Está en la página 1de 3

Alarcón, O., Núñez, C., Varas, M.

Perfil de la generación digital Chilena, los estudiantes de hoy.
Profile of Chilean digital generation, today's students.

Mg.ⒸAlarcón, O., Núñez, C., Varas, M.

Resumen
Con el correr de los siglos el mundo ha sido testigo de vertiginosos
cambios, ante los cuales la sociedad ha debido adaptarse, cualidad que distingue al ser
humano. En este ámbito, la tecnología es quizá uno de los aspectos que presenta una
evolución continua, veloz y muchas veces abrumadora. Ante esto, existen generaciones
que han debido saber adecuarse y ponerse al corriente con un aprendizaje que muchas
veces es autodidacta. En contraparte hay también generaciones que nacen inmersas en
una era tecnológica, donde los continuos progresos son lo habitual y no lo complejo. Es
así como las generaciones nativas digitales parecieran entender, per se, el
funcionamiento de cada uno de los aparatos y dispositivos existentes en el mercado sin
mayores complicaciones y Chile no es la excepción a esta norma. Ahora bien, no por
ello se debe desconocer que cada segmento etario utiliza la tecnología a su favor de
acuerdo a sus intereses, pues no por ser parte de una era digital se debe asumir que es
posible manejar todos y cada uno de los programas existentes y manejarse
habilidosamente en ellos, pues el estrato socioeconómico determina en gran parte el
acceso que se tenga a las Tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC).
Con lo anterior, resulta interesante analizar a los estudiantes de hoy y su relación con
esta tecnología que parece jugar un rol cada vez más preponderante no sólo como un
medio de comunicación, sino también como una forma de acceder a la información de
manera rápida y constante, pues las nuevas TIC han demostrado ser un foco y eje
preponderante en la forma en que los estudiantes de hoy construyen sus aprendizajes.

Palabras claves: tecnología, estudiantes, generación digital, tecnologías de la
información y comunicación (TIC).


Abstract
Over the centuries the world has witnessed vertiginous changes, to which
the society has had to adapt, a quality that distinguishes human beings. In this context,
technology is perhaps one of the aspects that has a continuous, rapid evolution and
often overwhelming. Given this, there are generations that have known adapt and catch
up with a learning that is often self-taught. In contrast there are generations born
immersed in a technological age, where continuous improvements are usual and not
complex. Thus digital native generations seem to understand, per se, the operation of
each of the appliances and devices in the market without major complications and
Chile is no exception to this rule. Now, it should not be ignore that each age segment
uses technology in her favor according to their interests, because not for being part
of a digital age must assume that it is possible to handle each and every one of the
existing programs and skillfully handled them, because socioeconomic status largely
determines who has access to the information and communication technologies (ICT).
With the above, it is interesting to analyze today's students and their relationship with
this technology that it seems to play an increasingly important role not only as a means
of communication but also as a way to access information quickly and steadily, since
new ICTs have proven to be a focus and dominant axis in the way the today's students
construct their learning.

Key words: technology, students, digital generation, information and communication
technologies (ICT).


Introducción
Al describir de manera integral la actual sociedad Chilena, indudablemente
nos encontramos con características que le han dado forma a lo largo de su historia y
que representan su idiosincrasia, no obstante es imposible desconocer que las últimas
décadas han estado invadidas por la presencia de nuevas tecnologías de la información
y comunicación (TIC), las que a pasos agigantados han ido apoderándose de nuestra
vidas, jugando un rol importante y por qué no decir único en la forma en que
obtenemos información, nos relacionamos con otros e “intentamos” mejorar nuestra
calidad de vida, esto último porque si bien son herramientas únicas y que brindan
posibilidades insuperables, la manera en que son utilizadas pueden ofrecer beneficios
como permitir integrar al ciudadano Chileno al mundo, favorecerlo de los avances
científicos y acceder a tendencias e innovaciones casi de manera espontánea. No
obstante, existe también una realidad que nos da cuenta que el Chileno no se encuentra
lo suficientemente preparado para responder a la velocidad de estos avances, pues es
crucial en esta materia la edad y el estrato socioeconómico, transformándose estos
indicadores en reguladores del acceso, conocimiento y manejo que de ellas se pueda
tener.
Por otra parte los escasos estudios existentes arrojan la presencia de una errada
percepción de dominio de las TIC, ya que los actuales estudiantes escolares Chilenos
forman parte de la generación de nativos digitales, los que debieran indudablemente
manejar y dominar las nuevas tecnologías, sin embargo, el conocimiento registrado se
duplica cada cinco años e impone a nuestros jóvenes una realidad que implica cambios
y adaptación, sumado a ello, los intereses que éstos presentan sobre el dominio de la
Tics, les permite adquirir destrezas principalmente en áreas que no necesariamente se
relacionan con el aprendizaje y adquisición de nuevos conocimientos, por esta razón es
fundamental incorporar las TIC al contexto escolar en los talleres y laboratorios de
Alarcón, O., Núñez, C., Varas, M.

computación, así como también en toda actividad intra y extaaula, con los docentes, los
pares y desde ellos mismos como estrategia de autoaprendizaje.
Perfil de la Generación Digital chilena.

ESTE APARTADO LO NUTRE OTAVIO
Los estudiantes de hoy no sólo están usando la tecnología, sino que su manera
de abordar la vida es diferente a la de generaciones anteriores debido a la misma
tecnología. Marc Prensky, escritor, consultor y diseñador de juegos para la educación y
el aprendizaje, designó a esta generación como los “nativos digitales”, porque son
“nativos” del lenguaje digital de los juegos por computadora, video e Internet (Prensky,
2001). Antes de entrar a la universidad han participado de 10.000 horas de video juego,
200.000 mails enviados y recibidos, 10.000 horas celular, 20.000 horas TV, 500.000
comerciales vistos, haciendo de estos elementos parte integral de sus vidas.
Desde la misma perspectiva también se les ha llamado la “generación
multimedia” “donde los jóvenes aprenden al mismo tiempo a utilizar un control remoto,
un teléfono celular y un computador” (Morduchowicz, 2008). Esta generación tiene una
forma muy diferente de enfrentar el aprendizaje, piensan y procesan la información de
manera distinta. Gustan de los procesos y multitareas paralelos, prefieren los gráficos
antes que el texto, defienden los accesos al azar (desde hipertextos), funcionan mejor
cuando trabajan en red, prosperan con satisfacción inmediata y bajo recompensas
frecuentes. Usan los aparatos digitales en forma paralela (notebooks, ipod, celulares y
otros). Se mueven en un universo de dinamismo de fragmentación, de inmediatez, un
mundo mosaico, de continua estimulación, y donde todo es simultáneo. Como
corolario: “Generación capaz de manejar información y tomar decisiones muy rápido
con procesamiento paralelo”. Para esta generación el “zapping” ha dejado de ser una
actitud frente al televisor, se ha convertido en una actitud frente a la vida
(Morduchowicz, R. 2008).
La Tecnología y los estudiantes de hoy.
“Para enseñar latín a Pedro, se debe saber latín, pero también se debe saber Pedro”
(Proverbio jesuita)
Como se expuso anteriormente, las TICs han brindado múltiples beneficios a
todos quienes tenemos opción de acceder a ellas y el área académica no es la excepción
en cuanto a las ventajas que éstas brindan, no sólo porque ofrecen modernizar
metodologías de aprendizaje, haciéndolo más atractivo y lúdico para el estudiante, sino
porque dan alcance a gran cantidad de información que antes de la era tecnológica
hubiera sido inaccesible.
Ahora bien, el que la tecnología sea cada vez más cotidiana no necesariamente
significa que el uso que le damos sea el adecuado. En este marco, el estudiante Chileno
de hoy tiene un manejo acabado de variados programas y aplicaciones, como por
ejemplo de las redes sociales ya sea a través de sus computadores o celulares, pero ¿qué
tan útil es esto al momento de conjugar tecnología y educación?. Pues la relación, a
simple viste, no es directa. De esta manera, el que exista una cantidad impensada de
información no implica que los estudiantes quieran acceder a ella y muchas veces
cuando lo hacen esto no significa la adquisición de nuevos conocimientos, por ende es
posible vislumbrar que el uso académico que se le da a la tecnología no está siendo
realmente provechoso.
El SIMCE TIC realizado el año 2011 a estudiantes de segundo nivel de
enseñanza media da cuenta de lo mencionado anteriormente, donde el 46,2% de los
evaluados se encuentra en el nivel inicial, 50,5% en nivel intermedio y sólo un 3,3% en
nivel avanzado. En este orden, la prueba evalúa habilidades en tres ejes específicos
relacionados con el manejo de las herramientas tecnológicas a disposición, sumado a la
aptitud para resolver problemas de alta complejidad y desenvolverse de forma ética y
ajustada al marco legal dentro de ambientes tecnológicos. Cada una de estas
habilidades se considera trascendental para el manejo de TIC en el ámbito académico,
sin embargo, los estudiantes chilenos parecen no haberlas desarrollado adecuadamente.
No obstante, no se puede responsabilizar de este hecho exclusivamente al
estudiante, pues pese a implementarse programas para llevar la tecnología a las aulas,
como el caso del programa Enlaces, sigue siendo el educador quien tiene la
responsabilidad de transmitir la información de manera adecuada y pertinente a sus
alumnos y en este marco las metodologías de enseñanza no siempre van a la par de los
avances que se pretende implementar. Esto no sólo sucede en nuestro país, pues al
parecer es un fenómeno que se presentaría transversalmente cuando se intenta
implementar tecnología en establecimientos educacionales.
Lo anterior responde a que el modelo de enseñanza que propician las nuevas
tecnologías implica muchas transformaciones, entre las cuales se cuentan cambios en el
proceso educativo, en los objetivos educativos y en los contenidos didácticos (Moya,
2009). Las adecuaciones mencionadas suelen darse paulatinamente en el tiempo, pues
implementar todo de una vez resulta complejo debido a las adaptaciones tanto de
educadores como educandos, aunque estos últimos suelen aclimatarse con mayor
facilidad.
De esta manera, no sólo basta con implementar la tecnología en las aulas, pues
a esto le sigue un complejo proceso de cambios que son necesarios para que ésta sea
utilizada de manera eficiente y pertinente, logrando no sólo el acceso a la información,
sino que también la generación de la misma. En concreto, la sola presencia de la
informática no será suficiente para mejorar la calidad educativa, a no ser que se apueste
de forma decidida por su integración didáctica en los procesos de enseñanza-
aprendizaje (Pérez et al, 2011), lo que involucra tanto al docente como al estudiante.
Alarcón, O., Núñez, C., Varas, M.

Ahora bien, ¿cómo se puede transmitir este concepto al estudiante de hoy?, dicha tarea
pudiera parecer compleja cuando los niños y jóvenes tienen intereses restringidos y
específicos en lo que a tecnología se refiere. No obstante, realizando un proceso
ordenado y cíclico es posible acceder no sólo a la información, sino también al
conocimiento a través de la tecnología, esto por medio de la selección de información y
la transferencia de ésta, generando crecimiento a nivel organizacional. En concordancia
con lo anterior, es necesario tener claro que en la sociedad actual las condiciones bajo
las cuales se procesa información y se genera conocimiento han sido sustancialmente
alteradas por una revolución tecnológica, sin ser la tecnología lo determinante, pues
ésta siempre se desarrolla en relación con contextos sociales. (Castells, 2002).

Conclusión

Considerando los antecedentes entregados es posible afirmar que existen
características irrefutables en la actual sociedad Chilena y que las TICs forman parte
importante de la configuración de éstas. Sería lógico que los chilenos y en especial, los
estudiantes tuvieran un alto grado de manejo y dominio de las tecnologías y sería
lógico también, poder referirnos a nuestra sociedad como una sociedad tecnologizada o
en esa ruta de acuerdo a las condiciones de país en vías de desarrollo en las que se
encuentra Chile. No obstante existen evidencias claras que refutan tal hipótesis y
estudios que si bien, no son actualizados, dan cuenta de las carencias en la materia. Por
otra parte, persisten factores que alimentan estas deficiencias o llamada brecha digital
(diferencia entre aquellos con acceso a TICs y los que no lo tenían (Van Dijk, 2005 y
2006)) y elementos como edad, nivel socioeconómico, zona geográfica, raza y género
insisten en influir considerablemente en el diámetro de dicha brecha.
Además variables como el ingreso, nivel educativo y edad continúan
regulando el acceso y uso de TICs en Chile y el resto del mundo: mientras más
adineradas, educadas y jóvenes, en general las personas tienen más tecnologías a su
alcance y las usan más intensamente, pero no como esperarían quienes deseen
utilizarlas como medio de aprendizaje y adquisición de conocimientos, pues la realidad
chilena da cuenta de una sociedad cada vez más cerca de las tecnologías, pero utilizada
como medio social y de entretenimiento.
Por último, la relación y uso que los estudiantes pertenecientes a la era digital
le dan a las TIC no se encuentra directamente relacionada a lo académico, pese a las
iniciativas existentes para ello. Sin embargo, la tecnología avanza rápidamente,
generando constantes cambios de paradigma en quienes las utilizan, por ello, lo
expuesto anteriormente no resulta definitivo, pues en una era de cambios constantes tal
vez en un futuro los estudiantes chilenos lograrán utilizar las TIC de manera más
eficiente respecto a los beneficios académicos que éstas ofrecen. Esto a la par de la
capacidad que tengan los educadores de responder a las demandas del sistema,
modificando las metodologías existentes y logrando guiar al estudiante en su
aprendizaje a través de esta era digital.

Referencias Bibliográficas

Castells, M. (2002). La dimensión cultural de internet. Universitat Oberta de
Catalunya. España.
MINEDUC. (2011). Resultados nacionales SIMCE de Tecnologías de Información y
Comunicación (TIC). p. 13-17. Santiago de Chile.
Moya, A. (2009). Las nuevas tecnologías en la educación. Revista digital innovación y
experiencias educativas. Granada. España. p. 3-5.
Morduchowicz R. (2008). La generación Multimedia. Buenos Aires, Argentina:
PAIDOS SAICF.
Pérez, M., Gómez, A., Gómez, I. (2011). La integración de las TIC en los centros
educativos: percepciones de los coordinadores y directores. Estudios Pedagógicos
XXXVII, Nº 2: 197-211. p. 199-202.
Prensky, M. (consultado en octubre de 2010). Digital Natives Digital Immigrants,
On the Horizon. MCB University Press, MCB ; vol 9, N°5. 2001. Disponible en:
www.marcprensky.com.