nociones del bien y el mal, la justicia en lugar de la venganza, la monogamia y la
condena de la homosexualidad se abrieron paso entre los mapuche gracias a la religión y la
moral cristiana.
La religión y moral cristiana aparecen altamente valoradas por Villalobos, quien les da el estatus
de cultura superior por excelencia. El mapuche y su cultura son diabolizados, y es la “religión y
moral cristiana” quien los exorciza influyendo en su adopción de conceptos como bien y mal,
justicia sobre venganza, monogamia sobre poligamia, y heterosexualidad sobre homosexualidad.
La religión mapuche –y no soy un conocedor profundo del tema– proporcionó a los mapuche y su
sociedad –fragmentada o no– una moral. En otras palabras, un estándar del bien y del mal, de
justicia e injusticia, que para el caso es conocido como el “admapu”.
El concepto de familia es diferente para cada sociedad, y ello no involucra “superioridad” o
“inferioridad” de una idea de familia sobre otras. La familia mapuche polígama era una familia
estable, porque la poligamia era la norma (legalidad) en el mundo mapuche, y la practicaban
quienes podían mantener una familia numerosa.
1.6. Perdieron gran parte de sus tierras mal aprovechadas a ojos modernos; pero también
pudieron incorporarse a la producción agrícola y ganadera de mercado.
Finalmente, Villalobos argumenta a favor de la expoliación del territorio de los mapuche
señalando que una importante parte de sus tierras estaban subempleadas a “ojos modernos”.
También menciona que los mapuche habrían ganado con ese acto de rapiña chileno al
“incorporarse” –en realidad ser incorporados– “a la producción agrícola y ganadera de mercado”.
Sin embargo los “ojos modernos” de Villalobos le impiden ver que la historia de la terratenencia
chilena no es una historia de “progreso” ciertamente.
En rigor la nación mapuche no es “nuestra” en el sentido de pertenencia a los chilenos. La nación
mapuche pertenece a sí misma y se encuentra oprimida y colonizada al interior de Chile. De esto
los amigos del pueblo mapuche deben tomar clara conciencia, para transformar su solidaridad en
una ayuda cierta al proceso de liberación nacional de un pueblo oprimido y colonizado.
Sergio Villalobos: "Los pueblos originarios en Chile desaparecieron” Entrevista realizada por
Graciela Almendras, El Mercurio, 01 de Septiembre, 2008
El historiador Sergio Villalobos está convencido que el Estado chileno no mantiene deudas
históricas con el pueblo mapuche porque este simplemente "no existe". Sus posturas, denunciadas
como racistas por diversos intelectuales, han sido base de formación de miles de estudiantes
chilenos. Su edición más conocida es la Historia de Chile. Por sus "méritos académicos" le fue
otorgado el Premio Nacional de Historia el año 1992.
Según su teoría, ¿quiénes son y dónde están los indígenas en Chile?
No hay indígenas propiamente, sino sencillamente agrupaciones mestizas que se formaron sobre
las antiguas etnias que existían en el país. Así, por ejemplo, hay descendientes de aimaras en el
norte del país, hay mestizos descendientes de los araucanos de la Araucanía. En Chile, indígenas
puros propiamente no existen.
-Y como descendientes, ¿qué derechos tienen los mapuches para exigir la reivindicación de
tierras en la Araucanía?
Mire, ese es un asunto harto complejo, porque ellos mismos vendieron tierras, ellos mismos
colaboraron con los dominadores españoles y con los chilenos. Eso de la resistencia fiera de los
araucanos es en parte un mito. Hubo compenetración, hubo tratos, hubo acuerdos, lo que no
quita que también hubiese despojo y robo de tierras.
Falsedades sobre la Araucanía
El historiador Sergio Villalobos afirma que aquellos que se dicen Mapuches no son
indígenas, sino Mestizos, a esto agrega que solo un 9,7% se dice integrante de la Etnia.
El Fundamento de Villalobos se basa en el hecho del mestizaje, lo derivado del proceso de
conquista y posterior colonización, además de hechos como; el cautiverio de mujeres
blancas tras la caída de las ciudades del sur y el asalto a las posesiones hispánicas, esto
tiene como consecuencia el nacimiento de niños y niñas mezcla de mapuches y españoles,
por lo tanto quienes se dicen mapuches descienden tanto de los Dominados como de los
Dominadores.
Dado los antecedentes la postura de Villalobos es clara, que tanto Mapuches como
chilenos son iguales, por lo tanto la igualdad de derechos debe ser una realidad para todos
sin excepciones.
Otro antecedente que se destaca es sobre el mito que rodea la guerra de Arauco, siendo
que aprox. Un poco más de 100 años duró lo que sería una guerra intensa entre
españoles y Mapuches, pero posteriormente desde mediados del siglo XVII el panorama
cambió y reinó la paz, se produjo comercio entre españoles y mapuches, incluso muchas
secciones de mapuches juntos a sus caciques se unieron al ejército español por lo cual
recibían un sueldo. En suma los Araucanos contribuyeron a su propio sometimiento.
Sobre los despojos de tierras araucanas, existen antecedentes de que Araucanos vendían
por voluntad propia sus tierras a los colonos, esto no quiere negar de que efectivamente
se despojó arbitrariamente a grupos de mapuches para ocupar sus tierras en lo que
posteriormente serían zonas de cultivo, ganadería y ciudades bajo la excusa de extender la
soberanía nacional.
Las posteriores tareas de progreso (creación de escuelas, liceos, hospitales, caminos,
llegada de trenes) provocaron que los mapuches se introdujeran a la economía del
mercado y a su vez a la vida moderna, por medio de la educación los mapuches tuvieron
acceso a puestos fiscales, integración a carabineros y ejército, incluso algunos fueron
parlamentarios y ministros.
Finalmente se expone el antecedente del censo del año 1992 y la encuesta CEP de 2002,
sólo el 9,7% se define como mapuche, el 79% vive en ciudades, el 84% no habla la lengua
propia, el 49% no sabe o no recuerda las ceremonias o ritos, y el 60% es católico.