ayer, hoy y siempre

Martín A. Biaggini
Silvia Mielnicki
2




PRIMERA EDICIÓN
HECHO EL DEPÓSITO QUE MARCA LA LEY 11.723

PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL


Editorial CLM
Moreno 158 2º C (1704)
Ramos Mejía, Buenos Aires, Argentina
www.editorialclm.com.ar

IMPRESO EN ARGENTINA
Este ejemplar se terminó de imprimir en
en los talleres de CLM
Moreno 158 2ºC (1704)
Ramos Mejía, Buenos Aires, Argentina

ISBN

Diseño de Tapa: Silvia Mielnicki

Entrevistas e Investigación Histórica: Martín A. Biaggini y
Silvia Mielnicki

Apoyo Logístico: Ing. Rubén Donatto


Dedicado a todos los hombres y mujeres que fueron,
son y serán parte de esta historia.
3
Agradecimientos:

A la Dra. Hilda Agostino
A nuestras familias
A Mario Ruiz
A Oscar Tavorro
A Alberto Méndez
A los vecinos e instituciones que colaboraron con
su historia
A la Junta de Estudios Históricos, Geográficos y
Estadísticos del Partido de La Matanza
A la Directora y personal del Museo Histórico de
La Matanza “Brigadier Juan Manuel de Rosas”
Al personal de la oficina de Asuntos Comunitarios y
de la oficina de Fotocopiado de la Municipalidad
de La Matanza
A la Lic. Analía Artola, coordinadora de la Junta
de Estudios Históricos, Geográficos y Estadísticos
del Partido de La Matanza
4
5

Presentación: Villa Luzuriaga

Emplazamiento

El Área Metropolitana
1
de Buenos Aires es una de
las concentraciones urbanas más grandes del mundo, que
está conformada por la Ciudad Capital y los partidos que
la rodean.

Entre ellos, se destaca por su cantidad de
habitantes y su potencial industrial, el Partido de La
Matanza, de 325,71 km2 de superficie.


1
Para entender la noción de área metropolitana podemos recurrir a
Jordi Borja, que define el “área metropolitana clásica” como la ciudad
central y su periferia, el continuo urbano, y el área de desplazamientos
cotidianos, cuya gestión de gobierno, por mas que se encuentren
gobernadas por municipalidades o comunas diferentes, debe generar
acuerdos supralocales dada la naturaleza o escala de los problemas
que pretenden resolver. Borja Jordy, “La ciudad Conquistada”,
Alianza, Madrid, 2003.
6
Con más de un millón y medio de habitantes, La
Matanza es un partido gigantesco.

Vecina a la localidad de San Justo, cabecera del
partido, y lindante al partido de Morón, encontramos a la
localidad de Villa Luzuriaga, de 9,43 km2 de superficie.

Ésta localidad limita, según Ordenanza número
1752 del año 1955, con las vías del ferrocarril Sarmiento
ramal a La Plata (hoy Ferrocarril Roca), la Av. Don
Bosco, la Av. Cristianía, la calle Venezuela, el Camino de
Cintura, la calle Lartigau, la calle Rivera Indarte, y la
calle La Paz.

Fué elevada a categoría de ciudad por ley provincial
número 13970 el 20 de marzo de 2009.

Población

En el pasado fue una zona de actividad y población
agraria, pero durante el siglo XX fue industrializándose en
paralelo con el resto del conurbano bonaerense.
El primitivo núcleo urbano estaba conformada por
vecinos pioneros que se concentraron en lo que se
denominó la “Vieja Villa”, a los que se sumaron militares
7
en el Barrio “La Marina”, ferroviarios y vecinos de otros
puntos del gran Buenos Aires y Capital Federal, quienes se
instalaron a mediados de siglo XX, tras los sucesivos
loteos.
Las personas se mudan a las ciudades por varias
razones, pero la razón más significativa es económica.
Cuando la economía de una zona (en este caso el área
metropolitana) prospera, atrae población
2
.

Este crisol fue diagramando la identidad de la
población, cuya evolución desde 1960 hasta la actualidad
siguió los lineamentos generales del partido.




Cuadro
de
Población
3



2
Soijet Mirta, “El proceso de urbanización”, en Maria Laura Bertuzzi (coomp) “Ciudad
y urbanización, problemas y potencialidades”, Universidad Nacional del Litoral, Santa
Fe, 2005.
3
I.N.D.E.C. Instituto Nacional de Estadísticas y Censos
8
Barrios

Actualmente la ciudad de Villa Luzuriaga está
conformada por diversos barrios, con sus características
propias, donde lo público y lo privado se combinaron para
generar un desarrollo que, a lo largo de su historia, fue
determinando niveles económicos, sociales y espaciales
diferentes.

“Podemos convenir que el barrio es un espacio
conocido, familiar, donde se reconocen relaciones de
solidaridad, asociadas al afecto y al desarrollo del lugar,
y a la propia vida de sus habitantes. El barrio es la
representación del espacio donde el habitante de la
ciudad referencia sus actividades.”
4


Estos núcleos urbanos, que dieron origen a las
actuales localidades, fueron resultado de un largo proceso
de formación que comenzó a mediados de siglo XIX,
cuando las antiguas chacras coloniales, de grandes
extensiones, fueron fraccionadas en parcelas, que dieron
origen a explotaciones agrícolas menores, las cuales, entre
fines de siglo XIX y principio del XX, tras una nueva

4
Gonzáles Lidia, Paredes Daniel, “La construcción del espacio barrial”, publicación
del Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, Cuaderno Nro.6, “Buenos Aires,
Voces al Sur, Construcción de identidades barriales”, Buenos Aires, 2006.
9
subdivisión de la tierra, originaron parcelas de
características urbanas residenciales, mediante la creación
de manzanas.

Éstas (fracciones de aproximadamente 100 m x
100 m) estaban rodeadas por calles que pertenecían al
dominio público del estado y normalmente estaban
libradas al uso público.

De esta forma se fueron instalando particulares, los
que al apropiarse del espacio, no sólo físicamente, sino
simbólicamente, dieron origen a los distintos barrios.

La idea de espacio esta necesariamente ligada a la
de territorio. Según Hoffmann
5
el territorio es un “espacio
vivido” por los grupos sociales particulares, quienes se lo
apropian, lo hacen suyo, y con ello, pasa a formar parte de
su singularidad cultural, es decir de su identidad, de
aquello que los diferencia de los “otros”. Al hacer esto, el
espacio se convierte en un elemento constitutivo de la
organización social y la forma de pensar de hombres y
mujeres, y no en un receptáculo inerte.
6


5
Hoffmann, Odile, "Tierras y territorio en Xico", Gobierno del Estrado de Veracruz,
Colección V Centenario, num. 16, 1992.
6
Velazquez Emilia, "El territorio de los Popolucas, transformaciones en la organización
y apropiación del espacio", Relaciones 87, Volumen XXII, México, 2001.
10
Según Angel Prignano
7
, en el sentido tradicional,
el barrio es ese “suelo” en que se ha nacido, donde ha
transcurrido la infancia, o donde se ha vivido toda la vida.
Escribió Rodolfo Kush:
“Detrás de toda cultura está siempre el suelo. No
se trata del suelo puesto casi como la calle Potosí en
Oruro o Corrientes en Buenos Aires, o la pampa, o el
altiplano, sino que se trata de un lastre en el sentido de
tener los pies en el suelo, a modo de un punto de apoyo
espiritual, pero que nunca logra fotografiarse, porque no
se lo ve.
8

Kush plantea al suelo no como espacio geográfico,
sino como espacio simbólico, dándole un significado muy
amplio, en donde lo geográfico, lo social y cultural quedan
incorporados.
“Cultura supone entonces un suelo en el que
obligadamente se habita. Y habitar un lugar significa que
no se puede ser indiferente ante lo que aquí ocurre.
9

Por eso, los habitantes que pudieron instalarse en
esta zona, y conformaron en ella “su lugar”, en el cual
desarrollaron sus vidas, sus actividades económicas y
sociales, etc., dieron “nacimiento” al primitivo barrio.

7
Prignano Angel, “Barriologia y diversidad cultural”, Editorial Ciccus, Buenos Aires,
2008.
8
Kusch, Rodolfo (1976): “Geocultura del Hombre Americano”. Ed. Fernando García
Cambeiro. Bs..As. 1976
9
Idem.
11
En general, estos barrios formados por primitivos
loteos, tomaban el nombre que el rematador les
adjudicaba, el de la familia propietaria, o el de la estancia
o chacra loteada. Según Vapñarsky Cesar, un barrio es la
porción de localidad simple que tiene un nombre propio,
sea este oficial u oficioso, usado con o sin algún término
antepuesto como barrio, villa, estación, pueblo, etc.
10
.

Por sus características estructurales, origen de loteo
o identificación colectiva, podemos determinar la
existencia de distintos barrios
11
que se originaron en esta
zona:

Villa Luzuriaga
(la Villa Vieja):
En el año 1908 se lotean las tierras propiedad de la
familia Méndez dando origen al primer casco urbano de la
localidad.
Esta zona, que estaba delimitada por las actuales
calles Don Bosco, Rivera Indarte, Triunvirato y las vías
del ferrocarril Sarmiento ramal La Plata (hoy Ferrocarril
Roca), adopta el nombre de “Villa Las Margaritas”. Luego
es rebautizada como “Villa General Luzuriaga”,

10
Vapñarsky Cesar, “La Aglomeración Gran Buenos Aires”, Eudeba, 2000
11
Muchos de estos aun continuan manteniendo su identidad barrial mas alla de la
localidad misma, y otros fueron asimilados con el crecimiento urbano.
12
adoptando este nombre toda la localidad. Ante este hecho,
los vecinos pioneros, comenzaron a referirse a su barrio
como “la Villa Vieja” para poder individualizar su barrio
del resto de la localidad.

Otros Barrios: En la década del 40, a través del Plan Eva
Perón, comienza a urbanizarse la zona delimitada por las
calles Triunvirato, Camino de Cintura, América y
Presidente Perón formándose barrios que se conocían por
el nombre de los sindicatos que habían gestionado los
créditos. Surgen así, el Barrio de la Unión Ferroviaria, el
Barrio Aeronáutico, el Barrio de la Corporación
Argentina, el Barrio de Gas del Estado.

Barrio Marina:
Hacia fines de 1951, un grupo de miembros de la
Armada Nacional, formó un consorcio de
aproximadamente 250 adherentes y designó una comisión
para representarlos y adquirir terrenos suficientes para la
edificación de sus casas. La fracción en la cual
actualmente se asienta el barrio, había formado parte de
las propiedades del Sr. Vicente Peluffo, la cual se loteo y
vendió a particulares. Ante el fracaso de venta, ya que
fueron muy pocos los vecinos que compraros y se
instalaron en este loteo (entre los que podemos nombrar a
13
las familias Del Río, Cornejo, y Torres), la comisión
compró el resto de los lotes que quedaron sin vender y
efectuó un nuevo trazado del loteo adaptado a las
necesidades del grupo que representaban.

Este nuevo trazado fue aprobado por la Dirección
de Geodesia de la Provincia de Buenos Aires con el
nombre de barrio “Stella Maris”, aunque el uso popular
hizo que se conociera al mismo como el “Barrio Marina”.

Los lotes fueron adjudicados por sorteo a cada uno
de los adherentes al plan, quedando siete lotes sin
adjudicar que fueron reservados como bien común.

El 13 de junio de 1955 se inició la construcción de
la primera casa en el lote 35 de la manzana “B”, y hacia
fines de 1956 se comenzaron a entregar las primeras
viviendas.
12


Barrio Villa María Mazzarello:
El 14 de julio de 1950, el Concejo Deliberante de
La Matanza, sanciona una ordenanza, promulgada el 24 de
julio por el Intendente Municipal, por la cual la zona

12
Archivo de la Cooperativa Stella Maris de Provisión de Servicios de Agua Potable y
Bienestar Social Cultural Limitada.
14
comprendida por las calles Camino de Cintura, Cristianía,
Ramos Mejía (Av. Don Bosco) y Venezuela, pasaría a
denominarse “Villa María Mazzarello”.
13


A pedido de la Escuela, el domingo 5 de
noviembre de 1950, el Boulevard Ramos Mejía pasa a
llamarse Don Bosco.

“A las 9, con la presencia del Rvdo. Padre
Modesto Bellido, del Intendente de La Matanza, Sr. José
León Larre y de un representante del Intendente de
Morón, se procedía a bendecir el mojón con el nombre de
la Villa y la placa que sobre la casa de la familia Lago,
marcaba el nuevo nombre de la calle”
14


Actualmente sólo se considera como Barrio María
Mazzarello a la zona adyacente al colegio que lleva este
nombre.

Barrio Manzanares:
Este barrio se originó a finales de 1956, cuando, a
partir del loteo de la quinta “Manzanares de la Flora”, del

13
Decreto…………….

14
Farinati de Paz, Maria, “Tu historia… mi historia… nuestra historia…”, edición de la
autora, Buenos Aires, año 1998
15
Sr. Juan Mac Call, se fueron instalando las primeras
familias
15
. Al poco tiempo éstas se nuclearon
conformando la Sociedad de Fomento Gral. San Martín.
Por la cantidad de habitantes, en el año 1958 fue necesaria
la creación de la escuela Nº 71 “Tambor de Tacuari”.
Entre las primeras familias que se instalaron en el barrio
podemos recordar a la familia Orellana, Vallejos, Piñeiro,
Ábalos, Gallardo, Santos, etc.


Barrio Los Pinos:
Según entrevistas orales, el nombre de este barrio
proviene de la gran cantidad de pinares existentes en la
zona. En ella encontramos la Comisaría Distrital Noroeste
4ta. “Barrio los Pinos”.
Dentro de su marcado desorden edilicio, podemos
encontrar edificios tipo monoblock y también
construcciones precarias que alternan con importantes
casas quintas, quintas sindicales y complejos deportivos.
Entre estos últimos podemos mencionar a “La
Candela”, donde entrenaban los jugadores del club “Boca
Jr.” y donde actualmente funciona el “Fútbol Club

15
Orellana Victor Agustin, “…”, http://ar.geocities.com/mosmanzanares (Consultado:
20/03/2009)
16
Barcelona Luján”. La zona adyacente a este complejo es
nombrada por algunos vecinos como “Barrio La Candela”.


Barrio Peluffo:
Este barrio ocupa parte del loteo de la granja-
vivero de Vicente Peluffo, que originalmente ocupaba la
zona delimitada por las actuales calles Don Bosco,
Camino de Cintura, Venezuela y Pasteur.

Barrio Parque Peluffo:
En el año 2008, un grupo de vecinos presentaron
un proyecto para la creación de una reserva ecológica,
bajo el nombre de “Barrio Parque Peluffo”, en la zona
delimitada por el Camino de Cintura y las calles
Venezuela, Triunvirato y Colonia, comprendiendo
sectores donde aún se conserva la masa arbórea y de
vegetación silvestre, propias de los campos que en su
momento fueron usados para chacras y el cultivo de
frutales.
16

Si bien estos barrios nacieron delimitados por su
loteo de origen, las verdaderas fronteras locales, se

16
De Magistris Alberto, “Informe tecnico y ambiental del barrio Peluffo”, Comisión
Ecológica Peluffo Verde - www.peluffoecologico.blogspot.com (consultado: 2/04/2009)

17
establecen a partir de la “envoltura” que trazan los pasos
de quienes recorren y construyen este espacio a partir de
las relaciones de ida y vuelta que se establecen, y
establecen la movilidad de la misma gente. Así mismo, el
crecimiento demográfico y edilicio mismo de cada barrio
hace que se confunda con los barrios vecinos,
conformando una red urbana cuasi integrada, sin limites
legales ni precisos. El presente plano intenta mostrar una
ubicación aproximada de los barrios mencionados:

Vías de Comunicación

Las arterias principales son: la Av. Don Bosco,
límite con el vecino Partido de Morón, la Av. Cristianía
que es el límite con la localidad vecina de Rafael Castillo,
el Camino de Cintura, la Av. Arieta, donde se concentra la
mayor parte de la actividad comercial, la Av. Presidente
Perón y la Av. Santamaría que son vías rápidas para llegar
a San Justo y las calles Triunvirato y América, donde
existen pasos a nivel en el cruce con las vías del
Ferrocarril Roca cercano a la Estación Ingeniero Brian.

El Transporte

18
La empresa “La Cabaña” mantiene en la localidad,
numerosos ramales que la conectan con cinco estaciones
ferroviarias: Morón, Ramos Mejía, Haedo, Ing. Brian y
Rafael Castillo, destacándose por la cantidad de pasajeros
transportados los tres primeros, mientras que Rafael
Castillo e Ingeniero Brian son marginales, subordinada la
primera al Ferrocarril Belgrano Sur
17
y la segunda al
Ferrocarril Roca.

17
José Pablo Reid “Primeras Jornadas de Historia” Temática 1 mesa E Ponencia 2
Estudios y comentarios históricos de Villa Luzuriaga – Junta de Estudios Históricos de
La Matanza (2005)
19
Los primeros pobladores

Los pobladores originales de estas tierras eran los
Querandíes (hombres con grasa). Esta fue la
denominación que los guaraníes le dieron a los indígenas
conocidos como pampas, debido a que en su dieta
cotidiana, consumían carne y despedían olor a grasa
animal porque también utilizaban sus cueros para
abrigarse.

“También emplean unas bolas de piedra
aseguradas a un cordel largo; son del tamaño de las balas
de plomo que usamos en Alemania. Con estas bolas
enredan las patas del caballo o del venado cuando lo
corren y lo hacen caer.”
18


Según narran los cronistas, en especial Ulrico
Schmidl, esta parcialidad ocupaba una amplia zona,

18
Schmidl, Ulrico, “Viaje al Río de la Plata.”, Nuevo Siglo, Buenos Aires, 1995
20
comprendida por los actuales territorios de la provincia de
La Pampa, el centro-sur de Córdoba y Santa Fe (margen
derecha del río Paraná) y Buenos Aires.

“[...] en los llanos que van continuando a Buenos
Aires, a donde hay desde la boca de este río otras 20
leguas: es toda aquella tierra muy llana; los campos tan
anchurosos y dilatados, que no hay en todos ellos un
árbol: es de poca agua, y de mucha caza de venados,
avestruces y gran suma de perdices, aunque de pocos
naturales; los que hay son belicosos, grandes corredores y
alentados, que llaman Querandíes: no son labradores, y
se sustentan de sola caza y pesca; y así no tienen pueblos
fundados ni lugares ciertos, más de cuanto les ofrece la
comodidad de andar de ordinario esquilmando los
campos”.
19


Con la conquista de America, España comenzó a
designar beneficiarios para la ocupación de estos
territorios. Luego de la primera fundación de Buenos
Aires, es Juan de Garay quien reparte y adjudica las
tierras.


19
Ruy Díaz de Guzmán, “La Argentina”, Estrada, Buenos Aires, 1943.
21
Estas fracciones se ofrecían por merced real a los
lugartenientes más destacados, o a los adelantados que
demostraban “buena conducta” con sus reyes.

Así, se fue poblando lo que hoy es el conurbano
bonaerense. Estas chacras o chacaras (voz quechua,
desconocida en España pero ampliamente difundida en
Argentina y otros países latinoamericanos, que significa
alquería o granja) fueron luego pasando de mano en mano,
ya sea por sucesión o venta.

En el año 1787 la familia Villegas se establece en
la zona comprando una chacra en La Matanza, lo que
convierte a esta familia en una de las propietarias del
lugar:
“Las chacras de mayor superficie eran las
pertenecientes a Ramos Mejía, Linos Lagos, la familia
Laas y Justo Villegas”
20


Según mensuras de catastro numero 63, 94 y 100,
las tierras que conformarían hoy Villa Luzuriaga,
pertenecían al sector conocido como Alto Redondo
21
.

20
Agostino Hilda Noemí, "El sesquicentenario de la ciudad de San Justo, ciudad
cabecera del partido de la Matanza, Provincia de Buenos Aires (1856-2006)", Editorial
CLM, La Matanza, 2006.
22
Pero en base al censo de 1836, que discrimina las
chacras del partido en cuarteles, el sector que hoy ocupa
Villa Luzuriaga aparece en el cuartel primero, o sea Los
Tapiales.
22


Luego de la fundación de San Justo, los herederos
de Justo Villegas lotean y venden el resto de su propiedad,
instalándose en la zona numerosos propietarios de
fracciones menores: la familia Burgos, Estanislao Navarro,
Hilario Schoo, Germán Cufree y los hermanos Carminatti.

21
Este sector de tierras debe su nombre a la estancia “Alto Redondo” propiedad de
Thomas Lloyd Halsey. Cónsul norteamericano que en el año 1813 logró sacar de
España e introducir a Buenos Aires, los primeros ejemplares lanares de la raza merino,
cuya exportación había estado prohibida hasta entonces ya que solo salían de los puertos
españoles ejemplares de la raza Chura, a la que pertenecían los primeros ejemplares
llegados al actual territorio argentino, durante el prolongado periodo de la Colonia.
Halsey que además de cónsul de los Estados Unidos de Norte America en nuestro país
se hizo aquí ganadero, tenia una estancia denominada "Alto Redondo" en tierras que
actualmente pertenecen a la ciudad bonaerense de Morón". Newton, Jorge.
“Diccionario biográfico del campo argentino” Bs.As. 1972
22
Pomes Raúl y Viturro Alejandra, "El partido de la Matanza en la época de Rosas",
CLM, La Matanza, 2008
23

La Argentina Moderna

Las elecciones de 1880 consagraron como
Presidente de la Nación Argentina a Julio Argentino Roca
y como Vicepresidente a Francisco B. Madero.

Este período tuvo un sello inconfundible: el del
liberalismo de la generación del 80, que proveyó al país de
brillantes intelectuales y dirigentes de una coherencia poco
común en su pensamiento y acción, tanto que puede
reconocerse fácilmente la existencia de un proyecto de
país.
Pero muchos sectores se opusieron a este proyecto,
ya que el mismo implicaba, entre otras cosas, el
monopolio del poder por parte de una elite, la cual
utilizaba en su exclusivo provecho. Muchos historiadores
llaman a este período “La Argentina Moderna”, por las
grandes transformaciones políticas, económicas y sociales
que se produjeron.
24

Los ideólogos de la organización nacional, fieles a
su espíritu liberal, pensaban que la Argentina debía
dedicarse a producir aquello que hacia mejor y, a la
inversa, comprar a otras naciones todo lo que no podía
producir bien y barato. Así, nuestro país se transformó en
agro exportador.

Aparecen el alambrado, los inmigrantes europeos,
y las líneas de transportes, innovaciones que cambian
notablemente las estructuras urbanas de nuestro país.
25

UN PARAJ E LLAMADO
LAS MARGARI TAS

Nicanor Méndez nace en Buenos Aires en 1846,
descendiente de una familia de navegantes que se habían
instalado en la ciudad de La Habana en el siglo XVIII, y
que luego se radicarían en Buenos Aires.

En plena etapa de economía agroexportadora, se
destaca como político y empresario, dedicándose a
empresas comerciales, entre las que podemos nombrar: la
empresa de Tramway a caballo “11 de septiembre”, junto
a sus hermanos Teófilo y Agustín; y una explotación de
yacimientos de petróleo en Salta, etc.
23


Nicanor Méndez, llegó a ser un hombre próspero.
En 1884 fue designado miembro del Concejo Deliberante
de la Ciudad de Buenos Aires por Marcelo T. de Alvear,
integrando la Comisión de Seguridad.
En 1888, Nicanor se transforma en estanciero, al
adquirir 20.000 hectáreas en el partido de Bahía Blanca,

23
Méndez Alberto, “Las Generaciones y su tiempo”, Editorial Dunken, Buenos Aires,
2003.
26
propiedad a la que bautizara como estancia “La
Margarita”, en honor a su esposa Margarita Elsegood
24
.

Ese mismo año, Nicanor le compra a la sociedad
Augusto Carminatti y Hno., una fracción de terreno de 72
hectáreas, 7 áreas, 76 mts2 y 42 dm2 (54 manzanas) en el
partido de la Matanza.

Esta chacra lindaba al SE, calle por medio, con
Don Juan Bautista Melongo; al SO con Guillermo
Barsaitz; al NE y SE con Don Eduardo Vidal y Don Justo
Villegas; y al NO con los herederos de Doña Aurora
Pueyrredón.
25


Nicanor construye en estas tierras una amplia
casona de doce habitaciones, con corredores, mirador,
galerías, dependencias de servicio, y un gran tanque de
agua con cañerías en el parque y jardín que la rodeaba.

La familia Méndez nombra a su pequeña estancia
como “Villa Las Margaritas”
26
.

24
Idem.
25
Expediente Margarita Elsegood de Méndez sobre sucesión. Expediente Nro. 31532
Archivo Poder Judicial de la Nación.
26
Nota de los autores: Es probable que ese nombre sea en honor de su esposa Margarita
Elsegood, y su hija Margarita Méndez, ya que su anterior compra inmobiliaria fue
bautizada como “Villa Margarita” en honor a su esposa.
27

En 1908, tras la muerte de Margarita Elsegood, la
familia decide vender sus tierras encomendando al
rematador Manuel T. Durán, la venta de 1651 lotes, que se
ofrecieron a pagar en 80 cuotas mensuales sin interés.

“En Villa Luzuriaga, partido de La Matanza, tenia
una chacra en condominio con sus hijos que
posteriormente se subdividio en manzanas y lotes para su
posterior venta”
27
.

La publicidad gráfica anunciaba:

“Gran remate correspondiente a la antigua y
conocida quinta de la familia Méndez, llamada Villa Las
Margaritas, muy cercana a Haedo
28
”.

Este loteo, instaló a las primeras familias, quienes
conformaron el barrio denominado popularmente la “Villa
Vieja”, y que tomó el nombre de “Villa Las Margaritas”.

Julio Fracchia Monoquio, descendiente de una de
las familias pioneras, compradoras del remate, relataba:

27
Mendez Alberto
28
Periodico
28

“Mi madre nació en Don Bosco (la actual calle),
que en aquel entonces era la estancia “Las Margaritas”
de los Méndez”
29
.

Hacia fines de siglo XIX se vendían grandes
parcelas de tierra. A comienzos del siglo XX, se lotearon
parcelas más pequeñas iniciándose una creciente
densificación en la corona periférica de la ciudad, donde
aumenta la cantidad de propietarios, especialmente de
origen extranjero.

Los inmigrantes europeos que habían elegido
nuestro país, y los que continuaban llegando, se instalaban
en el centro urbano de Buenos Aires, hacinados en el
Hotel de los Inmigrantes, pensiones o conventillos. Pero
en las épocas de prosperidad, se hizo evidente la
expansión hacia los municipios adyacentes a la ciudad, en
pleno crecimiento, favorecidos por los nuevos loteos y la
aparición de medios de transportes, entre los que se
destacaba el tren
30
.


29
Entrevista
30
Scobie James, “Buenos Aires, del centro a los barrios”, Editorial Hachette, Buenos
Aires, 1975.
29
En este sentido, la zona que comprende hoy Villa
Luzuriaga, que había sido loteada durante la segunda
mitad del siglo XIX por la sucesoria de Justo Villegas, se
fraccionó, instalándose en la zona numerosas quintas fruti
hortícolas, viveros, y el matadero, potenciales fuentes de
trabajo que atrajeron a la zona a los primeros vecinos
estables, quienes formaron así el primer centro urbano,
conocido como “la Villa Vieja”. Sin olvidar la cercanía a
la ciudad de Haedo (con la cual se establecieron lazos de
identificación) y la ciudad de San Justo.

Juan Segalerba, descendiente de una familia que
instalo una de las primeras quintas fruti horticolas de la
zona, nos relata:

“Mi padre vino a Villa Luzuriaga, de la mano de
mi abuelo en el año 1898. Era todo quintas. Una de las
más importantes era “La Cabaña” de la familia Costa.
.
Si
la gente quería trabajar en un horno de ladrillos, tenían
que cruzar el vivero de los Peluffo”.
31


Una de las actividades económicas más
importantes de la zona, era el matadero de la familia

31
Video
30
Arnaldi, que se encontraba en la esquina de las actuales
calles América y Presidente Perón.
Desde la fundación de Buenos Aires, se fueron
instalando diversos mataderos en las afueras de los
poblados, para abastecer a las carnicerías vecinas.
32


Pancho Arnaldi, recuerda como se instalo su
familia en la zona, y el nacimiento de su padre:

“Mi padre nació en el año 1889, y nació acá. Mi
Abuelo compró a los Villegas. Porque mi padre tenía el
matadero que había sido de mi abuelo. En el matadero se
mataban de siete a ocho vacas por día”.
33


Otro vecino, Juan Livorsi, nos comenta sus visitas
al matadero:

“Yo saltaba la tranquera, cruzaba la quinta de
verduras y llegaba al matadero. Yo me venía del matadero
con la cabeza de la vaca. ¿Por qué? Porque mi padre,
que por esa época era la música del pueblo, iba a los
boliches, a la quinta… donde lo llamaran él iba y tocaba

32
Vechio Ofelio, “Recorriendo Mataderos”, Tomo I, Edicion del autor, Buenos Aires,
1997.
33
Video
31
el acordeón, y cuando iba al matadero le regalaban la
cabeza de la vaca...”


Aparte de las quintas de la zona y el matadero, se
destacaba el vivero de la familia Peluffo, que abarcaba la
zona delimitada por las actuales calles Venezuela, Pasteur,
Av. Don Bosco y el Camino de Cintura.

Juan Livorsi lo recuerda y describe:

“Los Peluffo… los dueños de todo el vivero, y al
lado de la casona donde ahora está la iglesia (se refiere a
la iglesia Sagrado Corazón), había un galpón donde
dormía la peonada, porque trabajaba mucha gente ahí”

Juan Segalerba recuerda a los empleados del
vivero:

“Para llamarlos a comer, al mediodía, tocaban
una campana y por el centro de la quinta pasaba a
caballo, al galope, una persona que era descendiente de
ingleses, con un Mauser al hombro y gritando: ¡el
puchero…! ¡El puchero! Y entonces se veía a la gente que
iba a comer al casco del vivero de los Peluffo”
32

En 1908, en plena venta del loteo realizado, el Dr.
Julio Félix Luzuriaga, adquiere la casa quinta
perteneciente a la familia Méndez (denominada “Villa Las
Margaritas”) y los lotes de 1 al 18 de la misma manzana
(comprendida por las calles Don Bosco, Entre Ríos,
Buchardo y Almafuerte), para su utilización como
vivienda.
34



34
Expediente Margarita Elsegood de Méndez sobre sucesión. Expediente Nro. 31532
Archivo Poder Judicial de la Nación.

33
EL LI NAJ E DE LOS LUZURI AGA

En su abultado árbol genealógico, el Dr. Julio
Félix Luzuriaga, estaba emparentado con dos generales
cuyos méritos enorgullecían a su familia: el General
Toribio Luzuriaga y el General Enrique Luzuriaga.

Este último, con una relación sanguínea más
directa, y con participación política (fue gobernador del
territorio del Chaco) estaba más cerca cronológicamente.

El Dr. Julio Félix Luzuriaga era jurisconsulto,
historiador, y miembro de sociedades científicas y
culturales. Su hermana, Delia Luzuriaga se casó con el
Dr. Ramón S. Castillo, el mismo que durante la
presidencia de Agustín P. Justo se desempeñó como
Ministro de Justicia e Instrucción Pública y posteriormente
como Ministro del Interior; que fue Vicepresidente de la
República desde 1938, hasta que en 1940 se hizo cargo del
Poder Ejecutivo por enfermedad del presidente Roberto
M. Ortiz, y tras renunciar éste en 1942 asumió la
presidencia de la Nación.
35


35
Martínez Galvez Miguel A., “Orígenes y Linajes Argentinos – Los Luzuriaga”, en
revista “El Siglo”, mayo de 1942.

34
Ya sea por su dinero, o por su apellido, desde su
llegada a la Villa en 1908 hasta los años 30, el Dr.
Luzuriaga se convierte en un personaje importante en la
comunidad, atribuyéndosele una amplia participación en
la creación de la escuela Nacional nº 57, en la llegada del
tendido eléctrico y en la formación de lo que sería la
primera Sociedad de Fomento de la localidad “Altruismo,
Unión y Progreso”.

Tan destacada es su presencia que en la zona, que
llegaría a imponer, con éxito, su apellido por sobre el
nombre original de la Villa.

De su matrimonio con Celia Ledesma Arocena,
nacen María Esther, Jorge Félix, Haydee, María de las
Mercedes y Héctor.

Este último, más conocido como “el Negro”,
permanece en la Villa, en la casa ubicada en la calle Entre
Ríos casi esquina Garibaldi, al lado del Bar Arroyito,
hasta su muerte.

Carlos Turiano, antiguo dueño del Bar Arroyito, lo
recuerda así:
35
“El negro…que vivía acá al lado (Nota: Se refiere
al lado del bar), después que se remató la quinta, se vino
a vivir acá. Se vestía muy bien, tipo gaucho”

Jorge Sergiotti, que habitaba dentro del perímetro
de la casa quinta de los Luzuriaga, y conoció a la familia,
nos aporta:

“Casi siempre estaba de bombacha, blusa
bordada”.

Una vez rematada la casa quinta, el hijo menor del
Dr. Luzuriaga se instalo en una casa pequeña, junto al bar,
y vivió allí hasta su muerte.

Carmen de Luzuriaga, esposa de Héctor
Luzuriaga, nos explica:

“Compramos donde viví, que es la casa esa al lado
del bar. Mi marido trabajaba en Obras Sanitarias y a la
noche en el Mariano Moreno, era jefe de celadores”

Héctor Luzuriaga vivió junto a su familia, portando un
apellido que otras épocas era considerado ilustre, pero sin
el estatus económico de sus anteriores generaciones. Sus
36
hijos cursaban sus estudios en la escuela Nº 140, junto al
resto de los chicos del lugar. La familia vivió sobre la calle
Entre Ríos casi esquina Garibaldi, hasta la muerte de
Héctor.

Nos relata su hija, Margarita Luzuriaga:

“Papá murió de cáncer. Recuerdo el día que
murió, en la calle había mucha gente. Yo me senté bajo un
paraíso y el recuerdo que tengo es del pueblo que se
acercaba a la reja, pero que no ingresaba.
Creo que fue idea de unas primas mías. (Nota: la
idea de que la gente no entrara a la casa donde se
realizaba el velorio). A papá le hubiera gustado
despedirse de ellos, de hecho hasta sus últimos días el iba
a ese bar
36
y la gente lo acompañó mucho”.


36
Nota de los autores: el bar al que se hace referencia es el Bar Arroyito ubicado en la
esquina de Garibaldi y Entre Ríos
37

LA CASA QUI NTA DEL
DR. LUZURI AGA Y
EL ORI GEN DEL NOMBRE
DE LA LOCALI DAD

En 1908 el Dr. Luzuriaga se instala en la casa
quinta conformándola como su vivienda permanente.

Juan Manuel Luzuriaga, nieto del Dr. Julio Félix
Luzuriaga, recuerda los motivos por los que su familia se
instaló en esta zona:

“Yo escuché que mi tío Jorge tenia problemas de
bronquios, entonces decidieron ir a mejores aires, y
decidieron establecerse ahí. Tengo la versión de que eso
era una estancia que se llamaba Las Margaritas, y que mi
abuelo compró eso y por eso se establecieron ahí” .

Era muy común que las familias adineradas que
compraban o construían casas quintas en el conurbano
para visitas de fin de semana, nombraran a las mismas con
38
el nombre de “Villa”
37
. Esta tradición tiene su origen en la
Villa romana, que consistía en una morada rural cuyas
edificaciones formaban el centro de una propiedad
agrícola, y cuyo antecesor fueron las villas griegas del
siglo V a.C.

En La Matanza podemos tomar como ejemplo
“Villa Bungalow” una casona de fin de semana con
explotación de hornos de ladrillo, propiedad del Dr.
Ernesto Madero, en lo que hoy es el barrio de Villa Celina.

Estas familias, nombraban a sus casonas o quintas,
con el topónimo “Villa” seguido del apellido familiar, del
nombre de algún integrante de la familia, o alguno de
importancia para la misma.

Según testimonios orales, el Dr. Luzuriaga habría
rebautizado a la casa quinta, con el nombre de “Villa
General Luzuriaga”.


37
villa. (Del lat. villa). 1. f. Casa de recreo situada aisladamente en el campo. 2. f.
Población que tiene algunos privilegios con que se distingue de las aldeas y lugares.
(fuente: Real Academia Española)

39
Carlos Turiano lo recuerda así:

“La quinta tenía en el frente escrito el nombre
Villa General Luzuriaga”

Otro vecino, Alfredo Mateo recuerda:

“Nació el nombre de Villa Luzuriaga porque puso
cuatro carteles (Se refiere al Dr. Luzuriaga), uno acá en
República de Chile, uno acá en la vía y otro en
Cervantes”

Otra versión de por qué la localidad se llama
Luzuriaga es la que dejó escrita el Sr. Alfredo Laje, vecino
de la Villa desde 1928:

“El Vecino Doctor Luzuriaga pide que se le de a la
Villa el nombre de Villa Luzuriaga, armándose, por un
momento, un tole tole que se calmó después de aclarado el
asunto. Una junta de vecinos con la voz cantante del Sr.
Bonano le reprochan al Dr. Luzuriaga el querer
perpetuarse dando su apellido a la Villa, cosa que como
dije, se aclaró cuando el doctor explica que no era por él
que pedía ese nombre sino para hacer justicia recordando
40
al General Toribio de Luzuriaga que luchó en la
emancipación de la Nación Argentina”
38
.

Cabe mencionar que Alfredo Laje, que se instaló
en la zona en 1928, habría obtenido este relato mediante
fuentes orales anteriores.

Según consta en el peritaje ordenado en el año
1952 en los autos: “Elsegood de Méndez doña Margarita -
Sucesión - Reconstrucción de expediente 31532”
39
, el
perito Dr. Carlos Alberto Vega le informa al Juez
Nacional en lo Civil José Víctor Martínez, lo siguiente:

“La denominación vecinal de Villa Luzuriaga
proviene, al parecer, del apellido del comprador de la
manzana 23 del loteo, en la cual estaba enclavada la casa
quinta.”

El comprador al que se hace referencia es al Dr.
Julio Félix Luzuriaga.

Más allá de las motivaciones que impulsaron a Don
Julio Félix a ponerle Luzuriaga a la Villa, cuestión sobre

38
Entrevista
39
Nota de los autores: El expediente original fue extraviado por lo que el poder judicial
realizo una reconstrucción del mismo.
41
la cual sólo podemos especular, finalmente la
Municipalidad de La Matanza, designa a la localidad con
este nombre en honor al General Toribio Luzuriaga.

“La Villa se denominó anteriormente “Villa
Margarita”. En el año 1912, la municipalidad de San
Justo la designó como se llama actualmente, haciendo
honor al Gral. Luzuriaga”
40


Este dato puede corroborarse en algunos
expedientes municipales de permisos de construcción en
los cuales se puede observar que hasta el año 1912 se hace
referencia a la localidad como Villa Las Margaritas o
Chacra del Sr. Méndez y a partir de 1912 se empieza a
mencionar como Villa General Luzuriaga.
41



La manzana número 23 comprada por el Dr. Julio
Félix Luzuriaga tenía las siguientes edificaciones:
CASA QUI NTA: Galería, Hall, gran comedor, 4
habitaciones, vestíbulo, 2 baños, cocina, amplio sótano y
dependencias.
EDI FI CI O 1: 2 plantas con 5 habitaciones y dependencias

40
Libro de Oro Escuela Nacional nº57
41
Expedientes años 1909/12 Archivo de Historia Municipal de La Matanza, Museo
Virey del Pino.
42
EDI FI CI O 2: Cochera, garaje, altillo y dependencias
EDI FI CI O 3: 2 habitaciones y dependencias.

Un destacado vecino, Nicolas Sabadell, recuerda:

“Buchardo era la entrada principal, por otro
costado tenía Almafuerte, por otro costado Entre Ríos y la
parte de atrás tenía a Don Bosco”

Por su parte Carmelo Sobrero relata:

“Justo en la esquina de Don Bosco tenía un ombú
grandísimo y tenían un pavo real que pegaba unos
gritos… Nosotros estábamos a siete, ocho cuadras y lo
sentíamos a la noche”

Carlos Turiano nos dice:

“Era una casa grande, tenía puerta y ventanales
para los cuatro lados, estaba en el medio de la quinta, con
un patio grande todo alrededor”

Pablo Frega, que vivió dentro del perímetro que
conformaba la casa quinta, nos la describe:
43
“Una puerta de alambre tejido, de esas que se
usaban antes, de rombo. El pasillo de cascote de piedra.
Era una casa muy alta, porque vos entrabas y estaban las
puertas con esa banderola alta que tenía vidrio, se abría y
se cerraba, después estaba la cocina, una mesada toda de
baldosa todo arriba, y el centro era muy amplio, una
especie de comedor que tenía unas columnas así grandes,
y el techo era tipo abovedado”

Carmen, esposa de Héctor Luzuriaga, recuerda:

“Me casé y me fui a vivir allá a la quinta. Y me
quedé una sola semana. Era enorme, el comedor, yo lo
recuerdo y… era enorme. Estuve una semana y me volví al
centro. Mi suegro tenía un departamento en desuso”.

Finalmente, el 18 de marzo de 1945, el Dr.
Luzuriaga lotea la manzana 23 y comienza a vender estos
lotes, aunque durante algunos años, mantiene la casa
grande, en la que queda viviendo un matrimonio de
caseros y sólo la visita algunos fines de semana.

Jorge Sergiotti describe el lugar:

44
“Estaba la casa de Frega, la casa grande -la casa
quinta-, la casa de Ríos, que era una casa muy chica que
estaba abajo del ombú y después estaba la casa en donde
yo vivía que era la caballeriza. Era de dos pisos, y había
unos agujeros que se ve que llevaban los fardos de pasto y
por esos agujeros le tiraban a los animales abajo.
Yo me acuerdo que venía los fines de semana (se
refiere al Dr. Luzuriaga). Llegaba en un coche. Para
nosotros era una novedad ver un coche afuera. No era
novedad ver un caballo o un carro, pero sí ver un coche”.
45
SOCI EDAD DE FOMENTO
“ALTRUISMO, UNIÓN Y PROGRESO”

Hacia el año 1911, un grupo de vecinos entre los
cuales se encontraban el Dr. Luzuriaga, Vismara, Garay y
Casagrande, forman la Sociedad de Fomento “Altruismo,
unión y progreso”, primera institución que funcionaria en
la zona.
El “encargado escolar” de esta sociedad de
fomento fue el sobrino bisnieto del General Toribio
Luzuriaga, el Dr. Julio Félix Luzuriaga.
42


“El primer director Mariano Mariani, juntamente
con otros vecinos, desarrolló acción cultural y social
fundando periódicos escolares y la Comisión de Fomento
“Altruismo, Unión y Progreso”. El bisnieto del Gral.
Luzuriaga, dueño ya de casi toda la villa
43
, fue en aquella
época “Encargado Escolar” y entregó al Sr. Mariani una
medalla con la efigie del Gral. Toribio Luzuriaga”
44


42
Libro de Oro Escuela Nacional nº 57
43
Nota de los autores: la persona a la cual se hace referencia es el Dr. Julio Félix
Luzuriaga quien era sobrino bisnieto del Gral. Toribio y que poseía una manzana y
algunos lotes en la localidad.
44
Ídem 11
46
LA PRI MER ESCUELA
ESCUELA NACI ONAL Nº 57

El 8 de julio de 1884, se promulga la Ley 1420, por
la cual se establece que la educación tenía que ser
obligatoria, gratuita y gradual. Los liberales impusieron su
opinión al excluir del texto de la ley la enseñanza
religiosa; la que a partir de ese momento sólo podía ser
dictada fuera de las horas de clases.

Aunque la ley 1420 significó un mayor desarrollo
de la enseñanza en toda la Nación, su proceso evolutivo
fue muy lento.

El 30 de Septiembre de 1905, el Consejo Nacional
de Educación autoriza la ley 4874 cuyo propósito era el de
abrir escuelas rurales y elementales en las provincias que
lo solicitasen.

Manuel Láinez fue el autor de dicha ley, quien
funda su proyecto debido a la gran cantidad de niños
analfabetos. Estas escuelas fueron distribuidas por
47
aquellos lugares en que la tasa de analfabetos era más alta.
45

Gracias a la Ley Láinez, en 1911, el Consejo
Nacional de Educación resuelve, por expediente 2540 I, la
creación de una escuela en Villa General Luzuriaga.

“Un grupo animoso y entusiasta de vecinos, entre
los cuales se destacan el Dr. Julio Félix Luzuriaga y el
Dr. Repetto, solicita del Honorable Consejo Nacional de
Educación, la creación de una escuela de la Ley 4874”
46

El 15 de mayo de 1911, la escuela abre sus puertas
en el local sito en la esquina Uriburu (actual Presidente
Perón) y Guido Spano, actuando como primer director, el
Sr. Mariano Mariani Moyano y como primera docente, su
señora esposa. Luego de unos años, la escuela se traslada a
Guido Spano 659 y posteriormente al local que ocupa
actualmente en la calle Buchardo.
47

“Esta Dirección no puede precisar exactamente,
pues no existe constancia en el Archivo escolar, el año en
que la escuela fue trasladada al local que ocupa

45
www.oni.escuelas.edu.ar (cambiar fuente)
46
Libro de Oro Escuela Nacional nº57
47
Ídem
48
actualmente, o sea, Buchardo 1175” (Mauricio
Yankelevich - Director de la Escuela - Año 1938)
48

Los vecinos entrevistados recuerdan que al no
poseer todos los grados, debían terminar sus estudios en la
población más cercana: Haedo
El 14 de marzo de 1957, la escuela nº 57 recibe el
nombre de “Alte. Guillermo Brown” y el 30 de marzo de
1957 se coloca la Piedra Fundamental en un terreno
donado por Roger Balet en el Barrio Marina, donde se
erigirá un edificio para esta escuela.
En 1958 abre sus puertas el anexo construido en
Barrio Marina y en abril de 1960, mediante nota nº 1363-
E, se notifica la decisión de independizar el actual anexo
de la escuela nº57 y que en lo sucesivo, la casa central
lleve el nº 236.
“El Sr. Inspector de zona, Don Carlos S. Marinari,
se hace presente el día 3 de agosto de 1960, a fin de
continuar los trabajos referentes a la separación de
ambas escuelas; el archivo de esta vieja casa también es
llevado al nuevo establecimiento, dejando a ésta,

48
AAVV, “Libro de Oro Escuela Nacional nº57”.
49
despojada de su historial, justamente a pocos meses de
que esta “Ex 57” cumplirá sus 50 años de vida. Ante
estos acontecimientos, vecinos, padres de alumnos y
miembros de la Sociedad Cooperadora, acompañados por
el Sr. Inspector, entrevistan al Inspector General de
Escuelas Sr. Bernasconi, solicitándole sea devuelto el
número de la escuela como así también su archivo. Sólo
se consigue esto último”
49

Cuando en 1978 se provincializan las escuelas
nacionales, la escuela nº 57 (que ya funcionaba en Barrio
Marina) pasa a tener el nº140 y la escuela nacional nº 236
pasa a llevar el nº 153 adoptando el nombre de “República
de Japón”.

49
Libro de Oro Escuela Nacional nº57
50

51
Palabras Finales

Hace unos 100 años unas pocas personas
comenzaron a poblar lo que hoy es Villa Luzuriaga.

Muchas cosas cambiaron desde entonces pero
muchas otras perduraron. El amor por estas tierras que
impulsó a estos pioneros a forjar sus vidas en nuestra Villa
a pesar de las enormes dificultades y carencias que
sufrieron, supo arraigarse fuertemente en las generaciones
siguientes.

A pesar de la modernización, el espíritu
comunitario y el sentido de pertenencia se mantienen
intactos.

Es cierto que la birra reemplazó a la ginebra, el
rock a la milonga, el auto a la carreta, el dvd a la vitrola,
los clubes al potrero...
52
Y es cierto que comenzamos a levantar medianeras
y colocar rejas en nuestras ventanas.

Pero también es cierto que en todo momento, en
cualquier rincón de nuestra Villa siempre encontraremos
vecinos tendiéndose la mano, ayudándose, encontrándose
y haciendo cosas por la comunidad.

Las bases solidarias que sentaron quienes nos
precedieron seguirán firmes desafiando al tiempo, porque
los pueblos viven, respiran, tienen corazón pero por sobre
todas las cosas tienen espíritu.

Y el espíritu de Villa Luzuriaga es inquebrantable.
53
Bibliografía:

- Agostino Hilda Noemí, “El sesquicentenario de la
ciudad de San Justo, ciudad cabecera del partido de la
Matanza, provincia de Buenos Aires (1856-2006),
Editorial CLM, La Matanza, 2006.
- Agostino Hilda Noemí (Dir), “Actas de las primeras
jornadas de historia regional de la Matanza”, La
Matanza, Junta de Estudios Históricos, Geográficos y
Estadísticos, Instituto Superior de Formación Docente
Nº82, 2005.
- AAVV, “Una historia…”, Edición de la Cooperativa de
Provisión de Agua Stella Maris, Villa Luzuriaga, sf.
- AAVV, Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos
Aires, Cuaderno Nº6, “Buenos Aires, Voces al Sur,
Construcción de identidades barriales”, Buenos Aires,
2006
- Biaggini Martín, “Apuntes para la historia de Tapiales”,
Editorial de los Cuatro Vientos, Buenos Aires. 2006.
- Biaggini Martín y Tavorro Oscar, “Ciudad Madero, de
la colonia a 1950”, CLM, La Matanza, 2008.
- Calle María Laura, “Vivienda para sectores medios,
Estrategias de financiación y oportunidades de
inversión a partir de un modelo de articulación publico
y privado”, Tesis de Maestría de Desarrollo de
Emprendimientos Inmobiliarios, Universidad de
Belgrano, Buenos Aires 2007.
- Farinati de Paz, María, “Tu historia… mi historia…
nuestra historia…”, edición de la autora, Buenos Aires,
1998.
Bibliografía
54
- Hoffmann Odile, “Tierras y territorios en Xico”,
Gobierno del Estado de Veracruz, Colección V
Centenario, num 16, 1992.
- Martínez Gálvez Miguel A., “Orígenes y Linajes
Argentinos – Los Luzuriaga”, en revista “El Siglo”,
mayo de 1942.
- Méndez Alberto, “Las Generaciones y su tiempo”,
Editorial Dunken, Buenos Aires, 2003.
- Moreno Carlos, “Patrimonio de la producción rural”,
Icomos Comité Argentino de Arquitectura Vernacula,
Buenos Aires, 1998.
- Newton Jorge, “Diccionario Biográfico del campo
argentino”, Bartolomé Chesino Ediciones, Buenos
Aires, 1972.
- Palacios, Juan José. "El concepto de región". AVILA
Sánchez, H. (Comp.). Lecturas de análisis regional en
México y América Latina. Universidad Autónoma de
Chapingo, 1993.
- Pomes Raúl y Viturro Alejandra, "El partido de la
Matanza en la época de Rosas", CLM, La Matanza,
2008
- Prignano Angel, "Barriologia y diversidad cultural",
Ediciones Ciccus, Buenos Aires, 2008.
- Reid José Pablo “Primeras Jornadas de Historia”
Temática 1 mesa E Ponencia 2 Estudios y comentarios
históricos de Villa Luzuriaga – Junta de Estudios
Históricos de La Matanza (2005)
- Scobie James, “Buenos Aires, del centro a los barrios”,
Editorial Hachette, Buenos Aires, 1975.
- Schmidl Ulrico, “Viaje al Río de la Plata”, Nuevo
Siglo, Buenos Aires, 1995.
55
- Tesler Mario, “Partido de La Matanza, apuntes para su
historia”, Separata del Boletín de la Academia Nacional
de la Historia, volumen XXXVII, Buenos Aires, 1965.
- Vapñarsky Cesar, La Aglomeración Gran Buenos
Aires, Eudeba, 2000.
- Vecchio Ofelio, “Recorriendo Mataderos, Tomo I y II,
Edición del autor, Buenos Aires, 1998.
- Velázquez Emilia, “El territorio de los Popolucas,
transformaciones en la organización y apropiación del
espacio”, Relaciones 87, Volumen XXII, México, 2001.


Entrevistas orales:

- Juan Segalerba
- Carlos Turiano
- Pablo Frega
- Jorge Sergiotti
- Carmelo Preiti
- Helena de Fortunato
- Solidaridad Bressan
- Hipólito Álvarez
- Alfredo Mateos
- Juan Livorsi
- Pancho Arnaldi
- Omar Bressan
- Jesús Ferreño
- Carmelo Sobrero
- Beatriz Mistucci
- Don Luna
- Enrique Troncoso
Bibliografía
56
- Kitty Troncoso
- “Remito” Martini
- Nicolás Sabadell
- Ramiro Álvarez
- María Ángelica Álvarez
- Marta Laje
- Margarita Luzuriaga
- Juan Manuel Luzuriaga
- Carmen B. de Luzuriaga

Fuentes Fotográficas:

- Archivo General de la Nación
- Archivo Histórico de la Pcia. de Bs.As.
- Archivo Histórico de La Matanza
- Sociedad de Fomento Argentino del Oeste
- Escuela “Tomás de Iriarte”
- Escuela “República de Japón”
- Cooperativa Stella Maris
- Escuela “Jorge Newbery”
- Empresa de Transportes “La Cabaña”
- Parroquia “Stella Maris”
- Escuela “Malvinas Argentinas”
- Periódico “El Cruce”
- Periódico “Villa Luzuriaga y su Gente” (1990)
- Farinati de Paz, María Silvia, “Tu Historia, mi historia,
Nuestra Historia…”, edición de la autoria, 1998,
pág.25, 26, 75, 89
- Revista “Mecánica Popular” vol 30 Abril 1977 nº4
- “Caras y Caretas” Número 1274 del 3 de Marzo de
1923 - Año XXVI
57
- Archivo del Museo Histórico Nacional en Santiago de
Chile.
- Damián Orellana, ar.geocities.com/losmanzanares
- Alfonso Corso
- Familia Gallo
- Familia Laje
- Familia Álvarez
- Familia Livorsi
- Familia Turiano
- Familia Frega
- Familia Sergiotti
- Familia Luzuriaga
- Méndez Alberto
- Familia Martini
- Familia Bressan
- Familia Preiti

Archivos Consultados:

- Archivo Histórico de La Matanza
- Junta de Estudios Históricos de La Matanza
- Municipalidad de La Matanza
- Archivo del Poder Judicial de la Nación
- Biblioteca del Congreso de la Nación

Periódicos y Publicaciones:

- Periódico “Villa Luzuriaga y su Gente” (1990),
entrevistas realizadas a Natalio Basilotta, Ermando
Visconti, Julio Agustín Fracchia Monoquio, Alfredo
Laje, María Samarone, Juan Carlos Goñi
Bibliografía
58
- Periódico “El Cruce”, relatos de Alberto Rizzo.
- Escuela nº 16, relatos de Carmen Romero, Luis Sobrero
- Actas de la “Sala de Primeros Auxilios”
- Actas de la Sociedad de Fomento “Argentino del
Oeste”
- Libro de Oro de la Escuela nº57
- Libro de Oro de la Escuela nº16
- A.A.V.V. “25 años dedicados a la enseñanza de la
Técnica” E.N.E.T. nº1 de Haedo “Jorge Newbery”
- Biblioteca de la Escuela Media nº5 “Malvinas
Argentinas”
- Familia Carregado, afiche del remate de la Casa Quinta
del Dr. Luzuriaga.
- Diario “La Nación” del 5 de enero de 1908, pág. 11,
Anuncio del remate judicial de Villa Las Margaritas.


Fuentes Cartográficas:

- Dirección de Catastro de la Municipalidad de La
Matanza.
- Dirección de Geodesia de la provincia de Buenos Aires
- Instituto Geográfico Militar.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful