Está en la página 1de 1

LATERCERA Sábado 2 de marzo de 2013

91

Cultura&Entretención

Sábado 2 de marzo de 2013 9 1 Cultura&Entretención Amour: el filme con que Haneke conquistó

Amour: el filme con que Haneke conquistó a la Academia

R La ganadora del Oscar Extranjero se acaba de estrenar en Chile.

R En ella, el realizador con fama de duro narra una emotiva historia.

RR En Amour, Emmanuelle Riva es una profesora de música jubilada. FOTO: AMOUR

Pablo Marín

El domingo pasado, Michael Haneke recibió el Oscar a Me- jor Película en Lengua Extran- jera para Amour, que remata- ba una secuencia casi perfec- ta que había arrancado en mayo de 2012 con la Palma de Oro en el Festival de Cannes. El premio de la Academia no sólo vengó la derrota que hace tres años padeció su anterior largo, La cinta blanca. Tam- bién supuso un rito de acogi- da para un cineasta con cha- pa de sádico y epatador. El primer coqueteo de Ha-

neke con Hollywood se dio en 2007, cuando hizo un remake de su propia cinta Funny ga- mes (Austria, 1997). En ambas, una dupla de adolescentes si- cóticos secuestra una familia acomodada. Y en ambas, cuando parece que los invaso- res han sido derrotados, uno de ellos coge un control remo- to y retrocede las imágenes para poner las cosas donde estaban. Y descolocar a los es- pectadores. Ahora, en lo que a la industria respecta, el cuento tuvo “final feliz”. Consultado por el impacto de su primera Funny games,

Haneke dijo que era normal:

“Cuando le dan una bofetada, Ud. reacciona”. A cachetadas con la audiencia, consolidaba su cartel de frío auscultador de los terrores contemporáneos, retratista de la descomposi- ción de la familia. Y siguió am- pliando sus horizontes, hasta que, con La cinta blanca, se aventuró con la génesis del nazismo. Nada menos. El paso siguiente fue Amour. Cineuropa, la agencia de prensa europea, informaba en 2010 que el proyecto “se cen- tra en dos octogenarios cultos, Georges y Anne, profesores

de música jubilados”. Cierto día, “Anne sufre un microin- farto. Cuando deja el hospital y vuelve a casa, tiene un lado del cuerpo paralizado. El amor que une a la pareja será pues- to a prueba”. De eso trata la película roda- da en París entre febrero y abril de 2011. Esta agregó, eso sí, pasajes imaginados y soña- dos, algo de violencia domés- tica y la presencia de dos le- yendas de la pantalla: Jean Louis Trintignant y Emma- nuelle Riva. Dijo el director en su minuto que se inspiró en un filme canadiense que no

identificó, así como en un caso familiar. Más tarde diría que se refirió a una tía que le pidió ayuda para suicidarse. Como si de Haneke no se tratara, su cinta conmovió (“quien no derrame una lágri- ma al ver Amour puede razo- nablemente ser tratado de huevón”, anotó el diario fran- cés Libération). Y generó un pronto interés internacional. Repartida por las salas del orbe, la aprobación ha sido arrolladora. Y acaso tanta aclamación ha oscurecido la disidencia. La de observadores locales

–como Alberto Fuguet, que la considera “repelente por te- mas morales”- y la de extran- jeros, como los Cahiers du Ci- néma: “Cuando Haneke el mi- sántropo le da una mano [al espectador], usa la otra para abofetearlo”. Como sea, ha despertado un

interés inusitado. Pese a ello,

a Chile llegaron sólo seis co-

pias. Según CDI Films, se de- bió a un problema en Cineco- lor de Argentina, donde las fabrican. La distribuidora es-

tima que si la cinta tiene éxi-

to de público, podrían aume-

tarse las copias a ocho.b

fabrican. La distribuidora es- tima que si la cinta tiene éxi- to de público, podrían aume-