Está en la página 1de 44

Situación Nacional Contemporánea

Unidad 2/Pág. 1



UNIDAD 2: PANORAMA ECONÓMICO DEL MÉXICO ACTUAL
Autora: Mtra. Karol Aída Ochoa Valero
Colaboración: Dr. Alberto Herrera Ordoñez



Introducción

En esta unidad se abordarán algunos aspectos importantes sobre los cambios que
ha tenido la economía nacional desde el desmantelamiento del modelo estabilizador
y la instauración de un modelo neoliberal. Iniciamos con una revisión del contraste
entre la economía estatista y la economía de mercado, y el impacto que este
cambio ha tenido en las estructuras de poder, específicamente con el
corporativismo.

Posteriormente se abordará la crisis de la deuda y su renegociación, principalmente
bajo el denominado Plan Brady. De igual forma se estudiará la crisis inflacionaria
que vivió México en los ochenta y que conllevó a la creación de los denominados
pactos de concentración.

Posteriormente se analizará la transición hacia una economía de mercado bajo los
postulados del denominado Consenso de Washington, lo que dio paso a
privatizaciones, desregulación, disminución del gasto social, y sobre todo una
apertura sin precedentes de la economía mexicana, cuya manifestación fundamental
se da en la esfera del comercio exterior y se traduce en la firma de Tratados de
Libre Comercio con América del Norte (TLCAN).

Todos estos aspectos son fundamentales para el trabajador social, ya que le
permiten comprender de forma integral nuestra actual realidad económica y sus
antecedentes más próximos, a fin de contar con herramientas suficientes para
analizar su impacto en cuestiones sociales y políticas de México.







Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 2
Temario

1. Estatismo y corporativismo
2. La crisis de la deuda, renegociación, inflación y pactos de concertación
3. Neoliberalismo y TLCAN



1. ESTATISMO Y CORPORATIVISMO



Estatismo

Los primeros años de la etapa posrevolucionaria se caracterizaron por un periodo de
caos en el ámbito político, económico y social. Uno de los logros más relevantes del
gobierno de Lázaro Cárdenas fue haber conformado una estructura política que le
permitiera estabilizar a México. Dicha estructura se sustentaba en tres aspectos: “el
presidencialismo, el partido corporativo y el nacionalismo revolucionario” (Schettino,
2007, p. 251). Estos tres aspectos permitieron el establecimiento de un modelo
económico estatista.

Una vez lograda la disciplina y el orden político, se dio paso a un proyecto
económico en el que el Estado se convirtió en el principal actor. Schettino señala
que “entre 1946 y 1970, el régimen de la Revolución alcanza sus mayores triunfos,
tanto en crecimiento económico como en control político. Sin embargo, nunca se
cumplen sus ‘promesas de la Revolución’ y el país mantiene niveles de desigualdad
y miseria que sorprenden, porque no reducen el apoyo político al régimen”
(Schettino, 2007, p. 300).

El éxito económico de México durante estos años se debe en gran parte a que fue
una época de prosperidad para el modelo capitalista, principalmente por la
consolidación de instituciones financieras internacionales, como el Banco Mundial y
el Fondo Monetario Internacional, que buscaban evitar cualquier crisis económica.
Asimismo, Estados Unidos comenzó un periodo de consolidación que permitió una
estabilidad económica al bloque capitalista en el cual se incluía México.

Objetivo del tema

 Diferenciar el modelo estatista y el corporativismo a partir de sus
características, para contextualizar su incidencia en la estructura política
de nuestro país.

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 3
La base económica y política que adoptó México a partir de los años cuarenta fue un
modelo estatista que permitió alcanzar una estabilidad e impulsar un modelo de
desarrollo basado “no en la fuerza de una burocracia autónoma que aplica reglas,
sino en el reparto discrecional, muchas veces con criterios políticos, de apoyos y
beneficios para los distintos sectores de la economía” (Mayer-Serra, 2013).

El actor principal en el estatismo, como su nombre lo indica, es el Estado, quien era
encargado de regular toda actividad económica y de un monopolio de la industria
mediante las empresas paraestatales, las cuales se sabe “eran sobre todo para
beneficio de sus propios administradores y de los sindicatos respectivos. Gastaba
muchos más recursos de los que generaba, por lo que el modelo quebró de forma
evidente en 1982” (Mayer-Serra, 2013). A continuación se exponen algunos puntos
importantes sobre el estatismo.
































Características
 El Estado conservó bajo su administración aquellos sectores considerados como
estratégicos o bien de interés social.
 Se impulsó un proyecto de Estado de bienestar.
 Se impulsó la creación de sindicatos.
 Prevalece el interés colectivo sobre el individual.
 Se implementó una política subsidiaria dirigida a apoyar a los sectores más
desprotegidos en la adquisición de productos de la canasta básica para paliar
los efectos de las crisis económicas, la pobreza y ejercer un esquema de
atención de necesidades sociales vía gobierno.

Errores
 Las empresas paraestatales parasitarias no funcionaban con eficacia.
 Poca calidad en la atención de las necesidades sociales.
 Incremento del paternalismo socavó la capacidad de movilización social.
 En un modelo de sustitución de importaciones se implementaron medidas
proteccionistas (1939-1980) en el comercio internacional, lo que facilitó el
proteccionismo hacia los empresarios mexicanos.
 La política subsidiaria y los errores de administración fomentaron el
crecimiento de la deuda interna y externa, haciendo mella en el
presupuesto, el cual se mantuvo, en la mayoría de las administraciones, en
números rojos.










orporativo de la sociedad y de la vida política nacional.
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 4


















Entre las características más importantes del modelo de economía de mercado
están las siguientes:

 Busca implementar planes antiinflacionarios.
 Promueve la no intervención del Estado en la actividad económica y
productiva.
 Se promueve la apertura económica y el fin de las barreras arancelarias.
 Mayor participación de la sociedad civil en el esquema de atención de las
necesidades sociales.
 Disminuye el paternalismo. El Estado tiende a minimizar sus áreas de acción
al reducir sus ingresos, colocando cada vez más a la iniciativa privada como
protagonista de la atención de las necesidades sociales.
 Valor superior de los intereses individuales que los colectivos.
 Se considera a los sindicatos como un obstáculo para la libre contratación
del trabajo.
(s. a.). (s. f.). [La economía estatista se basa en la teoría económica de Keynes mientras que la
economía de mercado tiene su sustento en los postulados de los llamados Chicago Boys, entre ellos
Von Hayek] [fotografía]. Tomada de http://armakdeodelot.blogspot.mx/2012/11/geopolitica-el-
ajedrez-global-de-la.html re de 1987

Crisis y fin
 Crisis interna del sistema lo hizo insostenible económicamente.
 Auge de una nueva corriente mundial que buscaba un retorno a los
postulados del liberalismo y de la economía de mercado: neoliberalismo.
 Ante la crisis del sistema capitalista México se vio obligado a adoptar los
postulados dictados por el FMI, que conllevaron a la implantación del
neoliberalismo. Bajo este esquema, el libre juego de las fuerzas del
mercado tendrá preferencia sobre el papel del Estado, y la atención de las
necesidades sociales se atenderá bajo el marco de la corresponsabilidad
entre el Estado y la sociedad civil.

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 5
Se puede contrastar la visión estatista y la de economía de mercado (neoliberal) de
la siguiente forma:











A continuación se presentan las diferencias principales entre ambos modelos en lo
que a demandas sociales se refiere:




Visión estatista

“[…] la estrategia de desarrollo del país
debe, antes que nada, fijar con claridad,
de manera explícita, los objetivos
nacionales y, a partir de esa definición,
manejar con la mayor congruencia posible
los instrumentos del desarrollo. Por lo
general, quienes así piensan, tienen gran
confianza en la capacidad del Estado para
conducir el desarrollo y suelen ser
partidarios de políticas que conceden un
amplio peso a los instrumentos del gasto y
la inversión pública” (Camacho, 1990).
Visión neoliberal

“[…] la estrategia del desarrollo del país,
antes de plantearse objetivos nacionales
muy amplios, debe ser capaz de establecer
las condiciones que hagan viable que opere
en plenitud el mercado, con precios
relativos adecuados y estabilidad financiera
básica. Por lo general, quienes así piensan,
antes de preocuparse por el rumbo, buscan
entender el cómo; suelen desconfiar de la
eficacia de políticas expansionistas de
gasto público y conceden un peso muy
amplio al control de la inflación y al
crecimiento fundado en la recuperación de
la inversión privada” (Camacho, 1990).
Figura 1. Necesidades sociales en los modelos económicos
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 6
El gobierno de Miguel de la Madrid sirvió como un puente entre el fin del Estado de
bienestar y el modelo neoliberal, pero es desde la administración salinista hasta la
fecha en que se ha visto una tendencia más marcada hacia la aplicación de un
neoliberalismo a ultranza.


Carlos Salinas fue el presidente que dio el cambio definitivo de rumbo a toda la
economía mexicana, al colocar la apertura económica como eje fundamental del
nuevo proyecto; para ello, se llevaron a cabo acciones tendientes a obtener la
confianza del exterior; por ejemplo, el pago de un porcentaje importante de la
deuda, el impulso a la iniciativa privada y el fomento de la inversión para conseguir
ciertos objetivos trazados, entre los que destacan:

 Mejorar la inserción de México al mundo.
 Promover la imagen de México en el exterior.
 La firma del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) entre
México, Estados Unidos y Canadá.








(s. a.). (s. f.). [Miguel de la Madrid Hurtado] [fotografía]. Tomada de
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/madrid_miguel.htm
(s. a.). (s. f.). [Carlos Salinas de Gortari] [fotografía]. Tomada de
http://embamex.sre.gob.mx/vaticano/index.php/relaciones-
diplomaticas/visitas-oficiales/carlos-salinas

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 7
La visión de Carlos Salinas de Gortari respecto al estatismo era muy crítica: “[...] el
estatismo surgió por el fracaso del individualismo de los años 20 y de la gran
recesión de 1929-1934 y fue válido en los dos decenios siguientes, pero en la
actualidad solo defiende privilegios”; “el proteccionismo y la sobrerregulación crean
monopolios, abusos y subsidios indiscriminados, así como proteger a unos pocos
productores contra la población consumidora”; “es necesaria la desregulación para
bajar los costos y ser más competitivos”; “que el gobierno no gaste lo que no tiene,
las finanzas públicas deficitarias producen inflación y esta lastima más a los que
menos tienen”; “un desarrollo permanente y justo requiere de la estabilidad de
precios”; “un Estado más grande no es necesariamente más capaz, ni uno más
propietario es más justo”; “un gobierno que no atiende a las necesidades del pueblo
por estar ocupado administrando empresas no es justo ni revolucionario”; “no se
trata de determinar si el sector privado es mejor administrador que el gobierno,
sino que el dilema es entre propiedad que atender y justicia que dispensar (Salinas
de Gortari, en Ramales Osorio, 2005).


Corporativismo

Uno de los elementos que se considera entra en crisis con la economía de mercado
es el corporativismo, el cual fue uno de los pilares del modelo estatista. Como ya se
ha mencionado, el gran constructor del modelo corporativista mexicano fue Lázaro
Cárdenas. Dicho modelo se caracterizó por organizar desde el Estado a los grupos
obreros, campesinos y populares, agrupándolos en organizaciones, principalmente
sindicatos, que a su vez formaban parte de organismos mayores, como
confederaciones que obedecían directamente al Estado. Cada una de estas
organizaciones contaba con líderes que las dirigían de una forma vertical, y muchas
veces ajena a la realidad y necesidades de las bases que las conformaban.

A continuación se presenta la estructura, guiada por el Estado, que siguió el modelo
corporativista mexicano.

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 8




Las corporaciones se volvieron el único medio por el que la sociedad podía hacer
llegar al Estado sus demandas, es decir, era un requisito pertenecer a uno de estos
grupos, a fin de tener algunos de los pocos beneficios que se les dieron. Schettino
define este sistema corporativista de Estado como “un régimen político autoritario,
constituido fundamentalmente a través de corporaciones. Las corporaciones son
organizaciones verticales, también autoritarias, organizadas desde el Estado mismo
o bien aceptadas por éste. […] su función principal es la intermediación entre la
sociedad (específicamente las bases sociales de la corporación) y el Estado. La
intermediación se realiza a través de los líderes de las corporaciones” (Schettino,
2007, p. 267).

Los líderes de las corporaciones muchas veces no provenían de las bases de quienes
representaban, sino que eran parte de la burocracia gubernamental y se convertían,
Figura 2. Sectores del corporativismo
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 9
muchos de ellos, en líderes a perpetuidad, a quienes se les comenzó a denominar
“líderes charros”, puesto que vendían los intereses de la clase trabajadora al Estado.

Un ejemplo clásico del “líder charro” fue Fidel Velázquez, “líder nacional de la CTM
(la organización obrera más numerosa del país) durante 60 años, es decir, hasta
que falleció. Este personaje hizo y deshizo lo que quiso en la política sindical
mexicana. A la cabeza de la CTM determinó apoyos a 11 presidentes de la república
(de Cárdenas a Zedillo), y si no hubiera muerto también le hubiese dado el apoyo a
los panistas Fox y Calderón. De los 11 presidentes por lo menos en seis participó
directamente en su selección. No hubo un líder charro más poderoso que Velázquez,
porque además tuvo bajo su protección a otros líderes charros en cada una de las
32 entidades de la república” (Echeverría, 2008). Otros ejemplos de “líderes
charros” son Elba Esther Gordillo, ex lideresa del SNTE, que es el sindicato más
grande de toda América Latina, o el líder minero Napoleón Gómez Urrutia, quien se
encuentra refugiado en Canadá, debido a que enfrenta cargos en México por
malversación de fondos del Sindicato Minero por más de 55 millones de dólares.







Una de las funciones del corporativismo era tener controlados y disciplinados a los
sectores obrero, campesino y popular, evitando que se conformaran organizaciones
conjuntas entre ellos que pudieran representar un contrapeso real al Estado;
asimismo, garantizaba su sujeción al control del Estado.

El corporativismo era un garante del triunfo del partido oficial. Se crearon
mecanismos de “voto corporativo” que daban siempre una ventaja electoral a éste.
Los líderes de las corporaciones, en cada elección, entregaban al partido los votos
de sus agremiados, con lo que garantizaban su inminente triunfo; a cambio, los
(s. a.). (s. f.). Elba Esther Gordillo
[fotografía]. Tomada de
http://www.excelsior.com.mx/nacional/2
013/02/27/886401
(s. a.). (s. f.). Fidel Velásquez
[fotografía]. Tomada de
http://www.elobservadormexico.com/86
32/deforma-laboral
Entre los principales líderes sindicales que ha tenido el corporativismo mexicano están Fidel Velásquez y
Elba Esther Gordillo.
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 10
líderes recibían el apoyo incondicional del Estado y la posibilidad de permanecer en
el poder de sus corporaciones, o bien de escalar en la vida política nacional.

La relación entre Estado y corporaciones se basaba en un sistema de intercambio,
en donde “el Estado pudo ofrecer otro conjunto de bienes” que interesaban tanto a
las dirigencias de las representaciones corporativas como a los miembros que ellas
agrupaban. Estos pueden clasificarse del siguiente modo:

Bienes económicos
Una política de gasto social expansivo en las áreas de salud, alimentación,
educación y vivienda; beneficios salariales (directos o a través de prestaciones)
selectivos; y empleo creciente.

Bienes legislativos
De manera general se puede mencionar el tutelaje del Estado sobre las
representaciones y las relaciones entre ellas, y de manera particular la protección a
las organizaciones establecidas a través de la facultad del Estado de otorgar o
negarles personalidad jurídica, la estabilidad en el empleo y la anuencia o apoyo
para pactar contratos colectivos (en el caso de las organizaciones “populares”,
transferir concesiones) que otorgan enormes prerrogativas a las dirigencias y les
permiten actuar de manera clientelar (Casar, 1991).

Los agremiados recibían prestaciones a cuenta gotas, ya que muchas veces sus
líderes vendían sus demandas al Estado. Este tipo de relación entre corporaciones y
el Estado formaba parte de un régimen populista que subordinaba las clases
sociales a los intereses del Estado, a cambio de ciertos beneficios que no siempre se
traducían en una mejora real de su calidad de vida.

El precio real que tuvieron que pagar los obreros, campesinos y sectores populares
fue aniquilar toda posibilidad de representatividad real, de ciudadanía y de una
verdadera democracia. Como señala Schettino, “Una de las consecuencias más
graves de la estructura corporativista fue el impedir la libre organización de la
sociedad sin la tutela del Estado, es decir, dio origen a una sociedad
permanentemente subordinada, dependiente del Estado, incapaz de ciudadanizarse”
(Schettino, 2007, p. 252).

Entre los aspectos negativos derivados del corporativismo podemos señalar:

 Los líderes de las corporaciones se convirtieron en accionistas; se
beneficiaron del acceso a puestos públicos y del enriquecimiento ilícito.
 Nula consideración de las bases que eran sujetas a un control por parte de las
cúpulas del poder.
 Los dirigentes de convirtieron en agentes al servicio del Estado y el modelo
económico en turno.
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 11

El corporativismo comenzó a agotarse en los años 80 con la implantación del
modelo neoliberal, el cual exige una flexibilidad laboral y modernización productiva
que implica la desaparición de representaciones de trabajadores que signifiquen un
obstáculo a la libre empresa. Las organizaciones sindicales características del
corporativismo mexicano son incompatibles con un proyecto que se encamina a
garantizar la competitividad internacional de la economía mexicana. A partir de la
implementación de las políticas neoliberales se priorizó la necesidad de sostener el
control político que permitiera la introducción del nuevo modelo económico, por
encima de las relaciones con gremios y sindicatos. Actualmente predomina la
creación de organismos empresariales que se ubican dentro de la estructura de
comisiones y consejos que determinan a los beneficiarios de la política económica y
que articulan sus demandas a los programas de gobierno.

Como se mencionó anteriormente, al consolidarse un modelo de economía
neoliberal en México, el corporativismo entró en una severa crisis, causada, en
parte, por la idea de reducción del gasto, de los subsidios y del proteccionismo, el
estímulo al capital privado nacional y extranjero, apertura al exterior, privatización,
reconversión industrial, “exigen la transformación del modelo de desarrollo y de la
relación corporativa que el Estado constituyó con los sectores populares” (Casar,
1991).

La reducción del gasto social, que implica la aplicación del neoliberalismo, impactó
directamente a la estructura corporativista, debido a que “el conjunto de bienes
económicos ofrecidos por el Estado a las representaciones corporativas no pudo
mantenerse, y de hecho empezó a reducirse sensiblemente, sobre todo a partir de
la administración de Miguel de la Madrid. El empleo, los salarios y las prestaciones
no sólo se estancaron sino que decrecieron vertiginosamente. Por su parte, el gasto
social dejó de expandirse en algunos rubros y decreció en otros” (Casar, 1991).

Uno de los aspectos característicos de la economía de mercado en México es que se
impulsa la “democracia” y poco a poco se fue dando una apertura política, en donde
el PRI de manera paulatina fue perdiendo presencia y con ello disminuyó las cuotas
de poder que le podía dar a los sindicatos, lo que implicó que los liderazgos de las
organizaciones tuvieran dificultades para mantener la representatividad, el control y
la articulación de demandas y apoyos. Al igual que el Estado, los sectores
corporativizados dejaron de entregar efectiva y oportunamente los bienes que
tradicionalmente habían aportado: la articulación de demandas y apoyos, el control
y los votos.

En este punto de quiebre reside la necesidad de transformación de la estructura, ya
que “la relación corporativa constituyen un obstáculo a las exigencias que plantean
la apertura y la consecuente necesidad de modernizarse para competir con los
países industrializados” (Casar, 1991).

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 12
El proceso de desmantelación del aparato corporativista sigue vigente hoy en día, y
el más claro ejemplo es la detención de una de las lideresas más representativas:
Elba Esther Gordillo.



2. LA CRISIS DE LA DEUDA, RENEGOCIACIÓN, INFLACIÓN Y
PACTOS DE CONCERTACIÓN


A finales de los años setenta el programa económico estatista que se venía
manejando en México resultó inoperante; asimismo, se produce una severa crisis
derivada de la deuda que nuestro país había contraído. Entre los diversos factores
que aceleraron la crisis en México está la caída en los precios del petróleo en 1982,
las tasas de interés internacional aumentaron y con ello la deuda contraída por
nuestro país creció considerablemente. Ante la crisis se produce una fuga de
capitales y se produjo una devaluación de más del 600% (el peso pasó de valer 25
pesos por dólar a 150 pesos por dólar). A continuación veremos detalladamente
cómo se dio esta crisis.





Objetivo del tema

 Analizar la crisis de la deuda en los 70 y 80 en México, tomando como
referente la crisis inflacionaria e implantación de diversos pactos de
concentración, con la finalidad de enmarcar los efectos de su
renegociación con los acreedores internacionales en la economía nacional.

El ex presidente José López Portillo enfrentó una de las mayores crisis que ha tenido México y cuyos efectos
resultaron en la obligación de cambiar el modelo económico de México.
(s. a.). (s. f.). José López Portillo [fotografía]. Tomada de http://www.paradigmas.mx/nacionalizacin-bancaria-en-
mxico-de-1982-2/
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 13

Para finales del sexenio de José López Portillo la deuda nacional aumentó de “50 mil
millones de dólares a prácticamente 90 mil. En consecuencia, los intereses sobre
esta deuda pasaron de poco menos de 4 mil millones al año, a prácticamente 20 mil
millones” (Schettino, 2002, p. 154). El gobierno de López Portillo tuvo que aplicar
una serie de medidas dictadas por el FMI, a fin de contener la crisis y la inflación,
como la creación del Impuesto al Valor Agregado (IVA). En 1981 se comienza a dar
una fuga masiva de capitales. Enrique Cárdenas señala que “se fugaron del país por
lo menos 10 000 millones de dólares; así, por cada dos dólares que entraron a la
economía como deuda durante ese año, por lo menos uno volvió a salir del país, sin
que ese dinero se invirtiera en otra cosa más que en tratar de sostener el peso”
(Cárdenas, 2004). Esta fuga de capitales acrecentó la devaluación del peso frente al
dólar, lo cual agravó significativamente la crisis de México.

Causas del endeudamiento:

 Mala administración del presupuesto.
- La carga económica que implicó la implantación de una política subsidiaria.
- Una visión muy estrecha por parte del gobierno de los cambios
económicos internacionales que les impidieron cambiar de rumbo en el
momento indicado. Cuando fue necesario que el Estado dejara de
intervenir en la economía, México exacerbó su intervención.

Consecuencias del endeudamiento:

 La sociedad ha sido el sector más afectado por el endeudamiento del país.
 La sociedad se sintió en una especie de orfandad política; estaba
acostumbrada a los subsidios y al paternalismo estatal y de pronto estos
mecanismos se redujeron al mínimo o desaparecieron.
 Dependencia económica que obliga a aceptar las políticas de los acreedores y
deja poca libertad a las estrategias autónomas, lo que a mediano y largo
plazo implica una crisis de soberanía económica.
 Crítica constante de los organismos financieros internacionales por la falta de
recursos económicos, debida a lo que ellos consideran un mal manejo de
políticas económicas: subsidios que descapitalizaban el gasto de la
federación, empresas paraestatales improductivas, exceso del
intervencionismo del Estado en la economía, etc.

México se vio en la necesidad de implementar un programa de ajuste económico
que pudiera dar respuesta a la crisis. Dicho programa se negoció con el FMI, el
principal prestamista de México y el cual serviría como respaldo del país frente a los
más de mil bancos internacionales con los que había contraído deuda. A finales de
1982 se acordó con el FMI reducir el déficit público, el cual “había crecido hasta
alcanzar en 1982 un equivalente de 16.9% del PIB. La intención inscrita en el
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 14
programa con el FMI –oficialmente conocida como la “Carta de Intención”– fue que
el déficit se reduciría a 8.5% del PIB en 1983” (Cárdenas, 2004, p. 121). La
importancia de este préstamo radica en que fue el mecanismo para obligar a México
a aceptar los postulados neoliberales, lo cual analizaremos más adelante.

El FMI hizo un llamado a los bancos con los que había contraído deuda para que le
otorgaran prestamos forzosos a México, a lo cual accedieron ante la presión del
citado organismo internacional. Es entonces cuando México contrae más préstamos
para pagar la deuda. Se creía que su problema era causado principalmente por una
falta de liquidez que se superaría en un corto plazo de no más de tres años. Dicha
suposición estaba muy alejada de la causa real de la crisis mexicana, la cual era
principalmente estructural, aunada al gran endeudamiento que por muchos años
tuvo el país.









Los nuevos préstamos contraídos por México no pudieron contener la crisis, y para
el siguiente sexenio, encabezado por Miguel de la Madrid, la situación se agravó. El
nuevo presidente tuvo que hacer frente a cuatro problemas prioritarios:

1. Control de la inflación.
2. Reducir el gasto del gobierno, principalmente los subsidios.
3. Reducir el déficit de las finanzas públicas.
4. Hacer frente a la crisis de la deuda.

Este último reto era el más grave, dado que México ya no contaba con más
acreedores. Sin duda, la crisis de 1982 ha sido la más grave que ha vivido México.
Una de las mayores crisis económicas que ha tenido México fue la de la década de los ochenta durante el
sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado.

(s. a.). (s. f.). Miguel de la Madrid Hurtado [fotografía]. Tomada de http://www.mmh.org.mx/

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 15
Macario Schettino señala que fueron varios factores los que influyeron en esta grave
crisis económica, entre los cuales destacan (2002, p. 154):

 Crisis del sistema político mexicano que había dejado de ser útil, desde
finales de la década de los setenta, principalmente debido a la falta de
contrapesos que permitieran su eficaz funcionamiento.
 Disputas internas, motivadas principalmente por la sucesión presidencial que
implicaba el ascenso al poder de los denominados “tecnócratas”.
 Altos niveles de corrupción y despilfarro, principalmente de los sexenios de
Echeverría y López Portillo.
 Factores externos: los dictámenes del Consenso de Washington (Casilda
Béjar, 2004), el cual cabe señalar son 10 puntos que definen la política a
seguir por los países que firman este compromiso y consiste principalmente
en privatización, apertura económica, desregulación y estabilización.

Renegociación de la deuda 1989

México es un país que siempre ha mantenido una estrecha relación con la
comunidad bancaria y financiera internacional; esto ha permitido, como señala
Emilio Zebadúa, “una relación especial, de colaboración, entre los detentadores del
capital financiero y el gobierno mexicano” (Zebadúa, 1994). Esta relación ha
implicado que México en situaciones de crisis siempre ha contado con la asesoría de
estos actores externos, a fin de lograr programas que promuevan la recuperación y
estabilidad de nuestra economía, pero no siempre favoreciendo el verdadero
desarrollo del país.

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 16





La crisis de la década de los ochenta no fue la excepción para que se produjera una
relación de colaboración entre México y la comunidad financiera internacional. A
partir de 1988, México comenzó una serie de negociaciones con sus acreedores, a
fin de renegociar la deuda externa y lograr una estabilidad. Estas negociaciones se
dieron en el marco del Plan Brady, llamado así en referencia al secretario del Tesoro
de Estados Unidos, Nicholas Brady, quien fue uno de los supervisores de la
reestructuración de la deuda externa de nuestro país en 1990.


Plan Brady
¿Qué es? Programa creado en 1989 por Nicholas Brady, secretario del Tesoro de
los Estados Unidos.
¿Qué busca?  Reestructurar la deuda de los países emergentes mediante la
disminución de las tasas de interés o disminuir el monto de la
deuda.
 Intercambiar la deuda por bonos.
¿Cómo entrar?  Instrumentar un programa de ajuste estructural en coordinación
con el FMI, el cual buscaba:
-Corregir la inflación.
-Fomentar el crecimiento del PIB.
-Fortalecer la privatización de las empresas públicas y las
(s. a.). (s. f.). [Nicholas Brady (izq.) con el presidente mexicano Carlos Salinas (der.) y su secretario de Hacienda,
Pedro Aspe, en 1990] [fotografía]. Tomada de http://somoslibrosnoticias.blogspot.mx/2013/04/si-no-
crecemos-no-podremos-saldar-deudas.html

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 17
inversiones nacionales o extranjeras.
-Promover el ahorro y la repatriación de capitales.
 Negociar la deuda con los organismos internacionales y con el Club
de París.


Las negociaciones que México emprendió significaron no únicamente una estrategia
financiera, sino que su alcance iba más allá al involucrar todo un proyecto de
modernización de la economía mexicana, así como una nueva y más estrecha
relación con el gobierno de Estados Unidos, y se tuvo como prioridad atraer
inversión extranjera que permitiera una reactivación y crecimiento económico. Esta
modernización de la economía mexicana iba encaminada a una definitiva apertura
de la economía nacional que tendría su máxima expresión con la negociación y
firma del TLCAN.

El principal impulsor de este proyecto fue el ex presidente Carlos Salinas de Gortari,
quien en su discurso de toma de protesta como presidente declaró que “el
secretario de Hacienda, Pedro Aspe, llevaría adelante en Nueva York y Washington
las negociaciones necesarias con objeto de restablecer el crédito internacional del
país” (Zebadúa, 1994). Cabe recordar que el problema de la deuda era uno de los
principales obstáculos para tener un crecimiento de la economía, ya que “la deuda
externa se había convertido durante el transcurso de la década en el principal
problema político y había adquirido por momentos proporciones críticas” (Zebadúa,
1994).

La crisis de la deuda fue tal que en 1982 se dio a conocer en Estados Unidos que
México no contaba con los recursos necesarios para cubrirla y se declaró una
moratoria de 90 días ante los acreedores internacionales. Los efectos sociales de la
crisis fueron catastróficos: inflación, desempleo, etc., lo cual llegó, incluso, a tener
repercusiones políticas en las elecciones de 1988.

El monto total de la deuda oscilaba entre 58% y 75% entre 1986 y 1988, lo que
impedía cualquier posibilidad de crecimiento de la economía mexicana.

Ante la terrible crisis de los países deudores, Nicholas Brady propuso que…

[…] los bancos acreedores consideraran la reducción de la deuda como una de
las posibles avenidas para transitar fuera de la crisis. Tanto Brady como el
Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional estuvieron dispuestos a
considerar alguna forma de alivio financiero que facilitara la recuperación
económica de México (y los demás países deudores), en especial si iba
acompañada por las reformas estructurales que los acreedores consideraban
necesarias como garantía para el cumplimiento del servicio de la deuda
(Zebadúa, 1994).

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 18
En síntesis, se puede decir que el Plan Brady constituía una propuesta para que, con
el respaldo de Estados Unidos, ciertos países deudores recibieran una reducción de
su deuda. Lo propuesto por Brady representó una oportunidad para reestructurar la
deuda externa nacional, y a su vez poner en marcha todo un proyecto de
modernización en México durante el gobierno de Carlos Salinas, que dio lugar a
diversas reformas estructurales guiadas por el Consenso de Washington.

Enrique Cárdenas describe que con el Plan Brady “el Fondo Monetario Internacional
(FMI) como el Banco Mundial iban a otorgar préstamos a los países muy
endeudados para ayudarlos en sus operaciones de reducción de deuda. Por ello,
México inició a principios de 1989 negociaciones con ambos organismos. Una nueva
Carta de Intención con el FMI –firmada el 11 de abril de 1989– incluía un apoyo
total de este organismo para la reducción de la deuda” (Cárdenas, 2004, p. 140).

Una vez que México contó con el respaldo del FMI, pudo comenzar a renegociar con
los bancos. Después de algún tiempo logró un descuento del 35% de la deuda para
mediados de 1989 y con ello se puso fin a la crisis de la deuda que había afectado a
México por casi toda la década de los ochenta.

Los acuerdos con la banca internacional fueron, en palabras de Zebadúa, un
“catalizador del programa macroeconómico del gobierno mexicano” (1994). Incluso
se da un cambio de la política exterior de tener un tinte puramente político a una
lógica exclusivamente económica, es decir, dándole prioridad a las negociaciones
comerciales y donde el eje rector sería buscar atraer el mayor número posible de
inversionistas extranjeros.

La nueva prioridad comercial del gobierno mexicano conllevó a una serie de
reformas; un ejemplo de ello es que en 1989 entró en vigor un nuevo reglamento
de la Ley para Promover la Inversión Mexicana y Regular la Inversión Extranjera a
fin de atraer capitales del exterior.

La lógica de la ayuda de Estados Unidos para con México debe entenderse en el
marco del interés que este país tiene en que sus empresas, al estabilizarse la
economía de los países deudores, tienen un campo fértil para sus exportaciones en
un marco de acelerada liberalización comercial. Uno de los aspectos más
trascendentes que ejemplifican la importancia que tendrá la política comercial para
el gobierno de México es la negociación y firma del TLCAN.

A continuación se presenta una cronología de la deuda de México desde mediados
del siglo XX, a fin de entender la dimensión de la crisis en los ochenta.

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 19



Figura 3. La deuda en México
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 20
La inflación y los pactos de concertación económica







Como ya se ha mencionado, desde la presidencia de José López Portillo el FMI
obligó a México a aceptar los postulados neoliberales que señaló el Consenso de
Washington, en el cual se establece que las economías deben aplicar todo tipo de
reformas que den paso a la apertura económica, desregulación, privatización, y para
los países en desarrollo como México se les exigía también una estabilización
macroeconómica. Dicha estabilización implica evitar periodos inflacionarios en las
economías.

La inflación no representó un problema para nuestro país durante el periodo del
desarrollo estabilizador. Schettino menciona que “de 1946 a 1971, el crecimiento
promedio de los precios fue del 5% anual. En la década de los 70, sin embargo, la
inflación promedio alcanzó 20% anual” (2002, p. 161).

La mayor crisis inflacionaria se da en 1982, cuando se alcanzó un promedio de
100% anual, la cual se contuvo aparentemente entre 1983 (bajando al 60%) y
principios de 1985, pero se agravó de nuevo en el segundo semestre de 1985,
llegando incluso a ser considerada una hiperinflación. Durante la crisis “se fijaron los
salarios mínimos a través de una cada vez menos activa dirigencia obrera y se
desataron los precios. El valor real del salario se redujo sustancialmente. Sin
embargo, conforme los salarios se reducían, lo mismo ocurría con los ingresos
gubernamentales” (Schettino Yañez, 2002, p. 158).

En los primeros sexenios posteriores a la firma de las cartas de intención, una de las
prioridades de los gobiernos fue tratar de controlar este grave problema; la inflación
se había vuelto una constante en nuestra economía y tenía un severo impacto en el
poder adquisitivo de la población. La carrera entre los precios y los salarios que se
dio durante muchos años fue la detonante de ese fenómeno; al incremento del
Una de las prioridades de las políticas neoliberales es tener un control inflacionario.

(s. a.). (s. f.). Inflación [collage]. Tomado de
http://noticierostelevisa.esmas.com/economia/581551/inflacion-mexico-4.25-inegi
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 21
precio de los productos seguía un aumento para apoyar el gasto familiar, generando
una espiral difícil de contener. Algunos de los factores que aceleraron esta crisis son
los siguientes:

 Devaluación del peso de $248 a $340.
 Catástrofe económica resultado de los sismos de 1985, que resultó en
una disminución de las exportaciones, mayores importaciones,
aumento del gasto del sector público y una baja de los ingresos por la
disminución del turismo internacional.
 Caída de los precios internacionales del petróleo. “El precio del petróleo
empezó a caer, y ahora seriamente. De 24 dólares el barril en octubre
de 1985, llegó a 10, en marzo de 1986. La caída de los ingresos del
petróleo dejó al gobierno en quiebra” (Schettino, 2002, p. 158). Esta
caída de los precios del petróleo fue calificada por el entonces
presidente Miguel de la Madrid como un “terremoto económico, el cual
provocó un severo impacto en la economía mexicana, que todavía
dependía de dicho energético a pesar del aumento de las exportaciones
no petroleras” (Delgado, 2004, p. 479).

La crisis fue tal que para 1986 el déficit “alcanzaría 16% del PIB; habría que
devaluar, aumentar la deuda: la inflación se dispararía, de 60% que se tenía otra
vez pasábamos a los tres dígitos”. Un ejemplo de estos desajustes son los
siguientes indicadores: para septiembre de 1985 la inflación alcanza el 135.2% y el
precio del dólar llega a 450 pesos, y a finales de 1987 se presentó una inflación del
150% anual y una devaluación que llega a ser de 2200 pesos por dólar. Para
septiembre de 1987 “la inflación se convirtió en el elemento más importante de la
escena económica. La población mexicana enfrentaba el peligro de un
estancamiento económico con hiperinflación. Además, y como consecuencia de lo
anterior, existía el emplazamiento de una huelga general en demanda de un
aumento salarial de emergencia. Así, el fenómeno inflacionario amenazaba ya
rebasar el terreno económico para irrumpir en el ámbito político” (De la Madrid y
Lajous, 2013).

Comúnmente se piensa que si la inflación es el aumento de los precios bastaría con
que el gobierno lo detenga y así se solucionaría el problema; sin embargo, la
solución no es tan sencilla, porque si se detiene la subida de los precios de forma
artificial se produce desabasto, lo cual fue muy frecuente en México durante los
años ochenta.

Schettino considera que para 1986 “México toca fondo. En cuestión económica,
1983 fue un año más difícil, pero para 1986 los problemas ya no son sólo de la
economía” (Schettino, 2002, p. 158). A raíz de los temblores de 1985 se produce un
franco distanciamiento entre el gobierno y la sociedad, que posteriormente
repercutirá en una crisis interna del PRI. “En 1986 se junta, además, una huelga en
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 22
la UNAM, instigada por un grupo de
estudiantes que se oponen a las
reformas propuestas por el entonces
rector Jorge Carpizo. El ambiente
político está enrarecido y el país se
encuentra en una crisis económica
seria. El poder real es asumido por
Carlos Salinas, quien inicia entonces
un sexenio de ocho años” (Schettino,
2002, p. 158).

Al decir que el sexenio de Carlos
Salinas duró ocho años nos referimos
a que él tomó el control económico
del país, junto con sus
colaboradores tecnócratas, en los
últimos dos años del sexenio de
Miguel de la Madrid, quienes
generalmente ocupaban puestos clave en el gobierno, desde los cuales comenzaron
a aplicar todas las estrategias neoliberales aprendidas en sus centros de estudio.
Entre las estrategias tomadas por este grupo para responder a la crisis inflacionaria
está la creación de los planes antiinflacionarios, que llevarían el nombre de Pacto de
Solidaridad Económica. Su nombre se debe a que “el programa tenía como base la
concertación entre los agentes económicos para reducir la inflación, en lugar de
depender de medidas gubernamentales exclusivamente” (Schettino, 2002, p. 161).

¿Qué fue el Pacto de Solidaridad Económica (PSE)?

Se firmó y se dio a conocer el 15 de diciembre de 1987. En dicho pacto se
comprometían empresarios, obreros y campesinos a solidarizarse con el gobierno, a
fin de poner en marcha un programa que permitiera un aumento del salario mínimo
y contractual paulatino; se proponían ajustes al sistema tributario, entre otros.
Miguel de la Madrid Hurtado lo describe de la siguiente manera:

Conjunto de compromisos recíprocos que suscribieron los principales sectores
de la economía mexicana (público, obrero, campesino y empresarial) con el
propósito de disminuir, de manera significativa y pronta, la agobiante
inflación. Con el Pacto de Solidaridad Económica se inició una experiencia,
tanto política como económica, de gran importancia para la vida nacional. Con
la conducción del Estado, se concertó un acuerdo para librar una lucha amplia
y decidida en la que los sectores mayoritarios de nuestra sociedad convinieron
en supeditar sus intereses particulares al objetivo común de vencer la
inflación, aceptando que esta era la condición indispensable para que la
economía recuperara su capacidad de desarrollo (De la Madrid y Lajous,
2013).

(s. a.). (s. f.). [Firma del Pacto de Solidaridad Económica.
Salón Carranza de Los Pinos, 15 de diciembre de 1987]
[fotografía]. Tomada de
http://www.mmh.org.mx/nav/node/791

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 23
El pacto de solidaridad económica se puso en marcha en diciembre de 1987 y
terminó en diciembre de 1989; su prioridad fundamental era el abatimiento de la
inflación, de acuerdo con un programa de acción que se realizaría en dos etapas:

1ª etapa (diciembre de 1987 a febrero de 1988): buscó corregir el desequilibrio
existente entre los distintos precios de la economía.
2ª etapa (marzo de 1988 a diciembre de 1989): “mediante la acción concertada de
los sectores productivos y del gobierno, se irían estableciendo límites máximos,
cada vez menores, para el crecimiento mensual de los precios, salarios y tipo de
cambio, con la intención de que para fin de año la inflación no rebasara uno o dos
por ciento al mes” (De la Madrid y Lajous, 2013).

Los compromisos adquiridos por los firmantes fueron los siguientes:































Se comprometieron a aceptar un aumento del 15% a los salarios
mínimos y contractuales, con vigencia solamente para la segunda
quincena de diciembre, y un incremento adicional de 20% a partir del
01 de enero. De esta forma, la magnitud de los aumentos era
sustancialmente inferior a la que el movimiento obrero había
solicitado, tanto en su monto como en su periodo de vigencia (De la
Madrid y Lajous, 2013).
O
b
r
e
r
o
s


Consintieron en que los precios de garantía se mantuvieran a su nivel
real de 1987, lo que frenaba la tendencia a aumentarlos por encima
de la inflación. Con ello se estancaba el proceso de mejoramiento de
las condiciones de intercambio entre el campo y la ciudad, que se
había iniciado tiempo atrás (De la Madrid y Lajous, 2013).
C
a
m
p
e
s
i
n
o
s

Aprobaron que se acelerara la política de apertura comercial, lo que
los obligaría a moderar sus utilidades y a realizar un enorme esfuerzo
para aumentar su productividad, al tener que enfrentar una mayor
competencia de productos extranjeros en el mercado nacional. La
admisión de este compromiso implicaba, desde luego, que obreros y
campesinos también debían esmerarse en ser más productivos y
eficientes (De la Madrid y Lajous, 2013).
E
m
p
r
e
s
a
r
i
o
s


Se obliga a restringir su gasto y a reducir el tamaño del sector público
mediante la racionalización de sus estructuras administrativas y el
aceleramiento de la política de separación de empresas no prioritarias
ni estratégicas, que se venía dando desde el inicio del régimen de
Miguel de la Madrid (De la Madrid y Lajous, 2013). G
o
b
i
e
r
n
o

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 24
Entre los firmantes del PSE existía el consenso de que era el único medio para
lograr salir de la crisis en la que se encontraba México; sin embargo, cada sector
sentía que sus compromisos eran excesivos y cuestionaban el nivel de compromiso
de los otros miembros. En torno a esta situación se hicieron las siguientes
declaraciones (De la Madrid y Lajous, 2013):

Fidel Velázquez declaró que el sacrificio impuesto a los obreros podía resultar
desproporcionado, y acusó a los empresarios de incumplimiento apenas firmado el
pacto.

Héctor Hugo Olivares, líder de la CNC, manifestó que con el pacto se dificultaría el
fortalecimiento del campo y la producción de alimentos.
Los dirigentes de la Concanaco, la Concamin y la Coparmex auguraron para los
primeros meses cierres de empresas, desempleo y estancamiento económico con
inflación, fenómenos que podían agudizarse ante el incumplimiento de alguna de
las partes; en especial, el gobierno.


La población en general desconfiaba del PSE, debido a que no se comprendía cómo
se pretendía bajar la inflación y aplicar aumentos en gasolina, luz, fertilizantes,
entre otros, y al mismo tiempo no decretar aumentos salariales. “A la
desorientación general contribuyó el hecho de que muchos comerciantes y
productores pequeños y medianos, que no habían sido consultados para la
elaboración del pacto, subieron sus precios de forma desaforada. De acuerdo con
una investigación efectuada por el periódico El Universal, en mercados públicos y
tiendas de autoservicio, a menos de 24 horas del anuncio del PSE, empezó a
generarse un importante desabasto, resultado del acaparamiento de gran número
de productos de la canasta básica. Entre los bienes que se ocultaron, y cuyo precio
se incrementó ilegalmente hasta en 100%, destacaron la carne, la fruta, las
verduras, los artículos electrodomésticos y otros de consumo generalizado. Además,
entre el 18 y el 25 de diciembre se dieron a conocer aumentos en los precios del
transporte público, de los taxis, la leche, el huevo y los cigarros, entre otros” (De la
Madrid y Lajous, 2013).

Los resultados de la aplicación de este plan fueron relativamente efectivos, ya que
permitieron reducir la inflación del 200% al 20% anual, pero a cambio se tuvo que
aplicar una estrategia económica basada en la apertura comercial, a fin de bajar la
inflación, lo que a mediano y largo plazo trajo como consecuencia una crisis de la
industria nacional. La entrada de productos extranjeros para satisfacer la demanda
interna permitió que no se produjera un desabasto de productos.

La aparente estabilidad conseguida con el PSE facilitó que “Miguel de la Madrid
entregara el poder a su sucesor en condiciones menos desalentadoras que aquellas
en las que él mismo lo recibiera, pues logró cumplir su promesa de evitar que, por
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 25
tercera ocasión consecutiva, México cayera en una crisis financiera de graves
proporciones al final del periodo presidencial” (Delgado, 2004, p. 480).


Del Pacto de Solidaridad Económica al Pacto para la Estabilidad, la
Competitividad y el Empleo

Carlos Salinas de Gortari renovó el Pacto de Solidaridad Económica con la intención
de acelerar la liberalización económica y la desregulación, y estableció lo que se
denominaría como “Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento Económico” (PECE), y
que posteriormente se convertiría, para enero de 1993, en el Pacto para la
Estabilidad, la Competitividad y el Empleo (PBEC), cuyos principios rectores eran
(Delgado, 2004, p. 497):

 Ampliación de la banda de flotación del peso.
 Aumentos graduales y uniformes en los precios de los energéticos.
 Aumento del 7% en los salarios mínimos.
 El sector privado se comprometía a absorber los aumentos en el precio de
energéticos y salarios.
 Se estableció una disciplina fiscal para lograr las metas presupuestales y la
inflación de un digito.





Para 1991, aparentemente Carlos Salinas de Gortari había logrado que México
superara la crisis de los ochenta, ya que la inflación logró reducirse al 18.8% y la
tasa de crecimiento del PIB rondó el 3.6%. Entre las medidas más importantes
establecidas por Carlos Salinas fue la reforma monetaria que suprimió tres ceros al
Figura 4. Pactos de concertación
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 26
peso, a fin de facilitar el manejo del circulante. La economía mexicana inició su
recuperación a finales de 1993 y comenzó a crecer un año después, debido a que la
estabilidad permitió que mejoraran los niveles de productividad. Los resultados de
los diferentes pactos alentaron a los sectores involucrados a sostener los acuerdos,
hasta que en 1997, el entonces secretario de Hacienda, Guillermo Ortiz Martínez,
anunció en una reunión con los integrantes de la Comisión de Hacienda del Senado
de la República, la desaparición de los pactos y otras medidas económicas para
1998.

Como se había mencionado, los pactos lograron el crecimiento de la economía
mexicana, pero no tuvieron el mismo impacto favorable en el bolsillo de la
población. La contención de salarios vino a minar la economía familiar, aspecto que
se agravó aún más cuando, con el fin de los pactos, se alentó la liberalización de
precios, disminuyendo el poder adquisitivo de los mexicanos.

De esta forma, el nivel de vida fue en retroceso; los resultados de ello son una lenta
erosión de la clase media y un incremento del número de mexicanos que se
encuentran viviendo por debajo de la línea de la pobreza, además de una
feminización de este proceso.










Entre las iniciativas económicas más importantes de Carlos Salinas fue quitarle al peso
mexicano tres ceros.

(s. a.). (s. f.). Carlos Salinas de Gortari [fotografía]. Tomada de
http://modeloneoliberal.wordpress.com/2012/11/17/modelo-neoliberal/

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 27
3. NEOLIBERALISMO Y TLCAN



La crisis mexicana no puede estudiarse de una forma aislada, ya que es
consecuencia directa del panorama político y económico internacional de fines de los
setenta, caracterizado por “el ascenso de los neoliberales” y la denominada “nueva
derecha” al poder en los países industrializados, principalmente en Estados Unidos e
Inglaterra. El nuevo paradigma económico (neoliberalismo) impulsado por estos
países es contrario al modelo estatista que manejaba México, por lo que pronto nos
vimos presionados por los organismos financieros internacionales a apegarnos a
estos nuevos postulados.

Como ya se mencionó anteriormente, el mecanismo que obligó a México a aceptar
los lineamientos neoliberales fue su adhesión al denominado Consenso de
Washington. A continuación se presenta una revisión de los principales postulados
del Consenso (Vargas, 2008).

1. Disciplina fiscal
No más déficit fiscal y presupuestos balanceados. Se busca que las economías
eviten caer en el déficit fiscal que incide en el surgimiento de periodos
inflacionarios, fuga de capitales y déficit de balanza de pagos. Uno de los
mecanismos que se han implementado para evitar el déficit fiscal es disminuir los
gastos del gobierno, principalmente el recorte de gasto social.

2. Inflación
La inflación como parámetro central de la economía. El control de la inflación debe
ser una de las prioridades de los gobiernos.

3. Prioridades en el gasto público
El Consenso de Washington señala que los países deben disminuir su gasto público
y con ello se da fin a las políticas del Estado de bienestar.

4. Reforma tributaria
“El aumento del ingreso vía impuestos se considera una alternativa a la reducción
del gasto público para paliar déficits fiscales. Existe un amplio consenso, entre los
tecnócratas neoliberales, en el principio de que la base tributaria debe ser amplia,
mientras que la tasa tributaria marginal debe ser moderada” (Vargas, 2008).
Objetivo del tema

 Discutir el impacto del TLCAN en México, desde los fundamentos del
neoliberalismo y el Consenso de Washington, con la finalidad de enmarcar
la situación política, social y económica actual del país.
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 28

5. Tasas de interés
Las tasas de interés deben ser determinadas por el mercado, no por el Estado; se
debe tratar de tener tasas de interés positivo que incentiven el ahorro y eviten la
fuga de capitales.

6. Tipo de cambio
Al igual que las tasas de interés deben ser determinadas por el mercado. “Se
considera que el tipo de cambio real debe ser lo suficientemente competitivo como
para promover el crecimiento de las exportaciones” (Vargas, 2008).

7. Política comercial
Una de las principales posturas del Consenso de Washington es que los países
terminen con todo tipo de barreras comerciales y den prioridad a la liberalización de
sus economías; es decir, una apertura de mercados que les permita participar
activamente en el comercio internacional.

8. Inversión Extranjera Directa (IED)
Los países deben dar facilidades para la entrada de inversión extranjera directa
(IED), ya que a través de ella se permite la entrada de “capital necesario para el
desarrollo, provee capacitación y know-how para la producción de bienes y
servicios, tanto para el mercado interno como para la exportación” (Vargas, 2008).

9. Privatizaciones
El Consenso de Washington considera que las empresas privadas tienen una
administración más efectiva que las empresas estatales; por lo tanto, da prioridad a
la privatización de empresas, ya que con ello el Estado se deslinda de financiar
problemas financieros que puedan presentar estas empresas en un futuro. La venta
de empresas estatales constituye una fuente de ingreso para el Estado.

10. Desregulación
Una forma de promover la competencia es mediante la desregulación,
principalmente porque se busca eliminar trámites burocráticos y legales que
imponían trabas a la inversión y eran un campo fértil para la corrupción.

Como podemos adevertir, la adopción del Conseso de Washington trajo algunas
consecuencias para México, entre las cuales podemos señalar las siguientes:

 Disminución del papel del Estado (fin del Estado de bienesar)
 Privatización de las empresas públicas
 Liberación de precios
 Control de salarios
 Fomento de la inversión extranjera
 Apertura económica y fin del proteccionismo

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 29
Entre los distintos ajustes que tuvo que hacer México para adecuar su sistema
político, económico y social al Consenso de Washington, están la liberación
comercial y la privatización.


Liberalizaciòn comercial







México comenzó a aplicar los lineamientos del Consenso de Washington a partir de
1986. Uno de los primeros pasos que se dio fue la entrada de nuestro país al GATT,
lo que marcó el inicio de la apertura económica y el fin del modelo de economía
cerrada que se había aplicado. “La incorporación de México al GATT significó el
abandono de las políticas proteccionistas y el avance hacia el neoliberalismo,
modelo económico adoptado por las economías capitalistas que retomaban los
elementos esenciales del liberalismo desarrollado en el siglo XX, y los adaptaban a
las nuevas condiciones del mercado internacional en el marco de la globalización”
(Delgado, 2004, p. 479).

El siguiente paso para consolidar dicha apertura será el inicio de la negociación, en
1990, del TLCAN con Estados Unidos de Norteamérica y Canadá.

El TLCAN representó un parte aguas en la política de comercio exterior de
México, no sólo por el acercamiento económico sin precedente con EE. UU.,
sino también porque inauguró un nuevo enfoque para las negociaciones
comerciales del país. A partir del acuerdo norteamericano, México inició
negociaciones similares con otras naciones de América Latina, en una primera
etapa, y más adelante, con contrapartes de otras regiones –la Unión Europea
entre ellos– al tiempo que intensificaba su presencia en los foros comerciales
multilaterales y regionales (Zabludovsky, 2005).
La entrada de México al GATT constituye un paso definitivo hacia la liberalización
comercial del país.
(s. a.). (s. f.). GATT [fotografía]. Tomada de http://christianbac.wordpress.com/

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 30

La apertura económica se dio a pasos acelerados, como señala ProMéxico:
México cuenta con una red de 12 Tratados de Libre Comercio con 44 países
(TLC), 28 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las
Inversiones (APPRI) y 9 acuerdos de comercio (Acuerdos de Complementación
Económica y Acuerdos de Alcance Parcial) en el marco de la Asociación
Latinoamericana de Integración (Aladi). Además, México participa activamente
en organismos y foros multilaterales y regionales, como la Organización
Mundial del Comercio (OMC), el Mecanismo de Cooperación Económica Asia-
Pacífico (APEC), la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico
(OCDE) y la Aladi. La siguiente figura presenta los Tratados de Libre Comercio
y acuerdos que México ha firmado desde que ingresó al GATT (Acuerdo
General sobre Comercio y Aranceles, por sus siglas en inglés). Entre los
tratados que México ha firmado destacan el Tratado de Libre Comercio de
América del Norte (TLCAN), el Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea
y el Acuerdo Latinoamericano de Integración (Aladi)” (ProMéxico, 2013).




Desregulación

Otro de los compromisos adquiridos con el Consenso de Washington fue el inicio de
la desregulación. Este proceso implicó diversas modificaciones a la Constitución.

Las recomendaciones de los organismos financieros internacionales para
desmantelar el Estado de bienestar, junto con los compromisos adquiridos al
momento de recibir un crédito (ejemplo: las cartas de intención que México ha
firmado con el Fondo Monetario Internacional, en donde se recomienda la aplicación
de medidas como la disminución del papel del Estado), han implicado el
México es uno de los países que cuenta con mayor número de acuerdos comerciales a nivel
internacional.

(s. a.). (s. f.). Aduana [fotografía]. Tomada de
http://www.beristain.com/NOTICIAS/MedidasAntidumping.aspx

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 31
afianzamiento del modelo neoliberal en nuestro país. El sexenio en el cual se
llevarán a cabo mayor número de reformas constitucionales será el de Carlos
Salinas de Gortari. En las dos legislaturas correspondientes al sexenio, la
Constitución fue modificada en más de 34 artículos. Entre los principales están
(Villegas, 1996):












Imágenes para el esquema:

 Bags, P. (s. f.). Aula [fotografía]. Tomada de http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/
 Carabaña, J. A. (s. f.). Retrato de anciana en las fiestas patronales de San Lorenzo. Zinacantán,
México [fotografía]. Tomada de http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/
 Balgoma, E. (s. f.). Campo de maíz [fotografía]. Tomada de
http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/
 (s. a.). (s. f.). Comisión Nacional de Derechos Humanos [ilustración]. Tomada de
http://www.cndh.org.mx/
 (s. a.). (s. f.). Interior de la iglesia de Zacatecas [fotografía]. Tomada de
http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/




Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 32

Privatización

El proceso de privatización dictado por el Consenso de Washington se acelera
considerablemente durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, y marcará el fin
del papel del Estado como principal propietario de las empresas, característico de la
etapa desarrollista de México. Las privatizaciones se llevaron a cabo en tres etapas
no consecutivas, como se muestra en el siguiente esquema (Sacristán, 2006):






Schettino señala que “la privatización, propiamente hablando, comienza en 1991
con la venta de los bancos nacionalizados en 1982, y tiene su punto más alto con la
venta de Teléfonos de México. Pero eso no fue lo único que se vendió: hoteles,
minas, medios de comunicación, casi un millar de diferentes empresas fueron
vendidas, cerradas o consolidadas, entre 1986 y 1994” (Schettino, 2002, p. 169).
Entre los casos más destacados de privatización se encuentran “Dina, Aeroméxico y
Mexicana de Aviación que se vendieron en 1989; Industrias Conasupo y la
Compañía Minera Cananea en 1990; partes de Fertilizantes Mexicanos, Siderúrgica
Figura 5. Etapas de la privatización
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 33
Lázaro Cárdenas –Las Truchas, Altos
Hornos de México y un paquete
accionario de Teléfonos de México en
1991; Fertimex y Telmex quedaron
completamente vendidas en 1992,
mientras que Maíz Industrializado
Conasupo y los canales 7 y 13 de
Televisión, junto con algunas salas
de cine, se vendieron en 1993”
(Cárdenas, 2004, p. 152).

Asimismo, como parte del proceso
de privatización, en 1990 se anuncia
la privatización de los bancos que
fueron nacionalizados durante el
sexenio de José López Portillo. […]
“se subastaron los bancos uno a
uno, estableciéndose dos
restricciones que parecían entonces
muy acertadas: no se venderían a
bancos o a intereses extranjeros, ni tampoco a sus antiguos propietarios. Las ventas
se realizaron a grupos relativamente nuevos que se apalancaron en exceso para la
compra de los bancos” (Sacristán, 2006). Estas restricciones para la compra de los
bancos desencadenaron en que muchos de los compradores no contaran con la
experiencia suficiente para su efectiva administración, y al paso de los años el
gobierno tuviera que hacer un rescate bancario mediante el Fobaproa y
posteriormente fueran vendidos en su mayoría a capital extranjero.

La justificación que el gobierno dio para la masiva privatización de empresas fue la
siguiente, según señala Emilio Sacristán Roy (2006):

 Fortalecer las finanzas públicas.
 Canalizar adecuadamente los escasos recursos del sector público hacia las
áreas estratégicas y prioritarias.
 Eliminar gastos y subsidios no justificables desde el punto de vista social ni
del económico.
 Promover la productividad de la economía, transfiriendo parte de esta tarea al
sector privado.
 Mejorar la eficiencia del sector público, disminuyendo el tamaño de su
estructura.





Uno de los mayores beneficiarios de la privatización de
empresas en México fue Carlos Slim.

(s. a.). (s. f.). Grupo Carso [fotografía]. Tomada de
http://www.obrasweb.mx/construccion/2012/10/26/grupo-
carso-supera-expectativas-en-utilidades

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 34
Tratado de Libre Comercio y globalización de la economía

La renegociación de la deuda externa mexicana, a partir del Plan Brady, permitió
establecer condiciones favorables para acelerar el proceso de apertura de la
economía mexicana y buscar crear presencia en el mercado internacional. Como se
mencionó anteriormente, la prioridad en política exterior que tendrá México a partir
del gobierno de Carlos Salinas de Gortari será comercial, y es así que el mayor logró
en cuestión de apertura económica fue la negociación y firma del TLCAN entre
México, Estados Unidos y Canadá.

En cuanto México pudo superar la crisis de la deuda, gracias al Plan Brady,
emprendió una estrategia de convencimiento con el gobierno de Estados Unidos
para negociar un TLCAN. Cabe señalar que Canadá se adhirió a las negociaciones,
dado que ya contaba con un tratado de libre comercio con Estados Unidos.

La iniciativa del gobierno mexicano se vio respaldada por el interés de diversas
empresas multinacionales de ampliar sus inversiones en nuestro país; por ejemplo,
“American Express, Eastman – Kodak, AT&T, entre otras, promovieron activamente
la idea de un pacto comercial en la región. Para los empresarios la integración
regional respondía, en ese entonces, a una lógica triple: afianzaría el control de un
mercado en donde había un predominio claro sobre las corporaciones japonesas y
europeas (cuya competencia era especialmente temida a finales de los años
ochenta), garantizaría los cambios estructurales de la economía mexicana y
permitiría explotar nuevas oportunidades de negocios en el futuro” (Zebadúa,
1994).

La firma del TLCAN representaría oportunidades de negocio muy ventajosas para las
empresas estadounidenses, por lo que no dudaron en dar su respaldo al gobierno
mexicano para iniciar con las negociaciones. Esta alianza entre empresarios de
Estados Unidos y el gobierno mexicano es descrita por Zebadúa de la siguiente
forma: “Y si la conclusión exitosa del Plan Brady permitió considerar la formación –
en Washington y Nueva York– de una alianza mutuamente provechosa entre el
gobierno mexicano y los bancos comerciales y de inversión que se beneficiaban
directamente de la recuperación y la estabilidad de la economía nacional, el TLC
ampliaba el abanico de apoyos –con el resto de Estados Unidos–, incorporando a las
grandes corporaciones multinacionales con inversiones en México, a las compañías
exportadoras estadounidenses y a todas las empresas interesadas en las nuevas
oportunidades de negocio en la región” (Zebadúa, 1994).

México siguió una estrategia muy peculiar: buscó que el Congreso estadounidense
aprobara el TLCAN y a su vez renunciara a la posibilidad de realizarle cambios; es
decir, “Estados Unidos tenía que aprobar formalmente que el Congreso podía
aceptar o rechazar el tratado sin modificarle nada” (Cárdenas, 2004, p. 144 ). Lo
anterior implicaba que el presidente de Estados Unidos contaría con la autoridad
para negociar el Tratado sin que el Congreso tuviera facultad de modificarlo; a esta
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 35
facultad se le conoce como fast track. Por el lado de México, “la autorización de
cualquier tratado internacional –incluídos aquellos de índole comercial– por parte
del Poder Legislativo es asignada únicamente al Senado (no hay intervención por
parte de la Cámara de Diputados). Dado que el partido del presidente Salinas –el
PRI– contaba con una amplia mayoría en el Senado, se consideraba que la
aprobación del Tratado de Libre Comercio, una vez negociado por el Poder
Ejecutivo, no ofrecería demasiadas dificultades” (Cárdenas, 2004, p. 144).

Tras 14 meses de negociaciones entre los tres gobiernos y los sectores involucrados
(sectores empresariales, grupos de influencia, etc.), se llegó a un acuerdo final
sobre el TLCAN a principios de agosto de 1992 y se envió al Senado mexicano, al
Congreso estadounidense y al Parlamento canadiense para su aprobación.

Cabe señalar que en Estados Unidos surgieron muchas protestas en contra de la
firma del TLCAN, por lo que tanto el gobierno mexicano como el presidente
estadounidense George Bush, tuvieron que emprender un gran esfuerzo de
convencimiento, tanto al interior del Senado de Estados Unidos como con los grupos
opositores al acuerdo.






Finalmente, el acuerdo fue firmado el 17 de diciembre de 1992 por los
representantes de los tres países: Carlos Salinas, George Bush y el primer ministro
canadiense Brian Mulroney.

Carlos Salinas, George H. W. Bush y Brian Mulroney durante la ceremonia inicial
del TLCAN.
(s. a.). (s. f.). Firma del TLCAN [fotografía]. Tomada de
http://modeloneoliberal.wordpress.com/2012/11/17/modelo-neoliberal/

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 36
Sin embargo, un cambio en el escenario político estadounidense puso en peligro el
avance de las negociaciones. El presidente George Bush, del partido republicano,
perdió las elecciones frente al candidato demócrata Bill Clinton. Al tener ambos
partidos diferentes perspectivas respecto al TLCAN, Bill Clinton declaró que seguiría
con las negociaciones siempre y cuando se incluyera una agenda en materia laboral
y de medio ambiente. Ante ello se reiniciaron las negociaciones durante todo 1993 y
se concluyeron en septiembre del mismo año cuando el Congreso estadounidense
aprobó el Tratado.

El TLCAN entró en vigor el 01 de enero de 1994. A continuación se presenta un
resumen de las etapas de negociación del Tratado (Zebadúa, 1994).


FECHA ACCIONES
1989 Intenciones
 El presidente Salinas anuncia su intención de negociar
acuerdos bilaterales de libre comercio.
Marzo de 1990 Entrevistas e iniciativas
 A raíz de una filtración periodística, se supo que algunos
funcionarios mexicanos se habían entrevistado con sus
contrapartes en los Estados Unidos para explorar la
posibilidad de negociar un acuerdo bilateral de libre
comercio.
 El presidente Salinas envía una iniciativa al Senado para
comenzar una consulta que permitiera definir las
estrategias de acción en materia de comercio para México.
1990 Consultas y reuniones
 El Senado de la República organiza un Foro Nacional de
Consulta para determinar si había consenso sobre la
conveniencia del TLCAN.
 Se moviliza el sector empresarial para presentar a los
negociadores del gobierno cuáles eran las posiciones de
cada sector y subsector de la industria mexicana.
 En mayo se dan a conocer los resultados de la consulta que
señalaban la necesidad y conveniencia para México de
comenzar las negociaciones para establecer un TLCAN.
 En junio se lleva a cabo una reunión, en Washington, entre
Carlos Salinas y el presidente Bush, en la cual decidieron
dar comienzo a las consultas en los dos países, a fin de
establecer una agenda de negociación.
Agosto-
septiembre de
1990
Peticiones
 En agosto, Carlos Salinas hizo la petición formal al gobierno
de Estados Unidos para comenzar las negociaciones.
 En septiembre, el presidente Bush responde notificando al
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 37
Congreso su interés de iniciar las negociaciones.
 Canadá expresa su interés de ser incluido en las
negociaciones para establecer un tratado tripartito.
1991 Negociaciones
 En febrero, los tres gobiernos anunciaron su decisión de
comenzar las negociaciones trilaterales que condujeran a la
creación de un tratado de libre comercio.
 Se formaron 18 grupos de trabajo integrados por
representantes del gobierno y del empresariado, a fin de
presentar un fuerte común ante los negociadores
norteamericanos y canadienses.
 En mayo, el Congreso de Estados Unidos aprueba ampliar el
periodo de vigencia del procedimiento llamado fast track
por dos años más a partir del 01 de junio de 1991.
 Junio: los tres gobiernos inician las negociaciones formales
del TLCAN.
20 de
diciembre de
1993
Publicación
 Se publica en el Diario Oficial de la Federación la
aprobación, por parte de los tres países, del TLCAN.
01 de enero de
1994
Entrada en vigor
 Entrada en vigor del TLCAN.


Entre los objetivos que se buscaban con la firma del TLCAN podemos mencionar los
siguientes:

 Integrar una región en donde el comercio de bienes y servicios y las
corrientes de inversión fueran más intensos, expeditos y ordenados para
beneficio de los consumidores e inversionistas de la región.
 Eliminar barreras al comercio de bienes y servicios y auspiciar condiciones
para competencia justa.
 Incrementar las oportunidades de inversión.
 Proteger la propiedad intelectual.
 Establecer procedimientos efectivos para la aplicación del TLCAN y la solución
de controversias.
 Fomentar la cooperación trilateral, regional y multilateral.
Aspectos positivos del TLCAN:

 La integración económica de México no ha dado marcha atrás; actualmente
es el país que cuenta con la más extensa red de tratados comerciales.
 Para México significa la apertura del mercado más grande del mundo a sus
exportaciones, principalmente de manufacturas, así como un factor
fundamental para la atracción de inversiones y la creación de empleos
(Zebadúa, 1994).
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 38
 El TLCAN ha sido un instrumento clave para incrementar los flujos de
comercio e inversión entre México, Estados Unidos y Canadá. “Hoy,
Norteamérica es una de las regiones comerciales más dinámicas e integradas
del mundo; aproximadamente una cuarta parte del comercio total de la
región se realiza entre los países socios del TLCAN” (Zebadúa, 1994).
 El TLCAN puede ser una herramienta útil para impulsar el crecimiento y el
desarrollo económico si se sigue una política comercial estratégica que apoye
a la empresa nacional y que mantenga bajo el control del Estado el manejo
de los sectores estratégicos del país como el agro, la educación y los
energéticos.
 El TLCAN fue pionero en la inclusión de disciplinas que no acostumbraban ser
parte de los acuerdos de libre comercio; incorporó la liberalización del
comercio de servicios y de los flujos de inversión extranjera; disciplinas para
la protección de los derechos de propiedad intelectual, de las compras
gubernamentales y novedosos mecanismos de solución de controversias para
proteger tanto los derechos de los Estados miembros, como los de los
inversionistas y exportadores (Zabludovsky, 2005).
 México ha diversificado sus exportaciones, al no depender ya
mayoritariamente de los productos petroleros y al considerable aumento de
las exportaciones de productos manufactureros.
 Aumento de la inversión extranjera directa.
 Para mediados del 2013, “la balanza comercial entre México y Estados Unidos
muestra un superávit de 102 714 millones de dólares favorable para México”
(CNN Expansión, 2013).
 Mayor presencia de empresas mexicanas en Estados Unidos, como Cemex,
Bimbo, América Móvil, Cementos Chihuahua y Gruma (CNN Expansión,
2013).
 Se ha experimentado una gran transformación productiva y comercial; de ser
–en los albores de 1994– una nación con una estructura económica en
proceso de diversificación y con una incidencia de comercialización
internacional relativamente pequeña, se ha pasado a ser el país con la
economía número 14 a nivel mundial, así como el décimo exportador más
importante del planeta (Moreno, Agencia Aduanal Internacional, 2013).
 Mayores beneficios para los consumidores, ya que con la apertura comercial
del TLCAN tienen acceso a un mayor número de bienes y servicios
provenientes de Estados Unidos y Canadá.

Aspectos negativos del TLCAN:

 Los beneficios generados por la apertura comercial no se han distribuido
equitativamente en la población.
 México ha resultado ser más neoliberal que sus socios, ya que mientras que
estos protegen ciertos sectores, nuestro país se ha embarcado en una
apertura indiscriminada, que no sólo ha generado dificultades económicas,
sino también descontento social.
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 39
 Ha generado controversias, ya que desde su entrada en vigor, nuestro país
ha enfrentado algunas disputas con EE.UU. por vetos temporales en
alimentos (Moreno, Agencia Aduanal Internacional, 2013). Entre las disputas
más controvertidas han estado la del atún y del tomate.
 “Los resultados para la economía en su conjunto son muy pobres, ya que
durante el periodo 1993/2012 las exportaciones de nuestro país se han casi
quintuplicado al incrementarse en más de un cuatrocientos noventa y cuatro
(494) por ciento y las importaciones se ha incrementado en poco más de tres
veces y media al crecer un trescientos setenta y un (371) por ciento; pero el
Producto Interno Bruto (PIB) únicamente lo ha hecho en un sesenta y un
punto ochenta y cinco por ciento (61.85), es decir, el valor de la producción
de bienes y servicios de demanda final de nuestra economía se ha
incrementado poco más de la mitad en los últimos diecinueve años” (Rivero,
2013). Estas cifras nos indican que el aumento de las exportaciones no
necesariamente significa un crecimiento económico ni un desarrollo social.
 La actividad exportadora de México se lleva a cabo por un grupo muy
pequeño de empresas. […] “casi el 50 por ciento de las exportaciones la
realizan sólo 44 grandes empresas. Si vamos a una cifra más drástica, son 15
empresas multinacionales las que son responsables del 17 por ciento de las
exportaciones” (Téllez, 2013).




Uno de los sectores más afectados por la firma del TLCAN ha sido el campo mexicano.
(s. a.). (s. f.). Manifestaciones contra el TLCAN [fotografía]. Tomada de
http://pepitorias.blogspot.mx/2008/05/mxico-tlcan.html

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 40
Uno de los sectores más afectados por el TLCAN ha sido el campo, debido a lo
siguiente:

México se confronta con la primera agricultura del mundo en términos que le son por
demás desventajosos, dada su escasa competitividad en los principales productos
alimentarios. Así, sus ventajas comparativas se reducen a productos horto-frutícolas,
la cerveza y algunos de índole tropical, como el café, el azúcar, el tabaco y otros. En
cambio, posee amplias desventajas en cuanto a cereales y oleaginosas, así como en
carnes, lácteos y sus derivados, productos que son básicos para la dieta mexicana.
Asimismo, este país se ha convertido en importador de insumos que sustituyen en
algunos casos a bienes en los cuales cuenta con ventajas, como ocurre con la
fructuosa del maíz, que hoy reemplaza una parte del azúcar para el consumo interno,
situación que ha llevado a la crisis el sector azucarero nacional, dada la sobreoferta
que se ha creado en el país. Por otra parte, si antes era un exportador superavitario
en la rama pecuaria, hoy impera el signo contrario, habiéndose convertido México en
el segundo importador mundial de carne bovina y porcina de Estados Unidos.
Finalmente, nuestro país también importa ciertos productos horto-frutícolas
producidos a Estados Unidos en las estaciones de primavera-verano, relativizando así
su potencial superavitario en este rubro.

Por otra parte, la apertura comercial con Estados Unidos se da en un momento en
que la agricultura mexicana se ve fracturada debida al impacto de las reformas
recientes. Con un sistema de propiedad parcelario y una estructura productiva y de
servicios desestructurada por el retiro de las redes estatales, no posee las
condiciones para una flexibilización y reconversión a corto plazo que le permitan
responder con eficacia a la nueva situación. Muy por el contrario, lo que impera en
estos momentos es la desarticulación de las prácticas que regían su vida previa
(Fritscher, 2002).











Recuerda revisar todas las fuentes señaladas en las instrucciones de las
autoevaluaciones y actividades de aprendizaje para realizarlas.
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 41
Resumen

La economía nacional ha sido parte fundamental del desarrollo social de México, por
lo que en esta unidad se abordaron temas fundamentales que han impactado en la
calidad de vida de la población, además para trazar una mirada de la economía
actual.

En esta unidad se estudió la transición de la economía estatista, causada en gran
parte por la crisis de la deuda a finales de los años setenta, bajo el esquema del
liberalismo, pero que a su vez generó procesos como el corporativismo, considerado
como uno de los pilares del estatismo, convirtiéndose con el tiempo en un
centralismo del poder burocrático a causa de sus “lideres a perpetuidad”.

También se estudiaron las causas que produjeron que México participara de manera
permanente en los mercados internacionales, por causa de la crisis económica en la
década de los 80, en donde se inicia una época de compromisos que adquiere el
país para la renegociación de la deuda, principalmente con el FMI, quien condiciona
un cambio del modelo económico mediante el Consenso de Washington, lo cual
significó la modernización económica mexicana y una relación más estrecha con el
gobierno de Estados Unidos, como la máxima expresión de la negociación y firma
del TLCAN, creando con esto compromisos políticos neoliberales con el país vecino y
una apertura del país hacia el exterior, que ha impactado en la calidad de vida de la
población.

En la siguiente unidad el estudiante continuará con el estudio de las políticas
implementadas en cada periodo presidencial de los últimos años, profundizando
particularmente en la situación social del país, descrita en las unidades anteriores.
Para llevar a cabo esta tarea se hará una revisión de los programas sociales más
representativos de las últimas administraciones, al mismo tiempo que se estudiarán
los rezagos sociales más característicos del país.

Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 42
Glosario

Déficit público
Es la diferencia negativa entre los ingresos y los egresos que registra una economía.
Se puede interpretar como que un Estado gasta más dinero del que ingresa a su
economía (Méndez, 1998).

Desregulación
Proceso que implica la eliminación de los reglamentos establecidos en la etapa
proteccionista, que limitaban el nuevo modelo neoliberal (Vargas, 2008).

Inflación
Desequilibrio económico que se caracteriza por un alza general de los precios y un
aumento de la circulación monetaria (Vargas, 2008).

Populismo
Doctrina política que pretende defender los intereses y aspiraciones del pueblo.

Tecnócratas
Grupo político que asciende al poder a mediados de la década de los ochenta y que
se caracteriza por tener una formación en instituciones nacionales y extranjeras, en
donde fue adoctrinado por la corriente económica de vanguardia: el neoliberalismo,
y de la cual conoce a la perfección sus postulados (Méndez, 1998).
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 43

Fuentes de información

BIBLIOGRÁFICA

 Cárdenas, E. (2004). Estructura socioeconómica de México. México: Limusa.
 Delgado, G. M. (2004). Historia de México. México: Pearson Educación.
 Schettino, M. (2002). México: problemas sociales, políticos y conómicos.
México : Prentice Hall.
 Schettino, M. (2007). Cien años de confusión: México en el Siglo XX. México:
Taurus.

DOCUMENTOS ELECTRÓNICOS

 Casar, M. A. (1991, 01 de diciembre). ¿Qué será del corporativismo
mexicano? Nexos. México: Nexos, Sociedad, Ciencia y Literatura. Consultado
el 07 de mayo de 2014 de http://www.nexos.com.mx/?p=6389
 Casilda, R. (2004, abril-mayo). América Latina y el Consenso de Washington.
Boletín Económico, 2803. España: HEGOA. Consultado el 07 de mayo de
2014 de
http://biblioteca.hegoa.ehu.es/system/ebooks/14120/original/America_Latina
_y_el_consenso_de_Washington.pdf
 CNN Expansión. (2013, 01 de mayo). México, un momento de renovar el
TLCAN. Economía. Consultado el 06 de mayo de 2014 de
http://www.cnnexpansion.com/economia/2013/05/01/mexico-en-momento-
de-renovar-tlcan
 De la Madrid, M. y Lajous, A. (2013). Miguel de la Madrid. Cambio de rumbo.
Consultado el 08 de mayo de 2014 de
http://www.mmh.org.mx/nav/node/791
 Echeverría, P. (2008, 04 de junio). Del charro mexicano ranchero al “líder
charro” que vende derechos obreros al gobierno. Rebelión. Consultado el 08
de mayo de 2014 de http://www.rebelion.org/noticia.php?id=68373
 Fritscher, M. (2002, 19 de octubre). Del estatismo al libre comercio: los
dilemas del sector agrícola en México. Buenos Aires: CLACSO. Consultado el
08 de mayo de 2014 de
http://biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/brasil/cpda/estudos/dezenove/magda
19.htm
 Méndez, J. (1998). El neoliberalismo en México: ¿éxito o fracaso? Contaduría
y Administración, 3(59). UNAM: México. Consultado el 28 de agosto de 2014
de http://www.journals.unam.mx/index.php/rca/article/view/4433/3966
 ProMéxico. (2013). Tratados comerciales. México: Secretaría de Economía.
Consultado el 08 de mayo de 2014 de
http://www.promexico.gob.mx/es_us/promexico/Trade_agreements
Situación Nacional Contemporánea
Unidad 2/Pág. 44
 Reyes, J. R. (2013, 03 de mayo). El TLCAN 19 años después. Un balance para
México. El Universal. Consultado el 08 de mayo de 2014 de
http://www.eluniversal.com.mx/finanzas/102193.html
 Rivero, C. (2013, 17 de diciembre). La deuda del TLCAN a 20 años de su
firma. SPDnoticias. Consultado el 08 de mayo de 2014 de
http://www.sdpnoticias.com/columnas/2012/12/17/la-deuda-del-tlcan-a-20-
anos-de-su-firma
 Sacristán, E. (2006, 09 de agosto). Las privatizaciones en México.
ECONOMÍAunam. México: UNAM. Consultado el 08 de mayo de 2014 de
http://www.economia.unam.mx/publicaciones/econunam/pdfs/09/04EmilioSa
cristan.pdf
 Téllez, C. (2013, 13 de marzo). Persiste un México sin los beneficios del
TLCAN: SE. CRÓNICA. Consultado el 08 de mayo de 2014 de
http://www.cronica.com.mx/notas/2013/737255.html
 Vargas, R. O. (2008, 20 de octubre). ¿Qué es el Consenso de Washington?
Atajo periodismo para pensar. Avisora. Consultado el 08 de mayo de 2014 de
http://www.avizora.com/atajo/que_es/consenso_washington/0001_consenso
_washington.htm
 Villegas, F. (1996). Cambio constitucional en México durante el sexenio de
Carlos Salinas de Gortari. Consultado el 08 de mayo de 2014 de
http://codex.colmex.mx:8991/exlibris/aleph/a18_1/apache_media/1AM5MH6
7UJKK6A6DDDHV7J3YT9F69L.pdf
 Zabludovsky, J. (2005, marzo-abril). El TLCAN y la política de comercio
exterior en México: una agenda inconclusa. ICE, 821. España: Ministerio de
Economía y Competitividad. Consultado el 08 de mayo de 2014 de
http://www.revistasice.com/CachePDF/ICE_821_59-
70__36FACA0FC034AC61F0616C0359261553.pdf
 Zebadúa, E. (1994, octubre-diciembre). Del Plan Brady al TLC: la lógica de la
política exterior mexicana, 1988-1994. Foro Internacional, 4(34). Consultado
el 08 de mayo de 2014 de
http://codex.colmex.mx:8991/exlibris/aleph/a18_1/apache_media/F8EV9QTS
NPU295EDUXM66CLVSV8JT7.pdf

OTROS

 Woldenberg, J. (director). (2004). México: La historia de su democracia. De
los caudillos a las instituciones [Película].