Está en la página 1de 51

Citas extraídas del libro Harry Potter y la Piedra Filosofal, escrito por JK Rowling.

Menos mal que está oscuro. No me he ruborizado tanto desde que la señora Pomfrey me dijo que le gustaban mis nuevas orejeras.

- Albus Dumbledore.

Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 1. El niño que vivió

-Hagrid lo traerá. -¿Le parece… sensato… confiar a Hagrid algo tan importante como eso? -A Hagrid, le confiaría mi vida-dijo Dumbledore.

- Albus Dumbledore.

Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 1. El niño que vivió

¿Una carta? Dumbledore, ¿de verdad cree que puede explicarlo todo en una carta? ¡Esa gente jamás comprenderá a Harry! ¡Será famoso… una leyenda… no me sorprendería que el día de hoy fuera conocido en el futuro como el día de Harry Potter! Escribirán libros sobre Harry… todos los niños del mundo conocerán su nombre.

Minerva McGonagall. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 1. El niño que vivió

Las cicatrices pueden ser útiles. Yo tengo una en la rodilla izquierda que es un diagrama perfecto del metro de Londres.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 1. El niño que vivió

No podía saber tampoco que, en aquel mismo momento, las personas que se reunían en secreto por todo el país estaban levantando sus copas y diciendo, con voces quedas: «¡Por Harry Potter… el niño que vivió!».

Narrador. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 1. El niño que vivió

Harry debes saber que eres un mago.

Rubeus Hagrid. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 4. El guardián de las llaves

Querido señor Potter:

Tenemos el placer de informarle de que dispone de una plaza en el Colegio Hogwarts de Magia.

Carta. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 4. El guardián de las llaves

Gringotts es el lugar más seguro del mundo para lo que quieras guardar, excepto tal vez Hogwarts.

Rubeus Hagrid. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 5. El callejón Diagon

-¿Qué clase de magia enseña usted, profesor Quirrell? -D-Defensa Contra las Artes O-Oscuras -murmuró el profesor Quirrell, como si no quisiera pensar en ello-. N-no es al-algo que t-tú n-necesites, ¿verdad, P-Potter?.

Quirinus Quirrell. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 5. El callejón Diagon

Entra, desconocido, pero ten cuidado Con lo que le espera al pecado de la codicia, Porque aquellos que cogen, pero no se lo han ganado, Deberán pagar en cambio mucho más, Así que si buscas por debajo de nuestro suelo Un tesoro que nunca fue tuyo, Ladrón, te hemos advertido, ten cuidado De encontrar aquí algo más que un tesoro.

Gringotts. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 5. El callejón Diagon

Recuerdo cada varita que he vendido, Harry Potter. Cada una de las varitas. Y resulta que la cola de fénix de donde salió la pluma que está en tu varita dio otra pluma, sólo una más. Y realmente es muy curioso que estuvieras destinado a esa varita, cuando fue su hermana la que te hizo esa cicatriz

Ollivander. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 5. El callejón Diagon

¡Ah, la música! ¡Una magia más allá de todo lo que hacemos aquí!

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 7. El Sombrero Seleccionador

Ah, sí. Harry Potter. Nuestra nueva… celebridad.

Severus Snape. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 8. El profesor de Pociones

-¿Adónde han ido, Peeves? -decía Filch-. Rápido, dímelo. -Di «por favor». -No me fastidies, Peeves. Dime adónde fueron. -No diré nada si me lo pides por favor -dijo Peeves, con su molesta vocecita. -Muy bien… por favor. -¡NADA! Ja, ja. Te dije que no te diría nada si me lo pedías por favor. ¡Ja, ja!

Conversación entre Filch y Peeves. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 9. Duelo a medianoche

Hay algunas cosas que no se pueden compartir sin terminar unidos, y derrumbar un trol de tres metros y medio es una de esas cosas.

Narrador. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 10. Halloween

Oesed lenoz aro cut edon isara cut se onotse.

Espejo de oesed. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 12. El espejo de Oesed

No es bueno dejarse arrastrar por los sueños y olvidarse de vivir.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 12. El espejo de Oesed

¡Libros! ¡Inteligencia! Hay cosas mucho más importantes, amistad y valentía y… ¡Oh, Harry, ten cuidado!

Hermione Granger. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 16. A través de la trampilla

No hay ni mal ni bien, sólo hay poder y personas demasiado débiles para buscarlo.

Quirinus Quirrell. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 17. El hombre con dos caras

Después de todo, para una mente bien organizada, la muerte no es más que la siguiente gran aventura.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 17. El hombre con dos caras

¡Todo el dinero y la vida que uno pueda desear! Las dos cosas que la mayor parte de los seres humanos elegirían… El problema es que los humanos tienen el don de elegir precisamente las cosas que son peores para ellos.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 17. El hombre con dos caras

El miedo a un nombre aumenta el miedo a la cosa que se nombra.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 17. El hombre con dos caras

La verdad. Es una cosa terrible y hermosa, y por lo tanto debe ser tratada con gran cuidado.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 17. El hombre con dos caras

Hay muchos tipos de valentía. Hay que tener un gran coraje para oponerse a nuestros enemigos, pero hace falta el mismo valor para hacerlo con los amigos.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Piedra Filosofal. Capitulo 17. El hombre con dos caras

Citas extraídas del libro Harry Potter y la Cámara Secreta, escrito por JK Rowling.

-¡Abracadabra! -dijo Harry con voz enérgica-. ¡Pata de cabra! ¡Patatum, patatam! -¡Mamaaaaaaá! -vociferó Dudley, dando traspiés al salir a toda pastilla hacia la casa-, ¡mamaaaaaaá! ¡Harry está haciendo lo que tú sabes!

Harry a Dudley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 1. El peor cumpleaños.

¡Dobby malo! ¡Dobby malo!

Dobby Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 2. La advertencia de Dobby.

Nuestro sobrino, ya ven…, está muy mal…, se altera al ver a desconocidos, así que lo tenemos en el piso de arriba…

Vernon Dursley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 2. La advertencia de Dobby.

¡Las camas vacías! ¡Ni una nota! El coche no estaba…, podían haber tenido un accidente… Creía que me volvía loca, pero no les importa, ¿verdad?… Nunca, en toda mi vida… Ya verán cuando llegue a casa su padre, un disgusto como éste nunca me lo dieron Bill, ni Charlie, ni Percy…

Molly Weasley Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 3. La Madriguera.

-¡Esta noche, tus hijos han ido volando en el coche hasta la casa de Harry y han vuelto! - gritó la señora Weasley-. ¿No tienes nada que comentar al respecto? -¿Es verdad que hicisteis eso? -preguntó el señor Weasley, nervioso-. ¿Fue bien la cosa? Qui-quiero decir -titubeó, al ver que su esposa echaba chispas por los ojos-, que eso ha estado muy mal, muchachos, pero muy mal…

Arthur Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 3. La Madriguera.

Es la mejor casa que he visto nunca.

Harry Potter. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 3. La Madriguera.

Y ahora sonríe, Harry -le pidió Lockhart con su sonrisa deslumbrante-. Tú y yo juntos nos merecemos la primera página.

Gilderoy Lockhart Harry Potter. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 4. En Flourish y Blotts.

-¡A lo mejor está enfermo! -dijo Ron, esperanzado. -¡Quizá se haya ido -dijo Harry-, porque tampoco esta vez ha conseguido el puesto de profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras! -O quizá lo han echado -dijo Ron con entusiasmo-. Como todo el mundo lo odia… -O tal vez -dijo una voz glacial detrás de ellos- quiera averiguar por qué no habéis llegado ustedes dos en el tren escolar.

Ron, Harry y Snape. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 5. El Sauce Boxeador.

Por desgracia, ustedes no pertenecen a mi casa, y la decisión de expulsaros no me corresponde a mí. Voy a buscar a las personas a quienes compete esa grata decisión. Esperen aquí.

Severus Snape. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 5. El Sauce Boxeador.

ROBAR EL COCHE, NO ME HABRÍA EXTRAÑADO QUE TE EXPULSARAN; ESPERA A QUE TE COJA, SUPONGO QUE NO TE HAS PARADO A PENSAR LO QUE SUFRIMOS

TU PADRE Y YO CUANDO VIMOS QUE EL COCHE NO ESTABA [

CARTA DE DUMBLEDORE, CREÍ QUE TU PADRE SE MORÍA DE LA VERGUENZA, NO TE HEMOS CRIADO PARA QUE TE COMPORTES ASÍ, HARRY Y TÚ PODRÍAIS

HABEROS MATADO [

PADRE ESTÁN HACIENDO INDAGACIONES, TODO POR CULPA TUYA, Y SI

]

ESTA NOCHE LA

]

COMPLETAMENTE DISGUSTADO, EN EL TRABAJO DE TU

VUELVES A HACER OTRA, POR PEQUEÑA QUE SEA, TE SACAREMOS DEL COLEGIO.

Vociferador de Molly Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 6. Gilderoy Lockhart.

-¡Todo el mundo a la cola! -gritó Malfoy a la multitud-. ¡Harry Potter firma fotos!

Draco Malfoy. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 6. Gilderoy Lockhart.

-Más te vale que Creevey y Ginny no se conozcan, porque fundarían el club de fans de Harry Potter. -Cállate -le interrumpió Harry. Lo único que le faltaba es que a oídos de Lockhart llegaran las palabras «club de fans de Harry Potter».

Ron a Harry. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 6. Gilderoy Lockhart.

Yo soy Gilderoy Lockhart, Caballero de la Orden de Merlín, de tercera clase, Miembro Honorario de la Liga para la Defensa Contra las Fuerzas Oscuras, y ganador en cinco ocasiones del Premio a la Sonrisa más Encantadora, otorgado por la revista Corazón de bruja, pero no quiero hablar de eso. ¡No fue con mi sonrisa con lo que me libré de la banshee que presagiaba la muerte!

Gilderoy Lockhart. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 6. Gilderoy Lockhart.

-Son buenas, ¿eh? -dijo Malfoy con sorna-. Pero quizás el equipo de Gryffindor pueda conseguir oro y comprar también escobas nuevas. Podrían subastar las Barredora 5. Cualquier museo pagaría por ellas.

Draco Malfoy. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 7. Los “sangre sucia” y una voz misteriosa.

-Pero en el equipo de Gryffindor nadie ha tenido que comprar su acceso -observó Hermione agudamente-. Todos entraron por su valía.

Hermione Granger. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 7. Los “sangre sucia” y una voz misteriosa.

-Harry -dijo Hagrid de repente, como acometido por un pensamiento repentino-, tengo que ajustar cuentas contigo. Me han dicho que has estado repartiendo fotos firmadas. ¿Por qué no me has dado una?

Rubeus Hagrid. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 7. Los “sangre sucia” y una voz misteriosa.

LA CÁMARA DE LOS SECRETOS HA SIDO ABIERTA. TEMAN, ENEMIGOS DEL HEREDERO.

Pared. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 8. El cumpleaños de muerte.

Oír voces que nadie puede oír no es buena señal, ni siquiera en el mundo de los magos.

Ronald Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 9. La inscripción en el muro.

-Podremos curarla, Argus -dijo Dumbledore armándose de paciencia-. La señora Sprout ha conseguido mandrágoras recientemente. En cuanto hayan crecido, haré una poción con la que revivir a la Señora Norris. -La haré yo -acometió Lockhart-. Creo que la he preparado unas cien veces, podría hacerla hasta dormido.

-Disculpe dijo Snape con frialdad-, pero creo que el profesor de Pociones de este colegio soy yo.

Severus Snape. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 9. La inscripción en el muro.

-No tiene nada de divertido -dijo Ron impetuosamente-. Si quieres saberlo, cuando yo tenía tres años, Fred convirtió mi… mi osito de peluche en una araña grande y asquerosa porque yo le había roto su escoba de juguete. A ti tampoco te harían gracia si estando con tu osito, le hubieran salido de repente muchas patas y…

Ronald Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 9. La inscripción en el muro.

Lockhart firmará cualquier cosa que se esté quieta el tiempo suficiente.

Ronald Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 10. La “bludger” loca.

Es misión tuya, Harry, demostrarles que un buscador tiene que tener algo más que un padre rico. Tienes que coger la snitch antes que Malfoy, o perecer en el intento, porque hoy tenemos que ganar.

Oliver Wood. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 10. La “bludger” loca.

¿Todo bien por ahí, cabeza rajada?

Draco Malfoy. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 10. La “bludger” loca.

Dobby está acostumbrado a las amenazas, señor. Dobby las recibe en casa cinco veces al día.

Dobby. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 10. La “bludger” loca.

-¡No, matarle no, señor, nunca! -dijo Dobby, asustado-. ¡Dobby quiere salvarle la vida a Harry Potter! ¡Mejor ser enviado de vuelta a casa, gravemente herido, que permanecer aquí, señor! ¡Dobby sólo quería ocasionar a Harry Potter el daño suficiente para que lo enviaran a casa!

Dobby. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 10. La “bludger” loca.

-¿Qué significa esto, Albus? -preguntó apremiante la profesora McGonagall. -Significa -contestó Dumbledore- que es verdad que han abierto de nuevo la Cámara de los Secretos.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 10. La “bludger” loca.

-¡Bueno, ya lo habéis visto! -dijo, tambaleándose al volver a la tarima-. Eso ha sido un encantamiento de desarme; como podéis ver, he perdido la varita… ¡Ah, gracias, señorita Brown! Sí, profesor Snape, ha sido una excelente idea enseñarlo a los alumnos, pero si no le importa que se lo diga, era muy evidente que iba a atacar de esa manera. Si hubiera querido impedírselo, me habría resultado muy fácil. Pero pensé que sería instructivo dejarles que vieran… Snape parecía dispuesto a matarlo.

Narrador. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 11. El club de duelo.

-¡Simplemente, hazlo como yo, Harry! -¿El qué?, ¿dejar caer la varita?

Harry Potter. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 11. El club de duelo.

Una vez, accidentalmente, le eché una boa constrictor a mi primo Dudley en el zoo

Harry Potter. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 11. El club de duelo.

-He oído que odias a esos muggles con los que vives -dijo Ernie apresuradamente. -No es posible vivir con los Dursley sin odiarlos -dijo Harry-. Me gustaría que lo intentaras.

Harry Potter. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 11. El club de duelo.

-¡Oh, Potter, eres un tonto, estás podrido, acabas con los estudiantes, y te parece divertido!

Peeves Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 11. El club de duelo.

-Quiero preguntarte, Harry, si hay algo que te gustaría contarme dijo con amabilidad. Lo que sea. Harry no supo qué decir. Pensó en Malfoy gritando: «¡Los próximos serán los sangre sucia!», y en la poción multijugos, que hervía a fuego lento en los aseos de Myrtle la

Llorona. Luego pensó en la voz que no salía de ningún sitio, oída en dos ocasiones, y recordó lo que Ron le había dicho: «Oír voces que nadie más puede oír no es buena señal, ni siquiera en el mundo de los magos.» Pensó, también, en lo que todo el mundo comentaba sobre él, y en su creciente temor a estar de alguna manera relacionado con Salazar Slytherin… -No -respondió Harry-, no tengo nada que contarle.

Conversación entre Harry y Dumbledore Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 12. La poción “multijugos”.

Claro, en Azkaban, la prisión mágica, Goyle -dijo Malfoy, mirándole, sin dar crédito a su torpeza-. La verdad es que si fueras más lento irías para atrás.

Draco Malfoy Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 12. La poción “multijugos”

¡Pues ya verás cuando todos se enteren de que tienes cola!

Myrtle “la llorona” a Hermione. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 12. La poción “multijugos”

Cincuenta puntos si lo pasas por la nariz de Myrtle.

Ronald Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 13. El diario secretísimo.

Snape parecía dispuesto a envenenar a la primera persona que se atreviera a pedirle un filtro amoroso.

Narrador Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 13. El diario secretísimo.

Tiene los ojos verdes como un sapo en escabeche y el pelo negro como una pizarra cuando anochece. Quisiera que fuera mío, porque es glorioso, el héroe que venció al Señor Tenebroso.

Enano musical Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 13. El diario secretísimo.

-¿Por qué no vamos y le preguntamos a Hagrid? -Sería una visita muy cortés -dijo Ron-. Hola, Hagrid, dinos, ¿has estado últimamente dejando en libertad por el castillo a una cosa furiosa y peluda?

Ronald Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 14. Cornelius Fudge.

-Imposible -dijo Ron con tristeza-. Seguiremos con todas las materias que tenemos ahora. Si no, yo me libraría de Defensa Contra las Artes Oscuras. -¡Pero si ésa es muy importante! -dijo Hermione, sorprendida. -No tal como la imparte Lockhart -repuso Ron-. Lo único que me ha enseñado es que no hay que dejar sueltos a los duendecillos.

Ronald Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 14. Cornelius Fudge.

-Pero ¿por qué habrá tenido que irse a la biblioteca? -Porque eso es lo que Hermione hace siempre -contestó Ron, encogiéndose de hombros-. Cuando le entra alguna duda, ¡a la biblioteca!

Ronald Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 14. Cornelius Fudge.

-El nombramiento y el cese del director son competencia del consejo escolar, Fudge -dijo con suavidad el señor Malfoy-. Y como Dumbledore no ha logrado detener las agresiones… -Pero, Lucius, si Dumbledore no ha logrado detenerlas -dijo Fudge, que tenía el labio superior empapado en sudor-, ¿quién va a poder?

Cornelius Fudge. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 14. Cornelius Fudge.

Sin embargo, sólo abandonaré de verdad el colegio cuando no me quede nadie fiel. Y Hogwarts siempre ayudará al que lo pida.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 14. Cornelius Fudge.

-Déjenme -protestó Ron cuando lo sujetaron entre Harry y Dean-. No me preocupa, no necesito mi varita mágica, lo voy a matar con las manos…

Ronald Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 15. Aragog

«Lo haremos esta noche.» Ron leyó el mensaje, tragó saliva con esfuerzo y miró a su lado, al asiento habitualmente ocupado por Hermione. Entonces parecieron disiparse sus dudas, y asintió con la cabeza.

Narrador. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 15. Aragog

-¡Ha estado aquí todo el tiempo! -dijo Ron emocionado, contemplando el coche-. Míralo:

el bosque lo ha vuelto salvaje

Ronald Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 15. Aragog

Mis hijos e hijas no hacen daño a Hagrid, ésa es mi orden. Pero no puedo negarles un poco de carne fresca cuando se nos pone delante voluntariamente. Adiós, amigo de Hagrid.

Aragog. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 15. Aragog

-Tengo buenas noticias -dijo, y el Gran Comedor, en lugar de quedar en silencio, estalló en alborozo. -¡Vuelve Dumbledore! -dijeron varios, entusiasmados. -¡Han atrapado al heredero de Slytherin! -gritó una chica desde la mesa de Ravenclaw. -¡Vuelven los partidos de Quidditch! -rugió Wood emocionado.

Oliver Wood. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 16. La Cámara de los Secretos.

-¿Quiere decir que va a salir corriendo? -dijo Harry sin poder creérselo-. ¿Después de todo lo que cuenta en sus libros? -Los libros pueden ser mal interpretados -repuso Lockhart con sutileza. -¡Usted los ha escrito! -gritó Harry.

Harry Potter Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 16. La Cámara de los Secretos.

-Voldemort -dijo Ryddle imperturbable- es mi pasado, mi presente y mi futuro, Harry Potter… Sacó del bolsillo la varita de Harry y escribió en el aire con ella tres resplandecientes palabras:

TOM SORVOLO RYDDLE Luego volvió a agitar la varita, y las letras cambiaron de lugar:

SOY LORD VOLDEMORT

Tom Riddle. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 17. El heredero de Slytherin.

-No eres el hechicero más grande del mundo -dijo Harry, con la respiración agitada-. Lamento decepcionarte pero el mejor mago del mundo es Albus Dumbledore. Todos lo dicen. Ni siquiera cuando eras fuerte te atreviste a apoderarte de Hogwarts. Dumbledore te descubrió cuando estabas en el colegio y todavía le tienes miedo, te escondas donde te escondas.

Harry Potter. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 17. El heredero de Slytherin.

Háblame, Slytherin, el más grande de los Cuatro de Hogwarts.

Tom Riddle. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 17. El heredero de Slytherin.

No confíes en cosas que tengan la capacidad de pensar pero de las cuales no sepas dónde tienen el cerebro.

Arthur Weasley. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 18. La recompensa de Dobby.

La señorita Weasley debería ir directamente a la enfermería. Para ella ha sido una experiencia terrible. No habrá castigo. Lord Voldemort ha engañado a magos más viejos y más sabios

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 18. La recompensa de Dobby.

-Creo recordar que os dije que tendría que expulsaros si volvíais a quebrantar alguna norma del colegio -dijo Dumbledore. Ron abrió la boca horrorizado. -Lo cual demuestra que todos tenemos que tragarnos nuestras palabras alguna vez.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 18. La recompensa de Dobby.

-¿Soy profesor? -preguntó sorprendido-. ¡Dios mío! Supongo que seré un inútil, ¿no?

Gilderoy Lockhart. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 18. La recompensa de Dobby.

Son nuestras elecciones, Harry, las que muestran lo que somos, mucho más que nuestras habilidades.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 18. La recompensa de Dobby.

Si quieres una prueba de que perteneces a Gryffindor, te sugiero que mires esto con más detenimiento. Dumbledore se acercó al escritorio de la profesora McGonagall, cogió la espada ensangrentada y se la pasó a Harry. Sin mucho ánimo, Harry le dio la vuelta y vio brillar los rubíes a la luz del fuego. Y luego vio el nombre grabado debajo de la empuñadura:

Godric Gryffindor. -Sólo un verdadero miembro de Gryffindor podría haber sacado esto del sombrero, Harry - dijo simplemente Dumbledore.

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 18. La recompensa de Dobby.

Necesitamos un nuevo profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras. Vaya, parece que no nos duran nada, ¿verdad?

Albus Dumbledore. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 18. La recompensa de Dobby.

Dobby tiene un calcetín. Mi amo lo tiró, y Dobby lo cogió, y ahora Dobby… Dobby es libre.

Dobby. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 18. La recompensa de Dobby.

Es lo menos que podía hacer, Dobby. Pero prométame que no volverá a intentar salvarme la vida.

Harry a Dobby Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 18. La recompensa de Dobby.

-¿Orgullosos? dijo Harry-. ¿Estas Loca? ¿Con todas las oportunidades que tuve de morir, y no lo logré? Estarán furiosos…

Harry Potter. Harry Potter y la Cámara Secreta. Capitulo 18. La recompensa de Dobby.

Citas extraídas del libro Harry Potter y el Prisionero de Azkaban, escrito por JK Rowling.

¡COMO TE ATREVES A DARLE ESTE NÚMERO A GENTE COMO… COMO TÚ!

- Tío Vernon. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 1. Lechuzas mensajeras

-No, Vernon dijo entre hipidos tia Marge, levantando una mano. Fijo en los de Harry sus ojos pequeños y enrojecidos. Sigue. muchacho, sigue. Con que estas orgulloso de tus padres, ¿eh? Van y se matan en un accidente de coche… borrachos, me imagino.

- Tía Marge. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 2. El error de tía Marge

Bienvenido al autobús noctambulo, transporte de emergencia para el brujo abandonado a su suerte. Alargue la varita, suba a bordo y lo llevaremos a donde quiera. Mi nombre es Stan Shunpike. Estare a su disposición esta noche.

- Stan Shunpike. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 3. El autobús noctámbulo

Pensé que no podía haber nada peor que cuando trajeron los doscientos ejemplares del Libro invisible de la invisibilidad. Costaron una fortuna y nunca los encontramos…

-Propietario de Flourish y Blotts. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 4. El Caldero Chorreante

Siento decirles que el profesor Kettleburn, nuestro profesor de Cuidado de las Criaturas Mágicas, se retiró al final del pasado curso para poder aprovechar en la intimidad los miembros que le quedan.

- Albus Dumbledore. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 5. El dementor

Me parece que tienes una salud estupenda, Potter, así que me disculparás que no te perdone hoy los deberes de mañana. Te aseguro que si te mueres no necesitarás entregarlos.

- Minerva McGonagall. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 6. Cunchos de té y garras de hipogrifo

-¿Que es lo que más te asusta en el mundo? -Neville movió los labios, pero no no dijo nada-. Perdona, Neville, pero no he entendido lo que has dicho -dijo el profesor Lupin, sin enfadarse. Neville miró a su alrededor, con ojos despavoridos, como implorando ayuda, luego dijo en

un susurro:

-El profesor Snape.

- Neville Longbottom y Remus Lupin. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 7. El boggart del armario ropero

¡Riddíkulo!

- Remus Lupin. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 7. El boggart del armario ropero

El Profesor Snape, muy amablemente, me ha preparado esta poción dijo. Nunca se me ha dado muy bien lo de preparar pociones y ésta es especialmente difícil. Cogió la copa y la olió. Es una pena que no admita azúcar añadió, tomando un sorbito y torciendo la boca.

Remus Lupin. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 8. La huida de la señora gorda

Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas.

- George Weasley.

Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 10. El mapa del merodeador

-Lunatico, Colagusano, Canuto y Cornamenta -suspiró George, señalando la cabecera del mapa-. Les debemos tanto.

- George Weasley.

Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 10. El mapa del merodeador

¡Travesura realizada!

- George Weasley.

Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 10. El mapa del merodeador

Los dementores te afectan más que a los demás porque en tu pasado hay cosas horribles que los demás no tienen.

Remus Lupin. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 10. El mapa del merodeador.

Me ha dicho [McGonagall] que mis prioridades están mal. Piensa que me preocupa más ganar la copa que tu vida. Solo porque le dije que no me importaba que la escoba te tirase al suelo, siempre que cogieras la snitch.

Oliver Wood. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 12. El Patronus

Se puede vivir sin alma, mientras sigan funcionando el cerebro y el corazón. Pero no se puede tener conciencia de uno mismo, ni memoria, ni nada. No hay ninguna posibilidad de recuperarse. Uno se limita a existir. Como una concha vacía.

Remus Lupin. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 12. El Patronus

El señor Lunático presenta sus respetos al profesor Snape y le ruega que aparte la narizota de los asuntos que no le atañen.

- Mensaje de Lunático para Snape en el mapa del merodeador. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 14. El rencor de Snape

El señor Cornamenta está de acuerdo con el señor Lunático y sólo quisiera añadir que el profesor Snape es feo e imbécil.

- Mensaje de Cornamenta para Snape en el mapa del merodeador. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 14. El rencor de Snape

El señor Canuto quisiera hacer constar su estupefacción ante el hecho de que un idiota semejante haya llegado a profesor.

- Mensaje de Canuto para Snape en el mapa del merodeador. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 14. El rencor de Snape

El señor Colagusano saluda al profesor Snape y le aconseja que se lave el pelo, el muy sucio.

- Mensaje de Colagusano para Snape en el mapa del merodeador. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 14. El rencor de Snape

-¡No te atrevas a llamar «patético» a Hagrid, grandísimo puerco… malvado…!

Hermione Granger. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 15. La final de quidditch

-¡TREINTA A CERO! ¡CÓMETE ÉSA, TRAMPOSO! -¡Jordan, si no puedes comentar de manera neutral…! -¡Lo cuento como es, profesora!

Lee Jordan. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 15. La final de quidditch

Sabía que lo podía hacer, porque ya lo había hecho… ¿No es absurdo?

Harry Potter. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 21. El secreto de Hermione

El hipogrifo emprendió el vuelo… Animal y jinete empequeñecieron conforme Harry los miraba… Luego, una nube pasó ante la luna… y se perdieron de vista.

Narrador. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 21. El secreto de Hermione

Las consecuencias de nuestras acciones son siempre tan complicadas, tan diversas, que predecir el futuro es realmente muy difícil.

Albus Dumbledore. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 22. Más lechuzas mensajeras

¿Piensas que los muertos a los que hemos querido nos abandonan del todo? ¿No crees que los recordamos especialmente en los mayores apuros? Tu padre vive en ti, Harry, y se manifiesta más claramente cuando lo necesitas.

Albus Dumbledore. Harry Potter y el Prisionero de Azkaban. Capítulo 22. Más lechuzas mensajeras

Citas extraídas del libro Harry Potter y el Cáliz de Fuego, escrito por JK Rowling.

Resulta extraño pensar que, cuando uno teme algo que va a ocurrir y quisiera que el tiempo empezara a pasar más despacio, el tiempo suele pasar más aprisa.

Narrador. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 19. El colacuerno húngaro

Realmente, Hagrid, si lo que buscas es la aprobación de todo el mundo, me temo que te quedarás en esta cabaña durante mucho tiempo.

Albus Dumbledore. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 24. La primicia de Rita Skeeter

Yo, en cambio, pienso que hay manchas que no se quitan. Manchas que no se quitan nunca, ¿me entiendes?

“Ojoloco” Moody. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 25. El huevo y el ojo

No hay nada como un paseo nocturno para inspirarse.

“Ojoloco” Moody. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 25. El huevo y el ojo

Si quieres saber cómo es alguien, mira de qué manera trata a sus inferiores, no a sus iguales.

Sirius Black. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 27. El regreso de Canuto

La curiosidad no es pecado. Pero tenemos que ser cautos con ella, claro…

Albus Dumbledore. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 27. El regreso de Canuto

Adormecer el dolor por un rato te haría sentirlo luego con mayor intensidad.

Albus Dumbledore. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 36. Caminos separados

¡Le das demasiada importancia, y siempre lo has hecho, a lo que llaman «limpieza de sangre»! ¡No te das cuenta de que no importa lo que uno es por nacimiento, sino lo que uno es por sí mismo!

Albus Dumbledore. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 36. Caminos separados

No sirve de nada preocuparse. Lo que venga, vendrá, y le plantaremos cara.

Rubeus Hagrid Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 37. El comienzo

Pero yo opino que la verdad es siempre preferible a las mentiras.

Albus Dumbledore. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 37. El comienzo

Seremos más fuertes cuanto más unidos estemos, y más débiles cuanto más divididos.

Albus Dumbledore. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 37. El comienzo

Las diferencias de costumbres y lengua no son nada en absoluto si nuestros propósitos son los mismos y nos mostramos abiertos.

Albus Dumbledore. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 37. El comienzo

Recordad a Cedric. Recordadlo si en algún momento de vuestra vida tenéis que optar entre lo que está bien y lo que es cómodo, recordad lo que le ocurrió a un muchacho que era bueno, amable y valiente, sólo porque se cruzó en el camino de lord Voldemort. Recordad a Cedric Diggory.

Albus Dumbledore. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 37. El comienzo

No había por qué preocuparse todavía [ tiempo de plantarle cara.

]

lo que tuviera que llegar, llegaría, y ya habría

Narrador. Harry Potter y el Cáliz de Fuego. Capitulo 37. El comienzo

Citas extraídas del libro Harry Potter y la Orden del Fénix, escrito por JK Rowling.

La mente no es ningún libro que uno pueda abrir cuando se le antoje o examinarlo cuando

le apetezca. Los pensamientos no están grabados dentro del cráneo para que los analice

cualquier invasor. La mente es una potencia muy compleja y con muchos estratos.

Severus Snape. Harry Potter y la Orden del Fénix. Capitulo 24. Oclumancia

Daba la impresión de que su prioridad no era enseñarles lo que él sabia, sino hacerles comprender que nada, ni siquiera el conocimiento de los centauros, era infalible.

Narrador. Harry Potter y la Orden del Fénix. Capitulo 27. El Centauro y el Pitazo

Según la señora Pomfrey, los pensamientos podían dejar cicatrices más profundas que ninguna otra cosa

Narrador. Harry Potter y la Orden del Fénix. Capitulo 38. Empieza la Segunda Guerra

Lo bueno de crecer con Fred y George es que acabas pensando que cualquier cosa es posible si tienes suficiente coraje.

Ginny Weasley. Harry Potter y la Orden del Fénix. Capitulo 29. Orientación Académica

De hecho, tu incapacidad para comprender que hay cosas mucho peores que la muerte siempre ha sido tu mayor debilidad.

Albus Dumbledore Harry Potter y la Orden del Fénix. Capitulo 36. El Único al que Temió

Los jóvenes no pueden saber cómo piensan ni cómo sienten los ancianos, pero los ancianos cometemos un error si olvidamos que significa ser joven.

Albus Dumbledore Harry Potter y la Orden del Fénix. Capitulo 37. La Profecía Perdida

A veces la indiferencia y la frialdad causan mucho mas daño que la aversión declarada.

Nosotros, los magos, llevamos demasiado tiempo maltratando a nuestro prójimo y

abusando de él, y ahora estamos sufriendo las consecuencias.

Albus Dumbledore Harry Potter y la Orden del Fénix. Capitulo 37. La Profecía Perdida

Citas extraídas del libro Harry Potter y el Misterio del Príncipe, escrito por JK Rowling.

¡Ah, casi se me olvida !- añadió-vamos a importar del extranjero tres dragones y una esfinge para el Torneo de los Tres Magos; es pura rutina, pero el Departamento de Regulación y Control de las Criaturas mágicas insiste en que, según el reglamento, tenemos que notificarle a usted que vamos a introducir criaturas peligrosísimas en el país.

- Cornelius Fudge Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 1. El otro ministro.

-El problema, primer ministro, es que los del otro bando también saben hacer magia.

- Scrimgeour al Primer Ministros Muggle. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 1. El otro ministro

Si te lo ha prohibido, no deberías hablar. Las palabras del Señor Tenebroso son Ley.

- Severus Snape.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 2. La calle de la Hilandera

-¡Me tendría a mi! exclamó Bellatrix con fervor-. ¡Yo pasé muchos años en Azkaban por él! -Sí, eso fue admirable, desde luego admitió Snape con tedio-. Claro que desde la prisión no podías ayudar mucho, pero el gesto fue sin duda muy considerado.

- Severus Snape.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 2. La calle de la Hilandera

¡Si yo tuviera hijos, me alegraría de que entregaran la vida por el Señor Tenebroso!

- Bellatrix Lestrange. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 2. La calle de la Hilandera

Y sin embargo, lamentablemente, los casos de mala educación involuntaria se producen con una frecuencia alarmante lo corto Dumbledore con gravedad A veces resulta mejor no decir nada, amigo mío. ¡Ah, y esta debe ser Petunia!

- Albus Dumbledore

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 3. Reencuentros y noticias.

Lo lógico sería suponer que iban a ofrecerme un refrigerio, pero, por lo visto hasta ahora, eso denotaría un optimismo que raya en el idealismo.

- Albus Dumbledore

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 3. Reencuentros y noticias.

Y ahora, Harry, adentrémonos en la oscuridad y vayamos en busca de la aventura, esa caprichosa seductora.

- Albus Dumbledore

Harry Potter y el misterio del príncipe. Capitulo 3. Reencuentros y noticias.

Una de mis mejores amigas es hija de muggles, y es la mejor alumna de mi curso.

- Harry Potter.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 4. Horace Slughorn

Lo que más me cuesta es aceptar que nunca volverá a escribirme.

- Harry Potter.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 4. Horace Slughorn

Me daba cuenta de que no podía aislarme del mundo, ni… derrumbarme. [

vida es demasiado corta [

ímpetu, mirando fijamente los azules ojos de Dumbledore, que destellaban bajo la luz de la

varita-, me aseguraré de llevarme conmigo a tantos mortifagos como pueda, y si es posible, también a Voldemort.

] Además, La

]

Yo podría ser el siguiente, ¿no? Pero si lo soy- añadió con

- Harry Potter Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 4. Horace Slughorn

Me quito el sombrero ante ti, o lo haría si no temiera llenarte de arañas.

- Albus Dumbledore

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 4. Horace Slughorn

No privemos más a Molly de la ocasión de lamentar lo delgado que estás.

- Albus Dumbledore a Harry Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 4. Horace Slughorn

Es más fácil perdonar a los demás por haberse equivocado que por tener razón.

- Albus Dumbledore. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 5. Flegggrrr

¿Quién te ha puesto el ojo morado, Granger? Me gustaría enviarle flores.

- Draco Malfoy. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 6. Draco se larga

¡Caramba! ¡Ahora no lo veo por aquí! ¿Por qué no lo intenta? ¡A lo mejor le encuentran una celda doble en Azkaban y puede ir a hacerle compañía al fracasado de su esposo!

- Harry Potter.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 6. Draco se larga

¿Por qué le inquieta El-que-no-debe-ser-nombrado? ¡Debería preocuparle LORD KAKADURA, La epidemia de estreñimiento que arrasa el país!

- Letrero promocional en Sortilegios Weasley Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 6. Draco se larga

-¿Te suena por casualidad que les haya mandado practicar hechizos no verbales, Potter? -Sí contestó fríamente. -Sí, «señor» -lo corrigió Snape. -No hace falta que me llame «señor», profesor

- Harry Potter.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 9. El Príncipe Mestizo

Cuando hayan vivido tanto como yo, no subestimarán el poder del amor obsesivo.

- Horace Slughorn. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 9. El Príncipe Mestizo

¡Vamos, Harry! ¡Lo que despierta interés no es el Quidditch, sino tú! Nunca habías provocado tanta atracción, pero, francamente, no me extraña, porque nunca habías estado tan guapeton.

- Hermione Granger.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 11. Con la ayuda de Hermione

Sé hablar con las serpientes. Lo descubrí en las excursiones al campo. Ellas me buscan y me susurran cosas. ¿Le pasa eso a todos los magos?

- Tom Riddle.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 13. El enigma

¡Oppugno!

- Hermione Granger.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 14. Felix Felicis

¡Es la primera vez que alguien me invita a ir a una fiesta como amigos! ¿Te has teñido la ceja para la fiesta? ¿Quieres que yo también me tiña una?

- Luna Lovegood.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 15. El Juramento Inquebrantable

Harry se puso a reflexionar sobre lo que eran capaces de hacer las mujeres para vengarse.

- Narrador. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 15. El Juramento Inquebrantable

Los aurores participan en la Conspiración Rotfang; creía que lo sabía todo el mundo. Trabajan infiltrados en el Ministerio de Magia para derrocarlo combinando la magia oscura con cierta enfermedad de las encías.

- Luna Lovegood.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 15. El Juramento Inquebrantable

-¡Hombre, un Juramento Inquebrantable no se puede romper! -Aunque no lo creas, eso ya lo había deducido yo solito

- Harry Potter. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 16. Una Navidad glacial

Es que desde que nos lavas los calcetines, cada vez te valoramos más, mamá.

- George Weasley

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 16. Una Navidad glacial

-Bueno, ya veo que Dumbledore ha hecho un buen trabajo contigo dijo Scrimgeour lanzándole una mirada glacial a través de sus gafas de montura metálica-. Fiel a Dumbledore, cueste lo que cueste, ¿no, Potter? -Sí, así es. Me alegro de que eso haya quedado claro.

- Conversación entre Scrimgeour y Harry. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 16. Una Navidad glacial

Debemos procurar no hundirnos bajo el peso de nuestras tribulaciones, Harry, y seguir luchando.

- Albus Dumbledore. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 17. Un recuerdo borroso

-No entiendo por qué el chico puede hacerlo mejor que usted, Dumbledore. -No espero que lo entiendas Phineas replicó Dumbledore, y Fawkes emitió otro débil y melodioso lamento.

- Albus Dumbledore. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 17. Un recuerdo borroso

Se le mete un bezoar por el gaznate.

- Príncipe Mestizo. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 18. Sorpresas de cumpleaños

La grandeza inspira envidia, la envidia engendra rencor y el rencor genera mentiras.

- Lord Voldemort.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 20. La petición de Lord Voldemort

Disculpe ¿Es usted la Huella de un difunto?

- Ronald Weasley.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 21. La sala Incognoscible

Créeme, lo mejor que podía hacer ese monstruo era morirse.

- Ronald Weasley sobre Aragog. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 22. Después del entierro

La diferencia entre dejarse arrastrar al ruedo para librar una lucha a muerte o salir al ruedo con la cabeza alta. Algunos dirán, quizá, que los dos caminos no eran tan distintos, pero Dumbledore sabía (Y yo también pensó Harry con un arrebato de fiero orgullo- y mis padres también) que la diferencia era enorme.

- Narrador. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 23. Horrocruxes

Es la hermana de Ron. ¡Pero le ha dado calabazas a Dean! Sigue siendo la hermana de Ron. ¡Soy su mejor amigo! Eso sólo empeora las cosas. Si antes de hacer nada hablara con él… Te pegaría un puñetazo. ¿Y si eso no me importa? ¡Es tu mejor amigo!

- Pensamientos de Harry. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 24. ¡Sectumsempra!

Nadie puede ayudarme. No puedo hacerlo, no puedo… no saldrá bien… Pero si no lo hago pronto… él me matará…

- Draco Malfoy. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 24. ¡Sectumsempra!

«James Potter y Sirius Black. Sorprendidos utilizando un maleficio ilegal contra Bertram Aubrey. Resultado: agrandamiento de la cabeza de Aubrey. Castigo doble.» -Snape miró con desdén al muchacho y añadió-: Debe ser un gran consuelo pensar que, aunque nos hayan dejado, conservamos un registro de sus grandes logros…

- Severus Snape. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 24. ¡Sectumsempra!

Que es un colacuerno húngaro. Es mucho más varonil.

- Ginny Weasley sobre tatuajes. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 25. Las palabras de la vidente

Un micropuff, pero no le he dicho dónde.

- Ginny Weasley sobre tatuajes de Ron. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 25. Las palabras de la vidente

¡Si serás hipócrita! ¿Y qué me dices de Lavender y tú, que se la pasaban el día revolcándose por todas partes como un par de anguilas?.

- Ginny Weasley a Ron. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 25. Las palabras de la vidente

-¿Qué te ha pasado? -Nada mintió Harry con osadía. -¿Qué te ha disgustado? -No estoy disgustado. -Nunca fuiste un gran oclumántico, Harry…

- Conversación entre Albus Dumbledore y Harry. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 25. Las palabras de la vidente

Los adultos somos insensatos y descuidados cuando subestimamos a los jóvenes.

- Albus Dumbledore.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 26. La cueva

Lo único que nos da miedo cuando nos asomamos a la muerte y a la oscuridad es lo desconocido.

- Albus Dumbledore.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 26. La cueva

No estoy preocupado, Harry. Estoy contigo. - Albus Dumbledore. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 26. La cueva

¡Avada Kedavra!

- Severus Snape.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 27. La torre alcanzada por el rayo

Tu padre nunca me atacaba si no eran cuatro contra uno. ¿Cómo lo llamarías a él?

- Severus Snape.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 28. La huida del príncipe

¿Cómo te atreves a utilizar mis propios hechizos contra mí, Potter? ¡Yo los invente! ¡Yo soy el Príncipe Mestizo!

- Severus Snape.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 28. La huida del príncipe

¡¡No me llames cobarde!!

- Severus Snape.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 28. La huida del príncipe

Para el Señor Tenebroso. Ya sé que moriré mucho antes de que lea esto, pero quiero que sepa que fui yo quien descubrió su secreto. He robado el Horrocrux auténtico y lo destruiré en cuanto pueda. Afrontaré la muerte con la esperanza de que, cuando encuentre la horma de su zapato, volverá a ser mortal. R.A.B.

- Nota en el falso guardapelo. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 28. La huida del príncipe

Snape mató a Dumbledore

- Harry Potter. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 29.El lamento del fénix

¿Qué más da el aspecto que tenga? ¡Me paguece que tenemos de sobga con mi belleza! ¡Lo único que demuestgan esas cicatguices es la gan valentía de mi futugo maguido!

- Fleur Delacour Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 29.El lamento del fénix

Y aunque no fuera capaz de de explicar cómo, supo que el fénix se había ido, se había marchado de Hogwarts para siempre, igual que Dumbledore, que se habia marchado del colegio, del mundo… y había abandonado a Harry.

- Narrador. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 29.El lamento del fénix

El anciano profesor había dicho que era crucial pelear y volver a pelear, y seguir peleando porque sólo de ese modo podría mantenerse a raya el mal, aunque nunca se llegara a erradicarlo.

- Pensamientos de Harry Potter. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 30. El sepulcro blanco

Voldemort utiliza a los seres queridos de sus enemigos. A ti ya te utilizó una vez como cebo, y únicamente porque eras la hermana de mi mejor amigo. Imagínate el peligro que correrías si siguiéramos juntos. Él se enterará, lo averiguará. Intentará llegar hasta mí a través de ti.

- Harry Potter.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 30. El sepulcro blanco

Dumbledore sólo abandonará el colegio cuando no le quede aquí nadie que le sea fiel

- Harry Potter.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 30. El sepulcro blanco

Fiel a Dumbledore, cueste lo que cueste sentenció Harry-. Pues sí.

- Harry Potter.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 30. El sepulcro blanco

Una vez nos dijiste que teníamos tiempo para echarnos atrás. Y ya lo vez, no lo hemos hecho.

- Hermione Granger a Harry. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 30. El sepulcro blanco

Estaremos a tu lado pase lo que pase.

- Ronald Weasley a Harry. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 30. El sepulcro blanco

Sin pensarlo, Harry cerró la mano con fuerza alrededor del Horrocrux falso, pero pese a todo, pese al oscuro y sinuoso camino que veía extenderse ante él, pese al encuentro final con Voldemort que tarde o temprano se produciría -¿quién sabía si pasaría un mes, o un año, o diez?-, se animó al pensar que todavía quedaba un espléndido día de paz y que podría disfrutarlo con Ron y Hermione.

- Narrador. Harry Potter y el Misterio del Príncipe. Capitulo 30. El sepulcro blanco

Citas extraídas del libro Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, escrito por JK Rowling.

El hecho de que Potter siga con vida se debe más a mis fallas que a sus aciertos.

Lord Voldemort Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 1. El ascenso del Señor Tenebroso

Ahora entiendo cosas que antes no entendía. Debo ser yo quien mate a Harry Potter, y lo haré.

Lord Voldemort Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 1. El ascenso del Señor Tenebroso

¿Qué dices tú, Draco? ¿Te ocuparás de los cachorritos?

Lord Voldemort Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 1. El ascenso del Señor Tenebroso

Pues… no, la verdad es que no. Ellos creen que lo único que hago es ocupar espacio, pero estoy acostumbrado a… -Yo no creo que lo único que hagas sea ocupar espacio.

Dudley Dursley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 3. La despedida de los Dursley

-Hasta otra, Harry. -Si… -Harry le tomó la mano y se la estrechó-. Puede ser. Cuídate, Big D.

Harry Potter y Dudley Dursley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 3. La despedida de los Dursley

Mira, a nadie le hace mucha gracia, Harry. Imagínate que algo sale mal y nos quedamos convertidos en unos imbéciles flacuchos con gafitas para toda la vida.

Fred Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 4. Los siete Potters

Si, claro, trece contra uno que ni siquiera puede emplear magia. Lo tenemos muy mal, ¿eh?.

Fred Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 4. Los siete Potters

¡Oh! Estás mucho más apetitoso que Crabbe y Goyle, Harry observó Hermione y Ron arqueó las cejas; entonces ella se sonrojó ligeramente y añadió-: Bueno, ya sabes a qué me refiero; la poción de Goyle parecía de mocos.

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 4. Los siete Potters

¡Vaya! ¡Somos idénticos!

Fred y George Weasley al convertirse en Harry. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 4. Los siete Potters

Ya sabía yo que Ginny mentía sobre lo de ese tatuaje

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 4. Los siete Potters

Fleur se puso al lado de su prometido y le dirigió una mirada sumisa y sensiblera. Harry suplicó que aquella expresión jamás volviera a aparecer en su cara.

Narrador. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 4. Los siete Potters

Harry es nuestra única esperanza. Confíen en él.

Palabras de Albus Dumbledore en boca de Remus Lupin. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 5. El guerrero caído

¿Cómo es que ni Ron ni Bill han acudido a mi lecho convaleciente?

George Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 5. El guerrero caído

Ojoloco ha muerto

Bill Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 5. El guerrero caído

¡Se está apoderando del ministerio, de los periódicos y de medio mundo mágico, Harry! ¡No permitas que invada también tu mente!

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 5. El guerrero caído

Exacto. Nos diría que aprendiéramos de su propia experiencia. Y lo que yo he aprendido es que no tenemos que confiar en ese cobarde asqueroso de Mundungus.

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 6. El ghoul en pijama

Ah, claro. Olvidaba que iremos a dar caza a Voldemort en una biblioteca móvil.

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 6. El ghoul en pijama

Pues menos mal que tenemos una gran provisión de colmillos de basilisco ¿no? Me preguntaba que íbamos a hacer con ellos.

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 6. El ghoul en pijama

-Un Horrocrux es todo lo contrario de un ser humano: Mira, si ahora mismo tomara una espada, Ron, y te atravesara con ella, no le haría ningún daño a tu alma. -Y seguro que eso sería un gran consuelo para mí.

Conversación entre Hermione Granger y Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 6. El ghoul en pijama

-¿Tiene la intención de cursar la carrera de Derecho Mágico, señorita Granger? -No, no es mi propósito. ¡Pero espero hacer algo positivo en la vida!

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 7. El testamento de Albus Dumbledore

-He observado que tu pastel de cumpleaños tiene forma de snitch. ¿A qué se debe? -Uy, no puede ser una referencia a que Harry sea un gran buscador, porque resultaría demasiado obvio. ¡Debe de haber un mensaje secreto de Dumbledore escondido en el glaseado!

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 7. El testamento de Albus Dumbledore

No sé, igual imaginó que quedaría bien colgada en la pared de mi habitación.

Harry Potter sobre la espada de Gryffindor. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 7. El testamento de Albus Dumbledore

-¡Ya va siendo hora de que aprendas a tener un poco de respeto! -Ya va siendo hora de que usted haga algo para merecerlo

Harry Potter. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 7. El testamento de Albus Dumbledore

Me abro al cierre.

Snitch. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 7. El testamento de Albus Dumbledore

¿«La Cenicienta»? ¿Qué es eso, una enfermedad?

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 7. El testamento de Albus Dumbledore

Un brutal triple asesinato cometido por la madre del novio estropearía un poco la boda.

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 7. El testamento de Albus Dumbledore

¡Mira, papá! ¡Uno de los gnomos me ha mordido y todo!

Luna Lovegood. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 8. La boda

-¡Atiza! Parpadeó al ver a Hermione, que corría hacia ellos-. ¡Estas espectacular! -Siempre ese tonito de sorpresa se quejó Hermione, pero sonrió.

Conversación entre Ronald Weasley y Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 8. La boda

El ministerio ha caído. Scrimgeour ha muerto. Vienen hacia aquí.

Patronus de Kingsley Shacklebolt. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 8. La boda

¿Todo bien preciosa? ¿Te apetece un trago? Deja al pelirrojo ése y ven a tomarte una pinta con nosotros.

Borrachos. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 9. Un sitio donde esconderse

Nunca lo habría pensado de ti. El hombre que me enseñó a combatir los dementores… ¡Convertido en un cobarde!

Harry Potter. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 11. El soborno

¿Se puede saber, en nombre de los calzones bombachos de Merlín, qué te ha pasado?

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 12. La magia es poder

Este elfo se hace querer. Y pensar que antes soñaba con cortarle la cabeza y colgarla en la pared.

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 12. La magia es poder

Pasado un tiempo, Harry sólo lo observaba para ver el nombre de Ginny en el dormitorio de las chicas, preguntándose si la intensidad con la que lo contemplaba podría infiltrarse en el sueño de la joven y hacerle saber que él la recordaba.

Narrador. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 16. Godric’s Hollow

Donde esté tu tesoro estará también tu corazón

Tumba. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 16. Godric’s Hollow

El último enemigo que será derrotado es la muerte

Tumba. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 16. Godric’s Hollow

He visto tu corazón y me pertenece. […] He visto tus sueños y tus miedos, Ronald Weasley. Todo cuanto deseas es posible, pero también todo lo que temes es posible…

Horrocrux (Guardapelo). Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 19. La cierva plateada

-¿Quién no iba a preferirlo a él, qué madre te escogería a ti? No eres nada, nada, nada comparado con él canturreó ella [Hermione-Riddle] y, estirándose como una serpiente, se enroscó alrededor de él [Harry-Riddle], lo abrazó estrechamente y sus labios se encontraron.

Horrocrux (Guardapelo). Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 19. La cierva plateada

Cuando te marchaste, Hermione pasó una semana entera llorando, o quizá más, pero no quería que yo la viera […] Es como una hermana para mí; la quiero como una hermana y creo que ella siente lo mismo por mí. Siempre ha sido así; creí que lo sabías.

Harry Potter. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 19. La cierva plateada

-Lo que has hecho esta noche lo compensa con creces: ni más ni menos que recuperar la espada, acabar con el Horrocrux y salvarme la vida.

-Suena más espectacular de lo que ha sido en realidad -Suele ocurrir así; hace años que intento explicártelo

Conversación entre Harry Potter y Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 19. La cierva plateada

¡Eres… tonto… de remate… Ronald… Weasley! –Subrayaba cada palabra con un golpe. Ron retrocedió, protegiéndose la cabeza, pero ella lo persiguió-. Vienes… aquí… después… de semanas… y semanas… ¿Dónde está mi varita?

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 19. La cierva plateada

-¿Qué más puedo decir?- saltó Ron, y Harry se alegró de que se defendiera. -¡Pues no lo sé! bramó Hermione, y añadió con sarcasmo-: Busca en tu cerebrito, Ron; sólo te llevará un par de segundos.

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 19. La cierva plateada

¡Imagínate, Harry! ¡Ha perdido dos uñas! Eso sí que minimiza nuestros padecimientos, ¿Verdad?

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 19. La cierva plateada

-Sé, en efecto. Habría podido ser mucho peor. ¿Te acuerdas de aquellos canarios que me arrojó una vez? -Todavía no lo he descartado del todo.

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 19. La cierva plateada

¡Pero…! ¡Perdone, pero esto es completamente ridículo! ¿Cómo voy a demostrar que no existe? ¿Pretende que examine todos los guijarros del planeta y lo compruebe? Con ese enfoque, usted podría afirmar que cualquier cosa es real basándose únicamente en que nadie ha demostrado lo contrario.

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 21. La fábula de los tres hermanos

Las varitas mágicas sólo son poderosas si lo son los magos que las utilizan, pero a algunos les gusta jactarse de que la suya es la más grande y la mejor.

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 21. La fábula de los tres hermanos

Amigos… amigos… amigos….

Dibujo en el techo de la habitación de Luna. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 21. La fábula de los tres hermanos

«Pues les recordaría que sólo hay un paso entre ―dar prioridad a los magos y los sangre limpia‖ y luego acabar diciendo: ―dar prioridad a los mortífagos‖. Pero hay que tener en cuanta que todos somos humanos, ¿no? Y por tanto, todas las vidas tienen el mismo valor y hay que protegerlas por igual.»

Regio en Pottervigilancia. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 22. Las Reliquias de la Muerte

«Le aseguraría que estamos todos con él en espíritu afirmo Lupin, y vaciló antes de añadir-: Y le aconsejaría que obedeciera su intuición, que casi nunca falla.»

Romulus en Pottervigilancia. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 22. Las Reliquias de la Muerte

«[…] lo cierto es que, si quiere, puede desplazarse más rápido que Severus Snape cuando le enseñas una botella de champú.»

Rejón en Pottervigilancia. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 22. Las Reliquias de la Muerte

Vaya muchacha tan deliciosa… Qué maravilla… Me encanta la piel tan suave…

Fenrir Greyback. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 23. La Mansión Malfoy

¡¡Hermione!! chilló Ron, y empezó a retorcerse y forcejear con las cuerdas que lo sujetaban, haciendo que Harry se tambaleara-. ¡¡Hermione!!

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 23. La Mansión Malfoy

Suelten las varitas ¡Suéltenlas, o comprobaremos lo sucia que tiene la sangre esta desgraciada!

Bellatrix Lestrange. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 23. La Mansión Malfoy

Harry… Potter…

Dobby. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 23. La Mansión Malfoy

Muchas gracias, Dobby, por haberme rescatado de aquel sótano. Es una injusticia que hayas tenido que morir, porque eras muy bueno y muy valiente. Siempre recordaré lo que has hecho por nosotros y deseo que ahora seas feliz

Luna Lovegood. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 24. El fabricante de varitas

Aquí yace Dobby, un elfo libre

Tumba. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 24. El fabricante de varitas

Si existiera un mago del que pueda creer que no busca un beneficio personal, serías tú, Harry Potter.

Griphook. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 24. El fabricante de varitas

¡Soy una sangre sucia y a mucha honra!

Hermione Granger. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 24. El fabricante de varitas

La mano con aspecto de araña descendió en picada y arrancó la varita apresada por Dumbledore, y al hacerlo una lluvia de chispas salió de su punta, centellando sobre el cadáver de su último propietario, lista para servir, por fin, a un nuevo amo.

Narrador. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 24. El fabricante de varitas

¿Estaba Dumbledore detrás de todo aquello? Dumbledore, que siempre había sospechado de él; Dumbledore, a quien dieron muerte siguiendo sus órdenes; Dumbledore, cuya varita había pasado a su poder, y sin embargo, desde la ignominia de la muerte seguía actuando por medio del chico, aquel maldito chico…

Pensamiento de Lord Voldemort. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 27. El último escondite

Con un cerebro así, podrías ser mortífago, hijo. ¿No acabo de demostrar que mi patronus es una cabra?

Aberforth Dumbledore. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 28. El otro espejo

Nosotros crecimos rodeados de secretos y mentiras, y Albus tenía un talento innato para eso.

Aberforth Dumbledore. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 28. El otro espejo

-¡Porque a veces respondió Harry antes de que Hermione replicara-, a veces no tienes más remedio que pensar en otra cosa aparte de tu propia seguridad! ¡A veces no tienes más remedio que pensar en el bien de todos!

Harry Potter. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 28. El otro espejo

Ahora sólo existe una forma de entrar. Todos los pasadizos secretos están tapados por los dos extremos, hay dementores alrededor de la muralla y patrullas regulares dentro del colegio, según me han informado mis fuentes. El edificio nunca ha estado tan vigilado. Lo que no sé es cómo esperan conseguir algo una vez que entren, con Snape al mando y los Carrow de subdirectores… Pero eso es asunto suyo. Al fin y al cabo, dicen que están preparados para morir.

Aberforth Dumbledore. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 28. El otro espejo

El Ejército de Dumbledore sigue reclutando gente.

Graffiti en las paredes de Hogwarts. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 29. La diadema perdida

El caso es que con mi abuela les salió el tiro por la culata. Como la vieja vive sola, creyeron que no necesitaban enviar a alguien particularmente hábil. Pues bien, Dawlish todavía está en San Mungo, y mi abuela logro huir.

Neville Longbottom. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 29. La diadema perdida

Una inteligencia sin límites es el mayor tesoro de los hombres.

Pedestal. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 29. La diadema perdida

Así me gusta. Nuestros prefectos tienen que guiarnos en momentos difíciles. Y ahora subamos a pelear, o nos quitarán a los mejores mortífagos.

George Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 31. La batalla de Hogwarts

No, no es eso. Pero deberíamos sugerirles que abandonen el castillo; no queremos que corran la misma suerte que Dobby, ¿verdad? No podemos obligarlos a morir por nosotros.

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 31. La batalla de Hogwarts

Hermione había soltado los colmillos del basilisco que llevaba en los brazos. Corrió hacía Ron, se le echó en el cuello y le plantó un beso en la boca. El chico soltó también los colmillos y la escoba y le devolvió el beso con tanto entusiasmo que la levantó del suelo.

Narrador. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 31. La batalla de Hogwarts

-¿Les parece que este es el momento más oportuno? […] ¡Eh! ¡Que estamos en guerra! -Ya lo sé, colega. Precisamente por eso. O ahora o nunca ¿no?

Conversación entre Harry Potter y Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 31. La batalla de Hogwarts

¡¡Si morimos por su culpa, te mato, Harry!!

Ronald Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 31. La batalla de Hogwarts

¡Hola, señor ministro! ¿Le he comentado que he dimitido?

Percy Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 31. La batalla de Hogwarts

-¿Qué quiere decir mi señor? preguntó Snape- No lo entiendo. Ha… logrado extraordinarias proezas con esa varita. -No, Severus, no. He realizado la misma magia de siempre. Yo soy extraordinario…

Lord Voldemort. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 32. La Varita de Saúco

Mírame…

Severus Snape. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 32. La Varita de Saúco

-Sé lo que eres. -¿Qué quieres decir? -Eres… una bruja. -¿Te parece bonito decirle eso a una chica?

Lily Evans. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 33. La historia del príncipe

-¿Tienen mucha importancia que seas hijo de muggles? Snape titubeó y sus ojos muy negros-, codiciosos en la verdosa penumbra, recorrieron el pálido rostro y el cabello pelirrojo de Lily. -No respondió-. No tiene ninguna importancia.

Severus Snape. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 33. La historia del príncipe

No puedo seguir fingiendo. Tú has elegido tu camino, y yo he elegido el mío.

Lily Evans. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 33. La historia del príncipe

-Pues escóndalos a todos. Proteja… Protéjalos a los tres. Por favor. -¿Y qué me ofreces a cambio, Severus? ¿A… a cambio? –Snape se quedó con la boca abierta y Harry creyó que iba a protestar, pero al cabo dijo-: Lo que usted quiera.

Severus Snape. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 33. La historia del príncipe

El Señor Tenebroso regresará, y entonces Harry Potter correrá un grave peligro.

Albus Dumbledore. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 33. La historia del príncipe

-¿Pretende dejar que él lo mate? -Desde luego que no. Tienes que matarme tú. -¿Quiere que lo haga ahora mismo? preguntó al cabo Snape con ironía-. ¿O necesita unos minutos para componer un epitafio?

Severus Snape. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 33. La historia del príncipe

Si te pido este único y gran favor, Severus, es porque estoy tan seguro de que ha llegado mi hora como de que los Chudley Cannons van a quedar últimos de la liga este año.

Albus Dumbledore. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 33. La historia del príncipe

Confieso que prefiero un final rápido y sin dolor al prolongado y chapucero asunto en que se convertiría mi muerte si, por ejemplo, Greyback colaborara en ella. Tengo entendido que Voldemort lo ha reclutado, ¿no? O si interviniera nuestra querida Bellatrix; a ella le gusta jugar con la comida antes de comérsela.

Albus Dumbledore. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 33. La historia del príncipe

-¿Por él? se escandalizó Snape¡Expecto patronum! Del extremo de su varita salió la cierva plateada, se posó en el suelo del despacho, dio un brinco y saltó por la ventana. Dumbledore la vio alejarse volando, y cuando el resplandor plateado se perdió de vista, se volvió hacía Snape y, con lagrimas en los ojos, le preguntó:

-¿Después de tanto tiempo? -Si, después de tanto tiempo

Severus Snape. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 33. La historia del príncipe

Tumbado boca abajo, con la cara sobre la polvorienta alfombra del despacho donde una vez creyó estar aprendiendo los secretos de la victoria, Harry comprendió que no iba a sobrevivir.

Narrador. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 34. Otra vez en el bosque

Estoy a punto de morir.

Harry Potter. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 34. Otra vez en el bosque

-¿Duele? Esa pregunta tan infantil brotó de los labios del chico sin que él pudiera impedirlo. -¿Si duele morir? No, en absoluto contestó Sirius-. Es más rápido y más fácil que quedarse dormido.

Sirius Black. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 34. Otra vez en el bosque

Me apena pensar que nunca lo conoceré… Pero él sabrá por qué di la vida, y confío en que lo entienda. Yo intentaba construir un mundo donde él pudiera ser más feliz.

Remus Lupin. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 34. Otra vez en el bosque

-¿Se quedarán conmigo? -Hasta el final contestó James. -¿Y no los verá nadie? -Somos parte de ti repuso Sirius-. Los demás no pueden vernos. Harry miró a su madre. -Quédate a mi lado le pidió.

Conversación entre Harry y los merodeadores. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 34. Otra vez en el bosque

Yo los amaba, amaba a mis padres y a mis hermanos. Pero era egoísta, Harry, más egoísta de lo que tú, que eres una persona asombrosamente desinteresada, podrías imaginar.

Albus Dumbledore. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 35. King’s Cross

Es curioso, Harry, pero quizá los más capacitados para ejercer el poder son los que nunca han aspirado a él; los que, como tú, se ven obligados a ostentar un liderazgo y asumen esa responsabilidad, y comprueban, con sorpresa, que saben hacerlo.

Albus Dumbledore. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 35. King’s Cross

No te den lástima los muertos, Harry, sino más bien los vivos, y sobre todo los que viven sin amor. Si regresas, quizá puedas evitar que haya más muertos y heridos, más familias destrozadas. Si eso te parece un objetivo encomiable, entonces tú y yo nos despediremos hasta la próxima.

Albus Dumbledore. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 35. King’s Cross

Claro que está pasando dentro de tu cabeza, Harry, pero ¿por qué iba a significar eso que no es real?

Albus Dumbledore. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 35. King’s Cross

¡Me uniré a ustedes el día que se congele el infierno! ¡Ejercito de Dumbledore!

Neville Longbottom Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 36. La falla del plan

¡Luchen! ¡Luchen! ¡Luchen por mi amo, el defensor de los elfos domésticos! ¡Derroten al Señor Tenebroso en nombre del valiente Regulus! ¡Luchen!

Kreacher. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 36. La falla del plan

¡A MI HIJA NO, MALA BRUJA!

Molly Weasley. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 36. La falla del plan

¿Qué va a ser de tus hijos cuando te haya matado? ¿Qué les va a pasar cuando su mami vaya a reunirse con Freddie?

Bellatrix Lestrange. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 36. La falla del plan

¡Lo hemos machacado!

¡Menudo sujeto es Potter!

Y ahora a divertirse,

Que Voldy estiró la pata.

Peeves. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 36. La falla del plan

Esa varita genera más problemas que beneficios. Y sinceramente, ya he cubierto el cupo de problemas que tenía asignado en esta vida.

Harry Potter. Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Capitulo 36. La falla del plan

No quiero que te sientas presionado, pero si no te ponen en Gryffindor, te desheredo.

Ronald Weasley. Epilogo. Diecinueve años después

Asegúrate de superarlo en todos los exámenes, Rosie. Suerte que has heredado la inteligencia de tu madre.

Ronald Weasley. Epilogo. Diecinueve años después

Pero no te hagas demasiado amiga suya, Rosie. El abuelo Weasley jamás te perdonaría si

te casaras con un sangre limpia.

Ronald Weasley. Epilogo. Diecinueve años después

Albus Severus, te pusimos los nombres de dos directores de Hogwarts. Uno se ellos era de Slytherin, y seguramente era el hombre más valiente que jamás he conocido.

Harry Potter. Epilogo. Diecinueve años después

La cicatriz llevaba diecinueve años sin dolerle. No había nada de que preocuparse.

Citas extraídas del libro Quidditch a través de los Tiempos, escrito por J.K. Rowling.

Aviso: Si rompes, desgarras, doblas, arrugas, estropeas, manchas, emborronas, tiras o haces cualquier cosa que dañe, arruine o demuestre falta de respeto por este libro, las consecuencias serán tan desagradables como esté en mi poder.

- Irma Pince, bibliotecaria de Hogwarts

Según una anécdota del año 1884, una snitch dorada evitó que la capturaran durante seis meses en Bodmin Moor. Al final ambos equipos suspendieron el partido, enfadados con la pobre actuación de sus Buscadores. Algunos magos de Cornualles que conocen la zona la zona insisten aún hoy en que la snitch sigue volando libre por el páramo…

Capitulo 6. Cambios en el Quidditch a partir del siglo XIV

―No será lo mismo sin los cestos -dijo con tristeza un viejo mago con mofletes de manzana- . Recuerdo cuando era un mozalbete: solíamos prenderles fuego para divertirnos durante el partido. No se puede hacer eso con los aros. Se acabó la diversión.‖

Capitulo 6. Cambios en el Quidditch a partir del siglo XIV

Como todo mago en edad escolar sabe, el hecho de que volemos en escobas es probablemente nuestro secreto peor guardado. Ninguna ilustración de una bruja hecha por un muggle está completa sin una escoba, y por muy ridículo que sean esos dibujos (ninguna de las escobas representadas por los muggles aguantaría en el aire un momento), nos recuerda que fuimos descuidados durante demasiados siglos como para sorprendernos de que la mentes muggles asocien escobas y magia.

Capitulo 5. Precauciones antimuggles

En 1419, el Consejo promulgó el famoso decreto por el cual no se puede jugar el Quidditch ―en ningún lugar cercano a una zona donde exista la más remota posibilidad de que un muggle pueda estar mirando, o ya veremos lo bien que juegan encadenados a la pared de un calabozo‖.

Capitulo 6. Cambios en el Quidditch a partir del siglo XIV

Por supuesto, las reglas están ―hechas para romperlas‖. Los archivos del Departamento de Deportes y Juegos Mágicos contienen una relación de nada menos que setecientas infracciones de Quidditch, y se sabe que durante la final del Mundial de 1473, el primero de la historia, se llegaron a cometer todas ellas. Sin embargo, la relación completa de esas faltas nunca ha estado al alcance del público. El Departamento opina que los magos y las brujas que vieran esa lista ―podrían sacar ideas‖.

La final entre Transilvania y Flandes [en 1473] ha pasado a los anales como la más violenta de todos los tiempos. La mayoría de las faltas que se registraron entonces nunca se habían visto; por ejemplo, la transformación de un cazador en una mofeta, el intento de decapitar a un guardián con un sable y el ataque de cien murciélagos vampiros que chupaban la sangre, salidos del interior de la túnica del capitán de Transilvania.

Capitulo 8. La expansión del Quidditch por el mundo

El lema del equipo [los Chudley Cannons] se modificó en 1972: su ―Por la victoria‖ se cambió por un ―Crucemos los dedos y esperemos lo mejor‖.

Capitulo 7. Equipos de Quidditch de Gran Bretaña e Irlanda

El encuentro de 1953 en el que las Harpías [de Holyhead] derrotaron a los Harriers de Hidelberg es uno de los mejores partidos de Quidditch que se hayan visto nunca. La contienda, que se disputó durante siete días, terminó con la espectacular captura de la snitch a cargo de la Buscadora de las Harpías. Al acabar el partido, el capitán de los Harriers, Rudolf Brand, desmontó de su escoba para pedir matrimonio a su oponente, la capitana Gwendolyn Morgan, que lo golpeó con su Barredora 5.

Capitulo 7. Equipos de Quidditch de Gran Bretaña e Irlanda

El Quidditch se juega por toda Sudamérica pese a que debe competir con el Quodpot, que es tan popular como en Norteamérica. Tanto Argentina como Brasil han llegado a los cuartos de final de la Copa del Mundo durante el último siglo. Sin lugar a dudas, el país sudamericano más sobresaliente en Quidditch es Perú, y muchos pronósticos apuntan a que, en menos de diez años, se convertirá en el primer país latino que gane el Mundial.

Capitulo 8. La expansión del Quidditch por el mundo

Citas extraídas del libro Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos, escrito por J.K. Rowling.

Este

libro

pertenece

a

Harry

Potter.

Compartido

por

Ron

Weasley

porque

el

suyo

se

cayó

a

pedazos.

¿y

por

qué

no

te

compras

otro?

escribe

en

tu

propio

libro

Hermione el sábado te compraste un montón de bombas fétidas; en lugar de eso te podrías haber

comprado prefiero las bombas fétidas

un

libro

nuevo

 

Portada.

Harry ama a Myrtle la Llorona.

Índice.

Pese a que existe una Oficina de Coordinación de Centauros en la División de Bestias del Departamento de Regulación y Control de las Criaturas Mágicas, ningún centauro la ha usado jamás. De hecho, ―ser enviado a la Oficina de Centauros‖ se ha convertido en una broma interna del Departamento que significa que la persona en cuestión será despedida muy pronto.

Introducción. Una Breve [Nota de Harry: Mentiroso] historia del conocimiento muggle de las criaturas fantásticas

La comprensión incorrecta es a menudo más peligrosa que la ignorancia.

Introducción. Una Breve [Nota de Harry: Mentiroso] historia del conocimiento muggle de las criaturas fantásticas

La Confederación Internacional de Magos ha tenido que multar a ciertas naciones repetidas veces por contravenir la cláusula número 73. Tibet y Escocia son dos de las infractoras más persistentes. Los muggles han visto en tantas ocasiones al yeti, que la Confederación Internacional de Magos se vio obligada a instalar una Fuerza Operativa Internacional en las montañas con carácter permanente. Entretanto, el kelpie más grande del mundo continúa evadiendo su captura en el lago Ness y parece haber desarrollado una verdadera sed de publicidad.

Introducción. El ocultamiento de las criaturas mágicas

La cría de basiliscos es ilegal desde la Edad Media, aunque la práctica se puede ocultar fácilmente sacando el huevo que estaba debajo el sapo cuando aparecen los empleados del Departamento de Regulación y Control de las Criaturas Mágicas. Sin embargo, puesto que nadie puede controlarlos excepto los hablantes de pársel, los basiliscos resultan tan

peligrosos para los magos tenebrosos como para cualquier otro. No se han visto basiliscos en Gran Bretaña desde hace cuatro siglos. [NOTA DE HARRY: Eso es lo que tú crees.]

Bestias Fantásticas de la A a la Z. Basilisco

La característica más distintiva de esta criatura [el clabbert] es una gran pústula en medio de la frente que se vuelve roja y luminosa cuando advierte algún peligro. En cierta época, los magos estadounidenses tuvieron clabberts en sus jardines para poder estar sobre aviso cuando se aproximaran muggles, pero la Confederación Internacional de Magos introdujo multas que han acabado con esa práctica casi por completo. Por muy decorativo que pudiera resultar, un árbol lleno de pústulas de clabberts iluminadas en plena noche llamaba la atención de demasiados muggles, que se acercaban a preguntar el motivo por el que sus vecinos todavía tenían puestas las luces de Navidad en junio.

Bestias Fantásticas de la A a la Z. Clabbert

Considerado el más peligroso [NOTA DE HARRY: Y que lo digas] de todos los dragones, el colacuerno húngaro tiene escamas negras, y su cuerpo recuerda el de un lagarto.

Bestias Fantásticas de la A a la Z. Colacuerno Húngaro.

El canto del fénix es mágico: tiene fama de aumentar el valor de los puros de corazón y de infundir temor en el de los impuros. Sus lágrimas tienen grandes propiedades curativas.

Bestias Fantásticas de la A a la Z. Fénix.

Aunque al principio resulta agradable, su canto [el del fwooper] acaba por volver loco a quien lo escucha. [NOTA DE NEWT SCAMANDER: Uric el Excéntrico intentó demostrar cierta vez que el canto del fwooper era en realidad beneficioso para la salud y lo escuchó durante tres meses sin interrupción. Desgraciadamente, el Consejo de Magos, al que informó de sus descubrimientos, no se dejó convencer ya que Uric acudió al encuentro vestido únicamente con un peluquín; al inspeccionar de cerca el peluquín, éste resultó ser un tejón muerto.]

Bestias Fantásticas de la A a la Z. Fwooper.

En el Departamento de Regulación y Control de las Criaturas Mágicas existe una Fuerza Operativa Antighouls que se dedica a erradicarlos de las viviendas que han pasado a manos de muggles, pero en las familias de magos el ghoul se convierte a menudo en tema de conversación o incluso en mascota.

Bestias Fantásticas de la A a la Z. Ghoul.

El hipogrifo es nativo de Europa, aunque ahora se encuentra en todo el mundo. Tiene la cabeza de un águila gigante y el cuerpo de un caballo. Puede domesticarse, aunque sólo deben intentarlo los expertos. [NOTA DE HARRY: ¿Acaso Hagrid no ha leído este libro?]

Bestias Fantásticas de la A a la Z. Hipogrifo.

Hay un solo caso conocido de alguien que pudiera matar a una quimera, y el desafortunado mago que lo logró [NOTA DE CEPION: ¿Belerofonte?] cayó de su caballo alado poco después, agotado por el esfuerzo, y murió.

Bestias Fantásticas de la A a la Z. Quimera

Citas extraídas del libro Los Cuentos de Beedle el Bardo, escrito por JK Rowling.

Dentro de esa única zapatilla había un trozo de pergamino con este mensaje:

<< Con la sincera esperanza, hijo mío, de que nunca la necesites. >>

- Mensaje del Anciano a su hijo Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 1. El mago y el cazo saltarín.

Pasados unos días, ya no solo rebuznaba, gemía, lagrimeaba, saltaba y le salían verrugas, sino que también se atragantaba y tenía arcadas, lloraba como un bebé, aullaba como un perro y vomitaba queso enmohecido, leche agria y una plaga de babosas hambrientas‖.

- Acerca del Cazo Saltarín Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 1. El mago y el cazo saltarín.

Traedme todos vuestros problemas, todas vuestras tribulaciones y todos vuestros males- gritó y salió corriendo de la casa en plena noche, con el cazo saltando tras él por el camino que conducía el pueblo-. ¡Venid! ¡Dejad que os cure, os alivie y os consuele! ¡Tengo el cazo de mi padre y solucionaré todos vuestros problemas!

- El hijo del anciano Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 1. El mago y el cazo saltarín.

―Entre los muchos insultos que recibían las brujas y los magos pro-muggles (jugosos epítetos como comefango, chupaboñigas y lamemugre datan de este período) estaba la acusación de poseer una magia débil o de inferior calidad‖.

- Notas de Albus Dumbledore Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 1. El mago y el cazo saltarín.

―Entregadme la prueba de vuestro dolor‖.

- Gusano Blanco Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 2. La fuente de la buena fortuna

―Entregadme el fruto de vuestros esfuerzos‖.

- Palabras escritas en el suelo Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 2. La fuente de la buena fortuna

―Entregadme el tesoro de vuestro pasado‖.

- Piedra lisa en el fondo del arroyo Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 2. La fuente de la buena fortuna

―Las tres brujas y el caballero bajaron juntos de la colina, agarrados del brazo, y los cuatro tuvieron una vida larga y feliz, y ninguno de ellos supo ni sospechó jamás que en las aguas de aquella fuente no había ningún sortilegio‖.

- Narrador Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 2. La fuente de la buena fortuna

―Sólo debe tantear los más profundos misterios -el origen de la vida, la esencia del yo- quien esté preparado para las consecuencias más extremas y peligrosas.‖

- Adalbert Waffling Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 3. El corazón peludo del brujo

―Si la de él es de roble y la de ella de acebo, el que los case será un majadero‖

- Albus Dumbledore

Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 5. La fábula de los tres hermanos

―Ninguna bruja ha afirmado nunca poseer la Varita de Saúco. Podéis interpretar este dato como queráis.‖

- Albus Dumbledore

Los Cuentos de Beedle el Bardo. Capitulo 5. La fábula de los tres hermanos