Está en la página 1de 2

GRÁFICA.

ILUSTRACIÓN DEL LIBRO HIME KAGAMI QUE DATA DEL AÑO 1752 Y QUE APARECE
EN EL CONTROL DE LA ESTAMPA ERÓTICA JAPONESA SHUNGA.

Presi dente: Jorge Kahwagi Gasti ne / Vi cepresi dente: Jorge Kahwagi Macari / Di rector Gral .: Gui l l ermo Ortega Rui z / Gerente general : Li c. Rafael García Garza Miércoles 10 de Agosto, 2011

Búsqueda
Avanzada
Inicio Nacional Ciudad Mundo Negocios Opinión Crónica TV Espectáculos Deportes Cultura Academia Bienestar Internet
Lo más leído | Crónica al momento | Fotogalerías | Videogalerías | Especiales | Crónica en tu mail | | Clasif icados | Servicios | Contáctanos |
Versión impresa
| Crónica Hidalgo
Shunga, gráfica sexual nipona sin censura
antes del siglo XX
JUAN CARLOS TALAVERA | CULTURA 2011-07-09 | Hora de creaci ón: 22:17:16| Ul ti ma modi fi caci ón: 22:17:16
El concepto de pornografía no existió en
Japón hasta entrado el siglo XX. Pero
entre los siglos XVII y XIX abundaron
cientos de ilustraciones que dieron forma
a un fenómeno de la gráfica nipona, muy
comercial y popular, llamado shunga, que
permitió la difusión y el consumo de
imágenes sexualmente explícitas que
entonces no eran catalogadas como
obscenas ni ofensivas a las costumbres,
e incluso permitieron la ilustración de
cientos de libros. Pero al llegar siglo XX el
panorama cambió y las imágenes shunga
fueron censuradas y desaparecieron.
“La censura ha sido tal en torno al shunga
que hasta hoy no se ha montado una sola
exhibición pública en Japón con este tipo
de imágenes”, y las primeras
investigaciones sobre el tema fueron
realizadas a partir de 1990, señala
Amaury A. García Rodríguez, quien acaba de publicar El control de la estampa erótica japonesa shunga, una
investigación inédita en su tipo que ubica al shunga como una producción característica de su tiempo, sobre la
que se ejerció un control por distintas vías.
“Considerar al shunga como imágenes obscenas es más bien un legado moderno y victoriano que está
relacionado con el mundo occidental, posterior al siglo XIX”, detalla en entrevista. Sin embargo, es claro que
“este tipo de contenidos fueron un importante mecanismo de circulación de información que estuvo relacionado
con el desarrollo de la imprenta y el mundo editorial y por tanto se convirtió en la vía más importante de
distribución de información, conocimiento y de la elevación de los niveles de lectura”.
LOS SAMURÁIS. La primera confusión o imprecisión que podría provocar el tema del shunga es asociarla con el
anime, el manga o el henati, expresa Amaury García, investigador del Colegio de México (Colmex), y aunque
todos son fenómenos comerciales, se trata de manifestaciones distintas que guardan sus paralelismos.
Editado por el Colmex, El control de la estampa erótica japonesa shunga cuenta la historia de este fenómeno,
clave en su momento, no sólo por la producción visual, sino porque estuvo vinculada a la literatura popular.
“A veces es imposible separar estas imágenes de la literatura popular. Además, retrata un momento en la
historia de Japón, que permeó en distintas estructuras sociales, como en el mundo samurai –que por aquella
época ostentaba el control político y militar del país–, hasta distintas zonas rurales”.
–¿Podemos considerar al shunga como pornografía? –se le cuestiona al investigador.
–Hay mucha discusión al respecto. El problema es que pornografía es un término moderno, una de esas
categorías creadas para controlar un tipo de producción. Además, a una producción como ésta es complicado
nombrarla así porque entonces este contenido no era considerado obsceno. Todo depende de cómo definas
pornografía y cómo lo utilices.
Un dato importante es que a partir del siglo XX la shunga es considerada obscena y por tanto es regulada; y
antes del siglo XIX no era así, aunque se regulaba por otros motivos, como el hecho de que en su contenido
hacía sátira y crítica de los personajes con poder, como los samuráis.
Aunado a esto, la shunga era vista por la estructura de poder como elemento desestabilizador, un espacio
crítico importante donde era posible ventilar asuntos de la vida cotidiana y la sociedad del momento, a través del
humor y la burla hacia el mundo cotidiano, lo que no era aceptable para la elite gobernante.
Después llegó la fotografía, el cine e internet… y la shunga desapareció, pues al tratarse de un fenómeno
comercial depende de dos factores: el desarrollo tecnológico y las ventas, y hoy lo que más vende no es la

Imprimir
1 0

Califica
Compartir:

Síguenos en:
Join the conversation
comercial depende de dos factores: el desarrollo tecnológico y las ventas, y hoy lo que más vende no es la
gráfica, sino los contenidos en internet.
3
Compartir


Comentarios:
Tu comentario
Normas de uso
- Esta es l a opi ni ón de l os i nternautas, no de
La Cróni ca de Hoy
- Nos reservamos el derecho a el i mi nar l os
comentari os que consi deremos fuera de
tema.
- Una vez aceptado el comentari o, se
envi ará un correo el ectróni co confi rmando
su publ i caci ón.
Nombre * Correo electrónico *
* Suma: 10 + 8 =
Acepto las normas de uso * Enviar Comentario
* Los datos marcados son obl i gatori os


Inicio Nacional Ciudad Mundo Negocios Opinión Crónica TV Espectáculos Deportes Cultura Academia Bienestar Internet
Lo más leído | Crónica al momento | Fotogalerías | Videogalerías | Especiales | Crónica en tu mail | Clasif icados | | Código de ética | Contáctanos |
Versión impresa
Todos l os derechos reservados ® La Cróni ca de Hoy Sitio desarrollado por GYL SYSTEMS

Intereses relacionados