Está en la página 1de 3

Brutales contrates en el campo colombiano

La Procuraduría señaló que la propuesta presentada por el Gobierno


Nacional sobre la política de tierras y territorios para la población
desplazada no es integral. La afirmación fue hecha a Corte
Constitucional que le pidió al gobierno una propuesta sobre la
disposición de tierras para desplazados. El ministerio público señala que
las políticas de gobierno no hacen referencia al restablecimiento de las
condiciones anteriores al despojo ni de los bienes que fueron
abandonados. Da la impresión que el ejecutivo este de acuerdo con los
abusos cometidos por los paramilitares, guerrilleros y militares,
principales responsables del desplazamiento de más tres millones y
medio de campesinos. Como si su propuesta quisiera decirle a la Corte
que, “borrón y cuenta nueva” olvidar el pasado y no tentar a los
actuales dueños de los predios que antes eran de los campesinos que
para salvar sus vidas huyeron a las ciudades. El gobierno esta
ofreciendo lo que llaman los jóvenes de ahora “un contentillo” y los
viejos “una manadera de gallo”.

La Procuraduría señaló que en la propuesta del presidente Uribe, "no


hay políticas especiales para mujeres y minorías étnicas ni proyectos
para la mujer rural, la cual hasta la fecha ha sido desconocida en los
diferentes programas y solo se le otorga un puntaje extra por esta
condición. Este documento de política pública social no contempla el
procedimiento del Subsidio Integral de Tierras (SIT), que en la actualidad
se constituye en el instrumento de política mediante el cual se
adelantan en el país los programas de reforma agraria". Los desalojados
son discriminados frente a los beneficios que otros colombianos están
recibiendo y en ocasiones perseguidos por reclamar sus derechos. La
Corte Constitucional en repetidas ocasiones se ha visto obligada a
llamarle la atención al presidente porque no cumple un fallo de hace
varios años ganaron los desplazado. Trata por todos los medios de
desconocer la jujsticia. Este incumplimiento y discriminación ha sido la
acusa para protestas y mítines en diferentes partes del país,
particularmente en Bogotá en donde se han tomado parques y edificios
públicos. La responsabilidad del cumplimiento de los derechos
constitucionales de los desplazados la tiene el ejecutivo en cabeza del
presidente. Siempre ha tratado de recortar y minimizar esta obligación
jurídica, social y moral.

En constarte con lo anterior surgió una noticia que señala para los
próximos días decisiones del despacho del Fiscal General de la Nación,
relacionadas con las investigaciones por las irregularidades en el
programa Agro Ingreso Seguro. En este programa el gobierno derrochó
montañas de dinero que fueron repartidas gratuitamente entre gente
pudiente, funcionarios, políticos y hasta reinas de belleza. Fuentes
oficiales confirmaron que, “los fiscales encargados del caso en la Unidad
Anticorrupción, decidieron citar a interrogatorio a 87 personas, entre
beneficiarios y funcionarios públicos que tuvieron relación con la entrega
de dineros del controvertido programa. 41 de esos beneficiarios
recibieron los subsidios no reembolsables del ministerio de Agricultura.
La mayoría de este paquete de ciudadanos pertenecientes a familias
prestantes de Magdalena y otros departamentos de la costa Atlántica.
Los demás citados son funcionarios públicos pertenecientes al ministerio
de Agricultura y al ICA”.

Una vez estalló el escándalo, el presidente Álvaro Uribe pretendió


defender el reparto de dinero gratis entre los poderosos y
multimillonarios del agro, familias de alta sociedad y funcionarios
públicos, entre otros. Como le fue imposible tapar el escándalo y el
Congreso la Fiscalía, Procuraduría y Contraloría metieron la mano en el
asunto, cambio de criterio. Como es su costumbre dio orden, por los
medios de comunicación, a su ministro de agricultura, blandiendo las
manos en forma amenazante, para que recogiera en dinero que había
regalado impunemente, apelando a utilizar métodos legales o
extralegales. Nadie le prestó atención al presidente, desconocieron al
mandatario. Las semanas pasan y no se ha podido recuperar ni un solo
centavo. ¿Quién va de volver esos dineros que les dieron gratis… ya los
tienen investidos en autos lujosos, yates y todo menos en el agro? La
desigualdad y desequilibrio del proceder del gobierno en materia social
es monstruoso. El problema que se le presenta al gobierno es que la
tierra de los desplazados está en poder de poderosos económicamente,
de sus familiares y amigos políticos sembradas de palma de aceite,
caucho o tras cosas que servirán de materia prima a la industria, pero
que a la larga, estría amenazando la seguridad alimentaría del país.
Brutales contrates en el campo colombiano en donde el dolo sirve de
herramienta. ¡El crimen si paga!, al menos en este caso de corrupción
administrativa.

Nota.- Los interrogatorios a los ricos empresarios que recibieron dinero


gratis del gobierno, son asimilables a las indagatorias en el antiguo
sistema penal colombiano. Los 87 citados tendrán que responder un
amplio cuestionario realizado por los fiscales, para establecer la forma
en que se repartieron los subsidios de Agro Ingreso Seguro, los
requisitos necesarios para acceder a los dineros, la forma como se
invirtieron, los empleos creados en forma permanente, entre otras
preguntas importantes para determinar el rumbo de las investigaciones.
Hasta ahora las cosas van bien para llegar a la verdad. Algunos ante los
fiscales han cantando más que Plácido Domingo.