Está en la página 1de 29
Imágenes para pensar 4 años
Imágenes
para pensar
4 años

Propuestas para desarrollar habilidades sociales y emocionales

Imágenes para pensar 4 años Propuestas para desarrollar habilidades sociales y emocionales

Imágenes para pensar

¿Qué es?

Un material didáctico para desarrollar habilidades sociales y emocionales en el aula de Infantil.

¿Qué objetivos persigue?

Proporcionar experiencias que permitan a los alumnos expresar libremente sus sentimientos y emociones.

Promover el respeto por los sentimientos y opiniones de los demás.

Fomentar actitudes responsables.

¿Cómo se estructura?

Imágenes para pensar se articula en torno a nueve ejes transversales; es decir, se trabajan en 3, 4 y 5 años, aunque se desarrollan de forma distinta en cada curso, según su concreción y los recursos que se utilizan para ello:

 

3 años

4 años

5 años

 

El

cariño entre compañeros:

Muestras de cariño:

Expresión oral del cariño:

El cariño

«Somos amigos, nos queremos» Recurso: foto

«Nos damos besos, nos abrazamos» Recurso: cuento

«Nos decimos te quiero»

Recurso: carta

 

El

enfado: «No nos enfadamos»

El miedo: «Nos da miedo»

La alegría y la tristeza: «Estamos alegres, estamos tristes» Recurso: foto

Las emociones

Recurso: cuento

Recurso: ilustración

La autonomía

Acciones básicas: «Ya lo podemos hacer» Recurso: ilustración

Intenciones: «¿Qué queremos aprender a hacer?» Recurso: foto

Toma de decisiones: «Podemos elegir» Recurso: cuento

La resolución

Las agresiones: «No nos molestamos» Recurso: foto

Habilidades de interacción:

Formación de criterios:

pacífica

«Decimos Por favor» Recurso: cuento

«No nos gusta la violencia» Recurso: noticia

de conflictos

 

Las diferencias entre personas:

La integración en el grupo:

La tolerancia: «Nos respetamos»

La valoración de la diversidad

«Somos iguales, somos diferentes» Recurso: cuento

«Nadie solo»

Recurso: ilustración

Recurso: ilustración

 

turno de palabra: «Levantamos la mano para hablar» Recurso: ilustración

El

La comunicación de emociones:

La escucha: «Escuchamos a los demás» Recurso: cuento

La comunicación

«Nos contamos secretos» Recurso: foto

 

La ayuda: «Ayudamos

La colaboración:

La solidaridad: «¿Quién nos necesita?» Recurso: noticia

La cooperación

a

los demás»

«Nos ayudamos»

Recurso: foto

Recurso: cuento

 

La organización: «Es de todos»

Hábitos escolares:

Cumplimiento de compromisos:

La responsabilidad

Recurso: cuento

«Nos esforzamos» Recurso: carta

«Cumplo las normas» Recurso: foto

 

centro escolar: «Cuidamos nuestro cole» Recurso: ilustración

El

Animales y plantas: «Nuestras plantas y mascotas» Recurso: foto

Compromiso medioambiental:

El cuidado

del entorno

«Cuidamos el entorno» Recurso: cuento

Como se aprecia en el cuadro, Imágenes para pensar propone distintos contextos para la reflexión y el debate a partir de tres tipos de recursos:

Fotos e ilustraciones.

Documentos: cartas, noticias…

Cuentos: protagonizados por un grupo de animales que, al igual que las personas, se quieren, se ayudan y, en ocasiones, actúan de manera incorrecta. Liebre es la más razonable, la que hace reflexionar a sus amigos sobre sus comportamientos. Ratón es, a veces, un poco travieso y le gusta fastidiar a los demás. Erizo es el más tranquilo del grupo, amante de la pintura y la lectura. Zorro es algo infantil, suele enfadarse por cosas que no tienen importancia. Y, por último, Paloma es un poco desordenada.

¿Cómo se utiliza el material?

Las propuestas no se han planteado para ser seguidas de acuerdo con un orden predeterminado, sino que se deben adaptar a las necesidades reales que se manifiesten en el aula y a los intereses que demuestren los alumnos. Se sugiere trabajar «Resolución pacífica de conflictos» y «El cuidado del entorno» en enero y junio, respectivamente, coincidiendo con el Día de la Paz y el Día del Medio Ambiente.

Conviene que haya una coordinación en la aplicación de las propuestas de los tres cursos, dado su carácter transversal. En este sentido, es interesante «recordar» lo que se hizo el curso anterior, en relación con las mismas.

Para sacar el máximo provecho a este programa, es fundamental potenciar en los alumnos la comunicación y el intercambio de ideas, favoreciendo la expresión de las propias experiencias y los acuerdos por consenso.

El material se ha concebido pensando en que su utilización resulte cómoda; los alumnos, sentados en asamblea, observan la lámina a trabajar; mientras, la educadora puede leer la explotación didáctica sugerida en el reverso de la misma. En el caso de los cuentos, se proponen dos láminas para desarrollarlos; el texto íntegro siempre está ubicado en la parte posterior de la primera lámina.

Debido a su extensión, y atendiendo a la edad y motivación de los alumnos, puede ser conveniente realizar las actividades propuestas en más de una sesión.

Nota: Con objeto de no entorpecer la agilidad de la lectura, se ha utilizado indistintamente educador, docente, maestra, maestro…, aunque se emplea como genérico el término «niños».

RATÓN ZORRO ERIZO LIEBRE PALOMA

RATÓN

ZORRO
ZORRO
RATÓN ZORRO ERIZO LIEBRE PALOMA

ERIZO

RATÓN ZORRO ERIZO LIEBRE PALOMA

LIEBRE

PALOMA

Personajes

Zorro

A menudo, se enfada por cosas que no tienen mucha importancia, pero las rabietas se le pasan enseguida.

Ratón

Es algo travieso y, a veces, le gusta molestar a los demás, aunque tiene buen corazón y pide disculpas cuando hace alguna trastada.

Erizo

Es el más tranquilo de los cinco. Le encanta leer y pintar. Es pacífico y siempre trata de resolver los problemas que surgen entre ellos.

Liebre

Es la más sensata del grupo. Suele ser ella la que hace pensar al resto de sus amigos sobre cómo han actuado en determinadas situaciones.

Paloma

Se asusta con facilidad y es bastante desordenada. También, le encanta dar besos y abrazos a sus amigos.

© Santillana Educación, S. L.

1
1
2
2

El cariño (1)

Muestras de cariño:

«Nos damos besos, nos abrazamos»

Cuento: Un beso para ti

Escena 1

Liebre va a casa de su amiga Paloma. Abre la puerta con cuidado

y

la encuentra dormida en la cama.

–¡Paloma! ¡Despierta! Tenemos que ir a la montaña, que hoy llega nuestra amiga –dice mientras le da un beso en la frente. –¡Qué sueño tengo! –contesta Paloma bostezando. –Venga, dormilona, que todavía hay que recoger a Ratón –la anima Liebre. Cuando Paloma hace la cama, se lava la cara y se peina las plumas, se marchan charlando por el bosque.

Escena 2

Caminando rápido, llegan a casa de Ratón. –¡Hola, amigo Ratón! ¡Cuántos días sin verte! Acércate para que te pueda dar un beso de pajarito. ¡Mssssssssssa! –dice, alegre, Paloma. –¡Ay, qué risa! Me hace cosquillas tu beso de pajarito –contesta Ratón–. ¿Vamos ya a la montaña a saludar a nuestra amiga? –Sí, sí. Pero antes tenemos que recoger a Zorro –le recuerda Liebre.

Escena 3

Paloma, Ratón y Liebre se marchan a casa de Zorro. Llaman a la puerta

y

todos, muy contentos, le besan en la mejilla. ¡Mua! ¡Mua!

–Buenas tardes. Me alegra ver que estáis bien –saluda Zorro. –¡Vamos, vamos, que ya va a salir! –dice Ratón–. Tenemos que darnos prisa. –¡Rápido, rápido, que llegaremos tarde! –los anima Paloma.

Escena 4

Todos corren por el camino hasta lo alto de la montaña. Allí, sentados en la hierba, Liebre, Paloma, Ratón y Zorro esperan a su amiga. Poco a poco, se hace de noche. A lo lejos, una luz comienza a asomar tras el horizonte. –¡Que ya sale! ¡Que ya viene! –gritan alegres–. ¡Ahí está nuestra amiga Luna! ¡Luna, Luna, muchos besos al aire para ti! ¡Muuuua! ¡Muuuua! ¡Muuuua!

© Santillana Educación, S. L.

(G. ESPEJO)

3
3
4
4

El cariño (2)

Muestras de cariño:

«Nos damos besos, nos abrazamos»

Recurso motivador: cuento

Tras la lectura del cuento, recordar las escenas más importantes centrando la atención en las manifestaciones de cariño: ¿Qué hace Paloma? ¿A quién quieren ver? ¿Qué tipos de besos se dan los personajes?

Expresión de opiniones y experiencias

Conversar sobre los besos: ¿Nos gustan? ¿Quién nos da besos? ¿A quién damos besos? ¿Se gastan? ¿Por qué se dan besos? ¿Cómo suenan los besos?

Conversar sobre otras manifestaciones de cariño: los abrazos

y las palabras cariñosas. Enumerar situaciones en las que nos dan o damos abrazos, y recordar algunas palabras cariñosas que nos dicen o decimos.

Manifestaciones de cariño

Formar grupos de alumnos que realizarán gestos afectuosos mientras repiten frases como:

«Eres mi amigo».

«No te preocupes».

«Ven, yo te ayudo».

«Eso no es nada, se cura pronto».

«Ven, vamos a jugar».

«Yo te llevo».

«¡Hola!».

«Somos compañeros, nos queremos».

Recordar los diferentes tipos de besos que conocemos. Elegir libremente al compañero o compañera a la que se desea besar o abrazar y decirle algunas palabras cariñosas. Por ejemplo: «Eres mi amigo y te quiero». (No forzar a los que, por timidez o cualquier otro motivo, no deseen besar

o abrazar al compañero.)

© Santillana Educación, S. L.

Conclusión

Jugar a Cosquillitas para todos. Formar un círculo con los

alumnos y alumnas. Cada uno hará cosquillitas en la barriga

al compañero de la derecha mientras le dice: «Cosquillitas

para mi amigo Juan» o «Cosquillitas para mi amiga María». Una vez que se ha terminado la vuelta, se grita: «¡Cosquillitas para todos!», y los amigos se hacen cosquillas libremente unos a otros.

y los amigos se hacen cosquillas libremente unos a otros. • Realizar un regalo a un

Realizar un regalo a un compañero de la clase (puede ser similar

al «pájaro sorpresa» que se

muestra a continuación). Ponerse de acuerdo para que todos tengan regalo.

Pájaro sorpresa

Materiales: cartulina de color amarillo, lana o cuerda, rotuladores, tijeras y pegamento.

Desarrollo: proporcionar a los alumnos la silueta de un corazón; a continuación, recortarla por el borde y decorar el corazón con rotuladores de colores (si se desea, puede escribirse el nombre del amigo/a a quien se le va

a regalar).

Doblar el corazón por el centro y completar cada mitad por la parte externa dibujando el ojo y el pico de un pájaro. Finalmente, abrir de nuevo el corazón y pegar hebras de lana por la mitad. Volver a plegar, como se indica en el dibujo.

© Santillana Educación, S. L.

Las emociones

El miedo:

«Nos da miedo»

Recurso motivador: ilustración

Observar la ilustración de la lámina: ¿Quiénes aparecen? ¿Qué sentimientos provocan? ¿Los fantasmas dan miedo? ¿Y los monstruos?

Jugar a imitar «gestos de monstruos», voz de fantasma, gruñido de perro, risa de bruja…

Expresión de opiniones y experiencias

Conversar sobre el miedo: ¿Nos gusta tener miedo? ¿Qué hacemos cuando tenemos miedo? ¿Cómo ponemos cara de miedo?

Enumerar personajes, animales y situaciones que pueden provocar miedo: una bruja, un monstruo, un fantasma, un vampiro, un perro que muerde, un lobo, un murciélago, la oscuridad, los ruidos fuertes… Escribirlas en la pizarra y leerlas una vez terminada la actividad.

Información que ayuda a crear opinión

Contar, si se desea, algunos de nuestros temores para transmitir a los alumnos la idea de que tener miedo es un sentimiento común del que no hay que avergonzarse. Animar a los niños para que pregunten a sus familiares sobre aquello que les hace sentir miedo.

Comentar que un suceso puede provocar miedo en algunas personas y en otras no. Responder a preguntas del tipo:

¿A quién le asustan los vampiros? ¿Y los perros? ¿Y la tormenta? ¿Quién tiene miedo de los fantasmas?… Conversar sobre la importancia de superar algunos miedos.

Superación de los miedos

Proponer el siguiente juego: ¡Nos da la risa!

– Dibujar en la pizarra un personaje que pueda provocar miedo y reírse de él.

– Oscurecer el aula y reírse de la oscuridad.

– Emitir sonidos que asustan (risa de bruja, lamento de fantasma, viento…) y reírse con ellos.

Conclusión

Dibujar un personaje o animal que a cada alumno le provoque miedo.

Aprender el siguiente poema sobre los miedos.

Para concluir, volver a destacar la idea de que tener miedo es algo natural; por tanto, no tiene por qué hacernos sentir vergüenza.

Era de noche

Era de noche… Había un castillo… Se abrió la puerta y ¡salió un vampiro!

Metió las manos en los bolsillos… ¡y sacó un cuchillo! «Unta mantequilla, unta mantequilla». POPULAR

© Santillana Educación, S. L.

La autonomía

Intenciones: «¿Qué queremos aprender a hacer?»

Recurso motivador: foto

Observar la fotografía y comentar las diferentes acciones:

¿Qué hace el niño? ¿Por qué hay una persona mayor con la niña? ¿Pensáis que le gustaría aprender a ponerse el abrigo sin ayuda?

Expresión de opiniones y experiencias

Preguntar a los alumnos sobre lo que han aprendido a hacer por ellos mismos: ¿Quién sabe comer solo? ¿Quién sabe colgar la ropa en la percha? ¿Quién sabe recoger los juguetes? ¿Quién sabe ir al servicio? Valorar positivamente los progresos realizados.

Conversar sobre otros aspectos que no pueden realizar sin ayuda y anotarlos en la pizarra (atarse los cordones de los zapatos, ponerse el abrigo, abrocharse los botones, peinarse

Información que ayuda a crear opinión

Proponer diversas situaciones para dramatizar:

– Me quito la ropa. La tiro en el suelo.

– Me quito la ropa. La guardo en el canasto de la ropa sucia.

– Salgo al parque. Mamá me pone el abrigo.

– Salgo al parque. Me pongo el abrigo yo solo.

– Tengo arena en el zapato. Me lo quito y me lo pone la seño.

– Tengo arena en el zapato. Me lo quito, sacudo la arena y me lo pongo yo solo.

Valorar las situaciones dramatizadas: ¿A quién le gusta que le ayuden? ¿Quién prefiere hacerlo solo? Reflexionar sobre la importancia de la conducta autónoma.

Acuerdos y compromisos

Acordar alguna acción que deseen aprender a realizar de manera autónoma: abrocharse los botones, ponerse el abrigo, ponerse los zapatos

Practicar los acuerdos hasta conseguirlos: jugar a ponerse y quitarse el abrigo; jugar a abrocharse los botones unos a otros; jugar a quitarse y ponerse los zapatos…

Conclusión

Fotografiar a los alumnos mientras aprenden a realizar las acciones de la actividad anterior. Preparar una pequeña exposición bajo el título «Hemos aprendido a…».

Nota. Tener en cuenta que en estas edades la capacidad de autonomía de los alumnos es variable. Las propuestas que se hacen son orientativas. Los compromisos y acciones a realizar deben acordarse atendiendo a las necesidades y capacidades del grupo de alumnos.

1
1
2
2

La resolución pacífica de conflictos (1)

Habilidades de interacción:

«Decimos Por favor»

Cuento: Las palabritas mágicas

Escena 1

Esta tarde Liebre va a merendar bizcocho de chocolate

a

casa de Ratón. Al llegar, encuentra a su amigo peleando

con Paloma por una pelota. –¡Es mía! –grita Paloma muy enfadada.

aunque Ratón tira de ella con todas sus fuerzas, no consigue quitársela.

Y

Escena 2

Ratón está enfadado. Liebre se acerca para hablar con él. –Amigo Ratón, ¿por qué peleas con Paloma? –Porque no me deja jugar con su pelota. Como Paloma es muy fuerte, no puedo quitársela. ¿Qué puedo hacer? –responde lloriqueando. –Yo sé una manera de conseguir las cosas sin tener que pelear. Solo hay que decir las palabritas mágicas –explica Liebre. –¿Palabritas mágicas? ¿Serán las palabras de bruja «Abracadabra, pata de cabra»? –pregunta Ratón. –¡Oh! No son esas, amigo. –¿Serán «Ojo de sapo, uña de dragón, que Paloma me deje la pelota»? –No, no, tampoco son esas –dice Liebre.

Escena 3

–Entonces serán las palabritas mágicas que usan los magos: «Malabé caciprim, malabé capricim» –insiste Ratón. –No, esas palabras no sirven. –¡Ah! Diré otras: «Cachipú, cachiripú, manle manle yu». –Pues con ninguna de ellas lo conseguirás –le comenta Liebre. –Pero ¿cuáles son esas palabritas mágicas? –pregunta Ratón un poco impaciente. –Son unas palabras muy sencillas y fáciles de recordar –contesta Liebre. Haz la prueba. Solo tienes que decir «Por favor».

Escena 4

Ratón busca a Paloma, que está jugando a la pelota por allí cerca. –Por favor, ¿puedo jugar contigo a la pelota? –le pregunta. Paloma se queda mirándole. Ahora Ratón ha dicho educadamente que desea jugar con ella, y cuando los amigos piden las cosas por favor, nunca se puede decir que no. –Por supuesto, amigo Ratón. Juguemos un rato juntos con mi pelota. –Y después, los tres merendaremos bizcocho de chocolate –dice Liebre muy contenta.

(G. ESPEJO)

© Santillana Educación, S. L.

3
3
4
4

La resolución pacífica de conflictos (2)

Habilidades de interacción:

«Decimos Por favor»

Recurso motivador: cuento

Tras la lectura del cuento, comentar las secuencias más importantes: ¿Por qué se peleaban Ratón y Paloma? ¿Qué le dijo Liebre a Ratón? ¿Cuáles eran las verdaderas palabras mágicas? ¿Qué ocurrió cuando Ratón dijo «por favor»?

Poner gestos de bruja y de mago para repetir las palabras de magia que aparecen en el cuento: «Abracadabra, pata de cabra»; «Ojo de sapo, uña de dragón, que Paloma me deje la pelota»; «Malabé caciprim, malabé capricim» «Cachipú, cachiripú, manle manle yu»; «Por favor».

Expresión de opiniones y experiencias

Conversar sobre las palabras «por favor»: ¿Por qué en el cuento se dice que son mágicas? ¿Las usamos con los compañeros? ¿Las utilizamos en casa? ¿Las usan los mayores?

Información que ayuda a crear opinión

Comparar la manera en que se pueden pedir cosas a otras personas. Por ejemplo:

¿Cómo pedimos un vaso de agua?

a) ¡Tráeme un vaso de agua!

b) Por favor, dame un vaso de agua.

¿Cómo pedimos una golosina?

a) ¡Quiero un caramelo!

b) Por favor, dame un caramelo.

© Santillana Educación, S. L.

Valorar las situaciones expuestas y comentar los motivos por los que, en ocasiones, no se utilizan las palabras «por favor»: nos da vergüenza, nos olvidamos…

Uso de las palabras «por favor»

Para superar la vergüenza que con frecuencia produce en los niños el uso de dichas palabras, podemos jugar a repetirlas varias veces de diferentes modos: gritando, susurrando, riendo, llorando…

Por parejas, pedirse uno al otro un objeto utilizando «por favor».

Conclusión

Colorear libremente las letras huecas de las palabras «por favor»; recordar cuándo y por qué se utilizan. Exponerlas en la pared.

Comentar el uso de otras «palabras mágicas»: «Gracias», «De nada», «Perdón». Comentar que el uso de expresiones como estas es necesario para favorecer las relaciones con los demás.

© Santillana Educación, S. L.

La valoración de la diversidad

La integración en el grupo:

«Nadie solo»

Recurso motivador: ilustración

Observar la imagen y conversar sobre ella: ¿Quiénes aparecen? ¿Dónde están? ¿Cómo son? ¿Qué hacen? ¿Están contentos? ¿Hay alguno triste? ¿Por qué se sentirá así?

Expresión de opiniones y experiencias

Recordar situaciones cotidianas en las que un grupo de alumnos no permite a otro que participe con ellos:

David y Pepe no dejaban jugar al fútbol a Elena; Julia y Pedro no dejaban jugar a Isabel con las construcciones…

Preguntar a los alumnos que se sintieron rechazados cuáles fueron sus sentimientos: ¿Os gustó que no os dejasen jugar? ¿Por qué?

Información que ayuda a crear opinión

Proponer sencillas dramatizaciones sobre situaciones escolares:

– Dos niños observan un cuento. Llega un tercero y no le permiten verlo. Ese niño se marcha triste a su silla.

– Varios amigos dibujan libremente en la pizarra. Otro niño quiere dibujar con ellos. Le dejan un sitio y le dan una tiza.

– Dos compañeros hacen un puzle. Otro quiere colaborar, pero no le dejan.

– Varios amigos juegan al corro. Ven a un compañero que está solo y lo llaman para jugar juntos.

Valorar las situaciones propuestas y conversar sobre los sentimientos de los niños que, en ocasiones, se sienten rechazados: ¿Les gustará? ¿Se sentirán tristes? ¿Cómo te sentirías tú si te ocurriese?

Elaboración de normas de convivencia

Reflexionar sobre los motivos por los que algunas veces no se deja participar a un compañero: es más pequeño, es diferente, no sabe

De manera colectiva, elaborar alguna norma, acuerdo

o propósito para evitar que ningún compañero pueda sentirse aislado.

Conclusión

Proponer algunos juegos en los que sea necesaria la participación de muchos compañeros: la rueda, el látigo,

el tren… Comprobar que es más divertido jugar todos juntos.

Para terminar, realizar una recopilación de los aspectos trabajados y los acuerdos alcanzados.

1
1
2
2

La cooperación (1)

La colaboración:

«Nos ayudamos»

Cuento: El cumpleaños de Liebre

Escena 1

Paloma y Zorro están buscando fresas. Esta mañana, bien temprano, cogieron sus canastos y se fueron al bosque. –Ya tenemos la cesta casi llena. Al llegar a casa prepararemos una tarta de cumpleaños para Liebre. Será una sorpresa –dice Zorro. En el camino de vuelta a casa, escuchan unos ruidos muy extraños:

–¡Ahhh! ¡Uf! ¡Ahhh! ¡Uf! –¿Qué es eso? ¿Será un monstruo? –pregunta Paloma. Asustados, los dos amigos se esconden tras unos arbustos.

Escena 2

Poco a poco, aparecen Ratón y Erizo sudando y resoplando.

–¡Ahhh! ¡Uf! ¡Ahhh! ¡Uf! –Amigos, ¿qué hacéis? –pregunta Zorro saliendo de su escondite. –¡Hola, Zorro! ¡Hola, Paloma! Hoy es el cumpleaños de Liebre

queremos regalarle una mesa nueva para el jardín. Hemos encontrado este tronco cerca del río, pero es muy pesado y nos cuesta mucho arrastrarlo. –Nosotros os ayudaremos. Venga, compañeros: ¡a la una,

y

a

las dos y a las tres! –anima Paloma.

Colocan la cesta llena de fresas encima del tronco mientras

lo empujan hasta la casa de Liebre, que hoy ha salido a visitar

a

su abuela.

Llaman a la puerta y se aseguran de que su amiga no está. ¡Estupendo!

Así podrán darle una sorpresa. Ratón coge un serrucho y comienza

a

cortar.

–Yo me encargo de clavar los clavos con mi martillo –dice Paloma. –Yo cepillo la madera para dejarla bien lisa –comenta Erizo. –Y yo pinto la mesa de color azul. ¿Veis qué bonita está quedando? –añade Zorro. Con la ayuda de sus amigos, Ratón y Erizo construyen la mesa. Cuando está terminada, la colocan en el jardín.

Escena 3

–Muchas gracias, Zorro; muchas gracias, Paloma. Ahora nosotros os ayudaremos a preparar la tarta de cumpleaños. En la cocina, mientras unos amasan la harina, otros van cortando las fresas. Ponen la tarta en el horno y justo cuando se está terminando, ven a Liebre que vuelve a casa. –¡Rápido, rápido, vamos a escondernos! ¡Que sea una sorpresa! –dice Paloma.

Escena 4

Al llegar Liebre a su jardín, encuentra una preciosa mesa

y

una tarta. Erizo, Paloma, Zorro y Ratón salen del escondite cantando

y

gritando:

–¡Feliz cumpleaños! ¡Te deseamos que pases un día estupendo!

Y así, aquella tarde, alrededor de la mesa azul, se reúnen los cinco amigos para celebrar el cumpleaños de Liebre.

(G. ESPEJO)

© Santillana Educación, S. L.

3
3
4
4

La cooperación (2)

La colaboración:

«Nos ayudamos»

Recurso motivador: cuento

Tras la lectura del cuento, realizar preguntas sobre el argumento: ¿Qué hacían Paloma y Zorro? ¿De qué se asustaron? ¿Qué les pasaba a Erizo y a Ratón? ¿Cómo lo solucionaron? ¿Qué regalos hicieron a Liebre? ¿Entre quiénes los hicieron?

Expresión de opiniones y experiencias

Recordar situaciones cotidianas en las que los alumnos colaboran y se ayudan: resolviendo puzles difíciles entre dos o tres compañeros; poniéndose los abrigos unos a otros; recogiendo materiales y juguetes; realizando dibujos colectivos en papel continuo

Conversar sobre situaciones escolares en las que, en ocasiones, los niños no ayudan a sus compañeros y explicar cuáles deberían ser los comportamientos adecuados.

Comentar situaciones no escolares en las que las personas colaboran entre ellas: mamá corta las patatas y papá las fríe; mi hermano me ayuda a vestirme y yo le ayudo a poner la mesa; cuando vamos a la compra, ayudamos a llevar las bolsas

Información que ayuda a crear opinión

Proponer frases incompletas para que cada niño vaya sugiriendo una solución. El resto de los compañeros debe valorar si es adecuada o no la respuesta:

© Santillana Educación, S. L.

– Si un niño se cae, lo puedes ayudar

– Si una niña está sola, la puedes ayudar…

– Si un niño llora, lo puedes ayudar…

– Si una niña no tiene plastilina para jugar, la puedes ayudar…

– Si una niña tiene sucia la nariz, la puedes ayudar

– Si un niño no termina el trabajo de la ficha, lo puedes ayudar

Elaboración de normas de convivencia

Tras valorar las situaciones propuestas, concretar la importancia de la cooperación entre los compañeros.

Proponer parejas de alumnos que, de manera especial, se protejan y colaboren. Estos niños han de responsabilizarse y preocuparse el uno del otro, ayudándose en todo aquello que sea necesario.

Conclusión

Realizar un trabajo individual: «Yo ayudo a

». Cada niño

se dibuja ayudando al compañero con el que ha establecido lazos de cooperación.

Como cierre del tema, pedir a los compañeros que expliquen la escena de su dibujo.

Querida abuela:

Esta carta te la escribe papá en el ordenador, porque yo todavía no sé escribir.

Como me termino toda la comida, ya estoy muy mayor. Aunque a veces las espinacas no me gustan y dejo un poquito en el plato. ¡Mira qué alta estoy!

En el cole me lo paso muy bien. Juego con mis amigos al

pilla-pilla y a hacer cuevas con la arena. Hoy la seño Pili le

ha dicho a mamá que trabajo mucho y mamá se ha puesto

contenta. Me ha dado un beso grandote.

Yo siempre termino las fichas en el cole para aprender

y ser muy lista.

Aunque la seño Pili a veces nos riñe porque no nos sentamos bien en la silla y porque no recogemos los juguetes.

Mi hermanita todavía es una llorona y solo quiere su

chupete. ¿Cuándo va a jugar conmigo? Dice papá que dentro de poco vendrá también al cole.

Ya me tengo que ir a dormir. Papá te manda un beso

y yo otro muy, muy grande.

¡Adiós, abuela!

Sara

también al cole. Ya me tengo que ir a dormir. Papá te manda un beso y
también al cole. Ya me tengo que ir a dormir. Papá te manda un beso y

La responsabilidad

Hábitos escolares:

«Nos esforzamos»

Recurso motivador: carta

Querida abuela:

Esta carta te la escribe papá en el ordenador, porque yo todavía

no sé escribir.

Como me termino toda la comida, ya estoy muy mayor. Aunque a veces las espinacas no me gustan y dejo un poquito en el plato. ¡Mira qué alta estoy!

En el cole me lo paso muy bien. Juego con mis amigos

al pilla-pilla y a hacer cuevas con la arena. Hoy la seño Pili le ha dicho a mamá que trabajo mucho y mamá se ha puesto

contenta. Me ha dado un beso grandote. Yo siempre termino

las fichas en el cole para aprender y ser muy lista.

Aunque la seño Pili a veces nos riñe porque no nos sentamos bien en la silla y porque no recogemos los juguetes.

Mi hermanita todavía es una llorona y solo quiere su chupete.

¿Cuándo va a jugar conmigo? Dice papá que dentro de poco

vendrá también al cole.

Ya me tengo que ir a dormir. Papá te manda un beso y yo otro

muy, muy grande.

¡Adiós, abuela!

Sara

Mostrar la carta y la fotografía y leer el texto. Conversar sobre lo que la niña cuenta a su abuela: ¿Quién escribe la carta? ¿Por qué lo sabéis? ¿A qué juega la niña en el colegio? ¿Por qué está contenta la madre? ¿Por qué se enfada a veces su maestra? ¿Por qué la niña termina siempre las fichas? ¿Por qué su hermana no juega con ella?

Comentar si algún alumno ha escrito en alguna ocasión una carta a sus abuelos (una postal en vacaciones, una felicitación

en Navidad

).

Expresión de opiniones y experiencias

Recordar situaciones en las que el profesor se enfada ante el comportamiento de los alumnos: por no escuchar, por no recoger los materiales, por no terminar el trabajo, por no esforzarse en las tareas escolares… Anotar en la pizarra las situaciones expresadas.

Opinar sobre los motivos por los que el docente se enfada:

¿Qué ocurre si los niños no lo escuchan? ¿Por qué riñe si no se termina el trabajo?

© Santillana Educación, S. L.

Información que ayuda a crear opinión

Imaginar diversas situaciones y valorar el esfuerzo que otras personas realizan y la responsabilidad que conlleva:

¿Qué sucedería si nadie lavase la ropa en casa? ¿Y si nadie preparase la comida? ¿Qué pasaría si el profesor no mandase trabajo? ¿Qué ocurriría si los guardias no dirigiesen el tráfico?

Tras recordar las responsabilidades de otras personas, conversar sobre las de los alumnos en el colegio: ¿Para qué venimos? ¿Qué debemos hacer aquí? ¿Cómo tenemos que trabajar?

Acuerdos y compromisos

Leer las actitudes y acciones que hacen enfadar al educador

y que quedaron escritas en la pizarra. Asumir de manera

colectiva la mejora de algunos de estos comportamientos

y escribir las acciones positivas junto a las negativas:

escuchar al profesor, terminar los trabajos, esforzarse por hacer las cosas cada vez mejor, etc.

Conclusión

Colocar un cartel en el aula para que los niños pongan una pegatina junto a aquellas actitudes que consideran que han mejorado.

modo de cierre, recordar qué se ha trabajado y los acuerdos alcanzados.

A

Elaboración del cartel

Colocar las fotos de todos los niños o sus nombres en la parte superior y determinados dibujos que

simbolizan acciones en el lateral, para que ellos coloquen las pegatinas en el lugar adecuado. Los dibujos pueden

ser:

– Un niño trabajando: «Cada día trabajo mejor».

– Una ficha completa: «Termino los trabajos».

– Una silla: «Me siento correctamente en la silla».

– Un dedo sobre la boca mandando silencio: «Escucho cuando habla el profesor».

El cuidado del entorno

Animales y plantas:

«Nuestras plantas y mascotas»

Recurso motivador: foto

Observar la foto y conversar sobre lo que aparece en ella:

¿Qué vemos? ¿Por qué abraza la niña a su perro? ¿Le gusta al perro que lo acaricien? ¿Cómo se sentirá la niña?

Recordar si en alguna ocasión los alumnos han abrazado

a un animal.

Expresión de experiencias y opiniones

Conversar sobre las propias experiencias con los animales:

¿Os asustan? ¿Os gustan? ¿Los cuidáis? ¿Alguna vez les habéis hecho daño? ¿Y a las hormigas del patio?

Conversar sobre las mascotas que tienen los alumnos y sobre sus necesidades: Yo paseo a mi perra con mi mamá; Yo limpio el agua a mi tortuga; etc.

Comentar colectivamente los cuidados que necesitan las plantas: ¿Quién tiene una planta en su casa? ¿Cómo la cuidáis? ¿Lo hacéis solos o con ayuda?

Información que ayuda a crear opinión

Contestar si las acciones que se proponen son correctas

o incorrectas y explicar por qué:

– Arrancar flores de los jardines.

– Bañar a su perro.

– Poner comida a su gato.

– Arañar la corteza de un árbol.

– Pisar un hormiguero

Explicar a los alumnos la importancia de las plantas

y los árboles: nos proporcionan oxígeno, alimentos, sombra, madera, papel

© Santillana Educación, S. L.

Acuerdos y compromisos

Comprometerse a cuidar las plantas y animales del colegio. Elegir, entre todos, varias acciones positivas como: regar las plantas del aula, no arrancar las flores, no matar

a los pequeños insectos del patio, cuidar a los animales

del aula

Proponer la figura del responsable de plantas y animales de la clase. Este alumno se comprometerá a cuidarlos durante varios días.

Conclusión

Salir al patio y observar sus plantas. Si es posible, pedir

a los alumnos que abracen a su árbol preferido.

Dividir un folio en dos y realizar un dibujo con el título:

«Yo los cuido». Cada alumno se dibujará cuidando a una planta y a un animal.

Como cierre del tema, recordar qué cosas se desconocían al principio y cuáles se han aprendido. No olvidar los compromisos que se han adquirido.

© Santillana Educación, S. L.

La comunicación

La comunicación de emociones:

«Nos contamos secretos»

Recurso motivador: foto

Observar y comentar la fotografía: ¿Quiénes aparecen? ¿Cuántas son? ¿Qué hacen? ¿Están hablando? ¿Hay alguna escuchando?

Imaginar posibles temas de conversación entre las niñas de la fotografía: ¿De qué hablarán? ¿Se estarán contando secretos?

Expresión de opiniones y experiencias

Recordar situaciones reales de comunicación de emociones entre compañeros:

¿Nosotros también hablamos? ¿Qué cosas nos dicen los amigos? ¿Qué les decimos nosotros? «Javier le dijo a Mario que estaba enfadado con él»; «Berta le dijo a Sofía que era muy guapa»; «Carlos le dijo a Jesús que ya no era su amigo»…

Conversar sobre otras personas a las que se comunican las emociones: Si tenemos miedo, ¿a quién se lo contamos?; Si estamos enfermos, ¿a quién se lo decimos?…

Información que ayuda a crear opinión

Dramatizar situaciones ficticias con dos posibles soluciones:

a) Un niño se enfada con un compañero. Puede seguir enfadado y no decirle nada, o puede hablar con él, solucionar el problema y hacer las paces.

b) Una niña quiere jugar con un compañero. Puede no decirle nada y quedarse sola, o puede acercarse, hablar con su compañero y pedir que jueguen juntos.

Expresión de emociones

Valorar las diversas propuestas de la actividad anterior y conversar sobre la importancia de comunicar nuestros sentimientos y emociones a otras personas:

¿Es mejor quedarse callado o decir lo que te ocurre?

Jugar a decirse unos a otros secretos al oído. A continuación preguntar:

¿Te ha gustado el secreto que te ha dicho el compañero?

Conclusión

Realizar un dibujo libre a partir del cual cada alumno cuenta algo a un compañero.

Para finalizar, recopilar los trabajos realizados y conversar con los alumnos sobre ellos.

El material imágenes para pensar 4 años, es una obra colectiva, concebida, diseñada y creada en el Departamento de infantil de Santillana Educación, S. L., bajo la dirección de MAITE MALAGÓN.

Texto: Guadalupe Espejo

Ilustraciones: Inés Burgos

Edición: Silvia Moral

Dirección de arte: José Crespo Proyecto gráfico: Cristina Vergara Jefa de proyecto: Rosa Marín Coordinación de ilustración: Carlos Aguilera Jefe de desarrollo de proyecto: Javier Tejeda Desarrollo gráfico: José Luis García, Raúl de Andrés

Dirección técnica: Ángel García Encinar Coordinación técnica: Evaristo Moreno Composición y montaje: Leticia Fernández Corrección: Nuria del Peso Documentación y selección fotográfica: Mercedes Barcenilla

Fotografía: C. Pérez; S. Enríquez; ARCHIVO SANTILLANA

© 2008 by Santillana Educación, S. L.

Torrelaguna, 60 - 28043 Madrid Impreso en

CP: 101009

Depósito legal:

Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de reproducción,distri- bución, comunicación pública y transformación de esta obra sin contar con la autorización de los titulares de la propiedad intelectual. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (artículos 270 y siguientes del Código Penal).