PAREJA  ESPAÑOLA 

 
Una ráfaga de aire cálido se acerca y los envuelve. El y ella abrazados en su alcoba de paredes 
transparentes,  los  pies  quedan  al  aire,  en  el  escalón  y,  la  vieja  colcha  entreteje  y    abraza  sus 
cuerpos.  Les  llega  un  sonido  ronco  del  cuerpo  amigo  que  pernocta  en  la  misma    estancia  aún 
estrellada.  Los  restos  de  última  hora,  que  ayudaron  a  la  charla  desordenada  de  principios  en 
extremos  opuestos,  se  dejan  ver:  un  diminuto  e  improvisado  cenicero  muestra  una 
acumulación  de  colillas  ordenadas  y  aplastadas  entre  sus  dientes  metálicos  y  el  tetrabrik 
rosado se encuentra tumbado y rendido, después de tanto movimiento entre las manos de los 
tertulianos. 
El  aire  se  pone  de  nuevo  en  movimiento,    haciendo  una  espiral  que  sube  hacía  el  escudo  del 
balcón, que como un majestuoso cabecero, con su águila imperial  y sus cañones, entre luces 
rojas y gualdas,  arranca en retirada cuando la luz se pone verde. Sale potente y en su camino 
arrasa  y  se  lleva  por  delante  la  caja  de  cartón  que  como  un  luminoso  se  encontraba  en  el 
suelo, a modo de cartel.  
 
 
 
 
Octubre 2014 
 
Héctor Pernocta 
  
 
 
PAREJA ESPAÑOLA 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful