Está en la página 1de 36

Costo: 25.000 Gs.

Paraguay · 2011
Paraguay · 2011
Costo: 25.000 Gs. Paraguay · 2011 Orientación profesional para una Agricultura Sustentable Riego: Pivote Central Manejo

Orientación profesional para una Agricultura Sustentable

Riego: Pivote Central Manejo de la Conyza

Edición Nº

11

Coleccionable

Arroz

Arroz Recomendaciones para este cultivo

Recomendaciones para este cultivo

Arroz Recomendaciones para este cultivo
Arroz Recomendaciones para este cultivo
Arroz Recomendaciones para este cultivo
Arroz Recomendaciones para este cultivo

UN MEDIO COMPROMETIDO CON UNA AGRICULTURA SUSTENTABLE Y SOSTENIBLE.

CONTACTOS & agrotecnologia

Es un medio de la Red CONTACTOS & agronegocios, comprometido con promover buenas prácticas hacia una agricultura sustentable y sostenible.

Dirigido a productores, estudiantes y profesionales, entrega contenidos técnico-científicos, con información, experiencias y datos nacionales, elaborados por profesionales especialistas en diferentes áreas.

Orientado y fiscalizado por un Consejo Editorial (ad honorem) integrado por profesionales del más alto nivel y reconocimiento nacional e internacional.

Es un material coleccionable de entrega gratuita.

del más alto nivel y reconocimiento nacional e internacional. Es un material coleccionable de entrega gratuita.
Orientación profesional para una Agricultura Sustentable Producido por: info@contactosyagronegocios.com Oficina
Orientación profesional para una Agricultura Sustentable Producido por: info@contactosyagronegocios.com Oficina
Orientación profesional para una Agricultura Sustentable
Producido por:
info@contactosyagronegocios.com
Oficina Encarnación:
Tel: (595) 71 209 463
Tel/Fax: (595) 71 204 734
J.L. Mallorquín 1220 c/ Cerro Corá
3° piso Of. 10 y 11
Encarnación - Paraguay
www.contactosyagronegocios.com
Las Revistas Red de Contactos & Agronegocios y Contactos
& Agrotecnología fueron declaradas de Interés Ministerial por el
Ministerio de Industria y Comercio (MIC) en Resolución Nº 445
23/06/11; el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en Re-
solución Nº 980 23/06/11; y el Ministerio de Educación y Cultura
(MEC) en Resolución Nº 28544 18/08/11
· Está prohibida la reproducción total o parcial de estos contenidos en cualquier formato
sin autorización escrita de CONTACTOS Comunicación y Servicios.
· Concurrimos a fuentes que se estiman son confiables, sin embargo la exactitud y
actualidad en los valores indicados, cotizaciones, precios, rendimientos, intereses,
cantidades, valores u otros, están expuestos a variación conforme a la situación del
mercado entre la fecha de recepción de la información, el tiempo de producción y
circulación de la revista.
· Los artículos publicados en CONTACTOS&agronegocios representan la opinión de
los autores, y no necesariamente reflejan el sentimiento u opinión de sus directores.
· CONTACTOS&agronegocios es una marca registrada. Todos los derechos reserva-
dos. © 2009
4 CONTACTOS&agrotecnología
4
CONTACTOS&agrotecnología
Edición Nº 11 Coleccionable ■ La Bibliografía utilizada en la presente edición estará disponible en
Edición Nº
11
Coleccionable
■ La Bibliografía utilizada en la
presente edición estará disponible
en la última publicación de esta
colección.
Staff: ■ Sonia Altamirano ■ Mirta Rodríguez ■ Franco Canala ■ Julio Zappelli Consejo editorial:
Staff:
■ Sonia Altamirano
■ Mirta Rodríguez
■ Franco Canala
■ Julio Zappelli
Consejo editorial:
■ Productor Sr. Erni Antonio Schlindwein
Experimentado en Sistema de Siembra Directa
■ Ing. Agr. M.Sc. Rolf Derpsch
Agricultura de Conservación, Investigación agrícola, Planificación del
desarrollo rural, Administración de Proyectos de Cooperación Técnica
Internacional
■ Ing. Agr. Ph.D. Mohan Kohli
Mejoramiento Genético de Cultivos, Fitopatología, Adiestramiento y
Formación de Redes de Investigación
■ Ing. Agr. M.Sc. Adrián Palacios Morfínico
Producción de Cultivos
■ Ing. Agr. M.Sc. Lidia Quintana de Viedma
Patología de Semillas
■ Ing. Agr. M.Sc. María Estela Ojeda Gamarra
Ciencia y Tecnología de Semillas
■ Ing. Agr. M.Sc. Martín María Cubilla Andrada
Ciencias del Suelo
■ Ing. Agr. M.Sc. Nilson Osterlein
Producción de Canola
■ Ing. Agr. M.Sc. Porfirio Villalba Miranda
■ Ing. Agr. M.Sc. Stella Maris Candia Careaga
Protección Vegetal y en Manejo Integrado de Pestes
■ Ing. Agr. M.Sc. Bernardino (Cachito) Orquiola
Ciencia y Tecnología de Producción de Semillas
■ Ing. Agr. M.BA. Juan Carlos Caporaso
Gestión Empresarial - Agroquímicos
■ Ing. Agr. Breno Batista Bianchi
Empresario Especialista en Producción de Semillas
■ Ing. Agr. M.Sc. Artemio Romero
Soporte técnico
■ Ing. Agr. M.Sc. Iris Andrea Reckziegel
Fitopatología
■ Ing. Agr. M.Sc. Karina Vidal Larroca
Agricultura de Precisión
■ Ing. Agr. César Hannich
Especialización en Semillas
■ Ing. Agr. M.Sc. Douglas Albrecht Novo de Oliveira
Nutrición Vegetal
■ Ing. Agr. M.Sc. Alicia Noelia Bogado
Fitopatología de Plantas
■ Ing. Agr. M.Sc. Alicia Magdalena González Cámara
Especialización en Semillas
■ Ing. Agr. Enrique Oswin Hahn Villalba
Master en Ciencias del Suelo

Índice | Sumario

7-10

12-15

16-19

20-22

24-28

30-31

32-34

Arroz | Recomendaciones para este cultivo. Comenzó hace casi 10.000 años, en muchas regiones húmedas de Asia tropical y subtropical. Posiblemente sea la India el país donde se cultivó por primera vez debido a que allí abundaban las variedades silvestres

Arroz | Enfermedades del arroz en el Paraguay. Manejo y control. Las enfermedades de importancia económica del culti- vo del arroz en el Paraguay son relativamente pocas, pero de gran potencial destructivo, que dependiendo de las condiciones am- bientales…

Maíz | Manejo de la fertilización fosfatada. Dosificación según disponibilidad en suelo. A diferencia de lo que ocurre con el nitrógeno, al abordar la fertilización fosfatada en maíz hay que considerar que el funcionamiento del fósforo (P) en el sistema suelo-planta es totalmente diferente al del nitrógeno…

Soja | Crecimiento y desarrollo. Etapas fenológicas y cambios morfológicos. En el cultivo de manera simultánea con el crecimiento, se producen cambios morfológicos que resultan de la diferenciación y crecimiento de los órganos…

Soja | Conyza. Consideraciones para su manejo en soja y otros cultivos. En los últimos cinco años se están verificando im- portantes cambios en las poblaciones de malezas en los cultivos ex- tensivos en Paraguay

Siembra Directa | Rotación. Alto valor agregado de los cultivos consorciados. Los avances en los sistemas de siembras han llegado a mesurar que cuando más intensivas se hace las ro- taciones de cultivos se logra incrementar la materia orgánica y de carbono orgánico al sistema…

Tecnologías | Sistema de riego por pivot central. Informa- ciones generales. ¿Por qué se llama Pivot Central? Se llama así por su movimiento circular alrededor de un punto central que re- cibe el nombre de pivot. Es uno de los métodos más eficientes pa- ra regar y distribuir fertilizantes y herbicidas.

6 CONTACTOS&agrotecnología
6
CONTACTOS&agrotecnología
uno de los métodos más eficientes pa- ra regar y distribuir fertilizantes y herbicidas. 6 CONTACTOS&agrotecnología

Arroz

Recomendaciones para este cultivo

Comenzó hace casi 10.000 años, en muchas regiones húmedas de Asia tropical y subtropical. Posiblemente sea la India el país donde se cultivó por primera vez debido a que allí abundaban las variedades silvestres.

Arroz Asesoramiento Técnico
Arroz
Asesoramiento Técnico

El desarrollo del cultivo tuvo lugar en China, desde sus tierras bajas a sus tierras altas. Probablemente hubo varias rutas por las cuales se introdujeron los arroces de Asia a otras partes del mundo.

introdujeron los arroces de Asia a otras partes del mundo. 8 CONTACTOS&agrotecnología Morfología y taxonomía El
8 CONTACTOS&agrotecnología
8
CONTACTOS&agrotecnología

Morfología y taxonomía

El arroz (Oryza sativa) es una mono- cotioledonea perteneciente a la fami- lia Poaceae.

Raíces: las raíces son delgadas, fibro- sas y fasciculadas. Posee dos tipos de raíces: seminales, que se originan de la radícula y son de naturaleza temporal y las raíces adventicias secundarias, que tienen una libre ramificación y se for- man a partir de los nudos inferiores del tallo joven. Estas últimas sustituyen a las raíces seminales.

Tallo: el tallo se forma de nudos y en- trenudos alternados, siendo cilíndri- co, nudoso, glabro y de 60 a 120 cm de longitud.

Hojas: las hojas son alternas, envaina- doras, con el limbo lineal, agudo, lar- go y plano. En el punto de reunión de la vaina y el limbo se encuentra una lígula membranosa, bífida y erguida que presenta en el borde inferior una serie de cirros largos y sedosos.

Flores: son de color verde blanqueci- no dispuestas en espiguillas cuyo con- junto constituye una panoja grande, terminal, estrecha y colgante después de la floración.

Inflorescencia: es una panícula de- terminada que se localiza sobre el vás- tago terminal, siendo una espiguilla la unidad de la panícula, y consiste en dos lemmas estériles, la raquilla y el flósculo.

Grano: el grano de arroz es el ova- rio maduro. El grano descascara- do de arroz (cariópside) con el pe- ricarpio pardusco se conoce como

arroz café; el grano de arroz sin cáscara con un pericarpio rojo, es el arroz rojo.

Requerimientos edafoclimáticos.

Clima: Se trata de un cultivo tropi- cal y subtropical, aunque la mayor producción a nivel mundial se con- centra en los climas húmedos tropi- cales, pero también se puede cultivar en las regiones húmedas de los sub- trópicos y en climas templados. El cultivo se extiende desde los 49-50º de latitud Norte a los 35º de latitud Sur. El arroz se cultiva desde el nivel del mar hasta los 2.500 m de altitud. Las precipitaciones condicionan el sistema y las técnicas de cultivo, so- bre todo cuando se cultivan en tie- rras altas, donde están más influen- ciadas por la variabilidad climática de las mismas.

Temperatura: El arroz necesita para germinar un mínimo de 10 a

13 ºC, considerándose su óptimo entre 30 y 35 ºC. Por encima de los 40 ºC no se produce la germinación. El crecimiento del tallo, hojas y raí- ces tiene un mínimo de 7 ºC, consi- derándose su óptimo en los 23 ºC. Con temperaturas superiores a ésta, las plantas crecen más rápidamente, pero los tejidos se hacen demasiado blandos, siendo más susceptibles a los ataques de enfermedades. El es- pigado está influido por la tempera- tura y por la disminución de la du- ración de los días.

La panícula, usualmente llamada es- piga por el agricultor, comienza a formarse unos treinta días antes del espigado, y siete días después de co- menzar su formación alcanza ya unos 2 mm. A partir de 15 días antes del espigado se desarrolla la espiga rá- pidamente, y es éste el período más sensible a las condiciones ambienta- les adversas.

Arroz Asesoramiento Técnico
Arroz
Asesoramiento Técnico

La floración tiene lugar el mismo día del espigado, o al día siguiente durante las últimas horas de la ma- ñana. Las flores abren sus glumi- llas durante una o dos horas si el tiempo es soleado y las temperatu- ras altas. Un tiempo lluvioso y con temperaturas bajas perjudica la po- linización.

El mínimo de temperatura para flo- recer se considera de 15 ºC. El ópti- mo de 30 ºC. Por encima de los 50 ºC no se produce la floración. La respi- ración alcanza su máxima intensidad cuando la espiga está en zurrón, de- creciendo después del espigado. Las temperaturas altas de la noche in- tensifican la respiración de la planta, con lo que el consumo de las reser- vas acumuladas durante el día por la función clorofílica es mayor. Por esta razón, las temperaturas bajas duran- te la noche favorecen la maduración de los granos.

CONTACTOS&agrotecnología

CONTACTOS&agrotecnología

9 9

te la noche favorecen la maduración de los granos. CONTACTOS& agrotecnología CONTACTOS& agrotecnología 9 9
Arroz Asesoramiento Técnico
Arroz
Asesoramiento Técnico

10

10 CONTACTOS&agrotecnología

CONTACTOS&agrotecnología

agrotecnología CONTACTOS& agrotecnología Suelo: El cultivo tiene lugar en una amplia gama de suelos,

Suelo: El cultivo tiene lugar en una amplia gama de suelos, variando la textura desde arenosa a arcillosa. Se suele cultivar en suelos de textura fi- na y media, propia del proceso de se- dimentación en las amplias llanuras inundadas y deltas de los ríos. Los suelos de textura fina dificultan las la- bores, pero son más fértiles al tener mayor contenido de arcilla, materia orgánica y suministrar más nutrien- tes. Por tanto la textura del suelo jue- ga un papel importante en el manejo del riego y de los fertilizantes.

pH: La mayoría de los suelos tienden a cambiar su pH hacia la neutralidad po- cas semanas después de la inundación. El pH de los suelos ácidos aumenta con la inundación, mientras que pa- ra suelos alcalinos ocurre lo contrario. El pH óptimo para el arroz es 6,6 pues con este valor la liberación microbia- na de nitrógeno y fósforo de la materia orgánica, y la disponibilidad de fósforo son altas y además las concentraciones de sustancias que interfieren la absor- ción de nutrientes, tales como alumi- nio, manganeso, hierro, dióxido de carbono y ácidos orgánicos están por debajo del nivel tóxico.

Fuente: www.infoagro.com

están por debajo del nivel tóxico. Fuente: www.infoagro.com En la próxima edición: Particularidades del cultivo.
están por debajo del nivel tóxico. Fuente: www.infoagro.com En la próxima edición: Particularidades del cultivo.

En la próxima edición:

Particularidades del cultivo.

Arroz Asesoramiento Técnico
Arroz
Asesoramiento Técnico

CONTACTOS&agrotecnología 11

Arroz Asesoramiento Técnico CONTACTOS& agrotecnología 11
Arroz Asesoramiento Técnico
Arroz
Asesoramiento Técnico

Enfermedades del arroz en el Paraguay

Manejo y control de las mismas

Ing.Agr. M.Sc. Lidia Quintana CV en Edición Nº 5 Cel. +595 0985 705 686 E-mail:
Ing.Agr. M.Sc. Lidia Quintana
CV en Edición Nº 5
Cel. +595 0985 705 686
E-mail: lviedmaq@gmail.com

12 CONTACTOS&agrotecnología

lviedmaq@gmail.com 12 CONTACTOS& agrotecnología Las enfermedades de importancia económica del cultivo del

Las enfermedades de importancia económica del cultivo del arroz en el Paraguay son relativamente pocas, pero de gran potencial destructivo, que dependiendo de las condiciones ambientales pueden constituirse en factores limitantes de mayor importancia en el cultivo.

D e acuerdo a las prospecciones realizadas en zonas arroceras las

enfermedades más comunes son:

Piricularia o bruzone

Dentro de las enfermedades del arroz, la piricularia es la más importante

y en variedades susceptibles pueden

producir mermas de rendimiento en- tre 20-30 %. En los años 1998/99, y

1999/2000 en una prospección realiza- da en 10 fincas con cultivo de arroz, en

el departamento de Misiones, se deter-

minó que el 100 % de las muestras ana- lizadas mostraron infección de Pyricu- laria grisea, sin. Pyricularia oryzae. La enfermedad se presentó con caracterís- ticas epidémicas, llegando en algunos casos a 60 % de incidencia. Las varie- dades afectadas fueron IRGA 403, IR- GA 404 y IRGA 405. En los años sub siguientes, la enfermedad se ha presen- tando con intensidad variable, depen- diendo de las condiciones climáticas. Actualmente, algunas de las varieda-

des sembradas presentan más toleran- cia a la enfermedad.

La enfermedad afecta toda la parte aé- rea de la planta, desde los estados ini- ciales de la planta hasta la fase final de

producción de granos. En las hojas los síntomas típicos se inician como pe- queños puntos de coloración casta- ña que luego se vuelven elípticas de 1-2 cm de ancho × 0,3-0,5 cm de largo. Las manchas crecen a lo largo de las nervaduras y presentan un centro ce- niza y bordes marrón rojizo. En el cen- tro pueden observarse las estructuras reproductivas del patógeno. Las man- chas pueden coalecer y formar gran- des áreas en las hojas. La reducción del área foliar influye en la producción de granos (Filho et al 1995).

En los tallos, (región de entrenu- dos), los síntomas se presentan como manchas elípticas con centro ceniza y bordes marrón rojizo. Las manchas pueden extenderse a lo largo del ta- llo. Las lesiones en los nudos provo- can ruptura del tejido en la región del nudo, causando muerte de las partes situadas arriba del punto y la quiebra del tallo (Libro de arroz).

En las panículas las manchas pue- den llegar al raquis, y las ramifica- ciones de color marrón y sin formas definidas. La infección en la base de la panícula es determinante de

reducción de rendimiento, porque provoca el estrangulamiento. Cuan- do las panículas son atacadas inme- diatamente después de la emisión hasta la formación de grano lecho- so, la enfermedad puede provocar el enchuzamiento total de los granos (Filho, 1995).

Los granos atacados presentan man- cha marrón en las glumas y pueden confundirse con ataques de otras enfermedades.

Etiología: el estado sexual del hongo es Magnaporthe grisea y la fase ana- mórfica es Pyricularia grisea.

Las condiciones favorables: La tem- peratura óptima para la esporulación es alrededor de 28 ºC. La liberación de esporos ocurre entre 15 y 35 ºC. El mo- jamiento de las hojas es esencial para la infección. La presencia de rocíos pro- longados favorece alta severidad de la enfermedad, y el desarrollo de conidios sobre las lesiones. La producción de es- poras se produce en la oscuridad.

Sobrevivencia: en forma de micelio o conidio sobre restos de cultivos, se-

Síntomas de piricularia en hojas.
Síntomas de piricularia en hojas.

milla, hospederos alternativos (ma- lezas gramíneas), y plantas de arroz que quedan en el campo.

Diseminación: ocurre a través del viento. Una vez depositado en la su- perficie de las plantas y en presencia de agua libre, el conidio germina y forma el tubo germinativo y apreso- rio que penetra a través de la cutícu- la. La colonización es favorecida por las toxinas que producen la muerte de las células.

Manejo y control

La severidad de la piricularia de- pende de una serie de factores rela- cionados a resistencia del hospede- ro, presencia de razas de patógenos y prevalencia de condiciones am- bientales favorables a la enferme- dad. La influencia del ambiente es más importante para el arroz seca- no, y generalmente las variedades son más susceptibles. En el arroz de riego, la presencia constante de una lámina de agua mantiene un micro- clima más estable y con la ayuda de control químico y variedades más tolerantes se pueden disminuir el riesgo de infección.

Arroz Asesoramiento Técnico
Arroz
Asesoramiento Técnico
Piricularia en nudo y panojas.
Piricularia en nudo y panojas.

La utilización de nitrógeno en ex- ceso aumenta la susceptibilidad del patógeno.

El control químico de piricularia es un método muy efectivo y común- mente usado en el arroz de riego en nuestro país. El control químico puede utilizarse como tratamiento de semilla o aspersión foliar. El pe- riodo, más sensible para la infección en las hojas es entre 30 y 60 días después de la siembra. Las aplica- ciones para proteger la panícula ge- neralmente se realizan al inicio de la emergencia de la misma y, luego, después de diez días. Varios produc- tos han sido utilizados y la selección de los mismos dependerá de la dis- ponibilidad, nivel de control y cos- to de los mismos.

Entre los productos comúnmente recomendados para el control de la piricularia figuran Benomyl, car- bendazim, thiabendazol, procloraz, triciclazol (Bin). Actualmente los productos mas utilizados son los triazoles en mezclas con las estro- bilurinas, que controlan asimismo, otras enfermedades.

CONTACTOS&agrotecnología 13

en mezclas con las estro- bilurinas, que controlan asimismo, otras enfermedades. CONTACTOS& agrotecnología 13
Arroz Asesoramiento Técnico
Arroz
Asesoramiento Técnico
Síntomas de Helmintosporiosis.
Síntomas de Helmintosporiosis.

Helmintosporioris

Está ampliamente distribuída en las regiones donde cultiva el arroz, y es más importante en las zonas tropi- cales. Fue causante del “hambre de Bengala” en 1942. Si las condicio- nes son favorables y las variedades susceptibles, puede causar daños considerables.

Las pérdidas de producción en el Bra- sil, indican hasta un 30 % a nivel de en- sayos experimentales. No existen infor- maciones de pérdidas a nivel local.

Síntomas: la mancha parda puede causar lesión en las hojas en la fa- se de plántula, en la planta adulta y en los granos. Semillas infecta- das pueden producir plántulas in- fectadas en el estadio de dos hojas. Las manchas iniciales en las hojas son circulares, de color marrón os- curo. Las manchas típicas en hojas de plantas adultas con ovaladas de color marrón-rojizo, con un centro ceniza, donde pueden ser encontra- das las estructuras reproductivas. Las manchas ocurren generalmente en forma aislada, pero pueden coa- lecer y manchar toda la hoja.

14 CONTACTOS&agrotecnología

y manchar toda la hoja. 14 CONTACTOS& agrotecnología La mancha en los granos son de color

La mancha en los granos son de color marrón oscuro o marrón rojizo. En ataques severos, pueden afectar el pe- so de los granos y producción de gra- nos chuzos y/o granos partidos.

Etiología: La enfermedad es causa- da por el hongo Drechslera oryzae, sin. Helminthosporium oryzae (Bi- polaris oryzae).

Sobrevivencia: restos de cultivos, se- millas infectadas, plantas de arroz, y otras gramíneas. Normalmente el inó- culo primario se encuentra en la semi- lla o en suelo y el inóculo secundario es diseminado por las gotas de lluvia y viento a partir de plantas infectadas.

Alta humedad relativa y temperatu- ras de entre 20 y 30 ºC favorecen el desarrollo de la enfermedad. El agua libre sobre las hojas favorece la infec- ción. El tubo germinativo forma un apresorio y la hifa penetra directa- mente a través de la epidermis y colo- niza produciendo toxinas que matan las células del hospedero. Las estruc- turas reproductivas aparecen sobre las lesiones necrosadas y actúan co- mo inóculo secundario.

Drechslera oryzae en semilla.
Drechslera oryzae en semilla.

Manejo y Control La enfermedad es influenciada por la ocurrencia de factores desfavorables al desarrollo de la planta, estado fe- nológico del cultivo y la susceptibili- dad del material. En la mayoría de los casos las variedades utilizadas en el país son susceptibles. El control debe encaminarse de acuerdo a los factores mencionados.

El tratamiento de semilla con fungici- das reduce el inóculo inicial. El uso de una fertilización equilibrada y sumi- nistro adecuado de agua contribuirá a minimizar el efecto de la enfermedad. En cuanto al uso del control quími- co, se deberá poner especial atención a las fases de hoja bandera y forma- ción de granos. Son utilizados actual- mente los fungicidas del grupos de los triazoles + estrobilurinas. El fungicida carboxin + thiram en la semilla redu- ce el inóculo inicial.

Tizón de la vaina

Fue reportada inicialmente en el Ja- pón en 1910, se encuentra diseminada en todas las áreas del mundo donde se cultiva el arroz, principalmente de riego. Su importancia ha ido aumen-

Rhizoctonia en arroz.
Rhizoctonia en arroz.

tando con el uso de alta dosis de fer- tilizante y variedades altamente pro- ductivas, lo que implica un mayor macollamiento de plantas, aumento de la humedad, creando condiciones favorables para el patógeno.

Esta enfermedad fue identificada en el país en la década de los 90.

Sintomatología y su agente causal El hongo afecta todas las partes aéreas de la planta de arroz: la hoja, la vaina, los nudos del tallo, el cuello de la pa- nícula y la panícula misma, (Cedeño et al., 1996). La infección comien- za en la vaina de las hojas cerca de ni- vel del agua extendiéndose de la vaina hacia la hoja. La enfermedad progresa rápidamente, los ataques severos des- truyen el tallo. Las manchas en las vai- nas y tallos son ovaladas, elípticas o redondeadas, de color blanco grisáceo rodeados de un halo de color marrón bien definidos. En las hojas los sínto- mas son semejantes, pero las manchas presentan aspecto irregular. La presen- cia de diferentes lesiones que lleguen a unirse puede causar la muerte de las hojas y hasta de la planta, producien- do el acamado de la misma.

Arroz Asesoramiento Técnico
Arroz
Asesoramiento Técnico
Rhizoctonia solani.
Rhizoctonia solani.

Con frecuencia se forman en las le- siones o cerca de estas, esclerocios que son estructuras de resistencia. Estos se diseminan fácilmente sobre la superficie. En el campo, la enfer- medad suele presentarse en mancho- nes irregulares dentro del cultivo y es más destructiva en condiciones de altas temperatura (28 a 32 ºC) y hu- medad (más de 96 %).

Los síntomas se manifiestan, general- mente, a partir del período de más in- tenso macollamiento. El agente cau- sal mas común es Rhizoctonia solani. La sobrevivencia del hongo en el sue- lo es por medio de micelio y esclero- cios Los restos de cultivo contribuyen para el aumento del inóculo. La in- fección se inicia cuando los esclero- cios diseminados por el agua de riego llegan a las plantas que se encuentran en la línea del agua y germinan sobre la superficie vegetal. La penetración ocurre por los estomas o directamen- te a través de la cutícula. La enferme- dad es más severa con altas dosis de nítrógeno.

benomyl, fungicidas del grupo de los triazoles y estrobilurinas.

Manchado del grano, asociado a un complejo de hongos y bacterias (Helminthosporium, Sarocladium, Alternaria, Epicoccum, Fusarium, Rhynchosporium (Gerlachia oryzae), Pseudomonas glumae, P. siringae pv. oryzae): ocupa un lugar muy signi- ficativo en la problemática fitopato- lógica de este rubro, debido a que la actividad de tales microorganismos reducen la viabilidad y rendimiento de la semilla certificada, particular- mente. Análisis de sanidad semilla realizada con variedades comercia- les en uso en el país, indican la pre- sencia de varias especies de hongos como agentes causales del mancha- do del grano.

Medidas de control: uso de varie- dades resistentes o fungicidas como

CONTACTOS&agrotecnología 15

do del grano. Medidas de control: uso de varie- dades resistentes o fungicidas como CONTACTOS& agrotecnología
Maíz Asesoramiento Técnico
Maíz
Asesoramiento Técnico

Manejo de la fertilización fosfatada

Dosificación según disponibilidad en suelo

fosfatada Dosificación según disponibilidad en suelo Ing. Agrs. Ricardo Melgar y Martín Torres Duggan (ex -

Ing. Agrs. Ricardo Melgar y Martín Torres Duggan (ex - aequo) Coordinador, Proyecto Fertilizar EEA INTA Pergamino; Técnico EEA INTA Pergamino Proyecto Fertilizar www.fertilizando.com

EEA INTA Pergamino Proyecto Fertilizar www.fertilizando.com 16 CONTACTOS& agrotecnología A diferencia de lo que

16 CONTACTOS&agrotecnología

www.fertilizando.com 16 CONTACTOS& agrotecnología A diferencia de lo que ocurre con el nitrógeno, al

A

diferencia de lo que ocurre con el nitrógeno, al abordar

la

fertilización fosfatada en maíz hay que considerar que el

funcionamiento del fósforo (P) en el sistema suelo-planta es totalmente diferente al del nitrógeno.

(2da. Parte)
(2da. Parte)
es totalmente diferente al del nitrógeno. (2da. Parte) D esde el punto de vista del ma-

D esde el punto de vista del ma- nejo nutricional, el princi-

pal aspecto a considerar es su ba- ja movilidad en el suelo, lo hace principalmente por difusión, y la presencia de retención específica de los fosfatos en las arcillas, cu- ya magnitud depende de la can- tidad y mineralogía de esta frac- ción. Por otro lado, el pH es un factor que impacta considerable- mente sobre la disponibilidad de fósforo. La mayor disponibilidad ocurre con un nivel de pH entre 5,5 y 6,5; mientras que los valores fuera de este rango su concentra- ción en la solución del suelo se re- duce significativamente.

Las consideraciones previas tienen implicancias muy relevantes en el manejo de la fertilización. Así, la ba- ja movilidad del fósforo (P) permite independizarnos del efecto del cli- ma (lluvias) sobre la dinámica del nutriente en el suelo, siendo las pér- didas por lavado y escorrentía míni- mas desde el punto de vista prácti- co, siempre y cuando no haya erosión hídrica. Esto determina que haya re- sidualidad del efecto de la fertiliza- ción, es decir parte del fósforo aplica-

do queda disponible para próximos cultivos de la rotación.

La determinación de la dosis de fós- foro aplicada dependerá principal- mente del nivel de disponibilidad

y secundariamente de otros facto-

res, como potencial de rendimien- to, aplicación para otros cultivos de

la rotación, colocación en bandas o

voleo, fitotoxicidad de la mezcla que contenga el fertilizante fosfatado, etc. En la tabla 2 se presentan dosis orientativas de P según nivel del nu- triente en el suelo y niveles de pro- ducción medias.

Los umbrales de P Bray I (0-20 cm) por debajo del cual existen altas pro- babilidades de obtener aumentos considerables de rendimiento por fertilización están en el orden de 18 a 20 ppm. Por encima de estos nive- les las probabilidades de obtener au- mentos significativos de rendimien-

to por agregado de fósforo son bajas.

Este rango de suficiencia no ha sufri- do grandes modificaciones desde su publicación hace más de cincuenta años y ha sido validada en numero-

sos ambientes incluidos las regiones maiceras del país. Sin embargo, y a

pesar de su amplia difusión, no exis- ten calibraciones de las dosis reco- mendadas como la presentada en la Tabla 1, elaboradas más bien siguien- do un criterio de reposición.

La necesidad de disponibilidad del fósforo durante los estadios iniciales determina que el momento de apli- cación de los fertilizantes fosfatados deba ser junto con la siembra, apli- cándolo en bandas, y preferentemen- te por debajo y al costado de la línea de siembra.

Ocasionalmente si no se dispone de una sembradora con trenes de ferti- lización separados puede colocarse el fertilizante junto con la línea de semillas; si el fertilizante no tiene una alta proporción de nitrógeno, y las dosis no son demasiado altas,

Maíz Asesoramiento Técnico
Maíz
Asesoramiento Técnico

no hay riesgo de perdidas de plantas por fitotoxicidad. Se estima entre

20 y 30 kg/ha de N aplicado junto

con la semilla en espaciamientos de

70 cm como límite de tolerancia pa-

ra evitar efectos fitotóxicos durante la implantación del cultivo.

Tabla 1. Dosis de fosfatos (como pentóxido: P 2 O 5 ) recomendadas según nivel de disponibilidad de fósforo en el suelo (P-Bray I, 0-20 cm) para dos rendimientos esperados de maíz (Echeverría y García, 1998)

Rinde

 

Nivel de P del suelo

 

esperado

> 5

5 – 9

9 – 13

13 – 20

< 20

kg/ha

kg de P 2 O 5 /ha

 

7,000

71

58

49

37

10,000

89

76

67

56

13,000

107

95

86

73

Para expresar en kg/ha de fosfato diamónico o superfosfato triple multiplicar por 2,2.

Para expresar en kg/ha de fosfato diamónico o superfosfato triple multiplicar por 2,2. CONTACTOS& agrotecnología 17

CONTACTOS&agrotecnología 17

Para expresar en kg/ha de fosfato diamónico o superfosfato triple multiplicar por 2,2. CONTACTOS& agrotecnología 17
Maíz Asesoramiento Técnico
Maíz
Asesoramiento Técnico

En suelos con niveles medios a altos de fósforo disponible normalmente pue- de recomendarse aplicaciones al voleo. Respecto de las fuentes fosfatadas dis- ponibles en el mercado, puede optar- se entre los superfosfatos, simple o tri- ple y los fosfatos de amonio, mono o diamónico. Todos tienen el P soluble en agua e inmediatamente disponible, varían en el nutriente acompañante, azufre en el superfosfato simple y can- tidades variable de N en los fosfatos de amonio. Su elección dependerá princi- palmente de la necesidad de estos nu- trientes acompañantes y fundamental- mente de su disponibilidad comercial.

En los últimos años se ha difundido en el mercado de fertilizantes las mezclas

18

18 CONTACTOS&agrotecnología

CONTACTOS&agrotecnología

agrotecnología CONTACTOS& agrotecnología físicas multinutrientes, tanto en bol- sas como a granel.

físicas multinutrientes, tanto en bol- sas como a granel. Todas estas mezclas poseen en su composición fertilizantes simples como los mencionados previa- mente y por ende, para su manejo, ca- ben las mismas pautas efectuadas para los demás fertilizantes.

Manejo de la fertilización nitrogenada

El maíz requiere alrededor de 20 a 25 kg/ha de nitrógeno por cada to- nelada de grano producida. Por ello, para producir por ejemplo 10 t/ha de grano, el cultivo debería dispo- ner de alrededor de 200 a 250 kg de N/ha absorbidos por el cultivo. Esta cantidad sería la demanda de nitrógeno para este nivel de rendi-

miento. La oferta del lote (nitróge-

no en el suelo + N del fertilizante)

debería satisfacer esa necesidad pa-

ra mantener el sistema en equilibrio

nutricional. Esta aproximación es lo

que se conoce como criterio o mo-

delo de balance. Sin embargo, las diferencias entre las cantidades de

N en el suelo y las absorbidas por

el cultivo son determinadas por las llamadas eficiencias de absorción, que varían según se considere al N

presente en el suelo a la siembra, al

N mineralizado durante el cultivo y

al N aportado como fertilizantes.

Diferentes ensayos indican que para maximizar los rendimientos del cul- tivo, la oferta del suelo debería ser del

orden de los 140 a 150 kg/ha. Sin em- bargo, estos rangos de nitrógeno pre- sentan variaciones regionales defini- das por el potencial de rendimiento. Asimismo, en sistemas más intensi- vos, bajo riego y mayor desarrollo tec- nológico los rendimientos potencia- les serían mayores, y por ello la oferta de nitrógeno para cubrir la demanda del cultivo sería superior, llegando hasta 250 kg/ha.

Esta llamada oferta, en realidad es el nitrógeno asimilable (nitratos más amonio) medido por análisis de sue- lo presente al momento de la siembra más el nitrógeno ofrecido de los ferti- lizantes, pero no considera al N que se mineraliza durante el ciclo del cul-

tivo. Este dato es muy difícil de eva- luar ya que depende de las condicio- nes climáticas y de suelo, que a través de las variaciones de humedad y tem- peratura modifican la velocidad de nitrificación. En general para hacer los balances, se trabaja sobre valores promedios y se asigna una eficiencia igual a uno, es decir los nitratos que se producen son absorbidos inmedia- tamente sin pérdidas. Para tener una idea de ese potencial de mineralizar N, se evalúa la concentración de nitra- tos de la capa superficial entre los 20 y 30 cm de espesor al momento que el cultivo se encuentra en el estadio de 4 a 6 hojas. Este valor se correlacio- na con la estimación de potencial de nitrificación, ya que los presentes a la

de potencial de nitrificación, ya que los presentes a la Maíz Asesoramiento Técnico siembra habrán sido,
Maíz Asesoramiento Técnico
Maíz
Asesoramiento Técnico

siembra habrán sido, o bien absorbi- dos o bien lavados, fuera del alcance de las raíces. Por otra parte ese valor tendrá relación directa con la tempe- ratura y humedad que reguló el creci- miento del maíz hasta el estadio de 4 a 6 hojas. En varias regiones maiceras, se ha establecido que un valor de alre- dedor 18 a 20 ppm de N de nitratos (N-NO 3 - ) en esas condiciones es indi- cador de suficiencia, ofreciendo bajas posibilidades de respuesta económica al agregado de N como fertilizante.

Las posibles pérdidas de nitrógeno son contempladas en la eficiencia de uso, normalmente oscila alrededor del 50 %, con máximos de 70 %, si se aplica durante los momentos de máxi- ma capacidad de absorción, en dosis no excesivas, proporcionales a su uti- lización y con fuentes de bajo poten- cial de volatilización como amoníaco. El maíz comienza su mayor consumo de nitrógeno alrededor de seis ho- jas completamente expandidas (V6 a V7), por lo que antes de comenzada esta etapa fenológica, el cultivo debe- ría de disponer de una oferta de nitró- geno adecuada para satisfacer su de- manda para crecimiento.

geno adecuada para satisfacer su de- manda para crecimiento. En la próxima edición: Estrategias y alternativas
geno adecuada para satisfacer su de- manda para crecimiento. En la próxima edición: Estrategias y alternativas

En la próxima edición:

Estrategias y alternativas de fertilización.

CONTACTOS&agrotecnología 19

crecimiento. En la próxima edición: Estrategias y alternativas de fertilización. CONTACTOS& agrotecnología 19
Soja Asesoramiento Técnico
Soja
Asesoramiento Técnico

Crecimiento y desarrollo

Etapas fenológicas y cambios morfológicos durante el ciclo

Etapas fenológicas y cambios morfológicos durante el ciclo Ing. Agr. Rubén E. Toledo rtoledo@agro.unc.edu.ar Cereales

Ing. Agr. Rubén E. Toledo rtoledo@agro.unc.edu.ar Cereales y Oleaginosas, FCA-UNC Fuente: www.buscagro.com

Cereales y Oleaginosas, FCA-UNC Fuente: www.buscagro.com En el cultivo, de manera simultánea con el crecimiento, se

En el cultivo, de manera simultánea con el crecimiento, se producen cambios morfológicos que resultan de la diferenciación y crecimiento de los órganos de la planta

(2da. Parte)
(2da. Parte)
y crecimiento de los órganos de la planta (2da. Parte) T oda práctica de manejo que

T oda práctica de manejo que gene- re un cambio ambiental, tendrá

un impacto diferente según el mo- mento de ocurrencia, esto es, ya que el cultivo estará en una etapa fenológi- ca diferente de su proceso de genera- ción de estructuras o del rendimiento (Kantolic, 2004). (Figura 4).

El crecimiento comienza con la ger- minación de la semilla, esto es cuan-

do absorbió el 50-55 % de su peso en agua (Baigorri, 1997), otros auto- res establecen el 30-40 % de su peso (Sadras et al., 2000).

La tensión hídrica del suelo no puede ser menor que -6,6 bares pa- ra que germine la semilla dentro de los 5-8 días a una temperatura de 25 ºC. (Hicks, 1983). El creci- miento vegetativo concluye cuando

Figura 4: Cambios morfológicos durante el ciclo del cultivo.

concluye cuando Figura 4: Cambios morfológicos durante el ciclo del cultivo. 20 CONTACTOS& agrotecnología

20 CONTACTOS&agrotecnología

concluye cuando Figura 4: Cambios morfológicos durante el ciclo del cultivo. 20 CONTACTOS& agrotecnología
finaliza la formación de tallos, ho- jas y raíces, esto coincide con el es- tado

finaliza la formación de tallos, ho- jas y raíces, esto coincide con el es- tado fenológico R5.

La representación del crecimiento es la típica curva sigmoidea (Figu- ra 5) con una primer etapa de creci- miento vegetativo lento (donde se va determinando el área foliar), luego una etapa de crecimiento lineal ace- lerado (corresponde a la formación del área foliar, tallo, flores y vainas), una etapa de crecimiento reproduc- tivo lineal que comienza en R5 con el llenado de granos y la senescencia durante la que se produce el amari- llamiento y caída de hojas. En R7 el crecimiento reproductivo se produce a menor tasa (etapa final de llenado de granos).

La tasa de crecimiento de cultivo (TCC) está estrechamente relaciona- da a la intercepción de radiación so- lar, la que a su vez depende del índice de área foliar (IAF). La tasa aumen- ta a medida que aumenta el IAF has-

ta que alcanza un valor crítico capaz de interceptar el 95% de la radiación solar incidente. El IAF crítico se en- cuentra entre 3,1 y 4,5 (Figura 6) y depende de la estructura de la plan- ta, la densidad de siembra y el espa- ciamiento entre surco. La soja puede alcanzar IAF muy altos, sin embargo la TCC no disminuyó. (Baigorri, 1997c) lo que significa que las hojas sombreadas no son parásitas para la planta. (Shibles et al., 1965). En todas las regiones de Argentina, la siembra en la segunda quincena de noviembre permite lograr la máxi- ma altura de planta (AP) siguiendo un patrón de comportamiento en función de la fecha de siembra (FS), y en la mayoría de los materiales re- comendados para cada ambiente; se destaca que la AP registrada para ca- da cultivo varía con las condiciones ambientales, principalmente con la disponibilidad hídrica, es decir, me- jores condiciones implican más altas campanas de crecimiento (Baigo- rri, 2002). (Figura 7)

Soja Asesoramiento Técnico
Soja
Asesoramiento Técnico

Figura 5: Curva de crecimiento de la soja: acumulación de materia seca en diferentes partes de la planta durante el ciclo del cultivo (Baigorri, 1977).

de la planta durante el ciclo del cultivo (Baigorri, 1977). Figura 6: Relación entre proporción de
de la planta durante el ciclo del cultivo (Baigorri, 1977). Figura 6: Relación entre proporción de
de la planta durante el ciclo del cultivo (Baigorri, 1977). Figura 6: Relación entre proporción de
de la planta durante el ciclo del cultivo (Baigorri, 1977). Figura 6: Relación entre proporción de

Figura 6: Relación entre proporción de radiación interceptada y el IAF.

entre proporción de radiación interceptada y el IAF. Figura 7: Patrón de altura según FS, Baigorri,
entre proporción de radiación interceptada y el IAF. Figura 7: Patrón de altura según FS, Baigorri,

Figura 7: Patrón de altura según FS, Baigorri, 2002

IAF. Figura 7: Patrón de altura según FS, Baigorri, 2002 CONTACTOS&CONTACTOS& agrotecnologíaagrotecnología
IAF. Figura 7: Patrón de altura según FS, Baigorri, 2002 CONTACTOS&CONTACTOS& agrotecnologíaagrotecnología
IAF. Figura 7: Patrón de altura según FS, Baigorri, 2002 CONTACTOS&CONTACTOS& agrotecnologíaagrotecnología

CONTACTOS&CONTACTOS&agrotecnologíaagrotecnología 21

Figura 7: Patrón de altura según FS, Baigorri, 2002 CONTACTOS&CONTACTOS& agrotecnologíaagrotecnología 21
Soja Asesoramiento Técnico
Soja
Asesoramiento Técnico

El efecto de la FS sobre la AP se

observa en las Figuras 8 y 9 don-

de todos los grupos de madurez

(GM) describieron la típica cam- pana de crecimiento registrando

máximas AP en el mes de noviem-

bre. Los GM III y IV registraron

un promedio de 70 cm; los GM V

y VI de hábito de crecimiento in-

determinado (HC ind) obtuvieron

el máximo registro de AP en la FS

del

01/11 (98 cm); en los GM V y

VI

de hábito de crecimiento deter-

minado (HC det) el máximo valor se registró en la FS del 22/11 (86 cm). Los GM mayores de HC ind

fueron los de más alta campana de

crecimiento, la diferencia con res- pecto a los GM de menor registro

fue de 40 cm en la FS del 24/09, es-

ta diferencia se redujo a 13 cm en la

FS del 10/01.

El crecimiento de un genotipo se pue-

de optimizar en FS tempranas, inter- medias y tardías, a partir de la elec- ción de la calidad de los ambientes en que se lo va a sembrar. Algunos culti- vares pueden utilizarse a lo largo de todo el período de siembra recomen- dado para el cultivo, logrando un ade- cuado desarrollo en las diferentes FS

a partir de la elección de un ambiente de calidad determinada.

La luz tiene alta influencia en la

morfología de la planta, al modi- ficar el momento de la floración y

de la madurez, lo cual resulta en di- ferencias de AP, tamaño de vaina, área foliar, vuelco y otras caracterís- ticas incluyendo el rendimiento. Las plantas que florecen temprano de- bido a la existencia de días cortos, generalmente no desarrollan AP ni área foliar normal; la AP a menu-

do

alcanza tan solo la mitad cuan-

do

el genotipo es sembrado en am-

bientes inadecuados, esta respuesta es debida principalmente a la flora-

22 CONTACTOS&agrotecnología

a la flora- 22 CONTACTOS& agrotecnología ción temprana, las vainas más bajas se forman muy cerca

ción temprana, las vainas más bajas se forman muy cerca de la superficie del suelo y como consecuencia au- menta la dificultad para la cosecha. (Hicks, 1983) Esta característica se observa en la Figura 8 y 9 y es más propia de los GM menores sembra- dos en fechas extremas.

Figura 8: Alturas promedio según FS.

sembra- dos en fechas extremas. Figura 8: Alturas promedio según FS. Figura 9: Tendencias de altura

Figura 9: Tendencias de altura según FS, GM y HC.

sembra- dos en fechas extremas. Figura 8: Alturas promedio según FS. Figura 9: Tendencias de altura
Soja Asesoramiento Técnico
Soja
Asesoramiento Técnico

CONTACTOS&agrotecnología 23

Soja Asesoramiento Técnico CONTACTOS& agrotecnología 23
Soja Asesoramiento Técnico
Soja
Asesoramiento Técnico

Conyza

Consideraciones para su manejo en soja y otros cultivos

Ing. Agr. David Bigler E-mail: dbigler@dow.com Cel: (0983) 506 515 – (0975) 601 161
Ing. Agr. David Bigler
E-mail: dbigler@dow.com
Cel: (0983) 506 515 – (0975) 601 161

24 CONTACTOS&agrotecnología

515 – (0975) 601 161 24 CONTACTOS& agrotecnología En los últimos cinco años se están verificando

En los últimos cinco años se están verificando importantes cambios en las poblaciones de malezas en los cultivos extensivos en Paraguay.

P ara caracterizar a este sistema se puede mencionar algunos puntos en común

a la mayoría de las explotaciones y que ha-

cen relación a la dinámica de las malezas:

1 El cultivo de soja es el rubro principal, destacando ampliamente el uso de va- riedades resistentes al glifosato (RG).

2 Aproximadamente el 60 % del área de soja se rota en la entrezafra al cultivo de maíz o al trigo.

3 Según el año se produce algo de gi- rasol, colza, avena, sorgo y soja de segunda. La proporción de estos cultivos varía en función del cli- ma y los mercados, pero en suma representan del 15 al 20% del área de entrezafra de soja. La superficie restante que representa aproxima- damente un quinto de la superficie total permanece en descanso o bar- becho de invierno, sin grandes es- fuerzos por controlar malezas.

4 Predomina el sistema de siembra di- recta, sin mayor remoción del suelo.

5 El control de malezas se realiza ca- si exclusivamente mediante la apli- cación de herbicidas post emergen- tes, entre los que el glifosato ocupa el primer lugar, normalmente con 4 a 5 aplicaciones por período.

En este contexto se verifica que varias malezas como la lecherita (Euphorbia heterophilla), el picón (Bidens pilosa) o el taperyvá o fedegoso (Senna sp.), que alguna vez fueron muy proble- máticas, hoy son de relativamente fá- cil control, dando lugar a otras espe- cies que antes pasaban prácticamente desapercibidas como el mbu'y o buva (Conyza sp.) o el capi'í pororó (Digi- taria insularis).

Por su especial dificultad de control den- tro del cultivo de soja destaca la Conyza, mereciendo algunas consideraciones es- peciales de manejo para minimizar su impacto negativo en el cultivo.

En el año 2006 se reportó en Para- guay la resistencia de esta especie al glifosato. Se trata de una planta que en estado libre puede llegar a medir más de 2 metros de altura, se mul- tiplica por semilla y cada planta tie- ne una capacidad de producir hasta 200.000 semillas, que son dispersa- das por el viento, pudiendo alcanzar grandes distancias. Maquinarias, es- pecialmente las cosechadoras, son un medio adicional de propagación. Tiene capacidad de germinar duran-

Soja Asesoramiento Técnico Foto 1. Parcela de soja altamente infestada de Conyza. te todo el
Soja Asesoramiento Técnico
Soja
Asesoramiento Técnico
Foto 1. Parcela de soja altamente infestada de Conyza.
Foto 1. Parcela de soja altamente infestada de Conyza.

te todo el año, concentrando la ger- minación entre los meses de mayo y noviembre, con el pico más impor- tante entre julio y agosto.

Plantas de Conyza de tamaño superior a los 15 cm tienen una grande y crecien- te capacidad de rebrote, principalmente si son manejadas con herbicidas de con- tacto. La dificultad de control se acre- cienta en plantas rebrotadas. Rebrotes, ya sea de la aplicación de herbicidas o de tocones remanentes del corte con alguna maquinaria presentan disminu- ción del área foliar y disminución de la traslocación de los herbicidas.

Para el efectivo control de esta male- za es conveniente tener un plan de ac- ción y desarrollarlo a lo largo de todo el año. A continuación se exponen al- gunas recomendaciones para el mane- jo de esta maleza.

Barbechos de invierno

En lo posible evitar el dejar áreas en barbecho durante el invierno o la entrezafra. De ser inevitable, consi- derar la aplicación de un herbicida residual en estas áreas en el mes de julio o agosto, de forma tal a evitar la proliferación de la Conyza. Esta aplicación puede ir acompañada de

glifosato de manera tal a controlar también otras malezas presentes en la parcela. Esta práctica permitirá llegar a la siembra de soja con me- nor población de malezas, y plantas de tamaño menor y más uniformes. Adicionalmente con esta práctica se logrará mayor economía de agua en el perfil del suelo y una considera- ble disminución de las poblaciones de insectos plagas.

CONTACTOS&agrotecnología 25

del suelo y una considera- ble disminución de las poblaciones de insectos plagas. CONTACTOS& agrotecnología 25
Soja Asesoramiento Técnico
Soja
Asesoramiento Técnico

Cultivo de trigo o avena

En estos cultivos es altamente reco- mendable la aplicación de un her- bicida residual. Dependiendo del principio activo utilizado, de la do- sis y del clima, el efecto residual de una aplicación puede alcanzar a cu- brir gran parte del periodo inicial de germinación de la Conyza, incluido parte del periodo considerado pico de germinación, que se da en julio y agosto. Con esto se logra llegar a pre siembra de soja con poblaciones de malezas menos densas y con plantas de menor tamaño.

Se ha notado además una menor pre- sión de Conyza en áreas en las que el trigo fue desecado en pre cosecha con paraquat. Tener en cuenta que esta práctica exige respetar un periodo de carencia entre la desecación y la cose- cha del cultivo.

Cultivo de maíz zafriña

Áreas provenientes de maíz zafriña suelen ser de las más problemáticas pa- ra el control de la Conyza. En el culti-

vo de maíz zafriña la recomendación incluye el uso de herbicidas con efecto residual para evitar cuanto sea posi- ble la germinación de semillas. Dada la época de siembra y aplicación de los herbicidas será prácticamente inevita- ble que parte considerable de la pobla- ción de Conyza llegue a la cosecha del maíz, por lo que se recomienda poste- rior a la cosecha, y apenas hayan con- diciones óptimas, realizar una deseca- ción que incluya glifosato, 2,4D y un producto residual como por ejemplo diclosulam.

Cultivo de girasol

Parcelas provenientes de girasol de época normal presentan bastante dificultad en el control de la Con- yza. En el mercado local la oferta de herbicidas para control de lati- foliadas en girasol es bastante limi- tada; no obstante existen varieda- des denominadas Cleafield™ (CL), que toleran la aplicación de un her- bicida específico, el cual tiene ca- pacidad de reducir en buena medi- da la población de Conyza.

Desecación de pre siembra de soja

Una buena desecación es clave para el establecimiento del cultivo de so- ja libre de malezas. La mejor opción de desecación para la siembra de so- ja en áreas con alta presión de Con- yza se fundamenta en la realización de mezclas de productos. Una alter- nativa con la que se están obtenien- do buenos resultados es la adición de diclosulam al glifosato o al glifo- sato más 2,4D. El diclosulam tiene efecto sistémico y efecto residual so- bre semillas, ampliando así la venta- na de protección.

En caso de rebrotes que eventual- mente se puedan dar, especialmen- te de aquellas plantas más grandes, se puede recurrir a la aplicación se- cuencial de algún desecante de con- tacto como paraquat o diquat. En aplicaciones secuenciales siempre es importante tener en cuenta el or- den de las aplicaciones, aplicando primero los productos sistémicos y posteriormente los de contacto.

Continúa >

Foto 2. Plántula de Conyza.
Foto 2. Plántula de Conyza.
Foto 3. En esta etapa el control se dificulta.
Foto 3. En esta etapa el control se dificulta.

26 CONTACTOS&agrotecnología

> Foto 2. Plántula de Conyza. Foto 3. En esta etapa el control se dificulta. 26
Soja Asesoramiento Técnico
Soja
Asesoramiento Técnico

CONTACTOS&agrotecnología 27

Soja Asesoramiento Técnico CONTACTOS& agrotecnología 27
Soja Asesoramiento Técnico
Soja
Asesoramiento Técnico
Foto 4. Control post emergente con cloransulam. A la derecha y al fondo testigo.
Foto 4. Control post emergente con cloransulam. A la derecha y al fondo testigo.

Aplicaciones post emergentes en soja

Considerada como una técnica de res- cate, esta no debería ser la primera op- ción del agricultor. En el mercado se encuentran varios productos sistémi- cos más o menos selectivos al cultivo de soja. Entre estos productos resal- ta el cloransulam, por su efectividad

y muy buena selectividad al cultivo,

proporcionando además cierto efecto residual en el suelo.

Buenas prácticas

La correcta época de desecación, épo- ca de siembra, densidad adecuada del cultivo, elección de cultivares, rota- ción de cultivos, rotación de princi-

pios activos, efectivo control de plagas

y enfermedades, son todas prácticas

que permitirán al cultivo competir

28 CONTACTOS&agrotecnología

al cultivo competir 28 CONTACTOS& agrotecnología con las malezas, y generalmente tie- nen bajo impacto en

con las malezas, y generalmente tie- nen bajo impacto en los costos de pro- ducción.

El glifosato es hoy una herramienta fundamental, que la agricultura mo- derna no puede darse el lujo de per- der. Es de fundamental importancia llevar a la práctica las medidas de uso correcto de este principio activo, de lo contrario su vida útil muy pronto lle- gará a su fin.

Tecnologías Soja Asesoramiento Técnico Irrigación
Tecnologías
Soja
Asesoramiento Técnico
Irrigación

29

CONTACTOS&agrotecnología 29

CONTACTOS&agrotecnología

Soja Asesoramiento Técnico Irrigación 29 CONTACTOS& agrotecnología 29 CONTACTOS& agrotecnología
Siembra Directa Asesoramiento Técnico
Siembra Directa
Asesoramiento Técnico

Rotación

Alto valor agregado de los cultivos consorciados

Ing. Agr. Bernardino “Cachito” Orquiola CV en Edición Nº 0 E-mail: orquiolasan@hotmail.com Cel: 595 (983)
Ing. Agr. Bernardino “Cachito” Orquiola
CV en Edición Nº 0
E-mail: orquiolasan@hotmail.com
Cel: 595 (983) 531 516

Los avances en los sistemas de siembras han llegado a mesurar que cuando más intensivas se hace las rotaciones de cultivos se logra incrementar la materia orgánica y de carbono orgánico al sistema y con esto se disminuye la emisión de CO 2 que contrarresta el efecto invernadero.

L a agricultura mecanizada al prin- cipio se tropezó con grandes di-

ficultades, que el productor con su paciencia y con los avances tecno- lógicos, ha logrado ir consolidando mediante grandes adopciones y co- rrecciones de errores y la perfección del sistema de producción, el crite- rio de trabajos, que fue beneficiando

a la producción de alimentos para el mundo con total armonía con el me- dio y logrando perfeccionar una pro- ducción y productividad sustentable, todo esto con buenas prácticas y sis- temas de siembras consorciadas, pa- ra construir suelos cada vez más fér- tiles, cada vez más protegidos de las erosiones y sobre todo, lograr mante- ner las precipitaciones de agua como en un reservorio, por un periodo de tiempo más largo en la superficie que actúa como cama de siembra, como unidad supresiva, equilibrada y con- solidada de lote de producción y con futuro a los venideros.

Mayor concentración de nutrientes

futuro a los venideros. Mayor concentración de nutrientes 10 10 cm cm Foto: Orquiola y otros

1010 cmcm

Foto: Orquiola y otros venideros. Mayor concentración de nutrientes 10 10 cm cm SSD propicia el aumento de la materia

de nutrientes 10 10 cm cm Foto: Orquiola y otros SSD propicia el aumento de la

SSD propicia el aumento de la materia orgánica.

Los cultivos consorciados pueden hacerse entre cultivos de la mis- ma familia, de familias diferentes, sea de renta o como cobertura, con el objetivo de construir y captar la máxima cantidad posible de materia seca por hectárea. Para mantener el sistema de producción sobre siem- bra directa sustentable, necesitamos adicionar anualmente 12 a 13 t/ha de paja, (materia seca).

El objetivo de la intensificación de la rotación de cultivos y el “cierre de

30 CONTACTOS&agrotecnología

seca). El objetivo de la intensificación de la rotación de cultivos y el “cierre de 30

las ventanas” que ocurren entre la estación lluviosa y el invierno seco para mantener el suelo permanente- mente cubierto usando cultivos pa- ra cobertura de suelo combinadas con cultivos comerciales, lo que le convierte dentro del proceso en una cadena de valor que al no interrum- pirse se logra el anhelado equilibrio con el ambiente.

Las combinaciones en la siembra pueden ser: maíz consorciado con Bracchiaria spp., maíz con guandú (Cumanda yvyrai), yerba mate con mucuna, avena negra con nabo pi- votante, Carthamus tinctorius con maíz, maíz con sorgo, girasol alta densidad, con el objetivo de que la diversificación y recicle o aflore nu- trientes de mayores profundidades hacia la cama de siembra a 10 cm en donde ocurre la mayor actividad biológica para las transformaciones benéficas en los suelos, este criterio de consorciación es fundamental en las cuencas de producción de leche, donde el maíz es cosechado plan- ta entera, para evitar la alta expor- tación de nutrientes y ocasionar el desequilibrio.

Siembra Directa Asesoramiento Técnico
Siembra Directa
Asesoramiento Técnico
Foto: Orquiola y otros Cultivo consorciado:
Foto: Orquiola y otros
Cultivo consorciado:

Yerba mate con poroto.

Foto: Orquiola y otros y otros Cultivo consorciado: Yerba mate con poroto. Cultivo consorciado: Maíz con guando. CONTACTOS&

consorciado: Yerba mate con poroto. Foto: Orquiola y otros Cultivo consorciado: Maíz con guando. CONTACTOS&

Cultivo consorciado:

Maíz con guando.

CONTACTOS&agrotecnología 31

Yerba mate con poroto. Foto: Orquiola y otros Cultivo consorciado: Maíz con guando. CONTACTOS& agrotecnología 31
Tecnologías Irrigación
Tecnologías
Irrigación

Sistema de riego por pivot central

Informaciones generales

¿Por qué se llama Pivot Central? Se llama así por su movimiento

qué se llama Pivot Central? Se llama así por su movimiento circular alrededor de un punto

circular alrededor de un punto central que recibe el nombre de pivot. Es uno de los métodos más eficientes para regar y distribuir fertilizantes y herbicidas.

(2da. Parte)
(2da. Parte)
regar y distribuir fertilizantes y herbicidas. (2da. Parte) S u capacidad para regar tanto lla- nos

S u capacidad para regar tanto lla- nos como terrenos ondulados lo

ha distinguido como el instrumen- to más significativo de cambio en la concepción de la agricultura desde la invención del tractor.

de la agricultura desde la invención del tractor. Pivot: Es la estructura central alre- dedor de

Pivot: Es la estructura central alre- dedor de la cual gira todo el sistema, normalmente tiene cuatro patas que están fijadas a unos cimientos de ce- mento (en los sistemas remolcables tienen unas ruedas que permiten transportarlo fácilmente por el cam- po). El agua entra por la base del pi- vot y continúa a través del tubo de subida y del codo giratorio.

Articulación flexible del Pivot: Es- ta opción le permite tener flexibilidad entre el centro del pivot y el primer tramo. Es imprescindible cuando la primera unidad motriz o unidad de conducción, correspondiente al pri- mer tramo, está un 4 % por encima o por debajo de la base del pivot.

Tramos: El agua que sale del co- do giratorio se transporta a través del campo por una serie de tramos

32 CONTACTOS&agrotecnología

por una serie de tramos 32 CONTACTOS& agrotecnología conectados, cada tramo tiene una torre motriz que

conectados, cada tramo tiene una torre motriz que los mueve alrede- dor del campo. Los tramos, que tie- nen forma de arco, constan de tu- bería principal que puede ser de diferentes diámetros y de una serie de tirantes y estructuras en forma de V que dan mayor firmeza y se- guridad al conjunto. Las diferentes longitudes de los tramos, permiten al unirlos unos a otros, formar lon- gitudes totales distintas. La unión entre tramos se hace mediante en- ganches que permiten oscilaciones (laterales y verticales) y manguitos de unión.

Aplicación de agua: La caracte- rística más importante del pivote central es su capacidad para apli- car el agua uniformemente; esto se consigue mediante unos emiso- res, debidamente calculados, insta- lados a lo largo de la tubería prin- cipal. El diámetro de las boquillas varía con respecto a la distancia del centro del sistema, los más alejados del centro tienen mayor diámetro ya que deben regar una superficie superior.

Los aspersores o emisores pueden si- tuarse por encima de la tubería prin- cipal o por debajo mediante bajantes

o drops para mejorar la eficacia de la aplicación de agua.

Caja eléctrica de la torre y cable del tramo: Una caja de control se encuen- tra en cada torre motriz, sus componen- tes básicos incluyen dos micros (trabajo

y seguridad/alineamiento) y un contac-

tor de motor. Unos cables con código de colores que recorren todo el sistema, entran y salen de cada caja. El cable del tramo lleva dos tipos de carga eléctrica, 460/380 voltios para mover los moto- res de las torres motrices y 120 voltios para control y maniobra.

Anillo colector y tubo J: El colector es- tá compuesto de unos anillos de latón apilados y aislados unos de otros. Éstos están fijos, unas escobillas giran alrede- dor transmitiendo la electricidad, sin forzar el cable mientras el sistema está dando vueltas alrededor del campo.

Un tubo en J permite llevar el cable

eléctrico desde la base del pivot hasta

el colector.

Continúa >

desde la base del pivot hasta el colector. Continúa > Tecnologías Irrigación CONTACTOS& agrotecnología 33
Tecnologías Irrigación
Tecnologías
Irrigación

CONTACTOS&agrotecnología 33

desde la base del pivot hasta el colector. Continúa > Tecnologías Irrigación CONTACTOS& agrotecnología 33
Panel de control: Permite controlar el sistema: 1. Arranque/Parada 2. Adelante/Atrás 3. Velocidad del sistema

Panel de control: Permite controlar el sistema:

1. Arranque/Parada

2. Adelante/Atrás

3. Velocidad del sistema que contro-

la la cantidad de agua aplicada. Si

el temporizador de velocidad es- tá al 100%, la última torre estará en continuo movimiento, el siste- ma estará a su máxima velocidad

y aplicando la menor cantidad de

agua. Para incrementar el riego, el sistema debe ir más despacio.

Alineamiento: En cada una de las torres intermedias, se encuentra una barra de control unida a la base de la caja eléctrica de la torre y al tramo si- guiente. Al moverse la última torre, la barra de control de la penúltima va girando, al detectar desalineación enciende y apaga el micro de trabajo, activando el motor de la torre que se

34 CONTACTOS&agrotecnología

mueve hasta que está en línea con la siguiente torre.

Circuito de seguridad: Cada torre tiene un micro de seguridad. Si por

cualquier causa el sistema se sale de- masiado de su alineamiento, estos mi- cros paran el sistema. Con ello se evi- tan daños estructurales.

Diseño del sistema y construcción:

Debido a la naturaleza de la fertirri- gación y la aplicación de químicos podría inducirse o acelerarse la co- rrosión de equipos de riego y redu- cir la vida del sistema. El material de construcción del sistema debe ser el adecuado y también los fertilizantes y químicos utilizados.

El sistema debe incorporar un pre-fil- tro para mejorar la calidad del agua uti- lizada en la aplicación de fertilizante.

36 CONTACTOS&agrotecnología